Está en la página 1de 11

Universidad San Ignacio de Loyola

Desarrollo Humano

Trabajo: Autoeficacia

Integrantes de Grupo:

Giuseppe Stefano Quiroz Huambachano

Grieve Ramírez Mariana Stefanie

Pajuelo Shapiama Sharon

Ruiz Diaz Jorge Luis

Docente:

Freddy Roberpierre Jaimes Álvarez

Lima – Perú 2019


I

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN E INFORMACIÓN GENERAL ………………………………………. 1

LA AUTOEFICACIA ……………………………………………………………………… 1

ARGUMENTACIÓN ……………………………………………………………………… 2

ARGUMENTACIÓN ……………………………………………………………………… 3

DESARROLLO DE LA AUTOEFICACIA ………………………………………………. 4

LOGROS DE EJECUCIÓN ………………………………………………………………. 4

EXPERIENCIA VICARIA U OBSERVACIÓN …………………………………………. 5

PERSUACIÓN VERBAL ………………………………………………………………… 6

ESTADO FISIOLÓGICO DEL INDIVIDUO ……………………………………………. 6

CONCLUSIONES ………………………………………………………………………… 8

REFERENCIAS …………………………………………………………………………... 9
1

Introducción e información general

La autoeficacia

La autoeficacia fue nombrada por primera vez por el psicólogo Albert Bandura. Según

él, la autoeficacia es la creencia que cada uno tiene acerca de su capacidad para organizar y

ejecutar las acciones requeridas y para manejar las situaciones que se nos presentan. Es decir, es

la creencia en nuestras habilidades para tener éxito en las diferentes situaciones. Estas creencias

determinan cómo la gente piensa, se comporta, y se siente.

Todos en general somos capaces de identificar las metas y objetivos que queremos

conseguir o lo que queremos cambiar, pero también somos conscientes, de que muchas de estas

cosas tampoco son sencillas. En este sentido, nuestro interés por el tema sobre la autoeficacia

según Albert Bandura, es explicar la interrogante: ¿Por qué lo jóvenes con autoeficacia tienen

éxito? En respuesta a la pregunta, formulamos que es correcto que los jóvenes con un alto

sentido de autoeficacia aumentan su funcionamiento socio cognitivo en muchos dominios y

afrontando tareas difíciles, percibiéndolas como cambiantes y no amenazantes.

En coherencia con lo expuesto el objetivo de esta presentación es profundizar sobre la

autoeficacia en las personas y como juega un papel fundamental en relación con las tareas y

desafíos. Asimismo, como se relaciona con la autoestima, ya que es el valor que nos damos a

nosotros mismos para ser capaces realizar las tareas que se nos presentan en el día a día.
2

Argumentación

Significado

Se denomina como autoeficacia el conocimiento que los individuos tienen acerca de sus

capacidades y confianza para alcanzar una meta o enfrentar una situación.

Resultados de diversas líneas de estudio revelan que la percepción de eficacia sobre uno

mismo ejerce un considerable impacto sobre el desarrollo humano y su adaptación (Bandura,

1992,1995, 1997). Según Liebert & Langenbach (2000) la autoeficacia es la habilidad o

capacidad que tiene una persona para realizar una conducta específica en relación con una tarea.

Por otro lado, Sánchez (2009) considera que la autoeficacia es un constructo personal en la que

el individuo realiza suposiciones sobre la realización de ciertas acciones o conductas de acuerdo

a sus capacidades o facultades inherentes a su persona.

Concepto

La autoeficacia es un concepto que introdujo Albert Bandura (1987), un psicólogo

ucraniano-canadiense que nació en 1925, definida como “los juicios de cada individuo sobre sus

capacidades, en base a los cuales organizará y ejecutará sus actos de modo que le permitan

alcanzar el rendimiento deseado” (Bandura, A. (1993). Perceived self.efficacy in cognitive

development and functioning. Educational Psychologist, 28, 117-148).

En 1986, elaboró la Teoría del Aprendizaje Social, referente a la regulación de la

motivación y la acción humana, que implica tres tipos de expectativas: las expectativas de

situación-resultado, las expectativas de acción-resultado y la autoeficacia percibida. En

mencionada teoría, se defiende que la autoeficacia es un constructo principal para realizar una
3

conducta, ya que la relación entre el conocimiento y la acción estarán significativamente

mediados por el pensamiento de autoeficacia. Las creencias de autoeficacia, es decir, los

pensamientos que tiene una persona sobre su capacidad y autorregulación para poner en marcha

dichas conductas serán decisivas.

La aplicación de esta teoría es verificable en las diversas situaciones de la vida; ya que se

puede observar que los jóvenes realizan acciones de acuerdo a la seguridad que tengan de sí

mismos, como el caso de un joven que sabe diseñar gráficas publicitarias y lo hace de manera

segura en la agencia donde labora, en los trabajos externos esporádicos que le solicitan, pues se

siente con la suficiente capacidad de diseñar gráficas publicitarias que impacten; resultado de

conocimientos previos que haya tenido, el tiempo y la experiencia alcanzada, los cuales

refuerzan la confianza que tenga de sí mismo. Un caso contrario sería el de un joven que

desconoce sobre aspectos de control de incendios y al quemarse un electrométrico en su cocina

no es capaz de arreglarlo, pues se siente atemorizado de realizar dicha acción, ya que considera

no tener la capacidad suficiente ni la seguridad para apagar el fuego, pues carece de experiencia

y conocimientos previos. Cloninger (2003) sostiene que una elevada autoeficiencia permite a las

personas esforzarse y persistir en una acción, mientras que la baja autoeficiencia produce

desaliento y abandono.
4

En definitiva, los jóvenes estarán más motivados si perciben que sus acciones pueden ser

eficaces, esto es si hay la convicción de que tienen habilidades personales que les permitan

regular sus acciones. Bandura considera que influye a nivel cognitivo, afectivo y motivacional.

Así, una alta autoeficacia percibida se relaciona con pensamientos y aspiraciones positivas

acerca de realizar la conducta con éxito, menor estrés, ansiedad y percepción de amenaza, junto

con una adecuada planificación del curso de acción y anticipación de buenos resultados.

Desarrollo de la Autoeficacia

Las creencias de autoeficacia se desarrollan en edades tempranas de la infancia mientras

se viven diferentes experiencias o situaciones. No obstante, el desarrollo de la autoeficacia no

termina en la infancia o la adolescencia, sino que continúa su evolución a lo largo de la vida

mientras la gente adquiere nuevas habilidades, conocimiento, o vive nuevas experiencias.

Las creencias de autoeficacia se forman a partir de la información aportada por un total

de cuatro fuentes:

1. Los logros de ejecución

Las experiencias pasadas constituyen la fuente de información de autoeficacia más

importante, ya que se basan en la comprobación del dominio real. Repetir el éxito en

determinadas tareas aumenta las evaluaciones positivas de autoeficacia mientras que los

fracasos repetidos las disminuyen, especialmente cuando los fracasos no pueden a

circunstancias externas.
5

Según Liebert & Langenbach (2000) la realización óptima de una tarea produce que las

personas mejoren sus expectativas de eficiencia y disminuyan el miedo al fracaso, esto genera

que las personas se esfuercen y persistan en la realización de las tareas subsiguientes.

Por ejemplo, un joven que está aprendiendo a cocinar y sus logros son progresivos, esto

lo motiva a persistir en la realización de dicha acción y continuar en otros niveles como

emprender un negocio de comida, pues el éxito de cocinar le da seguridad para iniciar nuevas

experiencias.

2. Experiencia vicaria u observación

El modelado es importante ya que al ver (o imaginar) a otras personas ejecutar

exitosamente ciertas actividades, una persona puede llegar a creer que el mismo posee las

capacidades suficientes para desempeñarse con igual éxito. Esta fuente de autoeficacia adquiere

particular relevancia en los casos en los cuales los individuos no tienen un gran conocimiento de

sus propias capacidades o tienen poca experiencia en la tarea a realizar.

Liebert & Langenbach (2000) considera que la experiencia vicaria contribuye a las

expectativas de eficiencia, pues el observar que otros tienen éxito en determinada tarea, se

desarrolla la expectativa de que nosotros también somos capaces de lograr el éxito.

Un caso puede ser una joven que se entera a través de la televisión que alguien obtuvo

éxito en la vida realizando modelaje, ante lo cual considera que ella también es capaz de tener

éxito si sigue el ejemplo de dicho personaje.


6

3. Persuasión verbal

La persuasión verbal es otra importante fuente de autoeficacia, especialmente en aquellas

personas que ya disponen de un nivel elevado de autoeficacia y necesitan solamente de un poco

más de confianza para realizar un esfuerzo extra y lograr el éxito.

Liebert & Langenbach (2000) considera que la persuasión verbal se da cuando nos dicen

que podemos tener éxito y que lograremos nuestros objetivos planteados, esto aumenta la

expectativa de eficiencia.

En los partidos políticos se eligen a los nuevos líderes jóvenes, por su habilidad en la

oratoria, para persuadir y animar a los votantes a que elijan el partido político que representan.

4. Estado fisiológico del individuo

Los múltiples indicadores de activación autonómica, así como los dolores y la fatiga

pueden ser interpretados por el individuo como signos de su propia ineptitud. En general las

personas tienden a interpretar los estados elevados de ansiedad como signos de vulnerabilidad y

como indicadores de un bajo rendimiento. El humor o los estados emocionales también van a

tener impacto en cómo uno va a interpretar las experiencias.

Para Peraldo, Sánchez y Simón, (1986) las emociones cumplen un papel muy importante

en la vida de todo individuo pues repercuten en gran proporción sobre el comportamiento y las

tareas que las personas realizan en sus vidas.


7

Muchos jóvenes se preparan durante meses para rendir un examen de admisión en las

universidades públicas, sin embargo, varios de ellos quedan fuera de la admisión por jugarles en

contra su nerviosismo.
8

Conclusiones

La autoeficacia es la apreciación de las capacidades que los jóvenes pueden tener de si

mismo y se centra en sus creencias de tener los recursos necesarios y la habilidad de triunfar en

situaciones que se les presenten, jugando un rol importante no solamente en su manera de

sentirse respecto a un objetivo o tarea, sino que será determinante para conseguir o no sus

objetivos en la vida.

El concepto de autoeficacia es un aspecto central en la psicología, ya que enfatiza el rol

del aprendizaje observacional, la experiencia social, y el impacto en el desarrollo personal.

Siendo necesario para los jóvenes con baja autoestima, para que puedan potenciar sus

habilidades y puedan triunfar en la vida.


9

Referencias

Peraldo, M., Sánchez, J. y Simón, M. (1986). Motivación y Aprendizaje Escolar. Infancia

y Aprendizaje. 9, 35-45. Recuperado de https://www.tandfonline.com/doi/

abs/10.1080/02103702.1986.1082 2127

Cloninger, S. (2003). Teorías de la Personalidad. (3ª ed.). México: Pearson Educación.

Recuperado de revistas.ucv.edu.pe/index.php/JANG/article/download/1710/1389/

Lahey, B. (2007). Introducción a la Psicología. (5ta Ed.). México: Mc Graw Hill.

Recuperado de revistas.ucv.edu.pe/index.php/JANG/article/download/1710/1389/

Liebert, R. y Langenbach, L. (2000). Personalidad Estrategias y Temas. (8va ed.).

Argentina: Thomsom Editores. Recuperado de

revistas.ucv.edu.pe/index.php/JANG/article/download/1710/1389/

Miguel Ángel Carrasco Ortiz y Mª Victoria del Barrio Gándara (2001). Evaluación de la

autoeficacia en niños y adolescentes. Recuperado de

http://www.redalyc.org/html/727/72714221/index.html

Jonathan García-Allen (Reus, 2015) La Autoeficacia de Albert Bandura: ¿crees en ti

mismo? Recuperado de https://psicologiaymente.com/psicologia/autoeficacia-albert-bandura