Está en la página 1de 4

CUADERNOS DE

COMUNICACIÓN BREVE
MEDICINA PSICOSOMÁTICA Y PSIQUIATRÍA DE ENLACE

Procesos de pérdida: como prevenir futuras


dificultades
Loss Processes: How to prevent complicated grief
M. Cunill*, P.J. Clavero**, M.E. Gras*** y M. Planes***

Resumen

En este artículo se presenta la propuesta de un modelo para reducir el sufrimiento asociado


al proceso de duelo y prevenir futuras complicaciones. Este modelo está basado en cubrir las
necesidades de los dolientes desde el primer momento de la pérdida y dentro de contexto funera -
rio, a partir de ver el cuerpo y participar de manera activa en la ceremonia de despedida.

Palabras clave: Duelo. Ceremonia de despedida.

Summary

This paper present a model designed to reduce the pain and suffe ring associated with berea -
vement and prevent complicated gri e f. This model propose that the meaning funeral and view the
body helps to cover the needs of mourning.

Key words: Bereavement. Funeral ceremonies.

“Al llegar a su casa, me dijeron que mi her - el día anterior había estado hablando por telé -
mano había mu e rto. Buf!! Empecé a chillar que fono con él y ahora ya no estaba...”
no podía ser, y a buscarlo por toda la casa... me El duelo es la respuesta natural a la pérd i d a
di cuenta que no era una pesadilla, era cierto. de un ser querido. Es un proceso único y com-
Jamás volveré a ab ra z a rlo, jamás volveré a ha - plejo que afecta a la totalidad de la pers o n a ;
blar con él, nunca vo l veré a verlo... no podía ser, a fecta al pensamiento, al comportamiento, al es-
tado emocional y relacional, al organismo y a la
visión que se tenía sobre la vida.
*Profesora Lectora del Departamento de Psicología El duelo como todo proceso es limitado en el
**Profesor Asociado del Departamento de Psicología tiempo. Nuestra ex p e riencia en el trabajo dire c t o
***Profesoras Titulares del Departamento de Psicología con personas en duelo nos indica que este período
Institut de Recerca en Qualitat de Vida. Dep a rtament de
es de, como mínimo, un año. Aún así, la elab o ra-
Psicología. Universitat d e Girona
ción del duelo no depende del tiempo que tra n s c u-
Correspondencia: Mònica Cunill Olivas rra desde la pérdida, sino de lo que la persona re a-
Departament de Psicología
Facultat d’Educació i Psicologia
lice durante ese tiempo (es un proceso que requiere
Plaça Sant Domènech dinamismo). No debemos olvidar que cada persona
17071 Girona tiene un ritmo y unas necesidades dife rentes. Por
e-mail: monica.cunill@udg.edu ejemplo: habrá quien necesite ir a trabajar a las po-

C. Med. Psicosom, Nº 93/94 - 2010 45


cas semanas de la pérdida y quien estará de baja cl u s ivo de la red social natural, y a pesar del in-
varios meses, habrá quien tenga que ir al cemente- tenso sufrimiento se adaptan a la pérdida y a sus
rio a diario y quien no pueda entrar, etc. consecuencias. En cambio, para otras pers o n a s ,
Ha habido múltiples intentos de describir las eta- un 10% de los casos (Barry, Kals y Prigerson, 2001;
pas por las que pasa una persona que pierde a un ser Lathman y Prigerson, 2004), el duelo se complica y
q u e rido (Bowlby, 1980; Lidemann, 1944; Rando, ap a recen consecuencias graves que pueden afe c-
1984); lo cierto es que hay una progresión de fases, tar a la salud mental y física.
aunque a veces no lineal, que lleva a la elab o ración H ay toda una serie de fa c t o res que acompa-
del duelo. Los dife rentes momentos por los que ñan al duelo y nos pueden servir como “pre d i c t o-
pasa una persona en duelo son: rechazo e incre d u l i- res de ri e s go” de desarrollar un duelo compli-
d a d, dolor, integración y transfo rmación (Clave ro y cado (Rando, 1993; Arranz, Barbero, Barreto y
Cunill, 2008). Por otro lado, la progresión por las B ayés, 2003). Estos factores dependen de las cir-
d i fe rentes fases depende de que la persona adopte cunstancias de la muerte, la relación con el fa l l e-
un papel activo, que pasa por la realización de una cido, la personalidad, los re c u rsos del doliente y
serie de tareas: aceptar la realidad de la pérdida, tra- el apoyo sociofamiliar percibido.
bajar las emociones y el dolor por la pérdida, adap- Además de estos factores, las decisiones que se
t a rse a un medio en el que el fallecido está ausente, toman en las horas o días posteri o res a la mu e rte,
y recolocar emocionalmente al fallecido y seguir y que acontecen en su mayoría en el contexto
v iviendo (Worden, 1997). Otras teorías (Pa rke s , f u n e ra rio, pueden prevenir futuras dificultades en
1996) sugi e ren que la resolución del duelo incluye la elab o ración del duelo (Clave ro y Cunill, 2008).
el conservar lazos de unión con el fallecido (“conti- Recibir apoyo emocional, ver el cuerpo y part i c i-
nuing bonds”), en los que el doliente mantiene una par de fo rma activa en la ceremonia tienen una
relación simbólica con el difunto y esta relación le función preve n t iva, ya que ayudan a cubrir algu-
ayuda de manera saludable a afrontar la vida. nas de las necesidades de las personas en duelo
Para la mayoría de personas, este pro c e s o en estos pri m e ros momentos y a lo largo del pro-
evoluciona de fo rma favo rable con el ap oyo ex- ceso (ver figura 1).

SERVICIOS FUNERARIOS
SOPORTE EMOCIONAL:
COUNSELLING
ESTADO DE SHOCK VELATORIO: VER EL CUERPO
CEREMONIA: RITUAL DE
DESPEDIDA Y CONMEMORACIÓN

PROCESO DE DUELO
NECESIDADES
RECHAZO E INCREDULIDAD
Aceptar la realidad de la pérdida
DOLOR
Conectar con las emociones y el
INTEGRACIÓN Y dolor
TRANSFORMACIÓN Resolver asuntos pendientes
Recordar a la persona que ha muerto
Desarrollar una nueva identidad
Encontrar un significado y
Recibir el apoyo de los demás

Figura 1
Modelo de prevención en el contexto funerario de dificultades en el proceso de duelo

46 C. Med. Psicosom, Nº 93/94 - 2010


Las principales necesidades a las cuales se ción con la persona que acabamos de perder, en el
hacen re fe rencia son (adaptadas de Worden, 1997 sentido de que deja de ser una relación física y
y de Wolfelt, 2003): pasa a estar exclusivamente en nuestros recuerdos.
Uno nunca pierde los re c u e rdos de una relación
1. Aceptar la realidad de la pérdida signifi c at iva. La ceremonia ayuda a iniciar este
Cuando alguien que amamos mu e re, siempre cambio, ya que de manera nat u ral ofrece un tiempo
hay cierta sensación de que no es ve rdad. Inte- y un espacio para pensar sobre todos aquellos
lectualmente la persona entiende el hecho de la momentos –buenos y malos– que compartimos con
mu e rte pero emocionalmente no puede acep t a rlo. nu e s t ro ser querido y compartirlos con los demás.
La ceremonia puede ser un punto de partida para D u rante la ceremonia, en el Homenaje, se pre-
facilitar la resolución de esta tarea. sentan aquellos hechos en los que la persona des-
El hecho de que el ataúd esté abierto dura n t e tacó y sus mejores cualidades. Esto ayuda a los
el ritual es una invitación a ver el cuerpo, a decir dolientes, ya que les pone en contacto con sus
adiós, pero también es una invitación a confron- re c u e rdos personales e íntimos. Además, les da la
tar nuestra percepción de irrealidad. oportunidad de compart i rlos, y descubrir recuerdos
en los otros de situaciones que ellos desconocían.
2. Conectar con las emociones y el dolor
Pa ra poder elab o rar el profundo dolor que nos 5. Desarrollar una nueva identidad
provoca la mu e rte de un ser querido es necesari o D e s a rrollar una nu eva identidad signifi c a
poder conectar con él y ex p re s a rlo. La ceremonia adap t a rse a un medio en el que el fallecido está
concentra nuestros pensamientos, sentimientos a u s e n t e, y esto supone toda una serie de cambios
dolorosos sobre la muerte. Durante una hora los que tienen que ver con adap t a rse a nu evos roles y
dolientes pueden dejarse llevar por el dolor de la a d ap t a rse al propio sentido de sí mismo. Po r
pérdida sin tener la necesidad de poner distancia.
ejemplo, cuando una mujer pierde a su pare j a ,
Quizás es el único lugar y momento en poder
pasa de ser una persona casada a ser una pers o n a
ex p resar de manera abierta, y socialmente acep-
viuda, este nuevo estatus social supone toda una
tada, la terri ble tristeza que en esos momentos
s e rie de ajustes psicológicos sobre la concepción
asola los corazones de los familiares.
de uno mismo. La ceremonia en este sentido ay u-
3. Resolver asuntos pendientes da al doliente en su cambio de estatus, ya que se
convierte en un ritual de paso. Este es un proceso
Uno de los aspectos que pueden dificultar la individual pero también social, dada la pre s e n c i a
elab o ración del proceso de duelo es sentir que de otras personas que reconocen este cambio y
existe algo pendiente en la relación con el difunto. pueden ofrecer ayuda al doliente.
Este hecho normalmente se relaciona con cosas
que se querrían haber dicho o hecho y no se dije- 6. Encontrar un signifi c a d o
ron o hicieron. Au t o res de dife rentes escuelas psi-
coterapéuticas ( Kubler-Ros, 2004; PerlsHeffe r- Cuando perdemos un ser querido, se nos plan-
line, y Goodman, P, 2001; Worden, 1997) nos tean cuestiones sobre el significado de la vida y de
h ablan de la importancia que para la resolución la mu e rt e. “¿Por qué ha tenido que morir?”, “¿Po r
del duelo tiene completar estos temas inconcl u s o s . qué ahora?”, “¿Por qué de esta manera?”, “¿Qué
La ceremonia permite a los familiares, amigos y h ay después de la mu e rte? Todas esta preg u n t a s
a l l egados, despedirse del ser querido. Ofrece la requieren mu cha energía y no tienen una respuesta
o p o rtunidad de dar las gracias por todo lo que satisfactoria para el doliente. Encontrar un signifi-
recibieron de él, de pedir perdón o perdonar en el cado no quiere decir que se deba encontrar una
caso de que hubiera alguna dificultad en la re l a- justificación de la mu e rt e, sino con prestar at e n-
ción, y de decirle por última vez “te quiero”. ción a cuáles son las cosas que podemos aprender
a partir del sufrimiento que esa pérdida nos pro-
4. Recordar a la persona que ha mu e rt o voca. La ceremonia nos da la oportunidad de en-
Pa ra elab o rar el duelo se debe cambiar la rela- contrar aquello signifi c at ivo en la vida del difunto

C. Med. Psicosom, Nº 93/94 - 2010 47


que fo rma parte de nosotros. Los fallecidos nos 4. C l ave ro P y Cunill M.: Rituales de despedida y
o f recen re c u rsos para mejorar nu e s t ro pre s e n t e, a c o m m e m o ración: la celeb ración de una vida. Su
t ravés del cambio en nu e s t ra escala de valores; de función preve n t iva en el proceso de dualo. Gir ona.
poder re l at ivizar, y de valorar, el ve rd a d e rorega l o Alfinlibros, 2008.
5. Ku bler-Ros E.: La mu e rte un amanecer. Barc e l o-
que es la vida.
na. Ed. Luciérnaga, 2004.
6. Lathman AE y Pri gerson HG. : Suicidality and
7. Recibir el ap oyo de los demás bere avement: complicated grief as a psych i at ri c
La persona en duelo necesita sentir que su do- disorder presenting gre atest risk for suicidality.
lor tiene un impacto en los otros y necesita re- Suicide and life - t h re atening behaviour, 2004; 34:
cibir el ap oyo continuo de la comunidad. La ce- 350-62.
7. Lindemann E.: Symptomat o l ogy and manegement
remonia es el acto público donde se puede bri n-
of acute grief. American Journal of Psychiatry,
dar este soporte a la familia.
1944; 101: 141-148.
8. Pa rkes CM.: Bereavement: studies of grief in adull
BIBLIOGRAFÍA life London: Routledge, 1996.
9. Pe rls F, Hefferline RF y Goodman P.: Terapia
1. A rranz P, Barbero J, Barreto P y Bayés R.: I n- Gestalt. Excitación y crecimiento de la personali-
t e rvención emocional en cuidados paliat ivos. Mo- dad humana. Ed. CTP, 2001.
delos y protocolos. Barcelona. Ariel Ciencias Mé- 10. Rando TA.: G ri e f, Dying and Death. Illinois. Res.
dicas, 2003. Press. Co. 1984.
2. Barry LC, Kals SV y Pri ge rson HG. : Psychiat ri c 11. Rando TA.: Tre atment of complicated mourn i n g.
d i s o rd e rs among bere aved persons: the role of per- Champaing, IL. Researc Press, 1993.
c e ived circumstances of death and prep a redness 12. Wolfelt A.: Creating meaningful funeral ex p e ri e n-
for death. American Journal of ge ri at ric Psych i a- ces. Aguide for caregive rs. Colorado. Companion
try, 2001; 10: 447-57. Press, 2000.
3. B ow l by J. : Attachment and loss vol. 3: loss, san- 13. Worden. Grief counselling and grief therapy: A
dez and dep ressions. London: The Hoga rt Press handbook for the mental health practitione 4. Lon-
and Institute Of Psichoanalysis, 1980. don: Tavistock Routledge 1997.

48 C. Med. Psicosom, Nº 93/94 - 2010