Está en la página 1de 3

 La sociocrítica constituye una lectura inmanente que retoma la noción de texto

elaborada por el formalismo ruso que acredita a esta como objeto de estudio
prioritario. Sin embargo, según Duchet (1979) su finalidad es distinta, ya que el
propósito y la estrategia de la sociocrítica consisten en restaurar el texto de los
formalistas un sentido social. La propuesta sociocrítica consiste en demostrar que
toda creación artística es también una práctica social, y por ende una producción
ideológica, precisamente por ser un proceso estético y no porque vincule tal o cual
enuncia preformado, hablado en otro lugar por otro tipo de prácticas.

 La sociocrítica supone la reorientación de la investigación sociohistórica a partir de


la organización interna de los textos, sus sistemas de funcionamiento, sus redes de
sentido, sus tensiones; hacia los encuentros entre sí de discursos y de saberes
heterogéneos (Duchet, 1979).

 La sociocrítica según Cros (2006) “examina los sistemas de signos y combinaciones


de signos en sus funcionamientos autónomos entre sí en los niveles
(enunciado/sistema semiótico) para captar la estructura profunda del texto, de la cual
los dos niveles mencionados constituyen dos figuraciones distintas” (p.286).

 La perspectiva sociocrítica analiza una serie de mediaciones como medio para


reconstituir las distintas microsemióticas que están en el origen del acto de escritura
(Sham,1992). Así pues, lo importante es señalar cómo los diversos niveles de un texto
están estrictamente relacionados con las prácticas sociales, es decir, interesa observar
el origen de estos significados y la interacción de éstos en un determinado espacio
textual.

 La sociocrítica difunde que la inscripción de la historia en el texto no debe de


adecuarse a un simple modelo reductor de contenidos diegéticos o contextuales. Le
interesa más los mecanismos de desplazamiento y de relaciones que trabajan las
diferentes microsemióticas, con el fin de interrogar sus evidencias, soluciones,
carencias o silencios como única forma para advertir que la inserción de lo históricos
no reside en una estructura altamente explicativa, sino que se encuentra en el seno de
un proceso de semiosis (Sham,1992).
 La estética de la socialidad para sociocrítica puede traducirse como la especificidad
social de la literatura. Esta estética plantea como los hombres viven entre ellos, sus
relaciones en y gracias al lenguaje, cómo vive un grupo, sus relaciones con los demás
hombres en la literatura, pues el lenguaje arrastra, aunque no se perciba, cierta carga
social que deja sus huellas en la forma y que orienta, sobre todo a su descodificación
(Duchet, 1979).
 Concepción de la literatura
 Los estudios sociocríticos se han constituido frente a los estudios sociológicos y
formales de la literatura, como un camino distinto de estudios de los textos, para
concebirlos como instancias sociodiscursivas. Así pues, la sociocrítica entiende el
texto no sólo como el producto de una práctica socio-ideológica de igual importancia
y en interacción recíproca con las demás prácticas cognitivas, sino también como una
producción en sí (Malcunzynski,1991).
 Por lo tanto, la sociocrítica al referirse a la literatura en particular, significa que no
priva a lo “literario” de su especificidad estética. Por el contrario, intenta ajustar las
características de esa especificidad con sus modalidades, funciones y objetivos
propios y reintegrarlas dentro de una economía socio-cultural sin la cual el valor del
texto no sería entendible.
 Por todo esto, Amoretti (1992) define que la literatura “es práctica social en tanto es
el resultado de una serie de selecciones operadas por diversos filtros sociales,
económicos y culturales en los proyectos que los escritores han llevado a la etapa de
la escritura” (p.77). Por lo tanto, la literatura para sociocrítica se concibe como un
proceso material producto de una vida social dada.
Ideosema

fenómeno textual capaz de reproducir metonímicamente las relaciones dadas en una


práctica ideológica (Amoretti, 1992). En este sentido, el concepto de ideosema se entiende
como una materialización sígnica textual que establece de manera metonímica las relaciones
entre una ideología y las categorizaciones con que operan las prácticas y discursos sociales
en el texto.

Por todo esto, Cros propone el termino ideosema se atañe a los sistemas de
estructuraciones que materializan la ideología de un texto. Además, plante el término de
ideologema para entender ciertas ideologías provenientes de un terminado contexto histórico