Está en la página 1de 2

La Selva Café

TUXTLA GUTIÉREZ, CHIAPAS:


SELECCIÓN DE UN MERCADO POTENCIAL

Resumen:

Hacia finales de febrero de 2002, Diana Silva, gerente de franquicias del Corporativo La
Selva, se preparaba para una reunión con motivo de la posible apertura de una cafetería
en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

La Selva Café era un novedoso concepto de pequeños café, con cede en la ciudad de
México y con planes de crecer a un ritmo de cinco aperturas por año.

LA EMPRESA:

“La Selva Café es mucho más que pequeño café, se trata de familias indígenas, de la
conservación de las selvas Chiapanecas y de comercio justo”

Historia de la empresa:

La empresa es una iniciativa que nació en la Unión de Ejidos de la Selva, una


cooperativa de más de 1300 familias indígenas productoras de café orgánico de las
regiones Selva, Altos, Cañadas y Sierra Madre de Chiapas. La organización cuenta con
más de 20 años de experiencia en la producción de café orgánico y en la exportación de
café verde, es decir, sin tostar, a lo más exigentes mercados.

La empresa busca como beneficio económico y social del pequeño productor indígena,
y el respeto a la salud y la economía del consumidor.

Se piensa constituir un canal de distribución de café de los pequeños productores a nivel


nacional e internacional.

Principales ramas de operación: Administración y operación de cafeterías, Desarrollo de


la imagen corporativa, Desarrollo de productos de difusión de la imagen corporativa y
Cafeterías (expendio, cafetería y vitrinas)

Se vendían 20 tipos de café en taza. En las vitrinas y los estantes, La Selva Café lucía
una amplia variedad de productos orgánicos como mieles y mermelada, artesanías,
cafeteras y sus accesorios, así como productos promocionales.

PRODUCTO

El producto es café orgánico certificado internacionalmente, se produce de


manera ecológica, sin el uso de agroquímicos, su fertilización se realiza con compostas
naturales en armonía con los ecosistemas de las selvas y bosques chiapanecos. No
contiene residuos tóxicos y cuenta con la certificación del organismo internaciones
Naturland.
Los cafés orgánicos de La Selva Café, tenían factura de alta calidad artesanal,
compitiendo en excelencia con los mejores cafés gourmet del mundo. Se exportaba a
Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Holanda, Inglaterra, República Checa
y Suiza.

SISTEMA DE FRANQUICIAS:

Se incluyó información sobre sistema de franquicias, donde se incluía que el objetivo


era consolidar un red de franquicias La Selva Café en los mercados nacional e
internacional, como cafeterías con expendio de café con una filosofía empresarial, y
responsabilidad social y ecológica

Lo que llevo a la Unión a optar por el sistema de franquicias fueron las limitaciones
administrativas y financieras de la organización, así como el temor de que el manejo de
los establecimientos los alejara de su objetivo principal: el desarrollo social.

Los resultados comenzaron a llegar, el año anterior vendieron la primera franquicia en


México y el plan era crecer a un ritmo de cinco aperturas por año, siendo el costo
estimado para los franquiciatarios de $115 mil dólares.

ESTUDIO DE MERCADO:

Diana analizó detenidamente un estudio de factibilidad y potencialidad mercado lógica,


que previamente realizó una agencia de investigación de mercados, en la ciudad de
Tuxtla Gutiérrez. Esta ciudad fue seleccionada como un mercado potencial, para
localizar la nueva cafetería, por su cercanía a los plantíos de café, a una cafetería La
Selva Café ubicada en San Cristóbal de las Casas (Chiapas), y las oficinas de la Unión
de Ejidos la Selva.

El estudio tuvo entere sus objetivos medir la potencialidad de la zona en la demanda de


la nueva cafetería de La Selva Café y determinar la ubicación más adecuada para la
cafetería en Tuxtla Gutiérrez.