Está en la página 1de 1

Introducción

La caña de azúcar (Saccharum spp.), un miembro de la familia Poaceae, es un cultivo muy importante
para la producción de azúcar (Marín et al., 2018), ya que produce cerca del 70% del azúcar mundial.
En México, el azúcar es de gran importancia y su comercialización (Gómez-Merino et al., 2017)
influye en el ámbito económico, político y social del país; de acuerdo con Marín et al. (2018) la caña
de azúcar genera más de dos millones de empleos por la cantidad de mano de obra que se necesita
para la siembra, recolección y procesamiento.

Este cultivo se encuentra distribuido en más de 130 países (Moore et al, 2013) por sus condiciones
climáticas, ya que se desarrolla en climas tropicales y subtropicales, de los cuales México ocupa el
sexto lugar. Actualmente, en el país de México operan 51 ingenios dentro de los siguientes estados,
los cuales son: Campeche, Chiapas, Colima, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca,
Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz; de los cuales según
el SIAP (2017) Veracruz y Jalisco fueron los principales productores de caña de azúcar en México,
aportando un 50.13 % del total nacional; en cuanto al rendimiento (udm/ha) el estado de Morelos
presento un 120.41 udm/ha, siguiendo Puebla con un 117.55 udm/ha y por último Sinaloa con un
110.71 udm/ha.

Para obtener una buena producción de sacarosa, se debe escoger la mejor variedad de caña, el suelo
en el que se cultivará, las técnicas de manejo y el grado de madurez para obtener una mejor calidad
en la producción. Una mayor calidad dará como resultado mayores rendimientos para beneficio de
los ingenios y para los cultivadores del sector azucarero.

El presente trabajo tendrá como objetivo mantener un control sobre las variedades Mex 69-290 y CP
72-2086 que se han estado propagando en una zona determinada para poder conocer la pureza varietal
de cada una de las anteriores y la calidad de éstas, y determinar que haya un buen rendimiento en la
producción; basándonos en análisis morfológicos para identificar las plantas cultivadas y pruebas
moleculares para hallar parentescos entre los clones.