Está en la página 1de 21

Biochar para la gestión ambiental: mitigar las emisiones de gases de Commented [lc1]: carbón vegetal cuando e

empleado como enmienda para el suelo


efecto invernadero, el tratamiento de contaminantes y los posibles
impactos negativos
Resumen
Con un mayor interés en las investigaciones científicas y las aplicaciones a gran escala de
biochar derivado de la biomasa lignocelulósica para la gestión ambiental, se necesita con
urgencia una comprensión integral de su función en el frágil entorno de la Tierra. El estudio
sobre la relación entre las propiedades del biochar y las aplicaciones potenciales requiere una
investigación continua. Esta revisión proporciona nuevos conocimientos sobre los logros más
avanzados en la utilización de biochar en la gestión ambiental y abarca tres perspectivas: en
primer lugar, la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), como el
secuestro de CO2 y CH4 en las reservas globales de carbono y mitigación de las emisiones de
N2O; en segundo lugar, el control de la contaminación, incluida la eliminación por adsorción y
la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos e inorgánicos; en tercer lugar, los posibles
aspectos negativos de las aplicaciones de biochar, incluidas las contaminaciones originadas por
el biochar, las alteraciones negativas de las propiedades del suelo y la biota del suelo, los
impactos negativos del biochar en las emisiones de GEI y los impactos negativos de la
migración del biochar. Desde una perspectiva ambiental única y completa, este artículo
pretende proporcionar una revisión crítica del conocimiento actualizado sobre los impactos
positivos y negativos del biochar para la gestión ambiental, basado en un número
exponencialmente mayor de publicaciones sobre el tema durante la última década.
1. Introducción
Para abordar y afrontar los graves problemas ambientales globales, la seguridad alimentaria y
la escasez de energía con una población humana cada vez mayor en una sociedad basada en
combustibles fósiles, es inevitable buscar soluciones innovadoras, eficientes, sostenibles y
económicamente atractivas [1]. La biomasa es un material biológico originalmente derivado de
las reacciones entre el dióxido de carbono atmosférico, el agua y la luz solar fácilmente
disponibles, a través de la fotosíntesis, mientras que su sostenibilidad como materia prima es
una gran fuente para la producción de biocombustibles y / o productos químicos sin emisión
de carbono [2,3]. En la última década, la biomasa ha ganado gran atención por sus propiedades
sostenibles y convertibles. La biomasa disponible anual total es de 220 mil millones de toneladas
secas (equivalente a aproximadamente 4500 EJ de contenido energético) y el potencial
bioenergético teóricamente aprovechable se estima en 2900 EJ (270 EJ podría considerarse
técnicamente disponible de forma sostenible) [4]. Los métodos biológicos (por ejemplo,
hidrólisis, fermentación, digestión anaeróbica) y térmicos (por ejemplo, pirólisis, gasificación,
combustión) se han utilizado para la conversión de biomasa en combustible (biooils y gases) y
subproductos [5,6]. Muchas revisiones de la literatura han descrito ampliamente las tecnologías
de pirólisis y gasificación de la biomasa lignocelulósica para bio-aceites, gas de síntesis y calor
de proceso [7–10]. Sin embargo, pocas revisiones [11–13] se han centrado en el subproducto
negro (biochar) desde la perspectiva de la sostenibilidad global, especialmente el papel en la
gestión ambiental.
Para biochar (abreviatura de carbón biológico), Lehmann y Joseph lo definieron como "un
producto rico en carbono (C) cuando la biomasa, como madera, estiércol u hojas, se calienta en
un recipiente cerrado con poco aire o no disponible" y lo distinguió operacionalmente a partir
de carbón vegetal en función de su aplicación final (carbón vegetal para producir energía y
combustible; biochar para el secuestro de carbono y la gestión ambiental) [14]. La aplicación
original de biochar en control de microclima en China se remonta a 206 BCE-220 CE (Dinastía
Han). Se utilizaron toneladas de biochar (estructura de grafito y carbono amorfo) para construir
tiras de aislamiento para bloquear el intercambio de materia con el entorno externo,
preservando el cuerpo y los objetos funerarios frescos durante aproximadamente dos mil años
(Fig. 1), y el método de producción en Esa era todavía era un enigma [15]. El biochar utilizado
en la producción agrícola está conectado con los antiguos amerindios en la región amazónica,
donde se creó una rica tierra negra mediante el uso de técnicas de tala y carro [16,17].
La base del interés reciente en el biochar es múltiple (Fig. 2). Las estrategias basadas en biochar
son principalmente para la seguridad alimentaria, la producción de energía y los problemas
ambientales globales. En primer lugar, las sustancias de tipo biochar son la explicación de las
altas cantidades de carbono orgánico y la fertilidad sostenida en los suelos terra preta [18].
Justificadamente o no, el biochar se ha relacionado frecuentemente con la producción agrícola,
ya que puede aumentar la saturación de la base, la porosidad, la capacidad de retención de
agua, la capacidad de intercambio de cationes y la capacidad de retención de nutrientes del
suelo [19,20], y sin duda tiene un impacto significativo en las comunidades de organismos del
suelo y sus funciones [21, 22], que depende de las propiedades tanto del biochar como del suelo.
En segundo lugar, la captura de energía durante el proceso de producción de biochar y, a la
inversa, el uso de biochar como enmienda del suelo son mutuamente beneficiosas para generar
la biomasa y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La enmienda de
biochar, en lugar de usarla como combustible, es particularmente efectiva para ofrecer
soluciones ambientales globales en lugar de producir energía únicamente [14,23]. La conversión
de biomasa de desechos a biochar tiene un gran potencial para el manejo de desechos agrícolas
originados de plantas o animales y, por lo tanto, contribuye a la mitigación de los problemas
ambientales asociados. La estabilidad a largo plazo del biochar es un factor crítico en la
disminución de las emisiones de GEI (CO2, N2O y CH4) a la atmósfera por mecanismos
abióticos y bióticos [24–26]. Además, las propiedades específicas del biochar permiten remediar
el suelo y el agua contaminados [27-29]. Comparado con otros materiales de carbono sostenibles
[30–32], el biochar es de bajo costo y efectivo para el tratamiento de contaminantes orgánicos e
inorgánicos [33,34].
El gran interés puede ser demostrado por las numerosas publicaciones sobre biochar para la
gestión ambiental en los últimos años (Fig. 3), desde que el documento conceptual “Un puñado
de carbono” fue publicado en Nature por Johannes Lehmann en 2007 [36]. Con el creciente
interés en las investigaciones científicas y las aplicaciones a gran escala del “biochar” de oro
negro para la gestión ambiental, es necesario un entendimiento integral de su función en el
ambiente frágil. Los libros y documentos disponibles sobre biochar se refieren principalmente
al almacenamiento de carbono [37,38], el aumento del rendimiento de los cultivos [39,40], la
enmienda del suelo [41,42], la mitigación del cambio climático [23,43], la producción de energía
[44, 45], biota del suelo [46,47], etc. [48,49]. Hasta hace poco, solo se ha publicado una breve
revisión [50] sobre sus respuestas negativas en el suelo. Existen pocas revisiones enfocadas al
biochar desde la perspectiva de la gestión ambiental. A lo largo de la historia de la civilización
humana, comprender todo el sistema ambiental e identificar cómo las tecnologías propuestas
afectan el medio ambiente natural interconectado, complejo y administrado.
Los sistemas son indispensables, especialmente para resolver múltiples desafíos
simultáneamente con soluciones complementarias. El objetivo de esta revisión es proporcionar
un conocimiento actualizado sobre las emisiones de GEI, la gestión de contaminantes y los
aspectos negativos relevantes. Aunque el biochar se puede utilizar como portador de energía y
para obtener beneficios agronómicos, este documento se centra en el biochar para la gestión
ambiental.

Fig. 1. Reliquias de las tumbas de la dinastía Han de Mawangdui, P.R. China. (a) Figuras de
cerámica pintadas y pintura en forma de T sobre seda. (b) Figuras de músicos. (c) Ataúd de la
tercera capa con diseño pintado sobre revestimiento de laca bermellón (longitud 230 cm, ancho
92 cm, altura 89 cm). Copyright http://www.chinaculture.org.
Fig. 2. Descripción general de las aplicaciones de biochar sostenibles y el concepto de tecnología
de carbonización de biomasa y ciclo global de carbono para biocombustible, gas de síntesis,
calor de proceso y biochar (los números amarillos son flujos naturales y los números rojos son
contribuciones humanas; GtC = Gigatons of Carbón). Los datos numéricos son de Yi et al. [35]
y Lehmann [36].

Fig. 3. Publicaciones por año y el número acumulado de artículos altamente citados que
contienen la palabra clave "biochar" en revistas indexadas entre 2007 y 2018. El porcentaje de
motivación en la aplicación de biochar. Los datos se basan en los resultados de búsqueda de
Web of Science (2018).
2. Biochar para mitigar las emisiones de GEI (gas efecto invernadero)
El biochar y su almacenamiento en suelos han sido anunciados como una solución para mitigar
las emisiones de GEI mediante el secuestro de carbono (C) y al mismo tiempo proporcionar
beneficios ambientales y agrícolas [51,52]. Se ha reconocido que la disminución de las emisiones
de GEI para mitigar los cambios climáticos es globalmente necesaria. El protocolo de Kyoto y
el Acuerdo de París se hicieron para controlar las emisiones de GEI en virtud de la convención
marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y el óxido nitroso (N2O), el dióxido de
carbono (CO2), el metano (CH4), los fluorohidrocarburos (HFC) y los perfliorocarburos (PFC).
Y el hexafluoruro de azufre (SF6) se clasificó como los principales GEI a mitigar. Las
contribuciones de estos GEI al efecto invernadero están influenciadas por las propiedades y la
abundancia de ese gas, y los posibles efectos indirectos que puede causar. Los HFC, PFC y SF 6
son GEI con un potencial de calentamiento global miles de veces mayor que el CO2, mientras
que CH4 y N2O tienen un potencial de calentamiento global de 25 y 298 veces mayor que el CO2.
Sin embargo, el porcentaje de contribución de CO2 es ca. 55% por su gran cantidad [53,54]. Las
estrategias de gestión que evitan las emisiones de CO2, CH4 y N2O pueden contribuir
significativamente a la mitigación de los cambios climáticos.
2.1. El secuestro de CO2 en las reservas globales de carbono
En los últimos siglos, la quema de combustibles fósiles ha elevado el nivel de CO2, que
representa aproximadamente el cuarenta por ciento de las emisiones antropógenas de carbono
en la atmósfera [55]. La concentración de CO2 en la atmósfera terrestre fue de 280 ppm en los
1760 s, pero aumentó a 410.6 ppm en febrero de 2019 [56,57]. El Panel Intergubernamental sobre
el Cambio Climático (IPCC) pronosticó que para fines del siglo XXI, la concentración de CO2
alcanzaría los 590 ppm y la temperatura global promedio podría aumentar en 1.9 °C [58].
Se ha informado que el biochar es un material posible para reducir la concentración de CO 2 en
la atmósfera [23,51]. El potencial de mitigación del clima del biochar se basa en su excelente
estabilidad, que desacelera la velocidad a la que se recupera la C fotosintética. Como la posible
estrategia para eliminar el CO2 de la atmósfera, la solución de biochar no es la única, pero es
notable en este sentido. Woolf et al. Analizó que la implementación global sostenible de la
propuesta de biochar puede disminuir ca. 12% de las emisiones antropogénicas actuales de
CO2-equivalente (CO2-Ce), lo que significa 1.8 Pg CO2-Ce por año de las emisiones anuales (15.4
Pg CO2-Ce), y en este curso de un siglo, la compensación neta de biochar La solución sería 130
Pg CO2-Ce [23]. Además, la conversión de toda la biomasa obtenida para maximizar la
bioenergía compensaría un máximo de 10% de las emisiones antropogénicas actuales de CO2-
Ce. También tenga en cuenta que el potencial de mitigación del clima del biochar y la bioenergía
depende de la fertilidad del suelo modificado, la intensidad de C del combustible que se
compensa y las materias primas de biomasa. Una mayor fertilidad del suelo y carbón como
combustible compensado son adecuados para la producción de bioenergía. Y para todas las
demás situaciones, el potencial de mitigación del clima del biochar es mayor.
Se ha demostrado una mitigación significativa de las emisiones de GEI por biochar en
incubaciones de laboratorio a corto plazo o en condiciones de campo [59-61]. Sin embargo,
todavía se necesitan ensayos de campo de larga duración. Case et al. Investigó una enmienda
de 2 años en un campo de cultivo bioenergético de miscanthus [62]. Enmienda de biochar
disminuyó ca. El 33% de las emisiones de CO2 del suelo y las emisiones netas anuales
equivalentes de CO2 del suelo en un 37%, que fue inferior a los datos obtenidos en el laboratorio.
La actividad enzimática reducida, la mayor eficiencia en el uso de carbono y la adsorción de
CO2 en la superficie del biochar pueden ser los mecanismos dominantes. Comparado con la
materia prima de biomasa, el biochar tuvo efectos contrastantes sobre las emisiones de CO2. Hu
et al. Estudió el impacto de la paja de trigo y la adición de biochar en las emisiones de GEI en
dos temporadas de crecimiento (15 meses) [63]. Sus resultados indicaron que la aplicación de
biochar, en oposición a la aplicación de biomasa, disminuiría las emisiones de CO 2 y N2O.
Recientemente, se han informado las interacciones entre biochar envejecido, carbono fresco de
bajo peso molecular y carbono orgánico del suelo después de 3,5 años de incubaciones de
biochar en el suelo [64]. Las observaciones a largo plazo indicaron que la disminución en el
secuestro de C del suelo se relacionó con la adsorción atenuada de biochar envejecido.
Las observaciones recientes de la disminución de las emisiones de GEI de los suelos
modificados con biochar se han utilizado para probar la gestión ambiental propuesta. La
duración de las reducciones de GEI es de gran importancia para la inclusión del biochar en la
gestión ambiental futura. Spokas evaluó las influencias del envejecimiento natural en la
producción / consumo de GEI en el suelo modificado con biochar [65]. Los biochars
seleccionados fueron envejecidos en un campo agrícola en Rosemount, MN (2008-2011). Los
resultados revelaron que la intemperie mejoró la producción de CO2 (de 3 a 10 veces en
comparación con los biochars frescos), lo que indica el aumento de la tasa de mineralización
microbiana de los biochars envejecidos.
Además, los biochars envejecidos no tuvieron un impacto notable en la actividad metano trófico
del suelo analizado. Para los tres biochars seleccionados, el envejecimiento en el campo altera
significativamente las emisiones de GEI de los sistemas de suelo modificados con biochar. Otro
fenómeno interesante fue que el biochar dopado con potasio aumentó el potencial de secuestro
de carbono en un 45%. Se puede traducir a un aumento en el potencial global de secuestro de
carbono de biochar estimado a más de 2.6 Gt CO2-C (eq) año−1 [66].
Sin embargo, también se han informado aumentos en las emisiones de CO2 después de la
adición de biochar [67]. Sagrilo et al. Estudió las posibles interacciones entre el carbono orgánico
del suelo nativo (SOC) y el biochar [68]. Los resultados de 46 estudios sobre las emisiones de
CO2 de los suelos modificados con biochar se combinaron en un metanálisis. Se ha encontrado
un aumento estadísticamente significativo del 28% en las emisiones de CO2 en los suelos
enmendados con biochar, lo que indica que las interacciones entre biochar y SOC aceleraron la
pérdida de SOC, reduciendo así el potencial de secuestro del biochar C. Cuando la proporción
de biochar C y SOC es mayor que 2, se observó un aumento significativo en las emisiones de
CO2. Sin embargo, aquellos con una proporción inferior a 2 no mostraron una influencia
significativa de la aplicación de biochar en las emisiones de CO2. La proporción de biochar C y
SOC proporciona el mejor predictor de las emisiones de CO 2 después de la adición de biochar
al suelo. Además, el impacto del albedo causado por el biochar en la evaluación general del
impacto del clima se ha estudiado para evaluar la enmienda del biochar de manera integral.
Mayer et al. Estudió el impacto del albedo en la idoneidad de la enmienda de biochar para la
mitigación de las emisiones de GEI [69]. Un sistema de biochar modelado que utiliza los factores
de caracterización del potencial de calentamiento global (GWP) reveló una disminución de los
beneficios generales de mitigación de GEI en un 13–22% para el cambio de albedo. Otro estudio
interesante fue publicado por Gupta et al., Quienes utilizaron biochar como aditivo secuestrante
de carbono en el mortero de cemento [70]. Comparado con el biochar saturado con dióxido de
carbono, que incorpora biochar fresco en la mezcla de mortero, la resistencia mecánica de la
mezcla se puede mejorar y la permeabilidad se puede mejorar.
2.2. Mitigación de emisiones de N2O.
El N2O es el compuesto de reducción de ozono más importante en la atmósfera [71]. La
concentración atmosférica de N2O antes de la industrialización fue de 270 partes por billón por
volumen, y su abundancia atmosférica actual es de ∼324 partes por billón por volumen [72]. La
principal fuente de emisiones antropogénicas mundiales de N2O se debe a la amplia utilización
de fertilizantes nitrogenados. Las emisiones de N2O se generan predominantemente a través de
transformaciones de N en los suelos, mientras que el N2O puede producirse por la reacción de
un redox abiótico [73-75]. Rondon informó por primera vez la disminución en la emisión de
N2O después de la enmienda de biochar.
La emisión de N2O disminuyó ca. 50% para soja y ca. 80% para pasto, que creció en un oxisol
árido en la sabana colombiana. La hipótesis propuesta aclaraba que el impacto del biochar en
la emisión de N2O incluía mecanismos abióticos y mecanismos bióticos (p. Ej., Efecto de
encalado del biochar [76], interacción con N [77], interacción con C orgánica disuelta [75,78],
impacto en aireación del suelo [79], liberación de compuestos tóxicos / inhibidores [80,81],
interacciones con la biota del suelo [82]).
Cayuela et al. Realizó un metanálisis con 261 tratamientos experimentales de 2007 a 2013 [73].
Encontraron una reducción del 54% de las emisiones de N2O en el suelo tanto en estudios de
laboratorio como en pruebas de campo. Las materias primas, los parámetros de pirólisis y las
relaciones C / N han demostrado ser los factores críticos que afectan a las emisiones de N2O.
Borchard et al. También se realizó un meta-análisis. Los datos se recopilaron de 88 publicaciones
obtenidas de 608 observaciones hasta mayo de 2016. La reducción general de N2O fue de
alrededor del 38%, pero las reducciones de emisiones de N2O tendieron a ser insignificantes
después de un año. Además, la enmienda de biochar tuvo el mayor efecto reductor de la
emisión de N2O en suelos arenosos y arrozales [83].
Cayuela et al. Investigó profundamente la cantidad de emisiones reducidas de N2O y los
mecanismos de reducción [84]. Encontraron que el biochar afecta significativamente la
desnitrificación, con una reducción de las emisiones de N2O en un 10 a 90% en 14 suelos
diferentes. Mediante el método de flujo de gas 15N, encontraron una reducción constante de la
relación N2O/ (N2+N2O), lo que indica que el biochar facilitó el último paso de la
desnitrificación. Un cambio de pH en el suelo causado por la capacidad de amortiguamiento
del ácido de biochar fue un aspecto importante para la mitigación de las emisiones de N2O.
Además, el biochar promueve la transferencia de electrones a microorganismos desnitrificantes,
lo que acelera la reducción de N2O junto con el efecto de encalado. Ameloot et al. Realizó un
experimento de campo con biochar durante 7 meses [85]. Encontraron que las adiciones de
biochar disminuyeron las emisiones de N2O y N2 en todos los casos, pero no redujeron la
relación N2O/ (N2+N2O). El ciclo de N puede verse afectado cuando se utiliza biochar como
acondicionador del suelo. La adición de biochar de pasto activo aumentó la abundancia del gen
del ciclo del nitrógeno microbiano en un subsuelo arídico [86]. Resultados similares han sido
reportados por Xu et al. A través de la secuenciación de alto rendimiento de la comunidad
microbiana del suelo modificado con biochar [87]. Los resultados revelaron que la aplicación
de biochar mejoró la diversidad α y alteró las abundancias relativas de los microbios
relacionados con el ciclo C y N. La adición de biochar estimuló tanto la nitrificación como la
desnitrificación. A través del análisis de redundancia, las propiedades químicas del suelo se
cambiaron y dieron lugar al cambio de la comunidad microbiana del suelo, regulando así las
emisiones de N2O y el ciclo de N del suelo. Harter y colaboradores también encontraron que la
enmienda de biochar podría dar forma a la composición de las comunidades microbianas
reductoras de N2O [88]. Además de la reducción de N2O en el suelo modificado, el biochar
también podría reducir las emisiones de N2O en el compostaje, especialmente en las etapas
posteriores [89]. Una pequeña cantidad de biochar incorporada en el compostaje podría mejorar
el ciclo de N al aumentar el contenido de NO-3-N, lo que indica una mayor actividad de
nitrificación [90]. Sin embargo, también se obtuvo el resultado contrario. Anderson et al.
Investigaron las alteraciones de la comunidad bacteriana estacional en dos años de observación
de transformaciones N en parches de orina bovina en Canterbury, Nueva Zelanda [91]. No se
encontró una influencia obvia en la estructura de la comunidad microbiana durante los dos
años. La proporción de denitrificadores y nitrificadores aumentó para grandes flujos de orina
derivada de N. Esto se relaciona con diferentes vías de producción de N2O en los suelos de
control, donde los biochares afectan estos procesos de manera diferente. Además, en los
experimentos de envejecimiento en campo de biochar, la meteorización anuló la supresión de
la emisión de N2O, que se encontró originalmente en el biochar fresco en incubaciones de
laboratorio [65]. La causa de estos fenómenos y la duración real del efecto de mitigación deben
investigarse más a fondo.
2.3. El secuestro de CH4 en las reservas globales de carbono
La concentración de CH4 en la atmósfera de la tierra ha aumentado en aprox. 150% desde 1750,
y representa el 20% del efecto de calentamiento antropogénico [92]. El CH4 se emite a través de
fuentes naturales como humedales y actividades humanas. Para evaluar los beneficios reales
del biochar para mitigar las emisiones de GEI, es necesario cuantificar el efecto del biochar en
la producción de CH4 de los suelos enmendados, especialmente en los humedales, donde los
suelos se drenan e inundan de forma rutinaria, lo que acelera las emisiones de CH4 y N2O. Dong
et al. Compararon las respuestas de las emisiones de CH4 de las aplicaciones de biochar y paja
en un campo de arroz [93]. En una enmienda de 2 años, los resultados revelaron que el biochar
derivado de la paja de arroz era más eficiente que el biochar derivado del bambú en la reducción
de las emisiones de CH4 de un arrozal. En comparación con el retorno directo de la paja de
arroz, la incorporación del biochar derivado de la paja de arroz en el arrozal fue capaz de
disminuir las emisiones de CH4 en un 47,30% –86,43% durante el ciclo de cultivo del arroz. Otra
enmienda al biochar en el suelo de arroz reveló que se ha observado una reducción significativa
(112.2–185.4 mg kg-1 suelo seco, dws temporada-1). Y esto se atribuyó a la disminución de la
actividad de los metanógenos junto con el aumento de la abundancia del gen pmoA de los
metanótrofos y la actividad de la oxidación de CH4 [94]. En China, se realizó un experimento
de campo de 4 años para estudiar los efectos de la enmienda de biochar en las emisiones de GEI
[95]. La enmienda del biochar derivado de la paja redujo las emisiones totales anuales de CH4
en un 20–51% en cuatro años. Los resultados indicaron que la enmienda de biochar a 24 t ha −
1 podría ser una medida eficaz y económica para mitigar las emisiones de GEI. Resultados
similares fueron obtenidos por Proyuth et al. [96] y Chen et al. [97]. Sin embargo, también se
han informado aumentos en las emisiones de CH4 después de la adición de biochar [98,99].
Mohammadi y sus colaboradores calcularon los efectos del cambio climático de los residuos al
quemarse y convertirlos en biochars utilizando la Evaluación del ciclo de vida. El mayor
contribuyente a la huella de arroz en C fue las emisiones de CH4 en los dos sistemas. En
comparación con la quema a cielo abierto de residuos, la enmienda al biochar disminuyó la
huella C del arroz de verano y el arroz de primavera en un 14% y 26%, respectivamente. Y los
valores aumentarían a 38% y 49% después de ocho años de enmienda de biochar [100].
Otro estudio interesante fue publicado por Thomazini et al., Quienes mejoraron la
previsibilidad para el mismo biochar sobre el impacto de GEI [101]. Estudiaron el impacto del
biochar de madera dura para revelar las variables de conducción que afectan las emisiones de
CO2, N2O y CH4 en diez suelos diferentes en los Estados Unidos. Biochar impactó
prominentemente la emisión de N2O (P = 0.03) y CO2 (P = 0.04) en todos los suelos analizados,
sin embargo, no se encontraron diferencias en las tasas de producción/ oxidación de CH4 (P =
0.90).
Los cambios provocados por el biochar estaban fuertemente relacionados con las emisiones de
GEI originales en los suelos de control, lo que indica una correspondencia general entre los
diferentes suelos y el mismo biochar. No hay un cambio obvio en la tasa de mineralización de
CO2, sin tener en cuenta el efecto del CO2 liberado del biochar (24 μg C gBC−1 d−1). Estas
evidencias revelaron que el aumento de las emisiones de CO2 se atribuyó individualmente a la
liberación de CO2 abiótico de biochar. La supresión promedio de la producción de N2O fue del
63% en todos los suelos modificados con biochar, lo que también se relacionó con la producción
inicial de N2O. Este biochar tiene impactos predecibles en las emisiones de GEI a pesar de las
diferencias de los tipos de suelo.
3. Biochar para el manejo de contaminantes.
El biochar es un material carbonoso versátil y se usa ampliamente en el manejo de
contaminantes [28,102]. La eficacia del biochar en el manejo de contaminantes depende de su
gran área de superficie específica, grupos funcionales de superficie y distribución de tamaño de
poro [103,104]. Las publicaciones científicas revisadas por pares disponibles se centran en gran
medida en la eliminación por adsorción de contaminantes. Sin embargo, la efectividad de los
biochars en el manejo de diferentes contaminantes orgánicos/inorgánicos requiere mayor
investigación porque el sistema suelo-agua es altamente complejo. En esta sección, se revisan
los últimos descubrimientos científicos sobre la eficiencia y el mecanismo de la adsorción y
degradación de contaminantes por los biochars en el agua y el suelo. Como se resumió y
discutió en nuestro trabajo anterior, los parámetros clave (por ejemplo, tipo de materia prima,
temperatura de pirólisis y tiempo de residencia) afectan las características fisicoquímicas de los
biochars e influyen en la eficiencia y los mecanismos de eliminación de contaminantes [28]. En
comparación con el carbón activado, el área de superficie del biochar no es alta, lo que limita su
aplicación como absorbentes para la eliminación de contaminantes. Esto está compensado por
sus grandes cantidades de grupos funcionales de superficie [105, 106]. Estas características
multifuncionales hacen del biochar un atractivo adsorbente ambiental para contaminantes
inorgánico y orgánico en el agua y el suelo. Mientras tanto, publicaciones recientes indican que
el biochar puede mediar ciertas reacciones en condiciones ambientales [107]. Por lo tanto, esta
sección analiza la eliminación por adsorción y la eliminación reactiva de contaminantes por
medio de biochar y sugiere vías para futuras investigaciones.
3.1. Biochar para la eliminación por adsorción de contaminantes inorgánicos
Los contaminantes inorgánicos, particularmente los metales pesados [108-111], el nitrógeno (N)
y el fósforo (P) [112,113], son la necesidad más urgente de gobernanza. De acuerdo con nuestra
revisión anterior, casi el 46% de las publicaciones son sobre la capacidad de eliminación de
biochar para iones de metales pesados, 13% para N y P, y 39% para contaminantes orgánicos
[28]. Los metales pesados provienen principalmente de fuentes antropogénicas (por ejemplo,
fundición, minería, acabado de metales, gasolina con plomo, fabricación de baterías, etc.) y
representan amenazas graves para la salud, incluso en cantidades mínimas [114]. Los metales
pesados son venenos no biodegradables y acumulativos [115,116]. Aparecen entre los
principales contaminantes en la sociedad industrial. Se han investigado estudios de sorción con
iones Pb, Hg, Cr, Cd, Cu, Al y Fe. El carbón activado se ha aplicado deliberadamente para la
remediación in situ de suelos y aguas contaminados con metales, pero su eficiencia de absorción
no fue satisfactoria. Además, en el tratamiento de aguas residuales, existen problemas de
regeneración y problemas de alto gasto. Biochar derivado de biomasa sólida puede ser una
solución alternativa.
3.1.1. Eliminación por adsorción de metales pesados
En los últimos años, se han publicado publicaciones sobre la eliminación de metales con biochar
para dilucidar las capacidades de absorción y los mecanismos de absorción. La Tabla 1 resume
las investigaciones recientes sobre aplicaciones de biochar para la eliminación de metales en el
agua y el suelo. Dong et al. Estudió los mecanismos de eliminación de Hg mediante biochars
obtenidos de pimientos brasileños a 300, 450 y 600 °C [117]. En biochars de baja temperatura
(300 y 450 °C), el Hg se adsorbió de forma irreversible por complejación con grupos hidroxilo
carboxílico y fenólico (el análisis XPS reveló que el 77–69% y el 23–31% de Hg se adsorbió
asociado con el hidroxilo fenólico y los grupos carboxílicos). Para el biochar obtenido a 600 °C,
el Hg se adsorbió con un dominio similar al grafito en una estructura aromática. Se ha evaluado
otra enmienda in situ de los biochars y los carbones activados para el mercurio y el metil-
mercurio (producidos a partir de mercurio inorgánico y siempre presente en algún nivel en los
sedimentos contaminados con mercurio) [118]. Los resultados revelaron que los carbones
activados por vapor eran más eficientes que los biochares en la sorción de mercurio y se
tradujeron en una reducción de mercurio de porewater modelada de 31 a 73% para sedimentos
con valores de Kd nativos altos y de 94 a 98% con valores de Kd nativos bajos para mercurio.
Para la sorción de metil-mercurio, los biochars fueron tan efectivos como los carbones activados
por vapor. Cui y colaboradores estudiaron la eliminación de cadmio mediante biochars
producidos a diferentes temperaturas y sus contribuciones cuantitativas [119]. La capacidad
máxima de sorción del biochar preparado a 500°C fue de 188.8 mg g-1. Con el aumento de la
temperatura de pirólisis, la contribución del intercambio de iones metálicos y la complejación
de la superficie disminuyó de 43.3% y 24.5% a 4.7% y 0.7%, respectivamente. La contribución
de la interacción Cd2+ -π y la precipitación aumentó significativamente de 2.5% y 29.7% a 5.1%
y 89.5%, respectivamente. Beesley y Marmiroli investigaron la capacidad de los biochars para
inmovilizar y retener cadmio, zinc y arsénico de un suelo derivado de sedimentos contaminado
con múltiples elementos [120]. La absorción en la superficie de zinc y cadmio sobre biochars
reduce las concentraciones en lixiviados de un suelo contaminado 45 y 300 veces,
respectivamente. En cuanto a Cr6+, biochar actuó como donador de electrones y lanzadera de
electrones para la transformación de reducción de Cr6+ durante el progreso de la sorción. –C–O
y –C=O Los grupos de biochar fueron los donantes de electrones dominados para la reducción
de Cr6+, mientras que los radicales de tipo semi-quinona fueron la lanzadera de electrones para
mejorar la reducción de Cr6+ por el lactato [121].
En cuanto al biochar derivado del estiércol (biochar alto en minerales) y el biochar derivado a
la lignocelulosa (biochar bajo en minerales), tuvieron diferentes impactos en la adsorción de
cadmio en el suelo. La capacidad máxima de adsorción de los biochars derivados de estiércol
porcino fue 10 a 15 veces mayor que la de los biochars derivados de paja de trigo por la alta
polaridad y el contenido de ceniza de los biochars derivados de estiércol porcino [122]. Inyang
et al. Estudiaron la eliminación de Cd2+, Ni2+, Cu2+ y Pb2+ mediante biochars derivados de
biomasa anaeróbicamente digerida [123]. Jiang y sus colegas investigaron la absorción de Pb2+
en suelos de carga variable modificados con biochar de arroz y paja [124]. La movilidad /
inmovilidad de Cu2+ se ve muy afectada por el contenido de C orgánico del biochar.
Normalmente, los biochares obtenidos a 500 °C o más tienen un mayor nivel de
El contenido de C orgánico disuelto facilita la generación de complejos de Cu soluble con C
orgánico [125] disuelto. Además, un alto nivel de C orgánico disuelto bloquearía la estructura
porosa de los biochars, disminuyendo la capacidad de sorción. Se evaluó la sorción competitiva
de metales pesados mono y multi-metal por biochar derivado de la paja de sésamo [126]. Los
resultados indicaron que las capacidades máximas de sorción (mg g − 1) de los iones metálicos
por el biochar de paja de sésamo estaban en el orden: Zn (34) <Cu (55) <Cr (65) <C (86) <Pb (1
0 2) en las isotermas de la sorción mono-metal, y Cd (5) <Zn (7) <Cr (21) <Cu (40) <Pb (88) en
las isotermas de la sorción multi-metal. Otro fenómeno interesante fue que el Cd fue fácilmente
intercambiado por otros metales en la sorción de múltiples metales.
3.1.2. Eliminación por adsorción de compuestos de fósforo y nitrógeno.
Si los biochars se utilizan como enmiendas del suelo, es necesario investigar la
biodisponibilidad de los nutrientes, especialmente N y P [132]. Son nutrientes esenciales para
las plantas y potenciales contaminantes del agua. El conocimiento de los mecanismos de
retención y liberación de N y P es necesario cuando los biochars se aplican como enmiendas.
Comparado con N, P es relativamente menos disponible en el suelo. Chintala et al. Estudió la
absorción de P y la disponibilidad de biochar derivado de residuos de madera de pino de
conmutación, pasto de maíz y pino ponderosa [133]. El biochar derivado del rastro de maíz
mostró la sorción de P más notable (79% de la concentración de P inicial), seguido por el biochar
derivado de pasto (76%). La capacidad de absorción de P del biochar derivado de la madera de
pino ponderosa fue de ca. 31%. Las enmiendas de biochar al suelo ácido (4%) aumentaron la
concentración de equilibrio de la solución de P y aumentaron la disponibilidad de biochars
derivados de Cornstover y derivados de pasto (biochars alcalinos) mejoraron la absorción de P
y redujeron la P absorbida disponible en suelo calcáreo. Xu y colaboradores llevaron a cabo una
investigación similar [134]. Estudiaron los mecanismos subyacentes a los cambios de sorción de
P. A través del fraccionamiento de P inorgánico, se encontró que la enmienda del biochar
mejoró en gran medida el P acotado por el Ca y aumentó ligeramente la P retenida por Al. La
enmienda del biochar redujo la P acotado por el Fe. Los resultados revelaron que la mejora de
la absorción de P con la enmienda del biochar fue causada por la sorción de P inducida por Ca
o la precipitación y menos atribuida por los óxidos de Al y Fe. Se investigaron los efectos del
biochar sobre la estabilidad de los agregados del suelo arcilloso y la absorción de P [135]. Un
arenoso y dos suelos arcillosos fueron enmendados con biochar. Después de tres semanas de
incubación, la adición de biochar no aumentó la absorción de P en los suelos incubados. Pero
para los suelos arcillosos, la adición de biochar mejoró la estabilidad del agregado y los cambios
inducidos en las propiedades del suelo que son beneficiosos para el control de la erosión y, por
lo tanto, redujo la pérdida de partículas P del suelo. Estos efectos de la enmienda al biochar
dependían principalmente de la acidez del suelo, que es el factor importante para la enmienda
del suelo y la productividad del suelo. Y los mecanismos propuestos también incluyen la
alteración de la densidad aparente, la retención de agua en el suelo, el agua disponible para las
plantas y la eficiencia del uso de nutrientes [136]. Schneider y Haderlein [137] apoyaron estos
hallazgos, Manolikaki et al. [138], Dari et al. [139], y Wei et al. [140]. En general, el biochar puede
ser considerado como el mediador en la remediación del suelo. Se encuentra que la enmienda
de biochar ha alterado la disponibilidad de P al cambiar la capacidad de absorción y desorción
de P de los suelos, y estos efectos de biochar dependen principalmente de la acidez del suelo.
Además, debido a las diferentes propiedades del suelo y las características del biochar, el
biochar como fuente o sumidero de P en la enmienda del suelo depende de las circunstancias.
Es probable que surjan ventajas de la enmienda al biochar cuando se identifique una
concentración mayor o menor de nutriente del suelo.
Las publicaciones describieron la capacidad del biochar para retener el amonio N (NH4-N) y el
nitrato-nitrógeno (NO3-N), lo que disminuyó las pérdidas de N a través de la lixiviación del
suelo [136, 141, 142]. Sorrenti y colaboradores [136] realizaron una serie de experimentos para
estudiar el potencial del biochar de madera dura como fuente o sumidero de amonio-N (NH4-
N), nitrato-nitrógeno (NO3-N), potasio (K), fósforo. (P), y magnesio (Mg) en solución. Los
resultados indicaron que las concentraciones de NH4-N, P, K y Mg en solución aumentaron y
se correlacionaron positivamente con las tasas de biochar. Sin embargo, fue ineficaz en la
eliminación de NH4-N, P, K y Mg de las soluciones enriquecidas, mientras que el 52% del NH4N
inicial se eliminó a una tasa de 40 g de biochar L-1. En un huerto de nectarina comercial de suelo
franco arenoso (Valle del Po italiano), la enmienda de biochar de 5, 15 y 30 t ha-1 fue eficiente
para reducir el NH4-N lixiviado en la capa superior del suelo (0,25 m) durante 13 meses. Sin
embargo, independientemente de la tasa, la enmienda de biochar no afectó el pH del suelo, la
humedad del suelo y la disponibilidad de suelo N. Y concluyeron que, en condiciones no
limitativas, los beneficios de la enmienda de biochar están ocultos o son insignificantes en el
huerto comercial de nectarina. Zheng y colaboradores [143] estudiaron la pérdida, retención y
biodisponibilidad de N en suelos enmarcados con biochar fertilizados con NO3-N y NH4-N
mediante pruebas de olla y lixiviación. Fan et al. Informó que el biochar de bambú podría
adsorber efectivamente el ión amonio en soluciones acuosas diluidas. La precipitación y la
complejación de la superficie fueron los principales mecanismos de adsorción [144]. Sus
resultados revelaron que la mitigación de la lixiviación de N en el suelo con enmienda de
biochar se atribuyó a la mejora de la capacidad de retención de agua del suelo y la absorción
del NH4+.
La discusión anterior indicó la capacidad del biochar para retener el amoníaco. Y el amoníaco
adsorbido en biochar está biodisponible, como lo demuestra Taghizadeh-Toosi et al. [145].
Utilizaron isótopos de nitrógeno para presentar que el amoniaco-N adsorbido en biochar era
estable en el aire ambiente, pero se biodisponía fácilmente cuando se añadía en el suelo. Otra
observación de Spokas et al. Se agregó credibilidad a la utilización de biochar como portador
de nitrógeno [146].
Tabla 1. Biochares para la remediación de metales, suelos y aguas contaminados.

Fig. 4. Los mecanismos propuestos del biochar para la remediación de contaminantes


inorgánicos.
3.1.3. Los mecanismos del biochar para la eliminación por adsorción de contaminantes
inorgánicos.
Para un mejor entendimiento de los comportamientos de eliminación de contaminantes
inorgánicos por biochares derivados de biomasa de lignocelulosa, el estudio de los mecanismos
involucrados en el comportamiento de sorción es muy necesario.
Los comportamientos de sorción de los biochars para diversos contaminantes son diferentes y
los mecanismos de sorción también dependen de las diversas propiedades de los biochars. Los
mecanismos propuestos para la absorción de contaminantes inorgánicos en biochars,
especialmente metales, N y P, se resumen en la Fig. 4.
Los grupos funcionales de superficie, especialmente los grupos funcionales hidroxilo, carboxilo
y fenólico que contienen O, tienen una fuerte capacidad de absorción con contaminantes
inorgánicos, v.g. Complejación de la superficie, intercambio iónico y atracción electrostática.
Como se mencionó anteriormente (Tabla 1), los iones Hg, Pb, Cr, Cd, Cu y Al ser adsorben a
través de interacciones con grupos funcionales de superficie. Y estos efectos pueden ser
confirmados por los cambios de los grupos de superficie antes y después de las clasificaciones
[147]. La estructura porosa y el área de superficie del biochar también afectan la absorción de
contaminantes inorgánicos. Sin embargo, estas propiedades del biochar parecen tener menos
influencia en la absorción de metales que los grupos funcionales de superficie que contienen O
[117, 148,149]. Además, los componentes minerales de los biochars también desempeñan un
papel crucial en el proceso de sorción [122,150]. CO32– y PO43- originados de la materia prima
sirven como sitios de sorción adicionales, lo que contribuye a una alta capacidad de sorción
para los metales. En cuanto al NH4+, el proceso de sorción fue controlado por la capacidad de
intercambio catiónico del biochar y la sorción NH4+ se correlacionó positivamente con la
capacidad de intercambio catiónico pero negativamente con el área de superficie del biochar
[151]. En comparación con la sorción de NH4+ por los biochars, el NO3– y la capacidad de sorción
de fosfato son relativamente más bajos. El NO3- y los mecanismos de absorción de fosfato
incluyen principalmente la partición y el intercambio de aniones, y la capacidad de absorción
del biochar se ve afectada por la capacidad de retención de agua del suelo y su área de
superficie. [133].
Tablas 2 Biochars para el tratamiento de contaminantes orgánicas en suelo y agua.

3.2. Biochar para la eliminación por adsorción de contaminantes orgánicos.


El biochar se ha aplicado a la remediación de contaminantes orgánicos [152-154]. Los
contaminantes orgánicos típicos que se encuentran en aguas y suelos incluyen tintes [155–158],
pesticidas [159,160], antibióticos [161–165], herbicidas [166–168], endocrinos ambientales (por
ejemplo, hidrocarburos aromáticos policíclicos [169], bifenilos policlorados [170] , ésteres de
ácido ftálico [171], etc.) y otros [172-175]. Gran parte de la investigación se centró en la
remediación de contaminantes orgánicos en solución acuosa, mientras que algunos estudios se
aplicaron a los suelos (Tabla 2).
3.2.1. Eliminación por adsorción de contaminantes orgánicos.
La industria del teñido textil produce grandes cantidades de aguas residuales en el proceso de
teñido y acabado. Sun et al. Preparó residuos de digestión anaeróbica, eucalipto y biochars de
corteza de palma para la sorción de azul de metileno (MB) [176]. Los resultados fueron
ajustados por el modelo de isoterma de Langmuir, con una capacidad máxima de absorción de
monocapa de 9.5 mg g-1 para el biochar de residuos de digestión anaeróbica. Las tecnologías
innovadoras que incorporan nano-materiales diseñados en biochar mejorarían las funciones de
biochar para el tratamiento de aguas residuales. Los biochares híbridos recubiertos con
nanotubos de carbono de paredes múltiples se han utilizado para el tratamiento de MB. Los
resultados revelaron que la atracción electrostática era el principal mecanismo de sorción para
MB y la difusión controlaba su velocidad [177].
Jin y sus colaboradores estudiaron las propiedades de la paja de trigo, la paja de arroz y el
estiércol de estiércol modificado con biochar y la eliminación de isoproturón, atrazina e
imidacloprid. El aumento de la capacidad de sorción se debió al aumento de la superficie y al
contenido de carbono orgánico, así como a la disminución de la hidrofobicidad. Sin embargo,
la capacidad de absorción de los suelos modificados con biochar excedería o estaría por debajo
de los valores previstos sin suponer un efecto cruzado entre biochar y suelo [178].
Pignatello y Xiao investigaron las interacciones de los herbicidas de triazina con biochar. Los
resultados revelaron que la diferencia en los efectos polares fue causada por las interacciones
donador-aceptor de electrones π – π en la superficie poliaromática. Y encontraron que la
mesoporosidad era crítica, que la tasa de sorción se veía afectada por el tamaño y la carga del
soluto molecular, que la masa estérica suprimía la adsorción de equilibrio y que las fuerzas π –
π donador-aceptor de electrones jugaban un papel importante en las interacciones polares de
triazina con biochar [179]. Los efectos de la adición de biochar en la absorción y desorción de
herbicidas y metabolitos de herbicidas (por ejemplo, isoproturón, bentazona, piraclostrobina,
aminociclopiraclor, etc.) en suelos han sido evaluados por Cabrera et al. [180], Dechene et al.
[181], y Eibisch et al. [182]. Los antibióticos son un tipo de medicamento antimicrobiano
utilizado para el tratamiento y la prevención de infecciones bacterianas. La sulfametazina es un
medicamento veterinario de uso muy frecuente y su concentración es de hasta 900 mg kg-1 en
el estiércol.
Pignatello y su equipo estudiaron la absorción de sulfametazina en un suelo modificado con
biochar y la especiación de la sulfametazina ionizable en biochar [183]. Los resultados revelaron
que solo los biochars carbonosos altamente superficiales podrían ser útiles para la estabilización
de contaminantes del suelo como la sulfametazina y el envejecimiento pueden debilitar la
efectividad del biochar nativo para adsorber dichos contaminantes en suelos y/o sedimentos.
Nuestro equipo combinó biochar con nanotecnología emergente para sintetizar nano
compuestos híbridos carbonosos y estudió su capacidad de absorción de sulfametazina en
solución acuosa. Los principales mecanismos de absorción para la sulfametazina incluyen la
partición, los enlaces de hidrógeno y la interacción π-π. También estudiamos las influencias del
envejecimiento severo en la absorción de sulfametazina en presencia de envejecimiento en el
suelo y / o biológico y químico [103]. Jia et al. Estudió las influencias del pH y los metales en la
absorción de oxitetraciclina por biochar de paja de maíz [184]. La complejación de la superficie
a través de la interacción π – π y el puente metálico fueron los mecanismos de sorción
dominantes y el intercambio de cationes también desempeñó un papel en la sorción. Se ha
estudiado la absorción de antibióticos como tetraciclina [185], levofloxacina [186],
fluoroquinolona [187], sulfametoxazol [188] y sulfametazina [189].
Hale et al. Estudió la absorción de pireno, el mejor hidrocarburo aromático policíclico para la
predicción de la concentración total y libremente disuelta de otros hidrocarburos aromáticos
policíclicos, a carbón activado y biochar [169]. Además, investigaron los efectos del
envejecimiento biológico, físico y químico, así como la adición de suelo en la absorción de
pireno. La absorción de pireno en biochar fue menos afectada por el suelo. El carbón biológico
y el carbón activado mantuvieron una alta capacidad de absorción tanto en presencia del suelo
como durante el proceso de envejecimiento. Sun y colaboradores [190] investigaron la
influencia del desencadenamiento en la estructura del biochar y su comportamiento de sorción
del fenantreno. En cuanto a los bifenilos policlorados, la remediación in situ utilizando biochar
y carbón activado se ha llevado a cabo [191]. Encontraron que las concentraciones de bifenilos
policlorados en el tejido de la raíz de Cucurbita pepo se redujeron en un 72%, 64% y 74%, con
la adición del 2,8% de biochar de Burt, biochar de hoja azul y carbón activado, respectivamente.
Beless et al. Compararon la eficacia de biochar, carbón activado, nanotubos de carbono, grafeno
y óxido de grafema para la sorción de once congéneres de bifenilo policlorados en solución
acuosa [170]. El cálculo de los coeficientes de distribución de agua sorbente (Ks) reveló que el
carbón activado era superior al óxido de grafema, grafema, nanotubos de carbono y biochar
para la sorción de bifenilos policlorados en un promedio de 1.1, 1.1, 1.3 y 2.5 órdenes de
magnitud, respectivamente. Se llevó a cabo una prueba en maceta para estudiar los efectos del
biochar de paja y el biochar de bambú sobre la biodisponibilidad del di- (2-etilhexil) ftalato
(DEHP) en dos suelos. Los resultados revelaron que la enmienda al biochar redujo la
concentración de DEHP en brotes cultivados en el suelo con bajo contenido de carbono
orgánico, pero no hubo un efecto significativo en el suelo con alto contenido de carbono
orgánico.
3.2.2. Los mecanismos del biochar para la eliminación por adsorción de contaminantes
orgánicos.
Los mecanismos de adsorción de los biochars para contaminantes orgánicos incluyen el relleno
de poros, la interacción electrostática, los enlaces de hidrógeno, el efecto hidrofóbico y las
interacciones π – π electrón-donante-aceptor (Fig. 5).
Los diversos mecanismos dependen de las diversas propiedades de los biochares, los tipos de
contaminantes orgánicos y las propiedades fisicoquímicas del medio modificado. La superficie
del biochar es heterogénea, incluidas las fracciones no carbonizadas y carbonizadas, y los
mecanismos de sorción de las fracciones no carbonizadas y carbonizadas del biochar son
diferentes. La absorción de contaminantes orgánicos se debe a la partición en la fase no
carbonizada y la adsorción en la fracción carbonizada [103]. Zhang et al. Estudiaron el
mecanismo de la sorción de sulfametazina en material carbonoso a base de biochar [103]. Se
propusieron los mecanismos principales, incluida la partición causada por las fuerzas de Van
der Waals y la adsorción causada por el enlace de hidrógeno y las interacciones π – π. La
porosidad del biochar lo convierte en un excelente absorbente a través del relleno de poros. La
absorción de compuestos orgánicos en biochars está relacionada con las propiedades de la
superficie y la capacidad de absorción es directamente proporcional al área de superficie del
microporo [192]. Este mecanismo de adsorción también fue informado por Teixido et al. [161]
y Gao et al. [193] que estudiaron la absorción de sulfametazina y ésteres de ácido ftálico. Los
resultados de varios experimentos revelaron que la atracción electrostática era un mecanismo
importante para la absorción de contaminantes orgánicos con otro mecanismo de absorción
contribuido [177,194]. Además, varios otros mecanismos, incluidos el efecto hidrofóbico, las
interacciones π – π y los enlaces de hidrógeno son los mecanismos de sorción implicados [185].

Fig. 5. Los mecanismos propuestos de biochar para la remediación de contaminantes orgánicos.


3.3. Biochar para la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos.
Reciente reconocimiento del biochar como medio versátil para la degradación de contaminantes
orgánicos. El biochar, como otras materias carbonosas pirogénicas, es capaz de promover la
transferencia de electrones, mediar algunas reacciones determinadas y generar especies
reactivas de oxígeno (ROS). El biochar para la eliminación mediada o catalizada de
contaminantes orgánicos y los mecanismos subyacentes aún necesitan investigación adicional.
El objetivo de esta sección es resumir los hallazgos de la investigación existente y sugerir las
necesidades de la investigación.
3.3.1. Eliminación reactiva de contaminantes orgánicos.
Estudios anteriores consideraban al biochar como un adsorbente versátil y rentable. Los últimos
estudios demuestran que el biochar puede promover la conducción de electrones de largo
alcance entre moléculas y moléculas/microbios, y facilitar las reacciones redox locales y las
reacciones de hidrólisis [107]. Investigaciones recientes han demostrado que el biochar puede
activar el H2O2 para producir · OH, que se utiliza con frecuencia para el tratamiento de
contaminantes ambientales. Biochar contiene radicales libres persistentes (PFR, por sus siglas
en inglés), típicamente ∼1018 espines/gramo desapareados. Y los PFR son el principal
contribuyente a la generación de · OH. La transferencia de un solo electrón de PFR a H2O2 ha
sido propuesta como el mecanismo de activación de H2O2 por biochar [197]. Yang et al.
Estudiaron la degradación de p-nitrofenol mediada por biochars [198]. Los resultados revelaron
que · OH podría atacar el p-nitrofenol, y el contacto del pNitrofenol con los PFR podría ser una
contribución importante a la degradación. Huang et al. Informó el importante papel de los tipos
de biomasa y sus composiciones en la formación de PFR en biochar. Se encontró que las
cantidades de PFR en biochar disminuyeron considerablemente con la disminución de los
compuestos fenólicos iniciales y los metales existentes en la biomasa, y el efecto de los
contenidos de metales sobre la formación de PFR fue mucho mayor que el de los contenidos de
compuestos fenólicos [199]. Resultados similares fueron reportados por Yang et al. [200]. El
radical hidroxilo generado por la combinación de biochar y H2O2 puede degradar los
contaminantes orgánicos. Los ejemplos informados incluyen p-nitrofenol [200], dietil ftalato
[201], sulfametazina [104], 1, 3-dicloropropeno [202], 2-clorobifenilo [197], bifenilos policlorados
[197] y alaclor [203].
Además, el biochar puede transferir un electrón al ion peroxymonosulfate (HOOSO3−),
formando un radical sulfato (SO4.-), que también es un oxidante eficiente para la degradación
de contaminantes orgánicos. Comparado con · OH (1.9–2.7 V), SO4.- tiene un potencial redox
más alto (2.5–3.1 V) y estabilidad [204]. El biochar es un activador económico, eficiente y
respetuoso con el medio ambiente, cuando se utiliza para activar el persulfato para degradar
los contaminantes orgánicos. Fang et al. Encontraron que el biochar podría activar el persulfato
para producir SO4.-, y se evaluó la capacidad catalítica del biochar para la degradación de los
bifenilos policlorados [205].
El tipo y la concentración de PFR determinaron la activación de persulfato por biochar y los
resultados indicaron que los aniones radicales superóxido representan casi un tercio de la
generación de SO4.- También se informó de otro mecanismo de eliminación. Se estudió el
persulfato activado por biochar de paja de arroz para la degradación de la anilina [206]. Los
resultados revelaron que las especies reactivas predominantes responsables de la degradación
de la anilina podrían ser agujeros en lugar de · OH y SO4.-. Se aplicaron biochar combinado con
Fe3O4 [207], MgFe2O4 [208] y hierro a nano-escala cero valencia [209] para activar el persulfato
para la eliminación de contaminantes orgánicos. Recientemente, se ha informado sobre el
potencial foto-catalítico del biochar, incluidos el pirochar y el hidrochar. Fang et al. Estudiaron
la foto-generación de especies reactivas de oxígeno generadas a partir de suspensión de biochar
[210]. Se encontró que el ftalato de dietilo se degradó y se mineralizó en suspensión de biochar
bajo UV y luces solares simuladas. La matriz de biochar contribuyó con 63,6% –74,6% de · OH
y 10% –44,7% de formación de 1O2, y la materia orgánica disuelta derivada de biochar
representó 3,7% –12,5% de · OH y 46,7% 86,3% de formación de 1O2. Zhang y su grupo
investigaron la fotoquímica del hidrocarburo [211]. En comparación con el pirocaro derivado
de la misma materia prima, el hidrocarburo fue capaz de producir mucho más H2O2 y · OH en
la irradiación a la luz del día, lo que aumentó la tasa de degradación de la sulfadimidina 6 veces
más que la encontrada sin luz. Una serie de pruebas de caracterización indicaron que la mayor
generación de ROS de hidrocarburo con irradiación a la luz del día contribuyó con los
abundantes grupos funcionales fotoactivos oxigenados. Comparado con los catalizadores
metálicos tradicionales, el carbón activado y los nano-materiales de carbono, el biochar es
sostenible y versátil. Es de gran importancia explorar completamente la reactividad del biochar.
Además, el compuesto a base de biochar se ha fabricado como catalizador en la reacción de foto
Fenton y se obtuvo un 93% de 40 mg de eliminación de tetraciclina L-1 en 2 h en un pH casi
neutro [212].
Otro fenómeno interesante ha sido reportado. El biochar puede actuar como transbordador de
electrones entre los contaminantes y los microorganismos del suelo para mejorar la degradación
microbiana [213]. Se han reportado cambios en la sorción de atrazina [214], pentaclorofenol
[215], tiacloprid [216] e hidrocarburos del petróleo [217] y transformación microbiana en suelos
enmarcados con biochar. Los biochares producidos a diferentes temperaturas de pirólisis tienen
diferentes efectos en la remediación microbiana mediada por biochar. Las enmiendas con
biochar producidas a 300 °C promovieron la biodegradación del tiacloprid al aumentar la
abundancia de microbios y la actividad de nitrilo hidratasa. Sin embargo, el biochar producido
a 500 y 700 °C inhibió la biodegradación al disminuir la disponibilidad de tiacloprid y al
cambiar la actividad del nitrilo hidratasa [216]. Kong et al. Encontró que la enmienda al biochar
podría acelerar la biodegradación del hidrocarburo aromático policíclico (HAP), lo que podría
atribuirse al beneficio del biochar que hace del suelo modificado un mejor hábitat para los
microorganismos del suelo [218]. El uso combinado de biochar y compost para reducir los HAP
se ha investigado sistemáticamente. Los coeficientes de sorción para contaminantes orgánicos
que incluyen fenantreno, fluoreno, carbazol, dibenzofurano, dibenzotiofeno y pireno en suelos
aumentaron diez veces con 10% de adición de compost y cien veces con la adición de 5% de
biochar. El aumento de la tasa de degradación de PAH se debió probablemente a la
introducción de microorganismos exógenos [219]. Una investigación estudió los efectos
combinados de los exudados de la raíz y el biochar sobre la degradación de los HAP y las
estructuras de la comunidad microbiana en el suelo modificado. Los resultados indicaron que
se ha producido un efecto sinérgico de biochar y ácido oxálico en los cambios en las estructuras
de la comunidad microbiana y en la degradación de los HAP, especialmente en los HAP de
anillo alto [220]. Los suelos y los biochares modificados son sistemas complejos, y es esencial
investigar las funciones clave del biochar en la actividad microbiana y los múltiples factores
que afectan.
3.3.2. Los mecanismos del biochar para la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos.
Biochar contiene radicales estabilizados por resonancia (semiquinonas, fenoxilos y
ciclopentadienilos), y también se conoce como PFR, que se pueden formar a través de la
descomposición térmica de catecoles, fenoles, hidroquinonas, etc., en presencia de óxidos
metálicos [221]. Los tipos y concentraciones de PFR se pueden detectar mediante resonancia
paramagnética electrónica (EPR). Y el factor de división espectral de EPR (factores g) se puede
utilizar para identificar los tipos de EPR. Normalmente, los factores g de los radicales libres
persistentes centrados en el carbono son menores que 2.0030, mientras que los factores de los
radicales libres persistentes centrados en el oxígeno son más de 2.0040. Los factores g de los
radicales libres persistentes centrados en el carbono conectados con un átomo de oxígeno
adyacente están generalmente en el rango de 2.0030–2.0040 [222]. Los PFR se forman a través
de la quimisorción de adsorbatos moleculares aromáticos sustituidos en el centro de cationes
metálicos. Por ejemplo, a temperaturas de 150 a 400 ° C, los PFR formados en la superficie de
Fe2O3/SiO2 eran radicales de tipo fenoxilo con factores g de 2.0024–2.0040 y segundos radicales
de tipo semiquinona con factores g de 2.0050–2.0065 [223]. Por lo tanto, los factores g se pueden
usar para determinar si los PFR son radicales libres centrados en el oxígeno o en el carbono.
La formación de PFR se produjo cuando los biochars frescos se enfrían y se exponen al aire. Los
enlaces colgantes centrados en C se combinarán con dioxígeno, no disociativamente o
disociativamente, produciendo tanto productos de saturación de valencia como radicales [107].
Muchos radicales pueden persistir durante días o más debido a la extensa deslocalización π o
su inaccesibilidad en la matriz. El tema central del biochar para la eliminación reactiva de
contaminantes orgánicos es PFR. Por lo tanto, la manipulación de PFR para el propósito
deseado es significativa. Se informaron los efectos de los metales (Cu2+, Fe2+, Ni2+ y Zn2+) y los
compuestos fenólicos cargados en la biomasa sobre la formación de PFR en biochar [205]. Los
resultados indicaron que los metales y los compuestos fenólicos podrían aumentar las
concentraciones de PFR y cambiar los tipos de PFR. Normalmente, la concentración de PFR en
los biochars es ∼1018–1019 spins / g [197,200]. Los feedsocks y la temperatura de pirólisis
también afectan la formación de PFR. El aumento de la temperatura de pirólisis podría
aumentar la intensidad de los PFR y disminuir la proporción de radicales libres centrados en el
carbono / oxigenados. Estos resultados revelaron que manipular la temperatura de pirólisis, la
cantidad de metales y compuestos fenólicos podría ser una forma eficiente de regular los PFR
y proporcionó evidencia para dilucidar el mecanismo de formación de los PFR. Los mecanismos
del biochar para la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos se muestran en la Fig. 6.
Hay dos mecanismos principales que contribuyen a la reactividad del biochar. Los PFR pueden
degradar los contaminantes orgánicos directamente. El contacto directo con PFR en biochar
tanto en agua como en suelo es un proceso común en la degradación de contaminantes
orgánicos [198]. Biochar también mostró una excelente reactividad o actividad catalítica para
activar oxidantes, incluyendo H2O2, persulfato, O3 y O2 a través de la transferencia electrónica
directa para generar ROS para la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos [224]. Yang
et al. Informaron que las ROS inducidas dieron como resultado aproximadamente el 20% de la
degradación del p-nitrofenol, y aproximadamente el 80% del p-nitrofenol reaccionó
directamente con los PFR [198]. Debido a la falta de apoyo de publicaciones, es difícil revisar la
reactividad y selectividad de los PFR en biochar. Además, investigaciones anteriores han
demostrado que los biochars también tienen capacidad de reducción de la función catalítica
[225].
Recientemente, otro fenómeno interesante es la reactividad mejorada del biochar bajo la
irradiación con luz diurna. Zhang y sus colegas informaron que comparando con el pirocaro
derivado de la misma materia prima, el hidrocarburo podría generar mucho más · OH y H 2O2
bajo la luz del día [211]. Los resultados indicaron que la mayor capacidad de generación de
especies de oxígeno reactivo del hidrocarburo se atribuyó a sus grupos funcionales fotoactivos
oxigenados en la superficie. Casi el mismo período, Fang et al. Encontraron que la suspensión
de biochar podría generar especies reactivas de oxígeno y degradar el ftalato de dietilo con luz
ultravioleta y luces solares simuladas [210]. · Se encontró que OH y 1O2 son los ROS dominantes,
que trabajaron para la degradación. Los PFR y la estructura similar a la quinona de la matriz de
carbono biochar fueron los principales factores que afectaron la formación de radicales
hidroxilo y oxígeno singlete bajo la luz. Las rutas detalladas de generación de ROS se muestran
en la Fig. 7. La materia orgánica disuelta del biochar contribuyó a la formación de · OH y 1O2
por transferencia de electrógenos fotogénicos. Las partes de biochar de tipo quinona podrían
formar estados de tripletes excitados bajo UV y también inducir la formación de 1O2. Además,
los rayos UV promovieron la formación de PFR de biochar, que podrían formar O2·-, lo que
generó aún más H2O2 · H2O2 se descompondría para formar ·OH a través de la reacción foto-
Fenton y la activación de PFR de biochar. La enmienda del biochar también cambia el pH del
suelo, la retención de agua, la materia orgánica disuelta y los niveles de nitrógeno y fósforo, lo
que influye aún más en las estructuras de la comunidad, la actividad microbiana y las
actividades enzimáticas del suelo. En última instancia, afecta la degradación microbiana de los
contaminantes del suelo [216]. Los posibles mecanismos de degradación microbiana mediada
por biochar incluyen dos aspectos. Por un lado, biochar contiene PFR que ayudan al biochar
como un lanzador de electrones para mejorar la transferencia de electrones entre los
microorganismos del suelo y los contaminantes, acelerando así la degradación de los
contaminantes orgánicos y la eliminación de metales pesados. Por otro lado, los biochars
proporcionan un microambiente vivo adecuado (nutritivos adecuados y libres de
depredadores) y previenen los cambios ambientales severos que incluyen el pH del suelo y las
propiedades físicas del suelo (capacidad de retención de agua y agregación) para asegurar el
crecimiento microbiano [226].

Fig. 6. Los mecanismos propuestos del biochar para la eliminación reactiva de contaminantes
orgánicos.

Fig. 7. Los mecanismos propuestos para la formación de ROS a partir de la suspensión de


biochar bajo luz [210]. Adaptado y reimpreso de la ref. [210]. Copyright 2017 Elsevier.
4. Aspectos negativos de la aplicación de biochar.
Cualquier estrategia para adoptar ampliamente la enmienda de biochar está limitada por la
falta de datos a gran escala sobre la calidad del suelo, la respuesta de los cultivos y el impacto
ambiental. Las influencias de la aplicación de biochar como una estrategia para la gestión
ambiental a menudo no son concluyentes o incluso contradictorias. La aplicación de biochar se
considera ampliamente como una estrategia potencial para el secuestro de carbono y la mejora
del rendimiento de los cultivos, la mitigación del cambio climático y la mejora de la calidad del
suelo. En 2014, Mukherjee y Lal [50] revisaron los aspectos negativos de la enmienda de biochar
sobre el rendimiento de los cultivos, la calidad del suelo y el riesgo financiero asociado.
Además, casi no hay revisión para compilar los aspectos negativos de la enmienda de biochar.
En esta sección, nos centramos en los posibles aspectos negativos de la aplicación de biochar en
la gestión ambiental.
4.1. Contaminación originada a partir de biochar.
El biochar como enmienda ha sido ampliamente reconocido, pero relativamente poca atención
se ha centrado en la contaminación originada por el biochar, especialmente los HAP y los
metales pesados. Las concentraciones de HAP coproducidos se informaron en el orden de 1 a
100 mg kg−1 por la suma de los 16 HAP definidos por la USEPA [227]. Además, el biochar
producido a partir de lodos de depuración y residuos de curtidos generalmente contenía
metales pesados en altos niveles (por ejemplo, Cu, Cr, Zn, etc.) [228]. Por lo tanto, los altos
niveles de enmienda de biochar deben tener esto en cuenta y necesitan una evaluación
adicional.
El tipo de materia prima y la temperatura de pirólisis afectan la composición y la concentración
de HAP que se forman en el proceso de pirólisis [229]. Las propiedades de los biochars
determinan su fuerte sorción de HAP y altos coeficientes de sorción. Se han informado
conceptos y métodos adecuados para evaluar los HAP extraíbles con solventes en biochar
[227,229–232]. Keiluweit et al. [229] cuantificó once HAP de tres a cinco anillos no sustituidos y
formas alquiladas de antraceno y fenantreno en madera y biochars de pasto producidos en un
rango de temperatura de 100 a 700 °C. Y encontraron que las concentraciones de HAP extraíbles
con solventes a 400 y 500 °C son mucho más altas que las obtenidas a temperaturas más bajas y
más altas. El HAP máximo extraíble para el pasto fue de 22 μg g−1 a 500 °C, que fue mucho más
alto que el de la madera (5.9 μg g−1). Mientras tanto, se ha informado de que los biochares
obtenidos a 700 °C o más podrían generar HAP altamente condensados [233]. Mayer y
colaboradores [230] llevaron a cabo investigaciones adicionales. Evaluaron las extracciones de
ciclodextrina, las extracciones de tenax, las extracciones de bioaccesibilidad por absorción, las
trampas de contaminantes y el muestreo de equilibrio para la determinación de HAP. Pero los
resultados revelaron que ninguno de los métodos era adecuado para la medición directa de las
fracciones fácilmente desorbentes de HAP en los biochars probados. La alta capacidad de
sorción del biochar puede limitar la lixiviación de los HAP de los suelos, pero depende de los
tipos de biochar y del catabolismo microbiano del suelo. Estudios previos informaron que los
contaminantes convencionales de los HAP metales pesados, furanos y dioxinas permanecieron
en niveles de concentración relativamente seguros debido a la capacidad de adsorción del
biochar. Sin embargo, el último estudio reveló que la aplicación de biochar a los suelos podría
resultar en riesgo de cáncer humano debido a la exposición de los HAP [234]. La escala de
campo y los estudios de invernadero evaluaron 35 biochars comerciales y de laboratorio, y los
HAP biodisponibles y totales en biochars se ubicaron en el rango de los límites de detección
inferiores a 2792 μg kg−1 y 638 a 12347 μg kg−1, respectivamente. La evaluación del riesgo para
la salud se llevó a cabo con el cociente de equivalencia tóxico de benzo [a] pireno y el riesgo
incremental de cáncer de por vida (ILCR) para investigar el riesgo de exposición para humanos
a través de la ingestión de vegetales contaminados con HAP. El valor de ILCR (por encima de
10−6) indica un riesgo para la salud humana. Por lo tanto, el biochar para aplicación a escala de
campo debe pretratarse para eliminar los HAP. Los PFR existen significativamente en
materiales carbonosos pirógenos, incluidos los biochars. Como se discutió en la sección de
biochar para la eliminación reactiva de contaminantes orgánicos, los PFR se pueden usar para
degradar contaminantes orgánicos. Sin embargo, los PFR se consideran una nueva clase de
contaminantes [235]. Los PFR son altamente estables y persistentes. Los efectos toxicológicos de
los PFR surgen de los subproductos moleculares y, lo que es más importante, de las especies
reactivas del oxígeno, que se generan a partir del ciclo catalítico de los PFR. Xing y su equipo
detectaron los PFR en los biochares y determinaron su capacidad para inhibir la germinación y
el crecimiento de las plántulas de arroz, trigo y maíz [236]. El fuerte · OH inducido por los PFR
inhibió significativamente la germinación y el crecimiento de las plantas analizadas. Pero la
inhibición de la germinación y el daño de la membrana plasmática no fueron evidentes para el
biochar con PFR bajo. Mientras tanto, las voces opuestas también se reportan a menudo.
Utilizando el organismo modelo Caenorhabditis elegans, Lieke et al. Expone una nueva
perspectiva de que los riesgos de los PFR de biochar desencadenan la neurotoxicidad en
Caenorhabditis elegans [237].
4.2. Alteración negativa a las propiedades del suelo.
La mejora de las propiedades fisicoquímicas del suelo según se revisó anteriormente mediante
la enmienda de biochar incluye el aumento de la superficie del suelo, la capacidad de retención
de agua, la capacidad de intercambio de cationes, la disponibilidad de nutrientes de las plantas
y la reducción de la acidez del suelo. Mientras tanto, también se observó una alteración negativa
de las propiedades del suelo. El pH del suelo es crítico para las propiedades del suelo. Se realizó
un metanálisis y los resultados revelaron que las mayores influencias positivas del biochar
probablemente se producen en suelos ácidos y neutros, lo que indica que el efecto dominado
por el encalado del biochar puede ser el mecanismo dominado [238]. Sin embargo, la enmienda
de biochar también puede tener una alteración indeseable de las propiedades del suelo. El tipo
de materia prima y la temperatura de pirólisis afectan la composición del biochar y también
afectan los valores de pH de los biochars. Como regla general, los biochars derivados de la
materia prima vegetal tienden a tener un pH más bajo que los biochars pirolizados a partir de
estiércol o biomasa animal [27, 239,240]. Los biochars alcalinos pueden limitar la disponibilidad
de nutrientes específicos del suelo y tener una influencia negativa en la capacidad de
intercambio catiónico del suelo. Lee et al. [241] encontraron que el pH influiría en la capacidad
de intercambio de cationes, con un rango de −10 a 30 cmol kg−1, con un aumento del pH de 5.0 Commented [lc2]: centimol
a 8.5. La capacidad de intercambio de cationes de biochar se relacionó con el aumento de la
relación O: C, que reveló el contenido de grupos funcionales que contienen oxígeno [242,243].
Los biochars de alta temperatura, que tienen grandes cantidades de anillos aromáticos
condensados y un menor contenido de cadenas abiertas o anillos disponibles para la oxidación,
pueden no aumentar la capacidad de intercambio catiónico de los suelos modificados en unos
pocos meses [244].
En cuanto a los cambios en las propiedades físicas del suelo (capacidad de retención de agua,
área de superficie, agregación) con la aplicación de biochar, también se informaron resultados
negativos [245,246]. Por ejemplo, Herath et al. [247] estudiaron la influencia del biochar en las
propiedades físicas de un andisol y un alfisol. Los resultados revelaron que hasta 11,3 Mg ha−1 Commented [lc3]: Biomasa (Mg ha -1) y co
de biochar derivado del rastro de maíz (350–550 °C) no aumentó la capacidad de agua de carbono (Mg C ha -1) en la porción aérea
fitomasa total en diferentes ecosistemas árid
disponible en los suelos enmendados, incluso después de la incubación durante casi 10 meses. semiáridos
Y fue causado por la obstrucción de los microporos por el mineral/ceniza. En general, el biochar
mejora la porosidad del suelo. Sin embargo, hay datos que demuestran lo contrario. En un suelo
limo degradado de Crosby (18 m2 g-1), la enmienda de biochar (214 m2 g-1) con una tasa de
aplicación de 7,5 Mg ha−1 no aumentó significativamente el área de superficie durante cuatro
meses [245]. Esto probablemente se atribuye a la obstrucción de los poros causada por la
estimulación de la actividad microbiana. Además, los biochars envejecidos usualmente tienen
un área de superficie más alta para varios tipos de interacción con los suelos [50]. El efecto del
biochar sobre la agregación del suelo se disputa [248]. Se ha observado un aumento en el tamaño
de los agregados del suelo como resultado de un aumento en el carbono orgánico del suelo
cuando se aplica biochar al suelo [249].
Y también se ha reportado la tendencia inversa [250,251]. Fungo et al. [252] estudiaron la
distribución del tamaño agregado en un Ultisol tropical modificado con biochar. Encontraron
que el biochar solo no afectó el diámetro del peso promedio, pero se aplicó con T. diversifolia o
con urea. El diámetro del peso promedio aumentó en 34 ± 5.2 μm (8%) y 55 ± 5.4 μm (13%),
respectivamente. Los resultados indican que el biochar se almacena predominantemente como
carbón orgánico en partículas libres en la fracción de arcilla y limo y promueve el movimiento
del carbono orgánico del suelo nativo de agregados de mayor tamaño a una fracción de menor
tamaño en una prueba de dos años.
4.3. Alteraciones negativas a la biota del suelo.
Se ha demostrado que la enmienda de biochar tiene varios efectos sobre las alteraciones de las
propiedades fisicoquímicas del suelo, incluidos los efectos positivos y negativos como se detalla
anteriormente. La biota del suelo se ve afectada inevitablemente y se debe investigar
suficientemente una identificación inequívoca de las interacciones entre biochar y biota del
suelo. El biochar está desprovisto de biota cuando se produce. Sin embargo, la inoculación con
microbios ocurriría y podría agregarse inadvertidamente al ecosistema, lo que cambiaría la
biota del suelo nativo [21]. El biochar no siempre es beneficioso para la abundancia de la biota
del suelo y también pueden ocurrir cambios desfavorables de aumento de microbios patógenos
y disminución de la biota de suelo beneficiosa [21]. Se investigó el efecto de la enmienda del
biochar en el transporte de Escherichia coli a través de un suelo arenoso [253]. El biochar
derivado de la cama de aves de corral (350 °C) mejoró el transporte de dos de los aislados de
Escherichia coli, mientras que no se encontraron diferencias obvias en el transporte entre los
350 °C y los 700 °C de enmiendas de biochar para un aislado de Escherichia coli. El biochar (700
°C) con una tasa de aplicación del 2% (p/p) no tuvo influencia en su comportamiento de
transporte. Pero con una tasa del 10%, se ha encontrado una disminución significativa (cinco
órdenes de magnitud) en la cantidad de Escherichia coli que se transporta a través del suelo.
Los hongos micorrícicos, una importante y beneficiosa biota del suelo para la salud de las
plantas en los suelos, pueden reducirse mediante la adición de biochar en varios suelos
diferentes [254]. Hol et al. Informaron que se observaron los efectos negativos transitorios de
biochar en el crecimiento de las plantas [255]. La floración se retrasó en las parcelas modificadas
de biochar. El cambio de pH en el suelo modificado con biochar y los efectos tóxicos causados
por la sal, los metales pesados y los contenidos de HAP en el biochar fueron la razón principal.
Otra observación interesante fue reportada por Mickan et al. [256] que investigaron las
interacciones entre el biochar y los hongos micorrízicos en un suelo agrícola estresado por el
agua. Los resultados revelaron que el biochar tuvo poca influencia sobre los hongos
micorrízicos arbusculares o el crecimiento de las plantas en condiciones bien regadas. La mejora
inducida por el biochar en la colonización micorrízica fue efectiva en condiciones de estrés
hídrico. También se observaron respuestas negativas de lombrices de tierra. Las alteraciones
negativas incluyen pérdida de peso y disminución de la supervivencia [257,258]. Estos efectos
se asociaron a la desecación causada por la retención de agua del biochar o un aumento del pH
del suelo o los efectos tóxicos del amoníaco. Tammeorg et al. [258] encontraron que las
lombrices evitarían el biochar después de medio mes de incubación, lo que probablemente fue
causado por la reducción del potencial hídrico del suelo. Y después de 4.5 meses, el biochar casi
no tuvo efectos en las lombrices de tierra. Otra investigación interesante es el efecto del biochar
en la comunicación microbiana. Las bacterias se comunican entre sí a través de los productos
bioquímicos para la comunicación intraespecífica. Y las plantas sintetizan flavonoides que
regulan los comportamientos microbianos, por ejemplo, el establecimiento de nódulos
radiculares, hormonas vegetales y microbios que sintetizan señales de nodulación, que afectan
la absorción de nutrientes y el desarrollo de la planta. Masiello et al. [259] estudiaron la
adsorción de una molécula de señalización intercelular acil-homoserina-lactona (N-3-oxo-
dodecanoil-L-homoserina-lactona) utilizada por microbios del suelo gramnegativos para la
regulación de la expresión génica (Fig. 8). Los resultados sugirieron que los biochars
interrumpieron la comunicación dentro de un sistema multicelular en crecimiento. Comparado
con el biochar de baja temperatura (300 °C), el biochar de alta temperatura (700 °C) inhibió la
comunicación celular 10 veces más alta que una masa equivalente de biochar de baja
temperatura. Los impactos negativos de la enmienda del biochar en la comunidad microbiana
del suelo aún son poco conocidos. Se necesitan estudios suficientes sobre este aspecto para hacer
más perspectivas.

Fig. 8. Los efectos de las condiciones de producción de biochar en la comunicación microbiana


[259]. Copyright 2013 American Chemical Society.
4.4. Impactos negativos del biochar en las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero)
Como se revisó en la sección 2, el biochar ha sido ampliamente aceptado como un material para
mejorar el secuestro de carbono del suelo. Sin embargo, se reportaron los impactos negativos
del biochar en las emisiones de GEI. Un estudio encontró que el biochar no tiene ningún efecto
sobre la respiración del suelo en los suelos agrícolas chinos. La adición de biochar no modificó
el flujo de salida de CO2 del suelo y la eficiencia del uso del carbono por parte de los microbios
del suelo [260]. Incluso se encontró que la adición de biochar aumentaba las emisiones de CO2
y la mejora se atribuyó a la liberación abiótica de carbono inorgánico, la descomposición de
componentes lábiles de los biochars y la descomposición de materias orgánicas o humus por
biochar [50,261]. La enmienda de biochar también puede aumentar las emisiones de GEI. Un
estudio de campo con suelo de biochar de paja de trigo modificado en dos ciclos consecutivos
de cultivo de arroz encontró que la emisión de CH4 aumentó en un 49% y 31% a las tasas de
aplicación de 40 Mg ha−1 y 10 Mg ha−1, respectivamente [39]. Una mejora inicial de la emisión
de N2O fue observada por Singh et al. [262]. Y fue causado por el N lábil de los biochars y la
actividad microbiana. Resultados similares fueron reportados por Sánchez-García et al. [263]
Estos datos se obtuvieron principalmente de laboratorios o invernaderos. Se deben tomar
precauciones adicionales antes de interpretar estos resultados en aplicaciones de campo a gran
escala.
4.5. Impactos negativos de la migración de biochar.
Recientemente, los científicos han comenzado a darse cuenta de que la migración de biochar
también puede tener impactos negativos en el medio ambiente ecológico y la salud humana
[264,265]. Se espera que la enmienda de biochar dure cientos de años en los suelos. Sin embargo,
el cálculo del tiempo de residencia no tiene en cuenta la pérdida de carbono debida a la erosión
del suelo por el viento y/o el agua en literaturas anteriores. Y hay que estudiar el potencial de
erosión de los impactos de biochar y aguas abajo. Como se discutió anteriormente, las partículas
de biochar adsorben efectivamente contaminantes orgánicos e inorgánicos y patógenos del
suelo y el agua. La erosión preferencial de las partículas de biochar por el viento puede producir
contaminantes biodisponibles en el polvo en el aire. Por lo tanto, la migración de contaminantes
cargados de biochar de los suelos enmendados puede ser un peligro potencial para la salud.
Además, el biochar puede absorber la radiación solar de onda corta y cambiar las propiedades
y la distribución de las nubes, lo que influye en el clima, la calidad del aire y los ciclos
biogeoquímicos [265]. Ravi y sus colaboradores realizaron experimentos en el túnel de viento
para estudiar la emisión de partículas de arena y dos suelos agrícolas modificados con biochar.
Los resultados obtenidos revelaron que los mecanismos del aumento de las emisiones de
partículas eran la emisión acelerada de partículas de biochar, y la generación y emisión de
partículas de biochar resultantes de la abrasión de partículas de biochar grandes por los granos
de arena. Por lo tanto, los procesos geomorfológicos y las propiedades del suelo deben
considerarse durante las aplicaciones de biochar [264]. El biochar, como potencial portador de
contaminantes, debe prestarse suficiente atención al proceso de migración y transformación en
el agua. La erosión y la ósmosis del suelo son los principales enfoques migratorios.
5. Conclusiones y perspectivas.
Esta revisión destaca el requisito para la colaboración entre investigadores interdisciplinarios
que exploran en diferentes campos de estudio: manejo ambiental, incluido el biochar para
mitigar las emisiones de GEI (gas de efecto invernadero) y el biochar para el manejo de
contaminantes, y los impactos negativos de la aplicación del biochar, que a menudo se ignoran,
pero son aspectos importantes para la aplicación del biochar . Aunque las aplicaciones
ambientales de biochar se revisaron hace varios años (principalmente en aspectos técnicos y
económicos de la producción de biochar, la mitigación del clima, la gestión de contaminantes),
la rápida renovación del conocimiento científico sobre biochar y la acumulación de nuevos
datos nos animan a resumir los problemas de ambos. Aspectos positivos y negativos a la vez.
Además de la consideración general descrita anteriormente, en esta revisión se han identificado
las brechas de conocimiento actuales y las necesidades de investigación. Estas prioridades de
investigación se enumeran a continuación: La pirólisis y la carbonización de la biomasa
lignocelulósica se utilizan originalmente para reemplazar los recursos fósiles para la
producción de biocombustibles y productos químicos. El biochar, como producto secundario
de la pirólisis para la producción de biocombustibles, está atrayendo mucha más atención. Sin
embargo, la tecnología de carbonización aún se encuentra en una etapa relativamente extensa.
En términos de equipamiento, el proceso de producción comercializado es atrasado. Es una
gran necesidad que se desarrollen innovaciones técnicas y equipos para el biochar de alta
calidad. La materia prima de biomasa y el proceso elegido para la producción de biochar,
incluidas las condiciones de operación detalladas, determinan las propiedades del biochar y las
aplicaciones apropiadas. El biochar apropiado debe aplicarse al agua o suelo apropiado. Datos
sobre los biochars producidos a partir de diversas materias primas (por ejemplo, biomasa
lignocelulósica, residuos animales, lodos de depuradora, etc.) y parámetros de preparación (por
ejemplo, temperatura pico, presión, contenido de humedad, etc.) para diversas aplicaciones
(por ejemplo, mitigación de GEI (invernadero) Las emisiones de gases, la gestión de
contaminantes, el aumento de la productividad, etc.) se han reportado de forma independiente.
La base de datos relacionada con la materia prima, los parámetros de preparación, las
propiedades del biochar y la función potencial se pueden construir para una utilización racional
del biochar mediante experimentos adicionales y simulación por computadora. Mientras tanto,
el proceso de producción de biochar debe evitar la contaminación secundaria (por ejemplo,
metales pesados, HAP, dioxinas, etc.).
Los hallazgos previos sugieren que la degradación de los ingredientes de los biocombustibles
es más frecuente de lo que se reconoce actualmente. Se debe prestar más atención a la actividad
catalítica de los biochars. Es importante tener en cuenta la posibilidad de que los biochars
promuevan la degradación de los contaminantes adsorbidos. Esta característica hace que el
biochar pueda resolver la contaminación fundamentalmente en lugar de solo enriquecimiento
y secuestro. La regulación de los PFR en el proceso de producción de biochar es un tema
candente y si la generación de ROS es ventajosa o desventajosa en el entorno natural ha atraído
la atención de la comunidad científica recientemente. La eliminación por adsorción de los
productos contoiminantes ha sido ampliamente investigada, pero la eliminación reactiva sigue
siendo un amplio espacio para la investigación. La fotogeneración de ROS a partir de biochar,
el rendimiento catalítico de la materia orgánica disuelta en biochar, la formación regulada de
PFR de biochar y el uso de ROS pueden ser los siguientes enfoques de investigación. El biochar
se somete a la intemperie por envejecimiento abiótico y biótico y la deposición de materias
orgánicas y minerales, lo que pone a prueba su estabilidad e impactará la actividad y la
reactividad. Se han hecho años de observación. Sin embargo, ahora hay muy poca información
disponible sobre la enmienda de biochar a escala de campo durante décadas o incluso cien años.
Se necesitan datos confiables sobre el secuestro de carbono, las emisiones de GEI, la gestión de
contaminantes y el potencial agronómico. Estos efectos son reales y la cuantificación es
necesaria. Otro tema importante es la evaluación del riesgo ambiental. Se debe prestar atención
urgente a las brechas de conocimiento, incluidos los efectos del biochar en el secuestro de
carbono a largo plazo, la liberación de contaminantes, la alteración negativa de las propiedades
quimicofísicas del suelo y la influencia negativa de la biota del suelo, así como la comunicación
microbiana, las enzimas y los patógenos de las plantas. Aunque el biochar ha logrado un gran
éxito, hay un largo camino por recorrer.