Está en la página 1de 3

Nombre: Rodrigo Ernesto Sánchez Ortiz N° de lista: 23

Materia: Humanística ll Ciclo: 2

Especialidad: Electrónica

EL CREPÚSCULO DE LA METAFÍSICA

El autor de esta obra es Jesús Conill, el crepúsculo de la metafísica escrita en 1988


en la ciudad Barcelona, es una obra que tienen como idea principal la metafísica y
como se toma este tipo de pensamiento en el mundo contemporáneo en el cual nos
encontramos inmersos, para poder abordar esta temática Conill hace uso de
referencias a diversos filósofos los cuales les sirven como guía y material de
argumentación, dentro de estos podemos mencionar a Immanuel Kant, Hegel,
Johann Wittgenstein, Xabier Zubiri y Jürgen Habermas.

Uno de los ya mencionados filósofos en el párrafo anterior es Immanuel Kant, del


cual conill utiliza su filosofía trascendental en la cual instaura un nuevo método por
medio de la reflexión trascendental, que capacita al ser para poder discernir las
condiciones de posibilidad de los conocimientos de la razón pura. La metafísica se
configura desde la filosofía trascendental como crítica y sistema, siendo así un
criticismo trascendental el cual nos permite una superación del empirismo, ya que
este pretendía la separación entre la lógica general y la lógica trascendental.

La transcendentalidad lógica de Kant se puede llegar a determinar por medio del


método dialectico-especulativo, este se mueve en el nivel trascendental y piensa en
cada determinación en sí misma, relevando y configurando sus constelaciones
lógicas, esto nos abre paso a Hegel el cual denomina el proceder dialectico-
especulativo como un método absoluto, lo cual Conill retoma como un método
trascendental-sistemático, porque nos explica que consiste en llevar cada
pensamiento a su lugar sistemático, según las condiciones que provienen de las
posibilidades y sino también de la coherencia, siendo así una especie de deducción
trascendental sistemática, este es el punto en donde Wittgenstein toma
participación ya que dice que la lógica actual no se ha dedicado a la construcción
de la transcendentalidad, ya que afirma que ni siquiera Kant llego a describir de
manera correcta el significado lógico, y es donde él, la redefine en un punto, para
así formar la ciencia de la lógica como un sistema de categorías concebidas por el
individuo, y estas pueden ser de dos maneras “por sí misma” y “en sí mismo”.

La corrección por parte de Hegel, de la lógica de Kant, pretende comprender y


exponer sistemáticamente las determinaciones de los pensamientos, los cuales
serían las estructuras lógicas fundamentales con las que se construirá un marco
racional lógico-real, que hace posible la argumentación y la posible concepción
adecuada y coherente de las cosas.

Conill retoma a lo último de su introducción a Jürgen Habermas y Xavier Zubiri, en


la cual X. Zubiri nos da su enfoque sobre la realidad, el cual es que la metafísica
más haya de tener un sentido lato como filosofía primera, en sentido estricto
consiste en aquel estudio que plantea como cuestión primordial el problema de la
realidad, el cual desarrolla un análisis de la intelección sentiente, por este medio
descubre la instancia fundamental y así logra la impresión de la realidad, y es donde
se determina la metafísica de la transcendentilidad , ya que la realidad no equivale
a la existencia o la esencia, ni sentido, ni siquiera al objeto, sino que la realidad es
definida como la formalidad trascendental en impresión; y terminamos con Jürgen
Habermas quien intenta aclara si el pensamiento ha de hacerse postmetafísico, ya
que está operando con un “resto de metafísica” como elemento vital de su filosofía.
Jesús Conill ha utilizado estos filósofos para apoyarse en su trabajo y así poder dar
respuestas a sus dudas, apoyándose en cada una de las posturas para poder
guiarse y discernir sobre si hay noche o luz para la metafísica en una sociedad
totalmente superficial, mostrando total apatía hacia el otro y haciéndose egocéntrico
en cada paso en su camino a la sabiduría.