Está en la página 1de 34

Entre los jóvenes cristianos de hoy, tener

amigos no creyentes es una realidad


cada vez más creciente y desafiante.
• La universidad
• La escuela o instituto
• El trabajo
• La red
• El vecindario
• La propia familia

Son los principales proveedores de esta


clase de relación.
Observa el ejemplo de Jesús:
Trató así con judíos como con samaritanos; con
ladrones y con hombres honestos, con sobrios y
borrachos; con prostitutas y gente de buena
reputación; sin embargo,
todos pudieron notar que
Jesús era una persona
diferente.
Podemos tener amigos incrédulos y
compartir muchas cosas con ellos,
pero sin necesidad de ser como
ellos.
Podemos llegar hasta donde no se
compromentan los principios
cristianos, ni siquiera en un ápice.
1. Ore mucho a
Dios por esa
persona.
2. Deje que Dios obre en Usted. Si le da
la oportunidad se sorprenderá del
resultado.

3. Procure no rechazar a esa persona. La


relación tiende a eliminar el prejuicio.
4. Analice por qué le
cae mal. Muchas
veces
encontraremos que
la causa de
nuestra diferencia
es algo sencillo.
5. Aprenda a perdonar. El perdón es
terapéutico. Ayuda a curar el
cuerpo, las relaciones humanas y el
alma.

6. Si se hace acompañar de alguien


que le caiga mal en un día de
campo o de playa, le aseguro que al
regreso tendrá otra historia para
contar.
7. Sea empático. Póngase en el lugar
de los demás. Siéntase rechazado,
tal vez maltratado. Crea que usted
es esa otra persona y actúe con ella
como desearía que se actúe con
usted.
8. Acuérdese de
Jesús. El es
nuestro mejor
ejemplo. Sólo
si hacemos lo
que él hizo
estaremos
haciendo bien.
1. Inclúyalo en su listado de oración

2. “Amad, pues, a vuestros enemigos, y


haced bien, y prestad, no esperando de ello
nada; y será vuestro galardón grande y
seréis hijos del Altísimo; porque él es
benigno con los ingratos y malos.”
S. Lucas 6:35
3. Con altura, trátele como si usted le
cayera bien. Si usted lo hace sinceramente
y con espíritu cristiano, algo muy poderoso
será realizado.
4. Procure serle útil. No repare hacerle
cualquier favor que sea necesario, aunque
no se lo pida.
5. En un momento de necesidad real o provocada,
usando un tono cortés, atrévase a pedirle un
simple favor.
“No es de buen gusto tener como amigo
cercano a alguien que sólo le importe lo
que él piensa, que se sienta intocable y no
le de valor a los demás...sin embargo, estas
personas padecen una triste realidad que
pocas veces se comprende”.
Aunque es difícil compartir con un amigo
cuya opinión se imponga suprema, que
piense sólo en él, que no valore a los demás
y se sienta intocable:

Estas personas viven una triste realidad que


muy pocas veces se comprende…
• Desean y necesitan tener muchos
y buenos amigos.

• Anhelan ser queridos y buscados.

• y aunque tienen mucho de bueno…

• Tienen un problema clave:


•Nesecitan vencerse a sí mismos.

•Olvidarse de sí.

•Pensar en los demás.


Estas personas necesitan de un buen
amigo que tenga mucha paciencia, y
tanta visión y fe que le permita ver el
diamante que se oculta tras el
polvo.…
1. Cuando esté airado, no se detenga a discutir
con él.
2. Si tuviera que decir algo: “ Escoja bien sus
palabras”

“ La blanda respuesta quita la ira; mas la


palabra áspera hace subir el furor.”
(Prov. 15:1)
3. No le diga que está equivocado. Respete su
idea.

4. Recuerde que él también tiene derecho a


equivocarse.

5. Si usted se ha equivocado no tarde en


admitirlo.
6. Cuando usted vaya a empezar a hablar,
hágalo como si fueran muy buenos amigos.
Usando frases que señalen lo que a la persona
le interesa y defiende.
7. Mientras conversan, busque respuestas
positivas. En forma natural y con buen
espíritu pregunte y diga cosas en las que él
conteste “ sí” , “ sí” .
8. Con mucha altura y seguridad presente las
ventajas que tiene su punto de vista. Una
famosa regla de venta dice:

“ Si presentas al cliente todos los


beneficios que obtendrá al adquirir tu
producto: lo compra.”
9. Trate de ver las cosas desde el punto de vista
del otro. Por un momento use los ojos de él para
que sepa por qué mira de ese modo. Aproveche
para destacar las buenas cualidades que posee
esa persona.

10. Cuando hable, hágalo como quien está


diciendo la verdad. Asegúrese de dar la
impresión correcta.

11. Cierre el diálogo con una amigable


invitación .
• Si la persona está ahogada, es mejor dejar
que se desahogue.

• Sólo asienta con la cabeza, en algunos


momentos.

• Hable lo preciso y en el momento preciso. A


veces vale más esperar que apresurarse.
Para que las relaciones humanas tengan
verdadero éxito, para que se formen buenas
amistades que den a luz buenos noviazgos y
buenos matrimonios, necesitamos ir a la fuente
de la verdadera amistad, del verdadero amor.
“ Necesitamos ir a Jesús.”
Por donde Cristo pasa, algo pasa…
Silvestre González.

Su presencia:

• Pone fin a los conflictos.


• Trae la paz y la comprensión.
• Hace de lo bueno, algo mejor.

Por eso :

“ Vuelve ahora en amistad con él y tendrás paz,


y por ello te vendrá bien” .(Job 22:21)
Dedica tiempo , tú solo, al principio de cada día
a encontrar a Jesús en el estudio de su Palabra
y en la oración secreta. Crece en tu experiencia
diaria con él y comparte con otros lo que hace
contigo.
Así avazarás en
la fe y verás
que quien
encontró a
Jesús, encontró
al mejor de los
amigos…