Está en la página 1de 2

Las razones por las cuales se puede embargar la mercancía son cuando ésta se

introduce al territorio nacional por lugares no autorizados; se desvíen de las rutas


fiscales; sea transportada por medios distintos a los autorizados; sea mercancía
prohibida, sujeta a regulaciones o restricciones no arancelarias; no se acredite la
documentación correspondiente, entre otros.
El SAT informó que el embargo de mercancías introducidas ilegalmente el año
pasado fue por un valor de 13,969 millones de pesos, 20% mayor, en términos
reales, al monto que se registró en el 2016.

Por otra parte, este intercambio comercial con Estados Unidos de América,
también incide en las estadísticas de los productos objeto de contrabando

Al tratarse de un delito trasnacional, la manera más eficiente de combatirlo será a


través de una cooperación adecuada de las autoridades competentes para
perseguir, investigar y sancionar el delito de contrabando

Es necesario acotar que hemos vuelto a enfrentar una enorme disparidad en


la legislación vigente en cada país, así como en la manera en que las diversas
instituciones relacionadas reportan los datos relativos a las actividades de
contrabando y defraudación fiscal. Esto obedece a varios factores, desde la
realidad
de fronteras muy porosas entre territorios colindantes, pocos puestos fronterizos
formales frente a cientos de puntos ciegos por los que -más allá del trasiego de
armas y droga o la trata de personas- presuntamente se transporta una inmensa
cantidad de mercancías -desde huevos y cereales hasta combustibles y licores
finos- que luego se venden, en algunos países, de forma abierta en mercados
públicos de acceso libre a todos los sectores sociales, por medio de enormes
redes
de comercio informal que escapan a cualquier registro fiscal.

Cuando se utilizan vías alternas como puntos ciegos en las fronteras o la


incursión irregular en el territorio por vía aérea o marítima.

Hoy es incuestionable la necesidad de estudiar y analizar las causas y efectos que


sobre la sociedad tiene la economía criminal. Sin embargo, su magnitud, nivel de
incidencia, volumen o valor monetario real no ha sido medido o cuantificado de
manera suficiente. Recién en los últimos años, y por razones del impacto
económico, financiero, político, social y cultural que tienen las actividades ilícitas
en los países, es que se realizan esfuerzos para cuantificar el valor de dichas
actividades. La valoración monetaria de las actividades ilícitas es un proceso
complejo que parte del hecho de que a nivel internacional no hay una metodología
específica, aceptada y que goce de algún nivel de consenso para la medición de
este fenómeno. Las discrepancias existentes sobre metodologías o métodos de
cálculo para cuantificar la economía criminal en general, y el comercio ilícito en
particular, dificulta el estudio sistemático de la materia, pero aun así con los
instrumentos disponibles, es posible realizar investigaciones.

Dada la naturaleza del comercio ilícito, de esta actividad no se localizan registros


oficiales, y por lo mismo, es difícil determinar su cobertura y medición. Sin
embargo,
la actividad necesita ser investigada, monitoreada y cuantificada pues de eso
dependerá el éxito de las políticas orientadas a prevenirlo y combatirlo.

Un punto de partida para el estudio sistemático de la actividad ilícita, es contar con


más y mejores indicadores generados por las autoridades aduaneras de cada
país. En efecto, las administraciones tributarias de los países que tienen a su
cargo las aduanas pueden ser una fuente importante de información y sobretodo
de estudios acerca del tema, pues es de importancia para ellos contar con
estimaciones que permitan conocer la situación real del fenómeno.