Está en la página 1de 68

MÓDULO I: Marco

Legal de la actividad
minera
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 2

ÍNDICE
INTRODUCCIÓN .................................................................................................................... 3
I. INTRODUCCIÓN AL DERECHO MINERO ................................................................... 4
1.1. Concepto de Derecho Minero.- ...................................................................................... 4
1.2. Relaciones con otras ramas o disciplinas jurídicas.- .................................................. 5
1.3. Concepto de minería: ....................................................................................................... 9
II. OBLIGACIONES, DERECHOS DE LOS TITULARES DE CONCESIONES MINERAS
16
2.1. La Concesión Minera ..................................................................................................... 17
2.1.1. Naturaleza Jurídica de la Concesión Minera ..................................................... 18
2.2. El Sistema de entrega de Concesiones Mineras....................................................... 19
2.2.1. El proceso ordinario: el petitorio minero ............................................................. 19
2.2.2. Requisitos del Petitorio Minero ............................................................................. 21
2.2.3. Otras concesiones, Beneficio, Labor General y Transporte Minero ............... 26
2.3. Obligaciones y derechos de los Titulares Mineros .................................................... 29
III. LA PRODUCCIÓN MINERA.- ...................................................................................... 31
3.1. La penalidad por falta de producción minera. ............................................................ 32
3.2. El derecho de vigencia en las concesiones mineras. ............................................... 33
IV. CLASIFICACIÓN DE PRODUCTORES MINEROS .................................................... 43
4.1. La Minería de mayor escala.- ....................................................................................... 44
4.1.1. La Gran Minería ...................................................................................................... 44
4.1.2. La Mediana Minería................................................................................................ 45
4.2. La Minería de menor escala.- ....................................................................................... 48
4.2.1. Pequeña Minería .................................................................................................... 48
4.2.2. Minería Artesanal.................................................................................................... 52
4.2.3. Formalización de pequeños productores mineros y mineros artesanales que
operan sin concesión o en concesiones de terceros.- ..................................................... 57
4.2.4. Diferencia entre Minería Informar e Ilegal. ........................................................ 61
BIBLIOGRAFÍA .................................................................................................................... 66

2
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 3

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la historia, la minería ha sido una actividad fundamental para el


desarrollo de la economía peruana. Sin embargo, su función ha ido variando al
mismo tiempo que su importancia. En las épocas pre-inca e inca, por ejemplo, su
rol era ornamental. Los metales preciosos eran usados por la élite política y
religiosa, pero no formaban parte de los tributos que se debían pagar a los
Gobiernos.

En la actualidad, la minería es la columna vertebral de la economía del Perú.


Nuestro país ha logrado un sitial importante en la producción minera mundial,
ubicándose entre los primeros países productores de plata, cobre, zinc, estaño,
plomo y oro.

El presente texto está destinado a ofrecer un contenido tanto temático como legal
y busca analizar las disposiciones legales a través de los aspectos doctrinales y
jurídicos que regulan las actividades mineras, así como los derechos y
obligaciones de los titulares que se encuentran vinculados a estas actividades,
que son de gran importancia en el desarrollo socioeconómico de nuestro país.
Nadie duda de la tremenda importancia de la industria minera en el devenir del
hombre y en el desarrollo de la economía nacional. Esta afirmación no solo refleja
una verdad del momento sino del futuro. Los minerales han sido y son
indispensables para la vida del hombre y están presentes en todas las
manifestaciones del quehacer humano. Los minerales nos proporcionan energía,
luz, calor y materiales para la manufactura de equipos, maquinarias, utensilios de
la más diversa índole, armamentos, así como para la ejecución de obras de

3
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 4

infraestructura y construcciones en general. Sin los minerales la vida del hombre


sería literalmente imposible.

I. INTRODUCCIÓN AL DERECHO MINERO

1.1. Concepto de Derecho Minero.-

Antes de conceptualizar al Derecho Minero, primero veamos que el término


Derecho deriva de varias palabras latinas como por ejemplo Directum y Dirigere,
que significa conducir, guiar, llevar rectamente una cosa a un lugar determinado,
sin desviarse o torcerse; también los romanos lo llamaban IUS. En conclusión
diremos que la palabra Derecho tiene una incierta etimología. "El Derecho es
considerado como una ciencia que nos enseña a distinguir lo que es justo de lo
que no lo es, porque en nuestras relaciones nos comportamos respetando las
normas jurídicas y éticas.

Asimismo, el Derecho no es un producto de naturaleza física, como por ejemplo,


una roca, ni de naturaleza biológica, como por ejemplo, la piña o el conejo. Por el
contrario, el Derecho es obra del hombre, es algo que los seres producen en su
vida social, respondiendo a unos motivos y proponiéndose la realización de unas
finalidades.

El Derecho pertenece al campo de la cultura, por ese motivo, se presenta como un


conjunto de normas elaboradas por los hombres con el propósito de realizar
determinados valores en su existencia social; claro que con esta caracterización
no se especifica lo esencialmente característico del Derecho.

De acuerdo a lo mencionado podemos definir al "Derecho Minero como aquella


parte del ordenamiento jurídico público y privado que regula lo concerniente al
dominio originario de las substancias minerales, las actividades relativas a la
4
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 5

adquisición, constitución, funcionamiento, conservación y pérdida de la propiedad


de las minas y aquellas actividades auxiliares de la industria minera, así como
también las relaciones que de estas actividades derivan". Asimismo, al Derecho
Minero se le denomina también Derecho de Minería o Derecho de las Minas.

1.2. Relaciones con otras ramas o disciplinas jurídicas.-

Trataremos de precisar ahora, escuetamente, la posición del Derecho Minero


frente a aquellas ramas del Derecho con las cuales tenga una relación más íntima
y con otras disciplinas que se presentan como ciencias auxiliares suyas. Digamos
antes, a fin de evitar equívocos, que para nosotros el Derecho Minero ha logrado
alcanzar una completa autonomía, ya sea en el campo de la legislación o en el
didáctico y científico, pues universalmente esta disciplina no sólo ha sido ordenada
en cuerpos orgánicos y sistemáticos, sino que es objeto de especialísima
enseñanza como materia de especulación propia y singular.

Si bien el Derecho Minero aparece, en muchos casos, integrado por principios o


normas que derivan de las otras ramas del Derecho, ello no significa que guarde
alguna relación de dependencia respecto de estas. Es que el Derecho de las
minas -como escribe Abbate-, por su naturaleza científica, presenta esta
posibilidad (la de la sistematización orgánica, completa y autónoma) no menos
que por la importancia de la materia.

Vivacqua expresa, en el mismo sentido, que la conveniencia práctica de


independizar el Derecho Minero se impone por la propia naturaleza e importancia
de éste, además se justifica por la utilidad de definir y sistematizar sus principios y
reglas como el objetivo de facilitar su conocimiento, aplicación y
perfeccionamiento.

5
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 6

a.- Con el Derecho Constitucional, el Derecho Minero se halla en más íntima y


directa relación. "El Derecho Constitucional -dice Abbate- es el primero por
importancia, ya que, más que rama, puede decirse que constituye el tronco del
cual todas las ramas se desarrollan y toman vida, base sobre la que todas las
ramas se fundan".

b.- Con el Derecho Administrativo, tiene también estrecha relación el Derecho


Minero. "Debemos recordar -expresa Ezequiel- y de manera especial que el
Derecho Minero formaba un capítulo administrativo en los regímenes legales
científicos y que, al alcanzar un desarrollo que le permitió llevar una vida
independiente, siguió participando de la misma naturaleza de su fuente. Esto que
recordamos sobre relativo la naturaleza del Derecho Minero nos habla bien
claramente de las relaciones íntimas y variadas entre la ciencia jurídica minera y el
Derecho Administrativo. Aún cuando genéticamente el Derecho Minero sea una
derivación del Administrativo, actualmente ambos vuelven en esferas totalmente
independientes.

Queda dicho de este modo que compartimos la posición de algunos autores que
sostienen que el Derecho Minero es parte del Administrativo bajo la afirmación de
que la tarea del primero, considerada en relación al segundo, consiste en
especificar y desarrollar ciertos institutos con éste último, según las exigencias de
la economía minera y con análoga situación en la que se halla el Derecho Agrario
respecto al Civil. Así, se sostiene, que la esfera de las relaciones del Derecho
Público es atinente a la actividad minera; Derecho Administrativo es el Derecho
ordinario y general de la materia, y el Derecho Minero el especial. Tal es la
posición de Abbate. Desde luego que tanto en el campo administrativo como en el
minero, el Estado desarrolla una actividad similar ya que tiende al bienestar
colectivo, mas resulta evidente que la equivalencia en la actuación de uno de los
sujetos y la forma como se concretiza esa actuación no basta para concluir en la
existencia de una relación de dependencia entre estas dos ramas del Derecho.
6
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 7

Entre nosotros, enseña Rafael Bielsa: "El Derecho de Minería también está
vinculado al Derecho Administrativo, en cuanto la propiedad privada de las minas
de las dos primeras categorías, en nuestro régimen legal, es siempre adquisición
derivada, ya que la propiedad originaria es del Estado. Y tanto los modos de
adquisición como de conservación de ella están sometidos a un régimen
esencialmente administrativo, según veremos al ocuparnos de la adquisición y de
la explotación de las minas".

No puede caber duda que la actuación de un mismo sujeto (el Estado), la similitud
de ciertos institutos (permiso y concesión), la naturaleza de las cosas sobre las
que versa uno y otro Derecho (cosas del dominio público) y tantas otras
características, colocan al Derecho Minero y al Administrativo en permanente e
íntimo contacto.

c.- Con otras ramas del Derecho, también se relaciona; con el Derecho Penal,
con el Procesal, Civil y Penal, con el Financiero, con el Industrial, con el
Internacional y con el Obrero (Laboral). Sólo nos ocuparemos, y por cierto
brevemente, de las relaciones con estas tres últimas ramas del Derecho.
Podernos afirmar que las relaciones del Derecho Minero con el Civil son
amplísimas. Como lo señala Joaquín V. González: "Hay una vasta esfera en la
vida del Derecho, en la cual ambas especies de bienes (mina y suelo) tienen un
funcionamiento análogo y acaso a veces idéntico, pero es también indudable que
la mina, por su naturaleza y su destino especial, se aparta pronto del concepto
común de los bienes para determinar una excepcional, una singular dirección de la
actividad humana en cuanto a su apropiación y goce. Aquí es donde comienza el
imperio del Derecho Minero, separándose del Civil".

Lo cierto es que el Derecho Minero se nutre de las nociones fundamentales dadas


por el Derecho Civil. Ya dijimos que nuestro Código de minería dispone
7
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 8

expresamente que: "Las minas forman una propiedad distinta del terreno en que
se encuentran, pero se rigen por los mismos principios de la propiedad común,
salvo las disposiciones especiales de este código" (art. 11°). Y el artículo 343
establece, en el mismo sentido, que: "La sociedad conyugal, lo mismo que los
demás actos y contratos de minas, está sujeta a las leyes comunes en cuanto no
esté establecido en este código o contraríe sus disposiciones". Estas normas, que
contienen casi todos los ordenamientos jurídicos mineros, demuestran que el
Derecho de las minas no sólo se vincula al Derecho Civil, sino que se logra con
normas y principios propios de esta disciplina; verbigracia, las nociones de
persona, propiedad, posesión, contratos, etcétera, no las suministra el Derecho
Minero, sino el común, que es al que hay que recurrir cuando se alude a ellas
dentro del campo de la especialidad de éste.

Lo expuesto precedentemente tiene también validez cuando hay que referirse a


las relaciones que tiene este Derecho con el Comercial, dado que éste le
suministra aquellos principios generales vinculados con determinados institutos.
Expresa Vivacqua que: "Esa legislación singular (se refiere a la minera) penetra
también en el campo del Derecho Comercial, instituyendo reglas sobre la venta de
la producción minera. Por último, en lo que se refiere a la vinculación del Derecho
Minero con el del Trabajo, ella aparece nítidamente en las normas contenidas en
los ordenamientos jurídicos, donde se regula lo relacionado con el trabajo en las
minas y la protección del obrero empleado en estas. La industria minera, que ha
sido considerada como peligrosa, impone la sanción de normas protectoras para
el personal ocupado en las labores mineras, las cuales requieren un carácter de
especialidad que solo puede ser dado por el Derecho Minero.

Así, lo relativo a la capacidad de los obreros para emprender labores


subterráneas, la duración de la jornada de trabajo, las condiciones técnicas a que
debe ajustarse la explotación en cuanto a seguridad e higiene, etcétera, aparecen

8
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 9

regulados por el Derecho Minero, pero ajustándose a aquellos principios


fundamentales que sienta el Derecho del Trabajo.

El Derecho Minero se relaciona, asimismo, con algunas disciplinas científicas,


como la Geología, la Mineralogía y la Petrografía. La primera, que tiene por objeto
el estudio de la tierra, interesa en alto grado al Derecho Minero, puesto que es esa
ciencia la que proporciona los datos necesarios acerca del conocimiento del suelo
y del subsuelo y de la composición de ambos. "La importancia de esta ciencia -
dicen L.P Navarro y O. Cendrero-, desde el punto puramente especulativo, es
grande: nada puede interesar más al hombre que conocer su propia morada. En el
aspecto utilitario, bastará recordar que las primeras materias de la industria
minera, los materiales de construcción, las piedras preciosas o de adorno, la
fabricación de abonos químicos, etcétera, se estudian en la Geología".

La Mineralogía y la Petrografía, que tienen por objeto el estudio de los minerales y


las rocas, respectivamente, y que son los elementos que componen la corteza
terrestre, son también ciencias auxiliares del Derecho Minero y las condiciones
bajo las cuales se ha permitido la explotación a los particulares y al propio Estado,
cuando actúa como persona de Derecho privado.
A continuación veremos un cuadro sinóptico de las relaciones del Derecho Minero
con las disciplinas jurídicas y no jurídicas mencionadas líneas arriba:

1.3. Concepto de minería:

Cuando hablamos de la minería nos estamos refiriendo al aprovechamiento de


todos los minerales e incluso a los hidrocarburos a través de un conjunto de
etapas, es decir, la minería, es el proceso de explotación integrado que va desde
la búsqueda de las sustancias mineras hasta su venta como materia prima al
consumidor final. Minería, designa las actividades que tienen por finalidad extraer
y aprovechar minerales. En la ley peruana, abarca todas las actividades
9
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 10

relacionadas con el cateo, la prospección, la exploración y la explotación de los


depósitos minerales existentes en el suelo y subsuelo. Por razones técnicas y
legales la minería se divide en dos áreas:

La minería se considera como la obtención selectiva de minerales y otros


materiales (salvo materiales orgánicos de formación reciente) a partir de la corteza
terrestre. La minería es una de las actividades más antiguas de la humanidad.
Se puede decir que la minería surgió cuando los predecesores de los seres
humanos empezaron a recuperar determinados tipos de rocas para tallarlas y
fabricar herramientas. Al principio, la minería implicaba simplemente la actividad,
muy rudimentaria, de desenterrar el silex u otras rocas. A medida que se vaciaban
los yacimientos de la superficie, las excavaciones se hacían más profundas, hasta
que empezó la minería subterránea.

Por lo general, la minería tiene como fin obtener minerales o combustibles. Un


mineral puede definirse como una substancia de origen natural con una
composición química definida y unas propiedades predecibles y constantes. Un
recurso mineral es un volumen de la corteza terrestre con una concentración
anormalmente elevada de un mineral o combustible determinado. Se convierte en
una reserva si dicho mineral, o su contenido, se puede recuperar mediante la
tecnología del momento con un costo que permita una rentabilidad razonable de la
inversión en la mina.

10
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 11

Hay gran variedad de materiales que se pueden obtener de dichos yacimientos.


Pueden clasificarse como sigue:
Metales: se incluyen los metales preciosos (el oro, la plata y los metales del grupo
platino), los metales siderúrgicos (hierro, níquel, cobalto, titanio, vanadio y cromo),
los metales básicos (cobre, plomo, estaño y zinc), los metales ligeros (magnesio y
aluminio), los metales nucleares (uranio, radio y torio) y los metales especiales
como el litio, el germanio, el galio y el arsénico.

Minerales industriales: incluyen los de potasio y azufre, el cuarzo, la trona, la sal


común, el amianto, el talco, el feldespato y los fosfatos.
Materiales de construcción: incluyen la arena, la grava, los áridos, la arcilla para
ladrillos, la caliza y los exquisitos para la fabricación de cemento. En este grupo
también se incluyen la pizarra para tejados y las piedras pulidas como el granito, el
travertino o el mármol.

Gemas: incluyen los diamantes, los rubíes, los zafiros y las esmeraldas.

Combustibles: incluyen el carbón, el lignito, la turba, el petróleo y el gas (aunque


generalmente éste último no se considera producto minero). El uranio se incluye
con frecuencia entre los combustibles.

Existen cuatro sistemas fundamentales de extracción minera: la minería de


superficie (que incluye las canteras, tajo abierto), la minería subterránea, la
minería por dragado (que incluye la minería submarina) y la minería por pozos de
perforación.

A.- Sistemas de extracción


Minería de Superficie

11
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 12

La minería de superficie es el sector más amplio de la minería y se utiliza para


más del 60% de los materiales extraídos. Las minas a cielo abierto suelen ser de
metales; en las explotaciones al descubierto se suele extraer carbón, las canteras
suelen dedicarse a la extracción de materiales industriales y de construcción, y en
las minas de placer se suelen obtener minerales y metales pesados (con
frecuencia oro, pero también platino, estaño y otros).

Minas a Cielo Abierto


Son minas de superficie que adoptan la forma de grandes fosas en tenaza cada
vez más profundas y anchas.

La extracción empieza con la perforación y voladura de la roca. Esta se carga en


camiones con grandes palas eléctricas o hidráulicas, o con excavadoras de carga
frontal, y se retira del foso.

El material clasificado como mineral se transporta a la planta de recuperación,


mientras que el clasificado como desecho se vierte en zonas asignadas para ello.
A veces, existe una tercera categoría de material de baja calidad que puede
almacenarse por si en el futuro pudiera ser rentable su aprovechamiento.

Muchas minas empiezan como minas de superficie y, cuando llegan a un punto en


que es necesario extraer demasiado material de desecho por cada tonelada de
mineral obtenida, empiezan a emplear métodos de minería subterránea.

Explotaciones al Descubierto
Las explotaciones al descubierto se emplean con frecuencia, aunque no siempre,
para extraer carbón y lignito. La principal diferencia entre estas minas y las de
cielo abierto es que el material de desecho extraído para descubrir la veta de
carbón, en lugar de transportarse a zonas de vertido lejanas, se vuelve a dejar en
la cavidad creada por la explotación reciente.
12
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 13

Canteras
Las canteras son bastantes similares a las minas a cielo abierto y el equipo
empleado es el mismo. La diferencia es que los materiales extraídos suelen ser
minerales de construcción. Casi todo el material se transforma en productos.
Minería Subterránea
La minería subterránea se puede subdividir en minería de roca blanda y minería
de roca dura.

Minería Subterránea de Roca Blanda: El Carbón


En la minería de roca blanda se perforan, en la veta de carbón, dos túneles
paralelos separados por unos 300 metros. Se abre una galería que une ambas
entradas y una de las paredes de dicha galería se convierte en el frente de trabajo
para extraer el carbón.

Minería Subterránea de Roca Dura: Metales y Minerales


En la mayoría de las minas de roca dura, la extracción se realiza mediante
perforación y voladura.
Para poder acceder al yacimiento de mineral hay que excavar una red de galerías
de acceso, que se suele extender por la roca de desecho que rodea el yacimiento.
La minería subterránea es la más peligrosa, por lo que se prefiere emplear alguno
de los métodos superficiales siempre que resulte posible.

Minería por pozos de perforación


Numerosos materiales pueden extraerse del subsuelo a través de un pozo de
perforación sin necesidad de excavar galerías y túneles. Así ocurre con los
materiales líquidos como el petróleo y el agua.

Yacimiento mineral
Mineral:
13
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 14

El concepto de mineral tiene varias connotaciones en sus diferentes estructuras,


ya sean estos bienes muebles e inmuebles de acuerdo a la etapa en que se
encuentre. Asimismo, se puede definir como mineral a cualquier sustancia
inorgánica que se encuentra en la naturaleza y puede extraerse para ser
aprovechada en estado sólido, líquido o gaseoso. Los minerales son la materia
prima a extraer de los yacimientos o depósitos naturales8. Constituyen recursos
imprescindibles que, una vez transformados, serán utilizados por el hombre para
satisfacer sus necesidades.

Definidos también como sustancias inorgánicas naturales, ni animales, ni gases


combustibles naturales. De acuerdo con este criterio, la ley minera considera toda
sustancia valiosa, inerte o inanimada, formada o depositada en su presente
posición, solamente a través de agentes naturales y que se encuentren, ya sea en
el interior del suelo o en la superficie, sea en las rocas subyacentes".
(Enciclopedia Jurídica OMEBA) vegetales, los minerales son la fuente de los
metales valiosos, extraídos como menas.

En general, los minerales son sustancias sólidas, siendo los únicos líquidos el
mercurio y el agua. Todas las rocas que constituyen la corteza terrestre están
formadas por minerales. Los depósitos de minerales metálicos de valor económico
se denominan yacimientos y la explotación de estos metales es la que ofrece
interés.

Yacimiento Mineral:
El yacimiento mineral es llamado también "yacimiento minero". Contiene los
minerales en gran proporción y se puede encontrar una gran variedad de estos,
los que son susceptibles de explotación. En conclusión:
Es el depósito donde naturalmente se hallan los minerales (existencia geológica).
Es la concurrencia de uno o más minerales útiles, susceptibles de explotarse
económicamente (existencia económica).
14
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 15

Según García Montufar (citado por Martín Belaunde): "Cualquier depósito de


minerales no es un yacimiento mineral. A los mineros les interesa concentraciones
de mineral que produzcan ganancias".

Mina:
En primer lugar, cuando se habla de mina se viene a la mente la explotación de
los diversos minerales que se puedan encontrar, pero antes de poder definir el
concepto de la mina, diremos que, etimológicamente, el término mina tiene su
origen en el vocablo minare que equivale a "conducir", de donde se puede deducir
que la mina es un conducto y por su extensión se aplica el término mineral.

Es la excavación por medio de pozos, galerías, túneles, socavones o tajos


abiertos para la extracción y explotación de minerales (naturaleza explotada por el
hombre). Es el lugar donde se acumulan o encuentran los minerales por obra de la
naturaleza, sinónimo de yacimiento pero desde un aspecto dinámico.

Es el derecho otorgado por el Estado para la exploración y explotación de un


depósito minero (otorgamiento de concesión minera).

"La noción técnica de mina conlleva el de yacimiento, veta o filón y adquiere


vida jurídica con la concesión estatal...", solicitada por el interesado y otorgada por
el Estado a través del INACC. "El concepto de mina lleva inserto el de su trabajo
por el hombre: es el yacimiento en un concepto dinámico"9.

Escriche dice que es "aquella parte de la tierra en que se forman metales o


minerales"10; Antonio Aguilar García la define como "las sustancias útiles del
reino minero, cualquiera que sea su origen y forma de yacimientos, hállense en el
interior de la tierra o en la superficie."11.

15
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 16

Isidro Liesa de Sus da un concepto globalizador de la mina al decir que significa


"depósito de minerales que constituyen propiedad (aspecto civil) y conjunto de los
requisitos legales necesarios para la investigación y para la concesión hasta llegar
a la explotación minera"12.
El concepto que más se asemeja a la mina es el que se define como "todo
yacimiento mineral o recurso geológico del que puede extraerse, mediante su
explotación industrial con el uso de técnicas mineras, una utilidad económica
rentable para la comunidad"13. Considero que se puede concluir con esta postura
porque hay que entender no sólo el lugar donde se encuentra el yacimiento, sino,
además, que el mismo sea explotado con técnica minera, constituyendo dicha
explotación una actividad industrial propia o singular.

II. OBLIGACIONES, DERECHOS DE LOS TITULARES DE CONCESIONES


MINERAS

Son sujetos del Derecho Minero, el cateador o prospector y el concesionario


minero investido de la facultad de aprovechar económicamente los yacimientos
16
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 17

otorgados por el Estado por exploración y explotación. Es también sujeto de


Derecho Minero el que beneficia los minerales. Interviene también el metal trader
que puede representar intereses foráneos para vender el mineral concentrado
(beneficiado) en el mercado extranjero.

El Estado viene a ser el sujeto principalísimo y activo de esta rama del Derecho,
es el que regula esta actividad, concede el derecho para ejercer la actividad
exploratoria y extractiva, fiscaliza el cumplimiento de las obligaciones, impone las
sanciones, etc.

A través del título minero se adquieren derechos y obligaciones, esto es de


acuerdo a qué tipo de concesión minero otorga el estado. Da una relación jurídica
entre los mineros, el Estado y los propietarios del suelo donde se encuentran los
yacimientos mineros, producto del proceso de industrialización minera y sirve para
la solución a los conflictos de intereses generados por las actividades mineras de
prospección, cateo, exploración, explotación, beneficio, transporte y el comercio
de minerales.

2.1. La Concesión Minera

Antes de hablar del sistema de entrega de Concesiones Mineras, es importante


definir en qué consiste ésta; así, la concesión es el acto por el cual se otorga el
derecho a un sujeto para el uso o explotación de bienes del Estado y para la
prestación de un servicio público o la realización de una obra pública, la cual
implica la adquisición de derechos que antes no se tenía.

La concesión minera es el conjunto de derechos y obligaciones que otorga el


Estado (materializado en un título) y que confiere a una persona natural, jurídica o

17
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 18

al propio Estado, la facultad para desarrollar las actividades de exploración y


explotación de la extensión del área o terreno solicitado.

Es decir, la concesión es el acto jurídico reglado, en cuya virtud el Estado se


desprende de una porción de su dominio para entregar su titularidad a él mismo
como persona de derecho privado o a los particulares. Puede ser entregado por
tiempo indeterminado o determinado.

2.1.1. Naturaleza Jurídica de la Concesión Minera

Es un acto jurídico administrativo emanado de la autoridad competente,


entendiendo al acto administrativo desde el punto de vista material y formal.
Considerado el acto desde el punto de vista material, habrá que referirse a su
contenido y, por ello, sería un acto administrativo en sentido material, toda
manifestación de voluntad de un órgano del Estado, sea éste administrativo,
legislativo o judicial, con tal que la substancia, el contenido sea de carácter
administrativo. Por ello, puede considerarse acto administrativo en sentido
material, el emanado de un órgano legislativo, como sería la aprobación de un
presupuesto; por otra parte, también la ley en sentido formal, o medidas de
carácter interno de las cámaras: así el nombramiento, ascenso y licencia del
personal.

En el mismo sentido, pueden producir actos administrativos desde el punto de


vista material, las autoridades judiciales. En el sentido formal se caracteriza el acto
administrativo teniendo en cuenta la naturaleza del órgano del que emana y, por lo
tanto, serán actos administrativos los que emanen de un órgano administrativo en
el cumplimiento de sus funciones.

18
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 19

En conclusión, a la noción conceptual del acto administrativo puro, que lo será


desde el punto de vista material y formal, podemos decir que el acto administrativo
puro es una declaración concreta de voluntad de un órgano de la administración
activa en el ejercicio de su potestad administrativa.

Dentro de los actos administrativos encontramos dos clases:

-Actos Administrativos Internos: Se consideran actos internos, porque no pueden


producir efectos respecto a los particulares, como las órdenes de un superior, la
sanción disciplinaria a un servidor público, etc.

-Actos Administrativos Externos: Son aquellos actos que trascienden la esfera de


la administración, pues van dirigidos a los particulares, como puede ser una
licencia, una multa, una concesión, etc.

En conclusión, cuando decimos que la concesión minera es un acto administrativo,


estamos refiriéndonos a los actos administrativos externos.

2.2. El Sistema de entrega de Concesiones Mineras


2.2.1. El proceso ordinario: el petitorio minero

Es el procedimiento técnico y legal que tiene por objeto obtener del Estado,
representado por el Instituto Nacional de Concesiones y Catastro Minero (INACC),
una concesión minera que nos permitirá desarrollar las actividades de exploración
y explotación del yacimiento.

El Procedimiento Ordinario Minero se encuentra regulado en los artículos 117° y


128° del TUO de la Ley General de Minería - D.S. N° 014-92-EM y entre los
artículos 12° al 25° del Reglamento de Procedimientos Mineros - D.S. N° 18-92-
EM.
19
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 20

Este procedimiento se inicia con la formulación del petitorio minero. En este


sentido, definimos al PETITORIO MINERO como la solicitud y trámite
administrativo de una concesión minera, que una vez concluido su trámite de
titulación, pasará a denominarse concesión minera. (Denominación que adopta la
Ley General de Minería D.S. N° 014-92-EM y el Reglamento de Procedimientos
Mineros D.S. 018-92-EM).

El inicio del procedimiento minero se realiza de la siguiente manera:

A. Los petitorios mineros se presentarán en cualquiera de las oficinas regionales


del Registro Público de Minería, que actuarán, para estos efectos, como oficinas
de trámite documentario, únicamente. Dichas oficinas estarán interconectadas con
la sede central del Registro Público de Minería.

B. Al recibir los petitorios de concesiones mineras, los encargados de Mesa de


Partes de la Oficina del Registro Público de Minería deberán extender el código
correspondiente en el libro de petitorios.

Los petitorios en los que se hayan omitido los recibos de pago del derecho de
vigencia y/o derecho de trámite, y aquellos en que no se hubiera consignado la
información sobre las coordenadas U.T.M. del área pedida, serán rechazados por
la Oficina de Concesiones Mineras.

Los petitorios en los que no se ha identificado correctamente la cuadrícula o


conjunto de cuadrículas por error en las coordenadas U.T.M., por falta de
colindancia por un lado dentro del conjunto de cuadrículas solicitadas o por
exceder el área máxima establecida por la ley, los peticionados sin cumplir con lo
establecido por los artículos 65° y 68° de la ley, los peticionados por extranjeros en
zona de frontera, cuya solicitud sea expresamente desaprobada o que,
20
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 21

transcurridos seis (6) meses de dicha solicitud, se acojan al silencio Negativo y


consideren su solicitud como denegada y consentida, y los petitorios formulados
en áreas de no admisión de denuncios, no serán ingresados al sistema de
cuadrículas o se retirarán de ella, según sea el caso, y serán declarados
inadmisibles por la Oficina de Concesiones Mineras, archivándose los actuados.
C. Los petitorios que adolezcan de alguna omisión, con excepción de lo indicado
en el segundo párrafo anterior, podrán ser subsanados dentro de los diez (10) días
hábiles, siguientes a la fecha de notificación de la omisión.

El pago del derecho de vigencia se determinará utilizando el tipo de cambio venta,


correspondiente al último día hábil anterior a la fecha de pago que publique la
Superintendencia de Banca y Seguros en el Diario Oficial El Peruano.

2.2.2. Requisitos del Petitorio Minero

Se presentará por escrito, en original y una copia, y contendrá la siguiente


información:

a) Los nombres, apellidos, nacionalidad, estado civil, domicilio, número de Libreta


Electoral o de Carné de Extranjería del peticionario, así como los nombres,
apellidos y nacionalidad del cónyuge, de ser el caso.

Si el petitorio fuere formulado por dos (2) o más personas, se indicará, además,
los nombres, apellidos, domicilio y el número de la Libreta Electoral o Carné de
Extranjería del apoderado común, con quien la autoridad minera se entenderá
durante la tramitación de todo el expediente.

Si el petitorio fuere formulado por una persona jurídica, se señalarán los datos de
su inscripción en el Registro Público de Minería, así como los datos generales de
21
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 22

su representante legal. En el caso que la persona jurídica aún no se encontrase


inscrita, podrá presentarse la copia del cargo de presentación de la Escritura
Pública de constitución en la que conste la fecha de ingreso al registro.

En cualquier caso, se señalará domicilio dentro del radio urbano de la ciudad sede
de la Oficina del Registro Público de Minería ante la cual se presente el petitorio.
b) Nombre del petitorio;
c) Distrito, provincia o región donde se encuentra ubicado el petitorio;
d) Clase de concesión, según se trate de sustancias metálicas o no metálicas;
e) Identificación de la cuadrícula o de la poligonal cerrada del conjunto de
cuadrículas solicitadas, con coordenadas UTM, indicando el nombre de la carta y
zona en que se ubica el petitorio.
f) Extensión superficial del área solicitada, expresada en hectáreas;
g) Identificación de la cuadrícula o conjunto de cuadrículas colindantes, al menos
por un lado, sobre las que se solicita la concesión, respetando derechos
preexistentes; y,
h) Nombres, apellidos y domicilio del propietario del terreno superficial donde se
ubique la concesión minera solicitada, en caso fuere conocido.
i) Compromiso previo en forma de declaración jurada del peticionario, mediante la
cual se compromete a:
-Realizar sus actividades productivas en el marco de una política que busca la
excelencia ambiental.
-Actuar con respeto frente a las instituciones, autoridades, cultura y costumbres
locales, manteniendo una relación propicia con la población del área de influencia
de la operación minera.
-Mantener un diálogo continuo y oportuno con las autoridades regionales y locales,
la población del área de influencia de la operación minera y sus organismos
representativos, alcanzándoles información sobre sus actividades mineras.
-Lograr con las poblaciones del área de influencia de la operación minera una
institucionalidad para el desarrollo local, en caso se inicie la explotación del
22
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 23

recurso, elaborando estudios y colaborando en la creación de oportunidades de


desarrollo, más allá de la vida de la actividad minera.
-Fomentar preferentemente el empleo local, brindando oportunidades de
capacitación requeridas.
-Adquirir preferentemente los bienes y servicios locales para el desarrollo de las
actividades mineras y la atención del personal, en condiciones razonables de
calidad, oportunidad y precio, creando mecanismos de concertación apropiados.

2) A la solicitud deberán adjuntarse los siguientes documentos:


a) Recibo de pago del derecho de vigencia correspondiente al primer año;
b) Recibo de pago del derecho de tramitación equivalente al 10% de una UIT;
y
c) Calificación de pequeño productor minero, de ser el caso.

D. Los petitorios podrán ser presentados por cualquier persona, sin necesidad de
autorización o poder del peticionario.

E. Todos los petitorios de concesiones mineras deberán publicarse por una sola
vez en el Diario Oficial El Peruano.

Las publicaciones deberán contener la siguiente información: nombre del petitorio,


titular, domicilio, coordenadas U.T.M. de los vértices de la cuadrícula o conjunto de
cuadrículas solicitadas, hoja de la carta nacional a la que pertenece, sustancia,
extensión, departamento, provincia y distrito donde se ubica y fecha y hora de
presentación.

F. Si el petitorio reúne los requisitos exigidos por el artículo 17 del reglamento, el


jefe de la Oficina de Concesiones Mineras, dentro de los siete (7) días hábiles
siguientes a la presentación del petitorio, notificará al interesado, adjuntando los
avisos para su publicación y, en su caso, para su fijación.
23
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 24

La publicación deberá realizarse dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a
la fecha de notificación del aviso correspondiente. Simultáneamente a la
notificación al peticionario, el jefe de la Oficina de Concesiones Mineras notificará
sobre el nuevo petitorio a los titulares de petitorios o concesiones mineras
anteriores, cuyas áreas se encuentren ubicadas en parte de la misma cuadrícula o
conjunto de cuadrículas peticionadas.

Dentro de los sesenta (60) días naturales siguientes a la fecha de publicación, el


interesado deberá entregar las páginas enteras en las que conste la publicación
de los avisos a la Oficina del Registro Público de Minería correspondiente.

G. Dentro de los treinta (30) días hábiles siguientes a la recepción de la


publicación de los avisos, de no mediar oposición, la Oficina de Concesiones
Mineras emitirá los dictámenes técnico y legal correspondientes.

Dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes de emitidos los dictámenes, bajo
responsabilidad del jefe de la Oficina de Concesiones Mineras, el expediente
deberá ser elevado al jefe del Registro Público de Minería para la expedición de la
resolución correspondiente.

La resolución expedida por el jefe del Registro Público de Minería deberá ser
notificada al peticionario y demás interesados en el respectivo procedimiento.
El jefe del Registro Público de Minería, con los dictámenes técnico y legal
favorables, otorgará el título de la concesión minera, no antes de treinta (30) días
calendarios de efectuada la última publicación a que se refiere el artículo 19°.

H. En caso de petitorios, cuyas cuadrículas comprendan terrenos ocupados por


monumentos arqueológicos o históricos, Red Vial Nacional, oleoductos, cuarteles,
puertos u obras de defensa nacional o Instituciones del Estado con fines de
investigación científico - tecnológico, en el título de concesión correspondiente se
24
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 25

indicará la obligación de respetar la integridad de las referidas construcciones e


instalaciones.

I. El título de la concesión minera deberá contener la misma información exigida


por el numeral 1) del artículo 17° del reglamento y, en su caso, la identificación de
las áreas de los petitorios o concesiones mineras anteriores con coordenadas
UTM, que deberán ser respetadas por el nuevo concesionario.

J. Para efectos de lo dispuesto en el artículo 124° de la ley, el Registro Público de


Minería, dentro de los primeros quince (15) días de cada mes, publicará en el
Diario Oficial El Peruano la relación de las concesiones mineras, cuyos títulos
hubieren sido otorgados durante el mes inmediato anterior. Dicha relación
contendrá la siguiente información:
a) Nombre de la concesión minera
b) Número de partida
c) Nombres y apellidos del titular
d) Coordenadas UTM de la cuadrícula o de la poligonal cerrada del conjunto
de cuadrículas que forman parte de la concesión.
e) Áreas que deberá respetar el concesionario, identificadas con coordenadas
UTM.
f) Número y fecha de la resolución de otorgamiento del título.

K. Contra la resolución del jefe del Registro Público de Minería que otorga el título
de la concesión minera, podrá interponerse un recurso de revisión ante el Consejo
de Minería, dentro de los quince (15) días hábiles siguientes a la fecha de
publicación a que se refiere el artículo anterior. Vencido dicho plazo, sin que medie
impugnación, el jefe de Trámite Documentario del Registro Público de Minería
extenderá una anotación indicando que el título no ha sido impugnado.

25
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 26

2.2.3. Otras concesiones, Beneficio, Labor General y Transporte Minero

La Concesión de Beneficio

El "beneficio" es el conjunto de procesos físicos, químicos y/o físico-químicos que


se realiza para extraer o concentrar las partes valiosas de un agregado de
minerales, y/o para purificar, fundir o refinar metales, comprendiendo las
siguientes etapas: (I) preparación mecánica, (II) metalurgia; y, (III) refinación. La
concesión de beneficio otorga a su titular el derecho para realizar las actividades
mencionadas.

El solicitante de una concesión de beneficio, deberá presentar una solicitud a la


DGM con información básica de la empresa y del proyecto, adjuntando, copia del
cargo de presentación del Estudio de Impacto Ambiental ante la Dirección General
de Asuntos Ambientales Mineros; Autorización de Uso de Aguas, una Declaración
Jurada de Compromiso Previo, acuerdos que acrediten que se cuenta con los
derechos superficiales del área del proyecto y los comprobantes de pago por
Derecho de Vigencia correspondiente al primer año y por Derecho de Tramitación
equivalente a 20% de una UIT.

El solicitante pagará por Derecho de Vigencia, un monto computado según la


siguiente escala:

RANGO Monto del Derecho de Vigencia


Hasta 350 TM/día 0,0014 de una UIT por cada TM/día
350 a 1,000 TM/día 1 UIT
1,000 a 5,000 TM/día 1,5 UIT
Cada 5,000 TM/día en exceso 2 UIT

26
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 27

La TM/día se refiere a la capacidad instalada de tratamiento y, en caso de


ampliaciones, sólo se pagará sobre el incremento de capacidad

A la solicitud de concesión de beneficio se adjuntará la información técnica del


proyecto requerida en el artículo 35° del Reglamento de Procedimientos Mineros.

Si la solicitud cumple con los requisitos indicados, la DGM notificará al interesado


para que se acerque a recoger los avisos para su publicación.

Una vez notificado, el interesado deberá recoger los avisos dentro de los 14 días
hábiles siguientes

La publicación deberá realizarse dentro de los 30 días hábiles siguientes a la


recepción de los avisos en el Diario Oficial El Peruano y en el diario encargado de
la publicación de los avisos judiciales de la capital de la provincia en donde se
encuentre ubicada la concesión. En caso de no existir diario, se fijarán avisos por
7 días en las respectivas oficinas del INGEMENT. Las publicaciones deberán
contener un resumen de la información exigida en al artículo 35° del Reglamento
de Procedimientos Mineros.

Dentro de los 30 días hábiles siguientes a la fecha de publicación, el interesado


deberá entregar a la DGM las páginas enteras, en las que conste la publicación de
los avisos.

Entregando los avisos, y de no mediar oposición, la DGM evaluará si la solicitud


se adecua a las normas de seguridad, vivienda, salud, bienestar minero e impacto
ambiental, y expedirá resolución en un plazo que no excederá de 30 días hábiles.

Concluida la construcción e instalación de la planta de beneficio, el interesado


dará aviso a la DGM parta que ordene una inspección a fin de comprobar que las
27
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 28

mismas se han efectuado de conformidad con el proyecto original, en lo que se


refiere a seguridad e higiene minera e impacto ambiental. Deberá acompañarse la
autorización de vertimientos de residuos industriales que corresponda.

La diligencia de inspección deberá realizarse dentro de los 60 días naturales


siguientes a la fecha en que solo fue solicitada. Si la inspección es favorable, la
DGM otorgará el título de concesión.

La Resolución que otorgará el título de concesión de beneficio autoriza el


funcionamiento de la planta, así como el uso de las aguas solicitadas y el sistema
de vertimientos de los líquidos industriales y domésticos. La Resolución deberá
transcribirse al INGEMENT para su inscripción en la partida correspondiente.

La concesión de Labor General y Transporte Minero

“Labor General” es toda actividad minera que presta servicios auxiliares tales
como ventilación, desagüe Izaje o extracción a dos o más concesiones otorgadas
a distintos concesionarios. La concesión de labor general otorga a prestar los
servicios auxiliares antes señalados.

“Transporte minero” es todo sistema utilizado para el transporte masivo continuo


de productos minerales, por métodos no convencionales. Los sistemas a utilizarse
podrán ser: fajas transportadoras, tuberías o cables carriles. La concesión de
transporte minero confiere a su titular el derecho de instalar y operar el sistema
de transporte masivo continuo de productos minerales antes señalados.

El procedimiento para obtener la concesión de labor general y la de transporte


minero es el detallado a continuación:

28
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 29

El solicitante de una concesión de Labor General o de Transporte, deberá prestar


una solicitud a la DGM con información básica en la empresa, acompañando una
declaración Jurada de Compromiso Previo, copia de los comprobantes de pago
por Derecho de Vigencia correspondiente al primer año y por Derecho de
Tramitación equivalente a 15% de una UIT, así mismo, deben cumplirse los
requisitos estipulados en el artículo 40° del Reglamento de Procedimientos
Mineros. La solicitud se presenta en la DGM con tantas copias como titulares
vayan a ser beneficiados por la concesión.

Al solicitar la concesión, el peticionario pagará por Derecho de Vigencia un monto


equivalente a 0.003% de una UIT por metro lineal proyectada.

Dentro de los 10 días hábiles siguientes a la fecha de presentación de la


solicitud, la DGM notificará a los titulares de las concesiones mineras en favor
de los cuales se solita la concesión de labor general o la concesión de
transporte minero, para la realización de una Junta de Concesionarios.

La primera citación se realizará dentro de un plazo no mayor de 15 días


efectuada la notificación y la segunda dentro de un plazo no mayor de 30 días
hábiles. La junta será presidida por el Director General de Minería y en ella se
adoptarán los acuerdos concernientes a la ejecución de la obra y el
aprovechamiento de los servicios.

Aprobada la ejecución de la obra por la Junta, la DGM otorgará el título de la


concesión y transcribirá la Resolución al INGEMMET para que proceda a inscribir
la concesión de labor general o la conexión de transporte minero.

2.3. Obligaciones y derechos de los Titulares Mineros

29
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 30

Los titulares de derechos mineros tienen la facultad de ocupar la superficie para


trabajar la concesión, construir edificios, y campamentos para su fin económico,
caminos depósitos, etc. Se considera el uso oneroso si el concesionario requiere
el uso del terreno colindante a la concesión.
En el campo de la minería es el mismo concepto jurídico que acoge el Código
Civil, es decir: “un derecho real sobre un predio denominado sirviente en beneficio
de otro llamado dominante para beneficio o utilidad pública o comunal y que
consiste en tolerar algo o un no hacer. La servidumbre minera es una servidumbre
legal que se adquiere por expresa disposición de la ley

-Servidumbres Mineras en terrenos superficiales.- El titular de un derecho minero


está autorizado para imponer servidumbres sobre terrenos superficiales a fin de
utilizar racionalmente el derecho minero. Esta facultad es amplia, pues no está
limitada a determinadas servidumbres. Su ejercicio requiere probar
exclusivamente la necesidad de imponer las servidumbres con la finalidad de
desarrollar en forma adecuada la actividad minera. Uso o Servidumbre sobre
terrenos superficiales de otros derechos mineros.

- El titular de un derecho minero está capacitado para solicitar, imponer


servidumbres sobre el terreno superficial de otro derecho minero. A diferencia de
la atribución anterior, ésta se encuentra limitada, pues no es suficiente acreditar la
necesidad para el fin económico de la actividad minero si no precisa además que
la servidumbre no dificulte o impida la actividad minera del titular del derecho
sirviente

*La concesión minera obliga a su trabajo, el cual consiste en la inversión para la


producción de sustancias minerales, consignándose márgenes mínimos de
producción dentro de cierto tiempo.

30
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 31

· En caso no se cumpliese con la producción mínima antes indicada, a partir del


primer semestre del sétimo año computado desde aquél en que se hubiere
otorgado el título de concesión minera, el concesionario deberá pagar una
penalidad hasta el año en que cumpla con la producción mínima anual.
· Pago del derecho de vigencia a partir del año en que se hubiere formulado el
petitorio.
¿Cuáles son las principales obligaciones comunes a los titulares de la actividad
minera?
· Ejecutar las labores propias de la misma de acuerdo con sistemas, métodos y
técnicas eficientes.
· Sujetarse a las normas de seguridad e higiene y saneamiento ambiental
aplicables a la industria minera.
· Brindar las facilidades para que la autoridad minera realice las fiscalizaciones
que correspondan.
· Presentar anualmente una Declaración Anual Consolidada (DAC) que contenga
los datos que se requieran en su oportunidad.
· Admitir en su centro de trabajo, en la medida de sus posibilidades, a los alumnos
de ingeniería de las especialidades de Minas, Metalurgia, Geología, Industrial y
Química para que realicen sus prácticas durante el período de vacaciones.

III. LA PRODUCCIÓN MINERA.-

Mucho se ha dicho, peyorativamente, que la economía de nuestro país es


“primario-exportadora” y que depende principalmente de sus recursos naturales,
por lo que, si se quiere tener un desarrollo armónico, eso debería cambiar.

Sin embargo, con el aporte de economistas como Juan José Garrido Koechlin,
podemos notar que la economía peruana es terciaria o de servicios, como tantas
otras en el mundo. Este tipo de economía se caracteriza por ser altamente

31
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 32

productiva, pues es la que más contribuye al Producto Bruto Interno (PBI) de una
nación.
Un claro ejemplo es el gran impacto que tiene la minería en las regiones del Perú.
De un PBI total de US$ 180,000 millones, solo el 45% se genera en Lima,
mientras que el 55%, en las regiones. Esto demuestra el impacto positivo que
tiene la minería en la descentralización, en especial en las zonas altoandinas del
Perú. Decir que la minería no contribuye es un absurdo, y eso debemos saberlo
con claridad.

Tan solo en la última década, la producción peruana de oro, plata y cobre ha


tenido un crecimiento sorprendente. Como mencionamos al principio de este
capítulo, debemos esforzarnos para que ese crecimiento continúe mediante la
aplicación del círculo virtuoso. Así, las empresas mineras ponen de su parte:
exploran, encuentran mineral, establecen su potencial y deciden invertir para
generar riqueza, y lo hacen de la manera más eficiente, tanto en lo económico
como en lo social y ambiental.

Las comunidades de las zonas altoandinas del Perú, donde se encuentran


principalmente los yacimientos mineros, deberían apoyar el desarrollo de los
nuevos proyectos. Por su parte, el Estado debe aportar lo que le corresponde:
acelerar los procesos administrativos y generar un entorno favorable a la
inversión. Solo así la producción minera podrá seguir creciendo.

3.1. La penalidad por falta de producción minera.

Vale la pena aclarar que la declaración de caducidad de una concesión minera es


un acto administrativo del INGEMMET que tiene carácter constitutivo, por dos
motivos principales:

32
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 33

a. El solo hecho de caer en la causal no genera la caducidad del derecho minero


de pleno derecho, si no que la misma debe ser declarada a través de un
procedimiento que admite cuestionamientos a las declaraciones de caducidad. Es
por eso, que hasta que no se publique la resolución que declare caduca una
concesión minera y ésta quede firme, no hay caducidad propiamente dicha de las
concesiones mineras.

b. Asimismo, el artículo 59 de la LGM establece un plazo de cinco años desde


ocurrida la causal de caducidad, pasados los cuales el Ingemmet no podrá
declarar la caducidad del derecho minero.

c. Existe la posibilidad de acreditar extemporáneamente el pago de los


derechos de vigencia y/o penalidades con lo cual el mero vencimiento de los
plazos máximos para el pago de los mismos no constituye causal de caducidad.

3.2. El derecho de vigencia en las concesiones mineras.

La concesión minera, de acuerdo al Texto Unico Ordenado de la Ley General de


Minería (LGM), es irrevocable; siempre y cuando se cumplan con las obligaciones
contenidas en dicha norma para mantener su vigencia.

Las obligaciones para mantener vigente una concesión minera han variado a lo
largo de la historia del régimen legal minero. A partir del Decreto Legislativo 708,
el Estado concede el derecho real de explorar y explotar los yacimientos de
manera perpetua, siempre que el concesionario cumpla básicamente con dos
obligaciones: pagar una contraprestación y cumplir con una obligación de
aprovecharla económicamente; las que se traducen en pagar el derecho de
vigencia por un lado, y en explotarlas o en su defecto invertir para la producción
por el otro. Dichas obligaciones estaban claramente establecidas en la LGM.

33
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 34

Ahora, si bien no hay nuevas causales para la caducidad de las concesiones, lo


cierto es que la segunda de ellas -la de aprovecharla económicamente tiene un
nuevo contenido, el mismo que ha sido introducido por los cuestionados Decretos
Legislativos Nos. 1010 y 1054.

El objetivo del presente trabajo es justamente analizar el régimen de caducidad de


las concesiones así como las obligaciones legales requeridas para mantener
vigentes las concesiones mineras, no sin pasar revista de los mencionados
Decretos Legislativos.

Las concesiones mineras, siempre según la LGM, pueden extinguirse por


abandono, cancelación, nulidad o caducidad. El abandono está relacionado con
los títulos en formación, es decir, con los petitorios mineros (y solicitudes de
concesiones de beneficio, transporte minero y labor general) y la omisión por parte
de los administrados a cumplir con los pocos requisitos que tiene para darle
impulso al procedimiento. La cancelación está orientada a aquellas concesiones
que no tienen un correlato tangible y definitivo en la superficie, es decir, cuando no
pueda ubicársele (algo ya improbable luego de la expedición de la Ley del
Catastro Minero Nacional que dio el marco legal para que todos los derechos
mineros tuvieras coordenadas UTM definitivas); y también serán canceladas
aquellas que se superpongan a derechos prioritarios a los que deben respetar
(mucho puede escribirse sobre esta variante de cancelación, pero ya habrá
ocasión). Y finalmente serán nulas las que hayan sido formuladas por persona
inhábil para ejercer actividad minera (fundamentalmente autoridades políticas).

Una causal adicional, que no requiere explicación, es la renuncia. La que nos va a


ocupar es la de la caducidad que es la causante de la inmensa mayoría de las
extinciones de derechos mineros.

34
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 35

El derecho de vigencia, en nuestra opinión es tal como lo mencionamos


anteriormente, una retribución al estado; una obligación de carácter administrativo,
puesto que si bien el Estado no podrá exigirlo coactivamente, el concesionario
está obligado a dicho pago si quiere mantener vigente la concesión minera (...)"
Decretos Legislativos Nos. 1010 y 1054
El 20 de diciembre de 2007 fue publicada la Ley No. 29157 mediante la cual el
Congreso de la República delegó en el Poder Ejecutivo la facultad de legislar
sobre diversas materias, con la finalidad de facilitar la implementación del Acuerdo
de Promoción Comercial Perú - Estados Unidos (TLC). Una de las materias
delegadas fue la "promoción a la inversión privada", clasificación que abarca a la
inversión en recursos minerales.

Es en el marco antes descrito que el 9 de mayo de 2009 fue publicado el Decreto


Legislativo No. 1010, que modificó diversos artículos de la LGM referidos a la
obligación de inversión mínima, a la penalidad por defecto de inversión mínima y a
las causales de caducidad de las concesiones mineras. Asimismo, el 27 de junio
del mismo año, se publicó el Decreto Legislativo No. 1054, que modificó el DL
1010, tratando así de otorgar una mayor racionalidad a este nuevo régimen.
Antes de la entrada en vigencia de estos decretos, la producción mínima debía
obtenerse a más tardar el sexto año contado desde el año siguiente al
otorgamiento de la concesión minera y le correspondían los siguientes montos:

Metálico No metálico
Régimen US$100 US$50
General por año y por Ha. por año y por Ha.
Pequeño US$50
Productor Minero por año y por Ha.
Productor Minero US$25
Artesanal por año y por Ha.

35
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 36

Con la entrada en vigencia de los Decretos Legislativos Nos. 1010 y 1054, la


obligación de producción mínima se ha modificado de la siguiente manera:

Metálico No metálico
Régimen 1 U.I.T. 10%U.I.T.
General por año y por Ha. Por año y por Ha.
Pequeño 10%U.I.T. 5% U.I.T.
Productor Minero por año y por Ha. por año y por Ha.
Productor Minero 5% U.I.T.
Artesanal por año y por Ha.

Asimismo, respecto a la penalidad, el monto antes de la entrada en vigencia de los


decretos mencionados era el siguiente:

Desde el séptimo Desde el


año doceavo año
Régimen US$6 US$20
General Por año y por Ha. Por año y por Ha..
Pequeño US$1 US$5
Productor Minero por año y por Ha. Por año y por Ha..
Productor Minero US$0.50 US$3
Artesanal Por año y por Ha. Por año y por Ha..

Con la entrada en vigencia de los Decretos Legislativos Nos. 1010 y 1054, (en
adelante, los DL 1010 y 1054) la penalidad ha quedado establecida en 10% de la
producción mínima, sin diferenciarse a los titulares de concesiones mineras en
cuanto a su calificación de Pequeño Productor Minero o Productor Minero
Artesanal frente al régimen común.

36
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 37

Asimismo, una concesión minera que caducaba por incumplir con el pago del
derecho de vigencia o la penalidad durante dos años a partir de las modificaciones
introducidas por los DL 1010 y 1054, caducará por: (i) incumplir con el pago del
derecho de vigencia, (ii) no cumplir con la obligación de producción mínima
llegado el décimo quinto año contado desde el año posterior al otorgamiento de la
concesión minera, y excepcionalmente bajo circunstancias especiales una vez
llegado el vigésimo año; y (iii) por incumplir con la obligación de producción
mínima por dos años (consecutivos y siempre que no se haya obtenido
previamente la producción mínima anteriormente, según salvedades del
reglamento de los DL 1010 y 1054).

En cuanto a los alcances de estas normas modificatorias a las concesiones


tituladas con anterioridad a su promulgación, la Primera Disposición Transitoria y
Complementaria del Decreto Legislativo No. 1010 ha dispuesto que "los montos de
producción mínima y penalidad previstos en la presente norma para las
concesiones mineras vigentes a la fecha de entrada en vigencia del presente
dispositivo, son de aplicación inmediata a partir del ejercicio económico siguiente
al inicio de vigencia del presente Decreto Legislativo", con lo cual, a partir del año
2009 los titulares de concesiones mineras ya existentes del régimen general, por
poner un ejemplo, deben producir ya no en base a US$100 por año y por
hectárea, si no a 1 UIT por año y por hectárea. Asimismo, en caso de no cumplir
con la producción mínima al vencimiento del décimo año deberán pagar una
penalidad ya no de US$6.00 o US$12.00 por año y por hectárea, si no del 10% de
la producción mínima ( sea 10% de una UIT) por año y por hectárea. Si bien esta
no es la interpretación que viene usando el INGEMMET, es lo que manda la LGM.

En ese sentido, coexisten en parte los dos regímenes para la obligación de


producción mínima: el existente antes de la entrada en vigencia de los decretos
antes mencionados, y el instaurado por ellos, en función a la fecha de la

37
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 38

formulación de los petitorios mineros. Así, de acuerdo al Decreto Supremo No.


054-2008-EM (en adelante, el Reglamento), que reglamentó los DL 1010 y 1054
ha dispuesto lo siguiente:
a. Para el caso de petitorios mineros formulados después del 10 de octubre
de 2008, fecha de publicación del Reglamento, son de aplicación inmediata los
plazos y montos introducidos por los DL 1010 y 1054.
b. Para el caso de derechos mineros vigentes a la fecha de entrada en
vigencia del Reglamento, éstos iniciarán el cómputo de los plazos previstos para
alcanzar y acreditar los montos de producción mínima por año y por hectárea, o
pagar la penalidad de acuerdo a lo dispuesto en los DL 1010 y 1054, a partir del
primer día útil del año 2009 (numeral 1 de la única disposición transitoria del
Reglamento).

Asimismo, y muy importante, en tanto no se cumpla el plazo de diez años para


alcanzar la producción mínima anual en los casos de las concesiones que ya
existían al momento de expedirse los DL 1010 y 1054, , el cómputo de los plazos
para iniciar producción, determinar el monto a pagar por penalidad e incurrir en las
causales de caducidad; así como los montos de producción mínima por año y por
hectárea, se seguirán rigiendo por el texto de los artículos 38, 40, 41 y 59 en vigor
antes de la entrada en vigencia de los DL 1010 y 1054, así como sus normas
reglamentarias (numeral 2 de la única disposición transitoria del Reglamento).
En consecuencia, tenemos que, para las concesiones mineras vigentes a la
entrada en vigencia del Reglamento, mientras no se cumplan los diez años para
obtener la producción mínima de los DL 1010 y 1054, seguirán rigiéndose por los
plazos y los montos del texto anterior de la LGM, es decir en función a dólares
americanos. Ahora bien, como bien indicamos la Primera Disposición Transitoria y
Complementaria del Decreto Legislativo No. 1010 ha dispuesto la aplicación
inmediata de los montos establecidos en dicho cuerpo legal tanto para los montos
de producción mínima y de penalidad, aunque no para el cómputo de los plazos,
mientras que el Reglamento no considera de aplicación inmediata los parámetros
38
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 39

de la nueva normativa para los efectos de la producción mínima y de la penalidad,


con lo que está contraviniendo una norma con rango superior . Así, a nuestro
entender, si bien es correcto que el cómputo de los años para que sean exigibles
las obligaciones de producción establecidos en el Reglamento son los correctos,
no lo es para el establecimiento de los montos. Otra vez, esta no es la
interpretación actual del INGEMMET, pero es lo que la LGM manda.
Hasta aquí las obligaciones de los titulares de concesiones mineras. Y no todas
ellas constituyen causales de caducidad. Son obligaciones relacionadas con la
producción las siguientes: (i) la obligación de iniciar producción al vencimiento del
décimo año desde el primer día del año siguiente a la titulación; (ii) la obligación
de pagar una penalidad equivalente al 10% de una UIT hasta el vencimiento del
décimo quinto año (si no se logró producir dentro de los diez primeros años); (iii) la
obligación de iniciar producción al décimo quinto año; (iv) la obligación de iniciar
producción al vencimiento de vigésimo año si es que la autoridad aprueba que
existen circunstancias no imputables a su titular que le impiden producir,
adicionalmente se paga una penalidad y además se acredita inversión. Sin
embargo, de todas estas solo serán causales de caducidad de las concesiones las
enumeradas en los numerales (ii) y (iv).

Las normas no han sancionado con causal de caducidad a los casos en los que
vencido el décimo año no se hubiese alcanzado la producción mínima ni a los
casos en los que existiendo la obligación de pagar la penalidad (entre los años
diez y quince) éstas no se pagasen. Y como sabemos, por mandato del artículo
23° de la Ley 26821 (Ley Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los
Recursos Naturales), "las concesiones son irrevocables en tanto el titular cumpla
las obligaciones que la Ley o la legislación especial exijan para mantener su
vigencia". En suma, en tanto la LGM no sanciona con caducidad a los eventos
descritos en (i) y en (iii) tales incumplimientos no podrán ser causales de
caducidad de concesione mineras. Es preciso aclarar que la excepción transitoria
a esta conclusión es que las concesiones existentes con anterioridad al DL 1010 y
39
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 40

1054 se seguirán rigiendo por las causales de caducidad previstas por las normas
anteriores y, en consecuencia, solo a ellas sí les será de aplicación - por un plazo
de 10 años contados desde la promulgación de estas normas - la caducidad si no
pagan las penalidades conforme a la legislación anterior.

Finalmente, conviene detenernos a analizar la naturaleza jurídica de la penalidad.


Si bien el nombre de la penalidad puede impulsarnos a considerar que se trata de
una multa, es importante aclarar ciertos conceptos. Primero, que al igual que el
derecho de vigencia, la penalidad no es una obligación exigible coactivamente por
el Estado, lo cual le resta la calidad de obligación tributaria. Incluso bajo su nuevo
carácter de no constituir causal de caducidad, se mantienen las normas que
impiden al Estado recurrir administrativa por su cobro. Segundo, para efectos del
cálculo del Impuesto a la Renta de tercera categoría, las multas, recargos,
intereses moratorios previstos en el Código Tributario y, en general, las sanciones
aplicadas por el Sector Público Nacional, no son deducibles para la determinación
del impuesto, mientras que es aceptado -incluso por la autoridad tributaria- que los
titulares puedan deducir como gasto los montos pagados por concepto de esta
penalidad. En consecuencia, la penalidad no califica como multa o sanción y
constituye una obligación administrativa que forma parte del entramado del
amparo minero.

Por otro lado, el derecho de vigencia es la retribución económica al Estado por el


derecho real otorgado a través de la concesión minera, tal y como lo define la Ley
Orgánica para el Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, Ley No.
26821. Dicha retribución es la que el titular de la concesión debe pagar para
mantener vigente su derecho, y debe ser pagada anualmente entre el 1 de enero y
30 de junio de cada año, con excepción del pago del primer año que se realiza al
momento de presentar el petitorio minero. El monto a ser pagado es por año y por
hectárea, y varía dependiendo de la calificación del concesionario: régimen general

40
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 41

(US$3.00), pequeño productor minero (US$1.00) o productor minero artesanal


(US$0.50).
Debe tenerse en cuenta que el pago del derecho de vigencia no se ve suspendido
en caso que exista una controversia judicial sobre la validez de la concesión. De
hecho, el artículo 54 de la LGM establece que el concesionario está obligado a
pagar el derecho de vigencia en los plazos legales, debiendo acreditar dicho pago
en el expediente judicial respectivo, lo cual resulta lógico en la medida que quien
defiende la validez de una concesión debe ser consecuente con las obligaciones
para mantener la misma.

Ahora, como decíamos anteriormente, el derecho de vigencia es una de las


obligaciones que deben cumplirse para que la concesión no sea declarada
caduca, es por eso que el artículo 59 de la LGM dispone que la omisión en el pago
de este derecho por dos años produce la caducidad de los petitorios o
concesiones mineras. En este punto es importante dilucidar la naturaleza jurídica
del derecho de vigencia, pues hay autores que le han asignado naturaleza de
tributo. En efecto, Belaunde Moreyra ha afirmado que el "Derecho de Vigencia es
una modalidad especial de tributo, específicamente una tasa y más
concretamente, conforme lo indica su nombre, un derecho, que con arreglo al
numeral 2 del párrafo c) de la Norma II del Texto Único Ordenado del Código
Tributario, se paga por el uso o aprovechamiento de bienes públicos"5. Por
nuestra parte, y más allá de entrar a discutir si el aprovechamiento de recursos
naturales califica como aprovechamiento de bienes públicos, no podemos
concordar con esta clasificación, toda vez que un elemento esencial de la
obligación tributaria es que ésta sea exigible coactivamente por el Estado, y
siendo el derecho de vigencia un concepto no exigible por el Estado, carece de
naturaleza tributaria.

El derecho de vigencia, en nuestra opinión es tal como lo mencionamos


anteriormente, una retribución al estado; una obligación de carácter administrativo,
41
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 42

puesto que si bien el Estado no podrá exigirlo coactivamente, el concesionario


está obligado a dicho pago si quiere mantener vigente la concesión minera. De
igual manera lo ha establecido el Consejo de Mínería en su Resolución No. 051-
98-EM/CM de fecha 11 de marzo de 1998. Esta retribución tiene, como también
hemos adelantado, su sustento en la Ley Orgánica para el Aprovechamiento
Sostenible de los Recursos Naturales y en concreto en su artículo 20° que reza
que "todo aprovechamiento de recursos naturales por parte de particulares da
lugar a una retribución económica", que "incluye todo concepto que deba
aportarse al Estado por el recurso natural, ya sea como contraprestación, derecho
de otorgamiento o derecho de vigencia del título que contiene el derecho".

Mediante resolución del Tribunal Constitucional se precisó que el derecho de


vigencia era una contraprestación que tenía como finalidad que la concesión se
mantenga vigente, es decir, constituía la retribución al Estado por darle y
mantenerle el derecho exclusivo de explorar y explotar determinada área, mientras
que el pago de la regalía minería era una contraprestación por el mineral
efectivamente extraído. Sin embargo, de la lectura del artículo reseñado líneas
arriba se desprende que la retribución -que en el caso de los recursos naturales se
llama derecho de vigencia- no solo es por el "aprovechamiento del recurso natural"
(o sea por extraerlo para comercializarlo) y porque la misma debe incluir "todo
concepto".

3.2.1. Causales de caducidad de las concesiones mineras aplicables en el


tiempo

Como ya explicamos las causales de caducidad de las concesiones mineras se


han visto modificadas en su contenido, en concreto las relacionadas con el
"amparo por el trabajo", con la entrada en vigencia de los DL 1010 y 1054. Pero,
como también ha sido adelantado, dichas causales recién se podrán aplicar a
partir del año 2018, para el caso de concesiones mineras anteriores al
42
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 43

Reglamento, y después de diez años desde el otorgamiento del título de


concesión minera para el caso de derechos mineros posteriores al Reglamento
promulgado en octubre del 2008. Actualmente, siguen rigiendo las causales de
caducidad del texto anterior de la LGM, es decir el incumplimiento en el pago del
derecho de vigencia o penalidad por dos años.
Para el año 2018, quedará sin efecto la causal de caducidad por incumplimiento
en el pago de la penalidad por dos años. Asimismo, entrarán en vigencia las
demás causales de caducidad que son las siguientes:

a. El incumplimiento de la obligación de producción por dos años


consecutivos, en aplicación del tercer párrafo del artículo 59 de la LGM. Esta
causal se ha visto atenuada por el Reglamento al establecer que los dos años
deben ser consecutivos y que podrá evitarse la caducidad pagando penalidad y
acreditando inversión, siempre que el titular haya acreditado inversión en algún
momento anterior.

b. Incumplimiento de la obligación de producción llegado el quinceavo año


contado desde el año siguiente al otorgamiento del título de concesión minera,
salvo que se acredite que el incumplimiento se debe a caso fortuito, fuerza mayor
o hecho no imputable al titular, en cuyo caso se otorgarán cinco años más
improrrogables.

c. Incumplimiento de la obligación de producción llegado el vigésimo año


contado desde el año siguiente al otorgamiento del título de concesión minera, sin
excepción alguna H

IV. CLASIFICACIÓN DE PRODUCTORES MINEROS

43
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 44

4.1. La Minería de mayor escala.-

En el Perú existen actualmente más de 5,000 minas de las cuales solo menos de
1,000 son unidades formales, es decir existen para el mundo formal, pagan
impuestos y contribuyen con la rueda productiva que activa la economía y permite
el crecimiento, desarrollo y bienestar. De esas casi 1,000 empresas mineras
realmente solo 10 corresponden a la denominada gran minería, 200 a la mediana
minería y el grueso de la diferencia (cerca de 800) a la pequeña minería formal. El
resto no está en el sistema y operan en la clandestinidad a costa de la seguridad
de las personas que ahí trabajan y a costa de un significativo e irreversible daño
ambiental.

La realidad es que la gran y la mediana minería son las únicas que pueden
disponer de los recursos y la tecnología suficiente para asegurar una adecuada
protección ambiental al entorno en el que operan y garantizar un trabajo en
condiciones adecuadas de seguridad y salud ocupacional para sus trabajadores.

4.1.1. La Gran Minería

La Gran minería es aquella que genera más de 5,000 TM/día o de ampliaciones


destinadas a llegar a una capacidad no menor de 5,000 TM/día referentes a una o
más concesiones o a una o más Unidades Económicas Administrativas, los
titulares de la actividad minera gozarán de estabilidad tributaria que se les
garantizará mediante contrato suscrito con el Estado, por un plazo de doce años,
contados a partir del ejercicio en que se acredite la ejecución de la inversión o de
la ampliación, según sea el caso. Respecto de las concesiones estas no deberán
ser menores a dos mil (2,000) hectáreas.

Así mismo, a fin de promover la inversión y facilitar el financiamiento de los


proyectos mineros con capacidad inicial no menor de 15,000 TM/día o de

44
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 45

ampliaciones destinadas a llegar a una capacidad no menor de 20,000 TM/día


referentes a una o más concesiones o a una o más Unidades Económicas
Administrativas, los titulares de la actividad minera gozarán de estabilidad
tributaria que se les garantizará mediante contrato suscrito con el Estado, por un
plazo de quince años, contados a partir del ejercicio en que se acredite la
ejecución de la inversión o de la ampliación, según sea el caso.

4.1.2. La Mediana Minería

Las empresas medianas tienen una capacidad de tratamiento de mineral de 350


TM a 5,000 TM por día. Los yacimientos que explotan son similares a aquellos
explotados en pequeña minería. El nivel de mecanización es diverso, dependiendo
de la capacidad de tratamiento de la planta. Es así, que una empresa que procesa
niveles cercanos a 350 TM por día tendrá un nivel de mecanización menor y su
ratio capital-trabajo será menor comparado con una empresa que procesa cerca
de 5,000 TM diarias. Esta última utilizará métodos de explotación más
mecanizados y, por lo tanto, pondrá mayor atención en aumentar la eficiencia de
cada parte del proceso minero. Al igual que en el caso de la pequeña minería, se
aprecia una gran capacidad para procesar minerales complejos. Respecto de las
concesiones estas no deberán ser menores a dos mil (2,000) hectáreas.

Los titulares de actividades mineras que inicien o estén realizando operaciones


mayores de 350 TM/día y hasta 5,000 TM/día, o los que realicen la inversión
equivalente en moneda nacional a US$ 20’000,000.00, gozarán de estabilidad
tributaria que se les garantizará mediante contrato suscrito con el Estado, por un
plazo de diez años, contados a partir del ejercicio en que se acredite la ejecución
de la inversión.

En 1998, las empresas de mediana minería produjeron el 5.27% del cobre,


69.91% del plomo, 74.90% del zinc, 79.87% de la plata y 25.88% del oro
producidos en el país. Asimismo, estas empresas contrataron 31,462 personas, o

45
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 46

sea que captaron el 53% del personal ocupado en minería. Por el tamaño de los
yacimientos que explotaban, las empresas medianas, al igual que las empresas
pequeñas, tenían dificultades para beneficiarse de las economías de escala, sin
embargo, estas empresas tenían una ventaja competitiva al explotar yacimientos
polimetálicos y/o de metales preciosos que les permitían estabilizar sus ingresos
ya que los ciclos económicos en cada metal suelen variar. Asimismo, es
importante mencionar que los grupos mineros propietarios de estas empresas
suelen tener mantener varias operaciones mineras, de tal manera que si bien no
es posible hablar de economías de escala en el ámbito de la operación, si es
posible hablar de economías de escala en gerencia y, eventualmente, en
comercialización. En las condiciones actuales, algunas empresas medianas han
logrado un gran dinamismo mediante un aumento de inversión en la
modernización y ampliación de sus operaciones.

De hecho, el número de empresas operando en este estrato ha pasado de 33


empresas en 1985 a 40 en 1999. Asimismo, los grupos mineros nacionales
también se han modernizado dejando de lado su carácter familiar y tornándose en
corporaciones de mayor tamaño mediante adquisiciones y/o fusiones con otros
grupos nacionales e incluso extranjeros. Grupos mineros como Buenaventura,
Volcan y Milpo (antes grupo Picasso) han iniciado esfuerzos agresivos por
conseguir fuentes de financiamiento externas --ya sea a través del establecimiento
de joint ventures con empresas extranjeras o de la cotización de acciones en la
bolsa nacional y de Nueva York o Toronto. Estos tres grupos mineros han dado los
primeros pasos para operar en el estrato de gran minería --Buenaventura
explotando Yanacocha conjuntamente con Newmont, Volcan adquiriendo el tajo
abierto Parashga, y Milpo adquiriendo la mina Iván Zar en Chile.

Las principales empresas mineras suelen dedicar buena cantidad de recursos a


obras de bien social y recuperación ambiental (ver casos de Yanacocha y

46
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 47

Antamina), pero o no son adecuadamente comunicados o no es lo que realmente


espera la gente, de otra manera no se explican los continuos reclamos y protestas
contra las mineras.

El gobierno, por lo general, suele tildar a los reclamos anti mineros de “políticos“, y
que tras ellos está el accionar de ONG internacionales, incluso se desliza por ahí
la opción de que se trate de algún tipo de mala práctica competitiva de países
vecinos. Los empresarios mineros, por su parte, no dudan en exponer las
bondades de la minería y que lo que sucede es una especie de chantaje de los
“grupos antimineros”.

La Defensoría del Pueblo, en su reporte mensual de conflictos sociales


correspondiente al mes de setiembre 2012 (PDF), detalla que hay 167 conflictos
sociales activos en el Perú. De esa cantidad, el 75% corresponde a conflictos del
tipo socioambiental, que es donde se ubican mayormente los conflictos con las
mineras. Esto nos da una idea de la relación conflictiva que mantienen las
comunidades con las empresas mineras.

Estos conflictos tienen su origen en una serie de factores entre los que tenemos:
contaminación o riesgo de contaminación que afecta las actividades económicas o
la vida misma de la población, la falta de lo que se ha dado en llamar “licencia
social” y una inadecuada redistribución de los beneficios producidos con la
actividad minera, en las que no pocas veces, la comunidad es sólo un expectador
sin mayor participación.

Si a esto añadimos que las empresas mineras en su afán de conseguir la


aceptación comunal suelen dividir a la población favoreciendo de diversas
maneras al sector que apoya sus actividades, tendremos una mejor idea del tipo
de situación que se repite una y otra vez en el país. El gobierno, al tomar partido
del lado de la inversión, no es visto como un interlocutor válido a la hora de
resolver conflictos tampoco.

47
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 48

4.2. La Minería de menor escala.-

En 1992 se promulga la Ley General de Minería donde solo se reconoce la


existencia de la Gran y Mediana minería, sin embargo, mediante la Ley N° 27651
Ley de Formalización y Promoción de la Pequeña Minería y Minería Artesanal y su
reglamento aprobado por el Decreto Supremo N° 013-2002-EM, modificado por el
Decreto Supremo 043-2012-EM, establece que el Pequeño Productor Minero y el
Productor Minero Artesanal puede ser una persona natural.

En el 2002, se aprobó la Ley N°27651, Ley de Formalización y Promoción de la


Pequeña Minera y la Minería Artesanal, con el objeto de regular la minería de
pequeña escala; sus contenidos fueron desarrollados por el Decreto Supremo N°
013-2002-EM – modificado por el Decreto Supremo N°029-2011-EM; y mediante
Decreto Supremo N°013-2011-EM, que aprobó el Plan Nacional para la
Formalización de la Minería Artesanal.

En estas normas encontramos el fundamento de lo que sería un minero


legal/formal a nivel de minería artesanal y pequeña producción minera, en el
entendido que cumplen con los requisitos legales y cuentan con los permisos,
licencias, concesiones, certificaciones ambientales u otras autorizaciones que
resulten necesarios para tal efecto.

El criterio cuantitativo para diferenciarlos de la mediana y gran minería está dado


por la extensión de la concesión y la capacidad instalada de producción o
beneficio, lo que nos remite a una minería que utiliza métodos y herramientas de
bajo volumen.

4.2.1. Pequeña Minería

48
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 49

El pequeño productor minero, es aquel que posee por cualquier título, hasta 2,000
hectáreas, entre denuncios, petitorios y concesiones mineras; y, además, tiene
una capacidad instalada de producción y/o beneficio de hasta 350 TMD,
tratándose de productores de minerales no metálicos y materiales de construcción
el límite máximo es 1,200 TMD; y para los yacimientos metálicos tipo placer de
hasta 3,000 m2/día.

Accesoriamente a lo dicho, debe cumplir además con las siguientes


características:

a. En forma individual como persona natural o como conjunto de personas


naturales o como personas jurídicas o cooperativas mineras o centrales de
cooperativas mineras, se dedican habitualmente a la explotación y/o
beneficio directo de minerales.

b. Poseen cualquier título de hasta 2.000 hectáreas (ha) entre denuncios,


petitorios y concesiones mineras.

c. Poseen, por cualquier título, una capacidad instalada de producción y/o


beneficio no mayor a 350 toneladas métricas (Tm) por día. En el caso de
los productores de minerales no metálicos y materiales de construcción, el
límite máximo de capacidad instalada es de hasta 1.200 Tm diarias;
finalmente, en yacimientos metálicos tipo placer, el límite máximo de
capacidad instalada es de 3.000 metros cúbicos (m3) diarios.

d. Así mismo deben cumplir con los siguientes requisitos:

- Dragas y otros artefactos similares en todos los cursos de agua: ríos,


lagos, lagunas, cochas, espejos de agua, humedales y aguajales. Son
49
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 50

considerados como equipos similares: las unidades móviles o portátiles


que succionan materiales de los lechos de ríos, lagos y cursos de agua
con fines de extracción de oro u otros minerales; las dragas hidráulicas,
dragas de succión, balsas gringo, balsas castillo, balsas draga, tracas y
carancheras; otros que cuentan con bomba de succión de cualquier
dimensión y que tienen incorporada o no una zaranda o canaleta.
Además, cualquier otro artefacto que ocasione efecto o daño similar.

- Los bienes, maquinarias, equipos e insumos utilizados para el desarrollo


de actividades mineras ilegales, tales como cargadores frontales,
retroexcavadoras, volquetes, compresoras y perforadoras neumáticas,
camiones cisterna que proveen combustible o agua y otros equipos que
sin perjuicio de su potencia, tamaño, volumen o capacidad de carga
estén destinados al mismo fin.

- Instalación y uso de chutes, quimbaletes, molinos y pozas de cianuración


para el procesamiento de mineral; motobombas y otros equipos, sin
perjuicio de su potencia, tamaño, volumen o capacidad de carga y que se
utilizan en el desarrollo de actividades mineras ilegales.

La condición de pequeño productor minero (PPM) se acredita ante la Dirección


General de Minería del Ministerio de Energía, Minas e Hidrocarburos (Minem)
mediante la presentación de una declaración jurada bienal, es decir, cada dos
años.

Acreditación como pequeño Productor Minero.-

50
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 51

En virtud al Decreto Supremo N° 005-2009-EM, para acreditarse como pequeño


minero el solicitante debe presentar el formulario de Declaración Jurada Bienal.
Este formulario debe contener lo siguiente:

a. En caso de que el solicitante sea una persona natural: nombre completo,


número de DNI, número de RUC, domicilio y correo electrónico; de ser el
caso, el nombre y número de DNI de su cónyuge.

b. En caso de que el solicitante sea una persona jurídica: denominación,


número de RUC, copia de inscripción en la Sunarp (Superintendencia
Nacional de Registros Públicos), domicilio, correo electrónico y vigencia del
poder de su representante legal; además, nombre y número de DNI de este
y datos registrales referidos al otorgamiento de facultades.

c. Listado de todos los derechos mineros cuyas áreas deben ser computadas
para efecto de su calificación, identificándolos por su nombre, sustancia,
código único y copia de la inscripción registral correspondiente.

d. Declaración de que el solicitante tiene la intención de dedicarse


habitualmente a la explotación y/o beneficio directo de minerales y, en caso
de tratarse de una persona jurídica, declarar que la misma se encuentra
conformada por personas naturales, salvo en el caso de las cooperativas o
centrales de cooperativas que cumplan lo establecido en el artículo 2° de la
Ley de Formalización y Promoción de la Pequeña Producción Minera (PPM)
y de la Producción Minera Artesanal (PMA).

e. Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la


correspondiente cuenta bancaria.

51
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 52

Requisito Persona natural Persona jurídica

Reconocimiento de condición de PPM. Esta condición se acredita ante la


Condición de PPM Dirección General de Minería del Minem mediante declaración jurada
bienal.

Nombre completo, nú- Denominación, número de RUC, copia de


mero de DNI, número inscripción en la Sunarp, domicilio, correo
de RUC, domicilio y electrónico y vigencia del poder de su
Datos generales correo electrónico. De representante legal. Además, nombre del
ser el caso, nombre y representante legal, número de DNI y datos
número de DNI de su registrales referidos al otorgamiento de
cónyuge. facultades.

Declaración de que el Declaración de que la persona jurídica se


solicitante tiene la in- encuentra conformada por personas naturales,
tención de dedicarse salvo en el caso de cooperativas o centrales
Declaración jurada habitualmente a la ex- de cooperativas que cumplan lo establecido en
plotación y/o beneficio el artículo 2° de la Ley de Formalización y
directo de minerales. Promoción de la PPM y la PMA.

Listado de derechos mineros con áreas computadas para su calificación;


Derechos mineros incluyendo: nombre, sustancia, código único y copia de la inscripción
registral.

Depósito del dere- Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la
cho de tramitación correspondiente cuenta bancaria.

4.2.2. Minería Artesanal

Es aquella actividad minera en forma habitual y como medio de sustento; posee


hasta 1,000 hectáreas; tienen una capacidad instalada de producción o beneficio
de hasta 25 toneladas métricas por día de construcción el límite máximo será
hasta 100 TMD; y tratándose de yacimientos metálicos tipo placer será de 200 m3
por día.

En tal sentido, el minero artesanal tiene las siguientes características:

52
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 53

a. En forma individual como persona natural o como conjunto de personas


naturales o como personas jurídicas o cooperativas mineras o centrales de
cooperativas mineras, se dedican habitualmente a la explotación y/o
beneficio directo de minerales; además, realizan sus actividades con
métodos manuales y/o equipos básicos.

b. Poseen cualquier título de hasta 1.000 ha entre denuncios, petitorios y


concesiones mineras o han suscrito acuerdos o contratos con los titulares
mineros, según lo establece el Reglamento de la Ley General de Minería.

c. Poseen, por cualquier título, una capacidad instalada de producción y/o


beneficio no mayor a 25 Tm por día. En el caso de los productores de
minerales no metálicos y materiales de construcción, el límite máximo de
capacidad instalada es de hasta 100 Tm diarias; finalmente, en yacimientos
metálicos tipo placer, el límite máximo de capacidad instalada es de 200 m3
diarios.

d. La condición de productor minero artesanal (PMA) se acredita ante la


Dirección General de Minería del Minem mediante la presentación de una
declaración jurada bienal (es decir, cada dos años).

e. Así mismo deben cumplir con los siguientes requisitos:

- Dragas y otros artefactos similares en todos los cursos de agua: ríos,


lagos, lagunas, cochas, espejos de agua, humedales y aguajales. Son
considerados como equipos similares: las unidades móviles o portátiles
que succionan materiales de los lechos de ríos, lagos y cursos de agua
con fines de extracción de oro u otros minerales; las dragas hidráulicas,
dragas de succión, balsas gringo, balsas castillo, balsas draga, tracas y
53
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 54

carancheras; otros que cuentan con bomba de succión de cualquier


dimensión y que tienen incorporada o no una zaranda o canaleta.
Además, cualquier otro artefacto que ocasione efecto o daño similar.

- Los bienes, maquinarias, equipos e insumos utilizados para el desarrollo


de actividades mineras ilegales, tales como cargadores frontales,
retroexcavadoras, volquetes, compresoras y perforadoras neumáticas,
camiones cisterna que proveen combustible o agua y otros equipos que
sin perjuicio de su potencia, tamaño, volumen o capacidad de carga
estén destinados al mismo fin.

- Instalación y uso de chutes, quimbaletes, molinos y pozas de cianuración


para el procesamiento de mineral; motobombas y otros equipos, sin
perjuicio de su potencia, tamaño, volumen o capacidad de carga y que se
utilizan en el desarrollo de actividades mineras ilegales.

A. Acreditación como minero Artesanal:

En virtud al Decreto Supremo N° 005-2009-EM, para acreditarse como minero


artesanal, el solicitante debe presentar el formulario de Declaración Jurada Bienal.
Este formulario debe contener lo siguiente:

a. En caso de que el solicitante sea una persona natural: nombre completo,


número de DNI, número de RUC, domicilio y correo electrónico; de ser el
caso, el nombre y número de DNI de su cónyuge.

b. En caso de que el solicitante sea una persona jurídica: denominación, número


de RUC, copia de inscripción en la SUNARP, domicilio, correo electrónico y

54
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 55

vigencia del poder de su representante legal; además, nombre y número de


DNI de este y datos registrales referidos al otorgamiento de facultades.

c. Listado de todos los derechos mineros cuyas áreas deben ser computadas
para efecto de su calificación, identificándolos por su nombre, sustancia,
código único y copia de la inscripción registral correspondiente.

d. En caso de que la solicitud haya sido sustentada en la celebración de un


contrato de explotación, se debe indicar los datos de inscripción de dicho
contrato e identificar los derechos mineros de terceros, señalando su nombre,
el código único de la concesión minera y el nombre, DNI o RUC y domicilio de
su titular y sus datos de inscripción.

e. Tratándose de personas naturales, incluir la declaración de que se dedican a


la actividad minera artesanal como medio de sustento; en el caso de personas
jurídicas, la declaración de que las actividades realizadas son el medio de
sustento para los socios que la integran. Asimismo, en ambos casos se
deberá declarar que las actividades mineras son realizadas mediante equipos
básicos y métodos manuales.

f. La calificación de PMA procede solamente respecto de los derechos mineros,


capacidad instalada y actividades mineras artesanales realizadas en el ámbito
de circunscripción provincial o de circunscripciones provinciales colindantes
sobre las que se extienden sus actividades.

g. Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la


correspondiente cuenta bancaria.

Requisito Persona natural Persona jurídica

55
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 56

La condición de PMA se acreditará ante la Dirección General de


Condición de PPM
Minería del Minem mediante declaración jurada bienal.

Nombre completo, nú- Denominación, número de RUC, copia de


mero de DNI, número inscripción en la Sunarp, domicilio, correo
de RUC, domicilio y electrónico y vigencia del poder de su
Datos generales correo electrónico. representante legal. Además, nombre del
De ser el caso, nombre representante legal, número de DNI y datos
y número de DNI de su registrales referidos al otorgamiento de
cónyuge. facultades.

Declaración de que el Declaración de que la persona jurídica se


solicitante tiene la in- encuentra conformada por personas
Declaración jurada tención de dedicarse naturales, salvo en el caso de cooperativas o
habitualmente a la ex- centrales de cooperativas que cumplan lo
plotación y/o beneficio establecido en el artículo 2° de la Ley de
directo de minerales. Formalización y Promoción de PPM y PMA.

Listado de derechos mineros con áreas computadas para su


Derechos mineros calificación; incluyendo: nombre, sustancia, código único y copia de la
inscripción registral.

Depósito del dere- Copia del comprobante de depósito del derecho de tramitación en la
cho de tramitación correspondiente cuenta bancaria.

A manera de crítica debemos destacar que la ley N° 27651 define a la minería


artesanal como “una actividad de subsistencia que sustenta se sustenta en la
utilización intensiva de mano de obra que la convierte en una gran fuente de
generación de empleo y de beneficios colaterales productivos, en las áreas de
influencia de sus operaciones que generalmente son las más apartadas y
deprimidas del país, constituyéndose en polos de desarrollo”; de este enunciado
de política que motiva la ley, fácilmente se colige que la minería artesanal no
podrá internalizar costos ambientales de prevención y mitigación por ser
justamente de “subsistencia”; y, por otro lado, es un error pretender que sobre la
base de esta actividad se generen “polos de desarrollo”, pues una cosa es
“tolerar” en un país pobre una actividad nociva porque genera ocupación – no
empleo porque no reúne los requisitos legales para ser considerado como tal- y
otra muy distinta pretender que esta actividad constituya un “polo de desarrollo”.
56
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 57

Evidentemente el objetivo de política es errado y debió ser enmendado por los


decretos legislativos promulgados por el Poder Ejecutivo; porque si el análisis
costo-beneficio concluye que una actividad de subsistencia debe realizarse, a
pesar de sus costos negativos con lo ambiental, entonces lo correcto es explicar
que conviene al orden socio-económico asumir los impactos negativos
ambientales en una extensión concreta del territorio y, correlativamente, asignar
los recursos para asumir estas externalidades negativas, complementándolo con
un paquete de medidas que contribuya a compensar el daño ambiental; por
ejemplo, poniéndolo a disposición tecnologías de menor impacto ambiental,
disponiendo el agrupamiento de los extractores a través de formas societarias o
cooperativas para mejorar la eficiencia de la actividad y asumir los altos costos del
diseño e implementación de los instrumentos de gestión ambiental y el
cumplimiento de las exigencias de la legislación laboral, mejorando la
comercialización del oro para excluir a ciertos intermediarios, reteniendo parte del
ingreso para tareas de remediación ambiental y las acciones propias de la
“formalización”, entre otros.

4.2.3. Formalización de pequeños productores mineros y mineros


artesanales que operan sin concesión o en concesiones de terceros.-

El minero que viene operando o realizando actividad minera en concesiones de


terceros sin contar con la calificación de pequeños productores mineros o mineros
artesanales ni con la autorización de la Dirección Regional de Energía, Minas e
Hidrocarburos del gobierno regional (GORE) puede lograr formalizarse a través de
la suscripción de un contrato de explotación con el titular de la concesión minera.
Esto, adicionalmente, le permite disminuir la contaminación ambiental, evitar la
disposición inapropiada de residuos o relaves contaminados, fomentar el empleo
formal, eliminar el trabajo infantil, evitar pérdida de mineral e incrementar el valor
del mineral extraído.

57
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 58

Este contrato de explotación se puede realizar siempre que el titular de la


concesión esté de acuerdo y que las actividades mineras a realizar sean
artesanales.

Este acuerdo o contrato de explotación es un documento que suscribe el titular de


una concesión minera con un minero o un conjunto de mineros que realizan
actividades mineras artesanales, por medio del cual el concesionario autoriza a
dicho(s) minero(s) artesanal(es) a extraer minerales de una parte o de toda el área
de su concesión a cambio de una contraprestación.

Los acuerdos que contiene el contrato de explotación deben establecerse por


común acuerdo entre el o los mineros artesanales y el titular de la concesión
minera, señalando mínimamente lo siguiente:

 Identificación del área autorizada de explotación, cuyos vértices deben estar


precisados mediante coordenadas UTM.
 El plazo del acuerdo, es decir, la vigencia del contrato de explotación durante
la cual el titular de la
 concesión autoriza al o los mineros artesanales a trabajar en el área
asignada.
 Las condiciones de la contraprestación brindada a favor del titular minero.
 Las condiciones acordadas para la autorización del área.
 Las causales o situaciones que originarían el dar por terminado dicho
contrato.

Sí, el titular de una concesión minera puede celebrar uno o más acuerdos o
contratos de explotación sobre diferentes partes de su derecho minero.

De conformidad con la Ley General de Minería, el contrato de explotación debe


inscribirse en los Registros Públicos (Sunarp), a fin de que lo acordado entre el
58
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 59

concesionario minero y el o los mineros artesanales tenga plenos efectos frente al


Estado y a terceros. Para ello se deben dar los siguientes pasos:

a. Acudir a un notario público y solicitarle que eleve el contrato a escritura


pública.
b. Para preparar la escritura pública el notario requerirá contar con la minuta
del contrato y el pago de los derechos registrales.
c. Una vez que esté lista la escritura pública del contrato de explotación,
dirigirse a la oficina de Registros Públicos en la que el titular minero celebró
el contrato e inscribió su concesión minera y solicitar la inscripción registral
del contrato de explotación.

Antes de la vigencia del Decreto Legislativo N° 1105, las partes que suscribían el
acuerdo o contrato de explotación respondían solidariamente por el cumplimiento
de las normas ambientales. Es decir, si se producía algún daño al ambiente como
consecuencia de las actividades mineras artesanales, tanto el o los mineros
artesanales como el titular de la concesión eran responsables frente a la
autoridad, solidariamente, por tales daños.

Sin embargo, el Decreto Legislativo N° 1105 establece en su artículo 6° que


"mediante la suscripción del contrato de cesión minera, conforme se encuentra
establecido en la ley de la materia, el sujeto de formalización que lo suscriba se
sustituye en todos los derechos y obligaciones que tiene el cedente". Además,
"mediante la suscripción del acuerdo o contrato de explotación, el titular del
derecho minero quedará liberado de la responsabilidad solidaria respecto de las
obligaciones ambientales y de seguridad y salud en el trabajo que asume el
minero interesado en su formalización".

59
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 60

Es decir, actualmente es el minero que realiza las labores o actividades mineras


quien tiene la responsabilidad y se excluye al titular de cualquier responsabilidad
solidaria.

Existen dos casos contemplados en el Reglamento de la Ley de Formalización y


Promoción de la PM y MA en los cuales se prohíbe la celebración de un acuerdo o
contrato de explotación, los cuales se enuncian a continuación:

a. En caso de invasiones a derechos mineros de terceros con petitorios


pendientes de resolver.

b. Cuando se trata de derechos mineros pertenecientes a un PMA. Es decir,


un PMA titular de una concesión minera no puede celebrar un contrato de
explotación con otro PMA para autorizar la extracción de minerales de su
concesión o de parte de ella.

Requisitos adicionales para lograr la formalización mediante convenio o


contrato

El proceso para lograr la formalización en este caso particular tiene algunos


requisitos adicionales a los ya señalados. Se trata de los siguientes:

a. Suscripción del contrato entre el titular de la concesión y el minero o


mineros que realizan la actividad.
b. Calificación como minero artesanal ante de Dirección General de Minería
del Minem.
c. Acreditación ante la Dirección Regional de Energía, Minas e Hidrocarburos
(DREMH) del GORE.
d. Certificación ambiental, es decir, tener aprobado el EIA-sd, la DIA o el
Instrumento de Gestión Ambiental Correctivo (IGAC) cuando se cuente
60
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 61

aprobado este último instrumento ambiental aplicable para actividades en


curso.
e. Contar con el Certificado de Operación Minera (COM).

4.2.4. Diferencia entre Minería Informar e Ilegal.

Normalmente, cuando hablamos de una persona que incumple con la ley, es


cuando nos referimos a alguien ilegal. Sin embargo, nuestra legislación en estos
momentos resulta sumamente contradictoria, más aun las últimas normas
relacionadas a minería. Por tanto, cabe la necesidad de presentar las diferencias
entre minería ilegal y minería informal a fin de entender los diversos contextos y
definiciones y, teniéndolos en cuenta, proceder a realizar los trámites para
desarrollar una actividad minera formal, sea artesanal o pequeña minería.

De partida debemos decir que todo aquel que incumple las normas está incurso
en ilegalidad, de manera que la inobservancia de los requisitos legales y la
ausencia de permiso, autorización, licencia o certificación ambiental, determinar
que sea un agente “ilegal”, en el Perú, hemos usado este término como
eufemismo para describir, por lo general, a un grupo más o menos importante de
personas que están al margen de la ley, así, el que ocupa un terreno que no es
suyo es legalmente un poseedor precario o usurpador, es decir “ilegal”; pero si es
parte de un grupo más o menos importante sería un “poseedor informal”. Lo que
parece sostener esta diferencia sería el estado de necesidad de los miembros del
grupo, lo que torna esta situación en un “problema social” que amerita ser
atendido por el Estado, aun quebrantando las normas que normalmente deberían
aplicarse a todos los ciudadanos. Así se han “urbanizado” las ciudades de este
país, generalmente al margen de cualquier consideración de ordenamiento
territorial, y también se ha alentado el tráfico inmobiliario por mafias muy bien
organizadas.

61
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 62

Lo que podría caracterizar mejor a un “informal”, dada nuestra idiosincrasia de


“primero hacer y luego regularizar”, es la posibilidad de “formalizarlo”, es decir,
pasarlo a la “legalidad” aunque ello suponga relajar las exigencias legales
normales que todo ciudadano debería cumplir. En esta línea, el Decreto Supremo
N° 006-2012-EM, define a la minería informal como “aquella actividad minera
que, teniendo las características de la actividad minera ilegal, se realiza en zonas
autorizadas para la actividad minera y quienes la están llevando a cabo han
iniciado un proceso de formalización en el plazo y condiciones establecidas”. Para
efectos de la “formalización” se exige que no se ubique la actividad en zona de
exclusión minera y que exista intención de “regularizar” su actividad, para lo cual
se establece un procedimiento simplificado (declaración de compromiso) y
expeditivo (ventanilla única); y, además, se excluye como requisito la
presentación del Certificado de Inexistencia de Restos Arqueológicos (CIRA) para
el “corredor minero” de Madre de Dios o se simplifica su obtención para los
demás casos, lo que no sucede para cualquier otro titular de actividades
económicas, sea minero, industrial, vial, agrícola o ganadero.

Por otro lado, un minero ilegal es el que, estando incurso en “ilegalidad”, por
incumplir los requisitos legales y carecer de permiso, autorización, licencia,
concesión o certificación ambiental, no es factible “formalizarlo” o “regularizar” su
situación.

Según el Decreto Legislativo N° 1100, la titularidad sobre concesiones mineras,


así como la simple presentación del petitorio minero o la solicitud de certificación
ambiental u otras autorizaciones relacionadas a la actividad minera no autorizan
el ejercicio de actividades de exploración, explotación y/o beneficio; requiriéndose
para su regularización contar con la autorización de inicio/ reinicio de operación
minera otorgada por la autoridad competente, previo informe técnico favorable del
Ministerio de Energía y minas. Las actividades llevadas a cabo sin cumplir con lo
expuesto anteriormente, serán consideradas como actividad minera ilegal;
62
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 63

asimismo, lo son las que utilizan ciertos métodos bienes o insumos prohibidos, sin
embargo, esta enfática definición es “complementada” por el Decreto Supremo N°
006-2012-EM, sancionado para el caso de Madre de Dios, que diferencia entre
minería informal e ilegal, dependiendo de si la actividad se ubica o no en zona de
exclusión minera, y define minería ilegal como “ aquella que comprende las
actividades mineras que se realizan sin cumplir con las exigencias de las normas
de carácter administrativo, técnico, social y ambiental que rigen dichas
actividades, las que pueden ser llevadas a cabo por personas naturales o
jurídicas”. La definición es incompleta, pues debió destacarse que, por alguna
razón de conveniencia pública, independientemente del lugar en que se realiza, no
es posible “regularizar” su situación.

63
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 64

El Decreto Legislativo 1105 agrega que es la ejercida “usando equipo y


maquinaria que no corresponde a las características de la actividad minera que
desarrolla (Pequeño Productor Minero o Productor Minero Artesanal) o sin cumplir
con las exigencias de las normas de carácter administrativo, técnico, social y
ambiental que rigen dichas actividades, o que se realiza en zonas en las que esté
prohibido su ejercicio”. Como es obvio, lo que termina por caracterizar a un ilegal
–y diferenciarlo de un informal- sigue siendo realizar la actividad minera en zonas
prohibidas, lo que podría desembocar en una interpretación libre, en el sentido
de que si la actividad ejercida sin cumplir los requisitos legales se ubica fuera de
áreas naturales protegidas, zonas arqueológicas y similares, siempre será posible
“regularizar” la actividad ilegal alegando la calidad de “informal”.

FALTA VER LO DE LOS RESIENTES DECRETOS SUPREMOS Y DECRETOS


LEGISLATIVOS.

Definición
Norma
Minería ilegal Minería informal
La interdicción o prohibición
Decreto aplica para aquella persona No se define minería
Legislativo N° que realiza minería ilegal, es informal, aunque esta se
1100. Regula la decir, la persona que opera: puede considerar como
interdicción de la Solo con petitorios mineros. minería ilegal.
minería ilegal en Con concesión sin tener
toda la República certificación ambiental
y establece aprobada (EIA-sd, DIA o
medidas IGAC).
complementarias Sin tener todas las
. autorizaciones solicitadas.

64
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 65

Se configura delito de
Decreto minería ilegal cuando una No se define minería
Legislativo N° persona realiza exploración, informal, aunque esta se
1102. Incorpora explotación, extracción u puede considerar como
al código penal otros actos similares con minería ilegal.
los delitos de recursos minerales metálicos
minería ilegal. y no metálicos en los
siguientes casos:
Sin contar con autorización
de la autoridad administrativa
competente (GORE para la
pequeña minería y minería
artesanal).
Decreto Comprende
Causando o pudiendola actividad
causar Comprende la actividad
Supremo N° minera
perjuicio,llevada
alteracióna cabo
o dañopor al minera que, teniendo
006-2012-EM. personas
ambiente, naturales
la calidado características de minería
Aprueba jurídicas
ambiental o o grupos la de
salud ilegal, se realiza en zonas
medidas personas
ambiental. organizadas para autorizadas para la
complementarias tal fin, actividad que se actividad minera.
para la realiza sin cumplir con las
formalización de exigencias de las normas de Quienes la realizan han
la actividad carácter administrativo, iniciado un proceso de
minera en las técnico,
Actividad minera yejercida
social ambiental
por formalización
Actividad mineraen los
que pla-
es
zonas que la rigen y que se
persona, natural o jurídica o ubica zos y modalidades
realizada a través de una
comprendidas en en zonas node
grupo autorizadas para
personas establecidos en
o más de las siguientes las
el anexo 1 del
Decreto su ejercicio. a través de una
organizadas normas sobre la materia.
condiciones:
Decreto
Legislativo N° o más de las siguientes Usando equipo y
Legislativo
1105. EstableceN° condiciones: maquinaria que no
1100.
disposiciones Usando equipo y maquinaria corresponde a las
para el proceso que no corresponde a las características de la
de formalización características de la actividad actividad minera que
de las minera que desarrolla (PPM desarrolla (PPM o PMA).
actividades de o PMA). Sin cumplir con las
pequeña minería Sin cumplir con las exigencias de las normas
y minería exigencias de las normas de de carácter administrativo,
artesanal. carácter administrativo, téc- técnico, social y
nico, social y medioambiental medioambiental que rigen
que rigen dichas actividades. dichas actividades.
Que realiza esta actividad en Que se realiza en zonas
zonas donde está prohibido no prohibidas para la
su ejercicio. actividad minera y por
Sin perjuicio de lo anterior, persona natural o jurídica
toda actividad minera o grupo de personas
ejercida en zonas en las que organizadas para ejercerla
esté prohibido el ejercicio de que hayan iniciado un 65
actividad minera se considera proceso de formalización
ilegal. Esta definición conforme se establece en
sustituye la definición de este dispositivo.
minería ilegal contenida en el
artículo 3° del Decreto
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 66

Decreto Actividad minera ejercida por


Legislativo N° persona natural o jurídica o
1107. Establece grupo de personas
medidas de organizadas para ejercerla a
control y través de una o más de las
fiscalización en siguientes condiciones: No se define minería
la distribución, Usando equipo y maquinaria informal.
transporte y que no corresponden a las
comercialización características de la actividad
de maquinarias y minera que desarrolla.
equipos que Sin cumplir con las
puedan ser exigencias de las normas de
utilizados en la carácter administrativo, téc-
minería ilegal así nico, social y medioambiental
como del que rigen dichas actividades.
producto minero Que la realizan en zonas en
obtenido en las que está prohibido su
dicha actividad. ejercicio.

BIBLIOGRAFÍA

1. ANDALUZ WESTREICHER, Carlos. Manual De Derecho Ambienta, Lima,


Iustitia: Grijley, 4ta edición, 2013.

2. BACA TUPAYACHI, Epifanio. Estudio Sobre Marco Normativo Minero En


Perú. Lima, Documento de trabajo elaborado para Grupo Propuesta
Ciudadana, 2013.

3. CRUZ Elqui. Evolución de las Concesiones mineras en el Perú. Lima


Documento de trabajo elaborado para Grupo Propuesta Ciudadana, 2012.
66
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 67

4. DAMONTE VALENCIA, Gerardo. Actividades De Desarrollo Comunitario De


Empresas Mineras y de Explotación de Recursos Naturales en América
Latina y El Caribe, Lima, Estudio Nacional Peruano, 2009.

5. DAMMERT Jl y Heck C. Marco institucional en materia ambiental para las


actividades de hidrocarburos y minería en los países andinos, Lima, SPDA,
2011.

6. FRANZA, Jorge Atilio. Tratado de derecho ambiental: una visión holística


sistémica y transversal del derecho como instrumento del desarrollo
sustentable. Buenos Aires: Ediciones Jurídicas, 2005.

7. FOY VALENCIA, Pierre. Derecho ambiental y empresa, Lima, Universidad


de Lima, 2014.

8. DE LA PUNETE, Lorenzo. Derecho Ambiental e Industria Minera en el Perú,


Lima, IDEM, 2010.

9. LEÓN, Camilo. Minería y los límites de la responsabilidad social”. En


Desarrollo Territorial y Extractivismo. CBC, COOPERACCION, 2012.

10. JAQUENOD DE ZSÖGÖN, Silvia. Derecho Ambiental: El desafío del


camino global ocho cuestiones claves, Madrid: Dykinson, 2009.

11. SAN MARTÍN, Diego. El Daño Ambiental- Un estudio de la institución del


derecho Ambiental y el impacto en la sociedad, Lima, Grijley, 2015.

67
MÓDULO I: Marco Legal de la actividad minera 68

68