Está en la página 1de 5

Manejo Integrado de Pulgones en

Hortalizas
Instituto para la Innovación Tecnológica en Agricultura
Junio de 2019 Autor: Equipo Editorial INTAGRI
Descripción
Los pulgones son insectos que pertenecen al orden
Hemíptera y forman la familia Aphididae (áfidos),
tienen un tamaño de entre 1.6 a 3.5 milímetros. Se
pueden presentar con alas o sin ellas. Cuando no
presentan alas, también se les llama ápteros y
generalmente presentan coloraciones verdes o
amarillas en distintas tonalidades y tienen el cuerpo
blando en forma de pera. Sus patas y antenas tienen
tonalidades ligeramente más oscuras y sus antenas
son muy largas casi igual o más que su cuerpo.
Además en la parte de su abdomen presentan unos Figura 1. Esquema de la anatomía externa de
apéndices llamados “cornículos” o “sifones”. Por otra un pulgón
parte, los pulgones alados normalmente tienen Fuente: Villacide & Masciocchi, 2014.
coloraciones oscuras en la cabeza y el tórax; sin
embargo, pueden presentar coloraciones blancas, pasando por amarillo verde y pardo. Los adultos alados
son los encargados principalmente de colonizar las plantas mientras que los adultos ápteros se encargan
de procrearse. Las especies más comunes de pulgones que atacan a los cultivos hortícolas son; Aphis
fabae, Aphis gossypii, Macrosiphum euphorbiae, Brevicoryne brassicae, y Myzus persicae.

Reproducción y ciclo de vida


Dependiendo de las condiciones los pulgones pueden alternar entre un ciclo completo y uno incompleto.
El ciclo completo requiere de dos plantas de distinta especie. En la planta hospedera primaria
(generalmente es un árbol) se reproducen sexualmente, en la que depositan hasta 500 huevecillos por
hembra en los márgenes y envés de las hojas, los cuales son de color amarillo-naranja ovalados. De estos
huevecillos nacen ninfas de color amarillo que van tornándose verdes conforme pasan por 5 estadios
hasta volverse mayormente en adultos alados, mismos que se trasladan a un cultivo hospedero
secundario (hortalizas, fresa, leguminosas, ornamentales). En regiones frías requiere forzosamente
completar su ciclo con ambos hospedantes. Sin embargo, el ciclo que más se presenta alrededor del
mundo es el incompleto, y es el que se presenta en cultivos bajo invernadero. El ciclo incompleto se
caracteriza por no requerir hospedante primario, sino que en la planta huésped de hortaliza por
reproducción asexual, específicamente partenogénesis, las hembras vivíparas no fertilizadas dan lugar a
más hembras con las mismas características. Cada adulto llega a producir en promedio 56 ninfas que
pasan por 4 estadios ninfales antes de convertirse en adultos. Cuando la densidad en los órganos de las
plantas colonizados es elevada, se generan individuos alados que se dispersan para colonizar nuevas
plantas de manera activa mediante vuelos cortos y pasivamente a través del viento. La presencia de
individuos alados es un signo de alta infestación en el cultivo.
Al igual que la mayoría de organismos la duración de su ciclo de vida depende de las condiciones
climáticas, especialmente de la temperatura. Se menciona de forma general, que a 10 ºC su ciclo es de 25
días, pero a temperaturas de entre 20 a 25 ºC se reduce a 7 días. A 22 ºC una hembra puede reproducirse
con un promedio de cinco ninfas diarias durante 3 semanas. Los pulgones son particularmente peligrosos
en climas templados (21 a 25 ºC) ya que su reproducción es muy rápida y la mayor parte son hembras
vivíparas capaces de alimentarse y reproducirse.

Hábitos
Son organismos cosmopolitas, que se alimentan de la savia de las plantas, algunas especies son monófagas
es decir son muy específicas y se alimentan únicamente de una especie de planta o cultivo, mientras que
otras son polífagas ya que se alimentan de diversas especies, tales como los frutales, hortalizas (tomate,
pimiento, acelga, espinaca, melón, pepino, etc.) ornamentales y especies forestales. Su distribución es por
focos debido a la tendencia gregaria alrededor de las hembras vivíparas y la predominancia de adultos
ápteros. Cuando no hay cultivos, los pulgones pueden sobrevivir en las malezas y puede invernar en
estado de ninfa o adulto en gramíneas de invierno y malezas como la lechuguilla, correhuela, diente de
león, entre otras. Estos organismos para alimentarse buscan brotes tiernos basándose en el color de las
hojas, mientras que hojas enfermas no les son atractivas. En hojas maduras, con epidermis más gruesa,
no logra alimentarse debido a que no logra introducir su estilete de forma eficiente; sin embargo, este
solo intento es suficiente para transmitir virosis. Las formas aladas son más eficientes para la transmisión
de virosis, tanto por su movilidad como por la capacidad de infectarse y transmitir los virus al alimentarse
de distintas plantas. Suelen localizarse en el envés de las hojas terminales y en los brotes, aunque en altas
infestaciones invaden las hojas maduras. Cuando depositan huevecillos, normalmente lo hacen en los
márgenes y envés de las hojas, los cuales son de color amarillo-naranja y de forma ovalada.

Daños
Directos. Se producen cuando los pulgones insertan su aparato bucal de tipo picador chupador en los
tejidos de las plantas, incorporando saliva tóxica y succionando la savia de la planta, provocando que las
hojas de las plantas afectadas se vuelvan amarillas y/o se enrollen hacia abajo, posteriormente se
marchitan. Las hojas nuevas no tienen un crecimiento normal, deformándose y enrollándose. Estos
síntomas causan la abscisión de botones florales y reducen la calidad y cantidad de fruta. Además de que
reducen el vigor de la planta. Las plantas infestadas gravemente se tornan de color café y mueren
progresivamente de la punta a la base. La succión de savia también debilita a la planta y predispone al
daño por otros organismos.

Indirectos. Los pulgones son los principales transmisores de virus debido a que si atacan una planta
enferma, seguirán transmitiendo ese virus de forma persistente o no persistente a todas las plantas sanas
que ataquen. Además la melaza secretada, rica en azúcar, ayuda en el desarrollo del hongo de la negrilla
o fumagina (figura 2), que disminuye el paso de luz y aire a la planta, impidiendo la fotosíntesis.
Monitoreo
Es fácil detectar las poblaciones de pulgones
de la forma áptera debido a su baja
movilidad y a su tendencia gregaria en el
envés de las hojas jóvenes y brotes
terminales, lo que facilita su identificación.
Es importante detectar el arribo de la
población colonizante (adultos alados)
mediante trampas amarillas adhesivas,
colocándolas en los márgenes del cultivo.
Este monitoreo permite conocer el estado
sanitario del cultivo, la evolución de la plaga
y para verificar si las medidas de control
adoptadas son adecuadas, permitiendo en Figura 2. Hongo de la negrilla o fumagina, provocada
este último caso hacer correcciones en las por pulgón.
aplicaciones a tiempo. Fuente: Valero, 2018.

Manejo integrado
Control cultural. Establecer el cultivo dentro del periodo de siembra que se recomienda, eliminar residuos
del cultivo anterior y las malezas que estén alrededor y dentro de la superficie del cultivo, además del
establecimiento de cultivos trampa y barreras vivas. Asimismo, la colocación de mallas en las ventilaciones
cuando se tienen invernaderos, es una práctica que ayuda a reducir su entrada. La colocación de trampas
amarillas de manera masiva puede ejercer cierto control. Cuando se detecten plantas con virosis es
indispensable eliminarlas y quemarlas lejos del cultivo.

Control biológico. Los pulgones tienen distintos enemigos naturales depredadores o parasitoides que
ayudan a reducir sus poblaciones, como los que se muestran en el cuadro 1. El control biológico no impide
la transmisión de virus patógenos, sin embargo, es muy importante para reducir las poblaciones de
pulgones que se alimentan del cultivo.

Control químico. Se recomienda hacer aplicaciones preventivas de aceites minerales y vegetales o


jabones agrícolas al momento de detectarse los primeros pulgones en las trampas amarillas. Por otra
parte, antes del trasplante se deben tratar las plantas con insecticidas sistémicos, o bien, usarlos en el
sistema de riego. Es importante que el uso de productos químicos se realice de acuerdo a las
recomendaciones por cultivo y condiciones ambientales o bien tener un plan de rotación de ingredientes
activos para evitar una posible resistencia por la plaga.
Cuadro 1. Agentes de control biológico e ingredientes activos contra pulgón en el cultivo de tomate,
papa y tomate de cáscara.
Fuente: Salas et al., 2015.; Fundación Sinaloa Produce, s.f.; Trujillo et al., 2015.
Cultivo Control biológico Control químico
(ingrediente activo)
- Catarinita: Hipodamia convergens. - Imidacloprid
- Crisopa: Chrysoperla carnea. - Tiametoxam
Tomate
- Avispas: Tamarixia triozae, Aphidius colemani. - Acetamiprid
- Pymetrozine
- Azadiractina
-Avispitas: Aphidius colemani, A. ervi y Ephedrus - Imidacloprid
persicae. - Tiametoxam
Papa
- Hongo: Entomophthora aphidis. - Gamma-cihalotrina
- Depredadores de las familias: Chrysopidae, - Beta-ciflutrina
Cocinelidae, Cecidomyiidae, Syrphidae. - Pimetrozina
-Hidrogenooxalato
- Acetamiprid
-Lambdacihalotrina
- Alfa-cipermetrina
Tomate de - Avispa: Aphidius testaceipes - Aceite parafínico
cáscara - Catarinitas: Hippodamia convergens y Cycloneda - Imidacloprid
sanguínea. - Tiametoxam
- Crisopas: Chrysoperla rufilabris, C. comanche, C. - Clothianidin
externa y C. carnea.
- Entomopatógenos: Verticillium lecanii y
Entomopthora virulenta.

Cita correcta de este artículo


INTAGRI. 2019. Manejo Integrado de Pulgones en Hortalizas. Serie Fitosanidad, Núm. 118. Artículos
Técnicos de INTAGRI. México. 5 p.
Fuentes consultadas
- Scholaen, S. 2005. Manejo Integrado de Plagas en Hortalizas, un Manual para Extensionistas. Deusche
Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit GTZ GmbH. 66 p.
- Arévalo, Z. J.; Vázquez, O. R. 2009. Pulgones. En Castellanos, J. Z. (Ed.). Manual de Producción de Tomate
en Invernadero. Intagri. Gto., México. 297-314 p.
-CESAVEG.; SAGARPA.; SDA. s.f. Campaña Manejo Fitosanitario del Jitomate, Manual de Plagas y
Enfermedades en Jitomate. SENASICA. Irapuato, Guanajuato. 28 p.
- Meister Media Worldwide. 2004. Plagas y Enfermedades de Chiles y Pimientos, Guía de Identificación y
Manejo. Productores de Hortalizas. 19 p.
- Fundación Produce Sinaloa A.C. s.f. Memoria Jornada de Tecnología y Producción de Tomatillo. Culiacán,
Sinaloa, México. 74 p.
- Villacide, J.; Masciocchi, M. 2014. Serie de Divulgación sobre Insectos de Importancia Ecológica,
Económica y Sanitaria, “Pulgones”. INTA. 8 p.
- Cañedo, V.; Alfaro, A.; Kroschel, J. 2011. Manejo Integrado de Plagas de Insectos en Hortalizas. Principios
y Referencias Técnicas para la Sierra Central de Perú. CIP. Lima, Perú. 48 p.
- Jiménez, P. I. 2015. Estudio de las Especies de Pulgones y sus Enemigos Naturales en una Finca de
Horticultura Ecológica en Alcásser, Valencia. Universidad Politécnica de Valencia. Valencia, España. 97 p.
- Salas, F. C.; Quiroz, E. C.; Puelles, T. J. 2016. Pulgones de la Papa. INIA. La Pintana, Santiago de Chile.
Ficha Técnica 03. 2 p.
- Salas, F. C.; Quiroz, E. C.; Puelles, T. J. 2016. Pulgones, Plagas del Tomate. INIA. La Pintana, Santiago de
Chile. Ficha Técnica 15. 2 p.
- Trujillo, G. J.; Lozano, G. J.; España, L. M. P.; Lara, H. A.; Balleza, C. J. J. 2018. Parasitismo de Bactericera
cockerelli (Sulc) (Hemíptera: Psyllidae) en Dos Cultivares de Chile Guajillo en Invernadero. Entomología
mexicana, 5: 160-163.

Intereses relacionados