Está en la página 1de 13

LA FERTILIZACIÓN EN EL CULTIVO DE PALTO DE VARIEDAD HASS

(Persea americana)

I. INTRODUCCIÓN

El Palto es un cultivo que está cobrando mayor importancia dentro del


desarrollo agronómico productivo de nuestro país. El Palto es un cultivo que
está cobrando mayor importancia dentro del desarrollo agronómico productivo
de nuestro país.

Este bondadoso cultivo de origen Mexicano, llegó al valle del río Urubamba en
Perú (Cusco) en el año 1450, por el Inca Túpac Yupanqui. Actualmente se
viene dando un incremento de las áreas de producción, lo que implica que la
preparación para la producción no sólo sea en torno a la cantidad, sino también
respecto a la calidad, más aún si estos son para el consumo en el exterior de
nuestro país.

Según el Informe Técnico: “Perú: Panorama Económico Departamental - INEI”,


de junio 2012, la producción nacional de palta fue de 40,151 TM, superando en
36,6% que el año 2011.

Las últimas noticias sobre el cultivo en el departamento de Ancash informan


que las exportaciones de paltas se incrementaron entre noviembre del año
pasado y enero de este año, la exportación de paltas frescas o en trozos creció
en 368,5%, en el período de evaluación, esto según el Área de Inteligencia
Comercial de la Asociación de Exportadores (ADEX).

II. OBJETIVOS

2.1 Objetivo General

 Conocer el manejo de fertilización y la dosis a aplicar en cada planta

2.2 Objetivo Específico

 Conocer el efecto de la fertilización con n-p-k en palto


 Conocer la importancia de los macro nutrientes N, K y P en el crecimiento
de brotes, flores y frutos del palto
III. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

3.1 ORIGEN

HISTORIA DE PALTA HASS

Palta Hass conocida en muchas regiones del mundo también como aguacate Hass, es el
nombre del fruto del palto Hass, una variedad del palto originada a partir de una semilla
de raza guatemalteca en un huerto del Sr. R. G. Hass en la Habrá, California en 1926,
patentada en 1935 e introducida globalmente en el mercado en 1960; es la variedad más
cultivada a nivel mundial.(https://dayanis199393.wordpress.com/2014/01/16/historia-de-la-
palta-hass/)

El cultivo de palta Hass en el Perú, en campos de mediana envergadura y en gran


extensión, comienza en el Perú a mediados de los 90. Factores muy importantes como la
derogación de la Reforma Agraria y la caída del terrorismo, hicieron posible el crecimiento
que ha tenido nuestro país en el sector agrario. Por el año 1995 se empezó a probar una
variedad nueva de palta llamada Hass, y a pesar de la falta de conocimiento, los
agricultores peruanos se unieron y luego de crear PROHASS, viajaron a países con más
experiencia como Chile, y además trajeron a expertos de países con más tecnología en el
cultivo de la palta Hass, como España, Israel y Sudáfrica. El trabajo de nuestros
agricultores para mejorar producciones, calidad y abrir mercados, continúa hasta el día de
hoy.(http://www.prohass.com.pe/historia)

3.2 TAXONOMÍA DEL PALTO

UBICACIÓN TAXONÓMICA

REINO: Plantae

SUBREINO: Tracheobionta

DIVISIÓN: Magnoliophyta

CLASE: Magnoliopsida

ORDEN: Laurales.

FAMILIA: Lauraceae

GÉNERO: Persea

ESPECIE: P. americana
3.3 CONDICIONES GENERALES PARA EL CULTIVO DEL PALTO

3.3.1. Clima

La interacción de los factores climáticos, determina la factibilidad del cultivo de palto, pese
a su origen tropical, existen plantaciones de aguacates hasta los 43 º C de latitud, esta
amplia adaptación puede explicarse a su diversidad genética, marcada a grandes rasgos
por sus tres razas hortícolas: la antillana, que prefiere las zonas ecuatoriales y cuya
utilidad en los subtrópicos queda reducida a su empleo como patrón en condiciones de
elevada salinidad, la mexicana, que puede resistir hasta – 7 º C por escasas horas, y la
guatemalteca, intermedia entre ambas. La casi totalidad de las variedades comerciales de
los subtrópicos son mexicanas, guatemaltecas o mejor aún híbridos mexicano x
guatemalteco. En caso del aguacate Hass se prefieren regiones con periodos secos bien
definidos (Bartoli, A., &Angel, J. 2008)

3.3.2. Temperatura

En lo que respecta a la temperatura, las variedades se comportan de acuerdo a la raza, la


raza antillana es poco resistente al frío, al contrario que la guatemalteca o mexicana, para
las variedades antillanas las condiciones ideales son temperaturas diurnas en torno a los
25 – 30 º C y nocturnas entre 15 y 20 º C. Las temperaturas por encima de los 36 º C
causan serios daños, particularmente en la fecundación y el cuajado, siendo importante
que ocurra un período frío (alrededor de 10 º C) en invierno para estimular la inducción
floral (Bartoli, A., &Angel, J. 2008).

En el palto Hass este factor incide directamente en la duración del periodo de flor a fruto,
el cual se alarga a medida que la temperatura disminuye. En zonas frías este periodo dura
hasta 10 – 14 meses mientras que en las zonas cálidas únicamente de 5 a 8 meses. Esta
variedad es sensible a las heladas extremas y calor excesivo principalmente en la etapa
de floración y fructificación. Las condiciones ideales para esta variedad son temperaturas
medias anuales de 14 a 24 º C con temperaturas diurnas entre 20 a 30 º C y nocturnas
entre 10 a 20 º C, lo que permite el almacenaje por más tiempo del fruto en el árbol y
extender el periodo de recolección (Gardiazabal, 1998).

3.3.3. Radiación solar

Las ramas demasiado sombreadas del aguacate son improductivas de ahí la importancia
de realizar prácticas adecuadas de poda y controlar la densidad de las plantas. La
exposición completa a la luz solar es altamente benéfica para el cultivo, sin embargo, el
tallo y las ramas primarias son susceptibles a quemaduras de sol (Bárcenas, 2000) La
radiación además es un factor determinante en la evapotranspiración del cultivo, por lo
cual debe ser tomado en cuenta al realizar un balance entre los requerimientos del palto y
la disponibilidad de agua en un lugar determinado (Barrera, C. 2005)
3.3.4. Humedad relativa

En cuanto a humedad relativa los requerimientos oscilan entre los 75-80% para lograr un
mejor prendimiento y cuaje de la flor. El exceso de humedad relativa puede ocasionar el
desarrollo de algas o líquenes sobre el tallo, ramas y hojas, o enfermedades fungosas que
afectan al follaje, la floración, la polinización y el desarrollo de los frutos. Un ambiente
excesivamente seco provoca la muerte del polen con efectos negativos sobre la
fecundación y con ello la formación de menor número de frutos (Lemus, G., Ferreyra, R.,
Gil, P., Maldonado, P., Toledo, C., & Barrera, C. 2005)

3.3.5. Vientos

El palto es susceptible a vientos fuertes, tanto desecantes como fríos, que inhiben la
polinización y el fructificación causando fuertes daños y caída de ramas, flores y frutos;
además produce lesiones por rozamiento entre frutos y ramas. Los vientos secos lastiman
el estigma y dificultan el vuelo de los agentes polinizadores, además deshidratan y
provocan aborto de los frutos pequeños. El terreno destinado al cultivo debe contar con
buena protección natural contra el 35 viento o en su ausencia, establecer una barrera
cortavientos preferentemente un año antes del establecimiento de la plantación (Lemus,
G., Ferreyra, R., Gil, P., Maldonado, P., Toledo, C., & Barrera, C. 2005).

El viento es otro factor fundamental en la floración del palto, debido a que es capaz de
producir una serie de alteraciones en la cuaja y calidad de la fruta (Chandler, 1962).
Además, si los vientos se presentan fríos dificultan la actividad de los insectos
polinizadores (Calabrese, 1992).

3.3.6. Precipitaciones

La influencia de la lluvia, en el cultivo depende de las condiciones de disponibilidad de


agua para el cultivo, ya que a mayor precipitación el requerimiento de agua para el cultivo
es menor, pero incrementa el riesgo de enfermedades, se tiene mayor lavado de
nutrientes, las áreas se hacen vulnerables a la erosión hídrica y a mayor precipitación
menos horas de sol. El encharcamiento en el área de cultivo, hace a las plantas más
vulnerables a enfermedades como marchitez, pobredumbre radicular o tristeza del palto
(Phytophtoracinnamoni)(Lemus, G., Ferreyra, R., Gil, P., Maldonado, P., Toledo, C., &
Barrera, C. 2005)

3.2. SUELOS PARA EL CULTIVO DEL PALTO

Las condiciones del suelo, también son factores determinantes para la mejora de cantidad
y calidad de producción. El principal soporte del sistema radicular y el que brida nutrientes
al Palto es el suelo y las condiciones deben ser las más adecuadas para su desarrollo.

La evaluación de los suelos para este cultivo, debe ser en torno a sus propiedades físicas,
químicas y biológicas, estas se dan a través de un análisis de suelos. En los análisis de
suelos se puede conocer el contenido de Materia Orgánica, el pH, la textura del suelo,
contenido de calcio, magnesio, potasio, fósforo y otros elementos que son básicos para la
nutrición del palto.(Bartoli, A., &Angel, J. 2008)

Figueroa, 1991. También señala que suelos de origen volcánico les confiere las siguientes
características: la mayor parte son de alta porosidad, pero baja capacidad de
almacenamiento de humedad, lo que se compensa con una gran profundidad y buen
drenaje, friables, muy débilmente estructurados, en seco y húmedo, por lo que son muy
susceptibles a la erosión hídrica y eólica. Referente al drenaje del suelo es uno de los
factores más importantes, esta deberá tener un buen drenaje para evitar los problemas de
asfixia radicular y de enfermedades de la raíz (Gardiazabal, 1990).

3.2.1. Textura

En relación a su textura, los suelos para Palto, deben ser de texturas medias (francos),
relativamente profundos y con buen drenaje, en lo posible estos no deben tener capas
inferiores duras. Se recomienda el pase un arado subsolador a 0.80cm de profundidad
antes de la siembra, esto ayudará a soltar el terreno, esto debe hacerse cuando el terreno
esté seco.

3.2.2. Materia Orgánica

El contenido ideal de Materia Orgánica es entre 4 a 5%, la materia orgánica ayuda a


equilibrar y mejorar las propiedades del suelo y a su vez puede ser una fuente de
nutrientes. La aplicación de materia orgánica al suelo, mejora la estructura y agregación,
permitiendo una mejor infiltración del agua hacia la zona radicular y evita el peligro de
erosión del suelo. También equilibra la textura del suelo, a los suelos arenosos ayuda a
retener mejor el agua y a los suelos arcillosos los hace menos plásticos.
La Materia Orgánica del suelo, que se degrada de forma rápida, es fuente de nutrientes y
puede considerarse como fertilizante, a comparación de la que se demora en
descomponerse que es considerada como mejoradora de las propiedades.

3.2.3. PH

En relación al pH del suelo, se considera que el rango más apropiado para el desarrollo
del cultivo es el comprendido entre 5.5 y 6.5. Si el pH del suelo es 8.0 o mayor a este, se
tiene la presencia de material calcáreo y esto puedo provocar severas deficiencias de
algunos nutrientes para el cultivo, como el caso del Hierro (Fe), que se inmoviliza por
alcalinidad del suelo. Este problema es común en la faja costera peruana, donde los
suelos tienen pH alcalino en mayor o menor grado y el Palto puede tener problemas para
desarrollarse especialmente en su etapa joven. Si los suelos para el cultivo son muy
ácidos (pH menores a 5.5.), los elementos se hacen muy solubles y se pierden
rápidamente por lavado del agua de lluvia y de igual forma se puede dar toxicidad por
aluminio (Al). En este caso el uso de una fuente de calcio es obligatoria (carbonato de
calcio – CaCO3). Se recomienda de forma general entre 2 a 3 toneladas de este material,
cada 2 o 3 años en el área del cultivo para regular el pH, aunque para un encalado más
eficiente es recomendable realizar un análisis de caracterización del suelo y en base a la
concentración de aluminio, derivar las cantidades de calcio necesarias.

3.3. FERTILIZACIÓN DEL PALTO


Para la implementación de un plan de fertilización, se debe tener en cuenta la necesidad
nutricional del cultivo y la fertilidad del suelo este último se evalúa por medio de un
análisis de suelos. Ya que los requerimientos nutricionales del Palto, son muy variables
durante sus etapas de desarrollo es de decir el nutriente que necesita durante todo su
ciclo fenológico, el tipo de cultivas y la edad del Palto.

Cada nutriente cumple un papel importante durante el proceso de desarrollo del Palto,
pero el Palto al ser un cultivo tan susceptible a los diferentes factores y características del
suelo, no se ha podido determinar cantidades específicas de fertilizantes, se han realizado
muchas investigaciones en torno a esto y se han encontrado muchas diferencias que
dependen de las condiciones del suelo, el cultivo y el lugar de establecimiento del cultivo.

Se consideran 16 elementos nutricionales para el desarrollo de todo tipo de planta, estos


son: macronutrientes: nitrógeno, carbono, oxígeno, hidrógeno, calcio, magnesio, potasio,
fósforo, azufre y los micronutrientes: hierro, manganeso, zinc, cobre, molibdeno, níquel,
boro.

3.3.1. Funciones y deficiencias de los nutrientes en el Palto

Para esto trataremos los nutrientes dependiendo su clasificación:

3.3.2. Macronutrientes

a) Nitrógeno (N) Es el nutriente más requerido por el Palto, tiene un efecto


significativo en el crecimiento de la planta, aún así la aplicación de este elemento
durante la floración y cuajado del fruto puede acelerar el crecimiento vegetativo, lo
cual es probable que tenga un efecto negativo en la retención de la fruta recién
cuajada. Las altas dosis de nitrógeno sólo incrementan el desarrollo vegetativo, es
decir mayor contenido de hojas y ramas y disminuyen la producción, las dosis
bajas disminuyen afectan negativamente el desarrollo vegetativo y la producción,
por lo tanto es recomendable la aplicación de dosis medias para favorecer la
producción.
La aplicación de nitrógeno durante las etapas de desarrollo vegetativo y formación
del fruto, a lo largo de todo el año, puede ser también usado en los estados
tempranos del crecimiento reproductivo del año siguiente. El almacenamiento de
nitrógeno por la planta puede resultar de importancia crítica para el desarrollo de
órganos reproductivos, procesos de desarrollo de la floración y posterior cuajado
de los frutos. Estos procesos ocurren al principio de la estación de otoño cuando
la capacidad de absorber nitrógeno es baja, por las condiciones ambientales. Es
por eso que la continua aplicación de nitrógeno y de los fertilizantes es muy
importante. El Nitrógeno es constituyente de un gran número de compuestos en la
planta formando parte estructural de la molécula de clorofila. Interviene en la
síntesis de aceites y proteínas, puesto que es uno de los frutos con mayores
niveles de proteínas. Un fruto normal tropical presenta 0,8% de proteínas y el
palto tiene 2,3%.
Deficiencias: Los síntomas de deficiencia de nitrógeno aparecen primero en las
hojas viejas y luego pasan gradualmente a las hojas jóvenes; las hojas son de
menor tamaño y presentan clorosis en toda la lámina foliar. Por otro lado, el
exceso de Nitrógeno promueve un crecimiento vigoroso, expresado en una alta
emisión de brotes y poca diferenciación floral.

b) Fósforo (P) Es un nutriente de gran importancia ya que forma el enlace con el


sustrato en el almacenamiento de energía, para la integridad estructural de la
planta, el fósforo está presente en el compuesto básico de energía llamado ATP).
El fósforo es un componente integral de compuestos de vital importancia en las
células de las plantas, incluyendo los que participan en el proceso de respiración.
Durante el periodo de formación de la planta, el fósforo es el nutriente más
importante por influir en el crecimiento de la raíz; también tiene un efecto
significativo en el desarrollo de las flores y en el cuajado de los frutos. Las altas
concentraciones de este nutriente en la planta de Palto puede incrementar la
concentración de nitrógeno, magnesio y manganeso, pero a la vez disminuye las
concentraciones de potasio, zinc, cobre y boro. Según las investigaciones, la
concentración de fósforo en las hojas no debe pasar de 0.13% en el cultivar
“Fuerte” o 0.14% en “Hass”. Entre los fertilizantes fosforados más empleados se
encuentran el superfosfato simple de calcio (con 16% de P2O5 soluble en agua).
También es empleado el fosfato monoamónico de rápido efecto cuando se aplica
foliarmente o por medio del riego.
Deficiencias: Por ser un elemento poco móvil su deficiencia se presenta en las
hojas más viejas, observándose una reducción en el crecimiento de las plantas
jóvenes, necrosis en las puntas de las hojas y caída prematura de las mismas.
Asimismo, el número de brotes se reduce los cuales son muy delgados y en
ocasiones llegan a morir.

c) Potasio (K) Después del nitrógeno, el potasio es el elemento más importante en


el crecimiento y en la producción, ya que juega un papel significativo en los
procesos de fotosíntesis, respiración y circulación de la savia. El potasio es el
elemento más importante en el periodo de fructificación, ya que favorece la
translocación de sustancias de reserva en la planta, promoviendo el desarrollo de
los frutos, el potasio es esencial en el cultivo de palto por su alta movilidad, el
palto necesita cantidades elevadas de este nutriente muchas veces siendo mayor
que el nitrógeno, se conocen más de 60 enzimas activadas por este nutriente, que
actúan en diversos procesos de desarrollo como la fotosíntesis, síntesis de
proteínas y carbohidratos. También tiene influencia en el balance de agua dentro
de la planta, ya que promueve la apertura y cierre de los estomas, evitando la
pérdida de agua por transpiración. Además participa en el movimiento de los
nutrientes dentro de la planta, es por esto que en árboles deficientes de potasio la
fruta es más pequeña, presenta un color opaco y es más susceptible al golpe de
sol. El potasio también es responsable de la calidad de la fruta y la resistencia que
ofrecen sus tejidos al manipuleo durante la cosecha y post cosecha. Según varios
autores una hoja con menos de 0.35% de potasio es señal de deficiencia, sin
embargo en el cultiva “Hass” se eleva hasta 0.5%.
Deficiencias: Los síntomas de deficiencia se caracterizan por una necrosis de la
punta y bordes de las hojas más viejas, además son más pequeñas, finas y
delgadas. La fertilización con potasio debe hacerse con niveles iguales o
ligeramente inferiores a nitrógeno, dependiendo del tipo de suelo.

d) Calcio (Ca) Cumple un papel primordial en la resistencia que tienen las


membranas celulares cuando van teniendo su proceso de degradación
permitiendo que la fruta tenga un período de vida más prolongado después de la
cosecha.
A pesar de los altos contenidos de calcio que pueden existir en el suelo, este no
muchas veces se encuentra de forma asimilable por la planta y se hace necesaria
la aplicación de este nutriente vía foliar empleando generalmente nitrato de calcio
al 2 o 3 por ciento. En las zonas de selva, de pH ácidos, donde la concentración
de calcio es baja, es necesario el uso de carbonato de calcio o dolomita como
encalado en el suelo.
Deficiencias: Apareciendo síntomas de deficiencia caracterizados por una
clorosis marginal e intervenal, además las yemas terminales pueden morir. Los
niveles bajos de calcio están relacionados con la aparición de un desorden en la
fruta llamado nariz blanda o descomposición interna del fruto; producido por una
sobre maduración del extremo apical del fruto.
e) Magnesio (Mg) El magnesio forma parte de la clorofila y es un activador
enzimático e interviene en el proceso de respiración. Para el caso de suelos
ácidos, al igual que en calcio, el uso de dolomita funciona bien en la corrección de
las deficiencias del magnesio.

Deficiencias: Los síntomas de su deficiencia aparecen en las hojas más viejas,


asimismo se reduce el crecimiento y presenta una defoliación prematura. Las
pocas hojas que quedan presentan una clorosis intervenal amarillo bronceado que
avanza del borde al interior de la hoja.

3.3.3. Micronutrientes

Los micronutrientes más necesarios para el cultivo del Palto son el zinc (Zn), hierro (Fe),
cobre (Cu) y boro (B), porque actúan como activadores enzimáticos y son importantes
porque mejoran la calidad del fruto.

3.3.4. Requerimientos Nutricionales del Palto

Para calcular la cantidad de nutrimentos que deben aplicarse a los huertos de palto, ya
sea en forma orgánica o inorgánica, es necesario conocer la cantidad de nutrimentos
removidos por el fruto. Estos nutrimentos son retirados definitivamente del suelo del
huerto (Salazar, 2002).
Los árboles tienen una relativa baja demanda nutrimental, pocos nutrimentos son
removidos del suelo. La extracción de N, P y K en una tonelada de fruta es del orden de
11, 2 y 20 Kg. de N, P y K respectivamente (Lahav, 1999, citado por Teliz 2000).

Los requerimientos nutrimentales del aguacatero son variables durante su desarrollo y


esto depende de la edad del árbol, fonología y la variedad, así por ejemplo, un árbol de
aguacate de la variedad Fuerte extrae del suelo en promedio 3,2 Kg. de nitrógeno por
tonelada de pulpa, 1,2 Kg. de fósforo y 4,2 Kg. de potasio y la variedad Hass 7,0 Kg. de N,
1,7 de P y 19,1 Kg. de K (Sánchez, 1996).

3.4. Plan de fertilización del Palto

Para que nuestro plan de fertilización sea el más adecuado, es necesario conocer primero
las condiciones de nuestros suelos, esto es partir de un muestreo de suelos para obtener
una buena muestra y enviarla al laboratorio de suelos para su respectivo análisis, se debe
contar con un especialista profesional que permita asesorar sobre los temas de
fertilización y sobretodo en la interpretación de los análisis de suelos. Junto a esto
también se debe evaluar la parte foliar de la planta, a través de un análisis de
caracterización y de igual forma hacer un análisis del agua de riego que llega a las áreas
cultivadas.

3.4.1. Dosis recomendadas

La fertilización del Palto inicia desde el momento de la instalación, dependiendo de las


condiciones del suelo, se puede recomendar el uso de compost mezclado con el suelo del
hoyo donde se sembrará el Palto, esto puede ser entre 5 a 8Kg, o en caso de tener
humus de lombriz se puede aplicar de 2 a 3Kg, esto para que la materia orgánica pueda
equilibrar las condiciones del suelo y sea una fuente de nutrientes para el desarrollo de
las raíces, junto a esto también se recomienda la aplicación esparcida entre 100 a 150g
de superfosfato de calcio, ya que el fósforo ayuda al desarrollo de las raíces. . Para el
nitrógeno la cantidad varía, en el cuadro se presentan algunas dosis de nitrógeno a
aplicar, pero estas son sólo referenciales ya que para cada área esto cambia,
dependiendo de las condiciones del suelo.
Las relaciones Nitrógeno- Fósforo- Potasio van variando conforme la planta crece y luego
entra en producción y los volúmenes de cosecha se van incrementando año tras año.

En los tres primeros años 3-4 años, antes de que la planta entre en producción, la
relación Nitrógeno- Fósforo- Potasio es 1:1:1 es la más recomendable. Se busca a la
planta a desarrollar un vigoroso sistema radicular y una copa frondosa.

Cuando la planta entra en producción, la relación cambia de la siguiente manera: 1:0.2:1


y aún 1:0.2:1.5. El Palto es un cultivo muy exigente en potasio, en plantaciones jóvenes
de 1 a 4años la cantidad de óxido de potasio (K2O), va variando de 100 a 450gramos por
año, cuando la planta va entrando en producción y hasta llegar a su máxima producción
es probable que el elemento pase de los 1000g por planta/año.

La aplicación de magnesio está relacionada a la aplicación de potasio, en la relación


1:0.5, es decir si aplicamos 1Kg de potasio debemos aplicar 0.5Kg de magnesio (MgO-
óxido de magnesio)

Fuentes de fertilizantes y su composición

Nitrógeno

Fósforo
Potasio

Magnesio

Cantidad de NPK en diferentes tipos de estiércol

3.4.2. Épocas de aplicación

Se puede considerar en cuanto a la fertilización del fondo de sembrado distribuido de


forma uniforme desde 150 a 500 gramos de superfosfato de calcio triple. La cantidad va a
variar dependiendo del análisis de suelos; el fósforo será de gran ayuda para el desarrollo
de la raíces por otra parte puede ayudar a reducir las aplicaciones de fósforo por el
periodo de 2 a 4 años.

En aquellos lugares donde se riega por gravedad, los fertilizantes se fraccionan en 2 a 3


partes de acuerdo a las etapas fenológicas. Las plantas jóvenes necesitan un mayor
fraccionamiento de fertilización ya que tienen un sistema radicular limitado. En plantas de
producción, se puede dividir el total de fertilizantes en 2 partes; la primera parte del
nitrógeno-fósforo-potasio-magnesio se aplica antes del inicio del brote de primavera y la
segunda 4 meses después. Es posible aplicar la totalidad de fósforo en la primera
fracción. El fraccionamiento del cultivo va a depender del tipo de suelo (textura). En
suelos muy sueltos y permeables (arenosos) se recomienda fraccionar más veces. El uso
de compost ayuda a controlar las pérdidas de los nutrientes.