Está en la página 1de 37

1

LAS 7 CABEZAS DE Apocalipsis 12, 13 y 17


POR
URIAH SMITH 1
Al defender la opinión de que las siete cabezas del dragón de Apocalipsis 12, y
las bestias de Apocalipsis 13 y 17, representan siete formas de gobierno que
han existido en el Imperio Romano, el escritor considera necesario recordar al
lector que no está tratando con novedades (nuevas). No está presentando una
nueva visión para atraer la curiosidad del lector, y para atender la emoción no
siempre saludable de seguir una línea de pensamiento porque es extraño. Pero
el punto de vista que se defenderá en este documento es uno que ha
caracterizado al movimiento adventista desde el principio, hasta el primero, el
segundo y el tercer mensaje, hasta el momento actual, y solo está empezando
en unos pocos años para ser cuestionado. . Tampoco se puede decir que el
punto de vista sea peculiar a los adventistas en su aspecto histórico, un plan
ideado por ellos para satisfacer sus puntos de vista peculiares de la profecía,
ya que los estudiosos declararon antes de que comenzara el movimiento
adventista, que Roma había presentado al mundo, como una Característica
única y maravillosa de la historia, siete formas distintas de gobierno. Todo lo
que hicieron los adventistas fue decir, como la cosa más natural del mundo,
que si Roma tenía siete formas de gobierno, las siete cabezas del dragón, que
era un símbolo de Roma, deben diseñarse para representar ese hecho. . Los
viejos historiadores romanos, Livio y Tácito, reconocieron las diferentes
formas de gobierno en Roma, como muchos "jefes" de la comunidad romana,
y nombran expresamente estas cuatro formas: Reyes, Cónsules, Dictadores y
Decemvirs. Y uno de los primeros comentaristas protestantes, Osiander, ya en
1511, nombra a los siete como los tenemos; Reyes, cónsules, decemires,
dictadores, triunviros, emperadores y papas, como las formas de gobierno
romano representadas por las siete cabezas del dragón de Apocalipsis 12 y las
bestias de siete cabezas de Apocalipsis 13 y Apocalipsis 17. Adventistas, Bajo
el primer mensaje, de inmediato se adoptó esta opinión. {SHR 1.1}
Se puede decir que esto va demasiado lejos para la luz y la instrucción
profética. Pero confiamos en que no se asumirá que no ha habido estudiosos
que hayan sido capaces de interpretar la historia hasta la última década, o que
2

ninguna de las aplicaciones proféticas hechas por los hombres que vivieron en
esa era cuando se rompió el sello. El libro, y quienes fueron impulsados por el
Espíritu de Dios a un estudio profético, tenían derecho a cualquier respeto.
{SHR 2.1}
Pero la opinión de que las siete cabezas del dragón de Apocalipsis 12
representan siete formas de gobierno que se desarrollaron solo en el Imperio
Romano, ahora se cuestiona: ya sea por buena razón o no, el propósito de este
documento es tratar de determinar. Los nuevos puntos de vista que ahora se
presentan para ocupar el lugar de los antiguos, varían con cada exponente
diferente, pero será necesario observar solo aquellos a los que se les ha dado
mayor prominencia. Pero antes de hacer esto, deben ofrecerse algunas
palabras para mostrar lo que significa el dragón en sí; Por extraño que parezca,
también se niega que este sea un símbolo de la Roma pagana. Siempre se
pensó que era una tarea fácil demostrar que el poder romano en su primera
forma religiosa es lo que se establece bajo el símbolo del gran dragón rojo de
Apocalipsis 12. Los símbolos se aplican de acuerdo con la posición en que se
encuentran. Se colocan y el trabajo que se dice realizar. En el presente caso, el
dragón ciertamente representa ese gobierno humano que intentó destruir al
Señor Jesús cuando vino a este mundo. Y no puede haber disputa que ese
poder fuera Roma. ¿Pero no dice en el versículo 9, que el gran dragón es la
serpiente antigua, el diablo y Satanás? - Muy cierto; pero no dice que el gran
dragón rojo, del que se habló antes, fuera el diablo y Satanás. Marque con qué
cuidado la profecía distingue entre estos dos símbolos. Uno es un gran dragón
rojo, con siete cabezas, diez cuernos y una cola, que arrastra una tercera parte
de las estrellas del cielo desde su órbita y las arroja a la tierra. Seguramente no
se puede hacer tal descripción para aplicarla a Satanás como persona. Tal
aplicación sería más grotesca que los burlescos de Satanás, nacidos en las
mentes envenenadas y hostiles de los escépticos y burladores, en los que se le
muestra con el pie hundido, alas de murciélago, cuernos de ganado y una cola
puntiaguda. La otra es una referencia a Satanás personalmente, y la
explicación se agrega de inmediato, indicando que este dragón significa
"Satanás". Cuán particular es el ángel aquí para definir el término dragón, de
modo que no se pueda cometer ningún error. No hay necesidad de confundir
las dos descripciones. El dragón por el cual el diablo, personalmente, está
3

representado, no es un "gran dragón rojo", no es un dragón con siete cabezas


coronadas, ni uno con diez cuernos y una cola. Este dragón es un símbolo de
Roma, mientras que la religión del imperio era pagana. {SHR 2.2}
En "EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS" por la Sra. E.G-WHITE, p. 138, encontramos
lo siguiente en este punto: “Se dice que el dragón es Satanás [Apocalipsis 12:
9]; Él fue quien se dirigió a Herodes para dar muerte al Salvador. Pero el
principal agente de Satanás en la guerra contra Cristo y su pueblo durante los
primeros siglos de la era cristiana, fue el Imperio Romano, en el que el
paganismo era la religión predominante. Así, mientras que el dragón,
principalmente, representa a Satanás, es, en un sentido secundario, un
símbolo de la Roma pagana ". Esta es la única visión razonable y bíblica para
tomar de este asunto. ¿Y cómo podemos saber cuándo un dragón se utiliza así
en un sentido secundario aplicándose a algún poder terrenal? - Es cuando se
le atribuyen algunas características específicas, como cabezas multiplicadas,
cuernos, etc. Para un dragón, no calificado, no tiene tales características
peculiares, sino que es simplemente una criatura horrible, conforme a lo que
vemos en la naturaleza. Entonces, cuando se aplica a Satanás, personalmente,
se explica que se aplica a él, y ninguna de estas características aparece, pero
se agrega una frase adicional, "esa serpiente antigua", para protegernos más
sobre este punto. Por lo tanto, cuando se observan rasgos como cabezas y
cuernos, como en Apocalipsis 12: 3, podemos saber que se usa en su sentido
secundario y se aplica a un gobierno terrenal, siendo ese gobierno terrenal su
agente principal, la Roma pagana. Entonces, en Ezequiel 29: 3, Egipto,
entonces un agente prominente de Satanás, está simbolizado por un "gran
dragón". Pero allí está representado como un monstruo de río que tiene
"escamas". Sin duda, es lo suficientemente malo como para caricaturizar a los
infieles y mundanos. el diablo, que tiene dos cuernos, y una cola; ¡cuánto peor
es para los estudiantes de la Biblia enfatizar esa caricatura dándole siete
cabezas y diez cuernos, así como la inevitable cola! {SHR 3.1}
Juan tuvo la visión de la Revelación en el año 96 d. C., y aquí se le muestra un
símbolo del gobierno bajo el cual vivió y sufrió persecución; y ese símbolo era
un gran dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos. Entonces, todas las
características que aparecen en el dragón, debemos esperar encontrar, ¿no
deberíamos, en algunas características o características del Imperio Romano?
4

Esto ciertamente parece ser lo más natural. Pero la nueva visión es una
desviación de este "método natural". Según esta visión, contrariamente a todo
precedente, el alcance de esta visión fue retroactivo, y no se remonta al
principio de la historia del gobierno actual en ese momento, sino que se aleja.
fuera de sus límites, para tomar en los grandes gobiernos de la tierra, que ya
habían sido simbolizados en la profecía, algunos de ellos tres veces, y que
habían fallecido siglos antes, nunca más para aparecer o tener alguna
influencia entre los hombres. Se afirma que reinos como estos se incluyen
entre las cabezas del dragón, y la nueva enumeración se da de la siguiente
manera: 1. Babilonia; 2. Medo-Persia; 3. Grecia; 4. Roma pagana; 5. Roma
papal; 6. United Italy; 7. Una cabeza futura aún desconocida; 8. El papado
restaurado. {SHR 4.1}
Otro punto de vista deja fuera a Italia Unida, y da en su lugar a las naciones
protestantes de pago de Europa, como la sexta cabeza, y convierte a la séptima
cabeza en una condición de cosas aún sin desarrollar, con la imitación de que
es el momento de angustia y anarquía lo que está delante de nosotros Este
punto de vista es inconsistente consigo mismo en el sentido de que asume que
un jefe debe ser un gobierno separado y, sin embargo, convierte al sexto jefe
en una multiplicidad de gobiernos de la iglesia del estado repartidos por toda
Europa, y el séptimo jefe, un estado de anarquía, que es el ausencia de todo
gobierno! {SHR 5.1}
La objeción a una solicitud de este tipo es que ya está insinuada, es contraria
a todo precedente. No se puede encontrar una profecía que se ocupe de los
temas de esa manera: es decir, introduciendo nuevos símbolos para
representar a los gobiernos antiguos que habían tenido su día y que han
desaparecido, nunca más aparecer entre los hombres. ¿Qué razón concebible
podría haber para que la profecía se ocupe de ellos? La profecía se relaciona
con el futuro desde el momento en que se da, no al pasado. Solo se remonta
al pasado lo suficiente como para mostrar las bases de los eventos futuros que
predice, y para identificar los símbolos que introduce. De esto tenemos una
ilustración en Apocalipsis 12: 1, 2. Y tan pronto como una nación ha
desempeñado su parte y falleció, se abandona la cadena de eventos y la
profecía continúa con el futuro. Esto se ilustra en la visión de Daniel 8, que se
dio en el último año de la supremacía de Babilonia, y por lo tanto comienza
5

con el Imperio Medo-Persa, porque nada más del imperio de Babilonia debía
ser tenido en cuenta. {SHR 5.2}
Pero se puede preguntar si, sobre la base de que estas siete cabezas denotan
las siete formas de gobierno en el Imperio Romano, la profecía no se remonta
a siglos antes de la época de Juan, cuando existían algunas de estas cabezas.
Muy cierto; Pero no va fuera del gobierno al que pertenecían. Como eran
rasgos que pertenecían a ese gobierno que el ángel le estaba mostrando a
Juan, era necesario retroceder lo suficiente para llevarlos a todos. Era
necesario mostrar el gobierno en su totalidad. La vista no hubiera sido
completa sin esto. Pero suponer que el símbolo va fuera de Roma, a naciones
enterradas que nunca tuvieron conexión con Roma, es suponer que la profecía
trae una gran cantidad de materia muerta y muerta, madera inútil, miembros
sin vida, que no tenían conexión y nunca había tenido alguna conexión con el
gobierno que reinaba, y que se pasa por alto cuando John le dio esta visión.
Por lo tanto, se demuestra que tal aplicación es antinatural y no escritural.
{SHR 5.3}
De acuerdo con la demostración uniforme de la profecía simbólica, si algún
símbolo fue diseñado para reflejar en una sola vista a todos los grandes
gobiernos del mundo, el símbolo mediante el cual se muestra esto debería
haberse introducido mientras que el primero de esos gobiernos era un poder
reinante en lugar de esperar hasta que uno o más de ellos hubieran fallecido y
luego darnos una fotografía de sus fantasmas después de que hubieran
entrado en sus tumbas. ¿Pero no se dice de esas primeras bestias, que cuando
se les quitó su dominio, sus vidas se prolongaron? - si pero fue solo por "una
estación y un tiempo". No se insinúa que la vida de la primera bestia continúe
hasta el momento de la cuarta, o que la vida de la segunda y la tercera sea así.
Pero la vida del primero se continuó por un tiempo en el segundo, el segundo
en el tercero, etc. Es decir, cuando hubo una transición de un reino a otro, no
hubo un cambio instantáneo de personas, costumbres, instituciones, e
influencias. Pero estos continuaron sintiéndose en el reino subsiguiente, hasta
que surgió una nueva generación, y todo fue finalmente moldeado en el nuevo
reino, y así sucesivamente de uno a otro. Pero cuando llegamos al cuarto reino,
la profecía considera oportuno mostrar que el espíritu, los elementos y algunas
de las características de esas primeras bestias se han absorbido y se muestran
6

en este cuarto reino al dar a los romanos. bestia (Apocalipsis 13: 1, 2) el cuerpo
de un leopardo, los pies de un oso y la boca de un león. Por lo tanto de la
imagen del capítulo 2, se puede decir que el hierro, el bronce, la plata y el oro
se rompen en pedazos, porque los elementos de esos reinos existen hasta el
final. Este razonamiento no podía aplicarse al símbolo de las cabezas; porque
todos ellos pertenecían a un reino; Mientras estos estaban todos fuera de
Roma, reinos separados e independientes. {SHR 6.1}
2. En la visión de Daniel 7 en la que Babilonia, Medo-Persia y Grecia se ven a la
vista, consecutivamente, bajo sus propios símbolos específicos, no es hasta el
cuarto reino, o el reino romano, que se alcanza el rasgo de diez. Los cuernos
se introducen, porque solo en Roma se desarrollaron los diez reinos,
simbolizados por esos cuernos. Pero cuando llegamos a la visión del gran
dragón rojo de Apocalipsis 12, estos mismos diez cuernos aparecen
nuevamente, mostrando que la visión de Juan no comienza hasta el momento
de la cuarta bestia de la profecía de Daniel 7, y que lo que Juan tiene en vista
el poder idéntico mostrado a Daniel, del cual surgirían los diez cuernos, o los
diez reinos. No se insinúa que estos diez cuernos se limitaron a una de las
cabezas del dragón, sino que fueron comunes a todas las cabezas, una a cada
cabeza y dos a un número suficiente para distinguir los diez. Pero si una de
estas cabezas representa Babilonia, otra Medo-Persia y otra Grecia, los diez
cuernos les corresponderían tanto a ellos como a cualquier otra cabeza. Pero
éste no era el caso. Estos antiguos imperios nunca formaron parte del reino
del que surgieron los diez cuernos. Por lo tanto, es imposible que esas cabezas
puedan referirse a cualquiera de esos reinos precedentes, de los cuales no
surgieron los diez reinos. En vista de tales hechos, debe ser evidente que las
siete cabezas no pueden aplicarse fuera del Imperio Romano. {SHR 7.1}
3. El punto de vista cronológico desde el cual Juan habla es el de su propio
tiempo. Así fue con el profeta Daniel. Él dice cuándo tuvo sus visiones, dónde
estaba y las circunstancias existentes. Así que Juan dice, yo estaba en la isla
llamada Patmos, en el día del Señor, y tuve una visión en la que el ángel me
dijo tal o cual cosa. Y así, cuando el ángel en su explicación más particular de
las cabezas, en Apocalipsis 17, dice de ellas a Juan, que cinco de ellas habían
fallecido, y una es, etc., muestra que las cabezas son consecutivas y que Cinco
eran entonces en el pasado, y que Juan vivía debajo del sexto. Cualquier
7

aplicación correcta de estas cabezas, por lo tanto, debe mostrar el poder


político del símbolo conferido en la sexta cabeza, en A.D.96, cuando se dio esta
visión. Decir que John habla desde el punto de vista de algún tiempo futuro
indeterminado, un momento en el que cinco de los jefes habrían fallecido y el
sexto reinará, sin dar la menor insinuación de cuándo sería ese momento, es
levantarse. Ancla, tira la carta y la brújula, y vete a la deriva sobre un mar
desconocido, sujeto a cada fantasía que cada ráfaga de viento puede soplar en
el camino. En este caso, no podríamos saber nada sobre la profecía, y el
Swedenborgismo sería una guía tan buena como cualquiera. Para aplicar el
mismo principio a la profecía de Daniel, también se puede afirmar que cuando
dice en el capítulo 9, el ángel vino a explicarle la visión del capítulo 8 y le dice
que se cortaron setenta semanas para su gente. , etc., no quiso decir que ese
era el caso en ese momento, sino que llegaría el momento en un futuro
desconocido, cuando estaría determinado a separar setenta semanas para su
gente, dejando todo el camino libre para que un judío reclame que aún no ha
llegado el momento del cumplimiento y, por lo tanto, la revelación del Mesías
es todavía futura. Daniel menciona el momento y el lugar cuando el ángel le
aseguró que existían ciertas circunstancias. Así mismo, Juan declara que
estaba en la isla llamada Patmos, y en visión, un gobierno se presentó ante él
bajo el símbolo de un gran dragón rojo, con siete cabezas, y de éstas el ángel
dice: "Cinco han caído, y una es ". ¿Cuándo entendería Juan que eso es verdad?
- En su propio día, el tiempo entonces presente, por supuesto. De hecho, sería
un anuncio muy extraño decir de siete cabezas consecutivas, que llegaría el
momento, cinco de ellos habrían fallecido, y el sexto estaría en el poder, y el
otro vendría. Lo mismo podría decirse de toda la serie, en referencia a las
demás. Es cierto, entonces, que la sexta cabeza era la cabeza reinante en el día
de Juan. Pero la vista en consideración no tiene la sexta cabeza, la cabeza
reinante, en el momento en que se dio la Revelación; y, por lo tanto, está
condenado por las condiciones que la profecía misma impone claramente.
{SHR 7.2}
4. La disposición de las coronas sobre el dragón y la bestia sucesora, también
sirve para guiarnos a la aplicación correcta. A lo largo de todo el período
cubierto por la forma de dragón del Imperio Romano, las coronas están sobre
las cabezas. Se deben llevar coronas para indicar el poder civil; y el
8

pensamiento que evidentemente se transmite es que, durante el tiempo


cubierto por la forma de dragón, el poder civil se otorgó a las cabezas. En el
versículo 7 de Apocalipsis 12, Satanás se presenta como un dragón, sin
interferir en absoluto con el símbolo de los versículos 3 y 4, y el resto del
capítulo tal vez sea aplicable principalmente a su trabajo personal. Luego, en
el capítulo 13: 1, el ángel retoma el gran sistema romano de nuevo, al ver las
mismas siete cabezas y diez cuernos. Pero ahora se ha producido tal cambio
que el poder romano ya no está representado por un dragón, sino por una
bestia que tiene el cuerpo de un leopardo, los pies de un oso y la boca de un
león. Pero se notará un cambio aún más, y es que todas las coronas se retiran
de las cabezas, y las coronas que ahora aparecen se colocan sobre los cuernos.
Esto concuerda más armoniosamente con los hechos de la historia. Los diez
cuernos representan los diez reinos que salieron de Roma; y todo esto surgió
mientras el imperio seguía siendo pagano. Pero casi de inmediato, la religión
del imperio cambió del paganismo a esa forma mestiza del cristianismo,
conocida como el papado. {SHR 9.1}
Esto fue al principio un poder espiritual. No tenía corona sobre ella; porque el
poder había pasado ahora a los cuernos. Para mantener la unidad del símbolo
del dragón, tenía siete coronas sobre sus cabezas; pero para mantener la
unidad o la consistencia del símbolo bajo el cambio, todas las cabezas de la
bestia leopardo ahora tienen escrita una blasfemia, y las coronas se colocan
sobre los cuernos. Ninguna cabeza aparece después de esto con una corona
sobre ella; y esto muestra que no hay otra cabeza que desarrollar, recibir una
corona, después de que el poder civil haya pasado a los cuernos. Pero, se dirá,
¿no estaba el papado vestido de poder civil? - El papado, sin duda, sometió el
poder civil a sí mismo; pero la relación de la religión con el estado no era la
misma que la del paganismo. Allí el emperador era pontifex maximus, porque
él era emperador. Ocupó su cargo religioso debido a su cargo civil. Pero aquí
los papas asumieron la autoridad civil, debido a su poder religioso. Se suponía
que controlaban los asuntos civiles y espirituales de los hombres, no porque
fueran emperadores, sino porque eran los gobernantes de Dios sobre la tierra.
Es decir, uno asumió el control del interés espiritual de sus súbditos, debido a
su elevación civil: el otro invirtió la relación, y asumió el control de los intereses
civiles y espirituales de todos los hombres, debido a su elevación espiritual.
9

Esa fue la diferencia. Fue esta tiranía espiritual la que constituyó la fase
especial del gran coloso romano, bajo el papado. Por lo tanto, esta cabeza no
tiene corona, pero está cubierta con los nombres de blasfemia. Está de
acuerdo en todas las manos que el papado constituye una de las cabezas; y se
muestra por lo que aquí se presenta en referencia a las coronas y cuernos, que
esa cabeza es absolutamente la última en la serie de siete. {SHR 9.2}
5. La acción del dragón en referencia a la siguiente bestia o leopardo, muestra
aún más que el dragón, como símbolo, está confinado a la Roma pagana. El
dragón le da a la bestia papal, su asiento, su poder y gran autoridad. Su asiento
era Roma, que ha sido ocupada por los papas desde que fue abandonada por
los emperadores. Esto, como cuestión de historia, fue una transacción
totalmente entre la Roma pagana y papal, y como cuestión de profecía,
totalmente entre el dragón y la bestia leopardo. El dragón, por lo tanto,
representa la Roma pagana, y la bestia, la Roma papal. Ni Babilonia, Medo-
Persia ni Grecia tuvieron nada que ver con esta transferencia al papado, como
debieron haber tenido, si constituían tres de las cabezas del dragón. Por lo
tanto, de nuevo se sigue la conclusión de que las siete cabezas del dragón no
pueden asimilar esos antiguos imperios. {SHR 10.1}
Pero nuevamente se puede preguntar: ¿Qué tenían que ver con los otros jefes
de Roma que habían fallecido años antes? - Ellos tenían que ver con eso, por
supuesto, solo como habían sido parte del poder romano, todo incluido dentro
de su historia pasada. Cuando se hizo la transferencia al papado, todas las
cabezas, excepto la última anterior, han fallecido, que debe ser la que, por
necesidad, realice la transferencia. Pero esa cabeza representaba a toda la
Roma que había ido antes. ¿No fue Roma cuando Constantino trasladó la sede
del imperio al Bósforo y abandonó la ciudad de Roma para convertirse en la
sede de los papas? ¿Acaso no fue tanto Roma, la misma Roma, cuando los
orgullosos Tarquins fueron expulsados del trono por una población indignada,
casi mil años antes? Pero ni Babilonia, Medo-Persia ni Grecia fueron parte de
Roma, y nunca lo fueron, y por lo tanto no pueden sostener ninguna relación
con esta transferencia al papado de la sede de los antiguos Césares. {SHR 11.1}
En este punto tenemos otra evidencia de lo absurdo de aplicar el Dragón de
siete cabezas y diez cuernos al Diablo; porque en este caso, tendríamos al
diablo renunciando a su asiento y su poder para el papado. Pero podemos
10

estar seguros de que el Diablo no ha abdicado de ninguna manera. Mientras


usa al papado como su agente, es seguro que aún conserva su lugar como el
dios de este mundo y el príncipe del poder del aire. Otra cita de "Gran
controversia" aclarará este punto. Hablando de la bestia leopardo de
Apocalipsis 12:13, dice (pág. 439): “Este símbolo, como han creído la mayoría
de los protestantes, representa al papado, que tuvo éxito en el poder, el
asiento y la autoridad que una vez tuvo el antiguo Imperio Romano. "{SHR
11.2}
6. ¿Se dice que como Roma fue la sucesora de todos estos gobiernos y asimiló
a sí misma los elementos de todos ellos, deberían estar representados en el
símbolo romano? ¿Entonces preguntamos si tal no es ya el caso,
independientemente de las cabezas? Así, la bestia papal tiene el cuerpo de un
leopardo, como el sucesor de Grecia, los pies de un oso, que nos recuerda a
Persia, y la boca de un león, una característica de Babilonia. ¿Y estas
características no representan todo lo que se necesita para ser representado
en Roma de su relación con los reinos anteriores? ¿Por qué deberían tomarse
tres de las siete cabezas de la bestia para representar esos reinos también? Si
lo hacen, entonces esos reinos están representados dos veces en ese símbolo,
y podemos estar seguros de que la profecía nunca es culpable de tal tautología.
{SHR 12.1}
Tales son algunas de las objeciones a salir del Imperio Romano para encontrar
las siete cabezas, o cualquiera de ellas. Y se presentan como evidencia
concluyente de que no podemos retroceder, ni estar fuera del Imperio
Romano, por ninguna de las cabezas. {SHR 12.2}
7. Esa parte de la opinión en discusión que se aplica al presente o al futuro,
parece igualmente objetable. Así, la sexta cabeza, según la cual entendemos
que el ángel le dijo a Juan que vivía, se considera que es la Italia unida del
presente. Pero, ¿qué hay de peculiar en la Italia unida para que sea una
cabeza? - Italia ha estado unida antes; y si esa condición lo convierte en una
cabeza, ha sido una cabeza tanto antes como hoy. Pero más que esto, Italia es
simplemente uno de los diez cuernos; Y estos cuernos no se convierten en
cabezas. Italia no puede por lo tanto ser la sexta cabeza. {SHR 12.3}
8. En la nueva vista, la séptima cabeza está hecha para referirse a un poder
nuevo y desconocido que aún debe surgir. Esta es la característica más
objetable, tal vez, de todo el esquema. Aquí nuevamente estamos todos en el
11

mar. El efecto sobre aquellos que lo reciben se puede imaginar fácilmente.


Arrojará incertidumbre y confusión sobre todo nuestro trabajo. Existe el
peligro de aplazar hacia el futuro, eventos que pueden, incluso posiblemente,
haberse cumplido en el pasado. {SHR 12.4}
Y frente a este peligro, a juicio del escritor, debe levantarse una voz
de advertencia muy solemne. Los adventistas del primer día han caído
en gran medida en esta práctica, hasta que con algunos de ellos,
incluso los 2300 días se lanzan al futuro. Si todavía tenemos que
esperar a que se desarrollen dos jefes más y dirigir su carrera antes del
final, la tendencia inevitable es postergar la venida del Señor. Empuja
entre nosotros y ese evento, otros movimientos a los que la mente se
va a atraer, la curiosidad se excita y el espíritu de especulación se
desvanece, y así la atención se desvía de un sentido adecuado de la
proximidad del fin. Pero se puede preguntar: ¿No hay eventos futuros
que esperamos que se cumplan antes de que venga el Señor? Sí; pero
son eventos que están en conexión inmediata con ese evento. La
llegada a su fin, del rey del norte (Daniel 11:15); la entrada a la llama
ardiente de la bestia papal (Daniel 7:11); la conclusión de la obra de
la bestia de dos cuernos, ahora en las etapas avanzadas de su
desarrollo (Apocalipsis 13: 12-17) difícilmente puede decirse que
sean eventos independientes entre nosotros y la venida del Señor;
porque están tan íntimamente conectados con la llegada que, para
todos los propósitos prácticos, son inseparables y, en cada caso, solo
queda por dar un paso más: y a esto vemos que todo se está
acelerando. Pero decir que dos futuros cabezas de la bestia aún no se
han desarrollado es algo muy diferente de decir que la última cabeza,
incluso la octava, ya ha estado desarrollada durante siglos, ha hecho
la gran carga de su trabajo, y ahora prácticamente Solo espera entrar
en perdición. Así creemos que es realmente la situación en la
actualidad. En el primer caso, esperamos que se inauguren nuevos
movimientos, que ejecuten su carrera asignada y lleguen a su fin,
antes de que venga el Señor; en el otro, solo buscamos los actos
finales en movimientos bien declinados y ya muy avanzados para su
finalización. La única perspectiva presenta incertidumbre y retraso;
12

El otro, la rápida realización de todas nuestras esperanzas. Una vez


más, decimos: Cuídese de cualquier teoría que se introduzca tanto
entre nuestro tiempo y la venida del Señor como para producir
inevitablemente la impresión, inconscientemente para nosotros
mismos, que la venida del Señor no es tan cercana como la teníamos.
Acostumbrado a creer. Tal resultado sería muy deplorable. {SHR
13.1}
9. Finalmente, se nos dice que la octava cabeza es el papado
restaurado. Ya se ha notado que el papado, en el nuevo esquema,
constituyó la quinta cabeza. ¿Pero por qué la simple restauración de
esta cabeza, constituye otra cabeza? ¿No sería, a todos los efectos, la
misma cosa? Cuánto se pretende con la expresión "El papado
restaurado", no nos damos cuenta. Pero podría no ser pertinente
preguntar si el papado se restaurará para volver a ser un poder civil.
Un evento que una profecía del papado ha considerado oportuno
notar, se habla de la eliminación de su dominio. "Pero el juicio se
sentará, y ellos quitarán su dominio, para consumirlo y destruirlo
hasta el final". Daniel 7:26. Ya sea que tomemos la última cláusula
para significar el final de su dominio o el fin de los tiempos, si la
profecía significa algo, significa que después de que se retire ese
dominio, sea lo que sea, el papado nunca volverá a recuperarlo.
Ciertamente hemos pasado el momento de la sesión de la sentencia,
aquí traída a la vista, incluso si la aplicamos hasta 1844. Debemos
pasar la remoción del dominio, incluso si lo aplicamos a la
eliminación de la El dominio temporal en 1870, que el propio Victor
Emmanuel declaró que nunca debería volver al papado. Entonces,
durante veintiséis años, hemos visto al Papa encerrarse en su palacio
en Roma, haciéndose pasar por un mártir, y enfurruñado como un niño
mimado. Si por "restauración" se entiende la recuperación de su
dominio temporal (¿y cómo podría decirse que se restaura sin esto?),
La profecía lo prohíbe. Seguirá existiendo y gozando de prestigio,
como un poder espiritual, como lo hace hoy, y lo hará en mayor
medida en el futuro; pues virtualmente cooperará con la bestia de dos
cuernos mientras hace su trabajo (Apocalipsis 13:12), y con ella,
entrará vivo en el lago de fuego. Apocalipsis 19:20. {SHR 14.1}
13

Con estas objeciones insuperables a la aplicación de las cabezas en cualquier


lugar fuera de Roma, paganas y papales, y en contra de buscar alguna de ellas
en el futuro, la pregunta todavía puede existir en algunas mentes, ¿dónde
debemos aplicarlas? La antigua posición sigue siendo que denotan siete
formas distintas de gobierno que han aparecido en el Imperio Romano. Y
ahora, si se puede demostrar que tal es realmente el hecho, que siete formas
de gobierno se han exhibido allí, ¿no satisfará la profecía más completamente?
- Seguro que lo hará. Y si esta característica única apareciera en la historia
romana, las siete clases distintas de gobernantes sí controlan al gobierno en
diferentes momentos, por lo que, a diferencia de la historia general de otras
naciones, este hecho ciertamente sería digno de mención en la profecía. A este
punto, entonces, vamos ahora a dirigir la atención. {SHR 15.1}
Las siete formas de gobierno reclamadas para Roma han sido nombradas de la
siguiente manera: (1) Reyes; (2) cónsules; (3) Decemvirs; (4) dictadores; (5)
Triumvirs; (6) emperadores; y (7) Papas. ¿Aparecieron estas clases de
gobernantes en diferentes momentos como jefes de gobierno? ¿Qué es un jefe
de gobierno? No es la nación entera, sino esa persona, personas u
organización, en cuyas manos está el control ejecutivo supremo del gobierno
o la nación. En el caso de Roma, no se cuestionará que los reyes constituirían
propiamente una cabeza. Lo mismo sería verdad de los emperadores y verdad
de los papas; porque de común acuerdo el papado aparece como uno de estos
jefes. Pero por paridad de razonamiento, si el papado era un jefe, estas otras
clases de gobernantes también deben haber sido jefes. Por lo tanto, solo
necesitamos preguntar en referencia a cuatro de estos; A saber, cónsules,
decimvires, dictadores y triunvires. Si descubrimos que estos actuaron de tal
manera en el gobierno que podrían llamarse "jefes" del gobierno, y que no lo
hicieron otros oficiales romanos, excepto los reyes, emperadores y papas, ya
mencionados, entonces todo el terreno está cubierto. , y la profecía es
bastante cumplida. {SHR 15.2}
Cónsules Con respecto a los cónsules, leemos de la Nueva Enciclopedia
Universal de Johnson de la siguiente manera: - {SHR 15.3}
14

"Cónsul (del consulo latino, para" consultar "o" aconsejar "), el magistrado
supremo de la antigua Roma, después de la expulsión de los reyes. El número
era dos, y el período de mandato un año, pero no había restricciones en cuanto
al número de veces que se podía elegir al mismo individuo, aunque se requería
cierto intervalo antes de volver a ocupar el cargo. Los cónsules eran los
oficiales ejecutivos supremos, pero no tenían autoridad legislativa. Fueron
elegidos originalmente solo de los patricios, pero después también de los
plebeyos ". {SHR 16.1}
De esto parece que originalmente los cónsules ocuparon una posición similar
a la del presidente en nuestros propios Estados Unidos, mientras estaban en
el cargo, y el consulado era el jefe del estado, ya que la presidencia está en
nuestra propia tierra en el presente hora. Pero se dice que Roma era entonces
una república. Muy bien, ¿no es necesario que una república tenga cabeza? ¿Y
aquellos que eran los magistrados supremos no constituían esa cabeza? ¿No
es el presidente el jefe de esta nación? Pero se dice además que la oficina del
cónsul era común a toda la historia romana, y continuó incluso bajo los
emperadores y hasta la extinción del Imperio Occidental. Es cierto que el
historiador afirma que bajo los emperadores, la oficina era solo nominal, y su
poder sustancial fue destruido. Pero eso no cambia el hecho de que la oficina
en un principio era real y poderosa, y los cónsules eran los magistrados
supremos de la tierra. Si eso no constituía una cabeza, ¿qué podría constituir
una? Se dice que Theodoric, el conquistador de Italia (493 d. C.), felicitó a los
cónsules por ser "los favoritos de la fortuna, quienes, sin el cuidado,
disfrutaron del esplendor del trono". Esto muestra la verdadera naturaleza de
su posición, originalmente. cuando tenían los cuidados, así como el esplendor
del trono. Por lo tanto, no parece haber ningún fundamento racional para
negar que los cónsules alguna vez constituyeron la cabeza del estado romano,
tanto como los reyes, emperadores o papas. (Vea los comentarios de Livy, ya
mencionados.) {SHR 16.2}
Decemvirs. A continuación vienen los decemvirs. De estos, leemos de la
Enciclopedia citada anteriormente: - {SHR 16.3}
15

“Decemviri (sing., Decemvir), (Lat. From decem, 'ten' y vir (plural, viri. A 'man'),
un nombre aplicable a diez personas designadas para propósitos particulares,
pero más especialmente aplicado a los diez magistrados elegidos de los
patricios romanos para redactar un código de leyes fundado en las
instituciones más aprobadas de Grecia; también se les otorgó la autoridad
suprema para gobernar el estado. El experimento resultó completamente
exitoso; sus leyes fueron aprobadas por el Senado y fueron grabadas en diez
tabletas de metal, y sus deberes oficiales fueron cumplidos con tanta
satisfacción que, al final de su año de mandato, se resolvió, ya que su trabajo
no se había completado, para continuar con la misma forma de gobierno. Una
nueva comisión, invirtió con el mismo poder, fue designado para el próximo
año, en el cual los plebeyos fueron admitidos, cuyo resultado fueron dos
tabletas adicionales, completando así las famosas Doce Tablas que en los
tiempos subsiguientes se convirtieron en el fundamento de toda la ley romana.
Los nuevos decemviri, sin embargo, procedieron a los actos más violentos de
despotismo, perpetrando diversos atentados contra las personas y familias de
los plebeyos, que exasperaron tanto a la gente que estalló una insurrección;
los decemviri fueron expulsados de su cargo y los magistrados ordinarios
fueron reestablecidos ". {SHR 17.1}
De este testimonio queda claro que los decemvires no actuaron de manera
despreciable en la historia romana, y causaron tanta impresión en esa historia
como cualquier otro cuerpo de hombres. Es por las leyes que una nación es
moldeada; y sus famosas Doce Tablas se convirtieron en la "fundación de toda
la ley romana". Además, durante su mandato, fueron vestidos con "autoridad
suprema para gobernar el Estado", y su administración se llama "forma de
gobierno". ¿Qué más hay? ¿Es necesario que este cuerpo constituya una
cabeza del estado? Pero se dice que no puede ser una cabeza, porque fue de
muy corta continuación; No duró dos años. ¿Y qué diferencia, ora, eso hace?
¿Dónde se dice que un gobierno debe continuar un cierto tiempo para
constituir una cabeza? Estos hombres no fueron conquistadores del estado ni
usurpadores del poder. Fueron colocados en el cargo por el pueblo, fueron
vestidos con la autoridad suprema para gobernar la nación, se les llama una
forma de gobierno y tenían el control total de todos sus asuntos. Ahora, si su
administración en esa posición con ese poder en sus manos hubiera
continuado no más de una semana o un día, eso no habría hecho ninguna
16

diferencia. Hubiera habido una forma separada y distinta de gobierno


destacándose en la historia de Roma, y peculiar de esa nación. Los decemvirs,
seguramente, fueron uno de sus jefes. {SHR 17.2}
Dictadores. Veamos ahora el lugar que ocupan los dictadores en el estado
romano. Con respecto a este oficial, se da el siguiente testimonio: - {SHR 18.1}
"Dictador (P. dictateur, del lat. Dicto, dictatum, a 'decir a menudo,' a 'dictar'),
el título de un magistrado extraordinario en la República de la antigua Roma,
que fue investido con un poder casi absoluto durante un período De seis
meses, y fue irresponsable. Los dictadores fueron nombrados cuando la
república estaba en peligro, o cuando una crisis importante exigía la pronta
decisión y la vigorosa acción de un solo jefe ejecutivo. El primer dictador, según
algunas autoridades, fue Titus Lartius, quien fue nombrado 501 B. C .; el
último, Marcus Junius Perae, 216 B. C. En general, no se podía hacer de un
dictador que no hubiera sido previamente cónsul. Es dudoso que la elección
por la curia fuera necesaria para su nombramiento, pero la nominación por el
cónsul era indispensable ... El oficio de dictador se limitó al principio a los
patricios, y el primer dictador plebeyo fue C. Martius Rutilus, nombrado en 356
aC El poder de los dictadores estaba sujeto a estas limitaciones; no podían
tocar el tesoro, no se les permitía salir de Italia, no viajar a Roma a caballo sin
el consentimiento del pueblo. Las dictaduras de Sila y César, que trascendieron
sus limitaciones, fueron irregulares e ilegales, totalmente diferentes de las
dictaduras anteriores. ”- Id. {SHR 18.2}
La historia de Roma de Duruy, vol. 1, p. 282, que describe la creación de la
oficina del dictador, dice que "revivieron la realeza con todo su poder por un
tiempo. En 501 a. C. crearon la dictadura, cuyos poderes eran ilimitados ". {SHR
18.3}
De acuerdo con el principio de que el poder de control en un estado es el jefe
del estado, ¿no tenemos aquí otro jefe del gobierno romano? ¿Hubo alguna
vez un acuerdo similar en algún otro gobierno? Aquí había un "magistrado
extraordinario", con el poder absoluto de ahorrar solo que debía contar con el
consentimiento de la gente para recurrir a la tesorería, para salir de Italia o
para recorrer Roma a caballo. Si el presidente de los Estados Unidos, sujeto a
todas sus limitaciones, es el jefe de esta nación, muchos más fueron
dictadores, durante su cargo, el jefe del gobierno romano. Si se dice, a modo
17

de objeción, que el mandato fue de corta duración, la respuesta es: ¿Qué


diferencia puede hacer eso? Había una forma de gobierno, ideada por el
pueblo, para controlar los asuntos de la nación en tiempos de emergencia, a
la que, por el momento, todo lo demás quedaba subordinado; y el acuerdo
continuó, y se puso en funcionamiento más o menos, según el testimonio
anterior, por el espacio de doscientos ochenta y cinco años. Si esta
característica del gobierno no constituyera una cabeza, sería difícil concebir lo
que constituiría una. Si, mientras el dictador tenía asuntos en sus manos, algún
extraño había preguntado: ¿Quién es el gobernador de Roma? ¿Cuál habría
sido la respuesta? No habría sido nada más que esto: el dictador. Y si alguien
tuviera algo que ver con el gobierno, ¿a quién se lo enviaría? - Al dictador. Si
alguien todavía niega que los dictadores constituyeron una de las diversas
formas de gobierno que aparecieron en Roma, ¿podrían por favor decirnos
cuál era el jefe del gobierno mientras los dictadores tenían el poder en sus
manos? No eran los cónsules, ni el senado, ni los tribunos, ni ningún otro
oficial; porque todos ellos estaban sujetos al dictador. Tampoco importa que
se haya recurrido a esta forma de gobierno en diferentes momentos, y fue
cada vez de corta duración; porque como ya se ha comentado, el tiempo no
entra en la cuenta en absoluto; eso no altera el hecho de que hubo una forma
de gobierno diferente, bien definida e independiente presentada al mundo y
peculiar de esa nación: y nadie puede negarlo. {SHR 19.1}
Triumvirs. Todos los que están familiarizados con la historia romana están
familiarizados con el nombre de "triumvirs" y la parte que actuaron en la
conducta del Estado romano. De estos, el historiador habla de la siguiente
manera: - {SHR 20.1}
"Triumviri, o tres viri (lat. Tres," tres "y viri," hombres "), en la antigua Roma,
una junta de tres hombres nombrados para algún deber público especial. Los
autores romanos especifican varios tipos de triumviri. En B. C. 60. Julio César,
Pompeyo y Craso, formaron una coalición para la conducción de los asuntos
públicos; esto se llama el "primer triunvirato", pero los hombres que lo
constituyeron no tenían título oficial de triunviri, y ejercían solo un poder
usurpado. El "segundo triunviri", el de Octavio, Mark Antony y Lepidus, fue
reconocido oficialmente por el Senado, y los tres magistrados llevaban el
nombre de Triumviri Republicae Constituendae ("Triumvirs para la
organización de asuntos públicos"). "- Id. {SHR 20.2}
18

Aquí, entonces, tenemos dos períodos en la historia romana cuando el


gobierno fue administrado por tres hombres, otra forma de administración del
estado peculiar de Roma. Si descartamos el primero como no reconocido
oficialmente, todavía tenemos el segundo, que fue oficialmente reconocido
por el Senado, y un título que se les otorga en consecuencia. ¿Alguien duda de
que la autoridad suprema del estado estuvo por un tiempo en sus manos? Y
como eso que controla y administra al gobierno, ¿es el "jefe" del gobierno, no
era esto, más allá de toda pregunta, otro jefe que apareció en el estado
romano, peculiar de esa nación? - Ciertamente lo fue. A la luz del hecho de que
el "jefe" de un gobierno, o nación, es esa persona o cuerpo de personas en
cuyas manos se encuentra el poder ejecutivo, o el poder ejecutivo de la
administración, le pedimos al lector que tome una decisión razonable. Vista de
la conducta de los asuntos de Roma a lo largo de su historia. Encontramos solo
siete clases diferentes de gobernantes que en diferentes momentos ocuparon
esta posición y ejercieron este poder; y estos fueron, como ya se ha dicho,
reyes, cónsules, decimvirs, dictadores, triunvires, emperadores y papas. Y el
poder de Roma estuvo continuamente en manos de algunas de estas siete
clases, con la pequeña excepción observada en Apocalipsis 17, cuando entre
los jefes imperial y papal, el "Exarca de Ravenna" gobernó Roma durante unos
sesenta años. Los tribunos, ediles, presas, licores, etc., eran todos oficiales y
magistrados subordinados, y ninguno de ellos, solo o en combinación, ni solo
el senado, ni en conjunto con ellos, ejercía la autoridad suprema del gobierno
romano. {SHR 20.3}
Se dice a modo de objeción a este punto de vista, que los reyes y los
emperadores eran demasiado parecidos para constituir dos cabezas
separadas. Pero seguramente no podrían ser más parecidos que "el
papado" y "el papado restaurado", que ahora se dice que constituyen
dos de las cabezas. Los emperadores no fueron simplemente reyes
restaurados. Fue una nueva fase del gobierno que entró después de
muchos años de cambio y crecimiento, y el método de su ejercicio y
las circunstancias relacionadas con él eran tan diferentes de la oficina
real original, como bien se puede imaginar. Para ilustrar: un curso de
estudio se inicia en la escuela común, pero la escuela común es una
cosa muy diferente de la universidad donde se completa el curso. La
19

posición de emperador en la Roma posterior, no era más la misma que


la oficina original del rey, que la universidad es la misma que la
escuela común. Llegando después de un intervalo tan largo, después
de tantos cambios y diferentes formas de gobierno que habían
intervenido, y en condiciones tan diferentes, el emperador no podía
ser otra cosa que una cabeza separada y distinta. {SHR 21.1}
Esta visión de las cabezas no solo se confirma, sino que se demuestra
en la práctica por el otro símbolo profético en el que se presenta una
pluralidad de cabezas; a saber, el leopardo de cuatro cabezas de
Daniel 7. Se nos dice que estos cuatro jefes del leopardo eran cuatro
reinos distintos, y por lo tanto, los jefes siempre deben denotar reinos
separados. Pero indaguemos más sobre la naturaleza de estos reinos.
Todos ellos eran reinos griegos, porque eran simplemente divisiones
del imperio de Alejandro, que era el reino de Grecia. Pero el reino de
Grecia se trata en la profecía como una unidad, no solo durante la vida
de Alejandro, cuando tenía un solo jefe, sino durante toda la historia
de las cuatro divisiones en las que se separaba el imperio, denotado
por los cuatro jefes de la El leopardo y los cuatro cuernos de la cabra.
Esto se muestra en la gran imagen simbólica de Daniel 2, donde
Grecia está representada por una porción de bronce. Este hecho
también se reconoce en la nueva visión ahora bajo consideración, en
la cual Grecia, con sus cuatro cabezas, se considera que constituye
solo una de las siete cabezas de los símbolos de la Revelación, según
la nueva enumeración. Ahora, las cuatro cabezas del leopardo de
Daniel 7, todas con un carácter griego, en lugar de probar la nueva
visión de las siete cabezas, es decir, que deben ser reinos diferentes y
extraños, como se afirma para los símbolos apocalípticos, refutan
completamente que idea, al mostrar que las cabezas de una bestia
simbólica deben pertenecer todas al mismo gobierno representado por
ese símbolo. Por lo tanto, las siete cabezas del dragón de Apocalipsis
12, en lugar de denotar reinos totalmente distintos y extranjeros,
algunos de los cuales vivieron y murieron antes de que Roma llegara
al poder, deben limitarse al gobierno representado por el dragón, que
era Roma. {SHR 21.2}
Pero ¿por qué el leopardo tenía cuatro cabezas? - Simplemente porque
20

en el estado dividido del imperio, cuatro gobiernos diferentes


ejercieron el poder y la autoridad que pertenecían al reino en su
conjunto: y, por lo tanto, cuatro cabezas eran necesarias para
representar ese hecho. Pero si un nuevo gobierno, simplemente en una
división de un imperio, requiriera una cabeza separada para
representarlo, seguramente un cambio en la forma de gobierno
suficiente para constituir un nuevo poder de control en todo el imperio
sería, con una razón aún mayor, representada por una cabeza
separada. Todos los estudiantes de esta profecía tienen en común que
Roma papal constituye una de las siete cabezas; y esto nos da una
clave para la aplicación del conjunto; porque esta era solo una forma
diferente de poder por la cual el estado romano era gobernado. Luego,
por paridad de razonamiento, las otras formas de gobierno en la
comunidad romana también deberían estar representadas por jefes.
Pero se dice que el don de Justiniano, de poder y autoridad al papado,
fue suficiente para constituir ese imperio independiente, y así
convertirlo en una cabeza separada. Pero si esto es así, entonces
preguntamos si el poder y la autoridad otorgados de manera distinta y
formal por toda la fuerza de la nación sobre las otras formas de
gobierno en Roma, ¿no fueron suficientes para constituirlos como
jefes? ¿No se confirió de manera consecutiva a los cónsules, los
difuntos, los dictadores y los triunvires toda la autoridad del imperio,
mediante una legislación explícita y formal? - Seguramente fue según
el testimonio de la historia. {SHR 22.1}
Ahora queda aplicar los hechos que aquí se mencionan brevemente, a
la profecía del capítulo diecisiete de Apocalipsis. Y en esto no habrá
dificultad si tenemos en cuenta y aplicamos los principios que se
pueden deducir claramente del lenguaje de la profecía. {SHR 23.1}

1. En primer lugar, el hecho de que fue uno de los siete ángeles que
tuvieron las últimas siete plagas, lo que mostró a Juan el juicio de
la gran Babilonia, no tiene relación con el punto de vista
cronológico desde el cual Juan ve las escenas que describe; porque
fue uno de los mismos siete ángeles que le mostraron la ciudad
21

santa que bajaba de Dios del cielo. Apocalipsis 21:10. Pero esto no
es hasta mil años después de que los mismos siete ángeles hayan
derramado los viales del juicio de la ira de Dios sobre la tierra.
Podrían ser empleados apropiadamente para mostrar los eventos de
John que tendrían lugar mucho antes del momento en que
realizarían su misión específica, especialmente si estaban
relacionados con ese gobierno u organización en la que debían caer
las plagas. Por qué uno de los ángeles que se encargaron de las siete
plagas fue seleccionado para mostrarle a Juan este punto de vista,
se ve claramente en el hecho de que los juicios que caerán en
Babilonia encontrarán su clímax y su finalización en estas plagas.
2. {SHR 23.2}
2. El ángel mismo reconoce que hay un misterio relacionado con
los símbolos de este capítulo diecisiete; porque le dice a Juan: "Te
contaré el misterio de la mujer y [el misterio] de la bestia que la
acompaña". Versículo 7. Por lo tanto, no debemos sorprendernos
si las reglas de interpretación que se pueden cumplir En algunas
otras profecías no se puede seguir tan rígidamente aquí. {SHR
23.3}
3. El símbolo compuesto que se presenta por primera vez (una
bestia y una mujer sentada sobre él) está evidentemente diseñado
para mostrar la relación del eclesiástico con el poder civil en el
gobierno terrenal para que se haga visible, o más bien la distinción
entre ellos, el estado. dominado por la iglesia, ya que el caballo es
controlado por su jinete. También es para mostrar la naturaleza
corrupta de esa iglesia; porque en general se acepta que la mujer,
aquí, como símbolo, incluye la iglesia papal. {SHR 24.1}
4. Pero en otras declaraciones, esta distinción (una vez que se ha
definido claramente) parece que se ha eliminado; y se considera
que la bestia también abarca el elemento religioso; porque está
“lleno de nombres de blasfemia”, que es una característica
religiosa; y más adelante en la profecía, se hacen algunas
declaraciones sobre la bestia, que se aplican al papado. Por lo tanto,
en algunos casos estamos obligados a interpretar la profecía de
acuerdo con los hechos del caso, en lugar de mantener, en todo
22

momento, una rígida uniformidad del símbolo, como por ejemplo,


cuando el símbolo de la bestia y la bestia a sí mismo se le llama
finalmente solo una cabeza. Verso 11. {SHR 24.2}
5. La bestia es de color escarlata, el mismo color que el dragón, lo
que indica que esta bestia cubre Roma desde el principio de su
historia en su forma pagana, hasta el final de su carrera en su forma
papal; porque va a la perdición, el lugar de llegada del papado. (Ver
Alford y Meyer.) {SHR 24.3}
6. El verbo "ser", en esta profecía a veces se usa para expresar
eventos que tienen lugar consecutivamente desde un presente
histórico; y nuevamente se usa con el propósito de expresar
grandes hechos sin hacer referencia al momento de su ocurrencia.
Vea ilustraciones de esto en las siguientes expresiones: "Cinco han
caído, y una es, y la otra todavía no ha llegado". Esto se habla de
siete cabezas que aparecerían en orden consecutivo; y como no hay
ninguna indicación de ningún punto de vista arbitrario desde el cual
se debe hacer el cálculo, no significaría nada a menos que se
calcule a partir del propio día de Juan; y entonces significaría
claramente que John estaba viviendo en el momento de la sexta
cabeza, cinco de ellos habían fallecido antes de su día, y que habían
de aparecer dos más después de lo que John vivía había completado
su período. Pero aquí hay otra expresión que no se puede aplicar
de esta manera; a saber, "La bestia que fue y no es, y sin embargo
es". Ahora bien, una bestia no puede estar en una condición
expresada por las palabras "no es" y "es" al mismo tiempo; es decir,
él no puede ser, y no ser, en un mismo instante. Pero se dirá que
significa "no es y será". Muy cierto; pero eso es un comentario y
una explicación, y no una traducción; y ahora estamos hablando
solo del lenguaje y su uso. Tenemos otro ejemplo en esta
expresión: "Y la bestia que fue, y no es, incluso él es el octavo".
No se puede decir de esta bestia que él "no es", y al mismo tiempo
que "es La octava cabeza. Por lo tanto, estas expresiones deben
entenderse como simplemente exponiendo el gran hecho de que
esta bestia existiría por un tiempo, luego parecería desaparecer, o
dejar de existir, y luego aparecer nuevamente en una condición de
23

vida activa, sin ninguna referencia al momento en que estos


cambios deben ocurrir {SHR 24.4}

De acuerdo con estos principios, procedamos a la aplicación. La


primera declaración concerniente a esta bestia es que “fue y no es; y
ascenderá por el pozo sin fondo, y entrará en perdición ”. Esta
declaración debe abarcar todo el período de la existencia del gobierno
representado por este símbolo; y como el símbolo representa a Roma
en toda su historia, la expresión "fue" debe cubrir la forma pagana de
ese imperio; de lo contrario, no habría habido necesidad de dar un
símbolo que cubriera Roma en toda su historia. En este caso, el ángel
se habría contentado con un símbolo que representara solo al papado,
como por ejemplo, la bestia leopardo del capítulo 13. Luego las
expresiones "no es" y "ascenderán del pozo sin fondo" o " no es, y sin
embargo es "o" no es, incluso él es el octavo ", debe referirse a algunos
grandes cambios que tendrán lugar en el Imperio Romano,
posteriormente a su forma pagana. Estos cambios se exponen
claramente en otra profecía sobre Roma, que se nos presenta en el
octavo capítulo de Daniel, a una breve consideración de la cual ahora
se invita a la atención del lector. Aquí, a lo largo de toda su historia,
Roma está representada por el único símbolo de un cuerno, poco al
principio, pero muy grande, y finalmente se rompe sin mano, lo
mismo que se dice de la gran imagen del capítulo 2, cuando la piedra
la golpea. sobre los pies Pero Roma pasó por unas metamorfosis muy
maravillosas; y la profecía se compromete a observar estos cambios
sin destruir la unidad del símbolo. Es todo el tiempo un cuerno; pero
aparece en dos personajes aparentemente antagónicos entre sí. Una
fase que el imperio había mantenido durante mucho tiempo se
encontró repentinamente con una influencia hostil que surgió en el
imperio mismo, y que la transformó completamente en otra fase; y
esto, aunque motivado por el mismo espíritu, fue aparentemente el
antagonista mortal del primero. El símbolo es visto como un opresor
de la iglesia, y en su primera fase se llama "el diario" (desolación), y
en su segunda fase, "la transgresión de la desolación". La primera era
24

pagana, la segunda profesamente cristiana. Y este cambio solo se


pudo lograr mediante la eliminación del paganismo por la forma
corrupta del cristianismo que finalmente tomó posesión del mundo
romano. Roma en su forma pagana fue un perseguidor del pueblo de
Dios, primero en las personas de los judíos, y, en segundo lugar, en
las personas de los cristianos. Y en su forma papal, persiguió más
terriblemente a los verdaderos cristianos que se negaron a seguir la
apostasía. Pero entre el debilitamiento gradual y el derrocamiento del
paganismo, y la degeneración de una iglesia profesamente cristiana
en un poder perseguidor, debe haber un período durante el cual los
cristianos dejaron de ser objeto de persecución y el estado dejó de ser
un gobierno perseguidor. La profecía describe este cambio en las
siguientes palabras: “Y por él, el sacrificio diario fue quitado, y el
lugar de su santuario fue derribado. Y se le dio una hostia contra el
sacrificio diario debido a la transgresión ", etc. Este lenguaje indica
una transformación muy notable en el gobierno. Ahora, recuerde que
Juan en Apocalipsis 17, está viendo el mismo poder, cubriendo el
mismo tiempo y observando los mismos cambios, y describe esta
maravillosa metamorfosis diciendo: "La bestia que fue y no es, y sin
embargo, es ", es decir, una bestia que durante un tiempo existió, y
luego por un tiempo dejó de ser, y luego apareció de nuevo, como un
poder activo y perseguidor. Así, Apocalipsis 18: 8, se convierte en un
paralelo exacto con Daniel 8:11, 12; y el curso de la historia ha
llenado completa e impresionantemente la imagen dibujada por
Daniel y John. Teniendo en cuenta que es el carácter perseguidor de
este poder lo que le da un lugar en la profecía, ¿cómo le parecería la
escena a un espectador? Vería, primero, "lo cotidiano" o paganismo,
oprimiendo a la iglesia; luego, después de un tiempo, vería cómo el
paganismo se debilitaba, restringía y eliminaba, y el lugar de su
santuario era derribado. La opresión de la iglesia en esa fase se haría
cesar, y la bestia como perseguidor desaparecería y aparentemente
dejaría de serlo. Por un tiempo, entonces, la bestia "no es". Luego,
bajo el cristianismo apóstata, comienza nuevamente su labor de
persecución, y así reaparece, de modo que se puede decir de ella que
"todavía es". Estos hechos son muy claros. cumplir con las
25

condiciones establecidas en la profecía; y parece muy seguro para el


escritor que son los únicos en toda la gama de la historia a la que se
puede aplicar la expresión "era, y no es, y es". {SHR 25.1}

Sin suficiente pensamiento, es muy fácil llegar a la conclusión de que


la herida mortal de Apocalipsis 13: 3, 10, se refiere al tiempo y la
condición de la bestia cuando se dice de ella en Apocalipsis 17: 8, 11,
que " no lo es ”. Pero ese no puede ser el caso. La expresión "no lo
es", denota que el poder, como sujeto de la profecía, deja de existir.
Pero esto no se puede decir de esa experiencia en la que solo recibe
"una herida mortal", que se cura antes de que la vida se extinga.
Mirando toda la historia de Roma, y considerando que la bestia
escarlata de Apocalipsis 17, toma tanto el "diario" como la
"transgresión de la desolación" de Daniel 8, podemos ver muy
claramente dónde estaba la expresión "no era" debe entrar. Fue en la
transición del paganismo al papado, cuando el "diario" (paganismo)
fue retirado, y el lugar de su santuario fue derribado, y la bestia bajo
su forma pagana, como un poder perseguidor cesó. existir. La bestia,
por un tiempo, "no fue". Pero bajo una nueva forma, después de unos
dos siglos o más, reapareció como el papado y la persecución
comenzó de nuevo. Hubo un final de una forma de la bestia, y "no
existió", hasta que tomó otra forma. Esto se encuentra completamente
al final de la profecía; pero como ya se ha comentado, la herida de
una de las cabezas de ninguna manera cumplirá con dichas
condiciones. En el caso de la herida de la cabeza, se reconoce que la
vida de la bestia continúa todo el tiempo; porque la profecía, después
de decir que tenía una herida con una espada, no dice que murió, sino
que tenía una herida con una espada, y "vivió". Pero recibió una herida
que, si tenía Si no se ha curado, pronto habría resultado en la muerte.
Es muy infeliz decir, como hacen algunos, que el papado fue herido
por la Reforma, en el sentido de esta profecía, aunque no se completó
hasta su derrocamiento en 1798; porque eso era simplemente la tierra
abriendo su boca y tragando el diluvio enviado para destruir la iglesia
(Apocalipsis 12:15, 16); pero la herida traída a la vista en la profecía
es un ataque violento, con armas carnales; es "por la espada". Espero
26

que muchos no se hayan apartado de la vista que generalmente se


tiene entre nosotros, que la herida mortal se infligió en 1798. ¿Y qué
se hizo entonces? - El papado fue abolido por el momento; Roma fue
erigida en una república; el Papa fue llevado al exilio, y murió allí; el
colegio de cardenales se dispersó y toda la maquinaria papal se
descompuso. Fue una herida mortal; es decir, si hubiera continuado
por un largo período de tiempo, el papado por esa calamidad habría
desaparecido. Pero en 1800 surgió una nueva demanda por la
influencia del papado. Se buscaba su sanción para la coronación del
anciano Bonaparte, no la sanción de un muerto, sino de un poder vivo.
Los cardenales dispersos fueron convocados juntos; otro papa fue
elegido; Y toda la maquinaria papal se puso nuevamente en
funcionamiento. ¡La herida fue curada! El Papa retomó su posición
de influencia entre los gobernantes de Europa: y ese sistema de error,
superstición y oposición a Dios y su verdad en la tierra ha continuado
desde ese día hasta hoy. El efecto de la herida se ve en la restricción
de la persecución abierta y jactanciosa infligida anteriormente; pero
¿alguien duda de que el papado es el mismo poder dragónico que
antes? ¿Que siempre está llevando a cabo una guerra mortal contra la
verdad? ¿Y que en sus mazmorras secretas, tanto en Europa como en
nuestro propio país, hay multitudes que incluso ahora sufren los
horrores de la Inquisición? ¡Dudo quién puede, siempre que sus
conventos, conventos y otros edificios estén cercados contra incluso
las demandas del gobierno para una investigación de sus trabajos
secretos! El poder papal fue simbolizado en la profecía antes de
recibir el poder y la autoridad del emperador de Oriente, que marcó el
comienzo de los 1260 años. Por lo tanto, no es necesario que un
gobierno terrenal emita un nuevo decreto que declare que el papa es
la cabeza de todas las iglesias, que constituya el papado la bestia de
Apocalipsis 13 y 17, o que cure la herida mortal, por más tiempo. De
lo que ya está curado. {SHR 27.1}

Pero más que esto, si la herida mortal aún no se ha curado, hemos


anticipado la profecía con respecto a la bestia de dos cuernos; porque
las primeras acciones de la bestia de dos cuernos se realizan a la vista
27

de la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada; Por ese punto se
nota especialmente. Ahora bien, si la herida mortal aún no se ha
curado, la bestia de dos cuernos aún no ha hecho nada en
cumplimiento de la profecía; lo que sería tan absurdo como para decir
que la herida aún no se ha curado. La herida mortal fue dada en 1798;
y si esa herida aún no se ha curado, la bestia ha sobrevivido ahora casi
un siglo; Para la herida, se notará, no mata a la bestia. Esto se
demuestra por el hecho de que cuando se recupera de la herida, es
simplemente la curación de la herida, no la resurrección de la bestia.
Pero una bestia que puede sobrevivir a una herida mortal durante un
siglo, tiene una enorme vitalidad. Sin embargo, si se dijera que la
herida mortal no se dio hasta 1870, destruimos completamente la
aplicación de la profecía de los 1260 años; e incluso entonces, la
bestia se ha llevado muy bien con la herida mortal durante más de un
cuarto de siglo y, sin embargo, vive, con la posibilidad de continuar
en buenas circunstancias, mientras que el tiempo perdure. Y este ha
sido el más activo, y en algunos aspectos, el período más próspero de
su existencia. Pero la teoría en revisión obliga a afirmar que el papado
no existe ahora; porque esto se hace para cubrir el momento en que la
bestia "no estaba"; que desde que se dio la herida mortal, ya sea en
1798 o en 1870, ¡no ha habido papado en el mundo! Pero una
organización eclesiástica que controla los países que controla la
Iglesia Católica, que mantiene el equilibrio de poder en gran parte de
nuestro propio país, que se apropia de los millones de fondos de
algunos de los tesoros de nuestra ciudad para su propio uso, y dicta la
política de nuestra ¡Los grandes partidos políticos nacionales, como
acaba de dictar al partido republicano (1896), son ciertamente un
cadáver muy vivo y poderoso! y decir en estas circunstancias, que el
papado no existe, es, con el debido respeto hacia aquellos que se han
convencido a sí mismos de esa creencia, el clímax de lo absurdo.
{SHR 29.1}
Hay otro punto en el que se supone que existe una dificultad, pero en
referencia a lo que será necesario decir, pero pocas palabras. El punto
es sobre el Exarcado de Ravenna. En el esquema aquí defendido, el
Exarcado de Ravenna viene después de la forma imperial de gobierno
28

como la séptima cabeza. Esta forma de gobierno gobernó Roma unos


sesenta años. Pero de acuerdo con la versión común, la profecía dice
que iba a continuar, sino un "espacio corto". Ahora, se pregunta:
¿Cómo se puede llamar a los sesenta años del exarcado un espacio
corto cuando los decemvirs continuaron menos? ¿Dos años, y los
dictadores no más, por lo general, de seis meses a la vez? Es cierto
que el tiempo de la continuación de los decemvirs y de cualquier
dictador individual, o de los triunviratos individuales, fue más corto
que los sesenta años del exarcado; pero no debería ser necesario
recordar al lector que el profeta no está haciendo ninguna
comparación entre las cabezas, en cuanto al tiempo de su
continuación, anterior a su tiempo. Si el profeta hubiera tenido
ocasión de hablar de la duración relativa de todas las cabezas,
indudablemente habría llamado a los nombrados muy cortos; pero no
hace ninguna alusión a ellos, sino que habla solo de la cabeza entonces
reinante, y de las que vendrían en el futuro, una de las cuales sería
comparativamente corta. ¿Y cuáles fueron los hechos? - ¡Juan vivía
bajo la cabeza imperial, que continuó durante quinientos sesenta años!
Seguramente un poco de cabeza entre estos dos, durante solo sesenta
años, podría muy bien considerarse como una continuación de un
"espacio corto". Pero se debe tener en cuenta otro punto; y es decir, la
posición o influencia de esta pequeña cabeza como un factor en el
imperio. Los decemvirs se balancearon e hicieron leyes para todo el
vasto imperio. ¿Y qué era el exarcado como poder gobernante, en
comparación con estos? - De ninguna manera. El exarcado era, en
realidad, solo un teniente del emperador de Oriente, sin ninguna
influencia particular en los asuntos de aquellos tiempos; sin embargo,
como gobernador de Roma, debe ocupar un lugar en esa enumeración
de los jefes gobernantes de Roma, que se compromete a cubrir total y
minuciosamente todo el terreno. {SHR 30.1}

2726/5000
Límite de caracteres: 5000
29

Pero se puede tomar otra visión de este punto. No parece en absoluto


seguro que la profecía tenga alguna referencia al tiempo de la
continuación de esta séptima cabeza sombría. En referencia a él, el
original tiene estas palabras: oligon anton dei meinai. La palabra
oligon, interpretada, en la versión común, como un adverbio, y
"espacio corto", puede tomarse con la misma precisión que un
adjetivo y ser "pequeña", es decir, "poco en tamaño, proporción, o
influencia. ”Es lo mismo que si el profeta hubiera dicho: Cuando
llegue esa cabeza, que es en realidad la séptima, aunque no tiene la
suficiente importancia como para ser considerada en general entre las
cabezas, será necesariamente pequeña y sin consecuencias; tan
inferior, de hecho, que en ninguna otra profecía de esta línea de
eventos se tiene en cuenta, pero solo siete cabezas, en lugar de ocho,
aparecen en los símbolos. Por lo tanto, la construcción del último
nombre se armonizaría completamente con el tenor completo de las
profecías sobre este punto. Verdaderamente, si no tuviéramos un
problema profético más duro que este para luchar, bien podríamos
pensar que somos muy afortunados. {SHR 32.1}
Algunas otras características de uno de los nuevos puntos de vista
propuestos, exigen una palabra de aviso, ya que parecen totalmente
insostenibles. {SHR 32.2}
1. La séptima cabeza debe aparecer en el próximo estado de anarquía
en Europa, cuando los gobiernos existentes se dividirán en un caos y
los diez cuernos actuales dejarán de existir y desaparecerán. Entonces
el Papa asume el papel de pacificador; todo se le entrega, y él divide
a Europa en diez nuevas provincias que constituyen los diez cuernos
de la bestia de Apocalipsis 17:12. Esto hace que estos cuernos sean
aún futuros y completamente diferentes de los diez cuernos o
Apocalipsis 13: 1. Pero, ¿la profecía da algún indicio de que un nuevo
conjunto de diez cuernos va a surgir? - No es una sílaba. Además, esta
conjetura es directamente contraria a la profecía de Daniel. Todos
deben estar de acuerdo en que los "reyes" mencionados en Daniel 2:44
son los diez reinos originales que surgieron del antiguo Imperio
Romano. Pero estos reinos, que hoy se pueden rastrear con tanta
claridad en Europa, existen hasta el final; porque es "en los días de
30

estos reyes" (no un nuevo conjunto), que el Dios del cielo establece
su reino. Entonces estos reinos no pueden perder su identidad, dejan
de existir y surge un nuevo conjunto, como se propone en este
esquema, antes de que venga Cristo. En Daniel 7: 7, 11, no hay
ninguna indicación de que un nuevo conjunto de solo diez cuernos
tome el lugar de los primeros que surgieron de Roma, antes de que la
bestia entre en la llama ardiente. O, ¿se refieren estos diez cuernos,
no a las divisiones pasadas de Roma, sino solo a los diez cuernos
futuros? ¿Y hay otro cuerno pequeño que surja entre ellos? ¿Y todas
nuestras exposiciones pasadas de esta profecía han sido todas
erróneas? {SHR 32.3}

4031/5000
2. Cuando el Papa erige las diez nuevas provincias en Europa,
entonces se dice que su dominio le ha regresado, y la herida mortal
(recibida en 1798) se ha curado, pero no se ha curado antes. Luego,
estos diez dan su poder y fuerza a la bestia una hora, que se toma
como un período profético, es decir, quince días. Si esto es así, el
ángel de Apocalipsis 10: 6, juró una falsedad, o los puntos de vista de
esa profecía que hasta ahora se sostuvieron son todos erróneos. Juró
que el tiempo no debería ser más largo; es decir, no es posible que no
se mencione el tiempo en un sentido profético, a partir de los días "del
séptimo ángel", sino que cada período profético había expirado, y no
habría más tiempo profético en ese sentido. Pero lo Aquí surge un
período profético definido de quince días, para comenzar en algún
lugar en el futuro. Tal idea debe ser abandonada, o debemos aplicar
el mensaje del ángel de Apocalipsis 10 a este tiempo futuro; pero esto
desorganizaría los mensajes de Apocalipsis 14, respecto de los cuales
el Espíritu de profecía nos advirtió que no “movamos un bloque o
movamos un alfiler”. - Spiritual Gifts (Dones espirituales 1: 121).
{SHR 33.1}
3. ¿Pero qué hay del trabajo de la bestia de dos cuernos? Se notará
que esta bestia no tiene ningún trabajo atribuido a ella, hasta que la
31

herida mortal de la primera bestia haya sanado. Habla como un


dragón, pero no podría hacer esto sin ejercer el poder de la primera
bestia; y debe ejercer tal poder antes de que pueda hacer que los
hombres adoren a la primera bestia; pero cuando se rinde culto a la
bestia, se dice de él que su "herida mortal fue sanada". De nuevo, la
imagen que se causa es "la bestia que tenía la herida de una espada y
vivió". "O cuya herida mortal había sido curada. Ahora marque la
conclusión a la que nos lleva el nuevo punto de vista: al comienzo del
futuro, quince días de triunfo papal, la herida mortal se cura. Al final
de los quince días, los diez cuernos nuevos se vuelven contra la
ramera y la destruyen con fuego. Apocalipsis 17:16. Y este es el
último momento de problemas y la liquidación de todos los asuntos
terrenales. Entonces, ¡la bestia de dos cuernos debe realizar todo su
trabajo en este período de quince días! Es decir, después de que la
herida mortal es sanada y estos días comienzan, la bestia de dos
cuernos hace que la tierra y los que moran en ella adoren a la primera
bestia; realiza maravillas para que el fuego descienda del cielo a los
ojos de los hombres; él le dice a la gente que deben hacer una imagen
a la bestia; hacen la imagen, y luego él le da vida; entonces la imagen
habla y expresa sus demandas, y luego aprueba un decreto de que
todos los que no la adoren serán asesinados; y se debe dar tiempo para
que todos estos actos surtan efecto, y, sin embargo, ¡todos deben
cumplirse dentro del período insignificante de solo dos semanas y un
día! ¿Alguna vez se presentó una visión más extravagante,
improbable e irrazonable? Luego se deduce que no se ha hecho nada
en este país para imponer la adoración de la bestia al tratar de obligar
a los hombres a acceder a sus demandas y guardar el domingo. Luego,
los actos del Congreso, las decisiones de los tribunales y la imposición
de multas, encarcelamientos y trabajo en cadena de pandillas, por
negarse a guardar el domingo, no representan nada, y las opiniones
que hasta ahora se sostienen sobre estos puntos son totalmente
erróneas. {SHR 33.2}
4. Que hay un tiempo de angustia y anarquía ante nosotros, no solo
para Europa, sino para todo el mundo, es evidente, pero que exaltará
al papado y hará que triunfe, es poco probable. Más bien, resultará en
32

el derrocamiento y la destrucción de ese sistema maligno, como se


establece en Apocalipsis 17:16. El que viaja por Europa puede sentir
fácilmente el pulso de la gente en lo que se refiere a asuntos religiosos.
Las masas están impregnadas de infidelidad. Ellos atribuyen sus
errores y opresión más a la eclesiástica que a la tiranía civil; y cuando
abandonen la moderación, los poderes eclesiásticos con el papado a
la cabeza, serán el primer objeto de su venganza, en lugar de ser
considerados como el paladio de sus derechos, y recurrieron para
remediar sus errores. {SHR 34.1}

Un hermano en el ministerio, habiendo visto las hojas de avance de la


vista presentada en este tratado, escribe que considera algunos puntos
como una nueva luz, y que está contento de ver la luz brillando a lo
largo de los viejos caminos; pero dice que cuando la luz es nueva, y
el camino también es nuevo, teme que se produzca una ignis fatuus, y
que solo lleve al investigador a los pantanos peligrosos. Todavía hay
un aspecto peor que se puede presentar; y ahí es cuando la nueva luz
hace necesario considerar que lo que ha sido aclamado, apreciado y
regocijado como luz en el pasado, era, después de todo, solo
oscuridad. Si el pueblo adventista ha sido, como creemos, un pueblo
llamado por la providencia de Dios a una nueva luz, y está caminando
en la luz, la nueva luz no debe revelar el pasado como oscuridad, y
obligarnos a arrancar y arrojar Posiciones fuera que han sido
mantenidas durante años sin cuestionarlas como una verdad bien
establecida, pero solo debería aclarar la evidencia y fortalecer nuestra
posición. Una buena ilustración de esto fue cuando nos llegó la luz
del santuario en 1844, confirmando el pasado e iluminando el futuro.
Por lo tanto, el examen en el presente caso obliga al veredicto de que
lo que es verdadero no es nuevo, y lo que es nuevo no lo es. {SHR
35.1}
Donde nunca se ha podido ver la insuperable dificultad de
comprender Apocalipsis 17, que algunos afirman haber encontrado.
Echemos un vistazo al capítulo y veamos si podemos encontrarlo.
{SHR 35.2}
1. La bestia de color escarlata no solo cubre el tiempo del papado,
33

sino también Roma desde su inicio. {SHR 35.3}


2. Era, como un poder perseguidor cuando Roma era pagana. {SHR
36.1}
3. Después se podría decir de ello, que "no es", mientras que en la
transición del paganismo al papado. {SHR 36.2}
4. Luego, "ascenderá del pozo sin fondo", o "aún es", cuando apareció
de nuevo, como el papado. Verso 8. {SHR 36.3}
5. Entra en la perdición, justo donde finalmente aterriza el papado, lo
que demuestra que aquí se hace referencia al papado. {SHR 36.4}
6. Los hombres se preguntan cuándo ven una bestia que fue, y luego
no fue, y luego vuelve a aparecer. Es esta última aparición en su larga
y sangrienta carrera la que causa la maravilla. ¿Para qué causa? - Lo
mismo que hizo que John se asombrara con gran asombro, como se
dice en el versículo 6, cuando vio a la mujer borracha con la sangre
de los santos. Tanto para la bestia en estas dos metamorfosis notables.
{SHR 36.5}
7. Entonces Juan comienza la mención particular de las siete cabezas.
Primero los compara con siete montañas en las que se sienta la mujer,
y luego explica que son siete reyes. Pero todos estos pertenecen a una
bestia, o gran poder terrenal, y siendo sucesivos, no contemporáneos
como los cuernos, no pueden denotar siete reinos distintos y
separados, sino que deben referirse a las siete fases que aparecen en
el gobierno de la bestia. Siete formas diferentes de gobierno, como
hemos visto, gobernaron sucesivamente el estado romano, y el
consenso general de los comentaristas protestantes aplica estas
cabezas a estas formas. {SHR 36.6}
8. Cinco de estas formas habían existido y habían desaparecido
cuando Juan tuvo su visión, y él vivía bajo la sexta o imperial cabeza.
Fue desterrado, bajo Domiciano, uno de los emperadores de Roma, a
Patmos, donde recibió la Revelación. {SHR 36.7}
9. Después de que Roma había caído de su trono de gloria, y la forma
de gobierno imperial se extinguió en desgracia, Roma, la sede y
representante del antiguo imperio, fue gobernada por un teniente del
emperador oriental, bajo el título de Exarca. de Ravenna, durante unos
sesenta años, un "espacio corto" o un gobierno sin cuentas en
34

comparación con los quinientos años de gobierno imperial que lo


precedieron, o los doce cientos y sesenta años de gobierno papal que
lo seguirían. {SHR 36.8}

10. Entonces la bestia en su tercera fase, la forma papal, se llama


octava cabeza, pero es de las siete, es decir, debe considerarse como
una de las siete, y entra en perdición, tal como se dice de la mismo
poder, bajo el símbolo de la bestia, en el verso 8. {SHR 37.1}
11. Habiendo terminado el aviso de las cabezas, Juan toma los cuernos
en el verso 12. Estos denotan los mismos diez reinos que aparecen en
todos los símbolos de Roma, excepto el de Daniel 8; a saber, los dedos
de los pies de Daniel 2:41, 42, los diez cuernos de Daniel 7:24 y los
diez cuernos de Apocalipsis 12: 3 y 13: 1. Son los diez reinos que
surgieron del Imperio Romano entre los años 351 y 483 A.D. {SHR
37.2}
12. Estos reinos no habían surgido en los días de Juan, y por eso se
dice de ellos, "que no han recibido ningún reino todavía"; es decir, su
desarrollo era entonces futuro. {SHR 37.3}
13. Reciben poder como reyes, o nacen como reinos independientes,
una hora, o en la misma época (Croly), con la bestia, el papado, que
aquí se llama de nuevo, no la octava cabeza, sino la bestia. La palabra
"hora" se usa a menudo en un sentido indefinido, como cuando Cristo
dijo: "Esta es tu hora y el poder de las tinieblas". Lucas 22:53; o como
se dice en Apocalipsis 3:10, "Yo también te guardaré desde la hora de
la tentación, que vendrá sobre todo el mundo". Y la palabra "uno", a
menudo tiene el significado de "lo mismo", como en Lucas 12:52;
Romanos 3:30; etc. Todo esto era cierto respetando los diez reinos y
el papado. El último de estos reinos se desarrolló tan pronto como 483
d. C., y solo cuarenta y cinco años después, en 538, se estableció el
papado. Todos ellos pertenecen a la misma era profética. {SHR 37.4}
14. Estos tendrían que tener una sola mente y dar su poder y fuerza a
la bestia, el papado. Todos estos reinos eran adherentes del papado, y
durante largos siglos lo sostuvieron en sus blasfemias pretensiones y
sangrientas persecuciones. {SHR 37.5}
15. El profeta entonces, en el versículo 14, mira hacia el final, cuando
35

estos cuernos hacen guerra con el Cordero, como se describe en


Apocalipsis 19:19. {SHR 38.1}
16. No hay dificultad con la explicación del símbolo de las aguas en
el versículo 15. {SHR 38.2}
17. En los versículos 16, 17, se describe la actitud final de estos
poderes hacia el papado. Esto provoca su destrucción. Desde la herida
mortal de 1798, el poder y la influencia del papado, como factor
político en los asuntos europeos, ha ido disminuyendo. En 1870,
desapareció el último vestigio de su poder temporal. Nunca más podrá
tener prestigio a este respecto; y ella vive solo como un poder
espiritual, hasta que ella va al lago de fuego. La bestia de dos cuernos
es el poder principal en el último conflicto. {SHR 38.3}
18. Luego, en el versículo 18, todo el elemento eclesiástico se
presenta bajo el símbolo de la mujer. Por supuesto, esto incluye al
papado presentado anteriormente como "la bestia" y la cabeza
"octava". Pero incluye más, también abarca el elemento eclesiástico
bajo el paganismo; pero realizó su obra más repulsiva y cruel como el
papado. {SHR 38.4}
Por lo tanto, las dificultades que se suponía que existían en la
aplicación de Apocalipsis 17, demuestran ser solo imaginarias,
desapareciendo ante un ajuste simple y armonioso de los hechos en el
caso. Por lo tanto, es de lamentar que alguien haya dejado de pensar
y confundirse con esta parte importante de las Escrituras. {SHR 38.5}
NOTA. - Elliott, en su Horae Apocalypticae, vol. 3, página 102, presenta un
argumento para mostrar que "todas las mutaciones de la bestia de siete
cabezas, desde su inicio hasta el final, deben limitarse a la localidad de siete
cadáveres", es decir, a Roma. En cuanto a la aplicación de las siete cabezas, él
dice además en la página 106: "En explicación, entonces, de las primeras seis
cabezas, adopto, con la mayor satisfacción, la que generalmente recibió la
interpretación protestante, la cual, siguiendo las declaraciones autorizadas de
Livio y Tácito (este último gran historiador contemporáneo de Juan), enumera
a Reyes, Cónsules, Dictadores, Decemvirs y Tribunas Militares, y los cinco
primeros jefes constitucionales de la ciudad romana y la mancomunidad;
luego, como sexto, la cabeza imperial, comenzando con Octavio, mejor
conocido como Augusto César ”. Luego se refiere a la opinión de Mede y al
36

obispo Newton, de que la séptima cabeza era el ducado de Roma, bajo el


exarcado de Rávena, aproximadamente sesenta años Página 110. Además, en
las páginas 119-121, presenta evidencia para demostrar que el papado es el
último, u octavo, jefe. El único cambio en esta enumeración, se notará, es que
las “tribunas militares” se ponen en lugar de los triunviros. Pero cita en la
página 106, otras autoridades prominentes y respetables, que dan a los
triunviros como uno de los jefes. Una nota al pie sobre las palabras,
"generalmente recibió una interpretación protestante", página 106, como se
cita anteriormente, presenta estos hechos: "Daubuz, página 514, atribuye su
descubrimiento al Rey James. Pero me parece notado en el comentarista
protestante temprano, Pareus, página 422, como la solución de Aretius, Napier
y Brightman; cada uno de los cuales probablemente, algunos de ellos
ciertamente, precedió al Rey James. De hecho, encuentro casi lo mismo en el
comentarista anterior, Osiander, ... quien publicó A.D. 1544. Da como siete
cabezas: (1) Reyes; (2) cónsules; (3) Decemvirs; (4) dictadores; (5) Triumvirs;
(6) Césares (es decir, emperadores); (7) Césares externos [bajo los cuales la
cabeza vendría en el Exarcado de Rávena]; (8) los papas ". {SHR 38.6}
Otra vez cita una obra de Fulco sobre el Apocalipsis, Londres, 1573, que,
escribiendo en latín, le da el nombre latino de las siete cabezas, como sigue:
"Reges, Cónsules, Decemviri, Triumviri, Dectatores, Caesares, Pontifex" (el
papa). Este escritor, se verá, deja caer la cabecita para seguir al imperial, y
llama al último, el séptimo, que es el papado. Por lo tanto, la opinión defendida
en este documento es "la opinión protestante generalmente recibida", y se
especifican siete autores que la defienden en sus trabajos publicados. Estos
ciertamente brindan un grado de autoridad y erudición, en nombre de lo que
también se puede llamar la visión adventista, que al menos tiene derecho a
una consideración respetuosa, y de la cual, como nos hemos esforzado por
demostrar, no hay ocasión para disentir. {SHR 39.1}
El hecho de que no haya dos de los que han escrito sobre los nuevos puntos
de vista, de acuerdo con sus exposiciones, es evidencia de que el Señor no está
liderando en este asunto para llevar a la iglesia a un lugar más grande de luz y
verdad: en este caso, el la evidencia sería tal como aparecer bajo la misma luz,
y recomendarse a sí misma a la generalidad de los fervientes estudiantes de
esta profecía. Si se dice a modo de objeción a la antigua opinión, que no todos
37

están de acuerdo en que, en la medida en que algunos sugieren tribunos


militares en lugar de triumvirs, la respuesta es que eso no hace una diferencia
tan importante, como todos aceptan como incuestionable el hecho de que
todas las cabezas del dragón deben representar algún rasgo de ese gobierno
que simboliza el dragón, que, según el Espíritu de profecía, es Roma; y, por lo
tanto, no ignoran el principio fundamental de que no podemos salir de Roma
por ninguna de las cabezas. Al adherirse a este principio evidente, uno no
puede alejarse mucho en su aplicación de estas características del gran dragón
rojo, y las mismas siete cabezas de las bestias de Apocalipsis 13 y 17. {SHR 40.1}
URIAH SMITH.

También podría gustarte