Está en la página 1de 9

EL DOCENTE INVESTIGADOR EN EL CONTEXTO UNIVERSITARIO.

REFLEXIONES CONCEPTUALES

Prof. Belkis Mendoza de Gómez.


Universidad Yacambu

RESUMEN

El presente ensayo tiene como propósito, presentar reflexiones conceptuales en


relación a la concepción del docente universitario como investigador. Se parte de la
premisa, que la relación docencia e investigación define qué se concibe como docente
investigador, sus funciones y tareas; aspectos que se presume condicionan la práctica de la
docencia investigativa en el contexto universitario. Desde tales conjeturas, mediante
revisión de literatura vinculada a la temática y análisis reflexivo-crítico, se formularon
premisas que orientaron este estudio; es así como a través de razonamientos deductivos se
logró identificar dos formas de relacionarse la docencia y la investigación, lo cual a su vez,
permitió plantear dos perspectivas del docente investigador, ambas coinciden en cuanto el
accionar del docente y sus tareas inherentes, pero divergen en relación al foco de interés y
el alcance de la investigación. Razón por la cual, se propone que dicha divergencia sea
estudiada, pues se infiere que podría ser una limitante para hacer posible la docencia
investigativa; aunado a los obstáculos epistemológicos y pedagógicos y la formación del
docente universitario como investigador. Es por ello, que al final se plantea que la reflexión
conceptual debe continuar, pero por ahora, es tarea pendiente.

1
PRELUDIO

Ya cerca del inicio de la tercera década del siglo XXI, es evidente que las tendencias
globalizantes han ejercido una fuerte presión a las universidades, dada su responsabilidad
en la formación del talento humano que ha de ejercer a futuro el liderazgo de las naciones y
la generación de conocimiento cientìfico-tecnològico que además, de contribuir con el
desarrollo de la ciencia, para dar respuestas efectivas a los problemas sociales ,
económicos, políticos y ambientales que acontecen en la sociedad.

Las universidades como instituciones del saber, a criterio de Clavijo (2008), tienen
la difícil tarea, de preparar profesionales con competencias para abordar los actuales retos
sociales y éticos que este mundo complejo y en constante evolución le impone. Razón por
la cual las universidades, necesariamente tienen que transformarse en sus funciones, en sus
modelos educativos y pedagógicos, en las concepciones de enseñanza, aprendizaje,
evaluación y particularmente, sus docentes.

Al respecto, Hernández A (2009) señala, que uno de los desafíos inmediatos de las
universidades es mejorar la docencia y la investigación, lo cual implica una docencia
universitaria orientada a “… la creación de cultura, la formación del pensamiento, la
producción del conocimiento, el desarrollo de la ciencia a través de la investigación y sobre
todo, la formación de las universidades de profesionales competentes, responsables de
transformar la realidad existente “(pág. 4).

Como puede verse, en lo planteado hasta ahora, las universidades tienen un rol
protagónico en el progreso y mejora de la sociedad actual, razón por la cual se enfatiza en
la importancia de renovar la docencia y la investigación; declaración que me permite
entonces reflexionar sobre la relación docencia e investigación y el rol del docente en el
contexto universitario, pues presumo que en ambos aspectos, yacen todas las demandas y
exigencias que la sociedad, reclama a la universidad.

Tal presunción, me conduce entonces a cavilar sobre la labor del docente


universitario como docente investigador, puesto que más allá de las diversas nociones,
infiero ciertas osificaciones que se hace necesario, de manera de ahondar en algunos ciertos

2
aspectos conceptuales que permiten definir dicha labor. Es así como, se bosquejan las
siguientes premisas:

i. según sea la visión de la relación docencia-investigación, se define qué es un


docente investigador, así como sus funciones y tareas
ii. el clarificar la relación docencia-investigación y qué se entiende por docente
investigador, posibilita comprender ¿qué hace posible la docencia investigativa?
iii. las concepciones sobre la relación docencia-investigación y del docente como
investigador, condicionan ¿qué se entiende y que involucra el hacer docencia
investigativa?

Desde tales premisas, se pretende orientar el presente ensayo, sin embargo se enfatiza
en reflexionar sobre el rol del docente universitario como docente investigador, pues se
estima, que establecer claramente dicho rol es soporte para comprender los posibles
obstáculos que restringen la práctica de la docencia investigativa, pero esta suposición por
ahora, escapa a las intencionalidades del presente acercamiento

El docente investigador en el contexto universitario. ¿Cómo se concibe?

En el ámbito universitario la presencia y accionar del docente, proyecta una relación


ideal entre docencia e investigación, pues se considera que él es el actor llamado a ejecutar
y consolidar dicha relación, razón por la cual además de cumplir con su misión de formar
profesionales, también debe investigar.

Al respecto Parra (2011), señala que ante la relación indisoluble entre la docencia y
la investigación es fundamental clarificar el papel, figura y alcances del docente como
formador y del docente como investigador, dado que el primero es formador, guía, tutor y
el segundo, es buscador, indagador, cuestionador, sistémico y constructor de nuevas
realidades.

Esto significa, que los roles y tareas del docente universitario ya no se corresponden
a la docencia tradicional, centrada en dar clases, pues desde la perspectiva que se asuma
sobre la relación docencia-investigación, significa que su quehacer se amplía, pues no solo
ha de ocuparse en formar profesionales competentes, también ha de realizar investigación

3
para orientar el conocimiento de sus estudiantes a solucionar los problemas del contexto e
investigar para hacer ciencia y además, proyectar sus saberes al entorno social. Todo esto,
a criterio de Spengler (2007), es ejercer el rol de docente-investigador.

Ahora bien, ¿Qué se entiende como docente investigador en el contexto


universitario? Al respecto, existen diversas definiciones, destaca la expuesta por Meléndez
y Briceño (2012):

“Es el profesional que realiza actividades y procesos orientados a la formación


académica de los estudiantes en el área de su competencia y por otra parte, ejecuta
un conjunto de acciones en las cuales en el área de su competencia y por otra parte,
ejecuta un conjunto de acciones en las cuales se muestra dominio de técnicas y
procedimientos asociados con la búsqueda de explicaciones a distintos fenómenos
enmarcados en su experticias.” (pág. 60).
Igualmente, resalta la planteada por Morles (1992), quién señala que un docente
investigador es un profesor inquisitivo que presenta un permanente espíritu indagador con
relación a su labor educativa y se considera a sí mismo en situación perenne de aprendizaje,
por lo tanto es un docente que fundamenta su práctica educativa en la investigación.

La primera definición, establece que el docente investigador cumple la función de


docencia y la función de investigación, mientras que la segunda plantea que el docente
cumple su función docente e investiga sobre su propia práctica, a los fines de mejorarla.
En ambas, el fin último es la creación, construcción y socialización de nuevos
conocimientos o saberes, ya sea desde la perspectiva de la enseñanza como una actividad
investigadora o como creador y constructor de conocimientos sobre la enseñanza y el
aprendizaje.

Cabe señalar que Morles, antes mencionado establece que la docencia y la


investigación como funciones implícitas en el quehacer del docente universitario, no son
funciones desarticuladas, pues las actividades de las mismas forman un sistema acadèmico
fuertemente interrelacionado. Y Padrón (1993), refiere que la concepción del docente-
investigador es la representación humana de la relación docencia-investigación.

Por tanto, retomando la premisa anteriormente expuesta: i. según sea la visión de la


relación docencia-investigación, se define qué es un docente investigador, así como sus

4
funciones y tareas , podría decirse que se percibe dos formas de relacionarse la docencia y
la investigación, por consiguiente se puede definir el docente investigador desde dos
perspectivas:

a. si la relación docencia-investigación es desde la enseñanza y el aprendizaje, el


docente investigador es aquel cuyo accionar está sustentando en la indagación y
explicación de su propia practica pedagógica, pues ello le permite comprender
¿Cómo prepara sus actividades en el aula? ¿Cómo las planifica y direcciona?
¿Qué espera de sus estudiantes? ¿Qué aprenden y como aprenden los
estudiantes?, de esta manera crea nuevos saberes, en fin construye saber
pedagógico.
b. si la relación docencia- investigación se establece, en la necesidad de crear y
desarrollar el conocimiento para hacer ciencia, el docente investigador es aquel
cuyo accionar se fundamenta en la experiencia directa y sistematizada que le
brinda cada una de las etapas del procesos de investigación, por tanto se ocupa
de estudiar ¿Qué aspectos, teóricos, metodológicos de su campo profesional
puede aplicarlos y validarlos de manera de hacer crecer el edificio de la ciencia?
Así pues, crea nuevos conocimientos para mejorar su desempeño docente y
fortalecer su desarrollo como profesional.

En ambas definiciones, se refleja el accionar del docente investigador en el contexto


universitario, pues resumen las tareas sustantivas de su quehacer docente: enseñar e
investigar. La diferencia la podemos encontrar respecto a ¿qué investiga? y ¿para qué
investiga?, pues se colige que tal divergencia devela cómo el docente universitario
construye los puentes entre el saber y el hacer, entre la teoría y la práctica. Asimismo,
posibilita conocer, el cómo indaga y explica su propia práctica pedagógica y el cómo asume
su rol de docente investigador.

En otro orden de ideas y a los fines de ampliar las definiciones antes presentadas,
Bissex citada por Corrales (1994), Latorre (2003) y Hernández (ob.cit), plantean algunas
características que debe reunir el docente como investigador, a los fines de cumplir sus
funciones y tareas:

5
a. Es observador, pues investigar es observar y observar muchas veces, de manera
de reconsiderar el alcance de la investigación y reconducirla si es necesario.
b. Se formula preguntas de manera permanente, por lo que el cuestionamiento de
la realidad le permite ver en cada situación problema que se presente en su
quehacer cotidiano ,una posible investigación; como también la gestión del
currículo y los avances de la ciencia, constituyen motivadores para abordar las
nuevas realidades , investigar y hacer ciencia
c. Es un aprendiz, pues en la cotidianidad aprende de sus vivencias, las transforma
en experiencias mediante la sistematización. De igual modo aprende en el
trabajo compartido con otros pues lo invita a reflexionar, lo que le permite
transformar e innovar. Asimismo, aprende desde la práctica, pues le aporta
realidades que lo incitan a investigar para renovarse y construir nuevos
conocimientos
d. Es reflexivo, crítico e innovador, se cuestiona el ser y el hacer docente, se
pregunta sobre sus funciones, evalúa tanto procesos como resultados, se revisa
y autoevalúa en su desempeño como docente e investigador, reorienta su trabajo
docente a partir de lo que investiga en el aula y de lo que otros investigan;
selecciona, lo pone a prueba y lo valora para luego renovar e innovar en su
práctica profesional.

Tales características, implícitamente definen la relación docencia- investigación en


el contexto universitario, pues muestran algunos aspectos del ser y hacer del docente
universitario como docente-investigador, la importancia de las mismas se encuentra, en que
constituyen referentes a ser estudiados, de manera de abordar las posibles limitaciones del
docente en cuanto a la práctica de la docencia investigativa.

Es oportuno señalar, que lo significativo de las características mencionadas, es que


en las mismas subyace la idea de un docente universitario cuya práctica educativa, se centra
en atender las contingencias del contexto que surgen, dar respuestas a las necesidades y
expectativas de los estudiantes y del entorno social, buscar y proponer nuevos enfoques
para enseñar e investigar, innovar y crear. Así como, ampliar su perspectiva del
conocimiento, desarrollar competencias pedagógicas y profesionales de su disciplina a

6
partir de procesos de investigación, entre otras más. Todo esto, responde al rol del docente
universitario, como investigador.

POSLUDIO

Ya está ampliamente discutido en todos los espacios internaciones o nacionales


vinculados a la educación universitaria, que si las universidades están interesadas en formar
parte de este mundo complejo y no desaparecer, deben dar un salto adelante. La realidad
actual, les obliga a revisarse y a reflexionar, pues han de transformarse, por lo que han de
ocuparse en buscar alternativas de supervivencia y orientar su accionar hacia dar respuesta
y aportar soluciones a los múltiples y diversos problemas que afectan a la sociedad

Se considera que una de estas alternativas, es encauzar su quehacer en función de


nuevos paradigmas y enfoques, por lo que requiere renovarse; pues es necesario procesos
educativos pertinentes a los retos del contexto, desarrollar la creatividad y la innovación,
promover la ciudadanía, fomentar la autorrealización personal, consolidar cultura para la
convivencia pacífica y la paz. De ser así, la universidad no solo estaría formando los
profesionales que la sociedad demanda y exige, también formaría personas, ciudadanos,
profesionales competentes para mejorar la realidad existente y crear nuevas realidades.

Y para ello, es fundamental el cambio de rol del docente universitario, por lo que
debe desempeñarse en la función que le corresponde, la de docente investigador. Sin
embargo, puedo aseverar que en la práctica, dicha función está condicionada a lo que las
universidades han asumido en relación al vínculo docencia e investigación y a la
concepción del docente como investigador. Así pues, cada universidad establece su forma
de conjugar la docencia y la investigación, y por consiguiente, las funciones y tareas del
docente como investigador.

Razón por la cual, en el presente ensayo, estimé necesario reflexionar sobre lo que
se concibe como docente investigador, pues a partir de la precisión conceptual, se puede
reconocer que la relación docencia e investigación define que es un docente investigador ,
así como sus funciones y tareas, dándose así respuesta a la premisa i , planteada.

7
Sin embargo, puedo argumentar que más allá de las reflexiones conceptuales sobre
el docente investigador, uno de los aspectos significativos, es que se logró percibir en las
definiciones planteadas no solo el accionar del docente como investigador, se consiguió
precisar cuál es el foco de interés: su propio quehacer o la ciencia, lo cual también lo define
como investigador de aula o investigador de las ciencias.

Ahora bien, tal como se ha planteado a lo largo del presente ensayo, se intentó dar
respuesta a ¿qué hace posible la docencia investigativa?, en el marco de la relación
docencia-investigación y qué se entiende por docente investigador. No obstante, las
reflexiones realizadas me permitieron también reconocer, la presencia de ciertos obstáculos
epistemológicos y pedagógicos que inhiben la docencia investigativa, así como la
necesidad de formar al docente universitario para superar dichos obstáculos, aunado al foco
de interés investigativo del docente universitario, antes apuntado.

Por tanto, aun cuando me arrimé con ciertas argumentaciones reflexivas a una de
las preguntas planteadas ¿qué se entiende y que involucra en el contexto universitario el
hacer docencia investigativa?, lo presentado constituye pinceladas sobre las realidades y
posibilidades del docente investigador, por lo que entonces considero que darle respuesta a
dicha interrogante, amerita de un análisis reflexivo-critico profundo, de manera de
comprender el rol y el alcance del docente universitario como investigador, pero por ahora,
es tarea pendiente.

8
REFERENCIAS

Clavijo C, D. (2018). Competencias del docente universitario en el siglo XXI.


Revista espacios I+D. Vol 39 (Nº20). Año 2018. Pág. 22. Revista digital de la
Universidad de Autónoma de Chiapas. México.
Corrales, O (1994). El docente como investigador. Revista Educación Nº 18. Págs. 73-
79.
Hernández, I. (2009). El docente investigador en la formación de profesionales.
Revista Virtual Universidad Católica del Norte. Nº 27, mayo-agosto, 2009, pp.1-21.
Fundación Universitaria del Católica del Norte. Medellín, Colombia. Disponible en:
Http// www.redalyc.org/articulo.oa?id=194215432011.

Latorre, A. (2003). La investigaciòn-acciòn. Conocer y cambiar la práctica


educativa. Serie Investigación Educativa Editorial GRAOS. Barcelona, España.

Meléndez, N y Briceño, M (2012). La investigación como proceso de construcción


social del conocimiento. Colección Simón Rodríguez. Fondo editorial IPASME.

Morles, V. (1992). Planeamiento y análisis de investigaciones. Ediciones El Dorado.


http://www.mediafire.com/download/asoqfp01zzfdjfd/Libro_Planeamiento_y_analisi
s_de_investigaciones_-_Victor_Morles.pdf

Parra, O. (2011). Docencia investigativa y aprendizaje. Revistas Hallazgos/Año 8,


número 16/Bogotá DC/ Universidad Santo Tomas/ pág. 153-167.

Padrón, J (1993). Aspectos diferenciales de la Investigación Educativa. Modelo y


Patrones de Variabilidad desde la perspectiva Interteòrica de la Acción, la
Semiótica y el Texto. Tesis de Doctorado. Universidad Nacional Experimental Simón
Rodríguez.

Spengler, M y Craveri A (2007). El nuevo papel del docente universitario: el


profesor colectivo. Departamento de Matemática, Escuela de Estadística. Universidad
nacional del Rosario