Está en la página 1de 3

CONCEPTOS BÁSICOS DE LA MEDIACIÓN FAMILIAR

CONCEPTOS BÁSICOS DE LA MEDIACIÓN FAMILIAR L a mediación familiar es un procedimiento extrajudicial, voluntario y

L a mediación familiar es un procedimiento extrajudicial, voluntario y confidencial creado con la finalidad de solucionar conflictos y problemas, interviniendo un mediador o grupo de

mediadores sin poder de decisión, que informa, orienta, asesora y ayuda a las diferentes partes en conflicto para facilitar un diálogo fluido y la búsqueda un acuerdo duradero y estable con el fin de evitar un procedimiento judicial, poner fin al ya iniciado o reducirlo.

Igualmente, la mediación familiar es un procedimiento de cooperación y de prevención, que tienen como meta la propuesta

© Masstercursos. Todos los derechos reservados. www.masstercursos.com

de soluciones y la resolución de conflictos, entre dos o más miembros de las misma familia.

Además de esto, la mediación como proceso fundamental

cooperativo, debe abrir unas vías de comunicación y diálogo positivo

y constructivo entre los distintos miembros de la familia. Esto

contribuye al entendimiento e implicación entre las partes, lo que

lleva al fin que es la propuesta de soluciones y la consecución de acuerdos satisfactorios para todas las partes de la familia.

Los acuerdos en la mediación familiar no deben considerarse necesariamente justos desde el punto de vista jurídico, sino que el mediador facilitará la posibilidad de llegar a acuerdos, en base al consenso del conjunto de la familia.

La mediación familiar puede tener un ámbito mayor que se expande

al resto del núcleo de la familia como pueden ser: abuelos, tíos,

primos, suegros o yernos, que participen en las decisiones y, por lo

tanto, estén expuestos a la posibilidad de conflictos. Aunque en la mayoría de las ocasiones la mediación se encamina a parejas o matrimonios con hijos, las casuísticas son muy amplias, por lo que pueden entrar en la mediación diferentes tipos de familiares.

La mediación familiar, tiene una serie de características como veremos a continuación, entre las que destacan:

- El diálogo fluido

- El respeto

- La confidencialidad

- La voluntariedad

- Potenciamiento de lazos afectivos

- Facilitar la comunicación

- Establecer pautas para el futuro

- Comprensión

- Proposición de soluciones

- Establecer acuerdos definitivos

© Masstercursos. Todos los derechos reservados. www.masstercursos.com

Observado lo que conocemos, a rasgos generales, como mediación, analizaremos que NO es la mediación familiar o en qué circunstancias no opera:

- La mediación familiar no debe considerarse, en ningún caso, como terapia. Los mediadores no ejercen como psicólogos y su función no es la solucionar los problemas de otras personas. Aunque se trabaja con las emociones, no forma parte de la labor del mediador establecer vínculos en relación a solucionar problemas personales. El trabajo del mediador es estrictamente en el ámbito de la familia.

- La mediación familiar no se mueve en el campo de la toma de decisiones, por lo que no está para juzgar, decidir o arbitrar, sino para proponer, mediar, calmar, potenciar el respeto y promover el diálogo. La mediación familiar no sirve para dar la razón a una de las partes, por lo que al ser una figura intermedia, utiliza sus poderes para conseguir acuerdos que sean satisfactorios para todas las partes.

- No es función de los mediadores familiares opinar acerca de hechos o circunstancias que han llevado a conflictos. Un mediador familiar, escucha, intenta comprender y analizar las diferentes opiniones para llegar al momento en el que todas las partes de la familia se entiendan, se respeten, se escuchen y estén abiertos a diferentes posibilidades de acuerdos.

- Por último, la mediación familiar no es una asesoría jurídica ni un servicio de tramitación y gestión, por lo que no facilitará consenso en lo relacionado con procesos judiciales.

Aunque la mediación familiar no debe prestar ayuda en el sentido se asesorar en temas jurídicos, sí que es conveniente que un mediador esté informado de las leyes y procedimientos jurídicos vigentes, no a modo de gestión, sino para conocer las distintas posibilidades a las que se enfrenta la pareja o la familia, así como las consecuencias.

© Masstercursos. Todos los derechos reservados. www.masstercursos.com