Está en la página 1de 15

¿La unicidad o la Trinidad de Dios?

Una evaluación de la posición de la Iglesia Pentecostal Unida


con respecto al Hijo de Dios desde una perspectiva trinitaria

Por Jonathan Boyd – 2013

El artículo está disponible en PDF (con más notas) aquí: La unicidad o la Trinidad de Dios
Si quiere unirse a la conversación, vaya al pie de este artículo para dejar un comentario.

Introducción
Muchas personas preguntan acerca de la Trinidad. Para algunos, la sana doctrina equivale a
una creencia en la Trinidad, pero para otros la Trinidad es herejía. Obviamente las dos
posiciones no pueden tener la razón. La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia rechaza la
doctrina de la Trinidad tanto en su posición doctrinal como en la práctica de sus miembros.
He hablado con miembros de la Pentecostal Unida acerca de las diferencias entre su
doctrina y la doctrina trinitaria. No quiero despreciar a los pentecostales unicitarios como
personas; sin embargo, creo que es muy importante evaluar su posición doctrinal para ver si
realmente es “la iglesia que predica lo que la Biblia enseña”.

Para empezar este artículo, dejemos que los pentecostales unicitarios definan su posición.
En su sitio web dicen: “La Iglesia Pentecostal Unida de Colombia abraza la doctrina de la
Unicidad de Dios con sus implicaciones cristológicas y practica el bautismo en el nombre
de Jesús. Por eso es considerada como parte de los pentecostales del nombre de Jesucristo o
apostólicos” (Las creencias de ellos están disponibles en: IPUC).

¿Qué significa “la Unicidad de Dios con sus implicaciones cristológicas” según ellos? En
su declaración de fe dicen: “Este único Dios verdadero se ha revelado El mismo como
Padre; como hijo en la redención; y como el Espíritu Santo por emanación”. Después dicen:
“El único Dios verdadero se manifestó El mismo en varios modos en el Antiguo
Testamento, En el Hijo mientras estaba entre los hombres, como el Espíritu Santo después
de la ascensión”. En otras palabras, ellos creen que hay un solo Dios que se ha manifestado
de modos diferentes a lo largo de la historia y que no hay ninguna distinción entre tres
personas en la Deidad.

La Iglesia Pentecostal Unida no cree en la preexistencia del Hijo de Dios. Para ellos “Hijo
de Dios” es un término que solamente se refiere a la manifestación de Dios en Jesús
después de la encarnación. David Bernard, un teólogo unicitario, lo explica de esta forma:

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre los dos términos, Verbo e Hijo? El Verbo tuvo
preexistencia y el Verbo era Dios (el Padre), entonces podemos usarlo sin referencia a la
humanidad. Sin embargo, el Hijo siempre se refiere a la encarnación y no podemos usarlo
en la ausencia del elemento humano. Excepto como un plan preordenado en la mente de
Dios, el Hijo no tuvo preexistencia antes de la concepción en el vientre de María. El Hijo
de Dios preexistió en pensamiento pero no en sustancia. La Biblia le llama a este plan
preordenado el Verbo (Juan 1:1, 14).
(David Bernard, La unicidad de Dios, Hazelwood, MO: Word Aflame Press, 1996, págs.
103-104)

Esta cita nos permite entender que para los pentecostales unicitarios no había ninguna
relación personal entre el Hijo de Dios y el Padre en la eternidad porque el Hijo solamente
existía en la mente de Dios antes de su encarnación. De igual forma, los pentecostales
unicitarios entienden el Espíritu Santo como otra manifestación del mismo Dios. Bernard
dice: “El Espíritu que moraba en el Hijo de Dios no era nadie sino el Padre” (Bernard, p.
126).

Términos en común
Los cristianos trinitarios usamos varios de los mismos términos que los pentecostales
unicitarios. Por ejemplo, ellos afirman que Dios es uno. Nosotros también afirmamos que
Dios es uno (Deuteronomio 6:4). Ellos creen que Jesús es Dios. Nosotros también creemos
que Jesús es Dios (Juan 20:28). Ellos dicen que Jesús es el Hijo de Dios y nosotros
también. Aunque usamos algunos de los mismos términos, las creencias detrás de las
palabras pueden ser diferentes. Lo importante es examinar no solamente las palabras que se
usan, sino entender los conceptos que subyacen detrás de las palabras y comparar estos
conceptos con la Palabra de Dios.

El propósito de este articulo


Escribo este artículo con dos propósitos. Primero, quiero invitar a los pentecostales
unicitarios a que examinen más profundamente su posición a la luz de la Palabra de Dios.
Tanto ellos como nosotros aceptamos la autoridad absoluta de la Biblia como la Palabra de
Dios y esta creencia facilita esta conversación (para este artículo uso la Reina-Valera 1960
como traducción en español). Varios pentecostales unicitarios me han compartido su
posición con deseos de convencerme de la unicidad de Dios y con todo respeto quiero
exponer porque creo que las Escrituras enseñan que Dios es trino en esencia.

Segundo, quiero que los cristianos trinitarios tengan un conocimiento más claro de Dios
como Trinidad. Creo que Bernard acierta cuando dice: “Muchos miembros de las iglesias
[trinitarias] no comprenden realmente la doctrina del trinitarismo y de hecho están más
cerca de la creencia de la Unicidad” (Bernard, p. 285.). Esta es la triste realidad, pero si
Dios es trino, debemos entender algo de su esencia trina y amarlo a Él como Trinidad.

Podríamos discutir muchos pasajes y muchos conceptos, pero en vez de hacerlo, quiero
usar un debate radial entre David Bernard, teólogo unicitario, y James White, apologista
bautista, como punto de partida.

En el debate, White dice que el asunto más importante es la existencia del Hijo de Dios
antes de su encarnación como una persona divina e infinita en comunión con el Padre y con
el Espíritu Santo. En otras palabras, si podemos ver en la Biblia que el Hijo existía antes de
su encarnación en una relación con el Padre, la conclusión necesaria es que el Padre, el Hijo
y el Espíritu Santo no son simplemente manifestaciones de Dios, sino que son personas.

White menciona tres pasajes bíblicos muy importantes para contestar la pregunta: ¿Existe el
Hijo como una persona divina desde la eternidad? Si la Palabra de Dios enseña que el Hijo
de Dios siempre ha existido como una persona distinta, la posición unicitaria no puede ser
la correcta.

Juan 1
Juan 1:1-4
En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el
principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido
hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

Juan 1:18
A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a
conocer.

El primer capítulo del evangelio según Juan es uno de los más importantes acerca de quién
es Jesús. Nos orienta para que podamos entender claramente todo lo que pasa en la vida de
Jesús. En contraste con los otros tres evangelios, que revelan poco a poco la deidad y la
gloria de Jesús, Juan nos explica desde el primer capítulo su deidad y la misión que Él vino
a cumplir. La palabra traducida “Verbo” en español en el primer versículo significa en su
definición más básica “palabra” y puede referirse a un mensaje o a una comunicación; esta
“palabra” nos recuerda la forma en que Dios habló en el Antiguo Testamento para crear y
para darse a conocer. Aunque hay mucho debate acerca del trasfondo de esta palabra en
Juan 1, debemos examinar el contexto del mismo capítulo para ver cómo Juan la usa y
cómo quiere que la entendamos.

Juan 1:1 es clave: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era
Dios”. La primera parte del versículo enseña que el Verbo es eterno porque ya existía en el
principio. En español, la segunda parte de este versículo podría parecer contradictoria:
¿cómo puede estar el Verbo “con Dios” y al mismo tiempo ser Dios? Tenemos que recordar
que a veces las dificultades de interpretación tienen que ver con las limitaciones de nuestro
idioma y no del idioma original. En griego, cuando dice que el Verbo estaba “con Dios”, la
palabra Dios lleva artículo y por eso identifica personalmente a Dios. Cuando dice que “el
Verbo era Dios”, la palabra Dios no lleva artículo y por lo tanto explica la esencia del
Verbo y no su identidad personal. La distinción trinitaria entre la esencia divina del Verbo y
la comunión “con Dios” es perfectamente entendible a la luz del contexto de todo el
capítulo. El versículo 18 muestra que hay una distinción entre el Verbo encarnado (el Hijo)
y el Padre. Los dos comparten la misma esencia divina, pero son dos personas distintas.

Comparemos esta interpretación con la de los pentecostales unicitarios. Bernard dice: “El
Verbo no era una persona aparte o un dios aparte, tal como la palabra de un hombre no es
una persona aparte de él. Más bien el Verbo era el pensamiento, el plan, o la mente de
Dios” (Bernard, p. 63). En otro lugar, dice: “El Verbo de Juan 1 (el Logos) no es una
persona distinta, sino es el pensamiento, el plan, la actividad, o la expresión de Dios. El
Verbo se expresó en carne como el Hijo de Dios” (Bernard, p. 283). La gran dificultad con
esta interpretación radica en su incapacidad de explicar lo que el texto dice acerca del
Verbo. El texto afirma que el Verbo estaba “con Dios” (Jn 1:1). La preposición “con” aquí
habla de una relación personal entre el Verbo y Dios antes de la creación. Ninguna
traducción respetada traduce este versículo como Bernard quiere hacerlo. Él dice:

Anote también que la palabra griega pros, traducida “con” en el versículo 1, es la misma
palabra traducida “en lo que a . . . se refiere” en Hebreos 2:17 y 5:1. Juan 1:1 podría incluir
en sus significados, por lo tanto, lo siguiente: “El Verbo se refería a Dios y el Verbo era
Dios,” o, “El Verbo se refería a Dios y era Dios” (Bernard, p. 65).

Bernard quiere usar un significado de la preposición en griego que es posible en otros


contextos, pero aquí no tiene sentido en este contexto. Además, su traducción hace el
pensamiento de Juan redundante, “El Verbo se refería a Dios y el Verbo era Dios”,
mientras que la traducción tradicional encaja muy bien en el contexto de Juan 1:1-18
porque el Hijo revela la esencia del Padre perfectamente, ya que estuvo con Él en comunión
íntima desde la eternidad.

Juan también explica que el Verbo creó. “Este era en el principio con Dios. Todas las cosas
por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida,
y la vida era la luz de los hombres” (Juan 1:2-4). Si el Verbo creó, debía existir
personalmente para hacerlo.

La posición pentecostal unicitaria dice que la creación por el Hijo tenía que ver con Él
como un “plan futuro”. Bernard dice: “Aparentemente, los versículos de la Escritura que
dicen que Dios creó el mundo por el Hijo quieren decir que Dios utilizó y se aventajó de Su
plan futuro para el papel de Hijo cuando creó el mundo” (Bernard, p. 117). Esta
interpretación no explica los términos personales que se usan para describir la actividad de
este Hijo antes de su encarnación: Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía
a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le
conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron (Juan 1:9-11). ¿Cómo pudo venir esta
luz “a lo suyo” (una frase que implica que le pertenecía) si la luz no hubiera existido antes?
Los israelitas eran “suyos” porque eran su pueblo desde el llamado de Abraham. Como su
pueblo, debían haberlo aceptado, pero la realidad es que en su mayoría no “le recibieron”.

Antes de terminar esta sección, quiero mencionar otra objeción de la posición unicitaria a
nuestra interpretación de Juan 1 con respecto al “unigénito Hijo”. Bernard dice:

La palabra unigénito es una forma del verbo engendrar, que significa “procrear.” Entonces,
unigénito indica un punto definido en el tiempo — el punto en el cual ocurre la concepción.
Por definición, el engendrador (padre) siempre tiene que preceder al engendrado (prole.)
Tiene que haber un tiempo cuando existe el engendrador y el engendrado aun no ha entrado
en existencia, y tiene que haber un punto en el tiempo cuando ocurre el hecho de engendrar.
De otro modo la palabra unigénito (único engendrado) no tiene sentido. Entonces, las
mismas palabras unigénito e Hijo ambas contradicen la palabra eterno como se aplica al
Hijo de Dios (Bernard, p. 104).

El problema con este argumento es que no toma en cuenta la naturaleza analógica del
lenguaje. Si Dios es infinito, ¿cómo podemos explicar su esencia? La única forma es a
través de las analogías. Usamos palabras humanas que correctamente explican algo acerca
de Dios, pero sabemos que estas palabras no explican a Dios en su infinitud. Por ejemplo, si
decimos que José es padre, normalmente significa que José tuvo relaciones con una mujer y
el resultado fue un hijo, pero cuando decimos que Dios es Padre, ¿debemos pensar lo
mismo? Obviamente no. Usamos la palabra “padre” con respecto a Dios porque comunica
algo verdadero acerca de Dios, pero no debemos insistir en que todo lo que la palabra
significa para un ser humano aplique a Dios. Así que, si el Hijo ha existido eternamente
como enseña Juan 1:1, podemos entender que el término engendrado no implica un tiempo
en el que no existió el Hijo, sino que nos comunica algo de la relación Padre e Hijo que
siempre han tenido.

Juan 17:1-5
Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado;
glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad
sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna:
que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he
glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre,
glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

Este pasaje muy claramente enseña que el Hijo y el Padre son dos personas distintas. El
Hijo habla con el Padre y distingue entre pronombres de segunda persona singular (tú) y
primera persona personal (yo). El pasaje también enseña claramente que el Hijo tenía
existencia antes de la encarnación porque el Hijo le dice, “Padre, glorifícame tú al lado
tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”. Los verbos en griego
en este contexto tienen el mismo significado que los en español en la traducción. Es decir,
el Hijo tuvo gloria con el Padre antes que el mundo fuese. Bernard percibe la dificultad con
su posición unicitaria y explica el texto de esta forma:

En Juan 17:5 Jesús oró, “Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria
que tuve contigo antes que el mundo fuese.” Una vez más Jesús habló de gloria que El tenía
como Dios en el principio y la gloria que el Hijo tenía en el plan y la mente de Dios. No
podría significar que Jesús preexistía con gloria como el Hijo. Jesús estuvo orando, así que
El debe haber estado hablando como hombre y no como Dios. Sabemos que la humanidad
no preexistía la encarnación, entonces Jesús estuvo hablando de la gloria que el Hijo tenía
en el plan de Dios desde el principio (Bernard, pp. 179-180).

Notemos lo que Bernard hace con este texto. Aunque los verbos hablan de la existencia del
Hijo “antes que el mundo fuese”, Bernard rechaza esa interpretación porque el texto tiene
que ver solamente con “la gloria que el Hijo tenía en el plan y la mente de Dios”. En
respuesta, podemos observar que el texto dice que el Hijo tenía gloria “con” el Padre. Tener
gloria “con” alguien requiere una relación personal. Uno no puede tener gloria “con” un
plan, sino con una persona. Con respecto a su comentario acerca de la oración de Jesús,
debemos recordar que Jesús tiene dos naturalezas unidas en su persona y por eso habla
como Dios-hombre.

Más adelante en en el mismo capítulo, Jesús explica que la gloria que el Padre tenía con el
Hijo en la eternidad no era simplemente la gloria de un plan en la mente de Dios, sino que
era una relación de amor. Juan 17:24 implica exactamente eso: “Padre, aquellos que me has
dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que
me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo”. El Hijo de
Dios había compartido la gloria con el Padre en una relación de amor desde la eternidad,
pero en la encarnación, el Hijo dejó su derecho a esa gloria en su vida terrenal; sin
embargo, el Padre nunca dejó de amarlo.

Bernard entiende que este amor entre el Padre y el Hijo es una dificultad para su posición y
lo explica de la siguiente forma:

Juan 3:35, 5:20, y 15:9 dicen que el Padre ama al Hijo, y Juan 17:24 dice que el Padre
amaba a Jesús desde antes de la fundación del mundo. En Juan 14:31 Jesús expresó Su
amor para con el Padre. Todas éstas declaraciones no quieren decir que hay personas
distintas. (¿No es extraño que estos pasajes omiten al Espíritu Santo en esta relación de
amor?) Lo que estos versículos expresan es una relación entre las dos naturalezas de Cristo.
El Espíritu de Jesús amaba la humanidad y viceversa (Bernard, p. 181).

Esta interpretación va en contra del uso normal del lenguaje. Una persona puede amar a
otra persona, pero una naturaleza no ama otra naturaleza. Esto también dividiría la unión de
la dos naturalezas en Cristo. Si pensamos nuevamente en la naturaleza analógica del
lenguaje acerca de Dios, podemos entender que este amor entre el Padre y el Hijo es similar
al amor humano entre un padre y su hijo, pero también es diferente porque es infinito y
perfecto. Además, en el contexto de estos versículos el enfoque no es en la humanidad de
Jesús, sino en su deidad y en su relación con el Padre y el Espíritu. Notemos especialmente
lo que dice Juan 3:31-36:

El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales
habla; el que viene del cielo, es sobre todos. Y lo que vio y oyó, esto testifica; y nadie
recibe su testimonio. El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz. Porque
el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida. El
Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano. El que cree en el Hijo tiene
vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está
sobre él.

Estos versículos enfatizan el mismo punto que hemos visto. El texto hace una clara
distinción entre el Padre y el Hijo y dice que “el que viene del cielo”, el Hijo, testifica de
“lo que vio y oyó”. ¿Cómo pudo ver y oír si no existía? Además vemos una faceta de la
obra del Espíritu Santo en el ministerio terrenal del Hijo. La Nueva Versión Internacional
capta bien el sentido del versículo 34 cuando traduce, “El enviado de Dios comunica el
mensaje divino, pues Dios mismo le da su Espíritu sin restricción”. En contraste con los
profetas que habían venido antes, Jesús recibió el Espíritu Santo en su plenitud como una
expresión del amor del Padre (v. 35).

Bernard compara el amor que Dios nos tenía en la eternidad con el amor que le tenía a su
Hijo en la eternidad. Primero, explica el caso nuestro: “Aunque no existíamos en ese
entonces, El previó nuestra existencia. En Su mente existíamos y El nos amaba a nosotros”
(Bernard, p. 181). De la misma manera interpreta el amor del Padre hacia el Hijo: “Dios
sabía antes que el mundo comenzara que El se manifestaría como el Hijo. El amaba ese
plan desde el principio. El amaba a ese Hijo futuro tal como El nos amaba a todos nosotros
desde el principio del tiempo” (Bernard, p. 182). Este argumento hace caso omiso de la
diferencia entre lo que la Biblia dice acerca de nosotros antes de la creación y lo que dice
acerca del Hijo de Dios antes de la creación. El Hijo tuvo gloria con el Padre “antes que el
mundo fuese”. En el Hijo “fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las
que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean
potestades; todo fue creado por medio de él y para él (Colosenses 1:16). Es decir, el Hijo
existía antes de la creación y estuvo involucrado en el acto de crear. La Biblia dice que
Dios nos amó antes de la creación, pero nunca dice que nosotros hubiéramos hecho algo
antes de la creación. Así que, decir que el amor que el Padre le tenía al Hijo antes de la
creación era simplemente un amor futuro como lo fue con nosotros es obviar las diferencias
entre el Hijo y nosotros.

Si interpretamos Juan 17 según el uso normal del lenguaje, debemos aceptar que había una
relación personal entre el Padre y el Hijo antes de la creación. También debemos entender
que el Hijo se humilló al venirse a la tierra y que por eso quería volver a la gloria que tenía
antes con el Padre. El último pasaje nos ayudará a profundizar más en esta verdad.

Filipenses 2:5-8
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en
forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó
a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la
condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y
muerte de cruz.

Este pasaje enseña que el Hijo de Dios existía antes de su encarnación. Habla del ejemplo
de Cristo Jesús, quien “siendo en forma de Dios”, tomó forma de siervo. La diferencia de
interpretación entre la posición unicitaria y la trinitaria tiene que ver con esta pregunta: ¿En
qué momento “se despojó a sí mismo” el Hijo de Dios? Bernard, en el debate con White,
dijo que la frase “se despojó a sí mismo” se refiere a la humildad de Cristo en “toda su vida
terrenal que culminaba en su muerte”. Pero si examinamos cuidadosamente el texto, vemos
que las palabras después de la frase “se despojó a sí mismo” explican cuando lo hizo. Se
despojó a sí mismo en el momento de tomar forma de siervo, es decir, en el momento de
hacerse semejante a los hombres. Esta es una frase que claramente se refiere a su
encarnación, no a toda su vida. De hecho, hay un contraste entre “siendo en forma de Dios”
y “tomando forma de siervo”.
En el contexto de la iglesia de Filipos, este ejemplo de Cristo era perfecto para enseñarles la
humildad verdadera. El Hijo de Dios, quien era Dios en esencia, voluntariamente dejó lo
que Él merecía para venir a este mundo y vivir una vida de obediencia. Él merecía toda la
gloria, pero no se aferró a esos privilegios. Nosotros, en cambio, realmente no merecemos
nada bueno, pero nos aferramos a lo que creemos merecer y de allí surgen la falta de
humildad, la falta de amor por los demás y la falta de unidad en las iglesias. Debemos dejar
a un lado nuestros “derechos” para humildemente servir a los demás (ver Marcos 10:43-
45).

Este texto también habla de que Él fue “obediente hasta la muerte”. ¿A quién fue
obediente? La posición unicitaria dice que fue obediente “al Espíritu de Dios”, que de
hecho era “la voluntad divina de Jesús” (Bernard, p. 174). Esta forma de hablar confunde
mucho las distinciones que la Palabra de Dios hace porque en el contexto no habla de
obediencia al Espíritu de Dios. En Filipenses 2:9-11, vemos a quién fue obediente Jesús:

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo
nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos,
y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para
gloria de Dios Padre.

Explícitamente dice que “Dios” exaltó a Jesucristo por su obediencia y al final de este
pasaje explica que este Dios es el “Padre”. La posición trinitaria no tiene ningún problema
con los conceptos de este pasaje. El Padre y el Hijo comparten la misma esencia divina,
pero son dos personas distintas. Por eso, el texto puede decir que Cristo Jesús era “en forma
de Dios” y al mismo tiempo decir que no se aferró a su posición como Dios y obedeció al
Padre, “tomando forma de siervo”. Por su obediencia, Cristo fue exaltado “hasta lo sumo”.

¿Qué diferencia hace?


Hemos visto tres pasajes bíblicos que enseñan claramente que el Hijo de Dios existía antes
de la encarnación. Tenía gloria con el Padre (Juan 17), pero no se aferró a su posición
exaltada y se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo (Filipenses 2) para poder dar a
conocer al Padre en este mundo (Juan 1). Estas verdades nos llevan a entender que el Hijo
no es simplemente una manifestación de Dios en el sentido que los pentecostales unicitarios
creen. Estamos de acuerdo de que hay un solo Dios, pero si aceptamos toda la enseñanza
bíblica debemos entender que en el ser infinito y divino de este Dios hay tres personas
distintas que existen en comunión eterna: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Si aceptamos que Dios es trino, ¿qué diferencia hace? ¿Será que la Trinidad es una carga
para nosotros como cristianos? ¡De ninguna manera! Estoy de acuerdo con los que dijeron
que “dicha doctrina de la Trinidad es el fundamento de toda nuestra comunión con Dios y
nuestra consoladora dependencia de él” (Confesión bautista de fe de 1689, Londres, 2.3).
¡Conocer a Dios en su esencia trina es una de las bendiciones más grandes de la fe
cristiana! Si Dios no fuera trino en su esencia, no podríamos creer que el Padre es
realmente padre en su esencia. Se habría manifestado como padre, pero no lo sería en su
esencia; por el otro lado, si el Padre es padre en esencia, siempre lo será y lo será para
nosotros. ¡Qué consuelo! Si el Hijo no fuera una persona distinta del Padre, ¿cómo podría
servir como Mediador entre Dios y nosotros? ¿Qué confianza tendríamos de que nuestro
abogado Jesús (1 Juan 2:1) nos representa ante el Padre cuando pecamos? Pero si Dios es
trino, el Hijo es nuestro mediador, abogado y sumo sacerdote para siempre (Heb 4:15, 16).
No olvidemos el rol del Espíritu Santo en nuestra vida. No es simplemente una
manifestación de Dios, sino que es una persona que habita en nosotros para siempre (Juan
14:16) y que hace que corran ríos de agua viva de nuestro interior (Juan 7:38). A la luz de
estas verdades hermosas, podemos gozosamente someternos a las Escrituras que enseñan
que existe solamente un Dios vivo y verdadero y que en la unidad de la Deidad existen
eternamente tres personas distintas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Así entenderemos
que “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo
unigénito al mundo, para que vivamos por él” (1 Juan 4:9).

http://impactobiblico.com/2013/08/unicidad-o-trinidad-de-dios/

Respuestas para Fabián y los de la


Pentecostal Unida
Jonathan 11 octubre, 2014

Hemos recibido varios comentarios de lectores que siguen la teología de la Iglesia


Pentecostal Unida con respecto al artículo ¿La unicidad o la Trinidad de Dios? y yo quería
compartir uno de ellos porque pone de relieve las diferencias entre la teología de ellos y la
trinitaria. Este comentario viene de un lector que se llama Fabián. Citaré sus comentarios y
responderé a cada uno debajo.

a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en
cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la
reconciliación. DIOS ESTABA EN CRISTO; cual DIOS? timoteo dice claro. cp 3.16 DIOS
FUE MANIFESTADO EN CARNE; por que no especifica el DIOS? se le olvido a timoteo
especificar cual de los que componen la trinidad se manifesto o mas bien a Dios que fuen el
inspirador del texto? si fue asi porque DIOS permitio tal cosa para confundir a los que hoy
dicen que jesus es una parte de la deidad o una deidad que compone a un dios trino?

Primero, notemos que las palabras “Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo
mismo” (2 Corintios 5:19) nos explican como Dios estaba reconciliando al mundo consigo
mismo y era “en Cristo”. La frase “DIOS ESTABA EN CRISTO” podría dar una idea
equivocada, si se lee fuera del contexto. Uno podría pensar que Dios entró, o se metió,
físicamente en un hombre (explicaré más adelante el problema con esa idea).

2 Corintios 5:18-19 “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por
Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando
consigo al mundo…”

Vemos que “en Cristo” equivale a la frase “por Cristo” en el verso 18. Habla de la forma
por la cual Dios reconcilió al mundo. El verbo auxiliar “estaba” va con “reconciliando” y la
frase “en Cristo” podría ir adelante en la traducción, como lo hacen muchas versiones (p. ej.
la NVI traduce: “esto es, que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo
mismo”), o detrás. Vemos aquí también una clara distinción entre dos personas, Dios y
Cristo, en donde por el contexto entendemos que Dios se refiere al Padre.

Segundo, examinemos 1 Timoteo 3:16:

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne,


justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el
mundo, Recibido arriba en gloria”.

La posición de la Pentecostal Unida ve en este versículo una prueba de que Cristo es una
manifestación de Dios, no una persona. Creen que el verbo “fue manifestado” [ἐφανερώθη,
efanerōthe] requiere tal interpretación, pero el verbo que se usa aquí es el mismo que se usa
en otros contextos para decir que Cristo apareció en el mundo, es decir, que vino al mundo
o que se encarnó. Por ejemplo, 1 Juan 3:8 dice: “El que practica el pecado es del diablo;
porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció [ἐφανερώθη] el Hijo de Dios,
para deshacer las obras del diablo”. Fabián pregunta si a Timoteo [sic] se le olvidó
especificar cuál Dios se manifiesta en 1 Timoteo 3:16, pero toda la Biblia da testimonio de
que es el Hijo de Dios quien se encarnó.

Mi pregunta para Fabián es: ¿por qué Juan dice que “el Hijo de Dios” se manifestó en 1
Juan 3:8? Luego, ¿no era un Dios unipersonal quien se manifestó? La verdad es que el
verbo traducido “fue manifestado” no es un término técnico que dé evidencia de tres (o
más) manifestaciones de Dios. Habla solamente del Hijo y en ninguna parte de la Biblia
dice que el Padre o el Espíritu Santo sean manifestaciones de Dios.

Otro pasaje que muestra que la “manifestación” de Dios, para usar el término de los
pentecostales, se refiere solamente al Hijo de Dios es 1 Juan 1:1-3: “Lo que era desde el
principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos
contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue
manifestada [ἐφανερώθη], y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna,
la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó [ἐφανερώθη]); lo que hemos visto y oído,
eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra
comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo”.
En cuanto a la dificultad que encontramos al interpretar a Pablo, pienso en lo que dice el
apóstol Pedro: 2 Pedro 3:15-16 “Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es
para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha
sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre
las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen,
como también las otras Escrituras, para su propia perdición”. El hecho de que algo sea
difícil de entender no significa que sea falso. Es más, no hacer una distinción entre la
persona del Padre y la persona del Hijo crea más confusión que aceptar que hay una
relación eterna y necesaria entre el Padre y el Hijo. (Los dirijo a la ponencia original para
profundizar en este punto: http://impactobiblico.com/2013/08/unicidad-o-trinidad-de-dios/)

Fabián dice: “para confundir a los que hoy dicen que jesus es una parte de la deidad o una
deidad que compone a un dios trino”.

Esta forma de hablar no refleja una doctrina trinitaria. Jesús no es “una parte de la deidad”,
ni “una deidad que compone a un dios trino”. Miren como lo expresa el Credo de Atanasio:
“Y la Fe Universal es ésta: que adoramos a un solo Dios en Trinidad, y Trinidad en Unidad,
sin confundir las Personas, ni dividir la Sustancia. Porque es una la Persona del Padre, otra
la del Hijo y otra la del Espíritu Santo; mas la Divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu
es toda una, igual la Gloria, coeterna la Majestad”. Me gusta como Domingo García
Guillén expresa la distinción entre las personas, pero mantiene la igualdad de esencia: “el
Padre es lo mismo que el Hijo (ambos son Dios) pero no es el mismo que el Hijo (son
personas distintas)” (en un resumen de su tesis doctoral, «Dios Padre en la teología de
Gregorio de Nacianceno»).

ahhhh saben cual es problema que veo en todo esto señores, es que no nos estamos yendo
ala raiz de todo esto: sabe por donde debemos empezar? analizando en que consiste el
evangelio” estoy mas que seguro que si ud le da prioridad a esto DIOS le dara revelacion(
que aproposito es algo que estamos desconociendo tambien) EVANGELIO: ” buenas
noticias o promesa” estamos desconociendo que DIOS TENIA UN PLAN DE
SALVACION…que debido a que ningun hombre era digo por cuanto toso pecaron de
salvar o hacer algo a fabor del hombre DIOS SE PROGRAMO SALVARLO. pero como?
en eso consiste el evangelio. esas son la buenas noticias!!!!! que el unico DIOS
VERDADERO SE METERIA EN UN CUERPO SUFRIENDO LA PEOR
HUMILLACION A FABOR DE NOSOTROS : note lo que dice hebreos: 10:5 Por lo cual,
al entrar El en el mundo, dice:

SACRIFICIO Y OFRENDA NO HAS QUERIDO,

PERO UN CUERPO HAS PREPARADO PARA MI;

Aquí vemos una diferencia muy grande entre la teología unicitaria y la trinitaria. ¿Será que
Dios simplemente se metió en un cuerpo humano en la encarnación? Si se metió en un
cuerpo, ¿Jesús es una sola persona o son dos? Juan 1:14 dice: “Y aquel Verbo fue hecho
carne…”, pero si solamente se metiera en un cuerpo, tendríamos que entender que Juan
dice que el Verbo se metió en carne, no que fue hecho carne. Y la diferencia es grandísima.
¿Asumió el Verbo la misma naturaleza que nosotros o solamente se metió en el cuerpo de
alguien de la misma naturaleza? Si no es completamente humano, no puede ofrecerse en
nuestro lugar (Heb. 2:14, 17). Si no fuera Dios en esencia, no habría podido pagar por
nuestros pecados. Como sumo sacerdote, Jesús tiene y tendrá el ministerio permanente de
mediación entre los que son salvos y el Padre. Miren Hebreos 7:22-25: “Por tanto, Jesús es
hecho fiador de un mejor pacto. Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que
por la muerte no podían continuar; mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un
sacerdocio inmutable; por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se
acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos”.

hebreos 9:22 y sin derramamiento de sangre no hay remisison de pecados…. como podria
morir DIOS SIENDO ESPIRITU SANTO? en el cuerpo de jesucristo….

…por eso Dios estaba en cristo…. y …. DIOS fue manifestado en carne… 1 juan 5:20
jesucristo es el verdadero DIOS Y LA VIDA ETERNA.

Este comentario es similar a lo que creo, aunque en ninguna parte dice que Dios es Espíritu
Santo, sino que dice que Dios es espíritu (su esencia), o que el Espíritu Santo es Dios. La
unión personal de la naturaleza humana a la naturaleza divina de Cristo en la encarnación
hace posible su muerte como persona (dos naturalezas unidas en una sola persona).

si DIOS ES TRINO porque jesus expreso en una oracion ” que te conozcan a ti el UNICO
DIOS VERDADERO” al fin y al cabo cual es el DIOS VERDADERO?

Jesús es el Hijo de Dios encarnado y por eso es apropiada esta oración como hombre. ¿Qué
otra cosa diría? Por lo general, el término Dios como título se usa con respecto al Padre, no
al Hijo. Con respecto al Hijo, el título que se usa más en el Nuevo Testamento es Señor.
Ahora, los dos términos dan evidencia de la deidad tanto del Padre como del Hijo. Miren
este ejemplo:

1 Corintios 8:5-6 “Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la
tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un
Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor,
Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él”.
El contraste es entre los paganos que tienen muchos dioses y los cristianos que creen en un
solo Dios en tres personas. Todas las cosas proceden del Padre y se sostienen por medio del
Hijo. Es obvio que “todas las cosas” tienen que ver con cosas creadas, que no merecen la
adoración. Tanto el Padre como el Hijo reciben adoración y por eso podemos concluir con
son Dios en esencia.

señor digale a DIOS que le de revelacion mijo porque esta luchando contra la corriente,
sabes porque te lo digo mijito? porque nadie viene al padre si no por mi…ESA
EXPRESION NADIE VIENE, ES UN SEÑALAMIENTO ASI SI MISMO NO? juan 14:
6….es decir quieren ver al padre heme aqui””” yo soy…. FELIPE: CUANTO TIEMPO
QUE ME ESTAN VIENDO TOCANDO ETC Y NO ME HAS CONOCIDO FELIPE? el
que me ha visto a mi ha visto al padre…. JESUS ES LA FORMA VISIBLE DE DIOS…

El verbo griego traducido “viene” en Juan 14:6 no es como “venir” en español. Venir en
español hace referencia al lugar en donde uno está, pero en griego el verbo (como la
palabra come en inglés) puede significar ir o venir. Solamente un ejemplo será suficiente
para probar este punto: Mateo 8:7 “Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré”. El verbo traducido
“iré” es el mismo verbo que se usa en Juan 14:6 y se traduce “viene” en la Reina-Valera.
Mirando estos dos ejemplos, nos damos cuenta de que el verbo en griego no es exactamente
equivalente a “venir” en español. De hecho, la Nueva Versión Internacional lo traduce en
Juan 14:6, “nadie llega al Padre sino por mí” y capta perfectamente el sentido del griego.

La segundo parte del comentario de Fabián es más sutil todavía. Jesús es la revelación del
Dios invisible, pero una vez más, esta afirmación no niega una distinción eterna y necesaria
entre las tres personas. Juan 1:18 “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en
el seno del Padre, él le ha dado a conocer”. Debemos leer el capítulo 14 a la luz de todo el
evangelio de Juan, especialmente el primer capítulo que revela quién es este Jesús que
encontramos en la narración.

PERO ESTO NO INDICA QUE SEA EL HIJO ETERNO… antibiblico el unico eterno es
DIOS CRISTO EL CUERPO LA MANIFESTACION EL INSTRUMENTO PARA
SALVAR tuvo un principio y un final pero el que estaba metido en el cuerpo es el eterno
presente..eso lo dice isaias 9:6 por que un niño nos es nacido hijo nos es dado y el
principado sobre su hombro: ( ahora viene las cualidades del recien nacido) se llamara su
nombre admirable consejero DIOS fuerte ,”PADRE ETERNO y principe de paz….oiga
bien el padre eterno se estaba metiendo en un niño llamado jesus que significa jehova
salvacion o justicia nuestra” para que para poder derramar la sangre expiatoria por
nosotros…
Debemos entender que la revelación en la Biblia es progresiva. Es decir, debemos entender
un versículo primero en su contexto canónico hasta ese punto en la historia. Como la
naturaleza de Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo no se había revelado claramente, no
debemos pensar que “padre” aquí signifique exactamente lo mismo que en el Nuevo
Testamento. La nota de la Biblia NET con respecto a “Padre eterno” nos ayuda: “Este título
no debe entenderse en un sentido trinitario anacrónico. … Más bien, en su contexto
original, el título describe al rey como el protector de su pueblo. Para un uso similar de
“padre”, mire Isaías 22:21 y Job 29:16” (traducción mía,
https://bible.org/netbible/isa9_notes.htm#930).

esta muy claro no claudiques en un dilema mijito y toda lengua confesara que jesucristo es
parte del señor? no es el SEÑOR… porque hay textos que habal de pluralidad entre jesus y
el padre? por la sencilla razon de el trabajo que se esta haciendo… JESUS SIGUE
SALVADO aunque ya halla sido crucuficado y resucitado el sigue redimeindo hasta que
todos sus enemigos esten por debajo de sus pies…. claro esta que DIOS NO SE
QUEDARA PARA SIEMPRE CUMPLIENDO LA FUNCION DE CORDERO…llegara el
momento donde esa funcion no la nesecitara mas porque el grupo de los redimidos estara
completo entonces es alli donde se cumple el texto: 1 corintios 15:24.25 26 entonces vendrá
el fin, cuando El entregue el reino al Dios y Padre, después que haya abolido todo dominio
y toda autoridad y poder. 25 Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos sus
enemigos debajo de sus pies. 26 Y el último enemigo que será abolido es la muerte. 27

a que se refiere con reinar? a que por ahora es el o la manifestacion que esta salvando y
governando en sierto sentido el destino de los que crean en el cuando el tiempo de
redencion o de gracia termine, entonses ya no se nesecitara al cordero sino que sera DIOS
EN TODOS….AAAAHHAHHH QUE REVELACION….. por eso los texto que dicen al
Dios y padre de nuestro señor jesu cristo: es decir no se puede desconocer el trabajo de l
cuerpo cristo manejado por DIOS…POR EL ES QUE Dios se acuerda que somos pólvo y
que tiene misericordia….

Este comentario muestra la brecha que hay entre la teología unicitaria y la trinitaria. La
enseñanza explícita de Hebreos dice que Jesucristo “tiene un sacerdocio inmutable”
(Hebreos 7:24) y que Él vivirá “siempre para interceder por ellos” (Hebreos 7:25). En
cambio, los pentecostales se basan en un pasaje que ni siquiera habla de Jesús en su rol de
cordero (1 Corintios 15) para decir que deja ese rol. En contraste, no vemos en ninguna
parte que el Hijo deje su rol como cordero. Los últimos capítulos de Apocalipsis se refieren
a Cristo como Cordero (Apo. 21:22-23; 22:1, 3). El evangelio enfatiza la eterna importancia
del Hijo de Dios y su mediación. En ningún momento podremos dejar de depender de Él
como nuestro mediador ante el Padre, incluso en la eternidad.
Espero que estas respuestas les puedan ayudar a ver las diferencias entre las dos posiciones
y que Dios les dé su gracia por medio de su Espíritu Santo para recibir por fe al Hijo como
único mediador.

http://impactobiblico.com/2014/10/respuestas-para-fabian-y-los-de-la-pentecostal-unida/