Está en la página 1de 2

1) Orar no es como una rueda de auxilio que sólo

usas cuando estás en problemas, más bien es


como el volante que te dirige al camino
correcto sobre el sendero de la vida.
2) ¿Sabes por qué el parabrisas del auto es tan
grande y el espejo retrovisor tan pequeño?
Porque nuestro pasado no es tan importante
como nuestro futuro. Mira hacia adelante y
sigue en movimiento.
3) La amistad es como un libro, toma unos pocos
segundos en quemarse pero tomó varios años
en escribirse.
4) Todas las cosas en la vida son temporarias. Si
van bien, disfrútalas, porque no son para
siempre. Si van mal no te preocupes no pueden
durar demasiado tampoco.
5) Los viejos amigos son como el oro. Los nuevos
amigos como los diamantes.
6) Si tu tienes los diamantes no te olvides del oro,
porque para sostener un diamante siempre
necesitas una base de oro.
7) A menudo cuando pierdes las esperanzas y
piensas éste es el final, Dios sonríe desde
arriba y dice: "Relájate, hijo mío, esto es sólo
una curva, no el final del camino.
8) Cuando Dios resuelve tus problemas tú tienes
fe en Él. Cuando Dios no resuelve tus
problemas Él tiene fe en tus habilidades para
resolverlos.
9) Un ciego le preguntó a San Antonio: ¿Qué
puede ser peor que perder la vista? Él le
respondió: Que pierdas tu visión de las cosas.
10) Cuando tú oras por otros, Dios te escucha y los
bendice, y algunas veces cuando tú estás
seguro y feliz, recuerda que alguien ha orado
por ti.
11) El preocuparse no se lleva lejos los problemas
de mañana, se lleva la paz de hoy.