Está en la página 1de 4

1

Expediente: 001-2019-0-1301-JR-CI-01
Cuaderno Cautelar.
Escrito N°:
Medida Cautelar temporal sobre el fondo

SEÑOR JUEZ DEL JUZGADO ESPECIALIZADO CIVIL DE LA PROVINCIA DE


BARRANCA.

ROSITA ELIZABETH SALAZAR HUAMAN, identificado con DNI. N° 76609858, con


domicilio en la urbanización Las Palmeras Mz “D” Lote 17 del Distrito y Provincia de
Barranca, señalando casilla electrónica N° 16768 y casilla física N° 100, en los seguidos
con demanda sobre REIVINDICACIÓN, Cuaderno Cautelar a Ud., respetuosamente
digo:

I. PETITORIO:

Que, de conformidad por lo dispuesto en los artículos 608º y 674º del Código Procesal
Civil (en adelante C.P.C.) solicito se me conceda la medida cautelar en la forma de
Medida Temporal Sobre el Fondo, disponiendo que me sea entregada, la posesión
inmediata del inmueble materia de reivindicación situado en Santa Elena Sur (de un área
de 03 Has) en el Distrito y Provincia de Barranca.

II. FUNDAMENTOS DE LA PRETENSIÓN CAUTELAR:

Doctrina procesal moderna es casi unánime al señalar que los requisitos para la obtención
de una medida cautelar son tres: apariencia del derecho invocado, peligro en la demora y
contra cautela. En tal sentido, acreditamos que nuestro pedido cumple con los requisitos
de procedibilidad que consagra la Ley:

A. DE LA VEROSIMILITUD DEL DERECHO:

1. La verosimilitud del derecho, es la apariencia de verdadero, no exigiéndose la certeza


plena o la evidencia, pues entre la posibilidad y la certeza aparece un grado
intermedio, cual es el de la apariencia, susceptible a su vez de graduaciones diversas;
por ello, para la adopción de medidas cautelares no basta la mera posibilidad del
derecho, sino que se requiere algo más que esta posibilidad y algo menos que la
certeza. En tal sentido, como resulta de la naturaleza de las medidas cautelares, ellas
no exigen de los magistrados el examen de la certeza sobre la existencia del derecho
pretendido sino sólo de su verosimilitud, entendiéndose por tal, la posibilidad de
que aquél exista y no como una incontrastable realidad que sólo se logrará
conocer al agotarse el trámite respectivo. Es más, el juicio de verdad en esta
materia, se encuentra en oposición a la finalidad del instituto cautelar, que no es otra
que atender a aquello que no excede del marco de lo hipotético dentro del cual
asimismo agota su virtualidad.

2. En el caso de autos, la verosimilitud del derecho es evidente, por lo siguiente:


2

a. La recurrente ha acreditado fehacientemente ser el propietario del inmueble sub


litis, con la copia literal de dominio del referido inmueble en donde inscrito mi
legítimo derecho de propiedad sobre el mismo, supuesto que es requisito
indispensable para la procedencia de la acción de reivindicación.

b. Es el caso Sr. Juez, que la demandada, es una persona que no tiene ningún
vínculo contractual ni legal, ni derecho alguno que lo legitime a poseer el inmueble
sub litis, en contraposición con el legítimo derecho de propiedad que tengo como
recurrente sobre el inmueble y que me faculta a poseer, usar, disfrutar y reivindicar
el referido inmueble.

3. Por tales fundamentos, mi pretensión cautelar debe concederse, pues en su calidad


de propietaria del inmueble, tengo legítimo derecho a que se me otorgue la posesión
del inmueble sub litis, frente a la demandada quien es poseedor mediato del mismo
sin ser su propietario.

B. DEL PELIGRO EN LA DEMORA:

1. Está dado por el hecho que como recurrente soy propietaria del inmueble sub litis,
teniendo pleno derecho a tener la posesión inmediata del mismo, conforme lo
dispone el artículo 979º del Código Civil.
2. En tal sentido, mi derecho sería una mera ilusión, si es que la demandada
continúa con la posesión mediata del referido inmueble sin tener ningún derecho ni
vínculo que la legitime para tener la posesión efectiva, por ello es que solicito
como medida temporal sobre el fondo que se me restituya en forma inmediata la
posesión de mi inmueble.

C. RAZONABILIDAD DE LA MEDIDA CAUTELAR:


La medida cautelar solicitada es adecuada con las pretensiones que han sido
planteadas en la demanda ya que tratándose de un proceso de reivindicación
es necesario adoptar una medida temporal sobre el fondo.

D. DE LA CONTRACAUTELA:

1. De conformidad con lo dispuesto por el artículo 610º inciso 4º del C.P.C., ofrezco en
calidad de contra cautela caución juratoria, para lo cual declaro bajo juramento asumir
los posibles daños y perjuicios que se pudiere generar por el otorgamiento de la
medida cautelar solicitada; cumpliendo con legalizar mi firma ante el Especialista legal
que corresponda.

III. VIA PROCEDIMENTAL:


La vía procedimental es la del proceso cautelar.

IV. FUNDAMENTACION JURIDICA DEL PETITORIO

1. Amparamos nuestra solicitud cautelar en lo dispuesto por:


- Los artículos 608º, 674º y 635º del Código Procesal Civil.
- En el artículo 896º del Código Civil, norma sustantiva que señala que la
posesión es el ejercicio de hecho de uno o mas poderes inherentes a la
propiedad.
3

- En el artículo 923º del Código Civil, norma sustantiva que señala que la
propiedad es el poder jurídico que permite usar, disfrutar, disponer y reivindicar
un bien.

2. La doctrina procesal al referirse a la Medida Temporal Sobre el Fondo, señala lo


siguiente:

“Se denominan así a aquellas que anticipan exactamente lo que


presumiblemente va a ser el pronunciamiento final en el proceso
principal...” (MONROY, 1987:59)

3. En tal sentido, las medidas temporales sobre el fondo son aquellas - de carácter
excepcional - cuyo objeto consiste en anticipar lo que va a ser materia de decisión
en la sentencia final. A su carácter provisorio (propio de toda medida
cautelar) se suma como nota singular el hecho de que constituyendo tales
medidas la pretensión misma (íntegra o parcial), su concesión y ejecución,
pese a la referida coincidencia, no significan el amparo definitivo de la demanda -
o reconvención según el caso - sino la anticipación del fallo que ponga fin a la
controversia. Se extinguirá su naturaleza cautelar una vez resuelto el proceso
principal, pues prácticamente se fundirá con la pretensión reclamada. Sólo será
cuestión de tiempo - mientras dure el proceso - la suspensión de la efectiva
concreción del derecho alegado, cuya materialización inicial tiene lugar previa y
provisoriamente con la medida precautoria.
4. Como se aprecia, la medida temporal sobre el fondo equivale a un adelanto
cautelar del contenido mismo de la sentencia (ya sea en su integridad o sólo en
aspectos sustanciales de ésta). No se trata de una medida conservativa (que
busca asegurar el cumplimiento de la pretensión manteniendo el status quo) sino
de una medida preventiva material, cuya consecuencia es la obtención concreta y
real para el beneficiario de los mismos resultados que debería haber aguardado
para el caso de serle amparada su pretensión.
5. Piero Calamandrei, en relación a las medidas temporales sobre el fondo, sostiene
que “la función instrumental se explica, pues, en este grupo dando a la
controversia, en espera de la providencia definitiva, una solución provisoria que
presumiblemente se aproxime más a la que será la solución definitiva, de modo
que ésta, operando re adhuc integra y sin solución de continuidad, pueda tener
sobre la relación sustancial la misma eficacia práctica que habría tenido si hubiese
sido dictada sin retardo...” (CALAMANDREI, 1945: 60-61).
6. El Código procesal Civil señala casos específicos que ameritan medidas
temporales sobre el fondo, sin que ello signifique que sean los únicos,
desprendiéndose del artículo 674º del citado ordenamiento legal, la posibilidad de
valoración por parte del magistrado para conceder dichas medidas.
7. Son condiciones de admisibilidad de las medidas temporales sobre el fondo,
alternativamente, las siguientes:
 La necesidad impostergable del solicitante: esto implica la urgencia del
mandato cautelar debido a circunstancias graves que evidencian la existencia del
periculum in mora.
 La firmeza del fundamento de la demanda y prueba aportada:
- Ello supone la improcedencia de las medidas temporales sobre el fondo
solicitadas fuera del proceso o anticipadamente, lo que no ocurre en el
caso de autos porque no estamos solicitando dicha medida
4

anticipadamente sino en forma conjunta con la interposición de la


demanda.
- Advertimos entonces que este presupuesto no está referido a la
fundamentación de la solicitud cautelar ni a sus medios probatorios,
sino que se encuentran en función del escrito de demanda y prueba
anexa.

IV. ANEXOS DE LA SOLICITUD CAUTELAR:


Adjuntamos los siguientes anexos:
Anexo 1.A. Copia de la demanda y sus anexos.
Anexo 1.B. Copia de la Resolución Admisoria.
Anexo 1.C. Tasa judicial por la medida cautelar solicitada

V. MEDIOS PROBATORIOS:
En calidad de medios probatorios, ofrezco:
1. El mérito de los documentos que se anexan a la presente solicitud.

Por tanto:
Sírvase admitir a trámite la presente solicitud cautelar y atendiendo a los fundamentos de
ésta, concederme la medida cautelar solicitada.

PRIMER OTROSI DIGO: De conformidad con lo dispuesto por el artículo 80° del C.P.C.,
designo como mi abogado al doctor FERNANDO CALDERON RUIZ a quien
indistintamente le confiero las facultades contenidas en el artículo 74° del C.P.C.,
declarando estar instruida de la representación que otorgo y de sus alcances; siendo mi
domicilio real el señalado en este escrito.

Barranca, 09 de mayo del 2019.

……………………….. … ……………………………
Fernando Calderón Ruiz Rosita E. Salazar Huamán
ABOGADO D.N. I N° 7609858
Reg. CAL N° 7660