Está en la página 1de 16

Prólogo

E n La biblia de los licuados verdes, Kristine Miles nos introduce de


una manera fácil y con información muy acertada a la vida sana.
Me encanta la manera en que describe la importancia de beber li­
cuados verdes, y cómo el simple hecho de consumir uno de ellos al
día puede ayudar a cambiar tu vida.
Este libro nos guía para que entendamos cada ingrediente y pro­
piedad del licuado, y nos instruye sobre los múltiples beneficios que
cada uno de ellos nos da. Y no sólo nos explica estas cuestiones, sino
que además nos proporciona una guía perfecta y fácil para que po­
damos crear en nuestra casa brotes y germinados, cultivar y guardar
nuestras hierbas y recetas de diferentes leches sin contenido de lactosa.
En pocos libros he leído con tanta claridad, y en pasos tan simples y
rápidos, la preparación de estos alimentos. La autora destaca la impor­
tancia de aprender a conectarnos con los alimentos, saber de dónde
vienen y, lo más importante, almacenarlos en nuestro re­frigerador o
alacena para que se mantengan frescos y se conserven más.
El potencial nutritivo de cada alimento se basa en la calidad; es
primordial que sean orgánicos, ya que no contienen agentes exter-
nos como los pesticidas que, además de contaminarlos, disminuyen sus
propiedades nutricionales. Por eso, el libro nos explica cómo mante­
ner íntegra su gama de enzimas, antioxidantes, minerales y vitaminas,
y la importancia que tiene licuarlos en su estado natural para mante­
ner sus propiedades y conservar la fibra que sana y restaura nuestra
f lora intestinal. El siguiente punto es utilizar una licuadora apropiada,
y el paso más importante es saber cómo combinar los ingredientes
para obtener el resultado adecuado.

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 9 24/11/14 13:18


Fue fascinante para mí, como chef naturista y consultora de salud,
ver lo bien documentado que está este libro, con detalles y estudios
que nos explican de una manera muy fácil de entender desde el ori­
gen de los licuados hasta la importancia de llevar una dieta básica­
mente vegetariana o vegana.
Este libro nos proporciona toda la información necesaria para po­
der transformar nuestra alimentación y entender la importancia de
esta transformación de una forma científica.
Kristine también describe su percepción acerca de las dietas, y
concuerda conmigo en que no son lo más sano o adecuado para todo
mundo. La ventaja de los licuados verdes es que son una manera fácil
de incorporar gradualmente estos alimentos y supercomidas, y dan
resultados sorprendentes sin necesidad de caer en el fanatismo de las
dietas.
Me encantan sus recetas, pues son rápidas, sencillas, económicas y
sólo requieren tres o cuatro ingredientes, lo cual nos facilita la vida, ya
que podemos prepararlas en donde estemos y en cualquier momento.
No podía faltar la riquísima selección de postres, que incorpora
endulzantes naturales y utiliza ingredientes sanos; así, podemos per­
mitirnos un pecadito dulce que nos da los nutrientes necesarios y la
oportunidad de cambiar el hábito de recurrir a pastelerías o consu­
mir antojitos dulces empaquetados que sólo dañan nuestra salud.
¡Muy bien por esta biblia que ya se encuentra en mi cocina y ha
hecho mi vida más fácil con múltiples recetas con las que me divier­
to, inspiro, disfruto, y sé que le dan a mi vida más energía, salud, vita­
lidad y muchos nutrientes!
Espero que disfrutes de este libro tanto como yo, y pongas en
práctica su información; pero, sobre todo, que experimentes sus re­
cetas y las consumas todos los días.

Karina Velasco
(autora de El arte de la vida sana)

10

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 10 24/11/14 13:18


Introducción

E l año pasado, cuando visité a una amiga en el Reino Unido,


le preparé un licuado verde a su hija de 18 meses de edad. La
pequeña Alice quedó fascinada con el zumbido de la licuadora y el
movimiento del brillante líquido verde. Al terminar, puse una pe­
queña taza en sus manos. Era la primera vez que ella probaba una
bebida así, y su rostro se iluminó mientras comenzó a tomarla.
Yo no tuve la fortuna de descubrir los licuados verdes a los 18 me­
ses de edad, y después de 33 años de desafiar a mi sistema digestivo
llegué a un punto límite. Así, en la búsqueda por mejorar mi salud y
bienestar, leí muchos libros, investigué en internet, consulté a diver­
sos especialistas, experimenté con diferentes dietas y, durante todo el
proceso, varias veces creí haber hallado la solución a mis problemas.
Primero dejé de comer trigo y lácteos, luego me olvidé de cualquier
alimento con gluten, después me deshice del café, reduje mi consu­
mo de azúcar, me volví vegetariana y descubrí los alimentos crudos
hasta que, finalmente, ¡encontré los licuados verdes!
Llevo una vida bastante ajetreada. Soy fisioterapeuta y todo el día
me dedico a dar consultas, además de que tengo un par de negocios,
soy escritora y la esposa de Ben, mi mejor amigo. La gente me pre­
gunta de dónde saco tanta energía y yo creo que, en parte, se lo debo
a mi actitud: soy perseverante, comprometida y optimista. Pero tam­
bién se lo debo a que ingiero alimentos limpios y no procesados; no
como nada que me siente mal, tomo una gran cantidad de alimentos
crudos de origen vegetal, y todas las mañanas, sin falta, disfruto un
licuado verde. Ya sea que me levante temprano o tarde, que esté de
viaje o en mi casa, tomar un licuado verde se ha vuelto, tanto para

11

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 11 24/11/14 13:18


mí como para mi marido, una necesidad. Con sólo 500 mililitros
de esta bebida (aproximadamente dos tazas) tengo suficiente para
aguantar hasta la hora de la comida, sin sufrir caídas de azúcar en la
sangre. Es fácil de digerir por la mañana y muy conveniente: en tres
o cuatro minutos puedo prepararlo y limpiar la licuadora. Si estoy en
un apuro, es fácil de llevar en un termo o un vaso con tapa.
En 2007, hice una página de internet dedicada a los licuados ver­
des. Lo que empezó como una actividad para compartir mi expe­
riencia y enseñar algunas fotos y mis recetas favoritas, se convirtió en
algo mucho más grande, con miles de visitas y maravillosos comen­
tarios de apoyo de todo tipo de personas, desde principiantes hasta
experimentados bebedores de licuados verdes. Ahora me siento feliz
y muy agradecida de verter mi pasión y gusto por los licuados verdes
en esta biblia de los licuados verdes, que contiene todo lo que cual­
quier persona necesita saber de ellos, desde su definición hasta los
beneficios que producen; además, claro, de las recetas necesarias para
ponerse en marcha.

Con un cálido y verde saludo,


Kristine Miles

12

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 12 24/11/14 13:18


PRIMERA PARTE

Acerca de los
licuados verdes

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 13 24/11/14 13:18


¿Qué son
los licuados verdes?

U n licuado verde está hecho de frutas mezcladas con verduras


crudas, de manera que sabe a fruta pero se ve verde. Aunque
las verduras son muy nutritivas, mucha gente se resiste a comerlas.
Agregar fruta al licuado hace que éste sepa muy bien, y es una forma
fácil de añadir más fruta en nuestra dieta. Algunas personas consu­
men muy pocas frutas y verduras, y los licuados verdes son una deli­
ciosa manera de satisfacer esta necesidad.
Las personas que han adoptado los licuados verdes en su dieta
confiesan tener muchos beneficios en su salud; por ejemplo, una piel
más suave, buena digestión, pérdida de peso y un mejor estado de
ánimo. Quienes siguen una dieta de alimentos crudos, han recibido
con entusiasmo esta inagotable fuente de nutrición para comple­
mentar su ya nutritiva dieta, pues a menudo encuentran en ella algún
elemento faltante que los ayuda a conseguir un excelente estado de
salud y mucha vitalidad.

¿Qué lleva un licuado verde?


Primero, ¡los licuados verdes no saben horrible! A pesar de que son
verdes, su sabor es el de la fruta que se les haya puesto. Obviamente,
si te excedes con las verduras, el licuado va a saber a verduras, pero en
general éstas casi no le dejan sabor. Los licuados verdes de este libro
son crudos y principalmente veganos, es decir, sin ingredientes co­
cidos, pasteurizados ni productos lácteos, que son la base de los licua­
dos tradicionales. Esto significa que ninguna de las recetas contiene
leche ni yogurt de vaca, cabra u oveja, ni ninguna leche pasteurizada

15

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 15 24/11/14 13:18


como las de soya, arroz o avena. Como alternativas al agua, sólo se
incluyen leches vegetales no tratadas con calor, hechas de nueces cru­
das y otros tipos de semillas. Digo que son “principalmente ve­ganos”
porque algunas de mis recetas contienen productos apícolas como
polen y miel. Éstos son opcionales, por supuesto.
En general, recomiendo usar una proporción de 40% de verduras
y 60% de frutas. Los principiantes pueden comenzar con 10% de ver­
duras e incrementarlas gradualmente. Si en algún momento crees que
pusiste demasiadas verduras, prueba balancear el sabor con algún edul­
corante, un poco de vainilla o algo de jugo de limón para compensar.

¿Cómo hacer un licuado verde?


Hacerlo no puede ser más sencillo. Todo lo que tienes que ha­
cer es poner frutas y verduras picadas en una licuadora, agre­
gar algún tipo de líquido (generalmente agua) y licuar durante
uno o dos minutos. No importa en qué orden se agreguen los
ingredientes (yo pongo el líquido y los sólidos al mismo tiem­
po). Si la receta es con agua, lo ideal es usar de manantial o
filtrada. Algunas recetas requieren jugo, leche de nuez o té de
hierbas. Siempre es necesario licuar los ingredientes muy bien
para que las verduras se mezclen. La receta que encontrarás a
continuación rinde para dos porciones:

RECETA PARA PRINCIPIANTES


3 o 4 plátanos maduros
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 tazas de agua
1 puñado de espinacas frescas y limpias

Todas las recetas de este libro son para hacer un litro de licua­
do, aproximadamente, suficiente para llenar dos vasos grandes.

A mí me gusta usar pocos ingredientes, pues así puedo identificar los


diferentes sabores del licuado. Si quieres, puedes combinar seis frutas,

16

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 16 24/11/14 13:18


pero te aseguro que el resultado será un licuado con un sabor poco
definido y aburrido. Por ejemplo, un licuado de plátano y moras sabe
a plátano y a moras, pero si añades manzana, pera y durazno, el resul­
tado será muy extraño.
Mi mejor consejo es que utilices ingredientes que te gusten, pues
de lo contrario será difícil que te lo quieras tomar. El hecho de que
vayas a ingerir algo saludable no quiere decir que no pueda saber
muy bien. Cuando inventes tus propias recetas, por más que trates de
ajustar el sabor, habrá veces en que éstas sepan mal. ¡No te preocupes!
Sólo bébetelo y aprende del error.
Las verduras que más utilizaremos aquí son la col china, col riza­
da, menta, perejil, espinaca y acelga. La espinaca es una gran opción
para los principiantes, ya que su sabor es suave y su color a menudo
es espectacular. Con menos frecuencia utilizaremos albahaca, hojas
y f lores de borraja (rabo de alacrán), hojas de betabel, de zanahoria,
de apio, de hinojo, de rábano; cilantro, verdolaga y lechuga roma-
na, aunque todos éstos son excelentes ingredientes que pueden darle
vida a un licuado verde típico. A veces, cuando el cajón de “verdu­
ras para licuados verdes” de mi refrigerador empieza a vaciarse, he
experimentado con ensaladas comunes y corrientes. Cuando hagas
esto, ten en cuenta que las hojas rojas de las verduras generalmente
tienen un sabor muy amargo y que, por eso, es posible que quieras
de­secharlas.
Trata de no utilizar siempre las mismas verduras y de probar dis­
tintas; también busca adecuar los ingredientes según la temporada. Es
muy importante tener una gran variedad de nutrientes y evitar los
químicos conocidos como los metabolitos secundarios (a veces lla­
mados antinutrientes), producidos naturalmente por las plantas. Por
ejemplo, las acelgas y las espinacas contienen mucho ácido oxálico,
por ende, si sólo utilizas estas dos verduras, es muy probable que co­
miences a sentirte mal. Uno de los problemas del ácido oxálico es
que se enlaza con el calcio, lo cual disminuye la absorción de este
importante mineral. Una señal que a mí me ayuda a saber cuándo
abusé de un vegetal es que mi antojo por un licuado disminuye, y al
mediodía empiezo a sentirme mareada (para más información sobre
la importancia de la variedad, consulta la página 85).

17

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 17 24/11/14 13:18


Hacer licuados verdes es realmente sencillo, sobre todo si te cercio­
ras de tener la verdura bien lavada y lista desde antes. Trata de utilizar
sólo las hojas de las verduras que tengan tallos fibrosos, como la col
rizada y las acelgas (si los cortas finamente, puedes utilizar los tallos
para hacer ensaladas, sopas o frituras). Después de lavar las verduras,
sécalas al aire sobre paños de cocina y ponlas en un recipiente grande
de plástico cubierto por dentro con una toalla limpia y seca, para des­
pués meterlo en el refrigerador. La toalla absorbe el exceso de hume­
dad y mantiene limpias las verduras de cinco a siete días.
Compra verduras orgánicas libres de pesticidas y herbicidas. Éstas
contienen más nutrientes que las verduras convencionales. Segura­
mente por donde vives hay alguna tienda naturista o un mercado
donde puedes encontrar una gran variedad de verduras que no están
disponibles en los supermercados. Si no te es posible comprar verdu­
ras orgánicas, asegúrate de lavarlas muy bien. O mejor aún, tú mismo
cultiva tus verduras. Por ejemplo, la acelga es tan fácil de cuidar que
aunque no tengas ni un pelo de jardinero vas a poder cultivarla bien.
Si en tu casa no tienes tierra dónde sembrar, utiliza ollas grandes que
luego puedes poner en tu patio o en un balcón.

18

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 18 24/11/14 13:18


¿Qué tienen las verduras
que son tan maravillosas?

L as verduras son ricas en fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes


y tienen pigmentos como la clorofila (de ahí el color verde) y
carotenoides (de ahí el color amarillo, naranja y rojo), así como áci­
dos grasos esenciales como el omega 3. Son alcalinas, bajas en calo­
rías, con poco índice glucémico (ve la página 61 para averiguar por
qué esto es importante), bajas en carbohidratos y altas en proteínas.
Las verduras también son buenas para la digestión, pues estimulan las
enzimas digestivas y ayudan a normalizar el nivel de acidez del estó­
mago.
Según Victoria Boutenko, pionera de los licuados verdes, las ver­
duras son los principales alimentos del ser humano, pues cubren por
completo sus necesidades nutricionales. Los chimpancés son nues­
tros parientes más cercanos: compartimos con ellos 99% de los ge­
nes. Ellos tienen una dieta que se compone de 50% de frutas, 40%
de verduras y 10% de médulas, cortezas e insectos. Sin embargo, la
dieta occidental se compone en más de 50% de carbohidratos co­
cidos como papas, pan, pasta y arroz; aproximadamente 35% de gra­
sas, aceites y proteínas de origen animal, y el 15% restante de frutas
y verduras. Así, la porción de verduras de nuestra dieta representa
sólo un pequeño porcentaje. La gran mayoría de las enfermedades
crónicas de la humanidad no se presentan en los chimpancés salvajes;
entonces, ¿por qué no tomar una hoja de su libro de cocina y ver
cuál es su gran secreto?

19

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 19 24/11/14 13:18


Antioxidantes
Las verduras tienen muchos antioxidantes, los cuales nos pro­
tegen de enfermedades y problemas que vienen con el enve­
jecimiento, pues aumentan las defensas de nuestras células
contra los radicales libres. Éstos son moléculas o átomos con
un electrón impar en el exterior, lo cual los hace altamente
reactivos; necesitan asociarse con algo para estabilizar su es­
tructura. Estas asociaciones generan daños en las paredes ce­
lulares y las estructuras internas de las células, tales como el
adn. Los antioxidantes evitan que los radicales libres dañen a
las células, pues generan estas asociaciones por ellos. Las vi­
taminas A, C y E son ejemplos de antioxidantes, así como los
pigmentos que se encuentran en las plantas, incluyendo la
clorofila y los carotenoides. Para saber más acerca de los anti­
oxidantes, ve al capítulo “Los superalimentos en los licuados
verdes”, en la página 93.

Verduras para ensaladas y licuados


Las verduras son muy resistentes a nivel molecular, pues sus paredes
celulares están hechas de celulosa. Sus nutrientes se almacenan den­
tro de las células, y las paredes de éstas necesitan romperse para que
los nutrientes se liberen. Hacerlo requiere mascarlos durante mucho
tiempo, lo cual pocas veces hacemos, pues los músculos de nuestra
mandíbula tienen poca resistencia y en general somos muy impacien­
tes. Además, necesitamos tener ácidos estomacales potentes, y muchos
de nosotros carecemos de tal cosa. Por ende, los licuados son la forma
ideal de obtener todos los nutrientes de las verduras, pues la licuado­
ra sí es capaz de romper las paredes celulares y liberar los nutrientes
con mucha facilidad. Así, te invito a que, además de comer verdu-
ras en los licuados, las comas enteras, asegurándote, eso sí, de que las
masticas muy bien.
Aunque hay muchos tipos de verduras, la gran mayoría de las per­
sonas sólo están familiarizadas con la lechuga y la espinaca. Al incor­
porar una gran variedad de hojas vegetales en tu dieta (tanto en
ensaladas como en licuados), te asegurarás de que los principales nu­
trientes de cada una se distribuyan bien en tu cuerpo.

20

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 20 24/11/14 13:18


En las ensaladas se suelen usar verduras maravillosas como arúgu­
la, hojas de betabel, col china, lechuga mantecosa, col, berro, diente de
león, escarola, col rizada, hierba de canónigo, lechuga romana, lechu­
ga mizuna, hojas de mostaza, achicoria roja, romero, acedera, espina­
ca, acelga y berza, así como hierbas suaves como albahaca, cilantro,
menta y perejil.
Las verduras que son buenas para los licuados son casi las mismas
que se usan en las ensaladas. Sin embargo, te recomiendo evitar las que
sean muy amargas, como la achicoria, o las de sabor muy fuerte como
la arúgula, los berros o las hojas de mostaza, ya que incluso la fruta
más dulce no podrá suavizar su sabor. Las verduras de la familia de
las crucíferas, como el repollo y la col rizada, se pueden utilizar muy
bien en licuados, pues contienen antioxidantes llamados índoles y tie­
nen compuestos de azufre, conocidos como isotocianatos, que ayu­
dan a combatir el cáncer.
Los llamados microgerminados (brotes de plantas), extremada­
mente nutritivos, que se utilizan comúnmente en las ensaladas, son
igual de buenos para los licuados verdes. (Para más información, ve al
capítulo “Brotes y microgerminados” en la página 23.)
A su vez, hierbas comunes como el diente de león, la verdolaga
y la pamplina son comestibles, y también existen versiones silvestres
de productos cultivados como el hinojo, la escarola, los berros, el
amaranto y la alfalfa. Ambos tipos de vegetales son una excelente
fuente de nutrientes, con frecuencia más nutritivos que muchas ver­
duras cultivadas, y una gran manera de agregar variedad tanto a tus
ensaladas como a tus licuados. Si esta opción te agrada, asegúrate
de que sean comestibles y no contengan veneno. Consigue un buen
libro o habla con un experto que te pueda ayudar a identificar las
plantas que son comestibles. Sergei Boutenko, hijo de Victoria, es
un experto en plantas silvestres comestibles y tiene varios videos
y una aplicación para el iPhone sobre este tipo de plantas. Visita
www.sergeiboutenko.com para más información.
Las mismas hierbas que utilizas en tus ensaladas las puedes agre­
gar a tus licuados, pues tienen propiedades nutritivas increíbles con
valores muy altos de antioxidantes. Consulta la página 27 para más
información sobre el uso de hierbas en licuados verdes.

21

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 21 24/11/14 13:18


Brotes
y microgerminados

L os brotes y los microgerminados son excelentes para los licua­


dos verdes, pues son supernutritivos. Tienen sabores sorpren­
dentemente fuertes, por lo que te sugiero usar una pequeña cantidad,
mezclada con verduras bien desarrolladas.
Los brotes y los microgerminados crecen fácilmente y se pueden
cultivar en casa para tener verduras nutritivas durante todo el año. Se
trata de verduras que se cosechan muy jóvenes. Los brotes son semi­
llas germinadas, con un tallo de raíz muy joven y hojas usualmente
pálidas, algunos brotes comunes son los de las lentejas, la alfalfa o el
frijol.

Brotes
Actualmente se pueden adquirir paquetes de semillas para cultivar
en casa; sin embargo, yo prefiero usar el siguiente método para ha­
cer crecer mis propios brotes: para semillas pequeñas como la alfalfa,
utilizo aproximadamente dos cucharadas de semillas; para las semillas
más grandes, como las lentejas o el frijol, comienzo con ¼ o ½ taza.

1. Corta un pedazo de malla fina (tul o medias) y consigue un


frasco de vidrio de aproximadamente un litro.
2. Coloca las semillas en el frasco, fija el pedazo de malla con
una liga gruesa en la parte superior, y deja remojar las semillas
durante la noche con agua de buena calidad.
3. En la mañana, saca el líquido y enjuaga las semillas con agua
fría hasta que el contenido del frasco sea bastante claro (pue­
des utilizar el agua del frasco para regar otras plantas).

23

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 23 24/11/14 13:18


4. Deja reposar el frasco en un ángulo de 45 grados. Enjuaga las
semillas dos veces al día, tres veces si hace mucho calor. Evita
que la luz del sol dé directo en los frascos, pues las semillas
se pueden cocer y echar a perder. Si los brotes se ven o huelen
mal, tíralos a la basura y empieza de nuevo.
5. Los brotes de semillas pequeñas quedarán listos en cinco o seis
días, cuando los tallos sean de aproximadamente 2.5 centíme­
tros. Enjuaga las cáscaras en un colador y devuelve los brotes
al frasco para que se pongan verdes con la luz indirecta del sol
por un día. Los brotes de semillas grandes quedarán listos de
tres a cinco días, cuando el tallo sea de una a dos veces más
grande que la semilla (las cáscaras de las semillas grandes no
necesitan enjuagarse). Extiende los brotes en un colador y deja
que les dé la luz indirecta del sol durante un día.
6. Cuando los brotes estén listos, guárdalos en el refrigerador,
adentro de un recipiente que los deje respirar un poco. No
dejes que pasen muchos días para utilizarlos.

Algunas personas recomiendan que la germinación de las plantas se


haga en lugares oscuros (por ejemplo, un armario) para imitar las
condiciones de oscuridad de una semilla que germina bajo el suelo.
Según mi experiencia, esto no es necesario; sin embargo, he llegado a
cubrir mis frascos con paños de cocina mientras se drenan, así el in­
terior se oscurece un poco, y creo que las plantas crecen más rápido.
El último día del proceso las descubro para que reverdezcan.
En árabe, alfalfa significa “padre de todos los alimentos” y, según la
doctora Gillian McKeith, es uno de los 12 mejores alimentos que
existen. Ella dice que la alfalfa contiene todos los nutrientes ne­cesarios
para la vida, nutre a la sangre, ayuda a la absorción de nutrientes, des­
odoriza el cuerpo, mejora la digestión, y es buena para la recupera­
ción después del parto y para mejorar la calidad de la leche materna.
Las lentejas son la segunda leguminosa con más alto contenido
proteínico (después de la soya), son buenas para los riñones y la fun­
ción adrenal debido a que tienen vitaminas del complejo B, en espe­
cial vitamina B1 y ácido fólico. Además, son una gran fuente de
hierro, fósforo y manganeso; una vez que brotan, son una proteína
muy completa.
24

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 24 24/11/14 13:18


Por su parte, el frijol mungo se utiliza mucho en la comida asiá­
tica, y se cultiva comercialmente bajo presión y en ausencia de luz,
para que le crezcan tallos de entre 5 y 7.5 centímetros, con hojas de
color amarillo pálido. Cuando se cultiva en casa, mantiene la cáscara
verde y tiene un tallo corto y grueso. Es una buena fuente de vitami­
na C, vitamina K, ácido fólico, manganeso y cobre.
Antes de cultivar cualquier planta, comprueba que entre las semi­
llas no haya piedras (por ejemplo, en las lentejas) y elimina las semillas
que se mantengan duras a pesar del proceso de germinado. ¡Segura­
mente no querrás romperte un diente!

Microgerminados
Los microgerminados tienen las semillas más grandes que los ger­
minados y hojas muy desarrolladas y verdes. Su recolección consiste
en cortar las hojas de raíz cuando la planta mide entre 2 y 5 centí­
metros de alto. Se cultivan durante una a tres semanas en la tierra o
en un sustituto de tierra. Los microgerminados más comunes son el
pasto de trigo, los brotes de girasol y los berros. En los restaurantes
suelen usar microgerminados como la albahaca, el betabel o el ci­
lantro para agregar un sabor sutil a sus platillos y adornar los platos.

Herramientas que vas a necesitar:

• Semillas, preferentemente sin tratar.


• Recipientes amplios y poco profundos que puedan ser drena­
dos. Pueden ser platos de cerámica o bandejas para germinar, así
como canastas con un agujero por debajo.
• Tierra de buena calidad.
• Toallas de papel o algodón.
• Tapas de plástico o vidrio.
• Agua.

Para cultivar un microgerminado:

• Esparce una capa densa de semillas sobre la tierra, dentro de un


recipiente. (Remoja una noche antes las semillas más grandes,
como los chícharos o las semillas de girasol.)

25

MILES_Biblia_licuados_INT_Grijalbo.indd 25 24/11/14 13:18