Está en la página 1de 40

Especialización Profesional

en Derecho Minero

MODULO I :Marco legal de la


actividad minera

Abg. Julio Cesar Segura Requena.


«El Derecho es considerado como una ciencia que
nos enseña a distinguir lo que es justo de lo que no lo
DERECHO es, porque en nuestras relaciones nos comportamos
respetando las normas jurídicas y éticas».

"Derecho Minero como aquella parte del


ordenamiento jurídico público y privado que regula lo
concerniente al dominio originario de las substancias
DERECHO minerales, las actividades relativas a la adquisición,
MINERO constitución, funcionamiento, conservación y pérdida
de la propiedad de las minas y aquellas actividades
auxiliares de la industria minera, así como también
las relaciones que de estas actividades derivan".
Si bien el Derecho Minero aparece, en muchos casos, integrado por principios
o normas que derivan de las otras ramas del Derecho, ello no significa que
guarde alguna relación de dependencia respecto de estas. Es que el Derecho
de las minas -como escribe Abbate-, por su naturaleza científica, presenta esta
posibilidad (la de la sistematización orgánica, completa y autónoma) no menos
que por la importancia de la materia.
Porque "El Derecho Constitucional -dice Abbate- es
el primero por importancia, ya que, más que rama,
Con el Derecho
puede decirse que constituye el tronco del cual
Constitucional
todas las ramas se desarrollan y toman vida, base
sobre la que todas las ramas se fundan".

"Debemos recordar -expresa Ezequiel- y de manera


especial que el Derecho Minero formaba un capítulo
Con el Derecho administrativo en los regímenes legales científicos y que, al
,
Administrativo alcanzar un desarrollo que le permitió llevar una vida
independiente, siguió participando de la misma naturaleza
de su fuente. Esto que recordamos sobre relativo la
naturaleza del Derecho Minero nos habla bien claramente
de las relaciones íntimas y variadas entre la ciencia jurídica
minera y el Derecho Administrativo.
Con otras ramas del Derecho: también se relaciona; con el Derecho Penal,
con el Procesal, Civil y Penal, con el Financiero, con el Industrial, con el
Internacional y con el Obrero (Laboral).

Podemos afirmar que las relaciones del Derecho Minero con el Civil son
amplísimas. Como lo señala Joaquín V. González: "Hay una vasta esfera
en la vida del Derecho, en la cual ambas especies de bienes (mina y
suelo) tienen un funcionamiento análogo y acaso a veces idéntico, pero
es también indudable que la mina, por su naturaleza y su destino
especial, se aparta pronto del concepto común de los bienes para
determinar una excepcional, una singular dirección de la actividad
humana en cuanto a su apropiación y goce.
El Derecho Minero se relaciona, asimismo, con algunas disciplinas científicas, como la
Geología, la Mineralogía y la Petrografía. La primera, que tiene por objeto el estudio
de la tierra, interesa en alto grado al Derecho Minero, puesto que es esa ciencia la
que proporciona los datos necesarios acerca del conocimiento del suelo y del
subsuelo y de la composición de ambos. "La importancia de esta ciencia -dicen L.P
Navarro y O. Cendrero-, desde el punto puramente especulativo, es grande: nada
puede interesar más al hombre que conocer su propia morada. En el aspecto
utilitario, bastará recordar que las primeras materias de la industria minera, los
materiales de construcción, las piedras preciosas o de adorno, la fabricación de
abonos químicos, etcétera, se estudian en la Geología".

La Mineralogía y la Petrografía, que tienen por objeto el estudio de los minerales y


las rocas, respectivamente, y que son los elementos que componen la corteza
terrestre, son también ciencias auxiliares del Derecho Minero y las condiciones bajo
las cuales se ha permitido la explotación a los particulares y al propio Estado, cuando
actúa como persona de Derecho privado.
Concepto de minería:

Cuando hablamos de la minería nos estamos refiriendo al aprovechamiento de


todos los minerales e incluso a los hidrocarburos a través de un conjunto de etapas,
es decir, la minería, es el proceso de explotación integrado que va desde la
búsqueda de las sustancias mineras hasta su venta como materia prima al
consumidor final. Minería, designa las actividades que tienen por finalidad extraer y
aprovechar minerales. En la ley peruana, abarca todas las actividades relacionadas
con el cateo, la prospección, la exploración y la explotación de los depósitos
minerales existentes en el suelo y subsuelo.
La minería se considera como la obtención selectiva de minerales y otros
materiales (salvo materiales orgánicos de formación reciente) a partir de la
corteza terrestre. La minería es una de las actividades más antiguas de la
humanidad.

Se puede decir que la minería surgió cuando los predecesores de los seres
humanos empezaron a recuperar determinados tipos de rocas para tallarlas y
fabricar herramientas. Al principio, la minería implicaba simplemente la
actividad, muy rudimentaria, de desenterrar el silex u otras rocas. A medida que
se vaciaban los yacimientos de la superficie, las excavaciones se hacían más
profundas, hasta que empezó la minería subterránea.
Hay gran variedad de materiales que se pueden obtener de los yacimientos mineros.
Pueden clasificarse como sigue:

Metales: se incluyen los metales preciosos (el oro, la plata y los metales del grupo
platino), los metales siderúrgicos (hierro, níquel, cobalto, titanio, vanadio y cromo), los
metales básicos (cobre, plomo, estaño y zinc), los metales ligeros (magnesio y
aluminio), los metales nucleares (uranio, radio y torio) y los metales especiales como el
litio, el germanio, el galio y el arsénico.

Minerales industriales: incluyen los de potasio y azufre, el cuarzo, la trona, la sal


común, el amianto, el talco, el feldespato y los fosfatos.
Materiales de construcción: incluyen la arena, la grava, los áridos, la arcilla para
ladrillos, la caliza y los exquisitos para la fabricación de cemento. En este grupo
también se incluyen la pizarra para tejados y las piedras pulidas como el granito, el
travertino o el mármol.

Gemas: incluyen los diamantes, los rubíes, los zafiros y las esmeraldas.

Combustibles: incluyen el carbón, el lignito, la turba, el petróleo y el gas (aunque


generalmente éste último no se considera producto minero). El uranio se incluye con
frecuencia entre los combustibles.
Sistemas de extracción

Minería de Superficie
La minería de superficie es el sector más amplio de la minería y se utiliza para más
del 60% de los materiales extraídos. Las minas a cielo abierto suelen ser de metales;
en las explotaciones al descubierto se suele extraer carbón, las canteras suelen
dedicarse a la extracción de materiales industriales y de construcción, y en las
minas de placer se suelen obtener minerales y metales pesados (con frecuencia oro,
pero también platino, estaño y otros).

Minas a Cielo Abierto


Son minas de superficie que adoptan la forma de grandes fosas en tenaza cada vez
más profundas y anchas.

La extracción empieza con la perforación y voladura de la roca. Esta se carga en


camiones con grandes palas eléctricas o hidráulicas, o con excavadoras de carga
frontal, y se retira del foso.
Explotaciones al Descubierto
Las explotaciones al descubierto se emplean con frecuencia, aunque no
siempre, para extraer carbón y lignito. La principal diferencia entre estas
minas y las de cielo abierto es que el material de desecho extraído para
descubrir la veta de carbón, en lugar de transportarse a zonas de vertido
lejanas, se vuelve a dejar en la cavidad creada por la explotación reciente.

Canteras
Las canteras son bastantes similares a las minas a cielo abierto y el equipo
empleado es el mismo. La diferencia es que los materiales extraídos suelen
ser minerales de construcción. Casi todo el material se transforma en
productos
Minería Subterránea
La minería subterránea se puede subdividir en minería de roca blanda y
minería de roca dura.

Minería Subterránea de Roca Blanda: El Carbón


En la minería de roca blanda se perforan, en la veta de carbón, dos túneles
paralelos separados por unos 300 metros. Se abre una galería que une ambas
entradas y una de las paredes de dicha galería se convierte en el frente de
trabajo para extraer el carbón.

Minería Subterránea de Roca Dura: Metales y Minerales


En la mayoría de las minas de roca dura, la extracción se realiza mediante
perforación y voladura.
Para poder acceder al yacimiento de mineral hay que excavar una red de
galerías de acceso, que se suele extender por la roca de desecho que rodea el
yacimiento.
La minería subterránea es la más peligrosa, por lo que se prefiere emplear
alguno de los métodos superficiales siempre que resulte posible.

Minería por pozos de perforación


Numerosos materiales pueden extraerse del subsuelo a través de un pozo de
perforación sin necesidad de excavar galerías y túneles. Así ocurre con los
materiales líquidos como el petróleo y el agua.
Yacimiento mineral
Mineral:

El concepto de mineral tiene varias connotaciones en sus diferentes estructuras,


ya sean estos bienes muebles e inmuebles de acuerdo a la etapa en que se
encuentre. Asimismo, se puede definir como mineral a cualquier sustancia
inorgánica que se encuentra en la naturaleza y puede extraerse para ser
aprovechada en estado sólido, líquido o gaseoso. Los minerales son la materia
prima a extraer de los yacimientos o depósitos naturales8. Constituyen recursos
imprescindibles que, una vez transformados, serán utilizados por el hombre para
satisfacer sus necesidades.
Yacimiento
Mineral

El yacimiento mineral es llamado también "yacimiento minero".


Contiene los minerales en gran proporción y se puede encontrar una
gran variedad de estos, los que son susceptibles de explotación. En
conclusión:
Es el depósito donde naturalmente se hallan los minerales (existencia
geológica).
Es la concurrencia de uno o más minerales útiles, susceptibles de
explotarse económicamente (existencia económica).
Mina:
En primer lugar, cuando se habla de mina se viene a la mente la explotación de
los diversos minerales que se puedan encontrar, pero antes de poder definir el
concepto de la mina, diremos que, etimológicamente, el término mina tiene su
origen en el vocablo minare que equivale a "conducir", de donde se puede
deducir que la mina es un conducto y por su extensión se aplica el término
mineral.

Es la excavación por medio de pozos, galerías, túneles, socavones o tajos


abiertos para la extracción y explotación de minerales (naturaleza explotada por
el hombre). Es el lugar donde se acumulan o encuentran los minerales por obra
de la naturaleza, sinónimo de yacimiento pero desde un aspecto dinámico.

Es el derecho otorgado por el Estado para la exploración y explotación de un


depósito minero (otorgamiento de concesión minera).
Obligaciones, derechos Titulares de Concesiones Mineras

Son sujetos del Derecho Minero, el cateador o prospector y el concesionario


minero investido de la facultad de aprovechar económicamente los
yacimientos otorgados por el Estado por exploración y explotación. Es
también sujeto de Derecho Minero el que beneficia los minerales.
Interviene también el metal trader que puede representar intereses
foráneos para vender el mineral concentrado (beneficiado) en el mercado
extranjero.

El Estado viene a ser el sujeto principalísimo y activo de esta rama del


Derecho, es el que regula esta actividad, concede el derecho para ejercer la
actividad exploratoria y extractiva, fiscaliza el cumplimiento de las
obligaciones, impone las sanciones, etc.
La Concesión Minera

Antes de hablar del sistema de entrega de Concesiones Mineras, es importante


definir en qué consiste ésta; así, la concesión es el acto por el cual se otorga el
derecho a un sujeto para el uso o explotación de bienes del Estado y para la
prestación de un servicio público o la realización de una obra pública, la cual
implica la adquisición de derechos que antes no se tenía.

La concesión minera es el conjunto de derechos y obligaciones que otorga el


Estado (materializado en un título) y que confiere a una persona natural, jurídica
o al propio Estado, la facultad para desarrollar las actividades de exploración y
explotación de la extensión del área o terreno solicitado.
Naturaleza Jurídica de la Concesión Minera

Es un acto jurídico administrativo emanado de la autoridad competente,


entendiendo al acto administrativo desde el punto de vista material y
formal.
Considerado el acto desde el punto de vista material, habrá que referirse a
su contenido y, por ello, sería un acto administrativo en sentido material,
toda manifestación de voluntad de un órgano del Estado, sea éste
administrativo, legislativo o judicial, con tal que la substancia, el contenido
sea de carácter administrativo. Por ello, puede considerarse acto
administrativo en sentido material, el emanado de un órgano legislativo,
como sería la aprobación de un presupuesto; por otra parte, también la ley
en sentido formal, o medidas de carácter interno de las cámaras: así el
nombramiento, ascenso y licencia del personal.
El proceso ordinario: el petitorio minero

Es el procedimiento técnico y legal que tiene por objeto obtener del Estado,
representado por el Instituto Nacional de Concesiones y Catastro Minero (INACC), una
concesión minera que nos permitirá desarrollar las actividades de exploración y
explotación del yacimiento.

El Procedimiento Ordinario Minero se encuentra regulado en los artículos 117° y 128°


del TUO de la Ley General de Minería - D.S. N° 014-92-EM y entre los artículos 12° al
25° del Reglamento de Procedimientos Mineros - D.S. N° 18-92-EM.

Este procedimiento se inicia con la formulación del petitorio minero. En este sentido,
definimos al PETITORIO MINERO como la solicitud y trámite administrativo de una
concesión minera, que una vez concluido su trámite de titulación, pasará a
denominarse concesión minera. (Denominación que adopta la Ley General de Minería
D.S. N° 014-92-EM y el Reglamento de Procedimientos Mineros D.S. 018-92-EM).
El inicio del procedimiento minero se realiza de la siguiente manera:

A. Los petitorios mineros se presentarán en cualquiera de las oficinas regionales


del Registro Público de Minería, que actuarán, para estos efectos, como oficinas
de trámite documentario, únicamente. Dichas oficinas estarán interconectadas
con la sede central del Registro Público de Minería.

B. Al recibir los petitorios de concesiones mineras, los encargados de Mesa de


Partes de la Oficina del Registro Público de Minería deberán extender el código
correspondiente en el libro de petitorios.

C. Los petitorios que adolezcan de alguna omisión, con excepción de lo indicado


en el segundo párrafo anterior, podrán ser subsanados dentro de los diez (10)
días hábiles, siguientes a la fecha de notificación de la omisión.

El pago del derecho de vigencia se determinará utilizando el tipo de cambio


venta, correspondiente al último día hábil anterior a la fecha de pago que
publique la Superintendencia de Banca y Seguros en el Diario Oficial El Peruano.
Requisitos del Petitorio Minero

Se presentará por escrito, en original y una copia, y contendrá la siguiente


información:

a) Los nombres, apellidos, nacionalidad, estado civil, domicilio, número de Libreta


Electoral o de Carné de Extranjería del peticionario, así como los nombres,
apellidos y nacionalidad del cónyuge, de ser el caso
b) Nombre del petitorio;
c) Distrito, provincia o región donde se encuentra ubicado el petitorio;
d) Clase de concesión, según se trate de sustancias metálicas o no metálicas;
e) Identificación de la cuadrícula o de la poligonal cerrada del conjunto de
cuadrículas solicitadas, con coordenadas UTM, indicando el nombre de la carta y
zona en que se ubica el petitorio.
f) Extensión superficial del área solicitada, expresada en hectáreas;
g) Identificación de la cuadrícula o conjunto de cuadrículas colindantes, al menos
por un lado, sobre las que se solicita la concesión, respetando derechos
preexistentes; y,
h) Nombres, apellidos y domicilio del propietario del terreno superficial donde se
ubique la concesión minera solicitada, en caso fuere conocido…..
La Concesión de Beneficio

El "beneficio" es el conjunto de procesos físicos, químicos y/o físico-químicos que se


realiza para extraer o concentrar las partes valiosas de un agregado de minerales, y/o
para purificar, fundir o refinar metales, comprendiendo las siguientes etapas: (I)
preparación mecánica, (II) metalurgia; y, (III) refinación. La concesión de beneficio
otorga a su titular el derecho para realizar las actividades mencionadas.

El solicitante de una concesión de beneficio, deberá presentar una solicitud a la DGM


con información básica de la empresa y del proyecto, adjuntando, copia del cargo de
presentación del Estudio de Impacto Ambiental ante la Dirección General de Asuntos
Ambientales Mineros; Autorización de Uso de Aguas, una Declaración Jurada de
Compromiso Previo, acuerdos que acrediten que se cuenta con los derechos
superficiales del área del proyecto y los comprobantes de pago por Derecho de
Vigencia correspondiente al primer año y por Derecho de Tramitación equivalente a
20% de una UIT.
Obligaciones y derechos de los Titulares Mineros

Los titulares de derechos mineros tienen la facultad de ocupar la superficie


para trabajar la concesión, construir edificios, y campamentos para su fin
económico, caminos depósitos, etc. Se considera el uso oneroso si el
concesionario requiere el uso del terreno colindante a la concesión.
En el campo de la minería es el mismo concepto jurídico que acoge el Código
Civil, es decir: “un derecho real sobre un predio denominado sirviente en
beneficio de otro llamado dominante para beneficio o utilidad pública o
comunal y que consiste en tolerar algo o un no hacer. La servidumbre minera
es una servidumbre legal que se adquiere por expresa disposición de la ley
La Producción Minera.

Mucho se ha dicho, peyorativamente, que la economía de nuestro país es


“primario-exportadora” y que depende principalmente de sus recursos naturales,
por lo que, si se quiere tener un desarrollo armónico, eso debería cambiar.

Sin embargo, con el aporte de economistas como Juan José Garrido Koechlin,
podemos notar que la economía peruana es terciaria o de servicios, como tantas
otras en el mundo. Este tipo de economía se caracteriza por ser altamente
productiva, pues es la que más contribuye al Producto Bruto Interno (PBI) de una
nación
Un claro ejemplo es el gran impacto que tiene la minería en las regiones del Perú.
De un PBI total de US$ 180,000 millones, solo el 45% se genera en Lima, mientras
que el 55%, en las regiones. Esto demuestra el impacto positivo que tiene la
minería en la descentralización, en especial en las zonas altoandinas del Perú.
La penalidad por falta de producción minera.

Vale la pena aclarar que la declaración de caducidad de una concesión minera es un


acto administrativo del INGEMMET que tiene carácter constitutivo, por dos motivos
principales:

a. El solo hecho de caer en la causal no genera la caducidad del derecho minero de


pleno derecho, si no que la misma debe ser declarada a través de un procedimiento
que admite cuestionamientos a las declaraciones de caducidad. Es por eso, que hasta
que no se publique la resolución que declare caduca una concesión minera y ésta
quede firme, no hay caducidad propiamente dicha de las concesiones mineras.

b.Asimismo, el artículo 59 de la LGM establece un plazo de cinco años desde ocurrida


la causal de caducidad, pasados los cuales el Ingemmet no podrá declarar la
caducidad del derecho minero.

c. Existe la posibilidad de acreditar extemporáneamente el pago de los derechos de


vigencia y/o penalidades con lo cual el mero vencimiento de los plazos máximos para
el pago de los mismos no constituye causal de caducidad
El derecho de vigencia en las concesiones mineras.

La concesión minera, de acuerdo al Texto Unico Ordenado de la Ley General


de Minería (LGM), es irrevocable; siempre y cuando se cumplan con las
obligaciones contenidas en dicha norma para mantener su vigencia.

Las obligaciones para mantener vigente una concesión minera han variado a
lo largo de la historia del régimen legal minero. A partir del Decreto
Legislativo 708, el Estado concede el derecho real de explorar y explotar los
yacimientos de manera perpetua, siempre que el concesionario cumpla
básicamente con dos obligaciones: pagar una contraprestación y cumplir con
una obligación de aprovecharla económicamente; las que se traducen en
pagar el derecho de vigencia por un lado, y en explotarlas o en su defecto
invertir para la producción por el otro.
Con la entrada en vigencia de los Decretos Legislativos Nos. 1010 y 1054,
(en adelante, los DL 1010 y 1054) la penalidad ha quedado establecida en
10% de la producción mínima, sin diferenciarse a los titulares de
concesiones mineras en cuanto a su calificación de Pequeño Productor
Minero o Productor Minero Artesanal frente al régimen común.

Asimismo, una concesión minera que caducaba por incumplir con el pago
del derecho de vigencia o la penalidad durante dos años a partir de las
modificaciones introducidas por los DL 1010 y 1054, caducará por: (i)
incumplir con el pago del derecho de vigencia, (ii) no cumplir con la
obligación de producción mínima llegado el décimo quinto año contado
desde el año posterior al otorgamiento de la concesión minera, y
excepcionalmente bajo circunstancias especiales una vez llegado el vigésimo
año; y (iii) por incumplir con la obligación de producción mínima por dos
años (consecutivos y siempre que no se haya obtenido previamente la
producción mínima anteriormente, según salvedades del reglamento de los
DL 1010 y 1054).
Si bien el nombre de la penalidad puede impulsarnos a considerar que se trata
de una multa, es importante aclarar ciertos conceptos. Primero, que al igual
que el derecho de vigencia, la penalidad no es una obligación exigible
coactivamente por el Estado, lo cual le resta la calidad de obligación tributaria.
Incluso bajo su nuevo carácter de no constituir causal de caducidad, se
mantienen las normas que impiden al Estado recurrir administrativa por su
cobro. Segundo, para efectos del cálculo del Impuesto a la Renta de tercera
categoría, las multas, recargos, intereses moratorios previstos en el Código
Tributario y, en general, las sanciones aplicadas por el Sector Público Nacional,
no son deducibles para la determinación del impuesto, mientras que es
aceptado -incluso por la autoridad tributaria- que los titulares puedan deducir
como gasto los montos pagados por concepto de esta penalidad. En
consecuencia, la penalidad no califica como multa o sanción y constituye una
obligación administrativa que forma parte del entramado del amparo minero.
Causales de caducidad de las concesiones mineras aplicables en el
tiempo

Como ya explicamos las causales de caducidad de las concesiones mineras se


han visto modificadas en su contenido, en concreto las relacionadas con el
"amparo por el trabajo", con la entrada en vigencia de los DL 1010 y 1054.
Pero, como también ha sido adelantado, dichas causales recién se podrán
aplicar a partir del año 2018, para el caso de concesiones mineras anteriores al
Reglamento, y después de diez años desde el otorgamiento del título de
concesión minera para el caso de derechos mineros posteriores al Reglamento
promulgado en octubre del 2008. Actualmente, siguen rigiendo las causales
de caducidad del texto anterior de la LGM, es decir el incumplimiento en el
pago del derecho de vigencia o penalidad por dos años.
Para el año 2018, quedará sin efecto la causal de caducidad por incumplimiento en
el pago de la penalidad por dos años. Asimismo, entrarán en vigencia las demás
causales de caducidad que son las siguientes:

a. El incumplimiento de la obligación de producción por dos años consecutivos, en


aplicación del tercer párrafo del artículo 59 de la LGM. Esta causal se ha visto
atenuada por el Reglamento al establecer que los dos años deben ser consecutivos
y que podrá evitarse la caducidad pagando penalidad y acreditando inversión,
siempre que el titular haya acreditado inversión en algún momento anterior.

b.Incumplimiento de la obligación de producción llegado el quinceavo año contado


desde el año siguiente al otorgamiento del título de concesión minera, salvo que se
acredite que el incumplimiento se debe a caso fortuito, fuerza mayor o hecho no
imputable al titular, en cuyo caso se otorgarán cinco años más improrrogables.
c.Incumplimiento de la obligación de producción llegado el vigésimo año contado
desde el año siguiente al otorgamiento del título de concesión minera, sin
excepción alguna.
Clasificación de Productores Mineros
Mediana y Gran Minería
La gran riqueza minera del Perú permite que se desarrollen grandes
yacimientos minerales de cobre como Toquepala, Cuajone, Cerro Verde y
Tintaya, de oro como Yanacocha y Pierina y de zinc como Antamina, pero
también pequeños y medianos yacimientos cuya ventaja es tener leyes de
mineral más altas que compensan el limitado tonelaje de reservas. Estos
yacimientos son los desarrollados por las empresas de pequeña y mediana
minería, generalmente de propiedad de grupos mineros nacionales
Las empresas medianas tienen una capacidad de tratamiento de mineral de
350 TM a 5,000 TM por día. Los yacimientos que explotan son similares a
aquellos explotados en pequeña minería. El nivel de mecanización es diverso,
dependiendo de la capacidad de tratamiento de la planta. Es así, que una
empresa que procesa niveles cercanos a 350 TM por día tendrá un nivel de
mecanización menor y su ratio capital-trabajo será menor comparado con una
empresa que procesa cerca de 5,000 TM diarias
Una antigua frase muy conocida entre los peruanos reza: “El Perú es un
mendigo sentado en un banco de oro”. Aunque hasta ahora genera debates
su interpretación, de alguna manera representa una idea que es bastante
aceptada por buena parte de la población: que el país es pobre porque no
sabe aprovechar sus propios recursos. Sin embargo, la frase también puede
ser interpretada como que el peruano común y corriente no se beneficia de
los recursos del país. La pregunta que puede hacerse a continuación
entonces es ¿y quién se beneficia?
El Perú es, desde tiempos de la colonia, un país minero, y últimamente este
sector económico vive un auge, con multimillonarias inversiones y
operaciones de gran magnitud. Pero hace unos meses se conoció por
ejemplo, que son precisamente las regiones mineras donde hay mayor
desnutrición infantil. No solo eso, el índice nacional de pobreza extrema del
2011 está encabezado por regiones como Cajamarca y Huancavelica,
tradicionalmente mineras también.
La pequeña Minería y Minería Artesanal

El Decreto Supremo N° 013-2002-EM, Reglamento de la Ley de Formalización y


Promoción de la Pequeña Minería y Minería Artesanal, modificado por el Decreto
Supremo 043-2012-EM, establece que el Pequeño Productor Minero y el Productor
Minero Artesanal puede ser una persona natural.

En el 2002, se aprobó la Ley N°27651, Ley de Formalización y Promoción de la


Pequeña Minera y la Minería Artesanal, con el objeto de regular la minería de
pequeña escala; sus contenidos fueron desarrollados por el Decreto Supremo N° 013-
2002-EM – modificado por el Decreto Supremo N°029-2011-EM; y mediante Decreto
Supremo N°013-2011-EM, que aprobó el Plan Nacional para la Formalización de la
Minería Artesanal.

En estas normas encontramos el fundamento de lo que sería un minero


legal/formal a nivel de minería artesanal y pequeña producción minera, en el
entendido que cumplen con los requisitos legales y cuentan con los permisos,
licencias, concesiones, certificaciones ambientales u otras autorizaciones que
resulten necesarios para tal efecto.
Pequeña Minería

El pequeño productor minero, es aquel que posee por cualquier título, hasta 2,000
hectáreas, entre denuncios, petitorios y concesiones mineras; y, además, tiene una
capacidad instalada de producción y/o beneficio de hasta 350 TMD, tratándose de
productores de minerales no metálicos y materiales de construcción el límite máximo
es 1,200 TMD; y para los yacimientos metálicos tipo placer de hasta 3,000 m2/día.

Accesoriamente a lo dicho, debe cumplir además con las siguientes características:

En forma individual como persona natural o como conjunto de personas naturales


o como personas jurídicas o cooperativas mineras o centrales de cooperativas
mineras, se dedican habitualmente a la explotación y/o beneficio directo de minerales.
Poseen cualquier título de hasta 2.000 hectáreas (ha) entre denuncios, petitorios y
concesiones mineras. Poseen, por cualquier título, una capacidad instalada de
producción y/o beneficio no mayor a 350 toneladas métricas (Tm) por día. En el caso de
los productores de minerales no metálicos y materiales de construcción, el límite
máximo de capacidad instalada es de hasta 1.200 Tm diarias; finalmente, en
yacimientos metálicos tipo placer, el límite máximo de capacidad instalada es de 3.000
metros cúbicos (m3) diarios.
Requisito Persona natural Persona jurídica

Condición de PPM Reconocimiento de condición de PPM. Esta condición se acredita ante la Dirección
General de Minería del Minem mediante declaración jurada bienal.

Nombre completo, número de


Denominación, número de RUC, copia de inscripción en la
DNI, número de RUC,
Sunarp, domicilio, correo electrónico y vigencia del poder
domicilio y correo electrónico.
Datos generales de su representante legal. Además, nombre del
De ser el caso, nombre y
representante legal, número de DNI y datos registrales
número de DNI de su
referidos al otorgamiento de facultades.
cónyuge.

Declaración de que el Declaración de que la persona jurídica se encuentra


solicitante tiene la intención conformada por personas naturales, salvo en el caso de
Declaración jurada de dedicarse habitualmente a cooperativas o centrales de cooperativas que cumplan lo
la explotación y/o beneficio establecido en el artículo 2° de la Ley de Formalización y
directo de minerales. Promoción de la PPM y la PMA.

Derechos mineros Listado de derechos mineros con áreas computadas para su calificación; incluyendo:
nombre, sustancia, código único y copia de la inscripción registral.

Depósito del derecho de Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la correspondiente
tramitación cuenta bancaria.
Minería Artesanal

Es aquella actividad minera en forma habitual y como medio de sustento; posee


hasta 1,000 hectáreas; tienen una capacidad instalada de producción o beneficio de
hasta 25 toneladas métricas por día de construcción el límite máximo será hasta 100
TMD; y tratándose de yacimientos metálicos tipo placer será de 200 m3 por día.

En tal sentido, el minero artesanal tiene las siguientes características:

En forma individual como persona natural o como conjunto de personas naturales o


como personas jurídicas o cooperativas mineras o centrales de cooperativas mineras,
se dedican habitualmente a la explotación y/o beneficio directo de minerales;
además, realizan sus actividades con métodos manuales y/o equipos básicos.

Poseen cualquier título de hasta 1.000 ha entre denuncios, petitorios y concesiones


mineras o han suscrito acuerdos o contratos con los titulares mineros, según lo
establece el Reglamento de la Ley General de Minería.
Acreditación como minero Artesanal:

Requisito Persona natural Persona jurídica

La condición de PMA se acreditará ante la Dirección General de Minería del Minem mediante
Condición de PPM
declaración jurada bienal.

Nombre completo, número de Denominación, número de RUC, copia de inscripción en la


DNI, número de RUC, Sunarp, domicilio, correo electrónico y vigencia del poder
Datos generales domicilio y correo electrónico. de su representante legal. Además, nombre del
De ser el caso, nombre y representante legal, número de DNI y datos registrales
número de DNI de su cónyuge. referidos al otorgamiento de facultades.

Declaración de que el Declaración de que la persona jurídica se encuentra


solicitante tiene la intención conformada por personas naturales, salvo en el caso de
de dedicarse habitualmente a cooperativas o centrales de cooperativas que cumplan lo
la explotación y/o beneficio establecido en el artículo 2° de la Ley de Formalización y
Declaración jurada
directo de minerales. Promoción de PPM y PMA.

Listado de derechos mineros con áreas computadas para su calificación; incluyendo: nombre,
Derechos mineros
sustancia, código único y copia de la inscripción registral.

Depósito del derecho de Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la correspondiente
tramitación cuenta bancaria.
Formalización de pequeños productores mineros y mineros artesanales
que operan sin concesión o en concesiones de terceros.

El minero que viene operando o realizando actividad minera en concesiones de


terceros sin contar con la calificación de pequeños productores mineros o mineros
artesanales ni con la autorización de la Dirección Regional de Energía, Minas e
Hidrocarburos del gobierno regional (GORE) puede lograr formalizarse a través de
la suscripción de un contrato de explotación con el titular de la concesión minera.
Esto, adicionalmente, le permite disminuir la contaminación ambiental, evitar la
disposición inapropiada de residuos o relaves contaminados, fomentar el empleo
formal, eliminar el trabajo infantil, evitar pérdida de mineral e incrementar el valor
del mineral extraído. Este contrato de explotación se puede realizar siempre que
el titular de la concesión esté de acuerdo y que las actividades mineras a realizar
sean artesanales.
Los acuerdos que contiene el contrato de explotación deben establecerse por
común acuerdo entre el o los mineros artesanales y el titular de la concesión
minera, señalando mínimamente lo siguiente:

-Identificación del área autorizada de explotación, cuyos vértices deben


estar precisados mediante coordenadas UTM.

-El plazo del acuerdo, es decir, la vigencia del contrato de explotación


durante la cual el titular de la concesión autoriza al o los mineros
artesanales a trabajar en el área asignada.

-Las condiciones de la contraprestación brindada a favor del titular


minero.

-Las condiciones acordadas para la autorización del área.

-Las causales o situaciones que originarían el dar por terminado dicho


contrato.
Diferencia entre Minería Informar e Ilegal.

De partida debemos decir que todo aquel que incumple las normas está incurso en
ilegalidad, de manera que la inobservancia de los requisitos legales y la ausencia de
permiso, autorización, licencia o certificación ambiental, determinar que sea un
agente “ilegal”, en el Perú, hemos usado este término como eufemismo para describir,
por lo general, a un grupo más o menos importante de personas que están al margen
de la ley, así, el que ocupa un terreno que no es suyo es legalmente un poseedor
precario o usurpador, es decir “ilegal”; pero si es parte de un grupo más o menos
importante sería un “poseedor informal”. Lo que parece sostener esta diferencia sería el
estado de necesidad de los miembros del grupo, lo que torna esta situación en un
“problema social” que amerita ser atendido por el Estado, aun quebrantando las
normas que normalmente deberían aplicarse a todos los ciudadanos. Así se han
“urbanizado” las ciudades de este país, generalmente al margen de cualquier
consideración de ordenamiento territorial, y también se ha alentado el tráfico
inmobiliario por mafias muy bien organizadas.
Según el Decreto Legislativo N° 1100, la titularidad sobre concesiones
mineras, así como la simple presentación del petitorio minero o la solicitud
de certificación ambiental u otras autorizaciones relacionadas a la actividad
minera no autorizan el ejercicio de actividades de exploración, explotación
y/o beneficio; requiriéndose para su regularización contar con la
autorización de inicio/ reinicio de operación minera otorgada por la
autoridad competente, previo informe técnico favorable del Ministerio de
Energía y minas. Las actividades llevadas a cabo sin cumplir con lo expuesto
anteriormente, serán consideradas como actividad minera ilegal; asimismo,
lo son las que utilizan ciertos métodos bienes o insumos prohibidos, sin
embargo, esta enfática definición es “complementada” por el Decreto
Supremo N° 006-2012-EM, sancionado para el caso de Madre de Dios, que
diferencia entre minería informal e ilegal, dependiendo de si la actividad se
ubica o no en zona de exclusión minera, y define minería ilegal como “
aquella que comprende las actividades mineras que se realizan sin cumplir
con las exigencias de las normas de carácter administrativo, técnico, social y
ambiental que rigen dichas actividades, las que pueden ser llevadas a cabo
por personas naturales o jurídicas”. La definición es incompleta, pues debió
destacarse que, por alguna razón de conveniencia pública,
independientemente del lugar en que se realiza, no es posible “regularizar”
su situación.