Está en la página 1de 3

CUENTO DE JUAN SIN MIEDO

Había una vez, en una aldea que contaba con pocos habitantes, un hombre que tenía
dos hijos. El mayor jamás lo disgustaba pues era un muchacho trabajador, asentado
y muy emprendedor, mientras que el segundo era todo lo contrario pues aún no
lograba establecerse decentemente. Ya el padre mayor y enfermo se acerca al joven
y le dice:

– Sabes que nuestra situación económica no es muy favorables, así que el día que
falte no podrás heredar mucho de mí. Yo noto que nada te motiva y que no has sido
capaz aún de encontrar un trabajo que te permita vivir modestamente. ¿No hay nada
en la vida que te gustaría aprender hacer?

– Si padre quiero aprender a sentir miedo. Hasta el momento ninguna de las


historias de monstruos que he escuchado me han causado temor, mientras que a
todos los que la escuchan alrededor mío se aterran.

El padre decepcionado por la respuesta de su hijo le dijo que se marchara de la casa


en busca del miedo, para ver si de ese modo su hijo encontraba el camino correcto
de la vida. Y así hizo Juan, se despidió de su única familia, su padre y su hermano, y
comenzó su largo recorrido el cual no tenía rumbo pero si un propósito, encontrar
al miedo. Durante la travesía se encontró a un sacristán con el que instauró una
amena conversación.

– Buenas, mi nombre es Juan Sin Miedo.

Ante tal presentación el sacristán le respondió:

– Es tu nombre muy poco usual.

– Mi nombre se debe a que siempre he vivido sin miedo y es por eso que he
abandonado mi casa y he llegado hasta tan lejos. ¿Podría usted decirme dónde puedo
hallarlo?

– Tal vez pueda ayudarte- fue la respuesta del sacristán, quien posteriormente
comenzó a narrarle una historia muy antigua.

– Hace muchos, pero muchos años en un lugar que está más allá del valle existía un
castillo que era gobernado por un mago maléfico. Ahora el dueño del castillo es un
pobre rey que ha ofrecido grandes riquezas al que logre liberar a su castillo de ese
malvado mago. Hasta el momento todos habían fracasado y tenían que huir muy
aterrados. Estoy seguro de que en ese lugar encontrarás eso que tanto deseas.
Una vez que el hombre terminó la historia, Juan partió en busca de este castillo y de
su terrible maldición. Cuando llegó a la puerta del lugar les dijo a los guardias que
se encontraban allí:

– Mi nombre es Juan Sin Miedo y necesito conversar con vuestro rey.

Uno de los guardias lo llevó al salón del trono donde se encontraba el rey. En ese
preciso instante el rey le explicó las condiciones que debía cumplir para poder
liberar al castillo de este terrible poder malvado.

– Serás un hombre muy rico pues si logras pasar tres noches allí y liberas a mi castillo
de esta maldición, te entregaré todo el oro de mi reino.

Asombrado del ofrecimiento, Juan le respondió:

– Es usted muy amable, y le agradezco mucho lo que pretende hacer, pero mi único
objetivo es poder descubrir que es sentir miedo.

A pesar de sus palabras, el rey tenía pocas esperanzas pues muchos habían
intentado y habían fracasado.

Y llegó la primera noche de Juan en el castillo; ya estaba durmiendo cuando un


quejido aterrador proveniente de un sombrío fantasma lo despertó.

– ¿Quién eres tú que has tenido la osadía de despertarme?- Preguntó Juan sin temor
alguno.

A Juan no le importó ninguno de los chillidos de ese fantasma, y continuó con su


sueño. Al día siguiente cuando el rey visitó al muchacho en el castillo conversó con
él, siempre recordándole que para poder cumplir su acuerdo aún le quedaban dos
noches más. Y llegó la segunda noche, cuando nuevamente Juan volvió a sentir los
alaridos de ese espectro y comenzó a buscar el lugar de donde provenían. Cuando
Juan vio que el fantasma que lo había despertado por segunda vez se encontraba
preso de una cadena, corrió a liberarlo, logrando de este modo que el espectro
desapareciera para siempre de la habitación y del castillo.

A pesar de esto el rey aún no estaba satisfecho con el valor del joven pues no había
terminado de cumplir su promesa de pasar las tres noches en el castillo embrujado.
Y llegó la tercera y última noche cuando ya estaba dormido nuevamente y sintió que
lo pasos de una desagradable momia lo despertaron.

– ¿Quién eres tú que te has atrevido a despertarme?- Preguntó Juan esperando una
respuesta rápida.
Debido a que no escuchó ninguna respuesta, Juan se levantó y le quitó la venda a la
momia, y pudo ver que debajo de esos trapos se encontraba el malvado mago quien
le dijo:

– Por lo que he visto mi magia no te hace efecto, así que si me dejas escapar el castillo
quedará libre de todos mis hechizos.

Ante tal noticia el Rey estaba lleno de alegría. Todo el reino se reunió a las puertas
del castillo para demostrarle a Juan Sin Miedo su alegría y agradecimiento y celebrar
junto a él su gran hazaña. Debido a la gratitud del rey hacia Juan este le permitió
vivir en su castillo por mucho tiempo, y cada momento que pasaba allí estaba seguro
de que jamás conocería el miedo.

Después de muchos años una de las hijas del rey dejó caer una pecera llenas de
pececitos sobre la cama de Juan Sin Miedo. Ante tal hecho, el joven gritó:

– ¡Quítenme esto de aquí! ¡Qué miedo tengo!

De este modo fue como Juan Sin Miedo descubrió el miedo, inexplicable que unos
simples pececitos de colores causaran tal temor en el valiente joven. A pesar de que
por primera vez la joven princesa vio que Juan tenía miedo decidió no contar nada
de lo sucedido para que aquel hombre siguiese siendo “Juan Sin Miedo”.