Está en la página 1de 10

INTRODUCCION

1- Identificación y Compilación

La identificación y reunión de la Obra Económicade Acosta no ha sido fácil, en el caminode desentrañary organizar los textos en' los cuales Cecilio Acosta vertió su pensamiento económico. A este efecto hay que poner de relieve que su obra económica está constituida, poruna parte, por algunos trabajossobre temas económicos bajo títulos referidos a su contenido. Talesfueronpor víade ejemplo, su estudios6bre

Reforma del Arancel, así como los relativos a la Moneda, al

Crédito Mutuo, al Crédito Público,

a la cooperación entre sectores económicos denominado "Solidaridad delasl ndustrias", comoexpediente parasuperar la crisis del desequilibrio Costo-Ingreso de la producción agrícola.

Por otra parte, la gran mayoríade sus escritos económicos,

los encontramos dispersos y subsumidos

variada índole. Así por ejemplo, en su comunicación a la Academia de Bellas Letras 'de Chile, en respuesta a su nombramiento de miembro correspondiente; se extiendeen conceptos y argumentos de carácter económico-social de gran importancia para el conocimiento de sus ideas económicas. -Igual acontece consu estudiosobre laobra de Torres Caicedo, donde aborda temas como la Integración LatinoAmericana y su importancia económica. Hastaen las necrologías del maestro Sanojo y del Dr. Eloy Paredes, desliza ideas, en la primera, sobre la vocación pacifista del Jurista desaparecido y su condenación a la guerray la última refiere el enfoque de Paredes sobre proteccionismo y libre

entemasdelamás

a la Protección Aduanera,

cambio. En unacartaal Mariscal Falcónyen unanota sobre el Ministro Simón Planas, se contrae a las labores para reconstruirla Administración despuésdeconcluidalaGuerra Federal. En su "Revista Europea y Americana", habla del

,13

desarrollo económico de los pueblos del Antiguo y Nuevo Continenteyse adentraenlos requisitos fundamentales para impulsar el progreso económico.

Su análisis crítico del libro de Limardo sobre Derecho Comparado, comprende, laHistoria delaEconomíaComercial

y así mismola Historiadel Derecho Mercantil. Su Estudioy

Prospecto delCódigoPenal, aportaunaHistoriaSumariadel Derecho Penal ydelasotrasprincipales ramas delalegislación desde la antigüedad hastala época en que le tocó vivir.

La segunda parte de sus obras económicas fue preciso extraerlas de los estudios, trabajos y cartas, titulados en referencia a otrostemas, locualhizo particularmente difícilla tarea que me propuse cumplir. En esta segundaparte, los textos son más copiosos y la metodología no pudo ser otra que la de copiar los extractos y titularlos de acuerdo al contenido económico enfocado por el autor.

11- La Clasificación

Unavez reunida laobra,siguiólasegundatarea: clasificarla, la cual distribuimos en 10 capítulos: 1- Economía General (FilosofíayTeoría).-II- Economíadel Oesarrouo-ül- Economía

y Administración.- IV- Economía Fiscal.- V- Estructura y

Sistemas Económicos.- VI- Competencia y Monopolio.- VII- Fluctuaciones Económicas.- VIII- Moneda y Crédito.- IX- Derecho y Economía.- X-ElHistoriadorGeneral; El Historiador Económico; El Historiador del Derecho.

En el índice de las Obras Económicas de Acosta, aparecen

las correspondientes a cada capítulo.

Los tres primeros

capítulos reúnen obras procedentes de otros temas, los cualesextractamos, salvoelde Inmigración, asídenominado ensu título original. Setratade veinticuatro trabajos puestos

en la superficie de la obra económica de Acosta.

14

El capítulo cuarto, sobre la Economía Fiscal, está constituido por seis trabajos, de los cuales' tres son extractos y de los otros, dos forman estudios titulados por el autor, sobre Arancel y Crédito Público y al restante lo denominé "El Control Fiscal",pues se refierea unasdenuncias sobre irregularidades administrativas lesivas al Fisco Nacional. Lo incluido en el capítulo V, es un extracto referente al sistema feudal. El capítulo VI, comprende dos trabajos titulados por su autor Mercado Público y Protección Aduanera. El tercero procede de un extracto, lo titulé "Libre Cambio y Protección, ajustándome a su contenido. El capítulo VIII, lo integran dos textos bautizados por su autor Moneda y Crédito Mutuo respectivamente.

El capítulo IX, incluye algunos párrafos del estudio de Acosta sobre Derecho Internacional, que toca de manera indirecta puntos o cuestiones de trascendencia económica. Tales son, "Privilegios" o Concesiones o Contratos, según los casos y por último la apreciación del autor sobre "Reclamaciones por daños de guerra".Este aunque jurídico en el enfoque del autor, se refierea unacuestión dealta importan_cia económica. Al efecto, años después de muerto Acosta, Venezuela sufrió el "Bloqueo" de 1902 por reclamaciones originadas en hechos de guerra. Al final de la Primera Guerra Mundial, a Alemania le fue impuesto por el Tratado de Versalles, el pago por reparaciones de guerra, factor éste que agravó la crisis por virtud de laterrible inflación que laafectó, al punto que se sitúa la llegada de Hitler al poder, en los hechos comentados. John Maynard Keynes escribió un libro "How to Pay For The War" referente a la temática del pago de la guerra. En 1945, Keynes no se mostró partidario de imponer a los vencidos reparaciones pecuniarias y Estados Unidos más bien ayudó mediante el plan Marshall a la reconstrucción de Europa, mercado de gran importancia para la producción norteamericana, en proceso de transformación en aquellos momentos, de efectos de guerra a artículos de uso para la

15

sociedad civil. Acosta habla del tema en términos generales; dada su trascendencia económica fue que se incluyó en la recopilación.

El capítulo X, reúne textos donde Acosta revela su capacidad y condición de Históriador General, Historiador Económico e Historiador del Derecho. Son diez 105 textos sobre la Historia General, de 105 cuales tan sólo dos fueron titulados por Acosta: su carta al historiadorfrancés Guizoty sus "Reflexiones sobre la Historia". Los demás son extractos de obras más amplias sobre otra temática.

Los escritos de Historia Económica son dos y ambos se insertan tal como 105 denominó Acosta: Uno es la Introducción al estudio crítico sobre la obra de Limardo, la cual contiene amplias referencias sobre la economía. El otro es el Ensayo Crítico propiamente dicho, el cual contiene en su narrativa aspectos de Historia Económica y de Historia del Derecho Mercantil. En el tomo Ide esta colección sobre el Pensamiento Económico de Acosta desJindamos fas partes de Historia Económica y aqueflas de Historia Jurídica.

En materia de Historia del Derecho, se insertan 105 textos tal como 105 escribió Acosta.- Al frente de algunos párrafos yo le agregue subtitulos que facilitan su lectura y comprensión global del trabajo.

Como se puede apreciar, para ofrecer al lector esta obra hemos tenido que cumplir múltiples tareas.

Una vez hechos 105 extractos y la compilación de la Obra Económica de Acosta, y después de clasificarla, la utilicé para redactar el tomo I ya referido. Me pareció que era un deber ofrecer a futuros investigadores las obras clasificadas de Acostaque aparecen en 105 tomo 11,111 Y IV. Los cuatro son una expresión de la tarea cumplida: compilación, clasificación y redacción, y constituyen en verdad un todo, son aspectos de un mismo trabajo.

16

111- Las Fuentes

En los tomos 11, 111 Y IV, o sea, los que reúnen la obra económica de Acosta, se insertan los textos procedentes de la pluma de ese gran economista hitoriador. En aquellos titulados por su autor, la transcripción en general no va precedida de notas clarificadoras sobre su ubicación o contenido. El título y la materia tratada, en esos casos, se explican por sí mismo, salvo en algunos muy contados. Pero donde la necesidad de mi intervención, se hizo insoslayable, fue en los extractos de artículos más amplios y variados. Ahí, por regla general hube de darle título al texto transcrito y en no pocas circunstancias fue indispensable el comentario, para justificar su ubicación o para articularlo dentro del tema del respectivo capítulo. Hubo casos, donde el estudio de Acosta fue más jurídico que propiamente económico, pero que por su índole tocaba aspectos de trascendencia económica. Tales fueron los párrafos de su Estudio de Derecho Internacional, que bordearon asuntos de incuestionable interés económico. Una nota introductoria justificó su incorporación y puntualizó las cuestiones económicas afectadas por el desenvolvimiento de la narrativa.

Lo dicho se contrae al contenido y significación de los textos transcritos. En cuanto a las fuentes de las cuales los tomamos, cabe señalar en primer término, las "OBRAS" publicadas en 1908, por orden del General Cipriano Castro, Presidente entonces de la República, fruto de la labor de una Comisión Editora, la cual en notas de pié de página aclara cuestiones pertinentes al órgano de prensa donde se publicaron originalmente los textos, o, sifueron simplemente encontrados entre los papeles del autor.

El insigne investigador Profesor Pedro Grases apunta que los siguientes trabajos no fueron incluidos en la nombrada recopilación: "Reflexiones políticas y filosóficas sobre la

17

historia de la sociedad desde su principio hasta nosotros" (ensayo de 1846). Se publicó sólo un fragmento en Obras; Los de elementos de la sociedad (noviembre-diciembre de 1846); libertad de imprenta (id.); Lo que debe entenderse por

pueblo (enero de 1847);Reforma de las leyes 11 y 1" del código

de instrucción Pública (24 de febrero de 1847); Proyecto sobre creación de dos obispados (12 Y15 de marzo de 1847); procedimiento de la legación española (19 de marzo de 1847); Proyecto sobre extradición de reos prófugos (29 de marzo de 1847);EI Propagador (13 de febrero de 1869); Integridad del sistema político (9, 11 Y 12 de junio de 1869); y Carta a don Rufino José Cuervo (20 de junio de 1877).1

Grases agrega que sí fueron incorporados en los dos tomos sobre Pensamiento Político de Acosta, cuya presentación salió de su pluma, siendo el compilador el distinguido historiografo fallecido Manuel Pérez Vila, buen amigo, como el dilecto y admirado Pedro Grases.

Afirma el profesorG rases,que en esa compilación se recogió "solamente el aspecto político de su vasta y variada obra de literato, aspecto que a menudo es difícil deslindarlo de asuntos pertenecientes a la historia, a las letras, o a la

econorma."

El mismo autor apunto en una nota lo siguiente: "Para el estudio político y político-sociológico de Cecilio Acosta, señalamos las siguientes referencias". Al efecto apunta un conjunto de obras de diversos autores sobre los indicados aspectos sociales o socio-políticos; siendo la economía una ciencia social, transcribimos de seguidas esos textos, por la utilidad que ello puede comportar para investigadores:

Grases, Pedro. Cecilio Acosta. Pensamiento Político. Introducción. Caracas 1981.

Grases, Pedro. Cecilio Acosta. Pensamiento Político. Tomo 1, página 11. Caracas,

1981.

18

"Ramón Díaz Sánchez: Cecilio Acosta (1818-1881). Caracas,

1953. Biografía escolar, de interés por la precisión de los

sucesos políticos, presentados en breve y excelente esquema. Luis Correa: Las ideas Políticas de Cecilio Acosta en Cultura Venezolana, marzo-abril de 1926, y publicado en folleto, Caracas, 1926, incluido luego en Terra Patrum, ediciones de Caracas, 1930 y 1941, analiza el pensamiento político de

Acosta, pasión de nacionalidad en las páginas 98-125 de su libro Cinco tesis sobre las pasiones y otros ensayos, Caracas,

1949. Estudia el fondo de la patria el ideario de Acosta. José

Luis Salcedo Bastardo: Por el mundo sociológico de Cecilio Acosta, Caracas, 1946. Estudia y ordena la concepción sociológico y poiítica en la obra de Acosta. Semana de Cecilio de Acosta. Conferencias dictadas bajo los auspicios del Gobierno de Estado Miranda, en Los Teques, durante los días compredidos entre el 1 0 y el 7 de febrero de 1952. Caracas, 1952. Recoge textos de Ramón Díaz Sánchez, José Fabbiani Ruíz, José González González, Oscar Rojas Jiménez, Luis Beltrán Guerrero, Eduardo Arroyo Alvarez y Eduardo Crema. Para el tema político interesan los escritos de DíazSánchez, GuerreroyGonzález. VirgilioTosta: Unidad de pensamiento de don Cecilio Acosta a través de sus cartas, Caracas, 1951; Y en su otro libro: Ideas educativas de venezolanos eminentes, Caracas, 1953. Estudia el ideario de Acosta. Arturo Uslar Pietri: Letras y hombres de Venezuela, México, 1948. En el capítulo Cecilio Acosta y la gentil libertad, analiza las ideas políticas de Acosta".'

"Es bastante extensa la bibliografía general sobre la personalidad de Cecilio Acosta. Por la unidad de orientación que puede tener, creemos oportuno dejar constancia de las referencias pertinentes para ulteriores consultas: Lisandro Alvarado: Cecilio Acosta, en Revista Nacional de Cultura,

Ibidem.

19

N°.82-83. Rómulo Betancourt: Cecilio Acosta, Caracas, 1928. Rufino Blanco Fombona: Letras y letrados de Hispanoamérica, Madrid, 1908. Fernando Cabrices: Cecilio Acosta, Caracas,

1935. Miguel Antonio Caro: Cecilio Acosta, en su Obras

completas, Vol. 111, Bogotá, 1921. Glosa a la personalidad de

Acosta, fechada en 1881, a raíz de su muerta. Eduardo Carreño: Romería al pueblo de Cecilio Acosta, en aspectos

de venezolanos ilustres, Caracas, 1945. René de Sola: Al encuentro de Cecilio Acosta, Caracas, 1942. Pedro César Dominici: Cecilio Acosta, en Tronos Vacantes, Buenos Aires,

1924. Luis Beltrán Guerrero: Cecilio Acosta, en Anteo,

Caracas, 1952. páginas 81-89. José Martí: Cecilio Acosta en Revista Venezolana, 2, Caracas, 15 de julio de 1881. Glosa

necrológica muy reproducida posteriormente. Juan de Jesús Montesinos: Discurso con motivo del centenario de Cecilio

Acosta, Maracay, 1918. José Nucete Sardi: Cecilio Acosta y José Martí, binomio de espíritus. Caracas, 1949. (separata de Cultura Universitaria, W.13). José Manuel Núnez Ponte:

Conferencia

Caracas, 1920. A. Pacheco, comp.: Homenaje a Cecilio Acosta, Maracay, 1940. Andrés Pacheco Miranda: Discurso en el acto solemne de la colocación de la primera piedra del

monumento

Lucila L. de Pérez Díaz: Cecilio Acosta, en El Cojo Ilustrado,

Caracas, 15 de enero de 1914. Rafael Seijas: "Discurso en la Academia de Ciencias Sociales y de Bellas Artes, Caracas, 8 de agosto de 1869, en elogio de Cecilio Acosta", en Biblioteca de escritores venezolanos contemporáneos, comp. por el Marqués de Rojas, Caracas-París, 1875, páginas 519- 527. Martín Soto O.: Bosquejo de Cecilio Acosta. Angel Raúl Villasana: Discurso, Maracay, 1939. Luis Yépez: Don Cecilio Acosta a través de sus epístolas, en Revista Nacional de Cultura, N°. 39. Víctor Antonio Zerpa: ya citado en la nota 1.

con ocasión del Centenario de Cecilio Acosta,

en San Diego de los Altos, Caracas, 1919.

Deben consultarse asimismo, las obras generales de historia y de historia de la literatura de Crispín Ayala-Duarte, Pedro Díaz Seijas, José Gil Fortoul, Simón León, Menédez Pelayo,

20

Gonzalo Picón Febres, Mariano Picón Salas, Felipe Tejera,

etc.'

Volviendo a los textos que integran esta compilación, diré que también revisé cuidadosamente la edición en dos tomos de las Obras Completas de Acosta, publicada por el Presidente de la República en 1982. Por habertenido a la mano esa obra, así como la de 1908 y el "Pensamiento Político" compilado por Pérez Vila y prologado por Grases, es que en los respectivos casos, señalo al pie de página de donde se copió el texto transcrito.

Para mi estudio del Pensamiento Económico de Acosta, que aparece en el tomo I de esta obra, consulté las fuentes bibliográficas, hemerográficas y documentales que se citan al final del mencionado primer tomo. Pero como se puede apreciar de este trabajo, mi principal consulta y análisis lo centré en los textos del propio Acosta.

Acosta es un venero de ideas de todo orden: literarias, políticas, sociales, jurídicas, económicas, en suma, culturales. Es como yo digo en el primer tomo ya citado, un "Hombre Polifacético". Pocos hombres en la historia de nuestra cultura han ido tan hondo en tan diversos aspectos de nuestro devenir cultural.

Las presentes líneas introductorias a los textos económicos originales de Cecilio Acosta, arrancaron del propósito de señalar los alcances del trabajo realizado, la metodología seguida para compilar y clasificar y por lo último servir de pórtico al de1eite que experimentará el lector, al desplazarse por los predios de una literatura tan elegante, expresiva, espontáneamente pulida, hermosa, atractiva, elocuente y fascinante, aúnparatocar lostemas deunadisciplinacalificada de lúgubre por uno de sus clásicos consagrados desde principios del siglo XIX.

Ibidem.

21