Está en la página 1de 2

EL PEQUEÑO SALVAJE

Al procurar abordar el tema de Víctor, ubicándolo en su tiempo específico (1800) considerando


que no se puede deducir nada respecto a su pasado ni al tema de su mudes, es mucho realmente
lo que podemos conjeturar; comenzare por deducir que la posible causa de su incapacidad para el
habla debe provenir del total abandono de su uso, al haber permanecido con una conciencia
separada desde el comienzo y tener que preocuparse más por razones de pura sobrevivencia
debió trabajar en la predominancia de uno de sus sentidos. Seguramente fue abandonado desde
muy niño quedando privado de una práctica tan prolongada y primaria como lo es la articulación
de las palabras y el uso de las cuerdas vocales .Podría descartar también algún tipo de abuso que
se le hubiera impuesto ya que los niños sometidos a la violencia continúan reproduciéndola
exteriormente, semejando la huella que han dejado en su interior; Víctor por el contrario no
demuestra este tipo de conducta, aun cuando padeció abusos y maltratos en el instituto para
sordos, su coraza emocional parece inmune a un tipo de abuso que no pasa de ocasionarle más
que una molestia temporal, pero no una sombra emocional pura que pudiera quebrantar su
espíritu. Así que insisto en la hipótesis de una perdida de las funciones del habla debido al total
abandono y práctica de estas.

Al no tener un ejemplo representativo, al no contar con ese ejemplo que solo puede reproducir un
entorno humano y por consiguiente familiar, las circunstancias idóneas para el aprendizaje del
habla quedan negadas, sus nuevas expresiones corporales vienen a demostrar el poder explícito
de la representación pues ahora simula una postura que más parece la de un canino o cualquier
animal cuadrúpedo, los mismos sonidos que es capaz de producir no pasan de simples gruñidos.
Tampoco debemos negar la posibilidad de un trastorno de orden puramente físico en la historia
de nuestro niño, esto si tenemos en cuenta los esfuerzos de su tutor y todos los ejercicios que
intento aplicarle.

En cuanto a la cuestión de si realmente está aprendiendo a organizar por lo menos la idea de un


determinado símbolo lingüístico, me inclino más por deducir que solo procura obedecer, esto no
quiere decir que Víctor no posea las facultades para ir mas allá y lograr nuevas combinaciones con
los mismos elementos que se le están dando, me refiero a que al haber sido extirpado de
cualquier núcleo social y de una vida en comunidad, sus intereses no son los de un individuo
cualquiera, seguramente desconoce una respuesta tan lógica para cualquier niño como la rebeldía,
mucho menos la constancia o la disciplina necesarios para aplicar muchos de los principios que nos
vienen formando a todos desde muy temprana edad.

La ausencia de llanto es más dificultosa aun, pero la respuesta puede ser la misma¨ una compleja
carencia de emociones humanas que pudiera aprender a repetir¨ o que en el caso del llanto
tuvieron que ser reemplazadas por otras más de orden estrictamente superviviente, parecido a lo
ocurrido con la única letra que podía pronunciar, pues la utilizaba para procurarse algo tan básico
como el alimento, me refiero a lo sucedido con la leche y el beneficio que descubrió al asociarla
con la letra O.

Por ultimo carece de algo vital desde el comienzo de su formación: No tiene conciencia de un
dialogo interno, no se le pudo enseñar a pensar con palabras, no tiene una significación siquiera
de su influencia en los procesos que acaban expresándose por medio de su sentir y de su actuar,
razón por la cual su inteligencia emocional ha sido fundamentalmente atrofiada entorpeciendo
también cualquier laso cualquier vínculo que pudiera sostener con sus semejantes.