Está en la página 1de 8

1.

ANÁLISIS GRAFICO DEL BOMBEO VENTRICULAR

Figura 1. Caicedo, A. (2011). Relación entre el volumen


ventricular y la presión intraventricular durante la sístole y la
diástole. Recuperado de: https://es.slideshare.net/DrABEL/el-
corazon-como-bomba-9368240

La figura es un esquema que aporta para la explicación del mecanismo de bombeo del

ventrículo izquierdo. Tomando en cuenta que las curvas grandes tomando en cuenta que las

curvas grandes son la presión sistólica y la presión diastólica respectivamente. ´´Estas curvas son

curvas volumen presión´´ (Hall & Guyton, 2016).

Como lo indica la figura la presión diastólica representa el llenado del ventrículo con

volúmenes de sangre cada vez mayores, mientras que la curva de la presión sistólica determina la

presión sistólica que se alcanza en cada llenado en la contracción ventricular.

En la contracción ventricular el volumen ventricular puede llegar hasta los 150 a 170 ml, a

medida que aumenta el volumen, la presión puede llegar a disminuir como se observa en la figura

debido a que los filamentos de actina y miosina están alejados, lo que produce una contracción

poco óptima.
Se puede observar que la presión sistólica máxima del ventrículo izquierdo esta en entre los

200 y 250 mm/Hg, aunque no es una constante ya que puede variar debido a la fuerza del corazón

en distintas personas.

1.1. Diagrama volumen-presión durante el ciclo cardiaco: trabajo cardiaco

En la figura se observan líneas rojas estas representan un bucle denominado diagrama

volumen-presión, aquí se puede observar que consta de 4 fases bien marcadas.

1.1.1. Fase I

Comienza a un volumen ventricular de menos de 50 ml y unas presión diastólica de

aproximadamente 2 a 3 mm/Hg, la cantidad de sangre que se queda es de 50 ml a lo que se

denomina volumen telesistolico, mientras la sangre proveniente de las venas llega al ventrículo a

través de la aurícula izquierda el volumen del ventrículo puede llegar a 120 ml, un aumento de

70 ml produce el denominado volumen telediastolico. Por lo tanto en la fase I se puede concluir

que el volumen aumenta hasta más o menos 120 ml y llega a una presión diastólica de

aproximadamente 5 a 7 mm/Hg.

1.1.2. Fase II

A esta fase se la conoce como periodo de contracción isovolumetrica, en este periodo el

volumen ventricular no se modifica debido a que las válvulas están cerradas, pero sigue

existiendo aumento e presión hasta que esta se iguale con a presión existente en la aorta que sería

de aproximadamente 80 mm/Hg, como se puede observar en la imagen.

1.1.3. Fase III


También denominada fase de eyección, durante este lapso la presión sistólica aumenta por la

contracción más intensa del ventrículo. El volumen del ventrículo baja, debido a que la sangre

está saliendo del ventrículo se dirige a la aorta. De esa manera se puede observar en la figura

como la línea III representa la disminución del volumen y un ligero descenso de la presión

sistólica.

1.1.4. Fase IV

A este nivel finaliza el periodo de eyección y presenta cambios a nivel de la presión volviendo

a la posición de la presión diastólica, es decir a su momento inicial para volver a repetir el

proceso.

La zona sombreada de color naranja representa la totalidad del trabajo cardiaco, en el caso de

que el corazón bombee cantidades más grandes de sangre esta sombra también aumentara de

tamaño.

1.2. Conceptos de precarga y poscarga

1.2.1. Precarga.

"fuerza que distiende la pared ventricular al final de la diástole y determina la longitud máxima

del sarcòmero antes de contraerse, por lo que equivale a la presión diastólica final del ventrículo

izquierdo. (Tresguerres, 2010). Se puede relacionar a la precarga con la presión telediastolica

1.2.2. Poscarga.

"Carga contra la que el musculo ejerce la fuerza". (Hall & Guyton, 2016). La poscarga en el

diagrama volumen-presión está representado por la fase III de este diagrama.

1.3. Eficiencia de la contracción cardiaca


Durante el trabajo cardiaco se gasta una gran cantidad de energía química y esta se convierte

en calor y una pequeña porción en trabajo. "La eficiencia máxima del corazón normal esta entre

20 y 25%. En personas con insuficiencia cardiaca el valor disminuye hasta 5 y 10%". (Hall &

Guyton, 2016)

2. Regulación del Bombeo Cardiaco

El corazón normalmente (estado de reposo) bombea de 4 a 6 litros por minuto, pero si el

individuo está expuesto a actividades como ejercicio intenso, el corazón tiene la capacidad de

bombear de cuatro a siete veces más de lo que bombea en estado de reposo.

La regulación del bombeo sanguíneo está determinado por dos mecanismos básicos que son:

regulación cardiaca intrínseca del bombeo en respuesta a los cambios de los volúmenes de sangre

que fluye al corazón; y control de la frecuencia cardíaca y de bombeo cardíaco por el sistema

nervioso autónomo.

2.1. Regulación Intrínseca del Bombeo Cardiaco: Mecanismo de Frank-Starling

Otto Frank y Ernest Starling dicen que "dentro de ciertos límites cuanto más se llene la sangre

del corazón durante la diástole, tanto mayor será la fuerza contráctil y el volumen sistólico"

(Tresguerres, 2010)

Figura 2. Briceño. K. (s.f). Ley de Frank-Starling. Recuperado


de: https://www.lifeder.com/ley-frank-starling/
Es decir que el corazón tiene la capacidad de adaptarse a los volúmenes crecientes de sangre.

Cuando una cantidad extra de sangre se encuentra o ingresa al ventrículo izquierdo, el musculo

cardiaco inmediatamente se distiende más, lo que produce también una contracción más potente y

bombea automáticamente esa sangre adicional hacia las arterias.

2.2. Control del corazón por los nervios simpáticos y parasimpáticos

2.2.1. Mecanismos de excitación del corazón por los nervios simpáticos.

Una intensa estimulación de los nervios simpáticos que están inervando al corazón pueden

generar un aumento dela frecuencia cardiaca, las pulsaciones por minuto normales en una

persona son de 70 por minuto, pero existen casos en los que los nervios simpáticos envían

impulsos intensos al corazón por lo que estos bombean más rápido y puede llegar a generar hasta

200 por minuto en casos más intensos hasta 250. Aumentando la fuerza de contracción, aumenta

también la cantidad de sangre que bombea el ventrículo y por ende también aumenta la cantidad

de eyección hacia las arterias.

Pero si se inhiben los nervios la función de bomba que tiene el corazón puede ser deficiente en

un grado moderado, ya que disminuye la fuerza de contracción y por ende el bombeo cardiaco

disminuye hasta un 30% de los niveles adecuados.

2.2.2. La estimulación parasimpática reduce la frecuencia cardiaca y la fuerza de

contracción.

Si se estimulan las fibras parasimpáticas que inervan el corazón pueden interrumpir la

contracción (latido del corazón), por algunos segundos, pero el corazón vuelve a latir pero con

una frecuencia cardiaca baja (20-40 latidos por minuto). Por lo general las fibras vagales se
encuentran mayormente en las aurículas y casi no en los ventrículos, ya que estos son los que

necesitan de una potente contracción para obtener un óptimo flujo sanguíneo.

3. Efecto de los Iones de Potasio y Calcio sobre la Función Cardiaca

3.1. Efecto de los iones de potasio

Una cantidad exagerada del potasio produce que el corazón este flácido y muy dilatado, así

mismo pueden bloquear la conducción del impulso cardiaco, un aumento de dos o tres veces el

valor normal de potasio puede generar que el corazón se debilite de manera que si no se regula

puede ocasionar la muerte.

Esto se debe a que si el potasio esta fuera, en el líquido extracelular reduce el potencial de

membrana y cuando esto sucede el potencial de acción disminuye y con eso el corazón se debilita

progresivamente.

3.2. Efectos de los iones de calcio

Cuando se encuentra más concentración de calcio de lo normal genera los efectos contrarios a

los de los iones de potasio, lo que genera que el corazón progrese a una contracción espástica. La

falta de iones de calcio produce debilidad cardiaca, afortunadamente la concentración de calcio a

nivel de la sangre esta reguladas, por lo que sí existe una extraña concentración de calcio no

tendrá importancia clínica.

4. Efecto de la temperatura en la función cardiaca

Cuando existe un aumento de la temperatura corporal se genera taquicardia, por ejemplo al

realizar ejercicio el cuerpo está generando y liberando calor, por lo que la temperatura ascenderá

y por ende la frecuencia cardiaca aumentara.


Mientras que si existe una disminución de temperatura bajo 16ºC o 21ºC, (hipotermia) la

frecuencia cardiaca dela persona disminuirá significativamente y puede llevar incluso a la muerte

por Hipotermia.

5. El incremento de la carga de la presión arterial (hasta un límite no disminuye el gasto

cardiaco)

“durante la función normal del corazón a presiones arteriales normales (80 a 140 mm/Hg) el

gasto cardíaco está determinado casi totalmente por la facilidad del flujo sanguíneo…”. Es decir

que el hecho de que exista más presión a nivel arterial “aorta”, no se reducirá el gasto cardíaco

sino hasta que la presión pase los 160 mm/Hg.

Hall, J., & Guyton, A. (2016). Tratado de Fisiologìa Medica. Barcelona: Elsevier.

Tresguerres, J. (2010). Fisiologia Humana. Mexico : Mc Graw Hill Companyes.


Generación del trabajo del corazón

El trabajo que se realiza en la sístole del ciclo cardiaco es igual a la cantidad de energía que el

corazón convierte en trabajo durante cada latido. El trabajo realizado por el corazón tiene dos

utilidades la una es la de llevar o bombear la sangre hacia las arteria con una presión alta o de alta

presión a lo que se le denomina como trabajo externo.

“segundo una pequeña cantidad de energía se utiliza para aumentar la velocidad de la sangre

en el proceso de eyección y esto es un componente de la energía cinética del flujo sanguíneo”

(Hall & Guyton, 2016)

El trabajo del ventrículo izquierdo es seis veces más intenso que el que realiza el ventrículo

derecho, esto se debe a la cantidad de flujo sanguíneo que se presenta en cada uno de ellos hay

que tomar en cuenta que cada uno debe generar el trabajo necesario para obtener un flujo

sanguíneo optimo

En caso de existir una estenosis aortica se necesita gasta más del 50% del trabajo para generar

energía que ayuda al flujo sanguíneo

También podría gustarte