Está en la página 1de 166

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL

INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS


Serie ENSAYOS JURÍDICOS, Núm. 26
Coordinador editorial: Raúl Márquez Romero
Edición y formación en computadora: Jaime García Díaz
PETER HÄBERLE

VERDAD Y ESTADO
CONSTITUCIONAL

Traducción
Guillermo José Mañón Garibay

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO


MÉXICO, 2006
Primera edición: 2006
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES JURÍDICAS
Circuito Maestro Mario de la Cueva s/n
Ciudad de la Investigación en Humanidades
Ciudad Universitaria, 04510 México, D. F.
Impreso y hecho en México
ISBN 970-32-3142-X
SONETO
HOMENAJE A PETER HÄBERLE
(“Wir sind Zwerge auf Riesensschultern...”)

Jurista y pensador luz de Alemania


despliega tal panoplia en su estructura
que aúna ethos, ley, ciencia y cultura
en pro de Europa Unida y en Germania.

Ni el oro wagneriano de Renania


podría así emular tan noble altura
transforma a Savigny en rapsodia pura
“Común Ius europeo” y musa Urania

Su análisis de cien constituciones


es Weimar —Goethe y Schiller— revivido
pionero entre mil genios relevantes

Al pergeñar Justicia entre Regiones


sueña otear un mundo en Arte unido
encaramado a hombros de gigantes.

Emilio MIKUNDA FRANCO


(28 de enero de 2006)
CONTENIDO

Nota explicativa . . . . . . . . . . . . . XI
Diego VALADÉS

PRIMERA PARTE
PROBLEMAS Y PUNTOS DE PARTIDA

I. Actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . 1
II. Primeras preguntas a las teorías de la
verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

SEGUNDA PARTE
ELEMENTOS DE UN INVENTARIO

I. El problema de la verdad en el espejo


de textos jurídicos . . . . . . . . . . . 13
1. Textos de derecho constitucional . . 14
2. Textos legislativos . . . . . . . . . . 28

VII
VIII CONTENIDO

Excursus I: Codex Iuris Canonici (1983)


y la Encíclica Veritatis Splendor (1993) 33
Excursus II: Derecho internacional (par-
ticularmente H. Grotius y la positiviza-
ción de sus textos clásicos). . . . . . . 35
II. El problema de la verdad en el espejo
de los textos clásicos provenientes de la
ciencia y el arte (una selección) . . . . 44
1. V. Havel . . . . . . . . . . . . . . . 44
2. Otros textos clásicos . . . . . . . . . 48
3. Poetas, pintores, músicos . . . . . . 65
4. En particular: sentencias de J. W.
von Goethe sobre el concepto de la
verdad . . . . . . . . . . . . . . . . 76
5. En particular: aspectos de la verdad
(“Truth”) en la obra de William Sha-
kespeare . . . . . . . . . . . . . . . 85
Incursus I: El problema de la verdad en
el espejo del debate y del procesamien-
to del pasado en Alemania oriental . . 95
Incursus II: Los nuevos procesos y ca-
minos de Europa oriental relativos a la
cuestión de búsqueda de la verdad
abierta y plural . . . . . . . . . . . . . 104
CONTENIDO IX

TERCERA PARTE
REFLEXIONES SOBRE LA TEORÍA
DE LA CONSTITUCIÓN

I. Principios, caminos y procesos del Es-


tado constitucional como foro de las
ideas plurales . . . . . . . . . . . . . . 113
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 113
2. Las tres libertades fundamentales de
la cultura . . . . . . . . . . . . . . . 119
3. Interrogantes acerca de la verdad en
la democracia plural . . . . . . . . . 126
II. La prohibición de la mentira dentro del
Estado constitucional . . . . . . . . . . 133
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 133
2. Funciones jurídicas. . . . . . . . . . 139
III. Verdad como “concepto vinculante”
para la libertad, justicia y bienestar del
Estado constitucional . . . . . . . . . . 142
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 142
2. El “discurso autónomo” de los juristas 145
Verdad y Estado constitucional, edi-
tado por el Instituto de Investigacio-
nes Jurídicas de la UNAM, se terminó
de imprimir el 10 de febrero de 2006
en los talleres de J. L. Servicios Gráfi-
cos, S. A. de C. V. En esta edición se
empleó papel cultural 70 x 95 de 50
kilos para los interiores y cartulina
couché de 162 kilos para los forros.
Consta de 1,000 ejemplares.
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

NOTA EXPLICATIVA

Cuando invité al profesor Peter Häberle para que


colaborara en las publicaciones del Instituto de
Investigaciones Jurídicas, de la Universidad Nacio-
nal Autónoma de México, respondió con entusias-
mo y generosidad. Me entregó personalmente su
ensayo “El Estado constitucional europeo”, que fue
publicado en la revista Cuestiones Constitucionales
(número 2, 2000), y una de sus obras fundamenta-
les, El Estado constitucional (publicado en 2001).1
Más adelante apareció un volumen en el que figu-
ran como coautores los profesores Häberle y Mar-
kus Kotzur, De la soberanía al derecho constitu-
cional común: palabras clave para un diálogo
europeo-latinoamericano (2003). Estos trabajos,
elegantemente traducidos por el profesor Héctor
Fix-Fierro, investigador del instituto, fueron segui-
dos por el ensayo “«Representación» en la Unión
Europea. Una contribución a una teoría constitu-

1
Esta obra también fue coeditada entre la Pontificia Universidad
Católica del Perú (Lima, 2003) y el Instituto de Investigaciones Jurídi-
cas de la UNAM.

XI

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

XII NOTA EXPLICATIVA

cional europea”, incorporado en la Revista Lati-


noamericana de Derecho, que coeditan este institu-
to y Rubinzal-Culzoni editores, de Buenos Aires.
Para el Instituto de Investigaciones Jurídicas es
muy satisfactorio dar a conocer la versión en espa-
ñol de otra contribución fundamental del profesor
Häberle a la teoría de la Constitución. En 1995 fue
publicada la obra Wahrheitsprobleme im Verfas-
sungsstaat, ahora traducida por el investigador
Guillermo José Mañón Garibay con el título Ver-
dad y Estado constitucional.2
El profesor Häberle, ampliamente conocido en
Europa, está teniendo una influencia progresiva
también en América Latina, donde cuenta ya con
numerosos discípulos y seguidores. Esta obra per-
mitirá un acercamiento más profundo al pensa-
miento de uno de los más ilustres juristas de nues-
tro tiempo.

Diego VALADÉS*

2
Hay traducción al italiano, con el título Diritto e veritá, Turín,
Einaudi, 2000.
* Director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

PRIMERA PARTE
PROBLEMAS Y PUNTOS DE PARTIDA

I. Actualidad . . . . . . . . . . . . . . . . 1
II. Primeras preguntas a las teorías de la
verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

PRIMERA PARTE

PROBLEMAS Y PUNTOS DE PARTIDA

I. ACTUALIDAD

El Estado constitucional se encuentra hoy día a la


vanguardia mundial debido a la caída de los Esta-
dos totalitarios del bloque oriental y a la transición
de los países en vías de desarrollo a democracias
plurales.
Esto coloca un problema en el orden del día
dentro de nuestra ciencia constitucional, un proble-
ma hasta ahora poco considerado: el problema so-
bre la importancia de la verdad. ¿Tiene el Estado
constitucional, si no en todos al menos en algunos
ámbitos, competencia sobre la verdad, tal vez in-
cluso competencia a exigir la verdad sobre todo ahí
donde es urgente realizar reformas? ¿O falla el
Estado clara y conscientemente, i. e. sus represen-
tantes, siempre que se trate de decir o de actuar
conforme a la verdad? ¿Disponen los ciudadanos
sobre un derecho a la verdad? ¿Existe dentro de los
derechos humanos uno que atañe propiamente a la
1

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

2 PETER HÄBERLE

verdad? ¿Descansa el Estado constitucional, aun-


que sea en términos ideales, en el valor de la ver-
dad, del mismo modo como se afirma que por sus
fundamentos está obligado a la justicia y al bienes-
tar común? ¿O tiene uno que conformarse, dentro
de la tradición de un G. E. Lessing, sólo con la
búsqueda de la verdad? ¿Hay, en el mejor de los
casos, verdades contingentes o pasajeras?
Prima facie se presenta una gran cantidad de
problemas que, en el mejor de los casos, sólo po-
drán ser esbozados.
El que hoy día la teoría (comparativa) del Esta-
do constitucional (sit venia verbo: “desde el punto
de vista cosmopolita”) se tenga que plantear el pro-
blema de la verdad, no ha sido por mérito propio.
La caída del sistema estalinista en Europa oriental,
como ejemplo de totalitarismo, confiere a la pre-
gunta por la verdad una dimensión profundamente
constitucional así como actualidad política. Es al
presidente Vaclav Havel, que pasó de ser prisione-
ro de la República Socialista Checoslovaca a presi-
dente constitucional de la República Federal Che-
ca, a quien se agradece la orientación hacia este
tema. Havel, hasta donde se alcanza a ver, fue el
primero en exigir un “derecho a la verdad”. Gra-
cias a él y a su sensibilización sobre esta cuestión,
se llega también en las democracias occidentales al

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 3

planteamiento del problema de la verdad en el pla-


no cotidiano de la vida política:1 En agosto de
1991, Italia se servía de una mentira maquiavélica.
Su gobierno engaño a algunos cientos de albanos
que habían huido hacia Bari prometiéndoles asilo,

1
En la publicidad cotidiana goza el tema de la verdad de buena
coyuntura, por ejemplo, Habermas, J., “Die zweite Lüge der Bundesre-
publik” o “Wir sind wieder ganz normal geworden”, Die Zeit, núm.
51, 11 de diciembre de 1992, p. 48. Discurso de agradecimiento por el
premio Büchner-Rühmkors de Alemania. “Un cuento de mentiras”,
Die Zeit, núm. 43, 22 de octubre de 1993, pp. 7 y ss. “Hacedor de
monjas, confusiones y medias verdades sobre la desastrosa ONU en
Somalia”, FAZ, 4 de julio de 1993, p. 1. Glotz, P., “Un arma para la
verdad”, Die Zeit, núm. 37 del 10 de septiembre de 1993, p. 57. Y
“Wir wollen nicht länger lügen”, diálogo con el consejero para medio
ambiente Jablokow, Jelzin A., Die Zeit, núm. 45 del 5 de noviembre de
1993, p. 57. Scheuler, A., “Nur die Wahrheit. Die Schüsse von Bad-
kleinen”, Die Zeit, núm. 28 del 9 de julio de 1993, p. 1. Wenz, D.,
“Moderne Wahrheit, tradition, Kirche, und Kulturstreit in der Nord-
westschwiez”, FAZ, 28 de septiembre de 1993, p. 7. Bertram, G. y
Leicht, R., “Die Flucht von der Verantwortung-Die Flucht von der
Wahrheit (Im Blick auf Europas Versagen auf dem Balkan)”, Die Zeit,
núm. 49, 2 de diciembre de 1994, p. 1. Requate, J., “Der Redakteur als
Wahrheitssöldner”, “Die Kommerzialisierung des Zeitungswesen setze
Nachricht und Reportage gegen parteipolitische ‘Gesinnungsfestig-
keit’”, FAZ, 7 de diciembre de 1994, p. N 6. Kondylis, “Ohne Wahr-
heitsansprug keine Toleranz”, FAZ, 21 de diciembre de 1994, p. N 5.
Thumann, M., “Lüge für Belgrad”, Die Zeit, núm. 2, enero de 1995, p.
43; también núm. 2, 13 de enero de 1995, p. 4. En relación con la gue-
rra entre chechenios y rusos “Wenn Verteidigungminister lügen”. Las
palabras “la verdad es la primera víctima de cada guerra” se ha hecho
prácticamente de alas (comparar FAZ, 25 de enero de 1995, p. 3). Do-
lorosamente nuevo es “la muerte de la verdad” entre los periodistas
(así en el caso del reportero J. Preis en Grosny, y en este tema, por
ejemplo, Die Zeit, núm 4, 20 de enero de 1995, p. 9).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

4 PETER HÄBERLE

o cuando menos una residencia temporal, pero en


maniobra por de más mañosa los transportó vía aé-
rea de regreso a su patria donde les esperaban fuer-
tes sanciones. Para los Estados constitucionales eu-
ropeos, especialmente para el tipo de Estado
constitucional europeo y su población, resultó ser
semejante forma de proceder una manera cínica de
actuar con la no-verdad, una provocación. La pren-
sa habló de “traición a la italiana” aludiendo a la
amena película “divorcio a la italiana”.2
¿Puede el Estado constitucional del occidente
europeo engañar a los hombres albanos, que literal-
mente deseaban volver a Europa, bajo circunstan-
cias tan dramáticas como las de la estación de Bari,
y mediante un trato tan indigno exigir a los Estados
de Europa oriental revelar a sus pueblos la verdad
sobre la realidad histórica para que así se asimile,
por ejemplo, la historia de las injusticias estalinis-
tas en la ex Unión Soviética? ¿O es simplemente
un sueño el querer fundar el Estado en la verdad?
Sólo el cínico tiene una respuesta fácil. ¿Está con-
denada la sociedad abierta del Estado constitucio-

2
Digno de mención es el reproche del presidente de Italia O. L.
Scalfaro a los medios de comunicación: los medios tergiversan la ver-
dad: “¡Ay! cuando en los reportajes periodísticos se le pierda respeto a
la verdad, porque en ello se fundamenta la verdad” (FAZ, 5 de diciem-
bre de 1994, p. 6).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 5

nal a “ensayo y error” en razón de que el hombre


es un ente por demás falible?
Ciertamente tiene sentido preguntarse si es posi-
ble que el Estado constitucional fije los límites
dentro de los cuales exista la tolerancia y al mismo
tiempo no se apoye ni en un mínimo de verdad,
porque no puede decirse que sea posible tolerancia
alguna si no hay un deseo por la verdad.

II. PRIMERAS PREGUNTAS A LAS TEORÍAS


DE LA VERDAD

¿Es la verdad, si se ejemplifica una sentencia filo-


sófica, verificable de alguna manera lógica, o por
medio del análisis lingüístico, o de algún tipo de
experimentación? ¿Significa verdad la corresponden-
cia del enunciado con el mundo externo, o se trata
de una cuestión de significado (enunciado como
acción sensata), algo a la manera de la postura ex-
trema del positivismo del Círculo de Viena (prima-
cía de la verdad), o de la teoría de juegos lingüísti-
cos de L. Wittgenstein (primacía del significado)?
¿Se debe indagar la verdad según las distintas dis-
ciplinas científicas?3 La teología, una ciencia, pre-

3
Recientemente ha cobrado nueva importancia el problema de la
verdad en distintas disciplinas científicas sin que exista, hasta donde

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

6 PETER HÄBERLE

gunta por la verdad de Dios de una manera distinta


dependiendo de cada confesión. Y, finalmente, ¿no

puede verse, una intención común. Comparar con Jüngel, E., Wertlose
Wahrheit, 1990, den Sammelband Opfer der Macht, Müssen Politiker
ehrlich sein?, hrsg. Von P. Kemper, 1993; Bittermann, K. (hrsg.), Ser-
bien muß sterben, Wahrheit und Lüge im jugoslawischen Bürgerkrieg,
1994; Hübner, K., Die Wahrheit des Mythos, 1985, por ejemplo, pp.
61 y ss., 250 y ss., 364 y s.; Safranski, R., Wie viel Wahrheit braucht
der Mensch?, 1993; Brennan, G. y Buchanan, M., Die Begründung
von Regeln, Konstitutionelle Politische Ökonomie, 1993, pp. 50 y ss.
(“Wissenschaft, Wahrheit und Politik”); Preuß, U. K., “Politische
Ordnung und Wahrscheinliches Wissen”, Wissenschaftskolleg, Jahr-
buch, 1989-1990, 1991, p. 243 (pp. 253 y ss.): Die moralische Kons-
tuktion von Wahrheit, Gewissen und Verantwortung; Müller, G., Der
Plausibilitätsgedanke in der Rechtssprechung, FS Schambeck, 1994,
p. 61 (pp. 63 y ss.); Needelman, J. y Sinn des Kosmos, Vom, Moderne
Wissenschaft und alte Wahrheit, 1993; Foucault, M., Sexualität und
Wahrheit, 1976; véase también la caracterización del testigo de una
obra científica de toda la vida del autor Hilberg, R., Unerbetene Erin-
nerung, 1994, a través del lema de un reseñador: “Kampf um die
Wahrheit” (de esta manera, Jäkel, E., Die Zeit, núm. 41, 7 de octubre
de 1994, p. 30); Bader, W. (hrsg.), “Und die Wahrheit wurde hinweg-
gefegt”, Daniel 8 linguistisch interpretiert, 1994; Begley, Louis, Lú-
gen in Zeiten des Krieges, 1994; Eppler, E., Als Wahrheit verordnet
wurde, Briefe an meine Enkelin; Vargas Llosa, M., Die Wahrheit der
Lüge, 1994; Nyberg, D., Lob der Halbwahrheit, 1994; Barnes, J. A., A
Pack of lies, 1994; Schapin, S., A Social History of Truth, Civility and
Science…, 1994; Seuse, Heinrich, “Das Buch der Wahrheit” (1330),
Eine frühmittelalterliche Verteidigungsschrift des Dominikanerpaters
zugunsten seines von der Inquisition verfolgten Lehrers Exkhart (wie-
derveröff, 1993); Veritati et Vitae, Eichstätter Festschrift, 1993, t. 2;
Kardinal Ratzinger, Joseph, Wahrheit, Werte, Macht, 1993. Textos de
Estado constitucional o de derecho que traten sobre el problema de la
verdad no hay uno solo (comparar: Zippelius, R., Im Irrgarten der Ge-
rechtigkeit, 1994, p. 17: “Kurz, ungeachtet der Wahrheitsfragen eine
praktische Legitination rechtlicher Normen liefert”).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 7

habrá paralelamente a las verdades de las ciencias


otra verdad posible (H. G. Gadamer) en la poesía,
en el arte en general? ¿Cómo definiríamos la ver-
dad? ¡Cómo lo hizo una antigua escuela!: cognitio
est similitudo rei4 o de una manera completamente
distinta con A. Schopenhauer: “el mundo… es mi
representación… ninguna verdad es absoluta certe-
za, independiente de todo cuanto hay y poco nece-
sitada de demostración, como todo aquello que es
materia de conocimiento, i. e. el mundo entero se
constituye únicamente en objeto con relación a un
sujeto, percepción del sujeto que percibe”.5
Nosotros señalamos aquí como primer acuerdo a
la “teoría de la coherencia” (por ejemplo, en el po-
sitivismo lógico):6 verdad como la inclusión cohe-
rente de una oración dentro del complejo de enun-

4
Sobre este tema también Donat, J., Die Freiheit der Wissens-
chaft, 2. Aufl., 1912, pp. 37 y s.
5
Schopenhauer, A., Die Welt als Wille und Vorstellung, t. 1, § 1 y
2 (citado según la edición de Haffman, 1991, pp. 31 y ss.).
6
Müller, M. y Halder, A., Philosophieses Wörterbuch, 1985
(Stichwort “Wahrheit” [Puntel], “Wahrheitskriterium” (Santeler), véa-
se también la presentación de la teoría de la verdad de Stegmüller, W.,
Haupststömungen der Gegenwartsphilosophie, 6. Aufl., 1978, t. I, por
ejemplo, en F. Brentano (pp. 6 y ss.), en J. Jaspers (pp. 222 y ss.), en
M. Schlick (pp. 365 y s.), en L. Wittgenstein (pp. 551 y ss.). Para un
análisis conceptual, véase Staatslexikon der Görresgesellschaft, 7
Aufl., 1981, t. 5, p. 850: “Hebräisch: ermeth, fest, gültig, verbindlich;
spezifische Qualität des Schöpfergottes Jahwe”. Véase p. 851 de la
misma obra: Griechisch: alétheia: Unverborgenheit”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

8 PETER HÄBERLE

ciados científicos, y también la teoría del consenso


de J. Habermas. Él entiende verdad como la con-
formidad de una afirmación (mejor dicho capaci-
dad de consenso) de los participantes en la comuni-
cación, siempre y cuando obviamente esta comu-
nicación se encuentra guiada por la idea de la “co-
municación libre y universal”.7
Werner von Simson es el único profesor alemán
de derecho público vivo que se ocupa con el pro-
blema de la verdad en su “asignatura”, si bien en
un grado de abstracción muy elevado. En su escrito
Die Verteidigung des Friedens (1975) podemos
leer el siguiente párrafo (p. 21): “la relación del
Estado con la verdad, de la cual se precisa pero que
no se obtiene mediante los métodos desinteresados

7
Habermas, J., Theorie des kommunikativen Handelns, 1984; véa-
se también Kufmann, A., Rechtsphilosophie in der Nach-Neuzeit,
1990, pp. 22, 30 y s., 35 y ss.; comparar con Müller, M. y Halder, A.
Philosophiesches Wörteruch, 1988, p. 339. Véase Lichtenberg, Werke
y Plett (hrsg.), Hamburg, 1967, p. 96: “Sätze, woüber die Menschen
übereinkommen, sind wahr; sind sie nicht wahr, so haben wir keine
Wahrheit”. Frente a esto Emge, C. A., Über das Grunddogma des
rechtsphilosophieschen Relativismus, 1916, p. 42: “Auch wenn alle ei-
ner Ansicht sind, so kan diese dennoch falsch sein”. “Drei polpulären
Theorien”, in Sachen Wahrheit, der Kohärenz, Evidenz und pragmatis-
chen oder instrumentalischen Theorie kritisch: Popper, K. R., Vermu-
tungen und Widerlegungen, t. I, 1963-94, pp. 327 y s. Popper se
pronuncia frente a la “teoría subjetiva de la verdad” por una “teoría de
la verdad objetiva”: también pp. 323 y ss., pp. 328 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 9

de la investigación, constituye el criterio propia-


mente filosófico de la doctrina del Estado”.
Von Simson distingue entre verdad “objetiva” y
“colectiva”, esta última es “la verdad que precisa la
colectividad en cada una de sus respectivas mani-
festaciones” (ibidem, p. 25). Y desde la perspectiva
de los sistemas socialistas, afirma (ibidem, p. 27):
“esto aclara el que no falte quien sostenga la false-
dad de que se gobierna el mundo en nombre de la
verdad”.
En el escrito en honor a W. Marx (1975, pp. 412
y ss.) se analiza, como más tarde lo haría el mismo
Von Simson (Der Staat als Teil uns als Ganzes,
1993, p. 20), el concepto de “verdad útil” que ha
sido con razón “tratado por la filosofía con circuns-
pección”.
En el retrato autobiográfico Der Staat als Erleb-
nis (JÖR, 32 (1983), p. 31, f. 40) se trata el tema de
“la verdad de la Revolución Francesa” que tuvo en
un principio el destino de convertirse en su contra-
rio “hasta que su semilla no encontró suelo fértil
para poder florecer paulatinamente dentro de rela-
ciones sociales distintas”. En Der Staat als Teil uns
als Ganzes, obra tardía —si puede decirse así— se
toma conocimiento de que la única verdad válida
para un Estado liberal es aquella que afirma que
“nadie tiene posesión de la verdad absoluta y to-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

10 PETER HÄBERLE

tal”. En su confrontación con Carl Schmitt (Carl


Schmitt und der Staat unserer Tage, AÖR, 144
[1989], p. 185 [193]) llega a afirmar acerca de los
intelectuales ingleses, para no decir contemporá-
neos, que “carecen de la sensibilidad para recono-
cer de una vez por todas la verdad”. En este lugar
(ibidem, p. 211) se encuentra una sentencia dialéc-
tica: “la única verdad absoluta es su relatividad”.
Y: “cada época posee su verdad” (ibidem, p. 216).
Vayamos una vez más a consultar a los filóso-
fos: la filosofía de la verdad de mayor envergadura
de los últimos tiempos la ha desarrollado H. G. Ga-
damer (Wahrheit und Methode, 1a. ed., 1960; 4a.
ed., 1975) cuya intención fue indagar la experien-
cia de la verdad, que supera el control metodológi-
co del discurso científico, con el fin de hallar la
forma de legitimarla. Esta sería la manera de apro-
ximarse de las ciencias del espíritu, a experiencias
que se hallan fuera del ámbito de la ciencia: unir la
experiencia filosófica con la experiencia artística y
con la experiencia histórica” (pp. XXVII y ss.). En
este contexto cobran sentido expresiones como “re-
conquista del problema de la verdad del arte” (ibi-
dem, pp. 77 y ss.), que no deben “juzgarse dentro
de la concepción de Kant sobre la verdad del cono-
cimiento, de la concepción científica del conoci-
miento y de la realidad de las ciencias naturales”,

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 11

sino en algo que va más allá de esto; esto es, en


aquello que comprende el concepto de la experien-
cia (ibidem, p. 93). De esta manera, se encuentra
Gadamer en condiciones de “proponer las múlti-
ples pretensiones de verdad” de los diferentes tex-
tos literarios; tanto poéticos como científicos (ibi-
dem, p. 155), e igualmente, de esta manera, está él
en condiciones de referirse a la posibilidad real de
la lengua para comunicar cosas adecuadas y verda-
deras (ibidem, p. 389), como también puede hablar
sobre la función ejemplar de la hermeneútica jurí-
dica (ibidem, pp. 307 y ss.), que ocupa una sección
en la segunda parte de su obra; dice: “Es necesario
una ampliación de la cuestión de la verdad para
con ello comprender a las ciencias del espíritu”8
(ibidem, pp. 514).
En forma de crítica a Popper vale la siguiente te-
sis (ibidem, p. 514): “la hermenéutica posee tam-
bién relevancia teórico científica en la medida en
que ella asienta, al interior de las ciencias y por
medio de reflexión hermeneútica, condiciones de
verdad que no son indagables por la investigación
lógica en cuanto que precede a ésta”.

8
Véase también la crítica de Gadamer al “Gesetzespositivismus” y
su referencia a un “idealen Dogmatik” que estaría contenido en un sis-
tema coherente de todas las posibles verdades del derecho.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

12 PETER HÄBERLE

El jurista puede sentirse animado por todo esto,


echar mano de su inventariado, es decir incorporar
también a su “asignatura” y horizonte de estudio
los aparentes o reales textos y contextos que sobre-
pasan el problema de la verdad.
Concebir la ciencia del derecho como ciencia de
la cultura es absolutamente necesario cuando se en-
frenta el problema de la verdad en los Estados
constitucionales.9

9
Sobre esto Häberle, P., Verfassungslehre als Klturwissenschaft,
1982, y su edición más reciente corregida y aumentada. Finalmente del
mismo autor Europäische Rechtskultur, 1994. Para ver el intento de
contextualizar el “racionalismo crítico” de Popper dentro del arte y la
cultura y la tradición de donde se desprende, véase mi estudio Die
freiheit der Kunst de 1985, que ahora se encuentra también editado en
Rechtsvergleichung im Kraftfeld des Verfassungsstaates, 1992, pp.
441 (pp. 458 y ss.). Cerca de la exigencia de verdad se encuentra D. T.
Tsatsos, con su texto Von Würde des Staates zur Glaubwürdigkeit der
Politik, 1989, pp. 41 y s.: especialmente la parte dedicada a “Zum
Glaubwürdigkeitsbegriff”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

SEGUNDA PARTE
ELEMENTOS DE UN INVENTARIO

I. El problema de la verdad en el espejo


de textos jurídicos . . . . . . . . . . . 13
1. Textos de derecho constitucional . . 14
2. Textos legislativos . . . . . . . . . . 28
Excursus I: Codex Iuris Canonici (1983)
y la Encíclica Veritatis Splendor (1993) 33
Excursus II: Derecho internacional (par-
ticularmente H. Grotius y la positiviza-
ción de sus textos clásicos). . . . . . . 35
II. El problema de la verdad en el espejo
de los textos clásicos provenientes de la
ciencia y el arte (una selección) . . . . 44
1. V. Havel . . . . . . . . . . . . . . . 44
2. Otros textos clásicos . . . . . . . . . 48
3. Poetas, pintores, músicos . . . . . . 65
4. En particular: sentencias de J. W.
von Goethe sobre el concepto de la
verdad . . . . . . . . . . . . . . . . 76
5. En particular: aspectos de la verdad
(“Truth”) en la obra de William Sha-
kespeare . . . . . . . . . . . . . . . 85
Incursus I: El problema de la verdad en
el espejo del debate y del procesamien-
to del pasado en Alemania oriental . . 95
Incursus II: Los nuevos procesos y ca-
minos de Europa oriental relativos a la
cuestión de búsqueda de la verdad
abierta y plural . . . . . . . . . . . . . 104

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

SEGUNDA PARTE

ELEMENTOS DE UN INVENTARIO

I. EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN EL ESPEJO


DE TEXTOS JURÍDICOS

Antes de cualquier acercamiento “especulativo” al


problema de la verdad, sean “sondeados” primera-
mente los textos jurídicos. Este punto de partida
para elaborar un inventario, como un primer paso
aparentemente “positivista”, es tanto más impor-
tante de lo que da a pensar la tradición filosófica
que ha reflexionado sobre este tema. No hay que
dejar de advertir que el tipo “Estado constitucio-
nal”, concretamente descansa en textos positivos
escritos y no escritos que exigen ser rectamente es-
tudiados. Por lo cual, es de suponerse que en estos
textos (interpretados en su propio contexto
cultural) se encontraran ideas relevantes sobre el
tema del problema de la verdad.

13
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

14 PETER HÄBERLE

1. Textos de derecho constitucional

El texto clásico, y tal vez más antiguo, sobre la


verdad en la historia del Estado constitucional (an-
tes de que las “comillas” se cierren) podría ser la
grandiosa sentencia de la declaración de indepen-
dencia de los Estados Unidos de Norte América de
1776: “Sostenemos como evidente la siguiente ver-
dad…”.
El inventario sobre los objetivos de la educación
en Alemania pertenece a los textos constitucionales
más sobresalientes con contenido explícitamente
relacionado al problema de la verdad. Éste, parte
esencial de las Constituciones de los Estados cons-
titucionales, ancla valores fundamentales en la ci-
ma10 y presenta en forma de soft law elementos de
la teoría del consenso. No sólo legisla temas tradi-
cionales como tolerancia, respeto a la dignidad hu-
mana, y actualmente “conciencia responsable” ante
la naturaleza y medio ambiente, sino además el te-
ma de la verdad. En el artículo 131, parágrafo 2, de
la Constitución de Baviera (1946), se menciona co-
mo “objetivo supremo de la educación” la “apertu-

10
Sobre esto, mi estudio Erziehungsziele und Orientierungswerte
im Verfassungsstaat, 1981. Véase el Simposio sobre Docencia del De-
recho Constitucional de Halle de 1994 (VVDStRL, 54 [1995], con po-
nencias de M. Bothe y A. Dittmann).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 15

ra a toda verdad, bondad y belleza”. El artículo 26,


parte 3, de la Constitución de Bremen (1947) exige
una “educación con vistas a un pensamiento pro-
pio, respeto a la verdad, al valor, para profesarla y
para actuar según aquello que ha sido aceptado co-
mo justo y necesario”. El artículo 56, parágrafo 4,
de la Constitución de Hessen (1946) formula los
objetivos educativos como “servicio al pueblo y a
la humanidad, con respeto y amor, consideración y
tolerancia, con justicia y verdad”. Y en al artículo
131 de la Constitución de Reihnland-Pfalz (1947),
se determina los objetivos de la educación como
“temor a Dios y amor al prójimo, respeto y toleran-
cia, legalidad y veracidad”. El amor a la verdad, o
veracidad, figuran aquí como elementos de la ima-
gen del hombre del Estado constitucional.11 Y es
de asumirse que esos objetivos (humanista) de la
educación de los jóvenes se encuentran íntimamen-
te conectados con la obligación de verdad de testi-
monio, o de cumplir con un juramento y con todos
los otros ámbitos constitucionales en los cuales se
plantea el problema de la verdad en los Estados

11
Sobre esto, véase Häberle, P., Das menschenbild im Verfas-
sungsstaat, 1988.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

16 PETER HÄBERLE

constitucionales.12 Un ejemplo sería la misión de la


prensa de informar de una forma veraz sobre suce-
sos, situaciones, instituciones y personalidades de
la vida pública y así “servir al pensamiento demo-
crático y a la verdad” (artículo 111, parágrafo 1, de
la Constitución de Baviera de 1946).13 Finalmente,
sea mencionado el artículo 42, parágrafo 3, de la
Ley Fundamental, que es tan relevante para el de-
bate teórico democrático: “El parlamento alemán y
sus comisiones quedan libres de toda responsabili-
dad al informar fiel a la verdad sobre las asambleas
públicas”.14

12
Artículo 98, fracción 2 de la Constitución de Mecklenburg-Vor-
pommern de 1947, la cual exigía “la educación debe darse dentro de
los límites de una verdadera democracia que tenga por fin la verdadera
dignidad humana”. Artículo 72, fracción 2, de la Constitución de Tu-
ringia de 1946, expresa algo análogo a la “verdadera humanidad”.
13
Digno de consideración es el primer bosquejo de Constitución de
Sajonia (conocido como Gohrischer Entwurf) de 1990 (citado según
JöR, 39 [1990], pp. 439 y ss.). Artículo 19, fracción 3, p. 3: ella (la es-
tación de radio) tiene la obligación de informar de acuerdo con la ver-
dad y objetivamente, y dar expresión a la multiplicidad de opiniones
sin distorsión alguna.
14
Sobre esto, la controversia en relación al concepto de “verdad”
dentro del parlamento: JöR 1 [1951], p. 365: Verdad en tanto valor
“relativo” o “subjetivo” (Schönefelder o Renner) o también verdad en
tanto valor “objetivo” (doctor C. Schid). También, sobre esto, véase
Schneider, H. P., AK GG, 2a. ed., 1989, artículo 42, Rz 17. T. Maunz,
en Maunz-Dürig-Herzog, GG-Kommentar, 4a. ed., t. II [1960]. Artícu-
lo 42, Rz. 33: “el parágrafo III utiliza el concepto de verdad en sentido
objetivo”. Un clásico es el comentario de su predecesor en el artículo

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 17

En este sentido, el principio democrático apare-


ce tanto más pertinente cuando las democracias
plurales, muy citadas, representan la forma del
Estado en donde la verdad es relativa. Esto las dis-
tingue de toto coelo del Estado totalitario. Por eso,
no es ninguna coincidencia que después de 1945,
los objetivos educativos en las jóvenes Constitu-
ciones de los Estados federales alemanes occiden-
tales incorporen en su canon pedagógico el carácter
democrático. En este tenor, exige el artículo 131,
parágrafo 3, de la Constitución de Baviera (1946)
que los escolares deban ser educados en “el espíri-
tu de la democracia… y de la reconciliación de los
pueblos”. También el artículo 56, parágrafo 4 de la
Constitución de Hessen (1946), asienta la obliga-
ción de preparar a los jóvenes para la “responsabi-
lidad política” y, de este modo, el artículo 33 de la
Constitución de Reihn-Pfalz (1947) formula como
objetivo educativo “una convicción en la libertad y

30 WRV por Anschütz, G., Die verfassung des Deutschen Reiches,


14a. ed., 1933, artículo 30: “es esencial sobre todas las cosas la estricta
objetividad”. Y en la fracción 4 de la misma: “Fiel a la verdad es el in-
forme que presenta los sucesos tal y cual se presentaron”. Además
puede ser consultada la siguien te literatura: N. Achterberg y M.
Schulte, en Mangoldt, H. V. y Klein, F., Grundgesetz, Kommentar, 3a.
ed., 1991, artículo 42 Rz. 55; artículo 42, fracción 3: como “privilegio
parlamentario” derivado del artículo 42, fracción 1, “principio funda-
mental del orden público en procesos parlamentarios”. Proveniente de
la Praxis: “Hanseatisches OLG Hamburg”, AfP, 1977, pp. 397 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

18 PETER HÄBERLE

democracia en el espíritu de la reconciliación entre


los pueblos”. En el artículo 30 de la Constitución
del Estado de Saar (1947) se habla de “una convic-
ción liberal y democrática”. Del mismo modo, los
esfuerzos de distanciamiento del segundo Estado
totalitario alemán, la dictadura del SED (Partido
Socialista Unido Alemán) y de sus “pretensiones
de verdad”, se evidencian nítidamente en los obje-
tivos educativos de las Constituciones de los nue-
vos Estados alemanes orientales. Como objetivo
educativo figura en el artículo 101 de la Constitu-
ción de Sajonia (1992) “la conducta demócrata li-
beral”; en el artículo 28 de la Constitución de
Brandemburgo (1992) “el reconocimiento de la de-
mocracia y la libertad”. Finalmente, en el artículo
27, parágrafo 2 de la Constitución de Turingia
(1993), se exige de los cursos de historia una
“infalsificable presentación del pasado”.
En las capas más profundas de los Estados cons-
titucionales, alcanzan la dignidad de juramentos las
cláusulas de la verdad. Conocido por todos es la
formulación religiosa: “sea la verdad con ayuda de
Dios” (por ejemplo, en la toma de juramento de los
ministros y magistrados: artículo 100 de la Consti-
tución de Reihn-Pfalz de 1947, artículo 89 de la
Constitución del Estado de Saar). Y dirigiéndose a
un rango inferior de la ley ordinaria, en el espíritu

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 19

del Estado constitucional determinado por el ar-


tículo 7, parágrafo 1 de la Ley Fundamental de la
Corte Constitucional de Justicia de Baviera
(1962-90), se establece a manera de juramento para
miembros de la suprema corte de justicia de Bavie-
ra: “Juro… en la mejor disposición de mi conoci-
miento y conciencia, juzgar sin hacer diferencia
entre personas y sirviendo sólo a la verdad y justi-
cia, tanto como dios me ayude”.
Un texto particularmente interesante por su
aproximación a la verdad se encuentra en la forma
en que prestan juramento los magistrados constitu-
cionales de la República Checa. En la nueva Cons-
titución de 1992 se lee: “Juro solemnemente sobre
mi honor y conciencia que respetaré la inviolabi-
lidad de los derechos humanos naturales y los dere-
chos de los ciudadanos… y que tomaré decisiones
basado en mi convicción más profunda, de manera
independiente e imparcial” (artícu lo 85, parágra-
fo 2).
Traigamos a la memoria otros textos constitu-
cionales provenientes de los Estados federales ale-
manes en relación al problema de la verdad y vin-
culados al derecho parlamentario. El artículo 15,
parágrafo 2, de la Constitución de Schleswig-Hols-
tein de 1990, dice: “La veracidad de los informes

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

20 PETER HÄBERLE

de las asambleas públicas del parlamento, o sus co-


misiones, los exime de responsabilidad”.
Y en la Constitución de Brandemburgo de 1992,
artículo 64, parágrafo 3, se dice: “La veracidad de
los informes sobre las asambleas del parlamento y
sus comisiones libera de cualquier responsabili-
dad”.
El artículo 48, fracción 4, de la Constitución
sajona de 1992, expresa un contenido parecido. Ese
principio se encuentra también en el artículo 22,
fragmento 2, de la Constitución de Baviera de
1946; igualmente en el artículo 90 de la Constitu-
ción de Hessen de 1946. Este principio común de
derecho parlamentario alemán garantiza la función
de mantener libres y transparentes los procesos de
formación de la voluntad democrática parlamenta-
ria.15

15
Otras referencias bibliográficas: Achterberg, N., Parlament-
srecht, 1984, pp. 240 y s.; Klein, H. H., “Indemnität und Inmunität”,
en Schneider, H. P. y Zeh, W. (hrsg.), Parlamentsrecht und Parla-
mentspraxis, 1989, pp. 555 y ss.; Meder, T., die Verfassung des Freis-
taates Bayern, 4 Aufl., 1992, p. 133, así como la referencia 13.
Haushaltrecht vale el principio de “claridad y verdad”. Sobre esto,
Kisker, G., “Staatshaushalt”, HdBStR, t. IV [1990], p. 235 (p. 266). A
la Corte federal alemana (artículo 114 de la Ley Fundamental) le co-
rresponde independencia jurídica debido a la exigencia de verdad que
pesa sobre ella. En mi opinión, la máxima sobre la verdad tiene rango
constitucional.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 21

Un caso digno de mención tuvo lugar en El Sal-


vador en 1992. En verano de ese año entró en fun-
ciones la “Comisión de la Verdad” convocada por
el secretario general de ONU y en razón de los
convenios de paz entre los distintos partidos que
tomaron parte en la guerra civil.16 A ella pertene-
cieron tres grandes personalidades, entre ellos un
ex presidente colombiano y el ex director de la co-
misión de la Corte Interamericana de Justicia Tho-
mas Buergenthal (EUA). La comisión tendría la ta-
rea de ocuparse de los crímenes más graves contra
la humanidad en los tiempos de la guerra civil de

16
NZZ del 18 y 19 de julio de 1992, p. 3. Sobre esto, la decisión
del Parlamento Europeo del 22 de abril de 1993 acerca del informe de
la Comisión de la Verdad sobre la violación de los derechos humanos
en el Salvador: EuGRZ, 1993, pp. 227 y s. Aquí tiene su lugar la tesis
de M. Gester: La pregunta sobre la verdad no ha sido aún respondida
en Chile. Aylwin busca un acuerdo con los militares, FAZ, 12 de agos-
to de 1993, p. 3. La República de Sudáfrica formó en el verano de
1994 una “comisión de la verdad” que se ocupó del estudio del pasado
para aclarar los crímenes del régimen del Apartheid (véase SZ, 8 de ju-
nio de 1994, p. 9). Véase el FAZ del 19 de agosto de 1994, p. 6: “Man-
dela desea una comisión de la verdad”. Ésta tendría la tarea de
supervisar el proceso de pacificación y amnistía con relación al perio-
do del Apartheid y de la resistencia armada en caso de que los culpa-
bles rindan testimonio individualmente. También se espera que esa
comisión contribuya a que la “dignidad de las víctimas” sea restituida
y que de esta manera reciban una cierta indemnización. También en
Guatemala se ha planeado una “comisión de la verdad” (FAZ, 31 de
marzo de 1994, p. 14). Ésta deberá ocuparse del esclarecimiento de los
crímenes cometidos. Finalmente fue formada una “comisión de la ver-
dad” (FAZ, 22 de diciembre de 1994, p. 4).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

22 PETER HÄBERLE

El Salvador. La amnistía anteriormente acordada


dejo sin protección a aquellos que cometieron crí-
menes de lesa humanidad, “porque las heridas que
provocaron exigían urgentemente que se rindiera
cuentas a la verdad”. Con esto se pretendió en El
Salvador constituir un tipo de “Comisión de la
Verdad” que en combinación con la amnistía efec-
tuara la transición hacia un Estado constituyente
después de la dictadura y guerra civil —tal vez
también porque los juzgados locales del Estado se
encontraban demasiado presionados—. Es evidente
que éste es el modelo para los países europeos
orientales, siempre y cuando sus resultados prác-
ticos lo acrediten.
En la historia alemana (incluyendo la Alemania
imperial —Reich— y republicana) de los textos
constitucionales sobre derecho sumario parlamen-
tario, no aparece la noción de “búsqueda de la ver-
dad”. Al seguir la morfología textual del artículo
34 de la Constitución del imperio alemán y del ar-
tículo 44 de la Constitución General se habla de in-
vestigación, averiguación de pruebas, etcétera.17

17
De modo similar es la imagen en las Constituciones extranjeras:
Constitución de Dinamarca § 51 de 1953: “análisis de las cuestiones
más relevantes”, artículo 82, fracción 1 de la Constitución italiana de
1947; artículo 70 de la Constitución holandesa de 1983; artículo 76,

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 23

Sólo en algunos textos constitucionales de los Esta-


dos alemanes se aproxima la legislación a la noción
de “indagar la verdad”, y esto dentro de su tarea
normativa y gracias al concepto de “prueba”.18 Esta
precaución no es accidental: si bien los legisladores
se esfuerzan conforme a derecho en asimilar el
acopio de pruebas de las comisiones de investiga-
ción (por ejemplo: artículo 44, parágrafo 2, de la
Ley General; o el artículo 82, parágrafo 2, p. 2 de
la Constitución italiana; o el artículo 181, parágra-
fo 5 de la Constitución de Portugal), se puede reco-
nocer, incluso textualmente, que la capacidad de
averiguación de las comisiones investigadoras no
es la misma que la de los tribunales independien-

fracción 1, de la Constitución de España de 1978; “comisión investiga-


dora de cualquier asunto de interés público”.
18
De esta manera, afirma el parágrafo 38, fracción 2, de la Consti-
tución de Baden de 1919: “el parlamento estatal tiene el derecho… de
convocar comisiones para la investigación de los sucesos en caso de que
legalidad o transparencia de los procedimientos estatales sean puestos
en duda”. La fórmula “legalidad o transparencia” de procedimientos
gubernamentales se encuentra también en el parágrafo 46, fracción 2,
de la Constitución de Oldenburg de 1919; parágrafo 23, fracción 1 de
la Constitución de Turingia de 1921; artículo 19, fracción 2, de la
Constitución de Danzing de 1922. Los textos han sido citados según
la edición de Ruthenberg, O. (hrsg.), Constituciones del Reich alemán
y de los Estados alemanes de 1926.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

24 PETER HÄBERLE

tes.19 Las comisiones parlamentarias de investiga-


ción pertenecen a una de las partes del primer po-
der, tanto en composición como en función. El
hecho de que se deba recurrir a tales comisiones
para establecer “los hechos que se consideran pre-
cisados de aclaración” (véase Constitución General
Federal 49, 70 [85]), o para emprender la “aclara-
ción de las circunstancias relevantes” (Constitución
Federal GE), o para aclarar los “sucesos que caen
dentro del ámbito de responsabilidad del gobierno
y se refieren a situaciones de abuso” no puede en-
gañarnos sobre el dilema que consisten en saber si
son éstas el “lugar adecuado para investigar la ver-
dad o, antes bien, simples foros para la contienda
política”.20
El derecho y la práctica de las comisiones parla-
mentarias de investigación constituyen un campo

19
Por ejemplo, el artículo 76, fracción 1, de la Constitución de
España (“nuestros resultados no comprometen a los tribunales”), ar-
tículo 44, fracción 4 de la Ley Fundamental.
20
Comparar con Kipke, R., Die Untersuchungsausschüsse des
deutschen Bundestages, 1985, pp. 82 y ss.; del mismo autor, p. 89 con
pruebas sobre la forma como el parlamento alemán se encuentra vincu-
lado a los intereses de los partidos de tal forma “que eso influye nega-
tivamente la averiguación de la verdad”. Véase también Schäfer, F.,
Parlamentarische Untersuchungsausschüsse, Zparl., 1975, pp. 497 y
ss.; “Kampfstätte oder Gericht?” y la disputa sobre el concepto de F.
Vogel “Aura der Gerichtsähnlichkeit” (p. 510), así como la pregunta
sobre si la comisión es enriquecida por medio de un “banco neutral”
(pp. 519 y ss.).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 25

temático en el cual siempre se plantea la cuestión


de la verdad jurídica. Ciertamente, la posibilidad de
votos separados muestra lo difícil que es para las
comisiones investigadoras indagar la verdad mate-
rial, inclusive con el apoyo del derecho penal pro-
cesal (véase el artículo 44, parágrafo 2, de la Cons-
titución General).
Dentro de las comisiones investigadoras serán
reforzados con toda conciencia los derechos de las
minorías —sobre todo en las Constituciones de los
Estados orientales alemanes (véase el artículo 73
de la Constitución de Brandemburgo de 1992, o el
artículo 54 de la Constitución sajona de 1992)—.
En la práctica alemana a nivel federal se revelan
muchas comisiones parlamentarias más como arena
de la contienda política y menos como auténticas
“comisiones de la verdad”.21 Una verdad impuesta
por mayoría no es, por eso mismo, la última ver-
dad. Y frecuentemente, las comisiones investigado-
ras están y permanecen (atrapadas) largo tiempo en
la búsqueda de la verdad.22

21
Sobre esto consultar a Achterberg, N., Parlamentsrecht, 1984,
pp. 455 y ss., 697 y ss.
22
Sobre el trabajo de la comisiones investigadoras, véase Richter,
C., “Eine Wahrheit entsprechend dem Faktionsverhältnis?”, FAZ, 13
de junio de 1994, p. 5; Zastrow, V., Mit der Wahrheit kämpft in Kiel
ein jeglicher nach seiner. Art. N. Gansel develó ante la comisión in-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

26 PETER HÄBERLE

En Alemania se obtuvo recientemente a nivel


parlamentario una victoria en materia de verdad: el
dirigente del Partido Social Demócrata y candidato
por el mismo partido a canciller, B. Engholm, tuvo
que renunciar en mayo 1993, porque consciente-
mente no declaró la verdad ante una comisión in-
vestigadora del Estado Schleswig-Holstein en el
caso Barsche-Pfeiffer, sucedido muchos años atrás
(1987). Esa victoria de la verdad, en este caso par-
ticular, puede ser valorado públicamente como un
éxito alentador del Estado constitucional y de sus
procesos para indagar la verdad. Es un motivo de
honor para la reunificada República Federal Ale-
mana el que el parlamento haya considerado la
mentira de Engholm (como anteriormente el caso
F. J. Strauß del 1962) como una falta mayor por
parte de un político. El parlamento representa al
pueblo, y en tanto no existan sanciones jurídicas
para el caso, se hace obligada la renuncia del polí-
tico a su puesto.23

vestigadora por qué Engholm debió de irse. FAZ, 29 de septiembre de


1993, p. 5.
23
Recientemente ha exigido la defensora de los derechos civiles,
Bärbel Bohley, una revisión del trabajo realizado por la comisión in-
vestigadora de Stolpe en Brandemburgo debido a que en ella trabajaba
la influyente señora Fuchs y a los escándalos que había causado.
Expresó su satisfacción diciendo que “la mentira en Brandemburgo no
triunfará a lo largo del camino” (FAZ, 16 de junio de 1993, p. 2). Com-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 27

En los Estados Unidos de América, el caso Wa-


tergate desembocó en la destitución del presidente
R. Nixon en 1974, y dejó sin sostén alguno el pro-
ceso de impeachment.
Un examen comparativo de los textos jurídicos
en el extranjero, en materia de verdad, conduce al
parágrafo 16 de la antigua Constitución de Suecia
(1809-1971):24 “El rey debe resguardar y promover
la verdad y justicia, de la misma forma como debe
impedir y prohibir la violencia e injusticia”.
El artículo 39 de la Constitución de Turquía
(1982)25 establece un “derecho a la prueba de la
verdad”: “en procesos por injuria que se refieran a
la realización de ciertas tareas y servicios, posee el
acusado el derecho a presentar pruebas de la ver-
dad de su aseveración. En todos los otros casos, es-
tá permitida la prueba de la verdad cuando exista

parar la crítica realizada de modo semejante en el caso de los informes


múltiples de la comisión investigadora de Stolpe en el caso del partido
CDU y del Bündnisses 90 (FAZ, 30 de abril de 1994, p. 5: “oculta-
miento consciente de los hechos”) y en su exacerbación en el comenta-
rio del FAZ del 30 de abril de 1994, p. 1: “todo se puede decidir por
mayoría, menos la verdad”.
24
Citado conforme a Mayer-Tasch, P. C. (Hsrg.), Die Verfassung
der nicht kommunistischen Staaten Europas, 2a. ed., 1975, p. 556.
25
Citado conforme a JöR 32 (1983), pp. 552 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

28 PETER HÄBERLE

un interés público para saber si tuvo o no lugar la


situación mencionada”.26

2. Textos legislativos

El problema de la verdad en el ámbito de la ley


común podrá ser ilustrado únicamente de modo se-
lectivo y refiriéndose exclusivamente al caso ale-
mán. El código de procesos jurídicos, que aclara
prima facie el aspecto de la “verdad de los proce-
sos”, se revela como determinante. Es de mencio-
narse, por su vínculo constitucional, el artículo 26,
párrafo 1, de la Constitución Federal Fundamental.
Ahí se dice: “el tribunal federal constitucional ob-
tendrá las pruebas necesarias para asentar la ver-
dad”.27

26
No es fácil de interpretar el artículo 52, p. 1, de la Constitución
de Grecia de 1975: “la expresión de la voluntad del pueblo es libre e
infalsificable (!) y posee la garantía de todos los servidores públicos de
ser la expresión de la soberanía popular”. La tarea impuesta a la prensa
televisada o radiofónica, según el artículo 15, parágrafo 2, de la mis-
ma Constitución la cual dice que “la información transmitida debe ser
objetiva y pareja”, es una muestra de lo que es la obligación ante la
verdad.
27
Sobre esto se encuentra en la literatura el libro de Engelmann,
K., Prozeßgrundsätze in Verfassungsprozeßrechts, 1991, pp. 94 y ss.;
Schlaich, Das Bundesverfassungsgerichts, 3a. ed., 1994, pp. 43 y s.;
Pestalozza, C., Verfassungsprozeßrecht, 3a. ed., 1991, pp. 57 y s.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 29

Dentro de la jurisdicción de la Ley Fundamental


se determinará la obligación a investigar la verdad
de maneras muy diversas. En el derecho penal pro-
cesal tiene vigencia el principio de la averiguación
de la verdad material (parágrafo 160 y 244, párrafo
2, del Código de Procesos Penales). La averigua-
ción de la verdad, que representa el objeto esencial
del proceso penal (Constitución Federal Funda-
mental 57, 250 [275]; 63, 45 [61]), consigna “pro-
ceso fair” de la siguiente manera:28

La definición aristotélico escolástica de verdad


puede ser de valor solamente como punto de parti-
da: “veritas est adecuatio rei et intellectus” (domi-
na la teoría de la correspondencia). Porque la ver-
dad en cuanto tal no es un valor a realizar; como
no hay nada que deba ser comprendido o concep-
tualizado como verdadero sin más. Tampoco se re-
fiere a una esencia en sí misma reconocida como
verdadera ni se refiere a los límites pragmáticos
para fundamentar las afirmaciones jurídicas…
Aquí no se entiende por “verdad” ni un objeto (de

28
Kleinknecht, Th.; Müller H. y Reitberger, L., Kommentar zur
Strafsprozeßordnung, 1993, parágrafo 244, Rdnr. 20, p. 952. Véase
Arzt, G., Dynamisierter Gleichheitssatz und elementare Ungleichheit
im Strafrecht, FS W. Stree und J. Wessel, 1993, p. 49 (pp. 62 y s.), so-
bre la dignificación de las pruebas en los procesos penales alemanes
(parágrafo 261 StGB) y la clásica “máxima sobre la verdad” de los ju-
rados.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

30 PETER HÄBERLE

la ontología) como tampoco un tipo de conoci-


miento, si no es entendida como un predicado se-
mántico.

En un libro de texto de derecho penal,29 bajo el


rubro “principio de verdad y sus límites”, se dice:
“El proceso de penalización puede alcanzar su ob-
jetivo de hacer justicia cuando encuentra la ver-
dad… Y, sin embargo, hay límites para la investi-
gación de la verdad. Éstas se derivan de la
dignidad humana” (siguen indicaciones acerca de
la prohibición de la tortura).
El parágrafo 12 de la Ley sobre Procesos de la
Jurisdicción Voluntaria prevé que la verdad será
investigada de oficio.
El derecho procesal civil se inspira en un mode-
lo distinto: “la verdad material es un resultado de-
seado pero no garantizado por el proceso judicial
mismo”.30 El parágrafo 138, párrafo 1, del códice
de procesos civiles —que sirve especialmente a
combatir “la mentira dentro de los procesos”— di-
ce que las partes tienen que “emitir su declaración

29
Peters, K., Strafprozeßrecht, 4a. ed., 1985, pp. 82 y s. Además
“Wahrheirsfelder”: § 17 y 18 HGB.
30
E. Schumann, en Stein, F. y Jonas, M., Kommentar zur Zivilpro-
zeßordnung, 1984, Einl. I c, Rdnr. 21, p. 36. También Olzen, D., Die
Wahrheitspflicht der Parteien im Zivilprozeß, ZZP 98 (1985), pp.
403 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 31

sobre los hechos ocurridos de manera completa y


de acuerdo a la verdad”. Se trata de corresponder a
la fórmula de L. Rosenberg con relación a la obli-
gación de la “verdad subjetiva”. La teoría distingue
entre “verdad subjetiva y objetiva, material y for-
mal”.31 Como objetivo del proceso civil se estable-
ce:32 “la realización… del derecho (material) obje-
tivo, especialmente de los derechos fundamentales”
(Constitución Federal de la Ley Fundamental, ar-
tículo 49, parágrafo 257… sobre la base de la ver-
dad como también del derecho a la paz).33 Desde

31
E. Schmidt, en Wassermann, P. (hrsg.), Kommentar zur Zivilpro-
zeßordnung, 1987, zu § 138 Rdnrn. 6 und 11, pp. 534 y 536. Ya un
clásico: Hippel, F. von, Wahrheitspficht und Aufklärungspflicht der
Parteien im Zivilprozeß, 1939; y en términos generales del mismo au-
tor Ideologie und Wahrheit in der Jurisprudenz, 1973; Engisch, K.,
Wahrheit und Richtigkeit im juristischen Denken, 1963; Zippelius, R.,
Über die Wahrheit von Werturteilen, FS Maunz, 1971, pp. 507 y ss.
32
P. Hartmann, en Baumbach, A.; Lauterbach, W.; Albers, J. y
Hartmann, P., Zivilprozeßordnung, 52a. ed., 1994, Einl. III 2 A,
Rdnr. 9.
33
En alemán se trata el tema sobre derecho penal material con rela-
ción al problema de la verdad en los parágrafos 37, 100 a, 186, 190,
192, 263 StGB, así como en las declaraciones por delitos cometidos
(§ 153-165). Sobre “verdad y veracidad” en derecho penal, véase
Brossette, J., Der Wert der Wahrheit im Schachten des Rechts auf in-
formationelle Selbstbetimmung, 1991. Véase también Krauß, D., das
Prinzip der materiellen Wahrheit im Strafprozeß, FS für Schaffstein,
1975, pp. 411 y ss.; Preuß, U. K., Justizielle und polizielische Wahr-
heit in Strafverfahren, KJ 1981, pp. 109 y ss. Un campo enorme de
problemas relacionados con el derecho material se presenta, por ejem-
plo, en la impugnación de engaños en los negocios legalmente estable-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

32 PETER HÄBERLE

este momento se pone de manifiesto que tanto el


proceso del tercer poder como el proceso de la ju-
risdicción son de especial importancia para el pro-
blema de la verdad. El proceso judicial representa
para el público la vía que promete la aproximación
a la verdad.
Es legendario el comentario irónico del funda-
dor de la Kommune I, F. Teufel, perteneciente a la
generación del 68, cuando fue invitado a ponerse
de pie en la sala del tribunal y declaró que él estaba
dispuesto a hacerlo “si eso sirve al esclarecimiento
de la verdad”.34

cidos. Sobre esto: Medicus, D., Allgemeiner Teil des BGB, 6a. ed.,
1994, pp. 294 y ss. (falsa información sin la intención de engaño). Del
mismo autor existe también un texto sobre la disputa si debe o no estar
permitido preguntar a mujeres si están o no embarazadas cuando soli-
citan un trabajo. Véase también Schaub, G., Arbeitsrechtshandbuch,
7a. ed., 1992, p. 120. Sobre la actitud en el diálogo, “en principio, no
hay derecho alguno para mentir”. Obligación de verdad para los testi-
gos: BAGE 9, 289 y ss. (“ni el tipo de palabras ni la sintaxis o inter-
pretación permiten que en terceros no se forme una adecuada
representación de la verdad”). Sobre la “obligación de verdad de los
servidores públicos”, véase Schütz, E., “Beamtenrecht des Bundes und
der Länder” (hasta noviembre de 1994), Beamtengesetz NRW, § 57
Rd.-Nr. 9.
34
Si se trata del “concepto de la verdad en los procesos”, entonces
hay que echar mano de una teoría analítica de la verdad del derecho
como la de Rödig, J., Analitische Rechtslehre, hrsg. Von H. Kinder-
mann, 1986, p. 117: “Nada como los resultados de la reflexión filosó-
fica como fin en sí cuando se trata de poner la verdad a la luz del día a
través de un proceso judicial… el valor de lo correcto debe ser medido
frente a los intereses que deben de ser resguardados por medio de un

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 33

Excursus I: Codex Iuris Canonici (1983) y la


Encíclica Veritatis Splendor (1993)

Específicamente en el Codex Iuris Canonici


(1983) encontramos “textos sobre la verdad jurídi-
ca”. Algunas referencias sobre esto: como se dice,
por ejemplo en el canon 747, parágrafo 1:
En el canon 748, parágrafo 1, reglamenta la obli-
gación de verdad con las palabras: “todos los hom-
bres están comprometidos a buscar la verdad en los
asuntos que conciernen a Dios y a su Iglesia; todos
tienen la obligación y el derecho en virtud de la ley
divina de aceptar y conservar la verdad revelada”.
En otro lugar se trata de las “verdades de fe”
(veritatis fidei), como en el canon 386, parágrafo 1:
“El obispo diocesano tiene la obligación de expo-
ner y aclarar las verdades de fe al creyente, con el
fin de que él mismo las aplique y las predique en la
vida diaria”.
En el canon 528, parágrafo 1: “él (i. e. el sacer-
dote) tiene la obligación de preocuparse de que los
laicos sean instruidos en las verdades de la fe”.

proceso judicial. Normalmente tenemos que ver con un “segundo”


sentido de verdad “formal”. Sobre “fundamentos filosóficos del con-
cepto de verdad procesal” y sobre el “concepto de la verdad relativa de
las oraciones normativas formales”, véase del mismo autor Die Theorie
des gerechtlichen Erkenntnsverfahren, 1973, pp. 151 y ss. y 254 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

34 PETER HÄBERLE

En el canon 787, parágrafo 2: “Es obligación del


misionero el enseñar las verdades de la fe de tal
forma que aquellos (i. e. aquellos que se han mos-
trado dispuestos a recibir la buena nueva del evan-
gelio) que libremente deseen, se les permita recibir
el bautizo”.
En el canon 750: “Evitar las doctrinas opuestas a
las verdades de la fe”. Y en el canon 751 en la defi-
nición de herejía: “Obstinada negación de la fuerza
de la fe divina y católica para creer en la verdad, o
un obstinado escepticismo en las verdades de la
fe”.35
Cualquiera puede agregar otras afirmaciones
procedentes de la Encíclica Veritatis Splendor
(1993)36 y que se opongan a las tendencias que en
su diversidad coincida en debilitar o negar la de-
pendencia de la libertad con respecto a la verdad.

35
Comparar sobre este tema el comentario paradigmático sobre
CIC, editado por K. Lüdicke, t. 2 Can. 573-1165, 4. Erg.-Lfg. marzo
de 1987. Menos aleccionadores son los textos de la iglesia evangelista
luterana. Véase el artículo 1, parágrafo 2 de la Constitución de la igle-
sia evangélica luterana de Baviera de 1971 (“responsabilidad de la
doctrina correcta”), parágrafo 3 del orden del servicio sacerdotal de
1939 (“tarea del servicio sacerdotal es el predicar el evangelio sin
falsificación o abreviación alguna”), citado según el derecho canónico
de la iglesia evangélica luterana Kirche in Bayern, Loseblattslg de sep-
tiembre de 1993.
36
Citado según Sekretariat der Deutschen Bischofkonferenz: Co-
municados de la Silla Apostólica 111, 1993.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 35

Nosotros encontramos en sus grandes pasajes, por


ejemplo “certeza y verdad”, certeza como “vínculo
entre libertad y verdad” y como exigencia “para
buscar la verdad y la bondad”.37 En términos gene-
rales, puede decirse que esta encíclica constituye
un elogio a la verdad, aunque en algunas partes se
limite a la búsqueda de la verdad.

Excursus II: Derecho internacional (particular-


mente H. Grotius y la positivización de sus tex-
tos clásicos)

Es de suponerse que en el derecho internacional


el problema de la verdad reviste una peculiar im-
portancia. No obstante que el Estado constitucio-
nal, en su largo camino de jurisdiccionalidad inter-
na, ha hecho de los asuntos sobre derechos
humanos y bienestar común (así como de dignidad

37
Véase también el diálogo con el papa Juan Pablo II: Todos a par-
tir de una sola verdad. Vida en comunidad de judíos y cristianos, FAZ,
4 de enero de 1994, p. 27: Obispos alemanes sobre Veritatis splendor:
“palabras serias en tiempos de confución”, FAZ, 15 de octubre de
1993. Le penies, W., Die Enzi kli ka: es can da lo sa, ne ce dad pa sa da
de moda y en contra de los tiempos actuales; el texto es peligroso,
aunque por lo menos arriesga algo. En Die Zeit, n. 9, 25 de febrero de
1994, p. 52. Como voz de la moral teológica: Hilpert, K., Glanz der
Wahrheit: Licht und Schatten, Herder Korrespondenz, 1993, pp. 623 y
ss. La iglesia católica romana toma su derecho a la verdad en Asia, por
ejemplo, “Radio Veritas”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

36 PETER HÄBERLE

humana y justicia) los asuntos definitorios de su


esencia, se considera al derecho internacional el
más imperfecto y el más alejado de sus ideales.
Ciertamente hay que admitir que el derecho inter-
nacional ha desarrollado numerosos procedimien-
tos desde los cuales se aproxima al problema de la
verdad y que éstos son de tan variadas formas que
puede con cada uno de ellos realizar un tratamiento
específico de cada problema de la verdad como si
se encontrara en “su propia casa”. Pero, en relación
a esto, se cuentan pocos “textos que hablen sobre
la verdad en este contexto”. En la medida en que la
comunidad de los pueblos y del derecho internacio-
nal se hallen en camino hacia la “paz perpetua”
(Kant), con el fin de hacer valer a nivel internacio-
nal los derechos humanos, podría revertirse esta
tendencia. El valor cultural “verdad” es capaz de
hacerse valer en cada uno de los contextos bajo as-
pectos técnicos específicos o como gran objetivo
general. En el futuro, puede esta tendencia hacerse
fuerte en la medida en que el Estado constitucional
llegue a ser el “tipo” predominante en todo el
mundo hasta extenderse a toda la comunidad
universal de los pueblos, mientras los Estados
totalitarios y autoritarios sigan perdiendo terreno.
El libro De iure belli ac pacis libri tres (1625)
de Hugo Grotius representa un clásico sobre dere-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 37

cho internacional.38 Este es un texto fundamental


dentro de una rama entera del derecho que debe ser
analizada como una aproximación al problema de
la verdad anterior a cualquier texto de derecho po-
sitivo. Y, efectivamente, uno se tropieza con un
“hallazgo”: en el segundo libro, capítulo 13 “Sobre
el juramento” (p. 268), cita Grotius textos clásicos,
desde Pitágoras hasta Cicerón, para poder estable-
cer claridad sobre el perjuro y la mentira. El locus
classicus acerca del problema, “sobre lo que es
permitido en la guerra”, se halla en el tercer libro,
primer capítulo (pp. 419 y ss.; pp. 423 y ss.) y trata
de las “reglas naturales generales sobre lo que está
permitido en la guerra, especialmente sobre astucia
y engaño”. Grotius confronta a este respecto auto-
ridades como Aristóteles, Cicerón y San Agustín,
con el fin de averiguar si y cuándo la astucia y la
mentira para y por sí mismas han sido permitidas
particularmente en la guerra. Él entra en discusión
con muchas sentencias clásicas acerca de la cues-
tión sobre cuándo debe uno decir la verdad y cuán-
do no. De esta manera concede la palabra a Platón,
Simónides y Cicerón, los cuales derivan la obliga-
ción de decir la verdad de la justicia (p. 428), y

38
Grotius, Hugo, Vom Recht des Krieges und des Friedens, 1625,
hrsg. Von W. Schätzel, 1950. También Link, C., Herrschaftsordnung
und bürgerliche Freiheit, 1979, pp. 232 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

38 PETER HÄBERLE

también a Sófocles quien autoriza la mentira cuan-


do tiene por finalidad conservar la vida (p. 426).
Grotius plantea la pregunta sobre la verdad y la
mentira a poetas, filósofos y padres de la Iglesia de
todas las épocas. Y de esta manera está en condi-
ciones de crear un texto clásico “montado sobre los
hombros de gigantes”. Él elabora un concentrado
en cinco casos en los cuales la mentira (según “de-
recho natural”) es consentida (pp. 427 y ss.; p.
432). Y polemiza cada uno de estos “casos autori-
zados” en donde se permite mentir con el fin de en-
gañar al enemigo (p. 430). Para finalizar, menciona
a aquellos autores que frente a sus enemigos se
abstuvieron de cualquier tipo de engaño en razón
de su grandeza espiritual (p. 432).
Esta argumentación (sit venia verbo) de que se
sirve Grotius muy a la manera de la “ciencia de la
cultura” —hablando en términos modernos— y
con la finalidad de alcanzar la solución de proble-
mas jurídicos, reviste primeramente un carácter
teológico y filosófico, en parte también dentro del
derecho privado, aunque nunca corresponde a la
naturaleza del derecho constitucional. No obstante,
abre el camino indeleble y tiende los primeros
puentes en dirección de la visión aquí emprendida
y que corresponde al Estado constitucional. Su re-
percusión en textos de derecho positivo llega mu-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 39

cho más tarde: aunque ha sido abierto el camino de


los textos clásicos hacia los textos de derecho posi-
tivo, no se ha eliminado la posibilidad, por no decir
necesidad, de volver a las “preguntas del pasado”.
El pausado progreso de los textos ha podido co-
menzar a partir de aquí.39 Y en efecto, en los re-
cientes tratados de derecho internacional de nues-
tro siglo XX se ha conseguido regular la astucia
militar, aceptada en cualquier conflicto bélico, y
disminuir palpablemente la censurada malicia,
traición y engaño.
Veamos algunos ejemplos: en el artículo 24 de
la Convención de la Haya de 190740 (RGBI, 1910,
p. 107) se afirma por una parte: “Es permitida la
astucia militar y el empleo de los medios necesa-
rios para obtener información sobre el enemigo y
las condiciones del campo de batalla”.

39
Sobre las premisas metodológicas, véase Häberle, P., Klassiker-
texte im Verfassungsleben, 1981. Del mismo autor, “Textstufen als
Entwicklungswege des Verfassungsstaates”, 1989, en id., Verfassung-
slehre als Kulturwissenschaft, 1982.
40
En 1907 tuvo éxito un proceso sobre asuntos internos del Estado
para esclarecer la verdad según el texto del artículo 26, párrafo 1, p. 2
del acuerdo para resolver pacíficamente los asuntos internacionales del
18 de octubre de 1907 (RGBl, 1910, p. 5) que dice: “los miembros de
la comisión tienen permitido dirigir a cada testigo las preguntas con el
fin de ampliar o completar la información de sus declaraciones o acla-
raciones sobre aquello que sirva para asentar los hechos relevantes en
cuestión, en tanto esto se crea pertinente para averiguar la verdad”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

40 PETER HÄBERLE

Por otro lado, existen límites impuestos por la


obligación de verdad. Así es en el artículo 29, pará-
grafo 1, de la misma convención: todo prisionero
de guerra está “obligado a responder a la pregunta
por su verdadero nombre y grado de servicio mili-
tar”. Así también en el artículo 29, párrafo 1, se de-
fine a todo aquel que pueda ser considerado como
“espía”: aquel que robe o intente extraer en secreto,
o con excusa tramposa, del territorio de operación
información sobre la dirección de la guerra con el
fin de comunicársela al enemigo. Y el artículo 34
de la Convención de la Haya de 1907 sanciona de
la siguiente manera la “traición diplomática” (“el
diplomático pierde su derecho a inmunidad cuando
existe una prueba concreta e irrefutable donde se
muestre que él ha utilizado su posición privilegiada
para promover la traición o, por lo menos, para
instigar”).
El artículo 37 del protocolo complementario de
la Convención de Ginebra del 12 de agosto de 1949,
que trata sobre la protección de las víctimas en zo-
nas de conflicto armado del 8 de junio de 1977
(BGBI, 1990, II, p. 551), contiene una definición
legal del concepto “malicia traidora” y “astucia bé-
lica”. La segunda está permitida (artículo 37, párra-
fo 2, p. 1: “astucia bélica no está prohibida”), la
primera está prohibida. Ejemplo de “malicia traido-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 41

ra” es entre otras cosas: “el actuar disimulando la


intención entre representaciones diplomáticas” (ar-
tículo 37, párrafo 1, inciso b). Sobre la definición
legal de “astucia bélica” (permitida) (artículo 37,
párrafo 2, p. 2) se dan los siguientes ejemplos (ora-
ción 2): “camuflaje, disimulo del lugar de opera-
ciones e información falsa”.41
Se puede reconocer sin dificultad la positiviza-
ción del problema de la verdad como en el caso de
los textos de la verdad de Grotius, y que termina-
ron intensificándose en sus textos de derecho posi-
tivo. Y uno no yerra al asumir que en el futuro se
impondrá el tema sobre la “verdad y mentira” en la
proporción que tuvo el tratamiento, en su caso, del
Estado constitucional. Y el derecho internacional,
como “derecho en devenir” (D. Schindler), se bene-
ficiará de esto en forma positiva. Textos recientes
motivan a ser optimista: como las sanciones jurídi-
cas sobre engaño y corrupción de un representante
diplomático en la firma de un tratado internacional
(artículo 49 y 50 de la Convención de Viena sobre
el Derecho de los Acuerdos del 23 de abril de 1969
[BCBI, 1985, II, p. 926]) o respecto a la “mala fe
de los comerciantes”, artículo 40 de los Acuerdos

41
Véase Linz, J. y Rauch, E., Derecho internacional de guerra, 3a.
ed., 1984; Fleco, D. (hrsg.), Handbuch des humanitären Volkerrechts
in bewaffneten Konflikten, 1994.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

42 PETER HÄBERLE

de la Organización de las Naciones Unidas con re-


lación a contratos de comercio internacional del 11
de abril de 1980 (BGBI, 1989, II, p. 588; 1990, II,
p. 1699).
En el “empleo” de textos clásicos al tema de la
verdad, convertido entre tanto en asunto de incum-
bencia estatal, podría presentarse un pasaje del pró-
logo del reglamento de la UNESCO del 16 de no-
viembre de 1945 (BGBI, 1971, II, p. 473):

Los gobiernos… declaran en nombre de sus pue-


blos… que las guerras más grandes y espanto-
sas… fueron posible debido a la difamación de los
principios democráticos, de la dignidad, justicia,
igualdad y tolerancia recíproca entre los hombres,
así como también de la explotación de la ignoran-
cia y prejuicios que se llegaron a extender por me-
dio de doctrinas sobre los distintos valores y razas
de hombres… en razón de esto, el presente regla-
mento intenta normar los tratados entre las nacio-
nes con la esperanza de que todos ejerzan su dere-
cho a educación, a realizar sus aspiraciones de
alcanzar la verdad objetiva (¡!), al derecho al libre
intercambio de ideas, conocimientos. Las relacio-
nes entre los pueblos incrementa el entendimiento
y conocimiento mutuo y veraz (¡!) de sus formas
de vida, de tal forma que puedan desarrollarse
unidos.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 43

Este texto de derecho internacional se encuentra


en el acervo de las ideas de los Estados constitucio-
nales y en la base de los derechos humanos: “la
verdad proviene del libre intercambio de ideas y
del conocimiento mutuo de las culturas”. Una reali-
zación de los contenidos del texto constituye el
preámbulo del acuerdo internacional del 7 de mar-
zo de 1966 (BGBI, 1969, II, p. 962) para terminar
con cualquier forma de la discriminación racial:
“En la convicción de que toda doctrina que intente
fundamentar la superioridad y la discriminación ra-
cial es científicamente falsa y moralmente despre-
ciable, así como socialmente injusta y peligrosa”.
Tal vez se pueda decir que el derecho interna-
cional se encuentra hoy día todavía alejado de la
verdad, de la justicia (derechos humanos) y del bie-
nestar común, si bien es cierto que se puede evi-
denciar la verdad de sus textos. ¿No ha trabajado el
Estado desde hace siglos en establecer “condicio-
nes de verdad” para hacer madurar el Estado cons-
titucional tanto en su aspecto material como
procesal?
Al nivel de la comunidad internacional de los
pueblos puede integrarse paso por paso el proble-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

44 PETER HÄBERLE

ma de la verdad42 con el fin de abrigar aspiraciones


reales de ser veraz.

II. EL PROBLEMA DE LA VERDAD EN EL ESPEJO


DE LOS TEXTOS CLÁSICOS PROVENIENTES
DE LA CIENCIA Y EL ARTE (UNA SELECCIÓN)

1. V. Havel

Para examinar el extenso material en cuestión


comencemos con lo más actual. En nuestros días,
la pregunta sobre la verdad se ha “personificado”
literalmente hablando en la vida de un hombre: en
V. Havel, el cual fue electo primer presidente de la
República Federal Checoslovaca, y, en 1992, de
la República Checa. El ha suministrado ideas cru-
ciales —en consonancia con la tradición de la filo-
sofía checa— que ha llevado a la práctica política.
De tal manera que podemos decir que ahora el pro-

42
La guerra en la ex Yugoeslavia nos deja una enseñanza dolorosa,
a saber que la primera víctima de guerra es la verdad misma, como lo
muestran los informes de guerra por parte de todos los participantes en
la misma (comparar las declaraciones del arzobispo croata en Sagredo
Kuhraric, que respecto a Serbia y durante la guerra dijo que la mentira
busca la forma de aplastar la verdad [FAZ, 13 de septiembre de 1991,
S. 2]). De cualquier forma, dice el artículo 20, párrafo 1 del pacto in-
ternacional sobre derechos civiles políticos del 19 de diciembre de
1966: “toda propaganda de guerra será prohibida por la ley”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 45

blema de la verdad es auténticamente un tema


constitucional y no sólo es tratado teoréticamente
en forma “platónica”. A más tardar, a partir de Ha-
vel, o sea desde el cambio político en Europa
oriental (1989), lo que significó el paso de Estados
totalitarios a Estados constitucionales, tiene que
confrontarse la doctrina del Estado constitucional
con el problema de la verdad y a introducir en el
texto escrito algunos de sus aspectos más relevan-
tes —sirva de ejemplo la prohibición expresada en
la cláusula anti ideológica de las Constituciones de
Europa del Este (cfr. infra Incursus II)—.
En particular, tómense estas citas directas de al-
gunos textos, en vía de convertirse en clásicos,43 de
la obra de Havel:

Lo que nunca pierde vigencia e importancia es el


principio que dice que el ciudadano debe asumir
su parte de responsabilidad en el destino de la so-
ciedad entera y comportarse siempre conforme al
espíritu de este principio: dar voz a la verdad, dar-
la a conocer a todos los demás sobre todo a los
que detentan el poder, exigir de éste el respetar la

43
Sobre este problema, véase Häberle, P., Klassikertexte im Verfas-
sungsleben, 1981.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

46 PETER HÄBERLE

verdad y crear con todos un espacio para que ten-


gan lugar discusiones democráticas públicas.44
El poder incurre en la falsedad, porque es prisio-
nero de algunas mentiras. El poder falsea el pasa-
do, el presente y el futuro… El poder falsea datos
estadísticos. El poder disimula el respeto a los de-
rechos humanos. El poder disimula no perseguir a
nadie. El poder disimula no tener miedo de nada.
El poder disimula que no disimula nada… La cri-
sis más profunda de la identidad humana que in-
duce y posibilita a vivir en la mentira, tiene sin du-
da su dimensión moral… La vida “conforme a la
verdad”, entendida como rebelión de los hombres
en contra de aquello que se les impone, represen-
ta en contraposición un intento para tomar en pro-
pias manos la responsabilidad de uno mismo…
Porque la vida “conforme a la verdad” en los siste-
mas post totalitarios se ha convertido en el alimen-
to principal de cada una de las opciones políticas,
es necesario que éstas representen a todas de ma-
nera obligada. Las reflexiones sobre el carácter y
perspectivas de esta forma de política, así como su
dimensión moral, deben ser promovidos como si
se tratara del fenómeno político entero (1989).45

44
Ci tado se gún Ra ma dan, O., Vá clav Ha vel, Ein Prträt, 1991,
p. 74.
45
Havel, V., Versuch in der Wahrheit zu leben, 1989, pp. 18, 33 y s.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 47

La verdad se abre paso venciendo conflictos. Vida


“conforme a la verdad” no significa alcanzar con-
diciones ideales de vida. La verdad exige un pro-
ceso continuo de búsqueda por parte nuestra
(1990).46

No es posible presentar de una manera más su-


cinta y plástica el rostro del Estado totalitario, y es
innegable que el impulso de las palabras de Havel
a la verdad y al deseo de vivir conforme a la ver-
dad dotó a ambos de “alas”.47
Estas ideas de Havel irradian a partir de ahora
luz en toda Europa. Han aparecido artículos sobre
él titulados: “siempre es mejor decir la verdad”.48
El anterior presidente alemán Richard von

46
Citado según Ramadan, op. cit., p. 66. Véase la agrupación de
discursos de Havel, Angst vor der Freiheit, 1990, pp. 79 y ss.: “elegir
la verdad y la esperanza”: Del mismo autor, Versuch, in der Wahrheit
zu leben, 1989, p. 28: “La ‘vida en la verdad’ en un sistema pos-totali-
tario no tiene únicamente una presencia en la dimensión existencial…
tiene además una dimensión política”.
47
Cuando Havel era aún presidente de Checoslovaquia, respondió
a la pregunta sobre la expulsión de los alemanes del sur de su país des-
pués de 1945: “uno no encontrará la verdad de la historia, cuando se
persiga exclusivamente consecuencias legales. La mayoría de las in-
justicias en la historia no son posibles de reparación alguna”. Havel re-
chazó anular el decreto del presidente checoslovaco de la posguerra
Benes. La anulación del decreto sería “una nueva injusticia” (citado
conforme al FAZ del 6 de marzo de 1992).
48
Del mismo nombre, J. G. Reißmüller, suplemento periodístico
del FAZ del 3 de abril de 1993.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

48 PETER HÄBERLE

Weizsäcker también veía en Havel —distinguido


por cierto con el premio Theodor Heuss en 1993—
el ejemplo viviente del hombre comprometido con
la ética y la verdad. Tal vez por eso él no estaba
obligado a encontrar su lugar en la democracia y
podía permanecer en la oposición.49 Claro que por
eso ha sido denostado como un idealista de la ver-
dad.50 Havel inspiró al presidente alemán a decir lo
siguiente frente al parlamento:51 “Frecuentemente
es doloroso hacer memoria siendo fieles a la ver-
dad, pero sólo cuando uno se atiene a la verdad tie-
ne claridad sobre uno mismo y sobre los demás”.
La recepción en la historia de las ideas de Havel
han tomado su curso en su mejor momento. Ellas
pueden —y deben— revestir un “carácter cosmo-
polita” en la doctrina del derecho comparado.

2. Otros textos clásicos

Un examen de los textos clásicos en relación al


problema de la verdad sólo podrá ser realizado de

49
Citado según el FAZ del 26 de abril de 1993, p. 5.
50
Wild, Dieter, “Havels Märchen”, Spiegel-Essay, Der Spie gel,
n. 30, 20 de julio de 1992, p. 140.
51
Citado conforme al FAZ del 9 de octubre de 1991, p. 1. Al igual
puede verse el informe de B. Kohler (FAZ, 15 de noviembre de 1994,
p. 3): la mucha o poca riqueza son más importantes para los checos
que la “vida en verdad”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 49

manera superficial y fragmentaria, tomando algu-


nos cuantos párrafos. La abundancia de lugares re-
levantes para el tema, superan la capacidad de
cualquier estudioso del tema.52 No obstante, el si-
guiente análisis pretende —a modo de contrapeso
por lo que se refiere a forma, génesis y conteni-
do— documentar el interés por el problema de la

52
Del mismo modo puede, por ejemplo, remitirse a la verdad del
pensamiento dentro de la tradición filosófica de oriente (budismo).
Comparar: Benares, sermones en el zoológico, las cuatro verdades (por
ejemplo, la “noble verdad sobre el sufrimiento” o la verdad sobre la
“superación del sufrimiento”). Citado según Helferrich, C., Geschichte
der Philosophie, 2a. ed., 1992, p. 500. El Corán se presenta como una
mina de oro de la verdad: “disfraza de ningún modo la mentira como
una verdad y no veles la verdad a vuestro conocimiento”. O 2/142:
“La verdad procede de tu señor, no seas por esto escéptico”. El Libro
es colocado al mismo nivel de la verdad (2/209). Se trata del “enviado
con la verdad del Señor” (4/168, véase 5/86, 7/41). Alá es considerado
el revelador de la verdad: “Su palabra es la verdad” (6/73 y comparar:
8/7). Sobre el juicio divino se profetiza en el Islam: “y el peso se incli-
nará del lado de la verdad” (7/7). Frecuentemente se encuentra la fór-
mula “la verdad del señor tu Dios” (10/94 y 108, 11/20). Quien
inventa una mentira contra Alá, él es un pecador (11/21). También se
interpreta el vínculo entre Alá y la verdad como “el más justo de los
jueces” (11/47). También se toca la relación entre verdad y veracidad
(15/64) como la referencia a “aquel del elevado discurso sobre la ver-
dad” (19/51). Siempre se habla de la mentira y de los mentirosos
(21/18), o cuando se le compara con la verdad (22/6, 23/117): “Alá, el
rey, la verdad”, 59/11: Alá como testigo contra los mentirosos. Sobre
el Corán se dice que es el libro “que manifiesta la verdad” (23/64, tam-
bién 35/28). Se habla de la “locura que no sirve de nada contra la ver-
dad” (53/29).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

50 PETER HÄBERLE

verdad en las ciencias y artes de los diversos


tiempos.
Aquí algunas pruebas: testimonios antiguos so-
bre el problema de la verdad se encuentran en la re-
ligión y teología.53 Sirva de botón de muestra el
mandamiento del Antiguo Testamento: “No testifi-
car en falso contra el prójimo”, o el salmo 119, 43:
“¡No quites de mi boca la palabra de la verdad,
porque espero tu juicio!”, o “(Señor) tu justicia es
justicia eterna, tu ley es la verdad” (salmo 119, 42);
en el libro de los Proverbios 12, versículo 17-19 se
encuentra la afirmación: “aquel que diga la verdad
dice lo que es justo; el falso testigo engaña… Una
boca que dice la verdad, permanece eternamente,
más una lengua mendaz no dura ni un instante”, o
en Juan 8, 32 se dice: “entonces habrán de recono-
cer la verdad y la verdad os hará libres”.

53
La teología trata desde el principio el problema de la verdad. Un
ejemplo son las afirmaciones del padre de la iglesia Amfiloquio, quien
en el cuarto siglo dijo: “el camino de la verdad es estrecho, una vereda
angosta, empinada de ambos lados. Si resbalas, te estrellarás en el fon-
do abismal del error”. Correspondientemente inexorable fue la iglesia
con los herejes (véase Beck, H. G., Vom Umgang mit Ketzer, 1993).
Los medios de la Inquisición son conocidos. Lejos el camino hasta el
cardenal Ratzinger, Wahrheit, Werte und Macht. Prüfstein der plura-
listischen Gesellschaft, 1993, según el cual la conciencia y el papa es-
tán obligados a la verdad. Antes, el libro de Balthazar, Hans Urs von,
Die Wahrheit ist symphonisch, Aspekte der christlichen Pluralismus,
1972.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 51

Es de recordar también la pregunta de Pilatos:


(Juan 18, 37 f.): “¿qué es la verdad?”.54 Junto a es-
to sea de mencionar —San Agustín—55 la concep-
ción de la verdad de Anselmo de Canterbury
(1033-1109). En su Diálogo sobre la verdad se
distinguen tres niveles de verdad: las verdades eter-
nas en Dios (las ideas), la verdad de las cosas, que
descansa en la correspondencia con la verdad divi-
na, y la verdad del pensamiento y las afirmaciones
que debe corresponder a la verdad de las cosas.56
Lo que se puede resumir de la siguiente forma: ve-
ritas est rectitudo mente sola perceptibilis (verdad

54
El Evangelio de San Juan, concebido sobre todo para evangelizar
a las comunidades helenas, contiene muchas afirmaciones sobre la ver-
dad de Jesucristo, por ejemplo: “Jesús dijo: Yo soy el camino, la
verdad y la vida: nadie llega al Padre sino por mí” (Juan, 14, 6), o
“Santificados sean en la verdad; tu palabra es la verdad” (Juan 17, 17).
Compara con Aristóteles, Ética Nicomaquea, Libro 1, 10-12, dtv/Arte-
mis, 1991, p. 118: “Con la verdad concuerdan todas las cosas. En con-
traposición, con el error no coincide ninguna”.
55
San Agustín dice: “No busques fuera de ti. Vuelve en ti, porque
en el interior del hombre habita la verdad” (De vera religione, capítulo
39, n. 72. Citado según Hirschberger, J., Geschichte der Philosophie,
t. 1, Altertum und Mittelalter, 12a. ed., 1981, p. 851). Sobre el proble-
ma del poder es de mencionar: Fögen, M. T., Die Enteignung der
Wahrsager, Studien zur kaiserlichen Wissensmonopol in der Spätanti-
ke, 1993.
56
Sobre esto dtv Atlas de Philosophie, 1991, hrsg. Von P. Kunz-
mann, P. F. Burkard u. a., 1991, p. 73. Johannes Duns Scotus (citado
en Hirschberger, J., Geschichte der Philosophie, t. 1, Altertum und
Mittelalter, 12a. ed., 1981, p. 54): “Verdad es aquello que está de
acuerdo con la proporción”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

52 PETER HÄBERLE

es la conceptualización mental de lo correcto). No


menos famosa es la definición de la verdad por To-
más de Aquino (Suma Theologia I, 16, 1): veritas
est adaequatio rei et intellectus (verdad es la co-
rrespondencia entre cosa y entendimiento).57
Demos un gran salto para presentar ahora una
teoría completamente distinta, suscribible a uno de
los representantes del pragmatismo; se trata de Wi-
lliam James (1842-1910).58 El criterio de la verdad
—según esta teoría— se determina por medio de su
efectividad en la práctica y se acredita por medio

57
Kunzmann u. a., op. cit., nota anterior, p. 83. Como “filósofo de
la verdad” se presenta también B. Spinoza. En su Tractatus teheologi-
co-politicus de 1670, citado conforme a su Opera, Werke, 1979, t. 1,
pp. 1 y ss., se encuentra como punto culminante de la obra el capítulo:
“Se mostrará que en un Estado libre tiene cualquiera permitido pensar
lo que quiera y decir lo que piensa” (pp. 601 ff.) Spinoza califica de
injusto, cuando “la máxima autoridad… determina lo que se debe
aceptar como verdad y rechazar como error” (p. 601). Y arriesga la si-
guiente afirmación: “el fin del Estado es verdaderamente la libertad”
(p. 605) o también: la verdad es “la fuente de la amistad y mansedum-
bre” (p. 619). En otros lugares trata sobre “las verdades eternas” que
“nadie debe ignorar” (p. 473). Otras páginas de su obra completa con-
tienen ideas clásicas sobre el problema de la verdad como el volumen
2, op. cit., 1978, p. 33: “verdad de la naturaleza” (que “la verdad se
muestra a sí misma”), p. 229: “la representación verdadera es la ade-
cuada a la expresión de Dios en el espíritu del hombre”. También en
sus “Lehrsätze” opera con su concepción de la verdad (pp. 391, 405).
Sobre Spinoza puede consultarse el libro de Yorel, Y., Spinoza: das
Abenteur der Immanenz, 1994.
58
Citado conforme a Kunzmann u. a., op. cit., p. 173; James, W.,
Das pluralistische Universum (1910), dt. 1994.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 53

de su repetido éxito y utilidad. Lo que también


puede expresarse de la siguiente manera: cómo lle-
ga el individuo a una manipulación satisfactoria de
su entorno.59
Se dice que Martín Lutero exclamó: “quiero de-
cir la verdad y eso es exactamente lo que debo ha-
cer así me cueste veinte veces la cabeza”. Con esto
se recuerda la doctrina de la reformación que asien-
ta a las Escrituras como única fuente de la verdad
cristiana (sola scriptura), lo que iba en contra del
catolicismo, como también de la filosofía raciona-
lista. El movimiento de reformación checo de Jan
Hus propuso tiempo antes, en el siglo XV, el pro-
blema de la verdad como la cuestión central. Y lo
hizo a la manera de la antigua locución: “la verdad
vence sobre todas las cosas”. Y esta tradición tuvo
efecto siglos más tarde en el periodo previo a la re-
volución de la primavera de Praga (1968) en forma
de la tesis de Jan Patoècka de 1965: “de todas las
preguntas filosóficas, la más significativa ha sido
la cuestión sobre la verdad. Y exactamente en este
sentido hemos realizado nuestra contribución más

59
Sobre el concepto de “verdad” y de “teoría de la verdad”, véase a
Mü ller, Max y Nal der, A., Phi lo sop hies ches Wörter buch, 1988,
pp. 337 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

54 PETER HÄBERLE

significativa”.60 Dentro de esa corriente se encuen-


tra V. Havel,61 testigo de los tiempos en cuestiones
relacionadas con la verdad y continuador del impe-
rativo asentado por J. Hus: “defiende la verdad
hasta la muerte”. Además de las palabras de T. G.
Masaryk: “la verdad vencerá”. Desde luego que re-
cordamos la popular solución del problema de la
verdad del “valiente soldado Schwejk”.
En los albores de la historiografía se presenta el
problema de la verdad en la obra de Tucídides (na-
cido en 460 a. C.), quien dice en su capítulo meto-
dológico sobre la historia de las Guerras del Pelo-
poneso (1, 22): “Cuesta mucho trabajo encontrar la
verdad, porque los testigos oculares no coinciden
en sus testimonios sobre uno y el mismo hecho.
Cada cual se expresa como se inclina su simpatía
hacia este o aquel partido o se lo permite su memo-

60
Citado conforme a Hejdanek, L., Europa in der künftigen Welt
und die Wahrheitsfrage, MS eines vortrags auf dem II. International
Kongreß “Cultura Europaea” el 31 de octubre de 1992 en Pamplona.
Del mismo autor, Wahrheit und Widerstand, Prager Briefe, 1988; Pa-
toèka, Jaen, Schriften zur tschechischen Kultur und Geschichte, 1992.
Sobre Jan Patoèka, véase a Hejdanek, L., “Néant et responsabilité”,
Profils de Jan Patoèka, Bruselas, 1992, pp. 165 y ss.
61
Sobre lo mismo véase la cita 42.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 55

ria. La ausencia de fábulas en mi exposición pare-


cerá al auditorio poco atractivo”.62
Precisamente las religiones tienen serios proble-
mas con la cuestión de la verdad. En el caso de Ga-
lileo Galilei (1633) se presentó la controversia so-
bre la verdad en las ciencias naturales. Desde
entonces, se ha trasladado paso a paso la compe-
tencia de la verdad sobre el saber del aquí y ahora,
en contraposición con el saber sobre el más allá, a
la ciencia secular. La verdad de la fe pierde cons-
tantemente terreno. Recientemente, en nuestros
días, fue rehabilitado Galileo por la iglesia católica.
El papa Juan Pablo II dijo al respecto en 1992: “Un
trágico malentendido por ambas partes que fue in-
terpretado como reflejo de la contradicción exis-
tente entre la fe y la ciencia”.63
Al mismo tiempo recordamos en lo afirmado por
Vico: Verum et factum convertuntur (de antiquísi-
ma sabiduría italiana, 1710).64 Hasta ahora conti-

62
El postulado de verdad irradia desde el arte antiguo de la retóri-
ca; de esta misma forma exigía el maestro de retórica Isócrates (del
436 al 338 antes de Cristo) simplicidad, claridad y corrección al hablar
que incluso sobrevivió hasta la cultura oratoria de un O. von Bismarck
o W. Churchill.
63
Citado según el FAZ del 2 de noviembre de 1992, p. 10, véase
también el FAZ del 2 de noviembre de 1992, p. 33.
64
Sobre G. Vico dentro del contexto del problema de la verdad,
Gadamer, H. G., Wahrheit und Methode, 4a. ed., 1975, pp. 6 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

56 PETER HÄBERLE

núa la separación entre las verdades de la fe y de la


ciencia. Existe el concepto de “verdades de fe”
(véase Excursus I), que se encuentran en retirada
en este nuestro mundo impregnado por la concep-
ción de la verdad en las ciencias naturales y socia-
les. El movimiento para la integración del Islam,
actualmente en avanzada, asienta que ellos susten-
tan la única y total verdad. Mientras que otras for-
mas de concebir la religión tienden a adherirse a la
parábola de Lessing (en Nathan el sabio) con el fin
de abrir espacios para otras formas de concepción
religiosa. ¿Puede ser la verdad el resultado de pero-
ratas sin fin? ¿Se encuentra sometida la verdad a
criterios de mayoría? ¿Detentan la mayoría forzo-
samente la verdad?
En el portal de ingreso a la más antigua univer-
sidad del norte de Europa, a saber la Universidad
de Rostock fundada en 1419, se puede leer: multi-
plex doctrina, veritas una. Y más antigua que esta
sentencia es la doctrina adjudicada a los averroistas
sobre la “doble verdad” (duplex veritas): hay una
sola verdad de la Iglesia y la religión y junto a ésta
hay otra verdad de la filosofía y de la ciencia.65 En

65
Sobre Averroes, o sea el filósofo medieval, Ibn Ruschd
(1126-1198) en contexto del problema de la verdad: Rödig, J., Ein-
führng in eine analytische Rechtslehre, hrsg. Von H. Kindermann,
1986, pp. 117 y s.; del mismo autor, Die Theorie des gerichtlichen er-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 57

Montaigne, leemos:66 “Qué tipo de verdad es ésa


que vale de este lado de los cerros, pero que allen-
de de los mismos es considerada como una men-
tira”.
Muy citado es también el escepticismo de Blaise
Pascal: “A tres grados de distancia del polo, la ju-
risprudencia entera se invierte. Un meridiano deci-
de qué es la verdad, un par de años sobre la propie-
dad. La Constitución cambia. El derecho tiene su
época. Chistosa justicia que cambia después de pa-
sar un río u opera dentro de los límites geográficos
marcados por las montañas: verdad de este lado de
los Pirineos, falsedad del otro lado”.
Con esto nos hallamos en medio del “eterno”
problema de la verdad de la historia de la filosofía.
I. Kant es el clásico autor para el Estado consti-
tucional que sostiene la estricta prohibición de
mentir. Para él no hay caso alguno imaginable en
donde la mentira (incluso mentir por necesidad)

kenntnisverfahren, 1973, pp. 156 y ss. Comparar con Lerch, W. G.,


“Aufklärung im Mittelalter?”, FAZ, 27 de noviembre de 1991, S. N 3.
Véase también Alhazen, citado conforme a Helfrich, C., Geschichte
der Philosophie, 1985, p. 69: “la verdad se busca en razón de sí mis-
ma… con esto no se quiere decir que se encuentre en el camino correc-
to todo aquel que esté en la búsqueda de la verdad en los libros
antiguos sino aquel que posea la capacidad de dudar y reflexione sobre
las afirmaciones del pasado”.
66
Citado conforme a Radbruch, G., Kleines Rechts, Brevier, 1962,
p. 54.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

58 PETER HÄBERLE

tenga disculpa.67 Para Kant es un “imperativo de la


razón, sin condición ni vinculado a conveniencia
alguna, sagrado: Ser veraz (honesto) en toda toma
de decisión”.68 Kant considera al hombre mendaz
como indigno e ímprobo.69 “Él lacera la dignidad
humana completa en su propia persona”,70 porque
la mentira contraviene a la dignidad innata del
hombre.71 La mentira significa el “desechar y des-
truir la dignidad humana”.72 Como no deseamos
aceptar la sabiduría popular que dice “la mentira
tiene piernas cortas”, precisamos de esa humanidad

67
Comparar con Kant, Akademieausgabe, t. 9 (1923), p. 490.
68
Ibidem, t. 8, p. 427. Del mismo autor, “Über ein vermeintliches
Recht aus Menschlicheliebe zu lügen”, Werke, hrsg. Von W. Weische-
del, t. IV (1963), pp. 637 (639).
69
Kant, op. cit., t. 6 (1914), p. 403; Kant, op. cit., t. 8 (1923),
p. 426.
70
Kant, op. cit., t. 6, p. 429.
71
Ibidem, p. 420.
72
Ibidem, p. 429. Immanuel Kant ha insistido en que la obligación
formal de ser “veraz” vale para todos, sea que conlleve desventajas o
no. Sobre esto, G. Böhme, en Kemper, P. (hsrg.), Opfer der Macht,
Müssen Politiker ehrlich sein?, 1993, pp. 81 y ss. Weitere Beleste-
llen zur “Wahrheit” bei Kant, “Kritik der reinen Vernunft”, en Kant
gesammte Schriften, hrsg. Von der Königlich Preußlichen Akademie
der Wissenschaft, Berlín, 1911, t. 4, p. 52: “verdad… es la coinciden-
cia entre conocimiento y objeto”. Del mismo autor: “de esto se sigue
que tanto error como la desviación de la verdad sólo afecta al juicio”
(citado con for me a Fis cher, M., Wahr heit und Wahr heits grad,
1984, p. 88).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 59

y dignidad del hombre para poder establecer el


vínculo entre el ethos y pathos.
Sobre la cuestión de la verdad, encontramos en
G. W. F. Hegel73 algo apropiado: “la verdad no es
moneda en curso; acuñada de una vez por todas pa-
ra poder ser portada”. También del mismo Hegel
procede la siguiente afirmación dialéctica: “el todo
es lo verdadero”.74 El “racionalismo crítico”75 de
K. R. Popper guarda una sentencia acerca del pro-
blema de la verdad. Popper se encuentra en la antí-
poda de Hegel y entiende la actividad científica co-
mo un proceso sin fin en donde se desarrollan
hipótesis para mejorarse indefinidamente vía “fal-
seación”. Popper considera que la hipótesis, que

73
Hegel, G. W. F., Phänomenologie des Geistes (1807), Berlín,
Ullstein Verlag, 1979, p. 37.
74
Hegel, G. W. F., Vorrede. Comparar también Adorno, T. W.,
Anna´hrung an Beethoven, FR del 11 de septiembre de 1993, S. ZB 2:
“la música de Beethoven es la verdad misma”, 1970, p. 251: “verdad
es arte en tanto la escisión persiste y apunta a su irreconciliación”.
75
Popper, K., Die offene Gesellschaft und ihre Feinde, 7a. ed.,
1992. Del mismo autor, Auf der Siche nach einer besseren Welt, 1984.
Por último, del mismo autor, Alles Leben ist Problemlösen, 1994, pp.
39 y s.: “Bajo las ideas regulativas que dominan en la discusión de teo-
rías enfrentadas son especialmente tres ideas de una gran significa-
ción: primero la idea de verdad, segundo la idea de estructura lógica y
empírica de una teoría y tercero la estructura de la teoría de verdad y el
acercamiento a la verdad”. De igual forma, en la página 116: “Ciencia
es búsqueda de la verdad. Pero verdad no es verdad definitiva”. Final-
mente: Popper, Kart, Vermutungen und Widerlegungen, Das Wach-
stum der Wissenschaftlichen Erkenntnis, Teilband I, 1994.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

60 PETER HÄBERLE

por más largo tiempo no resulte ser falseada, pre-


senta un “mayor acercamiento a la verdad”; en
contraposición con aquella que es falseada o que
sólo bajo determinadas condiciones puede seguir
siendo sostenida.76 De esta manera, se convierte el
error y su corrección en un medio para acceder al
conocimiento. La falseación es el motor del desa-
rrollo científico. Una tematización reciente por par-
te de los filósofos se encuentra en el escrito conme-
morativo de J. Habermas.77
En materia del problema clásico de la verdad, ha
dominado en Alemania la concepción científica de

76
El punto de partida de Popper es la capacidad de error de cual-
quier esfuerzo de encontrar la verdad. Por eso se ha llamado a Popper
el partisano de la verdad. Véase Patzig, G., Zurück zu den Tatsachen;
sobre la muerte de Karl Raimund Popper, FAZ, 19 de septiembre de
1994, p. 35. Véase las objeciones contra Popper: Kuhn, T., Die Struk-
tur der wissenschaftlicher Revolutionen, 1962.
77
Habermas, J., Wahrheitstheorie, FS W. Schulz, hrsg. Von H.
Fahrenbach, 1973, pp. 211 y ss. Anterior: Heidegger, M., Vom Wesen
der Wahrheit, 1967 (por ejemplo, p. 6: “Das Wahre ist das Wirkliche”,
p. 12: “Das Wesen der Wahrheit ist die Freiheit”); Wahrheits-Texte bei
M. Heidegger han sido enlistados en: Fieck, H. y Ziegler, S., Index zu
Heidegger “Sein und Zeit”, 4a. ed., 1991, pp. 104 y ss.; además, Jas-
pers, K., Von der Wahrheit, 1958. Ya en el tema de los escritos se re-
conoce la continuidad del tema “eterno” sobre la verdad. Sobre K.
Jaspers: Stegmüller, W., Hauptströmungen der Gegenwartsphilosop-
hie, 6a. ed., 1978, t. I, pp. 222 y ss.: “Die Gestalten der Wahrheit”;
Husserl, E., Logischen Untersuchungen, t. 1913, p. 190: “Wahrheit ist
eine Idee, deen Einzelfall in evidenten Urteil aktuelles ist”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 61

W. von Humboldt.78 Un testimonio de esto es el


texto de G. Radbruch:79 “la ciencia no es la verdad
pura, aunque tampoco se le puede definir como al-
go completamente distinto a ella. Algunas veces es
trabajo exitoso y otras infructuoso, pero siempre al
servicio de la verdad” (1919). En contraposición a
esto, se encuentra el “Ministerio de la Verdad”,
concebido por G. Orwells (responsable de la pro-
paganda mentirosa), que es una utopía perniciosa
que desafía permanentemente al Estado constitu-
cional.80 La triada humanista “belleza, bondad, ver-
dad”, utilizada como divisa por muchas universida-
des y que recuerda a los objetivos educativos de las
Constituciones estatales alemanas, es hallada re-
cientemente a manera de lema en los lugares me-
nos esperados: se encuentra en la Carta fundadora
de la “Academia Mundial de la Cultura”81 parisina de
François Mitterrand.
Puede preguntarse si no se encuentra en contra-
dicción con lo dicho hasta ahora la frase de que ha-
cia frecuentemente uso el premio Nobel Konrad

78
Comparar: BVerfGE 35, 79 (113).
79
Radbruch, G., Aphorismen zur Rechtsweisheit, hrsg. Von A.
Kaufmann, 1993, p. 109.
80
Sobre semejantes utopías, mi artículo: “Utopien als Literaturgat-
tung des Verfassungsstaates”, 1992, pp. 673 y ss.
81
Citado conforme al FAZ del 3 de febrero de 1993.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

62 PETER HÄBERLE

Lorenz: en la ciencia la verdad del presente puede


ser el error del mañana.82
Por lo que toca al presente, tenemos en P. K. Fe-
yerabend (“Anything goes”) a un filósofo que re-
vela las pretensiones rivales por la verdad como
una condena de los intereses de la verdad. Él inter-
preta esas pretensiones como intentos de imponer
una forma de dominio a los hombres.83 La filosofía
de la religión de A. Schopenhauer inspiró reciente-
mente a A. Schmith para escribir su libro La menti-
ra ataviada como verdad (1986), basada en la tesis
de Schopenhauer sobre verdad religiosa que sólo se
presenta en sentido figurado (sensu allegorico),
contrapuesta a la verdad filosófica que debe aspirar
a la verdad sensu propio.
El escepticismo de Friedrich Nietzsche con res-
pecto al problema de la verdad es por demás cono-
cido (“Sobre la verdad y la mentira en sentido ex-
tra-moral”), especialmente sea considerado bon
mot lo siguiente: “la verdad es un tipo de error sin

82
Una antología “Die Wissenschaften und die Wahrheit” (hrsg.
von K. Ulmer, 1966), variiert die Fragestellung, por ejemplo, unter Ti-
teln wie “Wahrheit in der Mathematik”, “Wahrheit in der Gesichtswis-
senschaft”, “Wahrheit und Recht” (E. Fechner), “Die Wahrheit in der
Theologie” (h. Diem).
83
Feyerabend, P. K., Wider den Methodenzwang, Skisse einer
anarkischen Erkenntnistheorie, 1976; id., Erkenntnis für die freien
Menschen, 1979; id., Irrwege der Vernunft, 1989.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 63

la cual una determinada especie viviente no puede


sobrevivir”.84
De la abundancia de las distintas y contrarias
concepciones o teorías filosóficas de la verdad ex-
pondremos sólo una de ellas: la teoría de la corres-
pondencia, la cual postula85 que “una aseveración
es verdadera si, y sólo si... es el caso que corres-
ponde con un hecho o a un determinado suceso da-
do”. “Juicio o aseveración” son enfrentados al lla-
mado mundo natural o realidad que no puede ser
de manera alguna “producto” del hombre.86 Según
la “teoría de la coherencia”, una aseveración es
verdadera “si, y sólo si, forma parte de un sistema
de aseveraciones interdependientes y libres de con-

84
F. Nietzsche, citado conforme a Hoffmeister, J. (Hsrg.), Wörter-
buch der philosophieschen Begriffe, 2a. ed., 1955, p. 658. Irónicamen-
te escribió Óscar Wilde: “Si uno dice la verdad, será uno sorprendido
tarde o temprano”.
85
Sobre esto, Stawson, P. F., Análisis y metafísica, 1994, pp. 73,
112.
86
Sobre esto Searle, J. R., Rationalität und Realismus oder Was
auf dem Spiel steht, Merkur 48. Jg. 1994, pp. 377 y ss., en Kritik an R.
Rorty und dessen gefählicher These, daß Wahrheit nicht wie ein frem-
des Land “entdeckt”, sondern von Menschen “gemacht” werde. Sobre
el juego de confusiones entre encontrar e inventar (finden und erfin-
den) la verdad. Safranski, R., Wie viel Wahrheit braucht der Mensch?,
1993, pp. 193, 195. Sobre él tratará la parte III, cita 168.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

64 PETER HÄBERLE

tradicción”. La teoría de la verdad por consenso


tiene en J. Habermas su mayor representante.87
Recientemente, R. Safranski ha votado por una
concepción de la verdad fundamentalmente antro-
pológica y orientada a la libertad.88 Él plantea la
pregunta sobre la verdad con ciertos visos existen-
ciales: ¿cuánta verdad requiere el hombre? Des-
pués de una descripción del “aventurado recorrido
por la verdad”, a través de Rousseau, Kleist,
Nietzsche, el Arte de vivir asume que hay que vivir
sin ninguna garantía de verdad. “La verdad nos ha-
rá libres”, ya no tiene validez; antes bien hay que
decir: “la verdad nos hará veraces”.89 Uno encuen-
tra en sí mismo una “fuerza constructora de la ver-
dad”. Y el descubrimiento de la libertad inaugura
la inquietante perspectiva de la “verdad relativa”.
Si se toma la filosofía clásica de la verdad, como
es la ontológica, o la del idealismo alemán de un
Schelling, Fichte o Hegel90 —que por lo menos en
el último se dirige contra el “dualismo kantiano
que establece una división del concepto de la ver-
dad”—, entonces parece que el jurista constitucio-
nal puede examinar su problema de la verdad en

87
Comparar con J. Habermas, parte I, cita 7, y parte II, cita 77.
88
Safranski, R., op. cit., 1993.
89
Ibidem, p. 198.
90
Sobre esto véase ibidem, p. 123.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 65

todas direcciones posibles con el simple objeto de


deshacerse de él y perder toda esperanza de resol-
verlo alguna vez. Sin embargo, preserva el examen
de la jurisprudencia, a la vez que el de la doctrina
constitucional, su condición de ciencia y praxis.
En otra discusión de principios, como puede ser
sobre la dignidad humana, la libertad, la igualdad y
la justicia, debe —y puede— buscar el jurista su
propia solución al problema de la verdad, indepen-
dientemente de lo vasto que sea el “campo de la ri-
validad” teórica, integrando frecuentemente distin-
tos elementos teóricos y dominado por un afán de
compromiso pragmático.91 Sobre esto se tratara en
extenso más adelante.

3. Poetas, pintores, músicos

Por último, aventuremos un vistazo a los poetas


y a algunos artistas. Un clásico permanece por
siempre, G. E. Lessing: “es sabido que a través de
ninguna controversia se constituye la verdad. Sin
embargo, la verdad gana cada controversia. Y la
controversia ha alimentado el espíritu de la demos-

91
Sobre esto mi colaboración, por ejemplo: VVDStRL 39 (1981),
pp. 202 y s. (Diskution); “Die Menschenwürde als Grundlage der
staatlichen Gemeinschaft”, HdBStR, t. I (1987), p. 815 (pp. 837 y s.).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

66 PETER HÄBERLE

tración, a tener presión sobre prejuicios y juicios


sustentados en apariencias; dicho rápidamente: ha
evitado que la maquillada no-verdad se apropie del
lugar de la verdad”.92
A Hugo von Hofmannstahl se debe el poema “El
retozo de la plebe” (1890), que tiene estos versos
concluyentes: “deja a la plebe retozar en los calle-
jones: frases, embriaguez, mentiras, apariencia/,
ellos desaparecen, palidecen, pero la hermosa ver-
dad vive sola”.93 A Hidesheimer se debe el afortu-
nado título: “El arte sirve a la invención de la ver-
dad” (1955) en su discurso de agradecimiento por

92
“Wie die Alten den Tod gebildet” (Eine Untersuchung, Vorrede,
p. 5, Zeilen 25 y ss., Berlín 1769, citado conforme a Ludwig Uhlig
(hrsg.), Reclam, Stuttgart, 1984). Véase G. E. Lessing: “cada cual dice
lo que le parece la verdad, u la verdad se recomienda a Dios mismo”.
Lessing: “Si Dios detenta en su mano derecha la verdad y en su iz-
quierda lo único que impulsa hacia la verdad, yo caería de hinojos y le
suplicaría: señor dame tu mano izquierda” (citado conforme a
Hirschberger, “Geschichte der Philosophie”, Neuzeit und Gegenwart,
11a. ed., 1981, t. 2, p. 264).
93
Muy conocida es también la expresión italiana “Verismo” prove-
niente de la industria del cine y como un estilo de “verdad” referido las
más de las veces a la liberación de Sicilia. Del problema de la verdad
se ha ocupado la poeta Ingeborg Bachmann quien en el ámbito jurista
le sigue los pasos Müller-Dietz, H., El poeta y la verdad, eine Remini-
zenz an I. Bachmanns Erzählung “Ein Wildermuth”, NJW, 1994, pp.
1921 y ss. Véase también a Hesse, Hermann, Schönen Mahspruch:
“Suche erkannte Wahrheiten zu verwirklichen. Nichts als Forderung
gegen dich selbst”. Además, Celan, P., Amtwende, 1977, p. 85: “Ein
Dröhnen: es ist/die Wahrheit selbst/unter die Menschen/getreten,/mit-
ten ins/Metapherngestöber”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 67

el mejor radio-drama titulado “La guerra de los cie-


gos”.
Pero también pintores se han comprometido con
el tema de la verdad. Es famosa la alegoría “La
verdad” (1903)94 de Ferdinand Holders. Motivado
por el proceso de alta traición contra A. Dreyfuß,
Holder muestra la figura de una mujer, envuelta en
una pálida luz, que llena de poder abre los brazos
para ahuyentar a la encarnación de la “corrupción
del Estado” vestida de negro. Recientemente, ha
recibido mucha atención el libro de J. Derrida “La
verdad en la pintura” (1992).
El pianista Alfred Brendel, conocido y celebra-
do en el mundo entero por sus interpretaciones de
W. A. Mozart y F. Schubert, es recordado por su

94
También en la pintura está presente el tema de la verdad. Pruebas
de ello se encuentran en Pleister, W. y Schild, W. (hrsg.), Recht und
Gerechtigkeit im Spiegel der europäischen Kunst, 1988. Comparar con
p. 27: “Kampf und die wahre Dike”, p. 33: “Das Totengericht in der in
der Halle der Wahrheits-und Gerechtigkeits-göttin Maat”, pp. 46 y s.
La desnudez de la justicia como prueba de la verdad (en un cuadro flo-
rentino), p. 78: “In des Sünders Traum (segunda mitad del siglo XIII)
defiende la verdad y justicia al hombre frente al demonio”. Véase tam-
bién la representacion de la veritas como una de las virtudes en “el
cuadro de la justicia” (por ejemplo, op. cit., pp. 107 y ss.). Asimismo,
la representación de la verdad en el cuadro de la “difamación de la
apelación” (op. cit., p. 173). El problema de la “falsificación de obras
de arte” (op. cit., pp. 237 y s.) plantea el problema de la verdad como
“autenticidad”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

68 PETER HÄBERLE

declaración en una entrevista:95 “me importan las


verdades, no la verdad”. Esas palabras le hicieron
sentir angustia y miedo, porque ellas se contrapo-
nen a la postura de los fundamentalistas del mun-
do. Y ciertamente guardamos en los oídos, ahora
como siempre, “la verdad” en música y texto de W.
A. Mozart y E. Schikaneder respectivamente.96

95
Comparar con Klein, H., “Harlekin mit Maske”, FAZ, 10 de oc-
tubre de 1992.
96
La referencia a La flauta mágica (I, 17) dice así: “Papageno: si
fuera un ratón ¡cómo me podría esconder! Si fuera un caracol, ¡me es-
cabulliría en mi concha! Mi niño, ¿qué vamos a decir? Pamina: ¡La
verdad! ¡la verdad! ¡Así fuera un delito! También Cosi fan tutte es al-
go lucrativo (segundo acto, sexta escena, de “La verdad de los textos”,
comparar con L. van Beethoven [“La florecilla favorable”, texto de G.
A. Bürger]): “entonces entenderías todo,/de lo que es capaz un milagro
favorable,/Y verías la luz de la verdad,/como en el medio día”, citado
conforme al texto de Fischer Dieskeau, D. (hrsg.), Texte deutscher Lie-
der, 2a. ed., 1969, p. 84: W. A. Mozart (“Ustedes que honran al crea-
dor del universo infinito”, texto de F. H. Ziegenhagen): “dense la
mano de la amistad eterna,/sería una locura, nunca verdad mientras us-
tedes a ello renuncien”, citado conforme a Fischer Dieskeau, op. cit.,
p. 158: Richard Strauß (de su “Creado y vuelto a la vida”, texto de J.
W. von Goethe): “Ciertamente con los huesos, miembros y cabeza/per-
manece él como media masa compacta,/hasta que finalmente Noah pa-
ra la gota/la verdad encuentra a el cojo”, citado conforme el texto de
Fischer Dieskeau, op. cit, p. 211: E. Krenek (del libro del mismo Rei-
sebuch aus den österreichischen Alpen: “y yo presiento desde la leja-
nía las luces italianas,/eterna verdad de la vida”, op. cit., p. 337) así
como L. van Beethoven (de la obra Sechs Lieder, en Gellert, C. F., Die
Libe des Nächsten, p. 357: “así dice alguien: ¡Yo amo a Dios!/pero
odia a su hermano, Ése se burla de la verdad divina,/y se desgarra ha-
cia el suelo”). En Luther Kirchenlied, M., “Del alto cielo” (1530) doce
en la estrofa número 12: “eso te a gustado/señalar la verdad para mí”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 69

En el canon clásico de la poesía alemana97 se en-


cuentra recurrentemente la cuestión de la verdad.
Aquí unos ejemplos:

“¡Retira, oh retira de mis ojos triste claridad esta


apariencia sangrienta!
Terrible es tu verdad, ser un depósito de la muer-
te”.
F. Schiller, Casandra

L. Uhland eleva el contrato social al nivel de lo


verdadero, ciertamente apoyado en la doctrina clá-
sica del contrato social o en su equivalente alemán
el Contrato de Tubingia de 1514:

“¡Contrato! Aquí de esta tierra partió también su


justo estatuto,

Y bien humorados, tomemos conocimiento bon mot de Woody Allen:


“Uno debe decir en el cine la verdad, pero ¡cuidado de que alguien se
entere!”.
97
Hay una enorme cantidad de textos sobre la verdad (aunque sólo
una pequeña parte de ellos han sido mencionados) que se encuentran
en Grimm, Jacob y Wilhelm, Deutsches Wörterbuch, 1922, t. 13, pp.
839-911. Para los hermanos Grimm, salta a la vista la multiplicidad de
sentidos que se le puede dar a la palabra “verdad”. El análisis aquí rea-
lizado de los pasajes poéticos se justifica porque muchos textos litera-
rios están más cerca de la verad jurídica que muchos tratados jurídicos.
Más pruebas sobre esto pueden verse en Häberle, P., Das Grundgesetz
der Literaten, 1983. Véase también a P. Schneider, “…ein einig Volk
von Brüdern”, 1987.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

70 PETER HÄBERLE

juntando con su santa cinta a los de ascendencia


popular con los de casa principesca,
si uno fue parido en palacio, que sea arrullado en
cuna principesca,
como señor se le ha prestado juramento, cuando el
contrato yace sellado.
Semejante costosa verdad iba entrelazada y no se-
rá superada”.
L. Uhland, El Contrato

En la obra de Schiller Arcadia se muestra el


vínculo entre libertad y verdad:

“La sentencia de muerte suena ante los muertos,


el mundo irónico fecundizado con déspotas,
el mentiroso te ha mandado sombras sobre la ver-
dad,
tú no serás más, cuando tu apariencia caduque”.
F. Schiller, Arcadia

Y F. Rückert versifica de la siguiente manera:

“Allí están los sabios,


que a través del error viajan a la verdad.
Los que persisten en el error,
Esos son los locos”.
F. Rückert

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 71

Así como:

Sí, algo sirve para el apaciguamiento de mi aflic-


ción

que proponiéndose un examen más detallado…
aquello que se presenta por verdad efectiva
en los sabios depósitos de ciertos poemas,
por el contrario en el poema montón de paja van
contigo reyesito también algunas verdades.

Y en in vino veritas:

La verdad está en el vino,


esto significa: en nuestros días debe estar uno bo-
rracho,
para tener ganas de decir la verdad.

T. Storm exhorta en su poema “Para mis hijos”:

¡No ocultes nunca la verdad!


Trae tristeza, no arrepentimiento
Sí, la verdad es una perla,
No se la des a los cerdos.

Nuevamente es F. Schiller, Idealismus, el cual lo


convierte en el “poeta de la verdad”. Sirva de ejem-
plo su poema “Ideal”:

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

72 PETER HÄBERLE

El amor con su dulce recompensa,


la suerte con su corona dorada,
la fama con su corona de estrellas,
la verdad brilla en el sol.

El mismo espíritu alienta los cuatro siguientes


versos de Schiller:

Solamente la gravedad, que no hace palidecer nin-


gún esfuerzo,
murmura a la verdad el manantial hondamente
oculto;
Solamente con el golpe duro del cincel se ablanda
El bronco grano de mármol.

En la “Oda a la Alegría” de Schiller dice:

Imperturbable valor en el enorme sufrimiento


Ayuda donde llora la inocencia,
Eternidad de los juramentos realizados
Verdad frente al amigo y el enemigo
Orgullo del hombre frente al trono real.

En otra forma resuenan los cantos de J. W.


Goethe compuestos en su autobiografía Poesía y
verdad como un cantus firmus universal:

¿Puede hablarse de un diálogo, logrado o no lo-


grado, siempre y cuando no nos mintamos?

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 73

Así es un Ragout de la verdad y la mentira,


Así es la cocina que a mi más me gusta.

Concibamos un diálogo ficticio entre los dos


clásicos de Weimar:

Goethe: Verdad dañina, yo la prefiero al útil error,


Verdad sana el dolor, que tal vez nos excita.

Goethe: Yo (el poeta) no tenía demasiado


pero era ciertamente suficiente,
el impulso por la verdad y el gusto por el engaño.
(Fausto, Recitación)

A través de la boca de los testigos


la verdad se difundirá por todas partes.
(Fausto I)

F. Schiller: Vaga el hombre,


siempre la verdad obstáculo,
fuerza salvaje,
sobre el mar de la pasión.
y los errantes pasos avanzan inseguros
ávidos de lejanía,
nunca será saciado su corazón,
a la caza de su imagen soñada.
sin rastro a través de las distantes estrellas.
(Dignidad de las mujeres)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

74 PETER HÄBERLE

¡Sí! Les agradezco (a las Musas)


que hayan traído aquí,
en el dominio del arte,
la imagen tenebrosa de la verdad,
el engaño que éste alcanza leal ella destruye,
dejando su apariencia sin mezcla engañosa de ver-
dad.
La vida es grave, el arte divertido.
(Wallenstein, Prólogo)

Me seduce la llamativa y guerrera tribuna,


que muchas veces me recuerda una escena queri-
da,
atándome a la vida, a la verdad.
¡Qué hermoso sueño he tenido!.
(Piccolomini)

El arte es leal, pero el falso corazón


trae mentira y traición en el cielo de la verdad.
Sólo en la verdad descansa la legítima expresión.
Ahí, fuera de sus fronteras, donde la naturaleza
vacila,
se equivoca toda ciencia.
(La muerte de Wallenstein)

Profundo significado
en los cuentos de mis años infantiles,
cuando la verdad era la institutriz de mi vida.
(La doncella de Orleáns)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 75

En soledad anhelo la verdad, y ¿es


esa precisamente la que de mí oculta?
(La imagen oculta de Sais)

¡El señor Tell prisionero y el Barón muerto!


levanta la frente devergonzada tiranía,
arroja todo pudor lejos de ti,
la boca de la verdad ha enmudecido,
la mirada del ojo enceguecido,
¡el brazo salvador aprisionado!.
(Guillermo Tell)

Goethe: …rasgos poéticos señalan


a la indisoluble verdad.

Goethe ambiguo: ¡Regalémonos con una actua-


ción así!…
en imágenes confusas, poca claridad,
mucho error y una chispita de verdad,
así será preparado el mejor de los brebajes,
que a todo el mundo refresca y reconforta.
(Fausto, Recitación preliminar)

F. Schiller inequívoco: …Un niño Dios que a mí


la verdad me decía.

F. Schiller: La verdad existe para los sabios,


la belleza para los corazones rebozante.
(Don Carlos)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

76 PETER HÄBERLE

Otra referencia más a la verdad jurídica relacio-


nada con el juramento y la promesa se encuentra
viva en el verso de Schiller:

¿Has escudriñado en tu corazón


juras y adoras informar verazmente
ante el Dios de la verdad?
(María Estuardo)

4. En particular: sentencias de J. W. von Goethe


sobre el concepto de la verdad

La heterogeneidad de los problemas de la ver-


dad aparece de una manera especialmente sugesti-
va en Goethe. Este poeta alemán rastreó la pista de
la polivalencia y la ambivalencia de la “verdad”
como ningún otro. Esto es por demás evidente
cuando uno ordena comparativamente sus versos,
apuntes de conversaciones y cartas.

1. “Con violencia sustituye el confundido,


lo que a él de verdad y fuerza le falta”.
(Torcuato Tasso, cuarto acto, cuarta escena, t. 3/1,
Z. 2677 f.
Johann Wolfgang von Goethe, Obras completas,
editadas en la época de su vida —Edición Mu-
nich— Editorial Carl Hanser München, 1990).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 77

2. “La sabiduría es verdad pura”.


(“Máximas y reflexiones”, Sobre arte y antigüe-
dad, t. tercero, primer cuaderno, 1821. Dichos
propios y apropiados. Goethe, Obras completas,
Editorial Carl Hanser (véase núm. 1), 1991, t.
17, p. 736).

3. “Me condujo a la casa de la verdad,


¡Por Dios que no salí nunca!”.
(Zahme Xenien II).
(J. W. v. Goethe, “Cartas y diálogos”, Libro de
pensamientos de sus obras, t. 1, p. 620; 2a. ed.,
1961).

4. “Lo primero y último que se le exige a los genios


es amor a la verdad”.
(“Máximas y reflexiones”, Sobre arte y antigüedad,
t. sexto, primer cuaderno, 1827. Número de línea:
282, Editorial Carl Hanser, 1991, t. 17, p. 786).

5. “...que la verdad es comparable a un diamante,


cuyo brillo emana de todos sus flancos y no única-
mente de uno de ellos”.
(Interlocutor Eckermann, 11.3.1828, Parte tercera:
1822-1832, t. 24, p. 681; 3a. ed., 1976).

6. “La magnificencia tiene verdad allí donde aparece,


abriéndonos los ojos y el pecho, dándonos valor
en los sitios donde tenemos que ser productivos
así como para mirar en los alrededores
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

78 PETER HÄBERLE

y para volver a la fe que incita a crear un hálito


fresco”.
(Carta a Bertoldo George Niebuhr, 15.4.1827/21,
739; 2a. ed., 1965).

7. “...cuando la verdad conduce y alguien perma-


nentemente
tiene la estupidez en la boca, es porque él sufre de
persecución...”.
(Reinike Fuchs, 3a. ed., 1966, 3er. t., Onceavo
Canto, verso 251, p. 142).

8. “La verdad desnuda es una cosa simple,


que cada cual puede comprender;
ella sola les parece a ustedes muy pequeña.
Y nunca satisface al milagrero”.
(Fausto, Paralipomena, introducción a la parte
primera, lugar de trabajo II (escena del pacto),
núm. 30, en Goethe, ed. berlinesa, t. 8 —véase
núm. 12—, p. 567).

9. “De aquí procede simultáneamente la urgencia


de grandes verdades por parte de los diversos indi-
viduos cuando hay controversia y resquebradura,
simplemente nadie reflexiona que cualquiera tiene
la misma relación frente a sus contemporáneos,
que aquella que tenían los antiguos de su mundo
primitivo
y que será la misma que tendrán los de la posteridad”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 79

(Escritos sobre la doctrina de la naturaleza y la


ciencia. Meteórica del cielo literario, anticipación,
2a. ed., 1964, t. 16, p. 913).

10. “Lo uno es en todos, aunque de distinta forma


en cada cual.
Lo uno permanece idéntico consigo mismo y, sin
embargo, posibilita lo diverso”.
(“Poemas póstumos”, Tabulae Votivae, núm. 29;
Verdad, t. 2, p. 534).

11. “Violencia y astucia mayor fama de los hombres,


que a un alma elevada
a causa de la verdad avergüenza,
este noble hombre será bien recompensado
por la simple e infantil confianza”.
(Ifigenia en Tauris, 2a. versión, quinto acto, sexta
escena, A V Sz 6/Ores Vs., fragmento 2142; 2a.
ed., 1962, t. 6, p. 211).

12. “Yo, en el último de los casos, me socorro con


la verdad;
¡el peor recurso! Pero la necesidad es enorme”.
(Fausto II A. I, Hell erleuchtete Säle/Mephisto
VBS 6364, t. 8, p. 356, en Goethe, ed. berlinesa, t. 8,
Obra poética, 4a. ed., Editorial Aufbau, 1990).

13. “¿Es la verdad una cebolla de la cual sólo pela


la cáscara el hombre?

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

80 PETER HÄBERLE

Lo que no ha sido puesto en ella, nunca se obten-


drá de ella”.
(Poemas póstumos, Xenien von Goethe y Schiller,
t. 2, núm. 56, Analítico, p. 450; 2a. ed., 1962).

14. “Soporto toda verdad, incluso aquella que me


destruye;
pero yo exijo que me destruya, antes que diga algo”.
(Poemas póstumos, Xenien von Goethe y Schi-
ller, t. 2, núm. 148, La condición, p. 517; 2a.
ed., 1962).

15. “Conozco mi relación conmigo mismo y con


el mundo exterior,
así llamo a la verdad. Y así puede tener cada cual
su propia verdad
y es ella siempre la misma”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 198, t. 9, p.
518—, Sobre arte y antigüedad, t. cuarto, segundo
cuaderno, 1823. Dichos propios y apropiados; 2a.
ed., 1962).

16. “Se dice que entre dos opiniones encontradas


se encuentra la verdad a la mitad.
¡De ninguna manera!
El problema se encuentra en medio,
lo invisible, la eterna vida activa, pensar en tran-
quilidad”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 616, t. 9, p.
580—, Wilhelm Meisters Wanderjahren. Betrach-
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 81

tung in Sinne der Wanderer, 1829. Arte, Moral,


Naturaleza; 2a. ed., 1962).

17. “Fuera dado por Dios hacer que los hombres


en la verdad vivieran y de esa manera actuaran,
entonces tendría él que haber hecho su morada de
una forma distinta”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 835, t. 9, p.
611—. De su obra póstuma Sobre literatura y vi-
da; 2a. ed., 1962).

18. “La verdad nunca es perniciosa, ella castiga, y


el castigo
de la madre forma al niño indeciso,
y defiende contra la lisonja del joven”.
(De la Tabulae Votivae, Extracto 7, t. 2, p. 531;
2a. ed., 1962).

19. “¿Por qué está la verdad lejos y distante?


¿Se esconde en la profundidad de la tierra?
Nadie entendería en su justo momento
¡si se encontrara en su justo momento!
Entonces estaría la verdad grande y cerca
y amorosa y dulce sería”.
(Hikmet Nameh, “Diván del Occidente y del Oes-
te”, Libro de las sentencias, t. 3, pp. 337 y ss.; 3a.
ed., 1966).

20. “¿Habrá de ser parido el poeta?


El filósofo no será disminuido.
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

82 PETER HÄBERLE

En última instancia toda verdad será formada,


vista”.
(Poemas póstumos, Xenien von Goethe y Schiller,
t. 2, núm. 58, Genio científico, p. 450; 2a. ed.,
1962).

21. “Para aprehender la verdad se necesita de un


órgano superior que aquél para defender el error”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 1220, t. 9, p.
653—. De su obra póstuma Sobre la naturaleza y
la ciencia natural; 2a. ed., 1962).

22. “Todas las leyes y reglas consuetudinarias


pueden ser reducidas a una sola: verdad”.
(Müller, F. v., Conversaciones de Goethe, núm.
1411, 28.3.1819, t. 23, p. 49; 2a. ed., 1966).

23. “La verdad pertenece al hombre y el error al


tiempo”
(“Máximas y reflexiones” —núm. 150, t. 9, p.
513—, Sobre arte y antigüedad, 3er. t., primer
cuaderno, 1821. Dichos propios y apropiados; 2a.
ed., 1962)

24. “Es tan cierto como maravilloso,


que la verdad y el error brotan de la misma fuente;
por eso no se permite frecuentemente
que el error dañe,
porque al mismo tiempo
se estaría dañando a la verdad”.
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 83

(“Máximas y reflexiones” —núm. 149, t. 9, p.


513—. De su obra Sobre arte y antigüedad, 3er. t.,
primer cuaderno, 1821. Dichos propios y apropia-
dos; 2a. ed., 1962).

25. “Una nueva verdad no es dañina como un


error inveterado”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 715, t. 9, p.
595—. De su obra Wilhelm Meisters Wanderjah-
ren; Archivo Makarien, 1829; 2a. ed., 1962).

26. “La verdad aparece en toda representación es-


pontánea
bien sea en relación al objeto
bien en relación a los sentimientos del artista,
de la misma forma Dios quiere en ambas”.
(Escritos sobre literatura, escenas de sabios berli-
neses vivos. Literatura alemana, Periódico Litera-
rio de Jena, 26 de febrero de 1806, t. 14, p. 230;
2a. ed., 1964).

27. “Amigos reflexionen bien en decir


la profunda y osada verdad en voz alta,
inmediatamente cuando se les ponga de cabeza”.
(Poemas póstumos, Xenien von Goethe y Schiller,
núm. 329, Consecuencia peligrosa, t. 2, p. 486; 2a.
ed., 1962).

28. “De ahí procede que la verdad palmaria


sea inicialmente admitida en tranquilidad,
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

84 PETER HÄBERLE

poco a poco difundida


hasta el punto que lo que se había neciamente ne-
gado
finalmente aparezca como algo natural”.
(“Máximas y reflexiones” —núm. 1266, t. 9, p.
658—. De su obra póstuma Sobre la naturaleza y
ciencia natural; 2a. ed., 1962).

29. “Ciertamente, el camino a la verdad


es inclinado y resbaladizo al subir,
pero no deseamos remontarlo a lomo de mula”.
(Poemas póstumos, Xenien von Goethe y Schiller,
núm. 54 J, b, t. 2, p. 450; 2a. ed., 1962).

30. “...lo verdadero es sencillo y da poco qué hacer,


lo falso ofrece la oportunidad de dispendiar tiem-
po y energías”.
(A Carl Friedrich Zelter, núm. 578, 2, 1829, t. 21,
p. 825; 2a. ed., 1965).

31. “Explorar la verdad,


¡no tensen inútilmente sus rostros estúpidos!
Lo verdadero sería fácil de hallar;
eso es precisamente lo que no les complace”.
(Fausto, Paralipomena. Primer acto. Auditorium,
núm. 20, aus: s. Nr. 12).

32. “Lo que es fructífero es, sin más, verdadero”.


(Citado por Hoffmeister, J. (ed.), Diccionario de
conceptos filosóficos, 2a. ed., 1955, p. 653).
DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas
Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 85

5. En particular: aspectos de la verdad (“Thrut”)


en la obra de William Shakespeare

Igual de abundantes que en Goethe, afloran las


referencias a la idea de la “verdad” en Shakespea-
re. Sus textos muestran la verdad en contextos he-
terogéneos, desde el amor hasta el derecho. Nota-
mos que para él la verdad es un ideal entendido
dentro de la mejor tradición humanista, una especie
de piedra preciosa del catálogo de las virtudes, pe-
ro también aparece en contextos peligrosos. La pa-
labra e idea de la verdad encuentra nuevas dimen-
siones gracias a su fantasía e inagotable fuerza. Tal
vez puede decirse que todos los poemas de Shakes-
peare tocan el tema de la verdad y en sus textos
dedicados a la verdad profundiza su sentido de una
manera adicional. Concretamente:

1. Los dos caballeros de Verona

“Con hechos y no con palabras se engalana la fi-


delidad”.
(Proteo. Segundo Acto, segunda escena)

2. Media por medida

“Ella posee el honor y la verdad en sí misma”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

86 PETER HÄBERLE

(Vicencio, el Duque. Tercer acto, primera escena,


párrafo 164)

“…además, el hecho de rendir cuentas a alguien


padece
fiebre muy fuerte, al punto que es necesario anu-
larla para curarla.
Sólo se solicita lo novedoso, y esto es peligroso
para cualquier tipo de vida,
igual cuando se hace uno viejo,
porque toda empresa precisa de una virtud cons-
tante.
Difícilmente halla uno tanta confianza efectiva
aplicada a la defensa de la sociedad; la abundancia
de ciudadanía propicia todo el trato que se desea.
Alrededor de este acertijo gira toda la sabiduría
del mundo entero: esa Novedad es lo suficiente-
mente vieja y, sin embargo, es la novedad del día”.
(Vicencio, el duque/Vicencio, Duque de Venecia.
Tercer acto, segunda escena)

“…La verdad permanece verdad,


¡no importando como hagamos la suma!”.
(Isabella. Quinto acto, primera escena)

“Así como el sentido está en la verdad, la verdad


en la virtud…”.
(Mariana. Quinto acto, primera escena)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 87

3. Mucho ruido y pocas nueces

“Y no escatimes nunca ni a la virtud ni a la verdad,


sencillez y mérito que se puedan esperar”.
(Hero. Tercer acto, primera escena)

“¡Oh! Qué poder no posee el reprobable y astuto


pecado,
para vestirse con el manto de la dignidad y el bri-
llo de la virtud”.
(Claudio. Cuarto acto, primera escena)

“Quema toda insensatez que hayan puesto los


príncipes
contra el honor de esta doncella”.
(Fraile. Cuarto acto, primera escena)

4. Amor, pena y deseo

“Cuando buscó la luz de la verdad,


vuelto el espíritu lleno de esfuerzo hacia el libro,
deslumbra la mirada del ojo la verdad…”.
(Biron. Primer acto, primera escena)

5. Un sueño de una noche de verano

“Miren; cuando empeño mi palabra, derramo lá-


grimas.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

88 PETER HÄBERLE

Ese gesto sirve para acreditar su origen.


¿Estás en tu derecho de quejarte ante las burlas
que llevan en la frente la insignia de la solemni-
dad?”.
(Lysander. Tercer acto, primera escena)

6. El mercader de Venecia

“La verdad debe ser traída a la luz.


Un asesinato no puede permanecer oculto mucho
tiempo,
claro que un hijo del hombre puede hacerlo, pero
al final la verdad se conocerá”.
(Launcelot Gobbo. Segundo acto, escena segunda)

“Así la maldad se muestra


claramente, como elocuencia”.
(Bassanio. Cuarto acto, primera escena)

“Así es el ornamento de una engañosa playa,


el hermoso velo de un lago espantoso,
la apariencia de verdad con la cual el tiempo astuto
también atrapa sabiduría”.
(Bassanio. Tercer acto, segunda escena)

7. A buen fin, no hay mal principio

“La naturaleza conserva fielmente su fuerza,

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 89

ahí donde los jóvenes arden en pasión…”.


(La condesa de Roussillon. Primer acto, tercera es-
cena)

“No es el juramento el que hace la verdad,


pero evidentemente una simple promesa es un vo-
to a la verdad”.
(Diana. Cuarto acto, segunda escena)

“Ahora te habré de poner en el banquillo de los


acusados,
hasta que coincidas con mi mucama”.
(Diana. Cuarto acto, segunda escena)

8. Cuento de invierno

“¡Qué declare ahora un hombre fiel y piadoso!”.


(Leontes, Tercer acto, segunda escena)

“Certeza: el momento en que la verdad es confir-


mada
por las circunstancias”.
(Tercer caballero. Quinto acto, segunda escena)

9. Vida y muerte del Rey Juan

“Dama, según la ocasión, pero no de verdad”.


(Felipe el Bastardo. Primer acto, primera escena)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

90 PETER HÄBERLE

10. La tragedia del Rey Ricardo II

“Asiste la verdad a un pecho sano”.


(Thomas Mowbray. Primer acto, tercera escena)
“Ahí donde las palabras son extrañas, tienen peso;
la verdad toma aliento en quien habla tomando
aliento con dificultad…”.
(Juan de Gaunt. Segundo acto, primera escena)

11. La vida del Rey Enrique V

“Tu albergas la esencia de la valentía”.


(Duque de Exeter. Cuarto acto, tercera escena)

12. La tragedia del Rey Ricardo III

“A mí me parece que la verdad debería vivir siem-


pre,
como si estuviera diseminada en toda posteridad,
hasta el último día del mundo”.
(Eduardo, Príncipe de Gales. Tercer acto, primera
escena)

13. Historias famosas sobre el Rey Enrique VIII

“Habla claramente; la verdad requiere franqueza”.


(Reina Catarina. Tercer acto, primera escena)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 91

“La protección en que yo confio son derecho y


sinceridad”.
(Crammer. Quinto acto, primera escena)

14. Troilo y Cressida

“Yo estoy tan cierto como la verdad es simple,


más simple que la infancia de la verdad”.
(Troilus. Tercer acto, segunda escena)

15. Romeo y Julieta

“Si yo pudiera confiar en la lisonjera inspiración


de los sueños”.
(Romeo. Quinto acto, primera escena)

16. Julio César

¿No he de atreverme a decir la verdad a unas bar-


bas canosas,
yo, que he extendido tan lejos mi brazo victorioso?
(César. Segundo acto, segunda escena)

17. Macbeth

“Siempre mantuve mi juramento,


no traicioné siquiera al diablo o a satanás;

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

92 PETER HÄBERLE

la verdad vale para mi más que la vida…”.


(Malcolm. Cuarto acto, tercera escena)

“El doble sentido del malvado enemigo;


la mentira habla como verdad”.
(Macbeth. Quinto acto, quinta escena)

18. Hamlet, Príncipe de Dinamarca

“Vuestra mentira como carnada atrapa a la verdad


igual que a una carpa”.
(Polonio. Segundo acto, primera escena)

“Duda de la claridad del sol,


Duda de la luz de las estrellas,
Duda de si la verdad puede mentir,
¡pero no de mi amor!”.
(Polonio. Segundo acto, segunda escena)

19. Otelo, el Moro de Venecia

“Si bastan algunas probabilidades para satisfa-


ceros.
Todo cuanto podeis apetecer,
son indicios leves que os conduzcan a descubrir la
verdad”.
(Yago. Tercer acto, tercera escena)

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 93

20. Antonio y Cleopatra

“Había olvidado que la verdad debe ser silenciosa”.


(Enobardo. Segundo acto, segunda escena)

21. Pericles

“La falsedad no puede proceder de ti,


porque tu modesta figura es como un palacio
donde siempre habita la justicia
coronado por la verdad”.
(Pericles. Quinto acto, primera escena)

“La verdad nunca puede ser confirmada suficien-


temente”.
(Perícles. Quinto acto, primera escena)

22. Venus y Adonis

“El amor es toda verdad, la lujuria forja la mentira”.

23. El rapto de Lucrecia


“Donde sea que esté la verdad, ahí está la confian-
za en uno mismo”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

94 PETER HÄBERLE

24. El fénix y la tórtola

“La verdad brilla, no tiene esencia.


La belleza se vanagloria, ha pasado.
Verdad, belleza, ambas se marchitan”.

25. Sonetos

“¡Oh cuánto más agradable será la belleza,


si la virtud su suave ornamento le otorga!”.
(Núm. 54, primer y segundo verso)

“¡Oh Musa!, ¿deseas expiar tu omisión?


Tú callas donde la verdad aparece con su hermoso
vestido”.
(Núm. 101,98 primer y segundo verso)

“Aún sin ti brilla la verdad bellamente,


y la auténtica belleza es sin arte alguno verdad”.
(Núm. 101,99 sexto y séptimo verso)

98
Error del autor. El autor cita al soneto 101 y da como referencia
el soneto 91 (N. T.).
99
Idem (N. T.).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 95

Incursus I: El problema de la verdad en el espejo


del debate y del procesamiento del pasado en
Alemania oriental

En el marco de un inventario debe tener su lugar


la discusión actual sobre el procesamiento del pa-
sado de Alemania oriental (por no decir Europa
oriental) después de la caída de la RDA como pro-
totipo de “Estado ideológico puro” (M. Tournie).
Porque se trata de dilucidar la verdad, como es ca-
racterístico al abandonar Estados dictatoriales.100
Partiendo de la documentación del aparato de es-
pionaje alemán de la RDA, ahora archivo de la ad-
ministración Gauck, pasando por la comisión in-
vestigadora del parlamento federal alemán hasta
una eventual amnistía, todo en el fondo es el pro-

100
Así, es de suponer que los alemanes de la resistencia contra el ré-
gimen nacional socialista emprendieron su lucha contra las mentiras de
la dictadura nazi, y que parte de ella consistió en escribir “textos so-
bre la verdad”. En este tenor testifica los escritos de Carl Goerdeler
sobre la necesidad de una huelga nacional en marzo de 1943 (citado
según Ritter, G., Carl Goerdeler und die deutsche Widerstandbewe-
gung, 1954 [4a. ed. 1984], pp. 592 y ss., mejor aún pp. 594, 601 y s.):
Esto (i. e. la duración del sistema gracias al terror y la mentira) se
transforma de golpe cuando la luz de la verdad se dirige sin cortapisa
hacia los inalterables hechos… No nos dejemos en nuestra fe confun-
dir sobre la cuestión, desea aún esto en el futuro: ¡justicia, rectitud y
verdad!… se trata de una manera práctica de establecer un estado de
cosas en donde sea posible dar cabida a la verdad en 24 horas”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

96 PETER HÄBERLE

blema de dilucidar la verdad, con todos los errores


y confusiones que pueda esto suponer.
Exactamente en estas cuestiones se puede ver lo
poco preparado que está el Estado constitucional
alemán para tratar estos problemas fundamentales.
El presente inventario puede servir para recopilar
material que conforme el marco de referencia
jurídico constitucional.
Tipológicamente pueden dividirse los procesos
en formales e informales. Gracias a ellos puede el
Estado constitucional confrontar la totalidad del
pasado, el procesamiento del pasado histórico y la
búsqueda de justicia en la transición perteneciente
a la reciente investigación de esta transforma-
ción.101 Si pensamos en todos los procesos por los
“crímenes de gobierno”, contra los “crímenes de
lesa humanidad”, o los “procesos contra los fusila-
mientos en el Muro de Berlín”,102 entonces el pro-
ceso formal más estricto es el proceso de justicia
penal. Encontrar la verdad es difícil, tan difícil co-
mo procurar justicia, tal vez tendría uno que impro-
visar nuevos procesos para hallar la verdad que no

101
Sobre esto, mi texto en FS Mahrenholz, 1994, pp. 133 y ss., tam-
bién en Europäische rechtskultur, 1994, pp. 149 y ss.
102
Sobre esto, Dannecker, G., Die Schüsse an der innerdeutschen
Grenze in der höchstrichterlichen Rechtsprechung, Jura, 1994, pp. 585
y ss., con otras referencias ahí mismo sobre el tema.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 97

forzosamente tuvieran que concluir con una penali-


zación. También han sido formalizados los proce-
sos de reparación103 y rehabilitación (reparación
por encarcelamiento arbitrario contra las garantías
individuales). A este renglón pertenece la restitu-
ción de la propiedad privada incautada, tema muy
discutido bajo el rubro de “restitución por compen-
sación”, aquí se encuentra en primer plano el pro-
blema de impartición de justicia, porque es el caso
que acude más de una persona a reclamar la misma
propiedad.
Una forma específica de procesar el pasado a
través de la búsqueda de la verdad lo constituye la
ley de transparencia104 creada por la República Fe-
deral Checa, o también la contraparte alemana con
los documentos obtenidos del aparato de espionaje
alemán de la RDA y su debido examen por la ad-
ministración Gauck.105 Igualmente han de ser aquí

103
Comparar artículo 116, de la Constitución sajona de 1992:
“quien en el territorio del actual Estado libre de Sajonia… sea dañado
por la violencia nacional socialista o comunista en razón de sus creen-
cias religiosas o políticas o convicciones de otro tipo… o sea dañado
de alguna otra forma, tiene derecho por ley a indemnización”.
104
Sobre esto, V. Havel: “también nuestra ley de transparencia es un
ejemplo típico sobre como uno no debe hacer las cosas”, Der Spiegel,
n. 48, 23 de noviembre de 1992, p. 175.
105
Sobre esto, véase Simitis, S., Die “Gauck-Behörde”: Drei Jahre
danach, NJW, 1994, pp. 99 y ss.; Staff, I., Wiedervereinigung unter
Rechtsgesetzen. Ein Beitrag zur Verfassungskonformität des Sta-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

98 PETER HÄBERLE

considerados los procesos para remover de su


puesto y mandato a aquellos que transgredieron los
principios de la humanidad o del Estado de dere-
cho (véase artículo 118 de la Constitución sajona
de 1992), así como la decisión de que esas mismas
personas no vuelvan a ser empleadas en el servicio
público (véase artículo 119 de la misma Constitu-
ción).106
La comisión parlamentaria para la investigación
constituye un proceso formal para hallar la verdad,
claramente distinto de los procesos penales creados
para el mismo fin. El parlamento alemán erigió en
1992 una comisión investigadora con la finalidad

si-Unterlagen-Gesetzes, ZRP, 1992, pp. 462 y ss.; del mismo autor,


Zur forschung-und Medienfreiheit im Hinblick auf Unterlagen des
Staatssicherheitsdienstes, ZRP, 1993, pp. 46 y ss.; Trute, H. H., Die
Regelungen des Umgangs mit den Stasi-Unterlagen im Spannungsfeld
von allgemeinem Persönlichkeitsrechts und legitimen Vewen-
dungszwecke, JZ, 1992, pp. 95 y ss.; del ámbito de la jurisprudencia:
BGH, NJW, 1992, pp. 1975 y s.: “Akten und Erkenntnisse des MFS
den Erfordernissen rechtstaatlicher Sachverwaltungsaufklärung in kei-
ner Weise entsprochen haben”. Muy impresionante J. Gauck, citado
conforme a Gillessen, G., “Vom Leben in Diktaturen”, FAZ, 7 de no-
viembre de 1994, p. 16. Sólo en el reconocimiento de la verdad puede
haber perdón, reconciliación y salvación.
106
MdB R. Eppelmann, entre otros, exige que los altos funcionarios
del Estado, partidos y Stasi de la República Democrática Alemana se
retiren de cualquier servicio público. Sólo así puede ser garantizada la
credibilidad del Estado de derecho. Para aquellos que resulten ser cul-
pables, se les abrirán nuevas perspectivas. Esto supone sinceridad y
compresión. “Mentira convierte la convivencia en algo insoportable”
(FAZ, 18 de junio de 1993, p. 2).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 99

de procesar la historia y las secuelas de la dictadura


del partido SED (Partido Socialista Unido Alemán)
en Alemania (con el diputado R. Eppelmann como
presidente de la misma). Ésta hizo variar los proce-
sos en cada caso particular, por ejemplo, ésta llevó
a cabo sus reuniones en coordinación con la comi-
sión parlamentaria encargada de los asuntos depor-
tivos.107 La “dilucidación” del pasado puede reali-

107
Comparar con el FAZ del 19 de junio de 1993, p. 26: Preponde-
rancia de la política sobre el deporte, deformación de los niños por el
deporte, preferencia del deporte de alto rendimiento hasta el dopaje. El
defensor de los derechos humanos F. Fuchs dijo recientemente (FAZ,
17 de junio de 1993, p. 5): develar la verdad completa relacionada con
el pasado implica una presentación de los “hechos y fechas”, o mejor
de los deshechos del Estado y sus esbirros. El significado de la comi-
sión de la verdad y de sus comisionados no ha sido aún lo suficiente-
mente recalcado. Aquel que ha sufrido bajo la dictadura de la RDA
precisa la distinción entre verdad y mentira para poderse liberar de sus
consecuencias. Véase también Hoffmann, G., “Bei der aufarbeitung
der Vergangenheit stehen viele Wahrheiten gegeneinander” (sobre la
comisión de la verdad), Die Zeit, 20 de marzo de 1992, p. 10: También
Templin, W., “Wahrheit nicht Rache”, Der Spiegel, n. 41, 1993, p. 59
(62): “jedes Land muß einen anderen Preis für seiner Wahrheit und
seiner Versöhung bezahlen. In Deutschland wäre der kürzere Weg
nicht der bessere”. El teólogo E. K. Jüngel manifestó la opinión sobre
el comportamiento de la iglesia evangelista en ocasión del primer inte-
rrogatorio de la comisión de la verdad: “La verdad fue en la dictadura
socialista el enemigo de clase a vencer”. Por esto se plantea la pregun-
ta de si la iglesia optó por una poco cristiana estrategia de superviven-
cia o peor aún si optó por aliarse en la mentira con el Estado a cambio
de ciertas prebendas (FAZ, 15 de diciembre de 1993, p. 6). Comparar
los informes de la comisión de la verdad sobre la “dictadura del SED”

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

100 PETER HÄBERLE

zarse finalmente a través de una ley de amnistía


parlamentaria. En la historia108 se ha ensayado de-
jar en paz el pasado con el fin de darle una oportu-
nidad al futuro109 y a un nuevo comienzo. Esto so-
bre todo debido a la dificultad de seguir la pista
correcta que lleve a la verdad; lo que a su vez
significa hacer justicia basándose en leyes
generales y abstractas.
Frente a este proceso estrictamente formal, se
encuentra el vasto campo de los “procesos infor-
males para hallar la verdad” como respuesta al pa-

del 31 de mayo de 1994. Sobre esto: Rechts und Justiz in Dienst der
Macht, DriZ, 1994, pp. 394 y ss.
108
Sobre esto, véase Quaritsch, H., VVDStRL, 51 (1992), pp. 127 y
ss. (Discusiones); del mismo autor, “Über Bürgerkriegs-und
Feind-Amnestien”, Der Staat, 31 (1992), pp. 389 y ss. De esta forma,
inauguró, por ejemplo, Enrique IV de Francia, en 1594, una amnistía
por los crímenes que se cometieron en la noche de Bartolomeo como
consecuencia de las guerras religiosas; los Borbones asentaron la ley a
su regreso al trono francés en 1814 que decía que aquellos que hubie-
ran cometido faltas graves como haber votado a favor o en contra de la
ejecución del rey Luis XVI en la Junta nacional (comparar con el ar-
tículo 11 de la carta constitucional de 1814).
109
Comparar con la exigencia por parte del presidente húngaro A.
Göncz de develar la verdad exactamente cuando el juez constitucional
desechó la posibilidad de perseguir a los criminales de la dictadura co-
munista que no habían sido castigados: todo pueblo tiene el derecho de
conocer su historia reciente, dijo Göncz. Esto no debió de amilanar a
los historiadores sino sumarlos a una tarea conjunta del Estado (FAZ, 5
de marzo de 1993, p. 14). Una advertencia la representa Gräftin
Dönhoff, M., “Niemad kann ein ganzes Volk durchleuchten”, Die Zeit,
n. 37, 10 de septiembre de 1993, p. 4.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 101

sado impregnado de las mentiras de la dictadura.


Esa “averiguación de la verdad” llega a realizarse
por medio de todas las esferas públicas y plurales
del Estado constitucional. Aunque no por esto son
menos difíciles, tardados y complicados de llevar a
cabo. A esta tarea es llamada a participar toda la
sociedad civil: numerosos científicos (en los cuales
se hallan en conflicto por su contemporaneidad, in-
tereses y cientificidad), historiadores, artistas, es-
pecialmente novelistas y, finalmente, todos los gru-
pos sociales. Incluso los legisladores pueden
aportar su parte correspondiente en tanto, a manera
de preámbulo, pongan el ejemplo al admitir110 su
culpa y conviertan sus consecuencias en leyes
constitucionales111 que ayude a la transición final.
Si se piensa en nuestro conocido proceso de in-
hibición del pasado desde 1945, junto con la na-
ciente nostalgia por la RDA (1993-1994), se verá
claramente el enorme grado de dificultad que tene-
mos en Alemania para encontrar la verdad. Ni pue-

110
Comparar con el preámbulo de la Constitución Sajona de 1992:
“partiendo de las experiencias dolorosas del nacional socialismo y del
comunismo es necesario servir a la voluntad de justicia, paz…”.
111
Comparar con el artículo 117 de Sajonia de 1992: “el Estado
contribuye en la medida de sus posibilidades de terminar con las cau-
sas que en el pasado fueron responsables del fracaso individual o so-
cial y a disminuir las consecuencias de las vejaciones a la dignidad
humana”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

102 PETER HÄBERLE

de la historia reciente constituir un juicio mundial


ni tampoco puede ser el medio universal para en-
contrar la verdad. El margen de error es aquí muy
grande. Lo que sí parece decisivo es que gracias a
la naturaleza misma del Estado constitucional se dé
libre curso a cualquier proceso informal para hallar
la verdad112 con el fin de que la ciencia, por ejem-
plo la historiografía contemporánea, haga su traba-
jo113 (comparar el artículo 6, párrafo 3, de la Cons-
titución de Turingia (1993) “Verdad reservada”:
“...por la importancia que entraña la investigación
histórica, y el procesamiento de toda información
de relevancia histórica... es necesaria la rendición de
cuentas”). También la locución Roma locuta causa
finita representa tanto para los papas como para las
cortes constitucionales y comisiones investigadoras
únicamente una parte de la verdad. La responsabi-
lidad de encontrar la verdad completa (de la histo-
ria) es una tarea de todos.
Todos los procedimientos enlistados (se trate de
procesos formales o informales) son de incumben-
cia para cualquier interesado en hallar la verdad.

112
Sobre el análisis de la tradición dentro del contexto constitucio-
nal y judicial, Blankenagel, A., Tradition und Verfassung, 1987, pp.
29 y ss.
113
Sobre el caso “Maunz”, véase Stolleis, M., Recht und Unrecht,
Theodor Maunz. Ein Staatsrechtslehrerleben, 1994, pp. 306 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 103

En el caso de Alemania todo mundo debe ser cons-


ciente de su responsabilidad frente a la verdad; sea
que se trate de los directamente afectados o sólo de
los indirectamente afectados.114

114
Comparar con las citas de arriba y abajo 117 y 118 —citado fue
M. Stolpe en un ZEIT— Gespräch, Die Zeit, n. 17, 17 de abril de
1992, p. 3. Por un lado: “yo pienso que el largo aliento que tiene, y
que debe tener siempre, la verdad es lo principal. Uno siempre debe de
decir cómo es que ha sucedido todo… Esto es más o menos en lo que
consiste la tensión entre pragmatismo y exigencia de la verdad”.
Schorlemmer, F., “Versohnung kann es nur in der Wahrheit geben”,
FAZ, 2 diciembre de 1991, p. 35. Por otro lado, Schorlemmer ha exigi-
do la aclaración de todo lo concerniente a la dictadura del SED dentro
del contexto de un tribunal social. Véase también: “Die Rheimpfalz”,
citado según el FAZ del 3 de enero de 1992: “1992 será para muchas
personas en el Este de Alemania el año de la verdad. La apertura del
archivo estatal para las víctimas las sacudirá seguramente por los in-
formes sobre relaciones íntimas”. El obispo militar Binder objetó a la
iglesia evangelista (EKD): “la verdad los hará libres” (FAZ, 6 de mayo
de 1992, p. 4). Heitmann, S., “SZ-Interview”, SZ, 29 de abril de 1992,
p. 12: “el cristianismo ha preparado formas de comportamiento huma-
no determinados que conduzcan a la liberación de ciertas situaciones:
ellas son la mayor apertura y la búsqueda de la verdad. Ellas son al
igual el conocimiento y reconocimiento de la culpa. Y finalmente ellas
son también la reconciliación”. Bruyn, G. de, “Dieses Mißtrauen ge-
gen mich selbst, Schwirigkeiten bei Schreiben der Wahrheit: Beitrag
zum Umgang mit der Stasi-Akten”, FAZ, 18 de febrero de 1993, p. 27.
Sobre el Stasi, comparar, por último, con el polaco Szczypiorski, A.,
“Die Deutschen quälen sich mit der Vergagenheit”, SZ, 17 de febrero
de 1992, p. 32: “El Stasi se erige en la instancia política y moral más
grande… lo que el Stasi dice es la verdad incuestionable… Nosotros
sabemos que el Stasi era un aparato para la mentira. Y repentinamente
se convierte en la fuente de la verdad absoluta. Este punto de vista es
tonto y esquizofrénico”. Véase también la autobiografía de Janka, W.,
Schwirigkeiten mit der Wahrheit, 1989.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

104 PETER HÄBERLE

Incursus II: Los nuevos procesos y caminos de


Europa oriental relativos a la cuestión de bús-
queda de la verdad abierta y plural

Como preámbulo puede suponerse que los nue-


vos textos o proyectos constitucionales de Europa
oriental, por lo menos desde 1989, ofrecen indicios
de la manera como se tematizará el problema de la
verdad a través de instituciones, procesos y textos
constitucionales. El sistema totalitario de los Esta-
dos socialistas, marxistas, leninistas que hoy día
deben ser superados, se sostenía precisamente so-
bre la base de “verdades ordenadas”, así como tam-
bién de mentiras conscientes,115 falsificación de he-

115
Tiene más que un significado simbólico el hecho que el presiden-
te ruso B. Yeltzin dijo ante el congreso americano en junio de 1992:
“nosotros estamos decididos a no mentir nunca más, ni frente a nues-
tros socios ni tampoco al pueblo ruso, americano o cualquier otro pue-
blo” (cita según el FAZ de 19 de junio de 1992, p. 6). Antes tuvo lugar
una encuesta entre escritores en la Unión de Repúblicas Soviéticas que
acuñó la expresión “una mentira que congela al hombre” (Müller, Her-
na, FAZ, 12 de agosto de 1991, pp. 23 y s.). Véase también Michnik,
A., op. cit., “si bien toda vez trae aquella (la dictadura) consigo caos e
injusticia, mentira y represión”. Descubriendo los dichos de un histo-
riador de la RDA durante la dictadura del SED: “Verdad es aquello
que sirve al partido” (citado según el Die Zeit del 25 de septiembre de
1992, p. 22). El periódico del partido de la Unión de Repúblicas So-
viéticas se llama ciertamente “Pravda”, es decir “verdad”. Espeluznan-
te la mentira de los rusos, con respecto a la mentira de la guerra
chechena. La escritora M. Tschudakowa pidió a Yelztin suspender de

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 105

chos, monopolio de poder e información hasta de


“ministerios de la (no) verdad”.
Resulta difícil caracterizar todos los principios y
procesos constitucionales que desde hace mucho
tiempo, manifiesta e implícitamente, ha desarrollado
el tipo Estado constitucional con el fin de que sus
ciudadanos, sus funciones y funcionarios se encuen-
tren siempre a la búsqueda de la verdad perenne
(véase infra la tercera parte). Igualmente, y a ma-
nera de contra-ejemplo, analicemos concretamente
algunos textos que no representan otra cosa que el
intento de Europa oriental, después de la dolorosa
experiencia de la dictadura comunista, para tomar
las precauciones suficientes, y no se repita que
Estados, hoy como en el pasado, se fundamenten
en no verdades, instrumentalicen la mentira para
sus fines de dominio e institucionalicen la produc-
ción de no verdades según sus distintos resultados.
En particular:
1) Un primer grupo de normas constitucionales
lo constituyen las nuevas cláusulas anti ideológi-
cas. Un prototipo de lo anterior es el artículo 1 de
la Constitución de la República eslovaca (1992)
que dice: “La República eslovaca es un Estado so-

inmediato la mentira sobre la guerra chechena (FAZ, 31 de diciembre


de 1994, p. 5).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

106 PETER HÄBERLE

berano, democrático y legal, que no está vinculado


con ninguna ideología o religión”. El artículo 6,
párrafo 4, del proyecto constitucional de Ucrania
(1992) afirma: “ninguna ideología puede limitar la
libertad de convicción, religión o juicio ni será re-
conocida como ideología oficial del Estado”; cier-
tamente que tiene un anexo (en el artículo 8, párra-
fo 1): “Ucrania reconoce la primacía de los valores
generales humanos y respeta los principios de las
leyes internacionales comúnmente aceptados”. El
proyecto de Constitución de Kirgistán de 1993
aclara en el artículo 8, párrafo 1: “en la República
de Kirgistán, la actividad del Estado no puede estar
subordinada a principios o instituciones ideológi-
cas”. En el artículo 8, párrafo 2, del proyecto cons-
titucional de Tagikistán (1994) dice: “A ninguna
ideología, comprendidas las de tipo religiosos, debe
serle conferido el rango de ideología de Estado”.
2) Un segundo grupo de normas constitucionales
pueden ser caracterizadas como “artículos del plu-
ralismo”, la aplicación de esta categoría se pone de
manifiesto en el artículo 5 del proyecto de Consti-
tución de Rusia que dice: “Pluralismo político: (1)
En la federación rusa la democracia deberá ser
ejercida bajo el pluralismo político, económico e
ideológico dentro del sistema multipartidista y de
la libre participación de todos los ciudadanos en la

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 107

vida política. (2) Ninguna ideología puede ser im-


puesta como forma de gobierno a todos los ciuda-
danos”.
De tenor análogo se pronuncia el proyecto de
Constitución bielorrusa (1992), que por cierto no
entra en conflicto con los “valores humanistas”
(preámbulo). El artículo 6, párrafo 1, del proyecto
de Constitución ucraniano (1992) afirma: “La vida
política en Ucrania está basada en el pluralismo po-
lítico, económico e ideológico”. En el artículo 7
del proyecto de Constitución del senado polaco de
1991 dice: “Los partidos políticos, movimientos
ciudadanos y otras actividades de grupos ciudada-
nos, que se sustentan en el principio de pluralidad,
deben constituir una forma de participación libre e
igualitaria de la voluntad de los ciudadanos para
influenciar la política del Estado”. A este contexto
pertenecen los artículos que regulan la pluralidad
del sistema partidista; sirva de ejemplo el artículo 5
de la República Checa (1993): “El sistema político
ha sido fundado para la competencia libre y volun-
taria de todos los partidos políticos que respeten
los principios fundamentales de la democracia y re-
nuncien a la violencia como medio de imposición
de sus intereses”. Incluso la lejana Moldavia pro-
pone en su proyecto de Constitución (1993): “La
democracia en la república de Moldavia debe ser

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

108 PETER HÄBERLE

ejercida en condiciones de pluralismo político, in-


compatible con el totalitarismo dictatorial” (artícu-
lo 5, párrafo 1). El proyecto constitucional recha-
zado vía referéndum el 6 de noviembre de 1994 de
Albania contenía la sentencia (artículo 5): “la vida
social en la República de Albania está basada sobre
el principio de pluralismo político”.
3) Un tercer grupo de textos somete a los fun-
cionarios gubernamentales a la obligación funda-
mental: la fidelidad a la verdad. Ejemplo de esto es
el artículo 60, párrafo 2, del proyecto constitucio-
nal de Ucrania de 1992: “el ciudadano investido de
la representación del Estado debe realizar sus fun-
ciones en forma disciplinada, honesta y escrupulo-
sa”. Esto tiene relación con el tema de la obliga-
ción en sentido de responsabilidad (obligación en
forma de juramento) y, por tanto, también se
relaciona con el tema de la verdad.
4) Tal vez la cláusula más penetrante sobre la
verdad plural sea la de la Constitución húngara
(1949-1989) párrafo 70-G, parágrafo 2: “Corres-
ponde al juicio exclusivo de los especialistas de ca-
da una de las ramas de la ciencia el dirimir las
cuestiones sobre la verdad científica y la evalua-
ción de los resultados de la investigación científi-
ca”. Este es el mentís más elocuente contra la ver-
dad dictada por el Estado “materialista científico”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 109

Wilhem von Humboldt como “húngaro post-comu-


nista”.
5) Una quinta categoría de normas orientadas a
la verdad se encuentra en el ámbito que regula a los
medios. En este tenor ofrece una garantía de liber-
tad a los medios de comunicación el artículo 99,
párrafo 2, del proyecto constitucional ucraniano
(1992): “Los medios de información deben organi-
zar eventos que reflejen y respeten adecuadamente
la multiplicidad de juicios”. Y en el artículo 100,
párrafo 2, se encuentra la prohibición al monopolio
de la información (“monopolización de cualquier
tipo de medio de información queda estrictamente
prohibido”). El artículo 33, párrafo 3, del proyecto
constitucional bielorruso de 1992 dice: “No está
permitido ninguna monopolización de los medios
de información sea por el Estado, asociaciones ci-
viles o personas particulares”. El artículo 44, párra-
fo 2, de la Constitución de Lituania de 1992 afir-
ma: “El Estado, y los partidos políticos, las
organizaciones públicas y políticas u otras institu-
ciones o personas no pueden monopolizar los me-
dios de comunicación masiva”. El artículo 29, pá-
rrafo 2, página 2, del proyecto polaco de Sejm de
1991 dice: “Es responsabilidad del Estado que las
diferentes opiniones puedan encontrar expresión en
los medios de comunicación masiva”. Sin excep-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

110 PETER HÄBERLE

ción se enfatiza la libertad de expresión (por ejem-


plo, en el artículo 25, párrafo 2, del proyecto cons-
titucional del senado polaco 1991, o en el artículo
25, párrafo 5, de la Constitución de Lituania de
1992). De una manera especialmente prolija se pre-
senta en el artículo 39, párrafo 2, de la Constitu-
ción de Eslovenia de 1992 lo siguiente: “Cualquie-
ra tiene el derecho, con excepción de los casos
indicados por ley, a adquirir información de impor-
tancia pública, porque es el caso que existe un de-
recho a ese interés y respaldado por la ley”.
6) Un sexto tipo de textos concierne a las juris-
dicciones. Aquí resulta ejemplar el artículo 216,
párrafo 1, del proyecto constitucional de Ucrania
de 1992: “Las decisiones judiciales deben ser libres de
prejuicio y estar basadas en análisis completos y
objetivos de los hechos y deben ser anunciadas pú-
blicamente”. El artículo 121, párrafo 2, de la Cons-
titución de Bulgaria de 1991 logra de una manera
impresionante determinar los procesos judiciales
con el fin de hallar la verdad: “El proceso debe
asegurar el acercamiento a la verdad”.
7) El séptimo y último grupo busca establecer
un principio de división entre Estado y partidos.
Los resultados precursores los obtuvo la Constitu-
ción húngara, artículo 3, párrafo 3 de 1949-89:
“Los partidos no pueden ejercer directamente nin-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 111

gún tipo de poder estatal. Correspondientemente,


no puede partido alguno dominar ningún órgano
del Estado”. La misma idea se encuentra en la
Carta de Fundación de la República Federal Checa
de 1990: “Partidos y movimientos políticos, como
otros tipos de asociaciones, deben estar separadas
del Estado”. Para terminar, esta misma idea se abre
paso también en el proyecto de Constitución de
Kirgistán de 1993, que en el artículo 3, página 2,
dice: “La amalgama de Estado y partidos, entendi-
da como subordinación de la actividad estatal a los
programas de los partidos, debe ser prohibida”.
Si uno toma juntos todos los grupos de texto
mencionados se muestra que el quid del asunto es
la apertura al público del orden político y que las
verdades sagradas del Estado y su monopolio de
información terminen. De una manera sucinta: se
trata de fijar los elementos de una “Constitución
plural”. En parte tiene lugar en Europa oriental una
actualización de textos sobre el tema del Estado
constitucional con una nueva intensidad. Y esto
significa también un desarrollo en el tema de la
verdad, siempre en camino hacia la res publica.
Esta es una buena razón para “elucidar” de una
manera teórica el Estado constitucional en relación
con el problema de la verdad.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

TERCERA PARTE
REFLEXIONES SOBRE LA TEORÍA
DE LA CONSTITUCIÓN

I. Principios, caminos y procesos del Es-


tado constitucional como foro de las
ideas plurales . . . . . . . . . . . . . . 113
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 113
2. Las tres libertades fundamentales de
la cultura . . . . . . . . . . . . . . . 119
3. Interrogantes acerca de la verdad en
la democracia plural . . . . . . . . . 126
II. La prohibición de la mentira dentro del
Estado constitucional . . . . . . . . . . 133
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 133
2. Funciones jurídicas. . . . . . . . . . 139
III. Verdad como “concepto vinculante”
para la libertad, justicia y bienestar del
Estado constitucional . . . . . . . . . . 142
1. Aspectos generales . . . . . . . . . . 142
2. El “discurso autónomo” de los juristas 145

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

TERCERA PARTE

REFLEXIONES SOBRE LA TEORÍA


DE LA CONSTITUCIÓN

I. PRINCIPIOS, CAMINOS Y PROCESOS


DEL ESTADO CONSTITUCIONAL COMO FORO
DE LAS IDEAS PLURALES

1. Aspectos generales

El tipo de Estado constitucional, i. e. democracia


plural, muestra ser hoy día la forma de gobierno
más exitosa (aunque constantemente susceptible de
perfeccionamiento). El Estado constitucional se
contrapone a cualquier tipo de Estado totalitario
del color que sea, a cualquier ambición de verdad
absoluta y a cualquier monopolio de información e
ideología totalitaria. Su característica más impor-
tante reside en no dar cabida a la verdad absoluta,
sino en encontrarse permanentemente en la búsque-
da de la misma. De igual modo, puede decirse que
se erige sobre la reemplazabilidad y perceptibilidad

113

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

114 PETER HÄBERLE

de cualquier “verdad”, entendiendo esto fundamen-


talmente en plural y no en singular, y sin imponer
nada.
La idea de K. R. Popper sobre “la sociedad
abierta”, o sea su racionalismo crítico, presenta de
la mejor manera en palabras y procesos la relación
del Estado constitucional con el problema de la
verdad considerándolo dentro de sus contextos cul-
turales. También es de considerar la tradición del
idealismo alemán en la forma del texto clásico arri-
ba citado de un G. E. Lessing, así como la visión
científica de un W. von Humboldt.116 De igual mo-
do, pueden ser tomadas algunas sabias afirmacio-
nes de Goethe como orientadoras, como aquella
que dice: “la verdad es comparable a un diamante
cuyo brillo emana de todos sus flancos y no única-
mente de uno de ellos”,117 o aquella que dice: “lo
uno es en todos, aunque de distinta forma en cada

116
Ciertamente hay nuevos estudios que demuestran la frecuencia
con que engañan algunos científicos en sus investigaciones, pese a la
obligación que tienen frente a la verdad. Sobre esto, véase Flöhl, R.,
“Wissenschaftler betrügen häufiger als vermutet”, FAZ, 11 de enero de
1995, p. N 1.
117
Eckermann, 11 de marzo de 1828, ed. Artemis-Gedankausgabe,
1948, 24, 681.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 115

cual. Lo uno permanece idéntico consigo mismo y,


sin embargo, posibilita lo diverso”.118
Esto no significa ni da pie a ningún tipo de rela-
tivismo. El concepto “dignidad humana” es la su-
ma de los valores fundamentales, tomados como
“premisa de la antropología cultural” del Estado
constitucional y de la democracia liberal. Ésta últi-
ma no es otra cosa que la consecuencia de la orga-
nización119 del Estado constitucional, sea que se le
entienda bajo la teoría del ius naturalismo o por la
del consenso, i. e. como una construcción según el
modelo del imperativo categórico o contrato social.
Estos “valores fundamentales” (“verdades del dere-
cho”) se erigen en “límites de lo tolerable” con el
fin, por ejemplo, de contrarrestar los intentos de
volver a un Estado totalitario (artículo 21, párrafo
2, de la Constitución Federal alemana). También
sirven para apuntalar los esfuerzos de crear “garan-
tías perennes” por parte del Estado constitucional;

118
Tabulae votivae 29, Wahrheit-2, 534. Véase arriba la II parte
4, 5.
119
Sobre esta concepción de dignidad humana, mi escrito: “Die
Menschenwürde als Grundlage der staatlichen Gemeinschaft”,
HdBStR, 1987, t. I, pp. 815 y ss. Y otro más de Geddert-Steinacher, T.,
Menschenwürde als Verfassungsbegriff, 1990, y antes Graf Vitzthum,
W., Menschenwürde als Verfassungsbegriff im midernen Staat, JZ,
1985, pp. 201 y ss. Otras recomendaciones más: Starck, C., Menschen-
würde als Ver fas sung sga ran tie im mo der nen Staat, JZ, 1981, pp.
457 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

116 PETER HÄBERLE

lo que puede suceder a manera de un compromiso


entre todos los legisladores a no rebasar un límite
“absoluto” (artículo 79, párrafo 3, de la Constitu-
ción alemana. Artículo 288 de la Constitución por-
tuguesa de 1976. Artículo 115 de la Constitución
de Turkmenistán. Artículo 257 de la Constitu-
ción de Ucrania de 1992120 y el truths de 1776).
Este límite absoluto puede convertirse en una obli-
gación judicial cuando el Estado constitucional
efectúe la educación de sus jóvenes ciudadanos
desde la imagen de un hombre en armonía con los
postulados de búsqueda de la verdad en el contexto
de los valores fundamentales últimos. De esta for-
ma, resultará relevante un canon (público) sobre la
educación y sus metas. Valores como: amor por
la verdad, veracidad, tolerancia, democracia, soli-
daridad entre los pueblos inspiró algunas de las
Constituciones de los Estados alemanes y en algu-
nos países latinoamericanos han sido nuevamente
justipreciados (artículo 72 de la Constitución gua-
temalteca de 1985), junto con los derechos huma-
nos, según el paradigma de la declaración universal

120
Sobre esto, Häberle, P., Verfassungsrechtliche Ewigkeitsklauseln
als verfassungsstaatliche Identitätsgarantien, 1986. Ahora en:
Rechtsvergleichung im Kraftfeld des Verfassungsstaates, 1992, pp.
597 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 117

de los derechos humanos de la ONU de 1948 (ar-


tículo 26, parágrafo 2).
Fundamentalmente se trata aquí de textos clási-
cos, como los de un Lessing o un Schiller, y de la
forma como sus sentencias han ido cristalizando en
los textos constitucionales. Esto no es de manera
alguna pretencioso, basta ver por ejemplo que en el
artículo 56, párrafo 4, de la Constitución de Hessen
de 1946, se dice: “La educación debe tener por ob-
jetivo el formar a los jóvenes como personas mora-
les”. Y la Constitución sajona de 1992, en el artícu-
lo 101, párrafo 1, dice que “la educación debe
hacer de los jóvenes seres conscientes de sus res-
ponsabilidades morales y políticas”. La “educación
del género humano” comienza con la educación en
los derechos humanos, tolerancia y democracia (i. e.
renuncia al uso de la violencia) y finaliza (por lo
menos hasta ahora) con la educación para el respe-
to al medio ambiente (véase las Constituciones es-
tatales de la Alemania oriental, como puede ser el
artículo 101 de la Constitución sajona de 1992).
La protección del medio ambiente se entiende
como protección de las futuras generaciones; lo
que equivale, según H. Jonas, a la protección de la
posteridad del mundo entero. Cuando los órdenes
jurídicos en las distintas naciones guardan en las
cláusulas de juramento el anhelo de desarrollar la

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

118 PETER HÄBERLE

conciencia del hombre es porque subyace a ellas la


imagen de un hombre veraz, punto de inspiración
de la educación de los jóvenes (sirva de ejemplo:
parágrafo 66 c de StPO “la pura verdad”). Los ob-
jetivos de la educación en los Estados constitucio-
nales, como la obligación de verdad del testimonio
o la forma de los juramentos de los funcionarios
públicos, todo lo anterior está en estrecha conexión
con la búsqueda de la verdad a la manera que exige
el Estado constitucional. Es evidente que no existe
garantía alguna de que los objetivos en pos de la
verdad serán alcanzados, ya que finalmente se trata
de la veracidad de cada una de las personas y no de
las instituciones.
La búsqueda de la verdad121 hace posible que
las distintas disciplinas científicas y artísticas se
conecten recíprocamente, lo que es un postulado de
la hermenéutica de Gadamer. La renuncia a la bús-
queda de la verdad representa la renuncia a la cul-
tura. Recordemos a Horacio: verum atque decens.

121
Con respecto a la verdad y a la veracidad, véase la controversia
sobre el caso Marcel Reich-Ranicki: Greiner, U., “Die Wahrheit der
Intellektuellen”, Die Zeit, n. 26, 24 de junio, p. 45: “en servicio de la
verdad olvido la veracidad”. Véase también el artículo del mismo
Reich-Ranicki, “Alle Autobiographien lügen-oder beinahe alle”, FAZ,
n. 241, 16 de octubre de 1993, Beilage.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 119

2. Las tres libertades fundamentales


de la cultura

El intento de concebir el Estado constitucional a


la manera de un foro para la búsqueda de la verdad
será complementado en lo que resta desde dos ver-
tientes fundamentales: 1) la vertiente subjetiva
constituida por las tres libertades fundamentales, a
saber religión, arte y ciencia; y 2) la vertiente obje-
tiva que supone una clasificación de la cláusula del
pluralismo, creada recientemente en Europa orien-
tal (y siguiendo el modelo de la Constitución de
Portugal de 1976, artículo 2, de la Constitución es-
pañola de 1978, artículo 1, párrafo 1, así como el
preámbulo de la antigua Constitución del Perú de
1975 y también de la Constitución colombiana
de 1991, artículo 1). Esta segunda vertiente se re-
laciona con dos de los principios en donde descan-
sa el Estado constitucional: el principio de respon-
sabilidad y el de la esfera pública. Éste último trata
del antiguo ideal ilustrado de convertir a la verdad
en objeto de dominio público, sin reparar en las
desventajas y peligros que esto pueda conllevar pa-
ra la propia persona.
La “eterna búsqueda de la verdad” es posible
desde las tres verdades fundamentales del Estado
constitucional: libertad de culto religioso, del arte y

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

120 PETER HÄBERLE

de las ciencias122 —actualmente ha sido esta ver-


tiente introducida en las Constituciones de Europa
oriental como cláusula anti ideológica—. El Estado
constitucional, ajeno a cualquier concepción confe-
sional del mundo, permite a los hombres manifes-
tar libremente sus capacidades para encontrar la
verdad, dando lugar con esto al ejercicio de las ar-
tes y las ciencias123 (comparar la Constitución
húngara de 1989, independientemente de 70/G,
párrafo 2).

122
Toda libertad es una expresión de la verdad. Véase la concepción
clásica de Smend, R., “Das Recht der freien Meinungsäußerung”,
VVDStRL 4 (1928), p. 44 (50). Libertad de expresión es “primeramen-
te una porción de aire necesario para cada cual”. Sobre la compresión
de la libertad del arte del Trias de Goethe mi colaboración, “Die
Freiheit der Kunst in der kulturwissenschaftlicher und rechtsverglei-
chender Sicht”, en Kunst und Recht, 1994, p. 37 (pp. 43 y s., 85 y s.).
Véase también BVerfGE 35, 79 (113): “todo lo que sea un intento de
descubrir la verdad en la forma y el fondo”, BVerfGE 90, 1 (12): “rela-
ción de verdad constitutiva”, “sobre… la verdad o no-verdad de los re-
sultados sólo puede decidirse de manera científica”.
123
R. Guardini en Messerschmid (hrsg.), Romano Guardini, Wahr-
heit des Denkens und Wahrheit des Tuns, 1985, p. 12: “La verdad del
pensamiento consiste en investigar en toda su profundidad, altura y an-
chura sin arredrarse frente a sus consecuencias. La verdad del hacer es
otra cosa; ésta consiste en buscar la posibilidad de realización aunque
reducida y proporcionada con las capacidades reales. Conciente de que
la ejeccución depende al igual de la lógica misma de la vida”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 121

Aquel que posee ciencia y arte, tiene a la vez reli-


gión. Aquel que no posea ni arte ni ciencia, tiene
religión.

La íntima conexión entre las tres libertades fun-


damentales ha sido captado mejor que nadie por las
palabras de Goethe, donde la fortaleza de su inter-
conexión proviene del anhelo de verdad que funge
como punto de apoyo de las tres libertades funda-
mentales.
En el ámbito de la vida económica no tiene ca-
bida el problema de la verdad (de la manera como
se da dentro de la religión, arte y ciencia) debido a
que el economicismo y materialismo, tan extendido
entre nosotros hoy día, detenta tan sólo un carácter
instrumental. Aquello que ha sido creado en el
ejercicio de este triple “derecho a la verdad” propi-
cia el “encuentro” entre semejantes (podría decirse
de la humanidad entera) dentro del contexto cultu-
ral (como en el caso de la “literatura universal”).
Este contexto, entendido como “herencia cultural
de la humanidad”, confiere a los hombres el “senti-
do” de su libertad y crea la razón y fundamento pa-
ra la conditio humana en general, y para cada uno
de ellos en particular.
La búsqueda de la verdad no se realiza exclusi-
vamente ni en un espacio primigenio de lo “natu-
ral” ni en un espacio culturalmente desarrollado, i. e.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

122 PETER HÄBERLE

creado por los hombres. Las aspiraciones de las ver-


dades que se objetivizan en las obras de la religión,
arte y ciencia alcanzan a ser sólo verdades frag-
mentarias. Esas obras permiten convertir a las ver-
dades en experiencias en el sentido hermenéutico
de H. G. Gadamer. Para lo cual, el Estado constitu-
cional crea el marco o condiciones propicias en
forma de garantías para los derechos fundamenta-
les que permite a cualquiera el gozo de las tres li-
bertades fundamentales. Esto es lo que significa
entender la Constitución como cultura y la doctrina
constitucional como ciencia de la cultura.
Este primado de la libertad concedido a la reli-
gión, arte y ciencia no significa ningún desconoci-
miento de la función clave de la libertad de opi-
nión124 y prensa, precisamente en las democracias

124
Comparar con Popper, K. R., Alles Leben ist Problemlosen,
1994, p. 162: “La libertad de expresión es para él (para el auténtica-
mente ilustrado) valiosa; no sólo valiosa porque con la libertad de ex-
presión nos acercamos todos más a la verdad, sino además porque él se
ve de esta manera precisado a respetar la libertad”. Fundamental para
la Ley Fundamental: BVerfGE 7, 198 (208): “El derecho fundamental
a la libre expresión es la manifestación inmediata de la personalidad
humana en la sociedad de los derechos humanos… para un orden de-
mocrático libre es este punto esencial”. Para la posterior declaración
de los derechos y en conexión a BVerfGE 7, 198: BVerfGE 61, 1 (7 y
ss.; “afirmación sobre sucesos”/“juicios de valor”; véase también op.
cit., p. 8: “necesita una distinción que trata sobre la exigencia de que
exista una obligación de verdad que no esté vinculada al menoscabo a
la libre expresión”. Por último, E 90, 241 (248).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 123

plurales —la concepción estadounidense es un tes-


timonio de la enorme importancia de esto, por
ejemplo, en “preferred freedoms doctrine”—.125
Sin embargo, sucede que en el Estado Constitucio-
nal la institucionalización del sentido pasa a tra-
vés de la tríada de Goethe —religión, arte, cien-
cia—: las opiniones pasan arrastradas por el viento
día a día como las olas y la arena. Estas libertades
son creadoras permanentes de civilidad en dimen-
siones planetarias, gracias a las garantías indivi-
duales de la Ley Fundamental (artículos 4 y 5, pá-
rrafo 3 de la Ley Fundamental). El ámbito de
protección de los derechos fundamentales (artículo
5, párrafo 1, de la Ley Fundamental) es antes que
nada nivel previo, precondición, “vestíbulo” de las
“cristalizaciones culturales” y objetivación de la
religión, arte y ciencia (de esta forma se entiende
que cada corriente artística revolucionaria quiera
definir de nueva cuenta la verdad).
Las cláusulas de pluralismo contenidas en la
Constitución, que rigen la vida política, social y
económica, y que ahora han sido actualizadas en
los textos constitucionales de Europa oriental, ga-
rantizan desde el punto de vista objetivo que el

125
Sobre esto, Ehmke, H., “Prinzipien der Verfassungsinterpreta-
tion”, VVDStRL 20 (1963), p. 53 (73, 102): Del mismo autor,
Wirtschaft und Verfassung, 1961, pp. 437 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

124 PETER HÄBERLE

Estado no puede anquilosarse en verdades preesta-


blecidas (comp. Incursus II). Aunando a esto, el
principio democrático (consolidado con ayuda de
la educación) excluirá que el Estado sea una ver-
dad revelada y acabada (dominio en el tiempo); es-
to es, que tenga dominio absoluto y monopolio de
la información con el fin de disponer de ella arbi-
trariamente. El principio de responsabilidad126 y el
de la esfera pública, que satura las funciones del
Estado, procura la franqueza y acercamiento a la
verdad (“due process”, audiatur et altera pars), lo
que excluye la “verdad única” y la imagen total y
fundamental del Estado.
Ciertamente hay límites en la búsqueda de la
verdad por parte del Estado:127 por ejemplo, es co-
nocida la prohibición de la tortura (comp. artículo
3, EMRK de 1950. Artículo 5, párrafo 2 AMRK de

126
Sobre esto mismo Hesse, K., “Die verfassungsrechtliche Stellung
der politischen Parteien im modernen Staat”, VVDStRL, 17 (1959), pp.
11 y ss. (43). Sobre el artículo 42, párrafo 1, p. 1 GG: “El parlamento
alemán trata públicamente” como “parte esencial del sistema de go-
bierno parlamentario”: Graf Vitzthum, W., Parlament und Planung,
1978, p. 219 (233). Véase también mi colaboración: “Struktur und
Funtionen der Öffentlichkeit im deutschen Staat” (1970), Die Verfas-
sung des Pluralismus, 1980, pp. 126 y ss.
127
Véase BerlVerfGH, Ju 1994, p. 520: “La función de asegurar la
libertad del artículo 9 I BerlVerf fundamenta un mínimo de exigencia
para una exigencia de investigar la verdad que no sólo en procesos pu-
nitivos sino con el objeto de atender que se asegure la imposición de
una pena”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 125

1969). Una prohibición que se deduce directamente


del principio de la dignidad humana, que cierta-
mente es garantía de la búsqueda de la verdad.
Algo parecido se puede aplicar a la prohibición del
detector de mentiras128 (en Alemania), en cuanto
protege la esfera privada emocional frente a la bús-
queda de la verdad por parte del Estado. El derecho
fundamental a información y autodeterminación
(ciertamente muy discutida en algunos casos parti-
culares) (comp. 65, 1 BVerfGE) establece un límite
para la búsqueda de la verdad.129
Una primera etapa en el camino de la búsqueda
de la verdad puede consistir en una suerte de técni-
ca negativa: primeramente se trata de prohibir y
evitar las no-verdades. Esta técnica ex negativo ha
tenido buenos resultados en el caso de resolver
problemas (paralelos) como bienestar público.130

128
Sobre la prohibición del detector de mentiras, véase: Roxin, C.,
Derecho sobre los procesos punitivos, 23a. ed., 1993, pp. 171 y s.;
Schwabe, J., Der “Lügendetektor” vor dem Bundesverfassungsge-
richt, NJW, 1982, pp. 367 y s.; Hammer, M., “Gibt es die 90 prozenti-
ge Wahrheit?”, Zum Verhältnis von Lügendetektor und Menschenwür-
de, Kriminalistik, 1982, p. 180; Peters, K., Stafprozeß, 4a. ed., 1985,
pp. 330 y s. Véase también Paulus, J., “Verräterische Hirnstöme, Ein
neuer Lügendetektor erforsch mit erschrekender Präzision des Wissen
in unserem Kopf”, Die Zeit, n. 33, 13 de agosto de 1993, p. 25.
129
Sobre esto véase Brossette, op. cit., passim.
130
Comparar con Häberle, P., Öffentliches Interesse als juristisches
Problem, 1970, pp. 507, 726 y ss., entre otros.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

126 PETER HÄBERLE

En una situación análoga se encuentra la búsqueda


judicial de la justicia que en un principio comienza
evitando la injusticia, y en un nivel sucesivo esta-
blece las condiciones para hallar la verdad. Y otra
situación semejante se halla en los intentos para de-
terminar aquellos procedimientos que conduzcan al
bienestar general.131 Verdad como “proceso” —así
como justicia y bienestar común— es una noción
básica de la democracia plural y el Estado constitu-
cional. Y en tanto sea esto así, es una posibilidad y
necesidad permanente las aspiraciones de definir la
verdad material.

3. Interrogantes acerca de la verdad


en la democracia plural

La democracia plural del Estado constitucional


confronta el problema de la verdad especialmente a
través de tres ámbitos distintos: en la discusión so-
bre la relación entre verdad y mayoría, en la com-
presión de la formación social de la opinión públi-

131
Sobre esto, mi propia versión en ibidem, pp. 87 y ss. Comparar tam-
bién Graf Vitzthum, W., “Demokratie, Parteien, Parteiendemokratie”,
FAZ, 21 de noviembre de 1994, p. 9: “de la misma forma que Karl
Popper en su teoría crítica del conocimiento se afirma que la democra-
cia representativa, que tenga como meta el bienestar común, precisa de
la verdad como punto de orientación”. Del mismo autor, Verfahrens-
gerechtigkeit im Völkerrecht, FS Schlochauer, 1981, pp. 739 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 127

ca y, como una parte de esto, en la limitación de la


libertad de prensa en interés de la protección de
otros valores y para dirigir sus informes a “confor-
marse a la verdad” (en lugar de las mentiras
mediáticas).
A propósito de esto, algunas palabras clave:
Desde el antiguo refrán pars maior pars sanior se
hace referencia al problema fundamental que, por
cierto, el mismo Schiller llevó a su extremo contra-
rio al decir “la mayoría no es la mejor prueba”132
(María Estuardo, segundo capítulo, tercera esce-
na): “¿Qué es la mayoría? La mayoría es el sinsen-
tido, porque pocos poseen entendimiento”. Recien-
temente, H. Lübbe ha confrontado verdad y
humanidad asentando la tesis de que no es la ver-
dad sino la mayoría la que promueve la obligación
normativa en los sistemas políticos.133 Esto mismo
es lo que dice en esencia la versión de Hobbes:
auctoritas non veritas facit legem, omitiendo la
aplicación de la regla de la mayoría al Estado cons-
titucional; por ejemplo, el caso del derecho funda-

132
Sobre esto mi escrito: Das Mehrheitsprinzip als Strukturelement
der freiheitlichdemokratischen Grundordnung, JZ, 1977, p. 241 (242).
133
Wahrheit und Mehrheit una discusión con H. Lübbe, A. Herrhau-
sen-Gesellschaft, 1994, pp. 7 y s., pp. 22 y s. Del mismo autor: Disku-
tion in 3 sat; “Mehrheit statt Wahrheit”, no es el consenso lo que crea
seguridad sino un acto de decisión, citado conforme a Bahmers, P.,
FAZ, 19 de abril de 1994.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

128 PETER HÄBERLE

mental a la protección de las minorías y a su parti-


cipación en el consenso social en los distintos
aspectos de la vida. El postulado de la búsqueda de
la verdad debe anteceder a todos los deseos de la
mayoría,134 tanto como sea esto posible en proce-
sos abiertos (públicos).
El punto de partida del modelo americano, i. e.
de la legislación americana sobre medios (especial-
mente valiosa para el derecho comparado), lo cons-
tituye la defensa social de la verdad a través de la
mejor elección de ideas y presentación fiel de los
hechos.135 La verdad no se realiza primeramente a
través de procesos judiciales —a despecho de la
ciega fe alemana en el sistema judicial—, sino en
el intercambio libre de ideas; según R. Stürner se
trata de una “concepción democrática de la verdad”
(“verdad por libertad”).136 Sin embargo, el sistema

134
Véase Meyer-Abich, K., “Mehrheit statt”, en Kemper, P. (hsrg.),
Opfer der Macht, Müssen Politiker ehrlich sein?, 1993, p. 258 (272).
“No son los políticos, sino ante todo nosotros los que debemos pre-
guntar si la mayoría debe tener prioridad sobre la verdad”.
135
Sobre esto necesariamente: Stürner, R., Die verlorene Ehre des
Bundesbürgers-Bessere Spiegelregel für die öffentliche Meinungsbil-
dung, JZ, 1994, p. 865 (pp. 869 y s.).
136
Comparar con la famosa dissting (First Amendment-Freedom of
Speech) de la Supreme Court Justice Holmes: Abrams v. United Sta-
tes, 250 U.S. 616, at 630: “But when men have realized that time has
upset many fighting faiths, they may come to believe even more than
they believe the very foundation of their own conduct that the ultimate

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 129

es susceptible a críticas, porque únicamente funcio-


na cuando hay “una cierta igualdad al acceso a los
medios de comunicación”. La discusión en Alema-
nia se esfuerza hoy por cambiar el énfasis “del con-
tenido al proceso en la protección de la identidad
de cada persona”137 y en el caso de la defensa de la
libertad de opinión en medios de comunicación,
sobre todo en periodismo, se esfuerza en acentuar
la obligación de ser preciso y cuidadoso al afirmar
un suceso, para lo cual se deberá presentar la
versión contraria.138

good desired is better reached bey free trade in ideas, that the best test
of truth is the power of the thought to get itself accepted in the compe-
tition of the market, and that thruth is only ground upon which their
wishes safely can be carried out. That at any rate is the theory of our
Constitution. It is an experiment, as all life is an experiment”. Véase
también en ese contexto las citas siguientes: Milton, John, “Areopagi-
ta”, citado conforme a Lockhart, William B. et al., Constitutional Law,
7a. ed., St. Paul, 1991, p. 656: “And though all the winds of doctrine
were let loose to play upon the earth, so Truth be in the field, we do in-
juriously by licensing and prohibiting to misdoubt her strength. Let her
and Falsehood gropple; who ever knwe the Truth put to the worse, in a
free and open encounter?”; y Wolff, “The Poverty of Liberalism”, cita-
do conforme a Lockhart, op. cit., p. 657: “It is not to assist the advance
of knwoledge that free debate is needed. Rather, it is in order to gua-
rantee that every legitimate interest shall make itself known in the po-
litical process. Justice, not thrut, is the ideal served by liberty of
speek”.
137
De esta forma, Stürner, op. cit., pp. 872 y ss.
138
Sobre la controversia presente y sobre el resguardo constitucio-
nal de la verdad en la judicatura de BVerfGE: H. Schulze-Fielitz, cita-
do en JZ 1994, pp. 902 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

130 PETER HÄBERLE

En nuestros tiempos son los problemas sobre la


verdad en los medios de comunicación de un tipo
especial. El derecho penal material puede interve-
nir parcialmente; sólo en los casos de difamación y
maltrato (parágrafos 186, 187 de la ley penal). En
tal circunstancia, cuando halla caso calificado, pro-
cederá en contra de personas de la vida política co-
mo especifica el parágrafo 187 de la ley penal ale-
mana.139 Muchos espacios libres para los medios
serán ampliados a través del parágrafo 193 de la
ley penal (atender intereses justificados).140 La le-
gislación sobre los medios de comunicación masi-
va exige información “fiel a la verdad” (comparar
artículo 111, párrafo 1, de la Constitución de Ba-
viera).141

139
Comparar con Lackner, K., Stafgesetzbuch mit Erläuterungen,
20a. ed., 1993, § 186, Rdnr. 7: “La prueba de la verdad se realiza
cuando la afirmación apunta a la esencia de lo sucedido (BGHSt, 18,
182)”. Id., op. cit., § 187, Rdnr. 1: “En contraposición a esto § 186 de-
be decirse claramente que aquello que ha sido afirmado es falso. Y en
esto se toca el punto esencial”.
140
Sobre esto, Lenckner, en Schönke y Schröder, Strafgesetzbuch,
bearb. Von Lenckner u. a., 24a. ed., 1991, p. 1429: Lackner, K., op.
cit., § 193 Rdnr. 1.
141
Sobre esto, el comentario de R. Stettner sobre el artículo 111 BV,
en Nawiasky, H. et al., Die Verfassung der Freistaates Bayern, 1992,
Rdnr. 8 sobre el artículo 111 BV: “Sin embargo tiene uno que some-
terse al artículo 111 parágrafo 1 BV, en caso de una afirmación no ver-
dadera en caso de que no se conozca nada con certeza. La protección
de este artículo tendrá lugar sin pago alguno. Decisivo en este caso es

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 131

Múltiples no-verdades permanecen sin sanción


legal.142 En esto puede y debe ayudar la afirmación
fundamental del Estado constitucional “verdad por
pluralismo”. La competencia de los medios entre sí
coadyuva también al descubrimiento de mentiras
—¿especie de “mano invisible” en el “mercado de
las opiniones”?—.143 Por todo esto, es tarea del

el sentido que tiene la obligación de testificar la verdad desde el punto


de vista subjetivo”. Meder, T., Die Verfassung der Freistaats Bayern,
4a. ed., 1992, artículo 111, Rdnr. 1 c: “Los reportajes de la prensa de-
ben de ser conforme a la verdad, eso es correcto en la medida de lo po-
sible (comparar con BVerfGE, 54, 208/220). Esta exigencia tiene
validez desde el momento de elegir el tema de la información, con esto
se evitaría la no completitud de los informes (comparar BVerfGE 12,
113/130)”. BVerfGE, 54, 208 (pp. 219 y s.): “sólo puede tratarse que la
obligación de declarar la verdad no sea considerada cuando la libertad
de expresión esté en peligro”. Comparar con Löffer, M., Presserecht,
Kommentar, 3a. ed., 1983, pp. 309 y ss.; Löffer, M. y Ricker, R.,
Handbuch des Presserecht, 2a. ed., 1986, pp. 251 y ss. Digno de tomar
en cuenta es la referencia a Pressekodex 1 des Deutschen Presserates
(1973/79), citado conforme a Moser, W., …Y mienten como presiona-
dos a ello? Indicaciones prácticas sobre derechos de prensa, derechos
de autor y personalidad en Baviera, 1987, p. 17: “El respeto a la ver-
dad y a la información veraz al público es el máximo mandamiento de
la prensa”.
142
Un caso a examinar por los juristas y políticos es la solución a la
disputa actual sobre un problema concreto con el tema de la verdad re-
ferente al nuevo derecho a réplica correspondiente a los cambios de la
ley de prensa del 11 de mayo de 1994. Sobre esto, Seitz, W.,
Saarländisches Gegendarstellungrecht, NJW, 1994, pp. 2922 y ss.
143
G. C. Lichtenberg (1790): “he hecho encuadernar periódicos del
año pasado y puedo decir que es indescriptible qué tipo de lectura re-
presentan, en proporción: 50 por ciento de falsas esperanzas, 47 por
ciento de falsas profecías y un 3 por ciento de verdad”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

132 PETER HÄBERLE

Estado constitucional ver por el principio de plura-


lismo; por ejemplo, limitando el poder exagerado
en el mercado de la televisión privada. Lo que
quiere decir que el modelo “pluralidad abierta” se-
ría lo mejor para Alemania.144 Algunas nuevas
Constituciones trabajan explícitamente en la es-
tructuración plural de los medios (por ejemplo, ar-
tículo 38, párrafo 6, artículo 39 y 40 de la Constitu-
ción de Portugal de 1976; artículo 20, párrafo 3 de
la Constitución española de 1978).
Junto a algunas de las antiguas ordenaciones de
sucesos que tenían relación con el problema de la
verdad y la mentira dentro del derecho penal, como
es el caso de falsificación de documentos,145 existe

144
Sobre esto: Hesse, K., Grundzüge des Verfassungsrechts der
Bundesrepublik Deutschland, 19a. ed., Rdn. 396 (p. 163); Schmitt
Glaeser, W., Die Rundfunkfreiheit in der Rechtsprechung des Bundes-
verfassungsgerichts, AöR, 108 (1983), pp. 161 y ss.; Hoffmann-Reim,
W., Medienfreiheit und der außenplrale Rundfunk, AöR, 109 (1984),
pp. 304 y ss.; BVerfGE, 12, 205 (pp. 261 y ss.); 57, 293 (pp. 319 y ss.);
73, 118 (pp. 154 y ss.); 74, 297 (pp. 325 y ss.); BverfGE, 39, 159 (pp.
163 y ss.); Bay VGH, bay VBl, 1977, pp. 558 y ss.; Bay VBl, 1987,
pp. 77 y ss., pp. 110 y ss. Véase también Soehring, J., Ehrenschutz
und Meinungsfreiheit, NJW, 1994, pp. 2926 y ss.
145
Así, en el caso de la falsificación de documentos (§ 267 StGB) y
sobre la autenticidad de un documento, hay que saber distinguir si su
contenido objetivo es verdadero. Con esto es el llamado “engaño gra-
fológico” en el contexto de § 267 StGB fuera de discusión alguna. Pe-
ro permanece la posibilidad de un castigo en caso de falsificación
mediata de una autorización escrita (§ 271 StGB) o de una falsifica-
ción de un puesto público (§ 348 StGB), porque en este caso la recti-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 133

recientemente en Alemania un campo en el que el


problema sobre la verdad y la mentira toca fondo y
límite para su penalización por parte del Estado;
me refiero a la controversia sobre la llamada “men-
tira de Auschwitz”.146

II. LA PROHIBICIÓN DE LA MENTIRA


DENTRO DEL ESTADO CONSTITUCIONAL

1. Aspectos generales

El Estado constitucional presupone que las per-


sonas, es decir, los ciudadanos, tienen un interés en
la “búsqueda de la verdad”; donde el interés por la

tud del contenido es entendida como un hecho consumado. Comparar


Tröndle, H., Leipziger Kommentar a § 267 StGB, Rdn., pp. 124 y s., y
§ 271 StGB, Rdn. 58.
146
Sobre la mentira de Auschwitz (§ 130 StGB): Schmidt, T., JuS,
1994, pp. 986 y s. La disputa sobre la llamada “mentira de Auschwitz
ha producido una inmensa literatura: Fromme, por ejemplo, F. K.,
“Strafrecht und Wahrheit”, FAZ, 27 de abril de 1994, p. 1; Fuhr, E.,
“Die Lüge verbieten?”, FAZ, 7 de abril de 1994, p. 1; Nolte, E., “Ein
Gesetz für das Außergesetzliche, Die Strafbarkeit der ‘Auschwitz Lü-
ge’. Gut gemeint aber nicht unbedenklich”, FAZ, 23 de agosto de
1994, p. 7; Allmann, W., “Steit um unbestreitbares, Geistige Freiheit
für Auschwitz-Leugner?”, FAZ, 27 de agosto de 1994, p. 27; Bertram,
G., Entrüstungsstürme in Medienzeitalter-Der BGH und die Aus-
chwitzlüge, NJW, 1994, pp. 2002 y ss. En el caso de discriminación a
un pueblo Deckert (diciembre 1994) formuló del BGH como punto
esencial que las verdades de la historia no son simples opiniones.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

134 PETER HÄBERLE

verdad es ya la meta a alcanzar. Incluso tiene


permitido el obligar —como ultima ratio— bajo
juramento a cumplir conforme a la verdad subjeti-
va, aunque esto no quiere decir que garantice la
verdad objetiva. El Estado puede encomendar a sus
funcionarios (los del tercer poder por ejemplo) la
búsqueda de la verdad, también crear comisiones
parlamentarias o “comités particulares” (como ocu-
rrió recientemente en El Salvador). Pero “ministe-
rios de la verdad” quedan estrictamente prohibidos.
El enorme significado que tiene el tercer poder co-
mo el intento más serio de buscar la verdad devie-
ne de su forma legal de proceder (verdad y justicia
como resultado de un proceso): independencia ins-
titucional y personal de los jueces, investigación
por sospechas fundadas, postulado de la “búsqueda
imparcial de la verdad”, transparencia como garan-
tía conexa a la búsqueda de la verdad: “condicio-
nes de verdad”.
El “principio del Estado de derecho”, en todas
sus variantes, tiende “puentes” para que el eterno
proceso de búsqueda de la verdad se cumpla en el Es-
tado constitucional.147 El principio de transparencia

147
Históricamente se presenta el principio sobre lo público también
en los procesos judiciales como garantía complementaria de la tarea
que tiene por finalidad el aclarar la verdad (como lo fue en el siglo
XIX en lucha contra la práctica monárquica de Arkan). La transparen-

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 135

actúa paralelamente a esto (artículo 42, párrafo 1,


de la Ley Fundamental, artículo 33 de la Constitu-
ción de Francia de 1958, artículo 80 de la Cons-
titución de España de 1978).
Hay ámbitos en los que generalmente la mentira
se disemina148 no obstante que haya tribunales y
comisiones parlamentarias para la búsqueda de la
verdad; como quedó evidenciado en el caso de la di-
misión del ministro presidente Engholm en 1992.
La soft law de las metas educativas de los jóvenes
ciudadanos (se encuentre ésta escrita o no escrita)
puede conducir a todo esto aunque sea de forma

cia del parlamento alemán (artículo 42, párrafo 1, de la Ley Funda-


mental) refiere no sólo históricamente a la discusión pública sobre la
verdad. Aspiraciones de verdad en el texto constitucional dirigidas al
primer y segundo poder no existen hasta donde puedo ver. Sobre “jui-
cios sobre la verosimilitud” dentro del contexto de decisiones judicia-
les, véase Nell, E. L., Wahrscheinlichkeitsurteilen in juristischen
entscheidungen, 1983; Düring, J., Bewiesmaß und Beweislast im
Asylrecht, 1990, pp. 13 y ss.
148
Ciertamente existe también una “estética de la mentira” que se le
puede adjudicar al director de cine italiano F. Fellini. Para él significa-
ba la mentira una de sus “formas predilectas de salir del paso” y uno
de sus “conceptos predilectos”. Sobre esto, Jessen, J., “Der große Pup-
penspieler im Labyrinth der Moderne”, FAZ, 1 de noviembre de 1993,
p. 29. Es de recordar aquí la definición de Umberto Eco de semiótica
como la disciplina que investiga todo lo que “puede ser usado para
mentir”. Sobre esto, Seibt, G., “Heilige Zeichen, Der Erzähler und die
Wissenschaft vom Lügen”, FAZ, 4 de enero de 1992, p. 23.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

136 PETER HÄBERLE

preliminar.149 Y se espera que todo esto sea sancio-


nado con la ayuda de testigos bajo juramento. Por
eso mismo se esmera el Estado constitucional en la
búsqueda de la verdad; porque para él es el tema de
la verdad un problema fundamental. Y esto hasta el
punto de que el Estado puede ser entendido como
un intento de apertura a toda verdad —y que cons-
tituye la esencia de las tres verdades culturales— y
a que los hombres se entiendan tal y como son, con
todos sus errores y hasta con todas sus “mentiras
vitales”. Estas son ciertamente producto de una no
intencionada gana de engañarse por lo falso, pero
que protege a la propia biografía de la ruina total
(existen también mentiras vitales colectivas, que
abarcan a la nación entera: piénsese en la Francia
de De Gaulle y en el caso “Vichy”).150

149
Sobre esto, Häberle, P., Verfassungsprinzipien als Erziehung-
sziele (1981). Ahora en: id., Rechtsvergleichung im Kraftfeld des Ver-
fassungsstaates, 1992, pp. 321 y ss.
150
Sobre el debate en Francia: Altwegg, J., “Vergessen ist die erste
Bürgerpflicht, F. Mitterrands souveränes Doppelspiel auf der Klavia-
tur von Erinnerung und Veränderung”, FAZ, 23 de abril, p. 29. Véase
también el caso Touvier en Francia, quien bajo la frase “valor para ser
veraz” ha sido discutido (FAZ, 14 marzo de 1992, p. 12). En contra de
Touvier se dirigió un proceso por crímenes contra la humanidad y que
fue el primer caso en Francia de este tipo. Los franceses debieron de
confrontar recientemente el periodo de la ocupación y colaboración
nazi. Touvier fue asesinado en 1993.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 137

“El derecho a errar” (B. Gugenberger) constitu-


ye el testimonio más hermoso en el que se funda-
menta el Estado constitucional en la búsqueda de la
verdad. Servidores públicos y mandatarios no ten-
drán nunca permitido mentir. La mentira de los po-
líticos permanece en la mayoría de los casos desco-
nocida, porque logra ocultarse. Pero en el caso que
salga a la luz pública, recibirá su castigo merecido
según la ética política. Por lo general las conse-
cuencias de mentir en política son la ruina (como el
caso F. J. Strauß del “escándalo de la revista Spie-
gel” de 1962). Todavía no dudamos de gozar de la
historia del “barón de la mentira” Münchhausen,
porque es una lección desde el punto de vista teóri-
co científico lo que depara el “trilema Münchhau-
sen” (H. Albert). Y el problema de mentir (por ne-
cesidad) se plantea de una manera muy distinta en
democracias plurales, i. e. Estados constituciona-
les, a como se presenta en dictaduras.151 Uno puede
traer a la mente el silencio individual, o “acumula-
do”, cuando la mentira en el tiempo del nacional
socialismo podía ayudar a salvar a una de sus vícti-
mas (comparar con la película del francés Truffaut,
El último metro).

151
Véase también a Reiner Kunze: “la patria se encuentra en el
mundo/y nunca más la mentira/debe besar el anillo”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

138 PETER HÄBERLE

Hasta nuestros días nos sigue incomodando la


tesis de Hanna Arendt: “La veracidad no ha conta-
do nunca dentro de las virtudes de los políticos,
mientras que la mentira siempre ha sido uno de sus
instrumentos consentidos”.152 A pesar de la disputa
en torno a la llamada “mentira sobre pensiones e
impuestos” en las elecciones alemanas, o de aque-
lla de la tesis de Pufendorf (1711) sobre el Estado
autoritario ilustrado, según la cual es permitido ca-
llar en bien del bienestar ajeno o personal,153 y pese
también a las sugestivas palabras de Nietzsche: “la
mentira como incremento del poder, un nuevo con-
cepto de la ‘verdad’”,154 podemos a todas ellas con-
traponer las palabras de Kant155 y su sucesor G.
Böhme:156 “mintiendo al interlocutor se ofende a
toda la humanidad y a uno mismo. De esto se de-
duce que especialmente los poderosos, esto es los

152
Arendt, H., Wahrheit und Lüge in der Politik, 1972, 2a. ed.,
1987, p. 8.
153
Sobre esto: Böhme, G., “Die Sozialstruktur del Lüge”, en Kem-
per, P. (hrsg.), op. cit., p. 71 (76). El publicista M. Harden abandonó
su villa en Grunewald, en Berlín, dejando cinceladas las palabras de
Ulricht von Huttens: “si hubiera callado la verdad/me hubieran aumen-
tado las amistades”.
154
Citado conforme a Bloz, N., “Politik als ob oder Die lizenz zu lü-
gen”, en Kemper, P. (hrsg.), op. cit., p. 58 (70).
155
Kant, I., Über ein vermeintliches Recht aus Menschenliebe zu lü-
gen, Werke, hrsg. por W. Weischedel, t. IV (1963), pp. 637 y ss.
156
Op. cit., p. 44.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 139

políticos, no tienen derecho a mentir”. Ciertamente


que estas palabras se hacen valer en las democra-
cias plurales o Estados constitucionales. En regí-
menes totalitarios, el ciudadano oprimido sí tiene
permitido mentir en situación de peligro, con el fin
de librarse a sí o a otros de la persecución.

2. Funciones jurídicas

Extremando los términos se puede preguntar si


el orden jurídico, incluyendo a la Constitución,
puede descansar en la “mentira”.157 De alguna ma-
nera es legítima la pregunta porque el derecho, co-
mo producto humano, puede descansar en el error,
sobre todo en el caso de Constituciones inspiradas
en el derecho positivo, ya que la positividad siem-
pre puede ser cuestionada. Particularmente la ver-
dad ilustrada de los textos clásicos, como el de
Aristó teles sobre la justi cia y la igual dad, o el
de Montesquieu sobre la división de poderes, o la
sugestiva pregunta de B. Brecht “todo poder del
Estado parte del pueblo, pero ¿hacia dónde se diri-

157
Hagamos presentes la disputa a propósito de la exposición de ar-
te de la RDA en la Galería Nacional de Berlín: “Los cuadros no mien-
ten”, FAZ, 7 de mayo de 1994, p. 25. Véase también el asunto sobre el
contenido verdadero de las actas del Stasi bajo la divisa contraria “las
actas mienten”, FAZ, 2 de septiembre de 1993.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

140 PETER HÄBERLE

ge?”; la fuerza de los textos clásicos158 nos propor-


ciona los rudimentos para orientar las sentencias
del derecho positivo hacia la verdad, incluyendo
Constituciones enteras.
La respuesta debe ayudarnos a establecer dife-
rencias. Sin duda alguna hay Constituciones que no
tienen vínculo alguno con la realidad. Se puede
mencionar a manera de ejemplo el artículo 2 de la
Constitución irlandesa: “el territorio estatal abarca
a toda la isla irlandesa, las islas aledañas y las
aguas costeñas”. Un paralelo a esto lo representa la
controversia sobre la situación jurídica alemana
hasta que tuvo lugar la anhelada reunificación,159
con relación a lo cual vale mencionar el juicio ad-
judicado a W. Brandt sobre la reunificación alema-
na como una “mentira para la vida” de la Repúbli-
ca federal que aún hoy día quema nuestros oídos
dolorosamente.
Los órdenes jurídicos constituyen, legal y legíti-
mamente, institutos encargados de instrumentalizar
la negación de la verdad en razón de determinados

158
Sobre esto, mi texto: Klassikertexte im Verfassungsleben, 1981.
159
Comparar con el pasaje en los elementos fundamentales del jui-
cio sobre convenios de la BVerfGE, 36, 1 826: “aquí sí se trata de una
línea fronteriza entre Estados (i. e. entre la República Federal Alemana
y la República Democrática Alemana) que se comporta de igual forma
como entre los Estados dentro de la misma República Federal Ale-
mana”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 141

valores jurídicos. Aquí se trata de una ficción jurí-


dica.160 Las ficciones son definidas por H. Vaihin-
ger (1911) en su filosofía del “Como si” como una
inecesaria desviación de la realidad, que se comete
consciente y arbitrariamente como un artificio pro-
visorio y temporal con el fin de servir a sus propios
intereses. Estas ficciones fueron caracterizadas por
ni más ni menos que R. von Ihering como “menti-
ras de necesidad técnica”, “muletas de la cien-
cia”.161 Esto puede ser una prueba de la ironía del
arte jurídico, pero nunca una justificación para re-
currir a la negación de la verdad por parte de la ju-
risprudencia.
La ficción tiene que comparecer ante los tribu-
nales de la justicia que por lo general triunfa.162
Incluso a nivel de teoría constitucional tenemos
que ver con ficciones, por ejemplo aquella sobre el
“estado natural” que es una especie de “piedra de
toque” para la razón (en el sentido de Kant).

160
Sobre esto, Esser, J., Wert und Bedeutung des Rechtsfiktionen,
1940, 2a. ed. de 1969; Pfeifer, M., Fiktionen im öffentlichen Recht,
insbesondere im Beamtenrecht, 1980 (también sobre esto, lo dicho por
mí en DVBl, 1981, pp. 809 y s.).
161
Sobre esto, Pfeifer, M., op. cit., pp. 22, 23 y s.
162
Véase el punto de partida de Pfeifer, op. cit., y en mi plática
mencionada.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

142 PETER HÄBERLE

III. VERDAD COMO “CONCEPTO VINCULANTE”


PARA LA LIBERTAD, JUSTICIA Y BIENESTAR
DEL ESTADO CONSTITUCIONAL

1. Aspectos generales

La multiplicidad de las verdades, más lo inal-


canzable de la verdad, más los errores humanos y
la experiencia de que toda búsqueda de la verdad
finaliza siendo sólo búsqueda, esto en conjunto
puede inducir a pensar que el concepto de la ver-
dad es irrelevante para el derecho por su carácter
“platónico” o por ser simplemente una “fórmula va-
cía” y, por tanto, deba de ser desechada para siem-
pre. Pero como se mostró, la verdad es un valor cul-
tural del Estado constitucional y precisamente por la
experiencia tenida con el modelo de Estado totalita-
rio es un valor irrenunciable. La afirmación de
Thomas Hobbes autoritas non veritas facit le-
gem163 no constituye la verdad del Estado constitu-

163
Sobre Hobbes: “auctoritas non veritas facit legem”. Dilcher, G.,
“Vom ständischen Herrschaftsvertrag zum Verfassungsgesetz”, Der
Staat, 27 (1988), p. 161. Véase también a Hobbes, Th., Dialog zwis-
chen einem Philosophen und einem Juristen (1681), hrsg. por B.
Willms, 1992. Escéptico Bon, G. le, Psychologie der Massen, 1895,
2o. libro, capítulo II, parágrafo 2 (1964), p. 78: “La máxima fuerza
motora del desarrollo del pueblo no ha sido nunca la verdad, sino el

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 143

cional. V. Havel representa al “testigo y verdad de


estos tiempos”,164 arquetipo del Estado constitucio-
nal. La tradición filosófica checa sobre la verdad,
junto con el documento ya clásico (i. e. la Carta
77) creado por él, lo legitiman aún más. En ella se
afirma lo mismo que ya había expresado Schiller
en su Demetrio, que la verdad es un concepto co-
nexo con la libertad.

Aquí no hay nada que lucubrar, todo ya ha sido


pensado
Las pruebas hablan irrefutables por sí mismas
Aquí no es Moscú. No es ya el miedo al déspota lo
que ata al alma libre
Aquí tiene la verdad permitido andar con la cabe-
za en alto.
Yo no deseo, honorables caballeros, que aquí en
Cracovia,

error. Y cuando ahora el socialismo ve crecer su poder se aclara por-


que representa una ilusión que aún está viva”.
164
Comparar con la cita 34 (II parte) y V. Havel, versuch, in der
Wahrheit zu leben, 1990, p. 28: “La verdad… posee en los países
post-totalitarios una enorme importancia…”, p. 28: “el anhelo humano
por la verdad”, p. 30: “añoranza del hombre por su dignidad humana y
sus derechos fundamentales”. Popper habla profundamente convenci-
do sobre la “idea de verdad como un principio regulativo” (en Vermu-
tungen und Widerlegungen, 1963/1994, t. I, pp. 329 y s., p. 334).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

144 PETER HÄBERLE

en el mismo parlamento imperial de los polacos,


tenga el Zar de Moscú a sus mejores esclavos.
(Schiller, Demetrio)

También los lemas de algunas universidades ale-


manas recuerdan el carácter “conexo” de la verdad.
La conexión entre verdad y justicia,165 como en
otro lugar entre verdad y salus publica (actualmen-
te caracterizada como plural y pública), es un lugar
común; sea que se presente en forma de “valores
humanos” (por ejemplo en el proyecto de Constitu-
ción de Bielorrusia de 1992), sea que se presente
bajo la forma de “lo bueno y justo” (véase Preám-
bulo del proyecto constitucional de Rusia de 1992),
sea que se presente en la forma de objetivos educa-
tivos.166 Hoy día no puede pensarse en el concepto
de justicia sin el enriquecimiento que gracias a los

165
Consultar: Kaufmann, A., Rechtsphilosophie in der Nach-neu-
zeit, 2a. ed., 1992, pp. 24 y ss.: “Teoría procedural de la verdad y de la
justicia”.
166
Comparar con el artículo 26, cifra 1, de la Constitución de Bre-
men de 1947: “educación para una comunidad de conciencia que esté
por el respeto de la dignidad humana y por una voluntad que promue-
va la justicia social”. Artículo 56, párrafo 4o. de la Constitución de
Hessen de 1946: Educación para “la justicia y la veracidad”. Artículo
33 de la Constitución de Reihnland-Pfalz de 1947: “justicia y veraci-
dad”. Artículo 30 de la Constitución de Saarland de 1947: “responsa-
bilidad política y moral”. Artículo 28 de la Constitución de
Brandemburgo de 1992: “voluntad para la justicia social”. Artículo
101, párrafo 1, de la Constitución de Sajonia: “justicia”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 145

derechos humanos ha usufructuado (véase Consti-


tución de la República Checa, artículo 85, párrafo
2, de 1993, sobre el juramento de los magistra-
dos).167

2. El “discurso autónomo” de los juristas

Tal vez ayude en el caso de los discursos sobre


la verdad la propuesta de R. Safranski.168 Él distin-
gue entre dos regiones de la verdad separadas una
de otra: a la primera la llama Safranski región cul-
tural, ésta tiene que ver con la “invención de uno
mismo, autoformación, y, ligado con esto, la inter-
pretación y proyecto del mundo, sucintamente di-
cho; con el acto más individual y existencial que es
dotar de sentido al sinsentido, esa región de la ver-
dad es fantástica, creativa, metafísica, imaginaria…
como siempre. Ella no está necesitada de consen-
so… todo es posible”. La “otra región de la ver-
dad” la llama Safranski la región “política”. En ella
tiene lugar “la experiencia de la inviolabilidad de
la otredad del otro, del respeto de su libertad” y por

167
“Juro por mi honor y mi conciencia proteger la inviolabilidad de
los derechos humanos y de los derechos del ciudadano… en mi mejor
disposición y sin intereses partidistas”.
168
Safranski, R., Wieviel Wahrheit bruacht der Mensch?, Über das
Denkbare und das Lebbare, 1993, pp. 193 y ss., 206 y ss.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

146 PETER HÄBERLE

eso mismo es esta verdad “racional, objetiva, co-


mún, pragmática, útil para la comunidad, útil para
la vida”.
Esta “doctrina de las dos regiones de la verdad”
está expuesta a críticas, sobre todo me parece en
relación al Estado constitucional que representa
una forma de cristalización de la cultural.169 ¿Es
posible separar “la aventura de hacer causa por la
verdad y la cultura” de las “sobrias verdades de una
política enteca”? ¿Es legítimo contraponer de esta
forma a la cultura con la política? Porque tanto la
cultura aspira a la “paz”, como la política a la “pa-
sión”. Si la justicia y bienestar son valores cultura-
les, entonces la “invención de la verdad” por parte
del poeta y del filósofo son indispensables para el
desarrollo del Estado constitucional. Tal vez esta-
mos necesitados de “verdades políticas que nutran
a la política enteca”. El Estado constitucional pre-
cisa, en el ámbito de la política constitucional, por
ejemplo, de por lo menos una porción de “verdad
política”. El esfuerzo de determinar las “condicio-
nes de posibilidad de una convivencia pacífica y li-
bre” (así lo piensa Safranski de una manera muy
kantiana) no es suficiente para comprender todas

169
Sobre esto, Häberle, P., Verfassungskehre als Kulturwissens-
chaft, 1982. Del mismo autor, Europäische Rechtskultur, 1994.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 147

las libertades culturales del Estado constitucional y


su civilidad general. La cultura de la libertad y la
libertad de la cultura exigen una “política apegada
al derecho fundamental”.170 La política dentro del
Estado constitucional no puede, en mi opinión, me-
drar sin sustentar un derecho a la verdad.171 Cierta-
mente que frente a todas las otras verdades que no
sean “no relativas” debe haber un cierto escepticis-
mo; pero no por eso se tiene que renunciar a todas
las “verdades absolutas” como la dignidad humana,
libertad, tolerancia. Éstas actúan como “condicio-
nes de verdad” en el sentido de H. G. Gadamer.
En resumen, esto significa que nosotros tenemos
la obligación de tomar conciencia del debate filo-
sófico en torno a la verdad y como juristas no nos
podemos dar por satisfechos simplemente con reci-
bir una definición, porque de esta forma se podría

170
Sobre esto, mi “Regensburger Staatsrechtslehrerkoreferat: Grun-
drechte im Leistungsstaat”, VVDStRL, 30 (1972), pp. 43 y ss. También
en Die Verfassung des Pluralismus, 1980, p. 163 (194).
171
Ante todo, no puede quedar todo ahí donde quiere la tesis de R.
Rorty sobre que la verdad no debe ser buscada como si fuera una tierra
desconocida, sino antes bien como una producción personal de los
hombres. Sobre esto, Searle, J., Merkur 48. Jg., 1994, pp. 377 y ss.
Con Searle, se debe pensar en la “tradición del racionalismo occiden-
tal”, esto es; el principio del realismo y de la “teoría de la verdad por
correspondencia”: la realidad existe independientemente de la repre-
sentación que de ella se haya hecho el hombre y una sentencia es ver-
dadera cuando coincide con los sucesos.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

148 PETER HÄBERLE

tomar la parte por el todo. Por eso, hay intentos,


por el lado de la filosofía, de combinar “la teoría de
la correspondencia” con la teoría de la coheren-
cia.172 De tal forma que sea posible incorporar la
teoría de la verdad por consenso en la doctrina
constitucional a la manera de una permanente ela-
boración de “consensos básicos” y siguiendo el
sentido de los consensos éticos mínimos. En esta
dirección puede entenderse el concepto de digni-
dad humana de Schiller “cada cual debe construir
en sí mismo la humanidad”, y también el de I. Kant
como “verdad trascendental”,173 o el del mismo Sa-
franski “libertad-verdad” como divisa: “verdad co-
mo pluralismo cultural”.174
Las concepciones de verdad varían según la es-
pecialidad científica, e incluso al interior de una
misma encontramos conceptos distintos. Por esta
razón, puede hablarse del concepto multifuncional

172
Esta es la meta de Stawson, P. F., Análisis y metafísica, cit., pas-
sim, pp. 112 y ss., 121 y ss. So bre la teoría de la co rres pon dencia
véa se a Pop per, Conjectures and Refutation, cit., p. 324.
173
Comparar con R. Safranski que refiere a la “garantía de una exis-
tencia dentro de condiciones de vida digna”, op. cit., p. 207. Para una
síntesis de las distintas teorías de la verdad Kaufmann, A., op. cit., pp.
32 y ss., 35 y ss.
174
Entre tanto, es tiempo de despedirse del muy citado “antagonis-
mo platónico” entre una única capacidad filosófica para la verdad y
otra retórica y vivaz.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 149

y relacional de la verdad. El contexto en el que se


encuentran los planteamientos de los problemas ju-
rídicos sobre la verdad y sus respectivos textos (co-
mo en el artículo 42, párrafo 3, de la Ley Funda-
mental, o el artículo 111, párrafo 1 de la Consti-
tución de Baviera, o en lo que respecta a la admi-
nistración de un parlamento ¡integridad!) exigen
una mayor funcionalidad entre más especializado
esté el “concepto de verdad”.175
Con esto se presenta el problema de la verdad,
particularmente a los juristas, en su enorme rique-
za. Hay terrenos en los cuales se pone en tela de
juicio los (pen) últimos fundamentos de la Res pu-
blica a un nivel relativamente general, no obstante
se trate de afirmaciones verdaderas cuyos conteni-
dos puedan calificarse de justos (por ejemplo, dere-
chos humanos). Existen campos en donde los con-
ceptos típicos del derecho exigen enunciados
ajustados a la verdad de los sucesos. Si es que es
posible distinguir con relación a esta exigencia en-
tre campos.

175
Comparar con el concepto de Popper de “verdad interesante y re-
levante” que busca fundamentar para los juzgados. Popper, Vermutun-
gen und Widerlegungen, 1963/1994, t. I, p. 336: “cuando el juez llama
a un testigo que jure decir la verdad y nada más que la verdad, enton-
ces es porque el juez va tras toda la verdad que considere relevante”.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

150 PETER HÄBERLE

Con todo lo dicho, es deseo de este esbozo mos-


trar a los juristas en general, y a los constituciona-
listas en particular, la enorme “relevancia” que tie-
ne para ellos (real o aparente) el problema de la
verdad en sus niveles filosóficos más elevados. El
Estado constitucional exige una tematización de
los problemas de la verdad, y aquello que lo carac-
teriza es exactamente el hecho de que esté en
condiciones de hacerlo.
Estas diferencias de conceptos no remiten a una
“verdad relativa” y mucho menos menoscaban el
sentido que tienen las premisas del Estado constitu-
cional, base de la orientación en la defensa de la
verdad (no olvidemos a V. Havel) al censurar en
todo momento la mentira (como quería Kant) y de-
fender la dignidad humana. La imagen de hombre
del Estado constitucional vislumbra un ciudadano
para quien es posible emprender la búsqueda de la
verdad, porque le es necesario la verdad: “el adqui-
rirla y poseerla”. A esto se suma la ausencia de
violencia (sutil monopolio de la fuerza), así como
tolerancia, cultura y protección a la naturaleza, to-
mando en cuenta a las sucesivas generaciones. El
derecho internacional, aunque ha llegado tardía-
mente al planteamiento de los problemas de la
verdad, puede aprender de todo esto (véase supra
Excursus II).

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas


Esta obra forma parte del acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
www.juridicas.unam.mx https://biblio.juridicas.unam.mx/bjv Libro completo en: https://goo.gl/A4tJMY

VERDAD Y ESTADO CONSTITUCIONAL 151

De alguna manera puede decirse que la justicia


es la “verdad del derecho”. Este ordenamiento de
los ideales “verdad, justicia, bienestar común” no
significa una demanda excesiva al Estado constitu-
cional, antes bien estos ideales son inmanentes en
todas las distintas formas en que se presenta el
Estado constitucional. Estos tres conceptos repre-
sentan valores de acercamiento que señalan cami-
nos y procedimientos que disminuyen la posibili-
dad de fracaso y error: tomando en cuenta que el
hombre padece de falibilidad y que el Estado no
puede ni pretende “curarlo”. El frecuentemente
practicado cambio radical al Estado totalitario es el
(alto) precio a pagar.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México - Instituto de Investigaciones Jurídicas