Está en la página 1de 37

Vladimiro Montesinos

La Guerra Asimétrica Cubano - Venezolana


y sus Implicancias en las Elecciones Peruanas

PEON DE
AJEDREZ

5
Vladimiro Montesinos

6
Vladimiro Montesinos

La reciente entrevista concedida a la Revista Time,


por el Director de Inteligencia Nacional (DIN),
hoy a cargo del Embajador John Negroponte y la poste-
rior renuncia del Director de la CIA Porter Goss, para
cualquier analista de Inteligencia constituyen un indica-
tivo evidente que se esta produciendo una reforma en la
Comunidad de Inteligencia Estadoudinense, que agrupa
a 16 agencias, como consecuencia de las recomendacio-
nes efectuadas –en su oportunidad –por una Comisión
del Congreso Norteamericano en un Informe entregado
al Presidente George W. Bush después de los ataques
sorpresivos del 11-S en Washington y Nueva York.
Dentro de este contexto, el nombramiento del Gene-
ral en Situación de Actividad de la Fuerza Área Ame-
ricana Michael Hayden, ex Director de la NSA –en el
7
Vladimiro Montesinos

periodo 1999 al 2005– segundo del Embajador Negro-


ponte en la DIN, como próximo Director de la Agencia
Central de Inteligencia (CIA), confirman la importancia
que el Gobierno Americano le está dando a la amplia-
ción de las capacidades de espionaje en el exterior para
la producción de Inteligencia Predictiva de su interés.

8
Vladimiro Montesinos

En efecto, si analizamos las palabras del Embajador


John Negroponte a la revista Time: “Estamos fortale-
ciéndonos en lugares en los que no hemos estado, donde
habíamos dejado que las cosas se atrofiaran desde el fin
de la Guerra Fría, en América Latina y África” motivo
por el cual el Presidente George W. Bush ha ordenado
aumentar el número de agentes de Inteligencia o espías
desplegados en América Latina, en el marco de una Es-
trategia Global de vigilancia y obtención de informacio-
nes precisas, oportunas y eficaces, es un signo de lo que
ya varios especialistas en la materia advertían que esta
expansión se enfoca –ahora– en la Inteligencia Humana
(HUMINT), que es el reclutamiento de colaboradores
e informantes entre ciudadanos de países sudamerica-
nos y el obvio envío de nuevo personal Estadoudinense
como Oficiales del Caso, para realizar las operaciones
de reclutamiento, el manejo de los informantes y el con-
trol de las redes de espionaje en la Región.
Entonces aparece la interrogante: ¿Por qué este re-
novado interés de Estados Unidos, por llevar a cabo ac-
ciones encubiertas de Inteligencia con Fuentes Huma-
nas en América Latina? La respuesta es evidente, pues
de acuerdo a los Estimados de Inteligencia disponibles,
los ejes de preocupación son el rol del Presidente Ve-
nezolano Hugo Chávez Frías; el papel de Fidel Castro
como factor desestabilizante e ideólogo de la Nueva Es-
trategia Confrontacional con los EE.UU.; los vínculos
9
Vladimiro Montesinos

de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia


(FARC) con el narcotráfico; la presencia de grupos te-
rroristas Islámicos en la triple frontera Paraguay, Ar-
gentina y Brasil, y la creciente influencia de China en la
Región, constituyen un escenario crítico y comportan
un Cuadro de Situación que amerita un seguimiento
permanente por los Organismos de Inteligencia ante la
dinámica de la coyuntura política en América Latina
y especialmente frente a los resultados de los procesos
electorales que hubo en Bolivia y el que está pendiente
en el Perú y otros países de la Región, por lo que la Es-
trategia Cubano – Venezolana en el caso Peruano, des-
pués de lograr el triunfo de Evo Morales en Bolivia, son
elementos que requieren ser analizados en perspectiva
fundamentalmente, ante la Segunda Vuelta Electoral
que se realizará en Perú el próximo 04 de junio entre el
Comandante en Retiro Ollanta Humala Tasso y el Dr.
Alan García Pérez.

Perú y la Guerra Asimétrica


Es a partir de este marco de referencia que pasare-
mos a tratar el caso Peruano y la Guerra Asimétrica que
lleva a cabo Cuba y Venezuela en América Latina, den-
tro de la nueva Estrategia de Confrontación con los Es-
tados Unidos de Norteamérica y por qué del interés de
Hugo Chávez y Fidel Castro en el proceso electoral de
nuestro país, más aún ante las recientes declaraciones
10
Vladimiro Montesinos

y primera reacción
pública del Presi-
dente George W.
Bush –en Chicago-
donde expresó su
preocupación por
la permanente in-
tromisión del Pre-
sidente Venezola-
no en los procesos
electorales del Perú
y Nicaragua –en
los cuales Chávez
dio su apoyo al Na-
cionalista Ollanta
Humala y al ex Pre-
sidente Sandinista Daniel Ortega- y al ser preguntado
sobre Venezuela y Bolivia con relación a los peligros de
abastecimiento energético a los Estados Unidos, contes-
tó: “Déjemelo decir claramente, estoy preocupado por
la erosión de la democracia en los países que Ud. men-
cionó”. Estas declaraciones demuestran el gran malestar
que existe en Washington lo que se ve reflejado cuando
el Presidente George W. Bush en el mismo evento de
Chicago declara: “Recordaría a la gente que intervenir
en otras elecciones para lograr objetivos a mediano pla-
zo no es del interés de la Región” luego que su Gobierno
11
Vladimiro Montesinos

una semana des-


pués, prohibiera
la venta de armas
a Venezuela por
su falta de coope-
ración en la lucha
contra el Terroris-
mo Internacional.
Durante el ac-
tual proceso elec-
toral en el Perú la
ciudadanía advir-
tió con sorpresa
que el candida-
to presidencial
Ollanta Humala Tasso, Comandante en Situación de
Retiro del Ejército Peruano, prácticamente desconocido
hace unos meses, de un momento a otro pasó a colocar-
se –aunque con un porcentaje de votos que no sobrepasa
el 31 %-- en el primer lugar durante la primera vuelta de
los comicios, el 9 de abril último.

La misión al descubierto
Frente a este hecho los analistas políticos y los ana-
listas de Inteligencia en los Estados Mayores de las
Fuerzas Armadas Peruanas, desde diferentes posicio-
nes, han tratado de encontrar una explicación al fenó-
12
Vladimiro Montesinos

meno. Unos y otros señalan, con matices de interpreta-


ción, que se estaría repitiendo el caso de outsider Alber-
to Fujimori en las elecciones de 1990 ante el hartazgo
de la población frente a tantas promesas incumplidas
del presidente Alejandro Toledo, a quien consideran
un político tradicional. Así, Ollanta Humala vendría a
representar el sentimiento social antisistema y que en
cierto modo canalizaría las aspiraciones y necesidades
insatisfechas del pueblo.
Sin embargo, es necesario reconocer que esta can-
didatura viene generando extendido rechazo en los
sectores más importantes de la economía Peruana,
que advierten, con cierta razón, que de ganar Humala
en la segunda vuelta electoral el 04 de Junio entrante,
su presencia en el Gobierno significaría un retroceso
a épocas pasadas de estatismo, populismo, autorita-
rismo y violencia.
Pero pocos son los analistas que han reparado en
hechos significativos que aportan una nueva luz sobre
la candidatura de Ollanta Humala Tasso. En efecto ésta
empezó a despegar justamente a los pocos días de un
viaje que hizo a Venezuela. A partir de entonces co-
mienzan sus giras por todo el país y la distribución de
abundante propaganda que poco antes no podría haber
financiado. Revelando una conducción de campaña pro-
fesional y experimentada, centró su mensaje en 4 o 5
frases a manera de vigas maestras o ideas fuerza que
13
Vladimiro Montesinos

fueron impregnando la mente


de sectores empobrecidos y
desilusionados de la pobla-
ción. Frases muy simples,
que impresionan, deslum-
bran, que daban a enten-
der que detrás de ellas ha-
bía todo un planteamiento
ideopolítico renovador que
supuestamente apunta a un
fortalecimiento de la sobe-
ranía y de la autonomía
nacional, conceptos que
han llegado a ciertos
sectores pauperizados
del Perú.
Pero lo encubier-
to es que Humala no
se forja solo, no

14
Vladimiro Montesinos

es un nuevo ideólogo ni un renovador de la política


peruana. Si observamos el surgimiento de su figura
pública sobre el fondo del contexto Latinoamericano
veremos objetivamente que emerge cuando se viene
produciendo una nueva Coyuntura Internacional en
la que diversas corrientes políticas del área están to-
mando distancia frente a la globalización, el neoli-
beralismo y específicamente contra la política de la
actual administración norteamericana.
Puestas las cosas en esta perspectiva, estamos ad-
vertidos que el comandante Ollanta Humala Tasso, no
es un candidato antisistema y que su posicionamiento
como cuestionador de los llamados políticos tradicio-
nales y como candidato de los pobres y excluidos es
simplemente una actuación personal y una jugada
dentro de la Estrategia de Guerra No Convencional
que vienen articulando Fidel Castro y Hugo Chávez
en su enfrentamiento con Estados Unidos. En este
propósito no se dan las premisas de la guerra propia-
mente militar, no se manifiesta la parafernalia bélica
porque, es necesario enfatizar, se trata de una Guerra
de Inteligencia para alcanzar el poder en la Región
Sudamericana y, en este marco, Ollanta Humala es
un instrumento y producto de las Acciones de Inte-
ligencia y de Operaciones Psicológicas concebidas y
diseñadas por la Inteligencia Cubana con el apoyo y
colaboración de la Inteligencia Venezolana (DISIP)
15
Vladimiro Montesinos

bajo la dirección política de Fidel Castro, quien ha


instruido a sus subordinados para emplear la típica
maniobra de manipulación y las técnicas de desinfor-
mación que los cubanos aprendieron cual discípulos
predilectos de la entonces KGB, experta en esos me-
nesteres.

Luna de Miel en Varadero


Las vinculaciones de Ollanta Humala con la Inteli-
gencia Cubana y su inmediata instrumentación por ésta
se inician cuando el ahora candidato disfrutó su viaje de
bodas en el balneario cubano de Varadero. Para quienes
están vinculados a cualquier Comunidad de Inteligencia
es un hecho conocido que todos los aparatos de inteli-
gencia fidelista funcionan en Varadero y ningún militar
peruano o latinoamericano que haya viajado a Cuba por
diferentes motivos deja de ser invitado a esa localidad,
pues en ella son vulnerables a ser reclutados por la In-
teligencia de Cuba. Es obvio por tanto que Humala y su
esposa Nadine Heredia fueron elegidos como Blancos
Objetivos potenciales, susceptibles de ser instrumenta-
dos más bien que reclutados como colaboradores, bajo
motivaciones ideológicas, teniendo para ello los cuba-
nos la información básica de los antecedentes políti-
cos de sus padres Isaac Humala y Elena Tasso, de su
tía Eteldrita Humala, sempiterna dirigente del Partido
Comunista Peruano, y teniendo en cuenta el hecho de
16
Vladimiro Montesinos

que Ollanta tiene un hermano –Antauro Humala– que


igualmente era entonces oficial del Ejército Peruano y
que luego, al iniciarse el año 2005 se destacaría por ini-
ciar acciones violentas en la serranía del Perú, bajo la
concepción estratégica de su hermano Ollanta Humala
quien desde el extranjero ejerció el dominio del hecho
aunque lo niegue incontinenti.
De otro lado, para la Inteligencia Cubana ha sido
relevante que Ollanta Humala fuese Oficial de Arti-
llería del Ejército Peruano, porque ya desde el decenio
de 1970 para la Unión Soviética y su satélite regional,
Cuba, era de gran interés captar a oficiales peruanos de
esa arma, aprovechando que casi todo el parque artille-
ro del Ejército es desde entonces de procedencia sovié-
tica y todos los instructores rusos eran miembros de la
entonces KGB.

Doctrina Cubana
Por ello es sintomático que las vigas maestras del
mensaje electoral de Ollanta Humala reposen en los te-
mas de Defensa, pero también en los de Salud y Edu-
cación, que son los tres aspectos privilegiados por la
“Doctrina Cubana” como elementos de instrumenta-
ción para manipular a la población, como ya viene acon-
teciendo en Venezuela, donde los sectores de Defensa,
Salud y Educación han cambiado sus orientaciones polí-
ticas tradicionales y hoy se guían por nuevas estrategias
17
Vladimiro Montesinos

oportunamente diseñadas con la asesoría cubana, en la


medida que Cuba cuenta con miles de especialistas ex-
portables en esas áreas.
La estrategia de actuar en estos tres campos no
es una opción en pro del desarrollo sino una alter-
nativa de sustitución a la tradicional y fracasada
actividad subversiva que Cuba ha alentado desde
los años de 1960 en América Latina. Hoy, como es
de suponer, son cada vez mas remotas las posibili-
dades de la guerra subversiva en el continente y por
ello Cuba experimenta nuevas formas de destruir la
Democracia, con base en extender y profundizar la
agitación popular explotando la insatisfacción de
necesidades básicas, para provocar levantamientos
contra los gobiernos en América Latina y exacer-
bar un nacionalismo xenófobo capaz de provocar
un enfrentamiento con Estados Unidos a través de
sus empresas instaladas en los diversos países de
la región. Para confirmar este aserto, basta con es-
cuchar e interpretar debidamente las declaraciones
siempre incendiarias de Antauro Humala, que es
parte importante del proyecto “nacionalista” de su
hermano Ollanta, que, siguiendo el libreto de la In-
teligencia Cubana ha sido elegido para personificar
un Plan Alterno para que los Humala y sus segui-
dores lleguen al Poder en el Perú a través de la ya
mencionada Guerra de Inteligencia y Operaciones
18
Vladimiro Montesinos

19
Vladimiro Montesinos

Psicológicas que empezó durante el gobierno de


Valentín Paniagua (2000-2001) y que se consolidó
durante el Gobierno de Alejandro Toledo.
La aparición pública de Ollanta Humala y su pro-
puesta radical no significa de modo alguno que estemos
volviendo a la “política del péndulo” en la fase de los
gobiernos militares “progresistas” latinoamericanos del
siglo pasado. En realidad, sucede que en forma silencio-
sa pero persistente y con propósitos estratégicos defini-
dos se viene articulando un eje geoestratégico, digitado
por Fidel Castro en Cuba y que tiene como aliado a Hugo
Chávez en Venezuela –quien pone el financiamiento
para viabilizar la operación–, para lo cual previamente
coadyuvaron al triunfo electoral de Evo Morales en Bo-
livia, y ahora auspician el triunfo de Ollanta Humala en
las elecciones del Perú y pretenden luego orientar sus
esfuerzos políticos sobre Ecuador, para luego aislar a
Colombia –que es un país aliado de los EEUU- y colap-
sar el proceso de pacificación que conduce el Presidente
Uribe contra los grupos violentos en su país que están
aliados con el narcotráfico.
Este proyecto supuestamente nacionalista, anti-im-
perialista y bolivariano viene a ser el último intento
de Fidel Castro para enfrentar a los Estados Unidos
de Norteamérica, tratando de generar una desestabili-
zación en el área, aprovechando que la agenda norte-
americana tiene como primera prioridad la situación
20
Vladimiro Montesinos

del Oriente Medio y que América Latina no figuraba


entre sus principales preocupaciones hasta las recientes
declaraciones del Embajador Jhon Negroponte (DIN) a
la revista Time.

Guerra de Inteligencia
Ante este proyecto estamos pues ingresando en una
Guerra de Inteligencia detonada por el enfrentamiento
del Castro-Chavismo con la Política Norteamericana.
Pero esta guerra no se está produciendo en el campo de
la batalla tradicional, ni sólo con actitudes abiertamente
hostiles --exceptuando la verborrea confrontacional de
Hugo Chávez contra el Gobierno Americano--. Es una
guerra que se está desarrollando subrepticiamente y que
ya está dando algunos frutos.
Así, por ejemplo, los préstamos y ayudas bilatera-
les de Venezuela a los gobiernos socialistas moderados
de Argentina y Uruguay, como el anunciado financia-
miento del gaseoducto que conectaría estos países con
el recurso gasífero de Bolivia, busca de ellos una actitud
contemplativa o neutral, por decir lo menos, en el seno
de la OEA, frente a la agresividad con que Hugo Chávez
viene actuando, instrumentado por Fidel Castro, des-
truyendo la Comunidad Andina de Naciones, a lo que
seguiría perjudicar el MERCOSUR, como antes había
evitado avanzar en el ALCA, frente al que ha promovi-
do la denominada ALBA (Alternativa Bolivariana para
21
Vladimiro Montesinos

las Américas), para lo cual ha digitado abiertamente


a Evo Morales en Bolivia, y ahora viene haciendo lo
mismo con Ollanta Humala en su candidatura a la pre-
sidencia del Perú y luego se lanzaría en el propósito de
desestabilizar al actual Gobierno de Ecuador.

Alarma en la Región
Entonces es necesario advertir que cuando Ollan-
ta Humala insurge en el escenario político Peruano
con un mensaje antisistema radical y violentista, lo
hace como portavoz de una Estrategia Cubano-Vene-
zolana; lo que constituye una seria amenaza para la
democracia en el Perú y un peligro para la Seguridad
Regional, porque es parte sustantiva de un proceso
de confrontación de nuevo tipo de Cuba y Venezuela
contra Estados Unidos.
Al respecto es imperativo tener en cuenta que la fir-
me determinación de Hugo Chávez de sostenerse en el
poder desde el año 2002 y por tiempo indeterminado,
practicando una escalada de confrontación con EE.UU.,
no puede ser considerada simplemente como una bra-
vata típica de dicho gobernante ni solamente una de-
cisión ideológica anti-imperialista trasnochada, sino
que debe ser analizada en su real, más profundo y
oculto significado: es el resultado de una elaborada
Estrategia Geopolítica de magnitud sin precedentes,
cuya autoría evidencia la decisiva intervención de los
22
Vladimiro Montesinos

23
Vladimiro Montesinos

aparatos de defensa e inteligencia de Cuba, bajo direc-


ción política de Fidel Castro.
La creciente escalada confrontacional de Hugo
Chávez con el Gobierno del Presidente Bush ha cum-
plido ya, exitosamente, uno de los Objetivos Políticos y
Estratégicos de sus mentores cubanos. A saber, aportar
en el continente un nuevo frente de conflicto suscepti-
ble de atraer la atención Norteamericana y así en parte
desviarla de la dictadura fidelista, y del proyecto boliva-
riano de Hugo Chávez.
El colapso del sistema soviético dejó al régimen
castrista de Cuba en una posición extremadamente
vulnerable y la supervivencia de la dictadura exi-
gía buscar y conseguir rápidamente otros espacios y
otros agentes de conflicto con EE.UU. Chávez se ha
prestado a que sea Venezuela el país que deba cum-
plir esta función y, en este extremo, la inf luencia
cubana sobre las acciones de su gobierno tanto en
el frente interno como externo es no sólo innegable
sino creciente hasta niveles realmente peligrosos
para la Seguridad Regional.
Desde los años finales del decenio de 1990 Castro
impulsó el desarrollo de una doctrina de Guerra Asimé-
trica que le permitiera a Cuba sobrellevar una posible
“Guerra Total” con EE.UU. En este contexto, oportu-
namente desplegó una estrategia que preveía la con-
veniencia de llevar el conflicto fuera del territorio
24
Vladimiro Montesinos

cubano, lo que en parte es una versión renovada de la


estrategia de “uno, dos, tres Vietnam”, propugnada
por Ernesto “Che” Guevara desde la Conferencia Tri-
continental en los años de 1960, como un dogma para la
coordinadora de las fuerzas subversivas comunistas en
América Latina.
Esta doctrina de Guerra Asimétrica ha sido cabal-
mente adoptada por Hugo Chávez desde el año 2002,
luego de enfrentar exitosamente el intento interno de
su derrocamiento y poner de manifiesto su intención de
profundizar cambios en Venezuela siguiendo el libreto
cubano. La denominación oficial de esta concepción es
“Doctrina de Defensa Integral de la Nación”.
Sería ingenuo pretender que desde la óptica de Cas-
tro y de su discípulo Chávez la Guerra Asimétrica con
EE.UU. es un evento futuro. Los elementos de Inteli-
gencia Predictiva disponibles nos indican con meridiana
claridad que ambos gobernantes coinciden en que este
enfrentamiento ya se ha iniciado y, en consecuencia, han
adoptado las previsiones convenientes para obtener sus
Objetivos Políticos, que involucran actuar inicialmente
en todo el espacio Sudamericano, conforme lo estable-
cen los Estimados de Inteligencia Norteamericanos que
se conocen a través de filtraciones en la prensa.

Todos los frentes


Es necesario comprender que el concepto de Guerra
25
Vladimiro Montesinos

Asimétrica supera el paradigma bélico vigente a lo largo


del siglo XX, incluso el concepto de Guerra Total, que
corresponde a los años de 1930. La doctrina de Guerra
Asimétrica plantea que debe ser desarrollada en todos
los campos de actividad de las fuerzas contendientes
pero partiendo de la premisa según la cual el incompa-
rable poder militar de EE.UU. y su recurso a las armas
de tecnología “inteligente”, así como su posición de po-
tencia dominante en el escenario mundial que no deja
de ser unipolar –por el momento pues China aparece en
el escenario Internacional como un nuevo polo de poder
mundial por el desarrollo de su Potencial Nacional y por
ende de su Poder Militar debido al acelerado ritmo de
modernización de su Fuerzas Estratégica, convierten al
país asiático en una amenaza para Estados Unidos– ha-
ría inviable sostener el enfrentamiento estrictamente en
los campos militar, político, diplomático y económico
–como es tradicional–. En cambio la doctrina de Guerra
Asimétrica propone centrar las acciones en los campos
de la Inteligencia, de la Geoestrategia, de las Operacio-
nes Psicológicas y de las pequeñas Operaciones Milita-
res con fuerzas irregulares.
Desde el año 2002, con la orientación de asesores
Cubanos, los Estados Mayores de las FF.AA. Venezo-
lanas han realizado grandes esfuerzos por adecuar el
poder bélico de su país en el sentido del aprovechamien-
to de las oportunidades y ventajas que pueda reportar
26
Vladimiro Montesinos

la acción bélica no convencional contra EE.UU.; lo que


implica desarrollar capacidades de confrontación fuera
del territorio Venezolano, en otros ámbitos de la región,
para lo cual están incrementando sus efectivos militares
con las reservas y adquiriendo gran cantidad de arma-
mento a España y a la Federación Rusa para aumentar la
capacidad operativa de sus fuerzas militares.
Estos avances materializan un segundo Objetivo Po-
lítico Estratégico de los mentores cubanos de Chávez,
que es el de aprovechar los recursos económicos de Ve-
nezuela y la movilización de los sectores chavistas de la
población, para fortalecer el cambio social de inspira-
ción castrista en la “República Bolivariana” que Chávez
está edificando.

Ampliando el escenario
Pero los antecedentes más próximos de la situación
actual permiten señalar que Castro y sus estrategas es-
tán logrando además avances en materializar un tercer
Objetivo Estratégico, que es el de ampliar el escenario
de su confrontación con EE.UU. hacia el espacio La-
tinoamericano. La Cuba de Castro y la Venezuela de
Chávez requieren ampliar en América Latina su radio
de acción en la Guerra Asimétrica que han planteado
contra EE.UU. generando focos de conflicto colatera-
les en los países que brinden las condiciones apropia-
das para ello, y que en el momento actual –según la
27
Vladimiro Montesinos

28
Vladimiro Montesinos

evaluación cubana– son Bolivia, Ecuador y Perú. Para-


lelamente se proponen y están logrando en cierta me-
dida neutralizar las acciones de frente externo de los
gobiernos adversos –principalmente el de Colombia y
el de Chile– buscando coincidencias tácticas puramente
oportunistas con regímenes que guardan cierta afinidad
con postulados anti-imperialistas, como los gobiernos
de Ignacio “Lula” Da Silva en Brasil, Ernesto Kirshner
en Argentina, Tavaré Vásquez en Uruguay
Aquí cobra sentido el interés de Chávez, hábilmen-
te instrumentado por la Estrategia Cubana, por ganar
influencia sobre fuerzas políticas en distintos países
sudamericanos si éstas reúnen tres características con-
sideradas esenciales:
• Que tengan plataformas ideológicas anti-imperia-
listas y específicamente consideren enemigo principal
a EE.UU., su gobierno y los políticos locales supuesta-
mente asociados a los intereses Norteamericanos.

• Que representen demandas de inclusión de secto-


res sociales a través del cambio de las estructuras polí-
ticas y económicas de su país.

• Que ejerzan o puedan ejercer el liderazgo de mo-


vimientos sociales denominados "anti-sistema", opues-
tos a la incorporación de las economías y sociedades de
la región en el escenario de la globalización.
29
Vladimiro Montesinos

El descarado apoyo de Castro y de su discípulo


Chávez a las fuerzas políticas proto-subversivas sud-
americanas, sean éstas de raigambre marxista leninista,
de ideología nativista, simplemente anti-imperialistas o
anti-globalización es la más evidente manifestación de
cómo en países clave de la región se viene generando
escenarios de Guerra Asimétrica directamente funcio-
nales a los intereses Cubanos.

Ollanta, el instrumento
En el Perú la Estrategia Cubano-Venezolana ha
encontrado en Ollanta Humala Tasso al personaje
ideal que puede satisfacer sus más caras expectativas
de incorporar a este país al escenario regional don-
de se viene trazando los movimientos iniciales de la
Guerra Asimétrica.
Dentro de este contexto los análisis de Inteligencia
disponibles señalan de que Ollanta Humala está sien-
do progresivamente instrumentado por la Inteligencia
cubana y sus adláteres venezolanos con el propósito de
crear condiciones a través de las cuales EE.UU. deba
distraer tanto enfoque como recursos que viene aplican-
do a la tarea de enfrentar la amenaza a la Seguridad
Regional que representan los regímenes de Castro, de
Chávez y de Evo Morales.
Una vez que Humala posicionó su candidatura presi-
dencial la Inteligencia Cubana y Venezolana han inicia-
30
Vladimiro Montesinos

do acciones propias
de la Guerra Asimé-
trica en el Perú, en
los campos de Inte-
ligencia y Operacio-
nes Psicológicas. Se
tiene conocimiento
que para ello el go-
bierno de Castro ha
comisionado a la ex-
perimentada analista
política de formación
marxista y de origen
chileno, la Socióloga
Martha Harnecker
–conocida autora de diversos libros publicados en Amé-
rica Latina–, la formación de un equipo de trabajo que
brinde los Lineamientos Estratégicos necesarios para
orientar la acción de fuerzas operativas con la finalidad
de manipular a Humala en sentido directamente favora-
ble a los intereses Castro - Chavistas.

Fuerza de Tarea en Lima


En Cuba el elemento visible del nivel operativo es el
Capitán de la Marina Cubana Sergio Cardona, especia-
lista del más alto nivel en Operaciones Encubiertas. Pero
como fuera imprescindible contar con la participación
31
Vladimiro Montesinos

directa de los venezolanos –no sólo porque éstos tienen


los medios económicos que los cubanos no poseen, sino
porque su intervención en el entorno de Humala y ante
él mismo disminuye al máximo la posibilidad de que el
instrumentado candidato pueda manifestar disidencias
entorpecedoras del cumplimiento de la misión– Fidel
Castro personalmente gestionó ante Hugo Chávez que
éste disponga la asignación de los medios organizacio-
nales necesarios para manipular a Humala. La responsa-
bilidad en la parte venezolana ha recaído en el General
del Ejército Henry Rangel Silva, jefe de la todopoderosa
DISIP (Dirección de Servicios de Inteligencia y Preven-
ción), quien ha estado permanentemente asesorado por
el Consejero Político de la Embajada cubana en Cara-
cas, Felipe Gil Chamizo. Rangel ha organizado una
“Fuerza de Tarea” en Lima, integrada por experimen-
tados elementos de Inteligencia (en las especialidades
de Humint, Inteligencia Electrónica, Comunicaciones y
Guerra Psicológica) que por un lado producen Inteligen-
cia eficaz para orientar las decisiones y acciones de los
estrategas cubanos y sus discípulos venezolanos, pero
que, por otra parte, experimentan distintas variantes de
manipulación e instrumentación de Ollanta Humala y
su entorno más próximo, mediante actividades de in-
formación y desinformación, con los claros objetivos de
convertirse en la influencia ideológica dominante sobre
Humala y –sobre todo– de constituirse en un “filtro”
32
Vladimiro Montesinos

que condicione –más bien: distorsione-- la percepción


del candidato sobre la realidad social y política en la que
actúa y respecto de la que visualiza sus planteamientos
de gobierno. Aquí se explica el cambio de su discurso
y la redefinición de su accionar durante la fase de la
Segunda vuelta electoral.
La manipulación Cubano-Venezolana de Ollanta
Humala, ha hecho a este personaje víctima de temores
verdaderamente infundados acerca de conspiracio-
nes contra su candidatura y de un presunto fraude que
impida su opción a la Presidencia, y que ahora como
resultado de esa operación el propio Humala viene de-
nunciándolo públicamente. Por directa desinformación
producida por los agentes venezolanos en Lima, Huma-
la semanas atrás ha sido inducido a creer en la existen-
cia de por lo menos dos conspiraciones que se estarían
fraguando con la finalidad de impedir que acceda a la
Presidencia de la República, en el escenario –conside-
rado por éste como probable– de que obtenga la victoria
electoral en segunda vuelta.
Alertado –más bien convenientemente desinforma-
do– por los elementos de Inteligencia de Venezuela, in-
clusive el tema ha sido tratado al más alto nivel entre el
candidato y el propio Hugo Chávez, quien habría com-
prometido su apoyo personal para contrarrestar las ac-
ciones opositoras, ganando así, en el temor de Humala,
mayor influencia sobre sus percepciones y decisiones.
33
Vladimiro Montesinos

Reforzando este accionar, se tiene conocimiento


que en algún momento del mes de Marzo pasado, en
la alta dirección de la DISIP se tomó la decisión de
realizar Operaciones de Inteligencia en el Perú a tra-
vés de agentes de las Unidades de Inteligencia Exte-
rior y Operaciones, que han sido enviados a nuestro
país por orden directa del general Rangel. El propósi-
to de estas operaciones es producir Inteligencia sobre
las posibilidades de las fuerzas militares, políticas y
empresariales peruanas que son consideradas oposi-
toras a la candidatura de Humala. Si bien el desti-
no de la Inteligencia sería la propia organización, se
sabe que un enlace venezolano no identificado desde
hace semanas hace llegar al candidato información
de alto valor sobre las intenciones y movimientos de
altos oficiales de la Marina de Guerra y del Ejército
Peruano que, ocupando puestos clave en sus institu-
tos podrían actuar para impedir que se concrete la
probable victoria electoral de este candidato.
El personal de las agregadurías militares de Vene-
zuela en nuestro país ha sido instruido para concen-
trar su actividad en la captación de información sobre
este tema. Lo mismo sucede con los oficiales de las
FFAA venezolanas que se encuentran cursando es-
tudios en escuelas de perfeccionamiento de nuestros
institutos militares, que han reforzado sus contactos
con sus compañeros militares peruanos a efectos de
34
Vladimiro Montesinos

valorar su actitud y la posición de la oficialidad de


rango intermedio –comandantes y mayores– respecto
de sus comandos institucionales, profundizando ade-
más la evaluación de la cohesión institucional ante
las reacciones de nuestras FFAA frente a un eventual
triunfo electoral de Humala.

Desinformación
Prosiguiendo con su programa de desinformación,
la Inteligencia Venezolana además ha alertado a Hu-
mala sobre la presencia en nuestro país de ciudadanos
norteamericanos pertenecientes a la consultora privada
Phoenix Consulting Group, a quienes les atribuyen ser
presuntamente ex agentes de la CIA y que habrían par-
ticipado activamente en los preparativos del frustrado
golpe militar contra Hugo Chávez en Abril del 2002,
afirmando que están coordinando con elementos de
la Embajada de EEUU en Lima la organización de
un equipo de Inteligencia Electrónica, Operaciones
Psicológicas --a través de medios de comunicación
afines-- y Comunicaciones, en enlace con la Marina
de EEUU y la Marina Peruana, para adoptar previsio-
nes destinadas a desestabilizar la hipotética transición a
un gobierno humalista.
No obstante haber obtenido la primera mayoría del
voto presidencial en la primera vuelta electoral, Ollan-
ta Humala, objeto de la manipulación Castro-Chavista,
35
Vladimiro Montesinos

36
Vladimiro Montesinos

sabe ahora que es improbable obtener el triunfo elec-


toral en la segunda vuelta que deberá realizarse el 4
de junio próximo. La amplia resistencia social a sus
propuestas ultraístas, su declarada afinidad ideológica
con el fracasado proyecto “revolucionario” del general
Velasco Alvarado (1968-1975), que tan profundamente
dañó el desarrollo de la democracia en el Perú, y sobre
todo el escandaloso respaldo de Hugo Chávez, le han
enajenado la mayoría de los electores, que preferirían,
apoyar la candidatura de Alan García. Es previsible que
otra parte, significativa, de electores opte por el voto en
blanco o viciado, pues lo que se busca es la precariedad
de origen del próximo gobierno.

Triunfo de espinas
Investido Alan García como nuevo Mandatario Pre-
sidencial –como muestra el escenario más probable–
tendrá que iniciar su gestión de gobierno prácticamente
intentando sobrepasar una “pista de obstáculos”. En
primer lugar porque determinados sectores empresaria-
les y ciertos grupos sociales conservadores tratarán de
constreñir al extremo la libertad de acción del Ejecuti-
vo, utilizando recursos de control constitucional, ins-
trumentos de manipulación financiera y el poder de los
medios de comunicación. En segundo lugar porque los
movimientos sociales del “Perú profundo”, que en for-
ma masiva y espacialmente regionalizada han votado
37
Vladimiro Montesinos

por Ollanta Humala el pasado 9 de abril, previsiblemen-


te activarán viejas y nuevas modalidades de confronta-
ción con el Estado, exacerbando demandas a sabiendas
que no pueden ser satisfechas, siguiendo la pauta de
agitación impuesta por los líderes humalistas y más aún
por criptocomunistas incorporados al proyecto huma-
lista –como se atisba en el caso de centenares de diri-
gentes campesinos comunistas convertidos en apóstoles
humalistas, e inclusive en el escandaloso pase de Carlos
Tapia al Humalismo, con armas y bagajes, incluyendo
su reciente participación en la Comisión de la Verdad
y Reconciliación–. Esta agitación muy probablemente
tendrá sus blancos prioritarios en las inversiones nor-
teamericanas y chilenas en el Perú, sobre todo en los
aspectos de minería, energía y agroindustria.
En tercer lugar porque, como lo señalan coincidente-
mente Apreciaciones de Inteligencia, la mayoría relati-
va de parlamentarios humalistas en el Congreso actuará
para bloquear desde su fuero legislativo y fiscalizador
la acción de gobierno, apuntando a lograr la implosión
del Congreso y así crear artificiosamente condiciones
de ingobernabilidad que coincidan con el desorden y
la neo violencia social que se desatará sobre todo en el
ámbito rural y en los sectores urbanos marginales. De
esta conjunción se espera que genere por reacción el en-
durecimiento de las presiones empresariales y sociales
conservadoras sobre el gobierno.
38
Vladimiro Montesinos

Estado de Necesidad
El propósito de los mentores de Humala, investido en-
tonces líder de la oposición y caudillo de la reivindicación
social irredenta, pero realmente instrumentado por la Es-
trategia Cubano-Venezolana, es crear un “Estado de Nece-
sidad” que determine la conveniencia de restablecer el
orden político y social alterado recurriendo a medios
extra-constitucionales que necesariamente implica-
rían la fractura del Estado de Derecho, abriendo en el
corto plazo un nuevo escenario electoral que conside-
ran virtualmente muy ventajoso para hacerse del Go-
bierno Peruano. En el ínterin, lo que se buscaría es el
desgobierno y caos social para lograr que el Perú sea
nuevamente presa de la violencia, que es el ambiente más
propicio para la Estrategia Desestabilizadora y de Guerra
Asimétrica Regional diseñada por Castro y Chávez.
Ante el desconcierto de los analistas menos ex-
perimentados que se suceden en los medios de co-
municación del Perú tratando de explicar el efecto de
las altisonantes declaraciones de Hugo Chávez acerca
del proceso político peruano –flagrante intromisión
en los asuntos internos de nuestro país que revela
una fibra más de la Estrategia Cubano-Venezolana
señalada-- sobre el futuro inmediato de la candida-
tura presidencial de Ollanta Humala, a tres semanas
de la fecha definitoria, cabe decir que, en efecto, los
seguidores de Humala deben estar sintiendo ahora el
39
Vladimiro Montesinos

derrumbe de sus expectativas electorales. Ahora es


evidente que Hugo Chávez, en sus diatribas contra el
gobierno peruano y contra el candidato Alan García,
ha destruido las posibilidades presidenciales de Hu-
mala. Pero sería muy ingenuo interpretar que Chávez
ha cometido un error por exabrupto o que ha sido víc-
tima de alguna fiebre tropical con síntomas de verbo-
rrea alucinada. Las ofensivas expresiones del Man-
datario Venezolano no han liquidado definitivamente
la opción presidencial de Humala por error sino en
preciso y efectivo cumplimiento de un extremo de la
Estrategia Castro-Chavista.
Si bien en la segunda quincena de abril Ollanta
Humala tenía una opción no desdeñable para ganar la
presidencia a su contendor Alan García, este escena-
rio era precisamente el menos deseable para los estra-
tegas Cubano-Venezolanos de la Guerra Asimétrica
y de la Desestabilización Sudamericana, porque era
absolutamente previsible que el gobierno de Humala
sería rápidamente jaqueado por la inminente efer-
vescencia de las demandas de los sectores populares
enardecidos con la prédica antisistema y reivindicati-
va del candidato, además de tener que afrontar la re-
sistencia de gruesos sectores empresariales y mediá-
ticos, actuando con un equipo humano improvisado
e inconsistente. De manera que se preveía la rápida
descomposición del gobierno humalista, lo que hu-
40
Vladimiro Montesinos

biera implicado un sonoro fiasco para sus mentores


Cubano-Venezolanos. Es así que Castro y Chávez han
preferido sacrificar la candidatura de Ollanta Humala
con el beneficio de abrir un marco de conflicto cre-
cientemente violento entre los seguidores de éste y el
movimiento social objeto de prácticas de agitación,
y el futuro gobierno de Alan García; escenario que
permitiría obtener como producto el caos, la inesta-
bilidad política y la consecuente crisis económica,
aspectos todos favorables a la Estrategia Castro-Cha-
vista en América latina.
Este será pues el panorama que se presentará en el
país después del 4 de Junio próximo hasta el 28 de Ju-
lio entrante donde se buscaría generar no solo violencia
sino un vacío de poder con un presidente Toledo debili-
tado y sin autoridad y un presidente electo, Alan García
que todavía no podrá juramentar hasta el 28 de Julio en
el Congreso de la Republica.

41