Está en la página 1de 3

¿Quién Fue Bruno Filippi?

Poco se sabe sobre Bruno Filippi. Nació en 1900 en Livorno, Italia, el primero de seis hermanos, y su padre era
tipógrafo. Su Familia se trasladó a Milán, cuando todavía era un niño. En 1915, ya era conocido por la policía, que lo
describió como un "elemento peligroso". Ese mismo año, fue detenido durante una manifestación antimilitarista,
tenía una pistola recién percutada y sin balas. Pasó algún tiempo en la cárcel. Después de la guerra, en 1919, el
malestar social se desató en todo el país. En Milán, fueron frecuentes los enfrentamientos con la policía y Filippi fue
uno de los rebeldes.

En el verano, varios jóvenes anarquistas, incluyendo Filippi, comenzaron a atacar a sus enemigos. Una sacudida
explotó en el Salón de la Justicia; hubo un intento de perjudicar a uno de los más poderosos capitalistas italianos,
Giovani Breda, una bomba con ácido sulfúrico estalló en su casa; otra bomba explotó en la casa de un rico senador.
El 7 de septiembre de 1919, Bruno Filippi estaba subiendo las escaleras del edificio donde se encontraba el "Club de
los Nobles". Él llevaba una bomba, con la esperanza de destruir este lugar de encuentro para las personas más ricas
de la ciudad. De repente, la bomba estalló, matando al joven anarquista.

Bruno Filippi fue un colaborador habitual del periódico anarquista individualista Iconoclasta. En 1920, los editores
del periódico editaron un folleto con muchos de sus artículos titulados: Escritos póstumos de Bruno Filippi. De allí
proviene el contenido de estos escritos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Un día lejano

Yo soy un bicho raro. Yo vivo en medio de los piojos que se alimentan de bacalao seco. Habito cárceles sucias y
opresivas que son llamados “barracones” y estoy aprendiendo a matar. Durante estos largos años de degradación y
carnicería, he perdido mi conciencia humana. Así me dirijo con tristeza hacia la ciudad en mis parduscos harapos y
mis zapatos desgastados.

¿Quién me llama “soldado glorioso”? ¡Qué gloria grande, por dios! Debido a que he vivido durante cuatro años entre
los cadáveres y la sangre, porque me precipité al ataque una y mil veces borracho en un odio que no era el mío, me
llamas “glorioso”. Tome esta infame gloria lejos de mí. No puedo olvidar los enormes ojos de la muerte; las enormes
heridas gangrenosas, los charcos de sangre que han manchado las manos y la mente.

¿Puedo seguir amando? ¿Puedo todavía tener un niño pequeño en mis brazos? ¿No ves que tienen una visión sin fin
de carnicería mis ojos? ¿Puede alguien que ha vivido durante cuatro años entre los muertos todavía amar?

Ayer (que lejos es el ayer), Cavé el arado en la tierra grasa y cantaba con una voz poderosa, rodeado por los rayos
dorados del sol y el olor de los cultivos. La llamada llegó, la trinchera, los miles emboscados por la muerte. El plan del
trabajo era duro. La arrogancia del maestro se hizo escasa y querida. Aun así los brazos eran fuertes y mi corazón se
llenaba de esperanza. Ahora, sin embargo, aquí estoy con el vacío en mi cerebro y el cansancio de los nervios.

La guerra ha terminado. Pero sigo siendo un prisionero, que todavía vaga arriba y abajo a través de las grandes calles
soleadas con mi pesada mochila y mi arma maldita. Las ordenes y los toques de corneta todavía resuenan y como
una bestia obedezco. ¿La madre? ¿Los niños? ¿Quizás, sean los míos?

Ahora soy algo más. Me he convertido en el “soldado glorioso”.

¡Oh buena tierra! Nunca más este niño tuyo excavara surcos en tu pecho y cavara bajo el sol.

¡Oh buena tierra! Nunca más este niño tuyo excavara surcos en tu pecho y cantara bajo el sol. Vendré, vendré en el
gran día y me llevaré en brazos, la buena tierra fragante, logrando que las violetas tímidas florezcan en mi cabeza.

Y sin embargo…Me acuerdo de la furia impetuosa de los ataques. ¿Por qué luchar y matar? ¿Por qué no reconozco el
terror en mis venas?

Todavía tengo el rifle del ayer, y hoy mi corazón latía con tanta intensidad. ¿Por qué no puedo renovar el ataque
contra el enemigo más verdadero y más malicioso? ¿Por qué me he vuelto tan cobarde?
El retiro sonaba. Vuelvo a las barracas y triste a tirarme en la cama a la espera de la paz del sueño. Viendo al sol
morir. El cielo se veía como una enorme mancha de sangre, una herida monstruosa abierta en el vientre de la
infinitud.

Y la tierra se dirigió a mí. Susurraba dulces palabras de aliento. Atrévete… dijo. Y el viento la repitió y las hojas
crujían, atrévete. E incluso la explosión de la corneta definitiva parecía decir triunfalmente: ¡Atrévete! ¡Atrévete!

¡Y cada vez voy a saber cómo atreverme!

Il Faust Me Vivre Ma Vie*

[*”Es necesario que yo viva mi vida” – Jules Bonnot, ladrón de bancos anarquista]

Yo no creo en el derecho. Vida, que es toda una manifestación de fuerzas incoherentes, desconocidas e
incognoscibles, rechaza la artificialidad humana del derecho. Lo justo nació cuando se llevaron la vida lejos de
nosotros. De hecho, en un principio, la humanidad no tenía ningún derecho. Vivió y eso fue todo. Hoy en cambio, hay
miles de derechos; se podría decir con exactitud que todo lo que hemos perdido nosotros llamamos derecho.

Yo sé que vivo y que yo deseo vivir.

Es más difícil de poner este deseo en acción. Estoy rodeado de una humanidad que quiere lo que quiere todo el
mundo. Mi aislada afirmación es el delito más grave. Las leyes y la moral, a la competencia, intimidan y convencen.
El “rabino rubio” [es decir, Cristo] ha triunfado.

Se reza, se implora, maldiciones, pero uno no se atreve. La cobardía, acariciada por el cristianismo, crea la moral, lo
que justifica la bajeza y engendra la renuncia. Pero este deseo de vivir, esta voluntad, sólo se desea desarrollar
libremente. El cristiano tiene una buena mirada alrededor para ver si alguien lo está mirando y, tiembla al cometer
un pecado. Deseo: el pecado, el amor: el pecado. Esta es la inversión.

Harlot, fémina de todos, no tienes vergüenza en el mundo. Usted es franca y sincera. Usted misma ofrece a
cualquiera que pague, nunca da o toma las ilusiones.

“La sociedad, en cambio, modesta y limpia en apariencia, pero terriblemente infectada con gangrena en todo su
cuerpo, me hace vomitar, me llena de horror y repugnancia, me mata”.

Envidio a los salvajes. Y voy a llorar con ellos en voz alta: “Sed salvos, la civilización está por venir”. Por supuesto:
nuestra querida civilización de la que nos sentimos tan orgullosos. Hemos abandonado la vida libre y feliz de los
bosques de esta esclavitud moral y material horrenda. Y nosotros maniáticos, neurasténicos, suicidas.

¿Por qué el cuidado de que la civilización ha dado las alas para volar a la humanidad para que pueda bombardear
ciudades?, ¿Por qué debe importar si conozco a todas las estrellas en el cielo y cada río en la tierra? En el pasado, es
cierto, no había códigos legales, y parece que se ha hecho justicia sumaria.

¡Tiempos bárbaros! Hoy, en cambio, las personas mueren en la silla eléctrica a menos que la filantropía de Beccaria
[18ª aristócrata del siglo cuya obra “De los delitos y las penas (1764) inspiro la reforma penal del sistema] sólo
atormenta la idea de la penitenciaría el resto de sus vidas. Pero dejo su conocimiento y sus códigos legales, dejo a
sus submarinos y bombas. Aún te ríes de mi hermosa libertad, mi ignorancia, mi vigor. Ayer, el cielo era hermoso a la
vista, los ojos de los ignorantes lo miraban.

Hoy en día, la bóveda estrellada en un velo plomizo que en vano tratamos de atravesar, hoy ya no es desconocido es
desconfiado.
Todos estos filósofos, todos estos científicos, ¿Qué están haciendo? ¿Qué crímenes aún están conspirando contra la
humanidad? Me importa poco su progreso, quiero vivir y disfrutar. “Como el mono de las selva de Borneo, al que
Darwin ha calumniado”.

Mientras tanto, todo mi ser clama: “¡Quiero vivir!”

El rasgar de las espinas de la renuncia cristiana de la frente y la bebida en el perfume de las rosas. Estoy bien ahora.
Estoy encantado de vivir. Las sirenas resuenan y la multitud gozosa va al matadero. Y tú también, oh rebelde, sube a
tu Calvario, tú también ¡eres podrido!

¡Cómo envidio al gran Bonnot!

“¡Il Faust Me Vivre Ma Vie!”

Es inútil, estoy podrido, la sociedad me ha vencido. Y el odio. Yo odio la furia brutal de la humanidad que me ha
matado, que me ha transformado en un humano oculto.

Me gustaría que pudiera cambiarme a mí mismo en un lobo para que yo pudiera hincarle el diente en el vientre de la
sociedad una orgía de destrucción.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------