Está en la página 1de 2

El Principio de la Reverencia

Por el presídeme David O, McKay

LA reverencia es una de las más hermosas virtudes del hombre, que


destaca no su debilidad sino su poder. Se ha dicho que el amor es el
supremo atributo humano; y también que la simpatía mutua es otro de
los principales dones. Pero yo colocaría a la reverencia
inmediatamente después del amor. ¿Qué es la reverencia? Es un
profundo respeto amalgamado con el amor (significado de
amalgamado : unir o mezclar dos o más cosas diferentes)—“una
compleja emoción que emana de los sentimientos combinados del
alma.”

La reverencia contiene contemplación, deferencia (significado de


deferencia: Muestra de respeto y cortesía), dignidad y estima. Sin un
cierto grado de la misma, por consiguiente, la cortesía, la gentileza o la
consideración por los sentimientos o los derechos de otros, no serían
posibles.

Esta incomparable virtud constituye uno de los principales


fundamentos de la religión. La reverencia hacia Dios y las cosas
sagradas es una de las más grandes características de toda alma noble.
El hombre puede triunfar, pero si no sabe ser reverente nunca llegará
a ser un gran hombre. Un gran hombre es reverente ante Dios y todo lo
que con Él se asocia. Precisamente el mayor de los problemas
mundiales en la actualidad, deriva de la actitud de los individuos hacia
Dios y Su Hijo Jesucristo.

Cierta vez visité el Taj Mahal, en la India- todo “un poema de


arquitectura”—el más hermoso edificio en el mundo entero, conforme
a la aseveración de muchos, mandado a construir por Shah Jehan en
memoria de su esposa, Mumtaz Mahal. No se trata de una capilla o
casa de oración; es, en realidad, una tumba. Cuando me encontraba
allí, observé una gran cantidad de visitantes, turistas, curiosos y lu-
gareños. Todos hablaban quedamente (significado de quedamente: en
voz baja). En verdad, podría decirse que el ambiente creaba un
espíritu de reverencia. Todos los visitantes procedían reverentemente
porque sabían que el edificio no había sido erigido precisamente para
dar cabida a actitudes irrespetuosas o desconsideradas.

En la Iglesia, los edificios han sido construidos con el propósito de


proveernos de un ambiente propicio para la comunión con nuestro
Padre Celestial. No puedo concebir que alguien entre en nuestra casa
de oración y solaz espiritual, animado en su corazón por impulsos
alborotados.
Cuando entramos en una capilla, lo hacemos con el deseo de adorar al
Señor. Queremos participar de Su Espíritu y por medio del mismo
desarrollar nuestra fuerza espiritual. La primera frase de la oración
que nos recomendara el Maestro, dice; “Padre nuestro que estás en los
cielos, santificado sea tu nombre.” (Mateo 6:9.) La palabra
“santificado” está estrechamente asociada con el espíritu de la
reverencia, porque ésta es el más sagrado de los atributos del alma.

Pero cuando entramos en la casa de oración, nos allegamos a la


presencia de nuestro Padre Celestial. Y este solo pensamiento debiera
ser suficiente incentivo para que preparemos nuestros corazones,
nuestras mentes y aun nuestra vestimenta, de manera que podamos
estar adecuada y convenientemente en Su presencia.

Los niños, mediante el ejemplo y el precepto de los mayores, deben ser


enseñados e impresionados acerca de lo improcedentes que en las
reuniones de culto resultan la confusión y el desorden. Debiera con-
vencérseles durante la niñez y recalcárseles en su juventud, que el
conversar o aun murmurar durante un sermón constituye una
marcada falta de respeto.

El buen orden en la clase es esencial para poder sembrar en los


corazones y en las vidas de los jóvenes, el principio del autodominio.
Además, es menester que desde nuestra edad temprana sepamos todos
que nadie puede atropellar los derechos de nuestros semejantes.

Sea que nos reunamos en una humilde capilla o en “un poema de


arquitectura”, nuestro acercamiento y actitud ante el Señor no varía.
El sólo saber que Él está allí debe ser el factor que determine nuestra
conducta.

En todo hogar, la reverencia hacia el nombre de Dios debe ser algo


predominante. En ninguna familia de la Iglesia debiera manifestarse
expresión alguna de profanación al respecto. Esto es malo; es
absolutamente irreverente tomar el nombre de Dios en vano. No existe
una sola provocación que lo justifique. Apliquemos constantemente en
nuestras vidas diarias esta cualidad virtuosa de la reverencia.

Si hubiera más reverencia en los corazones de los hombres, habría


menos lugar para el pecado y el dolor, y una creciente capacidad para
el gozo y la alegría. El hacer que de entre todas las brillantes virtudes,
esta joya que es la reverencia sea más atractiva, más adaptable y
mucho más practicada, es un proyecto digno de todo esfuerzo por
parte de los padres, y especialmente entre los miembros de la Iglesia.