Está en la página 1de 169

LA MITOLOGÍA Y LA RELIGIÓN

GRIEGAS

ÓSCAR TEMIÑO GONZÁLEZ


«Comprender la religión griega, o lo que otros
llaman el "estilo religioso" griego, supone
para la mentalidad moderna un esfuerzo
considerable. Primero, porque a través del
tiempo fue evolucionando con las restantes
manifestaciones culturales del hombre. Pero,
sobre todo, en segundo lugar, porque, desde
el "paganismo" hasta el mundo
contemporáneo, lo que ha cambiado es el
propio significado de la religión, su papel y
sus funciones, su lugar en la conciencia
individual y en el grupo.»
La complejidad del mundo de las creencias
griegas -en el que se entremezclan mito,
poesía, religión y culto-, hace aconsejable
que se disponga de un panorama global que
ayude a entender la relación que en
ocasiones guardan tales elementos. El
presente trabajo es sólo un resumen de sus
principales características, dirigido
especialmente a los alumnos de Bachillerato
que se inician en el aprendizaje de los dioses
y héroes de la mitología clásica.
LAS CARACTERÍSTICAS MÁS
IMPORTANTES QUE SUELE
DESTACARSE EN LA RELIGIÓN
GRIEGA SON:
1. POLITEÍSMO:

Sin duda, los griegos experimentaron y conocieron el PODER


DIVINO en una gama muy rica de posibilidades, que originaría
un politeísmo1, compartido con otros pueblos de la Antigüedad

En cuanto a la función de sus dioses, los Olímpicos,


que pertenecen a la generación más importante, no
es que hayan creado el mundo 3, sino que forman
parte de él, como los mismos humanos, porque los
tres (cosmos, dioses y humanos) surgen de
POTENCIAS PRIMIGENIAS
COSMOGONÍA Y TEOGONÍA

Según nos relata Hesíodo4, al inicio del mundo sólo


existía C£oj, el Caos (que significa desorden, el
espacio puro o la extensión sin ningún contenido, el
vacío). Las sucesivas generaciones de dioses
representan, en este contexto, el complicado
proceso que entraña el paso del Caos al Cosmos,
es decir, el paso de la ausencia de Orden Universal,
de Justicia Suprema y de Belleza Absoluta a su
definitiva presencia. En castellano la palabra
Cosmos no sólo alude al universo sino que, en
algunos derivados, como cosmética, se utiliza en su
acepción de generador de belleza o de higiene. Sin
duda, el concepto del Cosmos, dentro de la
mentalidad griega presuponía un ideal de hermoso
orden justo.
Del Caos surgieron tres generaciones de dioses.
1ª GENERACIÓN DE DIOSES
URANO y GEA fueron la primera pareja de dioses y potencias primigenias,
"el Cielo y la Tierra", surgidas del Caos. Junto a ellos apareció Eros, el
poder cósmico del amor o de la atracción que actúa sobre dioses y hombres
haciendo que éstos se unan. De la unión de Urano y Gea surgieron muchos
seres poderosos como los TITANES o los CÍCLOPES, a los que Urano, por
miedo a ser destronado por su descendencia, obligaba a permanecer
dentro del seno de su madre.
La Derrota de los Titanes (Jordaens): Los
gigantes, hijos de Gea, que se habían
sublevado, sucumben bajo las piedras enviadas
por Júpiter con la ayuda de Hércules.
Gea, harta de padecer los sufrimientos que le provocaba
el encierro de sus hijos, decidió aliarse con el más joven y
fuerte de Titanes, su hijo Crono, al que le hizo entrega de
una hoz de oro para que la utilizara contra su padre en
una emboscada que, juntos, habían planeado. Así lo hizo
el osado Cronos, quien tomando la hoz con la mano
derecha castró a Urano. Luego, con la mano izquierda
arrojó los genitales al mar, lanzándolos hacia atrás por
encima del hombro, con ese gesto característico que aún
seguimos reconociendo en la costumbre de tirar algunos
cosas (un poco de sal, una herradura...) para alejar la
mala suerte: este gesto se llama apotropaico, palabra que
en griego significaba hacer que (el mal) se dé la vuelta.
La sangre de Urano fecundó a Gea, quien engendró a
los GIGANTES y a las FURIAS. Los órganos genitales, al
caer al mar, engendraron a la diosa AFRODITA,
nombre que en griego significaba precisamente la
nacida de la espuma del mar
El carácter negativo que tiene en el mito la
mano izquierda puede ser puesto en relación
con la mala reputación con que se asocia aún
hoy el término siniestro, sinónimo de funesto
o malintencionado, en contraste con el
sentido que le damos a la palabra diestro.
Finalmente, el motivo del hijo menor que con
actitud valerosa salva a la prole se repite en
ocasiones en el mito y puede reconocerse aún
en los cuentos populares infantiles (Los siete
cabritillos, Pulgarcito...).
2ª GENERACIÓN DE DIOSES

La muerte violenta de Urano a manos de su propio


hijo supone el paso a la siguiente generación: Crono
y su esposa Rea, dos potencias primigenias que
representan, respectivamente, el Tiempo y la
Naturaleza. Los romanos identificaron a Crono con
Saturno, y a Rea con Cibeles. Esta diosa en la
mitologia es representada sobre un carro que
simboliza la superioridad de la madre Naturaleza, a la
que incluso se subordinan los poderosos leones que
tiran del carrro
La generación de los Titanes tampoco trajo consigo el establecimiento de un
orden justo, pues el comportamiento de Crono, respecto a su descendencia,
se vio condicionado por la maldición que pronunció su padre antes de morir:
Urano profetizó la muerte de Crono también a manos de uno de sus hijos.
Para evitar este oráculo Crono devoraba a sus hijos nada más nacer. En
griego el nombre de Crono (Ð crÒnoj) se relacionaba con la palabra que
significa tiempo. Desde esta perspectiva, el tiempo actúa con los hombres
como el Titán cruel de la mitología, devorando o destruyendo los cuerpos de
los seres vivos hasta los huesos. Este mito ha sido motivo de atención en la
obra de algunos artistas como Rubens o Goya cuyos cuadros Saturno
devorando a sus hijos nos legaron una reflexión más o menos sombría sobre
el paso del tiempo. Precisamente, al implacable Crono se le suele representar
con una hoz, objeto que también se halla asociado a la imagen iconográfica
de la Muerte segando las almas de los vivos .
Saturno devorando a un hijo:
El dios Saturno, hijo de la Tierra y
del Cielo (Gea y Urano), devoraba
a sus hijos a medida que nacían.
Se identifica con el dios griego
Cronos, símbolo del tiempo que
crea y devora los días
Saturno devorando a un hijo:
(ver la historia en el de
Rubens
del mismo título)
LA 3ª GENERACIÓN O GENERACIÓN DE LOS DIOSES OLÍMPICOS
La predicción de Urano terminó cumpliéndose, pues Rea, cansada de la
actitud destructiva de Crono hacia sus vástagos, salvó a Zeus, el más joven
de sus hijos, dando a tragar a Crono una piedra envuelta en pañales. Rea, a
continuación, puso a salvo a Zeus en una gruta del monte Ida, en Creta. En
la entrada colocó a los CORIBANTES o CURETES, con el fin de que
disimularan con sus estruendosas danzas guerreras el llanto del niño.
También dejó en la gruta a la cabra AMALTEA (en otras versiones Amaltea es
simplemente una ninfa) para que Zeus se alimentara con su leche. Cuando
aquélla murió, Zeus con la piel del animal creó la égida, el manto de piel de
cabra que más tarde Zeus regaló a su hija predilecta ATENEA, sobre la cual
la diosa llevaba prendida la cabeza de la gorgona Medusa para amedrentar a
los enemigos. La égida, palabra que en castellano también puede significar
protección o defensa. Asimismo, con el cuerno de la cabra Zeus creó la
Cornucopia o cuerno de la abundancia, en homenaje a la función nutricia de
Amaltea, y del que el poseedor podía extraer todos los alimentos que
deseara.
Al hacerse mayor Zeus se enfrentó a su malvado
padre, consiguiendo, con la ayuda de la diosa
METIS, que Crono tomara un vomitivo y expulsara
de este modo a todos sus hermanos que había
devorado. Pero lo primero que Crono devolvió fue
la piedra que se había tragado en lugar de Zeus.
Esta piedra, llamada ÓNFALOS, en griego
significaba ombligo (ο ομφαλος), y Zeus la puso
en el pico de dos águilas para que la dejaran caer
en el preciso lugar donde se encontrasen después
de dar la vuelta al mundo cada una por un lado.
SANTUARIO DE APOLO EN DELFOS
Este lugar fue DELFOS, a los pies del monte PARNASO,
morada de las MUSAS, donde la piedra-ombligo de Zeus
marcaba el centro de la tierra. Los griegos instituyeron en él
el santuario del dios APOLO que albergó uno de sus oráculos
más influyentes en la vida social y cultural de Grecia: el
oráculo de Apolo, en cuyo templo estaban grabadas las
famosas sentencias de Conócete a ti mismo o Nada en
demasía, que invitaban a los hombres a reconocer que sólo
eran mortales y a saber guardar en sus vidas una oportuna
moderación, respectivamente. En el interior de este templo
los griegos interpelaban la voluntad de los dioses a través de
la PITONISA.
las Musas son las nueve hijas de Zeus y de
Mnemósine. Éstas fueron engendradas, según
el mito, en nueve noches consecutivas.
Zeus y sus hermanos declararon la guerra a los Titanes, que estaban dirigidos por
el gigante Atalante. Esta lucha se conoce con el nombre de TITANOMAQUIA o, en
otras versiones, GIGANTOMAQUIA y fue representada en la antigúedad por
muchos artistas, como el propio FIDIAS en el templo del PARTENÓN en la
Acrópolis de la Atenas de Pericles del S. V a. C.

Los dioses de la tercera generación salieron victoriosos y confinaron a los Titanes


en el Tártaro y a los gigantes los enterraron bajo enormes montañas.
El verdadero nombre de Hércules era Heracles que
Finalmente, la generación de quiere decir “gloria de Hera”, la diosa que tanto lo odió,
Zeus fue la última, aquella que y por cuya causa hubo de correr tantos peligros y
representaría la Justicia realizar tan increíbles proezas.
Suprema, la misma que el Hércules era hijo del mismo Zeus que había engañado a
padre de todos los dioses y Alcmena (madre de Hércules) tomando la figura de éste.
hombres haría extensiva a la Así pues Hércules había heredado la fuerza prodigiosa
Tierra mediante el concurso de
de su padre, Zeus.
la fuerza del famoso
HERACLES (en latín conocido Cuando Hércules era bebé y dormía en su cuna, Hera (la
como HÉRCULES). celosa esposa de Zeus) le puso dos serpientes para que
le mataran pero Hércules las estranguló con sus propias
manos.
Cuando Hércules creció y Hera vertió en su copa un
veneno que lo enloqueció y, tan loco se volvió, que
mató a su mujer y sus propios hijos confundiéndolos
con enemigos.
Zeus obligó a Hera que devolviera la razón a Hércules
pero Hércules fue castigado por matar a su familia
(aunque la verdadera culpa fue de Hera) a servir de
esclavo durante 12 duros años a su primo Euristeo, rey
de Micenas.
Éste que quería quitárselo de encima le mando los
“doce trabajos de Hércules”.
También consiguió esquivar las ocasiones en que parecía que se
cumpliría de nuevo la maldición antigua de morir a manos de uno
de sus propios hijos, y, así, cuando Metis estaba a punto de tener un
hijo de Zeus, éste puesto en sobreaviso de que el hijo que naciera
de ambos llegaría a ser más poderoso que su propio padre, evitó el
oráculo tragándose embarazada a la diosa Metis. Con el paso del
tiempo -continúa la leyenda- Zeus llegó a sentir un fuerte dolor de
cabeza, y llamó a su hijo Hefesto (Vulcano, en latín) para que le
dividiera con su afilada hacha el cráneo. Una vez superada la inicial
resistencia del desconfiado hijo, Zeus consiguió que cumpliera el
encargo, y de la cabeza abierta de Zeus nació la diosa ATENEA en
persona, a la que coronó la diosa VICTORIA
Zeus gobernó junto a sus hermanos e hijos desde el
OLIMPO. En la geografía griega el Olimpo era un monte
de nieves perennes de las regiones del norte, en el cual
los griegos situaron la sede de los dioses de esta tercera
generación. Esta es la causa de que a estos dioses los
poetas los denominaran DIOSES OLÍMPICOS, siendo
Zeus el más poderosos de todos. En honor suyo se
instauró un santuario en la famosa ciudad de OLIMPIA,
en el Peloponeso, que adoptó el epíteto de Zeus
Olímpico, y donde se celebraban cada cuatro años los
juegos atléticos más famosos de la antigúedad, origen e
inspiración de los actuales Juegos Olímpicos.
DIOSES MAYORES o DIOSES OLÍMPICOS

Los poetas griegos HOMERO y HESÍODO fueron los que,


principalmente,fijaron en sus obras las CARACTERÍSTICAS
de estas divinidades (y así le agradó al pueblo griego
imaginarlas, por lo menos hasta época clásica, años en que
empezaría a extenderse la revisión crítica de los nuevos
intelectuales sobre unos dioses cada vez más alejados de la
creencia popular y cada vez más adscritos a la propaganda
de la Polis-Estado):
LOS DIOSES OLIMPICOS ... allí donde los dioses
tienen su morada, donde
la ambrosia se convierte
en manjar y el destino de
los hombres se escribe en
letras color plata....donde
la piedra acaba y la brisa
de la mañana no se aleja,
ahí está tu casa, bella
Afrodita, donde el monte
Olimpo descansa ...
Residían en enormes palacios construidos por Hefesto en el monte Olimpo

Tenían relaciones (benéficas o dañinas) con el hombre. Aunque éstas solían


limitarse a una relación externa que no llegara a traspasar la frontera que los dividía.

Tienen rasgos y figuras humanos (son antropomorfos). Esta forma de


representarlos, que sin duda es arcaica, se hace a partir de Homero predominante
sobre la imagen animal, que se torna secundaria, apareciendo sólo en
transformaciones y cambios de los dioses.

Los dioses comparten rasgos de humanidad, sobre todo, los que se consideran
positivos: son más bellos y poderosos que los hombres y su juventud es eterna; no
conocen la enfermedad y llevan una vida fácil.

Guardan un orden jerárquico de tipo monárquico o patriarcal:


ZEUS (JÚPITER en latín): dios del cielo.Zeus es
"el que amontona las nubes" y el que aventaja a
todos, el potentísimo, al que todos obedecen,
fundador del orden y garante de la justicia, padre y
antepasado, es el dios más importante y con el que
van a ser emparentados de una manera o de otra
los demás dioses.
Sobre su nacimiento ya mencionamos más arriba
que su madre Rea lo salvó de ser devorado por su
padre Crono, y que lo llevó a una cueva de Creta,
donde lo confió a la cabra Amaltea para que lo
alimentara.
Como los llantos de Zeus amenazaban con
descubrirlo, también puso su madre delante de la
entrada de la cueva a los Coribantes o Curetes,
unos guerreros que danzaban continuamente,
entrechocando sus armas y escudos para producir
enorme ruido, que ocultara la voz del dios niño. Una
vez criado, destronó a su padre y se hizo con el
poder.
Son sus atributos
reales
el rayo, con el que fulmina a sus
enemigos

el trueno, que utiliza como


vehículo del enfado

el
cetro

la corona
LAS PRINCIPALES UNIONES DE ZEUS
Uniones Divinas: Hijo/Hija
con TEMIS HORAS, MOIRAS (=PARCAS)
con DÍONE AFRODITA
con EURÍNIME GRACIAS (=CÁRITES)
con LETÓ APOLO y ÁRTEMIS
con MNEMOSINE MUSAS
con DEMÉTER PERSÉFONE (=PROSÉRPINA)
Uniones Humanas: Hijo/Hija
con ALCMENA HERACLES (=HÉRCULES)
con EUROPA MINOS, SARPEDÓN, RADAMANTE
con LEDA HELENA y DIÓSCUROS (Cástor y Pólux)
con MAYA HERMES
con DÁNAE PERSEO
con TAIGETA LACEDEMÓN
con SÉMELE DIONISO (BACO)
con ANTIOPE ANFIÓN y ZETOS
con NÍOBE ARGOS y PELASGOS
con ELECTRA DÁRDANO, JASÓN y HARMONÍA
con PLUTO TÁNTALO
con IO EPAFO
HERA (JUNO

HERA (JUNO), hermana y


esposa de ZEUS en el mito.
Es la diosa protectora del
matrimonio: representa los
derechos de la mujer como
esposa, no como madre. El
mito nos la presenta con
frecuencia como la esposa
celosa perseguidora de las
uniones mortales (Io,
Alcmena, etc.) y de los hijos
que éstas dieron a Zeus
(Heracles...). A menudo su
símbolo es el pavo real.
ATENEA (MINERVA) es la hija predilecta
de ZEUS. Es diosa de la Sabiduría y de la
Guerra Protectora de la ciudad:) se le rinde
culto en el "Partenón", al que estaban
adscritas las jóvenes "doncellas" de las
clases influyentes de la ciudad. Sus

atributos

el casco, la
lanza y la "égida
También se la relaciona con el arte de hilar y de tejer.
Se la suele asociar a la lechuza, (símbolo
de la inteligencia).

También se la relaciona con la música: se


le atribuía la invención de la flauta aÙlÒj
POSIDÓN NEPTUNO:
es hermano de ZEUS.
Es dios del Mar y de la
Tierra, que recorre
montado en un carro
provocando
terremotos.
HADES (PLUTÓN): hijo de CRONO, le
correspondió, en el reparto que realizó su
padre entre los hijos, el temido mundo
subterráneo. Por ello es quizá un dios pobre en
mitos y culto. Entra en el mito a formar parte
del círculo de DEMÉTER y es el raptor de su
hija Perséfone. Señor de los Infiernos, es
sombrío y triste, un dios terrible, pero no un
dios malo. Su reino y morada, llamado también
con su nombre, el Hades, tenía su entrada en
el oeste; estaba vigilada por el perro Cerbero
(que era amansado por los pasteles que era
costumbre que portaran los muertos). Dentro
de ella estaba la laguna Estigia, donde el
barquero Caronte cruzaba las almas que le
traía HERMES PSICOPOMPO ("el conductor de
almas); el barquero cobraba a cada mortal un
óbolo, una moneda de ínfimo valor, que los
griegos solían poner, para este fin, en la boca
de los muertos.
Los Campos Elíseos
 El Elíseo hace su aparición en la
literatura en un pasaje de la
Odisea del poeta Homero, donde
se profetiza a Menelao que será
enviado a los extremos del
mundo para que lleve una vida
eterna, por ser pariente de Zeus y
estar casado con Helena.
 Por tanto, el Elíseo viene a ser
una morada más allá de la
Homero, La Odisea, canto III: “Allí los muerte, distinta del Hades. Allí
hombres viven dichosamente, allí jamás irían a parar las almas de los
hay nieve, ni invierno largo, ni lluvia, sino héroes y de todos aquellos que
que el Océano manda siempre las brisas han sido virtuosos y su
del Céfiro, de sonoro soplo, para dar a los localización sería por Occidente.
hombres más frescura...”
Más allá se situaban el Elíseo o Isla
de los Bienaventurados, una
especie de paraíso a donde iban las
almas buenas y de los héroes,
mientras que el TÁRTARO era el
lugar de castigo de los malos: Allí
algunos padecían castigos eternos
Islas de los Bienaventurados
-Mακάρων νῆσοι-
Otras leyendas de carácter
religioso están relacionadas con
Canarias. Se creía en la existencia
de unas islas que estaban
destinadas a ciertos semidioses y
héroes para que moraran allí y
cuya entrada estaba prohibida al
resto de los mortales. Este
mundo sería como continuación
de su vida terrenal y muchas
veces asumía la forma de un
Paraíso.

Hesíodo, Los trabajos y los días, 153 ss: “a otros el padre Zeus Cronida los
estableció en los confines de la tierra, habiéndoles concedido a parte de los
hombres vida y morada. Y éstos viven con un corazón despreocupado en las islas
de los Bienaventurados, junto al Océano de remolinos profundo, héroes felices, para
quienes la tierra, que da trigo, produce un fruto dulce como la miel que florece tres
veces al año. Lejos de los inmortales; entre los cuales reina Crono.”
EL TÁRTARO
Prometeo es un curioso personaje.
Primero porque traiciona a los suyos
para ponerse de parte de los humanos.
Segundo porque les ayuda
regalándoles un don inapreciable: el
fuego, que por otra parte tiene efectos
ambivalentes. Por un lado es
destructor y por otro purificador y
dador de calor y vida. Y esto último, al
hacer posible el cocinar los alimentos,
suma esa diferencia con los animales a
las ya existentes: el lenguaje articulado,
la ausencia de épocas de celo, la
construcción de herramientas y la
agricultura. Prometeo será por ello
castigado por los dioses, pero
finalmente será liberado por el héroe
de una de sus sagas, Heracles, el
Hércules romano.
Tántalo, en perpetua sed y hambre (el río se
secaba cuando iba a beber o los árboles le
escondían sus frutos), por haber querido
igualarse a los dioses;
Sísifo, condenado a subir
una gran piedra a lo alto de
una colina eternamente, pues
la piedra, al llegar casi a la
cima, volvía descender
Ixión, que trató de seducir a Hera y fue atado a
una rueda que gira eternamente
las Danaides, que se ven obligadas,
sin fin, a llenar una gran tinaja sin
fondo con cántaros rotos, por haber
asesinado a sus maridos.
DEMÉTER (DIANA) es hija de CRONO y REA
(Gea en Homero). El mito la hace hermana y
esposa de Zeus. Su culto la relaciona con el
ciclo de la vegetación y como madre de
Perséfone (Prosérpina), también es diosa del
mundo subterráneo. Es diosa de los campos y
de los cereales.
ÁRTEMIS (DIANA) es hermana
gemela de Apolo e hija de Zeus y
Leto (Latona) con la que se había
unido en forma de cisne
APOLO.- El dios solar por antonomasia,
de lo vital por tanto, la expresión
madura, lógica y armónica (en
contraposición estaría la expresión
apasionada y arrebatada de Dionisos).
Dios de la música (tocador de la lira),
compañero de las Musas. Dios también
de lo profético (él regía y era la “fuente”
del famoso oráculo de Delfos). Hermano
gemelo de la diosa Artemisa. Dios de la
belleza “ordenada” y convencional. Se le
representaba como un joven bello y de
pelo largo y rubio, que solía llevar
consigo un arco y flechas (como su
hermana) y una lira.
Sus símbolos son el color amarillo
dorado, la lira, el arco y las flechas, el
delfín y todas las mancias adivinatorias
DIONISO (BACO) es hijo de ZEUS y de la mortal Sémele. Su
nombre significa "nacido dos veces" 6. Es dios de la viña, del
vino y del delirio místico: en esta vertiente fue un dios que
tuvo mucha influencia en la religión popular denominada
precisamente "Dionisismo". También es el dios en cuyo
honor se realizaban en Atenas las fiestas llamadas
"Dionisias", donde surgió, como un elemento más de la
fiesta, el Teatro. Sus símbolos son el pámpano, la vid, etc.
HEFESTO (VULCANO) es hijo despechado de
HERA, quien lo engendró sola, en venganza del
nacimiento de Atena. Es el dios del fuego y del
arte de la forja.
ARES (MARTE), hijo de ZEUS y
HERA, es el poderoso y temido
dios de la Guerra cruenta y
destructora. Sus atributos son
los artilugios de guerra: casco,
lanza... Como dios de culto es
muy raro: apenas si parece más
que una personificación del
combate vociferante y furioso
AFRODITA (VENUS)
es en Homero hija de
ZEUS y Dione, aunque
en Hesíodo nace de la
"espuma" que brotó del
mar (de donde le
vendría su nombre)
alrededor del miembro
viril cortado a Urano
por su hijo Crono.
Como diosa del amor y
de la fertilidad tuvo un
culto muy extendido.
Es diosa de la belleza,
de los jardines y de las
flores; con ella son
comparadas las
mujeres hermosas y
todos, mortales y
dioses, ceden ante su
poder; para ello tiene
un poderoso cinturón
que atrae al amor al
que lo contempla. Fue
madre del troyano
ENEAS..
HERMES (MERCURIO) es hijo de ZEUS y
Maya. Es el mensajero de los dioses,
junto con Iris. Como impenitente viajero,
es el amigo de los comerciantes y del
comercio o las comunicaciones. Sus
atributos son la piedra, el mojón con el
falo. Eran éstos los "hermes", que se
colocaban a lo largo de los caminos para
proteger, como símbolo apotropaico que
expulsa el mal, a los caminantes, o
delante de las casas para proteger a sus
habitantes. También porta como
atributos las alas, que simbolizan la
rapidez con que se cumple el encargo de
los dioses
el sombrero de caminante o el "caduceo", símbolo del
poder delegado de Zeus, y con poderes mágicos o
benéficos (de ahí pasaría a ser símbolo de la Medicina, y
por ejemplo, hoy mismo puede verse en las farmacias):
además, es el patrón de la magia y también protege la
astucia y la picardía, incluso a los ladrones. Como
"psicopompo", conduce las almas de los muertos hasta la
presencia de Caronte, en el Hades. Finalmente, Hermes,
el joven, el hermoso, el ágil, es también protector de
certámenes y gimnasios. Inventor de la lira y de la flauta,
comparte con Apolo el reino de la música. Su culto y sus
templos, pese a esta popularidad, fueron muy escasos.
Como divinidades de rango inferior o
marginal distinguiremos, de forma
esquemática, los siguientes
Cuatro GRUPOS DE DIOSAS:

-Las Musas : nueve divinidades femeninas a las que se les atribuía la protección
de la poesía y las artes.
-Las Horas , divinidades que presidían las
estaciones del año y velaban por las
cosechas.

.
-Las Parcas o Moiras, tres
divinidades que presidían el
Destino humano: sus atributos
eran el hilo y las tijeras con las
que cortaban el hilo de la vida.

-
Las Gracias, diosas de la gracia y la
belleza, eran tres también
Los DIOSES CAMPESTRES (a los que el arte representó mitad hombre,
mitad macho cabrío):

-PAN: dios de campos y pastores.


FAUNO: protector de la agricultura
-SÁTIROS: protectores de los bosques.
forman el cortejo de Dioniso
SILENO: cuida de Dioniso en su
infancia y lo acompaña
-Las "Dríadas": ninfas de los árboles

- Las "Oreidas": ninfas de las montes.


Los DIOSES MARINOS (cuya facultad más destacada es que
cambian de forma física y lo escuchan todo):

- OCÉANO y NEREO eran dioses del mar primitivos a los que fue
desplazando en sus atribuciones el dios Posidón. El arte los
representa en compañía de las NINFAS: "Náyades o Nereidas",
ninfas de los ríos y mares.

-NINFAS: "Náyades o Nereidas", ninfas de los ríos y mares.


Los DIOSES DOMÉSTICOS (propios de la vida privada)

HIMENEO: dios de las bodas

PLUTO: dios de la riqueza


Los DIOSES ALEGÓRICOS surgen en época helenística con gran
ímpetu, coincidiendo con el desgaste de los dioses olímpicos, ya por
entonces alejados de la religiosidad popular: se prefieren dioses más
cercanos a la realidad cotidiana de los hombres como la

FORTUNA

DESTINO

VENGANZA
2. LA AUSENCIA DE DOGMAS Y RIQUEZAS DE MITOS

Es esta otra de las características principales de la religión griega: la ausencia de


dogmatismo, debido a la falta de revelación8 . En su lugar, fueron los poetas, adiestrados
en la memorización y en la composición oral, primero, y luego, en la escrita, quienes fueron
forjando y transmitieron el saber mitológico de los griegos
En cuanto a las sagas mitológicas más significativas, destacan los
ciclos mitológicos que se cuentan en las epopeyas y en las
tragedias sobre los héroes. Los grandes héroes suelen ser hijos de
un dios y una mortal (HERACLES, PERSEO...), aunque otros eran
hijos de simples mortales (ODISEO, EDIPO...). Son de carácter
variado: hay héroes civilizadores, que limpian el mundo de
monstruos (Heracles, JASÓN). Otros son héroes guerreros
(AQUILES, AGAMENÓN); o lo uno y lo otro, como ODISEO. Pero
lo que les distingue es su valor sobrehumano, su arrojo, su anhelo
de gloria, que suelen recibir culto en algún lugar concreto, donde
son tenidos como héroes fundadores de la estirpe (como TESEO) y
que llevan a cabo empresas imposibles para los humanos, como
viajes fantásticos (JASÓN) o la bajada al mundo de los muertos
(como ORFEO o HERACLES), por todo lo cual a veces consiguen
la inmortalidad o la gloria eterna. Las sagas más importantes son:
El ciclo Troyano:

un conjunto de mitos relativos a la Guerra de


TROYA (ILION) y el regreso ("nostoi") a la patria
de los héroes que intervinieron. A él pertenecen
los mitos en torno a la boda de Tetis y Peleo, el
juicio de Paris10 y los héroes Aquiles, Agamenón,
y Odiseo, entre otros, contados principalmente en
la Ilíada y la Odisea11 de HOMERO
El ciclo Tebano :

reúne también un conjunto de mitos, narrados tanto en la


Epopeya como en el Teatro trágico, en torno a la figura de la
familia de los Labdácidas: Cadmo el antepasado, Lábdaco,
el fundador de la estirpe, y sus descendientes Layo, Edipo12
(con su madre y esposa Yocasta) y sus hijos Eteocles,
Polinices, Antígona e Ismene.
Teseo y el Minotauro:

este ciclo recoge una serie de episodios localizados en la


isla de Creta. Allí existió un rey legendario llamado
Minos13 quien había osado engañar contrariar al dios
Posidón, prometiéndole sacrificios si éste le ayudaba el
dios, una vez cumplida su parte, al ver que el rey no le
daba lo prometido, en venganza, un día que la reina,
Pasífae, caminaba junto a la orilla, hizo nacer de la
espuma del mar un poderoso toro que atacara y violara a
la mujer del rey. De esta espantosa unión nació un ser
monstruoso, el Minotauro
Minos, avergonzado de tan brutal estirpe,
mandó al famoso constructor de la época,
Dédalo y a su hijo Ícaro, que construyeran un
palacio donde encerrar al Minotauro. Una
vez creado el palacio, Minos ordenó, a la
manera de los faraones de Egipto, que los
constructores perecieran en él, sellando las
puertas para que no escaparan y pudieran
comunicar a otros los planos del edificio.
Por su parte, el hábil constructor Dédalo,
diseñó unas alas de cera con las que salió
volando en compañía de su hijo;
posteriormente, la audacia del joven Ícaro le
hizo acercarse demasiado al sol, con lo que la
cera de las alas se derritieron, precipitándose
al mar donde murió
En cuanto al palacio donde quedó encerrado el
Minotauro, era una construcción adornada con la
"doble hacha", por lo que aquel palacio fue conocido
como el palacio de la doble hacha o "Laberinto.
Era el Minotauro un ser que devoraba carne
humana, por lo que Minos obligó a todos sus
súbditos a rendir tributo al monstruo en forma
de una comitiva anual de siete jóvenes y siete
doncellas. Entre aquéllos se encontraban los
habitantes de Atenas, cuyo rey Egeo hizo
incluir a su hijo Teseo entre los jóvenes
sacrificados para el Minotauro. Previamente,
había concertado con su hijo la misión secreta
de destruir al monstruo y que, en caso de que
todo resultara bien, se lo hiciese notificar
desde lejos a su regreso, cambiando las velas
del barco.
Así pues, partió Teseo, en compañía de los demás
jóvenes, hasta Creta. Allí, al serle presentada la corte,
se enamoró de Ariadna, hija de Minos y hermanastra
del Minotauro. Antes de partir a su destino, Teseo le
reveló su terrible secreto y Ariadna prometió ayudarlo
en su empresa, ofreciéndole un ovillo de lana ("el hilo
de Ariadna") par que le sirviera de guía en los
intrincados pasadizos y pudiera salir del palacio una
vez muerto el Minotauro. Teseo así lo hizo, mató al
Minotauro y escapó en compañía de Ariadna, pero en
su viaje de vuelta, como ya no le era útil a sus fines,
dejó abandonada a Ariadna en la isla de Delos, donde
la descubrió el dios Dioniso.
En cuanto al héroe, al avistar tierra, se olvidó
del consejo de su padre de cambiar las velas,
por lo que Egeo, pensando que no había
tenido éxito en su misión, se suicidó al mar
que desde entonces lleva su nombre.
El ciclo de los Argonautas:

reúne esta saga todo un conjunto de mitos en


torno a las figuras preponderantes de Jasón en
busca del vellocino de oro en la nave Argos
(junto a otros grandes héroes, compañeros de
viaje) y la hechicera Medea
El ciclo Heraclida:

por último, esta larga saga acoge todos los mitos relacionados
con el héroe, sin duda más popular en el Mediterráneo, y sus
descendientes: Heracles, Hércules para los romanos. Dada la
enorme extensión de sus aventuras, las leyendas heracleas se
suelen clasificar en tres grandes categorías:
El ciclo de los Doce Trabajos o tareas realizadas por orden de
Euristeo.
Las empresas ejecutadas por cuenta propia, hazañas
independientes realizadas al frente de ejércitos y
Las pequeñas aventuras secundarias, que le acontecen
durante la realización de los trabajos.
El ciclo de los Doce Trabajos realizadas por orden de Euristeo:

llevado de una locura transitoria, tal vez enviada por la diosa Hera, Heracles mata
a sus propios hijos, que había tenido con Deyanira. Acude luego al oráculo de
Delfos en busca de consejo de cómo expiar su delito y allí se le ordena acudir a
Tirinto y servir durante doce años a su primo Euristeo, quien por artimañas de la
diosa Hera gobierna allí en lugar de Heracles. Si realizaba con éxito todos los
trabajos que le impusiera su primo, obtendría como premio el descanso e incluso
la inmortalidad. Los trabajos encomendados fueron: 12 trabajo:
1. león de Nemea

capturar el león de Nemea que asolaba la


región, en el Peloponeso. Invulnerable a
las flechas, lo estranguló con sus poderosas
manos; a partir de entonces, la clava y la
piel del león son los atributos con que se
conoce a este héroe.
2. LA Hidra de Lerna

Mató a la Hidra de Lerna, de nueve cabezas


con la facultad de reproducirse si eran cortadas.
Heracles la mató sepultando su cabeza bajo
una gran roca; la sangre del monstruo sirvió
para envenenar sus flechas.
3. El jabalí de Erimanto

Capturó al jabalí de Erimanto, al


que llevó sobre sus hombros ante
el atemorizado Euristeo, quien,
según gustó el arte representarlo,
se escondía en un enorme caldero.
4. la cierva

Mató a la cierva de pezuñas de


bronce y cuernos de oro del monte
de Cerinia.
5. aves del lago Estínfalo

Ahuyentó a las temibles aves del


lago Estínfalo, de picos y garras de
bronce que atacaban a los
hombres y las cosechas; mientras
volaban las abatió con su arco y
flechas
6. Establos de Augías,

Limpió en un solo día los enormes


establos de Augías, rey de la Élide,
cambiando para ello el curso de
dos ríos.
7. Toro salvaje de Creta

Capturó al toro salvaje de Creta,


padre del Minotauro.
8. Yeguas del héroe Diomedes

Domó las yeguas del héroe


Diomedes, que se alimentaban de
carne humana. Se apañó para que
devoraran a su amo, tras lo cual se
volvieron del todo mansa
9. Cinturón de Hipólita

Se apoderó tras feroz lucha del


cinturón de Hipólita, reina de las
amazonas (la tribu guerrera de
mujeres: "las que se cortaban un
pecho", para poder dispara mejor
con el arco).
10.Ganado de Gerión

Robó, en los confines de occidente,


el abundante ganado de Gerión,
un monstruo de tres cuerpos y tres
cabezas, y, de regreso, erigió en el
estrecho de Gibraltar las llamadas
columnas de Hércules.
11. Can Cerbero

Capturó al Can Cerbero (hermano


de la hidra de Lerna y del león de
Nemea), un monstruo de tres
cabezas que guardaba la entrada al
Hades.
12. manzanas de oro del jardín de las Hespérides

Cogió, tras matar a la serpiente, las manzanas de oro


del jardín de las Hespérides que Gea había dado a
Hera como presente de bodas. Hera hizo guardar los
frutos por un dragón de cien cabezas. En el camino,
liberó en el Cáucaso a Prometeo, matando al águila
que cada día le devoraba el hígado; también tuvo que
sostener la bóveda del cielo de Atlas, quien quiso
engañar al héroe para que lo relevara en tan pesada
tarea, pero Heracles logró engañarlo a él haciendo
que la cogiera de nuevo.
Las empresas ejecutadas por cuenta propia:

1. Intervino en la primera guerra de Troya.


2. Luchó, como el único aliado mortal de los olímpicos, en la Gigantomaquia.
3. intervino en la guerra contra el rey Augías, quien se había negado a pagarle el
salario por limpiarle sus establos.
4. Mandó una expedición contra Pilos, donde Neleo, su rey, se había negado a
purificarlo: mató a todos sus hijos salvo a Néstor, el héroe de Troya
5. Luchó contra Esparta y ayudó a que Tindáreo recuperase el trono. 6. Intervino en
las guerras de Tesalia.
Las pequeñas aventuras secundarias:

1.Luchó contra los centauros, quienes en una comida a la que le habían


invitado se volvieron contra él por acción de la bebida.
2. Intervino en la expedición de los argonautas, en ayuda de Jasón. A
mitad de camino tuvo que abandonar la expedición, porque la nave Argo
manifestó que no quería llevarlo encima porque pesaba mucho.
3. Bajó hasta el Hades para librar de las garras de la muerte a Alcestis,
esposa del rey Admeto que, ocultando su dolor por la muerte reciente,
había dado hospitalidad a Heracles.
4. Mató al famoso ladrón Caco, que le había robado parte del ganado.
5. Liberó de su tormento al titán Prometeo, encadenado en el Cáucaso
por Zeus por haber robado el fuego para dárselo a los hombres.
6.Mató a Alcineo, bandido del istmo de Corinto, a Cicno, bandido hijo de
Ares, y a su hermano Licaón, a Ematión, rey de Arabia hijo de Eos, a
Busiris, rey de Egipto de costumbres hostiles con los huéspedes y a
Anteo, uno de los gigantes hijos de Gea.
3. IMPORTANCIA DE RITOS EXTERNOS

EL CULTO. El culto a los dioses consistía en plegarias y sacrificios. Frente a las


religiones monoteístas, donde la creencia arraiga siempre en la esfera de lo
sobrenatural15 y, en consecuencia, la fe suele hacer referencia alguna forma de
revelación (así fue necesario que Dios, para darse a conocer a sus criaturas,
eligiese revelarse a alguna de ellas), a diferencia de éstas, el politeísmo griego
no descansa en la revelación
LA PLEGARIA suponía una pofesión de fe, el reconocimiento del
hombre frente a los dioses y un efecto altamente consolador, y
consistía en una LLAMADA, con epítetos adecuados al dios, una
fundamentación o RECUERDO de favores ya recibidos del dios y o
de ofrendas ya hechas al dios y la SÚPLICA concreta de lo que se
pedía. las condiciones externas del suplicante pasaban por estar
purificado previamente, portar vestidos limpios y la elevación de las
manos .
LOS SACRIFICIOS eran fundamentalmente conviviales y podían ser de dos
tipos:

-Incruentos (sin derramamiento de sangre) que consistían normalmente en


ofrecer a los dioses productos del campo: granos de maíz, cebada... o en una
LIBACIÓN: acto de derramar sobre el suelo un líquido, como vino, miel,
leche...

-Cruentos (con sangre), en los que se inmolaban para los dioses favorables
animales de tez blanca, domésticos y comestibles: bueyes, cabras, ovejas,
gallinas...; y para los dioses infernales, animales de color negro. También
debían cumplir otros requisitos: que fueran animales sanos y sin defectos, que
fueran purificados previamente, y que fueran hembras para las diosas y
machos para los dioses. Los sacrificios de animales para los dioses celestiales
eran los más habituales, pues en ellos la víctima se descuartizaba, se
quemaban los huesos envueltos en grasa, cuyo humo se creía destinado a los
dioses, y la carne se asaba en el fuego y se repartía entre los asistentes.
Precisamente en estos actos públicos, generalmente financiados por el Estado,
el ateniense del pueblo alcanzaba a comer carne, ya que su dieta era bastante
pobre y compuesta sólo de pescado, higos, queso, frutas, etc.
LAS FIESTAS. Eran actos civiles y religiosos en los que
se exaltaban tanto el sentimiento religioso como el
patriótico. En la mayoría de ellas se incluían
concursos gimnásticos, atléticos, literarios, musicales
y dramáticos. Cada ciudad tenía preferencia por
determinados dioses, pero también había fiestas de
carácter panhelénico, como Las fiestas Olimpíacas,
celebradas cada cuatro años en Olimpia en honor de
Zeus

Entre las que se celebraban en Atenas las más


conocidas fueron:
Las Panateneas. Se celebraban anualmente en
el mes de mayo, en honor de Atena, patrona
de la ciudad; pero cada cuatro años, en julio,
se celebraban con especial solemnidad las
Grandes Panateneas en las que, a parte de los
habituales juegos gimnásticos y competiciones
poéticas y musicales, se celebraba una
solemne procesión, con la participación de
todo el pueblo, y en la que los jóvenes llevaban
hacia el altar animales para el sacrificio y el
peplo que jóvenes escogidas tejían cada año
para la diosa
Las Tesmoforias. Se celebraban en honor de Deméter y
su hija Perséfone durante los días 11, 12 y 13 de octubre.
Eran fiestas de fecundidad y sólo podían participar en ellas
las mujeres casadas, estando absolutamente prohibida la
presencia de los hombres.
Las Dionisias. En honor de Dioniso se celebraban
tres grandes fiestas: las Dionisias agrarias, las
Leneas y las Grandes Dionisias, de importancia
transcendental para el mundo occidental, pues en
ellas tuvo origen el Teatro (la Tragedia y la
comedia).
LOS ORÁCULOS. Los oráculos fueron de vital
importancia para la vida sociopolítica de las
polis griegas. Su enorme fe en ellos hizo que
algunos de los más famosos, como el de Apolo
en Delfos, influyeran en los acontecimientos
históricos, al ser consultados por los dirigentes
y las ciudades, bien para conocer la voluntad
divina, bien para solicitar consejo antes de
emprender una gran empresa
ANDREA DEL MINGA
S. XVI
A pesar de que la historia de Noé es la más conocida, el
mito del diluvio universal es mucho anterior al
cristianismo; ya en la mitología sumeria encontramos la
historia de Atra-Hasis, superviviente del diluvio, que en
la posterior mitología babilónica es llamado Ut-Napishti.
En la mitología griega también encontramos una
versión del diluvio universal.
En ésta, Zeus, disgustado por el comportamiento de los
hombres de la Edad de Bronce, decide acabar con ellos
enviando un diluvio que inunde toda la faz de la Tierra
y acabe con todo ser viviente.
Además, Poseidón, dios del mar, hizo que todos los rios
se desbordasen y la tierra temblase.
Solo se salvaron Deucalión, hijo de Prometeo, rey de
Pitia, y su esposa Pirra, que habían destacado por su
bondad y reverencia hacia los dioses.
Deucalión y Pirra se refugiaron en un barco
provisto de alimentos, el cual al cabo de nueve
días fue a posarse en lo alto del monte
Parnaso.
Aunque se habían salvado, ambos se
encontraban tristes y solos, perdidos en la
inmensidad del mundo.
De repente escucharon una voz proveniente
del oráculo que les decía: "Arrojad los huesos
de vuestra madre por encima de vuestros
hombros".
Su madre no era otra que la propia Tierra, y sus
huesos eran las rocas.
Así pues, tomando unas cuantas piedras las arrojaron
por encima de sus hombros.
De cada una de las piedras que Deucalión arrojó y
cayó al suelo nació un hombre, mientras que de las
que arrojó Pirra salieron mujeres.
Así, la Tierra se repobló de nuevo.
CORNELIUS DE VOS
S. XVII
Dafne, nombre que en griego significa laurel, era una ninfa hija
del dios-río Peneo que transcurre por la región de Tesalia. El
dios Apolo amaba a Dafne con una gran pasión pero la ninfa no
le correspondía y le esquivaba. En una ocasión Apolo perseguía
a Dafne y ésta huía hacia las montañas para evitarlo
Cuando el dios estaba a punto de
alcanzarla, la joven dirigió una
plegaria a su padre o bien a Zeus ,
suplicándole que la
metamorfoseara para poder
escapar al asedio del dios. Su
petición fue escuchada y
concedida, y al momento la joven
comenzó a transformarse en un
laurel
De sus pies iban saliendo raíces y sus
extremidades se convertían en frondosas
ramas del árbol que desde ese momento
fue el consagrado al dios Apolo y pasó a
representarlo.
JAN EYCK
S. XIV

video
DOSSO DOSSI
S. XV
JACOPO ROBUSTI
S. XVI
NICOLAS POUSSIN
S. XVI
NICOLAS POUSSIN
S. XVI
En tiempos de Semíramis no
había en toda Babilonia joven
más apuesto que Píramo ni
doncella más hermosa que Tisbe.
Vivían con sus padres en casas
contiguas y la vecindad fue
uniendo a los jóvenes hasta que
la amistad se tornó en amor.
Ellos deseaban casarse y, aunque sus familias se
opusieron, nadie pudo evitar que el amor ardiera con
igual intensidad en el pecho de ambos. Ellos conversaban
con miradas y señas.
En el muro que
separaba las dos
casas había una
grieta en la que
nadie se había fijado
antes, pero que los
amantes pronto
descubrieron. Tan
sólo la voz
atravesaba tan
estrecha vía y los
tiernos mensajes
pasaban de un lado
a otro por la
hendidura.
A la mañana siguiente se encontraban en el lugar de
costumbre. Un día, después de lamentar su triste
suerte, acordaron que a la noche siguiente, cuando
todo quedara en silencio, huirían sin que los vieran;
quedaron en un famoso edificio que se alzaba fuera
de los límites de la ciudad, la tumba de Nino. El que
llegara primero esperaría al otro al pie de una
morera que estaba junto a una fuente.
Cuando llegó la noche, Tisbe, sin que su familia se diera
cuenta, se escabulló cautelosamente; se cubrió la cabeza
con un velo, llegó hasta el monumento y se sentó bajo el
árbol. Mientras que estaba allí sola distinguió, a la tenue
luz de la Luna, una leona que, con sus fauces aún
exhalando el vaho de la reciente caza, se dirigía a la
fuente para saciar su sed.
Tisbe huyó al verla, buscó refugio en el hueco de
una roca y, en su huída, dejó caer el velo. La leona,
después de beber en la fuente, se volvió hacia el
bosque. El velo caído en la hierba llamó su atención
y lo sacudió y desgarró con su boca ensangrentada.
Píramo, que se había
retrasado, llegó
entonces al lugar de
encuentro. Cuando vio
las huellas del león en
la arena, empalideció.
Creyó que su amada
había muerto en las
garras del león y recogió
el velo y lo cubrió de
besos y lágrimas.
"También mi sangre
manchará esta tela",
dijo, y sacó su espada y
se la clavó en el corazón.
La sangre que brotó de la herida tiñó de rojo las
blancas moras del árbol; penetró en la tierra y
alcanzó las raíces de forma que el color rojo
ascendió por el tronco hasta llegar a los frutos.
En ese momento, Tisbe,
temblando aún de miedo
pero no queriendo
defraudar a su amado, se
acercó con precaución y
buscó ansiosamente al
joven, deseosa de
contarle el peligro del que
había escapado. Cuando
llegó al lugar vio que el
color de las moras era
distinto, creyó que se
había equivocado de
árbol. Aún dudaba
cuando descubrió,
retorciéndose en el suelo,
un cuerpo que agonizaba.
Se sobresaltó y tan
pronto reconoció a su
amado, gritó, se golpeó
el pecho y abrazó su
cuerpo exánime
derramando lágrimas
sobre su herida y
besando sus fríos
labios. Llamó a Píramo
y cuando la escuchó
éste abrió los ojos pero
luego los volvió a cerrar.
Ella vio su velo manchado de sangre y la vaina de la
espada vacía.
"Has muerto por tu mano y por causa mía", dijo, "yo
también puedo ser valiente y mi amor es tan fuerte
como el tuyo. Te seguiré y la muerte, la única que
podía separarnos, no evitará que me reúna contigo.
Y vosotros, nuestros desdichados padres, no neguéis
nunca nuestra unánime voluntad. Puesto que el
amor y la muerte nos han unido, permitid que
reposemos en una sola tumba. Que tus frutos, árbol,
conserven siempre la marca de nuestra sangre y
sirva para recordarnos".
Entonces, se hundió la espada en el pecho.
Sus familiares y los dioses respetaron su deseo.
Los dos cuerpos fueron sepultados juntos y
desde entonces los frutos de la morera son
púrpura como lo fueron aquel día.
RUBENS
S. XVII
VERHAECHT
S. XVI
GARDENER
S. XIX
MANUEL M. FLORES
S. XIX
JEAN BROC
S. XVIII
JEAN-LEON GÉROMÊ
S. XIX
BERNARD PICART
S. XVII
ORFEO Y EURÍDICE
Orfeo y Eurídice
Ella fue mi canción inspiradora,
y la musa raíz de mi canción;
mas la muerte, noctámbulo ladrón,
la arrebató antes de brillar la aurora.
No era mi amor, ni lo es, amor que ignora,
y al Hades descendí. La persuasión
de mi canto logró su redención,
que cede el Hades si mi canto implora.
"Llévatela a la luz, mas sin volverte
a mirarla en las sombras, o la muerte
de su destino habrá de apoderarse".
¡Oh, impaciencia del hombre enamorado!
Volví los ojos, y me fue arrancado
el corazón al verla evaporarse…
PROMETEO Y PANDORA

Pandora fue la primera mujer, hecha por Zeus como parte de un castigo a Prometeo
por haber revelado a la humanidad el secreto del fuego. Epimeteo era el responsable
de dar rasgos positivos a todos y cada uno de los animales. Sin embargo, cuando llega
el turno del hombre, no queda nada para darle. Prometeo, su hermano, sintiendo
que el hombre era superior al resto de los animales, decidió entregarle un don que
ningún otro animal poseyera. De este modo, Prometeo decidió robar el fuego a Zeus
y dárselo al hombre. Zeus enfureció y creó a Pandora, la que fue llenada de virtudes
por diferentes dioses. Hefesto la moldeó de arcilla y le dio forma; Afrodita le dio
belleza y Apolo le dio talento musical y el don de sanar. Hermes le dio entonces a
Pandora una caja que nunca debía abrir, lo que la llenó de curiosidad. Prometeo
advirtió a Epimeteo de no aceptar ningún regalo de los dioses, pero Epimeteo no
escuchó a su hermano y aceptó a Pandora, enamorándose de ella y finalmente
tomándola como esposa. Epimeteo pidió a Pandora que nunca abriese la caja de
Zeus, pero un día, la curiosidad de Pandora pudo finalmente con ella y abrió la caja,
liberando a todas las desgracias humanas (la plaga, la tristeza, la pobreza, el crimen,
etcétera) Pandora cerró la caja justo antes de que la Esperanza también saliera, junto
con todo lo que quedaba dentro, y el mundo vivió una época de desolación hasta que
Pandora volvió a abrir la caja para liberar también a la Esperanza.
GUIDO RENI
S. XVII
En Calidón, país de Etolia, el rey Eneo y su
esposa, Altea, tuvieron un hijo llamado
Meleagro. Cuando el bebé no tenía ni una
semana, llegaron a la casa las Parcas, que
mirando al recién nacido profetizaron así:
- "Será un hombre bueno como su padre".
- "Será un héroe reconocido en todo el mundo".
- "Vivirá hasta que se consuma la tea del
hogar".
El oído de su ansiosa madre captó estas
palabras y, no antes de que las misteriosas
hermanas se fueran, se levantó de su cama para
coger la tea, la apagó en agua y la escondió
entre los mayores tesoros secretos.
Meleagro fue uno de los héroes que se dirigió
con Jasón a buscar el vellocino de oro, y cuando
volvía a casa otra hazaña le estaba esperando:
matar al jabalí de Calidón.
En ausencia de su hijo, el rey Eneo se había ganado la ira
de una diosa: para agradecer un año próspero en frutos,
ofreció en el altar de Demeter maíz, a Dioniso vino y a
Atenea aceite; pero se olvidó de Artemisa, por lo que ésta
se vengó del mortal que no la había honrado: envió a su
país un monstruoso jabalí de ojos brillantes y dientes
espumosos, sus cerdas fuertes y afiladas como puntas de
espada, sus colmillos largos como los de un elefante, su
respiración tan fiera como la de un hombre sobresaltado, y
la bestia rompía en estruendos a través de los bosques.
Dondequiera que estuviera todo lo destrozaba: las cosechas
pisoteadas, los rebaños dispersos con sus estampidas, los pastores
huían de sus rebaños y los agricultores no se arriesgaban a salir para
recoger el fruto de sus viñas y olivos, dejándolos colgados en el aire.

Así que cuando Meleagro fue a casa de Colco, se


encontró la tierra de su padre devastada por el terror del
monstruo. En seguida reunió a un grupo de cazadores y
sabuesos para rastrear en su guarida como ningún
hombre había hecho.
Entre los cazadores había una mujer, Atalanta, de quien se contaban
historias extrañas. Su padre también era rey y había esperado un hijo
como Meleagro para que fuese su heredero, así que cuando nació su
hija, en su enfado abandonó a la niña en una montaña salvaje para que
muriese; pero la niña fue amamantada por una osa y creció como un
chico fuerte, hábil en el manejo del arco y de la lanza. Pocos jóvenes
podían superarla en fuerza o en coraje.
Cuando encontraron al jabalí, todos se lanzaron a por él
con redes y perros, pero la primera lanza que alcanzó al
jabalí fue la de Atalanta. El jabalí se precipitó sobre ellos
como un trueno, pero cuando parecia que los hombres
iban a perder la batalla ente su embestida, una flecha de
Atalanta dio en el jabalí que otra vez se paró desvalido por
el dolor, y el resto de los hombres, avergonzados de ser
vencidos por una mujer, en seguida se centraron en el
ataque.
El monstruo se echó a tierra a causa de las heridas que
tenía, y murió cuando Meleagro le clavó su espada hasta la
empuñadura. Cortaron la cabeza del jabalí y quitaron las
cerdas, y Meleagro dio estos trofeos a Atalanta, ya que era
la única que se lo merecía al dar el fatal golpe. Pero
algunos cazadores no estaban de acuerdo con ésto, entre
ellos los dos hermanos de Altea y tíos de Meleagro. Éstos
se pelearon con Meleagro y acabaron muertos a los pies de
su sobrino.
Cuando las noticias de la muerte del jabalí llegaron a Altea,
ésta salió al templo para dar gracias, pero en el camino se
encontró con el séquito morturio que llevaba a sus dos
queridos hermanos a la pira funeraria. Cuando supo que
su hijo los había matado, lo maldijo y sacó la tea apagada
que llevó al altar donde estaba el fuego del sacrificio y la
arrojó a la llama. Cuando vio la consecuencia de su
venganza, la desconsolada madre no vio nada mejor que
terminar sus propios días muriendo con sus hermanos.
Meleagro murió cuando regresaba a casa trayendo el
triunfo y el botín de la gran caza. Así se cumplió el decreto
de aquellas hermanas fatales que vieron su nacimiento.
Atalanta regresó a sus lugares salvajes, cuidando de no
unirse con hombres desde que murió aquel que había
conmovido su corazón. Pero su padre se enteró de esta
promesa y procuró conseguirle un hombre que fuese el
heredero de su reino, ya que aún no había encontrado a
tal heredero.
Había muchos pretendientes que querían casarse con esa
bella mujer, pero ella insistía en que no quería casarse.
Por fin accedió ante las presiones de su padre, pero con
una condición: el pretendiente tendría que ganarla en una
carrera: si no ganaba, éste moriría. El pretendiente debía
correr desnudo y sin armas, pero la doncella llevaba una
lanza para matarlos si eran vencidos por ella.
Hipomenes era uno de tantos pretendientes pero,
antes de participar en el concurso, imploró el favor
de Afrodita y la diosa le dio tres manzanas de oro
para que las llevara en sus manos cuando corriese,
y lo que tenía que hacer con ellas dependía del
conocimiento del corazón de la mujer más que del
ingenio del hombre.
La carrera comenzó, y antes de que Atalanta lograse
alcanzar a Hipomenes, éste tiró una manzana de oro
para entorpecer la carrera de aquella. Tentada por la
curiosidad, Atalanta se paró para recoger la manzana,
mientras que Hipomenes avanzó un poco más.
Cuando ella volvía a alcanzarlo, Hipomenes tiró otra
manzana y ella se volvió a parar a recogerla.
Lo mismo ocurrió con la tercera manzana. De esta forma
ganó Hipomenes la carrera cuyo premio era casarse con
Atalanta.
Pero poco duró la fortuna del joven, ya que se olvidó
de agradecer a Afrodita su ayuda. Ésta llevó la ofensa
a Rea, la poderosa madre de los dioses, que
transformó al corredor y a su novia en un par de
leones, enganchados a su carro cuando ella lo cogía
en medio de un estruendo de cuernos y platillos.