Está en la página 1de 4

magia

nombre femenino

.
1.

.
Conjunto de conocimientos y prácticas con los que se pretende conseguir
cosas extraordinarias con ayuda de seres o fuerzas sobrenaturales.
.
"durante mucho tiempo los libros de magia y de alquimia estuvieron
prohibidos"
.
.
.

.
.
2.

.
Conjunto de trucos y habilidades con los que se hacen juegos de manos y
cosas sorprendentes y extraordinarias como hacer aparecer y desaparecer
objetos y personas, descubrir cosas ocultas, etc.
.
"un número de magia; llevamos nuestro espectáculo de mimo y magia por
todo el mundo"
.
La inquisición 85 Un amuleto puede ser cualquier ¿Por qué la inquisición?
86 cosa 191 Los fanáticos de la inquisición 87 Embrujamientos reales 193
Las órdenes mendicantes 83 Talismanes y pantáculos 194 De la herejía a
la magia 90 El otro lado de la magia 196 El Sambenito 92 La magia negra
201 Así trabaja la inquisición 94 El diablo 203 La detención y el proceso
95 Desde los más remotos tiempos de la Así actuaba la inquisición 97
Antigüedad 203 La tortura 97 El abracadabra 204 La sentencia 101 El diablo
y la religión 205 La persecución de los muertos 105 El bafomet de los
templarios 206 Exposición “ La m agia” 106 Las huestes del diablo 207
Los caminos de la orujería 106 El diablo 208 Existieron realmente las
brujas? 109 El ceremonial del muñeco de cera 210 La tortura del agua 110
Los Íncubos y los sucubos 211 Y todo vuelve a su cauce 111 ¿Cómo es el
diablo? 212 La magia hasta nuestros días 113 El diablo Hombre 213 La cara
y la cruz de la moneda 113 El diablo y la magia 213 Los tambores mágicos
de los lapones 115 El diablo y los elementales 215 El renacimiento de la
magia 116 Los adoradores del diablo 217 La cábala, la alquimia, la El
diablo según Eliphas Levi 218 astrología 116 Siervos y Dueños 218 La era
de la razón 118 La adoración demoníaca 218 La lluvia mágica 121 El Sabbat
220 De la revolución francesa al El unguento de las brujas 221 Romanticismo
121 El Sabbat original 222 La magia hoy 124 El Sabbat medieval 224 La magia,
la razón y los ciclos La misa del Sabbat 228 históricos 124 El aquelarre
229 El mago de Hitler 125 Las noches de W alpurgis y de El futuro de la
magia 126 Halldween 230 Los fenómenos mágicos 129 La misa negra 232 El
ritual mágico 131 La misa negra de Carlos IX 238 Los fundamentos de la
alta magia 131 El otro reino del diablo 240 La agenda mágica 133 Pactos
y posesiones 241 Los grim orios 134 La naturaleza de los pactos 241 El
acto mágico 134 El trueque 243 La iniciación 135 Cómo hacer un pacto con
el diablo 244 El cuerpo astral de los animales 136 La evocación 244 Los
tres cuerpos de la cábala 137 El origen de las posesiones 246 La educación
del cuerpo físico 139 Las fórmulas 247 El secreto de la invisibilidad 140
Los pactos 248 La educación del cuerpo astral 140 Locos y poseídos 249
La educación de! cuerpo espiritual 141 Los poseídos 249 Los elementales
143 La tinta de los pactos 253 Los requisitos de la iniciación 143 La
posesión en nuestros días 253 La intervención de la Naturaleza 145 La
posesión mágica 255 Los principios de la astrología La alquimia 257 mágica
146 Entre la magia y la ciencia: La Conjunción, cuadratura, oposición 147
alquimia 259 Las correlaciones planetarias 149 El laboratorio del
alquimista 259 Todo gira alrededor del acto mágico 154 ¿Qué es la alquimia?
260 El acto mágico 155 ¿De dónde viene la alquimia? 261 El lugar 155 La
alquimia china 262 Los muebles 157 Las dos alquimias 264 Los objetos 160
Los primeros alquimistas 266 Los instrumentos 162 El instrumental
alquímico 267 Los vestidos 163 El atanor 267 Las protecciones 164 La
alquimia de Raimundo Lulio 268 La cadena mágica 166 Un instrumental de
fabricación Los pantáculos 169 casera 268 El operador 170 El Kerotaxis
270 El poder de los pantáculos 171 Así es la alquimia 271 Los requisitos
del acto mágico 171 ¿Cómo trabaja el alquimista? 271 El acto mágico 172
La casta de los alquimistas 272 INTRODUCCIÓN ¿Cuántas veces se ha sentado
usted cómodamente en una butaca para presenciar los «extraordinarios
actos de magia» que le ofrece desde el escenario un astuto y avezado
ilusionista? ¿Cuántas veces se ha maravillado usted ante el impresionante
fakir que transmite «m entalmente» a su médium lo que tiene en el bolso
la señora de la tercera fila del atestado teatro? ¿Ha asistido usted alguna
vez a una sesión espiritista, para sobrecogerse ante el alucinante
fenómeno de las mesas oscilantes o de la aparición del plasma astral? ¿Le
han predecido alguna vez su destino, ha visto aparecer su futuro a través
de las cartas, de las huellas de su mano, de los posos de su taza de café
o té o de la tradicional bola de cristal? ¿Suele usted leer su horóscopo
en el periódico cada día? ¿Cree usted que todo esto es Magia? Antes de
que continúe leyendo, desearíamos que se respondiera a sí mismo, con toda
sinceridad, a esta última pregunta. No por el hecho de que sea capciosa
— lo es— ni de que sea malintencionada — también lo es— , sino
simplemente porque su respuesta le dará a conocer cuales son sus
conocimientos con respecto a este tema. Si responde sencillamente que sí,
que considera que todo esto es M agia; o si responde que para usted se
trata únicamente de supercherías; o si sencillamente responde que no lo
sabe, demostrará ciertamente poseer un escaso conocimiento sobre la
materia. Pero no se apene por ello. Sinceramente, le diremos que
haciéndose esta pregunta acaba de adentrarse por un camino tan difícil,
tan tortuoso, que realmente no es probable que se halle usted en situación
de saber discernir entre lo que es y lo que no es Magia — verdadera magia,
entendámonos— ... a menos que sea usted un especialista en el tema. La
Magia. Un camino difícil, tortuoso, resbaladizo; lleno de hoyos y trampas,
desviaciones, callejones sin salida, engaños, fraudes... Todo lo que
usted quiera lo hallará aquí, y aún más. Porque, para hablar de Magia,
hay que distinguir antes dos clases de magia: la magia-espectáculo, y la
verdadera Magia. Generalmente, la única conocida es la primera, la
magiaespectáculo, cuyos propios artífices intentan convencernos de que
es la verdadera magia. Dentro de esta magia-espectáculo podríamos
injertar también buena parte de otro tipo de magia, más sutil, que es la
magiahechicera y la magia-adivinatoria, que en su mayor parte no es más
que una magia-espectáculo disfrazada con bellos ropajes de esoterismo
para hacerla más atrayente... y para cautivar a los incautos, por supuesto.
Porque la Magia, la verdadera magia, es otra cosa. 1 Si usted siente
curiosidad por conocer esta última Magia, la real, la que no puede
encontrarse a la vuelta de la esquina o tras las bambalinas de cualquier
espectáculo; si usted quiere saber dónde se encuentra, cuáles son sus
atributos, sus alcances y sus lim itaciones; si siente interés por conocer
de qué está compuesta y hasta dónde pueden llegar sus poderes, le
recomendamos que siga leyendo esta obra hasta su final. Aunque le
advertimos: vamos a conducirle a través de caminos tortuosos, difíciles,
comprometidos... pero también apasionantes. Vamos a dejar a un lado
(aunque también hablaremos de ellos) a las brujas de feria y a los
hechiceros de pacotilla, cuya única misión es embaucar a los crédulos,
y vamos a adentrarnos en el ignoto reino de los verdaderos magos. Vamos
a seguir la historia de la Magia desde sus orígenes, su separación de la
religión, su brusco cambio hacia un esoterismo oculto, secreto y a menudo
inviolable, hasta nuestros días. Vamos a conocer los pactos con el demonio,
vamos a seguir las huellas de todos los ritos mágicos. Vamos a ver las
otras variantes de la Magia, nos adentraremos por los difíciles caminos
de la alquimia, rozaremos la piedra filosofal. Entraremos también en las
sesiones espiritistas, oiremos las verdaderas voces de los otros mundos,
conoceremos los secretos de la reencarnación. Nos pondremos en contacto
con el hombre mágico y con sus poderes; conoceremos la magia científica
de hoy, y también la del futuro. Nos adentraremos en la historia secreta
de la Humanidad, conoceremos las ocultas fuerzas que han movido el mundo,
las sociedades secretas que, en el seno de sus logias, han tirado de los
hilos que han hecho cambiar nuestra historia. Y, finalmente, intentaremos
levantar el telón que oculta nuestro futuro, daremos nuestra severa ojeada
a la predicción y a la adivinación. Porque todo esto es Magia... aunque
también, muchas veces, sea charlatanismo. Y ésta, separar una cosa de la
otra, será una de nuestras tareas más difíciles. Estaremos bordeando
constantemente este límite, y tendremos que ir con sumo cuidado para no
rebasarlo y poner el pie en el otro lado. Ahí está el prim er y principal
problema con que se enfrentan todos los que abordan el tema: la dificultad
de distinguir entre lo que es Magia y lo que no lo es. Vamos a intentar
superar esta dificultad. Vamos a intentar hacerlo, puesto que nos hemos
propuesto como meta el examinar la Magia — lo repetimos una vez más: la
verdadera magia, la Magia con mayúscula— , desde el punto de vista del
hombre del siglo XX: de este hombre que ha llegado ya a la Luna, pero que
no por ello puede olvidar las ocultas fuerzas que mueven a todo el Universo.
Este es el camino que le abrimos ante usted. ¿Le seduce? ¿Le empieza a
interesar el unirse a nuestro proyectado per i pío? ¿Quiere añadirse desde
ahora a nuestro grupo? Si es así, adelante, pues: despójese de todo
prejuicio, sujétese bien... y síganos. 2 agía I Los reinos de la magia