Está en la página 1de 3

Estructura socioeconómica de México

MI- U2- Actividad 1.


La educación de antes y las posibilidades de hoy
Grecia Villarreal Morán
A07076200
Tutor: Ana Karen Valles
22 de mayo de 2019

La educación a distancia en la actualidad tiene muchas ventajas. En


mi experiencia, ya que nunca he ido a una escuela presencial, creo
que la educación a distancia es mucho mejor porque los niños en las
escuelas sufren en muchas ocasiones de “bullying”, baja autoestima
o lagunas de conocimiento que nunca pudieron llenar. La educación
presencial está dirigida por un maestro que provee el aprendizaje a
un grupo de alumnos que deben ir a su ritmo. Mientras que en la
educación a distancia el aprendizaje está a cargo del interés del
alumno por aprender, y sus dudas son despejadas de forma
inmediata haciendo investigación y análisis con menos distractores y
aprovechando mejor el tiempo. El ritmo lo dicta el interés del alumno
por conocer, buscar, entender, aprender y aplicar, pues no espera a
un maestro para que le provea el conocimiento, o despeje dudas por
turnos junto con un grupo nutrido de alumnos; sino que busca por sí
mismo respuestas. De esta manera, la educación a distancia acelera
su aprendizaje.
En cuanto a la socialización, los alumnos de educación presencial
conviven con un grupo de alumnos de su misma edad durante todas
las horas que se encuentren en el aula. Su oportunidad de convivir y
enriquecer sus conocimientos con personas de diferentes edades e
intereses, se dará el resto del día fuera de la escuela. Mientras que
los alumnos de educación a distancia tienen más tiempo para
socializar con personas de diferentes edades, dentro y fuera de casa.
A donde vayan, se encontrarán con personas de diferentes edades,
intereses, puntos de vista, etc. Por esto, encontramos que los de
educación a distancia tienen mayor seguridad y confianza al
relacionarse con todo tipo de personas. Mientras que la educación
presencial demanda respeto a los maestros, pero algunas veces
genera temor en los alumnos por comunicarse con personas de
diferentes edades.
La educación a distancia también es muy flexible para las personas
que quieren hacer otras actividades, pues les queda mayor tiempo
para administrar sus intereses fuera de lo académico, para mejorar
como personas y desarrollar otros talentos (artísticos o deportivos)
y dedicar tiempo a labores de altruismo que completen su necesidad
de ofrecer algo bueno a la sociedad donde vive. En una escuela
presencial el tiempo que se cubre dentro de un aula es mayor que el
dedicado a distancia con los mismos objetivos de aprendizaje.
Las personas se han empezado a dar cuenta de estos beneficios y ya
consideran la educación a distancia como una buena opción. Aunque
hay otras personas que, aunque ven las ventajas, prefieren el aula y
el horario establecido dentro de ella como algo seguro por temor al
cambio.
Creo que en un futuro no muy lejano, la educación a distancia será
una opción más común. El factor tiempo y la efectividad que se
persigue en todas las áreas de la vida y el trabajo, verán a la
educación en toda circunstancia del día como posibilidad de
aprendizaje. Y a un “click” estará el alcanzar metas académicas, no
solo en educación básica o media básica, sino universitaria y post
grado. No tendrán que ir a una escuela a recibir los beneficios de
aprender y obtener grado académico curricular, sino que, sin dejar
de hacer lo que hacen, podrán conectarse desde cualquier lugar y
administrando el tiempo para todas las áreas de la vida que los hacen
ser mejores personas, más felices y menos egoístas porque habrá
tiempo para dar a otros de su tiempo y recursos.