Está en la página 1de 5

ANÁLISIS HISTÓRICO, TEMÁTICO Y

ESTRUCTURAL DE
CINCO HORAS CON MARIO
Estructura de la obra
Cinco horas con Mario se divide en tres partes:
El prólogo: Introducción
27 capítulos: Cuerpo, desarrollo
El epílogo: Conclusión
 El prólogo y el epílogo están narrados en tercera persona.
 Los 27 capítulos están narrados en primera persona.
 El prólogo está introducido por una esquela y seguidamente se explica el
transcurso del velatorio del cadáver en casa del difunto.
 Los siguientes 27 capítulos están narrados por Carmen en forma de mono-diálogo,
soliloquio o monólogo.
 En ellos aparece una sucesión de temas de forma desordenada que se van
sucediendo sin haber acabo el anterior, es decir, ella empieza dando su opinión
sobre un tema y seguidamente, sin acabarlo o sin dejarlo claro al lector, cambia
de tema. Esto es a causa de que ella se dirige al muerto, a Mario, el cual ella daba
por supuesto, sabía de qué hablaba.
 Cada capítulo de los 27 centrales está introducido por una cita bíblica que Mario
había subrayado del Evangelio, lo cual Carmen utiliza para empezar a hablar de
cualquier tema a reprochar a su marido, todo lo que este, según ella, ha hecho
mal.
 Todos los capítulos de la novela son aproximadamente de la misma extensión, de
modo que los versículos que abren cada capítulo sirven para marcar a intervalos
más o menos uniformes el paso regular del tiempo exterior. Esto proporciona al
lector, que lee con Carmen (tan desordenadamente como ella lo hacen desorden
motivado por la libre asociación de ideas) los versículos y luego sigue leyendo los
pensamientos de ella, la impresión de que el tiempo de la enunciación coincide
con el tiempo en que transcurre la realidad y así se logra dar continuidad a la
novela.
 Las reflexiones de Carmen están vinculadas a la lectura de los versículos bíblicos,
que no solo contrastan irónicamente con la interpretación que Carmen les da
constituyendo así la ironía estructural de la novela, sino también se transforman
en una suerte de respuesta del marido ausente a la retahíla de reproches de la
mujer.
 Los versículos son el medio por el cual la ironía se transparenta en toda la
estructura de la novela. El hecho de que Mario esté muerto no impide que este le
conteste. Los versículos que Mario ha subrayado en su Biblia son la voz del
marido muerto, explicándose, defendiendo sus ideas y principios.
 Los versículos bíblicos componen un resumen afirmativo y escueto de la ideología
de Mario que contrasta con las mismas ideas expresadas desde el punto de vista
crítico de Carmen, quien lee cada uno de los versículos y los interpreta, no en el
contexto bíblico sino en el marco de su vida, por los que aprovecha como punto
de arranque para dirigirse a su marido.
 A veces la ironía está dada en que Carmen:
a. Capta uno solo de los sentidos del versículo y lo comenta como en los caps.
1, 5, 7, 11 y 20.
b. Enfoca su atención en una palabra, o unas palabras sin fijarse en el sentido
de la frase entera y las comenta como en los caps. 4, 8, 10, 17, 25, 27.
c. Se aprovecha del versículo para echarle en cara a Mario una queja como en
los caps. 2, 3, 13, 21, 23.
d. Una acusación caps. 12, 14, 15, 22.
e. O un reproche caps. 6, 9, 18, 19, 24, 26.
 A lo largo del monólogo se presentan como motivos la cuestión del conflicto y de
la culpa.
 Esta última con respecto a su casi adulterio con Paco, que no se revela sino hasta
el último capítulo, pero permanece latente y aflora en cada una de las anécdotas
en torno a la pasión erótica de la viuda, las cuales sirven como disculpa y excusa
de su propia conducta, a la vez que exponen irónicamente su hipocresía.
 El conflicto hace referencia a la oposición entre los esposos que se manifiestan en
planos diversos: político, religioso, económico, sexual, literario.
 El epílogo expone la conclusión del libro con la reflexión del hijo, Mario, sobre las
ideas de su madre. Él le intenta hacer ver que nadie es totalmente malo o bueno,
sino que todos somos malos y buenos a la vez. Y que los buenos no son solo los
de la izquierda o derecha, sino que hay que abrirse al diálogo e intentar
comprender a las dos partes. A pesar de que esta no acepta lo que el hijo le dice,
abre un camino de esperanza.

Contexto Histórico
 Contraste entre los dos puntos de vista de la España a mediados del siglo XX.
 Se puedes decir que la gente como Mario representa a la España intelectual que mira
hacia el extranjero, la España igualitaria (derechos humanos), progresista, y Carmen
representa a la España conservadora que piensa que “algún día España salvará al
mundo”, la España xenófoba (no hay nada mejor que España), la España nacionalista
(“España una, grande y libre”-eslogan franquista), clasista e hipócrita (todo se hace
por conveniencia, por el qué dirán).

La sociedad

 La sociedad de mediados del siglo XX aparece en Cinco horas con Mario de forma
dialéctica, visión de Carmen y visión de Mario, pero luego aparecen personajes que
no son tan extremista o que se añaden a la forma de ver de uno o de otro.
 La sociedad desde el punto de vista de Carmen:
a. Tenía clases, había pobres que siempre tendrían que existir y una gente
acomodada que tenía que ejercer la caridad con ellos.
b. En esta sociedad clasista, las mujeres de clase bien, como la suya no debían
trabajar ni estudiar. El trabajo era para las mujeres de una clase más bajo que
no disponían de sus medios para vivir.
c. El estudio convertía a las mujeres en marimachos, y lo demuestra respecto a su
hija.
d. Los intelectuales no eran más que alborotadores, revolucionarios.
e. En cuanto a la educación de sus hijos, aparte de que ella creía no tenían que
estudiar tanto, no permitía que se salieran de la regla por ella impuesta y los
castigaba, e incluso los pegaba, era muy estricta.
 Mario al contrario de Carmen piensa:
a. Todo el mundo es igual y que tienen los mismos derechos.
b. Él, un intelectual que todo lo analiza y que escribe en defensa de todas las
injusticias sociales, defendía que su obligación era denunciar la corrupción,
injusticias.
c. Además pedía amnistías, creía que la gente merecía vivir dignamente y tener
un juicio justo: “¿y los presos? Hijo de mi alma si hubo meses con las amnistías
o eso, que parecía nuestra casa la sucursal de la cárcel… Y tú que no eran
delincuentes comunes”.
d. Mario iba en bici, creía que su hija también tendría que ir a la universidad, que
los pobres también merecían estudiar, etc.
e. Era un hombre que según su mujer, tenía gustos proletarios hasta para elegir
los nombres de sus hijos, por ellos los eligió Carmen.
f. Estaba abierto a cualquier idea que viniera del extranjero, al contrario que su
mujer.
g. Aparece claramente diferenciada:
h. La familia de Carmen es de la derecha conservadora y la familia de él de la
izquierda progresista. Son dos extremos que se diferencian en la España de la
posguerra.
i. Los rasgos característicos de la España que refleja el libro son de una sociedad
hipócrita y estancada en las tradiciones, que todo lo hace por conveniencia,
representada por Carmen y sus padres; y una sociedad liberal y progresista que
todo lo hace por convención propias y reivindica sus derechos, representada
por Mario y sus hermanos: Esther y Valen.

La Guerra Civil

 Respecto a este tema también hay una doble concepción de la realidad, en este caso
de la Guerra Civil española que transcurre entre 1936 y 1939.
 Carmen dice que en los años de la guerra se lo pasó muy bien, fueron unos años
estupendos, hasta incluso llega a decir que fueron los mejores años de su vida. Para
ella todo fue muy divertido, estaba como de vacaciones ya que veía gente por la calle
y se lo pasaba muy bien cuando oía los bombardeos o las sirenas.
 Para Mario la guerra fue todo lo contrario que para Carmen, él fue a luchar al frente
ya que en esa época tenía 19 años. Cuando, en un escrito, aparece expuesta la idea
de que era una cruzada, Mario se enfurece, ya que para él era una guerra con todas
las palabras, fue una auténtica tragedia.
 Carmen defiende las ideas del bando nacionalista y Mario las ideas del bando liberal.
La Sexualidad

 Este tema aparece repetidas veces, desde la situación de la noche de bodas de


Carmen y Mario, y desde el día que él se fue con Encarna a celebrar por Madrid las
oposiciones ganadas por este.
 Carmen está atormentada porque no sabe si su marido cometió adulterio esa noche
en Madrid con Encarna.
 Mario con ella siempre, en cuestión de sexo, había sido un amante poco inspirado, ya
hasta en la noche de bodas se lo dejó claro: “la primera vez, te diste media vuelta y
me dijiste buenas noches, me quedé fría, que nunca me hizo nadie un feo así”.
 Mario era un rutinario en el sexo, Carmen envidiaba a su amiga Valen ya que ella le
contaba las intimidades suyas.
 Carmen repite que ha tenido mil oportunidades de irse con uno y con otro y de
cometer adulterio pero que ella es muy decente, ella nunca lo ha hecho. Eso es lo
que dice por un lado, pero por otro se descubre que ganas no le han faltado.
Verbigracia, ella dice que el hermano de Mario, José María, la ponía nervioso cuando
la miraba.
 Pero lo más destacado en cuanto a sexo en la novela es la relación de Carmen con
Paco Álvarez, ello lo alaba por todos lados.
 Y al final parece ser que casi comete adulterio ya que él la empezó a besar y tocar
incluso le rompió el vestido.
 Otra situación sexual es cuando Carmen ve a su hermana Julia con Galli, el italiano.

Conclusión

 En el último capítulo, la viuda deja de criticar a su marido para confesarle el episodio


de su casi adulterio y postrada pedirle perdón.
 La justificación psicológica de todo el monólogo, la transformación del reproche en
autojustificación y petición de perdón está expresada en palabras del autor mismo:
“Todo el soliloquio está construido en función de este último capítulo, cuando ella
pide perdón al marido por lo que ha hecho. Todos los reproches que a lo largo del
monólogo componen la novela aspira a ser una justificación de su caída: una
justificación de sí misma”.
 En el resto de los capítulos se reiteran, a la manera de un “oleaje”, desde distintos
enfoques, las preocupaciones y obsesiones de Carmen.
 Con la salida de Carmen de la cámara mortuoria en el epílogo, la viuda se librará del
enfrentamiento con su “situación límite” y podrá volver a su rutina de hipocresía
habitual, imponiendo sus valores y creencias a sus hijos sin la resistencia de su
marido: “mis ideas no son tan malas, después de todo, y poco valgo, o mis ideas han
de ser las de mis hijos que hasta el insolente de Mario pienso meterlo en cintura”.
 En el último capítulo de la obra, Delibes abandona, aparentemente la estructura
irónica, creando una confrontación entre el hijo de Mario, llamado como su padre, y
su madre, encuentro en que estos conflictos entre las dos Españas quedan al
desnudo.
 Esta es la parte más débil de la obra, por cuanto no es necesaria e interrumpe una
perfecta estructura irónica. Pero parece que Delibes quiere que nadie se equivoque y
que su mensaje llegue a todo lector.
 El conocimiento de que el carácter del padre reaparece en el de su hijo mayor,
sumado al valor significativo de que ambos lleven el mismo nombre, y de que el
conflicto continuará, por lo menos en su aspecto social, es, sin lugar a dudas, la ironía
situación final. La hija mayor del matrimonio, por su parte, no estima a los chicos con
carrera y dejará sus estudios para dedicarse a “ser mujer” y conseguir novio.
 Por lo tanto la obra no abandona su estructura irónica, sino que la fortalece aún más.
Es verdad el hecho de que pueda llegar a ser innecesaria para que el lector capte el
sentido irónico de toda la novela: pero lo que Delibes pretende lograr es dar a la
novela un mensaje esperanzador.
 Delibes pretende que España abras sus ventanas hacia el futuro y siga por el
auténtico camino de abandono su maniqueísmo habitual y reconciliándose; razón por
la cual, el último versículo de la novela es de Efesios 4, 22-24 “Dejando, pues, vuestra
antigua conducta, despojaos del hombre viejo, viciado por la corrupción del error,
renovaos en vuestro espíritu y vestíos del hombre nuevo”.
 Al confesar su culpa, después de haber repetido hasta el cansancio que quien la
engañaba era su marido con Encarna, la cuñada, Carmen insiste en que no hizo nada
verdaderamente malo y suplica a Mario que no la confunda a ella con Julia. Es decir
que no concede a su hermana la misma compasión que suplica de su marido; por lo
cual termina de cerrar cíclicamente la contradicción implícita que encierra su
argumentación irónica.
 Delibes se revela como un escritor profundamente comprometido en su postura
hacia la vida, pero sin las denuncias estridentes que caracterizan a la novela social,
porque inteligentemente las mediatiza a través de la ironía.
 El compromiso de Delibes subraya aquellos valores que representan la dignidad,
hermandad y supervivencia del hombre en la tierra.
 El desarrollo de la preocupación social del vallisoletano va desde sus alegatos en
contra de la guerra y la deshonestidad personal e hipocresía hasta la crítica de las
estructuras mismas de la sociedad. El ambiente social de Mario demuestras la
podredumbre que lo “ahoga”.
 Pero su obra deja de ser pesimista, precisamente por la ironía que encierra el
encuentro final entre madre e hijo.
 La vida de Delibes es un ejemplo de estabilidad, y al mismo tiempo, de unas creencias
muy hondas en el hombre, que le permiten vivir dentro de la sociedad española, y del
sistema, sin perder su dignidad de hombre comprometido. Su vida nos parece un
ejemplo de cómo puede vivir un hombre auténtico en un momento histórico difícil.