Está en la página 1de 3

Trivium

Con su quinto álbum de larga duración, “In Waves”, Trivium hace una declaración
importante.

Es una declaración acerca de cómo escribir sus propias reglas acerca de lo que significa ser
una banda de metal contemporáneo. Es una declaración que abarca los límites que
desafían la música, humor, movimiento y efectos visuales. Es una declaración que es
emblemática de su evolución. Es una declaración que va afectar a cualquiera que esté
abierto a ello.

Mientras estaban de gira en 2009, comenzaron los primeros rugidos de “In Waves”. El
vocalista y guitarrista Matt Heafy ya había comenzado a ponderar la dirección que la
banda tomaría para su quinta entrega. Hasta ese entonces, se habían destacado en las
características estándares del género, y él quería hacer algo nuevo.

Cada uno de sus álbumes—Ascendancy (2005), The Crusade (2006), y Shogun (2008)—
obtuvo unanimidad crítica y aclamación de los fans. Ascendancy cimentó el lugar de la
banda en el universo del metal, vendiendo más de medio millón de copias en todo el
mundo.

Shogun debutó en el # 23 en el Billboard Top 200 y en el top 100 en otros 18 países. En


todo el mundo, se levantaron en las filas de la élite de metal, compartiendo el escenario
con Iron Maiden y Slipknot y festivales dominantes tales como el Download, Rock Star
Energy Drink Mayhem Festival y el Ozzfest. Habían hecho todo en la forma en que una
banda de metal se supone que tiene que hacerlo. Sin embargo, incluso con todo este
éxito, Heafy y sus cohortes, el guitarrista Corey Beaulieu, el bajista Paolo Gregoletto, y el
baterista Nick Augusto, estaban frustrados con el estado del metal y anhelaban salir de
eso.

“En mi opinión, este disco fue realmente una respuesta a lo que hemos hecho como
banda y todo lo que estamos viendo en la música contemporánea,” declara Heafy.
“Queremos llevar el metal un paso más allá. No vamos a decir a nadie lo que significa In
Waves. Queremos poner la imaginación y la creatividad de vuelta en la mente del oyente.”

Trivium deja que la música hable por ellos en esta ocasión. La pista que da título al álbum
y el primer single se mueve en una aporreadora guitarra poli-rítmica que se rompe en uno
de los estribillos más contagiosos de la banda justo antes de que una melodía encantadora
de guitarra zarpe en la distancia. En lugar de simplemente modificar su sonido, se
expandieron con elegantes texturas sonoras y el caos calculado aplastante. Las
características técnicas se ven atenuadas por una sensibilidad melódica a menudo
inexplorada por las bandas de este género.
Acerca de la canción, Gregoletto explica: “Para mí, el riff de 'In Waves' es lo que sentí que
sonarían la ira y la desesperación, como si tuvieran una emoción musical. Fue el primer riff
que escribí después de terminar la gira de Shogun, y está inspiradoramente en algún lugar
entre el tecnicismo de Meshuggah y el groove de Sepultura, pero canaliza una nueva
intensidad. Después de esa canción, ya no teníamos miedo a empujarnos a nosotros
mismos fuera de territorio familiar.”

“Fue el punto de inflexión para la música,” Heafy revela. “Tiene el estribillo más simple
que hayamos hecho, y significó algo diferente para cada uno de nosotros. Hay una vuelta
minimalista.”

Sin embargo, esa simplicidad genera complejidad a medida que cada canción tiene una
vida propia. “Inception of the End” cae de un rápido ataque aéreo de thrash hacia un
estribillo como de himno, mientras que las armonías vocales suben junto a los gritos
esquizofrénicos en “Watch the World Burn.” “Of All These Yesterdays” toma vuelo en un
zumbido de propulsión y un solo poco convencional. Todo culmina en “ Leaving This World
Behind,” que empareja una guitarra acústica clásicamente influenciada con un grito
escalofriante y un trasfondo orquestal electrónico. “Built to Fall” rompe un riff fuera de
tiempo con un gancho de alta intensidad que ve a Heafy canalizando un carisma nuevo.

El álbum se mueve y cambia como una sola entidad que fluye. Heafy añade: “Hubo un
esfuerzo consciente para atar todo junto. Como nos retiramos de mucha de la
complejidad musical, se trató de la canción y hemos sido capaces de conectarnos a un
nivel básico. No se trataba de intentar insertar una palabra más grande en las letras u otro
solo. No estábamos preocupados por mostrar cuán técnicos o brutales podríamos sonar.
Se trataba de hacer algo grande. Al simplificar las letras, ellas fueron capaces de ser
traducidas a múltiples definiciones, expandiendo el álbum a una obra de arte con
diferentes fines.”

Para pintar este pastiche auditivo, la banda se retiró a Paint It Black Studios en Altamonte
Springs, FL bajo la producción del triunvirato Colin Richardson [Machine Head, Bullet for
My Valentine], Martyn "Ginge" Ford y Carl Bown a principios de 2011. La banda ya había
concebido la visión para el álbum hace más de dos años de escribir y voleando conceptos
visuales, por lo que la grabación permitió a la banda seguir experimentando.
Sorprendentemente, Heafy no recurrió a su iPod para buscar inspiración.

“En este disco, mis influencias no fueron de música,” explica. “Mis influencias fueron el
cine y directores como David Lynch, Lars Von Trier, Paul Thomas Anderson y Christopher
Nolan. También fue la idea del arte moderno. No solía entender el arte moderno y los
museos. Fui al Louvre, hace cuatro años y me empecé a interesar en el arte clásico.
Entonces empecé a interesarme en el arte moderno. Me gusta el arte moderno, ya que
hace caso omiso de todas las reglas pre-establecidas. El arte contemporáneo puede ser
cualquier cosa. No hay bien o mal. Eso me animó en In Waves. Hicimos la música que
quería hacer.”
Con el fin de seguir expandiéndose, Trivium experimentó con una gran variedad de
sonidos y texturas, empleando todo: desde tubos de cartón, a extintores de incendios,
servilletas y pianos fuera de tono para hacer sonidos. Trabajar con el nuevo baterista Nick
Augusto en el estudio también ayudó a facilitar el proceso. Beaulieu exclama: “Nick es un
baterista fantástico, y absorbió todo muy rápido. Nos movimos a un ritmo tan rápido
juntos y fuimos capaces de lograr mucho más en un corto periodo de tiempo. Fue una
experiencia muy creativa, rápida , y una experiencia agradable. Tener ese ambiente
positivo con Nick lo hizo mucho más divertido e hizo que las canciones fueran mejor.”

Sin embargo, las canciones en última instancia continúan mejorando conforme su visión
entra en un foco más claro. Heafy lo resume mejor. “Si un CD es como la banda sonora de
una película, In Waves es la película completa. Es todo. Es la banda sonora, los efectos
visuales, y el empacado. Es una experiencia visual completa en lugar de ser el formato
estándar. El propósito del arte es inspirar la creatividad y otro arte. Nadie hizo el disco que
nosotros queríamos escuchar, por eso lo hicimos nosotros mismos. Es tiempo de llevar el
metal a otro lugar y traer gente nueva.”

Miembros de la Banda

Miembros actuales
(da click al nombre de cada uno para leer sus datos personales)

* Matt Heafy - voces, guitarra principal y rítmica (1999–presente)


* Corey Beaulieu - guitarra principal y rítmica, gritos (2003–presente)
* Paolo Gregoletto - bajo, coros (2004–presente)
* Nick Augusto - batería, percusión (2010-presente)