Está en la página 1de 4

Tate no Yuudha no Nariagari, una fantasía capaz de

romper con otra fantasía.


La literatura fantástica, es, por así decirlo, un género que nos presenta mundos
posibles donde la leyes establecida de nuestra realidad pueden ser dobladas, o rotas. Lo
sobrenatural, lo contradictorio, y lo inesperado son aspectos comunes de este género.
Siempre que se piense en un nuevo mundo fantástico al cual nos veremos introducidos,
solemos pensar en los anteriores factores antes dichos que formaran parte de una gran
aventura en la que estaremos inmersos, y donde viviremos grandes momentos, pero ¿Qué
pasaría si aquel ideal que conservamos impreso en nuestra mente, resulta ser muy diferente
a la nueva realidad a la que nos veremos enfrentados? Esta es la pregunta que Tate no
Yūsha no Nariagari, busca respondernos.

Tate no Yūsha no Nariagari (盾の勇者の成り上がり) o The Rising of the Shield


Hero en inglés, es un anime basado en la obra homónima de Aneko Yusagi. La historia nos
narra la vida de Naofumi Iwatani, un joven japonés de 20 años quien tras un incidente en
una biblioteca es transportado a otro mundo donde la magia y seres sobrenaturales son
abundantes. Naofumi es transportado a este mundo junto a otros tres chicos, cada uno de
ellos con un arma característica: una espada, una lanza, un arco y un escudo, este último
siendo el que le toca a Naofumi. Todos los cuatro chicos en un principio se muestran
emocionados por llegar a este nuevo mundo, pues desde su llegada se proclamó que eran
los cuatro héroes que salvarían al reino de las olas de mostros que buscaban exterminarlos.
Sin embargo a su llegada siempre se mostró una preferencia por los compañeros de
Naufumi, siendo el alguien descartado, y subestimado, por ser solo el escudo. Toda esta
discriminación término con acusaciones basadas en falsas pruebas, las cuales lo
convirtieron en la peor basura del reino a los ojos del pueblo, comenzando aquí su
verdadero viaje e historia.
Primeramente es necesario destacar que esta historia pertenece a un género japonés
conocido como “Isekai”, el cual gira en torno a una persona normal transportada o atrapada
en un universo paralelo. Este género es uno del cual Naufumi es conocedor, pues su lugar
de origen es un Japón ordinario. Es debido a este conocimiento por lo cual surge la ilusión
en Naufumi, una que lo vuelve alguien inocente e ingenuo, quien esta maravillado por las
grandes aventuras que les esperan en este mundo. Aquella ilusión crece más cuando una
bella chica llamada Malty, decide unirse a él en su aventura ayudándolo a incrementar su
fuerza para así defender el reino de las olas de monstruos. Es aquí cuando la realidad de
Melromarc (el reino al cual es transportado) atropella a nuestro pobre protagonista, pues
Malty, su antigua acompañante, lo acusa ante el rey y los demás héroes de haber sido
violada por este, tomando como únicas “pruebas” un babydoll, que se supone
“encontraron” en su cuarto, así como la palabra de la chica, pruebas que fueron suficientes
para que fuese condenado y catalogado como basura, pero como no serlo, si quien te acusa
es la propia princesa de un reino matriarcal. Tras esto su imagen de un isekai perfecto es
destruida, siendo devorado por la nueva realidad a la que debe enfrentarse.

Catalogado como escoria, Naufumi es desdeñado por todos los ciudadanos de


Melromarc, por lo cual debe valérselas por si solo sin más que la ayuda de un herrero,
quien es el único que no lo ve como basura, teniendo que usar trucos sucios para poder
negociar con mercaderes para así conseguir dinero y sustento para vivir. Imposibilitado de
poder regresar a su mundo a menos de que las olas de monstruos sean detenidas, el
protagonista debe buscar hacerse fuerte para poder enfrentar las futuras amenazas, por lo
cual debe subir su nivel y estadísticas, ya que en este mundo se puede incrementar la fuerza
como si de un videojuego se tratara, el problema yace en que Naufumi solo dispone de un
escudo, el cual por su propias propiedades mágicas le impide poder usar un equipo de
combate diferente a escudos. Ante esta problemática, el héroe es obligado a tomar una
esclava para que sea su “espada” en los combates. Es en este punto en que podemos denotar
como el protagonista tras la caída de su estatus es forzado a recurrí a medios no muy bien
visto, y casi inexistentes en un héroe, para sobrevivir en este mundo que con cada día
destruye más y más el ideal fantástico que alguna vez él tuvo.

Naufumi es un protagonista que a diferencia de lo habitual, comete acciones no muy


bien vistas por la sociedad. Compra esclavos, amenaza y chantajea a mercaderes, cobra por
favores. Pero esto sin embargo, no es algo que haga por gusto o placer, el indirectamente es
forzado todo esto pues necesita sobrevivir en este mundo de alguna forma, para así poder
regresar al suyo. Naufumi es alguien que simbólicamente es prisionero de una realidad que
le impide escapar, es más, le obliga a defender un reino que solo lo ha discriminado desde
su llegada. Aquel mundo fantástico que idealizo es una cárcel que poco a poco le quita más
sus privilegios, haciendo que pierda toda su alegría y tranquilidad, lo cual puede ser
reflejado en que después de aquel primer incidente, ya toda la comida que prueba es sin
sabor, no logra percibir nada, ni dulce ni salado, todo es amargo, al igual que su nueva
realidad.

Aun así a pesar de todo ello, Naufumi es alguien que aun intenta rechazar de alguna
manera esta nueva realidad en que su mundo fantástico se transformó. Esto lo podemos
observar por medio de Raphtalia, la chica demi-humana (mitad animal mitad humano) que
el compro como su esclava. En un principio se nos es mostrada como una pequeña niña
enferma, quien fue azotada por las atrocidades que aquel mundo tenia para ofrecer
perdiendo a sus padres y amigos. Ella al igual que Naufumi está sumergida en un mundo
oscuro donde solo se puede conocer las atrocidades de las cuales es capaz su realidad, y es
esto en lo que el héroe se ve reflejado. La pequeña niña mapache es una imagen de su
situación actual, por lo cual él decide tomarla bajo su cuidado, ayudándola a superar esta
situación y mostrándole ese cariño que necesitaba tanto, por supuesto no sin mantenerle
presente que aun vivían en un mundo duro donde no podía permitirse titubear ni rendirse,
necesitaba hacerse fuerte física y mentalmente.

Los días pasan y Raphtalia crece debido a las propiedades de su cuerpo que le hacen
adaptarse a su nivel de combate, desarrollándose así como una mujer joven, o adolecente.
Esto es algo que Naufumi en un principio es incapaz de reconocer, pues la sigue viendo
como una niña, literalmente hablando, todo esto debido a que aún permanece sumergido en
aquella visión oscura del mundo. No hay que olvidar que el héroe del escudo ya fue
traicionado una vez por una mujer, por lo cual conserva ese miedo de ser traicionado y
abandonado por su compañera quien también es una mujer, es debido a ello que no se
puede permitir verla como tal, por lo que su subconsciente preserva aquella forma de niña,
siendo incapaz de ver más allá por miedo a revivir el pasado y la caída de su mundo
fantástico. Lastimosamente Naufumi, tras la primera ola, debe vivir nuevamente una
situación desesperada, pues intentan apartar a la fuerza a Raphtalia de su lado, quien es su
único soporte que aún lo mantiene un poco cuerdo y esperanzado en aquel horroroso
mundo que solo le causa males. Pero, es precisamente este incidente, y la decisión de la
chica mapache de quedarse con él, la que lo libera de esta gran oscuridad que solo
amargaba y devoraba su vida, notándose esto al ver como recupera su sentido del gusto,
saboreando así la comida. Esto, al final, puede ser tomado como una señal, de cómo
Naufimi, lentamente recobra aquel mundo ideal que alguna vez tuvo, teniendo ahora algo
valioso que proteger deseando crear un mejor mundo para que su querida compañera, junto
a sus futuros compañeros, puedan habitar en paz y sin tantas injusticias.

En Tate no Yūsha no Nariagari, podemos ver como el mundo fantástico e ideal de


un joven universitario, es destruido por un mundo utópico lleno de injusticias que sumerge
al protagonista en lo más oscuro y sucio que tiene que ofrecer, siendo lentamente
consumido por este mundo fantasioso, completamente distinto al soñado. Es solo por la
ayuda de ciertas personas, entre las que se destaca su esclava, por la cual Naufumi, puede
sobrellevar esta oscuridad desarrollando un nuevo ideal para formar un mejor mundo
fantástico donde no haya más injusticias, remplazando así su idea de fantasía por una más
realista y acorde con el nuevo mundo en conflicto al que se ve enfrentado.