Está en la página 1de 223

ss

EL MUSEO DE LA INDUSTRIA
1873,
PUBLICADO BAJO L A DIRECCIÓN D E EDUARDO D E MARIÁTEOUI, -

«ON LA COÌ.AlJOnAClON UE LOS SESOUES

AEAÜJO, BALAGUIiE, CDBÍ, MANJAEEÉS, MDEO, POLKEÓ,


BICO SISOBAS, EODEIGUaZ VILLA, SACO, DOCTOE THEBUSSEM, TUBINO, VICÜÍÍA, VILLAMOi
Y CASTEO, ETC., ETC.,

É ILUSTRADO CON 6 0 GRABADOS.

(TERGER AÑO.),

G R A T I S P A R A LOS S U S C R I T O R E S Á E L M U S E O D E L A I N D U S T R I A .

PREGIO : 3 PESETAS.

M A D R I D . ;
ADMIÜÍISXRACION, IMPRENTA D E a i T A D E K E V R A ,
CALLE DE ATOCHA, 1 4 3 , PEINCIPAL. CALLE DEL DUQUE DB OSUNA, NÚMBEO 3.

Biblioteca Nacional de Espaa


Es propiedad.

Biblioteca Nacional de Espaa


Í N D I C E .

Calendario i.
Enseñanza de las artes industriales, por D . A . Kodriguez Ла11а 17
Máquinas para trabajar la madera, por D . A . Cuví 20
L a colección de estampas de la biblioteca del monasterio de San Lorenzo, por
D . C. Araujo , 32
L a maquinaria en la antigüedad, por D . F . Balaguer 44
Menudencias industriosas de Londres, por el Dr. Thebussem 05
L a fragua, por D . P . M. Tubino 72
Conyeniencia de la forraoion para la conservación de las pinturas, por D . V .
Poleró 7S
Revista científico-industrial de 1 8 7 2 , por D , G-. Vicuña 8i
E l tesoro de la catedral de Santiago, por D . J. Villaamil y Castro. . , . 105
Construcciones rurales en Inglaterra, por J. E . y A 111
Monumento funerario, por Plaxman 12У
L a s artes industriales en las modernas exposiciones, por D . J . de Manjarrés. 125
Tabla antigua, por P . F 128
B e l vidrio y de sus artífices en E s p a ñ a , por D . M. Rico Sinobas ISrO
E l aero-steam, por Muro y Goiri 1"''^
Apuntes sobre la historia de las Beilas Artes (Arquitectura), por D . Eduardo
Saco 181
Piltro electro-químico de Mr. Geofroy Gómez 184
Notas y recetas técnicas t , . , 1 8 5

Biblioteca Nacional de Espaa


ENERO.—La palabra Enero se deriva de la voz latina Januaritis, Jane, dios de los gentiles i
quien habian consagrado este mes. Á este mes corresponde el signo del Zodiaco Acaario, repre-
sentado por un mancebo que derrama agua en un cántaro que lleva en las m a n o s , aludiendo á
la abundancia de lluvias que caen en este m e s . Está consagrado este mes por el orbe catdlico
al Niño Jesus. Tiene 3 1 dias.

SOL. LTJHA.

Sale. Pónese ENERO. Sale. Púnese.


H. H. H. M.
H. M. H. sr.

7 26 4 42 1 Sliérc. ^ L A CIRCUNCISIÓN DEL SEÑOR.— Ind. píen.


4 42 9 10 6 25
7 26
7 27 4 43 2 Juév. S. Isidoro, ob. y mr.—Ah-ense los tribunales. 9 31 7 18
7 27 4 3 Viérn. S. Antere, p. y mr. 10 10 8 24
44
7 27 4 45 10 44 9 21
4 Sáb. S. Aquilino, mr., y S. Timoteo, ob. 11 17 10 20
5 Dom. S. Telesforo, p. y mr.
7 27 4 46 3 Creciente en Aries á las 9 lioras y 2 minutos. 11 69 11 10
6 Lún. >5< L A ADCRACION DE LOS SANTOS 'R.EYV.S,.—Indul-
7 26 4 47
gencia plenaria. 12 57 12 8
7 26 4 48 7 Márt. S. Julián, mr., y S. Teodoro, monje.— Abrense
las velaciones. 1 27 1 45
7 26 4 49 1 45
8 Miérc. S. Luciano y comps. mrs. 2 1
7 26 4 50 2 4
9 Juév. S. Julián, m r . , y B U esposa Sta. Basilisa, v g . 2 46
10 Viérn. S. Nicanor, diác. y mr., y S . Gonzalo de Ama-
7 26 4 51 rante , ci. 2 31 3 40
7 25 4 52 11 Sáb. S . Higinio, p . y mr. 3 11 4 42
7 25 4 63 12 Dom. S. Benito, abad y cf. 3 66 5 46
13 Lún. S. Gumersindo, mr.
7 25 4 55 © Plenilunio en Cáncer á las 3 horas y 58 minutos. 4 40 6 55
7 24 4 56 14 Márt. S. Hilario, ob. y cf. 5 15 8 14
7 24 4 57 15 Miérc. S. Pablo, primer ermitaño, y S. Mauro, abad. 6 16
16 Juév. S. Marcelo, p. y mr., San Fulgencio, oh. jci.,j 8 56
7 23 4 58 Sta. Estefanía.
7 40 9 25
7 23 4 69 17 Viérn. S . Antonio, ab. y cf. 8 51 9 56
7 22 5 0 18 Sáb. La Cátedra de San Pedro en E o m a , y Sta. Prisca. 10 4 10 31
19 Dom. E l Dulce Nombre de Jesus y S. Canuto, rey y
mártir, y S. Maño y comps. mrs.
S O L E N A C U A R I O á las 10 lloras y 9 minutos.
7 21 5 21 20 Lún. S. Fabián, p . , y S . Sebastian, mrs. 11 11 11 9
7 20
6 4j 21 Síárt. Sta. I n e s , vg. y mr., y San Fructuoso y compa- 12 19 11 40
ñeros mrs.
C Menguante en Escorpio á las 8 horas 5 minutos y 2 seg.
22 Miérc. San Vicente, diáo., y S. Anastasio, mrs. 1 37 12 11
23 Juév. ^ S. ILDEFONSO, arzobispo de Toledo, patron de 12 57
su arzobispado, y S. Eaimundo, cf. 2 36
24 Viérn. Ntra. Sra. de la P a z , y S. Timoteo, ob. y mr. 3 43 1 33
25 Sáb. La Conversión de San Pablo apóstol. 4 49 2 19
26 Dom. S. Policarpo, ob. y mr., y Sta. Paula, viuda. 5 46 3 3
27 Lún. S. J u a n Crisòstomo, ob. y dr. 6 24
7 151 3 39
28 Márt. S. J u l i á n , obispo de Cuenca, patron de su obis- 6 49 4 13
pado.—
® Novilunio en Acuario á las 5 Im-as y 2 minutos.
5 14 29 Miérc. S. Francisco de Sales, ob. y mr., y cf. 7 14 4 48
5 15 o a T..^.. O. i'rfeLiicisco
o . - UT
ue oaies, ou. y ] S. Lésmes, 8 11 5 10
5 15f 30 Juév. Sta. Martina, v g . y mr., y Absolución
S. Lésnies, ab.
31 F¿eVtt. S. PedroNolasoo, f u n d . — • ' general en 8 52 6 59
la Merced.

Biblioteca Nacional de Espaa


FEBRERO.—Esta palabra se deriva de la latina Feinarius, de las Tiestas Febrmles cou que los-
romanos distinguían las qne consagraban á los muertos. A este mes corresponde el signo del
Zodiaco Piscis. Los eatólicos lo consagran al misterio dc la Puriücacion de la Virgen.
Tiene 28 dias.

LTJITA.
SOL.

Sale. Pónese.
FEBRERO. Sale. Pónese.
H. M. H. ir.
I H. M. H. M.

5 16 1 Sáb. S. Ignacio, ob. y m r . , y Sta. Brígida, v g . 9 17 7 55


7 12
5 18 2 Dom. ^ L A PURIFICACIÓN DE NTRA. SRA.— Procesión 9 48 8 49
7 11
general en las iglesias y bendición de candelas.
7 10 5 19 3 Lún. S. pías, ob. y mr., y'el bto. Nicolas dcLongobardo. 10 16 9 45

3 Creciente en Tauro á las 2 1 horas y 4 9 minutos.


7 9 5 20 4 Márt. S. Andrés Corsino, o b . , y San José de Leo­ 10 52 10 35
nisa , cf.
11 24 11 33
7 5 21 5 Miérc. Sta. Águeda, v g . y mr., y S. Felipe de Jesus, mr. 11 58 12 4 0
7 5 23
6 Juév. Sta. Dorotea, vg. y mr. 12 29 1 24
7 5 24
7 Viém. S. Romualdo, ab., y S. Eicardo, rey de Ingla­
terra. 12 59 2 25
7 5 25
7 8 Sáb. S. J u a n de Mata, fund.
9 Dom. de Septuagésima.— Sta. Apolonia, vg. y mr.— 1 42 3 21
6 27
7 Ánima.
2 40 4 40
5 28 1 0 Lún. Sta. Escolástica, v g . , y S. Guillermo, duque de
7 Aquitania, cf. 3 3 5 42
5 29
1 1 Márt. S. Saturnino, presb., y comps. mrs.
© Plenilunio en Leo á las 2 3 horas y 8 minutos. 3 56 6 40
6 59 5 30
1 2 Miérc. Sta. Olalla, vg. y mr., y la primera Traslación
de S. Eugenio. 5 13 7 31
6 58 5 32
6 57 5 33 1 3 Juév. S. Benigno, mr., y Sta. Catalina dé Rizzis, vg. 6 27 8 6
6 56 5 34 1 4 Viém. S. Valentin, presb., y comps. mr. 7 44 8 36
6 55 5 35 1 5 Sáb. S. Faustino y Sta. Jovita, hermanos mrs. 8 39 9 40
6 53 5 36 1 6 Dom. de Sexagésima.— San Julián y 5 . 0 0 0 comps. mrs. 9 51 9 52
6 51 5 38
1 7 Lún. S. Julián de Capadocia, mr. 11 18 10 17
1 8 Márt. S. Eladio, arz. de Toledo, y S. Simeón, ob. y mr.
SOL EN PISCIS à O horas 39 minutos.
1 9 Miérc. S. Alvaro de Córdoba, cf., S. Gavino, presb., 12 31 10 52
6 50 5 39
y S. Conrado, of.
C Menguante en Sagitario á las 2 2 horas y 5 8 minutos.
20 Juév. Stos. Leon y Eleuterio, obs. 1 45 1 1 22
6 49 5 40
21 Viérn. S. Félix, ob., y S. Maximiano, ob. y cf. 2 51 12 9
6 47 5 41
22 Sáb. La Cátedra de S. Pedro en Antioquía, y S. Pas­ 3 54 12 56
6 46 5 43
casio.— Ciérranse los tribunales.
5 44 23 Dom. de Quincuagésima. Sta. Marta, v g . y mr., y Santa 4 51 1 48
6 41
Margarita de Cortowá,. —Carnaval.
5 33 2 50
24 Lún. S. Modesto, ob.
6 12 3 49
25 Márt. S. Matías, y S. Cesáreo.—Ciérranse las velaciones.
26 Miérc. de Ceniza.— S. Alejandro, ob.—Abstinencia.— 6 35 4 40
Ábrense los tribunales.
9 Novilunio en Piscis á las 1 4 horas y 5 7 minutos.

5 48 2 7 Juév. San Baldomcro, cf.


5 50 2 8 Viérn. San R o m a n , ab. y fr. •

Biblioteca Nacional de Espaa


MARZO.—Esta palabra se deriva de la latina Marlius, Marte, dios de la guerra, á quien lo fton-
sagró Rómulo. A este mes corresponde el signo del Zodiaco Aries, representado por un carne­
ro. Los católicos consagran este mes al patriarca San José. Tiene 31 dias.

SOL. LtJlîA. 1

Sale. Pónese. MARZO. Sale. Pónese.


П. M. H. M. H. M. H. M.

6 35 5 51 1 Sub. El Santo Ángel de la.Guarda у S. Rosendo, ob. 7 51 6 40


6 34 5 52 2 Dom. I de Cuaresma.— S. Lucio, ob. у mr. 8 22 7 36
6 32 5 53 3 Lún. S. Emeterio у S. Celedonio, mrs. 8 49 8 26
6 30 5 54 4 Márt. S. Casimiro, rey у ci.—Anima. 9 20 9 23
6 29 5 55 5 Miérc. S. Eusebio у comps. mrs.— Témpora. 9 53 10 13
Э Credente en Géminis à las 13 horas у 1 segundo.
6 26 5 56 6 Juév. Stos. Víctor y Victoriano, mrs., y Sta. Coleta, vg. 10 22 11 1 2
6 26 5 57 7 Viérn. Sto. Tomas de Aquino, dr.— Témpora.— Absti- 10 52 12 7
nencia.
6 24 5 59 8 Sáb. S. Juan de Dios, fr.— Témpora. 11 36 1 15
6 22 6 0 9 Dom. II de Cuaresma.—Sta. Francisca, viuda romana. 12 13 2 15
6 21 6 1 10 Lún. S. Meliton y comps. mrs. 12 55 3 21
6 19 6 2 11 Márt. S. Eulogio, presb. y mr., y Sta. Aurea, vg. 1 40 4 34
6 17 6 3 12 Miérc. S. Gregorio el Magno, p. y dr. 2 47 5 15
6 16 6 4 13 J%íév. S. Leandro, arzb. de Sevilla, y S. ñodrigo, mr. 4 18 5 48
© Plenilunio en Virgo á las 1 7 horas y 1 9 minutos.
6 14 6 6 14 Viérn. Sta. Matilde, reina, y la Traslación de Sta. Flo- 5 21 6 22
rentina, vg.—• Abstinencia.
6 12 6 7 15 Sáb. S. Raimundo, ab., y S. Longinos. 6 27 7 10
6 11 6 8 7 36 7 47
16 Dom. III de Cuaresma.— S. Julián, mr.
6 9 6 9 17 Liin. San Patricio, ob. y cf. 8 47 8 27
6 7 6 10 18 Márt. S. Gabriel Arcángel. 9 51 9 11
6 6 6 11 19 Miérc. >^ S. JOSÉ, esposo de Ntra. Sra., patron de la 11 11 9 40
Cristiandad.
6 4 6 12 20 Juév. S. Niceto, ob., y Sta. Eufemia, vg. y mr. 12 26 10 1 9

SOL E ! í A B i E s á 0 horas y 27 minutos.—PRIMAVERA.


6 2 G 13 2 1 Viérn. S. Benito, ab. y fr., patron de Monreal.— Abs- 1 44 10 5 4
tinencia.
С Menguante en Escorpio á las 9 horas y 5 9 minutos.
6 1 G 14 2 2 Sáb. S. Deograoias, ob.— Anima. 2 59 11 3 1
5 59 6 15 2 3 Dom. IV de Cuaresma.— S. Victoriano y comps. mrs.— 3 40 12 4 1
Anima.
5 57 6 16 2 4 XMÍI. S. Agapito, ob., y el beato José María Temasi, cf. 4 19 1 40
5 55 6 17 2 5 Márt. Ф L A ANUNCIACIÓN DB NTRA. SHA. Y ENCARNA­ 4 54 2 40
CIÓN DEL HIJO DE Dios, y S. Dímas el Buen Ladrón.
5 54 6 18 26 Miér. S. Braulio, ob. y cf. 5 29 3 29
5 52 6 20 27 Jtiév. S. Ruperto, ob. y cf. 5 56 4 18
5 50 G 21 28 Viérn. Stos. Castor y Doroteo, mrs.—Abstinencia. 6 10 5 11
® Novilunio en Aries á 0 horas y 2 9 minutos.
1 5 49
G 22 2 9 Sáb. S. Eustasio, ab. y mr.— Ordenes.— Cúbrense los
altares.
6 24 6 10

5 47 6 23 3 0 Dom. de Pasión.— S. Juan Climaco, ab., y S. Régulo, 6 47 6 24


ob. y cf.
5 45 6 24 3 1 -Ьмп. Sta. Balbina, vg. y mr., S. Amos, profeta, San 7 17 7 20
Amadeo y San Benjamin.

Biblioteca Nacional de Espaa


ABÜIL.— Esta palabra se deriva dc la latina Aperire, abrir, porque en esle mes la tierra abre
seno para ofrecernos su r i p e z a , y las flores sus corolas. Á este mes corresponde el signo de
3'uaro, emblema de la Primavera. Los gentiles consagraban este mes á V é n u s , diosa de los
amores. El mundo católico lo consagra à los Dolores y Soledad dc ia Virgen. Tiene CO días.

SOL. LUNA.

Sale.l Púnese. ABRIL. Sale.


H. M. H. M.

5 44 6 26 1 Márt. S. Venancio ob. y mr. y la Impresión de las lla- 7 47


gas de Sta. Catalina de Sena.
5 42 6 26 2 Miérc. S. E'rancisco de Paula, fr., y Sta. María Egip- 8 12
ciaca.
6 40 6 27 3 Juév. S. Ulpiano y S. Pancracio, mrs., y S. Benito de 8 54
Palermo, cf.
5 39 6 28 4 Viérn. Los Dolores de la Virgen y S. Isidoro, dr.— Abs- 9 30
iinencia.
O Creciente en Cáncer á las 6 horas y 11 minutos.
6 37 6 29 5 Sáb. S. Vicente Eerrer, cf., y Sta. Emilia.—Anima.— 9 54
Ciérranse los tribunales.
5 35 6 30 6 Dom. de liamos.— S. Celestino, papa y cf. 10 54
6 34 6 31 7 Lún. S. Epifanio, ob., y S. Ciriaco, mrs. 11 29
32 6 33 8 Márt. S. Dionisio, ob., y el beato Julián de S. Agustín. 12 29
5 30 6 34 9 Miérc. Sta. María Cleofé, y Sta. Casilda, vg.— Absti- 1 28
nencia hoy y los tres dias siguientes.
5 29 6 35 10 Juév. Santo.—S. Daniel y S. Ecequiel, profetas. 2 49
5 27 6 36 11 Viém. Sanio.—S. Leon I , papa y dr. 3 59
5 26 6 37 12 Sáb. S. Víctor y S. Zenon, mrs.— Ordenes. 5 10
© Plenilunio en Libra á las 9 horas y 26 minutos.
5 24 6 38 13 Dom. de Pascua de Resurrección.— S. Hermenegildo, 6 28
mr., rey de Sevilla.
¡ 5 22 6 39 14 Lún. S. Tiburoio y S. Valeriano , mx&.—Abrense los tri- 7 35
bunales.
5 21 6 40 15 Márt. Stas. Basilisa y Anastasia, mrs. 8 64
5 19 6 41 16 Miérc. Sto. Toribio de Liébana, ob., y Sta. Engracia,
virgen y mr. 10 9
5 18 6 42 17 Juév. S. Aniceto, p . , y la bta. María Ana de Jesus, vg. 11 18
5 16 6 43 18 Viérn. S. Eleuterio, ob., y S . Perfecto, mr. de Córdoba. 12 33
5 15 6 44 19 Sáb. S. Vicente, S. Hermenegildo y tí. Hermógenes, mrs. 1 30
C Menguante en Acuario á las 17 horas y 22 minutos.
SOL E S TAURO Ó las 12 lloras 29 minutos.
6 20
45 Dom. de Cuasimodo. Sta. Inés de Monte-Pulciano, vg. 2 70
6 21
47 Lún. S.'Anselmo, ob. y Av.—Abrense las velaciones. 2 48
6 48
22 Márt. S. Sotero y S. Cayo, papas y mrs. 3 25
6 49
23 Miérc. S. Jorge, mr. 3 59
6 50
24 Juév. S. Gregorio, ob. y of., y S. Fidel de Sigmaringa. 4 30
6 51
25 Viérn. S. Marcos, evangelista.—Letanias mayores. 4 57
6 52i
26 Sáb. S. Cleto y S. Marcelino, papas y mrs. 5 19
# Novilunio en Tauro á las 10 Iwras VI minutos.
5 3 6 53 27 Dom. S, Anastasio, papa, S." Pedro Armengol y Sto. To- 6 37
ribio de Mogrovejo, arz. de Lima.
6 54 28 Lún. S. Prudencio, ob,, patron de Alava, y S. Vidal.
6 55 29 Márt. S. Pedro Aa Verona, mr.
6 56? 30 Miérc. Sta. Catalina de Sena, vg.

Biblioteca Nacional de Espaa


MAYO.—La palabra Mayo se deriva de ¡Mus ó de Maiores con que se designaba A los ancia-
nos y senadores de la antigua Roma. Á este mes corresponde el signo del Zodiaco Géminis.
Los romanos lo consagraban á la -vejez y también á Apolo. Los católicos consagran este mes d e
las flores á la Santísima Virgen, como Madre del Amor Hermoso. Tiene 3 1 dias. :|

SOL. LUNA.

Sale. Pónese. MAYO. Sale. Pónese.


H. M. H. M. H. M. H. M.

4 57 6 67 1 Juév. S. Felipe y Santiago, aps. 7 24 9 4


4 57 6 58 2 Fzé-ra. S. Atanasio, ob. y cf. 7 67 10 8
4 67 6 59 3 Sáb. La Invención de la Sta. Gruz. 8 35 11 13
4 57 7 0 4 Dom. El Patrocinio de S. José y Sta. Monica, viuda. 9 19 12 16
3 Creciente en Leo á 0 Aoras 8 minutos y 4 segundos.
4 52 7 1 5 £úra. La Conversión de S. Agustín y S. Pio V, papa. 10 33 12 49
4 51 7 2 6 Márt. S. Juan Ante-Portam-Latinam. 11 41 1 23
4 50 7 4 7 Miérc. S. Estanislao, ob. y mr. 12 44 2 6
4 49 7 6 8 Juév. La Aparición de S. Miguel Arcángel. 1 60 2 43
4 48 7 6 9 Viérn. S. Gregorio Naoianoeno. 2 61 3 29
4 46 7 7 10 Sáb. S. Antonino, arz. de Florencia. 3 56 4 9
4 45 7 8 11 Dom. Ntra. Sra. de los Desamparados y S. Mamer- 5 12 4 42
to, ob.
® Plenilunio en Escorpio á las 22 horas y 62 minutos.
4 44 7 9 12 Lún. Sto. Domingo de la Calzada, cf. 6 23 5 25
4 43 7 10 13 Márt. S. Pedro Eegalado, cf., patron de Valladolid. • 7 38 6 10
4 42 7 11 14 Miérc. S. Bonifacio, mr. 8 51 6 55
.4 41 7 12 16 Juév. ¡J< S. ISIDRO LABRADOR, patron de Madrid. 10 9 7 41
4 40 7 13 16 Viérn. S. J u a n Nepomuceno, mártir, y San U b a l d o , 11 19 8 22
obispo.
4 39 7 14 17 Sáb. S. Pascual Bailón, cf. 12 22 9 13
4 38 7 15 12 63 10 22
18 Dom. S. Venancio, mr., y S. Félix de Cantalicio, cf.

C Menguante en Acuario á las 22 horas y 35 minutos.


4 37 7 16 19 Lún. S. Pedro Celestino, papa y cf.— Letanías. 1 25 11 27
4 36 7 17 I 57
20 Márt. S. Bernardino de Sena, ct.—Letanías. 12 26
SOL EN GÉ.VIKIS à las 12 horas y 31 minutos.
4 36 7 18 21 Miérc. Sta. María de Sooors, vg.—Abstinencia.—Leta- 2 27 1 21
NÍAS.
4 35 7 18 22 Juév. )Ji L A ASCENSIÓN DEL SESOE y Santa Eita de 2 51 2 17
Casia, viuda. •
4 34 7 19 23 Viérn. La aparición de Santiago Apóstol. 3 17 3 14
4 33 7 20 24 Sáb. S. Robustiano, mr., y S. J u a n Francisco Eegis. 3 48 4 9
4 33 7 21 26 Dom. S. Gregorio V I I , cf., y S. Urbano, mr., papas. 4 21 5 2
® Novilunio en Géminis á las 20 horas y 55 minutos.
4 32 7 22 26 Lún. S. Felipe Neri, cf. y fr. 4 49 5 43
4 31 7 23 27 Márt. S. J u a n , papa y mr. 5 6 6 19
4 31 7 24 28 Miérc. S. Justo, cf., y S. Germán , ob. y cf. 6 22 3 3
4 30 7 24 29 Juév. S. Maximino, ob. y cf. 5 64 7 56
4 30 7 26 30 Viérn. S. Fernando, rey de España. 6 31 9 11
4 29 7 26 31 Sáb. Santa Petronila, vg. 7 34 9 55

Biblioteca Nacional de Espaa


Jnsio.—Esta voz se deriva de la latina Jmiorcs, jóvenes , porque los antiguos romanos con-
sagraban este mes á los jóvenes. Á esle mes corresponde el signo del Zodiaco Cáncer, repre-
sentado por un cangrejo, significando que el primero de los astros al entrar en este signo prin-
cipia à retroceder. Los católicos consagran este mes al misterio del Santísimo Sacramento.
Tiene 30 dias.

SOL. LUSTA.

Sale. Pónese. JÜJVIO. Sale. Pónese.


H. M. H. M. B. M. H. M.

4 29 7 27 1 Dom. de Pascua de Pentecostés.— S. Segundo, mr., pa- 8 36 10 40


tron de Ávila.
4 28 7 28 2 Lún. S. Marcelino y S. Pedro, mrs. 9 44 11 12
3 Oreeiente en Virgo á las 1 7 lioras y 5 4 minutos.
4 28 7 28 3 Márt. S. Isaac, monje y mr., y Sta. Clotilde, reina. 10 50 11 53
4 27 7 29 4 Miérc. S. Francisco Caracciolo, fr.— Témpora. 11 53 12 32
4 27 7 30 5 Juév. S. Bonifacio, ob. y mr. 12 55 1 9
4 27 7 30 6 Viérn. S. Norberto, ob., fr. y cf.— Témpora. 1 57 1 47
4 26 7 31 7 Sáh. S. Pedro Wistremundo y comps. mrs. — Témpora. 3 1 2 28
4 26 7 32 8 Dom. La Santísima Trinidad y S. Salustiano, cf. 4 7 3 11
4 26 7 32 9 Lún. Stos. Primo y Feliciano, mrs. 5 18 3 51
4 26 7 33 1 0 Márt. Stos. Críspulo y Restituto, mrs. 6 33 4 36
© Plenilunio en Sagitario á las 9 lloras y 3 6 minutos.
4 26 7 33 1 1 Miérc. S. Bernabé, apóstol. 7 49 5 19
4 25 7 34 1 2 Juév. ^ S S M O . C O R P U S C H H I S T I y S. Juan de Saha- 8 58 6 9
gun , cf.
4 25 7 34 1 3 Viém. S. Antonio de Padua, cf. 10 13 6 51
4 25 7 35 1 4 Sáh. S. Basilio el Magno, o b . , dr. y fr. 10 54 8 0
4 25 7 35 1 5 Dom. Stos. Vito y Modesto y Sta. Crescencia, mrs. 11 32 9 2
4 25 7 36 1 6 Lún. S. Marcelino, ob. y mr., S. Quirico y Sta. Julita, 12 7 9 57
mártires.
4 25 7 36 1 7 Márt. S. Manuel y compañeros mrs. y el beato Pablo de 12 46 10 56
Arezo, cf.
C Menguante en Piscis á las 3 horas'y 6 minutos.
4 26 7 36' 1 8 Miérc. Stos. Marco, Marceliano, Ciriaco y Sta. Paula, 1 17 11 47
mártires.
4 26 7 36 1 9 Juév. Stos. Gervasio y Protasio, mrs. 1 46 12 45
4 26 7 37 2 0 Viérn. El Santísimo Corazón de Jesus y S. Silverio, pa- 2 10 1 40
pa y mr., y Sta. Florentina, v g .
•4 2 6 7 37 2 1 Sáh. S. Luis Gonzaga, cf., y S. Ensebio, ob. 2 38 2 39
SOL EN CÁNCER á las 9 Aoras.—ESTÍO.

4 26 7 37 2 2 Dom. S. Paulino, ob., y S. Acacio y 1 0 . 0 0 0 comps. mrs. 3 10 3 40


4 26 7 37 2 3 Lún. S. Juan, presb. y mr. 3 35 4 77
4 27 7 37 2 4 Márt. La Natividad de S. Juan ümtista.—Festividad 3 58 5 39
en l» diócesis de Santiago, Pamplona y otras ; donde
se guarda fiesta es vigilia con ayuno el dia anterior.
@ Novilunio en Cáncer á las 8 horas y 4 7 minutos.
4 27 7 38 2 5 Miérc. Sta. Orosia, vg. y mr., S. Guillermo, cf., y San 4 18 6,11
Eloy, ob.
4 27 7 38 2 6 Juév. Stos. J u a n , Pablo, hermanos, y Pelayo, mrs. 4 44 7 41
4 28 7 38 2 7 Viérn. S. Zoilo y comps. mrs. 5 25 7 59
4 28 7 38 2 8 Sáh. S. Leon I I , papa y cf.— Vigilia con abstinencia. 6 35 8 30
4 29 7 38 2 8 Dom. S T O S . P E D E O Y P A B L O , apóstoles. 7 40 9 12
• 4 29 7 37 3 0 Lún. lia, Conmemoración de S. Pablo, apóstol, y San 8 42 9 65
Marcial, ob.

Biblioteca Nacional de Espaa


Juuo.—Esta palabra se deriva de la latina Julius, llamado asi por los romanos, porque lo de-
dicaron á MÍO César. Corresponde á este mes el signo del Zodiaco Leo, representado por un
l e ó n , que significa ardor y fortaleza de los rayos del sol de Julio. Los católicos consagran este
mes al Corazón de Jesus. Tiene 31 dias.

SOL. LTJWA.

Sale. Pónese. JULIO. Sale. Pónese.


H. M. H. M. H. M. H. M.

4 29 7 37 1 Márt. Stos. Casto y Seoundino, mrs. 9 66 10 23


4 30 7 37 10 64
2 Miérc. La Visitación de Nuestra Señora. 11 3
3 Creciente en libra á las 10 /loras y 45 minutos.
4 31 7 37 11 49 11 45
4 31 3 Jíiéí;. S. Trifon y comps. mrs.
7 37
4 Viérn. S. Laureano, arz. de Sevilla, y el beato Gaspar 12 55 12 24
4 32 7 37 Bono.
5 Sáb. S. Miguel de los Santos, cf., y Sta. Filomena, vir- 1 51 1 11
4 32 7 36 gen y mr.
6 Dom. Sta. Lucia, v g . y mr. 2 59 1 49
4 33 7 36 4 11 2 30
4 34 7 36 7 Lún. S. Fermin, ob. y mr., y S. Claudio, mr.
8 Márt. Sta. Isabel, v i u d a , reina de Portugal. 5 23 3 13
4 35 7 35 6 38 3 58
9 Miérc. S. Cirilo, ob. y mr.
© Plenilunio en Capricornio á las 18 horas y 8 minutos.
4 36 7 35 10 Juév. Stas. Amalia y Rufina, hermanas mártires. 7 57 4 39
4 36 7 34 11 Viérn. S. Pio I , papa y mr., y S. Abundio, mártir de 8 43 5 45
Córdoba.
4 37 7 34 12 Sáb. S. J u a n Gualberto, ab., y Sta. Marciana, virgen y 9 26 6 47 !
mártir.
4 38 7 33 13 Dom. S. Anacleto, papa y mr. 10 3 7 51 i
4 39 7 33 14 Lún. S. Buenaventura, ob. y dr. 10 37 8 49 i
4 39 7 32 15 3íárt. S. Camilo de Lelis, fr., y S. Enrique, emperador. 11 11 9 43 ;
4 40 7 32 16 Miérc. El Triunfo de la Santa Cruz, y Ntra. Sra. del 11 13 10 35 :
Carmen.
C Menguante en Aí-ies á las 8 horas y 33 minutos.
4 40 7 31 17 Juév. S. Alejo, cf. 12 13 11 28 '
4 41 7 30 18 Viérn. Sta. Sinforosa y sus siete hijos mártires. 12 37 12 29 ;
4 42 7 30 19 Sáb. Stas. J u s t a y Rufina, vgs. y mrs., y S. Vicente de 12 67 1 35
Paul,fr.
4 43 7 29 20 Dom. S. Elias, profeta, y Stas. Librada y Margari- 1 26 2 40
t a , vg. y mr.
4 44 7 28 21 Lún. Sta. Práxedes, vg. 1 46 3 47 ;
4 45 7 27 22 Márt. Sta. María Magdalena, penitente. 2 19 4 52 ^
SOL E.v LEO á las 7 líoras y 57 minutos,
4 46 7 26 23 Miérc. Stos. Apolinar, ob. y mr., y S. Liborio, ob. 2 58 6 45
% Novilunio en Leo á las 22 horas 8 minutos y 9 segundos.
4 46 7 26 24 Juév. Sta. Cristina, vg. y mr.— Vigilia. 3 45 6 15 I
4 47 7 25 25 Viérn. )J( S A N T I A G O , ap., patron de España. 4 37 6 42 \
1 A- 4 A 7 í?426 Sáb. Sta. Ana, madre de Ntra. Sra. 5 33 7 4
4 49 1 ¿o
7 Dom. S. Pantaleon, mr. 6 37 7 40
4 50 7 22 28 Lún. S. Víctor, papa y compañeros mrs., y S. Inocen- 7 48 8 19
cio, papa y cf.
4 51 7 21 29 Márt. Sta. Marta, v g . , y S. Félix, papa. 8 55 8 56
4 52 7 20 30 Miérc. S. Abdon y S. Señen, mrs. 9 57 9 37
4 53 7 19 31 Juév. S. Ignacio de Loypla, fr. 10 57 10 19

Biblioteca Nacional de Espaa


AGOSTO.—Esta palabra se deriva de la latina Augustas, nombre que le dieron los romacos en
memoria de Augusto César. Â este mes corresponde el signo del Zodiaco Virgo, representad»
en una doncella, que simboliza la esterilidad de la tierra, como lo es la mujer en estado de vir­
ginidad. Los antiguos consagraban este mes í la diosa Céres. Los católicos lo consagran al
Sagrado Corazón dc María. Tiene 31 dias.

SOL. LUKrA.

Sale. Pónese. AGOSTO. Sale. Pónese.


H. M. H. M. H. M. H. M.

4 541 7 18 1 Viérn. S. Pedro Advínoula. 11 50 11 3


3 Creciente en Escorpio á las 2 horas 4 minutos.
2 Sáb. Ntra. Sra. de los Angeles. 11 29
3 Dom. La Invención de S. Esteban, proto-mártir. 12 16
4 Lún. Sto. Domingo de Guzman, cf. y fr. 1 3
5 2Iárf. Ntra. Sra. de las Nieves. 1 49
6 Miérc. Stos. Justo y Pastor, mrs. 2 35
7 Juév. S. Cayetano, fr., y S. Alberto de Sicilia, cf. 7 22
8 Viérn. S. Ciriaco y comps. mrs. 4 31
© Plenilunio en Acuario á 1 hora y 27 minutos.
9 Sáb. S. Roman, mr. 8 17 5 39
10 Dom. S. Lorenzo, mr. 8 41 6 40
11 Lún. S. Tiburcio y Sta. Susana, vg. y mrs. 9 1 7 41
12 Márt. Sta. Clara, vg. y fund. 9 29 8 39
13 Miérc. Stos. Hipólito y Casiano, mrs. 10 00 9 31
14 Juév. S. Eusebio, presb. y cf.— Vigilia con abstinencia. 10 33 10 20
C Menguante en Tauro á fas 16 horas y 26 minutos.
7 O 15 Vdém. > ^ L A ASDNOION DE NTRA. SBA. 11 6 11 15
IB Sáb. S. Roque, patron de lUana, y S. Jacinto, cf.
6 58 11 38 12 7
6 67
17 Dom. S. J o a q u í n , padre de Ntra. Sra., y S. Pablo y 12 13 1 3
Sta. Juliana, hermanos mrs.
6 56 18 Lún. S. Agapito, mr. 12 46 2 8
6 64 19 Márt. S. Luis, ob., y S. Magin, mr. 3 13
6 63 20 Miérc. S. Bernardo, ab., dr. y fund. 4 25
6 61 21 Juév. Sta. J u a n a Francisca Fremíot, viuda y funda­ 5 15
dora.
5 151 6 50 22 Viérn. Stos. Sinforiano, Fabriciano, Hipólito y Timo­ 4 7 5 52
teo, mrs.
® Novilunio en Leo á las 13 horas y 5 minutos.
SOL EN VIBGO á las 14 horas 25 minutos.
6 48 23 Sáb. S. Felipe Benicio, cf. 6 11 6 15
6 47 24 Dom. El Sagrado Corazón de la Virgen y S. Barto­ 5 59 6 35
lomé, apóstol, patron de Belmonte.
18 6 45 25 Lún. S. Luis, rey de Francia. 6 39 6 54
19 6 43 26 Márt. S. Ceferino, papa y mr. 7 40 7 40
20 6 42 27 Miérc. S. Rufo, ob. y mr., y S. José de Calasanz, fr. 8 39 8 23
5 21 6 40 28 Juév. S. Agustín, ob., dr. y fr. 9 45 8 59
5 22 6 39 29 Viém. La Degollación de S. J u a n Bautista. 10 55 9 37
5 23 6 37í 30 Sáb. Sta. Rosa de L i m a , vg, 11 50 10 30
3 Creciente en Sagitario á las 15 horas y 25 minutos.
5 24 6 35i 31 Dom. S. Ramon Nonnato, cf. 1 21 10 50

Biblioteca Nacional de Espaa


S e t i e m d r ì ! . — E s t a palabra se deriva de la latina Septemier, que expresa el sétimo lugar que
ocupaba en el antiguo calendario romano. Corresponde á este mes el signo del Zodiaco Libra,
reiiresenlada en una balanza con sus dos platos de equilibrio, que signilica la igualdad de los
úias con las noches. Los antiguos dedicaban este mes á Tulcano, dios del fuego, i quien repre-
sentaban risueño y vestido de púrpura, como emblemas de la riqueza de la estación. Los católi-
cos dedican este mes á San Miguel Arcángel. Tiene 50 dias.

SOL. LTTUA.

Sale. Pónese. SETIEMBRE. Sale, Pónese.


H. M. n. M. n. M. H. u.

5 26 6 34 1 Lún. S. Gil, abad, y Stos. Vicente y Leto, mrs. de To- 2 27 12 37


ledo.
5 26 6 32 2 Márt. 8. Antolin , mr., patron de Falencia. 3 41 12 21
6 27 6 30 3 Miérc. S. Ladislao, rey, y S. Sandalio, mártir de Cór-
doba. 4 22 1 30
5 29 6 29 4 Juév. Stas. Cándida, viuda, Rosa de Viterbo y Rosa- 5 7 2 33
lia, vgs.
5 30 6 27 5 Viérn. S. Lorenzo Justiniano, ob.
5 31, 6 25., 6 Sáb. S. Eugenio y comps. mrs.— Abstinencia. 6 43 3 37

® Plenilunio en Piscis á las 8 liaras y 44 minutos. 6 la 4 39

6 24 7 Dom. Sta. Regina, vg. y mr. 6 66 5 41


6 22 8 Lún. >J< L A NATIVIDAD DK NTRA. SRA. 7 29 6 31
6 20 9 Márt. Sta. María de la Cabeza. 7 59 7 25
6 19 10 Miérc. S. Nicolas do Tolentino, erra, y cf. 8 31 8 14
6 17 11 Juév. S. Proto y S. Jacinto, herms. mrs. 9 6 9 7
6 15 12 Viérn. S. Leoncio y comps. mrs. 9 33 10 6
6 14 10 6 10 59
13 Sáb. S. Eelipe y comps. mrs. •
C Menguante en Géminis á las 3 horas y 15 minutos, t
39 6 12 14 Dom. El Dulce Nombre de María. 10 43 11 55
40 6 10 15 Lún. S. Nicomedes , mr. i 11 23 12 53
41 6 8 16 3Iárt. S. Rogelio, mr., y S. Cornelio, papa. 12 5 1 56
42 6 7 17 Miérc. Las llagas de S. Francisco de ASÍS y S. Pedro de 12 42 3 3
Arbués.— Témpora.
43 18 Juév. Sto. Tomas de Villanueva, cf. 1 21 4 11
44 19 Viérn. S. Genaro, ob., y comps. mrs.— Témpora. 2 33 4 45
45 20 Sáb. S. Eustaquio y comps. mrs.— Témpora. 3 47 6 19
46 21 Dom. Los Dolores gloriosos de la Virgen y S. Mateo, 4 66 5 47
apóstol y evang.
# Novilunio en Virgo á las 5 horas y 26 minutos.
6 47 5 58 22 Lún. S. Mauricio y comps. mrs. 5 39 5 59
SOL E S LmnA á las 11 horas y 10 mimitos.—iìTOìiO.
23 Márt. Sta. Tecla, vg. y mr. 6 26 6 11
24 Miérc. Ntra. Sra. de las Mercedes, fiesta en Barcelona, 7 37 6 49
25 Juév. S. Lope, ob. y cf. 8 45 7 27
26 Viérn. S. Cipriano y Sta. Justina, mrs. 9 56 8 7
27 Sáb. Stos. Cosme y Damián, mrs. 11 9 8 51
28 Dom. S. Wenceslao, mártir, y el beato Simon do RO' 12 21 9 33
.ias, cf.
6 54 5 46 29 Lún. La Dedicación de S. Miguel Arcángel. 1 35 10 15
3 Creciente en Capricornio á las 2 horas y 31 minutos.
5 551 44 30 Márt. S. Jerónimo, doctor y fundador, y Santa Sofía, 2 21 11 23
viuda.

Biblioteca Nacional de Espaa


OCTOBRE.—Esta palabra proviene de la latina Ocloier, octavo, por ser el lugar que ocupaba
este mes en el calendario romano. Los antiguos dedicaban este mes á Marte, á quien sacrifica-
ban un caballo cortándole la cola eu el Campo de Marte de Roma. Corresponde à este mes el
signo del Zodiaco Escorpio. Los católicos consagran este mes al Santo Ángel de la Guarda. Tie-
ne 31 dias.

SOL. LtriíA.

Sale. Pónese. OCTUBRE. Sale. Pónese.

H. «. H u. H. M.

5 56 5 43 1 Miérc. S. Remigio, ob., y S. Severo, presb. y cf. 3 6 12 25


5 57 5 41 2 Juév. S. Saturio, patron de Soria, y San Olegario, 3 47 1 29
obispo.
6 68 5 39 3 Viérn. S. Cándido, mr., y S. Gerardo, ab. 4 21 2 33
6 69 5 38 4 Sáh. S. Francisco de Asis, fr. 4 56 3 31
6 O- 6 36 6 Dom. Ntra. Sra. del Rosario y S. Froilan, ob. 5 28 4 21

© Plenilunio en Aries á las 17 horas y 6 minutos.

6 Lún. S. Bruno, cf. y fr. 6 1 5 17


7 Márt. S. Marcos , papa y cf. 6 30 6 11
8 Miérc. Sta. Brígida, viuda. 7 00 7 3
9 Juév. S. Dionisio Areopagita, ob., y comps. mrs. 7 33 1 57
10 Viérn. S. Francisco de Borja y S. Luis Beltran. 8 1 8 63
11 Sáh. S. Nicasio, ob. y mr. 8 37 9 49
12 Dom. Ntra. Sra. del Pilar de Zaragoza. 9 17' 10 48

C Menguante en Cáncer á las 18 horas y 6 minutos.

6 10 5 23| 13 Lún. S. Fausto, mr., y S. Eduardo, rey y cf. 9 50 11 52


6 11 5 2l! 14 Márt. S. Calixto, papa y mr. 10 28 12 56
6 13 5 20Ì 16 Miérc. Sta. Teresa de Jesus, vg. y fund., compatrona 11 70 2 1
de las Españas.
6 14 16 Juév. S. Galo, abad, y Sta. Adelaida, vg. 12 17 2 37
6 15 17 FiéTO. Sta. Eduvigis, viuda. 1 22 3 14
6 16 18 Sáh. S. Ltícas, evangelista. 2 37 3 47
6 17 19 Dom. S. Pedro de Alcántara, cf. 3 48 4 18
6 18,: 20 Lún. S. Juan Gancio, presb. y cf. 6 2 4 50

# Novilunio en Libra á las 22 horas y 39 minutos.

6 19i 6 11 21 Márt. Sta. Úrsula y 11.000 vgs. mrs. 6 9 5 13


6 20i 7 1 5 33
22 Miérc. Sta. María Salomé, viuda.
S O L El» E S C O R P I O á las 19 Jwras y 3 1 minutos.
6 8 7 41 6 51
5 G 23 Juév. S. Pedro Pascual, ob. y mr. 8 47 6 40
6 5 24 Viém. S. Rafael Arcángel. 9 57 7 29
5 4 25 Sáh. Stos. Crisanto, Crispin y Crispiniano, mrs. 11 9 8 21
5 1 26 Dom. S. Evaristo, p. y mr. 12 20 9 11
27 Lún. Los Stos. Vicente, Sabina y Cristeta, mártires de 10 19
6 26 5 Qi Ávila. 1 9

28 Márt. S. Simon y S. Jtídas Tadeo, apóstoles.


6 27 4 68 3 Creciente en Acuario á las 11 horas y 45 minutos. 1 45 11 26

4 68 29 Miérc. S. Narciso, ob. y mr. -, y Santa Eusebia, virgen 2 18


4 67 y mártir. 2 55
30 Juév. S. Claudio y comps. mrs.
31 Viém. S. Quintín, mr., y Sta. Lucía, vg.— Vigilia.

Biblioteca Nacional de Espaa


NOVIEMBRE.—Esta palabra se deriva de la latina Novcmber, por ocupar este mes el noveno lu­
gar en ei calendario romano. Corresponde i este mes el signo del Zodiaco Sagitario, represen­
tado por un centauro disparando una ЯесЬа, lo cual signiíica lluvias , v i e n t o s , escarchas y rigo-
res de las nubes contra la tierra. Los antiguos consagraban este mes i Diana, diosa de la caza.
Los catúlicos lo consagran á la Conmemoración de los difuntos. Tiene 50 dias.

SOL. LUNA.
Sale. Pónese, NOVIEMBRE. Sale. Pónese.
H. M. H. M. H. M. H. И.

6 32 4 56j 1 Sáb. >J« L A FIESTA DE TODOS LOS SANTOS , y Stos. Ce­ 3 29 2 10


sáreo y Julián, mrs.
6 32. 4 55) 2 Dom. La Conmemoración de los fieles difuntos, y S. 3 56 3 6
Valentin , presb. y mr.
6 34 4 5Á 3 Lún. Sta. Eustoquia, vg. y^ mr. 4 30 3 54
6 35 4 52' 4 Márt. S. Carlos Borromeo, bb. y cf.
í 5 O 4 48
© Plenilunio en Tauro á las 3 horas y 33 minutos.
i
6 36 4 51) 5 Miérc. S. Zacarías, profeta, y Sta. Isabel, padres del 5 31 5 36
Bautista.
6 37 6 Juév. San Severo, ob. y mr. 6 38
6 38 7 Viém. S. Antonio y comps. mrs. 7 36
6 40 8 Sáb. S. Severiano, ob., y comps. mrs. 8 32
6 41 9 Dom. El Patriocinio de Ntra. Sra., y S. Teodoro, mr. 9 31
6 42 10 Lútn. S. Andrés Avelino y S. Probo, mrs. 8 34 10 29
6 43 11 Márt. S. Martin, ob. y cf. 11 .33
9 12
C Menguante en Leo á las 12 horas y 23 minutos.
6 45 4 44 12 Miérc. S. Martin, papa y mr., y S. Diego de Alcalá, 9 44 12 40
confesor.
6 46 13 Juév. S. Eugenio I I I , arzobispo de Toledo. 10 55 1 12
6 47 12 10 1 39
14 Viém. S. Serapio, rar.
6 48| 1 20 2 4
15 Sáb. S. Eugenio [, arz. y mr., patron de Toledo (esta
fiesta se traslada al dom. inmediato), y S. Leopoldo.
16 Dom. S. Rufino y comps. mrs. 2 20 2 43
17 Lún. Sta. Gertriidis la Magua, vg. 3 31 3 19
18 Márt. S. Máximo, ob., y S. Roman, mr. 4 44 3 53
19 Miérc. Sta. Isabel, reina de Hungría. 6 00 4 19
© Novilunio en Escorpio á las Vb horas y 11 minutos.
6 54! 4 37j 20 Juév. S. Félix de Valois, cf. y fr. 6 52 4 38
6 55i 4 36i 4 56
21 Viérn. L a Presentación de Ntra. Sra., y S. Rufo, mr. 7 36
SOL E S SAGITARIO á las 16 Iwras y 15 minutos.
6 56 4 36 22 Sáb. Sta. Cecilia, vg. y mr. 8 53 5 45
6 58 4 35 23 Dom. S. Clemente, papa y mr. 9 47 6 56
6 59 4 35 24 Lún. S. Juan de la Cruz, cf., y Sta. Flora, v g . y mr. 10 33 8 12
7 O 4 34 25 Márt. Sta. Catalina, vg. y mr. 11 19 9 20
7 lí 4 34s 26 Miérc. Los Desposorios de Ntra. Sra., y S. Pedro Ale­ 12 2 10 21
jandrino.
3 Creciente en Piscis á las 16 Iwras y 48 minutos.
7 2 33 27 Juév. S. Facundo y S. Primitivo, mrs. 12 40 11 22
7 o 33 28 Viém. S. Gregorio I I I , p. y cf. 1 11 12 23
7 4 32 29 Sáb. S. Saturnino, ob. y mr.— Vigilia.— Ciérranse las 2 16 1 57
velaciones.— Publícase la bula.
7. 5 32 30 Dom. I de Adviento.— S. Andrés, apóstol. 3 15 2 34

Biblioteca Nacional de Espaa


üiciEMBifií.—Esta polabra se d e r i v a de la l a t i n a December, décimo, p o r ser este lugar el que
ocupaba este mes en el antiguo calendario romano Corresponde i'i este m e s el s i g n o del Zodia­
co Capricornio, representado por una cabra, y sisnKlca el sol que propende y empieza á e l e v a r
su cursOj asi c o m o la cabra propende á irepar á las alturas. Los antiguos consagraban e s t e me&
Vesta, diosa del fuego, celebrando en él las liestas Saturnales, de que proviene nuestro Car­
n a v a l . Los católicos lo consagran al ministerio de la Purísima Concepción de la Virgen María.
Tiene ol dias.

SOL. LUWA.

Sale. Púnese. DICIEMBRE. Sale, Pónese.


H. M. H. »1. H. Jl. H. M.

7 6 4 32 1 Lún. Sta. Natalia, viuda. 4 38 3 13


7 7 4 32 2 Жагг. Sta. Bibiana, vg. y mr. 5 56 3 54
7 8 4 31 3 Miérc. S. Francisco Javier, cf. 7 14 4 26
© Plenilunio en Géminis á lasXb horas y 55 minutos.
7 10 4 31 4 Juév. Sta. Bárbara, vg. y mr. 8 10 . 4 52
7 10 4 31 5 Fierra. S. Sabas, ab., y S. Anastasio, mr. 8 33 5 42
7 11 4 31 6 Sáb. S. Nicolas de Bari, cf.— Abstinencia. 9 12 6 57
7 12 4 31 7 Dom. II de Adviento.— S. Ambrosio, ob. y dr. 9 56 8 8
7 13 4 31 8 Lún. >5« L A P U R Í S I M A CONCEPCIÓN D E NTRÁ. SEA. , pa- 10 33 9 14
trona de España y de sus Indias.
7 14 4 31 9 Márt. Sta. Leocadia, v g . y mr. > 11 4 10 17
7 15 4 31 10 Miérc. Ntra. Sra. de Loreto. 11 35 11 16
7 16 4 31 11 Juév. S. Dámaso, papa y cf. 12 10 12 14
С Menguante en Virgo á las 9 horas y 29 minutos.
7 17 4 31 12 Viérn. La Aparición de Ntra. Sra. de Guadalupe de Mé­ 12 35 I 5
jico. , 1 14
7 17 4 31 13 Sáb. Sta. Lucía, vg. y mr. 1 9
7 18 4 32 1 46 1 54
14 Dom. III de Adviento.'—S. Nicasio, ob. y mr.
7 19 4 32 15 Lún. S. Eusebio, ob. y mr. 2 15 2 8
7 20 4 32 16 Márt. S. Valentin, mr. 2 46 2 59
7 20 4 32 17 Miérc. S. Lázaro, ob. y mr., y S. Franco de Sena, con­ 3 12 3 54
fesor.— Témpora.
7 21 4 33 18 Juév. Ntra. Sra. de la 0. ' 3 46 4 47
7 22 4 33 19 Viérn. S. Nemesio, mr.— Témpora. 4 22 5 43
Ф Novilunio en Sagitario á las 6 horas y 29 minutos.

7 23 4 34 20 Sáb. Sto. Domingo de Silos, abad y ci.—Vigilia.— 5 0 6 38


Témpora.
7 23 4 34 21 Вот. IV de Adviento.—Sio. Tomas, apóstol. 5 37 7 37

SOI. lí.\ CAPRICORNIO á las 5 horas y 7 minntos.—INVIERNO.

7 24 4 34 22 Lún. S. Demetrio, mr. 6 G 8 52


7 25 4 34 23 J í á r í . Sta. Victoria, vg. y mr. 7 3 9 34
7 25 4 35 24 Miérc. S. Gregorio, presb. y mr.— Vigilia y abstinen­ 8 4 10 13
cia.— Ciérranse los tribunales.
7 26 4 36 25 Juév. Ф L A N A T I V I D A D D E N T B O . SB. J E S U C R I S T O . 9 10 10 53
7 26 4 37 26 Viérn. S. Esteban, proto-mártir. 10 16 11 24
Э Creciente en Arles á las 3 horas y 39 minutos.

7 27 4 37 27 Sáb. S. J u a n , apóstol y evangelista. 11 14 12 2


7 27 4 38 28 Dom. Los Stos. Inocentes, mrs. 12 14 12 42
7 28 4 39 29 Lún. Sto. Tomas Cantuariense, ob. y mr. 1 11 1 2
7 28 4 40 30 Márt. La Traslación de Santiago, apóstol. 2 23 2 3
7 28 4 41 31 Miérc. S. Silvestre, papa y cf. 3 17 3 8

Biblioteca Nacional de Espaa


Sí elipses tic S o l y ele L u n a .

Mayo \\. — Total de L u n a , invisible en San F e r n a n d o , 22 h . 62 m.


El principio será visible en gran parte de las dos Americas, e n las grandes Antillas,
e n casi toda la Australia, e n una pequeña parte del Asia, e n el estrecho de Behering,
en el gran Océano Pacífico, en una pequeña parte del Atlántico, en parte del mar Polar
Artico y casi todo el Antartico.
El ñ n será visible en gran parte del Asia, en una pequeña parte de la América del
N o r t e , en la Australia , en el estrecho dé Behering, en casi todo el gran Océano Pacífico,
en p a r t e del I n d i c o , del Polar Ártico, y en casi todo el Antartico.
Mayo 28. — Eclipse parcial de Sol, visible en San F e r n a n d o , á 21 h . 17 m. y 2 s.
Principio para la tierra en general, á 18 h . 38 m., longitud de 20° 4b' al Oeste de San
F e r n a n d o , latitud 4 - 25" 4'.
Medio del eclipse, á 20 h. í 3 m. y 9 s. máxima fase e n el h o r i z o n t e , e n la longitud
de 93" 33' al Oeste de San F e r n a n d o , y latitud -+- 63° 84'.
Fin del eclipse, 22 h. 49 m. y 7 s., longitud 1 37° 26' al E s t e , y latitud + 52° 58'.
Noviembre 4. — Eclipse total de L u n a , e n parte visible e n San F e r n a n d o : h o r a del
tiempo medio astronómico, á 3 h . y 23 m.
El principio será visible en una pequeña parte de E u r o p a , en gran parte de! Asia, en
la A u s t r a h a , en parte de la América del N o r t e , en el estrecho de Behering, en casi todo
el g r a n d e Océano Pacífico, en parte del I n d i c o , en casi todo el mar Polar Artico y p a r -
te del Antartico.
E n San F e r n a n d o la Luna sale eclipsada á las 8 h. y 1 m . , y el Sol se pone á la m i s -
ma h o r a .
Noüiemhr¿ 13. — Eclipse parcial de Sol visible en San F e r n a n d o : h o r a del tiempo
medio astronómico á 18' h. 49 m . 57 s.
Principio para la tierra en general á 1 3 h. 1 3 m. en la longitud de 54° 38' al Este de
San F e r n a n d o , y latitud 33° 14'.
Medio del eclipse á 14 h . 57 m. 8 s. máxima fase en el horizonte, e n la longitud de
3° 1 3 ' al Oeste de San F e r n a n d o , y latitud 63° 2 1 ' .
Fin del eclipse, á 16 h. 52 m. 4 s. en la longitud de 117° 16' al O., y latitud 64° O'.
Valor de la máxima fa.se para la Tierra e n general 0,816, tomando como unidad el
diámetro del Sol.

Cuatc'o estaciones. — La Primavera : entra el 2Ò de Marzo, á las O h. y.27 m .


El Estío : entra el 21 de J u n i o , á las 9.
El Otoño : entra el 22 de Setiembre, á las 11 h . y 1 O m .
El Invierno : entra el 21 de Diciembre, á las 5 h. y 7 m.

ff"crias. — E N E R O . 8, Aldea Novallos; 20, Valle de Buelna.


FEBREHO. 2 , Zafra, Almagro; 3, Tafalla ; 8, Mérida y Puerto Marin ; M , Berlanga ; 16,_
Medina del Campo; 20, Benavente; 2 1 , Balaguer; 2 2 , F i g u e r a s ; 2 3 , Zamora, Benavarre"
y Tendilla; 24, Crespa; 25, Cervera.
MARZO. 1, Vargas y Miranda de Ebro ; 3, Cardona ; 7, Zamora ; 1 2 , Salas ; 1 9 , Melgar
de F e r n a m e n t a l ; 20, Santo Domingo de ia Calzada y Fuente Pelayo; 2 2 , Puente del Ar-
zobispo; 25 T o r q u e m a d a ; 3 1 , Calzada de Galatrava.

Biblioteca Nacional de Espaa


A B R I L . 4, Medina de Rioseco ; 6, Real Valle de Penagos; 7, Caspe; ib, Lérida y Sevi-

lla; 20 , Badajoz y Brozas; 2 2 , C a r m e n a , Alcoy y Sacedon; 2 3 , Seisena; 2 5 , Andújar,


C a r m e n a , Chiloeches, Mairena, Alcántara, Cacabelos, Valle de T e r a n z e , Mairena y Es-
pinosa de los Monteros; 2 6 , Sacedon; 2 7 , Medina de Riosece y Peralta ; 2 9 , Alcalá de
Guadaira; 30, Tarragona.
MAYO. 1, Coria, Jerez de la F r o n t e r a , Veger, Sanlúcar la M a y e r , Medellin, Miranda
de Ebro, Mendoñedo y Santiago de Gayóse; 2, Medellin; 3, Talavera la Real, La Carolina,
Figueras, Cazalla de la Sierra, Puerte-Real y San .Juan de Puerto Martin; i, Vilches; 5,
Barco de Ávila ; 6 , Alcalá de les Gazules ; 8 , Monzen ; 9 , Guareña y Santo Domingo de
la Calzada; 1 0 , Olivenzu ; ii, Almadén; 1 3 , .Medina-Sidonia, Osuna y Plasencia; 1 4„
Alba de T ó r m e s ; 1 5 , Talavera de la Reina, Onís, Alcenchel, Güenes y Alustante, T e r -
tosa y Balaguer; 1 7 , Cantalapiedra; 1 8 , Baeza; 1 9 , Santo Domingo de la Calzada; 20,
R e n d a ; 22, Alba de Tórmes, Pebla de Segur y Zamora ; 24, Guascueña y R o n d a ; 25, Car-
mena , Lérida y Manresa; 2 6 , Casarubios del Monte; 2 8 , Marbella y Vitoria; 3 0 , L e r a
del Rio, Teruel y A r a n d a de Duero.
JuNie. Ì, Orense, Algeciras y Alba de Tórmes; 2 , Trujillo; i, Ochandiano; 9, C a n t a - '
lapiedra; 1 1 , Cáceres; 12, Villanueva del Campe; 13, Colmenar de Oreja, Chiclana, O r -
d u ñ a y A r o ; 17, Guarnizo; 1 8 , Riaza; 2 í , Leen, Segovia, Soria, Zafra, J a é n , Ceclavin,
Castregeriz y Solaya; 2 5 , Huerta del Rey; 2 6 , Jaca; 2 9 , Ávila, P a m p l o n a , Sepúlveda,
Campo del Pinar, Coria, Burgos y Villoslada de Cameros.
J U L I O . 2, Coruna; 14, San Martin y Mérida; 16, Yanguas; 18, Santibañez y A n d i a n o ;

2 2 , Mérida, Cuéllar, Reinosa , Santiago y Alcira; 25, Navaredonda.


AGOSTO. 1, Estella, San Roque y Alora; 2 , Ubrique y Cuevas de V e r a ; 3, Arces de la
F r o n t e r a y Bailón; 6, Orihuela; 7, Valdepeñas, Badajoz y S e r ó n ; 8, Campillos; 10,.Es-
corial, Huesca, Coin, Majadas, Yinaroz y L a r e d o ; 1 1 , Villa del P r a d e ; 1 3 , Cañete la Real
y Ausejo; 1 4, Herencia , Chinchón , Cebreros, Arcbidena y Burguillos; 1 5, Ciudad-Real,
Toledo, J a é n , Plasencia, Utrera, Chucena, Puente Den Gonzalo, Puente Genil, C a r m e n a ,
F u e r t e Serrano, Sanlúcar de B a r r a m e d a , San Felipe de Játiva , Alcañiz y Orihuela ; 1 6,
Censtantina , Alcalá del Valle, Cieza y Lérida; 17, Valencia de Membuy y A r e c h e ; 20,
A n t e q u e r a , E s q u i v i a s , Alcalá de G u a d a i r a , Villanueva de la Serena y San Vicente de
A l c á n t a r a ; 2 1 , Torrelaguna y Cáceres; 22, Almería y Villanueva del Arzobispo; 2 3 , P a -
terna del Campo; 24, Alcalá de Henares, Almagre, Asterga, Santa Olalla, Toro, Piedrahita,
Almería, Seisena, Murcia, Valencia de A l c á n t a r a , La P a r r a , Berlanga y F i g u e r a s ; 25,
Carcelen; 26, Colmenar Viejo y Lerga; 27, ü l z a m a ; 2 8 , Valle de T e r a n z e , Mérida, Ge-
tafe, Borex, Cuéllar de Baza, Benabarre y Valle de Mena; 29, San J u a n del Puerto, I g u a -
lada, Granollers y Plasencia; 3 1 , Calahorra, Lodosa, Terrelaguna é lllescas.
SETIBMBKE. 1, Alcalá de les Gazules, Montilla, Jerez de los Caballeres, S o r i a , Melina,
Peñiscola, Iniesta, Alcázar, Terrijos y Miraíleres de la Sierra; 2, Marchefaa, Jumilla, Vi-
llarobledo y Falencia; 3 , Toboso; 4 , Montero, Aranjuez, San Martin de Valdeiglesias y
Velez-Blance; 5, F e r n á n Nuñez, Navalcarnere y Jergal; 6, F r e g e n a l , Tarifa, Ampudia y
A l b u r q u e r q u e ; 7, Den Benito y Albacete; 8, Andújar, Arrigorriaga, Guadalupe, Hare, J a -
d r a q u e , L e r c a , O c a ñ a , R e q u e n a , Salamanca, Borja, Santa Cruz de Múdela, La Roda,
Alcázar, üceda , Benasque, Alameda y Fuensagrada ; 9 , Santa María de Nieva ; 10 , L e -
b r i j a ; 1 1 , T a r a n c o n ; 1 2 , Cariñena, Puebla de Cazalla, E c h a r r i A r a n a z , Orihuela, Al-
b a r r a c i n y Freschilla; 1 3 , Paterna de la Rivera y Minglanilla; 1 4 , Zalamea, San Cle-
m e n t e , Hellin , Alpera, Segovia, La Carleta, Caravaca, G u a d a l u p e , Guadalajara, Astu-
dillo, Horcajo, Brihuega y Mora; 1 5 , Aracena, Motril y Atienza; 1 6 , Logroño; 1 8 , Ca-

Biblioteca Nacional de Espaa


zorla, Villacañas, Medina de Rioseco, Uclés, Puente la Reina, Aranda de Duero, Zalamea
la Real y Yecla; 1 9 , O n í s ; 2 0 , Puebla d e Montalban y Alba d e T ó r m e s , Uclés y Valla-
•lolid; 2 1 , M a d r i d , Carrion, Écija, L l e r e n a , Mula, Coria, Villena, Consuegra, Talavera,
Reinosa, Riaza, Villamartin, Huete, F r e g e n a l , G a r r o v i l l a s , Badajoz, T e r u e l , Moratalla
y Talavera de la Reina; 22 , Villa del Rio; 24 , Velez-Rubio , Herencia, Montorio, Pozo-
Blanco y Bujalance; 25, Castro d e l Rio, Valle de Buelna, Mataró, Arnedo y P u e n t e ; 2 7 ,
Alcaudete y Cervera del Rio Alhama; 28 , Concentaina, Tarazona y P r a v i a ; 2 9 , Úbeda,
Valladolíd, Zafra, Nájera, Belmonte, Oñate, Valverde del Camino, Saldaña, Teruel, Vê-
lez Málaga y Vich.
OCTUBRE. 1 , Santiponce , Marcilla y Berja ; 2 , Jumilla ; 3 , Alcora ; 4 , Sigüenza , Mon-
talban , Villarejo, Barco de Á v i l a , ' A r c o s , F u e n t e s , Albaida , Montero , Velez-Blanco y
Oliva; 5, Lugo; 6, P i n a ; 7, Mancha Real; 8, Viella; 9, Sasamon; 10, H o r c h e ; 12 , Cogo-
t u d o , Arbúcias y Enguera; 13, Trigueros, Frechilla y San Felices; 15, Motril y Alcoy;
17, Guarnizo; 18, Villadiego, F r e g e n a l , Cea, C a b r a , Torremilano, Mondoñedo, Torrijos,
Olot, Villafranca, Santibañez; 19, Onís; 20, Ateca; 2 3 , Gifuentes; 24, Valdemoro y Mel-
gar de F e r n a m e n t a l ; 24, Carrion d é l o s Condes; 26, Salas de los Infantes y Mora la N o v a ;
28, Egea de los Caballeros, Castellón; 29, Sahagun, Concentaina y Valle de Mena.
NOVIEMBRE. 1, Leon, Onteniente, Santiponce, Pina, Lacha, y Miranda de Ebro ; 2,
Caspe; 3 , Vargas, Seo de Urgel y Guisona; 5 , Tortosa; 8 , U r r o z ; 1 0 , Macula, San E s -
teban y Cervera; 11, Espinosa de los Monteros; 12 , Gandesa ; 1 5 , Alcalá de Henares y
Puebla de C a s t r o ; 19 , Naval y Valdeporres; 2 0 , Elche y Navia; 2 3 , Ontoria del P i n a r ;
25, Castrojeriz, Luarca y Ariza; 30, Huesca, Baeza, Leon, Falces, Turégano, Manresa,
Olot, D a r o c a , Torroella y Plasencia.
DICIEMBRE. 8 , Trujillo; 9, Oropesa; 1 3 , Balaguer, C o r u n a , Castellò y G r a u s ; 21 , L é -
r i d a , Cervera, Barcelona, Tamarite de Litera, Alcañiz y Tremp.

' C ó m p u t o c d e s í á s t í c o . — A u r e o n ú m e r o 1 2 . — E p a c t a I. —Ciclo solar 6 . —


Indicción romana I. — L e t r a dominical E. — Del martirologio a.

V e l a c i o n e s . — Se abren el 7 de Enero y 21 de Abril. — Se cierran el 2 5 de F e -


b r e r o y 29 de Noviembre.

Tpi1»nnales. — Se abren el 2 de E n e r o , 26 de Febrero y 1 4 de Abril. — Se cier-


r a n el 22 de Febrero , 5 de Abril y 24 de Diciembre.

C u a t r o t é m p o r a s . — Las primeras son el 5 , 7 y 8 de Marzo. — Las s e g u n d a s


el 4 , 6 y 7 de Junio. — Las terceras el 1 7 , 19 y 20 de Setiembre. — Las cuartas el 17,.
19 y 20 d e Diciembre.

D i a s en q u e b a y obligación d e o i r m i s a y abstenerse tie o b r a »


serviles. — Todos los domingos del año. — El 1.° de Enero. L a Circuncisión del Se-
ñor. — El 6 de idem. La Adoración de los Santos Reyes. — El 23 de idem. San Ildefon-
so. {En el arzobispado de Toledo.) —"El 2 de Febrero. La Purificación de Nuestra Señora.
•—El 19 de Marzo. San José, esposo de Nuestra S e ñ o r a , patron de la cristiandad. — El
9 de Mayo. La Ascension del Señor. — El 18 de idem. San Isidro labrador. {En Madrid.)
— El 12 de Junio. Santísimo Corpus Christi. — El 29 de Junio. San Pedro y San Pablo.
—-El 25 de Julio. Santiago, apóstol, patron de España. — El 15 de Agosto. La Asun-
ción de Nuestra Señora. — El 8 de Setiembre. La Natividad de Nuestra Señora. — El 1

Biblioteca Nacional de Espaa


,de Noviembre. Todos los Santos. — El 8 de Diciembre. La Purísima Concepción. — El 25
de idem. La Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.

F i e s t a s mt>vlltlcs.—El Dulce Nombre de J e s u s , 19 de Enero. — Domingo d e


Septuagésima, 9 de F e b r e r o . — D o m i n g o de Sexagésima, 16 de Febrero. — Domingo de
Quincuagésima, 23 de Febrero. — Miércoles de Ceniza, 26 de Febrero. — Domingo de
Pasión, 30 de M a r z o . — V i e r n e s de Dolores, 4 de Abril. — Domingo de R a m o s , 6 d e
Abril. — Domingo de Pascua d e Resurrección, 13 d e Abril. — Domingo de Cuasimodo,
20 d e Abril. — Patrocinio de San José, i de Mayo. — Ascensión del Señor, 22 de Mayo.
— Pascua de Pentecostés, 1." de Junio. — La Santísima T r i n i d a d , 8 de Junio. — Santí-
.simo Corpus-Christi, 12 d e Junio. — San J o a q u í n , P a d r e d e Nuestra S e ñ o r a , 17 d e
Agosto. — El Dulce n o m b r e de María, 1 4 de Setiembre. — Dolores gloriosos de María
S a n t í s i m a , 21 de Setiembre. — Nuestra Señora del Rosario, 5 de Octubre. — El Patro-
.cinio de Nuestra Señora , 9 d e Noviembre. — Primer Domingo d e Adviento , 30 d e No-
viembre.

Flcstits s u p r i m i d a s . — Los dias segundo y tercero de las Pascuas d e Resur-


i-eccion, Pentecostés y Navidad. — El 24 de Febrero. San Matías, apóstol. — E I 1 . ° d e
Mayo. San Felipe y Santiago, apóstoles. — El 3 de Mayo. La invención de la Santa Cruz.
— El 13 de Junio. San Antonio de Padua. — El 24 de Junio. San J u a n Bautista. — El 26
de Julio. Santa Ana. — E l 1 O de Agosto. San Lorenzo. -—El 24 de Agosto. San Bartolo-
m é , apóstol. — El 21 d e Setiembre. San Mateo, apóstol. — El 29 d e Setiembre. San Mi-
guel A r c á n g e l . — El 28 d e Octubre. San Simon y San J u d a s , apóstoles. — El 15 de No-
viembre. San Eugenio. Fíjase perpetuamente en el domingo siguiente p a r a el arzobis-
pado de Toledo, cuando el 15 n o fuera d o m i n g o . — E l 30 de Noviembre. San Andrés,
apóstol. — El 21 de Diciembre. Santo T o m a s , a p ó s t o l . — E l 28 de Diciembre. Los Santos
Inocentes. — El 31 de Diciembre. San Silvestre.

A d v e r t e n c i a importante.

La Sagrada penitenciaría de Roma, en 13 de Febrero de 1862 , declaró q u e los espa-


ñoles que tienen la Bula de Cruzada y el indulto cuadragesimal pueden licitamente comer
carne y pescado en una misma comida los viernes en que no haya obligación de ayunar, y •
en los dias de simple abstinencia del año, exceptuando únicamente los domingos de Cuares-
ma, y en 16 d e Setiembre de 1867 declaró : 1.°, Que esta concesión es auténtica; 2.°, Que
se extiende ú toda España; y 3.°, Que no es necesario la comunique el Comisario general
de la Santa Cruzada. Así es q u e es evidente q u e los q u e tienen la Bula pueden promis-
cuar en los dias q u e no sean de a y u n o , á excepción de ios domingos de Cuaresma.

Biblioteca Nacional de Espaa


E N S E Ñ A N Z A DE LAS ARTES INDUSTRIALES.

s un hecho indudable que la fortuna pública de un país crece


ea razón directa de su industria, la cual á su vez pide á la cien-
cia los procedimientos de fabricación, y al arte la forma que
revisten sus objetos. El valor de un objeto fabricado puede, en efecto, considerarse
ó por la utilidad que nos procura ó por el placer que nos causa, y aunque pudiera
en cierta manera sostenerse que el único fin á que debe tender el trabajo es la utili-
dad , con todo eso, necesario es reconocer que en todos tiempos ha habido y habrá
infinidad de objetos supérfluos, considerados como verdaderas necesidades. De esto
resulta que una nación en la cual la instrucción pública se dirija á desenvolver el ta-
lento del productor y el gusto del consumidor, conseguirá por esta causa elevar en
la misma proporción el nivel de su industria y la importancia de su comercio.
Atenas, Venecia, Florencia, y en nuestra patria, Toledo, Sevilla, Barcelona y a l -
gunas otras ciudades industriales, debieron sus antiguas riquezas, su gloria y poderío
al extraordinario desarrollo de las artes y la industria. Ademas de estas considera-
ciones tomadas del orden material, hay otra moral, y por consiguiente, de más ele-
vada y trascendental importancia. El estudio de las obras maestras de arte, como el
de las obras literarias , da por resultado elevar el corazón del hombre al mismo tiem-
po que desarrolla su inteligencia. Pero el obrero que vive del trabajo de sus manos,
no tiene tiempo de leer y meditar en los libros, mientras que siempre puede ver y
meditar las grandes obras artísticas que impresionan vivamente su espíritu. Los
ideólogos y optimistas, que sueñan con dar al obrero una instrucción semejante á l a
que reciben las clases m.edias, acarician una utopia que en la práctica se estrellará
siempre contra la desigualdad de la condición humana. Pedir instrucción idéntica
para todos los ciudadanos, es desear un absurdo; no es la semejanza, sino la equi-
valencia lo que hay que buscar. A los que no pueden leer á Virgilio, procúrese que
comprendan á Rafael, porque la primera condición para gustar el lenguaje de las
formas, es saber en qué consiste una forma. Bajo este punto de vista, el estudio ele-
mental del dibujo tiene para el aprendiz, destinado á ser obrero ó manufacturero,

Biblioteca Nacional de Espaa


una imporlancia análoga á la de los estudios literarios para el colegial destinado á ser
abogado ó funcionario público. El dibujo es una lengua que, lo mismo que ia len-
gua hablada, es capaz de traducir, á la par que las más altas concepciones del espí-
ritu humano, las necesidades más apremiantes de la industria, y en este concepto
tiene derecho á ser incluido en la instrucción primaria juntamente con la lectura,
escritura y aritmética.
Tiempo es ya de que en España se acoja con entusiasmo y se practique con efica-
cia la generosa idea de reformar el gusto, vulgarizando el conocimiento del dibujo é
invitando á las clases todas de la sociedad á participar del inestimable goce de lo
bello. Preciso es para alcanzar tan noble propósito que gobernantes y gobernados,
industriales y aficionados, rivalicen en celo y en sacrificios, y lo que aun es mejor,
que unan sus esfuerzos, como se ha hecho en Viena, donde se ha formado una so-
ciedad privada para aumentar los recursos á las escuelas industriales.
En todas partes se estudia y trabaja en el adelantamiento de la enseñanza indus- '
trial : los que no pueden rematar el edilicio del primer golpe, procuran el perfec-
cionamiento de una de sus partes. A falta de originales se ofrecen al público vacia-
dos y fotografías. En la mayor parte de los lugares de importancia se funda el mu-
seo antes que la escuela, y en otras precede la instalación menos costosa de las es-
cuelas á la de los museos. Difiere el método, pero no la voluntad.
Los museos industriales forman , por decirlo asi, toda una escala social, desde ei
magnífico museo de South Kensington, en Londres, el primer establecimiento de
este género, con su escuela adjunta, y los museos austriaco y berlinés, que le siguen,
hasta los modestos de casi todas las ciudades de la Alemania del Sur.
Sabida es la causa que impulsó á Inglaterra á fundar el ya célebre museo de Ken-
sington y los maravillosos y rápidos electos que éste ha producido. La Exposición
universal de 1851 mostró á aquella poderosa nación que sus productos manufactura-
dos, superiores en unos puntos á los del mundo entero, eran bien inferiores relativa-
mente en gracia y buen gusto á los franceses y á los de otras naciones. Preocupóse
vivamente la opinion pública de aquella gran nación de esta inferioridad , y habien-
do estudiado las causas que la producían, vinose en conocimiento que éstas con-
sistían principalmente en la diversa manera de enseñar el dibujo en ambos países y
en la extensa aplicación que de él se hacia en Francia para las artes industriales. No
tardó en ponerse pronto y eficaz remedio, y entre los varios que se plantearon, n i n -
guno produjo mejores resultados que la creación del gran museo de South Ken-
sington, donde ala vez que se han reunido, ya originales, ya reproducidas, todas
las maravillas artísticasé industriales, antiguas y modernas, que se conocen, asiste
por las noches á sus cátedras de dibujo, física, química é historia del arte, numeroso
auditorio, en su mayor parte compuesto de obreros, explicándose ademas por distin-
guidas especialidades cursos sobre los diversos ramos dc la industria y ornamen-
tación.
Tan trascendentídes han sido las consecuencias de la creación y buen régimen de
este importante establecimiento público, el primero hoy entre todos los de su clase,
que la prensa inglesa manifiesta con justa satisfacción el increíble desarrollo adqui-
rido por la industria inglesa desdóla instalación de este museo. Mr. Schvvabe refiere
que en -1866 exportó Inglaterra diez y seis millones de faïences y de porcelana más
que en 18S5 ; diez y ocho millones de tapicería más que en 1838, y que en diez años,
ia exportación ha aumentado cerca de trescientos cincui'-nta miüones.

Biblioteca Nacional de Espaa


Otro ejemplo más reciente podemos citar todavía. Nos referimos á la creación del
Metropolitan Musmm of art de New-York. Y porque se vea la prontitud con que en
ciertos países se resuelven las cuestiones que atañen á la industria y prosperidad na-
cional, referiremos brevemente la formación de este nuevo museo de artes. En 23
«le Noviembre de 1869 se votó, por acuerdo de varios particulares que habian visi-
tado el de Kensington y apreciado su utilidad, la constitución provisional del de New
York ; en 31 del mismo mes celebró la Sociedad su primera reunion, y nombró una
comisión ejecutiva compuesta de diez y seis miembros á fm de obtener del Estado
la existencia legal y la facultad de obrar como persona civil, y al mismo tiempo pre-
sentar un plan para la mejor organización del museo que so trataba de establecer.
No perdió esta Comisión un solo instante, y el día 13 de Abril de 1870 el Senado y
Asamblea legislativa del Estado de New-York sancionaron la constitución de aquella
sociedad, cuyo objeto es crear un museo y biblioteca de bellas artes y de su apli-
cación á la industria, favoreciendo la difusión del conocimiento general del arte y
popularizando los medios de instrucción.
La enseñanza de las artes industriales no es ya sólo una cuestión de estética, sino
que ha tomado las proporciones de una cuestión social. Y no solamente los gobier-
nos, mas también los particulares, fundan por todas partes sociedades encargadas de
velar por el progreso de la industria y por el desarrollo intelectual de los obreros, á
fin de tener ésta al corriente de los descubrimientos científicos y de combatir la r u -
tina. Estos trabajos se han relacionado, como no podía menos de suceder, dado el
actual estado del problema sqcial, con la cuestión del trabajo de las mujeres, y se
han creado para ellas: en Viena, una escuela de dibujo; en Bohemia, doce talleres
modelos de bordado; en Munich, una escuela artística para las jóvenes; en Stutt-
gard, una escuelade pintura, y en Beriin, una academia de dibujo , y en el museo
una clase especial para señoras sobre la historia del arte.
A pesar de este gran movimiento, los medios especiales empleados para reformar
las artes industriales son varios, sin que hasta ahora la experiencia se haya inclina-
do á uno con pi-eferencia á otro. Decídense unos por el dibujo copiado del modelo
gráfico, otros por el do vaciados y reproducciones; quiénes prefieren que el estudio
de la naturaleza preceda al del antiguo ; quiénes encuentran ventajoso el sistema de
lineas cruzadas para formar las sombras y el campo en el dibujo, y lo mismo pudiera
añadirse de otras varias particularidades.
Dos tendencias, sin embargo, van cada dia adquiriendo mayor firmeza, la de en-
señar simultáneamente el dibujo y el modelado, y la de adoptar sin reserva el m é -
todo gráfico recomendado por el Congreso internacional de París. El dibujo del mo-
delado exige, en efecto, atención más prolongada, trabajo más inteligente, vista más
segura; desenvuelve el sentimiento de la corrección do las formas mucho más que el
dibujo hecho exclusivamente con arreglo al modelo gráfico, que, como procedi-
miento más maquinal, no exige originalidad y es insuficiente en la práctica.
De todos modos, aunquclos medios sean todavía inciertos, los resultados van sien-
do seguros, y no hay duda de que se marcha decididamente á la conquista de ese bien
tanto tiempo desconocido, del buen gusto. La prosperidad de la industria española
exige imperiosamente que se faciliten á nuestros operarios los varios recursos auxi-
liares que el arte y la ciencia ofrecen para el adelanto de la fabricación y coltura de
las bellas formas. Mucho creemos ha de contribuir, sobre todo á este último fin, el
Museo Arqueológico Nacional, inaugurado en esta córte el 9 de Julio del año pasado,

Biblioteca Nacional de Espaa


á juzgar por la justa predilección con que es atendido por el Gobierno, por las esco-
gidas colecciones artísticas que en el corto tiempo que lleva de existencia ha atesora-
d o , por el gran número de personas de todas las clases sociales que diariamente le
visitan, y por los muchos artistas que á él acuden á inspirarse en los antiguos y bellí-
simos motivos de decoración, ya griegos, ya visigodos, ora árabes, ora moriscos,
asiáticos ó americanos. Esto no obstante, es preciso que esta cultura de lo bello en
lo útil se difunda por todos los ángulos de la península por medio de museos provin-
ciales , y sobre todo, que al lado del modelo esté siempre la explicación oral y escrita,
es decir, la cátedra y el libro. Sólo de esta suerte podrá desenvolverse la industria
nacional, hoy en decadencia, y figurar, como debe, en primer lugar en las Exposicio-
nes, sin tener que mendigar en los mercados extranjeros objetos, cuyos primeros
productos se exportan de España para ir á enriquecer otras naciones, con mengua y
desdoro de la prosperidad nacional y de la industria española.
A . RODRÍGUEZ VILLA.

MÁQUINAS P A R A T R A B A J A R LA MADERA.

Q N tantos y tan notables los progresos efectuados en estos últi-


mos años en las máquinas de trabajar la madera, que han con-
tribuido en gran parte á mejorar y abaratar los numerosos o b -
jetos de este material que se emplean en la construcción y en las artes. Casi todas
las operaciones que antes se hacían con sencillas herramientas y á fuerza de brazo
del obrero, se ejecutan hoy mecánicamente, empleando como fuerza motriz el vapor
ó el agua, obteniéndose de este modo labores más perfectas y acabadas, y destinando
al hombre á su verdadero fin en la producción, cual esla vigilancia de las máquinas,
en la que ocupa más su intehgencia que su fuerza muscular.
En nuestro pais van introduciéndose, aunque lentamente, las máquinas destinadas
á trabajar la madera, que están sancionadas sobradamente por la práctica en los
países que nos preceden en adelantos industriales. Creemos, p u e s , ser útiles á m u -
chos de nuestros lectores dándoles una ligera idea de algunas máquinas-herramien-
tas , ó más bien presentando los dibujos de éstas, pues dice más una lámina al t r a -
tarse de máquinas que cuantas descripciones minuciosas se hagan de éstas. Casi t o -
das las que presentamos proceden de los acreditados talleres de Mr. Arbey, fabrican-
te de París, que es una especialidad en la materia.

Biblioteca Nacional de Espaa


Entre las máquinas-herramientas destinadas á trabajar la madera, son conocidas
hace más tiempo las dedicadas al aserrío de la misma, por lo que comenzaremos por
ellas. Lafigura 1 representa una sierra alternativa y vertical de varias láminas; des-

tinada á los maderos en bruto. La biela que está al frente y en primer término mueve
una palanca que hace girar á una rueda de trinquete, indicada también en primer
término ; esta rueda sirve para hacer avanzar el carro en que se halla sólidamente
lijo el madero. La biela que hay en el fondo unida al volante sirve para trasmitir
el movimiento alternativo á las láminas de la sierra, que se mueven en un montante
vertical. La correa señalada en el dibujo trasmite la fuerza motriz desde el árbol ge-
neral de la fábrica ; esta correa se apoya sobre una polea para la trasmisión, y es fácil
hacerla correrse á otra inmediata llamada loca, en cuyo caso no ejerce acción alguna
sobre la máquina, y ésta, por lo tanto, se para.
La figura •¿.^ es otra sierra para maderos sin desbastar, pero de una sola hoja sm
fin, esto es, de una lámina de acero dentada, que forma una cinta y que tiene un
movimiento muy rápido y continuo. El carro en que se apoya el madero puede mo-
verse á mano ó mecánicamente. .

Biblioteca Nacional de Espaa


La figura o." se refiere á una sierra circular trasportable en un carro, y útilísima,
por lo tanto, para llevarla á un bosque que se desea niaderar.

JliP

Biblioteca Nacional de Espaa


La figura i.' representa ia misma m.áquina en a c ñ o n . El árbol sin desbastar se
apoya en unos rodillos para que su arrastre sea m á s f á c i l , mientras que la sierra cir-
cular, movida á gran velocidad, va introduciéndosí en é l . La correa que va en p r i -
mer término trasmito la fuerza motriz desde una
máquina de vapor locomóvil. Las ruedas del carro
de la figura o." quedan retiradas mientras ésta
f u n c i o n a , y de aqui su ausencia en la figura4.' , i

Biblioteca Nacional de Espaa


La figura 5.° indica una áierra vertical de varias láminas, cuya trasmisión de
movimento y órganos principales están al exterior, mientras que en el caso de la
figura 1." era preciso colocarlos en un foso ó subterráneo. Los maderos sobre ,que
opera esta sierra exigen tener tres de sus caras labradas, puesto que el medio de em­
pujar al madero consiste en tres cilindros de fricción, dos verticales y laterales al
mismo, y uno horizontal é inferior.
La figura 6." representa una sierra sin fin con un tablero,'en el que se mueve á
mano la tabla que se trata de serrar, haciendo que la hoja de la máquina siga unjtra-
zado hecho sobre la tabla, cual conviene en muclios casos.

FIGURA 6.'^

Biblioteca Nacional de Espaa


La figura 7.^ es u n a m á q u i n a análoga, p e r o en la q u e p u e d e m o v e r s e á m a n o á
M e c á n i c a m e n t e la h o j a , la dual tiene u n m o v i m i e n t o alternativo r e g u l a d o p o r un
c o n t r a p e s o : el tipo de la figura es p a r a m o v e r s e c o n pedal.

Biblioteca Nacional de Espaa


La figura 8^ se refiera á una sierra circular, de distinto canstructor quj las a n t e ­
riores, pues aquéllas se deben á Arbej-, y ésta á Ruston, fabricante inglés. Por lo de-
mas, su uso se comprende con sólo examinar la figura, en la qué el mecanismo si­
tuado á la izquierda indica el aparato necesario para mover I i madera que se trata
de serrar.

Antes de terminar lo relativo asierras presentaremos una máquina auxiliar (figu­


ra 9.'), destinada á afilar las hojas de las sierras sin fin, y que consta de un larguero
con dos poleas, por cuyo medióse pone tirante la hoja y se puede afilar luego la cinta.
Por último, la figura 10 manifiesta una sierra alternativa de una sola hoja y da

Biblioteca Nacional de Espaa


ballesta ó resorte, la cual puede moverse mecánicamente, que es como se indica en
la figura, y aun con las solas fuerzas de un operario.
No daremos tantos tipos de las diversas máquinas destinadas al trabajo en general
de la madera como los que hemos i n ­
dicado para el aserrío de la misma,
por ser estala principal operación. Ci­
taremos , sin embargo, los principa­
les , refiriéndonos en general á los del
constructor Arbey, ya citado.
Una de las operaciones más impor­
tantes del trabajo de la madera, si
bien sólo i'cservada para los grandes
talleres, es la del cepillado mecánico
de las caras, ya sea de los maderos,
va de lüs tablas.

Biblioteca Nacional de Espaa


Consisten generalmente estas máquinas en un carro análogo al que hemos citado
en algunas sierras, el cual arrastra despacio y continuamente la pieza que se trata de
cepillar. Sobre una de las caras de esta obra á grandísima velocidad una herramienta,
cuyo corte transversal está indicado en la figura 11, la cual consta de cuatro láminas
de acero muy bien templado, cuyos extremos distan desigualmente del centro y a r -
rancan pequeñas virutas en el sentido que indica la figura, la cual muestra ademas
tres cilindros de los destinados á dirigir la pieza que se cepilla. Hay máquinas m o -
dernas que ejecutan la labor por dos ó más caras con útiles análogos al indicado.
La figura 12 hace relación á una máquina destinada á trabajar los radios de las
ruedas y las maderas de diversas formas dado un patrón , al cual se acomoda u n a
pieza de la máquina miéntras'que el útil de la misma va efectuando la labor sobre
la madera en que se aprovecha.
Cuando se trata de ejecutar molduras en pnríes r.^ctas ó curvas, puede usarse la

FlGUR.Í 13. i

máquina que manifiesta la figura 13. Consta de una herramienta que gira á gran ve-
locidad, movida directamente por una correa, según indica el^dibujo. Para hacer su-

Biblioteca Nacional de Espaa


l'ir ó bajar el útil, que está en la parte superior, no hay más que dar vueltas al m a -
nubrio de la figura, lo que no estorba al movimiento circular de la herramienta, por
gran longitud de la polea á que se aplica la correa.
Muchas y muy numerosas son las máquinas que se emplean para hacer cajas ó
inortajas y para taladrar la madera, pero entre todas ellas nos limitaremos sólo á dos
tipos, indicados en las figuras 14 y 15. El primero hace girar su útil vertical, el cual
se acerca á mano por medio de una palanca superior indicada en el dibujo, al car-
el cual á su vez tiene movimiento en dos sentidos perpendiculares. Haciendo,
pues, bajar.la herramienta y moviendo el carro convenientemente se ejecuta una
caja ó hueco de la forma que se desee : si el carro está fijo, se obtiene simplemente

FiGCIVA 14.

un taladro cilindrico. La máquina correspondiente á la figura 15 es más sencilla,


aunque parecida á la anterior; la herramienta avanza horizontalmente, el carro tie-
ne un movimiento vertical, ó bien circular, al rededor de la chaveta indicada á la
izquierda de la figura, lo cual permite efectuar cajas curvas, ^¿¿¡al^

Biblioteca Nacional de Espaa


Las máquinas de hace!' ìas espigas son parecidas á las de cepillar, aunque á v e c e s
pueden emplearse las últimamente citadas. Pasando ahora á los tornos destinados al
trabajo de la madera, damos en la figura 46 uno m u y completo, destinado á hacer
roscas de pasos diversos, pai'a lo que tiene un sistema de ruedas de engranaje y u n
carro o porta-útil de dos movimientos. Puede también aplicarse este torno á toda cla-
se de labores, por delicadas que sean.

F i e r a A IG.

Biblioteca Nacional de Espaa


Biblioteca Nacional de Espaa Fi-riii П.
Por Último, la figura 17 representa un torno de pedal con todas sus herramientas
para tornear piezas de diversas formas, como lo son desde los números 1 á 12; la ter-
raja para tornillos núm. 13, la de tuercas núm. 14, y las herramientas para grandes
superficies números 1 5 , 1 6 y 17, La pieza de madera se sujeta en el mandril indicado
á la izquierda, auxiliándose de la punta señalada á la derecha.
Nos limitamos á lo dicho para dar una ligera idea de las máquinas-herramien-
tas dedicadas al trabajo de la madera , dejando á un lado las especiales destina-
das á ciertas labores, como, por ejemplo, la de hacer las cuñas para sujetar los
rails de los ferro-carriles, la de despedazar las maderas para la tintura, y otras
muchas que hay, que nos obligarían á salir de los límites que nos hemos pres-
crito.
ANDRÉS Cuvf MUGIÑO.

LA COLECCIÓN DE ESTAMPASE
D E L A

B I B L I O T E C A D E L MONASTERIO D E S A N LORENZO,,

la biblioteca del monasterio del Escorial hay un armario que


.contiene estampas, dibujos originales y algunos devocionarios con
! pinturas. La colección de estampas es pequeña, pues no llega á siete
; mil el número de las que contiene. Todas son de grabadores del si-
íí\q x v i , época en que debieron adquirirse y colocarse en la forma deplorable en que
hoy se encuentran y que no hay manera de mejorar. Están las estampas encuader-
nadas, en forma de libro algunas, y las más, pegadas en toda su extensión en las h o -
jas de libros de papel blanco. No se tuvo en cuenta el tamaño de las láminas, y si
son grandes, están cortadas ó dobladas por varias partes; si son chicas, para poder
pegar dos ó más en una hoja, se las ha recortado el margen, el patron y el letrero ó
la estampa, muchas "veces; por esto dije que el mal no tenía remedio. No están cla-
sificadas de ningún modo, y alguno que otro tomo tiene al principio una especie de
índice, que por la letra parece haber sido hecho por algún aficionado del pasado siglo,
qug denota no era menos ignorante en la materia que el primitivo coleccionador,
pues confunde con la Magdalena á la Psiquis trasportada por Céfiro, que pintó Rafael
en el palacio de la Farnesina, y otros disparates por el estilo, que á lo grandes re-^

Biblioteca Nacional de Espaa


unen lo frecuentes. A pesar de conocei'se haber sido muy consultadas estas estam- '
Pas, son pocas y de poco interés las que faltan, circunstancia muy de notar sise
atiende á que en los indices é inventarios están anotadas de este modo : cUn libro
con ciento ochenta y nueve estampas, sagradas y profanas, de diferentes autores»;
sin más detalles para ninguno de los libros, que los correspondientes á la indicación
del estante y pluteo en que pueden encontrarse.
Hechas estas indicaciones prehminares, que en ninguna manera son imputables
ni arlos actuales bibhotecarios ni á otros, sino á los primitivos, excusables á su vez
por la poca afición que siempre hubo en España á estos estudios artísticos, voy á dar
i''izon de lo más importante que en esta colección de estampas se contiene:
Primeramente daré una idea general, libro por libro, y después haré el estudio
<le estampas y autores determinados con la brevedad que exige un articulo de este
A Imanaqne.
El libro primero del pluteo primero, señalado en los índices con las marcas — —
j — N." 1 , contiene 189 folios, de los cuales faltan dos, е Ш 1 y el 98. En su mayor
parte son estampas de escaso mérito, de devoción ; tal vez muestrarios de los editores
venecianos Bertelli, Nelli, Alesío y otros. Todas están grabadas en cobre á buril, y
la mayor parte son buenas pruebas, y si algunas no lo son, depende más de mala
estampación que del estado de la plancha. La estampa más notable es un San Juan
<ie Julio Campagnola.
A '
j — N.° 2. Contiene este libro treinta y nueve estampas, que representan vis-
tas de Roma, publicadas por Antonio Salamanca y Antonio Lafreri, grabadas por
Beatriceto, Bonasone y A. Veneciano. Dos de las estampas no son vistas, sino figu­
rines para trajes de máscara, dibujados por Rous.
Д
— — j — N.° 3 . Las cincuenta y una estampas que contiene este libro forman
6
nna obra que representa retratos de emperadores, reyes, principes y duques de la
casa de Austria, y sus mujeres y otros personajes que tienen con ellos relación de
parentesco. Este libro le dibujó Francisco Tercio Bergomati, pintor deD. Fernando,
archiduque de Austria, y le grabó en Viena Gaspar Patavino el año 1569. Este ejem-
plar, lujosamente estampado en hojas de pergamino , fué regalado á Felipe II por el
autor. El conocido erudito D. Manuel Zarco del Valle publicó, en su colección de
documentos para la Historia de arte en España, las cartas que Tercio dirigió al Rey
con este motivo.
Está el libro dividido en cinco partes, dedicadas respectivamente al emperador Ma-
ximiliano II; D. Fernando, archiduque de Austria ; D. Carlos, archiduque de Aus-
tria; Felipe I I , de España, y á la emperatriz María, mujer de Maximiliano II. Es
obra muy notable.
A "
j — N.° 4. Este hbro es otro ejemplar del anterior, estampado en papel. Tie-
G
ile cincuenta y seis hojas. Faltan las páginas 28 y 2 9 , que debian ser los retratos de
•Felipe 1 de España y de Maximiliano 1, emperador de Alemania. Carece de las por-
tadas de las partes 2.« y 3." ; pero tiene una anteportada, que no está en el ejemplar
en vítela, y las portadas de las parles i.^, 4.° y tienen las tres dedicatorias al
archiduque D. Fernando. Contiene diez retratos de reinas y emperatrices, que no es-
3

Biblioteca Nacional de Espaa


—и —
tan en el ejemplar en vitela, y concluye con un final grabado en 1 5 7 3 , que tampoco
tiene aquél.
— j — N . " S. Este libro es una obra completa escrita en latin por Jacobo Strada
y publicada en Zurich en 1589 por Andrés Gesner ; tiene 124 hojas, y en 1 1 8 de ellas
hay retratos de los emperadores romanos y ios emperadores de Alemania hasta C a r ­
los V, todos ellos adornados con orlas grabadas en madera, así como los retratos ;
adornan también la obra algunos adornos adamasquinados, grabados p o r P . Floetner.
A '
j — N . ° 6. Son dos ejemplares del Epítome de anatomía de Andrés Vesalio,.
e
impreso en Basilea en 1542. Contiene una portada grabada que representa un anfi­
teatro de escuela de medicina durante la lección; el retrato de Andrés Vesalio y v a ­
rias figuras anatómicas artificiosamente dispuestas en diferentes piezas ajustadas con
hilos para poder mostrar las partes más internas. Todos los grabados lo están en ma­
dera por los dibujos de Juan de Calcar. Uno de los ejemplares está impreso en per­
gamino y el otro en papel.
Д
j —N.° 7 . Componen este libro 60 páginas, de las que falta la 1." En su t o -
e
talidad están grabadas en cobre á buril, por Marco Antonio y otros grabadores de su
escuela. Son los más notables, la Degollación de los Inocentes y el triunfo de Gala-
tea, de Rafael; el Cristo azotado por los sayones, de Sebastian del Piombo, y el
Cartón de Pisa, de Miguel Ángel ; grabados todos por M. Antonio.
— — j —N.° 8. De las doscientas treinta hojas que tiene este libro , faltan lasse-
e
ñaladas con las páginas 3 , 9 1 , 1 3 7 y 1 7 7 , y está equivocada la paginación, que pasa
del nùmero 100 al H l , de modo que desquitando estas estampas, y aumentando la
portada, que no está numerada, y el núm. 1 2 , que está duplicado, quedan en reali-
dad doscientas diez y ocho estampas. Son los asuntos, antigüedades de Roma y vis- "
tas de la misma ciudad, como se encontraba en el siglo xvi. Entre otras notables
cosas, se ve la colección de vasos antiguos grabados por Eneas Vico ; retratos de e m -
peradores romanos, estatuas y bajos relieves grabados por Ы. Antonio , Bautista y
Diana Mantuano, Julio Bonassone, Natalis Bonifacio, Tempesta, Brambilla y otros
grabadores de la escuela romana, y publicadas por los editores Salamanca, Ducheíi,
Lafreri, Van Aelst, Gratíano, etc. Tiene este libro dos índices manuscritos, uno al
final en latin, y otro al principio, que es la traducción de aquél, en castellano; por
ellos puede verse que las estampas que faltan son : pág. 3 , el Capitolio antiguo; pá­
gina 9 1 , tres cariátides; pág. 1 3 7 , hojas sacadas de chapiteles de columnas; pági­
na 1 7 7 , el Juicio Final, de Miguel Ángel. Menos esta última, de las demás hay i'e-
peticiones en otros libros de esta colección.
A
j —N." 9. Aunque no tuviera este libro más que los diez grabados de Andrés
6
Mategna que tiene, sería muy interesante ; dejo el describirlos para más adelante.
Contiene ademas algunos grabados en madera con tres planchas, imitando los d i ­
bujos lavados, género que llamaban eamafeo, y que están ejecutados por Antonio
da Trenta y Ugo da Carpo, por dibujos de Rafael y Parraesano. Hállase también en -
este libro una buena prueba del martirio de San Lorenzo de Baccio Bandiuelli, gra­
bado por M. Antonio, y algunos grabados al agua fuerte y buril de Antonio Fantuci,

Biblioteca Nacional de Espaa


— S o -
por dibujos de Rous, Primatice y otros artistas de los que trabajaron en Fontaino-
bleau. Son entre todos ciento catorce foüos, de los que faltan el 13 y el 18.
^ —i—N." 10. Noventa y nueve páginas componen este libro; faltan las corres-
pendientes á los números 1 9 , 82 y i 4 , que representaban respectivamente el arco de
Tito Vespasiano, la estatua del Hércules Farnesio y el teatro Marcelo, según el ín-
dice manuscrito en latin que hay al comienzo del libro. Contiene éste vistas de ediü-
cios y antigüedades de Roma, grabadas por Beatriceto, Jacobo Bosioy Bonifacio
Natalis. La mayor parte están publicadas por el editor Lafreri, y algunas pocas por
Salamanca. Muchas de estas estampas están repetidas en otros tomos de esta co-
lección.

j — N.° M. Cien páginas componen este libro, á las que siguen sesenta y ocho
bojas en blanco. Debo advertir que ningún tomo está paginado más que por una sola
cara de cada hoja, aunque sucede en muchos lo que en éste, que tienen estampas
pegadas por ambos lados en muchas hojas. Falta la pág. 44. Los más de los graba-
dos son de asuntos mitológicos ó profanos; está repetida la colección de vasos anti-
guos de Eneas Vico, y completada con algunos más de Agustín Veneciano, de estos
mismos artistas y de M. Antonio y Giorgio Mantuano ; hay otras obras sacadas de
dibujos y cuadros de Rafael, M. Ángel, Primatice, Lúeas, Penni y B. Bandinelli.
También hav dos grabados en camafeo do Ugo da Carpo, algunas obras de A. Fan-
tuzi, estamp'as flamencas que representan diosas, dibujadas por Francisco Floris , y
cacerías por Juan Stradano ; y finalmente, cuatro curiosas estampas de Brueghel, de
ias que hablaré cuando lo haga de otras muchas que aun hemos de encontrar en
esta colección.
— j — N." 12. Tiene esíe Hbro ISO folios y no falta ninguno. En los folios H ,
^S, 2 1 , 42, S6, S7, y desde el 92 hasta el final hay estampas pegadas en el a n -
verso y reverso de cada hoja, y en muchas de ellas dos estampas por cada lado. Los '
grabadores son Bonasone, M. Antonio, A. Veneciano, Suavio y algún otro; repro-
duciendo dibujos ó cuadros de Rafael, M. Ángel, los Zuccaros, etc. La Degollación
de los Inocentes que hay en este tomo es mejor prueba que la que á^tes indique.
Ugo da Carpo tiene tres grabados en camafeo sacados de cuadros de Rafael; y de au-
tores flamencos y holandeses se ven dos estampas grabadas por dibujos de Jerónimo
bosco ; ocho que representan las Virtudes, por Brueghel; las Sibilas, por Antonio
Bloclandt; Vida de Cristo y Actas de los apóstoles, por Martin de Vos; historias del
Hijo pródigo y de Daniel,'y los Tres Estados , por Martin Hemskerck, grabados por
b s Sadler,' Galle, Wierix, Cock, etc.
Dos de las piezas más interesantes de Lúeas de Leyden, el Jesus presentado al pue-
blo, y el Cristo crucificado entre los ladrones, estampas que contienen multitud da
figuras, son desgraciadamente dos pruebas publicadas por Martin Pietri, cuando ya
la plancha estaba completamente inservible. Finalmente termina este libro con 25
grabados en madera de Alberto Durerò, que no detallo ahora porque he de dar lue-
go lista de los principales grabados de los principales artistas.

j —N.° 13. Aunque tiene este libro doscientas cincuenta páginas, como hay
cinco repetidas, resultan doscientas cincuenta y cinco, á las que siguen algunas ho-

Biblioteca Nacional de Espaa


jas en blanco. Son todas las estampas de asuntos del Nuevo Testamento, y la m a -
yor parte de Hemskerck, Floris, etc. Hay un grabado de Lúeas de Leyden, y otro
sacado de dibujo suyo; de Bruegbel, la colección de las Virtudes teologales, la Pa-
rábola de las vírgenes , las tentaciones de San Antonio y la colección de los Pecados
capitales; una colección que representa las artes liberales es de Floris, y una sacra
familia grabada en camafeo, por dibujo de Parraesano, es obra de Antonio de
Trenta.
A •
j —N.° 14. Doscientas diez páginas forman este libro, y se ven en él dos co-
6
lecciones de los meses del año; Las Cuatro Estaciones, por Bruegbel y Bol; El Hom-
bre perdido por el pecado y redimido por Cristo, Las Bienaventuranzas, I m mujer
fuerte de los proverbios de Salomon, Triunfos de vicios y virtudes, colecciones todas
dibujadas por Hemskerck, cacerías y animales, por Stradano y Marco Gerardo. Hay
también una buena estampa de Lúeas de Leyden, y algunas italianas por Beatriceto.
Los triunfos del emperador Carlos V, por Hemskerck, son notables por los asuntos,
por lá manera extraña como están tratados, y por las inscripciones en versos fran-
ceses y españoles que tienen impresos en el margen. Al principio de este libro hay
una especie de índice manuscrito. Falta la estampa núm. 40.
j — N.° 15. Contiene este libro trescientas cuarenta y seis páginas con estam-
e
pas todas de la escuela flamenca, dibujadas por M. de Vos, M. Hemskerck, Crispin
van Broeck y Miguel Coxie, y grabadas por los Sadler, Wierix, Muller y Jode. El
editor de todas ellas es Gerardo de Jode. Representan escenas del Antiguo Testa-
mento hasta la página 218, y de ésta en adelante del Nuevo. Son todas buenas p r u e -
b a s , y por excepción tienen margen.
— j — N.° 16.—Contiene este libro 347 estampas de la escuela flamenca. Felipe
Galle, Hemskerck, Jerónimo Groening, Egidio Quineto, y los paisajistas Griemer y
Hans Bol son los dibujantes de la mayor parte ; y Gaüe, Harman Muller, Wierix y Cor-
nelio de Hooche los grabadores. Son de estudio y aphcacion á la industria los modelos
de diferentes especies de pozos de Hans de Vriese ; muy curiosas, como todas las s u -
yas, algunas estampas de Bruegbel, y muy dignos de atención los paisajes de Bol.

A _ j _ N.° 1 7 . ~ Tiene este libro 225 folios y faltan el 176 y 177, y desde el 181 .
ai 188, ambos inclusive. Se ven en él estampas mitológicas y alegorías. Es muy nota-
ble, y está completa la Historia de Jason, dibujada por Leonardo de Thiri, y grabada
por Renato Boibin, en 1563, en París.
Las 32 estampas de la Historia de Psiquis, grabadas por A. Veneciano, por los
frescos que pintó Rafael en la Farnesina, son repetición de la misma colección que
se halla en el tomo j —N.° 7 ; pero áésta la falta la estampa núm. 7, y son ma-
e
las pruebas. La bada burlesca, de Bruegbel, La comida de carne y La comida de viernes,
del mismo autor; los Dos ciegos, de Jerónimo Bosco, algunos importantes grabados
de Lúeas de Leyden y de Alberto Duro, y muchos otros de Beatriceto, Leon Daven,.
Fantuzi y Suavio, hacen que este libro sea muy digno de estudio.
—- — i — N." 18.—Contiene este hbro 258 folios, con estampas de adorno. Desde

Biblioteca Nacional de Espaa


la página 1 á la 16 son grutescos sacados de las antigüedades de Roma. De la 17 á la
36 hojarascas con alegorías y figuras de niños, ninfas y sátiros entrelazados en ellas.
Los grabadores fueron Л. Veneciano y Julio Bonasone, y el editor A. Salamanca.
Son colecciones numeradas, y en éstas falta el núm. o. Desde la estampa 56 á la 40
son hojarascas por el estilo de las anteriores, pero más complicadas, publicadas tam-
bién por Salamanca, y numeradas las tres primeras. De la 41 á la o5 diferentes h o -
jarascas y composiciones de adorno. De la S6 á 7 1 , hojarascas, pinturas y adornos.
De la 72 á 85, trofeos publicados por Lafreri en 1350; están numeradas y faltan bas-
tantes de esta colección. El núm. 84 es un techo pompeyano. De la 85 á 104 son
cartelas y medallones adornados con figuras, frutas, etc.; están grabadas al agua
fuerte y buril por A. Fantuzi, y pertenecen al estilo que crearon enFontainebleaulos
artistas italianos que fueron á decorar aquel palacio. De la 105 á 134 el libro de las
emperatrices romanas, por Eneas Vico; no está completo. De la 155 á 162, términos
grabados por A. Veneciano, Julio Bonasone y Perjecouter en 1555, 1556 y 1558.
De la 163 á 201, detalles de arquitectura grabados por A. Veneciano, Perjecouter y
otros. De la 202 á 228, las colecciones de vasos antiguos, citadas en otros tomos, gra-
badas por Eneas Vico y A. Veneciano; y finalmente, desde la página 229 á la 238
siguen diversos y elegantes damasquinados y arabescos. He dado razón tan determi-
nada de este libro por el ínteres que puede tener para los lectores del Museo de la In-
dustria.

~ j _ N.° 19.—De las 270 páginas de este libro hay 50, que unas faltan y otras
no tienen ó no han tenido nunca estampas, y sería inútil que señalara aqui los r e s -
pectivos números. De los primeros grabados que se presentan en este libro es uno de
primer orden y en cobre, por Alberto Durerò ; representa á Adán y Eva, y está fir-
mado en 1504; más adelante está el lamoso San Jerónimo escribiendo, sentado de-
lante de una mesa, dentro de una habitación, firmado por Alberto en 1514. Hay tam-
bién algunos otros grabados del mismo autor; varios de Lúeas de Leyden, y graba-
dos italianos de la escuela de M. Antonio, entre otros uno de la Virgen del Pez-, del
Museo de Madrid. También abundan las estampas del interminable M. Hemskerck.
A '
~ i _ N.° 20.—Ciento sesenta fóhos con estampas mitológicas y de la historia
romana componen este libro, último del pluteo primero; faltan en él las páginas 19,
22, 54, 37 y 107. Un tercer ejemplar de la Historia de Psíquis, de Rafael, grabada por
A- "Veneciano, es lo primero que se encuentra; siguen algunos trabajos de Bonasone
y Beatriceto, y una colección muy apreciable ; dioses y diosas del paganismo, de Ja-
cobo Caralio. ü n precioso grabado de G. Montuano, hecho por dibujo de Lúeas Pen-
ni en 1556. Más adelante una curiosa obra de Eneas Vico, que representa El paso
del Elba por Carlos V, y los trabajos de Hércules, por Caralio, son lo más notable,
aunque no deja de haber otros muy apreciables de la escuela de Ы. Antonio.

El pluteo segundo contiene, con las marcas — jj — N.° 1 —, un manuscrito


griego.

jj _ N.« 2.—Dibujos originales de Tíbaldi, Carducho y Navarrete, lavados á


tinta de china y sepia y realzados con blanco, sobre papel azul, hechos para mode­
los de los bordados de las capas de coro. Son 52 dibujos.

Biblioteca Nacional de Espaa


A
— jj — N.° 3.—Heráldica general desde Noè hasta Carlos V. Tres tomos, folio
mayor, con muchos escudos de armas iluminados.
— jj — N.° 4.—Cuarenta dibujos originales por Tibaldi, etc., apaisados.

--jj — N.° S.—Libro de dibujos originales de monumentos y antigüedades de


Roma, por Francisco d'Olanda. Tiene S4 hojas y 1 1 3 dibujos, ejecutados á lápiz, á
pluma, á la aguada, etc. Es libro muy notable, del que los límites de este artículo me
impiden hacer una papeleta más extensa; pero pueden verse todas las noticias con-
cernientes á este libro en el tomo i de El Arte en España.

jj — 'N." 6.—Diez y ocho dibujos hechos á tinta de china, sobre vitela ; r e -


e
presentan monumentos de Roma, y tienen letreros explicativos en francés.
jj —N.° 7.—Dibujos originales de adornos, monumentos, estatuas y anti-
e
güedades de Roma ; son 7 3 folios. Obra de escaso mérito.
— jj — N.° 8.—Dibujos hechos á la tinta de china. Representan los relieves de
la columna Trajana. ¿Jerónimo Muoiano? Folio mayor apaisado.
A
jj — N.° 9.—Dibujos de arquitectura por Fray Eugenio de la Cruz en 1688.
e
Son 30 en vitela; y la verdad es que aunque gastaba lujo, dibujaba mal el fraile.
jj — N.° 10.—Este libro contiene papeles, en que están picados con aguja,
para ser estarcidos, muchos de los dibujos de Tibaldi, Carducho y Navarrete, que es-
tán en otros libros, y algunos más que no están. En el periódico El Arte en España^
tomos I y I I , se publicaron varios contornos sacados de estos originales.
Eu el pluteo tercero continúan las estampas, siendo por lo general tomos de menor
tamaño que los del pluteo primero.
jjj — N." 1 . —Contiene 204 estampas, que representan asuntos del Viejo
Testamento ; la mayor parte son de Martin Hemskerck, grabadas por Felipe Galle, y
repeticiones de estampas que están en otros tomos. Lo más interesante que encierra
son dos grabados de Lúeas de Leyden.
iij — N.° 2.—Tiene este libro 290 folios con estampas de la Historia Sagrada
e
y mitológicas, la mayor parte de Hemskerck, Floris y Crispin Van Broeck. Lo mejor y
más curioso son varias estampas de Jerónimo Rosco y Pedro Bruegbel, de las que más
adelante citaré los asuntos.
A
iij —N.° 5.—Doscientos once folios con estampas de paisajes, ruinas, m a -
6
riñas y peces componen este libro. Los autores de las más son Hemskerck y Bol ; los
peces son de H. Salviano. Hay algunas marinas de Bruegbel.
A
•— — iij — N.° 4.—Tiene este libro 1 7 7 folios, délos que faltan el 2 y 1 2 , desde el
1 2 7 al 1 5 9 , ambos inclusive, y el 1 3 3 . Contiene muchas estampas notables de los lia-

Biblioteca Nacional de Espaa


mados pequeños maestros; primeramente, una colección de oO grabados de Esteban
Houve, francés, conocido por Stephanus, que es el nombre latinizado con que firma-
ba; representan asuntos del Viejo Testamento; Alberto Altorfer tiene en este libro
otra colección de grabados en madera muy notables, y son 32 ; Aldegreber 7 estam-
pas, delicadamente grabadas en cobre, del Alfabeto de la muerte; Haus Sebal Beban
otras dos, también del mismo alfabeto ; de Suavio hay un apostolado y varias sibilas;
también se ven varias de Lúeas de Leyden y Alberto Durei'o, de César Reverdino, y
la sacra familia del Agnus Dei, cuyo original, atribuido á Rafael, está en el Museo de
Madrid, y el grabado es de Diana Mantuano. Es libro notable, en que abundan las
obras que estudiar, aunque casi todas son de tamaño muy pequeño.
A
~ iij — N.° S.—Ciento cuai'enta y cuatro folios componen este libro, y hay
on ellos estampas de paisaje, adorno y pájaros de las escuelas flamenca y francesa.
Los veinte paisajes con que empieza están adornados con figuras que representan pa-
sajes del Antiguo Testamento y parecen obra de Bol, así como otras colecciones que
se ven en este libro con figuras mitológicas. Son muy notables 24 paisajes inventa-
dos y grabados al agua fuerte y buril por Leonardo de Thiri, con figuras que repre-
sentan la historia de Calisto, la ninfa de Diana ; son muy interesantes también un gra-
bado de Lúeas de Leyden, fechado en 1510, que representa un vaquero, una mujer
con un cubo y tres vacas; y un precioso friso con adornos y pájaros, de lo más fino,
de Virgilio Solís; y concluye lo más notable del libro con unos preciosos grabados de
cacerías y otros de adornos imitando nielados, que hacen honor al francés Stepha-
nus. También es curiosa, por lo concienzudamente estudiados que están, la colección
de pájaros grabados por Nicolas NeUi.
^ — iij —N.° 6.—Libro de muestras de escritura, que contiene trozos de litera-
tura en diferentes idiomas para señalar las diferentes formas de letra de cada país,
por Clemente Perret á la edad de 15 años, en 1571.
A
• iij — N.° 7.—Treinta y tres estampas grabadas en cobre en 1558, que repre-
sentan trajes de diferentes naciones. Españoles 6, franceses 4, flamencos 4, alema-
nes 4, etiopes 2, epirotas 2, tártaros, turcos y otros orientales 8, y 3 más sin indica-
ción del pais á que pertenecen. Estos figurines están sacados de los que dibujó Ti-
ciano, y pubhcó, grabados en madera, César Vecelio en Venecia, aunque la colección
primitiva es mucho más numerosa. Estos grabados en cobre están también publica-
dos en Venecia.
iij — N.° 8. Colección de estampas muy medianas, inventadas por Antonio
Tempesta, y grabadas por F . Galle, C. Galle y Querubín Alberti, publicadas en Roma
en 1587 por Marcelo Clodio. Son 36, y representan la vida de San Bernardo.
iij — N.° 9.—Ciento nueve páginas, de las que falta la 78, comprende este
libro, у es notable por contener algunas estampas de Alberto Durerò y las contra-
pruebas de alguna de ellas, es decir, otras pruebas no tiradas con la plancha, sino con
una prueba fresca, lo cual produce su imagen invertida. La famosa estampa de la
J^Ielancolía, la no menos notable de Nemesis ó la gran Fortuna, y la del Hijo P r ó -
'^Що están originales y contrapruebas. Es notable también la colección de hazañas

Biblioteca Nacional de Espaa


de la familia de los Mediéis, dibujada por Juan Stradano, grabada por Enrique Golt-
zius у publicada por Felipe Galle en 1583.
— —iij—N.° 10.— Prontuario de diferentes clases de letras; 51 planchas por
6

Cornelio Teodoro Bousenio.


iij —N.° 11.—Antiguo у Nuevo Testamento, grabados en madera por Vir-
6
gilio Solís, publicado en Nuremberg en 1562. El Antiguo Testamento está expresa-
do en 103 grabados, y el Nuevo en 118, pero no corresponden al nombre del autor.
iij — N.° 12.—Modelos de letras y adornos caligráficos por Jacobo Boutho-
siense, Aquisgran, 1391.
iij —N." lo.—Contiene este libro 209 láminas de arquitectura y grutescos. Em-
pieza con una colección de vistas de poblaciones, casas de campo, patios, fuentes,,
pozos, pói'ticos, portadas, etc., dibujados por Vriese y publicados por Cock en 1562.
Siguen compartimentos con medallones y cartelas con figuras de la fábula, del m i s -
mo autor; luego compartimentos con medallones, cartelas, grutescos y trofeos, d i -
bujados por Jacobo Floris, grabados por Muller, y más grutescos por Juan Vredeman
de Vriese, y una colección de proyectos de sepulcros y cenotaflos de pintores, escul-
tores, arquitectos, príncipes y nobles personajes; cariátides ó términos, todo del a u -
tor indicado. Vense también portadas y compartimentos con adornos y figuras de la
fábula, grabados por Santiago Androuet du Cerceau en 1565, y dibujados por Leo-
nardo de Thiri ; cartelas y medallones con inscripciones dedicadas á hombres céle-
bres de la antigüadad, dibujadas por Benedicto Battini y publicadas por Cock en
1553 ; y otras varias estampas del mismo género, de mucha aplicación á la industria.
A
iij —N.° 14.—Otro libro es éste muy notable, aunque las estampas son pe-
quenas; se compone de 301 folios, de los que faltan el 41 y 5 1 . Es donde hay reuni-
do mayor número de obras de Lúeas de Leyden y Alberto Durerò, de Stephanus y de
H. Sebal Behan. Tiene también pruebas de Aldegreber, Jorge Perez, Altorfer y Dick.
Van Staren ; y la colección de las sibilas y profetas pintados por Miguel Ángel en el
techo de la Capilla Sixtina, y grabados por Adán Scultori. Es libro que tendría gran
precio si no estuvieran las estampas en el estado deplorable que indiqué al principio,

iij —N." 15.—Libro con estampas que representan vistas y antigiiedades de


6
Roma. Tiene 58 folios, y la estampa más notable es el retrato del emperador C a r -
los V, dibujado y grabado por Eneas Vico, del cual hay dos ejemplares.
A
iij — N." 16.—Muestras caligráficas por Ludovico Hondius, 34 folios.
&
Después del núm. 16, sin señalamiento ni número, hay en este mismo pluteo u n
libro francés de muy poco mérito, que contiene estampas del Antiguo Testamento en
número de 140, y 120 del Nuevo. Ademas, algunas otras, copias de Rafael, Abra-
ham Rosse, Martin de Vos, etc.; pero todas de ninguna importancia.
En el centro de este pluteo tercero hay un pequeño armario con devocionarios
y psalterios que pertenecieron á Isabel la Católica, Carlos V, su mujer, y la infanta
doña Juana ; son cosa notabilísima, y uno de los de Carlos V tiene pinturas de

Biblioteca Nacional de Espaa


primer orden, aunque los de lodos son buenas y algunas curiosas por lo extrañas^
El pluteo cuarto contiene obras completas y son :
— lili _ N." 1 _ 8.—Museo Florentino, Florencia, 1731 á 1754.—Ocho volú-
menes, fól. max., pasta, o de retratos de pintores, 1 de piedras antiguas grabadas,
1 de estatuas antiguas y 3 de numismática de oro y plata.
A
iiij — N." 9 —14.—Los restos de Herculano, publicados en Ñapóles á< e x -
pensas de Carlos III en 4735, 6 voi., fól. max.
— iiij — N.° 15 — 18.—Estampas de plantas medicinales según el sistema de
Linneo; son 400 y están iluminadas.
A
~ iiij — N." 19 — 20.—Historia del Viejo Testamento por Christophoro Woi-
golio, Nuremberg, 1712. Son dos volúmenes en fól. max., uno con 450 láminas y
otro con 110.
Está también, sin pluteo determinado, la colección litogràfica de los cuadros del
Museo de Madrid.
Esto es lo que encierra el armario de las estampas; aunque en esta biblioteca hay
muchas más, están colocadas en diversos estantes entre los otros libros, unas por
formar obras completas, otras no sé por qué, como no sea por no caber en el a r -
mario.
Después de terminada esta idea general, quería haber hecho algún juicio critica
de los principales grabadores, y haber apuntado muchas ideas que me sugieren los
asuntos tratados en algunas estampas; pero después he pensado que necesitarla un
hbro entero, que puede haga algún dia, y que tal vez estarían estas apreciaciones
tuera de lugar en esta reseña, y me ha parecido mejor concluir indicando el núme-
ro de grabados y los asuntos de los de los principales autores.
Alberto Durei'o. Hay cien grabados de este autor, sin contar las i'epeticiones de una
misma estampa; de éstos, cuarenta y nueve están en madera, y son los asuntos si-
guientes : Hércules; un hombre matando á otro con un hacha, 15H ; la Trinidad,
^^11 ; diez y nueve estampas de la vida de la Virgen, 1509 y 1510; Abraham ó Isaac;
tiua sacra familia, en primer término se ven dos conejos; martirio de Santa Catali-
•^a; un hombre desnudo montado sobre un caballo unicornio, lleva violentamente á
^na mujer desnuda; San Pablo y San Anton; catorce estampas del Apocalipse ; m a r -
tirio de San Juan en la tina ; sacra familia con Santa Ana ; degollación de San Juan
evangelista ; Herodías presentando á Heródes la cabeza de San Juan ; sacra familia^
codeada de ángeles, y en lo alto la Santísima Trinidad; San Esteban, San Lorenzo y
^an Sixto ; San Jorge á caballo.
En cobre tiene cincuenta y un grabados, que son : cuatro mujeres desnudas á la
Puerta del infierno, encima de ellas un globo con signos cabalísticos ; acaso quiera
|"epresentar las seducciones de la carne; un sátiro y una ninfa; la gran Fortuna; un
nombre velludo acariciando á una mujer, apoyados en un escudo heráldico cuya em-
presa es una calavera, 1503; soldados á pié y á caballo ; escudo de armas con un león
rapante y un gallo por cimera; Adán y Eva, 1504; el hijo pródigo guardando gana-
dp; San Jerónimo en el desierto; San Jerónimo escribiendo dentro de una habita-
ron ; nacimiento de Jesus, San José está sacando agua de un pozo ; tentaciones de

Biblioteca Nacional de Espaa


San Antonio; Sacra familia, San José está dormido, en lo alto se ve al Padre Eterno,
у en el suelo, en primer término, un mosquito; la Melancolía ; trece estampas de la
Pasión, I S i l y 1512 ; San Pedro y San Juan curando al tullido, 1513 ; la Virgen sen-
tada con el niño en los brazos, d513; San Simon, 1523; Santo Tomas, 1514; San
Pablo, 1314; San Felipe, 1526; San Bartolomé, 1523; San Cristóbal, 1521 ; otro San
Cristóbal, 1521 ; la Virgen sentada, tiene en los brazos al niño envuelto en las fajas,
1320; la Virgen sentada con el niño en los brazos, un ángel está coronándola, 1320 ;
la Virgen sentada dando de mamar al niño, 1503 ; la Virgen sentada con el niño en
los brazos y dos ángeles coronándola, 1518; la Virgen sentada con el niño en los bra-
zos, éste tiene una manzana en la mano, 1514 ; la Virgen con el niño, puesta en pié
sobre una media luna, dos ángeles sosteniendo un paño con la Santa Faz, 1313 ; San
Anton ; la Virgen en pié, y enfrente de ella una santa con el niño Jesus en los brazos,
en lo alto la Trinidad; San Jorge á pié; San Jorge á caballo; San Sebastian; Cristo
atado á la colunia, y un hombre y una mujer contemplándole.
Lúeas de Holanda ó de Leyden tiene sesenta y seis estampas, todas grabadas en c o -
bre, y son : La vuelta del hijo pródigo ; Cristo presentado al pueblo, 1310 ; Cristo cru-
citicado entre los ladrones, 1504; estas dos estampas son de mucha composición;
Sacra familia ; Virgilio colgado de una ventana, dentro de un cesto, por una ramera ;
Marte y Venus; Píramo y Tisbe; Dalila cortando el peloá Sansón; David tocando el
arpa delante de Saul ; Ester delante de Asnero, 1518 ; Eva dando á Adán la manza-
na; Lot embriagado por sus hijas; Salomon y sus mujeres adorando los ídolos; la
Prudencia ; la Justicia ; la Fortaleza ; la Templanza ; la Fe ; la Esperanza ; la Caridad ;
Cristo tentado por el demonio; un vaquero, una mujer y tres vacas ; Dios mostran-
do á Adán y Eva el árbol del Paraíso; Eva dando á Adán la manzana; Adán y Eva
echados del Paraíso; Adán y Eva sometidos al trabajo; Caín matando á Abel, 1529;
Adán y Eva llorando junto al cadáverde Abel ; Eva dando á Adán la manzana, 1520 ;
Caín matando á Abel, 1524; Eva dando á Adán la manzana, 1317 ; cinco estampas
de la historia del casto José; catorce estampas de la Pasión ; la Virgen con el niño ;
el Salvador; San Anton; San Mateo ; San Marcos; San Lúeas; San Juan; la Virgen
con el niño, está en pié sobre una media luna y tiene un cetro en la mano ; la Vir-
gen sentada con el niño en los brazos, éste tiene una manzana en la mano y ella un
clavel ; en el fondo se ven dos ángeles ; Santo Domingo de Guzman ; Cristo coronado
de espinas, y dos sayones dándole de beber; la Magdalena; San Jerónimo, 1521;
San Pedro y San Pablo sentados ; David robando la copa y la lanza á Saul ; David
triunfante..
Andrés Mategna figura en esta colección con cuatro grabados del Triunfo de Julio
César, cuyo cuadro pintado por su mano está hoy en Londres, en el palacio de
Hampton Court ; tiene también una prueba de la Virgen sentada en el suelo acari-
ciando al n i ñ o ; una bacanal que debe ser grabada por é l , aunque algunos autores
suponen que pudiera ser de Marco Antonio , detalle de las Musas sacado del cuadro
del Parnaso que está hoy en París en el museo del Louvre; Jesus atado á la colum-
n a , azotado por los sayones ; Cristo sacando del limbo las almas de los santos pa-
dres ; Cristo triunfante delante del sepulcro, y á su lado San Andrés y San Longi-
n o s , protectores de la villa de Mantua. Hay varias opiniones sobre qué santos son
los que figuran en esta estampa: unos suponen ser San Pedro y San Pablo, otros
croen que la figura de la derecha, que es un guerrero armado con una lanza, es
Constantino, y que la estampa representa simbólicamente el Imperio y .el Papado

Biblioteca Nacional de Espaa


'ConstUuidos por Cristo. Creo que es mucho más racional la interpretación que yo la
•^oy, aunque no la he visto en ningún autor, pues siendo Mategna pintor del Duque
de Mantua, nada más natural que hiciese algún cuadro y grabado de los patronos
de la villa, de su protector. Esta estampa se tiene por de lo mejor del autor y es muy
l'ara y apreciada. Marco Antonio Raimondi tiene : La Degollación de los Inocentes,
el Juicio de Paris, los dos de Rafael, y el Martirio de San Lorenzo, de Baccio Bandi-
nelli, incontestables de su mano, y muchas más, firmadas unas, y otras que se le
atribuyen ; pero no doy la lista completa porque no me he propuesto hacer aquí un
catálogo, sino dar idea de lo más notable ; por eso voy á concluir dando una lista
"de las estampas de Brueghel y de Bosco, que aunque no están grabadas por ellos,
son muy curiosas de ver, por lo que enseñan de los trajes, las costumbres y hasta
las ideas de su época.
De Brueghel son : La Parábola de las vírgenes ; Cristo con los discípulos de Emaus;
Santiago presenciando las evocaciones del mago; Santiago confundiendo al mago;
las tentaciones de San Antonio; siete estampas de los Pecados capitales (muy nota-
bles); el Juicio final; siete estampas de las Virtudes teologales y corporales (muy
notables); el Alquimista; una Fiesta campestre; la Soledad rústica (país); la Plagado
granos ; el Carro del tiempo; Concierto grotesco; el Invierno; los Flacos; los Gordos,
Cristo bajando al Limbo; parábola del Buen Pastor; un país; diez y siete estampas
<lue representan buques de diferentes clases; una Boda burlesca, esta estampa es
una representación gráfica de la conocida redondilla :
Montalvo casó en Segovia,
Era tuerto , cojo y calvo,
Y engañaron i Montalvo.
¡Qué lal seria la novia!

De Jerónimo Bosco son : El Juicio final; los dos ciegos; concierto grotesco d e n -
tro de una barca; figuras caricatas comiendo y friendo huevos; monjas y frailes en
Una cocina, en la que está una vieja afeitando á un hombre ; los peces grandes se
comen á los chicos ; camino del Calvario.
Mucho creo que puede servir el estudio de estas estampas de Bosco y de Brueghel
para poder apreciar el verdadero valor y la intención de sus cuadros religiosos y de
alegorías morales, tan poco comprendidos aún.
^ Como se puede ver por la reseña que acabo de hacer, la colección de estampas del
Escorial, aunque es pequeña, no carece de importancia, pues muchas de las p r u e -
bas son ya de gran rareza, y compensan en parte la falta de obras de los grabadores
y aguafuertistas famosos de los siglos xvn y x v n i . El tener, como he dicho, recorta-
do el margen, el patron y las leyendas la mayor parte de las estampas, y el estar
pegadas en otro papel, las hacen desmerecer totalmente en el comercio; pero no
para el estudio del aficionado y del artista, que tiene una garantía de su autentici-
dad en el sitio en que se hallan y la época en que á él vinieron.
CEFERINO ARAUJO SANCHEZ.

Biblioteca Nacional de Espaa


LA MAQUINARIA EN LA ANTIGÜEDAD.

L hombre es el rey de la creación» : esto dicen los mismos que


aseguran que celhombre es el más débil de los animales.» A
primera vista no puede darse mayor contradicción, y , sin
embargo, tal contradicción no existe, porque el hombre es á la vez el más débil y el
más fuerte de todos los seres animados.
Los irracionales han sido creados completos en cierto modo; y la Providencia, que
los destinaba á una existencia individual y estacionaria, ha dado á cada uno, desde
el primer momento, ciertos órganos inmutables y algunos instrumentos apropiados
al género de vida que debian hacer. Todos, absolutamente todos, desde el más gi-
gante hasta aquel que burla las investigaciones del microscopio, están armados para
resistir á las dificultades y peligros que pudieran sobrevenirles; todos han sido pro-
vistos por la naturaleza de aquellos medios más á propósito para proveer á su sub-
sistencia y desarrollo; el uno tiene una trompetilla, como la mariposa; el otro un
aguijón, como el insecto chupador; aquél ostenta garras y dientes á que nada resis-
t e ; éstos otros llevan consigo ciertas herramientas, que son verdaderos modelos de
sierras, barrenas, cuchillos y punzones. El topo es un minero armado con su aza-
dón, y la araña una excelente é incansable hilandera; el pájaro es un navio aéreo,
y el pez un navio submarino; el castor está provisto de una pala; la abeja dispone
para sus trabajos de compás y escuadra, y el elefante tiene su trompa, especie de
bomba aspirante, al mismo tiempo q u e , por su flexibilidad combinada con la gran
fuerza muscular, es un instrumento propio para coger y trasportar los objetos más
pesados ; los carniceros están provistos de gran olfato y extraordinaria agihdad para
descubrir y recoger su presa, de robustas garras para matarla y de poderosos dientes
para roer hasta los huesos más duros ; los herbívoros encuentran su alimento con
facilidad y abundancia, y están dotados de admirable agilidad para huir de sus ene-
migos , ó de armas poderosas para hacerles frente.
La misma naturaleza, como vemos, tan pródiga con ellos, los ha cubierto de lana
ó pelo cuando han sido destinados á vivir en países fríos, y los ha dotado de mara-
villoso instinto para ponerse á salvo.
En una palabra, para que los animales puedan cumplir su existencia más ó menos

Biblioteca Nacional de Espaa


'•'Hitada á q u e la Providencia en su inmensa sabiduría los ha destinado, poco impor-
ta que estén siempre sumidos en la brutal indiferencia del instinto, porque paradlos
y por ellos vela constantemente la naturaleza, que desde el primer instante de su
*ida ios recoge y ampara suministrándoles el alimento y el abrigo; quiere y obra por
ellos y les cobija, en fin, con su previsión y su eficaz asistencia; les ordena marchar
y marchan, les manda vivir y viven; de suerte que la sensación les empuja, y al
impulso sigue la acción.
El hombre, por el contrario, ha sido creado incompleto; no tiene cubierta que le
proteja contra las intemperies; es menos ágil que los animales de que puede nutrir-
s e , y no tiene armas para atacarlos ni para defenderse de los que le atacan; sus
manos son débiles, y también son débiles sus dientes; sus uñas tan delicadas que
iipénas puede arañar la tierra más ligera; su erguida actitud no es otra cosa que un
motivo para caer más fácilmente y con mayor estruendo; lo majestuoso de su es-
tatura le pone siempre á la vista de sus enemigos; no puede luchar, porque carece
<le armas para el combate, presentando á las del agresor el pecho y la garganta, es
decir, las partes más vulnerables del cuerpo; no le es posible huir, porque su des-
'ino le ha negado hasta la fuerza del débil, esto es, la ligereza en la carrera; de modo
<pie la naturaleza ha tenido para el hombre menos conmiseración que con el tigre ó
la hiena; le ha lanzado desnudo en una tierra áspera, expuesto á todos los rigores de
ia inclemencia.
Tal era el hombre el dia de su expulsión del Edén: especie de poste viviente, como
lia dicho Pelletan, en medio de la creación; desnudo sobre la desnuda tierra; tan
sólo digno de lástima al comparar la debilidad de su brazo con la garra del león ó
la trompa del elefante. Pero en esta debilidad precisamente encontró su fuerza : esta
luerza es la precisión de perfeccionarse ; la facultad de añadir al cuerpo débil que le
lia dado la naturaleza algunos órganos más potentes y más perfectos que los repar-
tidos por ésta entre los animales.
Observémoslo bien; el hombre se distingue en su estructura física desde luego por
i^in detalle bien insignificante en apariencia, por la mano, ó por mejor decir, por su
dedo pulgar; por este dedo que, oponiéndose libremente á los otros cuatro, le per-
mite,tomar y dejar alternativamente y á su voluntad los objetos más diversos, aña-
dir al esfuerzo de su mano el peso de la piedra, la extensión del palo, el filo del
hierro, ó la elasticidad del arco. Se distingue después y especialmente por su inteli-
yencia, ó, lo que es lo mismo, por el don de combinar las ideas y de imitar los h e -
e h o s ; y p o r la palabra ademas, que le faculta para traducir y trasmitir el pensa-
miento, marcándole con un carácter especial entre todo cuanto le rodea, y llevándole,
•^'1 fin, al camino de la sociabilidad. El hombre, pues, merced á estos dones, queda
cu aptitud de perfeccionarse y se perfecciona; imita todo cuanto ve en posesión de
sus mudos compañeros: al uno toma la pala, del otro copia la barrena por medio de
la cual taladra la madera y la piedra; de aquél la sierra con cuyo auxiho consigue di-
vidir en partes más ó menos grandes los cuerpos de mayor dureza; i-eproduce para su
Uso todo cuanto le parece útil ó envidiable; y poco á poco consigue armar sus manos
de instrumentos, de órganos nuevos, y, loque es más importante, de órganos a m o -
vibles, que puede á voluntad tomar, dejar y volver á coger, cambiándolos, según
convenga á sus necesidades; de órganos, en fin, más poderosos, más seguros y más
Variados al mismo tiempo que los que han sido puestos á disposición de los más fa-
"íiirecidos de sus rivales. Cuando quiera, tendrá al extremo de su brazo una masa

Biblioteca Nacional de Espaa


más poderosa que el peso del cuerpo del elefante; cuando lo desee, dispondrá de
garras más agudas y mil veces más terribles que las del tigre y el león ; dará, por
último, á su mirada el alcance de la del águila, y, si le conviene, hasta la sutileza
del insecto perdido en su pequenez.
Véase, por lo tanto, cómo efectivamente es el hombre á un mismo tiempo el más
débil y el más poderoso de todos los seres animados. Acosado por las necesidades,
privado de los medios de satisfacerlas, es indudable que hubiera sido el ser más des-
graciado de la creación ; pero para compensarle de todo lo que se le ha negado, ha
recibido, como acabamos de ver, con prodigalidad suma todos aquellos medios, con
el más principal é inapreciable de la inteligencia. Así ha podido comprender que
debia procurarse por el trabajo todo cuanto la naturaleza le negaba ; se ha puesto
en actividad, encontrando en cada uno de sus esfuerzos una mejora en su condición,
y en cada una de sus nuevas conquistas ó descubrimientos un motivo más para
perseverar con mayor entusiasmo en su trabajo.

II.

El primer sentimiento del hombre fué el de su existencia, su primer instinto el de


la propia conservación. Sintió h a m b r e , ¿pero se resignó á ella? Todo lo contrario,
meditó \m instante, y aguijoneado por la necesidad, pronto observó ciertos frutos que
la naturaleza, anticipándose siempre, le ofrecia en abundancia. De aquíá almacenar
estos frutos para conservarlos y prever las épocas de esterilidad, no habia más que un
paso, muy corto cuando tan poderoso estímulo le empujaba ; el hombre le recorrió,
y desde aquel momento fué íVujívoro.
Éste fué ya un gran acontecimiento para el hombre, gracias á él pudo pensar
con más calma, y su inteligencia iba tomando nuevo desarrollo. Adquiría por m o -
mentos el sentimiento de su fuerza en la precisión que tenía de defenderse de los ani-
males que le disputaban el sustento ; y cuando vio que los había también que le b u s -
caban en su propia existencia, se hizo ágü en los ejercicios corporales. La necesidad
de defenderse le sugirió la idea de emplear la piedra primero, y después el palo, para
conseguirlo.
Estas dos invenciones, al parecer tan sencillas, tuvieron para el hombre primitivo
una importancia mayor que la invención de la locomotora y del telégrafo para la so-
ciedad presente. Desde aquel momento queda impreso en la frente de los animales
el sello de la servidumbre, y pudo hacejrles comprender que no habia más que un rey
en la tierra, alegando como prueba de su poder el esfuerzo de su brazo, desde enton-
ces centuplicado ; pudo aprovechar el botin de su victoria, y se hizo cazador, se-
gundo grado en la escala del perfeccionamiento.
Pero la lucha continuada con los anímales iria despertando en éstos el instinto
del temor, y los impulsaría á esconderse en la selva, huyendo á la sola presencia de
tan superior adversario. Le fué, pues, imposible al hombre el alcanzarlos; aumenta-
ría su hambre, casi estaríaá punto de desfallecer de fatiga, cuando una idea lumi-
nosa vino á hacerle comprender que la elasticidad de aquellas ramas que el aire m e -

Biblioteca Nacional de Espaa


eia podia utilizarse en impulsar un palo á gran distancia y con velocidad suma, para
que produjera heridas, tanto más graves, cuanto más aPdada fuera su punta ; obser-
vación que tendría que hacer forzosamente, porque al desgajar del árbol el palo-
que iba á servirle de flecha, quedaría naturalmente formando una punta más ó m é -
uos aguda. De aquí á armar su flecha con una piedra puntiaguda no habia más que
Un paso.
El hombre, pues, poseía ya otra máquina nueva, el arco y la flecha, y merced a
ella no tuvo tanta necesidad de grandes fatigas para procurarse el sustento ; le q u e -
dó tiempo para pensar, y bien pronto observó que entre los animales que diariamen-
te mataba, habia algunos que no le presentaban resistencia, y que, lejos de esto, MÍ-
le aproximaban tímidamente, encontrando en ellos un ahmento tan fácd como seguro.
Agrupó estas nuevas especies á su alrededor, las cuidó con esmero, las condujo á pa-
cer á través de los campos, trabajos que le ocupaban todo el dia, y fué desde este i n s -
tante pastor; tercer paso que dio en el camino de la civilización.
Pero el hombre estaba desnudo; ¿podia resignarse al frío? Las plantas de los b o s -
ques que recorría le brindaban con anchas hojas, y la piel de los animales que ma-
taba le serviria ventajosamente para cubrirse y poder resistir de este modo á las i n -
clemencias del cielo.
Hé aquí, pues, los beneficios que el hombre reportaba de la invención de dos m á -
quinas tan sencillas como el palo y el arco : tenia asegurada su subsistencia y una
piel para cubrirse; tenía ademas, y esto es más importante todavía, un espacio m a -
yor de tiempo que antes para pensar en otros descubrimientos.
La vida del pastoreo le obligaba, sin embargo, á viajar constantemente en busca
^e pastos, de que el rigor de ciertas estaciones privaba á sus ganados ; pero la obser-
•vacion repetida de ciertos vegetales, cuyos frutos probaria acaso instintivamente, le
lucieron comprender muy luego que podían ser cuidados con preferencia, y debió
lijarse muy particularmente en aquellos cuyos frUtos eran incorruptibles todo el año,
como sucede con ciertos granos. Mas ¿cuánto tiempo no debió invertir en alcanzar
¡ilgun conocimiento en el cultivo délas tierras? Consiguió, por fin, inventar un arado,
y el hombre con esta nueva máquina fué labrador, entrando desde este momento en
^na nueva fase su existencia sobre la tierra. Ya no tendrá necesidad de vagar solo
por los bosques ; ya no sufrirá las constantes m_olestias de una vida nómada é irregu-
lar; lejos de esto, podrá reunir toda su familia y á los hijos de sus hijos, y formar la
tribu. Con la sola invención de una máquina tan sencilla como el arado es ya p o -
sible la sociedad. Tendrá quien le calme en sus dolores, quien le cuide en la vejez,
quien le comunique sus pensamientos, quien le auxilie en sus investigaciones, y en
i'esúmen. estará en condiciones para realizar sus deseos y perfeccionarse cada vez
"^ás y con menores esfuerzos. ¡ Así se concibe que en todo tiempo se haya deificado
^ la agricultura simbolizada por el arado !
Satisfechas las necesidades más apremiantes de la alimentación y el vestido, y al
encontrarse los hombres agrupados en un mismo punto, procedía la construcción de
un albergue para cada familia; albergue que primero seria una choza, y después la
easa rùstica, que iria perfeccionándose poco á poco. De este modo se completó el ves-
lldo, porque la casa no es otra cosa que la ampliación del vestido, lo mismo para el
hombre primitivo que para el hombre civilizado.
Ya hemos apuntado las ventajas que el hombre reportó con la creación de la s o -
ciedad desde el momento en que cultivó la tierra, pero debemos insistir sobre una

Biblioteca Nacional de Espaa


— á s -
ele ellas, que es de superlorimportancia. Reunidos los hombres en sociedad, debió na-
cer en seguida la division del trabajo, y gracias á ella, cada individuo pudo dedicarse
á diferente género de tareas ; nacieron las artes propiamente dichas ; se perfecciona-
ron las que se conocían hasta entonces; se formaron las leyes y todo cuanto consti-
tuye el progreso de la humanidad; la madre pudo dedicarse á las tareas de la casa
y al cuidado de sus tiernos hijos ; el varón fuerte y prudente tomó á su cargo el go-
bierno, y de esta manera se fué organizando la sociedad, que á su vez habria de re-
accionar sobre el progreso de la maquinaria. El hombre adquirió paso ápaso el sen-
timiento de la familia, de la patria y de la rehgion.
Algunos espíritus demasiado sutiles han querido que la maquinaria formase á r e -
taguardia de la fundación de las sociedades, diciendo que el progreso de las artes' y
de la industria data desde aquella fundación. Esto es una verdad innegable; pero ¿se
hubieran organizado nunca las sociedades sin la invención del arado? ¿ Se habria in-
ventado el arado, si antes no le hubiera precedido el arco y la flecha? La invención
del arco y de la flecha, ¿se habria verificado si antes el hombre no hubiera hecho
uso del palo, primera máquina que conoció y primer cetro de su soberanía?
Basta ya de conjeturas y abramos la historia.
Según el testimonio de Moisés, antes del diluvio se conocían muchas artes que
reclamaban la existencia de bastantes máquinas. Caín construyó una ciudad; Tubal-
cain poseyó el arte de trabajar los metales, y particularmente el hierro; Jubal i n -
ventó los instrumentos de música; y por último, Noé construyó un arca de madera
embetunada. Todas estas artes reclamaban necesariamente la existencia de numero-
sas máquinas, siquiera éstas fueran muy sencillas. Pero lo que debe llamar particu-
larmente la atención, es la circunstancia de conocer los primeros moradores de la
tierra una de las industrias más difíciles y que por muchas y fundadísimas razones
hay que suponerla de origen más moderno; aludimos á la metalurgia del hierro,
que según Moisés era conocida de Tubalcaín. ¿Procederá la cita del historiador h e -
breo de que cuando escribió el Génesis se conocía ya el arte de reducir los minera-
les de hierro y de preparar este metal para las necesidades de la industria? Acaso,
¿por qué en su época prestaba ya'señalados servicios el hierro, supuso Moisés que
debia ser conocido y empleado desde el principio del mundo? Pero de cualquier modo
q u e s e a , no puede negarse que el diluvio universal, con la subsiguiente confusión
de lenguas y dispersión de las familias, hizo olvidar casi todas las artes que hasta en-
tonces se conocían, sobre todo en aquellas familias que fueron á establecerse á lar-
gas distancias del Senaar. Todos los historiadores antiguos se hallan conformes en
este punto, y sí precisa fuese una prueba, bastaría considerar que muchos pueblos
ignoran aún en el dia las artes más sencillas de que se hace mención en el Génesis
antes del diluvio.
Grande debia ser el atraso de los primeros pobladores del mundo, aun después del
diluvio, cuando no conocían ni el fuego, ni mucho menos sus propiedades y usos,
siendo así que es este elemento tan necesario é indispensable para casi todas las ar-
tes. Los egipcios, los fenicios, los persas, los griegos y otros pueblos, atestiguan
que sus antepasados no conocían el uso del fuego; y hasta los chinos convienen tam-
bién en que sus padres vivían en la misma ignorancia. Por muy increíbles que estos
hechos parezcan, están, sin embargo, confirmados por el estado en que se encon-
tró á algunos pueblos al tiempo de su descubrimiento por los navegantes antiguos
y modernos. Pomponio, Mela, Plinio, Plutarco y otros escritores de la antigüedad.

Biblioteca Nacional de Espaa


hablan, en efecto, de ciertos pueblos que no conocían el uso del fuego. Los habi-
tantes de las islas Marianas, descubiertas en 1521, al presenciar una hoguera que
•encendió al tiempo de su desembarco el famoso Magallanes, creyeron que el elemen-
to devorador era una animal extraño que se agarraba á la leña de que se nutria. En
igual estado de ignorancia se encontró á los habitantes de las islas Filipinas y Ca-
narias al tiempo de su descubrimiento.
Considérese, en vista de lo expuesto, cuál debia ser el estado de los pueblos des-
pués de la dispersión de las familias, excepción hecha de las que quedaron en las
comarcas donde Noé habitó al salir del arca. Y sin embargo, la naturaleza les ofre-
cía á aquéllos varias indicaciones sobre el fuego, y también bastantes medios para
asegurar su descubrimiento ; el rayo produce con frecuencia el incendio, y los egip-
cios atribuyen el descubrindento del fuego á uno de estos accidentes ; se produce
también éste por la fermentación de ciertas materias amontonadas; por el frote de la
«ladera, etc. Más de una vez se ha visto que el viento incendia un bosque al agitar
con violencia las ramas de los árboles, y por esta casualidad conocieron los fenicios
el elemento devorador, según la opinion de Vitrubio.
Estando, por lo tanto, tan desprovistos de conocimientos los primeros pobladores,
uo podian hacerse con alimentos abundantes y apropiados ; cada uno debia, por su
parte, buscar los frutos y las yerbas que crecían en los bosques y en las campiñas,
comiendo sin preparación alguna lo que la tierra misma, abandonada é inculta, les
ofreciera. Abramos los anales de todos los pueblos, aun los de aquellos que después
han sido los más civilizados, y nada encontraremos más triste ni más afrentoso que
'a descripción de su primer género de vida; los egipcios no vivían más que de raíces
y de yerbas que crecían en sus campos y lagunas, sin otro principio de discernimien-
to que el sabor que ellos encontraban ; los griegos se nutrían igualmente, en los pri-
nieros^siglos, de raíces y de frutos silvestres. Y no debe extrañarnos este género de
•^"ida, porque hasta los escritores modernos hablan de algunos pueblos que no cono-
cen otro. Los bosques, los mares y los ríos suministraban á los primeros poblado-
res algunos recursos relativamente á los climas que habitaban ; y es probable que
en aquellos siglos no se sabía distinguir entre las diferentes clases de animales.
Por muy miserable y grosera que fuese la alimentación de los primeros hombres,
no estaban tampoco en condiciones de procurársela con abundancia; faltos de inte-
ligencia y de instrumentos necesarios, perderían y destruirían muchos frutos y plan-
tas, como sucede con los salvajes, que derriban á veces un árbol para coger algunos
frutos. Tampoco tenian ni armas convenientes para la caza, m máqumas propias
para la_,pesca ; las piedras y los palos eran los únicos útiles de que se servían en los
primeros siglos, como atestiguan los estudios de la arqueología, ciencia que ha r e -
nido á ser el lazo de union entre la geología y la historia ; y cuando se llegó después
á la invención de las flechas y las picas, se armaron desde luego tan sólo con cañas
puntiagudas, piedras, huesos, espinas de pescado, etc. La pesca con red no se co-
noció en un principio, como no la conoce en el dia ningún pueblo salvaje, sirvién-
dose, en su defecto, los pescadores de sedales, cuyos anzuelos, muy semejantes á los
empleados aún por algunos pueblos atrasados, serian solamente de madera, huesos,
espinas de pescado ó de cualquier otra materia poco á propósito. El arte de criar los
rebaños no se conoció en un principio, así como tampoco los medios de hacer pro-
visiones para evitar las crueldades de la escasez.
No es sorprendente que con estos recursos tan poco seguros, los primeros hom-

Biblioteca Nacional de Espaa


— s o -
bres se encontraran con frecuencia expuestos á todos los horrores del hambre y de
la carestía. Es casi seguro que á estos terribles e.xtrenios se deba la sangrienta y afren-
tosa costumbre de varios pueblos de la antigüedad, cuyos individuos se comían unos
á otros, como por desgracia sucede todavía entre ciertas tribus salvajes. La his-
toria, por lo demás, nos presenta muchos ejemplos que lo comprueban, no siendo
raro encontrar á una madre que acosada por el hambre se comió á sus propíos hí^
jos. La antropología no ha podido cesar hasta el momento en que los pueblos han
tenido medios seguros de poder subvenir á su subsistencia, y esta seguridad recla-
maba la posesión de buen número de máquinas.
La ignorancia del uso del fuego no permitía el que ios alimentos de los primeros
pobladores estuvieran convenientemente preparados. Se contentarían con estrujarlos
entre sus manos primero, entre dos piedras clespues, y exponerles, en ñn , á los rayos
del sol. Pero aun después de conocer el fuego y de saberlo encender, tenían necesi-
dad de ciertos utensilios apropiados para utilizar este elemento en la preparación de
sus ahmentos. Ha sido preciso inventar ciertas vasijas que recibieran directamente
la acción del fuego y la trasmitieran al agua. Esto no se conseguiría sino al cabo de
muchas observaciones y tentativas. Acaso se emplearon primero las vasijas de m a -
dera que la naturaleza suministraba, como, por ejemplo, la cascara de coco; despues^
las revestirían de arcilla, que la observación constante les estaba indicando, al ver
que se endurecía la tierra sobre que se encendía el fuego, y de aquí debió nacer, al
mismo tiempo que emplearla sola, la idea del moldeo. Los salvajes nos presentan
todavía ejemplos de aquellos medios de cocción de los alimentos.
Todas estas invenciones, que tenían una importancia inmensa, y marcaban s u -
cesivamente un paso en el camino de la civilización, no bastaban para que la socie-
dad propiamente dicha se formase, y fué preciso la invención de la agricultura.
Con razón ha dicho un escritor de la antigüedad, que Osírís abolió la costumbre de
comerse los hombres unos á otros al enseñarles á cultivar la tierra. Los Anales de Chi-
na dicen que Gui-lioang, uno de sus primeros soberanos, inventó la agricultura , y
reunió por este medio los hombres que hasta entonces eiTaban dispersos en los bos-
ques y las campiñas á la muñera de bestias feroces.
El cultivo de las gramíneas e.xige tantos cuidados y precauciones, reclama tan
considerable número de conocimientos, que no debe extrañarnos que un arte tan
complicado haya sido durante mucho tiempo ignorado de la inmensa mayoría del g é -
nero h u m a n o , y que aun hoy dia existan pueblos que lo ignoren por completo. La
agricultura, sin embargo, es una de las artes que el diluvio no abolióenteramente; la-
Sagrada Escritura nos dice que Noé cultivó la tierra al salir del arca. Es muy proba-
ble que este patriarca diese conocimiento de ello á sus descendientes; pero la disper-
sión de éstos, ocasionada por la confusión de lenguas, les hizo olvidar á muchas fami-
lias el arte de cultivar las tierras, quedando sólo dueños del procedimiento y de las-,,
herramientas ó máquinas aquellos que permanecieron, como hemos dicho ya, en
el Senaár y en las comarcas circunvecinas.
Todas estas conjeturas están fundadas en la historia, que nos dice que los h a b i -
tantes de la Mesopotamia, de la Palestina, del Egipto, y acaso de la China, se han
dedicado á la agricuUura desde los tiempos más remotos. Moisés afirma que N e m -
brod y Assur construyeron varias ciudades; y difícilmente puede comprenderse
que esto pueda verificarse sin el concurso de la agricultura. La tradición de los
fenicios hace remontar á los primeros tiempos el uso del laboreo; y esta tradición

Biblioteca Nacional de Espaa


se ve confirmada plenamente por la autoridad de la Biblia. Se lee en ella que Isaac,
Gl'ante su permanencia en la Palestina, siembra у recoge el céntuplo. Los egipcios
atribuyen la honra de esta invención á Jsis y á Osiris su esposo. La agricultura debe,
en electo, ser muy antigua entre estos pueblos, y así vemos á Abraham, durante
•^ua época de hambre, retirarse al Egipto, y á Jacob que envia á sus hijos á comprar
trigo á la dicha nación. Los chinos quieren disputar á todos estos pueblos la a n -
tigüedad del laboreo; dicen haber aprendido este arte de Chin-noug, sucesor de
tjo-hí. Sea lo que fuere, de estas diferentes comarcas y de varias otras quizás, es
de donde el arte de cultivar las gramíneas ha sido trasportado sucesivamente á los
distintos climas. Los griegos, por ejemplo, dicen haberlo recibido del Egipto, y los
¡"oraanos creen que les vino del África y de la Grecia.
Los primeros labradores no trabajarían la tierra sino á fuerza de brazos, y con her-
i'amientas muy toscas é imperfectas. Esto sucedía á los habitantes del Perú en el mo-
mento de su descubrimiento por los españoles; pues no tenian ni arado ni bestias de
^bor, sino que se servían de ciertas palas con tajo, y cuando la tierra estaba prepa-
rada suficientemente, sembraban las semillas haciendo un hoyo con un palo. Los an-
iguos habitantes de Ganarías no labraban sus tierras con otras herramientas que los
cuernos de buey. Pero todas estas prácticas informes y toscas estaban relegadas al
ctvidoen otros pueblos desde muy antiguo, empleando en su lugar otras máquinas
4ue hendían la tierra de un modo más eficaz y menos penoso. No se puede poner en
Una que el arado se empleó en algunas comarcas, tales como el Egipto, como lo
Prueban irrecusables testimonios; y lo mismo sucedía en la Palestina. Los fenicios,
es decir, los primeros pueblos que habitaron esta comarca, atribuyen la invención
uel arado á Dagon, que pasaba por ser hijo del cielo. Se sabe también que en los
tiempos de Job se labraba en la Arabia con bueyes. Los chinos, por último, preten-
den conocer el arado desde Chin-noug.
La construcción de los primeros arados era muy sencilla, no entrando en ella d u -
rante muchísimo tiempo el hierro ni ninguno otro metal, como lo prueba la descrip-
ción que de esta máquina hace Hesiodo al hablar de la empleada por los griegos. Tam-
poco Strabon habla de otros arados más que de los construidos exclusivamente de
ladera.
l^as no basta sembrar él grano ; es menester todavía tomar ciertas precauciones
para hacerle germinar, para que fructifique después la planta, y para que el fruto
recoja ; y esto exige el concurso de ciertas máquinas, tales como el rastrillo, la hoz,
^ otras que las sustituyan. En el libro de Job se habla del rastrillo; los chinos lo cono-
cieron también mucho antes que los griegos. ¿Cuánto grano no se perdería hasta que
^e inventara la hoz? Considérese este trabajo hecho á mano, y se comprenderá toda
^ UTiportancia que debió tener la invención de una máquina tan sencilla. No debe
extrañarnos, por lo tanto, el ver que se conocía desde la más remota antigüedad. Lo
propio sucedió con la invención de las eras y de las herramientas necesarias para sé-
Parar el grano de la espiga y para limpiarlo, operaciones todas que se practicaron
j^esde tiempo muy antiguo, según el testimonio de Moisés, en las cuales se emplea-
los bueyes para que pisotearan las espigas esparcidas convenientemente en las
^.^s, así como ciertas tablas armadas con guijarros puntiagudos, trineos, etc., ni más
JUenos que como se hace aún hoy dia en muchos pueblos civilizados.
Ul objeto principal de todo el trabajo del laboreo de las tierras es procurarse el
<in. En un principio los hombres se comerían los granos tales como la planta los su-

Biblioteca Nacional de Espaa


ministraba. Según Posidonio, filósofo muy antiguo, la comida de los granos crudos
debió ser el origen de la fabricación del pan. Se observaría, dice el filósofo, que los
granos eran triturados por los dientes y su sustancia diluida por la saliva; que remo­
vida en este estado y reunida por la lengua, desciende al estómago, en donde recibe
el grado de cocción necesario para hacerla apta para la alimentación. Esto sería el mo­
delo para las preparaciones de la industria: se imitó la acción de los dientes con dos
piedras ; se mezcló en seguida la harina con el agua ; y removiendo y amasando esta
mezcla se puso después á cocer. La Escritura nos dice que Abraham sirvió pan á los
ángeles que se le aparecieron en el valle de Mambré ; pero entonces el pan se hacia
(je una manera muy sencilla, no entrando en su composición más que harina y agua,
y аса o también un poco de sal. La invención de los hornos es también muy anti-
gua ; se habla de ellos en los tiempos de Abraham. En cuanto al origen de la levadu-
ra pudo ser casual; por ejemplo, una persona económica que mezclase masa de días
anteriores con la nueva pudo observar sus efectos ventajosos después de la cocción
del pati. De todos modos el uso de la levadura es muy antiguo y anterior á Moisés.
Muy difícil es poder señalar cuándo se inventaron los molinos ; no debe perderse de
vista , sin embargo, que Abraham dice á Sara que amase tres medidas de harina-ílor;
pero esto no es un dato decisivo, aun cuando no se concibe bien que se pueda obte-
ner harina flor sin muelas. En lo que no puede quedar duda alguna es en que los
molinos se conocieron en los tiempos de Job. También es evidente que los egipcios co-
nocieron los molinos desde muy antiguo, y que su movimiento estaba confiado á los
esclavos. El Evangelio habla igualmente de muela de asno, que quiere decir que al-
gunas veces se empleaban jumentos en vez de esclavos para dar vueltas á las muelas
de los molinos.
La fabricación de los vestidos sigue eu orden de importancia á la agricultura y ar-
te de la alimentación. El arte de fabricar los vestidos debe su origen, ademas de la n e -
cesidad de preservarse de las inclemencias de la atmósfera, á alguna otra razón, p o r -
que precisamente las comarcas en donde primero se conocieron son aquellas en que
el clima es más benigno. Pero sea el que fuere el motivo de una costumbre tan anti-
gua y tan universal, lo cierto es que en todos los tiempos se han dedicado los h o m -
bres á buscar las materias que cubriendo el cuerpo, dejaran á éste suficiente libertad
en sus movimientos. Los primeros trajes no indican ningún arte ni industria algu-
n a ; se empleaban las materias naturalmente, escogiendo las que no necesitaban nin-
guna preparación; cortezas de árboles, hojas, hierbas, juncos entrelazados grosera-
mente. La piel de los animales parece, sin embargo, haber sido la más universal-
mente empleada en los primeros tiempos ; pero estas pieles al secarse debian incomo-
dar mucho, y se pisotearían ó machacarían para hacerlas más suaves, dejándolas
macerar más tarde en el agua, como todavía hacen muchos salvajes. Quizás no se
tardaría mucho en el descubrimiento del arte de adobar las pieles; y como éstas no
son apropiadas para cubír el cuerpo, ocurriría la idea de entrelazarlas, pero no cono-
ciendo los hombres el hilo todavía, emplearían otras materias que hicieran sus v e -
ces, tales como nervios de animales, intestinos de perro marino ó de otros pescados,
empleando también, en vez de agujas, huesos puntiagudos, aristas y espinas. líesio-
do hace mención de estas antiguas prácticas.^
A medida que se iba progresando, estas primeras invenciones se perfeccionaron, y
se procuró sacar más partido de la piel de los animales y de otras muchas sustancias
textiles que, ó no se empleaban ó sólo servían en malas condiciones. Así vemos que

Biblioteca Nacional de Espaa


desde el tiempo de los patriarcas los pueblos de la Mesopotamia esquilaban sus ga-
nados y empleaban la lana para hacer tejidos : en un principio debieron ser éstos
'•na especie de fieltro, para cuya fabricación se valdrían de alguna materia glutinosa;
o cual parece estar confirmado por el gran uso que los antiguos hicieron del fieltro. Un
escubrimiento conduce á otro, y más tarde ó más temprano se inventada el huso,
nierced al cual se podrían obtener hebras de gran longitud y de más ó menos resis-
encia; invención que se remonta ala más alta antigüedad, puesto que los egipcios
fiieen que Isis fué quien les enseñó el arte de hilar, y los chinos aseguran que fué de-
nuda á la emperatriz esposa de Yao. Y es oportuno observar á este propósito que la
tradición de casi todos los pueblos atribuye á las mujeres la gloria de haber inventa-
do el arte de hilar, tejer y coser las telas. Acaso adivinaban con un instinto maravi-
loso que la invención del vestido implicaba para ellas un hecho de gran trascenden-
cia para su porvenir; la mujer data en efecto, como ha dicho un escritor contempo-
ráneo, desde la invención de la ropa; antes era simplemente una hembra; pero el dia
^n que, cubierta y consagrada por el velo, sacerdotisa y guardianade su cuerpo, pu-
do atar y desatar por sí sola el nudo de su cinturon, entonces tuvo la propiedad de
persona y adquirió conocimiento del pudor.
Muchas debieron ser las tentativas hechas por los primeros tejedores hasta llegar á
obtener el tejido de trama y urdimbre, que es una de las invenciones más útiles que
ha producido la industria humana; por su medio han podido convertirse en elegan-
tes tejidos las materias más variadas y de menos valor. La invención de este arte, se-
8un la opinion dé un escritor de la antigüedad, debió inspirarla al hombre la mane-
ja como la araña teje las redes para cazar sus presas; pero nosotros estamos más
próximos á creer que la idea de los tejidos de trama y urdimbre nació en vista de las
cortezas de ciertos árboles. Por lo demás, la máquina que se empleó en un princi-
P'o pudo ser muy sencilla, á pesar de la fama de que llegaron á gozar los tejidos fa-
bricados en ciertos pueblos de la antigüedad, puesto que aun hoy dia admiramos la
belleza, precision y finura de ciertos tejidos elaborados en algunos pueblos, sin otra
^áquina que una lanzadera y algunos trozos de madera. El arte de tejer los vestidos
^e todos modos debe ser muy antiguo, puesto que vemos á Abraham rechazando el
ootin que le ofrece el Rey de Sodoma, «desde un hilo de trama hasta la correa de un
Calzado.» Moisés dice también qne Abimelech regaló un velo á Sara, y que Jacob dio
^ su hijo Joseph una túnica de tejido rayado con varios colores. Todas estas citas, y
otras muchas que pudiéramos hacer, prueban, como hemos dicho, que los tejidos
de trama y urdimbre se fabricaron en la más remota antigüedad.
Pero la mayor parte de las materias textiles son naturalmente sin lustre y de color
opaco, y fué preciso que las blanquearan y tiñeran con varios colores para hacerlas
'^as atractivas á la vista. Los primeros frutos, la primera planta que con cualquier
motivo se machacarían, el efecto de las lluvias sobre ciertos terrenos, debió sugerir
a los primeros hombres el arte de teñir y el conocimiento de las materias apropiadas;
pero quedaba todavía por resolver la manera de emplearlas. ¡ Cuántas tentativas no
se harían para conseguirlo! En lo que no puede quedar dudar alguna es en que el
arte del tintorero se conoció desde muy antiguo. Los chinos pretenden que su des-
'^nbrimiento se debo á Hoang-ti, uno de sus primeros soberanos; en el Génesis se lee
4ue uno de los hijos de Thamar se ataba á su brazo un hilo de escarlata; Job habla
e la viveza de los colores que se observaba en las telas importadas de las Indias.
Desde un principio el hombre se vio obligado á buscar asilo para librarse de las

Biblioteca Nacional de Espaa


intemperies у de los ataques de las fieras. Así vemos que el arte de construir es uno
de los primeros que se pusieron en práctica ; pero antes de llegar á la construcción
de una casa propiamente hablando, debió pasar mucho tiempo, sobre todo hasta con-
seguir lo que se llama el gusto arquitectónico, con las reglas de la proporción. Mien-
tras los descendientes de Noé permanecieron reunidos, pudieron conservar los conoci-
mientos que sobre el arte de la construcción existían antes del diluvio, pues lo prue-
ba el proyecto, ejecutado en parte, de construir una ciudad y una torre de altura pro-
digiosa, en las llanuras del Senaár; pero la dispersión de las familias con la confu-
sión de lenguas les hizo perder á la mayoría de aquéllos la práctica y la teoría de lá
arquitectura, como la de otras muchas artes. La vida errante no les permitió tampo-
co dedicarse en mucho tiempo á nuevas investigaciones ; faltos de conocimientos, y
sobre todo de herramientas, se vieron reducidas las nuevas colonias á buscar asilo en
las cuevas y cavernas, de lo que nos quedan todavía grandes ejemplos que admirar.
Hasta tanto que los hombres no se vieron libres de ciertos cuidados y necesidades
más apremiantes de la vida , no pudieron detenerse en considerar las malas condicio-
nes de sus albergues, ni pensar, por consiguiente, en mejorarlos y sustituirlos por
otros. Los primeros alojamientos, perfeccionados cada vez más, serían proporciona-
dos á las facilidades de cada comarca y relativos á los conocimientos de los morado-
res. Las primeras casas délos egipcios y de los pueblos de la Palestina eran de juncos y
cañas entrelazadas; las de Grecia eran de arcilla. La construcción de estos edificios no
exigía ni grandes máquinas ni muchos conocimientos; los árboles empleados en ellos
pudieron derribarse en aquellas comarcas donde se conocía el fuego, como lo hacen
en el dia algunos pueblos salvajes, minándoles con su ayuda por medio de tizones ó
por cualquier otro procedimiento de idéntica sencillez. Más tarde pudieron emplear-
se ciertas piedras duras y cortantes para trabajar la madera, hasta conocer algunos m e -
tales, con cuyo auxilio el trabajo se haria más fácilmente y con mayor perfección.
Por ùltimo, la industria y el gusto, al desarrollarse, suministrarían otros medios y
otros materiales, como los ladrillos, crudos primero y después cocidos, las piedras la-
bradas, etc.; y con ayuda de estos nuevos recursos los edificios serian más sólidos y
de mayor belleza arquitectónica. De todos modos, no cabe duda de que los egipcios
conocieron y emplearon en sus construcciones los ladrillos cocidos desde muy anti-
guo, y según el testimonio de Plinio, también os muy atitíguo el uso de las lejas; no
siendo tampoco dudoso que se emplearan desde los tiempos más remotos el mortero,
yeso, piedras y otros materiales.
Los pueblos que antes construyeron edificios de buenas condiciones relativamente,
fueron los que conocieron la agricultura, por razones fáciles de comprender, pues os
indudable que los cuidados que el cultivo exige obligarían á los hombres á vivir agru-
pados, y á tener depósitos para sus cosechas, para sus ganados y máquinas de la-
branza ; y así vemos que la Caldea, la China, el Egipto y la Palestina son los p u e -
blos donde la arquitectura propiamente dicha se desarrolló primero.
Y llegamos á un punto de la mayor importancia para la historia de la maqui-
naria; esto es, al descubrimiento y empleo de los metales, sin cuyo auxilio no se
comprende el progreso de las artes. ¿Cómo, cuándo y por quién se haria este descu-
brimiento? Los antiguos consideraron laJnvencion de la metalurgia como una cosa
tan extraordinaria y tan maravillosa, que le atribuyen nada menos que á inteligen-
cias celestes ; pero nosotros somos poco aficionados á mezclar la ciencia y la fe, ver-
daderos rayos de luz emanados del Supremo Hacedor hacia la más predilecta de sus

Biblioteca Nacional de Espaa


«"aturas. La ciencia y la fe, cuando imprudentemente se confunden por algunos,
producen el mismo resultado que los rayos del espectro, muy luminosos cuando se
separan, pero que, al encontrarse, en ciertas condiciones, producen la oscuridad m á s
completa.
Todos los escritores, asi antiguos como modernos, están acordes en que ha habido
«n tiempo durante el cual el hombre ignoraba la metalurgia; ignorancia en que se han
encontrado algunos pueblos al tiempo de su descubrimiento. Poco tiempo después del
diluvio se encuentra ya al hombre en posesión de los metales, en ei Egipto y en la
Palestina ; pero hay que convenir en que todos estos pueblos sólo sabian trabajar un
reducido nú mero de metales, tales como el oro, la plata y el cobre. El descubrimiento
de algunos metales no costaría mucho tiempo á los primeros hombres, pues no nece-
sitaban abrir las entrañas de la tierra para encontrarlos: m ü accidentes han podido
presentar á su vista el brillo del oro en estado natural, y de aquí á emplearlo no h a y
más que un paso, pues sabido es el afán del salvaje p o r apropiarse y engalanarse con
todo aquello que reluce. Recordemos á este propósito que los antiguos historiadores
hablan ya de ciertos rios m,uy célebres por el oro y plata que se encuentra en sus
arenas.
Por lo que toca á la minería, varios accidentes habrán indicado al hombre las
materias metálicas que la tierra contiene en su seno: el desprendimiento de un p e -
dazo de roca habrá dejado ver el brillo metálico, como asimismo el laboreo de la
tierra ó la caída de un árbol arrancado d e raíz por el huracán. Pero quedaba todavía
que resolver un problema importante: la extracción del metal, que no puede con-
seguirse sino con auxilio del fuego. Puede conjeturarse que los volcanes han podido
contribuir á dar al hombre alguna noción de metalurgia; y esta conjetura es tanto
más fundada, cuanto que los historiadores antiguos atribuyen la invención de la
metalurgia á los habitantes de los países mas notables y conocidos por sus grandes
volcanes, en la actualidad apagados. Hay, sin embargo, otra versión muy racional
•del descubrimiento de la metalurgia, y es la de los que opinan que el incendio de los
bosques pudo presentar á los hombres el metal fundido corriendo sobre la tierra: se-
gún la antigua tradición de la Grecia, de este modo se descubrió el hierro en el
monte Ida. Se cuenta también de unos navegantes que habiendo desembarcado en
Una isla desconocida y encendido lumbre al pié de una montaña, vieron correr la
plata. Una historia más reciente dice que al apercibir uno de los moradores de una
comarca de América una piedra muy dura y sembrada de mai:chas negras, la echó
''l fuego por curiosidad, y vio formarse una pequeña cantidad de hierro. El capitán
un buque español, al verse obligado á bajar en una isla desconocida, tuvo que
arreglar el horno de á bordo, y al efecto puso varias capas de tierra para hacer el
hogar; al llegar el buque algún tiempo después á Acapulco, la tripulación fué sor-
Prendida al ver una masa de oro en el cenicero del horno, oro formado indudable-
«lente por la violencia del fuego, que le fundió y separó de la tierra. Todos estos in-
cidentes indican los diferentes orígenes que puede tener la invención de la metalurgia,
perfeccionada después por la experiencia y el estudio, cada vez m á s estimulado por
los grandes servicios que desde un principio prestarian los metales. Las circunstancias
especiales en que se dan éstos en la naturaleza, obligan á creer que el hierro no
debió conocerse hasta después que el oro, la plata y el cobre, y los estudios cada vez
*"ás importantes de la arqueología parecen comprobarlo también.
Tenemos ya indicios sobre el origen de las principales invenciones; dejamos al

Biblioteca Nacional de Espaa


hombre en posesión de los medios más necesarios para atender á su subsistencia p
para vestirse y para albergarse; conoce también la metalurgia, sin la cual no hubiera
podido dar un paso más en el camino del progreso de la maquinaria. ¿Cómo se
aumentó y perfeccionó ésta durante los diferentes períodos de la historia?

III.

Los progresos de la maquinaria debieron iniciarse en aquellas comarcas del Asia


donde, según todas las probabilidades, tuvo su cuna la humanidad, y donde primero
se conoció la agricultura y se formaron en su consecuencia las sociedades civilizadas.
Muchas de estas comarcas se encuentran en el dia desiertas ó extrañas á los progre-
sos de los tiempos modernos: países privilegiados fueron el objeto constante, el
punto culminante donde fijaba sus miradas la codicia de las naciones extranjeras,,
que buscaban en él la gloria y las riquezas, por el procedimiento, entonces muy en
uso, de las correrías y saqueos. Otros pueblos del Asía Oriental, la China entre ellos,.,
presentan un espectáculo muy distinto al de aquellos países desgraciados, conservan-
do todavía su antiguo estado social, y , si asi puede decirse, su juventud y su vigor.
La circunstancia de presentar los ídolos de los antiguos egipcios, así como sus-
edificios religiosos, una gran semejanza con los primeros monumentos de la India
que han podido conservarse hasta el dia, ha hecho suponer fundadamente que la
civilización de este pueblo precedió á la de aquél ; opinion que parece también con-
firmada por diferentes usos, leyes, y sobre todo por el sistema de las castas, que
indica claramente que existieron entre ambos pueblos estrechas relaciones. Desgra-
ciadamente no tenemos bastantes datos positivos para poder juzgar del estado de la
maquinaria entre los antiguos indios, aunque los estudios recientes y algunas noti-
cias relativas á los productos manufacturados que á este pueblo venían á buscar los
antiguos comerciantes, parecen demostrar que la India conoció desde los tiempos
más remotos muchas artes que llevaron á un alto grado de desarrollo, habida cuen-
ta de la ignorancia en que se encontraba la antigüedad respecto de las ciencias
físicas.
La Arabia, que no hizo grandes progresos en la maquinaria, prestó en cambio
Kuenos servicios en el comercio de los productos de la India.
La China, por el contrario, fué siempre, como lo es ahora para los pueblos del
Asía, el gran foco de la civilización : sus habitantes merecen ocupar uno de los pri-
meros puestos en la historia de la industria , siendo una raza laboriosa, de hábiles-
labradores y fabricantes. El pueblo chino conocía desde la más remota antigüedad
todas ó casi todas las artes industriales, sobresaliendo en algunas de ellas, como en
la fabricación de la porcelana y en la de los tejidos de seda.
Otro pueblo del Asia, Babilonia, alcanzó también en la antigüedad un alto grado
de progreso industrial, mereciendo notarse sus tejidos de algodón y de lana, que
alcanzaron gran renombre por su finura, por la elegancia de sus dibujos y por la,
brillantez de sus colores; ocupando también un lugar distinguido en sus manufac-
turas el trabajo de los metales, por el gran empleo que se hacia del estaño y por la

Biblioteca Nacional de Espaa


admirable variedad de objetos de bronce que se han encontrado en las ruinas que
asta nosotros se han conservado del pueblo babilonio, y entre los cuales se encuen­
dan calderas, vasijas, platos, armas, etc. Todo lo cual indica de una manera que
"o deja lugar á duda, que este pueblo tenía gran habilidad para trabajar el bronce,
con cuyo metal recubrían generalmente sus obreros los pocos objetos de hierro
ЧПе fabricaban, á fin de darles una forma más elegante. Ejerció también la agri-- •
cultura con tal inteligencia y asiduidad, que surcó sus tierras con canales y empleó
'iiaquínas para la elevación de las aguas. No debe, pues, extrañarnos la extraordi-
naria fama de que gozó antiguamente Babilonia, fama que conservó aun después
de la caida del imperio asirio.
"ero el pueblo de la antigüedad que más interés nos presenta, para el estudio que
ponimos haciendo, es Egipto, por su influencia sobre la civilización de Grecia, que
че la que primero la recibió en Europa. La historia del pueblo egipcio se halla es-
"jí'l'a en sus turabas y obeliscos; en sus monumentos, llenos de inscripciones y de
dibujos, que representan sus costumbres, así como sus ocupaciones y los procedí-'
"lientos que empleaba en las artes. Todos estos restos de una anfigua civilización
atestiguan que los egipcios conocieron y emplearon bastantes máquinas; y lasnoti-
^*as, demasiado vagas por desgracia, que hasta nosotros han llegado por conducto
de los historiadores griegos, lo confirman plenamente.
Los antiguos egipcios eran muy diestros en el arte de tejer y en el de la cerámica;-
jabricaban algunos colores de sorprendente brillantez,; trabajaban con bastante h a -
bilidad el cobre, el oro y la plata'; fundían y modelaban el bronce, con el que
Construían la mayor parte de sus armas ; poseían conocimientos bastante precisos'
sobre el cultivo de la tierra, en el cual empleaban el arado y otras máquinas ; y, por
nitimo, no eran extraños á ciertos principios, aunque en verdad muy rudimen-
tarios, de las ciencias puras.
Algunos escritores, que tienen la costumbre de atribuir á los pueblos de la ánti--
gúedad la mayor parte de los conocimientos actuales, no han titubeado en afirmar
l u e los egipcios eran muy entendidos en las ciencias físicas y químicas, y, como el
Jjue se coloca en la pendiente de cierto género de afirmaciones no se para ya hasta
cgar á los mayores absurdos, no ha faltado quien haya dicho que conocían también
a máquina de vapor, ó poco menos, y los mecanismos más variados y perfectos,
ste monumento de prodigios, construido sin otros materiales que una rica fantasía^
''^ "viene al suelo con el testimonio de la historia y la observación que se hace de los
restos legados por el tiempo de los Tolomeos. Ciertamente que las clases sacerdotales
Poseían algunas nociones sobre determinados fenómenos físicos, explotados, por lo
^™as, con mucho talento para divulgar en la muchedumbre la idea de un poder
sobrenatural ; pero las nociones positivas de aquellas ciencias estaban envueltas y
"Mezcladas con errores groseros. Y esto no debe extrañarnos ; para que tuvieran los
egipcios grandes conocimientos en las ciencias puras era preciso que antes las artes
acanzasen un alto grado de perfeccionamiento, no pudiendo formarse aquéllas sino-
ai Cabo de mucho tiempo y después de la observación constante de los hechos, hasta
ЧЧе los hombres de verdadero genio encontrasen las leyes según las cuales estos-
hechos se verifican ; y sólo después de conocidas estas leyes ó principios absolutos,
^ lo que es lo mismo, después de estar formada la ciencia, es cuando ésta podia-
Reaccionar sobre los progresos de las artes, y por consiguiente sobre el adelanto de la
"maquinaria.

Biblioteca Nacional de Espaa


Aunque no está probado, ni mucho mxnos, hay quien afirma que los egipcios co-
nocieron desde tiempo inmemorial el trabajo del hierro, para deducir de aqui el
grado de perfección que debieron alcanzar en lo ^ue respecta á la maquinaria ; y
como el ingenio encuentra siempre fácil salida en cualquier apuro, se ha tratado de
explicar la contradicción que existe entre aquella afirmación y el hecho de no haber
empleado nunca el referido metal en la construcción del arado, que era la máquina
de más estima entre los egipcios, diciendo que éstos no quisieron hacerlo jamas por
temor de ofender á la diosa Isis, á quien atribuyen la invención del arado de madera.
La historia, sin embargo, y la observación de los restos monumentales del pueblo
egipcio están contestes en que, ó no conocía este pueblo el uso del hierro, ó lo e m -
pleó muy poco : sus armas eran de b r o s c e , y del mismo metal eran sus carros de
guerra, haciendo con él toda clase de herramientas.
Pero aun aceptando la ignorancia de los egipcios en el arte de trabajar el hierro,
¿debemos suponer, como algunos suponen, que no hicieron aquéllos grandes pro-
gresos en la maquinaria, relativamente á lo que entonces se conocía en el mundo?
Lejos de nosotros tal suposición: ya hemos indicado muchas de las artes cultivadas
con acierto por este pueblo, y ahora debemos añadir que no puede ponerse en duda
que poseían algunos conocimientos, siquier fueran estos escasos, en las ciencias
puras, y bastantes en las aplicaciones de la mecánica. Basta observar, para conven-
cerse de ello, su arquitectura colosal ; esas enormes moles de granito y de sienita
que trasportaban á grandes distancias ; las inmensas obras que levantaban para estar
á salvo de las inundaciones del Nilo. ¿ Hubiéranse podido verificar construcciones de
tanta importancia sin tener bastantes conocimientos de mecánica aplicada y algu-
nas nociones de geometría?
De otro invento es deudora la humanidad al Egipto, invento que no dejó de r e -
portar grandes beneficios á la civilización : tal fué el del papyrus, que durante m u -
chísimo tiempo fué la sola-materia empleada para la escritura, con notorias ventajas
sobre las otras que hasta entonces se habian empleado con el mismo objeto.
Esta invención tan importante, la construcción del célebre canal que unía el mar
Rojo con el Mediterráneo, y la célebre escuela de Alejandría, verdadero foco de
ciencia ; la célebre biblioteca de dicha ciudad, expresión sublime del saber en las
más remotas edades, completan el cuadro de la civilización egipcia en lo que res-
pecta á los progresos de la maquinaria y de las ciencias.
Los fenicios ocupan también un lugar importante en la historia de la maquinaría,
y con razón se les considera como los iniciadores de los griegos en el conocimiento
de las artes llamadas útiles, y que aprendieron quizás de otros pueblos que les h a -
bian precedido en el camino de la civilización. Algunas de estas artes las trasmitie-
ron á los griegos, ventajosamente modificadas.
Entre sus muchas glorias, tiene el pueblo fenicio la de haber sustituido la escri-
tura simbólica por la ideográfica. Esta conquista de la civilización naciente, recha-
zada por los sacerdotes egipcios, que preferían sin duda la primera porque se pres-
taba maravillosamente para ocultar su saber á la generalidad de los hombres, fué
aceptada en seguida por los griegos, que no tenian motivo alguno para temer tanto
progreso.
Navegantes de justo renombre y fama, los fenicios emplearon las áncoras en sus
buques, y sabian dirigir éstos con ayuda de los conocimientos prácticos que tenian
de astronomía. Las necesidades del comercio, que practicaron en grande escala, el

Biblioteca Nacional de Espaa


buen gusto que adquirieron por las grandes riquezas que les producía aquella indus-
tria, les obligaron también á cultivar muchas artes, en las que lograron notables
adelantamientos, inventando la fabricación del vidrio primero, y de la púrpura des-
pués, á la que estaba reservado tan importante papel durante algunos siglos de la
antigüedad.
Los fenicios se ocuparon también en la fabricación de tejidos y otros muchos o b -
jetos de gran valor y mérito, y conocieron y practicaron la metalurgia, obteniendo
entre otros metales el acero ; llevando los conocinnentos adquiridos en ciertas co-
marcas á otras que más tarde poblaron, ó con las cuales entretuvieron relaciones
comerciales. Véase, pues, cuánta influencia debió ejercer en estas últimas su contac-
to con un pueblo tan culto é instruido.
La destrucción do las principales colonias fundadas por este pueblo ha sido causa
de que no hayan podido llegar hasta nosotros muchas noticias sobre el verdadero
estado de la maquinaria en los tiempos en que fué la primera nación del mundo,
pero puede asegurarse, en vista de lo que de ella se sabe, que alcanzó un alto grado
<le perfeccionamiento relativamente á lo que entonces se conocía.
La civilización, según va dijimos, penetró en Europa por Grecia. Este pueblo no
fué tan navegante y mercantil como el fenicio, ni igualó tampoco en lo industrial
como el egipcio, pero es, sin embargo, el que más ha contribuido en la antigüedad á
la propagación de los conocimientos humanos hasta entonces adquiridos y aumen-
tados por sus sabios. Su gusto por las artes y por las letras lo trasmitió á sus n u m e -
rosas colonias, y sus estudios abrazaron, no tan sólo la retórica, la filosofia y otras
ramas del saber académico, sino también las ciencias de aplicación ó positivas, tales
como las matemáticas, la astronomía y la geografía ; y no tan sólo llevó sus conoci-
luientos á las naciones atrasadas, sino que se los debió el mismo Egipto, porque es
sabido que la dominación macedónica llevó la influencia griega al pueblo de los
Tolomeos, y que la época brillante de estos reyes nació evidentemente de esta i n -
Huencia, y no de las tradiciones nacionales de la época de los Faraones. Los griegos,
por lo t a n t o , tenían una misión cosmopolita, si así podemos decirlo, que supieron
llenar cumplidamente.
Sin duda alguna, la mayor parte de las ciencias estaban, en los tiempos de que
hablamos, en estado embrionario, pero así y todo, los filósofos griegos las conocie-
ron todas, sirviéndose de unas para aclarar las otras, llegando en algunos puntos á
resultados sorprendentes, sí se tiene en cuenta cuan insignificantes é inciertos de-
bían ser los datos científicos que poseían y los pocos recursos que tenian á su dis-
posición. De modo que no puede decirse de la antigua Grecia que poseyera ese or-
den de sabios llamados especialidades.
Es verdaderamente digno de encomio el celo que los sabios griegos desplegaron
para coordinar y aumentar los conocimientos científicos, y la humanidad no podrá
uunca agradecerlo suficientemente. Venciendo obstáculos de tanta monta como son
la ignorancia universal del pueblo, las preocupaciones vulgares, y por último, la n e -
cesidad de expatriarse para buscar lejos de su país algunos conocimientos, siquiera
ruuy pequeños, que se conservaban en ciertas familias por tradición hereditaria
<^omo si fueran un monopolio, ó bien en los templos, donde los sacerdotes los ocul-
taban con refinado celo; venciendo, repelimos, todos estos obstáculos, los sabios de
Grecia consiguieron acumular bastantes datos para que las ciencias hicieran un ver-
dadero progreso, que habia de traducirse, en último término, por una conquista más.

Biblioteca Nacional de Espaa


— Go-
la de mayor importancia en el camino de la civilización. Cuenta la historia que Pi-
tágoras, el gran matemático, para obtener alguna instrucción de los sacerdotes egip-
cios, se vio obligado á tomar este estado, pasando un largo y rigoroso noviciado;
doce anos después cayó en poder de los persas, conquistadores de aquel país, y fué
conducido, entre el botín de Cambíses, prisionero á Babilonia, y hasta la edad de
sesenta años no regresó á su patria. Democrito, después de haber consumido la ma-
yor parte de su vida en viajes científicos á Egipto, Asia é islas del Archipiélago, vol-
vió á Abdera cargado de ciencia y de años y aligerado de dinero, como ha dicho un
escritor contemporáneo, pasando por loco entre los abderianos al ver el modo corno-
empleaba su vida. Tal era la condición de los filósofos griegos en un principio; y
asi siguieron las cosas en los siglos vi y v antes de J, C , es decir, en la misma épo-
ca en que la escuela jónica brillaba con todo su esplendor.
Si queremos formarnos una idea de lo que era la maquinaria en los primeros tiem-
pos históricos de la Grecia, es necesario que loamos la lUada de Homero, verdadera
enciclopedia, donde se habla de astronomía, geografía, estudistica, historia natu-
ral, industria, arquitectura, artes mecánicas, etc., etc. En la parte militar de la
Iliada no se habla de fosos, ni de asaltos, ni de ninguna máquina de guerra; y en
cuanto á los 1.200 buques de que se coniponia la escuadra coligada, lo que dice Ho-
mero prueba que, no obstante la célebre expedición de los argonautas, el arte de la
navegación no superaba mucho al de la táctica. Los mayores buques, según el poe-
t a , podían llevar hasta 120 hombres solamente; y aunque Dédalo había inventado
el hacha, el berbiquí y la sierra , no vemos que se acudiese á esta ùltima para la
construcción de las naves que trasportaron los griegos á Troya. Las otras herramien-
t a s , así .',omo las armas de los guerreros, eran de cobre endurecido por el temple,
pues el bronce no se conoció hasta más tarde. No se conocía tampoco en la época
de la guerra de Troya la manera de trabajar el hierro; de suerte que las artes me-
cánicas estaban faltas de su principal elemento. Por lo demás, la Iliada y la Odisea
atestiguan que el arte de fundir y de alear en metales, de esculpirlos y de grabarlos,
estaba en uso en los pueblos de la antigua Grecia y del Asia. Los trabajos de Vul-
cano, descritos por Homero, dan idea de una metalurgia perfeccionada; y aun con-
cediendo alguna exageración poética á lo que dice de la Minerva troyana y de la
magnificencia de las estatuas de oro, no pueden menos de verse en esta descripción
las pruebas de que existia una metalurgia, cultivada desde esa época con gran éxito.
En esto, como en todo, la exageración implica siempre alguna realidad. ¿De dónde
hubiera sacado Homero todo lo que nos cuenta concerniente á las armas y á los me-
tales, si nada de análogo hubiera existido en su tiempo? Lo más que puede conce-
derse es que el poeta griego trasportó al tiempo de la guerra de Troya las ideas que
encontró en el momento de escribir sus inmortales poemas; pero así y todo, queda-
rá probado que mil años próximamente antes de J . C. las artes de la escultura y del
grabado florecían ya en el Asia Menor. Lo mismo puede decirse de todas las artes de
que se ocupa en sus poemas.
Los griegos dieron mucha preferencia á la agricultura, cuyos trabajos se conside-
raban como muy honrados, y eran los únicos, según ellos, que desarrollaban la
fuerza y el valor, mientras que los trabajos industríales eran menos preciados, sin
que por esto dejaran de practicarse algunos que consiguieron celebridad. Pero en lo
que más se distinguieron fué en la geometría, astronomía, mecánica, y aun en la fí-
sica. Thales fué el primero que descubrió la electricidad; sus conocimientos en me-

Biblioteca Nacional de Espaa


íeorología le permitieron prever que un año sería abundantísimo en cosecha de acei-
tunas, y tomó alquiladas un gran número de prensas, lo que le valió grandes ga-
nancias. Pitágoras hizo bastantes descubrimientos en aritmética y geometría; Ar-
químedes fué, á no dudar, el primer ingeniero de la antigüedad, como lo prueban
las construcciones que dirigió en Egipto ; la invención, ó por lo menos el perfeccio-
namiento, de la espiral que lleva su nombre ; el empleo que hizo de una porción de
aparatos, por él inventados también, de palancas y de poleas, solas ó combinadas;
«1 descubrimiento de las leyes del equilibrio de los cuerpos sumergidos en los fluidos,
las varias máquinas que inventó y aplicó en la defensa de Siracusa, y otros mil tra-
bajos de la mecánica pura y aplicada. Eulides y Apolonio fueron grandes geómetras,
y es lástima que los cruzados y las invasiones de los árabes destruyeran muchos l i -
bros y noticias referentes á estos geómetras. Hiparco, que disponía de un excelente
observatorio en Egipto, fué el primer astrónomo de la antigüedad. Un siglo ,después
de Arquímedes aparecen en la escuela de Alejandría Heron y su maestro Ctsibio; á
estos dos matemáticos distinguidos se les atribuye la invención de varias máqui-
nas; al primero la de las bombas y la del sifón encorvado, entre otras; al segundo,
la de una máquina de compresión compuesta de dos bombas, aspirante é ímpelente,
de tal suerte que por el juego alternativo de sus pistones, el agua era aspirada cons-
tantemente é impelida á un tubo ascendente intermediario. Estas y otras muchas má-
quinas se atribuyen á estos dos ingenieros. . •,. ,
El imperio romano, que comprendía en sus límites casi todo el mundo civdizado,
el último pueblo que nos toca examinar para concluir el estudio que venimos ha-
ciendo sobre el estado de la maquinaria en la antigüedad. Roma adquirió de otras
naciones sus conocimientos; así, por ejemplo, aprendió de Grecia las ciencias y las
bellas artes, y de Egipto los procedimientos industriales. Un arte hay, sin embargo,
que los romanos desarrollaron espontáneamente y llevaron á una gran perfección, tal
fué la agricultura; su sistema de riego fué el mejor entendido de sus tiempos, y ve-
rificaron trabajos verdaderamente gigantescos para llevar las aguas á los campos.
Tampoco fueron aventajados los romanos en la construcción de grandes monu-
mentos, algunos de los cuales han quedado para atestiguar la grandeza de aquel
pueblo.
No fué tanta la suerte de la industria propiamente dicha. Roma, patricia y guer-
rera, ha dicho Levasseur, no podía ser favorable al desarrollo de la industria; no se
•estimaban sino las virtudes que hacían los soldados, ni estimulaban más que la agri-
cultura , que les ejercitaba y les alimentaba, y profesaban el más alto desprecio ha-
cia los trabajos manuales y las ocupaciones pacíficas del taller. Dionisio de Halicar-
"aso añade también, al hablar de los primeros tiempos de la república, que no esta-
ba permitido á ningún romano hacerse comerciante ó artesano. Esta preocupación
sobrevivió á las costumbres que le dieron origen; hacia mucho tiempo que los ejér-
citos romanos no se reclutaban entre los labradores del imperio latino, cuando Cice-
rón escribía á su hijo diciéndole que todos los que vivían del trabajo mercenario h a -
cían un oficio degradante, y que jamas un sentimiento noble podría nacer en !a
tienda del mercader. Más tarde, en medio de la corrupción del imperio, Séneca se
Indignaba todavía porque hubo quien se atrevió á escribir que los filósofos habian in-
ventado las artes.
En los países sometidos á la dominación romana existían dos elementos distin-
tos, el nacional, anterior á la conquista, y el elemento romano. Ciertamente que los

Biblioteca Nacional de Espaa


conquistadores imponían su civilización, sus costumbres, sus leyes; mas á pesar de
todo, el elemento primitivo no dejaba de subsistir. Algunas veces, muy pocas por
desgracia, uo dejaron de ejercer una influencia provechosa por lo que toca al pro-
greso industrial; así sucedió, por ejemplo, con los bretones, que estaban cubiertos
con pieles de anímales al tiempo de su conquista, y á quienes los romanos, sus con-
quistadores, enseñaron el arte de tejer la lana y de forjar el hierro. Por lo demás,
inútilmente se buscará en la época déla dominación romana la actividad industrial,
el trabajo en vias de la producción acumulada, en una palabra , el progreso de la
maquinaria. Durante la república, como en los primeros tiempos del imperio, la
industria estaba ejercida por los esclavos en provecho de su dueño, que les hacía fa-
bricar en su propia casa todo aquello que era preciso á satisfacer sus necesidades, y
aun para vender los productos de su industria á los ciudadanos libres, sus clientes,
que no poseían esclavos. Durante cierto período del imperio Roma fué , á no dudar,
la ciudad más rica del mundo, pero los artesanos fueron todavía más miserables por
la concurrencia de los esclavos, cuyo número aumentaba sin cesar.
No debe, pues, extrañarnos que el imperio de Occidente decayera cada vez más,
hasta llegar á la gran catástrofe que le hizo desaparecer de la tierra. El imperio de
Oriente, aunque desprovisto del genio creador do otras naciones más afortunadas,
presentaba una industria más próspera, y podia salvar las tradiciones de la civíhza-
cíon antigua y conservar los gérmenes en su seno, hasta que después de trascurridos
los siglos de verdaderas tinieblas llegaron á florecer de nuevo. En este último impe-
rio las artes de la paz tuvieron asilo al lado mismo de los talleres de armamentos,
porque fué la defensiva la única política que siguieron sus gobernantes.
Con la caída del imperio de Occidente en el siglo v de la era cristiana, terminan
los tiempos antiguos y principia la Edad Media. Pero como no vamos á entrar en
el estudio de lo que fué la maquinaria durante esta última, debemos resumir el
estado de la misma, y las causas por que no pudo progresar tanto como debió d u -
rante tan largo período de tiempo.
Los pueblos antiguos, como hemos visto, realizaron un gran número de descubri-
mientos ; puede decirse que bajo el punto de vista de la cantidad es verdaderamente
asombroso el número de industrias que ejercieron, sí bien no puede decirse otro tan-
to en lo que respecta á la perfección de los procedimientos y de las máquinas. Ex-
ceptuando la fundición y el zinc, conocieron y emplearon los metales que en la a c -
tual civilización son importantes auxiliares, y claro está que no aludimos á los dos
metales llamadosp'ecíosos, eloro y la plata, pues no son éstos precisamente los que
mayores servicios prestan á la industria moderna; á los que queremos referirnos son
el cobi'e y el hierro, más el bronce, q u e , como es sabido, no es otra cosa que una
aleación de cobre y estaño, y el acero, que es un derivado del hierro. Estos cuatro
metales ciertamente que los poseyó la antigüedad; pero por lo que respecta al hier-
ro, y todavía más para el acero, nunca conoció el ¡nodo de producirlos en grandes
masas y con poco trabajo ; de aquí que estos dos últimos metales fueran caros y ra-
ros , y sobre todo el acero; hecho que explica el por qué la parte cortante de un
gran número de herramientas, en vez de ser de acero, era de bronce.
También conocían los antiguos el arado y él empleo de los animales para los tras-
portes de las personas y de las cosas, pero con grandes obstáculos por la carencia
de caminos ó por las malas condiciones de éstos. Los trasportes marítimos eran tam-
bién muy imperfectos y de pequeñas dimensiones, y de aquí que tuviesen quereem-

Biblioteca Nacional de Espaa


Pbzar la calidad у tamaño por la cantidad; у esto explica el porqué de esas grandes
escuadras de que nos hablan los historiadores antiguos.
Las artes llamadas útiles fueron también practicadas, pero en su trabajo tenian
una parte infinitamente mayor la habilidad, la costumbre y la paciencia, que la i n -
teligencia del obrero y lo ingenioso del aparato ó procedimiento.
Ld mecánica tampoco adelantó gran cosa : sus aplicaciones eran sobre todo muy
sencillas, y se redujeron casi completamente á las de las máquinas llamadas s i m -
ples, como la palanca, el tornillo, el plano inclinado, la polea y un gran número
de herramientas más, aunque también emplearon algunas máquinas compuestas,
pero siempre relativamente sencillas, y aun así y todo, bastante toscas ó imperfec-
tas. Tal sucedía, por ejemplo, en los molinos, compuestos de dos pequeñas piedras,
á una de las cuales, como ya queda dicho en otro lugar, le daba vueltas un esclavo
ú un jumento, y aunque más tarde se inventó el medio de moverlas con la fuerza de
Un salto, de agua, el aparato era tan tosco é imperfecto, que sólo podemos formar-
nos una idea de él por los que han podido conservarse desde tiempo inmemorial, y
que atestiguan elocuentemente el atraso en que se encontraban sus constructores res-
pecto á la mecánica.
La química apenas era conocida, y aplicando esta palabra á la ciencia p u r a , p o -
demos decir que era completamente desconocida; no sucedió así con sus aplicacio-
nes, que no dejaron de conocer algunas los antiguos, tales como, por ejemplo, la
fabricación de ciertos colores, la cerámica y la febricacion del vidrio; pero respecto
á estas industrias cabe decir lo mismo que para las artes útiles, debiendo añadir,
respecto á alguna de ellas, por ejemplo á la fabricación del vidrio, que nunca se
obtuvieron piezas de grande extensión ni supieron fabricar los espejos. Cleopatra y
Aspacia se miraban en una pequeña placa de metal pulimentado.
Las ciencias físicas, por punto general, existían solamente al estado embrionario ;
el genio de algunos hombres, tales como Arquímedes, adelantó sin embargo bastan-
te, y es justo rendirle este homenaje de admiración, como asimismo á los ilustres
geómetras de la antigüedad.
Tal es, descrito á grandes rasgos, el cuadro que nos presenta la antigüedad res-
pecto al estado de su maquinaria, que, como vemos, dejaba mucho que desear. ¿Por
qué, pues, no progresó más en este concepto? ¿Qué causas impidieron que ios perfec-
cionamientos de los aparatos inventados quedaran casi reducidos, y muchas veces
reducidos por completo, al ser y estado en que el inventor los concibió y ejecutó?
Ya hemos dicho que el número de invenciones fué muy grande en la antigüedad, y
esto no debe extrañarnos, porque las necesidades del hombre, aun las estrictamen-
te precisas, así lo exigían. Veamos, pues, de encontrar la contestación á las pre-
guntas que hemos formulado.
Por poco que nos fijemos en la historia de los pueblos, observaremos este hecho
doloroso, pero evidente y escrito con sangre y lágrimas : los antiguos preferían,
por ser cosa más fácil y hacedera, servirse de sus semejantes reduciéndolos á la con-
dición de esclavos, de siervos, de tributarios, ó, lo que es peor aún, despojarlos del
fruto de su trabajo por la violencia ó el ardid, que servirse de las fuerzas de la n a -
turaleza, que son ilimitadas y cuya conquista no exige violencia ni injusticia alguna.
¿Y cuáles fueron las consecuencias de este hecho para la maquinaria? Sí el esclavo,
al labrar la tierra, al moler el grano, no obtenía más recompensa de su trabajo sino
lo que rigurosamente le era necesario para subsistir y poder continuar mañana la

Biblioteca Nacional de Espaa


misma tarea que hoy y que ayer, claro está que no habia de tener gran interés en
perfeccionar el cultivo del campo ni la molienda del trigo ; su dueño tampoco lo
tenía muy grande, de suerte que ni el uno ni el otro habian de detenerse en fatigar su
ingenio para inventar un nuevo aparato que produjese mejores resultados. Pero la
circunstancia de estar confiados los trabajos industríales á los esclavos tenía otra
£onsecuencia de mucha gravedad, y era la de prostituir aquellos trabajos hasta el
punto de que la preocupación general los señalase como indignos y bajos; preocu-
pación de que participaron todos los ciudadanos de la antigüedad, incluyendo aque-
llos sabios de más justa fama. Aristóteles, Platon, Sócrates, apostrofaron el trabajo
industrial ; los atenienses, más tolerantes en este punto que los hijos de Esparta y
Roma, permitían á sus ciudadanos emprender ciertas industrias, pero con la condi-
•cion de dirigir los trabajos solamente, dejando su ejecución á los esclavos.
Otra circunstancia habia en la antigüedad, que tuvo también una influencia funes-
tísima en la maquinaria ; tal fué la falta de seguridad, no solamente de las cosas, sino
de las personas. Todo atentado contra la propiedad es una causa de retraso; en
«fecto, ¿porqué se condénala inteligencia al trabajo de acumular observaciones, de
combinarlas, de aplicarlas, por último, á la satisfacción de las necesidades? Es evi-
dente que por la seguridad de que aquel trabajo ha de procurar, al que lo verifica,
un gozo más ó una pena menos ; de suerte que si se le quita al trabajador en todo ó
en parte esta satisfacción ; si el fruto de sus penalidades es consumido por otros
completamente extraños á ellas, ¿qué estímulo obligarán á trabajar á aquella inteli-
gencia? Una de las causas, acaso la más decisiva de las que han contribuido á llevar
ciertas poblaciones del Asía, antes emporio del mundo, al estado de abandono y de
atraso en que hoy se encuentran, es indudablemente la que nos está ocupando. No
ofrece duda que no basta siempre la seguridad de la posesión de las cosas y de las
personas para imprimir gran actividad al progreso; pero no creemos tampoco que
se nos pueda presentar un ejemplo de que se haya verificado aquel progreso sin la
debida seguridad de la propiedad , y en este concepto no podía ser muy halagüeño
el porvenir reservado á la sociedad antigua, condenada á una incertídumbre fatal
para todo progreso, y, por lo tanto, para el de la maquinaría.
Vemos, pues, que existían motivos de gran monta para que no pudiese progresar
la maquinaria en la antigüedad, no siendo los únicos, aunque sí los más importantes,
los que acabamos de señalar. En cambio, la construcción de grandes monumentos r
el progreso de las bellas artes dieron esplendor y gloria á aquellos tiempos tan remo-
tos. ¿Cómo se explica esto? Las grandes construcciones monumentales de los asírios
y de los egipcios, cuya utilidad en vano trataríamos hoy de explicarnos, no tuvieron
otro destino ni obedecían á otro objeto que el de herir y someter las imaginaciones
por el terror ó el respeto supersticioso : aquellos signos exteriores del poder eran en-
tonces necesarios para hacer aceptar á los primeros pueblos la dominación absoluta
de una raza ó de una casta; importaba mucho que los que se decian representantes
de la Divinidad sobre la tierra apareciesen superiores á los demás hombres en todo
aquello que estaba ó podia estar considerado como una manifestación de la fuerza ó
déla majestad. Erales, pues, indispensable el concurso de las bellas artes para cons-
truir sus templos y sus palacios, para decorarlos con suntuosidad, para solemnizar
sus fiestas, para confeccionar y adornar lujosamente sus vestidos y sus armamentos;
en una palabra, los arquitectos, los pintores, los escultores, los músicos, los poetas,
no les eran menos precisos que los soldados y los sacerdotes para poder sostener el

Biblioteca Nacional de Espaa


«dificio artificial y vicioso de la dominación. Así y sólo asi podemos explicarnos
la protección que desde los tiempos más remotos han dado los gobiernos á las bellas
artes en detrimento de los otros ramos d é l a producción. ¿Qué le importaban á
Ulíses los progresos en la construcción de los molinos, si para su uso particular y el
<lo su reducida córte tenia bastante con las imperfectas y pesadas piedras que
hacían girar sus esclavos?
Mas á pesar de todo, y aunque no tan grandes como fueran de desear, la antigüe-
dad verificó sus progresosen la maquinaria, y más ó menos precisas, nos ha trasmiti-
do algunas nociones de las ciencias y de la industria, y en ùltimo término la civili-
zación le es deudora de gratitud y respeto, pues, como ha dicho Cicerón, « nada de
lo que existe se ha producido de una sola vez, sino que cada cosa ha tenido su o r í -
gen y sus engrandecimientos sucesivos.. Y esta observación no sólo es verdad para
las creaciones del espíritu, sino también para las producciones de la materia. Los
castos conocimientos de Aristóteles prueban que los de sus predecesores no fueron
^anos y vacíos, y la ciencia completa supone necesariamente y de antemano otra
eiencia, siquiera sea imperfecta y bosquejada.

FRANCISCO BALAGUER.

M E N U D E N C I A S INDUSTRIOSAS D E L O N D R E S .

'^sfacio— Anuncios en los sellos de fecha del correo.—^Anuncios tachados y en blanco.— Clave de
^legramas. —Llaves de Chubb. —El periódico de los matrimonios.— El de la policía. — Museo
^ritánico. — Póngase usted los botones. — Burlington Arcade y Árgyle Booms.— Faro de Gibral-
*ar en 1602.

AL SR. D . EDUARDO DE MARIÁTEGUI, ETC.,


en Madrid.

I querido Mariátegui : Aquí, en la gigantesca capital de la


Gran Bretaña, recibí tu fina y honrosa demanda de algún
^ escrito mío para que lo insertase el ALMANAQUE del buen Mu-
de la Industria correspondiente al año futuro de 1873.—En Dios y en mi ánima
aseguro que cuando se duerme á una milla de donde se almuerza y á seis de don-
e se come, y cuando apenas pasa dia sin q u e , ademas, se emprenda alguna cami-
riata de tres ó cuatro leguas, hay poca calma en el espíritu y escasa seguridad en el
Pulso para redactar artículos que han de quedar prisioneros en un libro hecho y
erecho, como Jo es el ALMANAQUE.—Pero como para todo hay remedio, si no es
s

Biblioteca Nacional de Espaa


para la muerte, me ocurre el ardid de que ogaño pongas al final de tu obra una
sección de Gacetilla, y que en dicho departamento hospedes lo que menos malo te
parezca de la presente misiva.

Tú conoces el afán de los ingleses por los anuncios, fundándose en el axioma de que
quien anuncia más, vende más. — E n letras formadas con tablones d e cinco metros
y pintadas de negro hay inscripciones inglesas sobre las más elevadas montañas de
América, que permiten leer, á muchas millas de distancia, la venta de pildoras ó la
calle en que se encuentra alguna fonda. —Hace un año que IMr. W . Walker propu-
so al Director de Correos de Inglaterra agregar un circulo más á los sellos de fecha
que se estampan en los sobres de las cartas por las oficinas postales, y por medio de
pequeñas letras movibles, utilizar para anuncios la dicha leyenda. —El correo i n -
glés imprime con admirable claridad estos timbres en los tres millones de paquetes
que diariamente circulan, y que se reparten por todos los confines del mundo, de
manera que el industrial que comprase por un año ( si es que tenía dinero para p a -
gar el servicio) el privilegio de que su casa y mercancía fuese anunciada por todos
los sellos de fecha de la Gran Bretaña, de seguro que la haría conocer en los m u -
chos rincones donde todavía no han penetrado los periódicos ni los prospectos de Ios-
mercaderes de Inglaterra.
El proyecto no ha sido aún adoptado por el gobierno inglés ; pero me figuro que
no ha de transcurrir mucho tiempo sin que al rededor de un sello en que diga BATH
11 DE JUNIO, Ó LIVERPOOL 14 DE SETIEMBRE, leamos que en tal calle de Londres se
vende buena cerveza ó magníficas plumas de acero.
En España, como los timbres que las oficinas de correos imprimen en las cartas
son completamente ilegibles, no podría destinarse este sistema de anuncios más q u e
á cosas inmorales ú ocultas, que solamente conviniese saber á epigrafistas ó paleó-
grafos , reservándolas de la generalidad del público.

Los anuncios tachados son ya harto coniunes, y han perdido el atractivo que i n -
dudablemente tuvieron en su principio.— Consisten en figurar rayas de tinta (pero
hechas por medio de la imprenta) sobre el aviso en esta forma :

\NTES Y EL ÖÜIJÖTE
p o r D . F r a n c i s c o M. T u b i n o .
Ensayo crítico, donde se discuten cuestio-
nes literarias de suma importancia, entre ellas,
quién sea el autor del Quijote de Avellaneda,
el sentido oculto que encierra el verdadero,
la caballería andante, etc., etc.
ü n tomo en 4.° con elegante encuadema-
ción , S pesetas en las principales librerías de
Sevilla.

Biblioteca Nacional de Espaa


El anuncio en blanco es el siguiente :

E n el n ú m e r o de este periódico del pri-


mer dia del mes próximo se publicará en
este sitio u n aviso muy importante.

Claro es que tanto el rasguño simulado de pluma y tinta, como el espacio blanco,
aman la atención entre el centenar de noticias apuntadas en la plana de un perió-
. 'CO, y por poca que sea la curiosidad del hombre, espera ver qué leyenda ha de
^nsertarse en el albo cuadrado del final de una tercera columna por ejemplo, don-
° por espacio de ocho dias la carencia de letras y el pedazo de papel virgen están
aguijando al deseo; deseo que luego deja pasmado al lector, pues la noticia se re-
"ce á un agua excelente para teñir el cabello ó á la venta de navajas de afeitar de
^^'ase superior.

Á fin de abaratar el precio de los telegramas, ya enviados por el cable marítimo,


para el interior del país, venden en Londres, y se usa aquí por todo el mundo, un
Jioso diccionario, en el cual, bajo un método tan claro como sencillo, encuentras
"tas las frases que generalmente se envían por los despachos, encerradas cada una
cu una sola palabra.—En el capítulo destinado á enfermos, por ejemplo, te dice que
oración d e :
^igue muy aliviado y sentándole perfectamente las medicinas que se le aplican, equi^
^ a i e á q u e pongas JUAN.
En casa no hay novedad, lo explicas con DUERME.
^^'anquilidad completa en este pueblo, lo das á entender con HOY.
u e modo que con las tres palabras JUAN DUERME HOY, envías tres oraciones
completas.
Para decir los precios de la bolsa, las novedades políticas, e t c . , da la clave tales
cursos, que el más torpe se entera y aprende en media hora á manejar magistral-
ente el libro que tantos chelines ahorra.—Y para aquellos que desean conservar

Biblioteca Nacional de Espaa


entero secreto en su correspondencia, da la guía una larga lista de palabras coloca-
das en orden alfabético, con gran espacio en blanco á su lado derecho, para que de
común acuerdo entre los corresponsales den á cada una el significado que les plaz-
ca. — De este modo queda impenetrable el secreto, pues será difícil que sin ver la
clave acierte nadie que caballo, v. gr., quiere decir que los fondos han bajado dos
céntimos, y perro que han subido igual cantidad.

TÙ sabes que aquí son las cerraduras y las llaves, obras de arte y prodigios de la
mecánica. —Los libros que exphcan las controversias y disputas sostenidas entre
constructores ingleses y americanos sobre el mérito y seguridad de sus respectivos
productos son numerosos.—Chatwood, Chubb, y otros fabricantes hacen cajas que
bautizan bajo el nombre de invencibles, y que lo son en efecto, pues resisten sin
abrirse á los violentos y astutos esfuerzos de los más hábiles peritos.—Para estos mue-
bles, gracias á su especial estructura, son grano de anís, la pólvora, el fuego, el agua,
la palanca, y cuantos elementos]^traten de conspirar contra ellos, manteniéndose fir-
mes por veinticuatro horas (plazo medio que los ladrones ó los revolucionarios tienen
á su disposición), sin que salten sus puertas ni giren sus goznes.
Parece que son seres dotados de la pasíon^de la avaricia, y que resisten á los más
rudos golpes y tormentos sin entregar el tesoro que ocultan en su seno.—No es de
esto de lo que quiero hablarte, y sí de que el fabricante Chubb vende al precio de
doce reales unas cadenillas para atar ó formar manojos de llaves, cuya particulari-
dad y el elevado precio de tan sencillo mueble consiste en que lleva en un extremo
una pequeña lámina de metal, con leyenda, que traducida al español, dice {anverso)'-
Chubb è hijo : Cementerio de San Pablo, núm. S7 ; {reverso) 20 reales de recompensa,
núm. 4166.—Al venderte la cadenilla toman (si es que tú quieres) nota de tu nombre
y señas de casa, y como, caso de pérdida de las llaves, va quien las encuentra á casa
de Chubb por la recompensa ó hallazgo que allí le abonan, resulta, como regla ge-
neral, q u e á las pocas horas de su pérdida llegan al] establecimiento de San Pablo,
núm. 57.—Si se estampase en la chapilla del llavero el nombre y casa del dueño, y
lo hallaba en caso de pérdida un ladrón, ya éste tenía un dato seguro de la casa que
habia de robar ; pero llevando las señas del famoso fabricante, que conserva en el
mayor secreto su libro de asientos, es casi imposible que pueda utilizar las llaves
para un mal uso aquel que se las encuentra. Resultado, querido Eduardo : Chubb
gana buenos chelines con las llaves perdidas, pero con gran contento de los perdido-
sos, quienes por una corta suma excusan los gastos é incomodidad de violentar las
cerraduras de sus cajas, baúles y papeleras.

De la existencia de un periódico Inglés que se ocupa exclusivamente de matrimo-


BÍOS he oido hablar algunas veces en España, tachándolo de cosa rara y extrava-
gante. Este papel se publica todas las semanas por Frederick Farrah (282, Strand,
London), y lleva por titulo :

Biblioteca Nacional de Espaa


THE
MATRIMONIAL NEWS
AND SPECIAL ADVERTISER.

Consta de 16 páginas en folio, á tres columnas de menuda letra cada u n a , y el


ejemplar que tengo á la vista (1.° de Junio de 1872) inserta 500 anuncios de señoras y
e caballeros que desean contraer matrimonio.—Los nombres quedan reservadosen
poder del editor, y un número de orden es lo que encabeza cada aviso.—Hé aquí
a'gunas copias que tomo al azar :

S.390. Un caballero, viudo, SO años, buen aspecto y con 40.000 reales de


^enta, desea una esposa de 40 años, bien educada y amable.—El editor tiene el nom-
"'•e y señas.

5.385. Un capitan de marina de 40 años, alto, rubio y de buena presencia,


"^sea entrar en correspondencia con una señorita de buena familia, que sepa música,
y '^^ya edad sea de 25 años.—Dirección en poder del editor.
5.393. Daniel, de 29 años de edad, bibliotecario, sueldo de 9.000 reales, me-
"i-ana estatura, buen aspecto y disposición, y enteramente solo en el mundo, desea ha-
una mujer cariñosa de 25 años de edad y con algunos bienes de fortuna.—Pre-
'^''''e á una de hermoso cabello rubio y de ojos chispeantes.—Desearia conocer á las
^«««ciadas en este periódico bajo los números 5.832, 5.344 ó 5 . 0 6 7 . — e d i t o r tiene
dirección.
5.177. Un médico de 4S años, de muy elevada familia, bu^n aspecto y una
^diana renta, desea corresponderse con alguna señorita de buena posición y de 40
rfe edad, para casarse con ella.—Dirección en poder del editor.

I S ^ i ^ S-575. Una señorita de 30 años, buena familia, fina, bella y bien educada, con
•ООО duros y esperanza de mayor fortuna, desea encontrar un caballero de 40 ó 50
"OS con quien casarse.—Nombre y señas en poder del editor.
j . - - 5.361. Una viuda joven, bien relacionada, que aparenta 30 años, aun cuando
lene más edad, alta, morena y con algunos bienes de fortuna, desea hallar un caba-
' ' f o de 40 (í 50 años con quien casarse.—Le convendrían los mareados en este perió-
"'co con los números 5.179, 5.183, 5.186, 5.091 ú otros análogos. El editor tiene su
nombre y dirección.
- - 5 240 Una señorita de cinco pies y una pulgada, muy bella, rubia, fina, ama-
''^e, perfectamente educada, con trato de la alta sociedad, y que no tiene inconveniente en
««^ir de Inglaterra, desearia conocer á alguno de los caballeros que se anuncian con
ios números 5.124, 5.179, 4.353 ó 5 . 7 1 8 . — e d i t o r tiene las señas de su casa, btc,
eíc, etc.

Resulta que todas las clases so<:iales,^,todas las edades y todas las profesiones se ha-
l'an representadas, en ambos sexos, por la gaceta matrimonial. Los avisos y las ad-
^'ertencias revelan la sinceridad y la buena fe que caracterizan al pueblo ingles. A
^mgun britano se le ocurrirá valerse en tono de broma de una publicación que a mi

Biblioteca Nacional de Espaa


entender es útil y ventajosísima.—El hombre que á causa de sus negocios tiene poco
tiempo disponible, busca y halla una esposa de las condiciones que desea sin perder
meses y quizá años en averiguar solamente la casa donde vive la mujer cuyo físico
pudo agradarle cuando la vio de pasada en la calle. Yo no sé qué diablos de dife-
rencia existe entre la señorita madrileña, por ejemplo, que se exhibe en el teatro, en
el Prado, en las tiendas y en la Puerta del Sol, perdiendo cuatro horas diarias en
vestirse y desnudarse, y en volver de activa en pasiva, y de pasiva en activa, los mo-
ños y faldas de su vestido; no sé, repito, qué diferencia estal)lecer entre este modo
de aldisa?' su deseo de matrimonio y el de anunciarle por medio de un periódico.^
Por el pronto, la dama inglesa aprovecha en el retiro de su hogar el tiempo que la
española ocupa en ver telas y joyas que no compra, ó en escuchar requiebros y flo-
res de los hidalgos desocupados que se estacionan en las avenidas de la calle de Carre-
tas ó de la Carrera de San Jerónimo.—Y en fin, si la agencia matrimonial inglesa es
causa de muchos enlaces desgraciados, no son menores en nùmero los que en otros
países produce la carencia de semejante medio de poner en comunicación á los dos
sexos.

Gaceta de muy diversa índole es la que lleva por nombre


THE ILLUSTRATED
POLICE NEWS,

у en la cual no se trata más que de crímenes у de castigos.—Las láminas del nùme-


ro que tengo á la vista (22 de Enero de 1870) representan la ejecución de Tropman
у la muerte de Victor Noir, у las 18 columnas restantes de este doble in-folio hablan
de explosiones do gas, hundimiento de minas, asesinatos, robos, heridas, estafas,
suicidios, e t c . , etc. Un largo artículo histórico y científico consagra á la Guillotina,
y después de explicar su mecanismo hasta en los más pequeños detalles y de asentar
que considerando matemáticamente el tiempo que la cuchilla tarda en su descenso
no pasa de tres cuartos de segundo, añade que el lector comprenderá con cuánta sen-
cillez y seguridad cumple la guillotina su cometido. En fin, parece como que convida
y trata de despertar el entusiasmo del lector, que casi está á punto de decir : —Ven-
ga una guillotina y córteme V. la cabeza.

Del Museo británico, donde me paso agradablemente horas y horas, no te diré


más sino que el catálogo completo de los libros y objetos que encierra dicho esta-
blecimiento cuesta, en su edición barata, 14.000 r s . , y agrega que valen estos pre-
ciosos volúmenes más de lo que cuestan. — Tal mérito tienen y tan bien redactados
se hallan.
*
**
En ciertos lugares que el olor debería delatar, reina tan completo aseo que no hay
que llevar la mano alas narices. — E n todas las columnas, tan sencilla como artifi-
ciosamente ocultas á las miradas del público, se lee en hermosas letras de hierro
fundido en bajo relieve, la advertencia de « Póngase V. los botones antes de volverse
hacia el público." _

Biblioteca Nacional de Espaa


Muchas tardes, de o á S, y algunas noches de 11 á 12, no dejo de dar mi vuelta por
Bwlington Arcade ó por Argyle Rooms. —La belleza en carne y hueso es para mi
niás agradable que vista en bronce ó en pintura.—La descripción de estos sitios tan
conocidos en Londres, no la hallo impresa en las guías ni manuales. Por lo mismo,
"O seré yo quien hable de tales lugares en letras de molde. — Lo dejaré para carta
privada ó para tema de una noche al amor de la lumbre.—Como en Londres todo es
gi'ande, el vicio tiene también u n colosal tamaño.''
Pero como aqui la etiqueta, las fórmulas y las costumbres son ante todo, te diré
que hallándome noches pasadas en Argyle Rooms, vestido del modo que allí debe
"•se, ó sea con frak y corbata blanca, acertó á detenerse junto á mí una joven de
singular belleza y vestida con extraordinario lujo. —Como sabemos quiénes son t o -
das las mujeres que concurren á esta casa de baile, me atreví á dirigir con la mayor
atención y en correcto inglés algunas palabras á mí vecina. Su respuesta fué mirar-
me de píes á cabeza con lástima y desprecio, y retirarse de aquel lugar después de
decirme: ¿ Tan pobre y desvalido es V., que no ha tenido quien lo presente e. mi para
poder dirigirme la palabra?

Vaya como postre délas nuevas industrias una atrasada y antigua, pero que en mi
«ntender ofrece alguna curiosidad. El presbítero Hernando Gutierrez Plaza, vecmo
de Gibraltar y natural de Medina Sidonia, otorgó su testamento en esta última ciu-
dad por Noviembre de 1602, ante el escribano Juan Fernandez Herrera, y entre
otras cosas mandó lo que contiene la siguiente cláusula :
«ítem, mando á nuestra señora d'Europa, cuya casa está en la dicha cibdad de
•Gibraltar, cíent ducados en reales para que en su santa casa y torre se ponga las
» noches de tormenta un farol para que las personas que por la mar la corrieren bien
»les alumbre é puedan venir al puerto, é si para ello conviniere alzar la torre algo
*inás, se alze, porque yo los mando para este efeto, é que no se ponga en otra parte
•sino en la dicha santa casa é torre, porque ansí es mi voluntad.»
Y por cierto que la voluntad del buen sacerdote español tenía sólido fundamento
y no era hija del capricho, pues comprendió que sí el pobre farolillo se colocaba s o -
bre el Peñón, las nieblas impedirían su vista en las noches de tormenta y de n e b b -
i a . Pocos marinos tendrán noticia del mezquino faro que á principios del siglo xvn
«cupaba el sitio en que hoy se halla la espléndida luz que en la colonia británica
sirve de señal y guía á los navegantes.

üue tú y toda tu familia disfrutéis completísima salud es el deseo del


Dn. THEBUSSEM.

Londres, 10 Octubre 1872 años. (Brondesbury Villas, Kílburn, núm. 39.)

Biblioteca Nacional de Espaa


LA FRAGUA.

A fragua! ¡Vaya un tema árido, sin atractivo, interés, eleva-


ción ni poesía! ¡La fragua! ¡Qué ocurrencia! ¡Qué excentricidad^
elegir la fragua para tema de un artículo! ¿Quién reparó nun-
ca en el mezquino y anticuado ingenio de que se sirve el su-
cio y mísero herrero para forjar sus manufacturas ? ¿Quién hizo alto ante uno de
esos ennegrecidos tugurios, cubiertos de orin, achaparrados, sin puertas en sus va-
nos , abiertos á todas las inclemencias del cielo, donde algunos jayanes se ocupan en
calzar azadones y palas, templar hoces y labrar pernos, clavos y toda suerte de her-
ramientas? Antes que atraer, la fragua repele ; antes que suscitar simpatías, el herrero-
es un ser abyecto, á quien todos miran, sí no con desprecio, con marcado indiferentis-
mo. Y sia embargo, la fragua es el núcleo, el foco, el alma de la industria, y consi-
guientemente de la cultura; y el herrero, con toda su miseria, con todos sus h a -
rapos, con todo el desden de que la sociedad le favorece, es el primer agente del
progreso humano, el primer soldado de la luz, el noble precursor de la buena nueva,,
el misterioso nigromante que descifró ante los hombres el enigma de sus destinos.
¡Qué equivocación tan lastimosa! Es la fragua, en su más rudimentaria forma,
asiento firmísimo de todo bienestar social; es en medio del océano de ideas, triun-
fos, caidas y esperanzas que constituyen la atmósfera en que vivimos y respiramos,,
petrificación sublime de un acontecimiento grandioso, que surgiendo en lo más r e -
moto de la historia humana, en aquella penumbra nebulosa donde el hombre casi se
confunde con la bestia, se ha trasmitido de pueblo en pueblo, de zona en zona, de-
época en época, mostrando siempre á los que tienen ojos, el origen primero de todos
nuestros triunfos sobre la naturaleza.
Toda la sociedad, toda la vida colectiva, todo el trabajo útil, toda industria, toda
comercio, todas las artes, todas las innúmeras complicaciones de nuestra febril acti-
vidad han sido posibles, ó se han suscitado, ensanchado, robustecido y diversificado,
gracias á la fragua : la guerra, ese gran calvario de la humanidad ; la tiranía y el go-
bierno, esos dos colosales yunques donde se ha templado y purificado la dignidad del
hombre, no se comprenden ni se explican sin la- fragua ; porque la fragua es la p o -
sesión del fuego, y el fuego es el hombre adquiriendo la posibilidad de civilizarse, or-
ganizando una familia, afirmando una propiedad, imaginando un culto, sosteniendo
un derecho, labrando un domicilio, constituyendo una tribu, una ciudad y un p u e -
blo ; porque la fragua es algo más que el disfrute y la manipulación de los metales.

Biblioteca Nacional de Espaa


Siendo^ como es, la conquista del hierro, y al lado del hierro nada valen las materias
as preciosas: el hierro está sobre las sustancias argentíferas, sobre el oro, el zafiro
y Si diamante, porque el hierro, dominado, fundido, forjado, convertido en picos,
martillos, cinceles, arpones, tridentes, espadas, lanzas, cascos, rodelas, acicates,
Sierras, fíbulas, lámparas, leseras, lanzas, flechas, agujas y estilos, abarca todos los
eiclos del progreso, todas las esferas de la vida, todos los altibajos d é l a historia,
odos los trances por donde han pasado las instituciones antes de llegar al florecí-
'"lento contemporáneo.
Ni las grandes maravillas arquitectónicas de la antigüedad, ni el Júpiter de Fídias,
la Venus de Praxitéles, ni las conquistas de Alejandro, ni los triunfos de Platea,
araton y Salamina, ni la colonización por Roma del Occidente, ni el comercio
enicio ó cartaginés, ni todo el caudal de ventajas que la Edad Media heredó del
"Udo asiático-romano, se hubieran alcanzado sin el hierro, y el hierro sin la fra-
gua no se comprendería. Los pórfidos del Egipto, los mármoles de Paros y del P e n -
elico, cual los granitos del Guadarrama, no se habrían convertido en espléndidas m a -
j estaciones de la facultad estética, sin el auxilio de ese despreciado obrero, que en
estrecho recinto de su taller fabrica los instrumentos que el artista necesita para
exteriorizar sus levantadas concepciones.
La reja del arado, creando la agricultura, asentó la prosperidad pública sobre fir-
jnisímos cimientos; el hacha afilada del leñador, construyendo la canoa, hizo posi-
u-e esas terribles escuadras que abruman el Océano, esas ciudades ó fortalezas flo-
antes que se llaman Leviaian y la Numancia. Desde el primer percutor, inventado
pur el hombre medio salvaje, allá en los albores de la historia por escribir, hasta
el martillo de Krupp con sus colosales fuerzas; desde el carro del aria con su cla-
vazón y herraje rudimentario, hasta la moderna locomotora; desde la tuba primí-
*'^a, empleada en las ceremonias religiosas, hasta el hilo eléctrico que centuplica la
Palabra, hasta hacerla resonar en las antípodas; desde la flecha del sicambro hasta
el chassepot ó la ametralladora; desde la aguja para coser pieles hasta la Silenciosa
de Wilson; desde la laya del éuskaro hasta la trilladora do vapor de Ramsoms y Sims;
danse series paralelas de positivos progresos que ligan nexos secretos y leyes podero-
sas. Forzoso es convenir en que todos se suscitaron mediante la fragua, pues no hay
procedimiento metalúrgico, ni triunfo de la mecánica, de la estática ó de la diná-
''"•ea, en la esfera de la industria y del arte, que más ó menos remota ó directa-
mente no se relacione con la herrería. El herrero es el padre de toda la generación
de manufactureros que puebla el mundo : su fragua, con ser tan humilde y tan p o -
"Ге, con estar tan sucia, tan ennegrecida, tan destrozada, representa la piedra a n ­
gular de ese edificio resplandeciente de gloria que se denomina sociedad civilizada.
Recorred nuestras ciudades; cuantos adelantos ofrecen tocante ai ornato, recono­
cen por primer resorte la adquisición y el uso de los metales : penetrad en nuestras
habitaciones, ¿qué sería del comfort sin la industria? ¿Y qué de la industria sin la
^etalurgia? ¿Concebís el uso de los metales sin el fuego? Pues el fuego es el alma
de la fragua; el fuelle, los pulmones; las tenazas, las manos; el martillo, la inteli-
gencia. Sostiene el herrero ese poder, mueve ese mecanismo, dirige esas energías,
l^tiliza esos elementos, y fundiéndolos, complicándolos, modificándolos, repitiéndo-
os, los lanza sobre la cabeza délas muchedumbres, y cada chispa que salta del y u n -
que es un rayo luminoso que fleva un nuevo esclarecimiento á la conciencia de los
"íortales:

Biblioteca Nacional de Espaa


Es la guerra un azote у una calamidad, у sin embargo, en muchas ocasiones el
progreso anduvo en la punta de las espadas y sobre el peto de los guerreros. Tiene
la guerra mucho de infernal y de satánico, y no poco de divino. La gran guerra n e -
cesita dos cosas, fuego y hierro. ¡Qué fatalidad! El fuego y el hierro quedan la vida,
que la alimentan, sostienen, agrandan y dilatan, también engendran la destrucción
y la muerte. Pero es indudable, la sangre humana fecunda los parajes donde cae; la
guerra casi siempre fué, á pesar de sus autores, á pesar de toda la barbarie y de toda
la inhumanidad que la acompañan, ápesar del destino; poderoso gérnien de consi-
derables mudanzas que á la larga trajeron la emancipación de los oprimidos por la
tiranía ó el error.

IL

No escribimos una novela, antes bien hacemos historia; historia füoséfica. La


fragua no tuvo hasta ahora un crítico; bien merecía un canto épico. Y nuestro en-
tusiasmo se alcanza sin esfuerzo. Más mérito descubrimos en el que inventó el pri-
mer cincel, que en los autores de las más complicadas máquinas modernas. Obte-
nido el alfabeto no sería difícil ordenar un poema; forjado el yunque, torrentes de
instrumentos y artefactos brotarían de sus limites mezquinos.
Sí meditamos sobre la fragua, involuntariamente nos acordamos del Oriente. Es
curioso por extremo, que toda la cultura parezca haber seguido el curso del sol. No
hay noticia de que ninguno de los primeros descubrimientos proceda del Occidente.
Para los antiguos la ùltima Tule eran las nieblas petrificadas de la noche; la materia
inerte ; el reposo perdurable : en el Oriente residía el movimiento, la vida, la savia
prolifera de la naturaleza, ¡a luz y el bienestar. Claridad, brillantez y dicha y sa-
biduría fueron sinónimos. La palabra más vieja, más arcaica usada por la religión
para designar la divinidad fué dyaus, esto es, espacio luminoso, cielo refulgente de
resplandores, el día, en fin. Y á la idea de luz se asoció la idea de calor y de existen-
cia, y el fuego fué un brebaje divino, una ambrosía otorgada por los dioses á los
hombres, el hydromel de los inmortales que descendía del cielo sobre la pira incan-
descente bajo la deprecación del sacerdote.
Toda felicidad, todo orden, toda ventura hubo de reconcentrarse en un tipo pura-
mente mitológico : Ormuz, la personificación exacta del principio benéfico, como
Arihman representó el principio del mal, ó lo que es lo mismo, la oscuridad, la
muerte, el baratro, que en griego significa el abismo negro y sin fondo, donde
reina eternamente la noche, el caos y el estrago.
Parece indudable que el Oriente fué la cuna de los primeros hombres. También
fué la zona donde brotaron los primeros gérmenes del progreso. De allí procede la
fragua, de allí vinieron á nuestras comarcas los primeros forjadores, y hoy mismo,
después de seis, ocho, diez, veinte mil ó treinta mü años de existencia, la tradición
no se ha interrumpido : hombres oriundos de las orillas del Nilo ó del Ganges re-
corren nuestros campos, vivaquean en las puertas de nuestras ciudades, se introdu-
cen en sus suburbios, llevando consigo la fragua que hubo de usarse en los tiempos
prehistóricos. Y ni la sociedad con sus cruzamientos, ni el fanatismo con sus perse-
cuciones, ni la legislación con sus ordenanzas, consiguieron aniquilar esa raza rebel-
de á toda fusión, ese pueblo nómade, representante quizá de los trogloditas testigos

Biblioteca Nacional de Espaa


de las catástrofes que el planeta experimentara en los apocalípticos días del período
terciario.
Nació el zíngaro herrero : la fragua es su trono y su alegría. Arrojadlo de entre vos-
otros, huirá al monte, y en el talud de un collado construirá su fragua; perseguidlo en
su huida, hará alto junto á la margen del torrente, y ocultándose entre los juncos y las
adelfas, excavará un agujero y encenderá su máquina y forjará clavos y cuchillos y
hierros para la cocina, y como un paria, se trasladará luego á otra tierra, y allí sus
hijuelos acudirán donde haya hombres, buscando un pedazo de pan en cambio de
su rùstica mercancía. Todo el Oriente está resumido en el zíngaro y en su artefacto :
herrero y fragua son la nota inicial de un cántico cuyas armonías se extienden hoy
de polo á polo. Dícese que un filósofo descubrió los tonos musicales en los martillazos
que un obrero daba sobre su hierro; el diapason, la gamma y el ritmo, todo el arte
métrico, toda la mùsica científica fueron la consecuencia de ese descubrimiento.

III.

¿ Cuándo y cómo comenzó la fragua ? ¡ Quién podrá decirlo ! ¿ Se sabe cuándo


comenzó, la vida? ¿Se sabe en qué época y por primera vez un semejante nuestro
reunió cualidades y ventajas suficientes para diferenciarse de los brutos? ¿Hay algo
positivo sobre el origen del lenguaje, del alfabeto, de la escritura, del arte, de la so-
ciedad, de la propiedad ó de la religión? ¿No yacen todos estos hechos hundidos
en las profundidades del misterio?
Ha descubierto la arqueología, bajo las capas de estalacmita que tapizan algunas
cavernas, hogares al parecer primitivos ; ha señalado agujeros en la tierra, que no sin
fundamento se estiman como los primeros liorniüos de fundición ; conócense útiles
que acusan la industria más rudimentaria, empero los prístinos anales del arte de
fprjar los metales permanecen todavía, y tal vez permanezcan para siempre, en los
timbos de lo desconocido. No busquemos, pues, lo que no es fácil encontrar. En
cambio las tradiciones mitológicas y legendarias muéstrannos la importancia que las
"las antiguas sociedades atribuyeron á cuanto se referia á esos primeros frutos de la
humana actividad, llegando en su agradecimiento á convertirlos en númenes y dei-
dades, que la piedad rodeaba de toda clase de idolátricos respetos.
Prescindiendo del culto atribuido á Hestia, representación genuina del fuego del
hogar, la fábula de Vulcano, con todos sus desdoblamientos, forma una página
bella y grandemente filosófica de la historia de los descubrimientos é invenciones
que nos han traído á las maravillas del moderno progi'eso.
Representa Vulcano el primer forjador de los metales : su fragua es una especie de
antro sibilítico donde se realizan misteriosos fenómenos. Nació Vulcano de Juno para
competir con Minerva, producto exclusivo de la sabiduría de Júpiter, esto es, la i n -
dustria, el ti-abajo, y el ingenio, luchando con la ciencia por el dominio del mundo.
Apolodoro dice otra cosa. Según este escritor. Vulcano concurrió eficazmente al
nacimiento de Minerva, labrando en su fragua el martillo simbólico con que hubo dé
quebrantar la frente de Júpiter. ¡ Qué coincidencia ! Júpiter es la luz, el sol, la virtud
creadora y vivificante que alimenta los mundos; de su cabeza sale Minerva, que es
la ciencia; Vulcano, simulacro de la actividad del h o m b r e , quebranta el cerebro de
donde aquella surge radiante é inmortal.

Biblioteca Nacional de Espaa


Vino al mundo Vulcano, en una caverna, donde vivió pobre y débil durante cierto
tiempo, hasta que al cabo cobró bríos y pudo desafiar la cólera de los mismos dio-
ses. No es difícil descifrar el sentido de la fábula ; consiguió el hombre encender su
hogar en las rústicas moradas que las peñas le ofrecían, allí echó los cimientos de la
industria y comenzó el himno eterno del trabajo. En un principio procedía con len-
titud manifiesta, carecía de vigor, de habilidad y experiencia, pero adquiridas luego
estas cualidades, el hombre, lleno de fé y esperanzas, salió del antro y comenzó su
lucha titánica contra las fuerzas ciegas y fatales de la naturaleza. Había algo de satá-
nico en aquel procedimiento. Vulcano quería competir con los dioses : en su fragua
se habian fundido los rayos de Júpiter, y su orgullo le llevaba á acometer toda suerte
de arriesgadas empresas.
De recia complexión, algo deforme, ostentándose superior á todo cansancio, obtuvo
por esposa á Aglaea, la más bella y joven de las Gracias, y concertándose con Miner-
va , acometió, según Homero, el arduo empeño de enseñar á los hombres las artes
mecánicas y los medios de civilizarse. Bastai'ia este maridaje operado por la poesía,
para que el miio de Vulcano recibiera la más cumphda y satisfactoria explicación ;
pero hay m á s , la religión sanciona las creaciones del poeta y de la conciencia po-
pular.
Celebrábanse en el Àttica fiestas comunes á Minerva y á Vulcano, denominándo-
las Lampadoforias, y en los templos se veian sus estatuas colocadas sobre un mismo
altar. En Atenas, Minerva y Vulcano eran considerados cual genios tutelares, con
la virtud de curar las dolencias, y según Filostrato, la tierra de Lémnos, donde Vul-
cano apareció, gozaba el poder de corregir la locura y otras enfermedades.
Artista divino. Vulcano labró los suntuosos palacios habitados por los dioses:
de su fragua proceden las armas de Aquíles, de Eneas, de Hércules y Memnom;
la espada de Peleo, la corona de Ariadna, el cetro y la égida de Júpiter, los dardos
de Apolo, el collar de Hermíone, y el carro y la barca del Sol. Rendíanle culto los
romanos celebrando en su honor las Vulcanitas, fiestas estivales, y los etruscos lo
acataban cual uno de los doce genios mensajeros del r^yo. Algunos de sus 'apo-
dos son por demás significativos ; llamósele amflgyeds, esto es, que salta, que bota ;
anax, regio, magnífico, superbo ; Calceus mulciber, el que forja; Clytométis, célebre
por su ingenio ; Polyfron, sabio, y Techneis, artista hábil.
A esta primera concepción mítico-filosófica refiérense todas las tradiciones rela-
tivas al culto de los Kabiros, como multitud de leyendas incrustadas en las tradi-
ciones de los primitivos pueblos europeos. Mudado, oscurecido, con toda suerte de
adiciones, llegó el mito hasta nosotros cual un eco de la profunda impresión que el
descubrimiento del fuego y de sus aplicaciones industriales causara en los primitivos
hombres. Ni es ya lícito, dados estos antecedentes, considerar la leyenda de Vulcano
como cosa baladí y secundaria ; profundizando su sentido oculto, hállase que e n -
cierra el recuerdo de un suceso cuya resonancia pasará de gente en gente hasta
las generaciones infinitas de lo futuro. Vesta y Vulcano son los dos recios sopor-
tes de todo el edificio social : simboliza la una el hogar doméstico, con sus penates
y sus lares, con la familia, la prole y la clientela, con los derechos sagrados del i n -
dividuo, con su dignidad reconocida y acatada ; el otro es el trabajo enaltecido,
subhmado, elevado á una apoteosis, levantado hasta el orden religioso, ensan-
chando la esfera de la actividad humana, facilitando el cumplimiento de nuestro
destino, dándonos medios para rasgar el libro de los siete sellos, donde se encierran

Biblioteca Nacional de Espaa


ios secretos de la naturaleza, redimiendo al esclavo, enalteciendo al débil, nivelan-
do las condiciones, espaciando los horizontes del comercio, centuplicando las fuerzas
de la inteligencia hasta facilitar las empresas más encumbradas.
Y cuando se calcula que los magníficos florecimientos del arte y de la industria
han reclamado siglos y siglos de esfuerzos y tentativas aisladas ; cuando se reflexiona
que el trabajo, próximo á ser una noble aristocracia, fué por miríadas de años una
deshonra; cuando se piensa que no se ha llegado á la alteza presente sin experimen-
tar reduplicados sonrojos, caídas y descalabros; causa admiración, de una parte, la
constancia desplegada por el hombre en trances tan amargos, de la otra la insensatez
de los que blasmefan renegando y desconociendo las sacrosantas leyes de la razón.
Una pobre fragua al amparo de un deleznable cobertizo en la última aldea, un ig-
norado forjador sin nombre, sin porvenir, sin historia, casi sin derechos, casi sin
famiha, casi sin goces de ningún linaje, hubieron de inspirarnos estos pensamientos
y estas reflexiones. Suelen otros detenerse ante un suntuoso palacio, erigido por la
flaqueza de los más para contentamiento de los menos ; admira extasiado el viajero
las egregias catedrales labradas por la fe de las muchedumbres ; acude el curioso á
contemplar los sorprendentes cuadros ofrecidos por el genio emprendedor de la edad
presente en los centros más señalados de la civilización moderna.
También nosotros participamos de esa admiración, mas cuando vemos en el villor-
rio de nuestras montañas la humilde escuela donde un mártir de la enseñanza p r o -
diga á todo un pueblo el dulce néctar de la ciencia ; cuando entre los paredones
derruidos de la última casucha acertamos á descubrir la herrería del atezado obrero
que ve extinguirse sus dias entre el hambre, la desnudez y el desprecio; no pode-
mos ahogar los sentimientos de melancólica simpatía que en el alma brotan, ni sus-
traernos á las nobles memorias que asaltan el ánimo, recordándonos los servicios
prestados á la buena causa por esos olvidados benefactores de la humanidad. Si la
escuela es el gimnasio de la razón, la fragua es el palenque del ingenio : aUi se con-
ciben ideas gigantes, aqui se fabrican instrumentos, útiles, armas y máquinas con
que realizarlas. Ni Arkwright, ni Franklin, ni W a t t , ni Stephenson, ni Morse, h u -
bieran podido trastornar el mundo moral con sus inventos, sin el auxilio del herrero.
Preguntad á los hombres de ciencia por la fragua ; que os digan lo que el yunque
y el martillo representan en el éxito de sus cálculos y teorías. Acercaos al arquitecto
del с Great Eastern», al hombre de enérgica voluntad que perforó el istmo de Suez,
á los constructores de la línea férrea que une á New York con las orillas del Pacíñ-
co ; preguntadles con arreglo á nuestras indicaciones, decidles que os manifiesten ei
papel que al herrero corresponde en sus inmortales triunfos, la importancia que atri-
buyen á ese sencillo artefacto, y hallaréis confirmadas las sospechas que debieron
asaltaros desde un principio. Nada de eso habría sido posible sin el feliz concurso
de muchas inteligencias, de muchas voluntades, de inauditos esfuerzos, sacrificios y
fatigas; mas todo procedimiento de la mecánica ó de la industria, todo adelanto,
todo problema de la tecnología planteado y resuelto, hay que referirlo, mediante una
inmensa serie de sucesivas evoluciones, á ese primer acaecimiento, áesa primera
conquista del trabajo libre é inteligente, á ese primer destello del genio industrial que
se llama fragua del herrero, y que encierra un mundo de ideas, conquistas y remi-
niscencias grandiosas.
FflANCisco M. TUBINO.

Biblioteca Nacional de Espaa


CONVENIENCIA DE LA FORRACION
PARA LA

CONSERVACIÓN DE LAS PINTURAS.


MEDIOS Á PEOPÓSITO DB REALIZARLA,

Y OPERACIONES QUE DEBERÁN HACERSE PARA TRASPASAR UNA TABLA Á LIENZO.

' s la restauración uno de los más importantes ramos de la pintura,


puesto que, merced á ella, se ven conservadas y perpetuadas hasta
donde es posible las maravillosas creaciones de esos artistas emi-
i nentes cuyos nombres registra la historia.
Desplegando sus recursos, así reconstruye los malparados cuadros, como devuelve
á las tintas su primitiva entonación ; así borra la honda, dolorosa, huella del tiempo,
como esconde las profanaciones, aun más dolorosas, de la ignorancia. Hermana
cariñosa de la pintura, puesto que sin profesarla no sería posible dar un paso en
la restauración sin menoscabar aquélla, sigúela paso á paso en sus infinitas combi-
naciones, sin diferencia alguna esencial, sí ya no es en los elementos materiales
en que se opera su desarrollo. Es, en suma, la restauración, la tabla salvadora de
los destruidos cuadros, tan mal comprendida por los más, como son los menos los
que saben desempeñarla. Su importancia no comenzó á ser reconocida y apre-
ciada hasta los principios del siglo pasado, siendo el pintor de cámara de Felipe V,
D. .luán García Miranda, uno de los primeros de que se tiene noticia diese los prime-
ros pasos en la restauración de pinturas. La manera empleada para la restauración,
estuvo muy lejos de ser comprendida y apropiada, y siguió entronizada con todas-
sus imperfecciones, hasta que en los primeros años del presente siglo se introdujo
el uso del barniz de almáciga para la preparación y molicíon de los colores , y el
aguarrás para gastarlos, desterrando como nocivos é incapaces, los molidos con aceite-
de linaza y de nueces, medio perjudicial é impotente, que desde un principio se habia.
venido empleando. El mismo invento, á todas luces beneficioso, vino por último á
ser reforzado con los auxilios de la forracion, no conocida hasta entonces, y que con
la adopción del estuco abrió á la restauración el ancho camino de sus grandes triun-
fos. La imperfecta manera que antes de la citada época se vino empleando por todos-
aquellos que se titulaban restauradores, se redpcia exclusivamente á cubrir los agu-
jeros y roturas que las pinturas sobre lienzo tenian, valiéndose de retazos de telas
que adherían al cuadro, empapadas de cola común, cera virgen ó un color cual-
quiera molido con aceite de linaza, emplasteciéndolo después con este mismo. Fácil-
mente se puede comprender que semejante sistema no podría en manera alguna pro-

Biblioteca Nacional de Espaa


ducir los resultados apetecidos, ni menos convenir á la tersura de la tela pintada, no
™"y bien adherida por lo regular á consecuencia de no emplearse los bastidores
con cuñas, invento que no se extendioántes délos últimos años del siglo pasado. Todos
os remiendos, ó mejor dicho pegotes, que con el antedicho método se sobreponían
^ri el imprescindible caso de cubrir por el dorso los desperfectos de las pinturas,
otros tantos se marcaban en ellas, produciendo multitud de arrugas y bultos, los
cuales, aumentándose por momentos, destruían los efectos del color y su ento-
nación una vez barnizados.
Dando principio por la forracion, como pi-ímero y principal preliminar de las di-
rsas operaciones de la restauración, y siendo aquélla el objeto principal del pre-
sente artículo, demostraremos los medios de llevarla á cabo, según y como la expe-
encía tiene demostrado ser el mejor, y el que en la actualidad se emplea por todos
os entendidos en la materia. La forracion de cuadros, como todas las demás opera-
ciones de la restauración, requiere un particular esmero, un tacto especial, que
so o llega á conseguirse á merced de una larga práctica y experiencia. Tan impor-
'inte es este preliminar indispensable, y de tan reconocida influencia en los cua-
•"os, que bien puede asegurarse, que de su buena ejecución depende el éxito ¡de los
^'abajos encomendados al artista restaurador, como también á la perpetuidad de las
pinturas.
Es tan reconocida la importancia que tiene la operación del forrado, que no sola-
mente alarga la existencia de una pintura por un tiempo ilimitado, sino que á no
restaurarse cual corresponde, debe optarse siempre por la forracion, por ser en todos
os casos el que previene multitud de contingencias, salvando á la vez la envidiada
patina, que el tiempo imprime solamente, y que á las veces una mano inexperta suele
arrebatarle.
Trátase, por ejemplo, de una obra perteneciente al género llamado franco por su
espontánea y fácil ejecución, desempeñada sobre un lienzo de tejido grueso úordina-
rio, y de imprimación ruda, ó lo que es igual, muy recargada de color; la resisten-
cia que necesariamente opondrá el henzo en virtud de estas dos circunstancias, ha
с ocasionar mayor trabajo y cuidado al forrador, debiendo, por lo tanto, desplegar
mayor fuerza para la union de las dos telas, la antigua y moderna, vaUéndose para
to de la moleta y la plancha ; su solicitud y esmero han de desarrollarse, so pena
^ que se aplaste el color original y desaparezca la huella y su relieve, los cuales
constituyen una de sus más bellas condiciones. Si este trabajo, puramente material
y mecánico, no se hace con todos los requisitos y precauciones indispensables, el hen-
^0 quedará en parte desigual, y en parte también abolsado el color, vicios que aun
sin apercibirse á primera vista, destruyen el efecto de la restauración cuando no cons­
piran á que se desprenda del lienzo el color en la primera operación de la limpieza.
. Supóngase, por el contrario, un henzo de tejido fino, y ademas de una imprima-
l^'on delgada ó poco recargada de color, pero que, por la naturaleza de las tintas que
a forman, se abolse y aun se desprenda de su sitio al sentir la humedad de la es-
P°nja ó del engrudo. Sí no se sienta el color y se plancha una ó más veces, según lo
e^'ja la necesidad del momento, evitando que salte el color desprendiéndose de su
iigar, las operaciones necesarias no corresponderán á los afanes é inteligencia del
restaurador.
Probada la necesidad de tomar en cuenta, tanto la calidad de los lienzos por su
cjido, como la clase de su imprimación, cuanto el estilo peculiar y distintivo de los

Biblioteca Nacional de Espaa


infinitos artistas, y las diversas escuelas que se conocen, vamos á ocuparnos de los
útiles necesarios é ingredientes indispensables para llevará cabo la forracion.
El primero, entre todos, es un tablero á manera de mesa de billar, bien nivelado,
y de tamaño capaz á dar cabida á lienzos de regulares dimensiones. Este tablero, sos-
tenido por medio de banquillos, deberá levantar del pavimento como cosa de una
vara. Ademas son necesarios tres ó cuatro bastidores de armar y de diferentes ta-
maños, los cuales han de servir para estirar el lienzo 'moderno , que en breve ha de
recibir al antiguo.
Una moleta de madera de nogal, cuya forma se aproxime un tanto á la de la
plancha, y como de una cuarta de largo por media de alto.
Un par de cuñas gruesas, de la indicada madera y de parecida dimensión.
Un par de planchas de las comunes,
ü n martillo.
Unas tenazas de tapicero.
Un punzón, y la cantidad que se estime conveniente de tachuelas.
Por último, el engrudo, cuya porción habi'á de estar en relación á la magnitud y
número de cuadros que se pretendan forrar. En la confección del engrudo se ten-
drán presentes las observaciones que siguen :
En un perol de cobre ó cazuela vidriada, de cabida de seis ó siete cuartillos, se
pondrá una libra de harina de trigo y el agua suficiente para que, bien desleída, pro-
duzca una lechada clara. Se somete á la acción del fuego moviéndola continuamen-
te, hasta conseguir que espese, y una vez así, se la agregará un cuarterón de miel y
una cabeza de ajos, descartada la cascarilla; se sigue moviendo con ayuda de una
espátula ó cucharon de madera por espacio de un buen rato, y después se le añade
un cuarterón de cola común, medianamente espesa, y de antemano hecha al fuego.
Todos estos ingredientes se dejan hervir u n gran rato, añadiéndoles agua si se cre-
yese necesario, batiéndolos bien antes de separarlos del fuego: si se quisiera que la
masa obre con mayor rapidez, bastará añadirla una corta cantidad de secante de
linaza.
Esta clase de engrudo es el más excelente y adecuado que puede emplearse para
la forracion de cuadros, pudiéndose emplear una vez hecho, y siendo susceptible de
conservación durante una semana en la temporada de verano, y un doble de dias
en la de invierno, pasado cuyo término entra en estado de descomposición, per-
diendo toda su fuerza.
Los medios de ejecutar la forracion sin riesgo de que las pinturas padezcan, se r e -
ducen á los siguientes:
En primer lugar, se desclava de su bastidor el lienzo que haya de forrarse, purifi-
cándole con auxilio de un cuchillo ordinario, de todas las impurezas acumuladas en
el reverso. Hecho esto, se irán uniendo los bordes de sus rotos ó jirones, caso de t e -
nerlos, con tiras de papel engrudadas. Seguidamente se estira el lienzo nuevo en el
bastidor de forrar, asegurando dos de sus oriUas con tachuelas, y las dos restantes
con bramante pasado á trechos cortos por medio de una aguja gruesa de coser, t e -
niendo cuidado de coger el lienzo doble, á fin de que ofrezca mayor resistencia. Es-
tos tirantes se sujetarán por medio de tachuelas clavadas de antemano en el expre-
sado bastidor, y en ellas se les dará un par de vueltas, cuya operación se repetirá siem-
pre, hasta que el lienzo quede completamente estirado. Seguidamente, con ayuda del
punzón, se irán pasando del uno al otro lado los nudos que el tejido contenga; y para

Biblioteca Nacional de Espaa


que resulte perfectamente igualado, se apomazará todo él con el fin de que la super-
'cie quede con toda la igualdad apetecida. La tela de forrar ha de ser elegida entre
as de un tejido igual y compacto, y ninguna con mejores condiciones para el caso,
•que el lienzo crudo de hilo puro y moreno de color.
dispuestas ambas telas en la forma expresada, se las humedece bien con engru-
^0. empleando una brocha grande y gruesa, colocándolas acto continuo la una so-
re la otra, siendo importante advertir, que en la tela nueva debe señalarse anticipa-
damente el tamaño de la antigua, y procurando que sus cuatro bordes dejen espacio
yunciente para poder clavarlas en el bastidor, y sujetar en el mismo las tiras sobran-
es. Unidas por medio del engrudo ambas telas, se dará vuelta al bastidor de forrar
sobre el tablero, procediendo seguidamente, por medio de la moleta y por uno de
sus costados, á extraer todo el engrudo sobrante, sin dejar más que el puramente n e -
<!esario para pegarlas. Terminada que sea esta operación, en la cual hay que emplear
Una regular fuerza, se levanta el bastidor, no de golpe, sino deslizándolo poco á p o -
y se le expone á la acción del aire libre, permaneciendo así todo el tiempo que
Prudencialmente se crea ser necesario para que se oree.
Pasadas unas cuantas horas, según la época del año, se procederá á su planchado,
cuidando muy especialmente que la plancha no esté más que templada, la cual p o -
ura probarse pasándola por agua antes de usarse, para evitar la fatal contingencia de
que se requeme el color, acontecimiento funesto que puede suceder al menor descui-
uo si previamente no se toman las precauciones indicadas. En esta delicada opera-
ción, la plancha ha de emplearse con mucha rapidez y fuerza, levantándola y baján-
dola continuamente en direcciones distintas, interponiendo un medio pliego de papel
grueso humedecido con aceite de nueces, el cual será movido á cada golpe, por m e -
uio de la mano izquierda, en toda la extension del cuadro, hasta que quede del todo
uien igual su superficie. Ha de cuidarse muy especialmente no aplastar el grueso del
color, principalmente cuando los cuadros sean del estilo franco y de huella muy r e -
evada, huyendo de los resultados que producen y tan manifiestos aparecen en todos
aquellos cuadros que han sido forrados y restaurados en Francia, donde en vez de la
plancha emplean un cilindro de hierro pulimentado.
Por nimias que parezcan estas advertencias, no queremos prescindir de consignar-
las, convencidos de que el planchado influye no poco en el buen éxito de la forracion.
Algunas horas después se clava el lienzo en su correspondiente bastidor, que d e -
berá construirse con cuñas en sus cuatro ángulos, y un montante si su tamaño lo
exigiese, á fin de que una vez asegurado con las tachuelas, se pueda estirar con faci-
lidad, operación sencilla y para cuyo acertado desempeño basta tínicamente reco-
''[lendar, no fiar á las cuñas la misión que desempeñan, procurándose, por el contra-
fio, estirar el lienzo con el auxilio de las tenazas. El lienzo sobrante se cortará con
%ualdad, dejando una pulgada para adherirlo con el engrudo en derredor del basti-
dor. Si el cuadro forrado tuviese roturas ó agujeros demasiado grandes, ó bien con-
•^iniese darle mayor tamaño, cuyo caso deberá estar previsto de antemano, deberá
emplearse un lienzo parecido, sacado de otros cuadros de desecho, y para ello se
eortarán las tiras ó retazos en la forma adecuada, y se irán colocando, no perdiendo
de vista que la dirección de los hilos correspondan unos con otros. Dado cualquiera
de los antedichos casos, es útilísimo valerse del me^io que se acaba de apuntar, no
sólo porque conduce al mayor lucimiento de la restauración, y evita al propio tiem-
po el abuso del estuco, que en defecto del lienzo habia de emplearse, sino también

Biblioteca Nacional de Espaa


por la imposibilidad casi absoluta de imitar con exactitud los hilos del lienzo, y por
el demasiado brillo que siempre adquiero la parte estucada, siendo extensas sus pla-
zas, con perjuicio notorio de la entonación general del cuadro una vez restaurado.
Para todas estas operaciones basta una práctica de algún tiempo para que corres-
pondan satisfactoi'iamente á los esfuerzos del forrador, y no son por cierto ni tan
prolijas ni tan complicadas, que no puedan acometerse con buen éxito si se t o -
rnan en cuenta las anteriores observaciones.
Cumple á nuestro propósito no concluir el presente trabajo, sin antes advertir, que
si en vez de un lienzo hubiese necesidad de forrar pergaminos, cueros ó papel, bien
sea que estén pintados al óleo ó al temple, deberán seguirse las mismas reglas estable-
cidas, procurando redoblar, con respecto al temple, un exquisito esmero y cuidado pa-
ra prevenir no desaparezcan sus tintas por la circunstancia de haber sido confeccio-
nadas con agua. Sólo nos resta añadir sobre la forracion, los medios que deben e m -
plearse para sentar el color á un cuadro, sea cualquiera la superficie sobre que esté-
pintado.
Es muy frecuente en los cuadros pintados sobre lienzo, y muy especialmente en las
antiguas tablas, pintadas generalmente (las hechas en España) sobre una capa de es-
topa, que ya por esta causa, y en especialidad por humedades adquiridas, que el color
se desprenda, empezando por levantarse paulatinamente y formando siempre bolsas
más ó menos pronunciadas. En este caso, es de absoluta precision sentar el color, lo
que se consigue empleando una pequeña brocha, introduciéndola por debajo del color
levantado, impregnada de cola bien templada con miel, pasando seguidamente la pun-
ta de una plancha templada, con cuya imposición irán cediendo las partes abolladas,
yendo á ocupar su primera posición. El punzón afilado, ó una aguja gruesa, facili-
tará el medio, haciendo pequeñas cisuras, para introducir el liquido antes indicado.^
Pasemos ahora á tratar los medios que deben practicarse para traspasar las pintu-
ras en tabla á lienzo.
Esta operación, de suyo tan delicada como importante, y que no deja de llamar
siempre la atención á los que de ella no tienen noticia, ó al menos conocimiento
de los medios que se emplean para realizarla , se hace hoy con gran facilidad y sin
riesgo, sea el que quiera el estado en que una pintura se encuentre.
Los primeros ensayos para conseguir tan importante adelanto fueron hechos en
Francia, y desgraciadamente para nosotros, cupo la suerte entre los primeros al
famosísimo y justamente celebrado cuadro de Rafael, conocido vulgarmente por el
Pasmo de Sicilia, cuya obra, con otras del autor y varias más de no menor n o m -
bradia, hubieron de llevarse de España en la época de la invasion francesa. No p o -
demos menos de considerar con tristeza el estado en que se encontraba el citado
cuadro, registrado en el Museo Nacional con el núm. 781, con el que hoy alcanza.
A poco que se fije la atención, se podrá traslucir cuan desacertado anduvo el r e s -
taurador francés al querer disimular con poco atinados retoques los trozos de color
que por algunas partes hubieron de desprenderse á su traspaso.
Sí no nos constase á punto fijo la perfecta conservación de esta obra maestra
antes de su desgraciada traslación á Francia, nos concretaríamos á exponer que su
estado no tenía nada de satisfactorio; pero al considerar que en aquella época, por
más que se quiera decir lo contrarío, se conservaba íntegro este cuadro, y tan intac-
to en su color como cuando fué pintado, no podemos menos de lamentar la pérdida
sufrida.

Biblioteca Nacional de Espaa


^ ^lás de una vez oimos decir al antepenúltimo de los Directores del Museo, D. Juan
' era, que en ocasión de hallarse el cuadro de que se trata colocado en una de las
abitaciones de Carlos ÍV en el Real Palacio de Madrid, hizo una copia, pudiendo
asegurar, en vista de lo mucho que se habia fijado en é l , que no tenía el color
mas insignificante desperfecto. La fe que nos merecía tan veraz y entendido
Íab ^''^ ' permite poner en duda, ni por un momento, sus autorizadas p a -

El traspaso de una pintura sobre tabla al lienzo está siempre muy indicada, y lle-
ga a ser indispensable, tratándose de las que, por efecto de la polüla ó déla h u m e -
o> se encuentran deterioradas, en cuyo estado no es ya posible embarrotarlas para
' nivelamiénto y conservación. Asegurado el color, si fuese necesario, en la for-
nia desci'ita, y después de pasadas veinticuatro horas, se pegarán sobre el color con
engrudo hecho de almidón, un par de gasas, sobre las cuales se irán, en la misma
erma, imponiendo tiras de papel de á media cuarta de ancho cada una y del largo
el cuadro á manera de un enrejado.
Ln esta forma, y despues que las expresadas tiras, por tres veces repetidas, hayan
ormado una especie de cartulina, se volverá la parte cubierta sobre el tablero de
rrar, asegurando el cuadro de tal modo que se evite todo choque ó roce que pueda
eonnaover el color asegurado. Suponiendo que antes la tabla haya sido aserrada para
najar su grueso, se dará principio á desbastarla con un cepillo, debiendo advertir,
que á la vez que dicha herramienta vaya desgastando la madera, se irá naturalmente
edoblando el cuidado, empleando en vez del cepillo otro de la misma especie, pe-
•"^ de dientes, el que combinado con formones bien afilados y de diferentes tamaños,
según el caso vaya requiriéndolo, dejarán por último descubierta la imprimación,,
que en todos los casos suele ser de yeso. Una vez llegada la operación á esta altura,
y bien repasada por igual la imprimación por medio de papel de lija, á cuyo efecto
judo esmero y delicadeza es necesario, puede someterse el cuadro á la forracion, en
a forma misma que para los lienzos, levantando como término de ella, las gasas y
papeles adheridos, con ayuda de una esponja y agua cahente. Podrá ocurrir que la
pintura sujeta á la anterior operación pueda estar ejecutada al temple, caso muy
'•ecuente, con especialidad en aquellas que proceden de los siglos xiv y xv, en c u -
ya circunstancia se tendrá especial cuidado al levantar las gasas, no humedecerlas
cun exceso, por temor que el original se deteriore ó desaparezca.

VICENTE POLERÓ.

Biblioteca Nacional de Espaa


REVISTA CIENTÍFICO-INDUSTRIAL DE 1872.

RESUMEN.

I.—Los incendios. — Medios preventivos.—Almacenes de petróleo.—Medios de combatir los in-


cendios.— Bombas y bomberos, — Escaleras, trajes, escafandras de Messeger y Kouguay-
rol. —Mata-fuegos.
II.—La navegación aérea. —Ensayos con el globo Dupuy.—Estudios del Sr. Heriz. —Globo del
Sr. Bosque. — Aparato del Sr. Velasco. — Sistema de Mr. Blanc.
III.—Hornos Danks.—Beneficio del mercurio, según el Sr. Navarro.— El Eamí. — Timón hidráu-
lica. — Invento del Sr. Rojas.—Aplicaciones de la dinamita.—Nuevo taladrador.—Venti-
lación de edificios. — Cronógrafo Zapata,
rv.—Exposiciones de Londres, Viena, Barcelona, Moscow y española. — Congreso estadístico de
San Petersburgo, prehistórico de Bruselas, científico de Burdeos, intemacionalista de La
Haya. — Exportación de productos españoles. — Carestía de metales y carbones.
V. — Libros nuevos..— Sociedad de naturalistas españoles. — Publicaciones periódicas. — Asocia-
ciones de Ingenieros.— Obras técnicas. — Monografías industriales. — Folletos, — C'olec-

Ktoda Europa se estudian con afán los medios de prevenir y com-


; batir los incendios, que en pocas horas destruyen las maravillas
acumuladas durante muchos siglos, y que son al propio tiempo
var ^ origen de muchas desgracias. En España han ocurrido este año
algunos de estos siniestros que nos obligan á llamar la atención de nuestros lectores
sobre un asunto tan descuidado realmente en nuestra patria, como vociferado en
los dias inmediatos á las catástrofes. El incendio del Escorial por un rayo, el de un
almacén de petróleo en SeviUa por efecto de un descuido, y otros varios ocurridos
en diversas poblaciones, merecen la pena de que consagremos á tal cuestión algunas
lineas de esta REVISTA.
Ante todo, y lo principal en estos asuntos, es buscar el medio de evitar el sinies-
tro , ó sea prevenirse en lo posible contra los riesgos de los incendios. Conviene á
este propósito emplear poca madera en las construcciones, usando el hierro en
lo posible. Sin embargo, no se crea que esto basta para evitar los destrozos de un
incendio ; recordamos que el teatro de la Monmie de Bruselas no tenía en su cu-
bierta ni suelos casi nada de madera, y , sin embargo, ardió hace algunos años,

Biblioteca Nacional de Espaa


PrendiéiKJQgg los lienzos y tablas, indispensables en un edificio de esta especie; los
suelos ni la cubierta no se quemaron; pero la ddatacion de sus piezas fué tal, que las
paredes se destruyeron, y bubo que hacer casi de nueva planta todo el edificio.
Conviene, para prevenir un voraz in-cendio, preparar las telas y maderas con a l -
gunas sales que impidan el que ardan con llama, ó cubrir las primeras con una ca-
Pa de vidrio soluble, que produce análogo efecto. Precaución es ésta q u e , adoptada
eu algunos teatros, pudiera ser muy eficaz. La abundancia de agua á presión es otro
e los medios y el más conocido para prevenir los efectos de un incendio. A pesar
e esto, sabemos que hasta el mes de Octubre no se ha introducido el agua en u n
edificio que encierra tantos tesoros como el Museo de Pinturas del Prado, siendo tan
tacil la obra.
La catástrofe del Escorial ha recordado la necesidad de colocar pararayos en los
eaificios de alguna altura, en los que puede caer , usando la frase vulgar, un rayo.
len sabido es que un sencillo pararayos basta para proteger una zona dada á su al-
rededor contra las descargas de las nubes eléctricas; que esta zona aumenta con la
altura del aparato, y que es preciso colocar varios si la extensión del edificio es
grande. Nada más eficaz que un pararayos bien dispuesto; pero si no lo está bien, ó
Sino hay el número suficiente de ellos, está más amenazado el edificio que si no h u -
lera ninguno. Por esta razón es preciso atenerse á ciertas reglas sancionadas por la
experiencia para la colocación de los pararayos. Estas reglas constan en diversas
I "as especiales, siendo de recomendar entre nosotros la que publicó hace tres años
ci profesor é ingeniero español D. Eduardo Rodríguez.
Ariste es decirlo, pero son muy contados los monumentos españoles que tienen
pararayos : algunos hay en Madrid, pocos en el resto de la Península. Las torres de
las catedrales é iglesias, los techos de los polvorines, las cubiertas de los cuarteles y
edificios públicos debian tener los aparatos ideados por Franklin, y modificados pos-
eriormente. Cuando ocurre lo que últimamente ha sucedido en el Escorial, se cal-
cula la economía que se hubiera obtenido colocando los pararayos; se habla enton-
ces algo del asunto, y se olvida luego hasta que otra catástrofe llama la atención
por unos cuantos dias. Éste es el procedimiento general de nuestro país por efecto
® la incuria y poca ilustración científica de la mavoría de sus habitantes. Triste
^''^rdad, pero verdad.
Ll medio de almacenar las sustancias inflamables ó muy combustibles, tan usadas
oy. es otra de las cuestiones que deben estudiarse para disminuir las probabilidades
e un incendio. Sobre este punto hay disposiciones muy diversas en las ordenanzas
de policía de nuestras poblaciones, que convendría uniformar por una comisión es-
Peciai que el Gobierno designara. Debiera exigirse, en nuestra humilde opinion, que
os almacenes de petróleo estuvieran fuera de las poblaciones, y que el líquido no
Pudiera depositarse, para crecidas cantidades, en barriles ni latas, sino en grandes
cubas de hierro, muy fuertes y herméticamente cerradas. Esto sería hasta ventajoso
Para los almacenistas, por disminuirse de este modo Jas pérdidas por evaporación, y
^Vitaría catástrofes como la ocurrída hace pocos meses en Sevilla.
"asando ya á los medios propiamente destinados á combatir los incendios, empe-
aremos por el más usado, que es las bombas. Estas sencillas máquinas escasean en
spana: muchos pueblos de importancia carecen de ellas, las que hay son pequé-
i s , y aun en Madrid no existe una bomba de grandes dimensiones, ni mucho m é -
os una de vapor. En Londres las hay que arrojan enormes cantidades de agua y á

Biblioteca Nacional de Espaa


grandísimas alturas. La figura 1.* indica el aparato llamado caballo de alimentación,
que si bien se emplea ordinariamente para suministrar agua á las calderas de las má­
quinas marinas, puede aplicarse como bomba de incendio.
A un lado está el cilindro С de'vapor, y á otro el
de agua^; un volante intermedio D sirve para re-
gularizar las intermitencias del trabajo resistente.
Hay muchos tipos de bombas de vapor, pero
casi todos consisten en una máquina parecida á la
actual y dispuesta sobre una caldera locomóvil.
Ademas de un buen material de bombas, es pre-
ciso tener un cuerpo organizado de bomberos. No
basta contar, como sucede en muchas de nues-
tras ciudades, con hombres arrojados y que ten-
gan el oficio de carpintero, albañil ú otro, sino que,
ademas, deben obedecer á ciertas señales y tener
una disciplina que sólo se adquiere á fuerza de ejer-
cicios y ensayos. Sus jefes deben ser personas fa-
cultativas, arquitectos por ejemplo, pero que ha-
yan hecho estudios y prácticas especíales. Lon-
dres , que es el modelo de este servicio, tiene al
frente lie sus bomberos al capitan Shaw, que es
una notabilidad por haber consagrado casi toda
su vida á apagar los incendios.
Como medios auxiliares, son desconocidos entre
nosotros varios que se usan en el extranjero. En
primer lugar, no hay aquí escaleras que puedan
desarrollarse con facilidad y que vayan montadas
en un carro de tal suerte que un par de hombres
las trasportan fiícil y rápidamente. Estas escaleras
tienen por detras un hueco de alto abajo, for-
mado por una tela metálica, lo que permite ado-
FIGURA 1."
sarlas á un edificio en llamas y arrojar por dentro
de la tela los niños, y aun las personas mayores. En las poblaciones inglesas se en-
cuentran los carros con estas escaleras recogidas en las plazuelas, y de noche se co-
locan algunas extendidas y contra la fachada de alguna casa: de este modo, á la me-
nor señal de incendio, hay una ó varias escaleras inmediatas de que disponer. Recor-
damos que en el incendio del palacio del IVIarqués de Villaseca, verificado en Madrid
en Junio último, fué preciso sacar de la parroquia de San Ildefonso una gran escale-
ra de una pieza para ayudar al salvamento; se abrió la iglesia, se sacó la escalera, se
llevó á hombros, y por lo tanto despacio, todo lo que hizo emplear mucho tiempo para
tener una mala escalera, dadas las condiciones que ésta debe llenar en un incendio.
Tampoco se atiende en España al traje que b a n d e usar los bomberos: créese
aquí por mucha gente que el casco con que se cubren en el extranjero es un ador-
no, y que el calzado y vestido no ha de reunir ciertas condiciones. En Londres hay
algunos bomberos con trajes de amianto para poderse introducir en medio de las
llamas, como es preciso en un fuego incipiente, sí se trata de salvar la .vida de algu-
nas personas cuya retirada han cortado las llamas.

Biblioteca Nacional de Espaa


Tanto para este caso como para cuando hay mucho humo y se desea salvar los
asfixiados, conviene emplear medios de hacer que el bombero pueda introducirse en
«sta atmósfera irrespirable sin que peligre su vida. A este efecto se usan aparatos
análogos á los de descenso bajo el agua, ó sea escafandras. Consiste una de estas, la
perfeccionada por Messager, en un casco A üig. 2.') con dos cristales que van delan­
te de los ojos, cuyo casco ajusta perfectamente contra la espalda, hombros y pectio
•de un hombre Por un tubo se introduce en este casco aire fresco y hay una válvula
por donde sale el viciado en la respiración. Para suministrar aire fresco se emp.ea

FIGURA 2.'

nna bomba de acción casi continua,'como la representada en la figura 3." Esta consta
de tres cuerpos de bomba designados con el número 4, cuyos codos, números 3 y 2,
forman entre sí ángulos de 120°. Dos soportes 1 sostienen el aparato ; el movimien­
to se da por los manubrios 8 y se regula por los volantes 9 ; los cuerpos de bomba

Biblioteca Nacional de Espaa


son los 4, y los tubos de inyección del aire los 11. Esta bomba'manda el aire al casco
de la figura anterior.

Este aparato, muy útil para trai)ajos submarinos, es dificultoso"para los incendios,
pues exige que al que lleva el casco acompañe un tubo que llegue hasta la bomba.
De aqui las escafandras de otros sistemas, por ejemplo la de Rouquayrol que vamos-
á describir. Consta de un depósito de chapa metálica con una capacidad R llena de
aire comprimido {fig. 4.') y de una caja B destinada^áregularizar la salida del mis-

FIGURA 5.^
Fir.UIl\ i.o

m o ; la cubierta de ésta la forma una hoja de caoutchouc ó de cuero suave, de suerte


que'ésta cede cuando la presión interior no es mayor 'que la exterior, y entonces
abre la comunicación con el depósito R por medio de una válvula cónica. T es un
tubo que termina en i , y se aplica por M á la boca del obrero.

Biblioteca Nacional de Espaa


Veamos ahora cómo obra el aparato : el bombero se tapa las narices con unas p i n -
^as que las mantiene cerradas y aspira por M el aire de B ; entonces cede, con la
^refacción, la cubierta de caoutchouc y baja, lo cual hace abrir la llave l ì y pasa
una parte del aire de JÌ á B; esto es posible aunque esté comprimido, por ser mucho
mayor la superficie de la cubierta que la de la válvula. El obrero cesa de aspirar ; ya
no sale aire de R; arroja el aire viciado y vuelve á aspirar, repitiéndose esta opera-
*=ion hasta agotar el depósito R.
La forma de la escafandra'va indicada en la figura 5 . ' por medio de un córte. Esta
se cuelga de la espalda con unas correas, como una mochila. A veces se la dispone
en la forma de la figura 6.*, suprimiendo el tubo de la derecha cuando se trata de
Usarla en incendios. El aire comprimido que llena el depósito se suministra previa-
mente por medio de una bomba parecida á la anteriormente descrita. La empleada
especialmente en este aparato es la que 'damos en la figura 7.*, que muestra el exte-
lorde uno de los cilindros y un córte de otro.

FIGURA 6.' FIGURA 7."

on escafandras de esta especie se puede penetrar impunemente en una atmósfera


spu'able y salvar quizás la vida á los desgraciados que se encuenti'an en ella.
^ ^n aparato del que han hablado algunos periódicos durante el año actual, es el del
J- Bañólas, llamado por su autor mata-fuegos. Consiste en un cilindro dentro del
HUe hay agua con una disolución de alumbre y de bicarbonato de sosa. Dentro de
entra otro cilindro que heva una disolución de un ácido débil ; ordinariamente
mbas disoluciones están separadas, pero dando vueltas á una llave se hace corau-
lear ambos líquidos. El ácido del uno desaloja al de la sal del otro y se desprende
cido carbónico en gran cantidad, elevándose por esto bien pronto su presión. Si en
estado abrimos una llave que deje salir al exterior el liquido, éste sale proyecta-
—'""u ttuiiiiios una nave que ucjc oani c v/.v„v^i.v.. *»vjuiu.^, K^C,,^ oa.^y f-^j
con gran fuerza por el ácido carbónico, y al chocar contra una materia en ígni-
• ^. ayuda á apagarla : al mismo fin concurren el ácido carbónico que se desprende,
mpidíendo el acceso del aire, y el alumbre disuelto.
^ "^ste invento no es ciertamente nuevo. La Gaceta Industrial publicó en Setiembre
e 1865 unos ensayos hechos en París por los Sres. Carlíer y Vignon, con aparatos
e mismo sistema que el del Sr. Bañólas. Pero, aparte de esto, nos parece que el apa-
0 del Sr. Bañólas, que hemos visto funcionar más de una vez, sólo es aplicable

Biblioteca Nacional de Espaa


con utilidad en casos muy especiales ; por ejemplo, para apagar un mueble que se
incendia, un traje que arde sobre una persona, y esto, teniendo á la mano el apara-
to cargado y dispuesto para empezar á obrar. Para fuegos grandes, como el de una
casa, nos parece ineficaz el aparato del Sr. Bañólas : en él obra, en efecto, como рП'
mer agente para hacer cesar la combustión, el agua proyectada con fuerza, puesto
que el ácido carbónico es arrastrado por el viento y por el tiro que se produce en
todo incendio, y el alumbre es poco eficiente. Queda, pues, en este caso, reducido el
mata-fuegos al mismo caso de una bomba, sólo que el impulsor del agua no es un
motor continuo, sino la acción de los gases que se desprenden del bicarbonato, У
como éstos son limitados, se acaban pronto, aun en los de mayores dimensiones, У
resultan los aparatos más caros y menos eficaces que una mediana bomba. Tal es
nuestra sincera y desapasionada opinion sobre este invento, que ha ocupado mucho
á la prensa política en este último verano.

II.

En nuestra revista de 1871 hablábamos del globo ideado por el jefe de ingenieros
navales franceses Mr. Dupuy de Lome, una de las personas que han trabajado más
en la maravillosa transformación de los buques modernos de guerra ; dimos el dibujo
y dimensiones del globo tal como lo proyectó Dupuy, esperando en aquella época
que la sanción práctica viniera á comprobar lo que no era sino un proyecto. Así ha
sucedido, en efecto, durante el año actual. El dia 2 de Febrero se elevó en París
Mr. Dupuy con 14 personas más en un globo de su sistema. Este anduvo 100 kiló-
metros, moviendo su héhce 8 obreros, y caminando en una dirección dada, oblicua
al viento reinante, única cosa reahzable con este aparato.
Las dimensiones del globo difieren poco de las que publicamos el año pasado : se
llenó con hidrógeno y se usó el globo interior, que es la parte principal del invento,
para conservar la forma del exterior. La tela del globo era seda blanca, de S2 gramos
de peso por metro cuadrado, y otra más ligera, de sólo 40, interponiendo entre ambas
siete capas de caoutchouc, que pesan 180 gramos por metro cuadrado. Las condi-
ciones de estabilidad del globo son bastante buenas, la horizontalidad de su eje se
conserva constantemente. La velocidad propia y horizontal, cuando no habia viento,
era de 2"i>,82 por segundo, ó sea 10 У^ kilómetros por hora. Cree por último Dupuy
que podrá sustituirse con un motor inanimado á los obreros que movían la hélice.
Pasando ahora á inventos españoles sobre el importante problema de la navega-
ción aérea, citaremos en primer lugar los estudios publicados por D. Enrique He-
riz, uno relativo alas condiciones de velocidad y estabilidad de un sóhdo flotante en
un fluido, y otro especial de navegación aérea. El Sr. Heríz conoce las ciencias base
de la carrera del ingeniero y resume en sus investigaciones los principales problemas
de la mecánica aplicada. Dignos de aplauso son los estudios del Sr. Heríz , como los
de todas las personas que se dedican á inquirir la verdad.
En un periódico ilustrado español se han publicado este año unas láminas y la
descripción de un globo ideado por D. Julian Bosque, y que él designa como la so-
lución del problema de la dirección de los globos. Quéjase el Sr. Bosque de que
cuando iba á comenzar los experimentos supo el ens'iyo del globo de Mr. Dupuy, _

Biblioteca Nacional de Espaa


que se parece mucho al suyo, y esto le desanimó. Es de extrañar que este inventor,
como otros muchos, no se tomen la molestia de preguntar ó leer lo que ya se ha h e -
cho sobre el particular antes de comenzar sus tareas, pues es seguro que la mayoría
no continuaría sus investigaciones. Si esto hubiera hecho el Sr. Bosque, hubiera
^isto que casi un año antes habían publicado algunos periódicos científicos el p r o -
yecto del globo Dupuy. Lo peor del caso es que este inventor adopta la forma e x -
terior del globo Dupuy sin usar el interior, necesario para que aquélla subsista,
y por esto espera á que se descubra una sustancia resistente en vez de la tela, y
que él espera sea u n metal laminado que sólo pese 600 gramos por metro cuadrado.
Propone, ademas, como lastre un depósito de aire comprimido, lo que exige gran t r a -
hajo para inyectarle y paredes resistentes, ó sea mucho peso muerto.

FIGUBA 8."

Más feliz que el Sr. Bosque nos parece el invento publicado en la Gaceta Industrial
en Agosto último por D. Lino Velasco. Pertenece al género de los designados con el
nombre de más pesados que el aire. Consta de dos héhces, destinada una, la h o r i -
zontal , á vencer el efecto de la gravedad, y otra, la vertical, á producir el movimien-
to de traslación del aparato. La figura 8.^ da idea de su conjunto. La hélice superior

Biblioteca Nacional de Espaa


es la de ascenso, la que está á la izquierda es la de traslación, y á la derecha se ve
el timón. La galería superior sirve para colocar el motor que ha de mover ambas hé-
lices ; la inferior, q ue comunica con la otra por una escalera, está destinada á los via-
jeros. El Sr. Velasco propone que se den 7"",5 de largo á cada aspa horizontal, y 5°"
á cada una de las verticales ; el diámetro de las galerías es S".
El árbol vertical en que está la hélice ascensional descansa en un quicio análogo
al de muchas turbinas, é indicado como detalle en la figura 9.' Consiste en introdu-
cirse en un tubo fijo y terminar en tres ruedecitas, con las que gira. El suelo infe-
rior de la galería también interior descansa sobre estas tres ruedecitas, de suerte que
dicho árbol sostiene á todo el aparato.
Con objeto de hacer más eficaz la acción de la hélice de ascenso, propone el señor
Velasco que haya dos, una sobre otra, y con movimientos opuestos. Para conseguir"

Fie un A ÍO.i
lo supongamosf(/í^. 10) que A y A ' son estas dos hélices : una correa trasmite la
fuerza motriz á la polea C, quien la comunica por el engranaje de ángulo В á dos pi-
ñones. El inferior de éstos mueve el árbol general, y con él la héhce superior Л ' ; el
piñón superior mueve el manguito a, que gira sobre el árbol E, y con dicho m a n -
guito gira la héhce A en sentido contrario que la A ' .
Para hacer variar la posición de la hélice destinada á avanzar se disponen las со-

Biblioteca Nacional de Espaa


sas como indica la figura 11. En ella es h un soporte vertical ; c una barra vertical,
«entada, unida por el intermedio de c' al árbol de la hélice ; D un eje vertical, en el

rlGUBA 9."

FIGURA I I .

que va una rueda movible á mano por un manubrio e; dando vueltas á.éste se con­
sigue mover c, y por tanto variar la dirección de la hélice. Esto no obsta para la tras-

Biblioteca Nacional de Espaa


misión del motor, que se ejecuta por una correa sobre la polea С, у de ésta рог un en­
granaje de ángulo В al árbol.
El aparato del Sr. Velasco, sin presentar una gran novedad, no tiene tampoco
nada que á primera vista le suponga irrealizable. Falta sólo estudiar sus condicio-
nes de estabilidad y hallar un motor poderoso y de poco peso, cuestión capital para
la navegación aérea, que todos esperan y que aun no está resuelta.
Ya que de este asunto tratamos, y dada la afición que en nuestro país existe poi'
estudiar la navegación aérea, insertamos un dibujo relativo al sistema ideado por
M. Blanc, y publicado hace pocos años. Consiste esencialmente en el empleo del
ala-remo, que es la especie de concha que se nota en el centro de la figura 12, á la
que se da desde el interior un movimiento circular alternativo ; como, gracias á su
forma cóncavo-convexa, presenta más resistencia en un sentido que en otro, ayuda
este auxiliar á sostenerse el aparato en el aire y á caminar en sentido horizontal. Es
una ala artificial : es hueca y va llena de hidrógeno para que sea más ligera que el
aire en que está sumergida. El timón indicado en la figura es también hueco, lleno
de hidrógeno y más ligero que el aire. Los dos globos que forman la masa principal
son algo más pesados que el aire en que están sumergidos.
Por este medio cree M. Blanc que su aparato se aproxima á una ave, ó quizás m e -
jor á un pez artificial, y que podrá resolver el problema tan deseado de la navega-
ción aérea. Éste no se ha ensayado, y por tanto hay lugar á dudar sobre sus condi-
ciones de estabilidad, sobre todo si los viajeros se colocan en el sitio indicado; y su
solución depende, como en los anteriores, del descubrimiento de una máquina mo-
triz de poco peso. El ave es de todas las máquinas térmicas conocidas la que da m a -
yor trabajo relativamente á su peso ; al hacer pues un ave artificial no basta tener
la forma, es preciso poseer la fuerza motriz correspondiente.

IIL

Un norte-americano, Mr. Danks, ha dado á conocer en Europa en este año un


horno para pudlar mecánicamente el hierro, que ha llamado extraordinariamente la
atención de las personas competentes. Para convertir la fundición en hierro dulce
hay que someterla, cuando está líquida, á una corriente de aire, la que va quemando
el carbon de la fundición, y convirtiéndola, por tanto, en hierro dulce. Para esta
operación es preciso remover continuamente la masa líquida, á fin de que todos sus
puntos sufran la acción oxidante del aire. Esto lo hacen los obreros pudladores con
un trabajo enorme, dada la alta temperatura de la masa y su peso.
El horno Danks tiene por objeto efectuar esta operación mecánicamente. Cons-
ta de un hogar análogo al del horno ordinario, pero la parte que sigue á éste, en vez
de tener una forma prismática, afecta la de un cilindro, que comunica con el hogar
por una de sus bases, y con la chimenea por la otra. La parte cilindrica tiene un m o -
vimiento circular, y en ella está la fundición que va rodando por la superficie y pre-
sentando así los diversos puntos de su masa á la acción de la corriente del aire. Para
evitar que este cilindro, que al interior está formado por una sustancia refractaria, y
al exterior por una armadura de hierro, se caliente en exceso, hay en sus paredes una
serie de tubos por los que circula agua.

Biblioteca Nacional de Espaa


Con este horno se trabaja sobre masas de media tonelada, y aun mayores. Los e n -
sayos en los Estados-Unidos datan de 1868, y su propagación ha tenido lugar en
"to'O. En Europa se ha comenzado á usar este horno el año actual con bastante éxi-
to. Parece que en Inglaterra se ocupaba Mr. Spencer de este asunto, y ha presentado
este verano un horno parecido al de Danks, en el que se trata de afinar á la vez una
tonelada de metal. Hoy que el hierro ha adquirido mayor consumo que nunca, n o
puede menos de tomarse interés por estos inventos, que tienden á mejorar la condi-
ción de los obreros que se entregan á esta industria y á abaratar sus productos.
Ya que de cuestiones metalúrgicas hablamos, y dada la natural preferencia que en
esta REVISTA debemos atribuir álos inventos españoles, no podemos menos de llamar
ja atención de nuestros lectores sobre un nuevo sistema de beneficio de los minera-
tes de mercurio, que constituyen el riquísimo criadero de Almadén. El ingeniero de
minas Sr. Navarro y Helgadas ha publicado un folleto, en el que, después de insertar
oilerentes opiniones de los ingenieros más notables en contra de los dos procedimien-
tos llamados de Idria y de Bustamante, que se han seguido en Almadén, propone
otro de su invención, que consiste piincipalmente en emplear combustible mineral,
cu condensar el vapor mercurial en tuberías de hierro con baño de porcelana, y no
ue barro como las que hoy se usan, empleando refrigerantes de agua, y en conden-
sar los vapores que no hubiesen quedado en los tubos por medio de cámaras y auxi-
liándose de chimeneas de tiro.
Según parece, algunos de los ingenieros de minas no son partidarios del nuevo sis-
tema; pero creemos que en asuntos de tanto ínteres debiera el Gobierno, que explota
oicho criadero, ensayar el procedimiento Navarro, así como lo ha hecho con algún
otro, que por cierto no ha dado resultados satisfactorios. Las pérdidas que hoy sufre
la nación por no condensarse los vapores mercuriales de los hornos de Almadén im-
portan algunos millones, y en asuntos de esta especie bueno es proceder con todo
esmero.
Ya que de las minas de Almadén hablamos, bueno es consignar que este año se
han montado las máquinas de explotación, que el ingeniero Sr. Monasterio inspec-
cionó en Bélgica, donde se han construido ; máquinas reclamadas por la ciencia hace
muchos años, y que con desdoro de nuestra hacienda, no ciertamente por culpa de
sus ingenieros, y con menoscabo de sus intereses, no se habían establecido todavía.
Nuestro cónsul en Argel, el Sr. Cortés, ha publicado en algunos periódicos unos
interesantes artículos sobre una nueva planta textil y vivaz llamada rami. Su fibra
es más hermosa que la del algodón, más fuerte que la del lino y más brillante que
ia seda ; cuahdades que abonan en su favor. Se multiplica mucho y se cultiva con
facilidad. Procede de la China y se importó en Francia hace pocos años, en América
el 65, y no creemos que en España haya quien la cultive aún. Dedicase en Francia á
su cultivo y venta de plantas el conde H. Malartíc, que vive en Dijon. El Sr. Cortés
propone á nuestros agricultores el ensayo de esta planta, que está llamada á un gran
porvenir industrial.
La diücultad de mover los timones de grandes dimensiones, como son los que van
en los buques de guerra modernos, ha hecho idear al almirante inglés Mr. Ingleíield
un ingenioso medio de aprovechar la presión del agua sobre las paredes del buque.
dejamos entrar ésta desde el exterior hasta la cala, dispondremos de una fuerza
motriz que se podrá aprovechar en un momento dado ; es verdad que será preciso
sacar más tarde dicha agua, empleando un trabajo teórícamente igual al que ella

Biblioteca Nacional de Espaa


suministró, pero esto se podrá ejecutar en cualquier momento. En la cala del buque
hay un cilindro grande, sobre el que puede obrar el agua que se deje entrar desde
fuera ; su émbolo comprime una pequeña cantidad de agua encerrada en dos cihn-
dros pequeños, colocados uno á cada lado del timón, de suerte que cuando se deja
pasar esta agua comprimida a u n o de estos dos cilindros parciales, el vastago de
éste habrá de mover al timón en un sentido; su cilindro gemelo obra en el opuesto.

T U B O S DE COMUNICACIÓN

Este mecanismo ha figurado en la exposición de Londres del año pasado, y se ha


aplicado>n'éste, con buen éxito, á algunos buques de guerra ingleses.
Como aplicable á los buques para medir su velocidad, ó al problema inverso, cual
es medir la velocidad de una corriente, podemos citar un aparato ideado por el i n -
geniero industrial Sr. Rojas; y si bien su invento no es del año actual, es muy
reciente y digno de llamar la atención. Aplicado á este ùltimo problema, consta el

Biblioteca Nacional de Espaa


aparato de tres partes, que son : el indicador, el receptor y los tubos de comuni-
cación.
Las figuras adjuntas dan idea clara del mismo. El receptor consta de dos capaci-
dades C C iguales, que comunican con el exterior por los agujeros r r'. El tubo T
encierra dos muy estrechos, los cuales, según muestra la figura 1.", terminan en los
^ los que tienen en su fondo un liquido cualquiera. Ahora, si exponemos este
aparato á la acción de una corriente, de suerte que el agujero r' sea normal á ella,
penetrará algo de agua en la cavidad C por efecto de la corriente, mientras que en
la C habrá un descenso por pi-oducirse una aspiración. El aire de estas dos capaci-
dades transmitirá dicha acción por los tubos T al indicador, y la columna a' del lí-
quido encerrado en éste descenderá al propio tiempo que subirá la del a. Esta dife-
rencia de columnas será mayor cuanto mayor sea la acción de la corriente en el r e -
ceptor ; el aparato se gradúa por comparación.
Para velocidades muy pequeñas se sustituye el indicador de la figura 1.* con el de
la 3.3, el cual consta de un tubo de cristal poco encorvado con un índice de mercu-
i'lo, que se movei'á á derecha ó izquierda, según la acción de la corriente. La figu-
ra 4." indica un medio de aumentar el efecto de aspiración en el receptor.
Este aparato tiene la ventaja sobre otros parecidos, de producir doble efecto por las
dos columnas, y de ser así más sensible y aproximado; no influyen en él la acción
del nivel ni el rizado de la superficie; pueden ejecutarse las observaciones desde la
orilla, sin que el ingeniero necesite colocarse inmediato al receptor. Todas estas con-
diciones hacen muy recomendable el invento de nuestro.compatriota.
La dinamita, sustancia explosible por percusión, y no por contacto con el fuego,
va extendiendo sus aplicaciones de día en dia. No sólo se usa ventajosamente en los
liarrenos de las minas, sino que recientemente se la ha empleado para matar la pes-
ca. Con este objeto se introduce un cartucho bajo el agua en sitio al cual afluyan los
peces, y se ejecuta la percusión desde tierra por medio de un cordel; la explosión
es tan fuerte, que se levanta una gran columna de agua y se produce una sacudida
tal en toda la masa inmediata, que los peces mueren, ó por lo menos quedan aton- '
lados durante unos cuantos segundos. En tal estado flotan y se los recoge por un m e -
dio cualquiera. Este medio de pescar no es muy recomendable cuando no se desea
descastar la pesca, pero es muy sencillo y muy eficaz en casos dados.
Ya que de la dinamita se trata, digamos que es una cuestión sobre el tapete la de
la conservación en buenas condiciones de esta sustancia. Según unos, la nitroglíce-
''lua, que es la sustancia explosible, concluye por separarse mecánicamente de la
arena que la tiene embebida, y entonces se produce la explosion al menor choque,
como ha sucedido varías veces; esto se debe á la naturaleza del cuerpo, y es inevi-
table. Según otros, si la arena es de buena calidad no puede ocurrir dicha separa-
ción , al menos en unos cuantos años, y no hay tal riesgo, dependiendo todo de las
l'uenas ó malas condiciones de fabricación.
Los periódicos técnicos españoles se han ocupado este año de un medio ideado por
un norte-americano, Tilgman, para taladrar las sustancias duras. Consiste en dispo-
ner un tubo por el que se hace pasar una corriente de vapor tomado de una caldera
á ocho ó diez atmósferas de presión, á cuyo tubo se deja llegar por un agujero arena
en polvo. Ésta adquiere la velocidad del fluido, que es de algunos centenares de m e -
tros por segundo, y al chocar con un cuerpo resistente produce una huella en su su-
perficie. La lluvia de arena proyectada con gran velocidad concluye por taladrar la

Biblioteca Nacional de Espaa


sustancia en que choca, si ésta es resistente ; de lo contrario, la arena se embota y ^'
no produce efecto. De este modo se han podido taladraren poco tiempo piedras finas •
sumamente duras; bastan 25' para ejecutar un agujero de cinco centímetros de día- I
metro y de igual profundidad en piedras poco menos duras que el diamante. Se ha "
aplicado también este ingenioso procedimiento á grabar las superficies de cuerpos
duros. Es un progreso para el labrado de las piedras finas.
Un ingeniero español, el Sr. Vallhonesta, ha publicado en un interesante folleto
un medio de ventilar los edificios particulares. Este problema, tan descuidado entre
nosotros y tan digno de estudio dadas las condiciones de nuestro clima, suele apli'
carse, cuando más, á los edificios públicos en que se aglomera mucha gente; sin em-
bargo, en España la ventilación de hospitales, cárceles, etc., no se comprende sino
abriendo las ventanas. El Sr. Vallhonesta se ha fijado especialmente en la ventila-
ción de las casas de habitación ordinaria.
Dispone al efecto uno de los patios como chimenea de tiro, para lo que basta
cubrirle con cristales, y si es de poca altura, terminarle en una campana. Al través
de la cubierta se hacen salir los gases viciados por la respiración y combustión,
adonde afluyen por tubos desde cada habitación. El aire viene á éstas por conduc-
tos aislados, desde un jardín, si le hay, ó desde una cueva; á fin de que llegue fres-
co, puro y húmedo. Este aire es llamado á las habitaciones por el tiro especial pro-
ducido en los tubos, y éste se verifica en la parte alta del edificio. Al efecto se cubre
éste con zinc, lo que hace calentarse mucho el aire de las boardillas, ó de una cámara
que se disponga bajo la cubierta de la casa ; este aire caliente sale al patío y aspira
el de las habitaciones, el cual á su vez atrae al del jardín ó cueva. Se tiene por este
medio, según los cálculos del ingeniero español, una renovación gratuita del aire,
en la que el único gasto es el de instalación de los tubos y cubierta, ambos econó-
micos.
El capitan del cuerpo de Artillería, Sr. Zapata, ha llevado á feliz término sus
ensayos de hace varios años sobre un aparato destinado á medir la velocidad de los
proyectiles en el aire. No se trata sólo de resolver con esto un problema de balística,
sino también de poder estudiar la trayectoria del móvil, y deducir de aquí la ley de
resistencia del aire, que hoy es desconocida. Para este objeto se disponen una serie
de bastidores formados por alambres, los cuales forman tantos circuitos eléctricos
como bastidores hay, reforzados por una fuerte bobina Rhumkorf. Las chispas de
inducción que se producen al romperse los circuitos se marcan en un limbo de pa-
pel, sobre el que se mueve un péndulo, que es el verdadero cronógrafo. Por este m e -
dio se averigua cuál es el instante en que el proyectil rompe cada bastidor.
El Sr. Zapata se ha visto obligado á efectuar muy prolijas observaciones sobre la
acción de las corrientes inducidas, hasta reahzar su aparato tal como existe, y á cu-
yos satisfactorios ensayos hemos tenido el gusto de asistir. Actualmente sabemos que
estudia el modo de moverse el proyectil dentro del cañón, cuestión del mayor interés
para conocer el modo de inflamarse la pólvora, y poder llegar al espinoso problema
del trabajo efectuado por ésta y la relación entre el utilizado y lo que se convierte en
calor libre, que se emplea, en pura pérdida, en elevar la temperatura del arma. El
aparato del Sr. Zapata es superior á los análogos^que hoy se conocen en el extranje-
ro, lo cual estampamos en este sitio con el legítimo orgullo de ver que un compatrio-
ta está en primer lugar en una cuestión técnica de ínteres.

Biblioteca Nacional de Espaa


IV.;

En nuestra REVISTA del año pasado dimos una idea de la organización de la Expo-
sición decenal de Londres. La de 1872 lia sido la segunda, y en ella han figurado los
instrumentos músicos, el papel, la joyería y el algodón. El Gobierno español no ha
remitido un solo objeto á este concurso, pero el inglés ha hecho recoger por su cuen-
ta diversas joyas de uso común, que con su procedencia y precio han figurado al
ado de la joyería popular de Holanda y de otras naciones. Entre los objetos reuni-
nos llamaban la atención las arracadas y collares de Galicia, los fabricados en Sala-
manca y que adornan á las charras de dicha provincia, los objetos de plata filigrana-
da de Córdoba, y algunas otras muestras que indican el mayor interés que prestan á
este asunto otras naciones que la nuestra, para reunir y comparar dichos objetos.
En cuestión de exposiciones, ninguna ha preocupado tanto en este año como la
fue va á inaugurarse á mediados del próximo en Viena. Dado el adelanto industrial y
artístico del Austria, es de creer, en vista ademas de los preparativos, que dicha
exposición ha de superar á las dos de París y á las dos de Londres. Todas las nacio-
nes han nombrado sus comisiones para tratar de mandar sus productos á este gran
concurso industrial. El carácter especial de esta exposición es dar gran importancia
a la parte estadística, á la educación y desarrollo de los niños, y al aprovechamien-
to de los residuos. El edificio es mayor que los de las exposiciones de París y Londres,
y tiene una cúpula de cristal y hierro superior á las conocidas.
Ann no sabeffiOS la cantidad definitiva que el Gobierno español destina para los
gastos de trasporte y alquiler de locales, comisionados, etc.; pero como, dada la pe-
luria del Tesoro, ésta ha de ser pequeña, convendría que España se limitara á cinco
ramos distintos, que son los de mayor ínteres, renunciando á mandar á Viena má-
quinas y productos elaborados, en los que no estamos á la altura de otras naciones, y
'^"yo trasporte y local cuestan mucho.
Nuestra humilde opinion es que debiéramos remitir objetos de bellas artes, pri-
meras materias, inclusos minerales y carbones, productos agrícolas, material de en-
señanza y medios de criar los niños. De esta suerte, y no contando los datos esta-
. ticos, cuya remisión es bien sencilla, podríamos hacer un papel airoso ante los
0]os de Europa, daríamos á conocer nuestros ricos productos naturales, y nos discul.
paríamos de no haber contribuido con más en razón al mal estado de nuestra Hacien-
da- Vale más presentar poco y bien, que no querer llevar mucho sin todas las con-
•íiciones apetecibles.
, La exposición de agricultura que se ha verificado este año en Barcelona por la
iniciativa de la sociedad particular titulada de San Isidro, no ha podido adquirir todo
e_ brillo que sus iniciadores se propusieron, por efecto de la guerra civil que ha v ¡ -
^tdo en Cataluña. Ha servido, sin embargo, como de preparación para ir á la de Vie-
^a, y esta conducta debe ser imitada, si hay tiempo, por otras provincias, concen-
trando los productos destinados á la exposición universal en otras locales, en que se
aquilate el gusto, se uniforme el medio de presentar los objetos, y se dé unidad á la
representación de las fuerzas vivas del país.
En el norte de Europa, en Moscow, la antigua capital de Rusia, se ha verificado

Biblioteca Nacional de Espaa


este año una exposición que da idea de la i'iqueza y variedad de productos del vasto
imperio de los czares. En ella se ha hecho ver lo que puede la iniciativa de la raza
eslava, al reunir en poco tiempo una sociedad particular los numerosos productos
que han afluido de los confines del imperio.
Por fin, parece que Madrid va á seguir las huellas de París, Londres y Viena,
abriendo una exposición universal para 187S. Los recursos para ella serán varias lo-
terías—uno de los pocos medios de sacar dinero en España, — y subvenciones del
Ayuntamiento y Diputación de Madrid. El edificio, que será suntuoso, se labrará en
los terrenos comprendidos entre el Retiro y el Prado; parte délos cuales cede el Go-
bierno á condición de que el edificio quede á su favor. Una empresa particular será
la que dirija esta exposición, y una numerosa comisión de hombres políticos, artis-
tas y literatos está encargada de inspeccionar los trabajos. Esperamos que este pro-
yecto , aprobado por el Gobierno, se realizará, y no es dudoso que España entera, У
Madrid en especial, sacarán gran provecho del mismo. Su estado actual nos dispen-
sa de dar más detalles sobre este asunto.
Prescindiendo de algunas exposiciones verificadas este año, y de menor interés que
las anteriores, son dignos de especial mención los congresos, ó sea reunion de dele-
gados de diversas naciones, que durante el mismo han tenido lugar. En San Paters-
burgo se ha verificado el de Estadística, ciencia nueva, de gran interés para llegar á
conocer los elementos de riqueza de un país, lo cual es casi tanto como saber la ma-
nera de aumentarlos, al que han concurrido unos setenta delegados nombrados por
los respectivos gobiernos. Ha representado dignisimameníe á España el ilustre jefe
del cuerpo de ingenieros de montes D. Agustín Pascual.
En Bruselas se ha reunido otro congreso de naturalistas para concordar los noví-
simos datos relativos á la antigüedad del hombre sobre la tierra y á los primeros pa-
sos que en ella dio, albores de la civilización que hoy disfrutamos. Ningún español,
que sepamos, ha asistido á esta solemnidad. No ha sucedido así en el congreso de
amigos de las ciencias, reunido en Burdeos este verano: los Sres. Tubino y Galdo
han representado, sin carácter oficial alguno, á nuestra nación. Esta asociación, cuya
primera junta es la citada, y cuya segunda se verificará el próximo verano en Lyon,
tiene por objeto elevar el nivel científico de la Francia, y con él el de otras nacio-
nes , á fin de recoger el cetro que ha pasado á otras manos, no tan sólo por la fuerza
de las armas, sino también por el influjo de las ideas; que hoy es más fuerte la na-
ción más adelantada en el camino de las investigaciones científicas, y por tanto, eu
el estado de las artes industriales.
Es digno, por ùltimo, de citarse el congreso de la Haya, verificado, como los an-
teriores, durante el verano, al cual han acudido obreros de todas las naciones euro-
peas para lograr, como ellos dicen , su emancipación de las garras del capital, á la
sombra de la sociedad internacional de trabajadores. Los congresos que hasta ahora
habia tenido esta asociación no eran censurables sino en el fondo de las doctrinas
reinantes, pero el de la Haya ha producido varios escándalos, y ha mostrado una pro-
funda división entre los intemacionalistas. Unos querían subordinar á la política el
objeto de la asociación, otros no; esta y otras disensiones han dado lugar á una ex-
cision profunda entre el jefe Karl Marks у los delegados; excision que redundará en
provecho de los que no aprueban las tendencias de esta sociedad, por más que re­
conozcan la justicia de las reclamaciones que hacen las clases obreras en algunas
cuestiones. No se curan los males sociales en un día, ni se llega á un nuevo equili-

Biblioteca Nacional de Espaa


rio , cada vez más estable, entre los diversos elementos sociales, sino al cabo de
nsacciones mutuas y de nuevas organizaciones, paulatinas si se quieren realizar
pacíficamente, rápidas sí se apela á la fuerza, aunque la historia nos enseña que en
muchos casos se retrasa por este medio la solución que de otro modo hubiera venido
antes.
Ya que de asuntos económicos hemos venido á tratar, cúmplenos manifestar con
Sran satisfacción el aumento que este año ha experimentado la exportación de algu-
los productos españoles. Nuestros espartos continúan surtiendo á muchas fábricas de
papel inglesas. Nuestros vinos hallan cada vez más seguros mercados, no tan sólo
os de superior calidad, sino también los de pasto. De aquí la notabilísima transfor-
mación que se está verificando en la Mancha, donde se dedican á viñedos cada vez
as terrenos : preciso es reconocer en este punto la energía de algunos de nuestros
terciantes, que han sabido imprimir esta salida á nuestros caldos mejorando su
ricacion y abandonando los rutinarios y atrasados medios que para hacer el vino
e empleaban antes. Las bodegas y viñedos de Rivas, Geríola , Whagon y otros son
n progreso digno de todo encomio. Se espera que el gobierno inglés mejore sus d e -
•chos de importación para vinos fuertes, en cuyo caso aumentará la cantidad su-
ministrada por España.
t,. 'mismo ha continuado en 1872 la exportación cada vez más creciente de nues-
os minerales y metales. Huelva suministra sus cobres, Cartagena los plomos y zinc
e las comarcas vecinas, Santander le ayuda en este último artículo, Marbella m a n -
a minerales de hierro manganesífero, muy solicitados en Inglaterra, y Bilbao h a
ado unas 500.000 toneladas de su riquísimo mineral de hierro, ademas de algunas
cantidades de fundición en lingotes, habiendo tendencias á que ésta aumente con
gran beneficio para el país. Los fosfatos de Cáceres son cada vez más buscados en
Inglaterra para la fabricación de abonos ; una comisión de ingenieros españoles ha
estudiado últimamente la comarca extremeña en que se producen, y esperamos que
su informe nos haga conocer todo su valor.
. Pendiente de la aprobación de las Cortes hay un proyecto presentado por el Mi-
nistro de Hacienda para gravar los artículos en su exportación, medida ruinosa
para nuestra producción, y que no creemos defendible por libre - cambistas ni
Proteccionistas. No es así como se puede salvar el mal estado de la Hacienda, pues
les contribuciones secan los gérmenes de riqueza, en vez de dejarlos desarrollarse
Para podarlos cuando sean robustos árboles, no tallos nacientes.
i^os metales han continuado en alza, así como los carbones, durante 1872; las huel-
gas, los grandes pedidos á consecuencia de la guerra franco-prusiana, los ferro-
earríles que los ingleses construyen en sus posesiones, son causas que explican el
^ran aumento de precio que han tenido los dos artículos de maj'or consumo en la í n -
'istria moderna. España gana con esta subida, y tiempo es ya de pensar seriamente
en explotar sus criaderos de carbón como lo exigen los modernos medios de que hoy
ispone el hombre. ¿Quién sabe si, dada la escasez, cada vez mayor, de minerales en
Uglaterra, donde es ya alarmante, y aun en la Europa central, y la carestía de los
earbones, cuyo consumo, sin embargo, aumenta; quién sabe, decimos, sí España
está llamada á surtir á Europa de metales y combustibles? Dichoso sería aquel día
para nuestra nación, cuya prosperidad no tendría rival, si la cuestión política y so-
cial diera treguas á los beneficios de la industria.

Biblioteca Nacional de Espaa


V.

No puede negarse que el movimiento científico-literario aumenta en España, y


que la ley del progreso se cumple en este punto, gracias al impulso cada vez cre-
ciente de la difusión de los conocimientos y á la vida científica que nos llega del e x -
tranjero. Alemania conserva el cetro del estudio teórico, y lo empuña con mayor v i -
gor después de su victoria material sobre la Francia, hija de su superioridad inte-
lectual. Inglaterra continúa al frente de las naciones fabriles, Italia y Francia se r e -
generan, la primera mucho más délo que en España sabemos, por las pocas relacio-
nes que con ella nos ligan ; la segunda, que es nuestra tutora intelectual, continúa
siendo el vehículo del pensamiento y la aventadora de las ideas y progresos.
Concretándonos al movimiento científico en España, y dentro de él á lo que p u e -
de referirse inmediatamente á la industria ó agricultura, nos encontramos con l a
creación de una sociedad de naturalistas que trata de publicar investigaciones refe-
rentes á asuntos patrios. Ha dado ya á la estampa el primer número de sus Anales,
y no es dudoso que contribuya á u n estricto conocimiento de la riqueza de nuestro
suelo.
Como complemento de la Revista Minera, que es el decano de los periódicos
científicos, ha comenzado á publicarse este año otro titulado La Minería, dedicado á
las cuestiones prácticas de este importante ramo de riqueza, así como su colega está
consagrado á la parte teórica y administrativa del mismo. La Gaeeta Industrial con-
tinúa su incansable é inteligente campaña en pro de la industria nacional, y en sus
columnas se encuentran artículos ilustrados con excelentes grabados, relativos á las
principales cuestiones técnicas de la industria manufacturera y de la agricultura. El
Museo de la Industria ha conseguido echar raíces en nuestra patria, difundiendo el
buen gusto con los grabados y artículos que nuestros lectores conocen. El Fomento
de la Producción nacional, que ve la luz en Barcelona, y La Asociación agrícola,
que sale en Valladolid, son firmes adalides en pro de nuestra producción. Desde es-
te año les ayudan en su tarea La Revista de Agricultura, de Badajoz, La Ciencia po-
pular, de Barcelona, y algunas otras pubhcaciones periódicas. Merecen asimismo es-
pecial mención El Eco de la Ganadería, órgano de la asociación de ganaderos, El
Fomento de las Artes, que lo es de otra de igual nombre, los que llevan los nombres
de los Ateneos de Valencia y Vitoria, y algún otro.
Se han constituido este año dos asociaciones de Ingenieros industriales, una en
Madrid bajo la presidencia del conocido hombre público y reputado ingeniero señor
Montesinos; otra en Barcelona, que tiene á su frente al ilustrado director de la ú n i -
ca escuela de esa carrera, el Sr. Manjarres. De ambas debe prometerse buen resul-
tado nuestra producción, pues una carrera compuesta de jóvenes estudiosos, ajenos
á las ligaduras y preocupaciones de los cuerpos facultativos, aguijoneados por la
necesidad pai'a vivir con sus servicios á la industria privada, y no con una retribu-
ción del presupuesto, no puede menos de ser fructifera para la nación en general.
Estas dos asociaciones renacen de otras que por causas diversas desaparecieron p a -
ra surgir este año con mayor vigor y pujanza. Ambas publicaron notables trabajos,
que esperamos ver pronto reanudados. En el Ferrol se ha formado otra por los m a -

Biblioteca Nacional de Espaa


quinistas de la Armada, que tiene también el proyecto de publicar un órgano de sus
egitimas aspiraciones y provechosas tareas.
La obra de dibujo que publica el Sr. Borrell se ha aumentado este año con u n
'voluminoso cuaderno relativo al arte ojival ó gótico, el cual contiene 160 buenos
grabados en madera, 10 magnificas láminas grabadas en acero y o cromolitografías,
•examina los tres períodos de este arte, y entra en grandes detalles sobre la cons-
trucción, ornamentación, muebles y utensilios correspondientes al mismo. Las
Obras de carpintería, cerrajería y herrería, platería y relojería, la cerámica, las v i -
drieras, telas, e t c . , están tratadas con detalles en este cuaderno, que es algo m á s
que un tratado de dibujo, y constituye un estudio bastante completo de las artes in-
dustriales en la Edad Media. Esto basta para recomendarle.
El Sr. Comerma, ingeniero de la Armada y profesor de la escuela del Ferrol, ha
publicado la primera parte de una gran obra, titulada Curso práctico de construc-
^on naval, en la cual trata de condensar lo mucho que hoy se sabe efi la construc-
ción de los buques de madera y hierro, con todos sus accesorios. Un tomo de 500
paginas en folio, y un atlas de 2o láminas litografiadas, es lo que hasta ahora se ha
estampado referente á los buques de madera, tanto mercantes como de guerra. El li-
•"o honra al brillante cuerpo de Ingenieros navales.
Prescindimos en esta REVISTA de los libros de matemáticas y física, y sólo citamos
los de inmediata aplicación. Entre ellos hay uno debido al autor de estas líneas y
publicado este año. Titúlase Teoría y cálculo de las máquinas de vapor y de gas con
C'^'reglo á la Termodinámica: en ella se explican la distribución, expansión, salida y
trabajo del vapor y de los gases conforme á la teoría mecánica del calor, dando al
paso reglas para el cálculo del inyector Giffard, de los tubos, bombas, etc. A la
obra acompañan los grabados necesarios para su mejor inteligencia : constituye un
*ómo de 500 páginas.
El laborioso é inteligente empleado del cuerpo pericial de Aduanas, Sr. Sitges, ha
Pi'oducido, con el título de Nociones de artes mecánicas y procedimientos industríales.
Un volumen ilustrado con numerosas figuras, el cual es un libro muy útil para sus
compañeros, un resumen de los principales procedimientos industriales, y una e n -
ciclopedia elemental de las ciencias y artes de inmediata aplicación. Libros como el
"Cl Sr. Sitges son los que hacen falta en España, y no tanto y tan venenoso como se
escribe sobre política menuda.
Gomo obras elementales de agricultura son dignas de citarse, entre algunas otras
Pubficadas en 1872, la del Sr. Hidalgo Tablada sobre Prados naturales y artificiales,
y la del Sr. Aragó, La Agricultura al amor de la lumbre: ambas contienen sanos
Pi'incipios, sencillamente expuestos. Otro tanto decimos del Tratado de sericultura
por el Sr. Espejo, que se ocupa de la cría, desarrollo y utilización del gusano de s e -
da. La casa editorial de Cuesta continúa dando sus útiles manuales: éntrelos de]
ano actual figuran la citada obra del Sr. Hidalgo, otra del Sr. Gasas sobre la Cría
''Ucrativa de las gallinas y demás aves de corral, y otra del Sr. Saez Garcia, relativa
* los oficios de pintor, dorador y charolista. El Ingeniero de minas, Sr. Ibran, ha co-
"^enzado á pubficar una extensa obra sobre metalurgia.
El Dr. Puerta ha publicado el tercero y último tomo de su excelente tratado de
Qiiímica orgánica; el Sr. Vüanova un compendio de su obra sobre Geodesia, con al-
gunas aplicaciones á la agricultura ; el Sr. Colmeiro la segunda edición de su Trata-
^0 de Botánica. El arquitecto Sr. Fossas ha comenzado á imprimir su obra titulada

Biblioteca Nacional de Espaa


Tratado de policía y obras públicas urbanas. El maestro de obras Sr. Cámara ha da-
do á la estampa la tercera de sus Agendas del constructor, que encierra datos muy
curiosos, y la cuarta edición de su apreciable Tratado de agrimensura y arquitectu-
ra legal.
La Academia de Ciencias ha continuado la publicación de la Revista de los pro-
gresos de las ciencias, en la que el Sr. Echegaray continúa dando la introducción á
la Optica. La Sociedad Económica Matritense sigue publicando los resúmenes de sus
importantes tareas; entre ellas figura la de haber premiado en público concurso un
manuscrito del Ingeniero industrial Sr. Franco sobre el aprovechamiento de las ma-
terias bituminosas minerales de España. La Universidad de Madrid se propone rea-
nudar la publicación de su Revista.
Con el titulo de Monografías prácticas comenzó el año pasado la empresa de uno
de los periódicos que hemos citado, á dar una serie de estudios, compendiados de las
principales cuestiones industriales, acompañados de numerosas figuras, dando una
el Sr. Alcover sobre máquinas de vapor. En el actual se han puesto á la venta otras
tres monografías, dos escritas por el Sr. Balaguer, con los títulos de Fabricación y
refinación de los aceites vegetales, Fabricación de las esencias, y otra del autor de
estas hneas, titulada Motores hidráulicos. Están en publicación y estudio varias,
que se titulan Motores rfwersos'( animados, viento, aire caliente, etc.); Fabricación
de jabones y bujías, Tintorería y Fabricación de chocolates, á las que seguirán otras.
Tal empresa ha de merecer, á no dudarlo , los plácemes de todos los que necesitan
consultar libros franceses para las cuestiones industríales, cuando en España sobran
medios de dar al público estas intei'esantes obritas.
Entre los folletos que se han publicado este año referentes á cuestiones económico-
industriales merece citarse en primer lugar uno del publicista catalán Sr. Feu, que
si bien tiene un título algo político, está exclusivamente dedicado á la producción
nacional. En él se pide una organización de las fuentes de riqueza que las libre de
los ataques de sus nuevos enemigos, y ya se comprenderá á quiénes aludimos, p r o -
poniendo la mutualidad en sustitución al antiguo privilegio. Ataca el militarismo y
la empleomanía, llagas de la sociedad española, y propone la creación de doks, con
la circulación de resguardos ó warrants y el de cédulas, que aumentarían el valor del
capital movilizado en la industria.
El Sr. Cubero , que publicó en España un periódico consagrado á las cuestiones
económicas, ha dado á luz este año en Londres un folleto en que se pretende probar
que la situación económica de España no es tan desesperada como á primera vista
parece.
Al secretario de la legación de España en el Japón se debe un folleto sobre el c u l -
tivo y producción de la seda en dicha comarca. Abunda en detalles técnicos y esta-
dísticos, que no carecen de ínteres, sobre todo para nuestras provincias del Medio-
día y Levante, .\lgunos otros folletos se han publicado, pero son de menos ínteres
directo para la producción nacional que los anteriores, por lo menos entre los que
han llegado á nuestras manos.
Hace poco más de un mes que se ha puesto en las hbrerias una obra del Sr. Hue-
lin, titulada Cronicón científico popular, y que es una colección de los artículos y
revistas que este distinguido Ingeniero habia escrito para diversos periódicos, en es-
pecial para la Ilustración Española, durante los años 1870 y 1871. Su lectura no ha
perdido novedad alguna, pues los asuntos científicos no están sujetos á las veleida-

Biblioteca Nacional de Espaa


— los-
ses de la moda. En este curioso libro se tratan cuestiones de lingüistica, del origen
del hombre, de geografia, de astronomia, de fdosofia naturai, de medicina, de elu-
cubraciones científicas v de inventos prácticos. Es un hbro curioso para todo el
mundo, y útil para los industriales, que en él pueden hallar relación de algunas m -
^'cstigaciones de importancia. La base del libro es la bibliografía, y hay una gran ri-
queza de citas de autores, especialmente de los alemanes, que son familiares al se-
ñor Huelin por haber hecho sus estudios en la Academia de Freyberg.
Gomo colección de artículos, si bien no propiamente técnicos, pero económicos,
es digna de citarse la obra que con el titulo de La Hacienda de nuestros abuelos ha
recientemente compilado el Sr. Fernandez (D. Modesto), obra en que se narra de
una manera sencilla la gestión financiera de España desde hace muchos años.
Los ingenieros de minas Sres. Rúa Figueroa y Maffeí han puesto á la venta el p r i -
nter tomo de una colección de artículos cientitico-literarios, relativos á la biblio-
grafía de la minería española. Es obra de conciencia, y que alcanzará el éxito que
debe entre los pocos que en España se dedican á estos asuntos, no bien se impri-
mía el segunda tomo, si, como no dudamos, corresponde en ínteres al primero.

Noviembre de im. ^ „ .
G. VICUNA.

EL TESORO DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO.

N el ALMANAQUE DEL MUSEO DE LA INDUSTRIA para el corriente año


de 1872 aparecieron algunas páginas ocupadas con artículos
referentes á ciertas alhajas que formaban parte de los valiosísi-
mos tesoros de dos de nuestras más renombradas iglesias m e -
" tropolitanas.
" e su lectura me ha surgido la idea de decir, sobre el de otra de éstas, no menos
amosa que ellas, algunas breves palabras: poquísimas en comparación á lo que
acerca del mismo asunto sería posible escribir—y al presente no es empresa nada
^acd~_(je tener á la mano los preciosos, por tantos codiciados, libros y documentos,
isUardadores de la historia del riquísimo tesoro amontonado en esa metrópoli por la
í^o interrumpida piedad de las generaciones que se han sucedido en el trascurso de
^'cz siglos.
La'iglesia compostelana, que es á la que me refiero, en su erección y en su desar-
zono, así como en las vicisitudes sufridas y en el renombre alcanzado , no se parece
^ ninguna otra. Sólo ella puede vanagloriarse de haber ejercido tan intensa y p r o -
^^í^gada atracción sobre la devoción de los fieles, y de haberse colocado en ese p u n -

Biblioteca Nacional de Espaa


to á la altura de los templos de Roma у Jerusalen. Ninguna más que ella llegó
á sentirse con suficientes fuerzas para entablar una suerte de competencia con la
pontificia, despertando, si no podemos decir los celos, por lo menos la suspicacia de
la córte romana ; la q u e , como es cosa bien sabida y se lee en la apreciabilísíma
Historia compostelana, no se hizo sorda á las quejas que se le formularon, de que
la iglesia de Santiago se mostraba soberbia y arrogante con ella, y la trataba, no
como á superior, sino como á igual; y llegó á abrigar el recelo de que, conforme
ella — la iglesia romana —presidia y dominaba á las demás iglesias por razón de su
Apóstol, asi alcanzase la compostelana, por razón del suyo, presidir sobre las iglesias
de Occidente: fundando en estos motivos la resistencia, pasajera, que opuso á
sublimar, de episcopal á arzobispal, á la iglesia compostelana; cuya dignidad r e -
clamaba con insistencia el que fué su primer arzobispo, desde 1120, D. Diego Gel-
mirez, quien, por su parte, oponia para la consecución de ese objeto los principales
obstáculos, pues que, después de encontrarse rodeado de cardenales, como el Papa,
daba motivo á que se alzasen acusaciones al pontífice Honorio II, sobre que él en
sus vestiduras y prácticas usaba imprudentemente de las papales.
En semejantes circunstancias, hijas todas de la seguridad con que se hegó á creer
que el cuerpo del apóstol Santiago Zebedeo, decapitado en Jerusalen, rebosaba allí,
hasta donde fuera traido por sus discípulos, auxiliados visiblemente de la Omnipoten-
cia divina, no es de extrañar que en la basílica compostelana, —construida de m a -
jestuosa peregrina fábrica, desemejante á la de toda otra catedral, y aun superior
pudiera añadirse, sí no en absoluto, en relación al arte de que es hija, y tanto en la
parte arquitectónica como en la iconográfica, — fuesen sucesivamente amontonando
los tiempos tesoros de gran valía, é inapreciables bajo la doble relación del arte y la
materia.
La historia completa de la orfebrería española, á contar desde el siglo ii de la i'e-
conquista hasta nuestros días, pudiera escribirse en gran parte sin más datos que
los suministrados por los monumentos existentes en la iglesia compostelana pocos
años h á , y por las memorias referentes á esos mismos y á los otros muchos que
fueran de la misma pertenencia, conservadas en historias y documentos. Pues que
desde los tiempos de Alfonso el Magno hasta los de la última destronada reina, las
personas reales en particular, y todo género de magnates, propios y extraños, han
prodigado sus ricas ofrendas á la basílica compostelana ; y mientras se mantuvo
viva la devoción al hijo del Zebedeo, condujéronse hasta de luengas tierras preseas
valiosas, así bajo el aspecto artístico como del del numerario que representaban, para
enriquecer el tesoi'O de su iglesia, y, últimamente, por efecto de la extinción de las
casas de regulares, vino éste á enriquecerse de nuevo con alguna alhaja procedente
de los suprimidos monasterios, como el cáliz con su patena atribuidos al uso de San
Rosendo, trasladados desdóla colegiata de Caabeyro. Y, por otra parte, en los testa-
mentos y cartas reales más antiguas de la iglesia ;de Santiago enuméranse muy á
menudo las joyas que, ala par que terrenos y ganados, se ofrecían al Apóstol: en la
inestimable Historia compostelana abundan las exquisitas extensas noticias de las
ricas alhajas, con que, por los años en que se escribía, se enriqueció el tesoro de
Santiago : y en otras varías historias y en muchos documentos propios de esa iglesia
están almacenados numerosos y curiosos datos sobre el particular.
Como dignísimo fundamento del inmenso tesoro reunido por la iglesia composte-
lana, aparece la peregrina cruz de oro tachonada de piedras preciosas, legítima

Biblioteca Nacional de Espaa


competidora de las dos famosas de Oviedo, concluida en 874 y ofrecida por Alfon­
so Щ y 5ц mujer la reina Jimena, en honor de Santiago Apóstol, según dice la i n s -
oiipcion queen ella se contiene. El hijo de ese monarca. Ordeño I I , cuando todavía
íío.reinaba más que en Galicia, en 911, aumentó el tesoro de la ya muy visitada igle-
de Santiago con dos cajas, un cáliz con su patena, tres coronas y una cruz, todo
e oro y realzado de pedrería, con más dos aguamaniles ó jarros de plata sobredora-
^ ; de cuyo fastuoso presente se hizo mención en el privilegio que entonces otorgó
a esa iglesia concediéndole ciertas posesiones. Transcurrido un siglo largo, mantenía
ernando I la piadosa costumbre de enriquecer el tesoro de Santiago ; lo que el
monje de Silos se encargó de perpetuar en su cronicón, A D. Alfonso I de Aragón,
marido de la reina Doña Urraca, se atribuye el regalo do una soberbia lámpara de
P ata, trabajada admirablemente, conteniendo siete mecheros, el uno en medio y los
seis alrededor, con dos íiguras de apóstoles esculpidas en cada uno por afuera, y en
cuya lámpara, que mucho tiempo después del del donante existia colocada entre
otras dos del mismo rico metal ante el aliar de Santiago, se ponía una lamparilla en
cada mechero, alimentada con aceite de bálsamo, de mirto, de bellota y de oliva. Y
ábese, por último, que los antecesores de Alfonso VII dieran á la iglesia composte-
aua, entre las diversas muestras de su liberalidad, cruces preciosas y vasos de oro y
plata, porque así á ese monarca se lo recordó en son de reconvención D. Diego Gel-
í^U'ez, cuando trataba de utilizarse del bien repleto gazofilacio del Apóstol para
atender á las necesidades del Estado.
Este egregio prelado, tan celosísimo de todo lo que pudiera contribuir al encum-
ramiento y brillo de su iglesia, va al comienzo de su pontificado, al acometer la
considerable obra de renovar el altar mayor, hizo construir un soberbio baldaquino,
sostenido por cuatro columnas, primorosamente labrado de plata y oro, esmaltado
y esculpido con variedad, y con muchas figuras de virtudes, ángeles, profetas, após-
^ ' e s , evangelistas y personas divinas ; y un no menos rico frontal, en sustitución del
ue oro que antes hubo, hecho de este mismo metal y de plata, y teniendo á Jesucris-
to triunfante en el centro, colocado en su trono sostenido por los evangelistas y r o -
eado de los veinticuatro ancianos apocalípticos, con más los doce apóstoles bajo
otros tantos arcos distribuidos simétricamente en cuatro grupos de á tres, dos arriba
y dos abajo, dos á izquierda y dos á derecha, y una luminosa inscripción, que todavía
pudo leer Ambrosio de Morales, en que se decía que fuera hecho en el quinto año del
pontificado de D. Diego-^llOS —de 75 marcas de plata del tesoro del Apóstol, g o -
bernando Alfonso VI y su yerno D. Ramon al concluirse la obra. Años después, en
^t* segunda época pontifical, cuando fuera encumbrado á la dignidad arzobispal, in-
uemnizó en parte al tesoro del Apóstol de tanta riqueza como de él extrajera para
Conseguir los fines que se propusiera, con ricas cajas-relicarios, de oro, plata, m a r -
fd y bronce dorado y esmaltado, incensarios de oro, cruces y cálices de oro y plata.
Jarros de plata, un balteo ó cíngulo de oro, y textos ó cubiertas ó cajas de libros, de
*^ro, plata y púrpura. Y pasados algunos otros, hacia 1150, regaló un precioso cáhz
de cristal ; y algo más tarde, cerca del fin de su pontificado, terminado con su muer-
de, que parece ocurrió en 1140, mandó labrar con todo esmero y perfección una
plancha grosezuela—como la calificó Ambrosio de Morales —de plata con historias
^^Шas de medio relieve, que fué colocada á la espalda del altar : obra que mereció,
del último de los escritoi'es de la Historia compostelana, entusiastas elogios conteni­
dos en extenso párrafo.

Biblioteca Nacional de Espaa


No se detenia el incansable celo de ese por tantos conceptos famosísimo prelado,
en los límites á que alcanzaban sus propios recursos, tratándose de enriquecer su
iglesia, sino que utilizaba cuantos medios su posición, carácter y condiciones le su-
ministraban para ese objeto ; sin descuidar la ocasión de adquirir cualquier alhaja
con que aumentar el largo catálogo de las que poseía el tesoro del Apóstol. Así es
que supo convertir la solemne promesa hecha por el tesorero de su iglesia y cance-
lario del rey, Maestro Bernardo, de ir en peregrinación á Jerusalen, en la adquisi-
ción de un precioso cáliz de oro, que fuera destinado por Alfonso VII á la iglesia
toledana y que entonces era traido á vender á Santiago por saberse que sólo allí ha-
llaría digno comprador, y cuyo cáliz compró efectivamente el Maestro Bernardo
por cien marcos de pura plata, y lo donó al Apóstol en compensación de su ofrecido
peregrinaje y por indicación del Arzobispo; quien á su vez le absolvió de todos sus
pecados del mismo modo que si hubiese cumplido su oferta. Y á ese mismo tesorero
debió también la iglesia compostelana dos aguamaniles de cristal ; el uno de ellos,
calificado de precioso, que él viera en el templo toledano cuando estaba allí en la
curia del Rey ; á quien indujo en secreto á que se le pidiese á aquel arzobispo, aun
cuando sabía que éste en mucho estimaba tal alhaja, y se la diese á él por paga : lo
que tuvo la dicha de conseguir en todo, según lo deseara y pidiere.
Ala escasez lamentable de datos que todavía sin deber se padece sobre cuanto á la
iglesia compostelana se refiere, y no á la falta absoluta de materia, es preciso atribuir
el no poder dar sino muy contadas noticias de las adquisiciones de alhajas con que se
enriqueció esa iglesia durante la dilatada época en que dominó el arte ojival. En el
período medio de ella mereció del arzobispo, francés de nación y general que fué de
dominicos, D. Berenguel de Londora, el vistoso busto de plata con graciosos adornos
repujados, perlas y pedrería, en que ese mismo arzobispo colocó en 1321 la cabeza de
Santiago Alfeo, que la reina doña Urraca donara á D. Diego Gelmirez en cierta apurada
ocasión, pero sin que se sepa que distinguiese á cuál de los dos Santiagos pertenecía,'
y que entonces estaba tenida en despreciado lugar, por más que Gelmirez la hubiese
destinado una de las cajas de plata que, dicho queda, donó á su iglesia. Doña Isabel,
la Santa, de Portugal, regaló, según se asegura , una lámpara y una esclavina para
la imagen del Apóstol. Un ciudadano parisiense ó parmesano, llamado Gaufrído
Cocuatriz, trajo en ofrenda una de las varias bellísimas estatuitas de unos 60 cen-
tímetros de alto y de plata sobredorada, representando apóstoles y otros santos de
los más venerados, que todavía tanto adornaban el relicario no hace mucho, la'cual
tenía en la una mano un vaso de oro en forma de torre, y dentro de él una muela de
Santiago, según explicaba una tarjeta que la estatuíta tenía en la otra mano. Y her-
mana de estas alhajas es, por el arte que las produjo, el airoso relicai'io de la Santa
Espina, también de plata, en forma de torre entre dos ángeles, que se ignora á
quién es debido, y que no'puede ser la misma reliquia que poseía el pequeño, pero
rico en códices y objetos de arte, hospital de San Miguel, fundado hacia 1400, muy
á los principios del siglo xvn, porque algún tiempo antes consta ya la existencia de
esa reliquia en la catedral.
Cosa parecida que de la época ojival hay que decir del período del Renacimien-
to. Si bien de él ostenta como glorioso ejemplar la iglesia compostelana la primera
obra construida por Antonio de Arfe mudando de estilo, del ojival al greco-romano,
la cual él mismo dejó dicho que fué la custodia que para esta iglesia construyera en
4544, y en la que todavía se saca en procesión el Santísimo el dia del Corpus. Es mo-

Biblioteca Nacional de Espaa


desta en extremo, ya que no por su labor fina, prolija y menuda, por sus dimensio-
"jes, pues que son tales, que consienten que sea llevada en andas sobre los hombros
de unos cuantos sacerdotes, y no la dan ni aun la mitad de la altura de las que por
esos mismos tiempos se hicieron para las iglesias de Toledo y Sevilla. También de
ese período artístico datarían, — ó datarán sí aun existen, — los seis cetros mayores
de plata que, así como otras muy ricas piezas del mismo metal, i'egalaron los cris-
tianísimos reyes de Francia, según dicho del grave historiador Castella Ferrer, en
euyo tiempo, á principios del siglo xvn, aun duraban.
Respecto de la época moderna, no sucede por cierto lo que con la anterior : no
obstante q u e , á pesar de que abundan las noticias de los espléndidos donativos h e -
enos durante ella á la iglesia de Santiago, es cosa segura no saberse hoy sino muy
poco de la inmensidad de riqueza que durante los dos últimos pasados siglos llegó á
atesorar. De los que se saben, merece por todos títulos citarse en primer lugar,—
oespues de los cuatro magníficos hacheros de plata, colocados al pié de las gradas
del presbiterio de la capilla mayor, regalados por Felipe 111 en 1612,—aquel la-
mosísimo doblón de oro y peso de una arroba, enviado por Felipe IV y desaparecido
eii los tiempos de la privanza del Príncipe de la Paz. Acreedor es á que se haga p a r -
ticular mención de él, el donativo hecho por la reina doña Isabel de Borbon, mujer
de e s e mismo monarca, de la cama con sus barandillas de plata en que diera á luz
al príncipe su hijo D. Baltasar, inmortalizado, más que por su excelso nacimiento,
por el admirable retrato ecuestre suyo que nos dejó Velazquez. Lo es también, aun-
que bajo distinto aspecto, el presente traído por los Duques de Montpensier cuando
su venida á Galicia en 18S2, consistente en una graciosa copa de vermeil de cua-
renta centímetros de alto y ciento y tantas onzas de peso, trabajada en Londres por
Mr. Wegew'ood. Y no lo es menos el reciente opulento regalo hecho al altar del
Apóstol de unas preciosas sacras de plata, y unos magníficos floreros de lo mismo,
por persona envuelta en impenetrable misterio, no suficiente para que deje de darse
por cosa cierta que es una elevada d a m a , pero dividiéndose las opiniones, con la
libertad que la reserva guardada permite á las particulares afecciones, en cuanto á
SI la tal dama es la que comparte con su esposo las visibles amarguras de un trono
tenido por muy poco seguro, ó la q u e , con el suyo y con perseverancia digna de
" l a s juicioso propósito, aspira á sustituirla e n el lugar que hoy la otra ocupa.
La gloria de haber amontonado los mayores tesoros en la basílica compostelana
en los tiempos modernos, corresponde especialmente á sus muníficos prelados, y á
dos de ellos en particular. Al mejicano Fr. Antonio de Monroy, general que fué de
la orden de Santo Domingo, quien á vuelta de costosísimas obras de fábrica con
que ensanchó el extenso ámbito de la catedral, y ademas de sufragar el enorme
gasto del tabernáculo de plata y sus adherencias, en que está colocada sobre el al-
ar mayor la antigua imagen del Apóstol, proveyó á ésta del sitial en que aparece
sentada, y de la esclavina y bordón con su calabaza para darle aspecto de peregri-
n o , todo del mismo rico metal que el tabernáculo; é igualmente el menaje com-
pleto del altar, compuesto d e frontal, gradas, candeleros, custodia, aguamaniles,
eubos de ciriales y una lámpara. Y al posterior, D. Bartolomé Rajoy y Losada, que,
más opulento que el anterior, cambió la esclavina puesta por éste al Apóstol por
otra de oro guarnecida de brillantes, haciendo otro tanto con el bordón y s u cala-
baza, y sustituyendo la cruz y los seis candeleros del altar con otros del rubio pre-
eiosísímo metal. Y parte buena de esa misma gloria corresponde también á un faus-

Biblioteca Nacional de Espaa


toso prebendado de la iglesia compostelana, el maestrescuela D. Diego Juan de Ulloa,
por el magnifico donativo que hizo de la gran lampara у los dos monstruosos arañó-
nos, hoy mutilados, de plata, y labrados en Roma, que adornan la capilla mayor.
De haber conservado la iglesia compostelana, no ya cuantas alhajas fué gradual
y sucesivamente adquiriendo en el transcurso de los tiempos, sino tan sólo la pe-
queña parte de ellas de que queda hecha individual mención, pudiera hacer gala,
no sin falta de razón, de poseer uno de los más ricos museos de los productos de
todas las artes hijas del genio cristiano y del del Renacimiento, y uno de los más n o -
tables depósitos de los enseres y vasos destinados en todos tiempos á las necesidades
y pompa del culto, y á las diversas prácticas y usos litúrgicos, competidor de los
muy famosos de Cantorbery y de Maguncia. Pero por desgracia ha sucedido total-
mente lo contrario, pues que no sólo en los modernos calamitosos tiempos, sino
desde los muy primitivos de la iglesia compostelana, comenzó ésta á enajenar las al-
hajas, en mucha parte, á medida que las adquiría; y así es cosa común hallar al
lado de las noticias de los donativos que recibía, las de las enajenaciones que con
más ó menos justificados motivos verificaba.
Se sabe que ya á Ordeño И en 9¡22 se le dieron á cambio de ciertas villas dos j o -
yas de oro, realzadas de piedras preciosas, y valuadas cada una en quinientos suel-
dos , que eran uu baUeo de hilo de oro de maravillosa hechura, y una lunace, que
se presume fuese, por lo que de su nombre se desprende, un adorno en forma de
media luna, muy usado por las mujeres y niños de la Roma antigua: alhajas que
no podia hacer largo tiempo que poseía la Iglesia compostelana. La cruz, la caja y
la corona de oro que recibiera de ese mismo monarca, los utilizó para el gran d o -
nativo hecho al Papa al conseguir la dignidad de metropolitana, á quien años antes
se enviaran ciento veinte onzas procedentes del frontal de oro que tuviera el primi-
tivo altar del Apóstol, cuyo frontal fuera deshecho por acuerdo del Obispo y de los
canónigos, y nueve marcas de la arca de oro, la que después resultó ser de plata por
el interior, siendo preciso subsanar la diferencia, que resultó subir á cincuenta on-
zas, contándose los gastos ocasionados en el viaje del comisionado, así como otras
cincuenta que i'esultaron falsas de doscientas que se dieran al camarero del Papa:
todo ello como parte de los cuantiosos presentes que para alcanzar tal concesión es-,
pecífica la Historia compostelana que se hicieron.
También fueron remitidos al Sumo Pontífice, y es de suponer, aunque esa Histo-
ria no lo aclara, que en distintas ocasiones, una caja de oro comprada por tres mil
sueldos, y un cáliz y un incensario de ese mismo metal. A su legado Bosono se le
dio una cruz de oro de las donadas por D. Diego Gelmirez á su iglesia. Y á la reina
doña Urraca, en remuneración de la cesión que ella hizo á la iglesia compostelana
del coto de entre el Ulla y el Tambre, se la entregaron sesenta marcos de la mesa de
plata, que quizá sería la misma mesa del moro de que se tomaran antes cuarenta
marcos para incluir en el gran donativo ofrecido al Papa. En fin, de los datos sa-
cados al vuelo de los abundantes contenidos en la Historia compostelana sobre este
particular, resulta que pasan de cuarenta mil onzas de plata las que durante el pon-
tificado de D. Diego Gelmirez se destinaron á donativos hechos por él y su iglesia á
papas y reyes á cambio de honores y propiedades, y en ocasiones para contener la
rapacidad del Monarca, entrando con él en prudente y amigable composición.
Tales enajenaciones aparecen, si no completamente justificadas, bastante disculpa-
das por las circunstancias propias déla constitución del Estado y del organismo admi-

Biblioteca Nacional de Espaa


nistrativo de la sociedad en aquellos tiempos, en los que los tesoros de las grandes igle-
sias, sus ricos gazofilacios, considerados bajo el aspecto estadista-económico y en rela-
ción con la absorbente influencia que la Iglesia ejercía sobre todos los elementos de la
^ida pública, representaban papel muy semejante al que ahora desempeñan los &a?i-
cos públicos y las casas particulares de banca, y eran, en suma, ellos establecimien-
tos de crédito, del mismo modo que venían á ser las alhajas de que se componían
equivalentes, hasta cierto punto, al actual papel-moneda, y servian de cosa parecida
á lo que hoy los títulos de la deuda púbhca, que así se pignoran ó se echan ai m e r -
cado cual k s necesidades del erario y el estado del crédito público lo exigen. Pero
»0 pueden justificarse con tanta íacdidad, por más que tengan sencillísima expli-
cación, las enormes extracciones hechas en época asaz moderna del inmenso tesoro
debido en parte muy principal á los fabulosos rendimientos del tan abatido como p r o -
ductivo voto, de los cuales la misma iglesia compostelana hacia tan pomposa osten-
tación, que los precedentes de Granada eran traídos anualmente á Santiago, cargan-
do una recua vistosamente enjaezada, que al ruido de las campanillas, acompañado
de las voces de los mulateros, atravesaba por todo el largo crucero de la catedral de
N. á S., para descargar en el Tesoro, situado junto á la puerta del Mediodía.
Las alhajas de él se vieron cargar en carros en la Quintana en Abril de 1809. Y lo
que es doblemente doloroso .'convertidas en informes barras,—que se asegura y tie-
ne por cosa cierta pesaban hasta unas treinta mil onzas, — gran copia de ellas han
desaparecido para siempre, y con ehas numerosas obras de hábiles orfebres y di-
versos desteUos de distintas artes, testigos fieles, y muchos de ellos locuaces, del pa-
sado, sin dejarnos perceptible huella en el campo de la ciencia arqueológica y sin
haberse podido utüizar antes de su destrucción la clara luz con que podrían animar
el pálido cuadro de nuestra historia artística , recogiendo, como de un moribundo
amado se recoge el último suspiro, la voz próxima á extinguirse de aquellos monu-
mentos que pronunciaban un nombre glorioso y una fecha memorable en los fastos
artísticos de nuestra patria.
Mondoñedo, Setiembre de Ì8T2. ,„ ^
JosK VILLAAMIL Y CASTRO. .

CONSTRUCCIONES R U R A L E S E N INGLATERRA.

I.

BESENTAMOS aquí varios grabados relativos á la lindísima villa Tu-


dor, bella construcción inglesa, que puede considerarse como un
acabado modelo de obras de esta clase.
El estilo arquitectónico de esta casa, situada en Monlacute,
condado de Somerset {Somersetshire), pertenece á los tiempos
de Enrique VII, y se llama el viejo estilo de Inglaterra, y está construida con g r a n -

Biblioteca Nacional de Espaa


des ventanas en la planta baja del edificio, á fin de recoger toda la luz posible en
los dias de espesa niebla, tan comunes en aquel país, á la manera de la mayor par-
te de las quintas inglesas {Farm-Houss).
El grabado señalado con el núm. 1 i'epresenta el alzado y planta de la villa T u -
dor, y según se ve, está perfectamente acondicionada para las necesidades de una
pequeña familia.

1.—Villa Tudor (alzado j planta baja).

A , sala prmcipai de la casa, y B, comedor : ambas piezas, con grandes ventanas


en el fondo, son de 28 jMés de longitud por i6 de latitud, y excusado es decir que

Biblioteca Nacional de Espaa


«n el mismo se encuentra una ancha cocina con todas las dependencias necesarias,
habitaciones independientes y dormitorios para criados, etc. En la parte interior so
observa una escalera que conduce á otras habitaciones superiores, destinadas igual-
"lente á dormitorios. , . ^ . , .-i
La fábrica es de ladrillo, y la ornamentación corresponde estrictamente al estilo
que ya hemos indicado, incluso la del tejado del edificio. . ,
Otra casa semejante á ésta ha sido construida en Devon-Shire por el conocido a r -
quitecto inglés M. Arthur Mee, habiendo costado como unas 900 libras esterlinas;
pero en la villa Tudor se ha gastado una suma casi doble.
El grabado núm. 2 representa el bello pórtico de la indicada posesión, en cuya
parte céntrica superior se distingue el escudo de armas de la famdia propietaria del
edificio.

2.—Pdrtieo de la villa Tnilor.

1^ ..Jal
S.—Caseta para guarda, en Old Windsor.

^egun se observará en el plano, el pórtico no existe en la parte posterior C, des-


^'"ada á habitaciones de criados ; tiene aquél un arco de cinco pies de luz, y en cada
de sus lados hay una ventana rasgada que comunica al pequeño cercado que
^e encuentra inmediato.
Ademas, sobre la balaustrada del citado pórtico, aunque los jardineros y guardas
délas posesiones acostumbran á adornar éstas con macetas de flores vistosas, se co-:

Biblioteca Nacional de Espaa


locan también algunos otros objetos de adorno, según la antigua costumbre de In-
glaterra, tales como estatuas, pequeños obeliscos, relojes de sol, coluninitas, etc.
Por lo que hace á la construcción de casetas para guardas, y cenadores en los jar-
dines y parques, distínguense en aquel pais dos clases que merecen una pequeña
descripción en nuestras columnas.
Unas, elegantes y sólidas, fabricadas de piedra, con adornos arquitectónicos per-
tenecientes á diversos estilos, y hasta con lindas esculturas, y otras más ligeras y
pintorescas, con armadura por lo general de madera y hierro, y adornadas capri-
chosamente.
Ejemplo de las primeras es el grabado núm. 3 , copia de la bella caseta de guarda
construida en el sitio denominado Hermitage, en Old Windsor, y reproducida en
otros dos sitios del mismo parque.
Es de piedra, tiene á cada lado, en la parte interior, un asiento para los guardas
(gardent-seat) y se asemeja mucho al pórtico de una vieja iglesia gótica.
' El grabado que aparece debajo de la figura principal indica únicamente la mitad
de la planta de la citada caseta, puesto que la otra mitad es enteramente idén-
tica.

i.—Cenailor de jardín '.alzado y planta taja).

Biblioteca Nacional de Espaa


Por ùltimo, el grabado num. 4 es un modelo de cierto lindo cenador, cuyo p r o -
yecto se debe al gentleman John Harrison.
Sobre una plataforma de ladrillo se eleva una columnata circular que sostiene la
techumbre, adornada con góticas molduras : dentro del cenador hay algunas pintu-
ras adecuadas al estilo del edificio, y asientos en el frente y á los costados, según se
observa en el grabado que representa la planta baja. , . , ,
La planta del mismo es un rectángulo de 15 pies de longitud y por de latitud entre
los dos asientos ó bancos, y la altura ó elevación del techo no excede de lU pies
y 6 pulgadas, , . , . ,
Varias macetas le rodean, y en la parte superior, sobre el tejado, se distmgue la
indispensable veleta que se observa en casi todas las construcciones rurales de I n -
glaterra.

H.

Los grabados que publicamos á continuación reproducen exactamente algunas


otras elegantes construcciones rurales concluidas en estos últimos años en Hyde Park,
en Kent, en Holy Port, y en otros puntos de la civilizada Inglaterra.
al tratar de describirlas, siquiera sea sucintamente, debemos ocuparnos en pri-
mer lugar del lindísimo arco de entrada (véase el grabado núm. 5) al parque del
principe Alberto en Hyde Park. Consistía el primer proyecto en un suntuoso arco
en el centro de la vía pública {Prince Albert's fioad), con aposentos rústicos á cada

5.—Arco de Hyde Park.

Biblioteca Nacional de Espaa


lado : la parte superior del arco aparece coronada con estatuas ecuestres (de bronce-
de la reina Victoria y del principe Alberto, y adórnanla anchos y bien puhdos me-
dallones que representan escudos de armas y retratos de soberanos de la Gran Breta-
ña. Fué construido, en 1857 y 1858, bajo la dirección de sir Benjamin Hall.
Cerca de la Puerta de la Reina (Queen's gate) se alza la bella casita que está re-
presentada por el grabado num. 6 , edificada por Ш. Aldin, y cuyo presupuesto de

( } . — ( a s a ilf líu.uüii (MI H y d e Tarli.

M S I

7.— СйЬайя (Is j a r d i n e r o e n E a s t S u t t o n Par! («Izado у planta baja).

Biblioteca Nacional de Espaa


gastos no excedió de 900 libras esterlinas : consta de cuatro espaciosas piezas, dos
anteriores y dos en la parte posterior del edificio, y tiene ademas corral, sótanos,
bodega y otras dependencias.
Debemos añadir que sir Benjamin Hall abrigaba la intención de hacer construir
gran pedestal para colocar dos magníficas estatuas, que representaban la Mañana
y la Tarde, y cuyos modelos, preparados por M. Theed, merecieron la aprobación
del príncipe Alberto. ^, „
El dibujo núm. 7 copiala cabana de un jardinero, construida en East Sutton
Park, residencia de sir Edmundo Filmer, en Bart, condado de Kent, lugar situado á

S.—Casa de campo de Easl Snltoc Park {alzado y planta baja).

Biblioteca Nacional de Espaa


seis millas de Maidstone. La citada elegantísima cabana se halla á bastante distancia
de la casa principal, sobre el camino de ülcomb (Ulcomb Road), y está hecha con
ladrillo cubierto de argamasa.
El plano que publicamos debajo del grabado ofrece una idea exacta de la distri­
bución de la casa:
a, entrada y portal.
b, pieza de famüia, de 16 pies de longitud por 12 de latitud.
c, cocina, con todas las dependencias necesarias, de 11 pies por 40.
d, despensa, con ventana á la parte posterior de la casa.
e, piezas independientes.
Según se marca en el plano, entre la cocina y la despensa está colocada la esca­
lera para subir á las habitaciones superiores, iguales á las de la planta baja.

Casa de guarda-bosque en Holy Port (alzado y planta baja).

Esta cabana que acabamos de describir es lindísima, y seguramente que sirve de


gracioso adorno á la pintoresca y rica posesión de sir Edmundo Filmer.
En este mismo parque (East Sutton Park) se encuentra la bella casa que repre­
senta el grabado núm. 8 , situada en la confluencia de tres caminos con vistas deli­
ciosas , en la parte opuesta á la entrada del parque. Las habitaciones interiores son
triangulares, y los detalles arquitectónicos de que aparecen revestidas las fachadas

Biblioteca Nacional de Espaa


^ t e n o r e s , dan á este edificio el poético aspecto de una vieja mansion de la Edad,
edia; é igualmente que la cabana descrita en las líneas que preceden, está c o n s - '
ruida esta casita con ladrillos fabricados en el mismo parque.
La distribución interior es excelente, y las babitaciones templadas en la estación
•de invierno y confortables :
pórtico, formado y sostenido por dos columnas hechas con troncos de árboles,
pieza de familia, triangular,
cocina, con todas las dependencias necesarias.
d, despensa, con gran ventana en el centro y dos pequeñas laterales,
retrete.
f ' cercado ó corral, cubierto.
> pequeña escalera que conduce á los sótanos y bodega,
ьп el plano aparece señalada la escalera para las habitaciones superiores, exacta-
"leiue iguales á las de la planta baja.
finalmente, el grabado num. 9 retrata la casa de un guarda-bosque, edificada
por el difunto sir Robert Sidney en su propiedad de Holy Port, cerca de Bray, en
erkshire : basta mirar el dibujo para observar el aspecto de fortaleza antigua ó de
4aal morada que distingue á este lindo edificio, cuya distribución interior está, sin
•^bargo, adecuada propiamente para el objeto á que aquél se halla destinado:
pieza principal de la vivienda, con apariencia de vieja cocina de castillo, y de-
Pendencias que son necesarias, 18 pies de longitud por 14 de latitud.
" > bodega y escalera para el sótano, que sirve de nevera.
^' gabinete independiente, y retrete.
"> alacena ó pequeña despensa para guardar artículos de consumo diario.
^< banco para el guarda (garden-seat), cubierto con una especie de dosel.
torre ó mirador, con apariencia de castillo, construido por sir Robert Sidney:
p'j^^^'be á ella sin gran dificultaá por una escalera de caracol (que va marcada en el

g, otra torre de menos elevación, con escalera practicable por la pieza a.


j as paredes exteriores de esta casa están esmaltadas con diferentes memorias de
a tamilia Sidney, tales como escudos de armas colocados en las partes más visibles
e edificio, no faltando tampoco la característica y repetida levenda inglesa : «ffoni
"""^Чиг mal y pense.»

III.

Otros bellos edificios, ademas de los que hemos descrito, aunque brevemente, en las
paginas anteriores, hállanse en los parques y jardines más renombrados de la culta
"glaterra, en la cual los grandes propietarios y aristocráticos lores tienen la bizarra
*^°^*inibre de hermosear todo lo posible los alrededores de sus magníficas villas.
, En el delicioso parque de East Sutton, en la parte exterior, sobre el camino real
° 'Vía píiblica, y en sitio muy concurrido, está la linda casita cuyo modelo ofrecemos
en el grabado núm. 10 de la siguiente página,
•^n aspecto es agradable, aunque severo, y el pórtico está sostenido por columnas
usticas; tiene habitaciones superiores y en la planta baja, y la fábrica es de ladrillo
y estuco, hechos los dos materiales en la misma posesión.

Biblioteca Nacional de Espaa


La distribución interior es ia siguiente :
A, cocina, con todas las dependencias necesarias.
B, recibimiento, ancha sala de familia.
C, despensa inmediata á ia cocina, y con ventana.
D , peristilo cubierto en la parte posterior de la casa, sostenido, como el pórtico de
entrada, por columnas rústicas.
E, retrete.—í", cuarto para guardar el carbón (coalworli).— G, despensa.—//, es-
calera practicable para las liabitaciones superiores.
(El plano de la casa indicada se encuentia debajo del grabado.)

10.—Casa d e campo e n el parqne East Sutton.

También debemos presentar en esta pequeña colección de construcciones r u r a -


es un modelo de doble cabana de trabajadores {labourer s double collage), de las c u a -
les existen muchas, cómodas y adecuadas para el objeto, en el norte de Inglaterra, y
que suelen construirse en las grandes heredades distantes do centros de población,
con el objeto de facilitar á los trabajadores moradas higiénicas y decentes.
En estas casas, los dos arrendadores que las ocupan disfrutan de iguales venta-
n a s ; pues aunque están unidas, constan de las mismas partes, y la distribución in-
terior es, por lo común, enteramente idéntica.
El grabado núm. U indica un modelo para estas casas : se construyen con ladrillo
y entramado de madera; las paredes son gruesas, y en el cuarto de familia no falta

Biblioteca Nacional de Espaa


If gran chimenea baja, cuyo uso es indispensable durante ocho meses en la partff
oel norte de Inglaterra.
La distribución, interior es como sigue . ^ •

•11.— Modelo de una doile casa de labor.

12.— Doble casa de labor y escuela dominical, en Wimiiole.

Biblioteca Nacional de Espaa


a, sala de familia con chimenea, de 14 piés de longitud por 12 de latitud.—i>, co-
d n a , con las dependencias necesarias.
c, despensa.
d, corral, con todos los departamentos convenientes.
En la parte superior de la casa se encuentran los dormitorios.
Los grabados números 12 y 15 señalan la fachada y planta baja, y el aspecto actual
de una doble casa para trabajadores, que sirve al mismo tiempo de escuela dominical
(sunday-Schonl), situada en Wimpole, condado de Cambridge (Cambridg-shire), y
construida en 1794,
La distribución interior es como sigue :
a, pórtico y peristilo de enti'ada, común á las dos habitaciones,
¿ y e , salas de familia.

13.—Fachada principal de la doble casa de labor de Wimpole.

bye, cocinas y despensas, con todas las dependencias.


d, local para la escuela.
En la fábrica de esta casa ha entrado la piedra, el ladrillo y el estuco; su exterior
es elegante y severo, y sobre un tarjeton colocado en la parte superior campea el es-
cudo de armas de la familia propietaria, que lo es hoy la viuda del honorable sir John
Soane. :
Finalmente, presentamos en el grabado núm. 14 un modelo de asiento para jardin
(Garden-seat), tan bello como, el que han visto nuestros lectores en la página 113 de
jeste ALMANAQUE.

Biblioteca Nacional de Espaa


El citado asiento, que puede ser muy bien cenador de jardin, está construido en
*1 pintoresco parque del castillo de Coombe, en el condado de Wilt {Wiltshire), y
nada tiene que envidiar á las mejores construcciones de dicho género que se encuen-
tran en los jardines de Kensington y Westminster: es de ladrillo y estuco, y el estilo

11.—Cenador cobicrto en el parque del castillo de Coombe.

^I^^'^cctónico pertenece á la época de Isabel; y como se halla colocado en la posi-


las'^ elevada del citado parque, la perspectiva que desde él se domina es una de
niás amenas y bellas de InglaterVa.
^ . esotros nos alegraríamos de que los grandes propietarios españoles se decidiesen
ntroducir en sus jardines construcciones semejantes á las que dejamos descritas,
son muy útiles y de agradable ornato. "
J, E. Y A.

lOIUMEITO FUNERARIO, POR FLAXMAI.

n la culta Inglaterra ha dejado no pocas obras de su genio su-


blime el ilustre escultor John Flaxman, llamado por algunos
críticos el Miguel Ángel del Norte.
Ln mausoleo, tan elegante como severo, construyó en la catedral de Gloucester

Biblioteca Nacional de Espaa


para guardar los restos de mistres Moriey ; la magnifica escultura que representa el
Ange! Guardian existe aún en el Hospicio de Londres {Foundling Hospital) ; el grupo
que se conoce en los anales artísticos de la Gran Bretaña con el título de The ascen-
ding spirit es un perfecto modelo de belleza y sentimiento, y diferentes bajo-relieves-
y estatuas de FJaxman se guardan como ricos tesoros en museos y monumentos.

El grabado de esta página es una reproducción del grupo tallado por Flaxman,
que sirve de remate á cierto monumento funerario, erigido en la iglesia de Heston.
Parece como que las dos bellas figuras están animadas por un profundo sentimiento
de pena, y lloran la pérdida del ser amado, cuyos restos son los que guarda el fúne-
bre mausoleo.

Biblioteca Nacional de Espaa


•Como si Flaxman—dice un escritor inglés—liubiese querido encarnar en ellas el
dolor verdadero, tranquilo, pero profundo.»
Inspirándose de continuo en el arte griego, el esclarecido artista ha sabido impri-
"lir en ellas, al mismo tiempo que el carácter plástico más delicado y bello, una ex-
presión perfecta de sentimentalismo.
Flaxman, en todas sus obras, ha procurado reunir estos dos caracteres esenciales
del arte griego, lo mismo en los bajo-relieves de asuntos mitológicos, que en las
obras más difíciles inspiradas en pasajes de la Sagrada Escritura.

, ...... . T . E . A.

LAS ARTES ÍNDUSTÍlíALES

MODERNAS EXPOSICIONES.

Barcelona, 8 de Setiembre de 1872.

Sa. D . EDUARDO DE MARIÁTEGUI.

UY señor mío y de toda mi consideración : me pide V. un


artículo para el ALMANAQUE DEL MUSEO DE LA INDUSTRIA,
que V. tan dignamente dirige, y crea V. que en los
tiempos que corren, cuando más se charla que se lee,
y cuando más se paga el público de la gala en el decir que
de la verdad y de la solidez en el pensar, poco atractivo tiene, para el que en el fondo
í^ásqueen la formase fija , escribir un artículo del género que V. necesita para dar
"nportancia é ínteres á la obra.
Tropiezo desde luego con una dificultad que á ese fondo sobre manera atañe,
para que el artículo sea propio, conveniente y oportuno; porque la producción a r -
istico-industrial, que es la materia del periódico , del cual el ALMANAQUE depende,
está enlazada de tal manera con ciertas cuestiones que en el dia se promueven, se
ag'tan, se acaloran, y lo peor de todo, que entran en vias de hecho, que temo coger
a pluma por no verme comprometido á terciar en la contienda.

Biblioteca Nacional de Espaa


Cuando no pasaba yo de un primerizo en los estudios de carrera , por males de
mis pecados me obligaron á estudiar lo que llamaban Economía política, y me hicie-
ron consultar más libros que no quemó el siglo xvi por una frase mejor ó peor inter-
pretada; habiéndome imbuido ciertas ideas, que aun en la fogosidad de la edad ju-
venil tuve por atrevidas, y que, sin embargo, hoy serian para los neo-economista*
muy atrasadas. Y aun cuando no siempre estuve por lo que me enseñaron, confieso
á V . que muy mal me avengo con lo que en el dia oigo decir: sacando la con-
secuencia de que lo que en la sola opinion humana está fundado , poca solidez le
abona.
Una de las principales, más delicadas y trascendentales cuestiones que en el dia
se debaten, es la que al capital y al trabajo se refiere ; y en ella veo jugar la capad'
dad y l'ds riquezas, el trabajo intelectual y el trabajo material; circunstancias cuyo
valor, por más que quiero, se me hace difícil equiparar: y no continúo aquí las con-
sideraciones que tengo hechas acerca del particular, porque he venido á sacar e»
hmpio que lo que se me alcanza es muy poca cosa; y confieso francamente que e&
materia que no entiendo, y lo que es más, que no tengo el singular capricho de
querer entenderla. No extrañe V., pues, que no entre de lleno en ella.
Creo, sin embargo, que en esta cuestión social sucede lo que en todo descubri-
miento; se principia por atribuirle propiedades extraordinarias, exageradísimas; y
el tiempo, que es gran descubridor de verdades, purga la ciencia de tales exagei'a-
ciones, y lo que ayer fué alquimia hoy es química con utilidad muy notoria. Tengo
especial presentimiento de. que el meollo de las cuestiones sociales, hoy exageradas
en sus facultades y en sus pretensiones, saldrá con el tiempo; la razón tomará parte;
todo hahará su asiento ; y el capital y el trabajo no aparecerán como enemigos (se-
gún quisieran algunos para hacerse con capital sin trabajo), sino que se auxiliarán
mutuamente, y combinados con los principios de justicia, el hombre que quiera o
que pueda hallará el paso franco para subirse á mayores. No entro en lo lícito de
los medios que para eUo se empleen, porque este punto estará en las conciencias; y
aunque no siempre acá abajo lo que de mal origen procede mala fin le alcanza ; con
todo, hay una esperanza más allá del sepulcro que consuela al afligido por la des-
gracia en este valle de lágrimas.
Mas como quiera que no me acomode terciar en la susodicha cuestión, á ella p u e -
de nada más que referirse lo que se me ha ocurrido desde el momento en q u e , es-
tando abocados á la grande exposición austriaca, me dice V. que trate de lo que me-
jor me plazca en el articulo que se sirve pedirme, y con cuya petición me creo sin-
gularmente honrado.
Y lo que se me ha ocurrido es lo que siempre que se trata de algunos años á esta
parte de exposiciones se me ocurre. Digo acá en mis adentros : 'en esas exposicio-
nes ¿quiénes exponen? ¿para qué exponen? ¿quiénes premian? ¿á quiénes se pre-
mia? ¿qué premios se consignan?
Antes de todo debo advertir que cuanto voy á decir se limita á las artes s u n -
tuarias, á esas artes dependientes de la arquitectura, á esa arquitectura menor, qu®
ya no del edificio se ocupa, sino de las formas visibles que conviene á la materia dai'
para responder á las necesidades del mueble y del traje que la civilización de con-
tinuo crea.
Desde luego se comprenderá que si las artes suntuarias viven de la actualidad, esto
es, de las necesidades actuates, también, para presentarse con toda la galanura de

Biblioteca Nacional de Espaa


la Última perfección, necesitan recordar tradiciones y alentar esperanzas, esto es, s u -
Serir ideas y excitar inspiraciones. Porque creer que sin recuerdos puede el hombre
'"gir convenientemente su voluntad, y de un solo golpe alcanzar la perfección, es
creer en lo imposible. Sólo á fuerza de experiencia y de práctica llega el hombre á
punto adelantado ; ni es exacto su juicio, sino cuando el entendimiento c o n i a
"Memoria han sido los directores déla voluntad. Existe, pues, un méi'ito en el que
recoge, guarda y colecciona metódicamente objetos de otras edades.
Ln las artes suntuarias hay por otra parte el genio que crea y el operario que ela-
ora ; ambos trabajan, el primero con el arte, el segundo con su industria, con la
^^abdidad y destreza de las manos ; ambos trabajos pueden tener un mérito digno de
^j^°^Pcnsa ; méritos que por este momento debemos considerar iguales. (Y sea d ¡ -
°'"cidentalmente, deben serlo para el premio material, porque el del prestigio
oío será n u n c a , y éste no se alcanza en certámenes.)
jj^'^" dicho trabajo ha sido menester un capital más ó menos crecido. Aventurarla,
^ eja de ser meritorio ; y como quiera que un mismo capital pueda ser insigniíi-
íí e para unos, y para otros n o , al lucro queda el cargo de igualar la cuenta ; que
cabo, más significa sacar otro tanto para el que todo lo tiene que para el que sólo
"aparte de su todo arriesga.
dor 'T'" '^'^^ posible hallarse reunidos en una individuahdad el colecciona-
tQ ' "•''tista, el operario y el capilalista , débese aquilatar separadamente el mèri-
en las exposiciones para asignarle y adjudicarle el condigno premio,
nes T ^^^^^ consideraciones estoy firmemente convencido de que las exposicio-
e las artes suntuarias no debieran hacerse sino bajo la consideración de certá-
"^es, y baJQ gj jj,jp]g punto de vista arqueológico,
artístico-industrial,
económico.
sad arpeoZcííjfico. Exposición de objetos suntuarios elaborados en épocas pa-
T»r ' ^P"^ las noticias que pudieren darse i-especto de la procedencia y fecha de la
ouccion, nombre del productor y coste que pudo tener la obra.
^..^''^^'^len artístico-industrial. Exposición de productos de la misma clase elabo-
nuestros dias, con expresión de la persona cuya fuere.la traza y dirección,
operario ú operarios que los hubieren elaborado.
^''tárnen económico. Exposición de productos de la misma clase, elaborados en
estros dias, con expresión del taller en el cual lo hubieren sido ; con indicación
g neral de los medios de producción y precios á que pudieren venderse.
j,j °s expositores de cada ramo deberían ser los que nombraran el jurado que debe-
adjudicar un premio, y el número de aproximaciones que se considerare.
Los premios deberían consistir en medallas de bronce y fuertes subvenciones para
5^])osiíor, en los certámenes arqueológicos ; para el director ó trazador por una
ño ^^'^ operario ú operarios por otra, en los artistico-industriales ; y para el due-
taller en los económicos,
^stos premios podrían ir á cargo de los gobiernos ó corporaciones populares, ó de
particulares bastante poderosos al efecto; pues al rico no poca prez le alcanza de
nombre al del protegido,
cid °\"^^''™°> no haré más que indicar, porque con ello basta, que cuanto más ore-
os los premios tueren , mayor probabilidad habrá de concurrencia, así como raa-
extensión podrá darse al llamamiento ; teniendo en cuenta que la frecuencia de

Biblioteca Nacional de Espaa


los certámenes de un mismo género no es lo que más puede darles prestigio é impor­
tancia

He aquí una opinion que he creído deber formular para someterla al dictamen de
las personas ilustradas que de exposiciones traten ; pues pensar que los premios tale?
cuales se dan en las grandes exposiciones sean un estímulo, es pensar en lo quimé­
rico ; como creer que tales premios sean una garantía para el consumo, es creer una
falsedad. Sí premios ha de haber, sólo bajo la forma que dejo indicada pueden tener
importancia, al paso que sin premios, las grandes exposiciones quedan reducidas a
pretextos para proporcionar lucro á esta ó estotra población por la afluencia de fo­
rasteros, cuyo medio no hace más que metalizar sobradamente el sentimiento de los
pueblos, haciéndoles contraer hábitos de mezquina, rastrera é inmoral especulación,
ofreciéndoles ocasiones para lucrar usurariamente. Y cuando digo pueblo, recorro
toda la escala social. >

Éste es el articulo para el ALMANAQUE , que con tanta premura me pido V., y al
cual he dado forma epistolar, sin más objeto que, de no merecer la consideración
de artículo, sirva de contestación á la favorecida carta de V. de 4 del corriente : con
lo que, al paso que mostraré mis deseos de complacerle, habrá satisfecho la atención
.con que me honra pidiéndome escriba lo que me plazca para su ALMANAQUE.

.íosÉ DE MANJARRÉS.

TABLA ANTIGUA.
ENTIERRO DE SAN PABLO, PRIMER ERMITASO.

asando el Sr. Becquer por un pueblo de Castilla, vio que


servía de tapadera á una tinaja la tabla esculpida, cuya copia
aparece en la página siguiente. La obra es de medio relieve,
está pintada de varios colores, y parece que su autor tuvo pre­
sente algo antiguo, si bien no supo conservar el carácter. Cuán­
to digamos sobre el particular es de más, pues basta ver el gra­
bado, que no es sino traslado fiel de la escultura.
El cadáver de San Pablo yace desnudo en tierra, mientras un león se dispone á

Biblioteca Nacional de Espaa


^hondarle la sepultura. Sobre la cabeza del Sanio, y teniendo por basa una como
a avera, está la cruz erguida, y al lado un jarrón de azucenas (?), en que, sin duda,
•4 iso el artista representar la pureza de alma del difunto. Ocupa un lado de la tabla

hoT ^''*°nio» eu pié, con el báculo en una mano y á sus plantas el cerdo, cuya ca-
*^eza es In .',r.;„„
es lo único que— se ve. —
^ l £ s c u l t u r a es al presente propiedad del Sr.Vallarino.

Biblioteca Nacional de Espaa


HISTORIA DEL TRABAJO.

DEL VIDRIO Y DE SUS AE.TÍPIGES EN ESPAÍÍA.

f, a vidriería en su parte de trabajo como arte que exigió en íieffi'


pos remotos la asociación de algunos obreros, y como industria
fabril desde bace tres siglos, vio reunidos en derredor de sus h o f
>íf3a>,^css^S!b'^'l nos muchos artífices; tiene su historia particular en cada una de
las naciones de Europa más ó menos importante, según las épocas en que se labro
el vidrio para las múltiples aplicaciones de tan apreciable como precioso producto
del fuego y de ciertos materiales vitriücables, conocidos con antigüedad casi pre-
histórica.
Respecto de los artífices vidrieros españoles, sus nombres y lugares en que traba-
jaron , épocas en que florecieron, secretos que poseyeron, más su influencia en loS
progresos del arte, en Europa casi todo es desconocido ; á pesar de la gran destreza
que suponen las obras que de ellos se conservan y de la venerable antigüedad e»
que labraron, equiparable, y tal vez mayor, que la atribuida á los vidrieros venecia-
nos , considerados como sucesores en el arte de los antiguos romanos ; á los tudes-
cos, bohemios y alemanes, á quienes algunos conceden, porque hoy son ilustrados
químicos, una habilidad superior en la Edad Media para fundir los metales, y desde
los primitivos tiempos de la era cristiana (concesión graciosa sí el comercio alemati'
en aquel entonces era limitado), secretos importantes y muy curiosos sobro la fun-i
dicion y fabricación del vidrio. No pudiendo olvidarse que los vidrieros de España,!
por la antigüedad pueden disputar á los gaulas y cimbrios, flamencos y holandeses,!
el mérito relativo desús conocimientos en el arte, no sólo de las épocas remotas, si';
no muchos años después, cuando aquéllos se ejercitaron en colorear superficialmen-
te los vidrios por medio del fuego ; y aun sostenerse con crédito de hábiles frente
á los artífices suecos, noruegos y aíiglo-sajones, de quienes se recuerdan obras de la
Edad Media, que prueban fueron excelentes en el trabajo de los vidrios de colores,i
extendidos en superficie trasparente y de esmalte sobre el oro y otros metales. ?
La vidriería española, sin embargo de la consideración anterior, expuesta rápi-j
dam.ente bajo el punto de vista.de la historia del trabajo, ha permanecido en olvido^
inexplicable; para sacarla de tal estado se reunieron las siguientes notas, ordenan-?]
(lolas, ademas, con dos fines: El primero para dar gloria á los artífices que hubo etó
España, poniendo algunas flores en sus desconocidas tumbas, como memoria á lO*
vidrieros y esmaltadores que por su ciencia y por los raros secretos y experienciaf|
que practicaron fueron compañeros de los fundidores de metales y de los alquimistas,|
ó mejor dicho, verdaderos químicos en nuestro país, en edades muy apartadas Щ

Biblioteca Nacional de Espaa


la civilización actual, pues para muchos es dudoso si la vidriería, metalurgia y q u í -
mica deben considerarse en lo antiguo como hijas que se sucedieron, ó como her-
manas engendradas en la inteligencia por los mismos siglos.
W segundo fin es para llenar el vacío que se nota con cierta sorpresa en las his-
orias sobre la vidriería, publicadas en Europa en el transcurso de las dos últi-
mas centurias. En muchos de sus libros, tratándose de España y sus hombi-es del
rabajo, los autores extranjeros se han contentado con repetir algunas frases genera-
OS de Plinio, escritas en el segundo siglo de la era cristiana y otras del vii, tomadas
V^el^^ etimologías enciclopédicas de San Isidoro, con las cuales el naturalista latino
.. ^anto hispalense dicen que las fabricaciones más conocidas del vidrio en su
mpo existían en Italia, en las Gahas y en España. Los más prudentes entre los
orladores del trabajo, y en particular del vidrio, como lo fué Le-Vieil en su me-
oria aprobada con elogios por Duhamel du Mon^eau, Lassone y Macquer, de la Aca-
mía francesa, desde las breves frases de Plinio con cierto asombro histórico saltan
de ^.^."estros artífices diez y seis siglos, y como curioso citan un suplemento de 14
'ciembre de 1775, á la Gaeeta de ütrech, que anunciaba que un señor llamado
J"iel Moreno Aparicio, en España, habia recobrado experimentalmente los se-
^os perdidos de la pintura, por medio del fuego, de los antiguos vidrios,
test ^^^'^ adivinará en la indicación anterior un pensamiento intimo de p r o -
'^^n'i'a el olvido en que los historiadores extranjeros dejaron á la fabricación
fué 1^^^ '^^ España; dispuestos ácontestar en su caso que el silencio que guardaron
sob ignorancia invencible, puesto que en España nada se había publicado
silp ^ ^^^^ punto concreto. Esta razón podría ser atendible, pero al ver repetido aquel
icio en otros puntos, también históricos de las artes y de las ciencias, por loque
aCe ^á ?spaña;
IÜt,.,_=:- 1—— „„„: t
elev^' alI recordar que desde
J _ . , J _
hace „ ^ „ a 1
casi tres centurias aquel c n a n f i / ^
silencio aA
se
flue° sistema seguido ó adoptado por casi todos los escritores con relación á la in-
lant'^'^^'* que tuvieron y pudieron tener nuestros artífices y maestros sobre los ade-
cul '^^ civihzacion actual ; no se puede admitir de una manera absoluta la dis-
gg.l^^ /^cl olvido á que nos hemos referido, calificándole graciosamente de invencible
drie *^ ^ ^'^'^^ todos, nacionales y extranjeros, primero las grandiosas obrasjvi-^
р^!**^ que durante siete siglos se admiraron en las antiguas basílicas y~catedrales de
en E ^ ' Í^"rgos, Santiago, Leon, Toledo y Sevilla, y otros cíen templos é iglesias
dríos^^^^^' Segundo, recordando que en todas partes, las antiguas fábricas de vi-
cia ^'^'''^^ieron ó usaron las acreditadas cenizas alcalinas de Alicante en competen-
nor^°'^ ias de Sidon en Oriente, con las de África, con las del Ródano y con las
Sidas^'^ • ^' •Ademas, que de la Italia antigua y otras partes venían á buscar las esco-
horn ^'^^'^'^s refractarias de Valencia, á nuestro juicio iorlosinas, para los crisoles y
Prá f"^ ''^^ fabricaciones vidrieras, sin contar con algunos descubrimientos y
plan ^^^^ ^® importantes en el arte, entallar (arreglar el talle de los vidrios
niam^' •'^'^"^os ó coloreados á sus encajes, por medio del córte), usando los d í a -
los s'^^ naturales, llamados naifes, prácticas que si vinieron de Oriente á España en
tradù^°^ V" ú v m , escritas en lengua hebraica, se did noticia de ellas en castellano,
Pgjj. rendólas en el siglo xin para recuerdo de lo que entonces se practicaba en la
p sula como cosa vulgar y enseñanza de los venideros.
Prec'''r'^° sigamos en exponer razones de queja en contra del silencio un poco des-
ferial P ° ó mteresado que guardaron los escritores extranjeros en la parte que se r e -
spaña al tratar de las evoluciones en el arte de la vidriería desde su principio

Biblioteca Nacional de Espaa


hasta su perfección, que fueron infinitas, pues de proseguir será fácil tocar en los es­
collos de la pasión y de lo injusto, sin utilidad ninguna, y aun con grave perjuicio a
la verdad histórica.

La química moderna da una acepción muy lata á las palabras vidrio y vitrificación-
La primera en el arte y fabricación á que nos vamos á referir en el presente trabajo
tiene u n sentido limitado, entendiendo por vidrio el compuesto artificial trasparen­
te , sólido y quebradizo, que resulta de la fusion de las arenas silicosas mezcladas
previamente con diferentes sales y óxidos metálicos que por el fuego ayudan á fuO'
dir aquellas arenas, ó á colorear el compuesto resultante del que posteriormente s^
sacan múltiples aplicaciones; unas para el arte suntuario, otras para comodidades
de la vida, hasta de la Sandm Plebi Dei, según escribían en la Edad Medía alguno^
maestros sobre sus vidrios al fijarlos en las lumbreras, y para las investigaciones
más delicadas de las ciencias físicas, que han venido utilizando el vidrio tallado e»
formas redondas desde el siglo iii ó iv en Europa hasta la actualidad, como manifes­
taremos con algún texto castellano en el curso de esta memoria.
No vamos á discutir sobre el origen gramatical de la palabra vidrio ni sobre I*
historia, más ó menos poética y fabulosa, del compuesto vitrificado de que se trata,
si de él se habla en varios versículos de los libros bíblicos y á él se refirieron loS
filósofos griegos y romanos en varias de sus obras. Tales discusiones nos llevarían
lejos, teniendo en unos momentos que negará la casualidad el derecho que se la di<^
de haber engendrado al vidrio en las orillas arenosas del rio Belo, en derredor de laS
vasijas que ciertos emigrantes sostuvieron en el fuego sabre trozos de nitro, pues ^
pesar de Josefo y Plinio, si el fuego encendido sobre la arena del mencionado rio »<>
alcanzó ni pudo ídcanzar la intensidad del de i-everbero, la arena, á pesar del nitro, de'
hló quedar infusible, el último en su caso debió deflagar y desmoronarse, perdiendo
u n a solidez sin la cual es imposible comprender la estabifidad de las vasijas en que
los desconocidos comerciantes fenicios, al intentar preparar sus alimentos, dicen qu^
la casualidad les proporcionó el primer descubrimiento del vidrio, y esto con sor­
presa del arte de las edades, con un fuego cuya llama, en lugar de concentrada í
reverberante, se elevaba libremente en medio del aire.
Si del descubrimiento del vidrio por la casualidad pasásemos á analizar lo que lo*
antiguos dejaron escrito sobre las facultades de los artífices, colosalmente mayores
que las conocidas en la actualidad, nos encontraríamos con el famoso teatro de EscaU'
ro, cuya galería media era toda de vidrio y capaz para 80.000 personas, y con aquel
templo de la isla d e ^ r a d i í s , que visitó San Pedro con sus discípulos, sostenido po'"
columnas de vidrio de altura y diámetro extraordinario, asegurando San Clemente
de Alejandría que el primer pontífice de la cristiandad halló aquellas columnas p r e '
feribles y más grandiosas que las bellísimas estatuas de Fídias, que el mismo tempi"
poseía.
Pero estas historias sobre la fabricación del vidrio antiguo, conservadas por la tra­
dición y la fe de los creyentes , no pudieron sostenerse en pié por una razón de cier'
ta analogía á la que expusimos respecto de las vasijas fenicias sostenidas en trozos
desfragadores de nitro, que, sin embargo, contaron habían dado origen al vidrio. ^
nuestro juicio las grandes masas de vidrio del teatro de Escauro y las columnas a d -

Biblioteca Nacional de Espaa


miradas por San Pedro en el templo de Aradus, si no fueron de arcilla cubierta de li-
gero esmalte vitrificado, tal vez irisante, tal vez coloreado, no pudieron ser de vidrio
en su totalidad ; pues en el caso de serlo, hoy, como entonces, debieron recocerse d e s -
Pnes de fundidas y solidificadas, y de ser tan grandes en su masa y espesor hubie-
ran necesitado meses y años para enfriarse convenientemente, si habian de servir
en las obras y grandes construcciones de que dicen formaron parte, y para que
qnellas columnas no quedasen reducidas á polvo en toda su masa por el menor
Oque, como acontece hoy en las lágrimas batábicas de vidrio sin destemplar,
en 1 ^í^™^'*' ^e la fábula, veamos qué ideas y con qué frases se describía el vidrio-
, siglo xni, en castellano, traducidas del árabe en los libros de Abolais, que se
j e t a r o n en hebreo oriental, tal vez en el siglo iv, v ó vi (1).
dra d * vidrio.—«Del onceno grado del signo del Sagitario es la pie-
gg j . ^'idrio, et en esta piedra a una que es por sí cuerpo (la arena), et a otra quo
tanse '"'^°'"P°rada (la sal), et cuando las purgan et las apartan dell fuego a y u n - •
et est ^^^'^^ por sí cuerpo. Esta piedra es de muchas colores que ay una blanca,
a es más noble et meyor que las otras ; et ay otra de color bermejo, et otra u e r -
cuan^l cárdena. Piedra es que funde ligeramente en el fuego, et
de se ° .^^ean dell, tórnase á su sustancia. Pero si la sacasen á deshora a menos
oíbef f.'^^^^r de рос en рос quiébrase. Et cualquier color que pongan en ella r r e s -
con gg^'^^^'^mientre. Et llaga a cualquier animal que fieran con еПа tan bien como

lais ^ definición anterior del vidrio, tomada del lapidario en castellano de A b o -


fQ ' ^°.mo se ve, ademas de dar una idea muy exacta de la composición y primera
bla aquel producto, se nos da á conocer su clasificación dividiéndole en
se ^ trasparente y sin color, como el vidrio más noble y mejor de los que
dig^^^^^^eieron ; el bermejo ó rojo de diferente tono, el verde, el jade (oscuro de oxi-
color ^ ^' cárdeno (morado) ; pero á más de esto, que pudiera llamarse la paleta de
el m'^*^"^ Poseían los antiguos vidrieros castehanos para sus obrajes de mosaico, en
Por el f"^ lapidario se indican algunas fórmulas para teñir superficialmente el vidrio
Posteri *m preocuparse mucho aquel autor de guardar secreto, como hicieron
s¡gu¡g^°^mente los artífices durante más de cuatro siglos en los procedimientos que
Ent pintura del vidrio,
superfi • Г *°rmulas, con las cuales se puede evidenciar la antigüedad de la pintura
de ij, • del vidrio, se encuentra en el lapidario de Abolais la siguiente, al tratar
mQjjj P'edra que tenía por nombre Eeee. «Esta piedra es fallada en España en un
По es ' '^^^ es sobre la villa á q u e llaman o r r a c a , que dicen al monte Secludes, que
Übjjjj^'^neho alto, de color es muy negra, gotada de gotas amariellas, luciente et
et la ^ P*^^°' et porosa, et ligera de quebrantar et sí la muelen.
Color j^^^^^n con miel, et untaren el vidrio con ella, et lo allegan al fuego, tíñelo de
era, et^ formoso, et esfuérgale de manera que le fage más fuerte que antes
s'¡ цд^^'^псе no se puede el vidrio fondir tan ayna, ni quiebra tan lígeramíente.»
antjn. , primer texto de Abolais que llevamos referido revela el autor del lapidario
era fa elementos que entraban á formar parte del vidrio, ó sea su cuerpo, que
arena y la sustancia incorporada, que era cierta sal, implícitamente dice tam-

•'^^^i'afi!)'1248™^''^^^'^''^ ^ alfonsi dicho M Lapidarie, traducido del árabe antiquísimo en caste-

Biblioteca Nacional de Espaa


bien que debian fundirse aquellos materiales en ciertos hornos, purgarse 6 afinarse
en otros, y recocerse para enfriarse lentamente en distinto fuego, pues de no hacerlo
así, la obra, en vez de sólida y fuerte, se reduciria fácilmente á polvo.
En el segundo texto nos hallamos con la cita de algún mineral metálico de España
y de otro horno pequeño de esmaltar y colorear, para dorar hermosamente los anti-
guos vidrios.
No se crea, sin embargo, que los conocimientos antiguos en España en el arte
vidriero se redujeron álos dos manifestados anteriormente ; pues el mismo Abolaís.
al tratar del diamante, dejó consignado otro, si cabe de más valía que Ibs men-
cionados, ochocientos ó novecientos años antes que Luis Vergen de Bruxas hubie-
ra inventado, según la común creencia, la talla de aquella preciosa piedra con su
propio polvo y que la Duquesa de Etampes, favorita de Francisco I , grabase con el
diamante de su sortija en el vidrio de una ventana en el castillo de Chambord el gra-
cioso dístico :
Souvent femme varie.
Mal iiahil gui ¿"y fie.

En lugar de esta gracia femenina, dice Abolais : «el diamante es piedra que que-
branta todas las otras, foradándolas et tallándolas (cortar) et ninguna otra non pue-
de tomar (herir) en ella, et aun face más esta piedra que si con ella traen (frotan) laS
•otras muélelas todas.»
«Pero hay una natura de plomo, que dicen en Arabiguo aero et en latin estanno eoo
que quebrantan esta manera de piedra desta guisa. Que si envuelven el estanno eo
deredor del diamante et le dan con el martiello, quiebra luego, et desque lo han que-
brado, si ficiesen morteros ó majaderos de este plomo puédenle moler et facer del
polvos et los que quieren forarar ó entallar las otras piedras, toman pedagos muV
pequennos, et delgados, et agudos del diamante, etpónenlo encima de unos astillicoS
de plata ó de cobre con que foradan ó entallan las piedras que quieren entallar, et
graban, et facen camafeos.»
En otro lugar, y para tener completa idea de los conocimientos que alcanzaron loS
antiguos maestros españoles en los trabajos del vidrio, decia el mismo Abolais en sU
Lapidario, al tratar de la piedra llamada ciumberit, y los latinos smerle ó esmeril '•
«Esta piedra semeja arena gruesa, et a en ella incorporadas unas con otras menudas,
.grandes et medianas, es grande en peso et en dureza. De su color es parda que tira
á oscuro. En muchas partes es fallada, mas la meyor de todas es la que se encuen-
tra cabo la mar de Eniden.
> Et los maestros adoban las que son preciosas con esta piedra molida, sobre ta-
blas de cobre, ó de fierro, ó de plomo, ó de algunos fustes (maderas duras), sennala-
das que son para esta maestría, et fácenlas claras et fermosas, trayéndolas (frotán-
dolas) sobre aquellas tablas, et tajan de ellas lo que quieren, ó las foradan , ca no»
a piedra que se les pueda defender sino la diamante sola. El p o h r q u e esta face eO
las otras piedras es meyor et más fuerte cuando sean moxados los polvos de ella que
cuando secos.»
Con relación al uso que en lo antiguo tuvieron los vidrios planos, y la época
que se empleó para la comodidad de la vida, cerrando las ventanas con la diafanidad
y trasparencia del vidrio, cuestión que algunos han discutido para fijar el tiempo en
•que por primera vez se usaron las vidrieras, dice Abolais al tratar del talco : «La co-

Biblioteca Nacional de Espaa


de esta piedra es como de conchas, et fállanla en muchos logares, así como eu
tierra de Arruquia, et en la de Yeme, et en ladeCabrot; et cuando la desuellan luce
"lucho, et por ende facen de ella en algunos lugares lumbreras para los bannos, bien
como si fuesen del vidrio que se emplea en otros, et cuanto más delgadas parten las
" 4 a s del talco, tanto son más lustrosas et claras. >
Otra de las aplicaciones del vidrio, de que dio cuenta Abolaís en su Lapidario, es
ei de las lentes convexas, cuyo descubrimiento y primera fábrica los unos la han
ereido encontrar en algún fragmento de Plauto, interpretando la frase conspicillum.
Ln Plinio, al traducir la palabra spkillum, de que se sirvió el naturalista latino al
refenr la muerte repentina del médico Cayo Julio. Otros creyeron fijar el origen de
as lentes con ciertas frases oscuras de Aristófanes en su comedia de Las Nubes, y en
aquella escena en que el acreedor se propone, sonriéndose, hacer desaparecer de la
ableta de cera, acusadora de la deuda, las letras, fundiéndolas con los rayos del sol
concentrados por medio de un cierto vidrio.
^1 de los tiempos latinos pasamos á la Edad Media en Europa, los italianos Redi,
ablo Falconeri, los autores del Diccionario de la Crusca, Manni, y los franceses Gor-
°u y Guillermo de Chaublat, doctores de Montpellier, en sus antiguos hbros del
1'Пит medicini y gran cirujía, al fijar la época de la invención de los vidrios lentí-
ares no han podido pasar en sus investigaciones del hermano Alejandro Spi-
;jj^°desto y b u e n o , que hizo y supo hacer los Ocularios, y murió en Pisa el año
Redi aseguró que poseía en su biblioteca, con la fecha de 1299, un manuscrito
a lano anónimo en que se leía : Mi trovo cosi gravoso d'anni, che non avrei valenza
J leggere e di escrivere senza vetri appellati ochiali, trovati novellamente per como-
гад di poveri vecchi quando affiébolano di vedere. Es decir : Los años me tienen tan
ebil que ¡JQ podría leer ni escribir sin estos vidrios que llaman anteojos, labra-
^°^bace poco tiempo para socorro de los pobres viejos [cuya vista se debilitó con la

^ a n n i , ademas de lo expuesto, publicó un epitafio, con el cual parece se habia


j^^^*^^bierto el nombre del inventor de tan preciada obra, científicamente considera-
д^' ^ ' epitafio referido, según Manni, decia : «Aquí yace Salbíno de Armato de la
^^uiada, de Florencia, inventor de las lentes año 1317.» Y de quien Montucla,
su Sistoria de l as Matemáticas, dice que habia guardado misteriosamente el se-
carl ' ^^^^ hermano Alejandro de la Spira se le había robado para publi-

En Cambio de estas breves noticias que los escritores modernos han publicado como
tito de sus investigaciones sobre la antigüedad en là inventiva de las lentes ópticas,
y que, como se ve, no pudieron retroceder más allá de últimos del siglo х ш , con el
^dario en castellano de Abolaís hay medios suficientes para hacer retroceder
en'h' invención al año 1248, y como el original del mismo Lapidario se escribió
de s ^ caldeo, tal vez antes del séptimo ú octavo siglo, pues ya en la época
vit 1^*^ Fernando y D. Alfonso de Castilla se consideraba como antiquísimo por sus
as y poj. letra, la invención ó primera construcción de las lentes se pierde, á
„ juicio, en los seis primeros siglos de la erajcristiana, como se prueba con la si-
guiente descripción del cristal, según el antiguo Lapidario: tFallanle, dice Abolais, en
uciias partes, mas la meyor de todas es la que fallan en tierra de Etiopia. La ma-
eria de que se face es agua congelada que empedrece. Et. la prueba desto es que

Biblioteca Nacional de Espaa


cuando la quebrantan fallan dentro como granos menudos que se entran en ella
cuando se face piedra (cristalizándose), et dentro algunas dellas fallan otrosí como
agua que es muy clara (hidrofana); et a dos cosas que son á contrario de todas las-
otras piedras, ca el cristal cuando se calienta recibe en sí cualquier color que en él
metan, et labrase más lígeramíente, et otrosí fúndese con el fuego; et por ende facen-
deella cual figura quieren, et si la figura es bien redonda et la ponen al sol, quema
lo que falla ante sí que sea de quemar; pero esto no lo face por su virtud, sino por la
claridad que es en ella, et por los rayos del sol que la fieren, et por la redondea de la
forma que a. i
En otros lugares del mismo Lapidario, al tratar de otras piedras transparentes,- _
dice el autor, y lo repite varias veces, que las pasa facilísimamente la vista, y que á
su través, cuando su forma.es redonda, se descubren en los cuerpos bellisimos detalles
y cosas muy secretas á la simple vista. Debiendo por nuestra parte recordar que si
para el entalle y labrado de las piedras duras (forma facetada, en cabujón y b r u -
ñido), según Abolais se necesitaban las planchas de cobre, fierro y plomo, esmeriles
duros, el agua, y aun el polvo del diamante, pero al decir que el cristal y el vidrio
se labraba más ligeramente, por lo que era fácil darles figura y redondez cualquiera,
á nuestro juicio esta mayor facilidad excluye aquellas láminas duras en el labrado
del cristal y del vidrio para darles la forma conveniente, lo cual entonces se conse-
guía sobre cueros, borras con engrudos y colas (fieltros) y láminas de madera y plo-
mo en su caso, con esmeríldes más blandos, y el roce y la presión menos dura de la
mano de los obreros, que antiguamentey según el arte trabajaron las primeras lentes
ópticas en Europa. Práctica que es la misma que se ha seguido hasta nuestros dias-
Sin contar hoy con la vidriería ó fabricación del vidrio en Oriente, que se supone
antiquísima, por lo que hace á los países occidentales de la Europa, es un hecho b a s -
tante bien probado que las Gahas y España, según Plinio, fueron las dos naciones
que primero proveyeron de vidrios á los romanos, en competencia con los más an-
tiguos de Alejandría, de Sidon y otros lugares desconocidos de Oriente.
Las principales obras de la vidriería de entonces consistían en copas de vidrio, bo-
tellas, tazas, globos, láminas de cierto espesor y color oscuro para servir de espejos,
pequeños vidrios facetados, en cabujón, y coloreados con tintas en toda su masa, ó cu-
biertos con una capa espesa de oro metáhco. Se imitaba la pedrería de valor y las
perlas, alcanzándose, según Petroneo, en aquellas falsificaciones el volumen próxi-
mamente de una haba, pues de haber sido de mayor tamaño, ni los joyeros de en-
tonces, ni la mujer del emperador Galiano hubieran podido engañarse, comprando
perlas y piedras fingidas con vidrio, por finas y naturales.
La masado vidrio que suponen las necesidades de la vida y del lujo del pueblo r o -
mano, representada por los objetos anteriormente referidos, debió ser excesivamente
grande. Muchas de aquellas, es innegable que llegaron y pudieron llegar á la capital
del mundo entonces conocido, por Oriente, de fabricaciones orientales, y mucho t a m -
bién de las naciones de Occidente, ó sea de España; siendo en la actualidad rarísimos-
los vasos enteros que se conservan de la fabricación de aquellos apartados siglos. Sin.
embargo, tuvimos ocasión de examinar algunos, de poseer otros y de compararlos en.
museos extranjeros con vasijas de vidrio, al parecer de procedencias gaula é italiana
de igual tiempo, resultando de nuestro estudio comparativo, por la trasparencia, que
todavía conservan los vasos de época romana encontrados en España, por lo unido
de su masa, por la igualdad con que actuó el tiempo descomponiéndolos, por sus l i -

Biblioteca Nacional de Espaa


geras irisaciones, у p o r n o resultar de la descomposición aquellas laminitas como tai-
cosas, que se desprenden al menor contacto y al más ligero soplo, délos vidrios gaula
с italiano; que el de España en la época referida debió' ser el preferido, pagándose
por aquél las sumas en dinero fabulosas de que hablan las historias, por su belleza pri-
mitiva; porque sus vasos indudablemente resistieron los hquidos calientes sin r o m -
perse, y porque, á pesar del epigrama de Marcial, libro ix, artículo 60, en que decía
del vidrio blanco extranjero : Et turbata levi questus crystallina nitro; las sales ó fun-
dentes de la arena sílicosa de la Iberia se eflorescieron tan poco, que han sido n e c e -
sarios dos mil años para matar ligeramente el brillo de la superficie libre de los vasos
labrados en España en la época mencionada.
Por esta razón no se pueden negar á los maestros vidrieros en España conocimien-
tos singulares de las arenas vítríficables más finas de grano y más blancas que se
encontraban para el arte en las inmediaciones de sus taíleres'enya época de la d o -
minación romana. Que también fueron los primeros que utilizaron las sales ó so-
sas y barillas blancas y puras de las costas mediterráneas, y supieron eludir los a n -
tiguos defectos y obtener fundiciones de más belleza en el arte vidriero, en el cual,
fuera de la forma obtenida por el soplo y el moldeo de los materiales una vez fundi-
dos, en su intimidad y esencia tuvo entonces, como hoy, relaciones íntimas con la
química.
Los lugares en España en que más principalmente se labró el vidrio, en los tiem-
pos ibero-romanos, si se atendiese á la tradición para adivinar aquellos y á la a n t i -
güedad, cuya memoria se perdía en el siglo xv y x v i ; de los hornos de vidrio q u e
existieron en la península, nos hallaríamos que tan preciado producto del arte se la-
bró en varios lugares del interior, en los valles que de la costa de Cataluña van á
concluir en el Pirineo. También cerca de la desembocadura del Ebro, con especia-
lidad en Tortosa, donde, según los antiguos, concurrían para establecer favorable-
mente la fabricación del vidrio las cinco condiciones siguientes : primera, excelentes-
arenas blancas vitrificables; la segunda, fundentes puros y los más ápropósito para
preparar las mezclas y fritas ; tercera, excelentes arcillas refractarias para los h o r -
nos ; cuarta, maderas abundantes para quemar; y quinta, camino de agua ó una vía
Segura para trasportarla fragilidad del vidrio una vez labrado. Algunos, á las condi-
ciones anteriores añadieron que los obreros de la tierra fuesen pobres en la agricultu-
ra , pero que estuviesen sobreexcitados con la vista de algún territorio próximo, q u e
poseyese las más bellas producciones de la vida vegetal, á fin de que aquellos, esti-
mulados con las ganancias de sus vecinos, llegasen á ser los más excelentes industria-
les , alcanzando con el trabajo del fuego lo que á otros concedió la naturaleza más ge-
nerosa y pródiga.
La fabricación vidriera en los tiempos á que nos referimos también se extendió por
el interior de los que después se llamaron reinos de Valencia y Murcia, en lugares
cercanos á los declives y pendientes que separan aquellos del interior de España, pol-
los Valles de Ollería, Salinas, Busot y rio Almanzora, cuyos forrios del vidre fueron
muchos de ellos desapareciendo poco á poco, aunque ocupando en su primitiva é p o -
ca Una zona que se extendía desde el cabo de Creus hasta el de Gata.
•A nuestro juicio, la fabricación mediterránea del vidrio tardó algunos siglos, y tal '
•vez fué gótica, en avanzar hacia el interior de la península, estableciéndose primer»
en tierra de Cuenca, posteriormente hacía Toledo, Ávila y Segovia, aproximándose
a las faldas de la serranía, hoy llamada de Guadarrama.

Biblioteca Nacional de Espaa


En Io restante de la península, ni en la Bélica, Lusitania y Cantabria, se halla el
menor vestigio de fabricación de vidrio que pudiera referirse á la época ibero-roma-
na, á no ser una que da Strabon, muy oscura, sobre ciertos vasos y vajillas de cera
que cuenta el geógrafo latino labraban los lusitanos. Sobre estos vasos curiosísimos
si fueron de cera, de los antiguos españoles, escribió algo el señor Barco en su libro
Retrato natural y político de la antigua Bélica, diciendo que no era creíble su exis-
tencia , porque en ellos hubieran tomado mal sabor los licores, y porque si éstos es-
taban calientes se derretirían por necesidad. A nuestro juicio, tal vez Strabon, al h a -
blar de los vasis cereis que usaban los lusitanos, se refirió á ciertas vasijas de barro
cubiertas por esmaltes que imitasen por su color y traslucencia á la cera ; ó si no, y
es también probable, se refiriese el geógrafo latino á la vaseria de cuero, barro y raa- -
dera, cubierta por su interior con una capa de pez ó resinas, que desde muy antiguo j
la usaron los aborígenes é indígenas de las orillas del Duero y del Ebro hasta el P i - \
rineo y costas cantábricas; á no ser que el geógrafo latino haya hablado de vasos de i
barro cubiertos de una capa de cera, en la cual muchos siglos después se labraban i
adornos y se doraban para aumentar su belleza, y de cuyas obras como del siglo x v j
y XVI hemos visto algunas rarísimas piezas cerámicas trabajadas en España.
Los talleres españoles en que se fabricaba vidrio en la época que se va estudiando,
aunque en algunas localidades fuesen muchos por su nùmero, cada uno de ellos ocu-
paba brevísimo recinto. En éstos los maestros de entonces tenian algunos morte-
ros 6 majaderos de piedras duras, tal vez de metal (hierro), para triturar finamente
los materiales que habian de mezclarse antes de la fundición, exceptuándose las are-
nas silicosas, que escogían los artífices entre las más finas en grano que se hallaban
en la tierra ; porque la experiencia debió enseñar á nuestros maestros del vidrio a n -
tiguo que los cuarzos y las arenas trituradas para la vidriería arrancaban de los mor-
teros algunas materias extrañas, con las cuales se alteraba el color y trasparencia de
los vidrios.
Los hornos principales de la vidriería de aquel entonces fueron triples en uno, es
decir, formados de tres recintos superpuestos; el primero cilindrico para las cenizas
y el fuego ; el segundo desde el plano anular de los crisoles hasta el domo semi-esfé-
rico para reverberar y concentrar el fuego y la llama que, formando columna abrasa-
dora, cruzaba por el centro de la construcción, dando á los crisoles la temperatura
necesaria, en unos casos para la fundición de las fritas, y en otros para la afinación
y depuración de las mismas, hasta que su masa limpia, sin hervir ni levantar b u r -
bujas, se hallaba con todas las condiciones necesarias para el buen labrado á soplo
con caña y moldeo de los infinitos objetos de la vidriería. ,El tercer recinto de los
hornos que se describen estaba formado por otro domo superpuesto al primero, de-
jando un espacio intermedio, en el que se colocaban las piezas modeladas para que
allí se recociese ó destemplase el vidrio, enfriándose conforme se apartaban poco á
poco de la violencia del fuego inferior. Los hornos tenian varias ventanas ó aberturas
colocadas á diferentes niveles ; las inferiores para regir y gobernar el fuego, las m e -
dias para arreglar los crisoles y extraer con cañas metálicas el vidrio fundido para mo-
delarle á soplo, otras menores para mantener en buen temple los extremos de dichas
cañas, y las superiores para manejar diestra y cuidadosamente el vidrio labrado al
trasladarle de unos lugares á otros, para que se destemplase convenientemente.
El régimen de estas aberturas en los hornos vidrieros de la antigüedad, como en los
actuales, tenía sus reglas, con las cuales se habia de evitar cuidadosamente que en

Biblioteca Nacional de Espaa


el interior de los hornos hubiese humo, y que el aire ó la frialdad exterior entrase en
el recinto de destemplar.
Las dimensiones de los hornos antiguos del vidrio, según las ruinas de algunos de
ellos que se han podido hallar en Italia y en España, fueron de cuatro codos de diá-
metro, y de seis de altura. Sus materiales, la arcilla refractaria, infusible y que no
se calcinase con el fuego, y á la que se quitaba cuidadosamente con el agua de lavar
y amasar todo lo que tuviera soluble, sahno y vitriñcable. Dicha arcilla se moldea-
ba después con diferentes formas y tamaño geométrico, en cuñas ó pirámides trun-
cadas , para que sirviesen en la construcción uniforme por todas partes de los cilin-
4Íros y domos en los antiguos hornos. Éstos, al concluirse la campaña del trabajo,
se deshacían si era necesario, ó se reparaban cuidadosamente con nuevos materia-
les por los oficiales y maestros más hábiles del arte. ;
Los crisoles en los primitivos tiempos del mismo arte vidriero eran de la misma j
arcilla refractaria que los hornos, pero más escogida y más trabajada. Su forma la !
•de cono truncado de un codo de altura, medio de anchura en la boca, y dos ó tres ]
dedos de grueso en las paredes, aunque en el fondo tenía mayor espesor. Tales fue- •
ron los crisoles para el vidrio ordinario de los tiempos pasados ; pues, para el más
uno en claridad, trasparencia y coloraciones, debieron ser de menores ¡dimensiones
y capacidad.
Los crisoles se colocaban entonces, como hoy, en el interior de los hornos en su
emplazamiento anular, pero en lo antiguo, en número de dos, cuatro ó á lo más
seis, según los oficiales vidrieros de soplo y moldé que habian de trabajar en derre-
dor del fuego, ardiendo éste uno, dos ó tres dias seguidos.
Un juego de cañas metálicas con su extremo de hierro, algunos puntíles del mis-
mo metal, como único á que se pega el vidrio cuando está caliente, para sostener
por el fondo los vasos al moldear sus bocas, un banco, tijeras y grandes pinzas de
muelle, con cuya presión se cortaban los bordes y modelaban los cuellos de las va-
sijas de vidrio hueco; algunos planos de hierro, bronce, jaspe ó de mármol duro,
humedecido con agua fresca y clara, de que se ayudaban los artífices para conseguir
q u e la ampolla hueca del vidrio á soplo tuviese en sus paredes espesor uniforme; al-
gunas espátulas de metal con otras herramientas del laboratorio en que los hábiles
maestros preparaban el manganeso y las que llamaban cales metálicas de plomo, e s -
taño, cobre, hierro, y hasta de plata y oro ; completaron en lo antiguo lo más prin-
cipal de los talleres en que los artífices del arte en España concluyeron sus impor-
tantes y apreciables trabajos vidrieros desde hace próximamente dos mil años.
En la misma época aquellos maestros debieron tener también otros hornos más
pequeños que los mencionados anteriormente para trabajos delicados, principalmen-
te de aquellos vidrios pequeños que se destinaban á imitar las piedras preciosas de
la joyería, ó bien el vidrio de los vasos huecos, cuyas paredes se asemejaban á las
lumaquelas de tintas y colores diferentes, ó que habian de recibir cubiertas de oro y
de plata en láminas de espesor notable, si se comparase con lo que hoy se labra en
estos géneros. En unos objetos con el oro y la plata puestos á cierta profundidad,
bajo capas trasparentes de esmalte, y en otras piezas, sobrepuestos aquellos precia-
dos metales en las superficies libres de los mismos objetos de vidrio.
Para estos primores de la vidriería antigua los maestros españoles ó idearon por
sí, ó usaron, tomándolas de prácticas más antiguas, las muflas, cajas de cementar y
manejaron con singular destreza el fuego. Tal vez, en lugar de las primeras, los m e n -

Biblioteca Nacional de Espaa


clonados artífices se sirvieron de crisoles pequeños, superpuestos, enlodados por las
bocas, y con alguna perforación en el superior, para que escapasen los gases, mien-
tras los más hábiles y diestros aplicaban su mayor atención en reconocer el estado
del vidrio fundido en el interior cerrado de los crisoles, por el examen de los cam-
bios que ocurrían bajo la acción del mismo fuego en ciertas muestras fusibles, que se
colocaban en el horno en las inmediaciones de las muflas ó cajas de cementación.
M. Rollin en el siglo pasado decía que los mejores libros descriptivos y didácticos
de las artes, á su juicio, eran las obras concluidas por los antiguos artífices, princi-
palmente aquellas que, conservadas por la fortuna, la feliz casualidad, y por su per-
fecta construcción y labrado, producían la admiración de los íntehgentes al través
de muchos siglos. Guiados nosotros por este axioma, hijo de la razón y el sentida
común, hemos procurado dar una idea descriptiva de los talleres antiguos de la v i -
driería en su primitiva época ibero-i-omana; pues, sin todo lo que se lleva expuesta
con relación á dichos talleres hubiera sido humanamente imposible el labrado de las
urnas funerarias de vidrio que se han recogido en España. La una redondeada de
tres á cuatro decímetros de altura, boca en labio vuelto con filete de refuerzo, fondo
con la señal del puntil, labrada á soplo, con tapa plana y gruesa del mismo vidrio,
que se conserva en una de las salas de la Biblioteca Real de Lisboa. Otras dos de la
misma forma que la anterior, de igual vidrio, de dos y tres decímetros de altura, se-
ñaladas del puntil, procedentes de la antigua Palancia, que se conservan en nuestra
colección. Otra de forma cuadrada, paredes gruesas, de tres á cuatro milímetros,
que se halla en el Museo de antigüedades de Madrid; y várias."otras que tuvimos oca-
sión de examinar, aunque de lejos, en museos extranjeros, pero que por su aspecto
nos hicieron creer procedían, ó de las más bellas producciones orientales, ó de las
mejores fábricas españolas de la antigüedad.
También fueron necesarios los talleres de la vidriería, con todo lo que se lleva ex-
puesto y de referencia á los primeros siglos de la era cristiana en España, pues sin
ellos hubiera sido imposible el labrado de las jarritas con asa, copas, fiólas sin pié y
cuello largo, pateras de vidrio con oro, platos y saleros gruesos y moldeados, ánforas
pequeñas, lacrimatorios de muy variadas formas, aníflos rojos, amarillos y dorados,
cuentecillas, brazaletes, y una multitud de dijes de forma muy diversa, que rotos y
enteros se encuentran en los enterramientos de la época romana en España. No d e -
biéndose dar al olvido, porque aquéllos se encuentren en el interior de la península,
que sí los productos de fabricación vidriera, en los primeros siglos de la era cristiana
marchaban en gran número y cantidad por el mar hacia Italia, no debió ser t a m -
poco pequeño su trasporte hacia el interior del propio país en que se trabajaron.

La vidriería española, destruido su comercio con Roma por la invasión y con-


quistas de los godos, sufrió grandes pérdidas por falta del mercado más importante
que tenía. Sus maestros y oficiales en los siglos n al vii quedaron reducidos á un n ú -
mero casi insignificante, y e n sus hornos, aunque continuase el fuego encendido, se
perdieroYi muchas de las cahdades y primores antiguos, quedando reducidos á labrarse
en aqueflos los vidrios y vaseria de ínfima calidad, pues los conquistadores de la E s -
paña entonces, como del resto de Europa, la historia nos dice que más que el vidria

Biblioteca Nacional de Espaa


apreciaron, como antes y después lo hicieron todos los conquistadores, los vasos la^
brados con el oro y la plata de los vencidos.
Sin embargo, debieron ser tan hábiles los maestros vidrieros en España de la época
romana en el arte de imitar las piedras preciosas, y de tal belleza sus obras en este'gé-
nero, que, á pesar del deseo de los godos por el oro y la plata, consideraron desde sus
primeros tiempos en mucho los vidrios de colores, respetando á los maestros que
los labraban. Como prueba de esta afirmación se deben recordar las rarísimas al-
hajas de oro y plata de los primeros tiempos góticos en España. Éstas las labraron
innegablemente artífices de la escuela ibero-romana, con vidrios y bellísimos esmal-
tes de color, rivalizando en ellas el vidrio con el oro y la plata. Otras, como las coro-
nas que en estos últimos años se encontraron en Guaroman, cercanas á Toledo, en
las cuales el vidrio de color azul, verde, rojo y de otras más bellas tintas se veía
engastonado en el oro en pequeños cabujones ovalados, con un brillo en el que se
reconocía en lugar de la acción de la rueda de fuste y ei esmeril, lo que fué siempre
propio del fuego.
Los godos en España, ademas, como en lo restante de la Europa por ellos con-
quistada, debieron conservar su costumbre boreal, de cerrar con algunos cuerpos
diáfanos como el talco, las lumbreras de sus habitaciones, de sus palacios y de los
templos. Para este fin creemos que utilizaron la fabricación vidriera que existia con
anterioridad en nuestro país, aunque sin preocuparse mucho de la belleza del vidrio,
que siendo antiguo y de color, debió emplearse muchas veces entonces para los e s -
maltes tan preferidos por los godos. De no ser asino se comprendería el hecho que r e -
fiere Gregorio de Tours, historiador del siglo v , de aquel ladrón que robó en una
iglesia gótica los vidrios de las lumbreras de color de la misma. El historiador refe^-
rido, con la credulidad de que algunos le acusan, añade que el vidrio robado le fun-
dió el criminal á fuego violento durante tres dias seguidos, vendiéndolo después en
masas deformes á ciertos comerciantes extranjeros.
Esta relación, en medio de su candidez, según dice Le-Vieil, da motivo á conje-
turar que los vidrios robados eran de color y que por su belleza pudieron excitar la
codicia del ladrón y el deseo de los comerciantes para adquirirlos, aunque estuvieran
completamente destruidos. Pero á nuestro juicio, los vidrios de que habla Gregorio
de Tours, en lugar de fundidos por el fuego, que no se comprende bien, debieron ser
triturados finamente, y como polvo fusible y de color, vendidos en sacos fáciles de
trasportar, á los que entonces viajaban buscando aquellos materiales antiguos para
servirse de ellos en el arte del esmalte.
Las reglas fundamentales de este arte consistían en labrar algunos rebajos y cajas
en las láminas de oro y cobre, dentro de las cuales, por capas ó estratos ponían los
esmaltadores el polvo fusible y vitrificable, entrando las piezas sucesivamente en el
fuego hasta quedar la caja llena de esmalte y con el espesor conveniente. Advírtién-
dose que la primera capa , al fundirse, llenaba las.desigualdades de las cajas arriba
referidas, la segunda y la tercera, si habia necesidad, se aplanaban con los esmeriles
y las ruedas de fuste ó madera; unas veces hasXa obtener por este medio un brillo
aceptable si el esmalte era excesivamente duro ; en otras, y con más frecuencia, sien-
do los metales infusibles y poco dilatables, obtenían el brillo los esmaltadores en sus
obras, por un último golpe de fuego, calculado á fin de que sólo se fundiera la s u -
perficie libre á pequeñísima profundidad del esmalte extendido. Los esmaltadores d e
la época gótica, como vidrieros de color, muy pronto debieron complicar sus labo-r

Biblioteca Nacional de Espaa


res con experiencias curiosísimas, sirviéndose del fuego, para pintar en ellas detalles,
perfdes, y dando aparente relieve con las sombras á las imágenes de los objetos n a -
turales y de aquellos otros simbólicos q u e , según las costumbres de la Gotía, habían
escogido sus guerreros para estamparlos como memoria de las acciones heroicas d
de la nobleza de famiha y antigua raza, en sus escudos, timbres y sellos, que después
se llamaron de armas.
Las coronas de Guarroman con sus vidrios de color ó esdras engastonadas y pen-
dientes del siglo V ó VI ; las vidrieras de color mencionadas por Gregorio de Tours,
en la centuria vi ; la copa de oro con inscripción del esmalte, q u e , como riquísima
joya, mandó labrar Alfredo el Grande de Inglaterra en el siglo ix ; la tumba de
Eduardo el Confesor, en Inglaterra, enriquecida con esmaltes por Enrique III en el
siglo xn ; el bellísimo presente de amor, que en estos últimos años se h a encontrado
en Castilla, esmaltado de rojo y letras de oro, en la que fué tumba del Infante D. Feli-
pe, labrada en el siglo xiii, que se guarda en nuestra colección; las copas de don
Gonzalo Palomeque, canónigo de Toledo en 1250, son objetos que todos ellos pueden
servir para tener idea del estado que alcanzáronlas artes de vidriería y del esmalte en
Europa y en España desde el segundo hasta el decimotercio siglo de la era cristiana.
En las provincias dominadas en la península por los árabes, la vidriería y el arte
del esmalte debió estar relativamente conocida, como lo prueban los libros de Abo-
lais, hebreos y arábigos en su principio, de que anteriormente se hizo mérito, y si
éstos no fuesen bastantes, porque del vidrio no se sabe se guarden y conserven en
la actuahdad piezas que puedan referirse á las fabricaciones arábigas en España,
quedan, sin embargo, muchos vasos antiguos, y con especialidad pequeñas losas
de barro cocido, cubiertas de esmaltes irisantes con reflejos de oro y plata, que en el
fondo de algunas revelan la intención de los artífices, de imitar los más bellos y m e -
nudos mosaicos que se labraron con el vidrio, las piedras duras y los esmaltes en la
época romana.
Estas obras de barro hispano-murejares, aunque su gusto fuese oriental, prueban
que los artífices vidrieros en España, bajo la dominación gótica se aplicaron á fijar
diestramente el vidrio y sus esmaltes sobre el oro, el cobre, y tal vez lo más difícil
sobre la plata, secreto raro que se ha perdido y del que no hemos tenido ocasión de
ver más que una riquísima joya esmaltada de azul con caprichosísimos pájaros, que
se labró probablemente en Zaragoza en el siglo xiv; y bajo la dominación árabe los
mismos maestros trabajaron cuidadosamente y poseyeron singulares reglas para fijar
el mismo vidrio y los esmaltes sobre el barro cocido.
En los siglos XI, xn y XHi la vidriería propiamente dicha en España, que había l a n -
guidecido tanto cuando la faltó el mercado romano con la invasión de los pueblos
del Norte, recibió un poderoso impulso de la Iglesia cristiana, que por todas partes
levantó templos, cerrando sus numerosas lumbreras con vidrios blancos, verdes, y
muy pronto de color, como ocurrió en el siglo xi, en la Catedral de Santiago, q u e ,
según Almerico, que la visitó por los años de 1100, poseía más de sesenta enormes
lumbreras cerradas con vidrios.
No discutiremos aquí si el origen de las lumbreras formadas de vidrio se usaron
por las iglesias cristianas desde los primeros siglos, reemplazando con ellas á las c e -
losías de tabletas movibles y fijas que usaron los romanos. El brilló resplandeciente
de aquellas en los templos, la coloración que tomaba el aire en los mismos cuando
los cruzaban los rayos de la aurora, fué motivo suficiente para que, como poetas, los

Biblioteca Nacional de Espaa


describiesen Fortunato de Poitiers, San Vital, obispo de Rávena, y algunos autores
griegos, que describieron, como muy singulares, las ventanas cerradas con vidrio,
á cuyo través se iluminaba el templo de Santa Sofía en los siglos iv, v y vi ; pero e s -
tas bellezas literarias no conducen á nuestro fin del momento.
En cambio, lo que puede asegurarse es que en los siglos xi,'xii y xm se generaliza-
ron las vidrieras en las iglesias cristianas de Europa, dejando de ser, «íomo obras de
arte singulares para ser utilizadas por todos, con ventaja del arte que entonces co-
menzó á desarrollarse en toda su actividad, primero, proveyendo de vidrios á los t e m -
plos, casi al mismo tiempo, ó poco después, á los castillos y palacios de los señores, ge-,
neralizándose en definitiva más y más hasta prestar servicios á las más humildes cía-'
ses sociales. Esto en cuanto á los vidrios planos, pues á la vez se generalizaron tam-
bién los huecos con su infinita variedad de formas, útiles para las ciencias y necesarios
para la vida de los hombres, contándose entre los primeros los vocales, capellinas,
recipientes, pelicanos, retortas, antidótanos, serpentines, garrafas, redomas, huevos
filosóficos, lentes y otras variedades de vasos, que para extraer los elíxires, arcanos,
quintas esencias, sales, azufres, vitriolos, mercurios, extractos y tinturas, usaron los
espagiricos, alquimistas ó químicos de la antigüedad.
Si la caída de Roma como nación dominadora produjo grandes desastres en la vi-
driería de España, la Iglesia cristiana de Occidente y las ciencias de la Europa reco-
gieron los restos de este arte útil para las necesidades de sus pueblos, dándose desde
el siglo xn el gran impulso, á que se debe el estado del mismo arte en la actualidad.
En aquella época del renacimiento de la vidriería, que así pudiéramos llamarle,
ésta verificó un adelanto importante, que se refiere, no á la construcción de los vidrios
de color en toda su masa, sino á la coloración superficial del blanco por medio del fue-
go y de materiales fusibles, que á ciertas temperaturas adquieren la facultad de p e -
netrar á profundidades variables en el interior del vidrio, conservando éste la tras-
parencia en la masa primhiva, y de cuyo procedimiento antiguo habló Abolais. Este
como trabajo del arte se generalizó mucho en los siglos xu y xiii. De él se ocupa-
ron maestros y oficiales de dicha especialidad, los cuales se servían de hornos p e -
queños cuadrados, en los que amuflaban y cementaban, los vidrios blancos c u -
biertos con las sustancias que por el fuego habian de colorearlos, sirviéndose para
ello de lechos, capas ó extratos calizos en polvo, y vidrios finamente rotos, en que
se enterraban aquellos, superponiéndolos alternativamente, para que los colores no
se corriesen de unos á otros manchándolos y estropeando las obras. Los hornos r e -
feridos estaban cerrados durante la coloración del vidrio. La cámara de colorear t e -
nía pequeñas aberturas que se correspondían á la parte inferior, media y superior,
por donde se introducían en los hornos muestras de vidrio bañada con las mismas
materias colorantes, las cuales, examinadas cuidadosamente cuando el fuego había
desarrollado toda su acción, servían para indicar al maestro el verdadero estado de
la obra encerrada en las muflas de cementar, y para saber si los resultados apete-
cidos respecto al color se habian conseguido.
Los vidrieros que se ocupaban de este trabajo pasaban después á armar las l u m -
breras, que si en el siglo xi y xii, á más tardar, fueron de mosaico en forma de d a -
dos , grecas caprichosas, estrellas radiantes sobre fondos de blanco y azul, poco
tiempo después fueron de imaginería, ó dibujo compuesto de imágenes santas y
asuntos sagrados, según el gusto cristiano, llamándose á estas últimas vidrierías p i n -
tadas en caballete.

Biblioteca Nacional de Espaa


Las primeras fueron notables por lo complicado de sus armaduras de plomo, que
entonces se labraban trabajosamente en rieles y turquesas longitudinales. Se a r m a -
ban lentamente con los soldadores, y se sostenían, para darlas fuerza, con ligeras
barretas de hierro. También fueron singulares por los muchos millares de piezas de
forma distinta y color diverso que entraban en la formación y dibujo de las obras
mosaicas de que en este momento se trata, que ya son rarísimas de encontrar.
Tanto las vidrieras mosaicas, cuyos vidrios se han podido estudiar desde hace más
de un siglo hasta hoy, como las de caballete antiguo, han sido el tormento de los
artífices modernos, que intentaron imitarlas ó bien para restaurar ó conservar aqué-
llas. La destreza de los tiempos actuales, á pesar de la mejor y más científica p r e -
paración de los colores, ha fracasado siempre al intentar labrar de nuevo vidrios
pintados por el fuego, que pudieran equipararse á los más bellos de la antigüedad.
Este fenómeno tan singular para la industria, altivez de la ciencia moderna, que
cree poderlo todo, y la destreza de los más hábiles artífices, depende, á nuestro jui-
cio, de dos causas : la primera físico-química, refiriéndonos á la lentitud con que el
tiempo y ciertos agentes atmosféricos han ido trabajando y descomponiendo en la
superficie y fondos los vidrios antiguos, que por tales medios han adquirido tonos y
coloraciones de suavidad inimitable para el arte, cuando éste, como el actual, traba-
ja un poco precipitadamente.
La segunda causa la hemos creido encontrar en el estudio de los antiguos vidrios,
que prueban, cuando con cuidado se los contempla, fueron pintados uno á uno,
con tales precauciones y tan gran paciencia, que sorprenderían en los talleres de la
industria moderna. Esta, en sus vidrios de color, los ha dado fuego, que podría lla-
marse, comparado con el antiguo, arrebatado. También en ella los oficiales p i n t o -
res del vidrio, podria decirse, habian trasladado á sus obras el ruido de los oficíales
que con ellos trabajaban en los grandes talleres y su tranquilidad por el porvenir, en
atención que sus trabajos forman parte délas fabricaciones industriales de más i m -
portancia en la actualidad. En cambio, los maestros vidrieros antiguos trasladaron á
sus obras, expresándolo con tintas tenues y suaves, la tristeza, la soledad y el secreto
de sus talleres, rodeados del silencio, de las pocas esperanzas en el tiempo venidero
y en cuyo interior cerrado concluían aquellas las diversas y complicadas operaciones
del arte.
El secreto para trabajar los artífices y los mejores maestros de la antigüedad, prin-
cipalmente en las artes tecnológicas, que son aquellas que siempre tuvieron y tie-
nen relaciones intimas con las ciencias físicas, químicas y naturales, y que confor-
me éstas retroceden, avanzan ó se estacionan, á su vez aquéllas presentan análogos
accidentes, es un hecho que fué real y positivo desde los primeros tiempos góticos
en Europa hasta últimos del siglo pasado, desapareciendo dicho secreto de las artes
conforme se fueron trasformando en industrias fabriles más ó menos importantes.
Sobre dicho secreto en el trabajo se ha escrito poco, considerándole los más como
aberración y extraña costumbre hija de los tiempos ; pero á nosotros nos toca decir
que no fué costumbre tan extraña como algunos aseguraron.
Los vidrieros, según Marcial, como numerosa familia, llegaron á ocupar en Roma
barrios enteros, citándose el Circo Flaminio como especial por sus grandes vidrierías;
también Marciano señala otro en Roma cercano al monte Celio. En dichos distritos
vidrieros es evidente que los trabajos de la vidriería no pudieron ser secretos. AUí
el emperador Heleogábalo declaró que los maestros y oficíales de la vidriería labraban

Biblioteca Nacional de Espaa


objetos de lujo, comprendiéndolos en las leyes suntuarias, que establecían grandes
impuestos. Allí también los emperadores Constantino y Constante declararon libres á
los vidrieros y sus oficiales del pago de contribuciones y gabelas por sus trabajos. Es-
tos hechos prueban que para los artífices en Roma habia cierta igualdad de clase, tal
'vez la de la esclavitud; pero en definitiva, iguales todos, se asociaron, sin esconderse
WHOS á otros las reglas para labrar y concluir sus obras, pues entonces la habilidad
y la destreza, individualmente consideradas en las artes tecnológicas, no se sabe que
entre los romanos diera derecho á grandes ni á pequeños privilegios.
La Europa, al salir de la dominación romana, comenzó muy pronto á organizarse
Socialmente sobre bases desconocidas de la antigüedad, y entre otras sobre la de la
unidad de las nacionalidades y sobre la variedad de las clases de ciudadanos de que
se componían, reconociéndose que la inteligencia de los más sabios y la habilidad
de los más diestros eran fuentes de derecho, de distinción social y hasta de privi-
legio, tanto para el individuo, como hereditario y de familia. Por esto, y para conse-
guir aquellas ventajas, las artes tecnológicas de la época gótica rompieron su a n -
tigua solidaridad, presentándose sus artífices y maestros, desde el siglo ш ó iv de
nuestra era en Europa, aislados y recelosos cuando labraban de que alguno pudie-
ra sorprenderles y robarles la experiencia ; no permitiéndose la entrada en los talle-
res más que al aprendiz muy escogido, que pagaba al principio ó prometía la retri--
bucion para cuando fuese oficial ;. porque sí los maestros salieron del taller en las
épocas á que nos referimos, y aun muchos años después, aunque aparentemente,
lo hacían para asociarse con los de su gremio, á fin de progresar en las artes, la rea-
lidad fué otra, puesto que aquellas salidas á las juntas de los gremios tenian por ob'.
jeto más principal el socorro mutuo en los casos fortuitos de enfermedad y en las
desgracias de familia ineludibles después de la muerte.
Los talleres de la vidriería para verificar la coloración, generalmente se establecie-
ron desde el siglo xn en adelante, con el nombre de oficinas del vidrio, en el recin-
to interior de las grandes catedrales, como sucedió en Toledo, ó en edificios y depen-
dencias apartadas de las mismas iglesias, como ocurrió en Burgos. En aquellos lu-
gares los maestros construian sus hornos cuadrados, donde pintaban el vidrio blan-
co y en pequeños cuadros, que los cabildos pedían á las fábricas vidrieras de Flán-
des, Cuenca, Cataluña, Valencia y tierra de Toledo. Unas veces el color le daban por
Una sola superficie, otras por las dos iguales ó distintos, para producir los más b e -
llos cambiantes.
Se debe advertir que en este nuevo trabajo de la vidriería de color, tanto en la
mosaica como en la de caballete con imágenes, el arte tomó para muchos, por la be-
lleza de la forma y composición de los dibujos, supuestas condiciones de las artes libe-
rales, sin perderse ninguna de las que le correspondían como arte físico-químico tec-
nológico. De aquí se siguió la entrada en los talleres vidrieros de los arquitectos, tra-
cistas, delineantes y excelentes pintores, que preparaban cartones imagineros. Éstos
generalmente eran tres, uno con la idea delineada y coloreada en pequeña escala, otro
también coloreado con las dimensiones más ó menos grandes de la vidriera, que se
recortaba á trozos numerados para servir de patrones con el color que les correspon-
diese. Otro, y era el último, con las dimensiones del segundo, que se conservaba
putero para el caso de restauración ó composición de las vidrieras si por cualquier
incidente llegaban á romperse.
Los cartones de la antigua vidriería de color no sabemos se conserve alguno de

Biblioteca Nacional de Espaa


los siglos хш ó XIV en Europa ; sin embargo, en España , cuando se examinan a l g u -
nos códices escritos por los años de 12o0 en bellísimas vitelas, como lo fueron el
Lapidario de Abolais y las Cantigas del rey D. Alfonso, al contemplar en este último
lo mismo que en el de los Juegos de ajedrez y otros, las cartelas de dibujo y colora-
ción que tienen, sería difícil decidir si aquéllos se idearon tomando por modelo las.
pinturas vidrieras de la época, pues dichas cartelas pudieron ser cartones para la v i -
driería, en atención á la sencillez on los partidos de ropas, a l a simplicidad de la c o -
loración de las manos y cabezas, á la brevedad de los detalles en las partes que repre-
sentan edificios , y á los contrastes de azul y blanco en los fondos, que son los ca-
racteres que en las vidrieras del siglo xiv, y en las cartelas de los libros que se lle-
van mencionados, las distinguen más principalmente; pero de tal modo se corres-
ponden unas y otras, que parece, ó que lascártelas dichas se compusieron sobre
las vidrieras de color de aquehas edades, ó que las vidrieras se labraron teniendo á
la vista los dibujos y pinturas en las vitelas castellanas de la época alfonsin, c i n -
cuenta años antes que Címabue en Italia con sus pinceles hubiera iniciado el gran^
impulso de la pintura, auxiliando, según algunos, á la vidriería de color, que fué
considerada por muchos desde entonces como arte liberal.
Una vez delineados los cartones, los maestros vidrieros pasaban á trazarlos sobre vi-
drios cuadrados que ocupaban la extensión conveniente, dejando entre unos y otros
el espacio necesario para los plomos de armar. Después se procedía á la iluminación
de las imágenes y demás objetos que habian de representarse en las vidrieras, valién-
dose de varios compuestos en polvo fino, que se dduian en aguas gomosas y en a l -
gunos hquidos orgánicos, como el vinagre, la orina, la miel y otros, para poderlos fi-
jar sobre la superficie del vidrio, aclarándolos, previa la desecación, en unos luga-
res y doblando su densidad en otros para que después fundidos los colores por el fue-
go, se produjesen los efectos de las sombras.
Para el amarillo, que era el color que penetraba á la mayor profundidad en el vi-
drio, se emplearon en lo antiguo con mucha frecuencia ciertas preparaciones de plata
(sulfuras) y el nitrato de potasa finamente pulverizados y porfirizados. Para los negros,
blancos, rojos, verdes, azules, púrpuras, violetas con más los colores para imitar las
carnes, los antiguos artífices usaron otros compuestos fusibles en que entraban los
óxidos y los sulfuros del hierro, estaño, plomo, cobre, manganeso y de la plata, que
al fundirse penetraban en el vidrio á la profundidad de medio milímetro próximamen-
t e , según se ha podido ver en los restos de la vidriería antigua.
Los colores en polvo fusible extendidos por la superficie del vidrio, se desecaban
por dos ó tres dias antes de pasar las láminas trasparentes en que aquéllos estaban
adheridos, al fuego de que habló Abolais para esta operación en el siglo vi ó vii, y
que los vidrieros del xiii y xiv concluían en sus hornos de pintar.
Dichos hornos, una vez que los colores se habían fundido, ó corrido como se d e -
cia ea lo antiguo, y penetrado en el interior de la masa del vidrio reblandecida por
el calor, se apagaban cerrados herméticamente y enfriaban con lentitud á fin de con-
seguir que la obra no saliese quebradiza. Sucediéndose las hornadas, por ser peque-
ñas, hasta concluir la multitud de piezas que habian de formar las vidrieras.
Muchas veces los maestros aplicaron la rueda de fuste y los pulidores de madera
para desgastar en ciertos lugares la pintura y dar á la capa del color espesores dife-
rentes, con el objeto de aclarar la pintura difuminándola, por decirlo así, y comple-
tar la ilusión con todas las bellezas de las sombras.

Biblioteca Nacional de Espaa


Nos parece evidente por la ligerísima idea que se lleva expuesta de los procedi-
niientos químicos, físicos y mecánicos seguidos por la antigua vidriería de color, que
sus maestros no hicieron más que esmaltar tenuemente el vidrio, como lo hicieron
otros maestros sus contemporáneos, con el barro cocido, y otros sobre el oro, el co-
bre, y rarísima vez extendiendo los esmaltes sobre la plata.
El ramo de la vidriería de que nos ocupamos tuvo sus diestros maestros en el si-
glo xni en España, pero como en lo restante de Europa, escondieron sus nombres.
Los primeros d e q u e se tiene noticia, contemporáneos de Enrique Mellein, que flo-
reció en Burges en 1390, fueron los dos maestros Francisco Socoma, que labró en
Palma de Mallorca en 1580, y Guillermo de Qollivella, que trabajó en Lérida en 1591,
preparando las vidrieras de color que habia pintado Juan de San-Amat, algunos años
antes de aquella fecha, para la catedral de la ciudad mencionada [Vide los arüculos
correspondientes á dichos artífices).
En el siglo XV la vidriería de color en España contó con mucho mayor número d e
maestros conocidos, apareciendo en el país varios oficiales de notable habilidad, a l -
gunos que procedían de talleres franceses, flamencos y alemanes. En dicho siglo r e -
cibió gran impulso la vidriería de color en España, mejorándose conforme se prepa-
raba la edad de oro de la pintura clásica, á la vez que aquélla se enriquecía con nuevas
experiencias y procedimientos, esencialmente químicos, unos ideados en la P e n í n -
sula, y otros traídos por los pintores del vidrio, nómadas, que de diferentes partes de
Europa llegaron á España en busca de trabajo, mas principalmente para embellecer
las lumbreras de los muchos monasterios, iglesias y catedrales de nuestro país, c o -
mo se puede comprobar con las noticias que más adelante se darán.

La época gótica del vidrio blanco y de color en España se puede suponer que con-
cluyó con el siglo XV para llegar en la centuria décimo-sexta á su apogeo. En el tras-
curso de la misma centuria recíprocamente debió tener gran actividad la fabricación
de los vidrios planos en Cataluña, Valencia, Murcia, Cuenca y Toledo. Pero habien-
do tomado el ramo de la vidriería coloreada carácter decididamente cristiano y de la
iglesia española, que la consideró como una de sus artes suntuarias, la fabricación pro-
piamente dicha del vidrio, con especialidad el hueco, en todo el género de vaseria
para las necesidades de la vida, quedó reducida en nuestro país al labrado de las
piezas más baratas y ordinarias. En cambio en aquel tiempo los venecianos consti-
tuían, sin los grandes recursos en dinero que entonces tuvo la España, la gran fabri-
cación industrial de Murano, de huecos y espejos de vidrio, proveyendo á toda la E u -
ropa, y áEspaña inclusive, de tales artefactos. A l a vez que la Bohemia, Alemania,
Erancia y la Inglaterra desde 1557 labraron ó principiaron á labrar el vibrio blanco
en inmenso número de piezas, de más bella trasparencia que el vidrio español, y que
si se sirvieron de él en sus propios países, invadió también nuestros mercados y los
más importantes de las inmensas colonias que en Oriente y Occidente fundaba en-
ti^nces la España.
La reforma religiosa y la persecución obligó á emigrar á algunas familias y maes-
tros vidrieros de color, que llegaron principalmente á Sevilla, desde Flándes, en el
siglo XVI, buscando el amparo de muchos flamencos y alemanes, que con anteriori-
dad habian llegado á vivir y negociar en aquella ciudad, emporio entonces del c o -

Biblioteca Nacional de Espaa


mercio con las Indias, pero estos emigrantes, en la mejora de la fabricación del vidrio
español tuvieron escasísima influencia. Por el contrario, aquellos obreros, el gran lu-
jo de la Iglesia y su predilección por el vidrio coloreado por el fuego, con más la de-
bilidad administrativa interior de los gobiernos que en la misma centuria se sucedie-
ron en España, becbo real y positivo, según aseguraron algunos prudentes extran-
jeros, se reflejaron fatalmente, como sobre otras muchas artes, sobre la vidriería pa-
tria , que abandonada por el poder y oscurecida por cien empresas más ó menos glo-
riosas en el exterior, vio apagarse poco á poco sus hornos, la fué imposible trasfor-
marse en industrial y fabril, y abandonada en el siglo xvi y xvu, pudo contemplar á
la España y sus colonias, si no esclavizadas, por lo menos convertidas en consumido-
ras en grande escala de los mejores productos del vidrio, que más y más perfecto y re-
bajado de precio, se fué labrando en Europa.
En España, en el trascurso de los siglos xvi y xvn, el oro y la plata, como metales,
costó poco adquirirlos, y por elleno se ¿upo bien para qué servía el dinero de aquel
presente para el porvenir de hoy, y el vidrio, cuando bien labrado, produce sensación
singular, su forma y trasparencia sorprende á la imaginación y desarrolla los deseos
más caprichosos de la voluntad ; por esta razón los pueblos que llegaron á ser ricos
en cualquiera época, siempre, y con especialidad los que no supieron apreciar el di-
nero, codiciaron hasta con exceso todas las bellezas y primores de la vidriería, aun-
que para ello, como sucedió en España y sus colonias, tuviera que pagarse á la fabri-
cación extranjera, en los siglos xvi y xvu, por sus vidrios, tal vez una cantidad t r i - ;
pie de la asombrosa contribución de guerra, impuesta en nuestros dias por la nación \
que venció á la Francia, y séxtupla de aquella cantidad, ó seis veces más grande, \
si se acunmlase el dinero empleado por la España y sus colonias en adquirir el vidrio
extranjero, desde que comenzó el siglo xvi basta nuestros dias.
Hubiera sido necesario entonces no dar al olvido que el oro y la plata los compa-
raron los antiguos por su valía, socialmente considerados, con el vidrio, aunque de
éste decian que al envejecer se desmejoraba, mientras el oro con los años se hacia de
color más bello, pero que, sin embargo, los prudentes debian considerar al vidrio co-
mo preferible á los metales más nobles, aunque fuese frágil y con el tiempo alterable,
porque la naturaleza guardaba en contados sitios y regiones al oro y la plata, y ge-
nerosamente presentaba al hombreen lodala faz de la tierra los elementos necesarios
para labrar el vidrio, tan necesario para las ciencias y la vida, y que sin él las p r i -
meras se hubieran visto sin un gran recurso para progresar, y la segunda hubiera su-
frido profundas modificaciones.
Los maestros vidrieros de color en el siglo xvn fueron disminuyendo lentamente
en número, sin duda poz'que las grandes labores del arte y pintura del vidrio se h a -
bian concluido en el siglo anterior, á pesar de haber publicado, en 1611, el floren-
tino Antonio Neri su curioso é importante libro, en que declaró las reglas, hasta su
tiempo secretas, del arte de la vidriería de color. Esta obra la tradujo Merreten Lon-
dres en inglés y latin ; la comentó Kunkell. El mismo libro se tradujo en francés,
muchos años después. Respecto de España, también hubo á mediados del siglo xvH
quien tradujo en castellano los libros de Neri, aunque las traducciones castellanas se
guardaron inéditas en los archivos de algunas catedrales, á cuyos cabildos, como
última prueba de su existencia, debieron presentárselas los que entonces se llama-
ban sus maestros vidrieros de color. No se puede decidir hoy sí aquellos presentes
escritos se hicieron con el fin de mejorar el arte, ó más bien para pedir alguna gra-

Biblioteca Nacional de Espaa


tificacion ó conservar las humildes rentas en dinero que como maestros vidrieros t e -
nian señaladas en nuestras iglesias de muy antiguo aquéllos, y que sin duda, por los
años de 16S0, se pensaron suprimir, bien por innecesarias, ya juzgándolas s u p é r -
fluas. Por esta razón se explica que dichos libros, aunque traducidos, quedasen in-
éditos y sin utilidad alguna en España para el arte.
Sin embargo, no faltaron algunos, como el Duque de Villa Hermosa, ei Sr. Goye-
neche y D. Tomas Burgos, que intentasen, á fines de la centuria décimo-séptima en
España, sacar á la vidriería de planos y huecos en el blanco ó sin color del estado
de postración en que se encontraba. Para ello intentaron establecer en grande es-
cala la fabricación del vidrio por las inmediaciones de Segovia y faldas del Guadar-
rama. La empresa era gloriosa, de inmensa utilidad, si realizada hubiera llegado á
tener entonces el mercado de la península y sus colonias; pero los tiempos (años de
1690 á 1712) fueron de fatalidad señalada, interviniendo hasta la diplomacia para
destruir en su cuna la naciente induslria vidriera de España, que entonces des-
apareció casi por completo ahogada por los sucesos políticos, y por el consejo, ó me-
jor dicho mandato que recibieron los embajadores extranjeros de matar, cualquiera
fuesen los medios, al trabajo de este pais, con especialidad el del vidrio, del que sa-
caban inmenso lucro las naciones extranjeras, vendiendo el de sus industriasen Es-
paña y sus colonias. (Véase más adelante el articulo correspondiente á Goyeneche,
como fabricante de vidrios.)
En el siglo xvm la vidriería española comenzó nueva evolución con los trabajos
del maestro Sit, con los de Lopez de Aragón y D. Diego Dorado. El primero, esta-
bleciéndose en la Granja para desaparecer muy pronto, según el proverbio castella-
no de quegji España lo mejor siempi-e fué enemigo de lo bueno; reemplazado aquel
artífice catalán por ciertas colonias de alemanes, flamencos, suecos, ingleses y fran-
ceses, que alternativamente fueron trayendo con inmenso coste y sueldos fabulosos
los monarcas de España, á la que se llamó la grandiosa fábrica de vidrios de San
Ildefonso.
Sin duda los reyes, que se creyeron fundadores del establecimiento fabril á que
nos referimos, al considerar la modestia del maestro Sit, juzgaron que éste no basta-
ria para llevar adelante la noble empresa, confundida lastimosamente por sus p r o -
ductos con las bellas artes, que, según dice Ponz, las acompañan la belleza y la
opulencia de quien la sostiene, y que del mismo modo aparecen que desaparecen
de las naciones en faltándolas aquellas dos circunstancias.
Los monarcas de España ademas de confundir la vidriería con las bellas artes en
la Granja, cometieron la grave falta de despreciar á los maestros y oficiales naciona-
les, que, como Sit y otros, habian dado pruebas de habilidad singular en medio de
su abandono, sin tener presente ciertas quejas que formuló Ponz, arriba menciona-
do, sobre una desgracia antiquísima para nuestros artífices nacionales, diciendo :
'Gran mal ha sido siempre en España el no premiar á los hombres hábiles é ins-,
buidos, dejándolos en los tristes brazos de su miseria, pero infinitamente mayor fué
en nuestro país, desde hace algunas centurias, elevar con premios y grandes sueldos
á los que no tuvieron disposición para dar esplendor á la nación por ningún lado, ni
adelantarla con sus obras en la industria y en las artes. Éstos huyen y á veces insul-
'an al que sabe, se ríen y mofan de sus desvelos, y no siendo capaces de que en su
entendimiento entre la justa crítica con que la práctica de los artífices adquiere su
Perfección, adoptan una bárbara é infame mordacidad con que, agregando gente del

Biblioteca Nacional de Espaa


mismo humor á su partido, aterraron y confundieron muchas veces á los maestros
en España; lo que fué tanto más fácil cuanto los que tienen mayor poder que ellos
no entraron en el empeño de sublimarlos ni de sostenerlos.» En otro lugar, el mis-
mo Ponz decia: «Los grandes artífices y personas de singular mérito en cualquiera
línea, han solido venir y podrán venir á España, pero atrayéndolos con grandes i n -
tereses, haciéndonos creer que hacen enormes sacrificios domiciliándose entre n o s -
otros, que por consecuencia se les pagase proporcionalmente.)» Nada de lo anterior-
mente expuesto por Ponz se tuvo presente al establecer la que se llamó Fábrica Real
de vidriería de San Ildefonso, reemplazando muy pronto en ella á los obreros indí-
genas con el francés Sivert, poco conocido en su país, pero que los cortesanos de
Felipe V y Fernando VI decian que era el más grande oficial de soplo y caña cono-
cido en Europa, y á quien se señaló magnífico sueldo y otros emolumentos cuando
llegó á la Granja. A éste le siguieron el maestro Eder y sus hijos José y Lorenzo, suecos,
el hannoveriano Brun y el inglés Doulíng. El primero, que prometía construir vidrios
de marca tan grande como ios mayores y más bellos de los que se han construido en
estos últimos años en Europa, para puertas y ventanas; todos del hueco; ¡fanales de
20 y 30 palmos de altura! por consecuencia, sin necesidad del raspado y pulimen-
to en que tanto había trabajado el artífice español Pedro Fromvila, años antes, en
la misma Granja. El oficial Brun manifestó casi desde su llegada, sin duda para
mejorar de sueldo, que había descubierto un secreto para dorar el vidrio y el cris-
tal con el fuego.
Todas fueron magnificas ofertas referentes al regio y grandioso establecimiento fa-
bril é industrial, que en aquel entonces se estableció en la Granja c o n i a idea de
servir de único y privilegiado centro al comercio vidriero de España y de sus c o -
lonias, y que se creía que no sólo sería nacional, sino que muy pronto sus p r o -
ductos podrían tener acceso fácil y con ventaja en los más importantes mercados
de Europa. De conformidad con tales ideas, los sueldos de los maestros extranjeros
que llegaron á la Granja fueron proporciónalos á la esplendidez y grandes riquezas
de los dueños fundadores de aquel establecimiento fabril; pero como arriba se indi-
có, los últimos debieron confundir á la vidriería con las bellas artes, porque de no
ser así, no se comprende cuando se examinan y estudian las obras vidrieras de la
Granja en su primer período extranjero, la calidad de los productos, escondiendo sus
defectos de fabricación tras de trabajos muy admirables en el grabado en hueco. De
éstos conservamos vai'íos ejemplares curíosímos y de gran valor por la belleza del
dibujo, tanto de adorno como de figura. Verdad es también que el vidrio de la Gran-
ja mejoró bastante en tiempo de Carlos III en su diafanidad y blancura, por los
trabajos de uno de los hijos de Eder y maestros Busquet y Piquer, perdiendo algo
la perfección del grabado. Se desmejoró en tiempo de Carlos ÍV, y desapareció del
todo en la época de su hijo D. Fernando ; pero á nuestro juicio, previo el examen de
las obras vidrieras que se labraron en la Granja en los primeros tiempos de la fabri-
cación, nos han hecho creer siempre que los maestros extranjeros que á ella llegaron y
arriba se mencionan, para fundar y dirigir tan noble empresa, fueron más que v i -
drieros propiamente dichos, excelentes grabadores y tallistas, que cometieron cierta
estafa, frecuente en España en los tiempos pasados, de suponerse aquéllos hábiles
desde que cruzaron el Pirineo, para todas las operaciones de las fábricas, cualquiera
sean, y que tan amargas quejas arrancaron á la pluma de Ponz en sus cartas sépti-
ma, octava y úhíma del tomo ix de sus Viajes, que son á las que anteriormente nos

Biblioteca Nacional de Espaa


referimos, dando con ellas razón y el por qué en nuestro país no habia llegado á ser
-en varios ramos más industrial y fabril que lo fué y ha sido.
Las consideraciones anteriores se podrían generalizar en el siglo pasado por ser
. comunes á las grandes fábricas que entonces se idearon en España de vidriería,
como la de San Ildefonso, y á las de paños de Guadalajara, indianas de Avila, papel
de imprimir y de escritura en grande escala, pólvoras de caza y guerra en Murcia y
su tierra, sedería de Talavera y algunas otras, calificadas todas de establecimientos
Reales, y que fueron desapareciendo unos tras otros después de producir pérdidas
enormes al erario. Pero no entraremos en ésta que pudiera llamarse la profundísima i
sima colmada con las lágrimas de la industria y trabajo de los artífices españoles, en j
la centuria décimo-octava, para fijarnos por hoy en una causa especial que se refiere ?
á nuestra vidriería, que tuvo ó pudo tener influencia en su marcha decadente en el
mismo siglo.
La Francia desde muy antiguo dispensó á los obreros del vidrio los honores de
gentileshombres, declarándolos nobles por el hecho sólo de dedicarse á las labores
de aquel compuesto. Ademas, en aquel país, en los siglos xv, xvi y x v n , hasta se
llegó á exigir que antes de penetrar en los talleres los aprendices y oficiales tuvieran
que exibir las pruebas de la nobleza de sangre de sus antepasados. Respecto de los
jefes y maestros vidrieros franceses, desde Antonio de Rrossard en 1453, hasta los se-
ñores Sagrier de Bongard en 1667, según dice ílandicquer de Rlancourt (Arte de la
vidriería, tom. i, pág. 47), todos fueron de la más antigua y veneranda nobleza fran-
cesa, contándose entre ellos príncipes de la corona, príncipes de la Iglesia y barones
con escudos y timbres nobiliarios del mayor respeto y más grande consideración so-
cial de aquel país.
Gomo estos hechos de la antigua vidriería habian constituido una especie de t r a -
dición cuidadosamente conservada por la famüia real francesa, por lo menos desde
•el Sr. Carlos de Artois, conde de Eu y príncipe de la sangre real en 14S5, hasta
Luis XIV el Grande de Francia, resultó que los reyes Felipe V y Fernando VI en
España, al intentar la fundación en San Ildefonso, de la que llamaron su fábrica de
vidrios, no se atrevieron á ennoblecer á los artífices castellanos, y de conformidad
con sus tradiciones de famflia fueron á buscar en el extranjero un personal que pa-
sase en España como de antigua nobleza, aunque su habilidad de artífice no pudie-
ra compararse con la de los maestros desheredados en su propio pais ; pues obrar de
otro modo hubiera sido incomprensible á los reyes ya referidos, toda vez que, según
la historia, sus antecesores habían obrado así siempre con justicia, casi inspirada y
con acierto industrial, como lo probaba el estado, es verdad que un poco atrasado,
de la vidriería francesa en aquellas épocas privilegiadas, comparada con la italiana,
bohemia, alemana, flamenca, sueca é inglesa de iguales tiempos.
Las antiguas fábricas de Cataluña, Valencia, Murcia, Cuenca y Castilla continua-
ron, durante el trascurso del siglo xvm, labrando los vidrios planos y los huecos en
vaseria del género ordinario y barato, de que habia necesidad para el consumo de
las poblaciones pequeñas y de la gente pobre; pues en las grandes ciudades los e x -
tranjeros, como de tiempo atrás, tenian establecidos sus almacenes de vidri", en
los cuales no podian competir los productos nacionales. Algunos esfuerzos se hicieron
en la misma centuria en las fábricas de Recuenco, Valencia, Tortosa y Barcelona,
para sacar á la industria del vidrio en España de la decadencia y estado tristísimo en
<iue se encontraba. Para ello se mejoraron algo los vidrios en su masa, color y tras-

Biblioteca Nacional de Espaa


parencia ; se tallaron en aquellas fábricas con más corrección, se adornaron y e m -
bellecieron algunas vaserías huecas con nervios de hilo y esmalte blanco lechoso y
de otros colores á la italiana, según se habian labrado muchos vasos en España en
los siglos XVI y xvn, de los cuales conservamos algunas muestras curiosísimas; pero_
bien sea por falta de administración, por no tener medio para franquear los merca-
dos, desembarazándoles de los productos más perfectos extranjeros, por la dificultad
de proporcionarse algunas materias primeras, y por los trastornos políticos que des-
pués ocurrieron en lo que va de siglo, los esfuerzos últimamente referidos de la v i -
driería española no dieron los resultados que hubieran sido de desear.
Aquellas fábricas, sin embargo, han continuado y continúan hasta nuestros dias,
encendiendo sus hornos. Por los años de 1828 al 33 volvió á trabajar la Granja. Poco
tiempo después Cartagena, á que siguió Aranjuez, la Coruna y Jijón, la Luisiana y
la Cantábrica, en las Rozas y Valdearroyo dc la provincia de Santander, cuyos esta-
blecimientos fabriles tal vez consigan dentro de poco recobrar una parte del tiempo
perdido afirmando el porvenir de la industria vidriera española, que como indus-
tria, no como arte, contó en lo antiguo con la habilidad individual de los maestros y
oficiales que siguen :

MAESTROS VIDRIEROS QUE LARRARON EN ESPAÑA.


SIGLOS ANTERIORES AL XVI.

ABOLAIS : Autor que escribió ánies del siglo xin, y tradujo del hebreo en árabe uit
libro llamado el Lapidario, el cual se encontró en Toledo, donde le mandó poner en.
castellano el Infante D. Alfonso, que siendo rey poco tiempo después de 1248, se le
llamó el Sabio. En esta obra se dieron curiosísimas noticias importantes de la vidrie-
ría antigua. Para tener una idea del contenido del libro de Abolais, de las épocas en
que se redactó y tradujo en castellano, trascribiremos aquí el prólogo de dicho c ó -
dice, guardado hoy en el Escorial, y dice :
t Mas los que escríuíeron de las piedras ansí como Aristotil, que fizo un libro-
en que nombra setecientas dellas, et díxo de cada una de qué color era, et de qué
grandeza et qué uirtud auié, et en qué lugar la fallaban, et ansi fizieron otros m u -
chos sabios que en estas cosas tanxieron et tocaron. Mas entre aquellos ouo y algu-
nos que se metieron mas a saber el fecho de ellas, et fuñieron que les non a b a n d o -
naua de connoscer su color et su grandez, et su uirtud, sinon connoscíesen quales-
eran los cuerpos celestiales con que tien acercamiento, et de que rescíben la su uír-^
tud. Et porque se enderceauan a hazer sus obras, según el enderegamiento de Ios-
estados de los cuerpos desuso, en toda obra de bien ó de mal.
s Et entre los sabios que se mas desto trabaxaron, fue uno que ouo nombre A b o -
lays, como quierque el touiesse la ley de los moros, era hombre que amana mucho-
Ios gentiles et sennaladamente los de tierra de Caldea, porque de allí eran sus abuelos,
et porque el sabie hablar aquel lenguaje, et leye la su letra, pagóse mucho de b u s -
car los sus libros, et de estudiar por ellos, porque oyera dezír que en aquella tierra
fueron los mayores sabios que en otras del mundo. Mas por las grandes guerras, et
las otras muchas ocasiones que alli acaescieron, murió la gente, et ficaron los sa-
beres como perdidos, ansi que muy poco se fallaua dello. Et este Abolays auie un su
amigo que buscaua estos libros, et se los fazie a u e r , et entre aquellos que el busca

Biblioteca Nacional de Espaa


falló este que fabla de trescientas et sesenta piedras según los grados de los signos
que son en el cielo o c h a u o , et dixo de cada unaqual color et qual nombre, et que
uirtud a , et en que lugar es fallada, et de la estrella de la figura que es en el grado
daquel signo, donde ella rescibe fuerga et u i r t u d , et esto según el sol cosre en todo
el a ñ o , por los grados de las figuras de los doze signos, que se fazen por todos tres-
cientos et sesenta que son todos figurados de estrellas menudas, et otras figuras m u -
chas que están en el ochauo cielo que son figuradas otrossi de estrellas las mas, aparte
de septentrión que es a la estrella que llaman tramontana, et las otras aparte de m e -
dio dia que son dellas dentro en los signos, et las otras de fuera dellos ansi que se fa-
zen por todas con los signos quarenta et ocho. Onde quando Abolays falló este libro
fue con el muy contento, porque ouo y falló en el todo lo que cobdiclaua saber de
las piedras, y desque ouo por el mucho leydo et entendió lo que en el era, trasladólo
de lenguaje Caldeo, en arauigo, et en su uida punno de prouar aquellas cosas que en
el yazien, et fallólas ciertas et uerdaderas, porque el era sabidor de la arte de astro-
nomía , et de la natura de conoscer las piedras. Et depues que el murió, fico como fue
perdido este libro muy gran tiempo de manera que los que le auien no le entendien
bien, ni sabíen obrar del ansi como conuiene, fasta que quiso Dios que uiniese a
manos del Rey D. Alfonso fijo del muy noble Rey D. Fernando et de la Reina Doña
Beatriz, et Señor de Castilla et do Toledo, et de Leon, et de Galizia, et de Seuilla,
et de Cordona, et de Murcia, et de Jaen et de Algarue, et le falló en seyendo I n -
fante en uida de su padre en el anno que ganó el reyno de Murcia, que fue en la era
de 1290 anuos poco mas órnenos, et ouoleen Toledo de un judio que lo tenie abs-
condido, que se non querie aprouechar de e l , ninque a otro touiesse pro , et des-
que este libro tuuo en su poder fizólo leer a ctro su judio que era su phisico et dizenle
Yhuda Mosca el menor, que era mucho entendido en la arte de astronomia et
sabie, et entendió bien el arábigo et el latin. Et desque por este judio su phisico
ouo antendido el bien et la grande pro que en el yazia mandóselo trasladar de a r a -
uigo en lenguaje castellano porque los hombres lo entendiessen, et mejor sopiessen
del mas se aprouechar, et ayudó en este trasladamiento Garci Perez un su clérigo,
,que era otrossi muy entendido en este saber de astronomia. Et fue acabado de t r a s -
ladar el segundo año que el noble Rey D. Fernando su padre ganó la ciudad de Se-
uilla. Este libro es muy noble et muy preciado et quien del se quisiese aprouechar
Conuiene que pare mientes en tres cosas : la primera que sea sabidor de astronomia
porque sepa conoscer las estrellas en qual estado están, et en qual razón uiene m a -
yor uirtud a las piedras dellas, según la uirtud que resciben de Dios. La segunda co-
sa es que sepan conoscer las piedras, et las colores , et las fayciones dellas; otrossi
que sepan ciertamente los lugares sennalados o se crian et se fallan. Estremar la c o n -
tfa-fecha de la natural, et de parar otrossi las que naturalmente se esencian en uno
eonosciendolas por peso o por dureza, et por las otras sennales porque se pueden co-
tioscer a hombre que fuese entendido en este saber. La tercera cosa es que sea sabi-
dor del arte de Física que yaze mucho della encerrada en la uirtud de las piedras s e -
Sun en este hbro se muestra, et que sepa de ellas otras ansi como él manda, et que
Sea de buen seso porque sepa ayudarse de las cosas que fazen pro et se guarde d^
'as que tienen danno. Et obrando desta guisa llegaran a lo que quisieren facer por
ellas, et nera cosas marauillosas de la su uirtud que resciben de Dios, porque aya a
loar et bendecir el su nombre que sea bendito para siempre jamas amen.
ALEMÁN ( MICER CRISTÓBAL) : Artífice fabricante de vidrios de colores trasparentes

Biblioteca Nacional de Espaa


por el fuego, у obrero de imagenería sobre vidrio. Fué el primero que labró en Se-
villa , para la catedral, una vidriera de setenta palmos con imágenes, concluyendo
su obra en 1504, pagándole por ella 40.030 maravedíes.
AMAT (JUAN DE SAN) : Trabajó las vidrieras más antiguas de la catedral de Lérida
en el siglo XIV, por los años 1340. {Vide Qolivella.)
ALIMAN (EL MAESTRO PEDRO) : Artífice fabricante de vidrios coloreados y trasparen-
tes por el fuego; labró algunas de las vidrieras de la santa iglesia de Toledo en el año
d e 1459, con el maestro alemán llamado Pablo, teniéndose pocas noticias de estos ar-
tífices de mediados del siglo xv, como maestros vidrieros de color en España. (Véase
el tomo Lv de los documentos inéditos. Academia de la Híst.)
BONIFACIO ( PEDRO ) : Artífice fabricante de vidrios de colores trasparentes por el
•fuego, labró en Toledo, y continuó, en 1493, la obra de las vidrieras de la cate-
dral , siendo de este maestro las antiguas que hubo desde el reloj hasta el coro del
Dean ; por su trabajo se le pagaron 193.430 maravedíes.
QOLIVELLA (GUILLERMO) : Este maestro de vidriería de colores residió y labró en
Lérida en la segunda mitad del siglo xiv y principios del xv. Se conserva su memo-
ría en la catedral de aquella ciudad, donde en 1392 era magister operis y encargado
de la visura y cuidado de las' vidrieras de colores que fabricó años antes Juan de San
Amat. Gomo escultor, hizo en 1591 dos estatuas de los Apóstoles, que á principios
de este siglo xix se guardaban en la iglesia de San Pablo en Lérida.
CoTiN (LUIS EL MAESTRO) : Artífice fabricante de vidrios de colores trasparentes por
el fnego y de imagenería, pudo ser oficial á principios del siglo xv del maestro Del-
fín, labrando con éste en Toledo por los años de 1420 al 1425. En este último acae-
ció la muerte del referido maestro, por cuyo motivo el artífice Luís continuó la obra
-comenzada de las vidrieras de la catedral de Toledo, labrando las que estuvieron
desde la fachada del reloj hasta el lado opuesto, cuyo trabajo se finalizó en 1429,
recibiendo por la mano de obra 600 ílorines del cuño de Aragon.
CRISÒSTOMO ( E L ALEMÁN) : Maestro de vidrios en colores por el fuego, que labró en
Toledo, con elmaestro Pablo (vide), para la catedral desde el año 1459 hasta muy
cerca de los años de 1495, en que pudo haber fahecído.
DoLFiN ( E L MAESTRO) : Artífice fabricante de vidrios de colores y de imaginaria de
los más antiguos que labraron por el fuego en Toledo. Al parecer, por su apellido
parece francés, aun cuando en la época que floreció este maestro las palabras Golfín,
-Dolfin y Dalfin pudieron ser flamencas ó alemanas. Labró en Toledo los famosos vi-
drios de colores para las vidrieras de aquella catedral primada en 1418, por valor
de 7.725 maravedíes de la moneda moderna, que equivalían á 150 florines de oro
del cuño de Aragon, á razón de 51 maravedíes y 5 dineros cada florin. (Archivos de
la catedral de Toledo.) Le ayudó y tuvo por oficial á Luis Cotin.
A Dolfin y á Luis les siguieron, como maestros vidrieros de colores, en la catedral
d e Toledo, los maestros PABLO y CRISÒSTOMO (alemanes), en 1459. PEDRO FRANCÉS J
PEDRO BONIFACIO, en 1493. VASCO DE TROYA, en 1515. JUAN DE CUESTA, hasta 1515.
JUAN DE CAMPOS , hasta 1522. ALBERTO DE HOLANDA, hasta 1325. JUAN DE ORTEGA, 1534.
•FRANCISCO DE OLÍAS, en 1676. FRANCISCO SÁNCHEZ MARTÍNEZ, en 1713, á q u i e n se atri-
buye un tratado sobre el arte de la fabricación de los vidrios de colores é imaginaria,
que presentó como maestro al cabildo de la catedral de Toledo en el año de 1721.
MANUEL MORENO APARICIO, siendo canónigo de la santa iglesia el Sr. Lorenzana, se
«ombrò maestro de vidrios á dicho artífice en 1772. Fué el último que se conoció

Biblioteca Nacional de Espaa


' — 155 — I
•en dicha iglesia primada para las vidrieras de imaginería. Algunos dicen que éste, y
no el anterior, fué el que escribió el tratado de los vidrios de colores de que se hace
memoria.
E N R Í Q U E ( E L M A E S T R O ) : Fué maestro vidriero, de nación alemán, vecino de Toledo,

donde residía por los años de 1480. Se casó en España con Maria Maldonada. Gomo
maestro de vidrieras de color, le encargó el cabildo catedral de Toledo la construc-
"Cion de algunas vidrieras nuevas para la santa iglesia primada y la reparación de las
antiguas en el año de 148o, según concordia y capitulación fechada el 11 de Junio de
aquel año, por la cual el maestro Enrique se comprometía á seguir las dichas obras,
hasta dejarlas concluidas.
Este maestro falleció en 1492, habiendo labrado y sentado catorce vidrieras en la r e -
ferida catedral, con imágenes de santos, santas y algunas de composición historial,
que midieron dos mil nuevecientos treinta y cuatro palmos y medio cuadrados de v i -
drios de color. Pero como la obra y el compromiso del maestro Enrique no se hubiera
concluido, la continuaron sus oficiales en 1492 y 9 3 , bajo la responsabilidad de la
viuda María Maldonada, labrando los oficiales Pedro Bonifacio y Pedro el francés las
seis vidrieras últimas, que según el compromiso, convenio y escritura del maestro
Enrique, medidas resultaron tener en su totalidad dichas seis vidrieras dos mil s e -
tecientos veintinueve palmos cuadrados, y '/5 de palmo.
Estas noticias se han tomado de la concordia y capitulación que firmó el maestro
Enrique con la catedral de Toledo en el año 1485, publicada en el tomo LY de los do-
cumentos inéditos de la Academia de la Historia. Pero leyendo dicha concordia r e -
sultan algunos hechos en ella consignados que tienen cierta importancia para el arte
de la fabricación de vidrio blanco y de color en la centuria décimaquinta.
El primero es que, según uno de los artículos de la concordia, el maestro E n r i -
que habia de pasar á Burgos, Flándes ú otras partes á comprar el vidria que fuese
necesario para la obra proyectada por la santa iglesia primada.
El segundo hecho singular es el haberse señalado en el mismo documento los
colores más principales que se habian de usar en la vidriería, y que constituían la
que hoy podría llamarse la paleta de los maestros del siglo xv. Diciéndose sobre este
punto que el maestro Enrique habia de traer buen vidrio, así blanco, como azul,
verde, colorado, morado, amarillo, prieto, y de la groseza que llevare muestra.
El tercero, y después de señalar el grueso del vidrio, se refiere á las condiciones
físicas del mismo material, cuando le trajera el maestro Enrique; «el cual no se a d -
mitiría si no fuere bueno é bien fecho (diáfano, homogéneo en su masa y bien des-
templado de modo que fuese resistente y poco frágil), é bien entretexidos las colores
A vista (ó que cuando les pasase la vista y la luz, como entonces se decia, resultase
nna sensación de uniformidad la más perfecta posible, relativamente á los matices
y coloración de los vidrios, examinados por los reflexos y por la refracción ó paso de
luz á su través), y si no fuese á contentamiento de los dichos señores obreros é visi-
tadores , que non sean obligados á lo tomar por ningún precio.*
Estas frases , toda vez que el cabildo habia adelantado el dinero para la compra
del vidrio, y sus términos absolutos, nos hacen sospechar que existían en el s i -
glo X V la estafa y el fraude mercantil en el artículo del vidrio extranjero que venía
á España, y que con dicho fraude habia sido castigada alguna vez la iglesia de Toledo.
Pero ésta, en su concordia con el maestro Enrique, no se contentó con sentar las
condiciones anteriores, sino que ademas, temerosa de que el artífice por ser extran-

Biblioteca Nacional de Espaa


jero poseyera ó no la habilidad que decia de maestro, lo cual supone estafa posible
de otro orden que en la del vidrio, pues sería personal, dispuso que aquél, «antes de
comenzar lo principal de la obra, labrara una ventana con figuras, imágenes, lazos
y otras labores, con las canales de plomo bien fornidas é altas para que abracen y
encajen bien el vidrio. Et si todo saliere bien é á contentamiento de los señores obre-
ros é visitadores de la iglesia, que se le pague su valor é siga en las obras de la vi-
driería, y si n o , se le pague aquella obra y devuelva el dinero que se le dio para la
compra de los materiales, dándole plazo de un año para la devolución al maestro
Enrique ó sus fiadores.»
FBANCES (EL MAESTRO PEDRO) : Artífice fabricante de vidrios coloreados y trasparen-
tes por el fuego; labró algunas de las vidrieras de la santa iglesia de Toledo, en el
año de 149o, no teniéndose más noticias de este artifice de mediados del siglo xv,
como maestro que labró en España.
GüisQuiN DE VAQUE HÜSFREN : Mercader y vecino de Toledo por los años de 1420
al 2 8 , que proporcionó é hizo llegar á dicha ciudad varias partidas de vidrios b l a n -
cos y de colores, probablemante de Alemania, Flándes y tal vez de Burgos, para las
grandes vidrieras que en aquel entonces labraron los maestros Dolfin y Lois Gontin
para la catedral primada de Toledo. Las cantidades de vidrios que proporcionó el
mercader Guisquin pueden calcularse de considerables, atendiendo á que para solas
dos vidrieras que labró el artífice Loís después del fallecimiento de su maestro Dolfin,
aquél proporcionó á los talleres de la catedral algo más de once quintales de vidrios
blancos y de color, según consta de una carta de recibo y pago firmada por Guis-
quin, fechada á 12 de Noviembre de 1428 años, en Toledo. (Documentos inéditos de
la Academia de la Historia, tomo LV, pág. 487.)
JUAN (EL MAE.STRO) : Maestro y artífice de vidrios de colores, conocido tan sólo por
el nombre del maestro Joan, que labró en Burgos algunas vidrieras de colores y otras
para la catedral de aquella ciudad, desde el año 1427 al 5 5 , según los registros de
las actas capitulares de aquella santa iglesia, correspondientes á los años menciona-
dos ; no se sabe la patria de este antiguo artifice.
JüANico (N.) : Artífice y oficial vidriero, que labró en Toledo como ayudante y
mozo de Fray Pablo en la reparación de las antiguas vidrieras de la iglesia primada,
que se acordó llevar á cabo en el año 1458. Este oficial se le señaló por el cabildo el
sueldo de 23 maravedises por día como á su compañero de taller Ximeno [vide], ó
sea la mitad que al maestro Fray Pablo. (Academia de la Historia, documentos i n -
éditos, tomo LV.)
OVIEDO (CATEDRAL DE) : En el templo y santa iglesia catedral de Oviedo se conser-
van cinco grandes vidrieras ojivales sobre el altar mayor, formando el coronamiento
gótico de la capilla mayor, de muy bellísimo efecto. Ademas, en la nave de la misma
, capilla y costado del Mediodía se cuentan otras cinco vidrieras mayores con seis
compartimentos y colores, santos é historias de composición concluida. Las vidrieras
correspondientes al costado Norte se tapiaron hace muchos años á causa de ¡os vien-
tos y lluvias que por aquel lado combatían al edificio, inutilizándose, y siendo por ello
costosísima la conservación de aquéllas.
En los dos lados del crucero, en la parte del trascoro y otras capillas y lugares de
la iglesia, se hallan varios óvalos de cantería y talla, cerrados los calados en piedra con
vidrios claros; resultando obras de mucha elegancia y gusto á la antigua, ó de c u a n -
do §e servian los maestros de la piedra misma como armaduras del vidrio trasparente.

Biblioteca Nacional de Espaa


Las vidrieras de colores referidas, consta en el archivo de la catedral de Oviedo que
se labraron por los años de 1501, por maestros que fueron de la catedral de T o -
ledo, los cuales, habiendo concluido sus labores en la iglesia primada en el año r e -
ferido , solicitaron encargarse de la obra de las vidrieras de la catedral de Oviedo en
el año 1501. Sin embargo, aunque los artífices mencionados se sospecha fueron fla-
mencos , no se citan sus nombres ni el coste que tuvieron las vidrieras de Oviedo.
Es probable ^ue los maestros á que se refiere el apuntamiento anterior fueron
í*edro el francés y Pedro Bonifacio, que de 1493 á 1500 habian finalizado sus obras
vidrieras en la catedral de Toledo.
PABLO (FRAY) : Artífice alemán que vino á España á mediados del siglo xv; fué
maestro del arte de pintar vidrios con colores trasparentes por el fuego. Trabajó en
Toledo, entre otras obras, algunas de las vidrieras de la catedral por los años de 1459.
{Archivo de id.)
SANTILLANA (D. DIEGO) : Artífice fabricante de vidrios de colores por el fuego, que
residía en Burgos en el ùltimo tercio del siglo xv. En el año de 1497 pasó en compa-
ñía del maestro Juan de Valdivieso á Avila, para ajustar las vidrieras de su catedral,
eon cuyo trabajo se quedaron aquellos dos artífices en el año siguiente de 1498, p i n -
tando dos para la capilla del Cardenal. Pasando después á pintar otras varias de las
<le la banda izquierda de aquella iglesia, y concluyendo las de las santas Águeda,
Inés, Cristina, Cecilia y algunas otras que se han conservado hasta la actualidad, bien
pintadas y con diseño y actitudes sencillas. A principios del mismo año 98, estando
este maestro en Burgos, contrató con la catedral de esta ciudad algunas obras de vi-
driería de color, asociado al mismo artífice Juan de Valdivielso. Este convenio tiene
la fecha de 25de Enero de dicho año 1498.
Debió ser compañero y amigo de Arnao de Flándes y del famoso vidriero h u r g ó -
les Nicolás de Vergara, figurando Santillana, como testigo, en unas diligencias del
maestro Arnao y por encargo de su hijo Nicolas, fechadas en 1512, año en el cual el
ùltimo residía en Toledo y trabajaba como maestro las bellísimas vidrieras de la ca-
tedral de aquella ciudad. Por los mismos años de 1512 al 15, el maestro Santifiana
labró en Burgos tres vidrieras historiadas para la iglesia del monasterio de San F r a n -
eisco de Palencia, según escritura fechada el 51 de Mayo de 1512. La primera con
la representación de la impresión de las llagas de San Francisco. La segunda, la pre-
sentación de Doña Inés de Castilla á Santo Tomas de Cantorberi, conducida por la ma-
no de Santo Domingo ; con las armas de los Castillas y Enriquez. La tercera, con la
historia del acto en que recibió San Ildefonso la casulla milagrosa de manos de la
Virgen. El precio de estas vidrieras se calculó y pagó á 93 maravedises el palmo
cuadrado de vidrio de color.
Ademas, el mismo Santillana labró tres vidrieras de colores para el cabildo de la
Catedral de Palencia en igual precio que las anteriores, y las seis redondas para los
^jos de la capilla de Nuestra Señora la Blanca, de la misma catedral, en el año 1513
al 14, con buenos colores y matices. La principal de aquéllas representaba á Nuestra
Señora con el niño, yen oración el señor canónigo Bartolomé de Palencia. En la vi-
driera del segundo ojo se pintó á Santa Marina con el dragón. En las restantes, San-
ta Catalina, San Andrés, Santa Lucía y la Magdalena. La catedral pagó al maestro
Santillana, ademas del precio convenido, la casa, carbón y los andamios que fueron
necesarios para sentar ¡as obras.
S0G0.WA (D. FRANCISCO) : Artífice y maestro de vidrios, que labró en Mallorca en la

Biblioteca Nacional de Espaa


segunda mitad del siglo xiv, por los años de 4580 se encontraba en Palma como
maestro de las vidrieras de la catedral de aquella isla, que en aquel tiempo y antes
de cerrarlas con mamposteria, debieron ser difíciles de poderse conservar y componer.
VALDIVIESO (D. JUAN) : ¡Maestro artífice de vidrios de colores trasparentes por el
fuego. Floreció en la segunda mitad del siglo xv. Fué vecino de Burgos y como com-
pañero de Juan de Santillana pintó por los años 1497 al 99 varías de las vidrieras de
la catedral de Ávila.
VALDOVIÍS (EL MAESTRO) : Maestro que floreció y labró lumbreras blancas y de co-
lor, tal vez en el siglo x i v ó época anterior. Se. le atribuye el trabajo de las anti-
guas vidrieras con imágenes y de mosaico que poseyó la catedral de Leon, las cuales
tanto realce y belleza dieron á dicha santa iglesia en la Edad Media, y que sin duda
fueron origen de aquel antiguo dicho vulgar :

Campanas las de Toledo,


Vidrieras las de Leon,
Relox el de Benavente,
Eolio el de Vülalon.

Atendida la fragilidad del vidrio y la magnitud excesiva que debieron tener las
vidrieras de Leon, labradas por el maestro Valdovin, lo cual las expuso á inutilizar-
se con más facilidad que en otras iglesias de España , creemos que las obras de dicha
maestro han desaparecido hace algunos siglos; no existiendo hoy otras vidrieras en
aquella catedral más que las que probablemente labraron otros maestros del siglo x v i , .
tal vez en Burgos ó Toledo, para la iglesia leonesa, como lo hicieron para las cate-
drales de Oviedo, Palencía, Astorga y otras iglesias de Castilla la Vieja, Leon, Astu-
rias y Gahcia, en la referida centuria decimosexta.
El nombre del maestro Valdovin le cita el Sr. Víllamil y Castro en sus rudimentos'
de Arqueología sagrada, pág. 1S3.
X i M E N (N.) : Artifice y oficial vidriero que floreció y labró en Toledo á mediados
del siglo XV ; se da noticia del nombre de este oficial como mozo de Fray Pablo, g a -
nando 23 maravedises por dia, ó sea la mitad que su maestro, en el arte vidriero d e
colores, según se dice en el libro de gastos de la santa iglesia primada de Toledo, año
de 1458, con motivo de la compra en Burgos de diez quintales y medio de vidrio,,
más trece libras de colores de Flándes, que costaron, á razón de 2.000 maravedises
cada quintal, y con cuyos materiales comenzaron el maestro Fray Pablo y sus oficia-
les é mozos Ximen y Juanico el reparo de las antiguas vidrieras de la catedral de T o -
ledo, en el año de 4458. (Academia de la Historia, documentos inéditos, pág. 502.)
Hay alguna probabilidad para asegurar que este artífice Ximen tuviera por hijo á.
Alexo Ximen ó Ximenez, que también fué artífice vidriero de color y clérigo ó cape-
llán en Toledo por los años 1509 (vide).
XIMENEZ (D. ALEXO) : Artífice fabricante de vidrios de color por el fuego. Floreció,
á últimos del siglo xv. Fué clérigo y labró en Toledo con mucha aceptación varias-
vidrieras de la catedral de aquella imperial ciudad, por los años de 1509.

VIDRIEROS DEL SIGLO XVI.

ARCE (JUAN) : Maestro y artífice de vidriería del que se tiene pocas noticias. Labró'
j i n B ú r g ^ en la primera mitad del siglo x v i , sucediéndole como maestros de la ca—

Biblioteca Nacional de Espaa


tedral de dicha ciudad, su hijo Juan у su nieto Pedro, que lo fueron posteriormente^
desde 1540 hasta cerca de 1600, según varias peticiones que dirigieron al cabildo
de la catedral de Burgos, fechadas en 1586 y 90, suplicando aquellos maesli'os se les
encarguen las obras pendientes de reparación y demás en las vidrieras de la iglesia,
creyéndose que tenian cierto derecho á ello por sus muchos servicios prestados en el.
trascurso de más de cincuenta años de trabajos bien acreditados, como vidrieros de
aquel templo.
ARCE (D. JUAN) : Artífice fabricante de vidrios de colores trasparentes por el fuego;
floreció en la segunda mitad del siglo xvi. Labró en Burgos, donde se le encargó-
en 1581 la reparación de las vidrieras de la catedral, que concluyó ; pagándole 8.600
oiaravedis por la obra. Este maestro y artífice vidriero lo fué de la catedral mencio-
nada durante muchos años, pues figura en varias cuentas de vidriería del templo en
1568 y 69, en las cuales se advierte que nadie más que él entienda en todo lo relati-
vo á las obras del vidrio, atento и los muchos años que entonces llevaba de servir con
su habilidad al cabildo de aquella santa iglesia.
ARCE (PEDRO) : Maestro y artífice vidriero, que floreció y labró en Burgos en la se-
gunda mitad del siglo xvi. Fué hijo y nieto de los dos maestros Juanes de Arce, que
le precedieron como tales en la catedral de aquella ciudad; consta su nombre en una
exposición al cabildo de la referida iglesia, en que pide se le conserven los derechos-
de su padre, que habia trabajado hasta 1386, más de 30 años, en las obras de v i -
driería de la catedral de Burgos, sin contar los muchos más que trabajó para la m i s -
ma su abuelo J u a n , también maestro del templo en el tiempo que vivió.
ARTÍFICES TALLADORES DE VIDRIOS, DIAMANTES Y OTRAS PIEDRAS PRECIOSAS.—Esla clase
de artífices, según dice Juan Arfe, existían en España en el siglo xvi, es posible que
fuesen más antiguos, pues ya en el siglo х ш , según una ley de las Partidas (Ley 8.°,.
tít. XVI, Partida vn de los falsarios), se dice que habia en España Oreberes lapidarios •
Verdaderos y legales, que practicaban su arte leal y hábilmente, y otros Oreberes la-
pidarios del siglo XIII, que en el xvi se llamaban enjoyeladores, los cuales, según la-
ley de Partida referida «fazen enganno et uenden las sortiías que son de latón ó de
plata doradas diziendo que son de oro, Et otrosí uenden los dobletes de cristal, et las-
piedras contra fechas de uidro por piedras preciosas. »
Sobre estas falsificaciones y manera de hacerlas escribió algunas consideraciones-
Arfe, concluyendo por decir : «pero por maravilla se ve una de ellas antigua ó m o -
derna en España, porque aquí, á pesar de la ley de Partida, no se hacen; y por
hacerlas en Italia y Francia, suceden en aquellos reinos más vezes semejantes e n -
gaños.
La talla geométrica y pulimento físico de los diamantes, trabajos considera-
dos como arte, se verificaba por artífices en Lisboa, en Sevilla y en Madrid á m e -
diados del siglo XVI. Como lo comprueba el mismo Arfe en su Quilatador, pág. 576,
libro vm diciendo:
«Los diamantes lábranse con otros diamantes y con el polvo que sale de unos y
otros hasta ponerlos en el talle (forma) que quieren , y después se pulen en rueda de
^eero templado con aceite, y el polvo que sale dellos; como lo he visto en Lisboa-
y en Sevilla y aquí en Madrid. Todo se hace á costa de mucho tiempo.»
AVALA (FRANCISCO) : Artífice vidriero que floreció y labró en Palencía, constando
^u nombre en una escritura otorgada ante el escribano Alonso Paz, á nombre d e l '
Cabildo de la catedral de aquella ciudad, fecha 9 de Octubre de 1316. En dicho d o -

Biblioteca Nacional de Espaa


cumento se conviene el maestro Ayala á aderezar todas las ventanas del crucero de
la capilla mayor de la iglesia de Palencia y las de las capillas de San Pedro, Santa
Úrsula, Corpus Cristi, Nuestra Señora la Blanca y San Miguel, á contentamiento de
los obreros de dicha iglesia ; debiendo recibir el maestro Ayala por su trabajo 30 du-
cados de oro. (Academia de la Historia, papel suelto sin colocación.)
BoRGOÑA (JORGE) : Artifice fabricante de vidrio de colores, trasparentes por el
fuego. Labraba en Palencia en el año de iMl las vidrieras para la catedral, pero h a -
biendo fallecido en dicho año, continuó en este trabajo, hasta concluirlo, su cuñado
D. Diego de Salcedo. El precio fué de 100 maravedíes por cada pié de vidrio pintado
con imaginaria. Este maestro flamenco fué vecino de Burgos, donde casó con Ca-
silda Diago; por los años de lSo3 pasó á Palencia para encargarse del trabajo de las
vidrieras de dicha catedral, que no pudo concluir por haber fallecido, como se dice
arriba. ^
BRÜXES (CARLOS) : Artífice fabricante de vidrios de colores, trasparentes por el
fuego. Labró para la catedral de Sevilla en 1358, la vidriera de la Resurrección del
Señor, que está en la capilla de las doncellas, y la otra vidriera frontera, cuyas imá-
genes representan la venida del Espíritu-Santo. Reparó otras de la misma iglesia en
el año 1559. En el siguiente fué castigado por el tribunal de la Inquisición.
CAMPA Ó CAMPOS (EL MAESTRO JUAN) : Artífice fabricante de vidrios de colores, tras-
parentes por el fuego. Labró para la catedral de Toledo algunas vidrieras, por los
años de 1522.
CoTiN ó CONTIN (GASPAR) : Pudo ser nieto ó biznieto del maestro y antiguo vidrie-,
ro Luis Confín, probablemente francés ó flamenco, que vino á España por los años
de 1418. Este maestro Gaspar nació en CastiUa, su familia y maestros probablemente
fueron toledanos ; labró de 1538, como vidriero de colores en Burgos, para la cate-
dral , en el año referido.
CÓRDOBA (GONZALO DE) : Artífice fabricante de vidrios de colores, trasparentes por
el fuego, que floreció á últimos del siglo xv. Labró en Toledo desde el año de 1510
al 1 3 , las vidrieras de la catedral, que están en la nave intermedia, empezando por
la puerta de los escribanos, en las que representó la creación de Adán y Eva y otros
pasajes del Antiguo Testamento. Se considera entre las buenas obras de su género
que posee aquella santa iglesia catedral.
CUESTA (JUAN) : Artífice fabricante de vidrios de colores, trasparentes por el fue-
go. Continuó los trabajos del maestro Córdoba en el año de 1315, reparando varias
vidrieras y labrando las de la capilla muzárabe en la catedral de Toledo.
DÍAZ (DIEGO) : Floreció en la segunda mitad del siglo xvi, como íabrícante de
vidrios de colores y de imaginería por el fuego. Tuvo por maestro á Francisco Espi-
nosa, á quien ayudó en los talleres y fabricación de la vidriería de color que Felipe II
habia establecido en el Quejigal, cerca del Escorial, donde se labraron magníficas
vidrieras para los templos de España, pagando al artífice Diaz sueldo regular (Fide
Espinosa.
ESPINOSA (FRANCISCO) : Artifice fabricante de vidrios de color y de imaginería,
que floreció á mediados del siglo xvi. Fué natural de Cedieros, y muy conocido por
su ingenio y habilidad. El rey D. Felipe II, de quien algunos cuentan tuvo noticia,
especial de los hombres de mérito que vivían en su tiempo en España, llamó á
Francisco Espinosa y á su hermano Hernando para dirigir los talleres del Quejigal'y
labrar en eUos los vidrios de color que se necesitasen en el templo del Escorial ú

Biblioteca Nacional de Espaa


«tras iglesias de España. La importancia de ios trabajos de Espinosa pueden calcu-
larse por una Real orden del 18 de Marzo de 1565, en que dispone el rey D. Felipe
se pongan á disposición de este artífice para la fabricación del vidrio y su colora-
ción por el fuego, quinientas arrobas de barrilla, doce de colores y cuatro de zafre,
y por otra Real carta del 17 de Junio de 1566, le mandaron pagar 375.000 marave-
dises por sus experiencias y trabajos.
La fábrica del Quejigal labró por algún tiempo con grandes y buenos resultados,
íiiandándose, por^causa de haber muerto Hernando de Espinosa, venir de Cataluña
al maestro Galceran, también pintor, siguiendo prósperamente aquella fábrica hasta
1571, en cuyo año todavía se mandaron pagar al artífice Francisco Espinosa 4.000
maravedises por ciertos gastos en colores. Tuvo por discípulo en el arte á Diego Diaz,
oficial hábil. De la fábrica antigua del Quejigal se conservan hoy como restos vidrie-
ros, los que cierran con coloración verde, dos de las grandes ventanas de la cúpula
ó cimborrio del monasterio del Escorial ; cuando los examinamos, nos parecieron
que eran las últimas reliquias que habian quedado en los almacenes de aquella igle-
sia, en otro tiempo bien provistos, para las reparaciones de sus antiguas vidrieras.
FERNANDEZ (PEDRO): Artífice fabricante de vidrios de colores por el fuego; se
sabe que verificó algunas experiencias y presentó algunas muestras de vidrio para
imaginaria en colores trasparentes al cabildo de la santa iglesia catedral de Sevilla,
por los años de 1526. No teniéndose más noticias de este oficial artífice que, según
aquella fecha, floreció á principios del siglo.
FLÁNDES (ARNAO DE) : Maestro y artífice de vidrios de colores que floreció y labró
en Rúrgos probablemente desde fines del siglo xv. La primera noticia que se tiene
de este maestro es que el cabildo catedral 'de aquella ciudad le dispensó, en 1512,
algunos adelantos con la propiedad de ciertas casas que se hallaban en el arrabal de
Vega, á do dicen la Calera, para que allí fijase sus talleres el maestro Arnao, resi-
dente en Burgos y casado con Inés de Vergara. Esta cesión de propiedad tenia una
cláusula que se referia á Nicolas de Vergara, como hijo y heredero del maestro Ar-
nao, el cual debia ser mayor de edad, pues en dicho año 1512 residía en Toledo,
donde trabajaba como maestro vidriero, de gran habilidad y fama; lo cual prueba
<|ue el maestro Arnao, padre, debió llegar á España por los años de 1480 al 90.
Murió de muchos años, hacia 1544, según un poder de su hijo Nicolas, fechado
en Enero de 1550, del que resulta el fallecimiento del maestro Arnao, á quien pudo
ayudar en muchas de sus obi'as en Burgos, desde el año de 1521 al 34, en que aquél
residió en.dicha ciudad. Tuvo por discípulos á Nicolas Vergara su hijo, que después
se llamó Vergara el Viejo, y probablemente á Juan de Arce, que fué nombrado
maestro de las vidrieras de la catedral de Burgos en el año de 1544.
CARCERAN: Maestro de vidrios de color, que floreció y labró en Cataluña, en la
segunda mitad del siglo xvi. Se tienen noticias de dicho artífice por habérsele llama-
do en tiempo de Felipe 11, á fin de desempeñar el cargo que tuvo Hernando de
Espinosa, que falleció por los años de 1370 en la fábrica de vidrios del Quejigal cerca
•del Escorial (Vid. Espinosa).
CELANDIA (BERNARDINO) : Artífice fabricante de vidrios de color y trasparentes por
el fuego. Labró en Sevilla, en 1518, con Juan Vivan, parte de las vidrieras de la ca-
pilla mayor de la catedral.
GIRALDO Ó GIRALTE DE HOLANDA : Este artífice fabricante de vidrios de color, tras-
parentes por el fuego, pudo ser flamenco ú holandés; labró en Cuenca por lósanos
II

Biblioteca Nacional de Espaa


de 1540 al 50 algunas vidrieras de colores para la santa iglesia catedral de aquella
ciudad. El nombre de este artífice consta en las cuentas de fábrica y del cabildo de
aquella iglesia, correspondientes á la época y años referidos.
GuACH (JUAN) : Artífice fabricante de vidrios de color por el fuego ; floreció en
Tarragona en la segunda mitad del siglo xvi. Labró en aquella ciudad, por los años de
i 5 7 1 y 72, y más adelante, las grandes vidrieras con imágenes é historias sagradas
que cerraban las lumbreras de la catedral tarraconense. Aquéllas se han considerado
durante muchos años como obras de mérito en su género, y con las cuales, según
los entendidos, quedó bien probada la destreza y habilidad del maestro Guach, poco
conocido, aunque de creer es fué valenciano ó catalán.
HOLANDA (ALBERTO DE) : Artífice fabricante de vidrios coloreados. Estuvo muchos
años avecindado en Burgos á principios del siglo xvi. En 1320 se obligó á pintar las
vidrieras de la catedral de Avila, tan perfectas y aun mejores que las de la capiha d e
las Vírgenes, dándole por cada pié cuadrado de vidrio pintado á razón de 82 m a r a -
vedises, sin contar el vidrio. Los dibujos de apóstoles, mártires y otros adornos de
este trabajo, acreditaron al maestro Alberto, considerándole como uno de los que
mejor practicaron en su tiempo las reglas del arte. En 1522, concluidas las obras
contratadas para la catedral de Avila, pasó este maestro á Toledo, donde labró varías
vidrieras para aquella santa iglesia catedral y otras hasta el año de 1 3 2 5 , en cuya
época se perdió el nombre del maestro Alborto, tal vez por haber ocurrido su falle-
cimiento. Tuvo por hijo y discípulo al excelente artífice Nicolas.
HOLANDA (NICOLAS) : Artífice fabricante de vidrios de colores, trasparentes por el
fuego; aprendió el arte en Burgos en los talleres de su padre el maestro Alberto. E n
1535, época en que tal vez habia fahecído el ùltimo, ó bien por estar éste muy ancia-
no, labró vidrios de color para la catedral de Avila, donde quince años antes traba-
jó su padre varias vidrieras. Las obras del maestro Nicolas, como las de su padre, t u -
vieron notable gusto á lo romano ó estilo moderno de entonces, y fueron notables
por la corrección en el dibujo, en los escudos y adornos de color de sus obras.
JUAN HIJO DE JACOBO EL FLAMENCO : Artífice fabricante de vidrios de colores, traspa-
rentes por el fuego. De él no se tienen más noticias que haberse hallado su nombra
en las cuentas de la fábrica y cabildo |de la catedral de Sevilla , con el título dicho y
que, como maestro, labró una de las vidrieras de aquella catedral en el año de 1510,
pagándosele por su trabajo doce ducados.
LuDEQüE (DIEGO DE) : Artífice de vidrios dc colores trasparentes por el fuego y do
imaginería. Éste fué el maestro que Felipe U I nombró vidriero Real en Setiembre
de 1600 por causa de haber muerto Antonio Fierres. Disfrutó poco tiempo su cargo,
falleciendo en 1602.
MENANDRO (VICENTE) : Artífice de vidrios de color, trasparentes por el fuego. T r a -
bajó en Sevilla muchos años en la segunda mitad del siglo x v i , dejando, entre otras,
obras en aquella santa iglesia catedral, concluidas de su mano. En 1560 la vidriería
grande de la Conversión de San Pablo que está en la capilla dc Santiago, por la que
se íe pagaron 61.200 maravedises, y pudo tener cerca de 800 píes cuadrados de vi-
drio de color á razón de 70 á 80 maravedises el pié. En el año de 1367 la vidriera r e -
donda de la Encarnación, colocada en la puerta de San Miguel, en el precio de
41.680 maravedises. En 1369 labró la déla Visitación de Nuestra Señora, compañera
de la anterior en tamaño, por la cantidad de 50.120 maravedises.
Estas obras del artifice Menandro se consideraron muchos años en Sevilla como

Biblioteca Nacional de Espaa


trabajos muy concluidos del arte, tanto por la belleza y diafanidad de los colores,
como por la corrección del dibujo y gusto de la composición que aquel maestro r e a -
lizó de una manera admirable, empleando los medios más difíciles del arte de la
vidriería de caballete y con imagen.
NIEL (NIELAR Y ESMALTAR SOBRE METALES) : El nielar era conocido en España en el
siglo xm, en cuya época se lee, como comprobante, un inventario de las alhajas de
D. Gonzalo Palomeque, canónigo de Toledo y que fué electo obispo de Cuenca por
los años de 1250, en cuyo inventario se lee : Un vaso copado con esmaltes en medio,
et Niel en la manzana et todo dorado. Otro vaso copado con Niel en medio. Otro
con torreciellas el Nieles (Biblioteca de la Academia de la Historia, tomo ii, docu-
mentos varios). Algunos creen que la palabra Niel procede de Niello ó Nigello, que
traducen por cosa negra con que se rellenaban las hendiduras y grabados de los nie-
tfdes. Tal vez aquella sustancia desde los tiempos más antiguos fué fusible, aunque
hubo muchas otras que para adornar las superficies metálicas se fijaban en los g r a -
bados hendiduras lineales, picaduras y otras soluciones de continuidad comprimién-
dolas por el martillo y por cuerpos duros, como bruñidores, cuando por la ductilidad
de la materia incrustrada, ésta se presentaba fácil á quedar encajada y sólidamente
fija, constituyendo muchas veces una especie de filigrana. Este procedimiento ù l -
timo puramente mecánico es el que adoptaron desde muy antiguo, y hoy todavía le
siguen los artífices cuchilleros de Albacete, Santa Cruz de Múdela, Mora y otros l u -
gares y talleres para rellenar con pasta roja los grabados y calados de las cuchillas,
creyéndolas embellecer por este medio.
ORTEGA (JCAN) : Artífice pintor de imaginería por el fuego, sobre vidrio. Labró
en Toledo las vidrieras de la capilla de los Reyes Nuevos, en la catedral, por los años
de 1554,-y ademas la de la puerta del Perdón, de la misma santa iglesia, según
consta de las cuentas de fábrica de su cabildo.
PESQUERA (SEBASTIAN) : Artífice de vidrios de colores. Labró en Sevilla á mediados
del siglo xvi, ocupándose, por encargo del cabildo de la santa iglesia catedral de
aquella ciudad, en la reparación de las vidrieras de dicha iglesia, por los años
de 1559 y 60.
PiERRES (ANTONIO) : Artífice de vidrios de colores para imaginería, que floreció en
la segunda mitad del siglo xvi. Atendiendo á sus especiales conocimientos, le n o m -
bró Felipe I I , en el año de 1591, su vidriero real con el sueldo de 50.000 maravedises
a l a n o y un salario diario de tres reales, se le concedieron también dos más para
Mn aprendiz. Este maestro falleció en el año de 1600, sucediéndole en el cargo de v i -
driero real el artífice Diego de Ludeque.
RESEN (EL MAESTRO PELEGRIN) : Artifice pintor de vidrios por el fuego. Fué flamen-
co, y sus contemporáneos le concedieron la nota de excelente matemático y hábil re-
lojero. Don Felipe 11, en 1562, le nombró vidriero de su Real casa, con el sueldo de
^60 ducados al año y los gajes. Este muestro falleció en Madrid, en 1565, dejando
por discípulo y sucesor en el arte vidriero á su hijo Reneiro Resen.
RESEN (RENEIRO) : Maestro y artífice vidriero, hijo del anterior, y que le sucedió en
el cargo que aquél habia alcanzado en la casa del rey D . Felipe И. Labró vidrieras
para la córte desde el año referido hasta el de 1579, en cuyo tiempo se le concedió li-
eenpia por ocho meses para irse á Flándes, de donde no se tiene noticia que volviese;
sucediéndole en los cargos de Palacio, poco tiempo después, el maestro Pierres.
SALCEDO (DIEGO DE) : Artifice fabricante de vidrios de color por el fuego. Floreció

Biblioteca Nacional de Espaa


en la primera mitad del siglo xvi; fué vecino de Burgos y cuñado de Jorge dé Bor- ,
goña. Muerto éste por los años de 1342, se encargó de concluir las vidrieras de la
catedral de Falencia, que en aquel entonces tenía el maestro Borgoña entre manos,
pagándosele á 100 maravedises el palmo cuadrado de vidrios de color.
SEVILLA: L O S vidrieros de colores que se recuerdan haber trabajado en Sevilla
para la catedral de dicha ciudad, fueron, según el Sr. Cean, Micer Cristóbal, a l e -
mán, que labró en Sevilla por los años de 1504, Juan, hijo de Jacobo, Juan de Jaques,
Juan Bernal, Juan Vivan, Bernaldíno de Gelandia, maestros que labraron para la
catedral de Sevilla en 1504 hasta 1323.
En 1525 los maestros Arnao de Flándes y su hijo Nicolás de Vergara se obligaron
con el cabildo de la catedral á pintar para Sevilla la mayor y mejor parte de las vi-
drieras de dicha santa iglesia; pero residiendo aquellos dos maestros, por los años
referidos, de 1523 al 50 ó 54, en Burgos, donde Arnao el padre tenía sus talleres en
casas del cabildo, como dependencias de la misma iglesia, es casi seguro que en
aquellos se labraron para Sevilla las siguientes vidrieras por los dos maestros Arnao
y Nicolás, el primero flamenco y el segundo húrgales.
1 V i d r i e r a redonda para el crucero de la capilla mayor, representando con b e -
llísimas figuras la Ascensión del Señor.
2.' ídem redonda para el crucero, representativa con imágenes de la Asunción de
la Virgen.
5.' Para el testero de la iglesia de Sevilla, vidriera representando con imágenes
los mercaderes arrojados del templo,
4.^ Para el mismo testero, otra vidriera representativa de la unción de María Mag-
dalena.
5.' Para el mismo testero, vidriera historiada con la representación de ia Resurrec-
ción de Lázaro.
6." Para ídem , historia en vidrios de la entrada de Jesús en Jerusalen.
7." Para ídem , historia en vidrio del Lavatorio.
8.' Para Ídem, historia en vidrio de la Cena de Nuestro Señor con sus apóstoles.
9.* Otras varías de menor importancia, de composición artística, con las imágenes
de San Francisco y otros santos y santas.
En 1538 el maestro Carlos de Bruges labró en Sevilla para dicha iglesia catedral
dos vidrieras para la capilla dicha de las Doncellas, que es probable, atendidas las
muchas relaciones mercantiles que tuvo en aquella época la ciudad de Sevilla con
Flándes, vinieron los vidrios pintados de este segundo país. Entre ellos se contaron :
1." Vidriera de vidrios con imágenes historiales de la Resurrección de Nuestro S e -
ñor Jesucristo, sobre la puerta pequeña de la capilla de las Doncellas, catedral de
Sevilla.
2.' Vidriera frontera de la anterior, representando con sus imágenes la Venida de^
Espíritu Santo.
Desde 1560 al 69, VICENTE MENANDRO : Vidriero de colores que labró para la cate-
dral de Sevilla, sin asegurarse por la misma razón conjetural expuesta del maestro
Bruges, si los vidrios se labraron en Sevilla ó se trajeron de Flándes, en cuyo caso
el maestro Menandro no hizo más que montar la obra. Los trabajos atribuidos á éste
fueron ;
1.* Vidriera historiando la Conversión de San Pablo, colocada en 1560 sobre u n a
BibliotecadeNacional de Espaa
las puertas del templo.
З.'' Vidriera con la historia de la Anunciación de la Virgen, colocada en 1567 sobre
una de las puertas del templo.
о." Vidriera con la historia déla Visitación de Nuestra Señora, colocada sobre la
puerta del Bautista en 1569.
De las anteriores indicaciones se infiere, sin negar el mérito de las YÍdrieras, p r o -
bablemente flamencas, de la catedral de Sevilla, que lo mejor y de más mérito artís-
tico en el género de labores vidrieras se labraron en Burgos por los maestros Arnao
y su hijo Nicolas llamado el Viejo, á quien por este y otros trabajos se le puede con-
siderar como el príncipe de la vidriería de coloré historia en España.
STAENHEYL (ULKICO) : Artifice fabricante de vidrios de colores, trasparentes por el
fuego ; fué natural de Alemania y vino á España agregado á las compañías de la
guardia alemana de Felipe 11. El año de 1566, en atención á su mérito como artífice,
le nombró el Rey su vidriero, á quien poco tiempo después, estando la córte en Za-
ragoza , se le dispensó de toda ocupación en la milicia, para que sirviese con su h a -
bdídad de artífice á varias iglesias; con este motivo se le aumentaron 60 ducados al
sueldo que gozaba como militar. Falleció en Madrid en el año 1390.
VALDIVIELSO (FRANcrsco) : Maestro y artífice vidriero de colores, que floreció y labró
en Rúrgos por los años de 1530 al 40, en cuya época, y con fecha de 1552, se le com-
praron por el cabildo catedral de aquella ciudad, tres vidrieras para las capillas de
Santiago y San J u a n , figurando ademas como maestro de la misma iglesia desde 1538
en adelante. Debió tener por hijo, y entonces mozo, á Pedro Valdivielso, que por
aquella época se llevó de Burgos á Toledo para hacerle su oficial, el maestro Verga-
ra el Viejo.
El artífice Francisco pudo ser hijo y discípulo de los talleres de Juan Valdivielso,
probablemente oriundo de la montaña de Santander, y excelente vidriero de colores
en Burgos, á últimos del siglo xv {vicie).
VALDIVIELSO (PEDRO) : Oficial y discípulo de los talleres toledanos del maestro Ver-
gara el viejo. Fué natural de Burgos y probablemente hijo de Francisco. Siendo mozo
acompañó á Toledo á su maestro por los años de 1554. En el de 1551 se cita el nom-
bre de este artifice Pedro, en un poder que extendió Vergara el Viejo, como testigo,
á ruego de dicho maestro, llamándose en él su oficial y discípulo. Pudo tener por hijo
al maestro Diego Valdivielso, que en 1362, ó sean doce años después, figuró como ar-
tífice de las importantes obras de vidriería de color, que en aquel año se concluyeron
para la catedral de Cuenca.
VALDIVIELSO (DIEGO DE) : Artífice vidriero de imaginería, coloreada por el fuego,
floreció en la segunda mitad del siglo xvi ; fué el maestro que tuvo á su cargo des-
de el año 1562 en la catedral de Cuenca, el arreglo y reparación de las antiguas vi-
drieras en diche templo.
VALERIO (OCTAVIO) : Maestro y artífice fabricante de vidrios de colores y dé'imagi-
uería , por el fuego. Floreció en la segunda mitad del siglo xvi. Este maestro labró en
1^'álaga donde concluyó las vidrieras de la catedral de dicha ciudad , en el año de 1399.
I^e aquéllas se han conservado hasta estos últimos años restos apreciables, los cuales
probaban la gran habilidad y destreza en el arte que ejerció el maestro Valerio.
VASCO DE TROYA : De este artífice no se conservan más trabajos en España, que la
"vidriera de la capilla de D. Luis de Silva, en la iglesia catedral de Toledo, concluida en
1303. En 1515 fué nombrado maestro de vidriería de la misma iglesia, por haber felle-
cido, ó tal vez marchado de la ciudad, los artífices franceses Pedro y Pedro Bonifacio.
Biblioteca Nacional de Espaa
VERGARA (NICOLAS) : Maestro у artífice vidriero de color, que floreció y labró en el
trascurso del siglo xvi, alcanzando por sus obrasen Burgos, Toledo y otras partes de
España, la nota de haber sido uno de los mejores y más hábiles artíüces en la vi-
driería de su tiempo. Nació en Burgos ó su tierra, teniendo por padres al maestro
Arnao de Flándes y á Inés de Vergara. En los talleres de su tiempo se le conoció con
el nombre de Vergara el Viejo, aunque no contaba más que veinte y cuatro á treinta
años cuando se dio á conocer entre los más hábiles maestros.
Trabajó excelentes vidrieras de colores para la catedral de Toledo, desde el año
de al 20 ó 21. En este último se trasladó á Burgos para labrar en compañía de
su padre y maestro Arnao, con quien permaneció catorce años, labrando allí las vi-
drieras para las cátedras de Sevilla, hasta lSo4, en el que se volvió á Toledo, figuran-
do desde entonces como maestro de la vidriería en la catedral de dicha ciudad. E n -
tre sus mejores discípulos, oficiales y amigos de los talleres toledanos, se contó á Pe-
dro Valdivielso, según consta de unos poderes que dio Vergara en 26 de Marzo de
l o o l , en los que el poderdante se dice natural Burgos, y en cuyo documento,
guardado hoy en la catedral de dicha ciudad, figura como testigo el oficial vidriero
Pedro Valdivielso, residente en Toledo.
VIRAGO (CLEMENTE) : Gran maestro de escultura y grabado en hueco sobre el vi-
drio y las piedras duras. Pudo ser natural de Milán, de donde le hizo venir Felipe II,
nombrándole su escultor y grabador en aquellos materiales, con 200 ducados al año,
ademas de pagarle aparte sus obras. Este artífice fué el que grabó en un diamante el
retrato del desgraciado príncipe D. Carlos y en otro las armas de España, que fue-
ron las dos primeras obras que se habian visto en Europa, en su género y material
tan duro. En la Academia de la Historia de Madrid se conservan algunas cartas par-
ticulares y curiosas del príncipe D. Carlos, con sellos de lacre rojo, y cuyas armas de
España, si se estamparon, como es probable, con el sello de diamante de Virago, r e -
velan un concluido tan perfecto, que tal vez fuese imposible de realizarse de nuevo
aquel troquel por los mejores artífices de la Europa actual.
El maestro Virago, reconociéndose muy viejo, en 1591 pidió al Rey que nombrase
para el cargo que desempeñaba á su sobrino Cristóbal Cambiago ; falleciendo en
Madrid al año siguiente de 1S92.
Es probable que á estos artífices. Virago, Cambiago y á algunos otros, se refirió
Juan de Aife en su Ensayador de metales, cuando habla de talleres en Madrid, Se-
villa y Lisboa, donde habia visto esculpir, grabar y tallar las piedras duras y los
diamantes con toda la perfección apetecible para enjoyedadores; lo cual probaria
que en el siglo xvi en Holanda , Italia , España y Portugal hubo excelentes artífices
para trabajar las piedras duras y los diamantes.
VIVAN (JUAN) : Artífice fabricante de vidrios de color, que floreció á principios del
siglo XVI. Labró en Sevilla algunas de las vidrieras de la capilla mayor de la catedral
de dicha ciudad, en el año de 1518.

SIGLO X V I I .

ALCALDE (FRANCISCO) : Maestro y artífice vidriero que labró en Burgos como maes-
tro de la catedral dé dicha ciudad, desde el año de 1682 hasta el de 1705 en que
fafleció. Este maestro pudo tener algunos conocimientos en el arte de colorear los
vidrios por el fuego, en cuyo caso fué el último artífice de su género que tuvo la

Biblioteca Nacional de Espaa


•antigua familia de maestros que labraron, desde fines del sigo xiv, en Burgos vidrios
de imaginería de color para las iglesias de diferentes puntos de España.
ALONSO (FRANCISCO) : Maestro y artífice que labró para la catedral de Burgos algu-
nas de las vidrieras nuevas para el crucero de aquella iglesia en el año de 164S, se-
gún consta on las cuentas de la fábrica del cabildo-catedral. Este maestro todavía
trabajó en el labrado de vidrios de color, aunque ya el uso de ellos en aquel tiem-
po decaía rapidísimamente.
ARMALLONES : Fábrica antigua de vidrio blanco y alguna vaseria hueca, que exis-
tió desde muy antiguo en las cercanías de Recuenco.
CAMPO (DIEGO PEL) : Artífice fabricante de vidrios coloreados por el fuego. En 1.*
de Octubre de 1602 fué nombrado por Felipe III su vidriero real de imagenería con
el mismo sueldo y emolumentos que obtuvo su antecesor Diego de Ludeque. Traba-
j ó para los palacios del rey, sus capillas y algunas vidrieras de iglesia por encargo
especial.
CUENCA : En esta ciudad y sus inmediaciones (Recuenco, Valdequemado y otras)
se conservaban en los siglos xvi y xvn fábricas que labraron cantidades considera-
bles de vidrios planos, huecos, moldeados y á soplo, con los cuales se hizo frente á
las necesidades de aquel país y de otros provincias de España en los referidos siglos.
Entre las partidas de vidrios planos que salieron de las fábricas de Cuenca en surti-
do , se puede comprobar la que adquirió la catedral de Burgos, consistente en se-
tenta y dos docenas de cuadros de vidriera que dicha iglesia adquirió, y se le remi-
tieron desde Cuenca en el año 1628, á razón de diez y siete reales la docena {Vide
Valentin Ruiz).
DANIS (JUAN): Artífice fabricante de vidrios de colores é imagenería. Este artífice
floreció en la segunda mitad del siglo xvii. En su tiempo se dijo que habia poseído
conocimientos físicos y químicos muy notables, con los que consiguió labrar en S e -
govia, por los años de 1676, excelentes dibujos coloreados en el vidrio por el fuego,
diciendo algunos que Danis habia recobrado la práctica antigua del arte, que se
«creía entonces haberse perdido.
Por aquellos años, á instancias y expensas del cabildo déla catedral de Segovia, el
maestro Danis edificó hornos vidrieros en el lugar de Valdemaqueda, donde aquél
labró las vidrieras que faltaban á dicha catedral, constando que las que existían se
habian construido en 1S44 por algunos maestros flamencos, y otros españoles en Me-
dina del Campo y Segovia.
Como prueba de la mucha experiencia del Sr. Danis, escribió un libro sobre el
arte de la vidriería de color y de imagenería, adornado con diseños de los hornos é
instrumentos necesarios para el trabajo. Este libro se conservó muchos años m a -
nuscrito é inédito en el archivo de la catedral de Segovia, del que despareció hace
Чешро. Sin embargo, nos parece haber tenido alguna noticia de la obra menciona­
da como existente todavía en Segovia , aunque no en el archivo de la catedral, es­
crita en vítelas, con los instrumentos de la vidriería muy bien dibujados en las már­
genes, y con el lujo y ornamentación de la época, en un libro que fué objeto de r e ­
galo.
Relativamente al texto tenemos algunos motivos para sospechar que el maestro
Danis tuvo á la vista, ó casi tradujo, el Manual de la vidriería de color, escrito en
italiano en 1611 por Antonio Neri.
HERBANZ ( D . FRANCISCO) : Artífice fabricante de vidrios de colores trasparentes por

Biblioteca Nacional de Espaa


el fuego, que residió en Segovia. Fué pertiguero de la catedral, y como sin duda
alcanzase y ayudase á Juan Danis, aprendió el arte de fabricar los vidrios referidos»
Labró para la catedral en 1680 cincuenta y cuatro vidrieras. También se dice escri-
bió con singular ingenio un libro sobre el arte de hacer vidrios de color, que se
guardaba inédito, unido al de Danis, en el archivo de aquella santa iglesia de S e -
govia.
OLÍAS (FRANCISCO) : Maestro y artífice de vidrios de colores, que lo fué de la c a t e -
dral de Toledo, labrando para dicho templo desde el año de 1676. Más que en la fa-
bricación se ocupó de reparar los estragos que el tiempo hacia y habia hecho en las-,
antiguas vidrieras de la iglesia.
OVANDO (ANTONIO) : Artífice fabricante de vidrios, que floreció á últimos del si-
glo xvn. Este maestro se encargó,'por los años de 1692, de las antiguas fábricas de
vidrio de Cadalso y de San Martin de Valdeiglesias, las cuales, por un concurso de
circunstancias fatales, habian llegado casi á quedar abandonadas durante muchos
años. A pesar de las dificultades, el Sr. Ovando llegó á labrar anualmente hasta dos
mil piezas de vidrio plano, que tan necesarias fueron entonces para satisfacer las n e -
cesidades del país, y para que la referida industria fabril no desapareciese por com-"
pleto de las villas de Cadalso y San Martin.
NEGRO (PEDRO ANTONIO) : Se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid un libro
manuscrito con el título Arte de vidriería, en castellano , escrito por Pedro Antonio
Negro, que, según algunosfinales de capítulos, se escribió por lósanos de 1601 á l 6 1 0 .
Por nuestra parte, hemos examinado cuidadosamente dicha obra, cuya letra desde
luego nos pareció escrita setenta ú ochenta años después de aqueUa fecha. Este libra
y el de que se dijo autor el señor Perez de San Juan , y es probable los de Danis, Her-
ranz y algunos otros, aunque en castellano, no son más que traducciones del arte-
vidriero que escribió en italiano Antonio Neri, cuya obra el señor Negro al verterla en
castellano, la adicionó con varios finales, escritos para que nadie dudase haber sida
él quien la redactó original, y como uno de los artífices de su tiempo que para p e r -
feccionarse habia recorrido la Italia y Flándes, verificando en todas partes curiosísi-
mas y felices experiencias.
Las adiciones á las obras de Neri, á que nos referimos, se hallan en el libro caste-
llano que su autor supone original, en el capítulo xxnque trata del agua marina, y en
la que dice la labró en Florencia año 1602. En el capítulo xxni, hablandodel vidrio co-
lor celeste que preparó en Pisa, año 1602. En el x x x , con motivo de otras aguas-
marinas, que le resultaron admirables, previas sus experiencias felices, en la misma,
ciudad de Pisa.
En el capitulo xxxi, el señor Negro traduciendo á Neri, creemos llegó á lo s u b l i -
me en sus adiciones ideadas para cometer un fraude literario y de artífice, diciendo :
«Agua marina maravillosa sobre todas las aguas marinas », como yo la he hecho
muchas veces en Flándes, en la ciudad de Ambéres, con maravilla de todos ; y á se-
guida : «Este modo de hacer el vitriolo sin corrosivos, no sé que ninguno le haya i n -
ventado, y yo Pedro Antonio Negro, experimentándolo; lo he hallado maravilloso corno-
arriba dije. y por esto lo llamo de invención mia.
En el capítulo XLII, con motivode una calcidonia artificial, diceque la labró e;i F l o -
rencia, año de 1601, en las hornazas del egregio artífice Nicolas Lando, su especial
amigo.
Finalmente, para extraviar más a! lector, que en el manuscrito castellano ú que

Biblioteca Nacional de Espaa


nos referimos podria notar faltas gravísimas en el tecnicismo del arte, incomprensi-
bles de haber sido vidriero el señor Negro, éste dice en el capítulo XLUI : «Tercer m o -
do de calcidonio. Ambéres, 1609, en el mes de Enero y muchos años después en casa
del señor Manuel Ximenez, caballero del hábito de San Esteban, noble portugués, 1
gallardo y universal en todas ciencias, en las hornazas que en dicha casa tenía el s e -
ñor Phelípe Girodolphi, caballero muy afable, labré muchas calcidonias que ad-
miraron á muchos portugueses y al Excmo. Sr. Príncipe de Grange, quienes las ad-
quirieron , pagando por ellas muy buenos ducados y escudos.»
En otro lugar de este trabajo se lleva indicada la única disculpa que podria darse
á los libros castellanos sobre la vidriería, que, como el titulado de Pedro Antonio Ne-
gro, se escribieron en el siglo xvn.
PEREZ DE SAN JUAN (CARLOS) : El nombre de este maestro de vidrios de colores le
hemos encontrado en una traducción castellana del Arte de la vidriería de Antonio
Neri, que por la letra y papel se debió escribir á mediados del siglo xvu ; probable-
mente en Avila ó Segovia, según las íiligranas del papel y encuademación. En d i -
cha traducción se dice en el capítulo xxix , con motivo de la preparación de un ver-
de hermosísimo con vidrio común, lo siguiente : «toma la ramina de tres prepara-
ciones hechas de vatíduras y escallas de caldereros, después entrueque del croco del
hierro, tómense escallas de hierro, la cual cae del yunque de los herreros; está bien
pulida y lavada de toda inmundicia, se muele y pasa por cedazos pulidamente, y con
la dosis susodicha mézclese con la ramina muy bien, y proyéctese en el vidrio común
hecho de polverino que no haya tenido manganeso. Con aqueste croco de hierro ó
escalla, sin duda alguna verás en él un verde esmeralda maravilloso, el cual en todo
y por todo habrá perdido el color azulino ó marino que ordinariamente suele tener
el vidrio ; y tendrás un maravilloso color de alcacel propio de la esmeralda con un
lustre hermosísimo, mucho más de los susodichos vidrios. El poner la escalla de
hierro con la ramina fué invención de D. Carlos Perez de San Juan.»
Este libro manuscrito é inédito en que se tradujo de la obra de Neri la fórmula a n -
terior para el vidrio verde de color de esmeralda, le conservamos original en n u e s -
tra librería, y como se ve en é l , se cita á un maestro vidriero ó tal vez el nombre del
traductor de la obra italiana de Antonio Neri.
PLAZA Y AGUIRRE ( D. TOMÁS DE LA) : Canónigo de la santa iglesia catedral de Sego-
via que floreció a mediados del siglo xvn. Se conserva la tradición de que á fin d e
que no hubiera necesidad en España de acudir á Flándes ú otras partes extranjeras
para proporcionarse en España vidrios de color, se aplicó dicho señor á estudiar con
gran desvelo los secretos de la fabricación de aquéllos, enseñando al pertiguero,
francisco Herranz, de la catedral de Segovia, el cual labró todas las vidrieras d e
color de la nave mayor de la misma iglesia desde el año de 1674 al 1689.
El Sr. Plaza debió ser contemporáneo del vidriero Danis. que labró en Segovia y
Valdemaqueda (Vide Danis).
RUIZ (VALENTÍN) : Artífice fabricante de vidrios de color por el fuego, que floreció
a principios del siglo xvn. Labró en Burgos, donde fué nombrado vidriero de la ca-
tedral, en 1611, año en que falleció el último maestro vidriero de la familia de ios
' Arces.
lin i 6 2 4 . como maestro de Burgos, repasó las vidrieras antiguas y modernas del
crucero de la catedral, por cuyo trabajo, que debió ser de cierta importancia de a r -
tífice, le pagaron al maestro Ruiz 40.800 maravedises.

Biblioteca Nacional de Espaa


En el año 1628, el cabildo de la misma iglesia le mandó traer de Cuenca y sus fá-
bricas, para colorear y aderezar, setenta y dos docenas de cuadros de vidrio, que,
«in contar los portes, costaron al pié de fábrica á diez y siete reales cada docena.
El maestro Ruiz murió en sus talleres de Burgos el año de 1631.
RUIZ (SIMON) : Maestro y artífice vidriero, lo pudo ser de colores, que floreció en
Burgos á mediados del siglo xvn. Fué nombrado maestro de la catedral de aquella
ciudad desde el año de 1 6 S 2 hasta el 1 6 6 1 . También es probable fuese hijo ó nieto
del antiguo maestro Valentin, que floreció en 1 6 3 1 {Vide).
VALDEIGLESIAS (SAN MARTIN DE) : Villa de Castilla la Nueva. En ella se estableció en
la segunda mitad del siglo xvii, y por los años de 1 6 8 0 , una colonia fabril extranjera
de artífices flamencos, dedicada, bajo la dirección del maestro Diodonet Lambot, á
la fabricación de cristales según la práctica veneciana.
Aquel maestro fué natural de la ciudad de Namur, y haflándose el Duque de Vi-
ilahermosa de gobernador y capitan general de los estados de Flándes, mandó á E s -
paña á dicho artífice con toda su familia, otros varios oficiales y los instrumentos
necesarios para establecerse como colonia fabril y vidriera en la villa de San Martín
de Valdeiglesias.
En un principio, los productos de esta fabricación fueron, según se dijo, com-
parables con los venecianos por sus formas y belleza ; pero muerto el maestro L a m -
bot en 1683, y habiéndole sucedido el maestro Santiago Vandoleto, excelente fo-
gonero, que preparaba bien los crisoles y las mezclas, pero de poquísima habilidad
para el vaciado y demás operaciones de la fábrica, ésta decayó rapidamente, hasta
•que la colonia fabril y vidriera de Valdeiglesias se disolvió y desapareció completa-
mente por los años de 1692, á pesar del maestro Ovando , que tan sólo pudo evitar
entonces la ruina de los hornos de Cadalso.
VALDEMAQUEDA : Esta villa en el siglo xvi mantuvo en actividad algunos hornos de
vidrio para planos y vaseria hueca, que alcanzó alto precio por su calidad. Los pro-
ductos vidrieros de Vallemaqueda continuaron teniendo gran estima hasta mediados
del siglo xvn ; pero desde entonces, y durante el reinado de Carlos U, principiaron á
desmerecer de calidad hasta perderse completamente la fabricación mencionada,
dispersándose y desapareciendo de la villa los maestros y oficiales vidrieros, que la-
braron en hornos, cuya antigüedad pasaba de dos siglos.

SIGLO XVIII.

ALMANZORA (RIO) : Valle del vecino reino de Murcia, donde desde tiempos muy a n -
tiguos existieron varios hornos de vidrio, [abrado en planos y huecos de clase ordi-
naria y las necesidades del país. Estas pequeñas fábricas desaparecieron hará unos'
cuarenta años por no haber podido sostener la competencia con el establecimiento y
fabricación vidriera en grande escala de Cartagena.
BARCELONA : En esta ciudad se labró de muy antiguo el vidrio en planos y huecos.
E n el siglo xvn, Méndez Silva en su libro De la población de España, decia que los
productos vidrieros barceloneses eran tan bellos que emulaban al veneciano, proba-
blemente en el color, en los adornos de esmalte y de vidrio en hilos. Su fabricación
se conserva en la actualidad en Barcelona , donde se han continuado labrando p l a -
Bos y alguna vaseria hueca para las necesidades del principado.

Biblioteca Nacional de Espaa


BURGO (D. TOMAS) : Fabricante de vidrios que intentó establecer, á principios del si-
;-elo xvm, una fábrica en grande escala y hornos de fundir vidrio, en el sitio llamado
«l Nuevo Baztan. Su estableciíniento fabril y tecnológico desapareció muy pronto, ó
sea por los años de 1712, no dejando más que el recuerdo y las esperanzas de lo que
hubiera llegado á ser, si las circunstancias políticas, los recursos pecuniarios y la
destreza de los maestros fuese proporcional á las ideas de la fundación de la fábrica
referida. {Vide Goyeneche y el maestro Sit.)
BusoT: Villa del reino de Valencia, en la que se han conservado y mejorado no-
tablemente todas las artos é industrias que en ella tuvieron los moriscos, en cuyo
tiempo habia en la villa ochenta familias, que á fines del siglo xvm se habian elevado
á 526, sin contar las ISO de Aygues de Busot (los baños), anexo á dicha villa m a -
triz. En Busot se han conservado los hornos de vidrio que tuvo desde tiempos rem -
tos; labrando por los años de 1790, según dice Cabanilles en sus Observaciones so-
bre el reino de Valencia, 80.000 piezas entre planos y porrones, botellas y vaseria
eomun.
La barrilla que usan aquellos vidrieros es de la cosecha de la villa ; las arenas pro-
hablemente del monte Cabero y lomas inmediatas, en las que se ven algunas excava-
ciones profundas que responden en cierto modo á la antigüedad recíproca de la fa-
bricación del vidrio.
BusQüET (JOSÉ) : Fué maestro de labrados en las reales fábricas de cristal de San
Ildefonso y uno de los más hábiles y experimentados artífices de dicha fábrica. Faci-
litó al Sr. Suarez para la traducción castellana del Arte de la vidriería , de Neri, n o -
tas curiosísimas sobre la coloración del vidrio por el fuego y de referencia á sus ex-
periencias particulares, realizadas á fin de probar la exactitud de los procedimientos
que escribió Neri en 1611, con lo adicionado por Kumkel en la misma centuria d é -
cimo-séptima.
El maestro Busquet pudo ser catalán, ó al menos conocedor, y tal vez discípulo, de
la vidriería catalana, pues en una de sus notas sobre los esmaltes decia al Sr. S u a -
rez, y éste publicó, que guardaba muchas fórmulas para esmaltar, que habia recogido
en los talleres vidrieros de Cataluña.
CADALSO: En esta villa se conservan en la actualidad los hornos de vidrio, cuy*
historia y origen es probable se remonta á la dominación gótica en España. Méndez
Silva en su libro sobre la población de España , escrito en el siglo xvn, decía que en
Su tiempo Cadalso tenia tres hornos de finísimo vidrio con hermosos colores y gra-
ciosas formas. En la actualidad, aunque los productos vidrieros de Cadalso han m e -
jorado, están muy lejos de la perfección que sería de desear.
DORADO (D. DIEGO) : Don Diego Dorado y sus sucesores, hijo y nieto, sostuvieron la
fábrica de vidrios de Recuenco en la provincia de Cuenca, durante el trascurso del
siglo xvm.
Se cree que aquella fabricación, aunque de productos y labores toscas, existia
<lesde muy antiguo en aquella villa. Aprovechándose de sus elementos fabriles á que
aludimos, D. Fernando Lopez de Aragón, por los años de 1720, construyó una fábri-
ca de vidriería en Recuenco, en concurrencia con otras tres que existian de más an-
tiguo ; pero esta fábrica la adquirió pronto el Sr. D. Diego Dorado, cuyo genio em-
prendedor y activo consiguió en 1754, con notable fortuna, poner eu el camino de
ias mejoras y el progreso á su establecimiento fabril, alcanzando grandes ventajas
para su fábrica en el terreno industrial y mercantil ; entre otras, las de surtir de vi-

Biblioteca Nacional de Espaa


drios у vasos á la casa del Rey y su real cava, lo mismo que á otros muchos estable-
cimientos de la córte.
Al referido D. Diego, en vista de las calidades de los vidrios de su fábrica, se le
concedieron ademas algunas prerogativas, privilegios y exenciones para sus obreros,
con tendencia á considerar sus establecimientos fabriles obras de utilidad pública.
Las prerogativas se fueron prorogando hasta 1751, continuando aquellas fábricas,
pero sin notables progresos, durante la vida de D. Diego Dorado, que pudo fallecer
por los años de 1760, en cuya época le sucedió D. José Ruiz Dorado, quien las man-
tenia en 1778. Pero habiendo fallecido este fabricante hacia 1787, pasaron á sus h i -
jos D. Diego y D. Joaquín, á quienes por Real cédula dol año de 88 se les confirma-
ron los privilegios de que habian gozado su padre y abuelo, con otras nuevas prero-
rativas, en atención á haber mejorado sus fabricas en el mismo año 88, estableciendo
en ellas el labrado de cristales finos, entrefinos, planos, vasos y huecos ; para lo cual
habian traido de Alemania una pequeña colonia de artífices, adquiriendo ademas
todos los instrumentos modernos que se usaban en el extranjero para las nuevas la-
bores, construyendo crisoles, vasos, vinajeras, salvillas, saleros, cajas y otras dife-
rentes piezas que presentaron á S. M. como productos de las fábricas de Recuenco.
Con este motivo se les concedieron algunas subvenciones en metálico (diez mil du-
ros) en el año de 1789 con otras franquicias temporeras, gracias á las cuales l a s
fábricas de Recuenco alcanzaron al siglo xix en un estado de prosperidad fabril, in-
dustrial y mercantil, aceptable y con ventajas para el país en general, debidas á la a c -
tividad de los señores Dorado D. Diego el Viejo, D. José Ruiz hijo, y de sus nietos
D. Diego y D. Joaquín.
Ademas délas fábricas de vidrio de Recuenco, se labró también en Víndel de cla-
se ordinaria, y otras en Armallones.
GoYENECHE (D. J U A N ) : Fué muy celebrado c o m o industrial instruido en los últimos
años del siglo xvn y primeros años del xvni. Fundó la primera fábrica de vidrios y
una pequeña población hamada el Nuevo Daztan ; fabricación y pueblo que desapa-
reció por los años de 1720, dispersándose los obreros que tenía y marchando á dife-
rentes partes de España.
Las empresas del Señor Goyeneche y las dificultades que superó con su actividad,
con sus conocimientos tecnológicos especiales y con su inmenso capital, que empleó
casi todo en empresas industriales, merecen una memoria especial.
Fundó el Nuevo Baztan como población fabril y pretendió realizar algunos proyec-
tos anteriores ó de últimos del siglo xvn, que también intentaron realizar el Sr. Bur-
go y el francés Mr. Roulière, estableciendo grandes fábricas de vidrios, con cuyos
productos se habia de sostener, tanto el comercio interior como el exterior de las
colonias españolas de las Indias.
Con tal objeto y tan noble fin, elegida la situación de la futura fábrica, á la falda
de las sierras de Guadarrama, levantó el Sr. Goyeneche magníficos y grandiosos
edificios; pero á pesar de todo su celo y para probarle la desgracia, los grandes hor-
nos de fundición apenas se concluyeron cayeron en ruina : ante esta desventura,
q u e según la opinion unánime de aquellos tiempos , hubiera hecho desistir á otro,
ni cedió ni retrocedió el Sr. Goyeneche, que comenzó de nuevo las obras. Concluidas
éstas, segunda vez vinieron á tierra, con pérdida de intereses considerables, pero
todavía esto no fué suficiente, y el industrial referido comenzó denuevo, sin aterrarle
los gastos que se le ocurrieron por la necesidad de acudir á Tortosa en busca de las

Biblioteca Nacional de Espaa


tierras refractarias de que tuvo necesidad para labrar con seguridad del acierto sus
famosos hornos.
En esta tercera ocasión, la fortuna, que hasta entonces se le habia presentado
como enemiga, cedió al parecer momentáneamente, y los vidrios de la más bella
composición y trasparencia entre los que se labraban en Europa, fueron los pro-
ductos de la fábrica del Nuevo Baztan. Pero las esperanzas y grandes elogios, que con
justicia merecieron las obras del Sr. Goyeneche, no duraron mucho. Sus vidrios se
pedian del extranjero, se mandaron á América en grandes cantidades, se extendie-
ron en el país. La fabricación nacional referida amenazó destruir el antiguo mono-
polio extranjero de las labores y del comercio de vidrios en España y sus colonias.
Esta cuestión, según dice el Sr. Larruga, llegóá ser casi de alta diplomacia, propo-
niéndose fuera y recibiendo órdenes los embajadores para oponerse y destruir, de ser
posible, el porvenir de la naciente fábrica del Sr. Goyeneche.
La cuestión, aunque difícil, no fué imposible, resultando que algunas combina-
ciones mercantiles en el mercado de vidrios fueron suficiente por la baja forzada
del vidrio extranjero durante algún tiempo, para que el estanco de los productos
del Sr. Goyeneche y sus gastos dieran motivo á que aquel establecimiento industrial
desapareciese.
Algunos también dijeron que cierta estafa, dirigida por un supuesto maestro in-
glés de vidrios huecos, precipitó la ruina de la fábrica del nuevo Baztan; pero esta
opinion no es creíble, atendiendo al carácter tenaz de que díó pruebas repetidas el
. Sr. Goyeneche, quien cediendo ante tanta contrariedad como se le presentó, y o r -
gulloso de haberse servido en sus empresas de oficiales, maestros y obreros españo-
les, consiguiendo con ellos resultados envidiados y codiciados hasta por los extranje-
ros, se retiró á Villanueva de Alcoron, en la provincia de Cuenca, por los años de
1720, donde de nuevo se estableció como fabricante de vidrios por creer que allí
podría sostenerse, alejado de las intrigas de la córte y contando con la economía en
el combustible, atendida la riqueza de los montes y pinares de aquella tierra, c a -
restía á la que más principalmente atribuyó el Sr. Goyeneche la necesidad de trasla-
dar su fábrica del Nuevo Baztan.
Al trasladarse ésta se dispersaron sus oficiales catalanes, de Cadalso y San Martín
de Valdeiglesias, Recuenco y otras partes. Algunos de éstos, ricos de conocimientos
prácticos, aunque pobres de dinero, fueron los que algunos años después, pidiendo
casi limosna, con pequeños vidrios y espejos consiguieron de SS. ММ. en las j o r n a ­
das de la córte á la Granja, el establecimiento de la grandiosa y Real fábrica de vi-
drios de aquel sitio, fundada sobre principios fabriles é industriales, tan extraños
•al sentido común fabril moderno, como fueron los resultados, á pesar de todo el
fausto, dinero y orgullo de los Reyes, que entonces dieron eu llamarse industiiales
por sí.
JUNQUERA (LA) : En las inmediaciones de esta villa, fronteriza entre Francia y E s -
paña, camino de Barcelona, existieron antiguamente algunos hornos de vidrio, no
quedando más memoria de aquella industria que una casa conocida en el país con el
«ombre de Forn del Vidre.
LÓPEZ ARAGÓN (FER.4ANDO) : A este ilustrado español se debe la reforma y fundación
de una gran fábrica de vidrios en Recuenco, año 1720, para hacer la concurrencia
á otras tres antiquísimas que existían en aquella villa. Dicho establecimiento fabril
pasó muy pronto á ser propiedad de los señores Dorado (vide).

Biblioteca Nacional de Espaa


MORENO (APARICIO MANUEL) : Maestro у artífice de vidrios de color, que lo fué de Ы
catedral de Toledo en Ml^. En cuya época, se dice, presento un libro sobre los se­
cretos de su arte, al cabildo de aquella santa iglesia. Si se atiende á lo que dice Ponz
del estado que entonces tenian las vidrieras de la catedral toledana у de los medios
que por los mismos años se empleaban para su conservación y reparación, bien se
puede asegurar que este maestro, á pesar de su libro de vidriería, no trabajó como
los antiguos artífices.
De este maestro, si lo fué, de vidrios de color, Le-Vieil, al concluir su Arte de
pintar el vidrio, publicó en francés la nota siguiente, como complemento á la histo-
ria vidriera de España : «Extracto del suplemento á la Gacela de Utrecht, 14 Diciem-
bre de 1773. Este siglo ofrecerá á la posteridad muchos descubrimientos útiles para
la humanidad y las Bellas Artes. España brillará en aquéllos como las demás n a c i o -
nes de Europa. Hace mucho tiempo que se habian perdido los secretos de pintar el
vidrio con la viveza, colorido y la duración que se admira en las vidrieras de edifi-
cios antiguos. Si aquellos secretos se habian perdido, acaban de ser recobrados por
otros no menos admirables, para pintar al vidrio por medio del fuego con toda clase
de colores y con tanta perfección si cabe, y aun mayor, que los antiguos. Un pintor
llamado D. Manuel Moreno Aparicio, que vive cercado Toledo, ha descubierto el ar-
cano, y las experiencias que él ha hecho le han probado que sus pinturas resisten al
agua y á todas las intemperies del aire. »
Por nuestra parte nos contentamos con transcribir aqui esta nota, recordar lo que
dice Ponz [Vide Toledo) sobre las vidrieras, y respecto á la verdad que hubo
en el anuncio y noticia de la Gaceta de Utrecht. (Véanse los artículos Suarez y ei
maestro Busquet.)
OLLERÍA (PROVINCIA DE VALENCIA, VALLE DE AYELO) : Esta villa fué de las más i m -
portantes por su vidriería y tejidos de lienzo en la época árabe. En 1570, aunque
sus vecinos l^abian disminuido por las guerras y emigraciones, constaba de 216 ca-
sas, que aumentaron hasta 450 en 1600, á pesar de la expulsión morisca. A princi-
piosdel siglo xviu los vecinos de la villa de Ofiería llegaron á ser 880, aumento que,
según Cabanilles en sus Observaciones sobre el reino de Valeiicia, se debia á la
agricultura, á los tejidos de lienzo y á los hornos de vidrio, que desde muy antiguo
existian en dicha villa.
Aquel naturalista añade que los vidrieros de Ollería usaban la barrilla de Alicante
y sacaban de las lomas contiguas á la población y convento de Capuchinos la arena
necesaria para las fritas y mezclas, Esta arena se compone de partículas muy finas;
su color, por lo común, es de rosa claro y otras blanquecino ; se halla en el interior
de las lomas anteriormente mencionadas, cubiertas por muchos pies de tierra vegetal.
Relativamente al combustible, los vidrieros de Ollería le recogían en lo alto y más
cerrado del valle de Ayelo y montes de los inmediatos. Sus productos, porrones,
jarras, botellas y alguna vaseria común.
PiQüER : Ayudante en los talleres del labrado en la real fábrica de vidrios de Sa»
Ildefonso ; lo fué del maestro Eder. Verificó algunas experiencias sobre los vidrios de
color en aquella real fábrica, y de él dio noticia el Sr. Suarez en su traducción ^e
Neri, cap. LXIX, al tratar del vidrio de plomo, color granate.
SALINAS ( PROVINCIA DE ALICANTE ) : Esta villa tuvo fábricas de vidrio probablemen-
te en la época árabe ó en tiempos anteriores. En 1731 desapareció por inundación,
reedificándose á doscientas varas de distancia la villa y sus hornos de vidrio, que

Biblioteca Nacional de Espaa


continúan en la actualidad en dos fábricas de vidrio, que labran desde muy a n t i -
guo porrones, botellas, vaseria común y vidrios verdes y planos.
S A N C H E Z M A R T I N E Z ( F R A N C I S C O ) : Maestro y artífice vidriero de colores por el fuego,

que lo fué de la catedral de Toledo por los años de 1713, una vez que habia fallecí-
do el maestro Olías. Algunos le han atribuido un libro sobre el arte y secretos de la-
fabricación de los vidrios de colores, del que tal vez este maestro pudo poseer algún
antiguo cuaderno, pues el hbro á que nos referimos parece que le escribió, según
otros, el maestro Manuel Moreno y Aparicio, quien le presentó al cabildo de la c a - |
tedral por medio del señor canónigo Lorenzana en el año de 1772. Respecto de los ]
que hablaron del cuaderno ó manuscrito de Sanchez Martínez, aseguran que estaba
fechado en 1721.
Srr (D. V E N T U R A ) : Artífice natural de Cataluña, que era diestrísimo en la fabri-
cación del vidrio ; floreció en la primera mitad del siglo xvín. Como otícial de t r a -
bajos del vidrio, perteneció á la fábrica de D. Juan Goyeneche hasta que ésta d e s -
apareció. En tal situación, y por decirlo así, emigrado en su propio país, llegó al
líeal sitio de San Ildefonso en 1728, en donde obtuvo licencia para establecer un
horno á sus expensas para fabricar pequeños vidrios planos, que se vendian en el si-
tio y Segovia, y cuyas dimensiones no pasaban de un pié en cuadro, continuando
así hasta el año de 1736.
En este año, y habiendo construido la reina doña Isabel un magnífico edificio para
la fabricación en mayor escala del vidrio, se le encargó á Sit el dirigir estos trabajos,
así como á varios de los oficiales del Sr. Goyeneche y otros que se hicieron venir de
la Alcarria y Cataluña, con todos los cuales quedó constituida definitivamente la
í^eal fábrica de la Granja de cristalería en su segundo período, si como primero se
contasen los ocho años que hacia que el Sr. Sit estableció esta industria con sus c o r -
tos recursos particulares en aquel Real sitio.
Los primeros vidrios los labraba el Sr. Sit á soplo, y no teniendo grandes medios^
los construyó de pequeñas dimensiones; pero habiendo recibido encargo de trabajar
planos para espejos, dicho artífice, con singular destreza, verificó algunas expe-
fiencias por los años de 1758, cuyos resultados fueron felicísimos, y aprobados q u e
fueron por S. M. el Rey D. Felipe V, en vista de todo, pidió el Sr. Sit una gran plancha
de hierro para vaciar y moldear el vidrio, que había de servir ademas para azogar.
Ademas de la plancha empleaba el artífice referido un cilindro, también de hierro,
del que se servia para extender y aplanar los vidrios, logrando labrarlos de 28 á 30
pulgadas de largo, que después templaba y pulía valiéndose de un aparato inventa-
do por el Sr. Pedro Fronvila, con el cual se daba movimiento á 17 pulidores de
madera, que equivalían en trabajo al de otros tantos obreros de los que se emplea-
han antiguamente en dicha operación.
Teniendo en cuenta los buenos resultados que cada dia obtenía el Sr. Sit con su
habilidad y destreza, se mandó que se le proporcionase, para sus trabajos, una gran
mesa de aplanar de 110 pulgadas de largo por 48 de ancho, toda ellas de bronce, con
t u peso de 400 á 500 arrobas, y cilindros proporcionados de peso, obteniéndose en
esta segunda época de su fabricación resultados admirables por los espejos que en-
tonces se labraron bajo la dirección, saber y destreza del Sr. Sit.
La tercera época de la fabricación de vidrios en la Granja comenzó por el incen-
uio dos veces de gran parte de los talleres, lo cual díó motivo para que S. M. m a n -
dase reedificarlos de nuevo fuera del Real sitio, en lugar más á propósito, ponien-

Biblioteca Nacional de Espaa


do las obras de construcción bajo el inmediato cargo del arquitecto D . José Diaz
Gamones, el cual, arreglándose á los planos de las mejores fábricas de vidrios ex-
tranjeras, levantó el nuevo edificio con dos grandes hornos de fundición y todas
las demás dependencias necesarias á la fabricación. Desde esta época , que pudo ser
por los años de 1 7 4 0 al 4 2 , no se vuelve á citar al Sr. Sit, ni tampoco al maquinista
Sr. Fronvila. En su lugar y en vez de buscar en el país la destreza y el saber de los
buenos maestros, siguiendo ciertas ideas tradicionales en nuestros reyes, que conta-
ban con grandes recursos pecuniarios, y que un poco desacertadamente desprecia-
ron casi siempre á los hombres de la industria indígena, en esta ocasión, como en
varias otras más antiguas, se buscaron para este establecimiento industrial, como
parte del patrimonio de los reyes, artífices en el extranjero que le dirigieran , esco-
giendo entre ellos al francés D . Dionisio Sivert, de quien se decia que era gran ofi-
cial de soplo y caña, que llegó á la Granja con magnífico sueldo y emolumentos, al
que siguieron muy pronto, por los años de 1 7 5 0 ó 5 4 , el maestro Eder y sus hijos José
y Lorenzo, naturales de Succia y el hanoveriano D . Sigismundo Brun. Dicho maes-
tro sueco ofrecía construir vidrios de gran marca, tanto como los más bellos de los
que se han construido en estos últimos años para puertas, ventanas, todos del hueco,
y por consecuencia sin necesidad del raspado y puUmento antiguo.
El Sr. Brun por los años de 1 7 6 8 manifestó que habia descubierto un secreto para
dorar el cristal al fuego, mientras que el Sr. D . Juan Dowling, que probablemente
era inglés, se le nombró maquinista de aquellas reales fábricas de vidrios planos,
huecos y de labrados ó moldeados, que tenian ademas sus departamentos de graba-
do y tallado correspondientesá tan grandiosa empresa: así se la contemplaba en
aquel tiempo; pero á nuestro juicio este calificativo se ideó por una cierta especie de
adulación á las personas que se decían fundadoras en España de una nueva industria,
ó bien al dinero que se gastó en tal empresa.
Los antiguos vidrios azogados de Sit fueron objeto de admiración en las cortes
extranjeras, adonde como preciados regalos los mandaron los reyes ; posteriormente
la fábrica de la Granja pasó algunos años después con un pasivo enorme á ser propie-
dad del Estado; no es fácil averiguar si esto fué por cesión graciosa, ó bien si fué tras-
ferencia retribuida por el importe que tuvieron las obras, en cuyo caso el patrimo-
nio Real debió percibir sumas de consideración; y aun dado el primer supuesto de
haber sido una cesión graciosa, fué costosísima, pues dicho establecimiento creemos
que desde los primeros años de su grandiosa y regía fundación se presentó con pér-
didas anuales de consideración, siendo mucho mayor su pasivo que su activo mer-
.cantilraente considerados, compensados tan sólo porla gloria de nuestros reyes, ante
la cual, ó no pudo dejar ó creyó debia tomar el Estado una propiedad que le recar-
gaba con cantidades de gastos de gran consideración. La idea industrial del Sr. Sit,
como todas las que se la asemejan, no podrán nunca fructificar incubadas por solo
el dinero, el orgullo, la vanidad y la adulación.
SUAREZ (D. MIGUEL JERÓNIMO) : Este escritor publicó en sus Memorias instructivas
y curiosas, año de 1 7 8 0 , tomo iv, la traducción del Arle de la vidriería de color de
Antonio Neri, anotada por Merret y Kumkel, tomándola de la traducción francesa
de 1 7 5 2 , pero anotada por los maestros José Rusquet, Eder, Brun y Piquer, y para la
cual principalmente el primero y último comprobaron directamente casi todas las
experiencias del famoso vidriero de Itaha y del químico Kumkel.
TOLEDO : En la catedral de esta ciudad, y probablemente en su torre y palios cer-|

Biblioteca Nacional de Espaa


canos, existieron en lo antiguo los talleres, hornos y oficinas del pintado de las a n -
tiguas vidrieras de aquella catedral. Las más antiguas, que hace muchísimos años que
desaparecieron, se las llamó góticas; las modernas, de las que todavía se conservan
restos, fueron labradas en los siglos xv y xvi con cartones de los mejores artífices, pin-
tores, arquitectos y escultores, que trabajaron en dichas centurias para la catedral,
como maestros de las escuelas Toledanas. A mediados del siglo xvm, según Ponz
que lo vio, habian desaparecido las oficinas de los vidrios que tuvo la catedral de
Toledo y no existia más que un almacén en que se guardaban los residuos de las l a -
bores de tiempos pasados. De éstos se echaba mano cuando habia necesidad para
componer algún desperfecto en las vidrieras, escogiendo lo que más convenia. Aquel
viajero añade, que por ello se habia seguido el estropearse más algunas de las anti-
guas obras; pues ante la necesidad y los pocos recursos que ya se hallaban en el al-
macén , se echaba mano de lo que allí se encontraba, con tal que tuviese algún
color, aunque fuese inconveniente á la buena conservación ó reparación do las precio-
sas lumbreras de la catedral, que algunas aparecían ya como objetos monstruosos ar-
tísticamente considerados. ,
T O R T O S A : Esta ciudad tuvo fabricación antiquísima de vidrios huecos y planos. E n

ía actuahdad conserva los últimos con algunos hornos para su labrado. Esta ciudad
posee desde los más remotos tiempos, en sus inmediaciones, las arcillas refractarías
tan necesarias para los hornos de fundición, magníficas cosechas de sosa ó barrilla
en los campos que se extienden hasta Amposta , y se dice alcanzaron á treinta mil
quintales por año ; los montes reales de gran cantidad de madera para combustible,
ademas de la que bajaba del Pirineo catalán y aragonés, con la cual se han provisto
en el trascurso de los siglos las costas de Valencia, Cataluña y las Baleares; ademas
el Ebro, que sí hasta Tortosa fué y ha sido vía de agua para el fácil trasporte do la
madera, lo fué también para el vidrio desde aquella ciudad al mar desde la época
romana.
VALENCIA: En esta ciudad, como recuerdo de la antigua fabricación vidriera, se
conserva una calle con el nombre de calle del Vidre; y en la actualidad dos fábri-
cas de vidrios comunes y de botellas verde-oscuro, como resto de lo que fué su arte
"^'idriero en tiempos muy apartados de los actuales.
V I L L A N U E V A D E A L C O R O N : Pueblo próximo á Recuenco, en la provincia de Cuenca,

donde el Sr. Goyeneche se retiró á principios del siglo xvm y estableció en él sus
hornos de vidrio, creyendo poderlos sostener por la abundancia y baratura del com-
bustible y con la ayuda de la práctica y experiencia de algunos de los oficiales y
maestros que labraban en Recuenco.
V i N D E L : Fábrica antigua de vidrio ordinario plano y hueco en vasería común, pró-
jima á los hornos de Recuenco, la cual es probable desapareció á mediados del s i -
glo XVIII, á causa de los mejores labrados en el vidrio de la fábrica en grande escala
de los señores Dorado [vide).

La vidrieria española, como arte individual, se ha trasformado en el siglo que tras-


curre en verdadera industria, con su personal de labores, sus establecimientos fa-
briles en grande escala, capitales en dinero respetables, y su personal mercantil y de
administración correspondiente ; pero no es éste el momento de ocuparnos con d e -

Biblioteca Nacional de Espaa


talles de nuestra vidriería considerada como uno de los ramos importantes d é l a i n -
dustria moderna ; la que si por una parte tendria sus bellezas, no la faltarían en la
España de la actualidad lunares que la dan cierta tendencia á desmejorar, ó estacio-
narse ó quedar en la inmovilidad. Por esto dejamos la pluma, esperando mejores
días y ocasión propicia para tratar histórica y críticamente de la fabricación del vi-
drio español, bajo el punto de vista fabril, mercantil é industrial de la presente cen-
turia , con los datos que sobre dicho punto tenemos reunidos.

MANUEL RICO SINOBAS.

EL AERO-STEAM.
( M Á Q U I N A D E V A P O R T A I R E COMB.INADOS.)

ESDE que Ericson imaginó su máquina de aire caliente, no cesa


la lucha entre el vapor y el aire, y en esta lucha han sido defen-
didas alternativamente las dos causas por los hombres más a u -
torizados de la ciencia y de la industria. A pesar de todos los esfuerzos hechos por
los promovedores del aire caliente, el vapor hasta ahora es dueño del campo en que
sentó hace tanto tiempo sus reales.
¿Pero se puede deducir de esto en absoluto la proscripción de las máquinas de a i -
re caliente? En otros términos : ¿quedan probadas las ventajas bajo el punto deTista
de la fuerza motriz producida, de emplear el calórico desprendido de cierta cantidad
de combustible que caliente el agua, y no el aire? Una contestación afirmativa nos
parece atrevida, y en presencia de la cuestión tal cual la hemos planteado, dire-
mos que no existe diferencia a priori, bajo el punto de vista económico, entre el aire
caliente y el vapor de agua, considerados como vehículos de la fuerza motriz.
Supongamos, en efecto, una máquina perfecta, y entendemos por esto una má-
quina en la cual las fuerzas vivas comunicadas al ag^a ó al aire por la acción del
calórico fuesen restituidas al estado de trabajo mecánico útil; es claro que una uni-
dad de calor aplicada á calentar el aire ó el agua pondrá en disponibilidad sobre el
árbol de la máquina el mismo número de kilogramos de trabajo. Esto resulta con
evidencia de los principios elementales de la thermodinámica.
Pero apartándose del dominio de la teoría pura para entrar en el de la práctica, e l ,
problema resulta más complejo. j
Las máquinas, en efecto, no son perfectas tal como lo entendemos, ni pueden ser- )
lo ; una cantidad más ó menos grande del calórico obtenido por el combustible se i
pierdo en el efecto útil, y entonces las ventajas, comparadas entre el aire caliente y \
el vapor, sólo se pueden deducir del modo de emplear estos agentes, es decir, de
la manera como se les aplica el calórico y como se transforma en trabajo útil. En
una palabra, las disposiciones especiales de la máquina influyen notablemente.

Biblioteca Nacional de Espaa


En los ensayos y pruebas que, sucesivamente se han intentado para aplicar el aire
caliente como fuerza motriz, se llegó á creer que el empleo de una mezcla de aire y
de vapor ofreceria buenos resultados. La máquina Belon está fundada en este prin-
cipio. En la mezcla empleada en esta máquina, el aire, que se encuentra en gran
cantidad, presenta insuperables dificultades, por su elevación de temperatura c o n -
cernientes á la conservación de las cajas de estopas y demás guarniciones.
Un ingeniero inglés, Mr. Warsop, ha inventado una máquina sobre igual princi-
p i o , dándole el nombre de aero-steam (aéreo-vapor). En el aero-steam la propor-
ción de aire es sólo V72, de modo que los inconvenientes que hemos presentado
en la máquina de Belon desaparecen en la de Warsop. En estos momentos se agita
la propagación de este invento entre los ingleses, y un profesor, M. Macquor Ran-
kine, elogia la nueva máquina.
Ha encontrado, sin embargo, contradictores, que prueban con sus ideas que la
opinion de los ingenieros ingleses está lejos de ser unánime respecto al aero-steam.
En Francia existe igual divergencia, y en una reunion de la Sociedad de ingenie-
ros civiles celebrada hace pocos dias, se trató la cuestión del aero-steam, discutién-
dola detenidamente y dando lugar á encontradas opiniones.
Nos'parece, pues, interesante decir algunas palabras para explicar en qué consis-
te el invento de M. W a r s o p , resumiendo los argumentos que se han invocado en
pro ó en contra. !
El aero-steam consiste en una caldera de las usuales, á cuyo interior llega aire
probablemente caliente.
Para calentarlo se utiliza el calor de los gases calientes á su salida de los tubos de
la caldera. Para conseguir este objeto se hace pasar el aire por un serpentín colocado
en la caja de humos. A la salida del serpentín, el aire, cuya temperatura entonces
es de 300 grados aproximadamente, penetra en un tubo colocado en el fondo de la
caldera, en la que ocupa toda su longitud.
Este tubo tiene un gran nùmero de orificios inchnados, por los cuales pasa el aire
caliente, que viene á mezclarse al agua primero, y después al vapor. La máquina de
M. Warsop e s , como se v e , un aparato de vapor y aire combinados.
Examinemos ahora las ventajas que esa máquina puede ofrecer á la industria.
Importa ante todo hacer una distinción, sin la cual toda discusión sería imposi-
ble. Se puede considerar el aero-steam como una máquina de aire cahente, cuyas
presumibles ventajas se debieran al trabajo mecánico desarrollado por el airo mez-
clado con el vapor, ó bien establecer que el aire introducido en el aparato produce
ciertos resultados útiles, hecha abstracción del trabajo mecánico obtenido directa-
mente por este aire, gracias á su fuerza elástica sobre el piston de la máquina. Si
nos colocamos en el primer caso, nos encontramos en presencia del debate entre las
máquinas de aire caliente y las de vapor. Solamente que no tenemos p o r q u é p r e -
ocuparnos de la cuestión puramente teórica, estando, como está, determinada la ma-
nera de emplear el aire y el vapor. Resulta de la presencia del vapor mezclado con
el aire que no se puede elevar la temperatura de ese aire -más allá de cierto límite:
SI se pasara, ocurriría que el enfriamiento del aire empezaría en la caldera, mientras
que debe tener lugar por completo en el cilindro para que el efecto útil producido
sea el máximum.
Entonces la relación entre los volúmenes del aire calentado y del aire frió antes
del caldeo no puede ser muy grande, y el trabajo de alimentación, es decir, el

Biblioteca Nacional de Espaa


trabajo mecánico desarrollado por la bomba que introduce el aire en la caldera, to-
ma un valor relativamente grande en proporción al trabajo desarrollado por el aire
sobre el piston de la máquina.
En las máquinas de vapor, al contrario, el vapor sale de la caldera en un volu-
men cien veces mayor que el del agua introducida, y como á volumen igual corres-
ponde igual trabajo de alimentación, que se trate de llevar á la caldera agua ó aire,
se ve la ventaja que resulta para las máquinas de vapor en contra de las de aire ca-
liente.
Se puede añadir que si la superioridad de las máquinas de aire caliente fuese u n
becbo, se veria disminuida notablemente, y quizás anulada, en una máquina en que
e l a i r e se emplea en tan reducidas proporciones.
Pero si el aero-steam no nos parece merecer los elogios que de él se han hecho
considerado el aire como útil para fuerza motriz, no sucede lo mismo colocándonos en
el segundo caso que hemos indicado, mucho más si examinamos ciertos efectos parti-
culares producidos por el aire en la caldera y en el cilindro. El mayor de estos efectos
consiste en una actividad de la circulación de agua en la caldera eminentemente fa-
vorable á la producción del vapor, equivalente al aumento de la superficie de caldeo.
Esto merece su explicación. Sabido es que los líquidos son malos conductores del
calor. Para convencerse de ello, basta una experiencia. Si se llena de agua un tubo
vertical y que se caliente por su parte superior, pasarán horas y horas antes que la
temperatura se eleve sensiblemente en su parte inferior. Si, al contrarío, se calienta
por ésta, el calor se propaga rápidamente por toda la extension del tubo. Es claro,
en este último caso, que la transmisión del calor no es debida á la combustibilidad
del líquido, pero sí al acarreo mecánico de las moléculas liquidas, en el movimiento
de circulación ocasionado por la diíerencia de densidad de las capas sucesivas.
Se ve por esto que toda disposición que tenga por efecto activar la circulación del
agua en el recipiente calentado, corresponde á un aumento de la superficie de caldeo.
Otra consideración se puede presentar. El calor se trasmite de un cuerpo á otro
con una velocidad mayor, si mayor es la diferencia que existe en las temperaturas de
ambos cuerpos, resultando de aquí que hay ínteres en traer constantemente el agua
más fría de la parte superior de la caldera, al contacto de las paredes directamente
caldeadas.
Según las disposiciones adoptadas en el aero-steam, el agua se ve continuamente
agitada por el aire que atraviesa por los orificios del tubo colocado en el fondo de la
caldera, haciendo que la circulación se desarrolle.
Esta continua agitación del agua presenta aun otra ventaja importante; preserva
las calderas de las incrustaciones, cuyos inconvenientes de todos conocidos aumen-
tan el combustible y dan lugar en ciertos casos á explosiones.
Hace dias se hicieron en Bélgica experiencias en máquinas locomotoras, que die-
ron al sistema de M. Warsop un preferente lugar entre los inventos y aplicaciones
del siglo XIX.
Hagamos constar ahora que en las calderas ordinarias, cuando se desprende el aire
disuelto en el agua, la vaporización deja de hacerse tan fácilmente como antes, las
burbujas de vapor permanecen durante cierto tiempo adherentes á las paredes en
donde se forman, y constituyen en ese tiempo un mal conductor del calor. Ademas,
el desprendimiento de las burbujas se verifica por sacudimiento ó á saltos, lo que p u e -
d e producir una explosion.

Biblioteca Nacional de Espaa


Este inconveniente lo evita el aero-steam por la continua presencia del aire inyec­
tado en medio de la masa líquida. E n fin, la experiencia h a demostrado que la pre­
sencia del aire mezclado con el vapor disminuye en notable proporción la conden­
sación del vapor en el cilindro, y produce un efecto equivalente al de una camisa ó
envoltura de vapor.
De todo lo que va explicado deducimos que si el aero-steam no presenta todas
las ventajas que se le atribuyen , ofrece por lo menos algunas que tienen gran i m ­
portancia. La cuestión, á nuestro juicio, es digna de un estudio más profundo. Nuevas
experiencias hechas en mayor escala y durante u n tiempo suficientemente largo, da­
rían ideas más completas para apreciar en su justo valor el invento de M. Warsop.
MURO Y Gonu.
Madrid, 10 de Diciembre de 1872.

A P U N T E S
SOBRE LA HISTORIA DE LAS BELLAS ARTES.
(AEQXJITECTUEA.)

A índole especial de un Almanaque, cuyas páginas han de e n ­


cerrar noticias provechosas para quien haya de leerle, por lo
mismo que corresponde á una publicación encaminada á d i -
— fundir la historia y progresos de todos los conocimientos h u ­
manos , y principalmente de ios relativos á la industria, exige de parte de cuantos
cooperen á su colaboración el exquisito cuidado de ofrecer á los lectores, á la vez que
u n asunto digno de su examen, una forma, ni lan ligera que nada deje tras de
si, ni tan pretenciosamente erudita que empalague y trascienda á lección de e s ­
cuela.
Dificultades son éstas que ha de tener doblemente consideradas quien, como yo, se
propone ocuparse de una materia superior á sus fuerzas, sin aparecer escudado ni
siquiera con el título de profesor de dibujo, puesto q u e , para desgracia de ciertas
gentes, son bien poco de estimar las dotes de quien ó quienes ocúpanse de artes sin
haber embadurnado una tela ni censurado profesionalmente las creaciones de nues­
tras glorias artísticas.
Conste, p u e s , que no á título de maestro, sino desde la modestísima esfera de
narrador, me propongo describir á grandes rasgos la historia de las bellas a r t e s , de
esa expresión sublime y armoniosa de todos nuestros deseos, pesares y alegrías, que
como ha dicho el Petrarca :
Zevcm di terra al oiel nostro intelletto.

Biblioteca Nacional de Espaa


Los siglos de la antigüedad, ofreciendo, noticias muy escasas acerca de la escultu-
ra , y apenas conocidas en lo que respecta á la pintura en nuestra patria, presentan
ya notables caracteres para el estudio de la arquitectura.
El espíritu religioso, superior por entonces á la sobriedad con que edificaban los
magnates sus castillos, empezó á señalar sus efectos en la suntuosidad con que se
erigían los templos.
Apenas D. Pelayo fué proclamado rey de Asturias en el año 7 1 8 , díó principio á
la construcción de la iglesia de Santa Olalla de Pamía, cerca de Covadonga (1).
Consérvase aún la que edificó su hijo D. Favila en Cangas, y sábese que D. Al-
fonso el Católico y los reyes D. Froíla y D. Aurelio construyeron otras muchas, por
más que no subsistieran en su forma primitiva.
Algún historiador (2) asegura que ha existido hasta nuestros días la iglesia de San
Juan de Santiañez en Pravia, distinguiéndose por su afición á este género de cons-
trucciones D. Silo y su esposa Adosinda.
D. Alonso el Casto edificó en el siglo ix la cámara santa con sus colaterales, en
Oviedo, y D. Ramiro I las iglesias de Santa María y San Miguel de Naranco.
Los arquitectos Tiodia y Viviano obtenían antes del siglo xn particulares distin-
ciones , y aun se conservan los restos de la iglesia monasterio de Valde-Dios, atri-
buida á D. Alonso el Magno, y las parroquiales de Aneando, Avania y Deva.
Cuando ya la monarquía goda habíase consolidado por completo (siglo x) y los
pueblos de Castilla y Leon adquirían incremento, emprendiéronse notables edificios,
particularmente después de conquistada Toledo por D. Alonso.
En esta época dióse principio á olvidar en nuestra patria el antiguo método de
construcción, encerrado en los límites de aquella arquitectura informe y tosca , le-
gada por los romanos en su período de decadencia.
El año de 1090 los arquitectos Casandro Romano y Florin de Pituenga dieron prin-
cipio á la construcción de las murallas de Ávila, prodigiosamente respetadas por el
tiempo, y e n el de 1091 Alvar García de Navarra inauguraba las obras de su catedral
y alcázar.
El marido de doña Urraca, Raimundo de Tolosa, erigía á principios del siglo xii
el templo de Salamanca á la vez que se construían las iglesias de Lugo y la de bene-
dictinos de Sahagun.
Diez años después, y en tiempo de D. Ramon Berenguer, conde de Barcelona, se
daba principio á la catedral de Tarragona por el piadoso obispo Oldegario, r e s -
taurador de aquella ciudad.
Gozaba por entonces de gran reputación el maestro Jordan, quien, por orden d e
D . Ramiro el Monje, hizo en Sos ( Aragon ) el castillo de Feliciana.
Levantábanse á la vez en Castilla muy notables templos, como el de San Cristóbal
de Ibeas, cerca de Gardena, cuyo arquitecto fué Pedro Cristóbal.
Poco después se ejercitaban en este nobilísimo arte Santo Domingo de la Calzada
y su discípulo San Juan de Ortega, construyendo puentes como el de Logroño y Ná-
gera, celebrados por su soUdez.

En el resto de aquel siglo alzáronse notables fábricas, entre otras las de Santo D o -

mingo de la Calzada, Santiago de Galicia, obra del maestro Mateo, á que prodiga-

ci) Año 720.


(2) Carvallo.
Biblioteca Nacional de Espaa
mente contribuyó el arzobispo Gelmirez, y la de Ciudad-Rodrigo, construida, por
orden de D. Fernando II de Leon, por Benito Sánchez.
Construíanse á la fecha, y con anterioridad de pocos años, en Barcelona, la cole-
gial de Santa Ana, la de San Jaime, la real capilla de Santa Águeda, la de Tortosa,
y finalmente el panteon de los antiguos reyes de Aragon en Pöblet.
Extraordinario incremento fué el que tomó la arquitectura durante el siglo xin,
elevándose al más alto grado de elegancia, esbeltez y majestad, debido este esplen-
dor en gran parte á las altas virtudes morales y políticas del santo Rey Fernando.
Venía el siglo anterior preparando este desarrollo y perfección del arte, por los
muchos y muy insignes extranjeros que de Italia y Francia vinieron á Toledo des-
pués de conquistada por Alonso VI.
La victoria de las Navas de Tolosa, declarando nuestra superioridad con los ára-
bes, después de los conocimientos que nos habian trasmitido en el arte de edificar; la
vuelta de los cruzados de su expedición á Siria y Palestina, produjeron en esta y
otras artes un notabilísimo progreso, que causó y causa aún la admiración de los
pueblos cultos.
La catedral de Leon, principiada á últimos del siglo x n , la de Burgos, cuya p r i -
mera piedra colocó San Fernando con el obispo D. Mauricio (1221), que logró v e r
concluido todo su cuerpo y principiadas las dos torres de la fachada principal, son
alto ejemplo de la verdad de estas opiniones, y de cuantas la presentan como el tipo
de mayor belleza en este género de arquitectura.
El mismo San Fernando, con el célebre arzobispo D. Rodrigo, pusieron cinco años
después la primei'a piedra de la catedral de Toledo, siendo su primer arquitecto
Pedro Perez, cuyo epitafio se conserva.
Entre los edificios de menor extensión, pero de buen gusto, principiados por en-
tonces, son dignos de citarse la iglesia del monasterio de Samos (Galicia), la de San
Francisco de Burgos, el suntuoso puente sobre el Miño, mandado hacer por el obispa
de Orense, D. Lorenzo, y algunos años después, el de Alcántara, en Toledo, restaura-
do por D. Alonso el Sabio.
En 1230 ponía Jaime el Conquistador la primera piedra de la magnífica catedral
de Palma de Mallorca, á la vez que ordenaba dar principio á la parroquial de Santa
Eulalia, y cedía terreno para levantar la lonja de mercaderes, todos insignes edificios,
merecedores de perpetua memoria.
Contribuyó este príncipe á la conclusión de la iglesia de Santa Catalina mártir, en
Barcelona, y en el resto del siglo termináronse las de San Cucufate, Nuestra Señora
del Carmen y San Francisco, á que dio principio D. Jaime I de Aragon, y consagra-
da en 1207 por San Luís, obispo de Tolosa.
En 1262 se puso la primera piedra de la catedral de Valencia por su tercer obis-
Po D. Andrés de Albalat, y en Junio del mismo año dióse principio á la del monas-
terio de Cistercienses de Benifaza , á siete leguas de Tortosa.
En 1286 se inauguraron las obras de la iglesia y convento de [San Francisco, de
taragoza , que no concluyeron hasta 1360.
Los sitios que esta siempre inmortal ciudad sufrió durante la guerra de la Indepen-
dencia destruyeron esta iglesia, calificada por los maestros como uno de los más
respetables monumentos de la arquitectura godo-germánica en Aragon.
Don Alonso el Sabio mandó por entonces (1360) construir las famosas Atarazanas
de Sevilla.

Biblioteca Nacional de Espaa


Рог esta época empezó á decaer el espíritu religioso, que motivaba tan soberbias
construcciones, y en su lugar, y particularmente en Castilla , principiáronse á edifi-
car grandiosos edificios militares.
Las discordias nacidas por el empeño de D. Alonso el Sabio para hacerse empera-
dor de Alemania, dividieron á Castilla y Leon, obligando á los ambiciosos de uno y
otro bando á asegurarse en lo comunmente adquirido, por medio de castillos, torreo
nes y casas fuertes.
A principios del siglo xv concluyóse el castillo de Bellver, en Mallorca, por Pedro
Salbat, de orden de D. Jaime el 11.
Construido en todas sus partes de piedra sillería sacada de la famosa cantera de
Santañy, es digno de citarse este monumento éntrelos mejores de su género y época.
Hízose también por entonces el castillo del Carpio, en el reino de Córdoba, obra
del maestro Mahomad, por orden de Garcí-Mendez de Sotomayor.
En 1321 se principió la catedral de Palencía, y en 1328 la de Santa María del Mar,
en Barcelona, estando ya muy adelantada, en 1339, la de la Seo.
En esta época se principió el puente sobre el Tajo, mandado construir por el i n -
signe arzobispo de Toledo D. Pedro Tenorio.
Quedó también casi concluida por entonces la catedral de la Seo en Zaragoza, en
tanto que en Sevilla se principiaba por el año 1364 á reparar y construir una buena
parte del Alcázar, por mandado del rey D. Pedro.
Siendo muchos, muy prolijos y dignos de mención los edificios que resta por con-
signar a q u i , como obra defines del siglo хш y xiv, haremos aquí punto.
E. S.

FILTRO ELECTRO-QUIMÍCO
INVENTADO POR MB. GEOFROY GOMEZ.

ACE días visitamos en París la exposición de objetos de econo­


mía doméstica, y llamó nuestra atención ei filtro electro-quí­
mico inventado por Mr. Geofroy Gómez.
Después de examinar el aparato, hicimos las observaciones
que con su parte descriptiva vamos á dar á conocer.
La insalubridad de ciertas aguas potables, que engendran tantas enfermedades, so­
bre todo en las grandes poblaciones, ha resistido siempre á los reactivos científicos
empleados para combatirlas.
El análisis reconoce las causas de esta insalubridad, pero los sistemas de filtración,
clarificando el líquido, no llegan nunca á desinfectarlo por completo y á eliminar sus
principios nocivos á la salud en la alimentación doméstica.

Biblioteca Nacional de Espaa


Este problema, de difícil resolución parece hallarse resuelto por un modesto i n -
dustrial y médico de Toulouse, Mr. Geofroy Gomez.
El filtro electro-químico es un invento que deja relegados al olvido cuantos filtros
se conocen y usan en las casas particulares. Este aparato, mueble indispensable' en
un comedor, está provisto en su parte interior de una pila eléctrica, cuyas corrien-
tes descomponen todas las materias orgánicas que están disueltas en el agua, la cual
asciende por capas filtrantes en donde se depositan los cuerpos extraños, para salir de
«n recipiente interior, enteramente limpia, pura y desinfectada ; con una velocidad
de diez hectolitros diarios.
Este mismo aparato, modificando sus capas filtrantres, permite la clasificación de
"todos los líquidos, como vinos, licores, elixires, etc., etc.
Se puede adaptar al aparato, gracias á una ingeniosa construcción, un refrigeran-
te que procure en el estío agua á la temperatura del hielo al deshacerse.
El inventor ha sido recompensado con una medalla de plata de primera clase por
la Academia de Ciencias de Toulouse, reunida en sesión pública el 20 de Mayo de
este año.
Hemos creido útil informar á nuestros inteligentes lectores de un adelanto que,
aunque parece inútil en Madrid, es muy necesario en más de una provincia española.
MüEO Y GoiRI.

NOTAS Y RECETAS TÉCNICAS.

Colores para los metales.

Un químico de Birmingham ha indicado los procedimientos siguientes para p i n -


gar los metales :
i." Sumérjanse los objetos metálicos en una mezcla formada de una disolución de
140 gramos de hiposulfito de sosa en un litro de agua, y de otra de 35 gramos de
acetato de plomo en igual cantidad de agua, y luego se calienta hasta la ebullición,
l^or medio de esta operación, el hierro toma el aspecto del acero azul recocido, el
^inc el color de bronce, y el cobre y el latón se vuelven sucesivamente rojizos, e s -
carlata, azul oscuro, azul claro, blanco azulado, y por último, blanco con un tinte
""osado. La disolución no ejerce acción alguna sobre el plomo ni sobre el estaño.
2." Si en la mezcla arriba mencionada se reemplaza el acetato de plomo por el
sulfato de cobre, el latón ,se vuelve al principio de color de rosa, después gris y por
último, oscuro. El zinc no toma color alguno en esta disolución, pero sumergido en
una mezcla en que entre la sal de saturno y la sal de cobre, se cubre de una costra
negra, que se puede retocar, si es preciso, por medio de una delgada capa de cera.
5.' Puede conseguirse un bonito efecto sobre el latón espesando la disolución nú-

Biblioteca Nacional de Espaa


mero 2 con un poco de goma tragacanto, extendiendo esta disolución sobre el objeto,
cuya temperatura se eleva hasta 100°, y por fin, sumergiéndole en la disolución n ú -
. j n e r o l . ,. , ,..„,_„^....,-,......,-^ .._....i,.,_„_„„..„.^^.^,.„.„.-_ „ í... . , . . „ , , „ , ^ . ,, :^

Tinta para marcar la ropa.

El farmacéutico Mr. Kuhr ha dado muchas recetas de tinta para marcar la ropa,
distinguiéndose la siguiente por su solidez y por su hermoso negro. Dispónese ante
todo un líquido que sirve de preparación, disolviendo en 16 partes de agua destilada
una parte de hipofosfito de sosa y 2 de goma arábiga. Báñase la ropa en este líquido,
déjasela secar y después de plancharla, se trazan en ella los caracteres con una pluma
de ganso mojada en una disolución de una parte de nitrato de plata, 6 de goma que
forme una masa viscosa, y otras 6 de agua destilada.

Cepillos llamados de grama.

Estos cepillos, impropiamente llamados de grama, están compuestos de trozos de


una raíz particular, y no de grama, porque ésta no es una raíz, sino un tallo, que-
bradizo, duro y nudoso.
Las briznas de estas raíces se exportan de Italia para Francia, en donde se fabri-
can estos cepillos. Recógense aquéllas en los terrenos arenosos de las orillas del Adriá-
tico, entre Ancona y Venecia, y también en otras costas arenosas, especialmente en
Reggio, por medio de procedimientos completamente semejantes álos que se emplean
para recoger la rubia. Proceden de dos vegetales diferentes, el Chrysopogon grillus,
que suministra los trozos más blancos y finos, y el Andropogon Jehoenum, que da las
especies comunes. Estas raíces, despojadas de su corteza, y blanqueadas por medio
de la cocción en agua, son enviadas á Francia encajas más ó menos voluminosas.
La cantidad anualmente importada en Francia es de 150.000 kilogramos próxima-
mente, y el precio varía entre 2,50 á 3 francos el kilogramo. Este comercio da, pues,-
lugar, sólo en cuanto á la primera materia, á un movimiento de 400 á 500.000 fran-
cos. Créese que estos útiles vegetales podrían cultivarse muy bien en las tierras are-
nosas profundas del mediodía de la Francia.

Pavimentos.

De poco tiempo acá se construyen en América pavimentos que pueden quitarse del
mismo modo que las alfombras. Consisten éstos en chapas de madera fijadas á una
tela gruesa por medio de un cemento particular, y que por su reunion forman u n
dibujo agradable á la vista. Estas chapitas, de menos de un centímetro de grueso,
son de diferentes colores, barnizadas con aceite y unidas tan perfectamente como

Biblioteca Nacional de Espaa


los trozos de un pavimento ordinario. Pueden ademas lavarse, frotarse y dai-se de
aceite, del mismo modo que otro piso cualquiera, con la ventaja de ser portátiles y
poder colocarse en otra habitación en caso de mudanza.

ISIármol d e y e s o .

Numerosos investigadores se han ocupado ya, con más ó menos éxito, de la i m -


portante cuestión de producir masas pétreas por medios artificiales, pero, sin embar-
go, este problema no puede considerarse aún completamente resuelto. Así, por ejem-
plo, el procedimiento actual para la reproducción de las obras de arte plásticas y los
adornos arquitectónicos por medio del yeso, es defectuoso ; porque el yeso modelado
es una materia porosa que resiste muy poco tiempo á la influencia del aire atmosfé-
rico. No es necesario, por consiguiente, hacer notar la importancia del descubrimien-
to de una materia que se modele como el yeso, y que como él se adapte á los mol-
des , se solidifique y se convierta en una masa extraordinariamente dura y compac-
ta , que pueda lavarse y reáista á la acción de la temperatura ; una sustancia, por fin,
que tenga el aspecto del mármol y del alabastro, y sea susceptible de adoptar las
más delicadas formas. Tal e s , en efecto, lo que se llama el mármol de yeso, que pue-
d e , como éste, emplearse para hacer clichés de todas las formas y tamaños, blan-
cos ó de colores ; clichés que en realidad salen más baratos que los de yeso, sobre los
que tienen la ventaja de ofrecer mayor resistencia contra todas las causas posibles
de descomposición. Los clichés de mármol de yeso presentan también grandes ven-
tajas para la ornamentación interior ó exterior de las casas, de los sepulcros, de los
jardines y de las estatuas, así como los más delicados medallones. Muchos de los
prácticos más competentes se han pronunciado ya por el mármol de yeso. Para ad-
quirir noticias más detalladas, dirigirse al inventor M. Weimar, escultor en Berlín,
ó al profesor Mr. Sornenschein.

H o r n o anular de acción continua para cocer ladrillos.

Uno de los inventos recientes más notables es el de Mr. Hoffmann, para cocer
grandes cantidades de ladrillos en el horno anular, que realiza el triple problema que
consiste en obtener la mayor economía de combustible, el producto más regular y
el cocido más igual de los objetos. La experiencia ha confirmado las ventajas de este
horno, gracias al cual, la economía de combustible es de SO á 60 por 100 sobre el
consumo de los hornos ordinarios; así que Alemania, Francia, Inglaterra y América
emplean en una vasta escala este importante invento, que puede servir igualmente para
el cocido de pastas cerámicas, cales y cementos.

Arsénico que contienen las tapicerías encarnadas.

No son sólo las tapicerías verdes y grises las que contienen arsénico, sino también
las encarnadas, y especialmente las que mayor cantidad tienen son las de un encar-
nado oscuro brillante que se conoce con el nombre de rojo pompeyano, muy usadas
de algún tiempo acá, por el precioso fondo que forman para estatuitas y otros ador-

Biblioteca Nacional de Espaa


nos del interior de las habitaciones, y sobre todo para los dorados. La cantidad de a r -
sénico que contienen estas tapicerias es enorme, dice el doctor Hallwachs, con a r r e -
glo al análisis á que ha sonietido algunos pedazos. Encendiendo un trozo de estas t e -
las, observé inmediatamente la llama azulada del arsénico, desprendiéndose vapores
de un fuerte olor oliáceo. Coloqué después este pedazo ardiendo liajo una campana
de cristal, y ésta se cubrió inmediatamente de ácido arsénico. El papel no estaba sa-
tinado, de modo que se quitaba el color con el más leve frotamiento. Después de h a -
berme lavado la punta de un dedo teñido de este color en ácido muriàtico puro c a -
liente, vi claramente el arsénico esparcido por el líquido. Una raspadurilla de esta
tapicería calentada en ácido muriàtico dio una disolución encarnada ; una laminilla
de cobre puhmentada sumergida en esta disolución se cubrió al momento de una
capa metálica gris.»
Hay motivo suficiente, pues, para desconfiar de todas esas tapicerías encarnadas,
mientras no se obtenga la perfecta seguridad de su pureza.

Aplicación del níquel por la galvanoplastia.


La aplicación del níquel sobre los metales, especialmente sobre el cobre, latón, etc.,
por el procedimiento galvánico, es hoy de un uso muy frecuente en las artes y en la
industria, á causa de la propiedad que tiene el níquel de no oxidarse al aire atmos-
férico, y de conservar su hermoso color blanco, bastante semejante al platino. Este
resultado se debe indudablemente al descubrimiento de una sai doble de níquel (pro-
tóxido de níquel, de amoniaco sulfatado), que, según ha demostrado la experiencia, es
la más conveniente entre todas las sales de níquel para el objeto en cuestión. El pro-
fesor de Francfort, Mr. Boettger, ha hecho notar que es raro que esta experiencia haya
permanecido desconocida tanto tiempo, y que no se hayan aprovechado de ella, por-
que hace treinta años que él llamó sobre este particular la atención del público inte-
ligente. Quéjase M. Boettger de que recientemente se hayan expedido patentes d e i n - ,
vención en América y en Inglatei-ra, por un procedimiento de aplicación del níquel
por la via galvanoplástica, cuando él lo habia descubierto hace más de treinta años.
Para asegurar la prioridad de su invento, acaba de hacer reimprimir literalmente en la
Hoja de noticias politécnicas (núm. 12 del año 1872) su artículo sobre este procedi-
miento, publicado en el Diario de la química práctica, del editor E r d m a n n , en el
año 1843 (tercer volumen, pág. 267).

R n c d a s laidránlieas perfeccionadas.
Mr. Sagebien, ingeniero de Amiens, dotando por medio de una ingeniosa disposir
cion á la rueda hidráuhca llamada de costado, de las ventajas de la llamada Ponce-
let, ha compuesto una nueva, especialmente ajilicable á los niveles variables, y que
ha dado un gran resultado en numerosas aplicaciones.
La rueda de Mr. Sagebien, que es lenta, es muy ventajosa para las fábricas cuyo
árbol principal no tiene gran velocidad, y ha producido también excelente efecto en
cierto número de fábricas de tejidos y molinos.

FIN.

Biblioteca Nacional de Espaa


1IDSIO i li IDDSTIIU. REVISTA MENSUAL

DE LASARTES INDUSTRIALES.

CUARTO ANO.

Esta publicación, indispensable para todas l a s artes y oficios, verdadera enciclope-


dia artistico-industrial, cnyo exclusivo objeto es popularizar y difundir el buen gusto
entre aficionados é industriales, forma cada año un tomo de cerca de 2 0 0 páginas, con.
inultittid de grabados en madera, plaiitillas, recetas técnicas y noticias útiles.
Cada número se compone de 16 páginas en folio y un pliego suelto de 0°' ,98 por O" , 6 5 ,
grabado por ambos l a d o s , y conteniendo plantillas, en tamaño natural,, de los m o -
delos insertos en el texto : todo ello bajo una elegante cubierta, destinada,,especial-
mente á l a publicación de anuncios de obras y estableciinientos industriales.
A I fin de cada afio se reparten la portada é índice correspondientes al tomo que for-
man los doce números. I
E n publicación, Octubre de 1872 á Setiembre de 1873.

PRECSOí» D E ISUSCRtCIOH.

Madrid, un año '. . . . 70 reales.


Provincias y P o r t u g a l , nn año . 80 reales.
América española, un año; ; 10 pesos fuertes.
'Filipinas, nn año. , . . . 12 pesos fuertes.
Cada uno de los tomos.publicados , 100 reales on toda España.

. Se suscribe en Madrid, en la Administración, calle de A t o c h a , núm. 1 4 3 , cuarto


principal, y en las principales librerías..—En.provincias y Ultramar, por medio d e
nuestros corresponsales, ó mejor dirigiendo el importe á esta Administración en sellos
de correo ó libranzas de fácil cobro. Todas las suscriciones comienzan en el mes de
Octubre. Se admiten anuncios á precios convencionales. E l pago h a de ser adelantado;
de no hacerlo asi, no se servirán los pedidos. Los artistas que quieran publicar sus
obras deberán dirigirse á esta Administración, donde se les enterará de las condiciones
necesarias para ello.. Se remiten números gratis á todas las personas que los soliciten de
• esta Administración. ' ' ......

Biblioteca Nacional de Espaa


LIBROS QUE S E HALLAN D E VENTA
EN LA ADMINISTRACIÓN D E , •

EL MUSEO DE LA INDUSTRIA
'. A l m a n a q u e d e E l M t t s e o d e l a I n d u s t r i a p a r a 1 8 У 1 . — U n tomo de 156 páginas,
ilustrado con numerosos grabados. Precio : 2 pesetas en Madrid y 2,50 en-provincias.
I d . p a r a 1S72.—Un tomo de 220 páginas, con 52 grabados. Precio : 3 pesetas en toda
la Península é islas adyacentes. . • ' '
Crónicas de D . Enrique I I I , por B. Pedro Barrantes Maldonado.—Un tomo en-8.'','18
reales en Madrid y 20 en provincias. Tirada de 300 ejemplares, papel de hilo.
A p l i c a c i ó n d e l A l g e b r a a l a C r e o m e f r í a , por D. José Gomez Pallete (Primera рагг
te).—Un toino en 4.°, 8. reales en Madrid y 10 en provincias.
C u e s t i o n e s ' d e T r i g o n o m e t r í a r e c t i l í n e a y e s f é r i c a , exigidas en el programa del
examen do ingreso en la Academia de ingenieros del ejército.—Un folleto en 4.°, 4 reales..
EíOS tapices d e в о у а , por D. (Jregorio Cruzada Villaamil.—Un tomo en 8.°, edición de
lujo, 12 reales en Madrid y 1-4 en provincias. • .
C o m p e n d i o d e a r q u i t e c t u r a y s i m e t r í a d e l o s t e m p l o s , conforme á la medida del
cuei-po humano, con algunas demostraciones de geometría, por Simon García, arquitecto,
natural de Salamanca, dre 1681.—Magnifica edición, con una hermosa lámina é innumerables
dibujos.—Un tomo de 72 paginas en fylio, 10 reales en Madrid y 12 en provincias.
A r t o d e l a p i n t u r a , s u a n t i g ü e d a d y g r a n d e z a s ' , por I'ranoisco Pacheco, vecino
de Sevilla.—Segunda edición, fielmente copiada de la primera que dio á la estampa su autor
en Sevilla el año-1649.—Dos tomos en 4.°, edidón de gran lujo, 60 reales en Madrid y 70 en
provincias. • ' • . . . .
. C a r p i n t e r í a d e l o bSanco y t r a t a d o d e a l a r i f e s , por Diego Lopez de Arenas.^—
Tercera edición, con el swplemento que escribió D. Santiago Piòdriguèz de Villafañfe; ano-
tada y glosada por D. Eduardo de Mariátegui, capitan de ingenieros.—Un tomo en 4.°^ edi-
ción do gran lujo, 40 reales en Madrid y 44 en provincias. •

RODRIGO FERNANDEZ D E RIBERA.—I^«s a n t o i o s d e meior-vista-.—Carta, á un


amigo consolándole en la' muerte de su padre.—Tirada de 300 ej'emplures.—Folleto en 4.°, 3 pe-
setas en España y Portugal, franco de porte. .
K p a n k l a y ü l c n t r í - o n . — C a r t a s filatéHcas del Dr. Thebussem y de D. Eduardo de Ma-
riátegui.—Folleto en 8.°; tirada de 300 ejemplares, con ilustraciones especiales.—Precio : 2,50
pesetas en Madrid, y 3 en provincias y Portugal, y 5 francos en el extranjero, franco de
porte.
E l A r t e e n E s p a ñ a . — R e v i s t a ' m e n s u a l del arte y de su historia ; ,8. tomos folio, y
los 5 volúmenes de su biblioteca, 600 pesetas; y

Biblioteca Nacional de Espaa


ACADEMIA PBEPARATORIAJ
y DÉ:

CARRERAS ESPECIALESJ
DIEIGIBA

POR DON EDUARDO D E MARIATEGUf,


lENIENIB COKOMEÍ, CAPITAN BE ISCEOTEROS.

CAM E BE ATOCHA, Í4S, 9° BEKECHA.-

Esta Academia, en laque reciben .sus alumnos la inátrucoion completa para el ingreso en cual-
quiera de las carreras facultativas, tanto civiles como militares, ó para el estudio privado de las'
mismas, ha merecido del público tan benévola acogida eú los tres años que cuenta de existencia des-
de su nueva organización, que no sólo se ha visto obligada á variar de domicilio, con objeto de esta-
, blecer nuevas y más numerosas clases, sino que ha juzgado de necesidad su Director, para satisfacer
adeinas á las numerosas excitaciones-que ha recibido, la creación de un' Colegio anejo á. la Acade-
mia, ¿n el que ingresen en calidad de internos ó medio pupilos los alumnos á quienes convenga.
'De-este modo los padres ó tutores ¡podrán asegurar á sus hijos ó encargados, á la par que uAa
salida instrucción, de lo cixal os garantía el nombre de los acreditados Profesores con que cuenta
el .Establecimiento, una esmerada asistencia personal,' cuidado y excelente trato.
La enseñanza que los alumnos, tanto internos como externos,.recibirán en esta Academia com-
prenderá las materias siguientes :
Primer grupo.— Clases elementales. — SECCION ÚNICA. — Aritmética.—Algebra elemental y
superior. — Geometría de d o s y tres dimensiones.—Elementos de Trigonometría. — Honorarios, '
30 pesetas. •
Segundo grupo. —Ciases superiores. — 1." SECCIÓN. — Trigonometría rectilínea y esférica.—
Geometría Superior. — Geometria analítica dedos y tres dimensiones. —Cálculo infinitesimal.— ,
Mecánicaraoional. —Geometría descriptiva, y sus aplicaciones 4 sombras, perspectiva y .gnomo-^
nica.—Topografía. — Honorarios, cada clase 40 .pesetas. — Lección diaria. .
. Preparación para cualquiera de las carreras especiales , sea cual fuere el número de clases de las
comprendidas en esta sección, necesaria al mayor adelantamiento posible.—50 pesetas.
i." SECCIÓN,— Física.— Química.—Mineralogía y Goologis,.—Honorarios, una clase, 20 pesetas;
dos id:, 85 id. • •'
Tercer grbpo. —'Clases de aplicación. — 1." SECCIOH. — Mecánica aplicada á las máquinas.—
Id. á las construcciones. — Stereotomía. — Astronomía y Geodesia.
2." SECCIÓN. — Curso completo de Construcciones. — Arquitectura civil, y militar. — Arte mili-
tar. T—^tillería.—Fortiíioacion.— Honorarios convencionales.
. Cuarto grupo.— Ciases accesorias. —1." SECCIÓN.— Dibujo lineal, de figiira, topográfico, de
arquitectura, paisaje.— Honorarios, 15 pesetas. — Dibujo de artillería, de fortificación, acuarela y
'^opia de yeso. — Honorarios, 20 pesetas. — Lección diaria.
, S.a SECCIÓN. —Idiomas.— Wviúices. —Honorarios, 15 pesetas. — Lección diaria. — Inglés ó ale-
g a n , 25 pesetas. — Dos idiomas, 40 pesetas. — Leooioit alterna.
Lecciones' particular y diaria de cualquiera de las clases que comprende el piímero y segundo
. grupo.—7i"OTío/'(ir¿os, 80 pesetas.
Cada una de las materias designadas se enseñará con la extensión que requieran los programas
"ie las diferentes escuelas. ' . • '•
' Todos los honorarios han de satisfacerse por mensualidades anticipadas. ''
Los alumnos que ingresen en el Colegio abonarán ademas :
INTEENOS. —Por asistencia completa, aseo y entretenimiento de ropa y demás servicios que .se
detallan en el Reglamento, ICO pesetas. . •
MEDIO PUPILOS. — Por la asistencia que'detalla el Reglamento, 100 pesetas.
Paramas detalles, y pal á el Heglamento del Colegio, dirigirse á D, Eduardo de Mariátegui,'
Atocha, 1431 piincipal.

Biblioteca Nacional de Espaa


EL AVERIGUADOR.
CORRESPONDENCIA ENTRE CURIOSOS, LITERATOS, ANTICUARIOS, E T C . , E T C . , ETC. •

TERCER AÑO.

BASES DB LA PUBLICACIÓN.
EL AVEKIGUADOE se publica en Madrid los dias 15 y último de- cada mes..:—Inserta gratis cuan-
tas preguntas quieran hacer ios S M s e r i í o w s , y las'respuestas que se deseen dar, relativas á litera^
tura, música, artes bellas, suntuarias, de reproducción y mecánicas ; historia, bibliografía, diplo-
mática, geografía, filología, arquelogíá, epigrafía, paleografía, numismática, filatelia, usos y cos-
tumbres, arte militar, historia natural, economía política, administración, comercio, industria y
á, cuanto pertenece al campo de la curiosidad. ' •
Las preguntas y las respuestas se dirigirán en carta al Director de B L A'yEEiGtTADOK, Ato-
cha, 143, principal, y se publicarán inmediatamente ai, á juicio del Director, se hajlan dentro de
loa límites de este periódico. Todas habrán demandarse firmadas, y se publicarán así, ó anóni-
mas, según el deseo del interesado. ' '• •

PEECIOS DE SUSGEICIOlí.

PROVINCIAS y rORTUGAl. EXTRAMERO. ULTRAMAR. .-, II


1 ' • MADRID.
1 año. . . 20 francos. 1 año. . . . 5 pesos. |¡
1 1 año. . . 9 pesetas. 1 año. . . 10 pesetas. 6 meses.. 11 — 6 meses. , . 3 " I S
6 meses. . 4,75 » 6 meses. . 5,50 »
3 meses. . 2,50 » 3 meses. . 3 »,
'ortugal. 1
. E l tomo terminado, d o c e p «¡ s e t a s en España y I

'. El pago ha de ser siempre adelantado ; de no hacerlo así, no se servirán los pedidos.— Se reciben '
anuncios á medio real línea.— Se anuncia gratis y se hará artículo bibliográfico de toda obra de la
cual se remitan dos ejemplares á esta Administración.
PUNTOS DE SUSGEICION. ' .
E N MA-DBID.— En la Administración, calle de Atocha, núm, 1 4 3 , principal, y en las principales
librerías, . •
EN PEOvnrcrAs,. ÜLTEAMAE Y ExTKANjEEO.— En casa dé todos Jos corresponsales de E L M U -
SEO D E LA IND-ÜSTEIA, Ó mejor remitiendo directamente el importe á la Administración en sellos
d e correo ó libranza de fácil cobro.

a i l R Í A i BÜOT DE ESPAiOLlS CÉLIBIS


PROSPECTO.
, Bustos hechos á propósito para adornar librerías, gabinetes y cuartos de estudio de hombres políti-
cos y de oiericia, militares, eclesiásticos, escritores, artistas, y de cuantos amen las glorias de la patria.
Estos bustos, del tamaño de 16 pulgadas, son de dos clases, de XESO y déMÁEMOL AETIFICIAL.
Véndense solos ó acompañados de elegantes ménsulas.
Bustos de yeso 20 reales.
Ménsulas de yeso. . . . . . . ' 8 B . - '
Bustos de mármol con ménsula. . 60 ))
Id. id. sin riiénsula. . 50 »
'SI precio es siempre el mismo é invariable.
Para provincias loa gastos de trasportes y embajale ademas de los precios marcados.
Todo busto ó ménsula que no lleve adherida una chapita de metal con el jiombre del propietario
déla Galería, D. G. Cruzada Villaamil, será falsificado y dará lugar á l a aplicación de las leyes
. con todo rigor sobre quien corresponda. ' ' " '
Se venden en el depósito, calle de San Marcos, número 4 , estudio de escultor.

Biblioteca Nacional de Espaa


LA GACETA INDUSTRIAL.
ECONÓMICA Y CIENTÍFICA, , .

CONSAGBADA

al fomento de la industria nacional, y dedicada á la descripción de máquinas y plrooedi-


mientos, é ilustrada con numerosos grabados de máquinas y aparatos.

Sale todos los jueves, y cuesta 10 reales trimestre, 2 0 semestre, y 40 al a ñ o , sus-


cribiéndose directamente en la Administración, ó remitiendo su importe en letra ó sellos
(en este último caso con carta certificada) al administrador, calle Ancha de San. B e r -
nardo, 3 7 , Madrid.'La suscricion se hace también en las principales librerías de toda.
España-, á 12 rs. trimestre,,- 2 4 el semestre y 46 el año. . ' .

BIBLIOTECA D E LA GACETA INDUSTRUL.


.MONOGRAFÍAS PRÁCTICAS Á 8 REALES. EN TODA -ESPAÑA (EDICIÓN DE LDJO).

Aláqsainas d e v a p o r , por el Ingeniero Alcover, con 13 -grabados y 4 láminas.


M o t o r e s hidi'áialicos, por el Ingeniero- Vicuña, con 13 grabados. -
¡Motores d i v e r s o s (animados, de viento, de aire caliente, Lenoir, etc.), por el
m i s m o , con 10 grabados y una gran lámina.
' Fabricaciou. y refinación d e aceites, por el Ingeniero Balaguer, coi)
25 grabados ( 1 0 2 páginas). ' ' • -• '
Falirieacion «le l a s esencias, por el mismo, con 14 grabados.
№ievo sistema d c ventilación de edificios, por el Ingeniero Yalbo-
iiesta, con una gran lámina,.4 rs. en Madrid y 5 en provincias.
Bümpleo d e l c o n t r a - v a p o r , por el Ingeniero X i m e n e z , con 12 grabados,
4 rs. en Madrid y 5 en provincias.
Están en estudio varios trataditos prácticos sobre Fabrication de jabones, de chocola-
tes y tintorería.
Los suscritores de L A G A C E T A INDUSTRIAL,-y los que lo sean de nuevo, obtendrán
-Una rebaja de 25 por 1 0 0 en ol precio d e j a s obras que publique esta B I B L I O T E C A .

Gl.Cateeisnio d c l o s maquinistas y fog'oneros, traducido por J . G. -


Malgor, Ingeniero.—Obra práctica en un toinito, con una gran lámina final, 6 reales,
y 7 en provincias. •
T e o r í a y cálculo dc la.s m á q u i n a s de v a p o r y de g-as con a r «
l^ég'lo á l a T e r m o d i n á m i c a , por G. Vicuña, Ingeniero y Catedrático de la
Üniversid'ad.—Un tomo con numerosos' grabados (edición de .lujo), en que se tratan
las cuestiones de la distribución, expansión, alimentación, contravapor, inyector Gif-
lard, etc., 3 0 rs. en Madrid y 3 2 en provincias. L o s pedidos se harán 'á la Administra-
ción de L A G A C E T A ' I N D U S T B I A L .

Biblioteca Nacional de Espaa


TRATADO
TEÓRICO Y PRÁCTICO

DE DIBUJO
CON APLICACIÓN A LAS ARTES Y A LA INDUSTRIA

M. BORRELL
• PEOPESOR DE DICHA ASIfiNATUEA EN EL INSTITUTO D E SAN ISIDEO DE MADRID. .

OPRA DECLARADA DE TEXTO


"PAEA LA ENSEÑANZA DE DIBUJO LINEAL Y DE APLICACIÓN,
Y PREMIADA Eli LAS EXPOSICIONES UNIVERSAL DE PARÍS J REGIONAL DB VALENCIA EN 1867,
Y EN LA EXPOSICIÓN ARAGONESA DK 1868.

Este tratado tiene por objeto : ' '


4.° Enseñar á dibujar con instrumentos, procediendo siempre de lo simple á lo
compuesto, los trazados principales que se requieren para el dibujo geométrico, ba-
sado sobre los problemas más generales de la geometría elemental.
2.° Delinear y lavar con facilidad cualquier dibujo de imitación por medio de la_
tinta de china y colores. .
0.° La .enseñanza del dibujo dé adorno, empezando por las líneas y figuras geo-.
métricas, formas, construcciones de hojas, etc., hasta poder dibujar por sentimiento
la parte de ornamentación que requieren las artes industriales.
4.° El estudio de las proyecciones basadas sobre los principios generales de la
geometría descriptiva para poder representar cualquier dibujo aplicado a l a s artes de
•construcción. •. • • •
5.° Poder dibujar por medio de los' coiiocimientos adquiridos anteriormente los
cinco órdenes de arquitectura, conocidos con los nombres de Toscano, Dórico, J ó -
nico, Corintio y Compuesto, que son de inmediata aplicación á las artes usuales.
6.° Conocer los principales estilos de arquitectura, y las artes que tienen inme-
diata aplicación con ellos, especialmente las industriales, para po^er apreciar y d e -
finir cualquier obra artística ó industrial.
Para ello consta de las partes siguientes :•

Biblioteca Nacional de Espaa


PARTES PUBLICADAS.

PBIMEEA PARTE.— Geometría.—Primer cnaderno.—1." KoQiones y problemas. 2.° Cur-


vas mecánioas. 3.» Curvas por puntos. 4.° Curvas por intersección de rectas. 5.° Escalas, cuadrícu-
las, copias y reducción de dibujos.-4 láminas, 1 escudo.
SEGUNDA PARTE.—Trazado geométrico.-Segundo cuaderno.—1." Combinaciones de
lineas rectas. 2.0 ídem de lineas curvas. 3." ídem de líneas rectas y curvas. 4." Molduras. 6.» Apli-
cación de las molduras.— 8 lám., 1500. ,•
TERCERA PARTE.—Lavados.—Tercer cuaderno.—1." En una, des, tres tintas, por capas
generales. 2." En color, imitación á maderas, 3.° De varios cuerpos, por capas cortadas.—6 l&mi-

CUARTA PARTE.—Adorno.—PKIMEEA S E C C I Ó N . — 4 á o ? w ¿ í , ' C u a r t o cuaderno.—


Líneas de preparación. 2.° ídem de movimiento y sentimiento. 3.o Formas generales, i." Cons-
trucción del Adorno.
S E G U N D A S E C C I Ó N . —^áonío lavado. —fimiato cuaderno. —1.° Operacioties del lavado. 2."
• Ejercicios de varios lav.idos. 3.0 Aplioaciones.-r-6tóm.,1'500.
T E K O E E A S E C C I Ó N . — A d o r n a á la pluma.— S e x t o c u a d e r n o . - 1 , " Ejercicios de preparación.

2.° ídem de adorno á la pluma, 3.° Aplicacipnes.—5 lám., l'SOO.


C u A E T A SEOClO-s.—A-dorno con aguadas coloreadas.— S é t i m o cuaderno.—1.° Preparación. 2.°
Aplicaciones. 3.» Flores y frutas. 4." Estudios de varias épocas.— 5 lám., 1'200.
QUINTA PARTE.-v Proyecciones.-©cta*o cuaderno.—1.° Estudios de las proyecciones.
2.° Ejemplos de varias proyecciones. 3.» Secciones é intersecciones. 4." Desarrollos.— 5 láni., l'20ö.
SEXTA PARTE.—Arquitectura.—IBIMERA SEOCIOÍÍI.— Órdenes.—TXoveno cuaderno.—
. 1.° Toscano. 2.° Dórico.— 8 tóí»., l'SOO.
S E G U N D A S E C C I Ó N . — Órdenes.—Occimo cuaderno.—Í.o Jónico. 2.° Corintio. 3." Compuesto.
— 8 Zá'w., 2'000. . • •
T E E C E E A SECCIOS.— Deialles de varios espito».—Undécimo cuadei-no.— 1.° De.los principales
elementos de construcción. 2.". monumentos, Primitivos, Fenicios y Pélásgicos. 3." Estilos Egip-
cio, Indio y Persa, 4.° ídem Griego y Etruspo. 6." Romano y latino. 6." ídem Bizantino y Latino- ,
Bizantino. 7." Estilo Románico.—10 Z(í?». y'90í/'mJaííoí «jabera, 4'000. y
T E R C E R A S E C C I Ó N . - . B s í i Z o Ojival ó ffóííoo.—»uodecimo cuaderno.—1.° Idea general del es-
tilo de transicioii del Romápico al Ojival. 2:" Estiló Ojival, introducción, caracteres generales, tra-
• ?ado de arcos y otros elementos. 3.° Primer período del estilo Ojival. 4." Segundo período del idem
Í d e m . 5.0 Tercer período del id. id, 6.° Artes industriales durante los siglos xill al s v i , que com-
prende elestilo Ojival.—13 160 ^'raiaáos c?* warfe?-», G'OOO. ' '•

EN PUBLICACIÓN.

T E R C E R A S E C C I Ó N . — Detalles de.varios estilos.

D e c i m o t e r c e r o cuaderno.

1.° Estilo Árabe y Mudejar. 2,° Id. Chino y Mejicano. 3.° Id. Renacimiento, i." Id. Luis XIV y
IjuisXV. 5," Id. Contemporáneo. 6. Aplicaciones de los estilos á las artes en general.

Los cuadernos se venden sueltos al precio citado, en Madrid, en la librería de


oan Martin, Puerta del Sol, 6, y en provincias, en las principales librerías, con el
aumento de porte.

Biblioteca Nacional de Espaa


L A MODA ELEGANTE ILUSTRADA,
PEEIÓDICO P A E A . SEÑORAS Y SEÑORITAS.

ANO XXX.
L A M O D A E L E G A N T E I L U S T R A D A , S U impresión- es de lo más selecto que se
publica, no ya en España, sino hasta en el extranjero, j recorAendamos su ad-
quisición á las señoras, por ser publicación exclusiva jaara el bello sexo.
La abundancia de sus dibujos para bordados y labores, así como los patrones
de tamaño natural que con tanta profusion da, hacen que produzca una econo-
mía extraordinaria en toda casa de familia, teniendo ademas la ventaja de que
la moralizadora lectura dé sus artículos y. novelas tiende siempre á instruir de-
leitando.
Los figurines iluminados que semanalmente reparte con las últimas modas,
son tan elegantes, que por sí solos bastan para recomendar la. publicación.
P R E C I O S DG SUSCRHCiONÍ.
E N E S P A Ñ A . — Primera edición,-de lujo, con 48figurinesiluminados cada año y 24 patrones en
tamáñonatural. —Un año 40 pesetas.—Seis meses, 20.—Tres meses, 11,25.—ün mes 4.
Segunda edición, con 12 figurines cada año y 18 patrones tamiaño natural. — Un afio, 30pesetas.
— Seis meses, 16,25.— Tres meses, 8,75.—Un mes, 3.
Tercera edición, sin figurines iluminados j con 12 patrones tamaño natural.— Un año, 20 pesetas,
— Seis meses, 10,50, —Tres meses, 5,50. —Un mes, 2. .
Cuarta edición, sin figurines ni patrones.— Un año, 15 pesetas.— Seis meses, 8.— Tres meses, 4,25.
— Un mes, 1,50.
E N L A S I S L A S D B ' C U B A T P Ü E E T O - R I C O . — P o r u n año, 12 ps. fs.—Seis meses, 7 ps. fs.
EN L A SD E M Á S AMERICAS Y FILIPINAS.— Por un año, 15 ps. ís.

Administración, Carretas, 1 2 , principal; Madrid.

LA

liiMH isriM f mtiii MUSEO U N I V E R S A L .


Esta reciente publicación pertenece también á la empresa de L A M O D A E L E -
GANTE ILUSTEADA , y por tanto, las personas que adquieran una y otra obtendrán
un 25 por 100 de rebaja en el precio de esta última.
La I L D S T K A C I O N E S P A S Í O L Á T A M E E I C A N A es un periódico que en el poeo
tiempo que cuenta de existencia ha logrado captarse las simpatías del público
ilustrado, hasta el extremo de haber tenido qué reimprimir por dos veces los
primeros números. Sus precios de suscricion son los siguientes: •
EN MADRID.— Un año, 30 pesetas.— Seis meses ,16.— Tres meses , 8 .
EN PROVINCIAS.— Un afio, 35 pesetas.— Seis meses, 19.— Tres meses ,10.
E X T R A N J E R O . - Un año, 40 francos.— Seis meses, 22.— Tres meses, 12.

Los pedidos pueden dirigirse á la Administración, Carretas, -12, principa^ Madiid-

Biblioteca Nacional de Espaa


C R Í S P U L O AVECILLA.,
CINCELADOR Y GRABADOR EN METALES.
Horno de los Biícochos, y.-TOliE»©.

MUEBLES DE LUJO,
DE ANTONIO GONZÁLEZ MARTÍNEZ,
Calle dé Alcalá, número 5 9 . — S l a d r i d .

Sillerías de todas clases.— Muebles de ebanistería y espejos.— Colgaduras.—


Portiers de todas clases y colgaduras de cama.

JUSTO GOMEZ, SOMBRERERO.


Peli^^ros, S.wlIAMKl».

SIERRA Y LESEN,
Atocha, 59^.—MADRIO.
Construcción y reparación de instrumentos de Física, Matemáticas y Geodesia. Pilas eléo-
íricas de todos los autores, hilos de cobre .cubiertos de'algodon y seda, campanillas eléctri-
cas , por la presión atmosférica y otros sistemas. Electro-medicinales y aparatos de Física,
"i'ensas y sellos aprobados ; surtido para grabadores. .

GRAN LARORATORIO QUÍMICO,


MONTADO SEGÜS I O S líLTIMOS ADELANTOS.

: POR LOS CATEDRÁTICOS SAEZ, UTOR Y SOLER.


Calle d e Carretas, núm. 1 4 , bajo.
Análisis de aguas minero-medicinales y potables. Ensayos de ¡minerales ,.'vinos, aceites ,
*?3Ídos, etc., etc. Resolución práctica de todas las cuestiones que tengan p o r t a s e la Química,
lliiísayos dé las tierras, á precios sumamente módicos, y en general do cuanto se refiera á l a
'iiduptría rural.

ESCUELA B E DIBUJO.
ENSEÑANZA PEEPAEATOEIA CON.APLICACIÓN Á CAKRERAS ARTÍSTICAS Y Á LAS DE
INGENIERO CIVIL, MILITAR É INDUSTRIAL.
TIENE ANEXAS LAS CLASES TEÓBlCAS SIGUIENTES:
Una dé nociones de los distintos géneros de arqnite'ctura; otra de perfección do
estilo, aplicable á la redacción de memorias acpmpañatorias de proyectos de obras.
DIRECTOR,
DON. JOSÉ D E MANJARRÉS,
CATEDBATICO DE TEOBÍA 4 mSTOIUA DE LAS BEHAS AIITSS

C » n e d e l Conde d e l A s a l t o , 2 5 , 3 . ° — B a r c e l o n a .

Biblioteca Nacional de Espaa


DEPOSITO INGLES
P O R MAYOR Y MENOR.

3 y 5.—Calle dé Zúrbano. -BARCELONA.—3 y 5.


I*erfnincría Ing^lesa pura, sin falsificación y toda de ijrimera calidad, t a '
es la perfumería del Depósito Inglés.

l<a(li*ilIos mosaicos y A z u l e j o s ing;'lcses de la gran fábrica de'Minton


Hollíns y Comp.*, de Inglaterra; magnífico muestrario.
• L á m p a r a s ile do.« mccfiíeros, nueva é importante invención inglesa, cua-
tro veces más luz que las otras lámparas ' sin mayor consumo de petróleo.
jlKo m a s s a l F u m a n t i ! Usad la nueya Piedra Inglesa para limpiarlos suelos
cuchillos, etc., etc. ' • • • . • .•
'Cimiento «le P o m p e y a para juntar la porcelana ó cristal roto.
T i n t e s p a r a teñir'cualquier tejido de seda, lana, algodón ó hilo, asi como
el cuero, la.madera, el papel, marfil, hueso, etc., etc.
F l o r i l i n a ai>omática para limpiar los dientes y purificar el aliento, •
Ag^ua m e j i e a n a , reeonocida en Inglaterra por la ^nmem composición.-^siTa de- •
volver el cabello blanco á su primitivo color.
Docetos de R a f a e l . Siete grandes cuadros al óleo, copias de Eafael.

; MUSICA. .
Métodos y obras escogidas para piano, solfeo, guitarra, etc., etc.
• Cuerdas romanas para violin, viola, violoncelo, contrabajo y arpa,
LA MELODÍA,
publicación de música origina,! por suscricion.—Por i rs., ocho páginas mensuales.
JOSÉ CAMPO Y CASTRO,
calle d e qádiz, n ú m . 16. — M A D R I D .

MAQUINAS D E COSER
DE VARIOS SISTEMAS. -
€ a l l c d e R o c a , n ú m . 9 , licndn.—BARCE:I..0ÍVA.
Especialidad en máquinas de cadenilla á dos hilos, desde el ínfimo precio
de 2 0 duros una.
Hilos, sedas, agujas y aceites de superior calidad.
Se componen toda clase de máquinas de coser.

ESPECIALIDAD PARA TEÑIR Y LIMPIAR ROPAS,


Y e s t a m p a r • v e s t i d o s 5^ t e l a s p o r m e d i o d e l v a p o r .
. P R Í N C I P E , 5 , TINTE DE' P E L L I C O .

Biblioteca Nacional de Espaa


DIARIO D E AVISOS.
PUBLICAGAO DE AVISOS,-ANNUNCIOS E CORRESPONDENCIAS.
DISTRIBUIDA GRATIS S O S THEATRQS В CAFÉS.

D I R E C T O R - P R - O P Í I I E T A ^ O ,

CESAR D E NORO.NHA;
ESCRIPTORIO,
7, Travessa Nova do Caes do Tojo, 7.—LISBOA.
PREgO DA ASSIGNATURA. PREQO .DAS PUBLICAgÓES.
PACA. ADIANIADA. •POK LINHA СОВШиМ.

bisboa 26 ©úmeros '. 400 réis. Annuncios паз 4 paginas da capa.. . . 20 reiai
ProTincias. '. '. . » » 630 Annuncios na 1.* pagina e reclamos. . 60
«eapanha. . . . » » ....... 660 Annuncios no corpo do jornal 10
-f ais paizes.. . 920 Avisos e correspondencias 10 ;
Avulso. 20 .Annuncios .de caridade gratis..
, Publioa-se temporariam.eAte ás quintas feiras. Шо se recebe pagamento adiantado peloà
As materias, para serení publicadas, devem ser annuncios, salvo quando seja de pessoa desco-
i'emitidas ao escriptorio ou á rúa do Thesouro nhecidá. O pagamento é á vista do recibo assig-
^elho, 6. nado por Noronha.

MODESTO GASADEMUNT,
P R E M I A D O E N LA EJfPOSICION GENERAI, CATALANA DE 1871
• • POR-OBJETOS D B FARMACIA Y APARATOS QUÍMICOS.
PROVEEDOR D E VARIAS UNIVERSIDADES, INSTITUTOS, HOSPITALES, E T C . , BTO.

• ESCÜDILLERS BLANCHS., NÚM. .12. '


B A R C E L O N A ;

j fábrica de botellas para vinos y licores ; frasquéría para farmacias, drdguerías y perfumerías ;
'ttbos para lámparas de petróleo. Eetortas, matraces, alargaderas y otros aparatos para-química.
Casa e s p e c i a l para montar y a b a s t e c e r farmacias.
, Se remiten catálogos y presupuestos para establecer farmacias, á los señores farmacéuticos que
'° soliciten. ... . • • •.

FÁBRICA D E PORCELANA.
V I U D A DE- P A L A U Y S O B R I N O .
b4uci:lo¡ia.
y--^] illas , juegosde café y tocador en blanco y decorados con escudos, coronas, armas é iniciales.
]gi'f,'\y^oi° completo para buques, fondas, cafés y la industria en general ; aisladores para líneas te-;
d,?o"^ ^'"'^ y un surtido de cristal extranjero como accesorio de los artículos de porcelana fabrica-
rlos 6a el país. ' ' .

Biblioteca Nacional de Espaa


GRAN F Á B R I C A '
DE RETORTAS PARA GAS Y TUBOS DE GRE
PAEA LA CONDUCCIÓN- DB A&UAS POTABLES'
D E L O S Sres. MOLAS Y COMPAÑÍ A.
PUEBLO NUEVO.—Extramuros de Barcelona..
E n este estableeimiento, único.en su clase (en España), se elaboran con toda perfección los
• tubos de Gre para la conducción de agiías potables, garantidos á la presión de .una á tres
atmosferas, s i i D i e n la fábrica se compromete á sujetarlos á la hidráulica de 6 á 10, según sea
su diámetro. Por su •duración y baratura pueden competir con la mejor clase de los presen-
tados hasta el dia, siendo por su higiene los más recomendados en las cátedras de medicina
. y química. Igualmente se fabrica toda clase de obra refractaria para elevadas temperatu-,
ras y grandes retortas para la fabricación del gas del alumbrado.

TABIFA DE LOS TUBOS.

. »5 »8 • «10 «12 . »15 «20'


Diámetros en centímetros
Precios de los tubos : el metro.. . . . 8rs. 15,50 22 26,50 35,50 42
Colocación por metro 2 » 2,50 •3 3 3,50 4
12 ;) 20 24 30 36 50
Calzas de tres conductos.. . . . . . . 32 40 .
• Id. de dos (jonductos '. 10 • i) 16 20 25

Sifones los bay de 10, 12, 14 y 16 rs. uno.


Los pedidos deben dirigirse al despacho de la EXPOSICIÓN PERMANESTE del Pasaje >
Eeloj, Barcelona. • , . • „ . o
Representante en Zara^oaa; D. A N T O N I O L O P E Z , Pis-Jiaíeü?»/, num. 3: •

AGENCIA ECONÓMICA
D E L O S SRES F I O L Y F R A N C E S C H .
Galle de A s e s , número 6, tras la plaza del Comercio.
BARCELONA.
Dedicada á comisiones de tránsito en combinación .con vapores y ferro-
carriles, consignaciones de buques y mercancías, representaciones, corretajes,
compras y ventas por comisión, despachos de aduanas,, despacho .y fletamento
de buques y demás negocios comerciales. '

ALMACÉN DE LOZA, G R I S T A L I ' P O R C E L A M . "


ANDRIOT PETIT, HERMANOS.
\ Calle d e San Fernando, números 28 y 30.—VALENCIA-
Siirtido de lámparas, batería de cocina, vinos y iicores de todas clases y
• otros artículos. • • •• •

Biblioteca Nacional de Espaa


BOTICA' .D5]..MO]SrSERRATÍ
Rambla y Pucrfaferrisa — BAIS€ELO№A.

Laboratorio de productos químicos y farmacéuticos; medicamentos especiales j nacionales y


depósito de aguas minerales, nacionales Jr extranjeras; herboristería, drogas,
vendajes é instrumentos. ,
PAPEL MOSTAZA PARA SINAPISMOS,
• • DEL DOCTOR FORTUNT. .
• , RECOMENDADO POR LA ACADEMIA DE MEDICINA Y CIEUJÍA DE BARCELONA.

VENTAJAS D E ESTA CLASE DE SINAPISMO.


1.° Evita los inconvenientes de una cataplasma. .
. 2.° No hace necesario el uso de trapos n i vendajes.
^- Está siempre.á mano para usarlo. •
4.° Es cóniodo para llevarlo én viajes.
. Conserva indefinidamente sus propiedades, mientras que la h a r i n a de mostaza ordina-
ria se altera ál envejecerse. •. '•
Los'pedidos deben dirigirse á su autor,'BOTICA DE MONSERRAT, Rambla y Pucrtafemsa.¡
.•Barcelona. • ••'
.De venta : en Madrid, Sres. Borrell hemianos, farmacéuticos. Puerta 'del Sol, 6; D. José .
•''faria Moreno, fannaoéutieo, calle Mayor, 93 ; D. I. Ferrer y Compañía, Montera, 51, prin-
<^ipal; en la Habana : Sres. Savia y Compañía'; en Manila : Sres. Puig- y Llagostera, herma-
nos ; en Mqntevideo : Sres. Basarte y' Amézaga ; en Buenos Aires : D. Luis María Fortuny,
y en todas las buenas farmacias del mundo.

L A E S F E R A
GRAN DEPÓSITO
• BE

CRISTALERÍA, PORCELANA, VIDRIO, LOZA


Y CACHARRERÍA.

J O S E B A T I S T A Y SENTÍS.
E n e s t e establecimiento, montado en g r a n d e escala y con escogidos productos de-las
principales fábricas, t a n t o d c E s p a í i a , como del extranjero, se encontrará u n g r a n s u r -
tido de'servicios p a r a m e s a , j u e g o s de café, cristalería-, b a t e r í a de cocina y todo lo
Perteneciente á dicho raino.

^'eqttas al popmayop y menOp, C a l l e del H o s p i t a l , n ú m . 3G,


frente S a n A^ns<in, B a r c e l o n a .

Biblioteca Nacional de Espaa


EBANISTERÍA
I) E
E N R I Q U E D A L E T A .
' EOTMA, lAPICERIArD9Ml)0U SmiA.
S t e p o s U o s : K s c t t d i l S e r s , n u m . 4 4 . — T a l l c r ' e s : c a l l e d e l Cid, n i i m . I ^ .
BARCELONA.

. L Ì N E A D E VAPORES-CORREOS INGLESES..
S a l i d a s s e m a n a l e s p a r a R i o J a l n e i r o , M o n t e v i d e o , B u e n o s - A i r e s , j&rica,
Isay, Callao, .Coquimbo, Muasco, Corrizalrllajo, Caldera, Cobija, Iqui'
qne, P i s a g u a y IMsco.

, Esta Compañía admite.pasajeros para dicíiós puntos,, y carga para V A L P A R A Í S O


y todos los puertos de la costa occidental de la Atnérica'del Sud.
La Compañía tiene el honor de prevenir á los señores viajeros que no -obstante l a
rebaj,a sin precedente en los precios de pasaje, hallarán á bordo de estos vapores (arre-
glados de la manera piás cómoda y lujosa que puede encontrarse) todo lo que de más
agradable pudieran apetecer ó.desear, ya sea en los espaciosos camarotes ó.en la.abun-
dante y bien provista mesa; advirtiendo á l o s pasajeros de 3.* clase que hallarán bue-
nas camas, comisletas, con mantas y almohadas, como igualmente todo lo necesario para
el servició de la mesa. • -, " ,
Los.viveres son de la mejor calidad, servidos con esmeró y abundancia. En. caso' de
•una indisposición cualquiera, serán asistidos por el inteligente M É D I C O de á bordo,
GEÁTIS.
Se suplica á los señores viajeros se presenten con' anticipación á recoger sus pasajes
si no quieren sufrir el perj'uicio de quedarse-sin plaza. • .
Para más informes dirigirse á los Agentes de la Compañía, Spes. J. I I . P a r e c í
y Compañía, llercctl, « 1 , I » a j o . ~ I l A I t C i í I . 0 1 « A .

PIANOS
DE BERNAREGGI Y COMPAÑÍA,
N
I STRÜMENS
lI m Y PROVEEDORES DE LAS ENSEHAM.AS DE MUSC
IA
D E L LICEO D E B A R C E L O N A ,
PREMIADOS CON MEDALLAS DE OEO Y PLATA t TÍTULOS DE DISTINCIÓN ' EN LAS EXPOSlCIONliS
• NACIONALES Y EXTRANJERAS. •

F Á B R I C A : C a l l e s d e S a n O l e g a r i o , l O , y T a p i a s , 4,—BARCEfciOIlA-

Biblioteca Nacional de Espaa


LITOGRAFIA MECÁNICA
. DÉ j . GUAL.
Caite dc|@uÍDtiaina, núm. S.—B&KCEKiOiWA.
Montado .este Establecimiento según los últimos adelantos, compite y aventaja en. precios
á los productos similares que vienen del extranjero, especialmente en la confección de etiquetas al
cromo para envases de cualquier género ; ventajosos precios ofrece al público por imprimir aqué-
• Has con'màquina ; con lo cual no sólo se consigue notable economía, sino también una recomen-
dable limpieza de ejecución.
Los .pedidos-se satisfacen con regularidad y prontitud.

GRAN ÍARMAdli \ JARABERÍA DEL GLOBO


DE L A SRA. VIUDA DEL DR. p . TOMAS PADRÓ.
. P L A Z A R E A L . — B A R C E L O N A .

TRIGÓFERO
para, restablecer, conservar y embellecer el cabello, extirpar la caspa y las.costras, p r e -
• « a v é r l a calvicie, c u r a r l a s enfermedades d é l a piel y.layar la cabeza en pocos i ü s t a n t e s .
E s t e preparado no debe faltar en el tocador de toda persona que desee conservar la
cabeza limpia. •.. ' . • . '
DEPILATORIO IMPERIAL
para quitar en .seis m i n u t o s el vello de las p a r t e s pilosas sin consecuencia alguna, pues
que en su composición no. entra n i n g u n a substancia cáustica.
E l vello llega á.desaparecer por completo después de repetidas depilaciones.

PASTA DE JARAMAGO.
i E l piejor d e los p e c t o r a l e s ! '
•, E s t a pasta, ventajosamente conocida en t o d a E s p a ñ a , cura.brevemente la tos seca ó
i t ì m e d a , el mal de g a r g a n t a , con ó sin inflamación, la coqueluche,' la r o n q u e r a , las
irritaciones bronquiales y las demás afecciones de los órgano.s respiratorios.

Estos preparados y todos los del Dii. PADBÓ se expenden en la F a r m a c i a d e l G l o b o


B a r c e l o n a . En ISíadríd : farmacias de Moreno Miqucl,'Sanchez Ooaña, IJlzurrun,
Simon, B . Heruanàez, Yust, Somolinos, Navarro , etc., etc. . .

LA DALIA AZUL.
ALMACÉN DE QUINCALLA'

DE MUNRABA Y PRATS. .
Plazg, N a c i o n a l , n ú m . 1 , 7 calle d e .Colon, n ú m . 3-.—BARCELONA.
Especialidad en Eelo jes. Carteras,-Bronces, Bastones, Porcelana, Petacas, Muebles, Cigarreras,
Cristal, Boquillas, Neceseres, Juguetes y artículos de viaje ; B i s u t e r í a L á m p a r a s , Perfumería y
•"oyetía, Monederos, Metales plateados y otros artículos de lo más escogido que se fabrica para
IWlidad y ornato.—Artículos de fantasía en broncescristal, cuchillería, cubiertos y varios objetos
•le metal blanco, nácar, maqueados y fábrica de'Ábanicos y Sombrillas, etc, etc,

Biblioteca Nacional de Espaa


GRAN RELOJERIA BEL mo
CALLE DE ESGUDILLERS, PASAJE DEL RELOJ. ,
B A R C E L O N A .

Este establecimieiito se recomienda a l comprador ofreciendo las ventajas siguientes :


, 1.° Vender á precios sumamente.arreglados.
2.° Garantizar la buena marcha de sus productos. .
3.° Facilitar sin desembolso en el acto, sus mercaderías á- toda persona que goce de
formalidad. • . •
La G R A N R E L O J E R Í A les ofrece c t t a s ventíijas por s e r ima de l a s sucursales
que tiene en España la acreditada fábrica de relojes de los Sres. Degeilh y compañía,
de Ginebra. . .
. Ademas del grande y variado surtido d e i i H L O J E S que ofrecemos, hay otro no menos
abundante y escogido de LEONTINAS para caballero y señora, GUARDAPELOS Y COLLARES,
á elegir, á precios módicos : todos estos objetos son de oro de ley, y eii tal concepto se
garantizan. •
Este Establecimiento también cambia relojes y s e encarga de toda clase de compos-
turas , .que hace con la mayor perfección. ' ,

FÁBRICA B E HILADOS DE ESTAMBRE


DE LOS

HEREDEROS 3DETOMAS COMA.


C a l l e d e P e r a c a m p s , n ú m e r o s 1 y O.

BARCELONA.

E s t a m b r e s e n c r u d o d e todas- c a l i d a d e s y n ú m e r o s p a r a merinos,
pañolería,-fajas y toda otra clase d e tejidos, y . para artículos - de
punto.
E s t a m b r e s y lanillas e n crudo y e n esmerados. colores para ñecos,,
cordones,'trencillas y d e m á s objetos d e p a s a m a n e r í a ; para m e d i a s ,
para bordados y otras labores.

EXPEDICIONES Á TODOS PUNTOS.

Biblioteca Nacional de Espaa


GEORGE MATHER'S SONS, FABRICANTE D E

TINTAS DE IMPRIMIR, NEGRA Y DE COLORES.


.TINTAS LITOGRÁFICAS,
N E G R A . Y D E C O L O R E S .
Se remite á quien lo pida el LIBRO D E MÜESTEAS y la lista de precios en español
Dirigirse á . . • •
60 JOHN STREEJ, NEW-YORK.

N . iPONGE D E L E O N ,
. LIBROS EN GENERAL, ОБЕ AS-ILüSTEAD AS. PAPELERÍA. •

PERIÓDICOS Y REVISTAS, AMERICANOS Y EXTRANJEROS.


• MÚSICA ITALIANA, ALEMANA Y FRANCESA,

SE REMITEN CATÁLOGOS AL QUE LOS PIDA.


N Ú M . 17:, C A L L E 1 6 , A L E S T E ,
entre Union Square..y la Quinta Avenida New-York Station D , Box 83.

VANDERBURGH,
T I P O S -DE I M P R E N T A
PARA LIBROS, PERIÓDICOS Y OBRAS DE FANTASÍA.
DEPÓSITO DE OBJETOS PARA IMPRESORES Y GRABADORES.
GABINETES ISAGLE, CALIFOENIN Y DB OTRAS CLASES EXCELENTES.

Núm. 18,Dutcli, Street,, esquina á Fulton.—NEW-YORK.


N. B.—Matrices para fündir'ietras.

FUNDICIÓN DE TIPOS Y EMPORIO DE IMPRESORES,


/ESTABLECIDO HACE M^iDIO SIGLO.

Esta antigua ñmdicion tiene siempre el mayor surtido de los más nuevos estilos dé
TIPOS PAEA LIBROS, PERIÓDICOS Y OTRAS IMPRESIONES DELICADAS.
Se e n c a r g a d o servir los pedidos'fielmente y con prontitud.. . ,. •
MATERIAL DE IMPRENTA
^ 6 toda clase, inclusas prensas de mano y de vapor, de todos los fabricantes de primer or-
den y á precios módicos.
H Á a A R & CO., 36 '& 38, GOLD ST., NEW YORK.
. Pídasenos nuestro libro de muestras que se verá todo lo que se neeesitá para una
itappenta. Hacemos presupuestos de los gastos necesarios para el negocio, y los remitimos é
quien los pida. . '

Biblioteca Nacional de Espaa


. FRANCIS Y LOUTREL,
W. 4 5 , ¡ M A I D K ü íiARÍE.

PAPÉLEBÍA, IMPRENTA Y FÁBRICA DE LIBROS DE CUENTAS, DE PATENTE,


CON LOMO DE BESORTE,

Toda oíase de obje'.os de escritorio de primera calidad. Papel de cartas,


Escribanías, Carteras, Albums,
Libros de gastos. Diarios, Cortaplumas, Tarjetas, Piezas de Ajedrez, Cartapacios, etc.

Escribiente múltiple de Francis, con el cnal puede escribirse á uii tiempo u n a carta y va-
rias copias.
Tinta indeleble, roja, azul y negra, para estampar los sellos de corr.eo.
T¡'intas de patente de todos colores, para'copiar y para imprimir letras, libranzas, etc.
A LOS IMPRESORES.—Usad nuestros rodillos de composicioil.para d a r t i n t a ; son supe-
riores á todos los demás. '. • . • •• .

" H E N A T I O N A L B A N K NOTE GO.


LA COMPASIA NACIONAL DE BILLETES DE BANCO
(OEGAZ
IÍ ADA EN 1859).

. O f i c i n a , №. 1!, W a l l s t r e e t , I V K W Y O R K .
Esta Compañía graba é imprime toda clase de documentos en los que se requiere, además
de belleza artística en la ejecución, seguridad contra toda clase de falsificaciones y altera-
ciones-, tales como :
Billetes de Banco, libranzas, certificados, cheques,
bonos de deuda pública, .bonos'de ferro-carriles, letras de cambio, certificados de acciones*
sellos de correo y de contribuciones^ pólizas de seguros, etiquetas, etc.
L a Compafiia grqba é imprime los , -, ;
Bonos de Deuda pública y el Papel moneda de los Estados Unidos, los Billetes
de los Bancos Nacionales,
y durante los diez últimos años ha suministrado al gobierno americano todos los sellos del
correo. -.. ' • • • '
Cuenta-entre sus favorecedores á los gobiernos del Perú,-Chile, Bolivia y. República ar-
gentina, pal-a quienes ha hecho Bonos, Cédulas, Giros de Tesorería y Sellos de Correo y de
Contribuciones; al mismo tiempo que trabaja para las principales instituciones de crédito de
esos infenios países; tales como los Bancos del Perú, de Lima,'de la providencia, Hipotecaria)
de LimH^jAi-equipa, Mendoza, Entreriano, Q-uayaquil, Ecuador, Quito, el Banco español d é l a
Habana, etc., etc.,.existiendo entre sus clientes varios países y establecimientos europeos. /
J . E . - V A N ^AsTWERP, presidente.—T. ,H. PORTER, vice-presidente.—JAMES MAGDONOUGU,'
secretario.—A. D. SHEPARD, tesorero. - ,
Las comunicaciones pueden dirigirse en cualquier idioma. „

ANTONIO BARROS, JOSE ALEXANDRE SOBRINflO. ¡


ARMADOR E ESTUFADOR ESTABELEGIMENTO DE FERRAGENS i
COM. AEMACEM DE PAPÉIS • PINTADOS,
E QUINCALHARIAS. , ¡
estofan, jnaraicoes, ele, etc.
lO, R ú a d o G M a d o , 1 2 . 1
17, Aua nova do Carmo, 19,—LISBQA. LISBOA. • i

Biblioteca Nacional de Espaa


U S T A DE LAS OBRAS Y ESTAMPAS QUE SE HALLAN DE .VENTA
EN LA REAL ACADEMIA DE SAN FERNANDO.
PRECIOS.
PRINCIPIOS D E MATEMÁTICAS PARA USO DB LAS ANTIG-UAS
CÁTEDRAS DB LA ACADEMIA DB SAN FERNANDO, POR DON Rùstica. Pasta.
. BENITOBAILS. ^ • ^^^^-^^^^^^

1." Contiene Ai-itmétióa, Geometria, Trigonometria у Geometria prác-


, tica, leu4.°; • .• .-. 7 50 8 50
2.° Algebra, Secciones cónicas, Series, cálculo diferencial é integral y
, Trigonometria esférica, 1 en 4.". 7 50 8 50
3.° Dinámica, Hidrodinámica, Optica, y Astronomía, 1 en 4.°. . . . 7 50 8 50 •
TRATADO ELEMENTAL D E MATEMÁTICAS, POR D . BENITO BAILS.
1.° Contiene la Aritmética, Geometría, Trigonometría, y Geom«ria
práctica, 1 en 4.". ' 8 50 9 50
2." Álgebra, 1 en 4.» , 8 50 9 50
S." Secciones cónicas, Cálculo infinitesimal y Trigonometría esférica,
l e n 4.0 6 75 8 »
4.» Estática y Dinámica, l e n 4.0 • 6 75 . 8 »
5." Hidrostáticaé Hidrodinámica, 1 en 4.". 6 75 8 в
6.» Óptica, 1 eii 4.°. . ' . . ' . 9 » 10 25
7.0 Astronomía, 1 en 4.0 11 25 12 50
8." Astroiiomía física, Cronología, Geografía, Gnomònica, Perspectiva
y Mùsica especulativa, 1 en 4,°. . . . . ' 9 25 10 . 50
qo I Primera parte.—Tratado de Arquitectura civil, 1 en 4.". . . . ; 16 25 . 17 . 50
i Segunda parte.—ídem de Arquitectura hidráulica, 1 en 4.°. . . . 14 » 15 • 25
10." Tablas de Logaritmos, 1 en 4." 5 75 7 »
OBRAS D B VARIOS AUTORES.
Aritmética y Geometría práctica de la Eeal Academia de San- Fer-
nando, 1 en 4.° V . .^ 3 50 » »
Adiciones á la Geometría de D. Benito Bails, por D. José Mariano
Vallejo,len4.''. . . 2 » 3 25
Tratado elemental de Aritmética y Geometría de dibujantes con un
apéndice del sistema métrico de pesas y medidas, publicado por
la Eeal Academia de San Fernando,, 1 en 8.°. . . . . . . . . 2 » » »(
Diccionario de Arquitectura civil, obra postuma de D. Benito
Bails, 1 en 4.°. . '.• • 2 », ..3 26
Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las BeUas
Artes en España, compuesto por D. Agustín Cean Bermudez, y
publioadoporlaEeal Academia de San Fernando. 6 en 8.° mayor. 15 » » »,
Noticias de los Arquitectos y Arquitectura de España desde su res-
tauración, j(or el Excmo. Sr. D. Eugpni'o Llaguno y Amirola, ilus- .'
tradas y adicionadas por D. Juan Agustín Cean Bermudez, 4 en 4.° 7 50 « »
"El arte latino-bizantino en España, y las coronas visigodas de Guar-
razar: ensayo histórico-crítico, por D. José Amador de los Eios.». 7 50 » -»
Discursos practicables del nobilísimo arte de la piMura, sus rudi- • •
mentes, medios y fines que enseña la experiencia con.los ejeni-
plares de obras insigues de artífices ilustres, por Jusepe Martinez,
con notas, la vida del autor y una reseña histórica de la pintura
en la corona de Aragón, po? D. Valentín Carderera y Solano. . ,. ,4 » » »
Memorias para la historia de la,Eeal Academia de San Fernando y
de las BeUas Artes en España, desde el advenimiento al trono de
Felipe V hasta nuestros dias, por el Excmo. Sr. D. José Caveda,
2 tomos - . . 8 » • » . » ,
Exposición publica de Bellas Artes celebrada en 1856, y solemne dis-
tribución dé premios á, los artistas que en ella los obtuvieron, ve-
rificada por mano de Isabel 11 en 31 de Diciembre del mismo año,
con una lámina en perspectiva, un cuaderno en 4." mayor; . . . . 1 50 » »
Pablo de Céspedes, obra premiada pot la Eeal Academia, por Don • , .
Francisco M. T-ubino.. . ' . 5 » » »
Cuadros selectos de la. Eeal Academia,, publicados.por la misma:
cada cuaderno contiene cinco láminas con el texto correspondien-
te á cadauna. Precio del cuaderno por suscricion 4 » » »
Idem, idem, sueltos • . . . 5 .» » »
ESTAMPÍAS.
Los desastres de la guerra, de Goya, 80 láminas 40 » )) ))
Los Proverbios, de Goya, 18 íáminaa 12 50 » »

Biblioteca Nacional de Espaa


MARMOLISTA Y LAPIDARIO.
J O S É GALLEGO, Alcalá, 25. —MADRID.
Lápidas, panteones, mausoleos y sepulturas.—Mostradores, chimeneas, tapas para m u e -
bles , fuentes para jardines y toda clase de obra de mármol.
Se remiten á provincias mármoles en tosco y labrados.—Los pedidos pueden hacerse por
el correo.

F Á B R I C A
. D E

ADORNOS DE CARTÓN-PIEDRA Y YESO,

Aduana, 2 4 , y San Lorenzo, 5.—MADRID.

Se;deooran, pintan y doran toda clase de muebles, habitaciones y fachadas.

C A R R E R A D E S A N J E R Ó N I M O , 3,

VIUDA D E MARQÜERIE
GRABADOR HERÁLDICO. '
GRABADO, ESTAMPADO Y LITOGEAFIA.
AETÍCÜLOS EXTEANJEEOS DB ESOEITOEIO, TIMBRADO EN BLANCO Y COLORES, SELLOS
PAEA LACEE, DB TINTA T EN SECO, PACTUEAsj TARJETAS Y ESQUELAS. "

TA.BAGOS HABANOS.
IRIGOVEW, Cnrpcra S a n JerÓDlmo, » 1 .

Cajas de 100 tabacos de k s fábricas Cabanas, Cabarga, Henry Clay, P á r t a l a s Ziimi.


I a c á r r e g u i y o t r a s , á 6 0 , 8 0 , 100, 1 2 0 h a s t a 6 0 0 r s . - ^ '
Picadura Honradez, Madrileña, Competidora y Cabanas, á 20, 24, 30, 34, 40 y 50 rs. libra:
Cajetillas de las mejores fábricas desde un real hasta 4. i • '
• R i e O Y E W , Carrera de S a n J e r ó n i m o , 21.

T A L L E R DE C A R P I N T E R Í A

DE ROSELE Y PUNTÉ
Galle de la Lealtad, esquina á la de la A m a l i a , n ü m . 6.
B.4RCELOKA.
Se construye toda clase de piezas, así en maderas blancas, como en maderas
recias. . . .
Casa especial para los entarimados por su solidez, reconocida en cuantos puntos
de España se han usado.

Biblioteca Nacional de Espaa


GRAND: ESTABLECIMIENTO TERÁP]
ÚNICO EN E S P A Ñ A . •
APLICACIÓN D E . CUANTOS MEDIOS USA LA M E D I C I N A E N LA CURACIÇN
r PROFILAXIA D E LAS E N F E R M E D A D E S .

• CONSULTAS.
Por la mañana. de 8 á 1 Por la tarde. . . , de 3 á 8
Consulta generaL . . . . . • de 10 á 12 Consulta general de 4 á 6
Consultas reservadas : horas extraordinarias. í d e m de pobres : todos los jueves, de 4 á 6
Plaza de Santa Ana, iiúm. 8,—BARCELONA. •

LITOGRAFICO DI FAUSTO HÜIZ,


Calle de Méndez Nnâez, 4.—MÁLAGA.
En dicho establecimiento se h a puesto á la venta la GRAN LÁMINA OLEOGRÀFICA,
copia de Murillo, LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN, continuando la de las y a conocidas. .
TESTAMENTO DE ISABEL LA CATÓLICA, de Rosales,
NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN LA CRUZ, de Velazquez, y
EL SUPLICIO DE LOS COMUNEROS, de Gisbert.
También hay de venta un gran surtido de'cajas y bandejas del mejor gusto y esmero para
i'egalos; cartuchos para dulces, etiquetas engomadas de todas formas y tamaños, y se des-
empeña con esmero y prontitud todo lo concerniente al ramo de litografía.

ANDRÉS BLANCO, PINTOR-REVOCADOB.


Se pinta teda clase de muebles y habitaciones.— Eevocog de todas clases.
ISos B S c r n i a n a s , 7.—-SSadriiS.

^ . F Á B R I C A Y FU.ÑDICIOÍTDEIÍETALES ~.
DE.

LEONCIO -MENESES.
• GL0R1ETADE-QUEVEQ0,4,Y 6.-MAGALLÁNES, iO.
Almacén y dcspnclito c c n t i - a i , I'rincljíc, ft, Madrid.
El gran crédito y desarrollo adquirido por este establecimiento, después de veinte años de
existencia, me han obligado á dejar las estrecheces del obrador interior del mismo, insta-
lando en la Glorieta,de Quevedo, números 4 y 6,y Magallanes, 10, arriba expresados, u n a
Hueva fábrica y fundición dé toda clase de metales , con un considerable número de ope-
rarios fijos, los mejores en su clase, para que tanto los inteligentes, como artistas y curio-
sos, puedan ver, si gustan, cómo se trabajan y concluyen sus obras, quitando de este modo
el vulgar y.depresivo error para nuestra patria, de que todos los objetos de este género nos
•cieñen del extranjero. . _
Montada esta fábrica, á fuerza dé .experiencia, trabajo y no escasos saorifioios, á la altura
de las primeras de su oíase , se fabrican con prontitud, gusto y economía en plata-Ruolz,
lí^etal blanco ó plata de ley , todos los vasos sagrados destinados al culto divino ,• como tani-
bien todo lo perteneciente á servicios de mesa, fonda y café. " ,
Primera casa de España en dorados y plateados, por todos los sistemas, como también en
la fabricación descubiertos de metal blanco y. demás.—Fundición especial de adornos de
bronoe y metal blanco para fábricas y talleres, á precios'módicos.—Construcción de tuberías
para máquinas de vapor y a p a r a t o s para toda clase de alumbrado.—Se entalla á martillo y
torno á precios arreglados, como asimismo la estainpacion en toda clase de troqueles.—Se
íia,cen composturas en objetos deteriorados, dejándolos como nuevos, á precios convenció-
l e s — E Q el mismo establecimiento se darán gratis las tarifas de precios con dibujos lito-
Srafiados á las personas que las deseen. ...^ , ,j¿..^„a,.i„:.,L-

Biblioteca Nacional de Espaa


CRISTALES PASCUAL
• -MENTOR Y PRIMERO ErESPASA ' . •. '
PREMIADO CON MEDALLAS EN LAS EXPOSICIONES ARAGONESA DE 1868, BARGELOUESA'DS 1871.

Calle Pantana, núm; 3 , piso primero, esquina á l a Itanlbla,

Gran novedad y baratura en la decoración de cristales de todos colores, con transparencia y .sin
ella, aplicables á diversos risos, desde glaseados y muselinas, á los más ricos y caprichosos paisajes,
cuadros históricos, flores y adornos que exigir pueden el lujo, la iuoda y el buen gusto.
NOTA. Especialidad para vidrieras y alcobas, lo mismo que para oratorios, etc., etc. Dicho in-
dustrial ha alcanzado en su industria los más calorosos elogids de toda la.prensa española.

FRANCISCO DALMAU É BIJO.


ÓPTICOS FABRICANTES.
Rambla del Centro, 9, y calle de Ar-olas, 14.
., BABSCEK^ORiA. •

E n .este a n t i g u o establecimiento hallarán c u a n t o s le favorezcan con s u confian-


za, adeihas de todo lo concerniente á física, q u í m i c a , ó p t i c a , m e c á n i c a , g e o d e -
sia, e t c . , e t c . , especialidades e n pararayos, telegrafía eléctrica de línea y aplicada
al u s o d o m é s t i c o ; m a n ó m e t r o s pa.ra toda clase de presiones desde l o s aplicados á
g a s e s hasta los de prensas h i d r á u l i c a s : proporcionando p r e c i o s - c o r r i e n t e s / c a t á -
l o g o s é i n s t r u c c i o n e s que se les pidan.

L A P A T E R N A L .
, COMPAiÍA Di SE6UR0S COIRÀ INCEfiDlOS, ESMIECIDA EN PARÍS, CALLE ÍlEMlARS, SÍM. 4,
SÜBDIKECTOÉ EN BARCELONA

DON MANUEL MORAGAS Y VALERO.


Rambla del Centro, núm. 6, principal.

TORNERÍA
DE OLEGARIO, S E R R A ,
fAbRICA T d e p ó s i t o s d e b a s t o n e s d e t o d a s CLASES. •
Especialidad en objetos de marfil y hueso.
Venta al pormayor y en detall ; importación y, exportación.
C n l l c d e Q u i n t a n a , num. 9.—KARClEIliOKA.

~ J O A Q U Í N F E U U ,
GRABADOR DIBUJANTE EN JOYERÍA. ' ' ,
^ Calle de Gruñí; número 6, 4.°—BARCELONA.

Biblioteca Nacional de Espaa


GRAN FÁBRICA DE CHOCOLATE
DE

METERIO ARAMENDÍA,
. VALTIERRA- (NAVARRA).

En,esta acreditada fábrica, montada con arreglo á los adelantos de l a época, se.elabpran choco-
lates que compiten con los más superiores; están premiados en la Exposición Aragonesa de Zara-
goza con la medalla de plata y escudo de la Eeal Sociedad Aragonesa de Amigos del País; sus pre-
c e s , de 4 á 10 rs. libra. _ • •
DEPÓSITOS.
BAECELONÁ.—Exposición permanente. Pasaje del Reloj, calle Escudillers, calle de la Union, nú-
aero 34, conflterta. • . .
MADBID.—Calle de la Gorguerä, núm. 7, tienda.

ACEITES Y E N G R A S A D O R E S
.PARA LUBRIFICAR LAS .DIFERENTES PIEZAS D.E LAS MÁQUINAS,
.INVENTADOS Y • PIÌEPARADOS

POR A. M U R O Y G O I R I .
Se venden en la calle de Claudio Coello, núm. 12 (barrio de Salamanca), en donde sé indican los.
precios, modo de emplearlos y demás pormenores que necesite el comprador.

LA ANTICUARÍA.
G R A N L _ I B R E R Í A D E L A N C E

DE LLORDACHS.
P L A Z A D E SAN S E B A S T I A N , N Ú M E E O 5, BARCELONA. ,

Biblioteca Nacional de Espaa


LEOPOLDO LOPEZ RUIZ, ÓPTICO.
PLAZUELA DE SANTA ANA, NÚM. 8.
Venta, compra y cambio de sellos nacionales y extranjeros.

GAZZETE D E S TIMBRES,
Gl;lDK U.tUbIBÉE . • - ,

Dü COLLECTIONEÜR DE TIMBRES-POSTES, TÉLÉGRAPHES ET FISCAUX


(CONTINUATION D U TIMBHOPHILE),

Paraissant le 15 de chaque mois, avec un timbre en prime


CONDITIONS DB LA SOUSCRIPTION.—France, Un an.; 60 c.— Étranger, un an : 5 fr. 50 o.
On s'abonne aux bureaux du journal. Eue de Clichy, 9, Paris.

THE PHILATELICAL JOURNAL,


EDITED BY E D W A R D L. PEBBERTOn,

A N ILLUSTRATED MONTHLY MAGAZINE,


DEVOTED TO STAMP COLLECTING.
BEAUTWULLI JLLUSTBATED IN COLOURS.

A n n u a l S u b s c r i p t i o n , p o s t f r e e , 4 s . ; A b r o a d , 5 s.
JAMBS B . GRANT AN CO.—18, PARADISE S T R E E T .
BIRMINGHAM.
Hay números de muestra y se admiten suscriciones en la adlninistracion de E L AVERIGUADOR,
Atocha, 143, principal;

R E V I S T A D E CAMINOS V E C I N A L E S ,
CANALES DE RIEGO Y CONSTRUCCIONES CIVILES.
PEIUÓDICO REDACTADO POR INDIVIDUOS DE LAS CLASES DE MAESTROS DE OBRAS T DIRECTORES DE CAMINOS.

BASES DE LA PUBLICACIÓN Y PRECIOS DE SUSCRICION DE LA REVISTA.— Cada n ú m e r o c o n -


tiene 8 páginas en folio, destinadas á artículos d o c t r i n a l e s , científicos, artísticos, tasa-
ciones .de fincas, noticias, vacantes y anuncios, m a s u n suplemento de 8 páginas en 4.°,
en el q u e se insertan todas las leyes, decretos, reales órd.enes y demás disposiciones
oficiales concernientes á obras p ú b l i c a s , clases - profesionales y constructoras.— A esto
a c o m p a ñ a n grabados y láminas, r e p r e s e n t a n d o proyectos de todas clases p a r a su mejor
inteligencia.— Se publica los dias 15 y 30 de cada mes.—Los pedidos son 20 reales t r i -
m e s t r e , 40 semestre y 80 al a ñ o , pagados p o r a d e l a n t a d o . — Da principio en I.'" de los
meses de E n e r o , Abril, Julio y Octubre.— Se suscribe en Madrid en la Administración,
Toledo, 44. .

THE S T A M P - G O L L E C T O R S MAGAZINE.
Este'periódico, que empezó á publicarse en Febrero de 1863, cuando tomó importancia
la afición á'coleccionar sellos de correo, ha conservado, y conserva hoy dia, su posición
de uno de los más autorizados órganos de la filatelia. Contiene reseñas do las nuevas emi-
siones de sellos, artículos de autorizados escritores y numerosos grabados.—Los suscritores
recibirán con cada número un sello nuevo de cor/eo.— Publícase una vez al m e s , y consta
el número de 24 páginas en 4.°—Editores : Alfred Smith y Compañía, calle de'Bathi^nú-•
mero 6 (en la ciudad de Bath, Inglaterra). Precio de suscricion por un año en el extranjero,
franco de porte, 25 rs. Los tomos iii, iv, v, vi, vii y viii se hallan de venta á 38 rs. cada uno.

Biblioteca Nacional de Espaa


LE TIMBRE POSTE,
JOUHNAL D U C O L L E C T I O N E U R , P A R A I S S A N T L E 15 ÍDE CHAQUE MOIS.

Consta de 8 páginas en 4.° Publícase én Bruselas, galerie Bortier, núm. 7 , por J . B. Moens.
— Precio en E s p a ñ a , por un año, 1 5 rs. . .
Este periódico, que se ocupa exclusivamente de sellos de correo, es de los más antiguos y
respetables en su clase de los que hoy se publican en Europa. Bl pago de suscriciones lo
admite en sellos de correo del país donde reside el suscritor, y el precio marcado se entiende
que es recibiendo eLp^iódico franco de porte. '

GACETA DE LOS CAMINOS DE HIERRO.


Se suscribe en MADRID : en la Administración, én las.librerías de Bailly-Bailliére, de
Cuesta y de Ы.Ilustración, Arenal, 1 6 . Los números sueltos, el mapa y los anuncios, en la
Administración. -
• PRECIOS DE LA SUSCRICION. Madrid y provincias : por un a ñ o , 1 0 0 r s . ; por seis meses, 5 0
í d e m ; por tres id., 2 5 id.— Ultramar y extranjero : por un año, 1 5 0 rs.; por seis meses,!75 id.
ANUNCIOS.—Línea, 2 reales.—Los anuncios de alguna importancia y losi comunicados de
" I t e r e s privado, á precios convencionales.

TRATADO TEÓRICO-PRÁCTICO
DE . .

A G R I M E N S U R A Y ARQUITECTURA L E G A L .
Obra de texto y de consulta, necesaria á facultativos y funcionarios públicos, indis-
pensable á los propietarios de heredades rústicas y urbanas, marcándoles sus derechos
y los de los demás, evitando costosos litigios y trasgresiones á la ley. , l
Cuarta edición, notablemente corregida y aumentada.— ün tomo en i.° prolongado,
10 pesetas. • ' - , .

AGENDA D E L CONSTRUCTOR.
NUMEROSOS DATOS,' TABLAS, FÓRMULAS, UNA MINUCIOSA COLECCIÓN LEGISLATIVA Y BIBLIO-
GBÁPICA, D E uso DIARIO PARA TODA CLASE D E OONSXKtjCTORBS.
So publica todos los afios desde 1870. " ~
Dos tomos en 12.°, d e una impresión clara y compacta, de modo que á pesar de poder llevarla
Como cartera e n e l bolsillo, contiene tanta materia como u n gran volumen.
Los dos tomos en rústica, i pesetas. En piel, forma de cartera, con lapicero y cantos dorados, el
primer tomo y el segundo, en rústica, 5 pesetas.— El tomo de Sección legislativa, de años ante-
riores , 1 peseta y 50 céntimos.

LOS PROFESORES DE ARQUITECTURA.


CARTAS.
OIJK DICEN LO QUE ÉSTOS SON, PÁH.Í QVE NO SE ÍXTIUVIE 1.A OPINION PUIÌI.ICA , ,Y DISPOSICIONES QUE' FIJAN SUS ATRIBUCIONES.

Es un elegante folleto, edición de lujo, con magníficos papel y tipos, orladas todas sus páginas.
Bu rú.stioa,- 2 pesetas. Encuadernado e n tela á l a inglesa, con planchas, 3 pesetas.
Los pedidos de estas tres obras, a l autor, MARCIAL DE LA CÁMARA, en Valladolíd, acompañan-
1^0 el importe.— Se remiten prospectos detallados.

Biblioteca Nacional de Espaa


CON PRIVILEGIO EXCLUSIVO,

ABONOS MINERALES,
РАКА EEGADÍO Y SECAXO,

POR SAEZ, ÜTOR, SOLER Y COMPAÑÍA.


Carretas, 14.

Estos abonos son aplicables á toda clase de cultivos, conocida la composición de la tierra.
Producen un aumento en las cosechas de 50 á 150 por 100. Los precios varian de 40 á 70 rs,
quintal (50 kilos).
Depósitos : En las capitales de provincias y principales poblaciones agrícolas.
Se rei^arten prospectos y se remiten á provincias.

ELIXIR DIGESTIVO DE VICHY,


con privilegio exclusivo, de M. Poiane.

Los maravillosos efectos que en las debilidades y demás enfermedades


del estómago producen las aguas de Vichy, decidieron á M. Poigné á con-
densarlas y preparar con ellas, asociadas con exquisitas plantas aromáti-
cas, el elixir de "Vichy, que, después de tener un sabor delicado, es un ver-
dadero específico para curar las enfermedades del estómago, aumenta el
•.apetito, facilita las digestiones, corrige las acideces, destruye los excesos
de büis, fortifica todo el sistema, acelerando las convalecencias. El uso de
una copita después de cada comida asegura la prolongación de la vida
por muchos años, sin enfermedades ni sufrimientos. , . .•
Sa halla de venta en las principales farmacias, cafés y en là Exposición..
ermanente, calle Escudillers, y para los pedidos al pormayor dirigirse á
B . Adrian Fangoux, calle del Dormitorio de San Francisco, n.o5, Barcelona.

FÁBRICA DE CONSERVAS Y DULCES,


eOTlL_i_ERÍA V . C O M E S T I B L E S . • •.
• , • PUEIHADA KN LA EXPOSICIOiY CATA.LArÍA DIÍ 1871.

PARENT, HERMANOS,
Calle Ancha, núm, 27, esquina á la de Escudillers.
Sucursal :Kambla de Capuchinos, números 36 y 38.
. BARCELONA.
Depósito de conservas, vinos, licores, cerveza, tés y otros artículos de Inglaterra, Francia, Italia,
Alemania, Suiza, Austria, Holanda, Eusia, Arüérica y del país.

LA PRINCESA.
MAQUINAS INGLESAS PARA COSER A LA MANO.
Esta renombrada máquina es de dos hilos y lanzadera, haciendo' el doble pespunte al igual que
las mejores movidas por los pies. • '
Su precio es casi lá mitad de estas últimas, y su facilísimo 'manejo-ahorra los inconvenientes de
una larga instrucción, siendo ademas tan descansado que la persona más delicada puede emplearla
horas enteras sin experimentar la menor fatiga.
Con cada máquina se acompañan instrucciones impresas para su inmediato uso.
Unico depósito de la fábrica en Cataluña, calle de Avino, n.° 34, tienda, Barcelona, donde el
hallará también un completo surtido de sedas, hilos, agujas, aceites y demás accesorios.'

Biblioteca Nacional de Espaa


FÁBRICA DE MOLDES P A R A P A P E L
Y TELAS METÁLICAS.

P r e m i a d o [con m e d a l l a s I ^ ^ ^ ^ M ^ 3| Aragonesa de 1868,


e n i l ^ ¡Exposiciones de I^^M^^B|^^^^№«y^^'^^^^By ^ Barcelona

P E J D R O V A L L E S .
Calle Liado, núm. 9, terca de San Justo, y Talleres, calle de Corte», núm. 240.
BASCELONA.
Es la única en su clase que puede competir con los de :primer orden del extranjero en moldes
para hacer papel-moneda, con seguridad;, así lo acreditan los distintos moldes especiales salidos dq.
su tan acreditada fábrica, y cuya confección ha sido tan perfecta qué nada deja que desear. Igual-
O i é n t e se elaboran para toda clase de papeles. ' . , .
Se construyen asimismo telas de todos metales, desde el.número 1 al 150 en pulgada, tanto e n
trama como urdimbre, con el ancho de 2 metros iO, j cuantos objetos se puedan construir con tela
metálica. En el almacén existe un depósito completo de bayetas para el papel. Precios económicos.'
Expediciones á todos puntos.

COMPAÑÍA GENERAL DE ALUMBRADO POR EL GAS DE AIRE VITAL,


FLOGISTICO, CARBONO, AISLADO É ' I N S T A N T A N E O . — S I S T E M A LAFOND.

CON PRIVILEGIO EXCLUSIVO. EN LAS PRINCIPALES POTENCIAS EUROPEAS.


A d m i n i s t r a d o r e s , . S r e s . C B O X y SITBIRAM-A, Calle de H o n d a d e S a n P e d r o , 164.

Aparatos para producir el gas con toda clase de combustibles líquidos y sólidos.
Aparatos p a r a producir el g a s , instantáneamente, sin fuego y de una manera inuy limpia
y muy sencilla, por medio del aire vital.
Aparatos regeneradores, cuyo uso proporciona una economía de más del 35 por 100 á los
que consumen el gas producido por las fábricas actuales.
L a Compañía está también dispuesta á entrar en tratos.para la venta de sus privilegios.

^ GRAN TALLER D E VIDRIERAS D E COLORES


DE EUDALDO RA.MON AMIGÓ.
E S P E C I A L I D A D EN L A C U R V A C I Ó N D E V I D R I O S .
Calle de la Tapinería, número 44; y Córte», número 238.—BARCELONA.

zapatería de JUAN VIDAL.


de todas clases al pormayor y menor, y exportación p a r a todos los p u n t o s de

C a l í e ;1kiicha, num. SS.—BARt;iEE,01«.%.

Biblioteca Nacional de Espaa


A R M A S , A R M A S . - O J O , C A Z A D O R E S .
SE GARANTIZAN Y DAN A PRUEBA, CALLE DEL CONDE DEL ASALTO, 9 ; LANCASTER, 1, BARCELONA.

ÚNICO DEPÓSITO EN CATALUÑA, DE DOMINGO COSTA,

scopetas i'ucüe. . . . 160 .á 2000 rs. Revolvers. . . .• ., de 50 á 500 rs.


fd. piston. . . . 80 á 500 rs. Pistolas.. . . , . í de 9 á 60 rs.
Oartuctos Puché núm. 16, el 100. 12 rs. Pólvora de'caza, paquete., í 8 rs.
Se hacen descuentos al pormayor, y en particular á los armeros.

MANUEL ARANDA, ENCUADERNADOR,


Calle de .lacometrezo, n ú m . 65.

J O S É SAINZ DE GBAfiEBA, DIAMANTISTA Ï PLATERO,


P r í n c i p e , 24k.-

C R I S T A L E S D E A D O R N O . j
MOWTE, premiado en varias exposiciones y con' uso del escudo de la Keal Sociedad ,*
Económica Matritense. • .
Especialidad para la decoración de toda clase dé cristales blancos y de color,, con transparencia y |

T a l l e r y niosiruarío, «Signas, 5 Ï , 3.", 1."—ièAKCEB.OI«A.

EL GRAN REGULARIZADOR DEL ESTÓMAGO.


V E R M O U T H C A T A L A N DE. SALLES.
Aprobado y recomendado por la M. lltre. Academia de Medicina
y Cirugía de Barcelona, otras Corporaciones científicas y
profesores Médicos.
PROVEEDOR DE LA REAL CASA.
Las personas afectadas de dolores de estómago, acideces, náuseas y vómitos después de las comi-
das, falta de apetito y demás enfermedades que resultan de malas digestiones, con el uso moderado
de éste útilísimo Tino se verán-libres de sus, dolencias. —Al pormayor, D. S a l v a d o r S a l l e s , en
ííans.—Depósito e n l a s p o b l a c i o n e s m á s i m p o r t a n t e s «le Espaiña.

A r* A ni71l/rf A nt? TTTlVrr'TTAC! dirigida por D. PKANCISCO GARCÍA AYüso.i-Am-


A L . A l J l ! j i Y l l A U J l i L i J l i i M x U A O , nistía, S, entresuelo-derecha. Madi'íd.—En ios pri-
meros dias de cada mes .se abren cursos de francés, italiano, portugués, inglés, alemán, griego, la-
tín, sanslcrit, persa, zend, árabe, hebreo, siríaco, etiope, árabe vulgar, turco, estudios de autores
clásicos, repasos para examen.

S O L E R .
ESTABLECIMIENTO D E J O Y E R Í A Y PLATERÍA.
C a l l e d e l a ( L i b e r t a d , ni'iin. I » . — B A S S C E L O U A .

PUIG Y LLAGOSTERA, HERMANOS. .


Comisión, consignación, compra y venta, entre las casas sucursales en los prm-
BÀRCELONA. cipales puntos de la India. MANILA

Biblioteca Nacional de Espaa


INDUSTRIA CATALANA.

GRAN CERERIA Y FÁBRICA D E BUJÍAS ESTEÁRICAS


DE

JOSÉ SALVADO.
C a l l e d e C á d i z (antes P r i n c e s a ) , n ú m . 4 0 . — B A B C E I i O l V A .
ÍRKIUABO ES VÁMAS EXPOSICIONES T PÒK IAS SOCIEDADES ECONÓMICAS DE AMIGOS DEI. PAÍS DB BARCELONA Y AIUGONESA.,

Especialidad en .cirios, hachas y todo cuanto concierne al ramo de cerería. Ceras blanquea-,
das por varios sistemas; cera vegetal, estearinas en pan, parafinas de varias clases, CBrilIas
fosfóricas, lamparillas, etc., etc. • ..
Expediciones á todos los. puntos del" reino y Ultramar.

^ EL MUNDO CÓMICO.'^
SEMANARIO humorístico.
Director literario, M. MATOSES.—Director artístico,'J. L. PELLICER.
SE PUBLICA TODOS LOS DOMINGOS.

PRECIOS DE SÜSCRICIOJV.
En Madrid : Un m e s , c u a t r o reales.—Tres meses, d o c e reales.—Número suelto, a n
Peal.—En Provincias: Un mes, -cinco r e a l e s . — T r e s meses , t r e c e reales.—Número
.suelto , u n r e a l c i n c u e n t a e é n t i i n o s . — S e suscribe en las principales librerías de Madrid
y provincias, y directamente en la Administración, litografía y relieves en zinc para im-
prenta, plaza de San Nicolás, núm. 7 y 9, bajo.

GALERÍA HISTÓRICO MOMMEmí


DE L A J U V E N T U D .
PLIEGOS DE CONSTRUCCIÓN DE MONUMENTOS ESPAÜfOLES, CON SU EESKÍÍA •
HISTÓRICO DESCRIPTIVA.

E l entretenimiento de armar estos pliegos e s , á la vez que a g r a d a b l e , m u y


conveniente para la j u v e n t u d , proporcionando á la vez el conocimiento exacto
de los monumentos célebres de España y sus condiciones artísticas y anteceden-
tes históricos que con ellos tienen relación.
Se venden á 2 y 4 rs.—Carretas, 41.—Montera, 2 4 . — C a r m e n , 2 5 . — P u e r t a
del S o l , 1 3 , y por m a y o r en casa del autor D . Rafael L a g u n a , Tudescos, 3 2 ,
segundo derecha.
P u b l i c a d o s hasta el dia.

San Lorenzo, E s c o r i a l — P a l a c i o Real.—Palacio del Congreso.—Palacio de


Consejos.—Armería Real.—San Jerónimo el Real.—Observatorio Astronó-
mico.-—Puerta de Alcalá.—Ministerio de la Grobernacion.-r-Audiencia Territo-
rial.—^Casas Consistoriales.—Monumento del Dos de M a y o . — P u e n t e de Toledo.
— S a n Antonio de laElorida..... . ; ...^.„:..^..

Biblioteca Nacional de Espaa


JOYERÍA Y PLATERÍA

J. MASRIERA É HIJOS,
PREMIADOS EN VARIAS EXPOSICIONES.

DESPACHO, calle de la Libertad, n ú m . 35.—TALLERES, calle de Y i g a t a n s , m í m . 4 ,

BARCELONA.

Esta casa se estableció e n 1840 y cuenta con u n a fábrica y depósito de toda clase
de piezas d e utilidad, adorno y de nueva exornación de oro, plata, y pedrería, esmaltes
j p i n t u r a s sobre, e s m a l t e s , e n c u y o r a m o , n u e T a m e n t e i n t r o d u c i d o e n España', s e e l a -
boran c o n perfección cuantos géneros se e n c a r g u e n , y a s e a n paisajes , figuras , y espe-
c i a l m e n t e - E E T E ATO S. •

IMPRENTA, LITOGRAFÍA, CALADOS Y RELIEVES.

C. V E R D A G U E R Y C O M P A Ñ Í A ,
PREMIADOS EN VARIAS EXPOSICIONES.

C a l l e d e l P a s e o d e S a n j a a n , n ú m . t 3 4 (ensanche).—BARCELOüAV

Máquinas movidas al vapor, de i m p r e n t a , litografía, glasear papel y moler


colores. Prensas y máquinas movidas á brazo, para imprimir, litografiar, hacer
relieves, tiras doradas y cortar papel. Taller de dibujantes exclusivos para la casa.
Impresiones de lujo y ordinarias, en tipografía. Trabajos litografieos para el c o -
mercio. Primeros introductores en España del calendario americano en cromo.
Especialidad en cromos para' el adorno de cajas (figuras, flores y paisaje), eti-
quetas para vinos, frutas, aceites, etc. Relieves en adornos de pecberaa, fajas y
etiquetas plateadas, doradas, esmaltadas y demás artículos de adorno para, ca-
misería. Óvalos y cantoneras doradas para el adorno de cajas. Máquina especial
para la confección de las tiritas en relieve ; doradas y esmaltadas. Taller de papel
calado ó puntilla para adorno de cajas para dulces, tabacos, ramilletes, ramos de
flores, etc.-, único en su clase en España. Moldes especiales para los pedidos de
consideración, sin aumentar los precios. Precios en competencia con el exíran-
jefo.

Biblioteca Nacional de Espaa


boletín-revista
D E L A T E N E O D E V A L E N C I A .

COIVDICIO^'KS DE %jJk S C S C K I C I O i V .
El Boletín-Revista se publica los días 15 y 30 de cada mes en cuadernos de 32 páginas
en 4.°— Precio de la suscricion en Valencia, un m e s , 1 peseta ; en la Península, un trimestre,
3 pesetas 50 céntimos ; Extranjero y Ultramar, un trimestre, 5 pesetas.—Puntos de suscricion:
.en la imprenta de D. José Rius, plaza- de San J o r g e , y en la Administración del Boletín-
Revista del Ateneo, plaza de Murcianos, 5 , entresuelo.

CATÁLOGO
, BE IOS

CUADROS DEL REAL MONASTERIO DE SAN LORENZO DEL ESCORIAL,


en el que se comprenden los de P a l a c i o , Casino del Principe y Capilla de Fresneda.

POR DON VICENTE POLERÓ.


Este curioso é interesante CATÁLOao se vende á 10 rs., én la librería de la Sra. Viuda é hijos de
•.^uesta, calle de Carretas, número 9, en Madrid.

ARTE D E LA RESTAURACIÓN.
OBSERVACIONES RELATIVAS Á LA RESTAURACIÓN DE CUADROS,
rOR

DON VICENTE POLERÓ.


Esta importante obra para los artistas aficionados, se ve.nde á 6 reales, en la librería de la Seño- -
ra Viuda é hijos de Cuesta, calle de carretas, núm. 9, en'Madrid.

BREVES OBSERVACIONES
SOBRE LA U m i L A D T CONVENIENCIA

DE REUNIR EN UNO SOLO LOS DOS MUSEOS DE PINTURA DE MADRID,


y sobre elVerdadero estaào de conservación de lo« cuadros qne contiene el Museo del Prado,
POR' - i
. D O N V I C E N T E POL'eiÍÓ.

Este importante folleto se vende á dos reales, en la librería do la Viuda é hijos de Cuesta, calle
ue Carretas, núm. 9, en Madrid.

G. F O N T A N A & G.*"
104. R n a do Chtado, ÏOG.—L<ISBOA.

ARMACEM. DE PIANOS
DAS PMNOIPÁES TABEICAS DE PARÍS È LONDRES D'HERABD , HERZ, PLETEL , PH. H. HERZ,
BLONDEL, ADCHEE, DEBAIN E OUTROS.

Alugam-seaos mezes e con abatimento dos trimestres ©semestres.


R e c e b e m - s e e m pagamento pianos rizados; harpas d'Êrard; orgaos de Alexandre é
Debain, harmoniflutes de Busson é concertinas.
Mnsica é cordas d'Italia para Harpa é Kebeca.

Biblioteca Nacional de Espaa


JUAN MEDINA.

GRAN ESTABLECIMIENTO DE EÜUÍPOS MILITARES,


PRIMERO ENTRE LOS DE SU CLASE.

CALLE ANCHA, 4-e. - BARCELONA.

• Bordados, galones, cordones y trencillas de oro y plata.—Banderas y estandartes.—Espadas, bo-


tones, condecoraciones, cintas y.bandas para las mismas.—Eoses, leopoldinas, gorras y cinturones.
—Chapas, números, cornetas, granadas, estrellas, castillos, bombas, etc., para gorras y cuellos.

ALMACÉN DE PAPEL Y

O.BJETOS D E ESCRITORIO
DE G. G O N Z Á L E Z RODRÍGUEZ.
Carretas, 3.—MADRID.
Papeles extranjeros y del reino.—Tinteros de viaje.—Escribanías.—Pesos para car-
tas.—Prensas de copiar y libros rayados de .todas clases.—Timbres eléctricos. — Pupi-
tres.—Lapiceros de.oro.—Esquelas de fantasía.—Tarjetas.— Se timbra en color.—^Ne-
ceseres-escritorio.—Oartapacios.—Elegímtes papeleras.

LIBROS CIENTÍFICOS

INGENIEROS, MINEROS, ARQUITECTOS, UNIVERSIDADES, ETC.


Se suministran libros á las Sociedades Ferro-carrileras y á las Biblioteoais públicas
á precios al pormayor.
1^ Los doctores en Medicina hallarán "en esta casa el más amplio surtido de libros mé-
dicos que existe en el mundo. • ;
1^ Se daii Catálogos gratis y se invita al publico á q u e exponga sü deseo en persona
ó por escrito.
Se harán propuestas para traducir y publicar en .español todo libro del cual se nos
haga un pedido suficiente.
W I L L I A M W O O D & CO.,
Libreros у Editores de Libros científicos.

• ' -27 Great Jones Street, New York.

Biblioteca Nacional de Espaa