Está en la página 1de 2

NO ROBARÁS

Éxodo 20:15

“14 »No robes” NVI

Cuando leemos y meditamos en el decálogo, nos asalta la pregunta ¿cuál es el


mandamiento mas violado? Lamentablemente vez tras vez concluimos que todos y cada uno de
ellos son pasados por alto por millones de seres humanos. Es cierto que el ser humano se ha
desarrollado admirablemente en muchos ámbitos: la ciencia, la tecnología, la cultura, la
economía; pero tiene una muy grave y profunda carencia en su carácter, su integridad, su moral.
La crisis es más profunda, porque nuestra sociedad, tradicionalmente sostenida sobre valores
cristianos, también los ha ido abandonando para renunciar a su herencia de fe.
El decálogo fue dado al pueblo de Dios como una palabra que lo guiaría en su nuevo
camino hacia la libertad. Ya había sido liberado, pero el reto que tenía por delante era vivir en
libertad. Y para vivir en libertad hace mucha falta tener claros nuestros valores, nuestros
principios, nuestros límites. Asumirlos de manera personal y responsable, interiorizarlos, para
que no se queden en la superficie. Es así que el Espíritu Santo los escribe en nuestro corazón,
para que se arraiguen profundamente en el fondo de nuestro ser.
Dios le dice a su pueblo “no robarás”. El Señor nos dice a nosotros “No roben”. No
tomemos lo que no nos pertenece.
No nos robemos a nosotros mismos descuidando o no creyendo en los bienes, dones y
talentos que Dios nos ha dado y viviendo la vida que no nos pertenece.
No le extraigamos valor a los talentos que recibimos, por el contrario, agreguémosle valor
a todo lo que es parte de nuestra vida, recordemos lo que dice el Apóstol Pedro: 5 Precisamente
por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; 6 al entendimiento,
dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; 7 a la devoción
a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. 8 Porque estas cualidades, si abundan en
ustedes, los harán crecer en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo, y evitarán que sean
inútiles e improductivos.”
No dejemos de ofrendar y diezmar con generosidad, porque rodo le pertenece al Señor.
El presidente dijo algo esta semana en Tulancingo Hidalgo en lo que no podemos estar en
desacuerdo: “Que todos ayudemos fortaleciendo valores culturales, morales, espirituales.
Diciéndoles que es mejor dejar a los hijos pobreza, pero no deshonra”.
I.B.B. Gracia de Dios
Domingo 30 de junio del 2019