Está en la página 1de 1

Es usted el técnico de la unidad de diagnóstico por imagen. Una paciente joven pasa a hacerse una exploración. Cuando pasa vestida con la bata desechable y usted la coloca observa que tiene un vientre abultado. Por favor describa su actuación.

En primer lugar, preguntarle si está embarazada o sospecha que pueda estarlo y ante cualquier duda de la paciente explicarle las contraindicaciones posible según la exploración a realizar.

Si el médico ha justificado la exploración y no hay otra prueba sin radiaciones ionizantes que aporte la misma información diagnóstica, sí que puede realizarse el examen con rayos X, siendo el caso más delicado el de abdomen inferior, ya que requiere de exposición directa del feto al haz de radiación.

En exploraciones de partes alejadas del área fetal, si éstas se realizan de forma adecuada, el feto no está expuesto al haz directo de radiación y recibirá dosis de radiación dispersa muy reducidas.

En exámenes mamográficos, puesto que la técnica radiográfica es de baja energía y el volumen a irradiar es pequeño, la radiación dispersa que llega al feto no es significativa.

Si se está pensando en un tipo de examen cuyas dosis pueden ser mayores, como la TC de las zonas abdominal y pélvica, el médico podría estudiar la posibilidad de posponer el examen, utilizar un estudio alternativo, tal como ultrasonido, o si el examen fuera esencial para la salud de la madre, adoptar medidas especiales para mantener la dosis al niño no nacido tan baja como sea posible.