Está en la página 1de 2

EL PARQUE NACIONAL DEL MANU

El parque fue creado el 29 de mayo de


1973 y La UNESCO declaró al Manu, en
1987, como Patrimonio Natural de la
Humanidad por su valor universal
extraordinario, siendo reconocido de
esta manera como uno de los sitios de
importancia cultural o natural
excepcional para la herencia común de
la humanidad.
El Parque Nacional del Manu, ubicado al borde occidental de la cuenca amazónica, en
los departamentos de Cusco y Madre de Dios, abarcando la totalidad de la cuenca del
río Manu. Constituye el mayor tesoro natural del Perú, tanto por el número de especies
que alberga como por la diversidad de ecosistemas que en él se protegen.
Uno de sus mayores atractivos las collpas, hábitat de bandadas de guacamayos, así como
de otras especies de fauna que acuden en busca de alimento.
El parque es hogar de unas 221 especies de mamíferos, como el otorongo, el tigre negro,
la sachavaca, el sajino, el venado, el
ronsoco, el maquisapa negro, entre
otros. Posee también nuevo récord
mundial, es el área natural protegida
con la mayor diversidad de anfibios y
reptiles del planeta. Su zona de
amortiguamiento protege 155
especies de anfibios y 132 especies de
reptiles. En cuanto a aves, destacan el
águila harpía, el jabirú, la espátula
rosada, el ganso selvático y el gallito
de las rocas.
La flora que se encuentra en el Parque Nacional del Manu es impresionante y única. Los
bosques de aguajales son uno de los ecosistemas más resaltantes, donde se puede ser
testigo de las palmeras de aguaje y del huasaí. Por lo menos, se tiene evidencia de 4,385
especies identificadas de flora. En tan solo una hectárea de territorio, se puede
encontrar hasta 250 variedades de árboles.
El Parque Nacional del Manu cuenta con distintas atracciones interesantes para sus
turistas. Por ejemplo, el Mirador de Tres Cruces, donde hay una especial vista
panorámica de las salidas del sol a más de 3,600 metros sobre la llanura amazónica. Por
otro lado, se puede visitar uno de los más renombrados centros de investigación para
los trópicos: la Estación Biológica de
Cocha Cashu. Otra opción es el Centro
de interpretación ubicado en el puesto
de vigilancia El Limonal.
Gran parte del parque es territorio
indígena. Aquí habitan 30 comunidades
campesinas, que mantienen la lengua
quechua como su lengua materna, y varias poblaciones nativas amazónicas, como los
pueblos matsigenka, amahuaca, yine, amarakaeri, huashipaire y nahua.
Su clima es según temporada de lluvias o temporada baja va de enero a marzo, pero
durante todo el año pueden haber lluvias inesperadas; las temperaturas en las zonas
bajas varían entre 35 °C durante el día y 20 °C durante la noche.
El Parque Nacional el Manu, es un paraíso
bendecido con la mayor biodiversidad del
mundo, habitado por comunidades
nativas que aún mantienen vivas sus
tradiciones ancestrales y que conviven en
armonía con la naturaleza. Y todos los días
recibe a muchos visitantes del interior y
exterior del país.