Está en la página 1de 10

EXPONER NUMERO 2

3.Riesgos en la salud

3.1 Peligros ambientales para la salud humana

Los diferentes peligros ambientales pueden dividirse en peligros tradicionales ligados a la


ausencia de desarrollo, y peligros modernos, dependientes de un desarrollo insostenible. Una
de las diferencias entre los peligros ambientales tradicionales y los modernos es que los
primeros suelen manifestarse con rapidez relativa en forma de enfermedad. Por el contrario,
muchos de los peligros modernos requieren largos períodos de tiempo antes de manifestar
sus efectos en la salud.

PELIGROS TRADICIONALES PARA LA SALUD CONTRA PELIGROS MODERNOS


PELIGROS TRADICIONALES PELIGROS MODERNOS
falta de acceso al agua potable contaminación del agua por los núcleos de
población, la industria y la agricultura
intensiva
saneamiento básico insuficiente en el hogar contaminación del aire urbano por las
y en la comunidad emisiones de los motores de vehículos, las
centralesenergéticas de carbón y la industria
contaminación de los alimentos por acumulación de residuos sólidos y
microorganismos patógenos peligrosos.
contaminación del aire interior por el uso de riesgos químicos y por radiación debidos a
carbón o combustibles de biomasa para la introducción de tecnologías industriales y
cocina y calefacción. agrícolas.
sistemas insuficientes y/o inadecuados de riesgos de enfermedades infecciosas nuevas
disposición de residuos sólidos y reemergentes.
riesgos de accidentes laborales en la deforestación, degradación del suelo y otros
agricultura e industrias domésticas cambios ecológicos importantes en los
niveles locales y regionales.
catástrofes naturales, como las cambio climático, agotamiento de la capa
inundaciones, los terremotos o las sequías de ozono de la estratosfera y contaminación
transfronteriza .
•vectores de enfermedades, especialmente • Humo de tabaco
insectos y roedores. • Alcohol
• Viviendas y refugios insalubres • Peligros por transporte
• Agentes infecciosos • Riesgos ocupacionales
• Defeciencias dietarias • Dieta desbalanceada

Fuente: YASSÍ, A. y cols. Salud ambiental básica. Programa de las Naciones Unidas para el
Medio Ambiente. 2002: 71.

3.2 Riesgos en la salud producto por el agua

El agua constituye un recurso vital, primordial para la salud y la supervivencia de la


humanidad. El agua se intercambia y moviliza por todo el organismo atendiendo las
necesidades fisiológicas, tales como: transporte de substancias, metabolitos y elementos
celulares y la regulación de la temperatura corporal.

Los cuerpos de agua pueden sufrir contaminación biológica debido a su contacto con aguas
residuales domésticas sin tratar, o con excrementos humanos y animales. La contaminación
fecal puede incorporar microorganismos patógenos, cuya presencia está relacionada con las
enfermedades existentes en la población emisora. Todos aquellos microorganismos que se
eliminan por las heces y orina de enfermos y portadores, tienen la probabilidad de llegar al
agua en cantidad suficiente como para producir enfermedades.

Se debe tener presente que los cuerpos de agua poseen mecanismos de autodepuración, por
lo que la posibilidad de supervivencia y multiplicación de los microorganismos patógenos es
escasa. En general, las infecciones debido al consumo de agua contaminada con organismos
de origen fecal se producen cuando ha ocurrido un tiempo corto entre el vertido de los
residuos y la ingesta de agua.

El comportamiento del agua como vehículo de infección que puede llegar a un individuo sano
susceptible, mediante vía directa o indirecta. Por vía directa, la enfermedad se adquiere por
ingestión de agua contaminada, mientras que en forma indirecta la enfermedad se puede
producir mediante la ingesta de verduras o frutas crudas que han sido regadas con aguas
residuales domésticas

Los peligros ambientales pueden producir un amplio abanico de efectos sobre la salud que
variaran de tipo, intensidad y magnitud según la clase de peligro, el nivel de exposición y el
número de afectados.

Las enfermedades más importantes suelen asociarse a más de un tipo de exposición , y para
causar las enfermedades los peligros actúan junto con los factores genéticos, la nutrición, los
riesgos del estilo de vida y otros factores.

Para que un individuo se enferme al ingerir agua o alimentos contaminados, éste debe estar
susceptible a la infección en función de varios factores, tales como:

Edad: Éste es un importante factor epidemiológico. Por ejemplo: los agentes patógenos
Rotavirus, Adenovirus, E.coli enteropatógenos, y Campylobacter jejuni, afectan principalmente
a los niños, en los primeros años de vida.

Higiene personal: existen patógenos que tras la producción de una infección entérica se
transmiten por contacto directo persona a persona, debido a una deficiente higiene personal.
Este tipo de transmisión feco oral aparece especialmente a nivel familiar y en
establecimientos escolares, siendo los más frecuentes el virus de la Hepatitis-A y la Giardia
lamblia.

Acidez gástrica: el bajo pH del estómago representa una barrera natural para la mayoría de los
organismos patógenos que ingresan por la vía digestiva, impidiendo que estos alcancen el tubo
intestinal.

El moco y la integridad del epitelio intestinal: son factores de resistencia importantes para
este tipo de enfermedades, ya que las eliminaciones y renovaciones del moco pueden
englobar microorganismos y sus toxinas y eliminarlos en las heces.
Inmunidad: natural, humoral y celular, desempeñan un papel importante en la susceptibilidad
del sujeto, disminuyéndola o anulándola..

Los principales contaminantes biológicos del agua son los virus, las bacterias, hongos,
protozoos y helmitos.

a) Virus: Los virus adquieren una importancia especial para la salud pública, ya que se
eliminan en gran cantidad a través de las heces de los individuos infectados, excretándose en
algunos casos más de un millón de partículas virales infecciosas por gramo de heces. Se
conocen más de 100 tipos diferentes de virus entéricos que pueden ser patógenos para el
hombre, que normalmente se encuentran presentes en las aguas residuales domésticas. El
número y los tipos de virus dependen de la cantidad y naturaleza de la población enferma,
grado de dilución de las excretas de dicha población, resistencia a temperaturas extremas y a
la oxidación, entre otros factores.

La Tabla 2. resume las principales enfermedades de origen hídrico causadas por virus. Es
necesario destacar que para evaluar los riesgos asociados a los virus, se debe tomar en
consideración la dosis infectante mínima para producir infección en el huésped. En el caso de
los enterovirus, dosis tan pequeñas como la de una sola unidad infecciosa son capaces de
producir infección, dependiendo de la vía de penetración y la susceptibilidad del huésped.

b) Bacterias: Las heces de las personas sanas contienen una gran cantidad de bacterias de
diferentes especies. Algunas bacterias son utilizadas como indicador de presencia de material
fecal en el agua y de la existencia de organismos patógenos intestinales.

Enfermedades transmitidas por virus presentes en el agua

agente Fuente Parido de Duración Enfermedades


incubación
Enterovirus Heces 3-14 días Variable Poliomelitis
Poliovirus 1,2,3 Paralisis
Coxsackierus AY enfermedadesgastrointestin
B ales,
Encefalitis,
Enfermedades Respiratorias,
Meningitis,
Hiperanginas
Astrovirus Heces 1-2 días 2-3 días Gastroenteritis
Virus de la Heces 15-50dias 1a2 semanas Hepatitis A
hepatitisA(VHA) hasta meses
Virus de la Heces 15ª 65 días 1a2 semanas Hepatitis B
hepatitis E(VHE) hasta meses
Rotavirus(Grupo Heces 1-3 días 5-7 días Gastroenteritis
A)
Rotavirus(Grupo Heces 2-3 días 3-7 días Gastroenteritis
B)
Calicivirus Heces 1-2 días 1-3 días Gastroenteritis
Fuente: BANCO MUNDIAL. Información y capacitación en abastecimiento de agua y
saneamiento de bajo costo: aspectos del abastecimiento de agua y el saneamiento
relacionados con la salud: guía para participantes (3.1). Cepis. 1988: 29-31.

3.3 contaminación química de las aguas y efectos sobre la salud.

Las aguas residuales generadas por las actividades domésticas, industriales y agrícolas
contienen contaminantes químicos que, al llegar a los cursos de aguas superficiales o
subterráneos, pueden afectar la vida acuática y la salud de la población que se abastece de
dichos cuerpos de aguas. En general, muchas de las sustancias químicas tóxicas vertidas en el
medio ambiente, pueden ser degradadas por los procesos químicos y bioquímicos naturales
y, por lo tanto, su acción puede ser de relativa corta duración en el ecosistema. Sin embargo,
existen otros tóxicos, tales como los metales pesados y algunos compuestos orgánicos, cuya
toxicidad persiste debido a su mayor resistencia a la desactivación natural.

Muchos de los compuestos tóxicos no biodegradables que se encuentran en muy bajas


concentraciones en el medio, pueden ser ingeridos por los organismos vivientes de los
diferentes niveles tróficos, depositándose en sus tejidos y entrando en la cadena alimenticia.
Esto resulta en un aumento de la concentración de la sustancia contaminantes a medida que
es transferido a las especies del nivel trófico superior, lo que finalmente puede traer
consecuencias para la salud de la población.

3.4 Compuestos inorgánicos presentes en el agua y sus efectos en la salud.

Entre los compuestos inorgánicos que están presentes en el agua, son de especial
preocupación los metales pesados, los nitritos y nitratos.

Metales pesados

Los metales pesados que generan mayor preocupación para la salud de las personas son el
plomo, cromo, mercurio, cadmio y arsénico, entre otros. Entre las propiedades más
características de éstos se puede mencionar:

• La mayoría de ellos no tienen una función biológica conocida

• Se solubilizan más fácilmente en medio ácido.

• Se depositan en los sedimentos por precipitación (ya sea por un aumento del pH o por
la formación de compuestos insolubles como carbonatos, fosfatos, sulfuros, etc.), adsorción,
cambio iónico y formación de complejos.

• Penetran en la cadena trófica a través de organismos filtrantes, acumulándose a veces


como compuestos organometálicos en los tejidos grasos (tal es el caso del cadmio y del
mercurio) y, en otros casos, como simple iones.

La toxicidad de los metales pesados ha quedado documentada en la historia, cuando griegos


y romanos diagnosticaron envenenamientos agudos mucho antes de que la toxicología se
convirtiera en una ciencia. En la actualidad se conoce mucho más sobre los efectos de los
metales pesados, algunos de los cuales son cancerigenos (ej. cadmio, selenio, cromo,
mercurio), producen daños en el riñón, e incluso son causantes de muerte ante una
exposición excesiva.

Plomo: El plomo es conocido como un veneno del metabolismo general con tendencia a la
acumulación: afecta el sistema muscular y nervioso, los órganos hematopoyéticos, el sistema
cardiovascular y el sistema renal, entre otros. Los fetos, los lactantes, los niños y las mujeres
embarazadas son los que corren mayores riesgos. Numerosos estudios epidemiológicos han
de- mostrado que las exposiciones crónicas a bajos niveles de plomo tienen efectos en el
crecimiento durante los primeros años de vida. Esto incluyen: el peso bajo al nacer, la
alteración del desarrollo mental durante los primeros dos años, las alteraciones de las vías
sensitivas del sistema nervioso central que persisten durante cinco años o más y los déficit del
coeficiente intelectual en niños de edad escolar. En adultos, altas concentraciones de plomo
en la sangre podrían causar el aumento de la presión arterial y de la incidencia de
enfermedades cardiovasculares, de infartos al miocardio, accidentes cerebro vasculares y
muerte precoz

Cromo: A pesar de ser un elemento tóxico, algunos autores han reportado que la ingesta de
unos pocos microgramos es útil para el metabolismo de la glucosa, incluso se dice que tiene
una acción protectora contra la arteriosclerosis.

Nitritos y nitratos.

Estos son dos iones de una gran importancia desde el punto de la salud pública, pues ejercen
una acción tóxica y se sospecha que juega un importante papel en la génesis del cáncer. Por su
parte, una concentración elevada de nitrato en el agua potable puede traer consecuencias
graves e incluso mortales. El nitrato al ingresar al cuerpo humano es fácilmente convertible en
nitrito, el que a su vez tiene una alta afinidad para combinarse con la hemoglobina y formar
metahemoglobina, lo reduce el transporte de oxígeno en la sangre.

3.5 Compuesto orgánicos presentes en el agua y sus efectos en la salud

En este último tiempo, se han detectado un sin número de compuestos orgánicos procedentes
de la actividad industrial y agrícola, muchos de los cuales son reconocidos como carcinogénicos
o pro mutagénicas. Aquí se presentarán los compuestos de mayor importancia desde el punto
de vista de la salud pública.

Compuestos Fenólicos: Estos compuestos se encuentran en el agua principalmente a


consecuencia de la contaminación de la industria química, celulosas y fabricantes de
pesticidas

Se sabe que las dosis elevadas de clorofenoles pueden aumentar la temperatura del cuerpo y
producir convulsiones. Por otro lado, se ha comprobado que dosis elevadas de 2-4-6-
triclofenol induce leucemia o la formación de linfomas en ratas machos y aumenta
considerablemente la incidencia de carcinomas hepatocelulares, por lo que se clasifica como
un compuesto carcinógeno, que podría aumentar la incidencia de cáncer en el hombre
cuando se encuentra en concentraciones elevadas. Sin embargo, el metabolismo de este
compuesto no es bien conocido, aun cuando existe cierta evidencia de que es eliminado
rápidamente del organismo.
Por su parte, el pentaclorofenol se absorbe en el tracto gastrointestinal y también puede
absorberse a través de la piel. Sin embargo, la mayor cantidad de compuesto que es absorbido
en forma sistémica se excreta sin efecto para el hombre a través de la orina. Una alta ingestión
de pentaclorofenol provoca un aumento de la temperatura y respiración acelerada que puede
derivar en un paro cardiaco.Se ha demostrado que la exposición crónica aumenta la
frecuencia de mutaciones en levaduras, pero no existe evidencia de que el pentaclorofenol sea
carcinogénico

Plaguicidas: Los efectos nocivos de los plaguicidas incluyen:

• Ruptura del equilibrio natural.

• Desarrollo de especies resistentes a estos productos

• Efectos tóxicos directos a corto y largo plazo para el hombre.

• Acumulación de compuestos estables tóxicos.

En general, los plaguicidas producen distintos efectos sobre la salud que van de nausea y
vómitos hasta malformaciones congénitas, neurotoxicidad o cáncer. Estos efectos pueden ser
aún más graves cuando se asocian a la deshidratación y a una mala nutrición, que reducen las
capacidades de respuesta del organismo

El Convenio de Estocolmo, restringe la manufactura y uso de 12 tipos de plaguicidas de


reconocido poder tóxico y muy resistentes a los procesos de degradación fotolítica, química y
biológica:

• Hexaclobenceno: Fungicida usado para el tratamiento de semillas de trigo y cebolla.

• Endrín: Insecticida usado principalmente en campos de cosechas de algodón .

• Mirex: Insecticida estomacal usado para combatir hormigas desfoliadoras, termitas.

•Toxáfeno: Una mezcla de más 670 sustancias químicas, usado como insecticida en el control
de insectos del algodón. También es usado en el control de garrapatas y ácaros en el ganado.

• Clordano: Insecticida de amplio espectro.

•Heptacloro: Insecticida estomacal y de contacto, usado principalmente contra insectos de


suelo y termitas.

• DDT: Insecticida usado en los cultivos agrícolas, además se usa para control de vectores.

• Aldrin y Dieldrin: Insecticida usado en cultivos de maiz, papas y algodón.

3.6 El ambiente externo y efectos sobre la salud de la población

a) Material particulado:
Aquellas partículas cuyo diámetro aerodinámico es inferior a 10 µm pueden cruzar las
barreras protectoras de la zona superior del sistema respiratorio. Una vez que las
partículas entran al tracto respiratorio, se les presentan varios caminos de ingreso al resto
del cuerpo.

Algunas pueden ser atrapadas por el flujo mucoso que baña una porción del tracto
respiratorio. Finalmente, el mucus es tragado y, por lo tanto, las partículas llegan al
estómago y a los intestinos.Otras permanecen en los pulmones, donde pueden rodearse
de tejido y, eventualmente, ser incorporadas al flujo sanguíneo.

Es el único contaminante que no tiene composición química definida, ya que una gran
variedad de compuestos orgánicos pueden adsorberse y/o condensarse en su superficie.
Es por ello que puede ser muy peligroso para la salud humana si contiene compuestos
irritantes o cancerígenos. Debido a estos efectos negativos, las normativas ambientales
establecen niveles máximos de exposición a material particulado de tamaño inferior a 10
µm (comúnmente denominado MP10); por ejemplo, EPA establece un nivel máximo de
150 µg/m 3 para una exposición de 24 horas y de 50 µg/m3 promedio anual.

b) Monóxido de carbono: El CO tiene efectos serios sobre la salud, principalmente


respiratorios y cardio vasculares. En concentraciones altas, puede causar la muerte, en
tiempos de exposición relativamente cortos. En concentraciones menores, como aquellas
existentes en el aire urbano, el CO afecta la capacidad de transporte de oxígeno en la
sangre. El oxígeno y el monóxido de carbono son transportados dentro del cuerpo humano
por la hemoglobina (molécula encontrada en los glóbulos rojos). c) Dióxido de azufre: El
anhídrido sulfuroso o dióxido de azufre (SO2) al ser inhalado, se hidrata con la humedad
de las mucosas, constituyendo un riesgo para la salud de las personas y otras especies
animales al producir constricción bronquial. Dicho efecto aumenta con la actividad física,
con la hiperventilación, al respirar aire frío y seco y en personas con hiperreactividad
bronquial. Se ha comprobado la relación existente entre la contaminación atmosférica,
producida por partículas en suspensión y anhídrido sulfuroso, y la aparición de bronquitis
crónica, caracterizada por la producción de flemas, la exacerbación de catarros y
dificultades respiratorias, tanto en los hombres como en las mujeres adultas.

3.7 Calidad del aire en el ambiente interno y efectos sobre la salud

Este tipo de contaminación reviste gran importancia para la salud de las personas, ya que la
vida moderna se caracteriza por gran parte de la actividad humana se desarrolla en ambientes
interiores, ya sea en la oficina, en el taller, en la escuela o en el hogar. Más aún, las personas
más vulnerables, tales como ancianos, enfermos y lactantes, pueden estar en ambientes
interiores hasta un 100% de su tiempo. El aire de espacios interiores contiene una gran
variedad de contaminantes físicos, químicos y biológicos provenientes de diferentes fuentes. Si
no existe un buen sistema de ventilación, los contaminantes tienden a acumularse pudiendo
alcanzar valores que pueden ser peligrosos para la salud.

Los contaminantes interiores se pueden clasificar en dos grandes grupos:

a)Aquellos asociados con el disconfort, alergias y enfermedades agudas. En este grupo se


incluyen los microorganismos, CO, NOx, SO2, formaldehído, solventes derivados del petróleo,
solventes halogenados y una gran cantidad de compuestos orgánicos volátiles (COV).

b) Contaminantes carcinogénicos, entre los que se puede mencionar el asbesto, radón,


metales pesados (Cd, Ni) y una gran variedad de compuestos orgánicos tales como benceno,
N-nitro saminas y algunos hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs).

Las fuentes más comunes de contaminantes interiores son el aire exterior, y fuentes
interiores provenientes de los materiales de edificación tales como: tableros, pinturas,
barnices, o bien de las actividades que desarrollan las personas, la calefacción, cocción, hábitos
de fumar, uso de solventes en la limpieza, etc.
Sin embargo, los procesos de calefacción son la principal fuente de contaminación interior,
generando principalmente material particulado, HAP, NOx , CO y SO2

3.8 Residuos sólidos y salud

Los residuos sólidos presentan potenciales problemas para la salud de la población cuando se
depositan en lugares donde pueden deteriorar la calidad del aire o del agua, así como facilitar
el transporte de sustancias que pueden afectar a las personas.

Los vertederos controlados modernos, están diseñados para que los residuos sólidos y los
compuestos gaseosos y líquidos que se derivan de su descomposición, no se escapen al
entorno, ni exista contacto alguno de agentes externos. Se debe señalar que en la mayoría de
los países de América Latina, los residuos sólidos peligrosos o potencialmente peligrosos, tales
como pilas y baterías, metales, aceites y grasas, plaguicidas, insecticidas, solventes, pinturas y
tintes, remedios, aerosoles, entre otros, se depositan en conjunto con la basura doméstica sin
que se tomen medidas para su adecuada disposición.

Los problemas de salud originados por los residuos sólidos depositados en vertederos, se
deben principalmente a la proliferación de vectores, malos olores, proliferación de
microorganismos causantes de enfermedades infecciosas, contaminación de las aguas
superficiales y subterráneas, y accidentes de los operarios.

3.9 Problemas de salud asociados a la proliferación de vectores.

Los vectores, tales como roedores, moscas, mosquitos, cerdos, cucarachas y aves, pueden
llegar a ser una importante fuente de transmisión directa e indirecta de enfermedades
infecciosas., tal como se muestra en la Tabla 7.10. La presencia de estos vectores en los lugares
de disposición de residuos sólidos domésticos se debe a la gran cantidad de materia orgánica
que allí se deposita, la que se transforma en un alimento muy apreciado para este tipo de
vectores. Los vertederos bien diseñados reducen al mínimo la posibilidad de proliferación de
vectores, con una efectiva cobertura de sólidos inertes.

ENFERMEDAD CARACTERÍSTICAS
Amebiasis Es producida por Entamoeba Histolytica. Sus consecuencias son ulceración

del intestino, diarrea y retorcijones intestinales. Disentería. Abscesos y daños


en hígado, pulmón y cerebro.
Balantidiasis Es producido por Balantidium coli. Es parásito de animales domésticos y en
ocasiones infecta el intestino humano, ocasionando una sintomatología similar a la
de la amebiasis.

Brucelosis Es producida por Brucilla melitensis. Las fuentes de infección son la leche o los
animales infectados (ganado, cerdos, caballos, etc.)
Coccidiomicosis Es producida por Coccidioides immitis, un hongo patógeno: El foco principal de
infección es el pulmón. Los hongos oportunistas generalmente viven en la tierra y

al inocularse se desarrollan en los pulmones, provocando esta enfermedad respiratoria.


Cólera Es producida por Vibrio cholerae. Ocasiona diarrea que puede dar como resultado
deshidratación y muerte. La terapia de la reposición de líquido es el principal
tratamiento.

Cromomicosis Las cromoblastomicosis es causada por varios géneros de hongos patógenos y ataca
piernas y pies.

Diarrea aguada por Producida por Campylobacter jejuni y fetos. Son responsables de diarrea bacteriana
en niños. Los síntomas comprenden nauseas, vómitos, fiebre alta, calambres y heces
Campylobacter acuosas. Infecta también a animales domésticos.

Salmonelosis Producida por Salmonella typhimurium. Los síntomas aparecen cuando los patógenos
crecen en el intestino e incluyen dolor de cabeza, escalofríos, vómitos, diarrea y fiebre.

Fiebre Recurrente Producida por especies de Borrelia. Es una fiebre intermitente en la que a la
temperatura normal la siguen episodios de fiebre alta.

Tuberculosis Producida por Micobacterium tuberculosis. Las bacterias se alojan y desarrollan en


los pulmones, produciendo infección pulmonar aguda con destrucción de tejidos,
diseminación al resto del cuerpo y muerte.

Rabia (hidrofobia) Producida por un virus de la familia de rabdovirus que ataca el sistema nervioso
central. Se reproduce en el cerebro causando fiebre, excitación, dilatación de
pupilas, salivación excesiva, ansiedad y parálisis respiratoria.

Fiebre del tifo Producida por la Rockettsia prowazekii. Los síntomas son fiebre, dolor de cabeza,
debilidad, erupción. Daña el sistema nervioso central, pulmones, riñones y corazón.
Malaria (paludismo) Producida por Plamodium vivax: Se duplica en el hígado y posteriormente se liberan al
torrente sanguíneo. Los síntomas son fiebre, escalofrío, vómitos y dolor de cabeza.
Causa anemia por pérdida de glóbulos rojos, además de alargamiento de bazo.

Peste Producida por Yersinia pestis. Al pasar a los ganglios linfáticos se forman bubones
(áreas de inflamación) y al invadir el torrente sanguíneo ocasiona una septicemia
generalizada. Los síntomas incluyen hemorragias, manchas en la piel, dolor de
ganglios, postración, "shock", delirio y muerte.
Giardiasis Producida por Giardia lamblia. Ocasiona una gastroenteritis aguda. Los síntomas
incluyen diarrea acuosa, nauseas y malestar.

Hepatitis A Producida por un picornavirus. Es una inflamación del hígado que puede tener
como consecuencia la pérdida permanente de la función hepática.

Tularemia Producida por Francisella tularensis. Es trasmitida por animales salvajes. Si bien no
es una enfermedad fatal es seriamente incapacitante.

3.10 Problemas de salud asociados a la presencia de residuos peligrosos.

Los problemas de salud asociados a los residuos peligrosos dependen de las rutas de
exposición. Las rutas de exposición se componen de cinco elementos:

-Fuentes de contaminación o sitios de residuos peligrosos. En general, los problemas se


generan en el caso de basurales y vertederos no controlados.

-Medios de transporte de contaminantes: aire, agua, suelo, alimentos, etc.

- Puntos de exposición o lugares donde ocurre el contacto del hombre con el contaminante.
-Por ejemplo, los lugares donde los recolectores extraen material es recuperable desde los
residuos o en los mismos camiones donde los trabajadores manipulan los desperdicios sin
elementos de protección personal.

-Vías de exposición: Vías respiratorias (contaminantes en el aire). Vía oral (alimentos, agua),
Vía dérmica (contaminantes liposolubles, tales como algunos compuestos orgánicos y metal-
orgánicos). En el caso de la radiación, la exposición es total.

-Población receptora: Grupos humanos afectados. El tiempo de exposición y la cantidad de


residuos peligrosos, así como la vulnerabilidad de la población expuesta, son los factores que
más influyen en la magnitud de los efectos sobre la salud humana.

Los efectos sobre la salud de los residuos sólidos peligrosos incluyen:

• Anomalías Inmunológicas

• Cáncer

• Daño reproductivo y defectos del nacimiento

• Enfermedades respiratorias y del pulmón.

• Problemas del funcionamiento hepático

• Problemas de funcionamiento neurológico

• Problemas de funcionamiento renal.