SI EL AGENTE CONDUJO A LA VÍCTIMA PARA QUE SE LE PRACTIQUE UN ABORTO ¿Responde como cómplice primario o secundario?

EXP. Nº 43-2003 SALA PENAL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DENUNCIADO Ghenry Leandro Apaza
Flores o Henry Cevallos Flores y otros.

AGRAVIADO Menor de edad DELITO Aborto no consentido
FECHA 3 de mayo de 2004

Cuando el agente conduce a la víctima para que se le practique el aborto, se acredita su responsabilidad y participación en el ilícito en calidad de cómplice, debido a que en virtud a su colaboración se realizó el acto abortivo. BASE LEGAL:
Código Penal: arts. 25 , 114 y 115.

Exp. Nº 43-2003-TACNA
CORTE SUPREMA DE JUSTICIA. SALA PENAL TRANSITORIA Lima, tres de mayo del año dos mil cuatro VISTOS; de conformidad con lo dictaminado por el Señor Fiscal Supremo en lo Penal, y por los propios fundamentos, CONSIDERANDO, además. Primero: Que el colegiado al expedir la sentencia impugnada ha tenido en cuenta lo previsto por el inciso quinto del artículo ciento treinta y nueve de la Constitución Política del Estado, concordante con el artículo doce del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, en cuanto dispone que toda resolución debe ser debidamente motivada. Segundo: Que con fecha veintiocho de junio del dos mil, siendo las tres de la tarde con treinta minutos aproximadamente la procesada y madre de la menor agraviada, en compañía de Jesús Flores Mamani (tío materno) y Salvador Lima Lima (primo) se apersonaron al tópico de salud ubicado en Prolongación Pinto número sesenta y seis-“B” de nombre “Niño Jesús” dirigida por la encausada Ana Luz Gabriel Apaza (técnico en enfermería) quien los derivó para que sean atendidos en el tópico de salud “Galeno”, sito en la Av. Pinto número once noventa y tres conducido por el encausado Ghenry Leandro Apaza Flores o Henry Cevallos Flores, sujeto que al tomar conocimiento de los cuatro meses de gestación de la menor

Jessinia Yanet Huanacune Lanchita y Alfredo Lima Lima. Ahora bien. será reprimido con la pena prevista para el autor. regulado en el artículo 116 del Código Penal (CP). GONZALES CAMPOS. agravada con relación al aborto practicado por la propia gestante (artículo 114 del CP) y al consentido por esta (artículo 115 del CP). con lo demás que contiene. En el presente caso la ejecutoria no precisa la edad ni condición de la agraviada. es el caso que la salud de la menor empeoró por lo que fue trasladada al Hospital Regional de Salud de Tacna siendo sometida a una nueva intervención quirúrgica presentando. quien de manera clara ha explicado que efectivamente la menor agraviada fue conducida por su propia coencausada para que le practique el aborto. la Corte Suprema señala que su participación debe ser calificada como complicidad pero . conforme a ley.El que. Jesús Flores Mamani. Mónica Frecia Anahura Pérez. por lo que: Declararon: NO HABER NULIDAD en la sentencia recurrida de fojas trescientos veintisiete. sin embargo. a tres años de pena privativa de la libertad suspendida por el término de prueba de un año bajo reglas de conducta[3]. mandaron que la Sala Penal Superior reitere las órdenes de captura contra los citados hasta que sean habidos. de acuerdo con los escasos datos fácticos. sin el cual no se hubiere perpetrado. VILLA STEIN. teniendo en cuenta que el hecho delictivo se comete a través de medios que omiten el consentimiento de la agraviada (“sin su consentimiento”). VEGA VEGA COMENTARIOS Y ANOTACIONES [1] Código Penal Artículo 25. su fecha uno de octubre de dos mil dos. A los que. se sanciona a quien hace abortar a una mujer sin su consentimiento. Cuarto: Que en autos se ha establecido que Ghenry Leandro Apaza Flores o Henry Cevallos Flores realizaba prácticas abortivas contando con la complicidad de Ana Luz Gabriel Apaza a través de sus declaraciones prestadas a lo largo del proceso admite solo en parte los hechos. utilizando para ello el instrumental médico. “regla vésico uterina más perforación uterina”. de cualquier otro modo. Andrés Flores Mamani. y los devolvieron SS. no existen dudas respecto de su participación[1]. dicha versión es contradicha con lo declarado por su coencausado. dolosamente. pero es posible deducir. preste auxilio para la realización del hecho punible.agraviada procedió a realizar la extracción del feto. pone de manifiesto el mayor desvalor de la acción del agente. fija en seiscientos nuevos soles el monto que por concepto de reparación civil deberá abonar el sentenciado a favor de la menor agraviada. [2] Con la figura del aborto no consentido. hubieran dolosamente prestado asistencia se les disminuirá prudencialmente la pena. Cabe precisar que la exención de tipicidad por el consentimiento de la agraviada hace referencia a un consentimiento válido. que esta no se encontraba en ninguno de los supuestos que podían dotar de validez a un probable consentimiento suyo y con ello la readecuación típica de los hechos a los tipos penales previstos por los artículos 114 (con relación a la mujer) y 115 del CP (con relación a los coimputados). que fue incautado conforme actas de fojas treinta y siete a cuarenta y dos. quedando acreditada su responsabilidad y participación en el ilícito en calidad de cómplice ya que gracias a su colaboración se realizó el acto abortivo con las consecuencias descritas.. CABANILLAS ZALDÍVAR. en relación con la calificación de la intervención de la coimputada Ana Luz Gabriela Apaza. que condena a Ana Luz Gabriel Apaza como cómplice y responsable por el delito de aborto no consentido[2] en agravio de la menor cuya identidad se preserva. y reserva el proceso contra los encausados Ghersi Leandro Apaza Flores o Henry Zevallos Flores. Tercero: Que a fin de consumar el ilícito imputado el procesado Ghenry Leandro Apaza Flores o Henry Cevallos Flores le suministró a la menor agraviada un analgésico. Esta figura delictiva. señalando que su participación concluyó cuando llevó a la menor y a sus familiares al tópico de su coencausado Ghenry Leandro Apaza Flores o Henry Cevallos Flores. En tal sentido. procediendo a extraer parte del feto e indicarle a los familiares acompañantes que podían llevarse a la menor y que los restos fetales caerían luego. VALDEZ ROCA. carece de relevancia para hacer decaer la tipicidad del delito el consentimiento prestado por quien no tiene capacidad legal para ello.

resulta evidente que esa intervención posee la relevancia necesaria para afirmar la complicidad primaria. Fidel.N. FALLO ANTERIOR “La complicidad primaria es una forma de ampliación del tipo que exige una colaboración dolosa de parte del agente. Sin intentar resolver aquí la extensa problemática existente sobre la distinción entre ambas modalidades de la complicidad deberá resolverse (al menos de lege lata) considerando la necesidad. . aunque los criterios que nos permiten distinguir cuando nos hallamos frente a uno u otro tipo de complicidad no pueden ser hallados en la jurisprudencia nacional. febrero de 2000. sí es posible verificar la afirmación de complicidad primaria en determinados supuestos: suministro de información importante posibilitadora del delito. Por lo dicho. mientras que la falta de concurrencia de la complicidad secundaria si bien podría modificar la ejecución del delito (v. Lima. Págs. “Complicidad primaria y secundaria”. sí es posible precisar la relevancia de la participación para el hecho principal y. En: Código Penal comentado. con ello. 935-950. Febrero del 2000). la que a la fecha no ha establecido una clara diferenciación entre ambas formas de intervención delictiva. De esta forma. Fidel. provisión de instrumentos escasos y necesarios para la realización del delito. “La complicidad necesaria o primaria”. de ninguna manera habría evitado la comisión de este último. debe afirmarse la complicidad primaria cuando la importancia del comportamiento tenga una magnitud tal (sin otorgar al dominio del hecho) que sin su concurrencia el hecho delictivo no hubiera podido ser ejecutado. ¿Es adecuada la calificación del comportamiento de la coimputada como cómplice primario? Creemos que sí.sin distinguir si esta es primaria o secundaria. si bien ni la complicidad primaria ni –mucho menos– la secundaria resultan suficientes para afirmar el dominio del hecho. Así. Gaceta Jurídica. lógicamente distinguir complicidad primaria de la secundaria. ROJAS VARGAS. Gaceta Jurídica. 2004. entre otros (Cfr. “Complicidad necesaria o primaria”. la que además está presente en la etapa de preparación del delito. e importancia de la intervención del agente en el hecho delictivo (artículo 25 del CP). Robinson. vigilancia de la ejecución del delito. hacerlo más dificultuoso). REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA • GONZALES CAMPOS. Sin embargo. En Diálogo con la Jurisprudencia. en atención a determinados criterios. • ROJAS VARGAS. Lima. constituyendo un aporte necesario al hecho” (R. de la redacción de la sentencia parecería advertirse que afirma la primera de ellas ya que señala que “(…) gracias a su colaboración se realizó el acto abortivo”. gr. como el de la necesidad o escasez. En: Diálogo con la Jurisprudencia. pues. Efectivamente cuando el artículo 25 del CP señala que la prestación dolosa de auxilio sin el cual el hecho no se hubiera realizado hace referencia a la complicidad primaria. Pese a ello. si tenemos en cuenta que en el presente caso la conducta atribuida a la procesada consiste en haber conducido a la agraviada al tópico donde se le iba a realizar prácticas abortivas. Nº 2441-1999-Lima). teniendo en cuenta que sin el comportamiento de la coimputada el autor (que gozaba del dominio del hecho) no hubiese podido perpetrar el hecho delictivo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful