Está en la página 1de 2

bIBLIOTECA

dIGITAL CDM
CENTRO NACIONAL DE DOCUMENTACIÓN MUSICAL
LAURO AYESTARÁN

libro investigación ensayo crónica crítica

Lauro Ayestarán

Los manuscritos de Eduardo Fabini

Marcha, año XVIII, n° 845, 28-xii-1956, Montevideo, Uruguay, pp. 23.

Condiciones de uso

1. El contenido de este documento electrónico, accesible 4. Las condiciones de uso de los contenidos del sitio del
en el sitio del Centro Nacional de Documentación Musical CDM son reguladas por la ley uruguaya. En caso de uso no
Lauro Ayestarán, CDM (Montevideo, Uruguay), es la repro- comercial o comercial en otro país, corresponde al usuario
ducción digital de un documento o una publicación del do- la responsabilidad de verificar la conformidad de su pro-
minio público proveniente de su colección. yecto con la ley de ese país.

2. Su uso se inscribe en el marco de la ley nª 9.739 del 17 5. El usuario se compromete a respetar las presentes con-
de diciembre de 1937, modificada por la Ley nº 17.616 del diciones de uso así como la legislación vigente, en particu-
10 de enero de 2003: lar en cuanto a la propiedad intelectual. En caso de no
- el uso no comercial de sus contenidos es libre y gratuito respeto de estas disposiciones, el usuario será pasible de
en el respeto de la legislación vigente, y en particular de la lo previsto por la Ley nº 9.739 y su modificación por la Ley
mención de la fuente. nº 17.616 del 10 de enero de 2003.
- el uso comercial de sus contenidos está sometido a un
acuerdo escrito que se deberá pedir al CDM. Se entiende 6. Para obtener un documento del CDM en alta definición,
por uso comercial la venta de sus contenidos en forma de dirigirse a:
productos elaborados o de servicios, sea total o parcial. En consulta@cdm.gub.uy
todos casos se deberá mantener la mención de la fuente y
el caracter de dominio público.
CDM
3. Los documentos del sitio del CDM son propiedad del Centro Nacional de Documentación Musical Lauro Ayes-
Centro Nacional de Documentación Musical Lauro Ayes- tarán
tarán, salvo mención contraria, en los términos definidos www.cdm.gub.uy
por la ley. correo electrónico: info@cdm.gub.uy
Los Manuscritos de Eduardo Fabini
Por:
LAURO AYESTA.HÁN EDUARDO
FAEriNS
CASIdadendeunMinas,
extremo de la ciu-
donde una ca- (Solís de Mataojo, 18 mayo 1882
Montevideo, 17 mayo 1950)
lle se empina fatigosamente pa-
ra beber el aire ingrávido de las CATALOGO DE SU OBRA
sierras, se levanta la Casa de la
Cultura, antiguo solar de los La- MÚSICA ESCÉNICA
valleja, en cuya sala primera el Mburucuyá (ballet indígena)
gobierno comunal custodia la he- Mañana de Reyes (ballet infantil)
rencia - de un músico: Eduardo ORQUESTA
Fabini. Campo (poema sinfónico)
En 1945, la viuda del composi- La isla de los ceibos (obertura)
tor, doña Erna Suárez de Fabini, Melga sinfónica
Triste N° 3
donó a la Casa de la Cultura to-
dos los manuscritos, instrumen- VIOLIN Y ORQUESTA
tos, programas, cuadros, objetos Fantasía para violín y orquesta
personales —hasta su intransfe- CORO Y ORQUESTA
rible sombrero de ala generosa-^- Las flores del campo
que cuentan hoy a los vecinos del El arroyo descuidado
lugar, la vida y la obra de un A mi río
hombre que cumplió su destino El rancho
Visión de las carretas
con sencilla dignidad y con des- Canto escolar
velada fidelidad. Digno y fiel
hacia la música, hacia los hom- BANDA
bres y hacia la tierra que lo vio Diana a Rivera
nacer, fué Eduardo Fabini en su PIANO
tránsito por éste mundo. Scarlattina
Un amigo entrañable del compositor, Intermezzo N° 1
el escritor Santiago Dosetti, promovió Estudio arpegiadc
y obtuvo la fundación de la Sala Fa- Atlántida
bini. Cuando ello se produjo, pensamos VIOLIN Y PIANO
que acaso no era la hora exacta para
que los manuscritos del 'compositor Autógrafo de la transcripción para piano del Triste del poema sinfónico "Campo" de Triste N? 1
m a r c h a r a n al interior del país, su- Eduardo Fabini, publicado en el diario "Imparcial", Montevideo, 17 de octubre de 1925. Triste N? 2
puesto que la mayor parte de ellos fugaz que Apresa el instante, fugaz dor la paternidad de los hermosos y GUITARRA
estaban inéditos y que el estudio, la también, de la intuición creadora. Po- simples textos literarios del coro "Las
valoración y la irradiación de su obra- Mozartiana
cas rectificaciones se superponen a los flores del campo" y de la canción "Flo-
aún no se riabía cumplido. En estos trazos originales. A veces, una marcha res del monte", y el de "Daymán" ba- CANTO Y PIANO
momentos en SHFS la Sección de Musi- armónica mejorada; otras, la indicación jo el cual aparece esta página pianís- Luz Mala
cología del Museo Histórico Nacional más precisa del tiempo o de la acen- tica crue no tiene piras pretensiones que Remedio
realiza u n ímprobo esfuerzo por salvar tuación de una frase melódica'. la de un cuplé semi-popular como
e l acervo musical del país —en ella ya El poncho
J u n t o a ellas descansan las versio- aquellas contradanzas que, salvadas las La güeya
están rescatados los manuscritos de - nes a linfa de sus copistas. Entre las distancias del tiempo, Beethoven, en
Cortinas, Sambucetti, Broqua, etc., de- El grillo
cuales, las más importantes son las que años juveniles, daba bajo nombres su- Flores del monte
positadas las 1.500 grabaciones de c a m - corresponden al maestro Benone Cal- puestos a sus editores para poder se-
po del folklore musical uruguayo y d e - Él nido
cavecchia. Apresurados espíritus dije- guir subsistiendo. El tala
bidamente inventariados los archivos de ron a media voz, desde hace muchos
León Ribeiro, Tomás Giribaldi, Francis- Triste [N? 4]
años, que el maestro Calcavecchia or- Un grave problema plantean las nu-
co José Debali, de la antigua cantoría questaba las obras de l' bini. Nada más merosas transcripciones del propio F a - CANTOS ESCOLARES
del Convento de San Francisco, etc. lejos de la verdad. Ca ^.vecchia, gran bini para una misma obra. En la déca-
—se nos iba de la mano en^el archivo Hormiguita negra
amigo del compositor y excelente m ú - da 1920-1930, la Asociación Coral de Vaquita colouada
de Eduardo Fabini, algo así como la sico —además de ser un límpido co- Montevideo estrenó casi toda su obra
parte del león. Soldaditos
pista— tan sólo había trasladado al de canto, ya para coro y pequeña or- La lluvia
Pero Dosetti pensaba con una políti- conjunto de vientos, obras como la questa, ya para piano y canto. Llegado Duerme muñeca
ca finalista más generosa que la nues- "Diana a Rivera" o "Campo", para el el día del concierto, la ausencia de un Canción del labrador
tra. En p r i m e r término, el lógico lugar repertorio de la Banda Municipal de instrumentista de viento, insustituible Los pollitos
de descanso de los papeles de Eduar- Montevideo. Su nombre, además, figu- en el medio ambiente, obligó al com- Barquito
do, debía ser la ciudad de Minas para r a en esos casos con todos los honores positor a confiar esta parte a otro ins- Bichito de luz
transformarla en u n futuro próximo en junto al del compositor. E n el resto de trumento de tesitura similar y pre- Grillita y Grillín
uno de esos lugares de peregrinaje a r - las copias, según se desprende de la parar adecuadamente la línea melódica Arroyito
tístico de que tanto necesita el inte- confrontación de ellas con los origina- o la voz armónica para otro elemento. Los gorriones (incompleto)
rior de nuestro país. Transformar a les a lápiz de Fabini, Calcavecchia ha- Los Tristes, antes de llegar a su ver- El ombú {incompleto)
Minas en el Bonn del Uruguay es una bía realizado dos faenas: el transporte sión pianística, pasaron por numerosas
inédita y fecunda empresa cultural que de algunos instrumentos como el de cristalizaciones instrumentales. Ade- HIMNOS
merecería la atención especial del go- los cornos en fa, en alguna partitura y más, algunos de ellos vivieron muchos Himno de l a Escuela Nava..
bierno nacional, como hasta ahora lo la transformación de varias figuras en años en la- memoria riel músico antes Himno del Partido Colorado
ha hecho el comunal con ejemplar ge- sus equivalentes: una negra con punti- de ser fijados en el papel pautado. Fa- Himno de la Juventud Estudiantil
nerosidad. llo, p o r ejemplo, en una negra y una bini tocaba al piano u n quinto Triste Him::o al mar
En segundo término. Dossetti, en su corchea con ligadura de prolongación. que Baloz y yo le escucháramos hace Himno (sin título)
calidad de Director del Departamento Detalles de mejor presentación caligrá- muchos años en más de una oportuni-
de Cultura que administra la Sala Fa- fica, como lo puede deducir el músi- dad con aquella hermosa técnica del TONETTE
bini, solieitó del Museo Histórico la co menos avisado, que no afectan la "legato" tan personal del músico cuan- La siesta
cooperación para el inventario del ar- textura sonora de l a obra. do pulsaba el teclado. Desdichadamente
chivo y las sugerencias para la mejor Si hilamos a ú n m á s fino, sugirió r e - no apareció entre los manuscritos. OBRAS ANUNCIADAS:
conservación de los manuscritos del toques a los manuscritos originales an- Quedó flotando en el aire de uno de "El bastión" (para canto y piano),
músico. El inventario ya está terminado tes de ser plasmados, pero, aceptados o los estudios pequeños del Sodre, en "Intermezzo N? 2" (para piano) y
y en estos días se va a proceder a la no por Fabini, ello penetra en el oscu- aquellas mañanas en que el compositor "Triste N? 5" (pora violín y pia-
microfilmación de las partituras; una ro e imponderable terreno de las in- se reunía con sus compañeros de traba- no, ejecutado en Florida el 25 de
de las copias quedará en depósito en la fluencias o del simple consejo. Lo con- jo y nos entregaba la flor exquisita de agosto de 1928 pe r el autor acom-
Sección de Musicología del Museo His- creto es que todas las partituras fueron su amistad y de su nv'-iica. pañado por el pianista Armando
tórico Nacional, con lo cual se cubre el prolijamente pautadas de extremo a Beltrán).
riesgo de su destrucción —fuego, robo, extremo por su autor. m
tiempo inexorable— de los preciosos J u n i o a ellas ha aparecido u n mazo
originales.

II
de apuntes sueltos que ilustran el pro-
ceso creador de -algunas obras y prefi-
g u r a n otras: la pautación de canciones
Y ahora, algo muy importante:
1*J Faltan algunas partituras ca-
pitales del compositor. Ellas son:
n o hoy se hace, un Karr.adc público
para la obtención de estos documente?.
tradicionales infantiles que había* de "La Patria Vieja", "Diana a Rivera", En ambos casos se encarece el envío
OS manuscritos de Fabini alcanzan de estas piezas a la Casa de la Cul-
L a nnas 700 páginas. Excepción he-
cha de la transcripción de "Luz
integrar luego su ballet "Mañana de "Scarlaitina", "Mozaríiana". "Intermez-
Reyes", el canto de los pájaros nati- zo N? 1", "Remedio", "Triste N<? 1". "El
vos que habían de asomar algunas pá- grillo", "El tala", ' X a lluvia", "Arroyi-
tura, de Minas.
Allí, junto con los papeles del músi-
Mala" p a r a soprano y pequeña orques- ginas desconocidas: u n bello Himno, sin to", "Himno de la Escuela Naval" y co, hallarán su reposo adecuado y de-
t a y del "Estudio arpegiano" para pia- título, y "Atlántida" para piano, firma- "La siesta". finitivo, prontos para integrar las co-
no, anotado éste último en juveniles da por "Daymán" en reconocible cali- 2?) Faltan —claro está— las cartas lecciones que se publicarán en su me-
trazos a tinta que datan de 1901, el res- grafía fabiniana. Eduardo había adop- autógrafas que envió Eduardo Fabini. moria y que servirán para iluminar st»
to de los manuscritos se hallan registra- tado dos seudónimos: el de "Sarandí A la muerte de un músico eminente, obra y recortar mejor su figura.
dos a suave punta de lápiz. Un lápiz Morales" bajo el cual escondió con pu- los tenedores de su archivo lanzan, co- LAURO AYESTARAN

MARCHA Fagina 23