Está en la página 1de 4

La narración y sus partes

1. La narración es un relato de hechos ordenados que pueden ser reales o


imaginarios, que le suceden a uno o a varios personajes. En toda narración
intervienen unos personajes, los cuales pueden ser: animales, personas, objetos o
seres fantásticos.
2. Toda narración se divide en tres partes:  Inicio: se da a conocer los personajes,
el lugar y el tiempo donde se desarrollan los hechos.  Nudo: los personajes viven
una serie de aventuras.  Desenlace: los personajes resuelven el problema y la
aventura concluye.
3. Imágenes de narraciones tradicionales, para que el estudiante las identifique:
4. Imágenes explicativas de las partes de la narración

La narración
La narración es la forma de contar hechos reales o ficticios, siendo lo más normal
utilizar el tiempo pasado para presentar esos hechos.
Una narración puede ser muy breve y referirse a actos de una manera muy rápida
y general. Por ejemplo: "Ayer tardé cinco horas en llegar a Madrid".
O pueden constituir escritos de muchas páginas como ocurre con gran cantidad de
novelas.
Elementos de la narración
En una narración distinguiremos los siguientes elementos:
El narrador: Es el sujeto que, desde un punto de vista concreto, cuenta los hechos
de la historia, presenta a los personajes, los sitúa en un espacio y tiempo
determinados, observa los hechos que le rodean y muestra su forma de pensar y
su forma de comportarse. La manera de contarlo todo es importante para la
comprensión de la historia.
Entre los distintos tipos de narrador, señalamos los siguientes:
Narrador en 1ª persona: Cuando quien cuenta lo hechos participa en la historia
que cuenta.
Narrador en 3ª persona: Cuando quien cuenta la historia está fuera de ella.
La acción: Está formada por todos los acontecimientos y situaciones que componen
una historia. Dichos acontecimientos se pueden organizar en núcleos con cierta
autonomía, llamados episodios.
Los personajes: Son aquellos que realizan las acciones que cuenta el narrador.
Por su importancia en el desarrollo de dicha acción, los personajes pueden
ser principales o secundarios. Dentro de los principales se encuentra
el protagonista, que es el personaje más importante de todos y el antagonistaque
es el oponente al protagonista.
La estructura: Este término se refiere a la organización de los elementos de la
narración, los cuales están interrelacionados formando un todo. De manera general,
distinguiremos tres partes en una narración:
Planteamiento: Es la parte inicial del relato donde se proporciona la información
necesaria para que se desencadene la acción posterior.
Nudo: Es el momento de mayor complejidad de la historia y donde se continúa lo
iniciado en el planteamiento.
Desenlace: Es el episodio final en el que se resuelve o finalizan los conflictos. A
veces el final puede quedar abierto.
Tiempo: Es el elemento de la narración que tiene en cuenta la duración, sucesión
y ordenación en que se producen los distintos acontecimientos.
El orden temporal en que se puede desarrollar la historia puede llevarse a cabo
de forma lineal cuando se cuenta en el orden en el que sucedieron los hechos. A
veces, el narrador altera el orden temporal anticipando o posponiendo hechos, con
los que se produce una ruptura del orden cronológico.
La duración del tiempo que se narra puede ser diverso: varios años, un día, unas
horas...
Espacio: Es el componente narrativo que se refiere al lugar en el que se desarrolla
la acción y por el que se mueven los personajes. Puede haber espacios urbanos,
rurales, domésticos, idealizados...
[^]
II. Introducción a la narrativa española
Abrimos este breve e incompleto paseo por la narrativa española, con el que damos
al alumno la información necesaria para comprender las actividades del bloque al
tiempo que se habitúa poco a poco a la literatura de una forma práctica y no sólo
teórica, hablando de El Poema de Mío Cid, perteneciente al mester de juglaría,
escuela literaria de los juglares en la Edad Media. Esta obra es uno de los poema
épicos más antiguos, escrito en el siglo XII, en castellano, idioma nacido en Castilla.
Narra las hazañas de un personaje real, Rodrigo Díaz de Vivar, caballero de la Corte
del rey castellano Alfonso VI, que llegó a convertirse en leyenda y que en esta obra
es ensalzado por sus virtudes de guerrero medieval: honradez, valentía,
religiosidad, lealtad a su rey, amor a su familia...
Calila y Dimna es otra obra medieval, formada por una colección de cuentos de
origen oriental, con intención didáctica, es decir, de transmitir una enseñanza o
modo de actuar. El título viene dado por el primer cuento que es el más largo. La
conversación entre dos lobos hermanos, Calila y Dimna, y los consejos ofrecidos
por un filósofo a su rey dan lugar a multitud de fábulas. Alfonso X el Sabio los mandó
traducir del árabe hacia 1251.
El Sendebar o Libro de los engaños está formado por veintiséis cuentos de origen
indio, que fueron traducidos al persa y, más tarde, al árabe, lengua esta última en
que llegaron a la España musulmana del siglo XII. En 1253, fueron traducidos al
castellano por encargo de don Fadrique, hermano de Alfonso X el Sabio. El tema
de este libro son los engaños y enredos de las mujeres para conseguir lo que
quieren.
En las obras medievales aparecen con mucha frecuencia las fábulas, que son
narraciones en verso o prosa, cuyos personajes son animales con cualidades y
comportamientos humanos y, por tanto, de carácter alegórico -se refieren a
situaciones que pueden suceder a las personas-. La fábula, además, tiene una
intención didáctica y moralizante, es decir, pretende enseñar o transmitir una
enseñanza o un comportamiento. Esa intención didáctica suele encontrarse en la
moraleja final de dicha obra, la cual resume, en pocas palabras, el sentido y
enseñanza de la historia.
El Libro de Buen Amor, escrito por Juan Ruiz, Arcipreste de Hita (h. 1283 - h.
1353), está formado por unos siete mil versos en la llamada "cuaderna vía", estrofa
de cuatro alejandrinos (versos de catorce sílabas) monorrimos, característica del
mester de clerecía, escuela literaria de los clérigos en la Edad Media, al que el
Arcipreste pertenece. Entre este tipo de métrica se mezclan poesías líricas de tipo
religioso en versos cortos. El libro se presenta como una autobiografía ficticia con
intención moralizadora, e incluye una introducción piadosa y la relación de las
aventuras amorosas del autor salpicadas de fábulas y cuentos moralizadores. Hay
que resaltar la unión de elementos cultos y populares, así como el realismo y el
sentido del humor que se aprecia en toda la obra.
El Conde Lucanor es la obra principal de Don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X
el Sabio, quien la escribió en el siglo XIV. El libro está formado por 50 ejemplos con
la misma estructura: El Conde Lucanor pide consejo a su ayo Patronio, sobre
problemas que se le plantean. Éste le narra un cuento que le ofrece la solución.
Cada narración acaba con una moraleja que resume la lección aprendida.
La novela morisca es una forma novelística característica del siglo XVI. Propia de
países mediterráneos en contacto con el mundo árabe, fue, sin embargo, en España
donde se formó, debido a la larga permanencia de los árabes en nuestro país. En
ella se reflejan las costumbres, a veces caballerescas, de moros y cristianos. Son
novelas sencillas, de ambiente idealizado y final feliz.
Entre ellas destaca la Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa. Es una
narración corta que cuenta la historia de amor entre dos jóvenes moros, Abindarráez
y Jarifa. Él, apresado por el alcaide de Antequera y Álora, Rodrigo Narváez, obtiene
permiso para dejar la cárcel y marchar a buscar a Jarifa bajo promesa de regresar.
Es una obra de tono romántico, así como armónica y proporcionada en sus
componentes, algo propio del Renacimiento.
El Quijote es la obra cumbre de Miguel de Cervantes (Alcalá de Henares, 1547 -
Madrid, 1616). Alonso Quijano, hidalgo manchego, se vuelve loco de leer libros de
caballería. Convencido de ser un caballero andante, abandona su aldea en busca
de aventuras para defender así a los débiles y oprimidos, pero de todas ellas sale
mal parado. Al final, ya en la 2ª parte de la historia, y tras nuevas aventuras, es
derrotado y debe regresar a su pueblo donde muere renegando antes de los libros
de caballería.
Don Quijote y Sancho representan dos caras opuestas de la vida: el idealista y el
realista, respectivamente. Pero a lo largo de la obra, los personajes se influyen
mutuamente cambiando, en muchos casos, sus papeles.
Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla, 1836 - Madrid, 1870) es conocido por
sus Rimas y por sus Leyendas. Estas últimas son relatos en prosa llenos de
localismo, fantasía y ambiente sobrenatural, donde se refleja su atracción por el
misterio.
Como hemos observado en este bloque, el cuento popular y la leyenda constituyen,
muchas veces, la base de gran parte de los textos literarios. El cuento popular se
caracteriza por su sencillez y brevedad y por su forma de transmisión, que es oral y
va pasando de generación en generación. La leyenda es un relato en el que se
cuenta un suceso extraordinario, pero que se presenta como real.
[^]
III. Nociones de métrica
Como vimos en la unidad anterior, el verso es la unidad fundamental de los textos
poéticos.
El verso es un grupo de palabras marcadas por una medida, un ritmo y una rima.
Un conjunto de versos forman una estrofa, y varias estrofas forman un poema.
Los versos, según su medida, se pueden dividir en dos grandes grupos:
De arte menor: Aquellos que tienen menos de 8 sílabas.
De arte mayor: Aquellos que tienes más de 8 sílabas.
Los versos mayores de doce sílabas, además de ser de arte mayor, son versos
compuestos, los cuales están formados por dos hemistiquios que, al medir,
funcionan como versos independientes y, por tanto, habrá de aplicárseles las
mismas licencias métricas y reglas de acentuación que a éstos.
En cuanto a la rima, los versos pueden ser:
De rima consonante o total: Si, desde de la última sílaba acentuada, riman vocales
y consonantes.
De rima asonante o parcial: Si, desde la última sílaba acentuada, sólo riman las
vocales.
A la hora de medir los versos hay que tener en cuenta las licencias métricas y la
acentuación de la última palabra del verso.
Licencias métricas: Son las modificaciones que sufre la medida del verso al aplicar
unos determinados fenómenos, que son los siguientes:
La sinalefa: Consiste en formar una única sílaba con la última de una palabra que
termine por vocal y la primera de la siguiente que empiece por vocal.
me-ta um-bro-sa al- va-que-ro-con-ven-ci-do
Góngora. Soledad Primera.
Diéresis: Consiste en dividir en dos sílabas las vocales que deberían ir en una sola
porque forman diptongo. A veces viene indicada por el poeta con el signo de la
diéresis (¨).
la-del-que-hu-ye el- mun-da-nal-ru-ï-do
Fray Luis de León. Oda a la vida retirada.
Sinéresis: Consiste en lo contrario de la diéresis, es decir, en la unión, para formar
una sílaba métrica, de dos vocales contiguas que no forman diptongo en el interior
de una palabra.
de-noc-tur-no-Fae-tón-ca-rro-za ar-dien-te
Góngora. Soledad Primera.
Acentuación de la última palabra del verso
Cuando la última palabra del verso es aguda, se suma una sílaba al cómputo de las
sílabas del verso.
Cuando la última palabra del verso es llana, esto no afecta al cómputo de las sílabas
del verso.
Cuando la última palabra del verso es esdrújula, se resta una sílaba al cómputo de
las sílabas del verso.
[^]
IV. Figuras literarias
La antítesis consiste en la contraposición de dos palabras o ideas dentro de una
misma frase:
«Ayer naciste y morirás mañana»
Góngora
La anáfora consiste en la repetición de una o más palabras iguales al principio de
verso u oración: