Está en la página 1de 39

Alberto Cantera

JOSÉ MARÍA GÜELL Y ALBERTO J. QUEVEDO

La
Lostumba del visir de
manuscritos Rekhmire
Yasna
(ttcon un estudio textual
100):traducción pahlaví e
iconográfico. Aportaciones
e instrucciones ritualespara
una(abnueva perspectiva
āg zand acerca
ud nērang)
del visirato
durante el Reino Nuevo

EN

SÉPTIMO CENTENARIO DE
LOS ESTUDIOS ORIENTALES
EN SALAMANCA

Ediciones Universidad
Salamanca
SÉPTIMO CENTENARIO DE LOS ESTUDIOS
ORIENTALES EN SALAMANCA
Alberto Cantera

Los manuscritos de Yasna


con traducción pahlaví
e instrucciones rituales
(abāg zand ud nērang)

en

SÉPTIMO CENTENARIO
DE LOS ESTUDIOS ORIENTALES
EN SALAMANCA

EDICIONES UNIVERSIDAD DE SALAMANCA


ESTUDIOS FILOLÓGICOS
337
© Ediciones Universidad de Salamanca y los autores

Motivo de cubierta:
Inscripción en el muro del claustro bajo
del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca

ISBN: 978-84-9012-176-4 (papel)


ISBN: 978-84-9012-180-1 (PDF)

Depósito legal: S. 731 - 2012

Ediciones Universidad de Salamanca


www.eusal.es
eusal@usal.es

Composición: Intergraf
Impresión: Imprenta Kadmos

Impreso en España - Printed in Spain


Realizado en España - Made in Spain

Todos los derechos reservados.


Ni la totalidad ni parte de este libro
Puede reproducirse ni transmitirse
Sin permiso escrito de
Ediciones Universidad de Salamanca

Ediciones Universidad de Salamanca es miembro de la UNE


Unión de Editoriales Universitarias Españolas
www.une.es

Ficha catalográfica
CEP

Texto (visual) : electrónico


SÉPTIMO centenario de los estudios orientales en Salamanca [Recurso electrónico] /
A. Agud … [et al.] (eds.).—1a. ed.—Salamanca :
Ediciones Universidad de Salamanca, 2012
776 p.—(Estudios filológicos ; 337)

Textos en español, inglés, francés e italiano


1. Filología oriental-Discursos, ensayos, conferencias. 2. Filología de Oriente Medio-
Discursos, ensayos, conferencias. 3. Filología árabe-Discursos,
ensayos, conferencias. I. Agud, Ana.

811.214.21/.22(082.2)
811.34(082.2)
811.4/.5(082.2)
Índice

José María GÜELL y Alberto J. QUEVEDO ........................................................................ 


PRÓLOGO

EGIPTO

José María GÜELL y Alberto J. QUEVEDO ........................................................................ 


La tumba del visir Rekhmire (TT): un estudio textual e iconográfico.
Aportaciones para una nueva perspectiva acerca del visirato durante el
Reino Nuevo
Alejandro JIMÉNEZ SERRANO ............................................................................................. 
Los nobles de la VI Dinastía enterrados en Qubbet el-Hawa
María José LÓPEZ-GRANDE ............................................................................................... 
Evocaciones a las diosas nutricias, a la leche materna y al nacimiento en
recipientes rituales hallados en la necrópolis de Dra Abu el-Naga
María José LÓPEZ -G RANDE , Francisca V ELÁZQUEZ , Ana M EZQUIDA y Jordi H.
FERNÁNDEZ...................................................................................................................... 
Algunos ejemplos de representaciones de amuletos en la plástica egipcia: Reino
Antiguo-Reino Medio
Miguel Á. MOLINERO POLO .............................................................................................. 
Las cátedras de lenguas orientales en la Universidad Central (proposición de
ley, noviembre de )
Marta VALENTI .................................................................................................................. 
Diferentes periodos cronológicos detectados a partir del material cerámico
hallado en la tumba n.º  de Qubbet el-Hawa (Asuán)
Francisca VELÁZQUEZ, María José LÓPEZ-GRANDE, Ana MEZQUIDA y Jordi H.
FERNÁNDEZ .................................................................................................................. 
Amuletos de Isis curótrofa en el Mediterráneo fenicio-púnico. Producciones
egipcias y/o elaboraciones locales
 ÍNDICE

PRÓXIMO ORIENTE ANTIGUO


Isabel ALMEIDA ................................................................................................................. 
The Descent to the Netherworld: A comparative study on the Innana/Ištar
imaginery in the Sumerian and Semitic texts
Lluís FELIU ....................................................................................................................... 
El estudio del sumerio en el siglo XXI. Entre la filología y la lingüística
Agnès GARCÍA-VENTURA y Jordi VIDAL ............................................................................ 
Las publicaciones sobre Próximo Oriente Antiguo en España durante el franquismo:
el caso de Ampurias, Estudios Bíblicos y Sefarad
Florine MARCHAND ........................................................................................................... 
Les crânes surmodelés au Proche-Orient ancien
Erika MARSAL .................................................................................................................... 
La evidencialidad en lengua sumeria
Gregorio DEL OLMO LETE ................................................................................................. 
Descubrimiento del Oriente Antiguo y su impacto cultural en Occidente
Joaquín SANMARTÍN ASCASO ............................................................................................. 
«Siria»: historia de un mapa
Eulàlia VERNET PONS ........................................................................................................ 
Sumerio É.KUR, acadio ekurru, arameo ˀeg/kūrā, griego ἀγορά: una nueva
aportación etimológica
Mariona VERNET PONS...................................................................................................... 
El origen del nombre Sefarad: una nueva interpretación

ÁRABE E ISLAM

Jordi AGUADÉ ................................................................................................................... 


El árabe marroquí según un texto danés del siglo XVIII
Alfonso CARMONA GONZÁLEZ ........................................................................................... 
La traducción de textos jurídicos islámicos al español en los siglos XIV-XVI
Ana Belén DÍAZ GARCÍA y M. Luz COMENDADOR PÉREZ ................................................. 
La traducción de la literatura en español al árabe (-)
Laura GAGO ...................................................................................................................... 
Léxico disponible de aquí y de allí: cotejo conceptual de LD español peninsular
y LD de Tánger y Arcila
Alfonso GARCÍA LEAL ........................................................................................................ 
Guillermo Caoursin, la visión del mundo islámico por parte de un propagandista
de la Orden de los Caballeros de Jerusalén
Luis Miguel GÓMEZ GARRIDO .......................................................................................... 
Pervivencia de un cuento del Kalīla wa-Dimna en la literatura de tradición oral
moderna
Jairo GUERRERO ................................................................................................................ 
La gramática de árabe marroquí del austríaco Franz von Dombay
ÍNDICE 

Manuela MARÍN ................................................................................................................ 


Los estudios árabes y el colonialismo español en Marruecos (ss. XIX-XX)
Silvia MONTERO RAMOS .................................................................................................... 
Los estudios árabes en el contexto de una realidad regional en pleno cambio
Francisco MOSCOSO GARCÍA ............................................................................................. 
Los inicios del estudio del árabe marroquí. Los Rudimentos del P. Lerchundi
Ahmed-Salem OULD MOHAMED BABA ............................................................................. 
Amṯāl al-xāṣṣa de Azzağğālī, una obra paremiológica andalusí inédita
Ivana PANZECA ................................................................................................................. 
El simbolismo geográfico en Avicena y Suhrawardī
Ángel PONCELA GONZÁLEZ ............................................................................................... 
Evolución del concepto de Filosofía (Falsafa) en el pensamiento islámico
clásico: el caso Algazel
María de la Concepción VÁZQUEZ DE BENITO ................................................................ 
El inicio de la enseñanza del árabe en Salamanca y la Cátedra de Avicena
Virginia VÁZQUEZ HERNÁNDEZ ......................................................................................... 
Una reflexión acerca de la literatura hagiográfica andalusí en época nazarí. El
caso de Bugyat al-sālik fī ašrāf al-masālik de al-Sāḥilī (ss. XIII-XIV)

HEBREO Y ARAMEO

Miquel BELTRÁN MUNAR ................................................................................................... 


La compatibilidad entre presciencia divina y libre albedrío humano en Saadia
Gaón
Efrén DE LA PEÑA BARROSO .............................................................................................. 
La institución monárquica castellana en la cronística hispano-hebrea
bajomedieval
Vega María GARCÍA GONZÁLEZ ........................................................................................ 
Esṭrangelā, Mdnḥāyā y Serṭō: diferencias gramaticales entre los dialectos oriental
y occidental del arameo medio-tardío
Lourdes GARCÍA UREÑA .................................................................................................... 
La Septuaginta, testigo de un proceso de lexicalización: σῶμα de cuerpo a
esclavo
Beatriz GONZÁLEZ GONZÁLEZ ........................................................................................... 
Panorámica de la traducción de la lengua hebrea en España (-)
Isabel MATA LÓPEZ ........................................................................................................... 
A ésta se la llamará «mujer»: traducción y breves impresiones socio-literarias de
una inscripción funeraria hispanohebrea del siglo XIV
Manuel NEVOT NAVARRO.................................................................................................. 
Introducción a los hebraísmos en el Diccionario de la Real Academia en su
vigésima primera y vigésima segunda ediciones
 ÍNDICE

José PALOMARES ................................................................................................................ 


Hebraica veritas: hebraísmo y filología en las Quaestiones Variae de fray Luis
de León
María Isabel PÉREZ ALONSO ............................................................................................. 
«¿Paloma de lejanos o paloma lejana?»: algunas reflexiones sobre la traducción
del estado constructo hebreo en castellano
Carlos SANTOS CARRETERO................................................................................................ 
La enseñanza de ELE en Israel: estado de la cuestión
Luis YAGÜE ....................................................................................................................... 
Los Ḥasidim de As̆kenaz

ANATOLÍSTICA

Berta GONZÁLEZ SAAVEDRA .............................................................................................. 


La expresión de la Función Semántica de Instrumento mediante el ablativo

INDIA E IRÁN

Ana AGUD ....................................................................................................................... 


To kill or not to kill: Arjuna’s question
Sol ARGÜELLO SCRIBA........................................................................................................ 
Una comparación entre una fábula de Fedro y una fábula de Vişņuśarman
Juan ARNAU ...................................................................................................................... 
La filosofía sāṃkhya
Johannes BRONKHORST .................................................................................................... 
Reflections on the origins of Mahāyāna
Alberto CANTERA .............................................................................................................. 
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales
(abāg zand ud nērang)
Jorge CRUZ JIMÉNEZ .......................................................................................................... 
Fuentes de los siglos XVI y XVII de la Biblioteca Nacional para la construcción
de la imagen de India en España
Juan José FERRER LOSILLA ................................................................................................. 
La traducción de los Salmos en persa medio: comentarios al Salmo 
Mohammad KANGARANI ................................................................................................... 
El sistema literario de la prosa moderna iraní y la literatura del exilio
Jean KELLENS .................................................................................................................... 
Les Achéménides et l’Avesta
Eugenio R. LUJÁN ............................................................................................................. 
Algunas cuestiones de magia y medicina en el Atharvaveda
Julia M. MENDOZA ............................................................................................................ 
«Volver a morir»: el destino en el Más Allá según los Brāhmaṇas
Fátima MONTERO .............................................................................................................. 
India como concepto clásico
ÍNDICE 

Pawel ODYNIEC ................................................................................................................ 


Jīvanmukti. Liberation while Alive in the Pratyabhijñāhṛdayam of Kṣemarāja
Verónica ORQUEDA .......................................................................................................... 
Aportes de la lingüística moderna a la filología: el caso de la reflexividad en
védico
Antonio PANAINO ............................................................................................................. 
La datazione del «più antico» colophon avestico e altre questioni di cronologia
nella tradizione manoscritta mazdaica
Éric PIRART ....................................................................................................................... 
Los persas eran indios
Luz RODRÍGUEZ ................................................................................................................. 
El gran Amir Timur (-)
Francisco J. RUBIO ORECILLA ............................................................................................ 
La piel de Apālā. Sobre Rv .
José-Tomás VELASCO SÁNCHEZ ......................................................................................... 
Fuentes bibliográficas para el estudio del desarrollo del orientalismo hindú en
España en el primer tercio del siglo XX existentes en la biblioteca del Centro
Documental de la Memoria Histórica de Salamanca
Jean Marie VERPOORTEN ................................................................................................... 
The theory of the four nourishments according to the Buddhist doctrinal literature

ASIA ORIENTAL

Fernando CID LUCAS ........................................................................................................ 


La «Crónica» de fray Pedro de Burguillos como documento diplomático
excepcional entre España y Japón a principios del siglo XVII
Alfonso FALERO ................................................................................................................ 
Japanese Philosophy in Salamanca: A Historical Survey
Hye-Jeoung KIM ............................................................................................................... 
La escritura coreana y la literatura femenina
Nobuo Ignacio LÓPEZ SAKO ............................................................................................ 
El estudio de la sociopragmática del japonés en España: panorama actual y
futuros retos
Fernando RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA .................................................................... 
El haiku como nuevo género poético en nuestra literatura
Pilar GARCÉS GARCÍA y Lourdes TERRÓN BARBOSA .......................................................... 
À propos de la réception de Georges Bataille au Japon: de L’Érotisme à Gogo
no eikô de Yukio Mishima
Carla TRONU MONTANÉ .................................................................................................... 
Los primeros materiales para el estudio del japonés realizados por un español:
Diego Collado OP y la misión japonesa en el s. XVII
Ramón VEGA PINIELLA ...................................................................................................... 
Construidos con arte exquisito. El arte chino en la obra de Julio Verne
E n el Concilio celebrado en Vienne (Francia) en 1311, el papa Clemente V
decretó un Canon en el que se autorizaba y ordenaba a las universidades de
Salamanca, Oxford, París y Bolonia la enseñanza de lenguas orientales, en
concreto, de «árabe, hebreo y caldeo». El canon conciliar de Clemente V no cayó
en papel mojado y tuvo como consecuencia el comienzo inmediato en Salamanca
de la enseñanza de lenguas orientales entre las que ocupó un lugar preferente
el hebreo. De hecho, el hebreo permaneció en el elenco de enseñanzas de la
Universidad de Salamanca desde esa fecha hasta la desamortización de Mendizábal
(1836). Doscientos años más tarde (1521) se introdujeron las enseñanzas de hebreo
en la Universidad de Alcalá que corrieron la misma suerte que los estudios de
Salamanca con la mencionada desamortización. A mediados del s. xix hubo un
nuevo impulso de los estudio de hebreo que se introdujeron en las Universidades
de Madrid, Barcelona y, una vez más, Salamanca. En nuestra Universidad, sin
embargo, se vieron dramáticamente interrumpidos en 1936 y no se restauraron
hasta 1990, si bien en Salamanca la Universidad Pontificia de Salamanca los había
introducido ya en los años 70 del siglo pasado.
En cuanto al árabe, aparte del impulso inicial en Salamanca como consecuen-
cia del canon y de algunas escuelas de lenguas vinculadas a la actividad misio-
nera, los estudios de árabe propiamente dichos comienzan mucho más tarde. Es
Carlos III quien, con Campomanes y otros eruditos ilustrados, decidió importar
arabistas, como el libanés Casiri, para poder comprender los tesoros científicos
que guardaba la colección de manuscritos de El Escorial. A partir de ese momen-
to, y especialmente en el siglo xix, figuras de peso como José Antonio Conde,
Pascual Gayangos o Francisco Codera encarnaron la preocupación por estudiar
el pasado árabe de la Península Ibérica con un interés muy específico. Puede
decirse que con ellos y con otras figuras representativas, ya en el siglo xx, como
Francisco Pons Boigués, Julián Ribera, Miguel Asín, Emilio García Gómez, los
estudios árabes o el arabismo (como se ha llamado tradicionalmente) adquirie-
ron categoría científica.
En este sentido, las iniciativas políticas favorecieron de algún modo el inte-
rés, la difusión y, no siempre en idéntica medida, los contactos con otros países
y con el propio mundo árabe. Así, en 1910, se creó en Granada el Centro de
Estudios Históricos de Granada y su Reino, que editó asimismo una revista,
publicada hasta 1925. En cambio, no tuvieron éxito la creación de una Escuela de
Africanistas en 1919, ni la de un Centro de Estudios Africanos en 1923. Con todo,
el 4 de febrero de 1932 se crearon por ley las Escuelas de Estudios Árabes de
Madrid y Granada, cuya finalidad era «proteger y fomentar los estudios árabes
 Prólogo

en España». A la de Granada se le asignaban, además de la enseñanza del árabe,


la del «hebreo y rabínico, y la atracción de la juventud musulmana, labores que
completarán con trabajos de investigación científica». A partir de ese momento, y
con la creación de la revista Al-Ándalus al año siguiente, puede hablarse de una
consagración de los estudios árabes en España. Dicha consagración se traslució
asimismo en las universidades, en las que empezó a incluirse la docencia del
árabe de manera regular. Se produjo asimismo cierta proyección internacional,
dado que, en 1960, Félix María Pareja creó la Union Européenne des Arabisants
et des Islamisants, en la que siempre ha habido desde entonces una notable pre-
sencia de arabistas españoles. El resultado de toda esta actividad académica fue
la creación del título de licenciado en filología árabe que, hasta la actual reforma
de planes adaptados al eees, se impartía en ocho universidades españolas.
Así pues, las lenguas incluidas en el canon, aunque con interrupciones, han
mantenido en España una tradición más o menos vigorosa y tras un crecimien-
to exponencial a lo largo del s. xx, podemos afirmar que a fecha de hoy los
estudios de árabe y hebreo gozan en España de excelente salud y que están al
máximo nivel tanto en la docencia como en la investigación. Un desarrollo muy
importante han experimentado igualmente los estudios del Próximo Oriente
Antiguo auspiciados tanto por los historiadores de la Antigüedad como por los
estudios bíblicos y por los estudios comparativos de lenguas semitas.
Sin embargo, España se ha mantenido bastante rezagada en un cambio de
paradigma importante de los Estudios Orientales que comenzó a producirse
en el resto de Europa en el s. xviii y que se consumó en el s. xix. En el resto
del continente la limitación del estudio de lenguas orientales a aquellas conec-
tadas con el estudio de la Biblia empezó a romperse en el siglo xviii, cuando
los relatos de viajeros audaces y el incremento de las relaciones diplomáticas y
comerciales proporcionaron a las universidades noticias y materiales que muy
pronto empezaron a estudiarse regularmente, dando lugar a estudios sobre cul-
turas orientales que en el siglo xix crecieron exponencialmente, y modificaron
en profundidad la percepción europea de nuestra propia cultura, ampliando sus
horizontes y permitiendo comparaciones fecundas.
España quedó al margen de esta evolución. De hecho, como ya hemos men-
cionado, a mediados del s. xix con la desamortización de Mendizábal provocó
una cierta involución en el estudio de lenguas orientales. Tras su restableci-
miento, los estudios Orientales siguieron limitados a las lenguas bíblicas y el
árabe. Sólo en el s. xx la profunda transformación del escenario geopolítico y
el importantísimo papel que las culturas asiáticas han pasado a desempeñar en
nuestro mundo, así como algunas iniciativas individuales y el estudio de algunas
lenguas de nuestra familia lingüística habladas en Asia han contribuido a una
diversificación de los Estudios Orientales en la Universidad española y también
en la Universidad de Salamanca.
En este nuevo escenario algunas áreas de los Estudios Orientales como la de
los Estudios de Asia Oriental han conseguido implantarse ya en la Universidad
española y también en la de Salamanca como enseñanzas regulares. De hecho,
estos estudios se institucionalizaron en el año 2003 y se imparten ya en las princi-
pales universidades como las Autónomas de Madrid y Barcelona, la Universidad
Prólogo 

de Salamanca o la de Granada. En cambio, otras áreas como los estudios de


Anatolística, Iranística o Indología se encuentran en una fase de implantación
más limitada. Sin embargo, ello no es óbice para una intensa actividad investi-
gadora y docente al más alto nivel.
Dado que el canon conciliar marca el comienzo de los estudios orienta-
les en la Universidad española y europea, el Grupo de Investigación Estudios
Orientales de Salamanca (eos) tuvo la iniciativa de convocar a todos los orien-
talistas de la Universidad de Salamanca para conmemorar este hecho por medio
de un congreso y una posterior publicación. Más allá de la celebración de una
efeméride, tanto el congreso como la publicación tenían un doble objetivo.
Por un lado, conmemorar el 700 Aniversario de la introducción de los Estudios
Orientales en la Universidad de Salamanca y mostrar a la comunidad científica
el largo y complejo pasado de nuestra disciplina y su vigor presente, a pesar
de las obvias dificultades por las que atraviesa. Por otro, reunir a una nutrida
representación de los orientalistas españoles que trabajan en distintos ámbitos
del orientalismo y poner en común nuestros conocimientos y resultados de
investigación. El Congreso se celebró entre los días 28 a 30 de septiembre de
2011 en la Universidad de Salamanca y contó con la asistencia de más de cien
participantes. Fue una nutrida presentación de los orientalistas españoles que
dio buena muestra del vigor y calidad de estos estudios en la Universidad espa-
ñola, a pesar de la deficiente implantación oficial de algunas de sus secciones.
Un buen ejemplo de ello fue la nutrida representación de especialistas en India,
Irán o Anatolia, entre otras. Además contó la presencia de especialistas invita-
dos de las otras Universidades mencionadas en el canon. Por la Universidad de
Bolonia intervino (aunque a distancia por una enfermedad que el impidió el des-
plazamiento) Antonio Panaino. Como representante de París vino Jean Kellens,
profesor del Collège de France de Lenguas y Religiones Indo-iranias. Por Oxford,
el profesor Jacob Dahl.
El congreso contó con sesiones paralelas dedicadas a las principales áreas
de la Orientalística. Los artículos del presente volumen han sido agrupados con
respecto al mismo criterio. Cada sección contó con una conferencia plenaria
y tuvo uno o dos responsables científicos. Estos últimos han sido igualmente
los responsables de la selección de trabajos para cada uno de los capítulos
de este libro. A continuación se relatan las diferentes secciones presentes
en el congreso, así como sus responsables científicos y los conferenciantes
plenarios. Los responsables científicos de las diferentes secciones fueron los
siguientes: para Árabe y Estudios Islámicos, Miguel Ángel Manzano y Rachid
Elhour; para Estudios Hebreos y Arameos, Ricardo Muñoz Solla y Efrem Yildiz;
para Egiptología, José Manuel Galán; para Próximo Oriente Antiguo, Joaquín
Sanmartín; para India e Irán, Ana Agud y Alberto Cantera; para Anatolística,
Virgilio Trabazo; y, finalmente, para Asia Oriental, Alfonso Falero. Las con-
ferencias plenarias estuvieron a cargo de Manuel Marín (Árabe y Estudios
Islámicos); Natalio Fernández Marcos (Estudios Hebreos y Arameos); José
Manuel Galán (Egiptología); Gregorio del Olmo (Próximo Oriente Antiguo);
Johannes Bronkhorst (India e Irán); Ignasi Adiego (Anatolística) y Fernando
Rodríguez Izquierdo (Asia Oriental).
 Prólogo

La dirección del congreso estuvo en manos de Alberto Cantera y las tareas de


secretaría en las Ricardo Muñoz Solla. La celebración del Congreso y la publica-
ción de este volumen conmemorativo de los 700 aniversario han sido posibles
gracias a la concesión de una Acción Complementaria (ffi2011-12798-e: eoS700:
700 años de Estudios Orientales en Salamanca. 700 años de Estudio Orientales
en Europa) del Ministerio de Ciencia y Innovación asociada al «Proyecto de
Investigación Archivo Digital Avéstico 2: trabajos preliminares para una edición
de la liturgia larga zoroástrica» financiado igualmente por el Ministerio de Ciencia
e Innovación.

Salamanca, octubre de 2012


Los editores
INDIA E IRÁN
Los manuscritos de Yasna
con traducción pahlaví e instrucciones
rituales (abāg zand ud nērang)

Alberto Cantera
Universidad de Salamanca

E s un hecho bien conocido que hubo una clase entera de manuscritos a la


que K. F. Geldner apenas tuvo acceso para la preparación de su edición de
Yasna: los llamados manuscritos Pahlavi Yasna Iranios. Lo lamenta en los
Prolegomena a su edición (Geldner 1886: 1. xxiv):
During my work upon the Yasna a second class of manuscripts of the Pahlavi
Yasna appeared. But unfortunately the material in my hands during the printing
was incomplete; the youth, moreover, of the members preserved did not at once
lead one to imagine their real importance. Representatives of this family are, in the
first Rank, Pt4, Mf4, Mf1, and in the second, Fl1 and Br1 (sic). Pt4 came to hand
when the first sheets were already in press; Fl1 and Br2 could be used only for the
last sheets; and Mf4 did not reach me until after the entire Yasna was completed.
The important keystone in Yasna criticism was accordingly wanting to me.

  El uso que se hace de la etiqueta «indio» e «iranio» para los mansucritos avésticos es a menudo
confuso, especialmente en el caso de los manuscritos exegéticos. Hemos de decir que no conservamos
ningún manuscrito exegético copiado en Irán; todos han sido copiados en India. Los manuscritos de
Mihrābān fueron copiados en India, pero a partir de un manuscrito iranio y por un copista iraní. No obs-
tante, se consideran manuscritos «indios». Por otro lado, los manuscritos llamados Pahlaví Yasna «iranios»
fueron copiados de un original iranio, igual que los de Mihrābān, pero en India y por copistas indios. De
hecho, desde el punto de vista paleográfico son manuscritos plenamente o casi plenamente indios.
  En realidad, quiere decir Br2.
 Alberto Cantera

De hecho, solo dos de los manuscritos mencionados son Pahlavi Yasna (Pt4 y
Mf4), mientras que Mf1 y Br2 son Yasna Sādé y Fl1 un Wīsperad Sādé (!). Geldner
los incluye en este apartado, ya que supone que estos manuscritos sādé fueron
creados extrayendo el texto avéstico de los manuscritos pahlavíes y eliminando la
traducción pahlaví.
Hoy en día conocemos bastantes más manuscritos Pahlavi Yasna iranios que los
que tuvo a su disposición Geldner. Él conoció solo Pt4 y Mf4 y además demasiado
tarde para poderlos utilizar. Hoy están a nuestra disposición al menos 7 manus-
critos de esta familia: Pt4, G14, Mf4, F2, T6 T54 y E7. Pt4 fue supuestamente
copiado por Dastur Kāusjī Sohrābjī Meherjī-rānā, según una atribución de su pro-
pietario en tiempos de Geldner (vid. Geldner 1886: 1.xiii), en torno a 1779-1780. El
mismo Dastur Kāusjī Sohrābjī Meherjī-rānā es el poseedor de G14, que fue copiado
en 1780 (Kotwal, Sheffield y Bharti 2008: 5). La comparación de las escrituras parece
indicar, sin embargo, que ambos manuscritos no han sido copiados por la misma
mano. El texto de ambos tampoco es idéntico. En G14 encontramos una especie
de introducción antes de Y1.1 que no aparece en Pt4, por ejemplo. F2 fue copiado
por su hijo Sohrābjī Kāusjī Sohrābjī Meherjī-rānā en 1814 en Nausārī. Mf4 es, según
Geldner (1886: 1. xxv), algo posterior a Pt4 y G14. T6 fue copiado a mediados del s.
xix (1842) por Sohrāb Dastur Framroj Dastur Sohrāb Dastur Rustom Meherjī-rānā.
E7 no tiene indicación ni de fecha ni de escriba y parece más moderno. Al parecer
es una copia de Mf4 (JamaspAsa y Nawabi 1976b).
Todos estos manuscritos provienen, en cualquier caso, del mismo círculo y fue-
ron copiados probablemente todos en Nausārī entre la segunda mitad del s. xviii y
la primera del s. xix. La fecha y lugar de copia hacen posible que estos manuscritos
estén influenciados por las escuelas reformistas que estudiamos hace unos años
M. Á. Andrés Toledo y yo mismo (Cantera y Andrés Toledo 2008). De hecho, el
copista de T6 es el mismo de T44, un manuscrito de Pahlaví Wīdēwdād que presen-
ta todas las características de los manuscritos de la escuela reformista (Cantera y
Andrés Toledo 2008: 85 y ss.). A juzgar por la letra, el copista de Pt4 parece ser el
mismo de Pt2 (según Geldner 1886: 1.xii y s.), un manuscrito perdido de Wīdēwdād,
pero que, a juzgar por otros manuscritos similares como E10, parece ser reformista.

  De un modo similar a como suponía que fueron creados en India los Yasna Sādé L17 y B3. Sin
embargo, recientemente hemos mostrado que esta hipótesis es poco fundada, al menos en el caso de
L17 y B3 (Cantera 2012b: 443 y ss.)
  Para la descripción de estos manuscritos vid. Hintze (2012).
  Publicado en el Avestan Digital Archive (ada) por Zeini (2012)
  Publicado en facsímil por JamaspAsa y Nawabi (1976a).
  Publicado en el Avestan Digital Archive (ada) por Circassia y Kangarani (2011).
  Publicado en el Avestan Digital Archive (ada) por Andrés Toledo (2010).
  Este manuscrito no ha podido ser consultado. Ha sido recientemente restaurado en la Royal
Library de Copenhague. El proceso se puede ver en http://ada.usal.es/img/pdf/t54.pdf. Kellens (1998:
460 n.º 21) quiere identificar este manuscrito con otra copia del manuscrito de Hōšang que heredó
Dastur Peshotan junto a Pt4. No obstante, los manuscritos de Dastur Peshotan no han llegado, según
las informaciones de que yo dispongo, a la Meherji-rana Library. Por tanto, es poco probable que esta
copia se encuentre entre los manuscritos aquí mencionados.
  Publicado en facsímil por JamaspAsa y Nawabi (1976b).
  Un año antes había copiado T44, un Pahlavi Wīdēwedād.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

A pesar de ello y de su escasa antigüedad, estos manuscritos son de gran interés


para la filología avéstica, pues presentan una serie de características que los dife-
rencian de los manuscritos Pahlaví Yasna de Mihrābān Kayxōsrō.
Una de las muchas peculiaridades de estos manuscritos es que antes del co-
mienzo del texto de la ceremonia presentan una larga introducción en pahlaví que
no tiene paralelos en ningún otro manuscrito avéstico conocido. Esta introducción
en la que se relata la historia de estos manuscritos hasta principios del s. xi apare-
ce en todos los manuscritos de este tipo, salvo en F2, que comienza directamente
con Y1.1. Curiosamente esta introducción aparece repetida en Mf4 en dos pasajes
diferentes: en primer lugar, antes de y0, como en el resto de manuscritos, y en se-
gundo lugar, antes de Y0.4, el comienzo de Yasna propiamente dicho (yašt bun).
El texto de la introducción fue estudiado por de Vaan y por mí mismo (2005), siguien-
do una recomendación de Kellens (1998: 461), en base a las dos únicas copias que cono-
cíamos entonces: Pt4 y Mf4 (de este solo la primera versión). Contiene datos muy intere-
santes para la historia de la constitución de este tipo de mansucritos y para comprender
su naturaleza. Reproduzco aquí la traducción que ofrecíamos entonces de la parte central
en la que se relata la historia del manuscrito (Cantera y De Vaan 2005: 36 y ss.):
…and for similar deliberation, I, victorious servant of the religion, hērbad
Hōšāng Šyāwaxš Šahryār Baxtāfrīd Šahryār, wrote (it) from the copy of hērbad
Mihrābān Spentōdāt Mihrābān (and that) from the copy of hērbad Māhpanāh
ī Āzādmard, protector of the region of Kāzerōn like a good man with privile-
ges, without doubt about religion and soul and with an honest desire for the
good gods, (son) of Rōstahm ī Dād-Ohrmazd Nōgdraxt from the blessed land of
Spāhān, from the town of Waržuk (?) in the Rūd-Dašt (?) region.
The Abestāg has been written from a copy and the Zand from another copy
for the possession of the immortal Farnbag ī Srōšayār as a production of Māhayār
ī Farroxzād, from the same salubrious district from the region of Kāzerōn. I, the
immortal Māhwindād ī Narmāhān ī Wahrām Mihr from the same copy/from the
compiled copy [made] one copy at the request of the victorious Abu-Nasr Mard-
Šāh ī Šābuhr from the happy land of Šīrāz.

Dos puntos llaman especialmente la atención en esta introducción: en pri-


mer lugar, que toda la historia del manuscrito se sitúa en Fārs, mientras que los
manuscritos que conocemos se sitúan siempre en el entorno de Yazd, Kermán
y Sistán; en segundo, la mención de que, en última instancia, el manuscrito fue
creado uniendo en un único manuscrito el texto de dos manuscritos diferentes.
De uno fue copiado el abastāg y del otro el zand (abastāg az pačēn-ē ud zand az
pačēn-ē). Esta mención ha recibido gran atención en el contexto de la creación de
los manuscritos Pahlavi de Yasna (Geldner 1886: 1.xxiii y ss.; Kellens 1998: 460 y ss.;
Cantera 2004: 28 y ss.). En los Studien zur Pahlavi Übersetzung centré mi atención
en el proceso de adaptación de la traducción pahlaví, dejando de lado el análisis
de la naturaleza del otro manuscrito utilizado. Di por hecho que el término abastāg
se refiere puramente al texto avéstico. Sin embargo, creo que es posible concretar
algo más cómo debe entenderse este término en este pasaje.

  Los otros incluyen, en cambio, también Y0.


 Alberto Cantera

El término abastāg aparece constantemente en la introducción de los manus-


critos sādés en la designación a la ceremonia que contiene el manuscrito. Así
encontramos las siguientes designaciones para los diferentes tipos de manuscritos
de la liturgia larga:
– abastāg yašt abāg nērang para la liturgia diaria matutina o Yasna
– abastāg yašt ī wīsperad abāg nērang para el Wīsperad
– abastāg yašt ī wīsperad ī ǰuddēwdād abāg nērang para Wīdēwdād
– abastāg wīštāsp yašt abāg nērang para el Wīštāsp Yašt
Es claro que en estas designaciones abastāg se usa para designar el texto avés-
tico y en combinación con abāg nērang «con instrucciones rituales» designa a un
manuscrito litúrgico o sādé como nosotros los conocemos: con el recitativo avés-
tico de la liturgia y las instrucciones rituales pertinentes. No obstante, en el relato
de la historia del manuscrito de Hōšang podría ser una expresión elíptica por un
manuscrito sādé con recitativo e instrucciones rituales, igual a los que conocemos
de época posterior. Sería en ese caso la evidencia indirecta más antigua de la exis-
tencia de manuscritos sādé, cuya fecha de atestiguación es, por lo general, más
reciente que la de los manuscritos exegéticos en pahlaví.
En efecto, algunas características de los llamados Pahlaví Yasna iranios revelan
que para la creación del primer ancestro de este grupo de manuscritos en Kāzerōn
a finales del s. ix se usó un manuscrito sādé de Yasna similar a los que cono-
cemos a partir del s. xvii. Los manuscritos sādés iranios comparten todos ellos
una introducción similar en la que se menciona la fecha y el autor de la copia, la
ceremonia de la que se trata, el número de ramas del barsom a utilizar en esa cere-
monia y se resume de forma muy escueta la ceremonia del paragṇā o preparativos
para la ceremonia propiamente dicha. En la tabla siguiente reproduzco a modo de
ejemplo las introducciones de un manuscrito de Yasna, uno de Wīsperad, uno
de Wīdēwdād y un Wīštāsp Yašt.
Una introducción similar aparece en todos los manuscritos pahlavíes iranios
Yasna, salvo F2 que, como ya he señalado, comienza directamente en Y1. El texto
de la segunda introducción es en Pt4 el siguiente:
PWN Š<R>M W nylwk y ʾdybʾlyh y dʾtʾl ʾwhrmẕd y ŠPYL ʾpzwnyk lʾyʾwmnd
y GDEʾwmnd ʾmhrspndʾn’ mynwgʾn’ gytydʾn’ mhst hwmt W hwht W hwwlšt’
mynšn’ W gwbšn’ kwnšn’ y plʾlwn’ PWN nywk yhšn’ hwb’ mwlwʾk YKTYBWNm
ʾpstʾk y yšt LWTE znd <W> nylng blswm 20 W ʾywk tʾk plʾgʾm 2 tʾk blswm bstn’
W plʾhwm krtn’ sʾcšn hmʾk prʾc HNHTWN-tn’
Con salud, fuerza y la ayuda del creador Ohrmazd, el bondadoso y benéfico,
el rico y glorioso y de los Benéficos Inmortales y de los espirituales y de los
materiales, con buen pensamiento, buena palabra y buena acción de pío pensa-
miento, palabra y acción, con buena fortuna y buen presagio escribo el abastāg
ī yašt con traducción pahlaví e instrucciones rituales. El barsom es de 21 ramas y
dos ramas adicionales. Se ata el barsom, se prepara el parāhōm y llevan a cabo
todos los preparativos.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 



Yasna Wisperad Wīdēwdād Wīštāsp Yašt


Yasna 1 de Esfandyār
G18b Ave977/978 G18a
Nōširwān13
PWN Š<R>M W nylwk PWN Š<R>M *W14 nylwk PWN Š<R>M W nylwk W PWN ŠM dʾtʾl ʾwhrmẕd y
ʾdybʾlyh y dʾtwlʾ ʾwhrmẕd ʾdybʾlyh y dʾtwlʾ ʾwhrmẕd ʾdybʾlyh y dʾtʾl ʾwhrmẕd y ŠPYL y ʾpzwnyk lʾyʾwmnd
ŠPYL y ʾpzwnyk lʾyʾwmnd ŠPYL y ʾpzwnyk lʾyʾwmnd ŠPYL y ʾpzwnyk lʾyʾwmnd GDEʾwmnd ʾmhrspndʾn’
GDEʾwmnd <ʾmhr>spndʾn’ GDEʾwmnd ʾmhrspndʾn’ GDEʾwmnd ʾmhrspndʾn’ YKTTYBWN-m PWN
yẕdʾn’ mynwgʾn’ yẕdʾn’ mynwgʾn’ gytydʾn’ mhst mynwgʾn’ gytydʾn’ mhst nywk yhšn’ hwb’ mwlwʾk
gytydʾn’ mhst hwmt W hwmt W hwht W hwwlšt’ hwmt W hwht W hwwlšt’ ʾpstʾk y ẔNE ʾpstʾk wštʾsp
hwht W hwwlšt’ PWN mynšn’ W gwbšn’ kwnšn’ mynšn’ gwbšn’ kwnšn’ y yšt PWN nylng blswm 33
mynšn’ W gwbšn’ kwnšn’ plʾrwn’ W nywk yhšn’ plʾlwn’ PWN nywk yhšn’ tʾk W plʾgʾm 2 tʾk cygwn’
PWN nywk yhšn’ hwb’ hwb’ mwlwʾk hwp plcʾm hwb’ mwlwʾk YHWWN-ʾt PWN yšt’ blswm bstn’ sʾcšn
mwlwʾk hwp plcʾm YHWWNʾt YKTYBWNym YKTYBWN-m ʾpstʾk yšt hmʾk hwp’ prʾc HNHTWN-
YHWWNʾt YKTYBWNm ʾpʾstʾk yšt LWTE nylng wsplyt W ywdtŠDYAdʾt tn’ plʾhwm krtn’ lʾy PWN
ʾpʾstʾk yšt LWTE nylngyhʾ blswm 33 tʾk plʾgʾm 2 LWTE nylng blswm 33 KRA hwmʾst PWN kmstyh
nylng blswm 33 tʾk plʾgʾm tʾk blswm bstn bstn’ W tʾk W plʾgʾm 2 tʾk blswm hwm 3 <W> ʾlwlʾm pʾlʾk-1
2 tʾk blswm bstn bstn’ W plʾhwm krtn’ sʾcšn hmʾk bstn’W plʾhwm krtn’ sʾcšn yʾm ʾndk prʾc HNHTWN-šn
plʾhwm krtn’ sʾcšn hmʾk prʾc HNHTWN-tn’ hmʾk prʾc HNHTWN-tn’ blswm 33 tʾk W plʾgʾm 2 tʾk
prʾc HNHTWN-tn’ cygwn’ PWN yšt’ blswm
bstn’ sʾcšn hmʾk hwp’
prʾc HNHTWN-tn’ plʾhwm
krtn’ lʾy PWN KRA hwmʾst
PWN kmstyh hwm 3 <W>
ʾlwlʾm pʾlʾk-1 yʾm ʾndk prʾc
HNHTWN-šn
Con salud, fuerza y Con salud, fuerza y Con salud, fuerza y En el nombre del creador
la ayuda del creador la ayuda del creador la ayuda del creador Ohrmazd, bondadoso y
Ohrmazd, el bondadoso Ohrmazd, el bondadoso Ohrmazd, el bondadoso benéfico, rico y glorioso,
y benéfico, el rico y benéfico, el rico y y benéfico, el rico y y de los Benéficos
y glorioso, y de los glorioso, y de los Benéficos glorioso y de los Benéficos Inmortales escribo con
Benéficos Inmortales Inmortales y de los Inmortales y de los buena fortuna y buen
y de los Adorables Adorables espirituales y Adorables espirituales y presagio el abastāg de este
espirituales y de los de materiales, con buen de los materiales, con abastāg wištāsp yašt con
Adorables materiales, pensamiento, buena buen pensamiento, buena instrucciones rituales. El
con buen pensamiento, palabra y buena acción de palabra y buena acción barsom es de 33 ramas y
buena palabra y buena pío pensamiento, palabra –sea con buena fortuna dos adicionales. Como en
acción –sea con buena y acción –sea con buena y buen presagio– escribo el Yašt, se ata el barsom
fortuna y buen presagio fortuna y buen presagio–, el abastāg yašt wisperad y se llevan a cabo todos
y llegue a buen fin–, escribo el abastāg yašt ud ǰuddēwdād con los preparativos. Para
escribo el abastāg yašt con wisperad con instrucciones instrucciones rituales. El hacer el parāhōm se han
instrucciones rituales. El rituales. El barsom es barsom es de 33 ramas de disponer para cada
barsom es de 33 ramas15 de 33 ramas y dos ramas y dos ramas adicionales. hōmāst al menos 3 (ramas)
y dos ramas adicionales. adicionales. Se ata el Se ata el barsom, se de Hōm, algo de granada
Se ata el barsom, se barsom, se prepara el prepara el parāhōm y se y una gota de leche
prepara el parāhōm y se parāhōm y se llevan a cabo llevan a cabo todos los consagrada.
llevan a cabo todos los todos los preparativos. preparativos.
preparativos.

  En un reciente viaje a Irán he localizado en el Templo del Fuego de Kermán y en el Museo
anexo, entre otros, dos manuscritos de Yasna copiados por el mismo escriba Dastur Esfandyār Nōširwān
Ardešīr Esfandyār Sīstānīg. El segundo de ellos está datado (1816).
  –y–.
  Se trata obviamente de un error. El barsom de Yasna es, como sabemos por otros manuscritos,
de 21 ramas más las dos adicionales. Parece como si está introducción hubiese sido tomada de un ma-
nuscrito de Wisperad o Wīdēwdād cambiando solo el título de la ceremonia.
 Alberto Cantera

Es evidente que esta segunda introducción de los Pahlaví Yasna iranios es la


introducción propia de los sādé. El texto propiamente dicho comienza como si el
manuscrito de Hōšang fuese un sādé. La única diferencia con los sādé propiamente
dichos es que en los manuscritos derivados del de Hōšang se añade la traducción
pahlaví del recitativo avéstico. Parece, por tanto, claro que uno de los manuscritos
usados para la creación del manuscrito de Māhyār, original último de los manus-
critos de esta clase, era un manuscrito sādé similar a los manuscritos sādés que
conocemos del s. xvii en adelante.
De hecho, los manuscritos de esta clase no son manuscritos pahlavíes puros,
sino que pertenecen a un tipo intermedio representado solo por ellos: los manus-
critos abāg zand und nērang, como se señala en la segunda introducción (abastāg
ī yašt abāg zand und nērang). Se trata de un tipo especial de manuscritos que
contiene tanto la traducción pahlaví de los textos avésticos de la liturgia larga dia-
ria matutina como las instrucciones rituales para su celebración. Estos manuscritos
contienen, en efecto, las mismas instrucciones rituales que aparecen en los sādé
iranios y en las mismas posiciones. Como apéndice a este artículo se incluye un
listado de las instrucciones rituales que aparecen en Pt4 en Y0 y en él se puede
apreciar el paralelismo total entre las instrucciones rituales de Pt4 y del resto de
los Sādés.
Sin embargo, no todos los manuscritos Pahlaví Yasna iranios presentan las ins-
trucciones rituales de igual modo. El más completo es el más antiguo (Pt4), que
incluye todas y al parecer por la primera mano. G14 también incluye todas, pero
es evidente que el escriba primero dejó un amplio espacio en blanco y luego las
copió en segunda instancia. Un procedimiento similar utiliza Mf4. A menudo deja
espacios en blanco que son completados por la misma mano o una segunda mano.
A menudo le falta sitio para copiar la instrucción en el espacio previsto para ello,
como por ejemplo en Y11.9 (vid. fig. 1). En otras ocasiones las instrucciones ritua-
les se añaden en Mf4 directamente entre líneas (ahl blswm MN mʾn’hlwk lawhl
ynsbw ̱ n-šn’ Y0.14) o en los márgenes (p. ej. Y0.13). En T6 el procedimiento es
distinto: para cada instrucción ritual se deja un amplio espacio en blanco, pero
la instrucción ritual no es copiada en él, sino en el margen, aunque por la misma
mano (vid. fig. 2). Las instrucciones performativas (número de veces que hay que
repetir un texto) aparecen, sin embargo, en el cuerpo del texto. E7 incluye todas
las instrucciones rituales en el cuerpo del texto y en tinta roja. F2, en cambio, omite
todas las instrucciones rituales, salvo las puramente performativas. Esta es proba-
blemente la razón por la que omite también las dos introducciones y comienza
directamente en Y1. En Y0 todos los manuscritos de este tipo incluyen las instruc-
ciones rituales en el cuerpo del texto y por la primera mano, ya que Y0 solo tiene
sentido si se incluyen estas.
Las instrucciones rituales formaban parte del manuscrito de Hōšang que está en
la base de estos manuscritos. No obstante, en prácticamente todas las copias, se
hace evidente que los escribas las reconocen como algo distinto del texto avéstico
y la traducción pahlaví y no les dan el mismo estatus que a estas dos. El caso más

  Este caso es poco frecuente en Mf4. Obsérvese que esta instrucción aparece en Pt4 en el margen.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

extremo es F2 que las elimina. Otros (como Mf4) eliminan solo algunas, que en la
mayoría de los casos son completadas después por una segunda mano. Por último,
la mayoría dejan espacios en blanco que son completados después de uno u otro
modo.
El uso de un manuscrito sādé para la creación del manuscrito de Māhyār se
hace todavía más evidente al comienzo de las gāθās. En este punto la edición de
Geldner es claramente defectuosa. Tras el frauuarāne de Y27.12 Geldner edita el
Ahuna Vairiia con la indicación de que se ha de recitar cuatro veces (Y27.13); el Aṣ̌əm
Vohū con la indicación de que se ha de recitar tres (Y27.14), y el texto ahunəm
vairīm yazamaide aṣ̌əm vahištəm sraēštəm aməṣ̌əm spəṇtəm yazamaide seguido del
Yeŋ́he Hātąm (Y27.15). Esta versión no se corresponde ni con lo que aparece en los
manuscritos pahlavíes ni con el texto de los Sādé. Los manuscritos sādé presentan
la versión más simple de todas. Recojo aquí la versión del manuscrito Yasna 1 de
Esfandyār Nōšīrwān, recientemente descubierto en Kermán. El texto que sigue al
frauuarāne de Y27.12 es el siguiente (vid. fig. 8):
zwt’ yaθā ahī vairiiō zaōtā frā mē mrītē lʾspyk yaθā ahī vairiiō yō zaōtā frā mē
mrītē zwt’ aθā ratuš aṣ̌āt̰.cit̰ haca. frā aṣ̌auua. vīδuuā mraōtē PWN ŠM y dʾtwlʾ
ʾwhrmẕd [dibujo] yʾnymmnw bwn krtn’
El zōt (dice): yaθā ahī vairiiō zaōtā frā mē mrītē. El rāspīg (dice) yaθā ahī
vairiiō yō zaōtā frā mē mrītē. El zōt: aθā ratuš aṣ̌āt̰.cit̰ haca. frā aṣ̌auua. vīδuuā
mraōtē. En el nombre del creador Ohramzd [dibujo]. Comienza el Yānīmmanō
(Y28).

Un texto muy parecido encontramos en F3a, una copia del Yasna Sādé más
antiguo conservado, Mf1 (vid. infra):
zwt’ yaθā ahū vairiiō zaōtā lʾspyk yaθā ahū vairiiō yō zaōtā zwt’ aθā ratuš
plʾhwm PWN yʾm prʾc HNATWNšn’ OL y blswm blšn’ PWNc ʾpʾryk hmgwnk
kwnšn’ hʾwn’ škptn’ gʾsʾn’ bwn yānīm manō
El zōt (dice): yaθā ahū vairiiō zaōtā. El rāspīg (dice) yaθā ahū vairiiō yō
zaōtā. El zōt: aθā ratuš. Se deposita el parāhōm con leche consagrada y se lleva
al barsom. Con los demás (objetos) se hace lo mismo y se golpea el mortero.
Comienzo de la Gāθās. yānīm manō… (Y28.0)

La instrucción ritual que añade Mf1/F3a aparece en persa moderno en otros


Yasna. En el recientemente descubierto Yasna de Šehryār-e Rashid, hermano me-
nor de Dastur Nāmdār, encontramos el siguiente texto: frāgām fe ǧām nihādan
wa ō barsom barešn wa hāwan škaftan. En el Yasna Sādé ML15285 el texto en persa
moderno es similar: frāgām bar dāštan bar barsom bordan. La misma instrucción
en pahlaví la encontramos en otro manuscrito de Wisperad aprecido recientemente

  La lectura frāgām es fruto de un error en la versión pahlaví de esta instrucción. El error que
podría servir de base para esta lectura aparece, p. ej., en T6, donde leemos <plʾhgʾm>, resultado de
un cruce entre <plʾhwm> y <yʾm>.
 Alberto Cantera

y que forma parte de la colección de V. Zolfeghari (Ave1027), publicado por R.


Shahzadi en ada (2012).
Otros manuscritos sādé tienen una instrucción ritual similar en este pasaje.
En Wisperad y en las ceremonias intercaladas se intercala Vr3.9-10 (mazdaiiasnō
ahmi…) tras la recitación dialogada del Ahuna Vairiia. Tras este texto, en la mayo-
ría de manuscritos (VrS: Wisperad ī Frēdōn, G18b; VS: Ave976, Ave977, Mf2, Ave991,
Ave1001) aparece una variante más breve de la instrucción que acabo de mencio-
nar: «zwt yʾnym bwn krtn’ hʾwn škptn’ ʾpstʾk lʾyynytn’» «El zōt comienza el yānīm;
golpea el mortero y organiza el abestāg».
En los manuscritos Pahlaví Yasna de Mihrābān Kayxōsrō (J2 y K5) encontramos
una versión muy distinta de la de los sādé y también diferente de la de Geldner. El
editor alemán sigue, en principio, la versión de estos manuscritos, pero pasó por
alto que tras el frauuarāne de Y27.12 aparece en J2 y K5 una instrucción ritual que
implica la recitación dialogada del Ahuna Vairiia: «zwt lʾspyk wʾc’ OHDWNšnyh 2
kʾnk krtn’» «El zōt y el rāspīg toman el Wāz. Lo hacen de dos maneras». Así pues, tanto
en los manuscritos de Mihrābān como en los sādé al frauuarāne le sigue la versión
dialogada del Ahuna Vairiia. La diferencia es que en los manuscritos de Mihrābān
se incluye después una sección o texto intermedio que el propio Mihrāban desig-
na, al final del texto, como andarag y otros copistas como andaragīg («ʾndlk<yk>
ʾpyl ZNE̱ YKTYBWNyhyt» «La parte intermedia ha sido escrita encima»).
El texto intermedio consta de una introducción propiciatoria:
šnʾyyšn’ ʾwhrmẕd y lʾyʾwmnd y GDEʾwmnd ʾpystʾk y gʾsʾn W znd hwyhšn’
W hwp mwlwʾk W hwp plcʾm YHWWNʾt
Propiación al creador Ohramz, el rico y glorioso. El abastāg de las Gāθās y el
zand (traducción pahlaví) sea de buen presagio y llegue a buen fin.

A esta le siguen los textos que encontramos habitualmente en las Gāθās para
separar un hād de otro:
– el texto del Ahuna Vairiia completo con su traducción pahlaví y la indica-
ción de que ha de recitarse cuatro veces (wacast catrušāmrūdīg gōwišn);
– el aṣ̌əm vohū con su traducción y la indicación de que ha de repetirse tres
veces (wacast srǐšāmrūdīg gōbišn);
– el texto avéstico: ahunəm vairīm yazamaide aṣ̌əm vahištəm sraēštəm aməṣ̌əm
spəṇtəm yaz. con su traducción pahlaví;
– el yeŋ́he hātąm con su traducción.
Como final de este intermedio encontramos una introducción a las Gāθās:
gʾsʾn cygwn AYT 5 gʾs y AYT ʾhwnyt gʾs ʾwšt<w>ʾyt gʾs spndmt gʾs whwhštl
gʾs whštwkyšt’ gʾs APš bwcšnyk AYT ʾbwcšnyk yazamaide vaŋhuca ʾndlk ʾpyl
ZNE̱ YKTYBWNyhyt

  Desgraciadamente la parte baja del folio se ha perdido y solo conservamos el final de la instruc-
ción: blswm YḆLWnšn’ PWNc ʾpʾryk hmgwnk kwnšn’ hʾwn’ škptn’ yʾnym bwn 2 wcyst 3 gʾs.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

Las Gāθās tal y como son. Son cinco: La Ahunawait Gāh, la Uštawait Gāh, la
Spandamad Gāh, la Vohuxšaθr Gāh y la Vahištōišt Gāh. Estos son salvíficos y no
lo son (?). yazamaide vaŋhuca. La parte intermedia ha sido escrita encima.

A continuación comienza el texto de Y28.0. El texo intermedio entre la reci-


tación dialogada del Ahuna Vairiia y Y28.0 (andarag<īg>) aparece entre amplios
espacios en blanco que estaban destinados a ser completados con una decoración
que finalmente Mihrābān nunca completó.
Otra tradición exegética, la de Nēryosang Dhaval, ofrece una versión diferente
del mismo pasaje. El manuscrito pahlaví S1 no incluye el texto intermedio y ofre-
ce el mismo texto avéstico que los Sādé (frauuarāne –Ahuna Vairiia dialogado–
yānīm manō).
La versión de los manuscritos derivados del de Hōšang es muy similar a las de
los manuscritos de Mhirābān Kayxōsrō, pero presenta algunas diferencias llamati-
vas. La más interesante para el problema que nos ocupa es que tras la instrucción
ritual de recitar la versión dialogada del Ahuna Vairiia, se menciona diractamente
el comienzo de yānīm manō. El texto que entontramos tras Y27.12 es en Pt4 el si-
guiente (subrayadas las partes sin equivalente en los manuscrtios de Mihrābān):
wʾc OHDWNšnyh
yānīm manō gʾsʾn bwn
hwyhšnyh hwp plzʾm YHWWNʾt PWN dʾtʾl dwššn’
šnʾyyšn’ ʾwhrmẕd y lʾyʾwmnd y GDEʾwmnd ʾpystʾk y gʾsʾn W znd hwyhšn’ W
hwp mwlwʾk W hwp plcʾm YHWWNʾt
Se toma del wāz.
Yānīm manō. Comienzo de las Gāθās.
Sea con buena fortuna y llegue a buen término según la voluntad del
Creador.
Propiación al creador Ohramz, el rico y glorioso. El abastāg de las Gāθās y
el zand (traducción pahlaví) sea de buen presagio y llegue a buen fin.

A continuación el texto intermedio es idéntico, salvo pequeñas variantes de co-


pia, al texto que encontramos en los manuscritos de Mihrābān. La única diferencia
reseñable es que el texto acaba con una instrucción ritual ausente en el texto de
Mihrābān:

  Este texto avéstico no aparece en las ediciones de Geldner.


  Recientemente (Cantera 2012a: 216) he planteado la hipótesis de que las decoraciones que
aparecen en los manuscritos sādé iranios especialmente en las partes de Wīdēwdād son reminiscencias
del Gran Avesta y resultado de la combinación de manuscritos rituales con manuscritos exegéticos.
Un problema de mi hipótesis era la ausencia de tales motivos en los manuscritos de Mihrābān. Sin
embargo, actualmente considero que los espacios en blanco dejados por Mihrābān al comienzo de
cada sección estaban destinados a ser completados con decoraciones más adelante, pero esto nunca
se produjo.
  Designación técnica de la recitación dialogada del Ahuna Vairiia. Es, pues, el equivalente al
texto que encontramos en los Sāde tras el frauuarāne de Y27.12.
  En algunos manuscritos derivados del de Hōšang como F2 la traducción pahlavi de Ahuna
Vairiia, Aṣ̌əm Vohu y Yeŋ́he Hātąm está abreviada.
 Alberto Cantera

plʾhwm yʾm PWN YDE prʾc HNATWNšn’ OL blswm YḆLWNšn’ PWNc


ʾpʾryk hmgwnk kwnšn’ hʾwn škwptn’ prʾc gwbšn’ yānīm manō yānīm
vacō… (Y28.0)
Hay que poner el parāhōm <con> leche consagrada en la mano y llevarlos
hacia el barsom. Con las demás cosas hay que hacer lo mismo. Se golpea el
mortero y se dice: yānīm manō yānīm vacō… (Y28.0).

Así pues, las dos diferencias más destacables entre los mansucritos derivados
del de Hōšang y los manuscritos de Mihrābān son: 1. la presencia después del
texto intermedio (andaragīg) de la misma instrucción ritual que encontramos en
otros manuscritos Yasna Sādé y un Wīsperad Sādé; y 2. la doble mención de yānīm
manō. En efecto, yānīm manō se menciona en los derivados del manuscrito de
Hōšang antes y después del texto intermedio. Antes del texto intermedio aparece
el título (yānīm manō gʾsʾn bwn) con la propiación propia de los comienzos de
texto o sección (hwyhšnyh hwp plzʾm YHWWNʾt PWN dʾtʾl dwššn’) y después el
texto propiamente dicho de Y28.
Estas diferencias entre ambos tipos de manuscritos se explican perfectamente
como resultado de un cruce entre dos versiones diferentes del comienzo de las
Gāθās en la ceremonia de Yasna: en la primera (la de los sādé), más antigua, Y28
sigue directamente al Ahuna Vairiia dialogado y en la segunda, más reciente, se
intercala entre medio la fórmula que sirve para separar hāitis de las gāθās, el texto
intermedio (andaragīg). En la versión sādé, igual que ocurre en el resto de sādés,
yānīm manō aperecía directamente tras la recitación dialogada del Ahuna Vairiia
(wāz gīrišnīh). En la versión pahlaví aparecía entre uno y otro el texto intermedio
(andaragīg). El sacerdote que combinó ambas versiones copió del manuscrito
sādé hasta el título y propiciación del yānīm manō, pero antes del texto propia-
mente dicho y de la instrucción ritual que le precede copió el texto intermedio que
encontró en el manuscrito del que copia la traducción pahlaví.
Otra peculiaridad llamativa de los manuscritos exegéticos que comparten Pt4,
G14 y Mf4 es que presentan una división en hād diferente de la división en 72 hāiti
de la del resto de manuscritos. Habitualmente los manuscritos señalan los límites
entre los diferentes capítulos por medio de signos de puntación específicos o de-
jando un pequeño espacio en blanco entre ellos. Habitualmente, sin embargo, los
hād no tienen ni un número ni un nombre específico, salvo para algunas secciones
(como los Staota Yesniia). Los manuscritos derivados de Hōšang incluyen también
estas divisiones, pero además presentan algunos títulos de apartados específicos
que son típicos de los sādé, como barsom hād (Y2, cfr. la mayoría de los VS iranios
barsomdān yašt hād), sroš drōn (Y3-8), hōmstōm (Y9-11.15), etc. Esto, sin duda, se
debe al carácter combinado de estos manuscritos. Lo más interesante es que estas
divisiones se consideran hād y que hay una contabilidad de hād alternativa a los 72
hād tradicionales, así Y3-8 lleva por título srōš drōn sidīgar hād «Srōš Drōn. Tercer

  plʾhwm yʾm PWN YDE] T6 plʾhyʾm PWN yʾm. Un error similar al de T6 refleja el recientemente
descubierto Yasna de Šehryār-e Rashid. Esta instrucción aparece en persa moderno: frāgām fe ǧām
nihādan wa ō barsom barešn wa hāwan škaftan.
  prʾc gwbšn en el margen.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

hād». Tras el Hōmstōm (Y9.11.15) que sería el cuarto hād, sigue el panǰom hād «Quin-
to hād» (Y11.16-13) y šašom hād (Y14-18). Posteriormente esta numeración alternativa
se interrumpe. Es imposible saber si esta numeración alternativa a la división en
72 hād pertenecía originariamente a la tradición litúrgica o a la exegética, pero su
estructura revela mayor cercanía a las divisiones rituales que la tradicional en 72
hād. Y, por tanto, parece más probable que sea una forma de dividir en hād y
contarlos propia de la tradición litúrgica.
En cualquier caso, parece evidente que el manuscrito del que se copió el
abastāg del manuscrito de Māhyār, antecedente último del códice de Hōšang, fue
un manuscrito sādé similar a los que conocemos en siglos posteriores. Así pues,
el manuscrito de Māhyār se creó colacionando un manuscrito Yasna sādé similar
a los Yasna sādé modernos y un manuscrito pahlaví. A pesar de la escasez de ma-
nuscritos sādé o litúrgicos en Irán y de su tardía atestiguación (a partir de mediados
del s. xviii), tales manuscritos existieron, sin duda, ya al menos desde finales del
s. x. Ello nos lleva a preguntarnos si realmente el Yasna Sādé iranio más antiguo,
Mf1, fue extraído de los manuscritos Pahlaví Yasna iranios, como propone Geld-
ner (1886: 1. xxv). Hasta que no tengamos ocasión de ver directamente Mf1 en el
Cama Oriental Institute esta pregunta deberá quedar sin respuesta. Sí disponemos
de una copia de este manuscrito: el manuscrito F3a de la Meherji-rana Library, pu-
blicado en el Avestan Digital Archive por Juanjo Ferrer (2012). Desgraciadamente
se trata de una copia resumida del original, ya que, mientras que Mf1 consta de
140 folios según Geldner, F3a tiene tan solo 32 folios. Importantes partes de Yasna
están abreviadas. Así pues, aunque algunos datos en esta copia apuntan a que no
hay motivos para suponer tal dependencia, sin una observación directa de Mf1 es
imposible sacar conclusiones.
Sí tenemos, en cambio, algunos datos más que nos permiten responder, al
menos tentativamente, a otra pregunta clave que suscita este detalle de la historia
de la transmisión de Yasna: ¿los manuscritos Pahlaví Yasna de Mihrābān Kayxōsrō
(J2 y K5) proceden también de esta copia de Māhyār, es decir, de un mansucrito
que incluía las instrucciones rituales además de la traducción pahlaví o derivan
de una tradición independiente? Un primer análisis revela que los manuscritos de
Mihrābān no incluyen las instrucciones rituales y, por tanto, deberíamos o bien
pensar en una tradición independiente o, como alternativa, hacer depender los
mansucritos de Mihrābān de la tradición de manuscritos pahlavíes puros a la que

  Hay que tener en cuenta que el término hād tiene un sentido más amplio que únicamente el de
una de las 72 secciones en las que se divide el recitativo de Yasna. En el Šāyest-nē-šāyest el término
hād se usa, por ejemplo, para un solo parágrafo, cuando se entiende como una unidad completa. Así
en los Suplementos al Šnš13.1 3 hād se refiere a Y11.16, Y11.17 y Y12.9.
  También para las divisiones de Wīdēwdād hemos emitido la hipótesis de que la división en 22
fragard corresponda a la tradición exegética. Esta es la que se ha impuesto a ambas tradiciones, a pesar
de que existía una división litúrgica alternativa en diez fragard (Cantera 2012a: 217 y ss.).
  Kellens (1998: 460) da por hecha la dependencia de Mf1 respecto de Pt4 y Mf4. En su opinión:
«C’est en fait l’oeuvre d’un érudit qui a collationné les données du Yasna pehlevi iranien et celles
du Videvdad sadé iranien». Llega a insinuar que podría tratarse de una colación con Jp1. Kellens ha
pasado totalmente por alto que las instrucciones rituales que aparecen en Mf1 están también incluidas
en Pt4 y Mf4 (!).
 Alberto Cantera

pertenecería el manuscrito cotejado para la creación del manuscrito de Māhyār. Se


trata de dos hipótesis alternativas y excluyentes, pero en ambas se establece una
cierta relación entre ambos tipos de manuscritos.
En efecto, ambos grupos parecen estar en una relación más estrecha entre sí
que con la tradición exegética que subyace a la traducción sánscrita de Nēryōsang
Dhaval. Los manuscritos de Mihrābān y de Hōšang comparten la inclusión del texto
intermedio (andaragīg) entre la recitación dialogada del Ahuna Vairiia que sigue a
Y27.12 y el comienzo de Y28, a diferencia de lo que ocurre en la tradición exegética
a partir de la cual Nēryōsang Dhaval realizó la traducción sánscrita de Yasna. Así
pues, parece que los manuscritos de Mihrābān y el ancestro pahlaví del manuscrito
de Māhyār comparten una misma tradición. La hipótesis 1, según la cual el ma-
nuscrito pahlaví cotejado para crear el de Māhyār pertenece a la misma tradición
exegética que el original de los Yasna de Mihrābān, se podría representar así:

ms. sādé (uno o varios) ms. pahlaví (uno o varios) mss. pahlaví

Māhyār

Māhwindād

Māhpanāh Trad. sánscrita

Mihrābān Sfandyād J2 y K5

Hōšang Syāwaxš

mss. sādé históricos

No obstante, un análisis más detallado nos lleva a plantearnos este modelo y a


inclinarnos, en cierta medida, por la segunda hipótesis. Si bien es cierto que por
regla general J2 y K5 no incluyen instrucciones rituales, hay que hacer algunas
salvedades. Estos mansucritos sí que incluyen las instrucciones performativas (es
decir, el número de veces que ha de recitarse un texto, quién debe recitarlo y
en ocasiones incluso en qué lugar). Ya hemos visto antes que el manuscrito T6,
que copiaba las instrucciones rituales en el margen, incluía las preformativas en
el cuerpo del texto. Además, F2, que no incluye las instrucciones rituales, sí que
incluye las performativas. En los manuscritos de Mihrābān ocurre algo similar. En
K5, por ejemplo, encontramos además de las frecuentes instrucciones acerca del
número de veces que debe recitarse un texto, otras como la indicación rāspīg pad
gāh ī hāwānan ante Y8.2. Con ella se informa de que Y8.2 es recitado por el rāspīg
o sacerdote colaborador en el lugar del sacerdote o haciendo las funciones del sa-
cerdote hāwānan. Una indicación como esta tiene poco sentido en un manuscrito
exegético pahlaví cuyo único objetivo es ofrecer una traducción al pahlaví de los
textos recitados en la ceremonia. De hecho, tal instrucción se omite en J2. Sin
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

embargo, J2, como hacen también después los manuscritos Pahlaví Yasna deriva-
dos del manuscrito de Hōšang, deja un espacio en blanco (vid. fig. 3) que revela
que Mihrābān o bien tenía la instrucción en su original o era consciente de que
podía incluirse en este lugar.
De hecho, no es el único lugar en el que aparece un espacio en blanco allí
donde encontramos una instrucción ritual en los manuscritos derivados del ma-
nuscrito de Hōšang. Así, por ejemplo, en Y11.9 Pt4 (y otros manuscritos derivados
del de Hōšang) incluyen la siguiente instrucción ritual:
lʾspyk plʾhwm PWN YDE hwy Q̱DM OHDWN-tn’ PWN gʾs plbltʾlʾn’
YḆLWN-šn’ ḆYN 3 ʾngwšt blswm YHSNN-šn’ BRA gwbšn’ :: yō. nō. aēuuō. at̰.
tē. uiiē. …
El rāspīg coge el parāhōm con la mano izquierda y la lleva al lugar del los
sacerdotes frabardār. Coge el barsom con tres dedos y recita: yō. nō. aēuuō. at̰.
tē. uiiē…

Tanto J2 como K5 dejan un espacio en blanco en el lugar donde esperaríamos


la instrucción ritual (vid. figs. 4 y 5), aunque el espacio sea menor al requerido
para la misma. No obstante, recordemos que en Mf4 es frecuente que el espacio
en blanco dejado para la instrucción sea menor al requerido.
Otro ejemplo ofrece el final de Y27.5. Los manuscritos de Hōšang, como los
sādé, tienen la siguiente instrucción tras el Ahuna Vairiia:
bysʾmlwtyk gwbšn’ PWN KRA š́iiaoθinanąm ʾysm W bwd tʾk-1 prʾc OL y
ʾthš YḆLWN-šn’
Hay que recitarlo dos veces (el Ahuna Vairiia). En cada š́iiaoθinanąm hay
que llevar un trozo de madera y de incienso al fuego.

Tanto J2 como K5 han dejando claramente un espacio para esta instrucción


ritual (vid. figs. 6 y 7).
Así pues, parece que hay algunos indicios, aunque no seguros, que apuntan ha-
cia la posibilidad de que los manuscritos de Mihrābān Kayxōsrō deriven de copias
que contenían también indicaciones rituales. Es posible que, en el intento de hacer
manuscritos exegéticos «puros», se eliminaran la mayor parte de las indicaciones
rituales, salvo las puramente performativas, de modo similar a como ocurre en
algunos manuscritos de la tradición de Hōšang como F2 o en T6, donde aunque
se dejan espacios en blanco para las instrucciones rituales no performativas y se
añaden en el margen, no se incorporan al cuerpo del texto (a diferencia de las
puramente performativas). En ese caso, los manuscritos pahlavíes que han llegado
hasta nosotros, lejos de continuar una tradición exegética pura, derivarían de un
manuscrito mixto, resultante de colacionar un manuscrito sādé con uno pahlaví.
Paulatinamente se habrían eliminado las instrucciones rituales para conseguir ma-
nuscritos pahlavíes puros. Este proceso no ocurre en la tradición del manuscrito
de Hōšang prácticamente hasta el s. xix, mientras que Mihrābān o algún antecesor
suyo ha realizado ya este proceso, aunque no a la perfección.
Geldner, en su afán por derivar todos los manuscritos conocidos de un único
original, hace depender los manuscritos copiados por Mihrābān Kayxōsrō, J2 y
K5, de la misma tradición que los manuscritos mixtos Pt4 y Mf4 (y también los
 Alberto Cantera

manuscritos con traducción sánscrita). La conexión entre la línea de Hōšang y


la de Mihrābān la encuentra en el manuscrito de Māhpanāh. Se basó para ello
probablemente en las relaciones familiares de Rōstam, autor del original usado
por Mihrābān Kayxōsrō al menos para K5 (Kellens 1998: 461). Mihrābān Sfandyād
(autor del original del manuscrito de Hōšang) pertenece a la misma familia que
Rōstam. Concretamente es su sobrino, así que no es descartable que ambos utili-
zasen un mismo manuscrito Yasna Pahlaví, el manuscrito de Māhpanāh, que esta-
ría en manos de la familia, probablemente del padre de Rōstam (esto es, Mihrabān
Marzabān). De ser cierta está hipótesis, obtendríamos un esquema de la transmis-
sion de Yasna algo diferente:

ms. sādé (uno o varios) ms. pahlaví (uno o varios) mss. pahlaví

Māhyār

Māhwindād

Māhpanāh Trad. sánscrita

Mihrābān Sfandyād J2 y K5

Hōšang Syāwaxš

mss. sādé históricos

No obstante, la conexión «histórica» entre los manuscritos de Mihrābān y los de


Hōšang está lejos de ser segura, al igual que tampoco podemos probar que los ma-
nuscritos de Mihrābān deriven de una copia que contenía instrucciones rituales. Lo
que sí podemos afirmar es que hay ciertos indicios que apuntan en esa dirección
y que esta puede ser una hipótesis de trabajo razonable. Sí que podemos dar por
cierto, en cambio, que para la creación del manuscrito de Māhyār, original último
del de Hōšang, se utilizó un manuscrito Yasna que presenta grandes similitudes
(por no decir que es igual) con los manuscritos sādé de los que conservamos co-
pias hoy en día.

  La genealogía de estos escribas puede consultarse en Unvala (1940: 192).


Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

Apéndice 1

Wīdēwdād
Pt4 Yasna (F3a) Wīsperad (G18b)
(Ave977/978)
Y0.1 YDE PWN pʾtyʾp YDE PWN pʾtyʾp krtn’ YDE PWN pʾtyʾp krtn’ YDE PWN pʾtyʾp
krtn’ OL gʾs ʾtlwhšʾn OL y gʾh ʾtlwhš<ʾ>n OL y gʾh ʾtlwhš<ʾ>n krtn’ OL y gʾh ʾbltʾn’
OZLWN-tn wl OZLWN-tn OL wl OZLWN-tn OL wl OZLWN-tn wl OL
OL ʾthšgʾs blswm ʾthšgʾs W blswm ʾthšgʾs W blswm ʾthšgʾs W blswm
krtn aṣ̌əm. vohū. 3 krtn aṣ̌əm. vohū. 3 krtn aṣ̌əm. vohū. 3 krtn frauuarāne.
gwptn’ frauuarāne. gwptn’ frauuarāne. gwptn’ frauuarāne. mazdaiiasnō.
mazdaiiasnō. mazdaiiasnō. mazdaiiasnō. zaraϑuštriš. …
zaraϑuštriš. .. zaraϑuštriš. .. zaraϑuštriš. …
Y0.2 PWN mʾn y ʾthšʾn’ PWN mʾn y ʾthš āθrō. PWN mʾn y ʾthš
āθrō. ahurahe. mazdå. ahurahe. mazdå. āθrō. ahurahe.
puϑra. tauua. ātarš tauua. ātarš puϑra. mazdå. tauua. ātarš
puϑra. ahurahe. ahurahe. mazdå. puϑra. ahurahe.
mazdå. xšnaoϑra. xšnaoϑra. yasnāica. mazdå. xšnaoϑra.
yasnāica. vahmāica. vahmāica. xšnaoϑrāica. yasnāica. vahmāica.
xšnaoϑrāica. frasastaiiaēca. xšnaoϑrāica.
frasastaiiaēca PWN frasastaiiaēca. PWN
mʾn y ŠPYLʾn’ tauua. mʾn y ŠPYLʾn’ tauua.
ātarš puϑra. ahurahe. ātarš puϑra. ahurahe.
mazdå. xšnaoϑra. mazdå. xšnaoϑra.
yasnāica. vah.. x. fra. yasnāica. vah.. x. fra.
Y0.3a HT hm zwt NPŠE yšt HT hm zwt NPŠE tn’ yšt HT hm zwt NPŠE tn’ HT hm zwt NPŠE tn’
sʾhtk YHWWN-yt yaϑā. sʾhtk YHWWN-yt yaϑā. yšt sʾhtk YHWWN-yt yšt sʾhtk YHWWN-yt
ahū. vairiiō. zaotā. frā. ahū. vairiiō. zaotā. frā. yaϑā. ahū. vairiiō. yaϑā. ahū. vairiiō.
mē. mrūtē. HT lʾspyk mē. mrūtē. OD LOYŠE zaotā. frā.mē. mrūtē. zaotā. frā.mē. mrūtē..
yšt shtk YHWWN- HT lʾspyk yšt shtk OD LOYŠE HT lʾspyk aϑā. ratuš. aṣ̌āt̰cīt̰.
yt zwt yaϑā. ahū. YHWWN-yt zwt yaϑā. yšt shtk YHWWN- haca. frā. aṣ̌auua.
vairiiō. yō. zaotā. frā. ahū. vairiiō. yō. zaotā. yt zwt yaϑā. ahū. vīδuuå. mraotū.
mē. mrūtē. lʾspyk aϑā. frā.mē. mrūtē. lʾspyk vairiiō. yō. zaotā. frā. HT lʾspyk yšt shtk
ratuš. krtn’ aϑā. ratuš. krtn’ mē. mrūtē. lʾspyk aϑā. YHWWN-yt zwt yaϑā.
ratuš. krtn’ ahū. vairiiō. yō. zaotā.
frā.mē. mrūtē. lʾspyk
aϑā. ratuš. aṣ̌āt̰cīt̰.
haca. frā. aṣ̌auua.
vīδuuå. mraotū
Y0.3b zwt OL kwstk y OD gywʾk zwt OL kwstk y TWB OL kwstk y TWB
TWB OZLWNtn’ OL kwstk y TWB OZLWNtn’ mdyʾn OZLWNtn’ mdyʾn ʾtyšt
mdyʾn y ʾtyšt LAWHL OZLWNtn’ mdyʾn ʾtyšt y ʾtyšt LAWHL OL LAWHL OL kwstk’
LOYŠE blswm BYN LAWHL OL kwstk’ kwstk’ TWḆ šwstn’ TWḆ OZLWNtn’ mdyʾn’
OBYDWN-tn’ PWN LOYŠE blswmdʾn krtn’ AMT-š <šwstn’> AP-š ʾtyšt BY
̱ N OBYWDWN-
aṣ̌əm. vohū. 3 ʾtyšt PWN aṣ̌əm. vohū. 3 ʾtyšt YDE PWN pʾtyʾp’ tn’ PWN ašə̣ m. vohū. 3
LAWHL OL kwstk y LAWHL OL kwstk TWḆ LAWHL krtn’ ʾtyšt LAWHL OL kwstk
TWḆ šwstn’ AMT-š šwstn’ AMT-š šwstn’ TWḆ šwstn’ AMT-š
šwstn’ AP-š YDE PWN AP-š YDE PWN pʾtyʾp’ šwstn’ AP-š YDE PWN
pʾtyʾp’ LAWHL krtn’ LAWHL krtn’ pʾtyʾp’ LAWHL krtn’
 Alberto Cantera

Wīdēwdād
Pt4 Yasna (F3a) Wīsperad (G18b)
(Ave977/978)
Y0.3-4 APš yaθa. ahū vairiiō. APš yaθa. ahū vairiiō. APš yaθa. ahū vairiiō. AHL yaθa. ahū vairiiō.
2 ḆYN lʾs gwptn’ 2 ḆYN lʾs gwptn’ 2 ḆYN lʾs gwptn’ 2 ḆYN lʾs gwptn’
PWN siiaoθananam PWN siiaoθananam ẔN<E> LGLE lʾst ḆYN LGLE lʾst ḆYN zwtgʾs
LGLE lʾst ḆYN zwtgʾs > LGLE lʾst ḆYN zwtgʾs HNATWNtn’ HNATWNtn’ AP-š
HNATWNtn’ AP-š zwtgʾs HNATWNtn’ AP-š tlsʾkʾsyhʾ BRA tlsʾkʾsyhʾ BRA ystʾt’
tlsʾkʾsyhʾ29 BRA AP-š tlsʾkʾsyhʾ BRA *ystʾt’ yzdʾn’ OL yzdʾn’ (¿) OL ʾyzšn
YKOYMWN-tn’ YKOYMWN-tn’ yzdʾn’ ʾyzšn nwhynytn’ APš HNHTWN-tn’ pʾtyʾpdʾn’
yzdʾn’30 OL ʾyzšn OL ʾyzšn nw<h>ynytn’ pʾtyʾpdʾn’ PWN pʾtyʾp PWN pʾtyʾp LAWHL
nw<h>ynytn’ APš APš pʾtyʾpdʾn’ PWN LAWHL krtn’ YDE krtn’
pʾtyʾpdʾn’ PWN pʾtyʾp LAWHL krtn’ PWN pʾtyʾp LWHAL frastuiie.
pʾtyʾp LAWHL krtn’ YDE PWN pʾtyʾp krtn’ cygwn PWN yšt humatōibiiascā.
W YDE PWN pʾtyʾp LWHAL krtn’ fras- npšt ʾpʾyt gwptn hūxtōibiiascā.
LWHAL krtn’ fras- tuiie. humatōibiiascā. huuarštōibiiascā.
tuiie. humatōibiiascā. hūxtōibiiascā. mąϑβōibiiascā. …
hūxtōibiiascā. huuarštōibiiascā.
huuarštōibiiascā. mąϑβōibiiascā. …
mąϑβōibiiascā. …
bwn yšt ʾpstʾk W znd
hwyhšn’ YHWWN-ʾt
Y0.6 zwt YDE Q̱DM blswm zwt YDE Q̱DM blswm zwt YDE Q̱DM blswm
HNHTWN-tn’ [PT] HNHTWN-tn’ staomī. HNHTWN-tn’ staomī.
staomī. aṣ̌əm. aṣ̌əm. aṣ̌əm. BRA gwbšn’ AP̱š
blswm MN mʾhlwg
LAWHL YNSḆWNšn’
Y0.13 zwt W lʾspyk AYNE zwt W lʾspyk cšm zwt yaϑā. ahū. zwt W lʾspyk cšmk
PWN ʾthš W blswm PWN ʾthš W blswm vairiiō. zaotā. lʾspyk PWN ʾthš W blswm
YHSNN-šn’ :: zwt dʾlsn’ zwt yaϑā. ahū. yaϑā. ahū. vairiiō. dʾštn’ zwt yaϑā. ahū.
gwptn’ yaϑā. ahū. vairiiō. zaotā. frā.mē. yō. zaotā.. zwt aϑā. vairiiō. zaotā. frā.mē.
vairiiō. zaotā. frā. mrūtē. lʾspyk yaϑā. ahū. ratuš. krtn’ ʾšmwhwk mrūtē. lʾspyk yaϑā.
mē. mrūtē. [PT] lʾspyk vairiiō. yō. zaotā. frā. 3 gwptn’ ahū. vairiiō. yō. zaotā.
yaϑā. ahū. vairiiō. yō. mē. mrūtē. zwt aϑā. frā.mē. mrūtē. zwt
zaotā. frā.mē. mrūtē. ratuš. krtn’ aṣ̌əm. vohū. aϑā. ratuš. krtn’ aṣ̌əm.
[PT] zwt aϑā. ratuš. ... 3 gwptn’ vohū. 3 gwptn’
[PT] aṣ̌əm. vohū [com-
plete and PT] aṣ̌əm.
vohū. 3 gwptn’
Y0.14 plwt YTYBWN- plwt YTYBWN-šn’ blswm Q̱DM mʾhlwk blswm Q̱DM mʾhlwk
sn’ blswm blswm OL blswmdʾn’ HNHTWN-tn’ HNHTWN-šn’
O<L> blswmdʾn’ HNHTWN-tn’ AMT LA xšnaoϑra. ahurahe. xšnaoϑra. ahurahe.
HNHTWNtn’ AHL HNATWN-yt ʾ LA šʾyt mazdå. tarōidīte. mazdå. tarōidīte.
xšnaoϑra. ahurahe. xšnaoϑra. ahurahe. aŋrahe. mainiiə̄uš. aŋrahe. mainiiə̄uš.
mazdå. tarōidīte. mazdå. tarōidīte. haiϑiiāuuarštąm. haiϑiiāuuarštąm. hiiat̰.
aŋrahe. mainiiə̄uš. aŋrahe. mainiiə̄uš. hiiat̰. vasnā. vasnā. fəraṣ̌ōtəməm
haiϑiiāuuarštąm. hiiat̰. haiϑiiāuuarštąm. hiiat̰. fəraṣ̌ōtəməm blswm AHL blswm MN
vasnā. fəraṣ̌ōtəməm vasnā. fəraṣ̌ōtəməm MN mʾhlwk Q̱DM mʾhlwk LAWHL
AHL blswm MN AHL blswm MN mʾhlwk OHDWN-tn’ (?) YNSḆWN-šn’
mʾn’hlwk LAWHL LAWHL YNSḆWN-šn’
YNSḆWN-šn’31


  tlsgʾsyhʾ.
  kwšn’ ¿ ?
  En el margen.
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

Figura 1. Mf4: Y11.9 Figura 2. Y11.9

Figura 3. J2: Y8.2 Figura 4. J2: Y11.9


 Alberto Cantera

Figura 5. K5: Y11.9 Figura 6. K5: Y7.25

Figura 7. J2: Y7.25

Figura 8. Yasna 1 de
Esfandyār Nōšīrwān: Y28.0
Los manuscritos de Yasna con traducción pahlaví e instrucciones rituales… 

Bibliografía

Andrés Toledo, M. Á. 2010. The Avestan manuscript T6 (Pahlavi Yasna) of the First Dastur
Meherji-rana Library in Navsarī. Avestan Digital Archive.
Cantera, A. 2004. Studien zur Pahlavi-Übersetzung des Avesta. Wiesbaden: Harrassowitz.
Cantera, A. 2012a. «Building trees: genealogical relations between the manuscripts of
Videvdad». En The transmission of the Avestan texts, ed. A. Cantera. Wiesbaden:
Harrassowitz.
Cantera, A. 2012b. «Why do we really need a new edition of the Avestan long liturgy?». En
The transmission of the Avestan texts, ed. A. Cantera. Wiesbaden: Harrassowitz.
Cantera, A. y Andrés Toledo, M. Á. 2008. «The transmission of the PahIavi Videvdad in
India afier 1700 (1): Jamasp’s visit froro Iran and the rise of a new exegetical movement
in Surat». Journal of the Cama Oriental Institute 68: 81-142.
Cantera, A. y De Vaan, M. 2005. «The colophon of the Avestan manuscripts Pt4 and Mf4».
Studia Iranica 34: 31-42.
Circassia, S. y Kangarani, M. 2011. The Pahlavi Yasna manuscriipt F2. Avestan Digital
Archive.
Ferrer, J. J. 2012. The Videvdad Sade manuscript Ave976 of the Tehran University. Avestan
Digital Archive.
Geldner, K. F. 1886. Avesta. The sacred books of the Parsis. Stuttgart: Kohlhammer.
Hintze, A. 2012. «Manuscripts of the Yasna and Yasna ī Rapithwin». En The transmission of
the Avestan texts, ed. A. Cantera. Wiesbaden: Harrasssowitz.
JamaspAsa, K. M. y Nawabi, M. 1976a. Manuscript D 90, Yasna, with its Pahlavi translation.
Shiraz: The Pahlavi University.
JamaspAsa, K. M. y Nawabi, M. 1976b. Manuscript E7. Yasna bā Nīrang with its Pahlavi
translation, The Pahlavi Codices and Iranian Researches. Shiraz: Asia Institute of the
Pahlavi University.
Kellens, J. 1998. «Considerations sur l’histoire de l’Avesta». Journal Asiatique 286: 451-519.
Kotwal, F. M.; Sheffield, D. y Bharti, G. 2012. Preliminary Descriptive List of the Manuscripts
Donated to the First Dastur Meherjirana Library since 1923 2008 [cited 10/07/2012 2012].
Shahzadi, R. 2012. The manuscript Wisperad Sade Ave 1027 of the collection of V. Zolfeghari:
Avestan Digital Archive.
Unvala, J. M. 1940. Collection of colophons of manuscripts bearing on Zoroastrianism in
some libraries of Europe. Bombay: The trustees of the funds and propierties of the Parsi
Punchayet.
Zeini, A. 2012. The manuscript Pahlavi Yasna Pt4. Avestan Digital Archive.
ESTUDIOS FILOLÓGICOS, 337

Ediciones Universidad
Salamanca