Está en la página 1de 2

De manera un poco torpe, el Hombre Hormiga trata de explicar que la solución

es crear una máquina de tiempo. Lo que parece un disparate, se convierte en


una genialidad gracias a la mente brillante de Iron Man.

Gracias a estos dos personajes, y a Hulk, por supuesto, la película está llena
de principios científicos que le dan un interesante toque de realidad mezclado
con acción.

Viajes en el tiempo

El triunfo de los Avengers depende de que su máquina del tiempo funcione. El


Hombre Hormiga, que puede encogerse a escalas subatómicas, confía en que
las reglas del mundo cuántico los ayuden a realizar ese viaje al pasado. En una
escena menciona la "longitud de Planck", que equivale a
0,000000000000000000000000000000000016 centímetros. A esa escala el
tiempo y el espacio se comportan de manera distinta, así que eso les brinda
una oportunidad.

Pero en su intento de viajar al pasado, los Avengers se enfrentan a otro dilema


clásico de la ciencia, conocido como "la paradoja del abuelo".

La paradoja plantea este problema: si lograras viajar al pasado, a la época en


la que tu abuelo era un niño y lo asesinas, entonces tú nunca podrías haber
nacido, pero… si nunca naciste, entonces no podrías haber viajado al pasado
para matarlo.

Esta situación resultaría en un bucle infinito, con lo cual el viaje al pasado sería
imposible.

Realidades alternativas

Los Avengers también abren la puerta a otro enigma: la posibilidad de


universos paralelos.

En física a esto se le conoce como la Teoría de muchos mundos. A nivel


cuántico, un objeto se puede comportar como una partícula o una onda. Es
decir, una partícula cuántica puede tener dos estados a la vez.

Según la Teoría de muchos mundos, cualquier medición que se haga de un


objeto cuántico causa que se cree un nuevo universo.

Así, como lo explica el portal HowStuffWorks, el universo se divide en dos para


mostrar los dos posibles resultados de la medición. En un universo el objeto se
medirá como una partícula y en el otro, como una onda. Según Milford y
Stratton, los Avengers se la juegan por esa idea de la realidad alternativa, en la
que cualquier cambio que se haga en el pasado genera un nuevo universo.
Se crea una "ramificación de varias líneas de tiempo", como la llaman los
profesores.

La cinta de Moebius

En su búsqueda por crear una máquina del tiempo, Tony Stark (Iron Man) tiene
un momento espectacular cuando logra diseñar una "cinta de Moebius
invertida".

Esta cinta es lo que los matemáticos llaman un "objeto de un solo lado". Una
forma sencilla de hacer una cinta de Moebius es tomar una tira de papel,
voltearla y pegar sus extremos como haciendo una pulsera. Esta cinta plantea
interesantes conceptos que desafían la física, como subir para abajo, o bajar
para arriba. Por eso los expertos la definen como un "objeto no orientable".

La cinta de Moebius también es un símbolo de lo infinito, así que los conceptos


matemáticos y esa aura mística que la rodea, le dan la combinación perfecta
para que aparezca en la épica Avengers, donde el tiempo y el espacio son sus
mayores aliados en la batalla por salvar al universo.

Si bien el concepto del viaje del tiempo es altamente especulativo, mencionarlo


junto con los demás términos científicos en una película tan conocida ayuda a
encender la mente de las personas y en especial de los niños...