Está en la página 1de 12

DEMOCRACIA ESCOLAR

Y eso, ¿que es?.

El concepto de democracia suele ser utilizado por


muchas personas de manera retorica y demagógica
(pa' enredarnos), o por el contrario, en nuestro caso
se trata una reivindicación justa e inmediata que
encarna las ideas y las banderas que han sido levantas
por generaciones de colombianos que han llegado a
pagar el elevado costo de sus vidas por defenderla en
los momentos más críticos de la historia política de
nuestro país.
De igual manera, suele decirse que la
democracia significa el derecho a votar,
a elegir y ser elegido y otro tipo de
reducciones demagógicas que desde la
escuela lastimosamente se gestan,
pues el ejercicio de la democracia en
nuestros colegios se intenta reducir a
la elección mecánica de los
representantes estudiantiles.
La democracia es mucho más que su
significado etimológico, pues ante todo
significa para nosotros un proyecto de
sociedad donde existan reales
posibilidades de realizar nuestros
derechos. ¿Como es posible que las clases
que se han adjudicado violentamente el
poder político, económico y cultural en
nuestro país, hablen constantemente de
democracia?
Un ejemplo claro de esto, es la “Seguridad
Democrática” política central del gobierno de
Álvaro Uribe Vélez, donde de entrada, nos
parafrasea la democracia para justificar su
política de “seguridad” y de guerra contra el
“terrorismo”. Pero una cosa si tenemos clara los
colombianos; existe “seguridad en las
carreteras”, pero, ¿quienes las usan?, ¿Acaso los
que no tenemos ni para el pasaje para ir al
colegio?
La Democracia Escolar, una lucha vigente.

Hablamos de democracia escolar, cuando nos


referimos a las relaciones de poder en la
escuela, entre los distintos estamentos y
organismos del gobierno escolar de una
institución educativa, los cuales hacen parte de
ese motor social que se llama proceso
educativo.
En la educación secundaria colombiana, la historia de la
democracia escolar esta llena de luchas y victorias por parte
de la comunidad educativa, es decir, estudiantes, maestros y
padres de familia, donde los estudiantes han sabido ser
protagonistas de esta lucha en momentos como los años 60‘s
y 70’s, donde las decisiones centrales estaban a cargo del
respectivo rector sin participación estudiantil alguna. Sin
embargo, el movimiento estudiantil de la época en función de
la lucha por la democracia en la escuela, deciden conformar
sin que existiera reconocimiento legal, los Consejos
Estudiantiles como un espacio y una herramienta para la
participación de la comunidad estudiantil en las decisiones
centrales que afectaban los intereses y necesidades de la
comunidad estudiantil.
Este espacio se mantuvo en el quehacer del
movimiento estudiantil y fue perseguido
académica y disciplinariamente durante más de
30 años (realidad que no varía mucho en
nuestros días). Producto de la tenacidad y
persistencia de los estudiantes en estas décadas
de lucha, y después de la constitución de 1991
son conquistados espacios de representación
para la comunidad educativa, espacios que se
materializan en la Ley General de Educación
(Ley 115 de 1994) y sus decretos reglamentarios
(Decreto 1860 de 1994).