Está en la página 1de 27

Las Cruzadas

“Las Guerras en nombre de Dios”

Las cruzadas fueron una serie de campañas militares impulsadas por el papa
y llevadas a cabo por gran parte de la Europa latina cristiana, principalmente
por la Francia de los Capetos y el Sacro Imperio Romano. Las cruzadas, con
el objetivo específico inicial de restablecer el control apostólico romano
sobre Tierra Santa, se libraron durante un período de casi doscientos años,
entre 1096 y 1291. Más adelante, otras campañas en España y Europa
Oriental, de las que algunas no vieron su final hasta el siglo XV, recibieron
la misma calificación. Las cruzadas fueron sostenidas principalmente contra
los musulmanes, aunque también contra los eslavos paganos, judíos,
cristianos ortodoxos griegos y rusos, mongoles, cátaros, husitas, valdenses,
prusos (o prusianos), lituanos (en general contra los pueblos bálticos) y
contra enemigos políticos de los papas. Los cruzados tomaban votos y se les
concedía indulgencia por los pecados del pasado.
Las cruzadas fueron expediciones emprendidas en cumplimiento de un
solemne voto para liberar los Lugares Santos de la dominación musulmana.
Se iniciaron en 1095, cuando el emperador bizantino Alejo I solicitó
protección para los cristianos de oriente al papa Urbano II, quien en el
concilio de Clermont inició la predicación de la cruzada. Al terminar su
alocución con la frase del Evangelio «renuncia a ti mismo, toma tu cruz, y
sígueme» (Mateo 16:24), la multitud, entusiasmada, manifestó ruidosamente
su aprobación con el grito Deus lo vult, o Dios lo quiere.
Posiblemente, las motivaciones de quienes participaban en ellas fueron muy
diversas, aunque en muchos casos se puede suponer un verdadero fervor
religioso. Se arguye, por ejemplo, que fueron motivadas por los intereses
expansionistas de la nobleza feudal, el control del comercio con Asia y el
afán hegemónico del papado sobre las monarquías y las iglesias de Oriente,
aunque se declararan con principio y objeto de recuperar Tierra Santa para
los peregrinos, de los cuales los turcos selyúcidas y zanguíes, una vez
conquistada Jerusalén en 1076, abusaban sin piedad, a diferencia de la época
de los Califas fatimíes (909-1171) cuya regla fue la libertad de pensamiento
y la razón extendida a las personas, que podían creer en lo que quisieran,
siempre que no infrinjan los derechos de otros.

El origen de la palabra y de por qué le pusieron así, se atribuye a la cruz de


tela usada como insignia en la ropa exterior de los que tomaron parte de esta
empresa de reconquista de Tierra Santa.
scritores medievales utilizan los términos crux (pro cruce transmarina,
Estatuto de 1284, citado por Du Cange, s.v. crux), croisement (Joinville),
croiserie (Monstrelet), etc. Desde la Edad Media, el significado de la palabra
cruzada se extendió para incluir a todas las guerras emprendidas en
cumplimiento de un voto y dirigidas contra infieles, p. ej. contra
musulmanes, paganos, herejes, o aquellos bajo edicto de excomunión
Las guerras que desde el siglo VIII mantuvieron los reinos cristianos del
norte de la península ibérica contra el musulmán Califato de Córdoba, y que
la historiografía conoce como Reconquista, continuaron de forma
igualmente discontinua desde el siglo XI contra los reinos de taifas, los
almorávides y los almohades. En algunas ocasiones, el papa les otorgó la
calificación de «cruzada», como sucedió con la batalla de Las Navas de
Tolosa (1212) o con el episodio final de la Reconquista: la guerra de Granada
(1482-1492). En el norte de Europa se organizaron cruzadas contra los
prusianos y lituanos. El exterminio de la herejía albigense se debió a una
cruzada y, en el siglo XIII, los papas predicaron cruzadas contra Juan Sin
Tierra y Federico II Hohenstaufen.

Pero la literatura moderna ha abusado de la palabra aplicándola a todas las


guerras de carácter religioso, como, por ejemplo, la expedición de Heraclio
contra los persas en el siglo VII y la conquista de Sajonia por Carlomagno.
Nuevamente resonó dicho término durante la primera mitad del siglo XX,
utilizado por las potencias del Eje o de su círculo de influencia: la guerra
civil española o la invasión alemana de la URSS, recibieron tal calificativo
por parte de la propaganda oficial.
Sin embargo, utilizada con un criterio estricto, la idea de la cruzada
corresponde a una concepción política que se dio solo en la cristiandad desde
el siglo XI al XV. Suponía una unión de todos los pueblos y soberanos bajo
la dirección de los papas. Todas las cruzadas se anunciaron mediante la
predicación. Después de pronunciar un voto solemne, cada guerrero recibía
una cruz de las manos del papa o de su legado, y era desde ese momento
considerado como un soldado de la Iglesia. A los cruzados también se les
concedían indulgencias y privilegios temporales, tales como la exención de
la jurisdicción civil o la inviolabilidad de las personas y propiedades. De
todas esas guerras emprendidas en nombre de la cristiandad, las más
importantes fueron las cruzadas orientales, que son las tratadas en este
artículo.
Religiosamente: Demostraron la unidad religiosa de Occidente y el poder
de la Iglesia; además de causar miedo entre los musulmanes hasta hoy en
día.
Socialmente: Las cruzadas debilitaron a los señores feudales; muchos
perdieron la vida o quedaron en Oriente; otros se empobrecieron por la venta
de sus tierras; además, la prolongada ausencia les impidió vigilar sus
derechos. Los reyes se incautaron de los feudos vacantes y redujeron
tenazmente los privilegios de los señores. Por su parte, los siervos y vasallos
alcanzaron su libertad a cambio de dinero. Las ciudades y la burguesía
resultaron beneficiadas con las ganancias que proporcionaban el
aprovisionamiento, el transporte de los ejércitos y el incremento de tráfico
con Oriente. Los franceses, principales participantes de las cruzadas, gozaron
de una influencia en los países orientales que alcanzó hasta la época
contemporánea.
Económicamente: Se introdujeron en Occidente nuevos cultivos y
procedimientos de fabricación tomados de los pueblos musulmanes. El
comercio, sobre todo marítimo, adquirió mayor impulso. Los puertos de
Génova, Venecia, Amalfi, Marsella y Barcelona fueron los más favorecidos.
Culturalmente: El arte y la ciencia árabe y bizantina mejoraron la cultura
occidental; las costumbres experimentaron sensibles cambios y el género de
vida se hizo menos rudo.
Políticamente: También las cruzadas consolidaron además del Papado sobre
el mundo cristiano sino a los reyes como verdaderos líderes políticos y
militares llevando a que los señoríos feudales perdieran su poder sobre la
población y solo el rey de turno tuviera el poder supremo de todos sus
súbditos política, cultural, religiosa, militar y administrativamente a todos
por igual.

Para poder comprender qué razones tenían los dirigentes de Europa y del
Oriente Próximo para tomar semejantes decisiones, debemos remontarnos a
los años inmediatamente anteriores al comienzo del fenómeno cruzado y
conocer al antecedente de las cruzadas.
En torno al año 1000, Constantinopla se erigía como la ciudad más próspera
y poderosa del «mundo conocido» en Occidente. Situada en una posición
fácilmente defendible, en medio de las principales rutas comerciales, y con
un gobierno centralizado y absoluto en la persona del Emperador, además de
un ejército capaz y profesional, hacían de la ciudad y los territorios
gobernados por esta (el Imperio bizantino) una nación sin par en todo el orbe.
Gracias a las acciones emprendidas por el emperador Basilio II
Bulgaroktonos, los enemigos más cercanos a sus fronteras habían sido
humillados y anulados en su totalidad.
Sin embargo, tras la muerte de Basilio, monarcas menos competentes
ocuparon el trono bizantino, al tiempo que en el horizonte surgía una nueva
amenaza proveniente de Asia Central. Eran los turcos, tribus nómadas que,
en el transcurso de esos años, se habían convertido al islam. Una de esas
tribus, los turcos selyúcidas (llamadas así por su mítico líder Selyuq), se
lanzó contra el Imperio de Constantinopla. En la batalla de Manzikert, en el
año 1071, el grueso del ejército imperial fue arrasado por las tropas turcas, y
uno de los coemperadores fue capturado. A raíz de esta debacle, los
bizantinos debieron ceder la mayor parte de Asia Menor (hoy el núcleo de la
nación turca) a los selyúcidas. Ahora había fuerzas musulmanas apostadas a
escasos kilómetros de la misma Constantinopla.
Por otra parte, los turcos también habían avanzado en dirección sur, hacia
Siria y Palestina. Una tras otra las ciudades del Mediterráneo Oriental
cayeron en sus manos, y en 1070, un año antes de Manzikert, entraron en la
Ciudad Santa, Jerusalén.
Estos dos hechos conmocionaron tanto a Europa Occidental como a la
Oriental. Ambos empezaron a temer que los turcos fueran a dominar
lentamente al mundo cristiano, haciendo desaparecer su religión. Además,
empezaron a llegar numerosos rumores acerca de torturas y otros horrores
cometidos contra peregrinos en Jerusalén por las autoridades turcas.

La primera cruzada no supuso el primer caso de Guerra Santa entre cristianos


y musulmanes inspirada por el papado. Ya el papa Alejandro II había
predicado la guerra contra el infiel musulmán en dos ocasiones. La primera
fue en 1061, durante la conquista de Sicilia por los normandos, y la segunda
en el marco de las guerras de la Reconquista española, en la cruzada de
Barbastro de 1064. En ambos casos el papa ofreció Indulgencia a los
cristianos que participaran.
En 1074, el papa Gregorio VII llamó a los milites Christi ("soldados de
Cristo") para que fuesen en ayuda del Imperio bizantino tras su dura derrota
en la batalla de Manzikert. Su llamada, si bien fue ampliamente ignorada e
incluso recibió bastante oposición, junto con el gran número de peregrinos
que viajaban a Tierra Santa durante el siglo XI y a los que la conquista de
Anatolia había cerrado las rutas terrestres hacia Jerusalén, sirvieron para
enfocar gran parte de la atención de occidente en los acontecimientos de
oriente.
En 1081, subió al trono Bizantino un general capaz, Alejo Comneno, que
decidió hacer frente de manera enérgica al expansionismo turco. Pero pronto
se dio cuenta de que no podría hacer el trabajo solo, por lo que inició
acercamientos con Occidente, a pesar de que las ramas occidental y oriental
de la cristiandad habían roto relaciones en el Gran Cisma de 1054. Alejo
estaba interesado en poder contar con un ejército mercenario occidental que,
unido a las fuerzas imperiales, atacaran a los turcos en su base y los mandaran
de vuelta a Asia Central. Deseaba en particular usar soldados normandos, los
cuales habían conquistado el reino de Inglaterra en 1066 y por la misma
época habían expulsado a los mismos bizantinos del sur de Italia. Debido a
estos encuentros, Alejo conocía el poder de los normandos. Y ahora los
quería como aliados.

Alejo envió emisarios a hablar directamente con el papa Urbano II, para
pedirle su intercesión en el reclutamiento de los mercenarios. El papado ya
se había mostrado capaz de intervenir en asuntos militares cuando promulgó
la llamada "Tregua de Dios", mediante la cual se prohibía el combate desde
el viernes al atardecer hasta el lunes al amanecer, lo cual disminuyó
notablemente las contiendas entre los pendencieros nobles. Ahora era otra
oportunidad de demostrar el poder del papa sobre la voluntad de Europa.
Primera: Victoria cristiana
Segunda: Victoria musulmana
Tercera: Victoria musulmana
Cuarta: Creación del Imperio latino
Quinta: Victoria musulmana
Sexta: Victoria cristiana
Séptima: Victoria musulmana
Octava: Statu quo ante bellum
Novena: Victoria musulmana.

La predicación de Urbano II puso en marcha en primer lugar a multitud de


gente humilde, dirigida por el predicador Pedro de Amiens el Ermitaño y
algunos caballeros franceses. Este grupo formó la llamada cruzada popular,
cruzada de los pobres o cruzada de Pedro el Ermitaño. De forma
desorganizada se dirigieron hacia Oriente, provocando matanzas de judíos a
su paso. En marzo de 1096 los ejércitos del rey Colomán de Hungría (sobrino
del recientemente fallecido rey Ladislao I de Hungría) repelerían a los
caballeros franceses de Valter Gauthier quienes entraron en territorio
húngaro causando numerosos robos y matanzas en las cercanías de la ciudad
de Zimony. Posteriormente entraría el ejército de Pedro de Amiens, el cual
sería escoltado por las fuerzas húngaras de Colomán. Sin embargo, luego de
que los cruzados de Amiens atacasen a los soldados escoltas y matasen a
cerca de 4000 húngaros, los ejércitos del rey Colomán mantendrían una
actitud hostil contra los cruzados que atravesaban el reino vía Bizancio.
Captura de Jerusalén durante la primera cruzada.
A pesar del caos surgido, Colomán permitió la entrada a los ejércitos
cruzados de Volkmar y Gottschalk, a quienes finalmente también tuvo que
hacer frente y derrotar cerca de Nitra y Zimony, que al igual que los otros
grupos causaron incalculables estragos y asesinatos. En el caso particular del
sacerdote alemán Gottschalk, este entró en suelo húngaro sin autorización
del rey y estableció un campamento en las cercanías del asentamiento de
Táplány. Al masacrar a la población local, Colomán, enrabietado, expulsó
por la fuerza a los soldados germánicos invasores.
Después los húngaros detendrían a las fuerzas del conde Emiko (quien ya
había asesinado en suelo alemán a unos cuatro mil judíos) cerca de la ciudad
de Moson. Colomán de inmediato prohibió la estancia en Hungría de Emiko
y se vio forzado a enfrentarse al asedio del conde germánico a la ciudad de
Moson, donde se hallaba el rey húngaro. Las fuerzas de Colomán
defendieron valientemente la ciudad y, rompiendo el sitio, lograron dispersar
las fuerzas cruzadas del sitiador.
Al poco tiempo, el rey húngaro forzó a Godofredo de Bouillón a firmar un
tratado en la abadía de Pannonhalma, donde los cruzados se comprometían
a pasar por el territorio húngaro con pacífico comportamiento. Tras esto, las
fuerzas continuarían fuera del territorio húngaro escoltadas por los ejércitos
de Colomán y se dirigirían hacia Constantinopla. A su llegada a Bizancio, el
Basileus se apresuró a enviarlos al otro lado del Bósforo.
Despreocupadamente se internaron en territorio turco, donde fueron
aniquilados con facilidad.
Mucho más organizada fue la llamada cruzada de los Príncipes (denominada
habitualmente en la historiografía como la primera cruzada) cerca de agosto
de 1096, formada por una serie de contingentes armados procedentes
principalmente de Francia, Países Bajos y el reino normando de Sicilia. Estos
grupos iban dirigidos por segundones de la nobleza, como Godofredo de
Bouillón, Raimundo de Tolosa y Bohemundo de Tarento.
Durante su estancia en Constantinopla, estos jefes juraron devolver al
Imperio Bizantino aquellos territorios perdidos frente a los turcos. Desde
Bizancio se dirigieron hacia Siria atravesando el territorio selyúcida, donde
consiguieron una serie de sorprendentes victorias. Ya en Siria, pusieron sitio
a Antioquía, que conquistaron tras un asedio de siete meses. Sin embargo,
no la devolvieron al Imperio Bizantino, sino que Bohemundo la retuvo para
sí creando el Principado de Antioquía.
Con esta conquista finalizó la primera cruzada, y muchos cruzados
retornaron a sus países. El resto se quedó para consolidar la posesión de los
territorios recién conquistados. Junto al Reino de Jerusalén (dirigido
inicialmente por Godofredo de Bouillón, que tomó el título de Defensor del
Santo Sepulcro) y al principado de Antioquía, se crearon además los
condados de Edesa (actual Urfa, en Turquía) y Trípoli (en el actual Líbano).

Tras estos éxitos iniciales se produjo una oleada de nuevos combatientes que
formaron la llamada cruzada de 1101. Sin embargo, esta expedición, dividida
en tres grupos, fue derrotada por los turcos cuando intentaron atravesar
Anatolia. Este desastre apagó los espíritus cruzados durante algunos años.

Gracias a la división de los Estados musulmanes, los Estados latinos (o


francos, como eran conocidos por los árabes), consiguieron establecerse y
perdurar. Los dos primeros reyes de Jerusalén, Balduino I y Balduino II
fueron gobernantes capaces de expandir su reino a toda la zona situada entre
el Mediterráneo y el Jordán, e incluso más allá. Rápidamente, se adaptaron
al cambiante sistema de alianzas locales y llegaron a combatir junto a estados
musulmanes en contra de enemigos que, además de musulmanes, contaban
entre sus filas con guerreros cristianos.
Sin embargo, a medida que el espíritu de cruzada iba decayendo entre los
francos, cada vez más cómodos en su nuevo estilo de vida, entre los
musulmanes iba creciendo el espíritu de yihad o guerra santa agitado por los
predicadores contra sus impíos gobernantes, capaces de tolerar la presencia
cristiana en Jerusalén e incluso de aliarse con sus reyes. Este sentimiento fue
explotado por una serie de caudillos que consiguieron unificar los distintos
estados musulmanes y lanzarse a la conquista de los reinos cristianos.
El primero de estos fue Zengi, gobernador de Mosul y de Alepo, que en 1144
conquistó Edesa, liquidando el primero de los Estados francos. Como
respuesta a esta conquista, que puso de manifiesto la debilidad de los Estados
cruzados, el papa Eugenio III, a través de Bernardo, abad de Claraval
(famoso predicador, autor de la regla de los templarios) predicó en diciembre
de 1145 la segunda cruzada.
A diferencia de la primera, en esta participaron reyes de la cristiandad,
encabezados por Luis VII de Francia (acompañado de su esposa, Leonor de
Aquitania) y por el emperador germánico Conrado III. Los desacuerdos entre
franceses y alemanes, así como con los bizantinos, fueron constantes en toda
la expedición. Cuando ambos reyes llegaron a Tierra Santa (por separado)
decidieron que Edesa era un objetivo poco importante y marcharon hacia
Jerusalén. Desde allí, para desesperación del rey Balduino III, en lugar de
enfrentarse a Nur al-Din (hijo y sucesor de Zengi), eligieron atacar Damasco,
estado independiente y aliado del rey de Jerusalén.
La expedición fue un fracaso, ya que, tras solo una semana de asedio
infructuoso, los ejércitos cruzados se retiraron y volvieron a sus países. Con
este ataque inútil consiguieron que Damasco cayera en manos de Nur al-Din,
que progresivamente iba cercando los Estados francos. Más tarde, el ataque
de Balduino III a Egipto iba a provocar la intervención de Nur al-Din en la
frontera sur del reino de Jerusalén, preparando el camino para el fin del reino
y la convocatoria de la tercera cruzada.
Fueron una serie de campañas emprendidas por los líderes cristianos de
Alemania, Dinamarca y Suecia, entre los siglos XII y XVI, con el objetivo
principal de subyugar y convertir a los pueblos paganos de la cuenca del
Báltico y contra otros pueblos cristianos considerados igualmente infieles.
Uno de los actores principales de dichas campañas fue la Orden Teutónica,
que había sido previamente creada en Palestina.
Las cruzadas en el Báltico responden a un movimiento social desarrollado
en el Imperio alemán a mediados del siglo XII. Este movimiento se conoce
como Drang nach Osten.
En 1209 el papa Inocencio III proclamó la cruzada albigense con el fin de
eliminar la herejía de los cátaros y erradicarlos del sur de Francia.
La cruzada contra la Corona de Aragón fue declarada por el papa Martín IV
contra el rey de Aragón Pedro III el Grande, en 1284 y 1285.
Algunos momentos del período final de la Reconquista recibieron del papa
la calificación de cruzada, dada su condición de enfrentamiento de reinos
cristianos contra reinos islámicos. No obstante, la motivación de la búsqueda
de tal denominación no era tanto el interés por lograr la presencia de nobles
europeos del otro lado de los Pirineos (muy poco importante), como la de
obtener algún tipo de derechos fiscales para la monarquía (sobre los ingresos
del clero o como Bula de Cruzada). Las ocasiones principales fueron la
batalla de Las Navas de Tolosa (1212), en la que estuvieron presentes casi
todos los reyes cristianos peninsulares, y la guerra de Granada (1482-1492).
Esta cruzada es considerada la última de magnitud paneuropea que se libró
contra el Imperio otomano. En 1396, el rey Segismundo de Hungría organizó
una cruzada para asediar la ciudad de Nicópolis, por entonces bajo control
turco otomano. Los ejércitos del príncipe Mircea I de Valaquia y del duque
Juan I de Borgoña avanzaron bajo la dirección del rey Segismundo decididos
a expulsar a los otomanos de los territorios de los Balcanes.
La defensa de la ciudad resultó imposible de vencer, y la falta de máquinas
de asedio por parte de las fuerzas aliadas concluyó en una severa derrota. La
victoria turca en el asedio de Nicópolis supuso una amenaza para las
naciones centroeuropeas y consolidó el poder otomano en la frontera con el
reino de Hungría.
Cabe resaltar que Hungría en esos momentos era un Estado Ortodoxo, pero
también su odio contra los bizantinos los motivo a volverse al Catolicismo y
enfrentar a los bizantinos sino tambien a los turcos Otomanos en Belgrado al
perder en esta ofensiva supuso la anexión de Hungría al Imperio Turco
Otomano de Constantinopla y el avance del Islam en Europa Oriental y
Central amenazando a Católicos, Ortodoxos y Protestantes por igual manera
aunque Hungría no participo de las Cruzadas como Francia y el Sacro
Imperio Romano Germánico dieron apoyo logístico durante estas contiendas
para impedir el avance musulmán en Oriente Medio y Europa.
El avance turco sobre el Reino de Hungría resultaba inminente. El fracaso
de los ejércitos cruzados del rey Segismundo de Hungría en la batalla de
Nicópolis de 1396 y la derrota de los ejércitos húngaros en la batalla de
Varna en 1444 en la cual murió el rey Vladislao I de Hungría le dio fortaleza
al Imperio otomano. De esta forma, continuó su marcha en dirección hacia
Belgrado, ciudad serbia fronteriza con el reino húngaro en 1456. De
inmediato, el regente húngaro Juan Hunyadi (quien tras la muerte del
monarca conducía el reino mientras el príncipe heredero Ladislao el Póstumo
cumplía la mayoría de edad para ascender al trono) respondiendo al llamado
del papa Calixto III y asistido por san Juan Capistrano, organizaron un
ejército cruzado húngaro que hizo frente a los otomanos invasores. La batalla
concluyó con una total victoria para el regente húngaro y la amenaza turca
fue detenida por casi un siglo más. Ante la victoria de Belgrado de los
húngaros, el papa ordenó que las campanadas del mediodía en las iglesias de
todo el mundo sonasen en honor a tal acontecimiento.
-Batalla de Poitiers (732)
-Sitio de Antioquía (1097-1098)
-Sitio de Antioquía (1268)
-Batalla de Dorilea
-Guerras Husitas
-Batalla de Lepanto
-Las cruzadas vistas por los árabes
-Violencia religiosa
-Expansión musulmana
-Alianza franco-mongola
-Incursiones de los mongoles en Palestina

Esta fue la situación de Oriente y el levante después de la Primera Cruzada


contra las Turcos Selyucidas como se puede apreciar en la imagen vemos de
que claramente el Reino latino de Jerusalén es el más extenso y poderoso de
la época entre los Estados Latinos (Francos para los Árabes y en minoría
para los Turcos).
Las intromisiones del Reino de Jerusalén en el decadente califato fatimí de
Egipto llevaron al sultán Nur al-Din a mandar a su lugarteniente Saladino a
hacerse cargo de la situación. No hizo falta mucho tiempo para que Saladino
se convirtiera en el amo de Egipto, aunque hasta la muerte de Nur al-Din en
1174 respetó la soberanía de este. Pero tras su muerte, Saladino se proclamó
sultán de Egipto (a pesar de que había un heredero al trono de Nur al-Din, su
hijo de solo doce años que murió envenenado) y de Siria, dando comienzo
la dinastía ayyubí. Saladino era un hombre sabio que logró la unión de las
facciones musulmanas, así como el control político y militar desde Egipto
hasta Siria.
Como Nur al-Din, Saladino era un musulmán devoto y decidido a expulsar
a los cruzados de Tierra Santa. Balduino IV de Jerusalén quedó rodeado por
un solo Estado y se vio obligado a firmar frágiles treguas tratando de retrasar
el inevitable final.
Tras la muerte del rey Balduino IV de Jerusalén, el Estado se dividió en
distintas facciones, pacifistas o belicosas, y pasó a convertirse en rey, debido
al enlace matrimonial que mantenía con la hermana del fallecido patriarca,
el general en jefe del ejército unido de Jerusalén: Guido de Lusignan. Él
mismo apoyaba una política agresiva y de no negociación con los sarracenos
y abogaba por su sometimiento y derrota en combate, cosa a la que sus
detractores se oponían habida cuenta de la inferioridad numérica que los
cristianos tenían ante las tropas de Saladino. La radicalidad religiosa y el
apoyo al brazo más radical de la orden de los Templarios en sus ataques a
diversas localidades y estructuras sarracenas desembocarían en un
enfrentamiento final entre Guy de Lusignan y el propio Saladino. De hecho,
se hace culpable a Guy de Lusignan de la derrota y pérdida de Jerusalén por
su obsesión en enfrentarse al ejército de Saladino y su falta de visión para la
protección de la ciudad y de sus habitantes.
Reinaldo de Châtillon era un bandido con título de caballero que no se
consideraba atado por las treguas firmadas. Saqueaba las caravanas e incluso
armó expediciones de piratas para atacar a los barcos de peregrinos que iban
a La Meca, ciudad muy importante para los musulmanes. El ataque definitivo
fue contra una caravana en la que iba la hermana de Saladino, que juró
matarlo con sus propias manos.
Ordenes Militares

Orden del
Santo
1099 Jerusalén y Roma
Sepulcro de
Jerusalén*

Orden
Hospitalaria
de San Juan
de
1104 1136 Jerusalén*o Jerusalén y Roma
Soberana
Orden
Militar de
*
Malta

Orden del
1118 1120 Jerusalén
Temple

Cofradía de
1122 1122 Belchite
Belchite

Monreal del
Orden militar
1124 1124 Campo, Reino de
de Monreal
Aragón
Orden de San
1142 Lázaro de Jerusalén
Jerusalén*

Orden de San
1150 Esteban de Hungría
Hungría4

Orden de
1158 1158 * Reino de Castilla
Calatrava

Orden de
1162 Francia
Aubrac

Orden de
*
1170 Santiago o Reino de León
de San Jaime

Orden de
1173 5 Reino de Castilla
Montjoie

Orden de
1170 1176 Portugal
Avis6

Orden de
1174 Alcalá de la Corona de Aragón
Selva

Orden de
1176 1177 * Reino de León
Alcántara

Orden
1198 Alemania
Teutónica

Hermanos
1202 Livonios de Livonia
la Espada

Entre
1216 Orden de
Polonia
y Dobrin7
1228
Orden de la
Bienaventurada
Virgen Maria de la Orden
1218 Merced de la Barcelona 1226 de la
Redención de los Espada
Cautivos de Santa
Eulalia de Barcelona

Orden de los
Caballeros
1227
de Santo
Tomás

Orden de la
1261 Bendita
Virgen María

Década de Orden de Santa María de


Cartagena
1270 España

1272 Orden de la Luna Creciente Nápoles

Década de Orden de San Jorge de


1201 Corona de Aragón
1290 Alfama

Siglo
Orden de Dannebrog* Dinamarca
XIII

1317 1317 Orden de Montesa*8 Corona de Aragón

1319 1323 Orden de Cristo*9 Portugal

Orden húngara de San


1326 Hungría
Jorge*10

1332 Orden de la Banda Reino de Castilla

Orden de la Jarretera* o de
1348 Inglaterra
San Jorge

1351 Orden de la Estrella Francia


Suprema Orden de la
1362 Saboya
Santísima Anunciación*

1381 Orden del Armiño Bretaña

1390 Orden Ecuestre de San Jorge* Roma

1398 Orden del Lebrel Blanco Reino de Navarra

1408 Orden del Dragón* Hungría

1429 Orden del Toisón de Oro* Borgoña

1444 Orden de San Humberto* Baviera

1469 Orden de San Miguel Francia

1522 Orden de la Espada* Suecia

1540 Orden del Cardo* Escocia

Sagrada Orden Militar


1551 Parma
Constantiniana de San Jorge

1561 Orden Militar de San Esteban Toscana

Orden de los Santos Mauricio


1573 Saboya
y Lázaro

Orden Militar de San


1576 Portugal
Sebastián de la Flecha*

1578 Orden del Espíritu Santo Francia

Sicilia, Reino de
1598 1678 Orden Militar de la Stella
Aragón

1600 Orden de Lamaison Francia

Orden Reunida de San Lázaro


1608 y Nuestra Señora del Monte- Francia
Carmelo

Imperial Orden de San


1647 Rusia
Andrés
1651 Orden del Amaranto Suecia

1693 Orden de San Luis Francia

1693 Orden del Elefante Dinamarca

1701 Orden del Águila Negra Prusia

1705 Orden del Águila Blanca Polonia

1713 Orden de Santa Catalina Rusia

1725 Orden del Baño Gran Bretaña

Orden Real y Militar de San


1728 Baviera
Jorge

1736 Orden de San Enrique Sajonia

1738 Orden de San Jenaro Nápoles y Sicilia

1740 Orden del Mérito Prusia

Orden de San Esteban de


1745 Hungría y Austria
Hungría

Imperial Orden de María-


1745 Austria
Teresa

1748 Orden de los Serafines Suecia

1759 Orden del Mérito Militar Francia

1769 Orden de San Jorge Rusia

1771 Orden de Carlos III España

Orden de las Damas Nobles


1792 España
de la Reina María Luisa

1802 Legión de Honor Francia

1805 Orden de la Corona de Hierro Milán

Orden de Nuestra Señora de la


1808 Portugal y Brasil
Concepción de Villaviciosa
1808 Orden de la Torre y la Espada

Real y Militar Orden de San


1811 España
Fernando

Real y Militar Orden de San


1814 España
Hermenegildo

1814 Orden del Lis Francia

1815 Orden de Isabel la Católica España

Orden Imperial de la Corona


1816 Austria
de Hierro

1821 Orden del Águila Mexicana México

1829 Orden del Salvador Grecia

1832 Orden de Leopoldo Bélgica

1847 Orden de San Olav Noruega

1864 Orden de San Carlos México

Orden de la Corona de
1906 Rumania
Rumania

1917 Orden del Imperio británico Imperio Británico

Orden de la Santa Cruz de


1929 Ucrania
Galizia

Orden del Mérito del


1937 Liechtenstein
Principado de Liechtenstein
El asterisco (*) indica que siguen en activo.
Aquellas órdenes conferidas directa o indirectamente por el Sumo Pontífice
y llamadas, por ello, de colación y de sublocación respectivamente. El único
ejemplo de la segunda es la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén.
Se discute si tales órdenes son emanación de la soberanía espiritual de la
Iglesia o de la temporal. Durante el período comprendido entre 1870 y 1929
la Iglesia continuó usando del ius honorum.
Estas órdenes no derivan de antiguas religiones monásticas, sino que
participan del carácter laico de las órdenes estatales. Excepto la del Santo
Sepulcro, no pueden ser conferidas a eclesiásticos y, en cambio, pueden serlo
a no cristianos. A su vez se dividen en:
Órdenes militares
Suprema Orden de Cristo o Milicia de Nuestro Señor Jesucristo
Orden de San Lázaro de Jerusalén
Órdenes civiles
Orden de San Gregorio Magno: tiene dos clases la civil y la militar. La
segunda está destinada a premiar los méritos del personal de los Cuerpos
armados de la Santa Sede o de cualquier otro Estado, pero no por ello es una
Orden militar.
Orden de San Silvestre
Merecen especial mención las Órdenes regidas por el Maestro general de una
Orden religiosa como por ejemplo la Orden de Santa María de la Merced.
Órdenes regidas por un obispo como por ejemplo la Orden de los caballeros
Teutónicos, Orden de Santa María de Jerusalén.
Modelos islámicos
Joseph von Hammer comparó en 1818 las órdenes militares cristianas, en
particular a los templarios, con ciertos modelos islámicos como la secta chií
de los hashshashin. En 1820 José Antonio Conde sugirió que se modelaron
con base en los ribat, una institución religiosa fortificada que unía la vida
religiosa con la lucha con los enemigos del islam. A pesar de lo populares
que sean estos puntos de vista, muchos los han criticado, con el argumento
de que no hubo ribats en Palestina hasta después de la fundación de las
primeras órdenes militares.
Se entiende oficialmente como su año de fundación aquel en que reciben la
aprobación por el Papa de Roma, o este les asigna unas reglas. Naturalmente,
primero hay que solicitarlo, para lo cual ha de haber previamente un conjunto
de personas dispuestas y dotadas de medios que demuestren su buena
disposición. De esta forma suele llevar a confusión la diferencia de fechas
entre el momento en el que un grupo de caballeros se organiza, presta
juramento y entra en lucha, hasta aquel en el que queda confirmada
oficialmente su existencia como orden militar. Un ejemplo extremo: en 1550
el Papa Julio III reconoció la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San
Jorge con la bula Quod Aliasla, después de la caída de Constantinopla,
habiendo documentos anteriores que atestiguan su existencia siglos antes en
Bizancio, bajo regla del obispo San Basilio (que les habría sido otorgada por
el papa San León Magno en el año 456). De identificarse esta como la
primera orden militar, su fecha de creación se remontaría a 312 d. C., cuando
el emperador Constantino el Grande, en vísperas de la batalla contra
Majencio en puente Milvio, vio una cruz en el cielo con el lema In Hoc Signo
Vinces («Bajo este signo vencerás»). Constantino llevó el signo a batalla y,
tras la victoria dio libre culto a los cristianos (Edicto de Milán), y armó a los
primeros cincuenta caballeros, la Caballería Aurata Constantiniana, que
llevaban el lábaro transformado en cruz grabado en estandartes y armaduras
(se denominada aurata por el collar de oro que llevaban sus dignatarios).

Orden del Temple


La Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón (en
latín: Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonici), también
llamada la Orden del Temple, cuyos miembros son conocidos como
caballeros templarios, fue una de las más poderosas órdenes militares
cristianas de la Edad Media. Se mantuvo activa durante algo menos de dos
siglos. Fue fundada en 1118 o 1119 por nueve caballeros franceses liderados
por Hugo de Payns tras la primera cruzada. Su propósito original era proteger
las vidas de los cristianos que peregrinaban a Jerusalén tras su conquista. La
orden fue reconocida por el patriarca latino de Jerusalén Garmond de
Picquigny, que le impuso como regla la de los canónigos agustinos del Santo
Sepulcro.
Aprobada oficialmente por la Iglesia católica en 1129, durante el Concilio
de Troyes (celebrado en la catedral de la misma ciudad), la Orden del Temple
creció rápidamente en tamaño y poder. Los caballeros templarios tenían
como distintivo un manto blanco con una cruz paté roja dibujada en él. El 24
de abril de 1147, el papa Eugenio III les concedió el derecho a llevar
permanentemente la cruz; cruz sencilla, pero ancorada o paté, que
simbolizaba el martirio de Cristo; de color rojo, porque el rojo era el símbolo
de la sangre vertida por Cristo, pero también de la vida. La cruz estaba
colocada en su manto sobre el hombro izquierdo, encima del corazón.»
Militarmente, sus miembros se encontraban entre las unidades mejor
entrenadas que participaron en las cruzadas.6 Los miembros no combatientes
de la orden gestionaron una compleja estructura económica dentro del
mundo cristiano. Crearon, incluso, nuevas técnicas financieras que
constituyen una forma primitiva del moderno banco. La orden, además,
edificó una serie de fortificaciones por el Mediterráneo y Tierra Santa.
Este Orden militar después de la primera cruzada empezó a ganar muchísimo
poder en Europa y Oriente Medio.

Guerras Bizantinas-árabes y árabes-


Occidente

También podemos reconocer como guerras santas las realizadas contra el


Califato Omeya de Damasco y Califato Abasí entre las cuales podemos
recalcar las siguientes contiendas:
Bizantinos 718 Constantinopla
Francos 732 Poitiers
Talas 751 Río de Sir Daria
Asturias 711 Covadonga (Reconquista Española 711 a 1492)
En estas 3 se detuvo el avance de los árabes hacia Europa y Asia central por
lo cual estas campañas supusieron también la caída de los califatos
musulmanes años más tarde.

Simbología de las Guerras Santas


Normalmente en este tipo de Guerras Medievales se utilizaban signos
religiosos, aunque también estaban los civiles como la bandera de la nación
y su blasón.

Musulmanes
Era un símbolo musulmán solamente
usado en guerras contra cristianos y otros
grupos religiosos, aunque también
llevaban el símbolo del califato omeya y
abasí, cuando llegaron los turcos pues
usaron el símbolo del sultanato al que
pertenecían o del Imperio Selyucida para
más generalidad siendo visto como
símbolo de la religión por las cruzadas.

Cristianos
La Cruz era el oficial y los hombres
que la llevaban en el pecho se les
llamaban cruzados de ahí el nombre de
cruzadas, aunque también existían
distintas variantes de cruces dependiendo
de orden militar y el santo lugar está que
está aquí es la cruz templaria usada en
sitios de Siria, Jerusalén y Europa este se
hizo de gran influencia para la cultura
occidental medieval, moderna y
contemporánea aunque también estaba la
bandera de Francia y el Sacro Imperio Romano Germánico muy típicos en
la época de las cruzadas y el siglo de los Castillos.

Facciones Beligerantes
Tanto entre musulmanes y cristianos surgieron barrios Estados que
defenderían su fe de los invasores para recibir la recompensa celestial
después de la muerte y así ser perdonado y ratificado por Dios.