Está en la página 1de 6

Universidad Autónoma de Chile

Facultad de Ciencias Sociales y Humanas


Carrera de Psicología

ANÁLISIS DE CASO

Cynthia Inostroza Tusach


Procesos Psicológicos I
Docente: María C.González
Psicología Vespertino
Sección 6
Sede El Llano

San Miguel, 30 de junio de 2019


2

Introducción

La psicosis de Korsakoff también conocida como síndrome de Korsakoff, es una de las


causas más frecuentes de amnesia. Se caracteriza por confusión mental, deterioro de la
memoria reciente y confabulación. Se debe al déficit de tiamina o vitamina B1.

En el año 1887 el neuropsiquiatra ruso Sergey Korsakoff relaciona el alcoholismo crónico


con trastornos de memoria, como la posibilidad de adquirir nuevos aprendizajes o realizar
la recuperación de recuerdos anteriores, se destaca que el abuso de consumo de alcohol
durante años no sólo provoca daños físicos en el organismo, sino que daña la vida social
y la mente, ya que las deteriora gravemente.

En el síndrome mencionado existe una alteración severa de la memoria, dando inicio con
amnesia anterógrada, donde posteriormente pueden aparecer síntomas de amnesia
retrógrada. La mayor parte de los síntomas están relacionados con el déficit de vitamina
B1, ya que el alcohol no permite la correcta absorción intestinal de esta vitamina, por lo
que se reconoce que el alcoholismo es el principal factor de este síndrome.

Cabe señalar que una vez establecida la psicosis de Korsakoff, la recuperación completa
únicamente es posible en un 20 % de los casos. El alcoholismo puede llevar al abandono
y la mala alimentación, que junto con la inflamación de las paredes del tubo digestivo,
causa la deficiencia en tiamina. Por otra parte, el alcohol provoca daños en el tejido
cerebral.

Por lo tanto, en el presente informe se dará a conocer un caso explicando los síntomas
iniciales con los que el paciente ingresó a urgencias, las causas probables del trastorno,
diagnóstico y tratamiento recomendado.
3

Presentación del caso (scielo, 2017)

Paciente varón de 53 años de edad, fumador de un paquete de cigarrillos al día durante


más de 35 años, bebedor de riesgo (± 56 unidades de alcohol a la semana), con
antecedentes de hipertensión arterial (HTA) e hipercolesterolemia. Ingresó por temblores
en el brazo izquierdo. Había estado ingresado hace 2 años antes por presentar una
gastritis erosiva y una duodenitis. No ha tenido intervenciones quirúrgicas ni alergias
conocidas, no está bajo ningún tratamiento farmacológico. Manifestó presentar episodios
auto limitados de movimientos involuntarios en el brazo izquierdo, por lo que fue remitido
a urgencias. El día anterior había presentado malestar general y vómitos.

El paciente fue ingresado por presentar crisis somatomotoras braquiales izquierdas.


Inicialmente se sospechó un infarto parietooccipital derecho, dada la focalidad deficitaria
poscomicial en el hemisferio derecho. El primer día asoció agitación psicomotriz y fiebre,
que remitió en los días posteriores con tratamiento antibiótico intravenoso. Las crisis
convulsivas no recurrieron y la focalidad neurológica descrita remitió de tal forma que a
las 72 h había desaparecido clínicamente. A la vez, se observó un importante trastorno de
la conducta, con desorientación temporoespacial, una gran imprecisión para detallar
cronológicamente los acontecimientos de su vida, así como un trastorno profundo de la
memoria de fijación y confabulaciones continuas en relación con su vida laboral.

La Psicosis de Korsakoff es una de las causas más frecuentes de amnesia. Se caracteriza


por confusión mental, deterioro de la memoria reciente y confabulación (los pacientes
inventan falsos recuerdos para compensar la pérdida de memoria). Estos pacientes
presentan dificultad para codificar nueva información, amnesia retrógrada y anterógrada
(tanto del material verbal como visuoespacial), desorientación, nistagmo (oscilación
espasmódica del globo ocular), ataxia (afecta los movimientos voluntarios) y polineuritis.
La confabulación no se presenta en todos los casos, esto se debe al déficit de tiamina o
vitamina B1, producido generalmente por la ingesta prolongada y excesiva de alcohol.

La PK puede ser erróneamente diagnosticada como demencia tipo alzhéimer, debido a


que las alteraciones amnésicas son muy similares. Los pacientes con alzhéimer tienden a
sufrir anomia, acalculia y apraxia, así como mayor déficit visuoespacial y un mayor
deterioro del coeficiente intelectual. Sin embargo, la PK se caracteriza por la ausencia de
una reducción generalizada del funcionamiento intelectual, y la memoria retentiva se
afecta desproporcionadamente, en relación con otras funciones cognitivas.
Frecuentemente la PK coexiste con demencia alcohólica.

El paciente fue tratado con vitaminas del grupo B (tiamina (bulbos 100 mg/ml) dosis de
200 mg/dia, piridoxina (ámpula 50 mg/ml) dosis de 150 mg diarios) por un tiempo de 4
semanas, antibióticoterapia y protectores gástricos, con lo que mejoró clínicamente y fue
dado de alta después de permanecer ingresado durante un mes, para realizar el
seguimiento en el servicio de psiquiatría.
4

Según estudio realizado por la biblioteca Cochrane Plus:

No hay estudios suficientes en la literatura médica con muestras representativas


de pacientes que valoren los efectos de la tiamina ni de otros tratamientos sobre los
defectos cognitivos de la PK. La carencia de tiamina produce una alteración de la síntesis
de neurotransmisores (en la patogenia de esta enfermedad se han implicado la
noradrenalina, la serotonina, el glutamato y la acetilcolina) que, a su vez, provoca la
aparición de los déficit cognitivos específicos (2016).

La amnesia por alcoholismo crónico es atribuida a lesiones cerebrales de hemorragia en


el núcleo del tálamo. En los pacientes afectados con este síndrome también se han
encontrado daños en las regiones frontales e incluso pérdida de tejido cerebral.
5

Conclusión

El síndrome de Korsakoff se debe a la falta de vitamina B1, esto porque el consumo


excesivo de alcohol no permite la correcta absorción de esta vitamina en el organismo, es
una enfermedad neurosiquiátrica cuyo rasgo característico es que provoca en el paciente
una pérdida grave de la memoria episódica o de las experiencias vividas.

Además, las personas diagnosticadas con este síndrome sufren amnesia anterógrada
para recuerdos explícitos (no implícitos o procedimentales). En las primeras fases, las
lagunas pueden ser rellenadas y pasar inadvertidas incluso para quienes la padecen. A
medida que avanza la enfermedad, también se produce amnesia retrógrada, que en
casos graves puede abarcar incluso extensos episodios de la vida del paciente. Los
pacientes suelen confabular, es decir, imaginar circunstancias de su vida por las que
nunca pasaron y que las viven como ciertas.

Incluso, el alcoholismo puede llevar al abandono y la mala alimentación, que junto con la
inflamación de las paredes del tubo digestivo, causa la deficiencia en tiamina. Por otra
parte, el alcohol provoca daños en el tejido cerebral, así como, pérdida neuronal, gliosis
(cambios en las células gliales) y hemorragias en los cuerpos mamilares, tálamo e
hipotálamo.

Por lo tanto es imperativo el diagnóstico de alcoholismo precoz para implantar el


tratamiento preventivo con tiamina lo antes posible.
6

Referencias bibliográficas

Puente, A. (2015), Psicología contemporánea básica y aplicada, Madrid: Pirámide

Scielo.sld.cu, Recuperado el 27 de junio de 2019 de


http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1684-18242017000700008

www.mayoclinic.org, Recuperado el 27 de junio de 2019 de https://www.mayoclinic.org/es-


es/diseases-conditions/amnesia/symptoms-causes/syc-20353360

medlineplus.gov, Recuperado el 28 de junio de 2019 de


https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000771.htm

neuropsicología.blogspot.com, Recuperado el 28 de junio de 2019 de


http://neuropsicologica.blogspot.com/2010/03/alcoholismo-y-dano-cerebral-el-
sindrome.html