Está en la página 1de 7

Docencia e investigación

Discurso al recibir la distinción Doctor Honoris Causa


Teaching and Research. Speech upon the awarding of the Honoris Causa Doctorate
Docência e pesquisa. Discurso ao receber a distinção de Doutor Honoris Causa

Abel López
Profesor Departamento de Historia, Universidad Javeriana

doi: 10.11144/Javeriana.mys20-40.didr

«¿Qué hago cuando enseño? Hablo. No tengo otra manera de Media. Fue entonces cuando estas instituciones
ganarme la vida y no tengo otra dignidad. No tengo otra manera de adquirieron un carácter permanente y autónomo,
transformar el mundo y no otra manera de influir sobre los demás. dedicadas a la producción y difusión de conoci-
Al hablar de mi trabajo encuentro que el lenguaje es mi reino. miento. Fueron, según expresión del medievalis-
Hablo para comunicar a los jóvenes el conocimiento de las pasadas ta Jacques Le Goff, la invención más espectacular
generaciones. Por medio de la conversación divulgo las investigaciones con la que se inauguró una tradición que continúa
en curso y este tipo de comunicación es mi profesión y mi honor». en nuestros días3. Ni los griegos, ni los romanos,
Paul Ricoeur1 aunque parezca extraño, tuvieron universidades en
el sentido en que esa palabra se ha venido usan-
«El maestro que conduce a la ciencia de las cosas do desde hace siete siglos. Tenían educación su-
desconocidas actúa igual que el que, por invención, se perior, pero los términos no son sinónimos. Esto
conduce a sí mismo al conocimiento de lo que ignora». quiere decir que un gran maestro como Sócrates
Tomás de Aquino2 no entregaba diplomas. Si un estudiante moder-
no tuviera que asistir a sus lecciones tal vez le exi-
Estas citas resumen lo que durante más de cuarenta giera un certificado, algo tangible para mostrar4.
años ha sido mi desempeño profesional: un do- Porque una de las novedades fue la de conferir títu-
cente universitario, en cierta medida a la mane- los válidos en el conjunto de la cristiandad. El pri-
ra medieval. mero de ellos era el de bachiller en la Facultad de
La universidad ha sido mi lugar de trabajo. Las Artes al cabo de dos años de estudios. Venía lue-
universidades fueron una invención de la Edad go lo que Le Goff denomina el diploma esencial,

1 Paul Ricœur, «La parole est mon royaume», Le Portique 4 (1999).


http://leportique.revues.org/263 (consultado en mayo de 2015). 3 Jacques Le Goff, L´Europe est- elle née au Moyen Age (París:
2 Tomás de Aquino, Cuestiones disputadas sobre la verdad. c. 11 Seuil, 2003), 162.
Suma Teológica 1 c.117T, trad., pres. y anot. Julio Picasso Muñoz 4 Charles Haskins, The Rise of the Universities (Ithaca: The Univer-
(Lima: Fondo Editorial ucss, 2008), 59. sity of Chicago Press, 1979), 1.

286 / Vol. 20/ issn 0122-5197/ Nº 40/ enero-junio de 2016


licentia ubique docendi, la licenciatura, es decir, el Para poder ser maestro es necesario amar algo. La
permiso de enseñar en cualquier parte. El tercero y educación no puede eludir esta exigencia sin la cual su
ineficacia es máxima. Ese amor no lo puede dar sino
último era el de doctor que convertía en maestros, quien lo tiene, y en últimas eso es lo que se transmite.
magistri, a quienes lo obtenían. Con esta palabra Nadie puede enseñar lo que no ama, aunque se sepa
se designaba también a los artesanos que llegaban todos los manuales del mundo, porque lo que comu-
nica a los estudiantes no es tanto lo que dicen los ma-
al máximo escalón dentro de su gremio, después nuales, como el aburrimiento que a él mismo le cau-
de superar unas pruebas en las que demostraban san. Y ante las fórmulas más brillantes de los filósofos,
que dominaban el oficio. Es lo que hoy la Univer- antiguos o modernos, no cosechará más que bostezos6.
sidad Javeriana me reconoce con este doctorado
honoris causa y que recibo con orgullo y emoción. He hecho investigación para la docencia, según
Puedo decir, entonces, que soy maestro. la definición del historiador venezolano Ger-
A los profesores medievales se les ha llamado in- mán Carrera Damas: «Hay un plano de la in-
telectuales porque su ocupación era enseñar o vestigación en historia que corresponde al nivel
escribir, o ambas cosas a la vez, y porque interve- docente: recolección de conocimientos ya elabo-
nían en debates de la época. Lo hicieron a pro- rados, los cuales se hallan en constante proceso
pósito de la pobreza de Cristo, de la mendicidad, de transformación, y organización crítica de los
de la fiscalidad y del poder del papa. Vivían de mismos para su transmisión»7. Tal necesaria la-
enseñar y por ello les pagaban. Así que la do- bor beneficia también al docente. Contribuye a
ble función de escritor y docente se remonta a «digerir las propias lecturas», según la frase del
los orígenes mismos de las universidades medie- historiador José Ángel García de Cortázar, por-
vales. Aun antes de la fundación de las primeras que «en la digestión de las propias lecturas o en la
universidades, en las escuelas sus profesores esta- asunción de las ajenas, es donde entiendo que la
ban persuadidos de que su saber, como las mer- docencia cumple sus imprescindibles servicios».
cancías, debía ser puesto en circulación y no por Una de las obligaciones del profesor universita-
beneficio propio, sino colectivo. rio es «transmitir ordenadamente conocimientos
Pedro Abelardo, quien ha sido considerado el pri- adquiridos, unos estados de la cuestión sancio-
mer profesor moderno, le dice a Eloísa que «son nados por la mayoría de la comunidad cientí-
los filisteos quienes guardan su ciencia para sí y así fica. Incluso en ese simple ejercicio transmisor,
impiden aprovechar de ella a los demás»5. Antes yo noto cómo mis propias ideas se clarifican, se
del siglo xii, la enseñanza era predominantemen- depuran»8. Poner a prueba en clase los propios
te oral, solo necesitaba de elementos muy reduci- escritos legitima la docencia.
dos para la escritura de manuscritos raros. Con la La historia de Europa durante la Edad Media ha
fundación de las universidades, el libro se convier- sido mi tema preferido. Estoy convencido de que
te en fundamento de la enseñanza. Los cursos de la historiografía nacional se beneficia de la con-
los profesores debían conservarse por escrito. solidación de los estudios de Europa, puesto que
En este sentido, puedo decir que mi actividad docen- no puede fundarse únicamente con base en la
te ha seguido pautas de los maestros medievales. historia local. Una empresa primera es la de los
En clase explico temas, contextos y debates, preci- balances historiográficos, a los que he consagra-
so el significado de términos, controvierto tesis, leo do mi empeño intelectual, como se observa en el
mis propias conclusiones sobre un asunto que, en libro Europa, temas debates y libros.
algunos casos, convierto en un artículo de revista o Cuando en 1973 inicié mi carrera docente, ser pro-
un libro. Así surgió el libro Europa en la época del fesor significaba «dictar clases» en los más he-
Descubrimiento, siempre con pasión y entusiasmo, terogéneos y dispersos temas, sin consciencia
con la pasión de la que habla Estanislao Zuleta:
6 Estanislao Zuleta, «Carta a los maestros», Las dos orillas, 15 de
mayo, 2015.
7 Germán Carrera Damas, La renovación de los estudios históricos:
el caso de Venezuela (México: Sepsetentas, 1976), 151.
5 Jacques Le Goff, Los intelectuales de la Edad Media (Barcelona: 8 José Ramón Díaz de Durana, Pasión por la Edad Media. Entrevista
Gedisa, 1986), 69. a José Ángel García de Cortázar (Valencia: puv, 2008), 60.

Docencia e investigación / Abel López / 287


de especialización. Fui profesor de prehistoria, profesión cuyo énfasis eran investigaciones a lar-
historia antigua, historia moderna, historia de go plazo, autonomía de los profesores en la elec-
América Latina, historia de Colombia. Escribir ción de problemas por investigar, la enseñanza de
no se consideraba parte de la labor docente, lo temas generales. Las prácticas profesionales has-
común era ser catedrático; la dedicación de tiem- ta entonces dominantes fueron relegadas por irre-
po completo era excepcional y más lo era la de- levantes para las necesidades de una sociedad y
dicación exclusiva. Los debates universitarios en economía contemporáneas con crecientes compe-
ciencias sociales, aun los escritos, estaban domi- tencias globales. En 1986 se estableció un examen
nados por lo que el historiador francés Pierre Vi- nacional de la evaluación de la investigación con
lar denomina esquematismos teóricos, los cuales estímulos permanentes, mientras que los premios
consisten en escribir ensayos en la pura abstrac- y subvenciones a la docencia eran ocasionales, con
ción, sin la necesaria apropiación de la materia lo cual «se acentuó y reforzó el triunfo de la inves-
histórica: «Marxistas con prisas, literatos y soció- tigación sobre la enseñanza en la educación su-
logos que, desdeñando el empirismo de los tra- perior británica»11. La investigación es evaluada,
bajos del historiador, basan sus propios análisis medida y clasificada con el propósito principal de
(largos) en un saber histórico (corto) adquirido obtener puntos y reconocimientos institucionales,
en dos o tres manuales»9. con lo cual, como lo ha destacado Jorge Orlando
Los esquematismos pueden ser atribuibles al esca- Melo, «la pasión del conocimiento, la dedicación
so ejercicio de investigación porque es en la solu- a la ciencia por la curiosidad y el placer del descu-
ción de un problema específico como se pueden brimiento han pasado a segundo plano»12.
integrar los postulados teóricos. Las políticas La revista francesa Annales, de reconocido prestigio
de mejoramiento salarial y de estabilidad labo- mundial, en un reciente editorial pone de ma-
ral, el mayor número de profesores con títulos nifiesto los riesgos, inconvenientes e inutilidad
de maestría y doctorado han conseguido que en de evaluaciones construidas sin la discusión pú-
las dos últimas décadas progrese la investigación, blica, que no tienen en cuenta la diversidad de
con notables resultados. Sin embargo, y aunque experiencias académicas: «La investigación y la
sea paradójico, su fortalecimiento no necesaria- enseñanza superior están atrapadas por la fiebre
mente ha beneficiado la docencia, como era de de la evaluación». Según la revista, clasificacio-
esperar, porque esta carece de incentivos econó- nes sin el debate público contribuyen a congelar
micos comparables a los que aquella tiene: «Se ha el espacio intelectual, a hacer más difícil las in-
avanzado mucho más en la valoración de la fun- novaciones. Con la clasificación única se com-
ción investigadora con inevitable repercusión en promete el principio de diversidad de medidas:
la desvalorización del quehacer docente»10. «Una revista puede ser la referencia internacional
Un estudio reciente sobre la enseñanza de la historia en su campo, así sea pequeño el medio intelec-
en la educación superior de Gran Bretaña mues- tual de difusión, mientras que otra revista pue-
tra que desde los años setenta se afianzó la creen- de alcanzar un espacio geográfico restringido, y
cia de que investigar y escribir están directamente ser leída por un número importante de investi-
asociadas con la excelencia, mientras que enseñar gadores». Annales recuerda que las comunidades
es una actividad artesanal, una competencia para de saber no tienen el mismo tamaño, las mismas
cuyo mejoramiento basta con la experiencia. Con fronteras, ni el mismo funcionamiento; son di-
el ascenso de gobiernos conservadores, se impo- versidades irreductibles. Acepta que la evalua-
ne un discurso que hace del mercado una pauta ción de revistas es legítima pero la solución no
de la importancia de la investigación. Nociones
como eficiencia, valor del dinero, innovación se
11 Alan Booth, «The Making of History Teaching in 20th- century Bri-
fueron instalando y desplazando el discurso de la tish higher education». http://www.history.ac.uk/makinghistory/
resources/articles/teaching_of_history.html (consultado el 3 de
noviembre de 2015).
9 Pierre Vilar, Historia marxista, historia en construcción. Ensayo de 12 Jorge Orlando Melo, «Del dogma al rito». http://www.eltiempo.com/
diálogo con Althusser (Barcelona: Anagrama, 1974), 17. opinion/columnistas/del-dogma-al-rito-jorge-orlando-melo-colum-
10 Díaz de Durana, Pasión por la Edad Media, 61. nista-el-tiempo-/14324536 (consultado el 3 de noviembre de 2015).

288 / Vol. 20/ issn 0122-5197/ Nº 40/ enero-junio de 2016


es la clasificación única; es inútil, contra-produc- institucional de las universidades en las que fui
tiva y sus efectos son más negativos que positi- profesor y en la que aún lo soy. No he tenido
vos. Advierte sobre los inconvenientes de poner que justificar la pertinencia de las materias so-
el acento en lo meramente cuantitativo; medidas bre las que escribo. Creo en la evaluación por-
como factor de impacto son inútiles. Concede que oponerse a ella es paradójico por parte de
que la cantidad de publicaciones de un investi- quienes en nuestra actividad profesional destina-
gador puede ser un índice de calidad, pero la re- mos parte de nuestro tiempo a evaluar estudian-
lación no es directa. Observa que, en las ciencias tes y colegas15. Sin embargo, estoy en desacuerdo
sociales, los escritos que sirven de referencia no con la «manía de examinar» de la que habló Marc
son principalmente los artículos de revista, los li- Bloch, es decir, convertir la evaluación en un fin
bros desempeñan el papel fundamental en el de- en sí mismo. Son perjudiciales sus consecuencias
bate intelectual. Annales juzga negativo el papel morales: «el temor a cualquier iniciativa tanto
de las instituciones encargadas de regir la inves- por parte de los maestros como de los estudian-
tigación: sus criterios suelen ser arbitrarios, la tes, la negación de la curiosidad, el culto del éxito,
burocratizan en un punto al que no se había lle- que ha suplantado al gusto por el conocimiento;
gado antes, de suerte que los profesores destinan una especie de temor perpetuo y de hosquedad
más tiempo a escribir proyectos e informes que a cuando lo que debería imperar es la alegría des-
la propia investigación13. enfadada de aprender»16.
La presión por publicar o perecer ha tenido como Para un buen número de estudiantes y profesores
consecuencia el desinterés por acometer indaga- de hace cuarenta años, cuando la revolución cu-
ciones de largo aliento que exigen años de de- bana era un referente en la comprensión de nues-
dicación y en los que se hacen los aportes más tra realidad, la universidad era lugar desde el cual
significativos. José Ángel García de Cortázar de- entender las razones históricas de la desigualdad
plora que, en la historiografía medieval, los doc- social y construir propuestas para una sociedad
tores escriban tan pocos libros después de la tesis más justa. Los alumnos expresaban un convenci-
y que las publicaciones se dispersen en artículos, do compromiso político, de ahí el notorio inte-
ponencias y contribuciones en obras colectivas. rés por conocer la interpretación marxista y por
Estima necesaria una discusión colectiva de las confrontarla con otras. En mi caso, este ambien-
reglas de evaluación. Por lo pronto, propone ate- te fue novedoso y a veces hostil, pero fue un de-
nerse a dos circunstancias: hay revistas que han safío pues puso en evidencia mi ignorancia y en
mostrado solvencia, e importa menos «el medio duda mis propias convicciones. Para responder a
en que se publique si el autor merece confianza». las constantes interpelaciones a que era someti-
Él mismo, habiendo sido coordinador de Histo- do en clase, tuve que estudiar a clásicos del mar-
ria en la evaluación de los proyectos de investiga- xismo y a los historiadores que se inspiraban en
ción, confiesa que no suele solicitar financiación ellos. El reto lo acepté y cumplí. Años más tar-
pública para sus proyectos porque «me da pereza de escribí un extenso artículo sobre la historio-
la movilización de papeles que sigue exigiendo»14. grafía marxista, en el que mostré sus aportes a
He seguido un camino similar. Soy alérgico a lo que la comprensión de la Edad Media. Ahora bien,
la revista Annales denomina burocracia de la in- este entorno político tenía sus propias desventa-
vestigación. Prefiero mostrar resultados. Con- jas, el dogmatismo una de ellas, esto es suponer
cuerdo con García de Cortázar en que el oficio que el marxismo es la ciencia histórica verdadera
de medievalista es «radicalmente individualista». con poder omnicomprensivo y no una teoría y un
Defiendo la libertad de escoger temas de estu- método que deben someterse a constante prueba.
dio, porque es inherente a la idea misma de uni- En cambio, los estudiantes de hoy son menos be-
versidad. Siempre conté y cuento con el apoyo ligerantes, menos comprometidos con lo que

13 Editorial «Classer, èvaluer», Annales. Histoire, Sciences sociales,


63, n.º 6 (2008). 15 Editorial «Classer, évaluer», iii.
14 Díaz de Durana, Pasión por la Edad Media, 87, 89. 16 Marc Bloch, La extraña derrota (Barcelona: Crítica, 2003), 203.

Docencia e investigación / Abel López / 289


pueda pasar con el orden social, menos vehe- para la discusión, para entrenarse en el arte de ar-
mentes en clase. La apatía política parece ser la gumentar. Quizás podamos aprender algo de los
tónica. Tienen otras motivaciones. El marxismo hábitos de las escuelas medievales, ya que en ese
ya no tiene el peso de los años setenta, todo lo entonces la lectura, la argumentación y las con-
cual coincide con que el mundo mismo de los troversias eran fundamentos de la enseñanza, y
historiadores está menos dividido en términos por su énfasis en los exámenes orales que valdría
políticos. Como lo muestra el historiador mar- la pena rescatar, como respuesta a la costumbre
xista Chris Wickham, la generación que creció de copiar de las enciclopedias de Internet.
en las barricadas del 68 logró cargos permanen- En efecto, el punto de partida era la lectio, la lección,
tes, envejeció, fue menos amenazante. El colapso es decir la lectura que hacía el profesor en clase.
del comunismo soviético causó desmotivación, Leer era enseñar. Luego seguía el comentario que
desilusión y escepticismo. La historia social y consistía en la explicación gramatical y lógica del
económica dejó de estar en la vanguardia histo- texto. En tercer lugar, la sententia o exégesis en
riográfica. Historia cultural, historia del género, la que se revelaba el contenido doctrinal. Final-
análisis basados en el discurso tienen menos asi- mente, la questio, es decir, poner en duda las con-
dero en la teoría marxista que siempre había sido tradicciones, indicar los posibles errores de los
débil en estas áreas. Marx, Poulantzas, Althus- copistas, diferenciar los puntos de vista del autor
ser son menos leídos si es que aún lo son. Jacques de aquellos que le son ajenos y, finalmente, fijar el
Derrida y Michel Foucault son los nuevos inspi- sentido de lo que allí se afirma. Es un ejercicio en
radores; son de izquierda, pero no son marxistas. el que el alumno descubre por sí mismo, tal como
La historia ganó en pluralismo, pero ha perdi- lo sugiere Tomás de Aquino en el epígrafe con
do ímpetu subversivo. Solo la historia de género el que inicié esta intervención. Eran frecuentes
se ha mantenido subversiva y es de esperar que los debates o disputationes, los torneos univer-
así continúe, concluye Wickham17. Es notorio sitarios en los que disputaban maestros y alum-
el contraste con la propuesta marxista. Como lo nos. En algunos casos, la cuestión por debatir se
recuerda la historiadora Manu Goswani, el ma- determinaba de antemano, en otros, se disputa-
terialismo histórico buscaba dar significado al ba sin conocer el tema previamente. Un alumno
presente, promovía una historia de la totalidad tomaba notas de las discusiones y sus resultados.
social que recuperara luchas y experiencias de los Los historiadores modernos las han encontrado
grupos dominados; su lógica era esperanzadora, en los archivos. De esos apuntes, por ejemplo, se
es decir, orientada hacia el futuro18. valió el historiador Alain Boureau para escribir
Los desarrollos tecnológicos recientes, los compu- su libro sobre teología y censura en el siglo xiii.
tadores, las redes de Internet, entre otros, son un Insisto ante los estudiantes en la irreducible alteri-
aporte extraordinario para la enseñanza, pero dad del pasado y en la obligación de ser riguro-
conllevan desventajas. Fernando Savater, en una sos. Soy consciente de que el historiador, como es
entrevista en el periódico El Tiempo, se queja de obvio, escribe desde el presente y para el presen-
la creciente incapacidad de sus discípulos para te: «Los acontecimientos que rodean al historia-
abstraer. La atribuye a la proliferación de imáge- dor, escribe Walter Benjamin, están en la base de
nes, al tiempo exagerado que los jóvenes de hoy su exposición como un texto escrito en letra invi-
destinan a la televisión y el escaso interés por la sible. La historia que somete al lector viene a re-
lectura. Es la percepción que tengo, lo que nos presentar algo así como el conjunto de citas que
obliga a reformar nuestros hábitos didácticos. El se insertan en este texto y son tan solo estas ci-
salón de clase debe ser, preferentemente, el lugar tas las que están escritas de modo que todos pue-
dan leer»19. Pero ello no obsta para admitir que
17 Chris Wickham, «Memories of Underdevelopment: What has Mar-
el pasado no es el presente y hay que respetarlo
xism Done for Medieval History, and What Can It Still do?», en
Marxist History –writing for the Twenty- first Century, ed. Chris
Wickham (Oxford: Oxford University Press, 2008), 33-34.
18 Manu Goswani, «Remembering the Future», The American Histori- 19 Citado por Josep Fontana, La historia de los hombres: el siglo xx

cal Review 113, n.º 2 (2008): 424. (Barcelona: Crítica, 2002), 202.

290 / Vol. 20/ issn 0122-5197/ Nº 40/ enero-junio de 2016


reconociéndole su diferencia: «La otredad es el Con mis colegas, profesores e historiadores de las
recurso para evitar el anacronismo»20. Por otra universidades Nacional, Andes y Javeriana; asis-
parte, el conocimiento que produce el historia- tir a este evento lo interpreto como un respaldo
dor, aun cuando involucra su propia perspectiva, de los pares del oficio. Con los alumnos de ayer
tampoco es resultado de su total capricho. Las y de hoy, su presencia es un reconocimiento a mi
proposiciones que formula no deben entrar en consagración a la docencia. A todos debo grati-
contradicción con los datos disponibles. «Si los tud. Gracias, por supuesto, a la Universidad Jave-
historiadores tienen una responsabilidad públi- riana, al padre Rector, a los Consejos Directivos
ca, si odiar es parte de su método, y advertir par- de la Universidad y de la Facultad de Ciencias
te de su cometido, es necesario que odien con Sociales, al señor decano por haber otorgado esta
gran precisión»21, sentencia con razón el histo- distinción. Es la segunda vez que recibo un títu-
riador Tim Mason. lo de esta Universidad. La primera fue en 1970,
Eric Hobsbawm, por su parte, llama la atención so- de manos de Manuel Domínguez Miranda, re-
bre el peligro del antiuniversalismo, el cual con- cientemente fallecido. Un saludo a su memoria.
siste en que «mi verdad es tan válida como la tuya Pertenezco a la primera promoción de licencia-
independientemente de la evidencia»22. Tengo en dos en Filosofía y Letras con especialización en
cuenta la noción de historia de Antonio Gram- Historia, bajo la dirección de Augusto Montene-
sci, según una carta a su hijo Delio, carta que cito, gro. Con él conocí a los medievalistas franceses
además, por lo que representa en mi entorno fami- y con él comenzó mi interés por la Edad Media.
liar. Mi hijo es historiador. Me siento orgulloso de Un reconocimiento póstumo.
haber sido su profesor y de sus destacados logros: Ser doctor suele ser el comienzo del desempeño
profesional. En mi caso es un punto de llegada.
Queridísimo Delio. Me siento un poco cansado y no No por eso deja de ser un reto y un compromiso
puedo escribirte mucho. Tú escríbeme siempre y de
todo lo que te interesa en la escuela. Yo creo que la de continuar con la misma dedicación, siempre
historia te gusta, como me gustaba a mí cuando tenía dispuesto a aprender. Como sugiere Montaig-
tu edad, porque se ocupa de todo lo que se refiere a ne, «es preferible ser aprendiz a los sesenta que
los hombres, al mayor número de hombres, a todos
creerse doctor a los diez»24.
los hombres del mundo en tanto se unen entre sí en
sociedad y trabajan y luchan y se mejoran a sí mismos,
no puede dejar de gustarte más que cualquier otra Bibliografía
cosa. Pero, ¿es así? Te abrazo. Delio23. Aquino, Tomás de. Cuestiones disputadas sobre la
verdad. c. 11 Suma Teológica 1 c.117T, traducido,
La alegría por el honor que hoy recibo quiero com- presentado y anotado por Julio Picasso Muñoz.
partirla. Con mi familia. Con mi querida espo- Lima: Fondo Editorial ucss, 2008.
sa Myriam, compañera de tantos años. Con mis Bloch, Marc. La extraña derrota. Barcelona: Críti-
hijos Abel Ricardo y Sandra Lucía, cuyo afecto ca, 2003.
siempre he disfrutado. Con Juanita y Valentina, Booth, Alan. «The Making of History Teaching in
ellas me han enseñado a ser abuelo cómplice y 20th- century British higher education». http://
paciente. Con Gerardo y María Isabel. Con mis www.history.ac.uk/makinghistory/resources/ar-
hermanos, gracias por haber cuidado de mis pa- ticles/teaching_of_history.html
dres y por su preocupación por el hermano mayor. Carrera Damas, Germán. La renovación de los estu-
dios históricos: el caso de Venezuela. México: Sep-
setentas, 1976.
20 Robert Darnton, La gran matanza de gatos y otros episodios en la
historia de la cultura francesa (México: Fondo de Cultura Econó-
mica, 1987), 12.
21 Citado por Geoff Eley, Una línea torcida. De la historia cultural a la 24 Michel de Montaigne, Ensayos (W. M. Jackson Editores, 1956),
historia de la sociedad (Valencia: puv, 2008), 163. 333. «Y si yo hubiese tenido que educar niños, les hubiese puesto
22 Eric Hobsbawm, «Marxist Historiography Today», en Marxist en los labios esta forma de responder, inquisitiva, no resolutiva:
History-writing for the Twenty-first Century, ed. Chris Wickham “¿Qué quiere decir?”, “No lo entiendo”, “Podría ser”, “¿Es cierto?”,
(Oxford:Oxford University Press, 2008), 184. que hubieran conservado más bien la forma de aprendices a los
23 Antonio Gramsci, Cartas desde la cárcel (Caracas: Fundación el sesenta años que de representar ser doctores a los diez, como
perro y la rana, 2006), carta xxxvi, 60. ocurre. Quien quiera curarse de la ignorancia necesita confesarla».

Docencia e investigación / Abel López / 291


Darnton, Robert. La gran matanza de gatos y otros Melo, Jorge Orlando. «Del dogma al rito». http://
episodios en la historia de la cultura francesa. Méxi- www.eltiempo.com/opinion/columnistas/del-
co: Fondo de Cultura Económica, 1987. dogma-al-rito-jorge-orlando-melo-columnista
Díaz de Durana, José Ramón. Pasión por la Edad -el-tiempo-/14324536
Media. Entrevista a José Ángel García de Cortázar. Montaigne, Michel de. Ensayos. W. M. Jackson
Valencia: puv, 2008. Editores, 1956.
Editorial «Classer, èvaluer». Annales. Histoire, Scien- Ricœur, Paul. «La parole est mon royaume». Le Por-
ces sociales 63, n.º 6 (2008): i-iii. tique 4 (1999). http://leportique.revues.org/263.
Eley, Geoff. Una línea torcida. De la historia cultu- Vilar, Pierre. Historia marxista, historia en construc-
ral a la historia de la sociedad. Valencia: puv, 2008. ción. Ensayo de diálogo con Althusser. Barcelona:
Fontana, Josep. La historia de los hombres: el siglo xx. Anagrama, 1974.
Barcelona: Crítica, 2002. Wickham, Chris. «Memories of Underdevelop-
Goswani, Manu. «Remembering the Future». The ment: What has Marxism Done for Medieval
American Historical Review 113, n.º 2 (2008): History, and What Can It Still do?». En Marx-
417-424. ist History –writing for the Twenty- first Centu-
Gramsci, Antonio. Cartas desde la cárcel. Caracas: ry, editado por Chris Wickham, 32-48. Oxford:
Fundación el perro y la rana, 2006. Oxford University Press, 2008.
Haskins, Charles. The Rise of the Universities. Itha- Zuleta, Estanislao. «Carta a los maestros». Las dos
ca: The University of Chicago Press, 1979. orillas, 15 de mayo, 2015.
Hobsbawm, Eric. «Marxist Historiography Today».
En Marxist History-writing for the Twenty-first
Century, editado por Chris Wickham, 180-187. Cómo citar este artículo
Oxford: Oxford University Press, 2008.
López, Abel. «Docencia e investigación. Discurso al
Le Goff, Jacques. L´Europe est- elle née au Moyen
recibir la distinción Doctor Honoris Causa». Me-
Age. París: Seuil, 2003. moria y Sociedad 20, n.º 40 (2016): 286-292. http://
Le Goff, Jacques. Los intelectuales de la Edad Media. dx.doi.org/10.11144/ Javeriana.mys20-40. didr
Barcelona: Gedisa, 1986.

292 / Vol. 20/ issn 0122-5197/ Nº 40/ enero-junio de 2016