Está en la página 1de 6

EL MATRIMONIO EN NUESTRO ORDENAMIENTO JURIDICO EN

COMPARACION CON EL DERECHO ROMANO

1. DEFINICION

En Roma el matrimonio fue definido como la cohabitación de dos personas de


distinto sexo, con la intención de ser marido y mujer, de procrear y educar a
sus hijos y constituir entre ellos una comunidad absoluta de vida. No se trataba
de un acto jurídico, sino una situación de hecho fundada en la cohabitación del
hombre y la mujer y con el único fin de procrear.

El Código Civil, en su artículo 234° define al matrimonio como: “la unión


voluntariamente concretada por un varón y una mujer legalmente aptos para
ella y formalizada con sujeción a las disposiciones de este Código, a fin de
hacer vida común.” Al formalizar este Código el trámite para el matrimonio, le
otorga a este la calidad de ser un acto jurídico, la finalidad principal no es
procrear sino hacer una vida común.

2. ESPONSALES

Es la promesa formal de realizarse el acto del matrimonio, que se realizaba por


los futuros cónyuges. En Roma estos esponsales eran presentados a los
paterfamilias de los futuros cónyuges y en los primeros tiempos el
incumplimiento de estos generaba una acción de daños y perjuicios, más
adelante se optó solo por declarar ineficaz cualquier convención en la que se
prometiera una suma de dinero a título de pena.

Los esponsales, en nuestro Código, son definidos de la misma manera en el


artículo 239° haciendo referencia a una promesa recíproca, además en el
artículo siguiente (240°) aclara que el incumplimiento de estos sí genera acción
de daños y perjuicios, por lo tanto, quién incumpla está obligado a pagar una
indemnización.

3. IMPEDIMENTOS MATRIMONIALES
 Impedimentos absolutos

En el Derecho Romano estaban impedidos de manera absoluta los


castrados y esterilizados, aunque no los que nacían impotentes, también
la existencia de un matrimonio anterior. Estas eran razones de
impedimento pues como ya lo hemos dicho el objetivo del matrimonio
romano era netamente para procrear y educar a los hijos.

En el Código Civil, en el artículo 241° se habla de impedimento absoluto


por las siguientes razones: Los adolescentes menores de dieciséis
años; los que adolezcan de enfermedad crónica, contagiosa y
hereditaria, o de vicio que constituya peligro para la prole; los que
padecieran crónicamente de enfermedad mental, aunque tengan
intervalos lúcidos; los sordomudos, ciegosordos, ciegomudos que no
supieren expresar su voluntad de manera indubitable; y los casados.
Como se aprecia en la cita de este artículo ya el matrimonio es un fin de
la convivencia de dos personas unidas en lazo legal, por lo tanto, no
tiene nada que ver con la actividad de procreación.

 Impedimentos relativos

El Derecho Romano considera incapaces relativos para contraer


matrimonio a los parientes en línea recta y colateral. Por parte del
cristianismo también hubo impedimento entre los cristianos con herejes
y judíos. Había impedimento en el desempeño de ciertas funciones
públicas o privadas. La diferencia de clases sociales también constituía
un impedimento, entre padres e hijos.

El artículo 242° del Código establece los incapaces relativos para


nuestro derecho, siendo estos:

a) Los consanguíneos en línea recta.


b) Los consanguíneos en línea colateral dentro del segundo y el tercer
grado.
c) Los afines en línea recta.
d) Los afines en el segundo grado de línea colateral cuando el
matrimonio que produjo la afinidad se disolvió por divorcio y el ex-
cónyuge vive.
e) El adoptante, el adoptado y sus familiares en las líneas.
f) El condenado como partícipe en el homicidio doloso de uno de los
cónyuges, ni el procesado por esta causa con el sobreviviente.
g) El raptor con la raptada o a la inversa, mientras subsista rapto o haya
retención violenta.

4. EFECTOS DEL MATRIMONIO

En Roma para los cónyuges el matrimonio les generaba seis efectos


importantes los cuales eran los siguientes:

a) La principal consecuencia del matrimonio era el deber de


fidelidad entre los cónyuges. Además, el Derecho Romano
castigaba de manera severa la infidelidad de la mujer, pero con el
varón adulterino era más flexible pues si el adulterio no se
cometía en la ciudad del domicilio conyugal, no era causal de
divorcio.
b) La mujer debía habitar la casa del marido que constituía su
domicilio conyugal. Así mismo estaba obligada a seguirlo
siempre, a menos que él se hiciese reo de algún delito.
c) El marido tenía que dar protección a su mujer y representarla en
la justicia.
d) Los cónyuges se debían recíprocamente alimentos, por lo cual,
en caso de necesidad, estaban obligados a suministrarse comida,
vestido, habitación, etcétera.
e) El marido contó con el interdictum de uxore exhibenda et
ducenda para ejercer contra cualquiera que se apoderara
ilegítimamente de su mujer, aunque fuera el propio paterfamilias.
f) Para dejar el matrimonio al margen de todo interés pecunario, el
Derecho Romano prohibió que los cónyuges pudieran hacerse
mutuamente donaciones y también que la mujer fuera fiadora de
su marido.

Esta figura Romana fue modificada en la historia, hasta llegar de la


siguiente manera a nuestro Código Civil en los siguientes artículos:

a) Artículo 287°, los cónyuges se obligan mutuamente por el hecho


del matrimonio a alimentar y educar a sus hijos.
b) Artículo 288°, los cónyuges se deben recíprocamente fidelidad y
asistencia.
c) Artículo 289°, es deber de ambos cónyuges hacer vida común en
el domicilio conyugal. […]
d) Artículo 290°, ambos cónyuges tienen el deber y el derecho de
participar en el gobierno del hogar y de cooperar al mejor
desenvolvimiento del mismo. […]

Como podemos apreciar en los tres primos artículos aún se conserva


la idea de los romanos al crear esta institución, sin embargo, en el
último ya se da la gran diferencia de darle a la mujer la potestad
sobre el hogar de igual manera que el varón, cosa que en Roma no
pasaba.

5. DISOLUCION DEL VILCULO MATRIMONIAL

Las principales muertes de la extinción del matrimonio en Roma fueron:


a) Por la muerte de uno de los cónyuges o la presunta muerte de uno de
ellos.
b) También por la pérdida de la capacidad de los esposos, por ejemplo,
cuando uno de ellos caía en esclavitud, pues las nupcias solo eran para
hombres libres.
c) A los que perdían la calidad de ciudadanos romanos también se les
anulaba el matrimonio, en caso, por ejemplo, de la deportación.
d) Se extinguía el matrimonio por sobrevenir un impedimento como el caso
del incestus superveniens, que se producía si el suegro adoptaba al
yerno, de modo que éste se convertía en hermano de su esposa.
e) Y el último, el divorcio por causa específica, que era la falta de affectio
maritalis en uno de los cónyuges o en ambos.

En el Derecho Civil peruano la extinción del matrimonio se da por los


siguientes supuestos tipificados en el Código respectivo, siendo los
siguientes según el artículo 233°:

a) El adulterio
b) La violencia, física o psicológica, que el Juez apreciará según las
circunstancias.
c) El atentado contra la vida del cónyuge.
d) La injuria grave.
e) El abandono injustificado de la casa conyugal por más de dos años
continuos. […]
f) La conducta deshonrosa que haga insoportable la vida en común.
g) El uso habitual e injustificado de drogas alucinógenas o de sustancias
que puedan generar toxicomanía.
h) La enfermedad venérea grave contraída después de la celebración del
matrimonio.
i) La homosexualidad sobreviviente al matrimonio.
j) La condena por delito doloso o pena privativa de libertad mayor de dos
años, impuesta después de la celebración del matrimonio.
k) Separación convencional, después de transcurridos dos años de la
celebración del matrimonio.

Como se hace notar gran parte de estos supuestos van enfocados a factores
personales de cada cónyuge y de manera inclusiva tanto para el varón como
para la mujer.