Está en la página 1de 7

FORMAS DEL TEÍSMO:

A. TEÍSMO FILOSÓFICO

El teísmo filosófico intenta legitimarse desde la razón, no desde la revelación, y

estructura su doctrina en torno a contenidos básicos que adquieren diferentes

matices, pero que incluyen en todo caso estos dos aspectos:

 La creencia en un Dios personal y libre, creador y gobernador del mundo.

 Posibilidad de, supuesta tal creencia, conferir sentido a la vida mediante

el seguimiento de normas éticas racionales, coherentes con las creencias

religiosas.

Con el tiempo, el teísmo filosófico va a adquirir un significado

prioritariamente ético, debido sobre todo a la influencia de Kant.

B. TEÍSMO RELIGIOSO:

Presupone por lo general, aunque no siempre ni necesariamente, la revelación, y

se configura por consiguiente desde la convicción de que Dios ha hablado y

comunica sus dones. A partir de aquí el teísmo religioso encuentra su expresión

más propia en la intensificación del sentimiento de religación a Dios y de las

vivencias correspondientes de dependencia por una parte y de unión con la

divinidad por otra.

B.1) Monoteísmo: Creencia en la existencia de un solo dios.

a) CRISTIANISMO:

Tiene rasgos específicos como son, en primer lugar, la conciencia del

pecado y de la consiguiente necesidad de redención la mayor o menor

acentuación de este aspecto señala una de las diferencias entre las dos

confesiones, la católica y la protestante; en segundo lugar, la confianza en

la gracia como principio posibilitador de que la acción humana sea


espontáneamente conforme a la voluntad de Dios; en tercer lugar, la

creencia en Cristo como manifestación suprema y absoluta del Padre y

como principio, junto con El, de la acción del Espíritu. Con lo cual, el

teísmo cristiano es esencialmente trinitario.

 El Cristianismo Y El Derecho:

Ya que en el caso de Jesús, se trata de una sociedad con un modo de

producción esclavista, donde los hombres no tienen igual valor entre sí;

dependiendo de cada civilización y sus leyes aplicables, el común

denominador es la explotación del hombre por el hombre, en el

entendido de que al explotado no se le consideraba hombre. En efecto,

las leyes disponían que no todos los hombres fueran hombres libres,

sino que hubiera esclavos y sirvientes para atender a quienes si eran

libres.

En ese contexto histórico, la doctrina cristiana vino a argumentar la

igualdad, mediante el amor que se deben profesar entre sí los seres

humanos; la vida, que no obstante ser una sola, explicó que se trata de

dos momentos uno que se vive en la tierra, con los hombres, y otro que

se vive en el paraíso; de modo tal, que si bien es cierto no habló de un

derecho a la vida como derecho humano, si se refirió a que la vida de

los hombres depende sólo de la voluntad del Dios Padre.

Desde luego, la libertad fue uno de sus principales postulados, ya que

demostró que la conducta de los hombres sólo debe ser regulada por los

mandamientos de la ley divina; que sus infracciones se llaman pecados,

que envilecen a los hombres y disgustan a Dios; sin embargo, en todo

caso se obtiene perdón, particularmente si además del arrepentimiento


se sigue la doctrina. De esa forma, invitó a sus seguidores a vivir sin

pecado, que desde luego, no implica más que el respeto a la ley divina,

adecuándose a los postulados doctrinarios que ilustró en muchos casos

con parábolas.

b) JUDAÍSMO:

Religión monoteísta que se basa en la Biblia y la Torá, que recogen el

contenido de la revelación de Dios al pueblo de Israel; se caracteriza por

respetar la voluntad de Dios para la humanidad, que se expresa en los

mandamientos de la Ley, y por esperar la venida de un Mesías, del que

vendrá la salvación y el triunfo del pueblo judío.

 El Judaísmo Y El Derecho:

Según la Biblia, fue el pueblo de Israel – el pueblo hebreo – quienes

le exigieron a Dios que estableciera una ley (ya que según ellos eran

capaces de cumplir con ella); entonces Dios estableció los diez

mandamientos. Y si nos damos cuenta, en ellos se aseguran derechos

inherentes a todo ser humano, los reconoce, por ejemplo: -cuando dice

“no matarás”, se está reconociendo el derecho a la vida; o cuando dice

“no robarás”, se reconoce el derecho a la propiedad privada; o

también, cuando dice que “no levantarás falso testimonio en contra de

tu prójimo” se quiere asegurar la honra de las personas. Esta ley

divina, sólo reconocía y aseguraba derechos anteriores a esta y que

son inherentes a todo ser humano por el sólo hecho de que todos

provenimos de Dios, todos tenemos un origen divino, y fuimos

creados a su imagen y semejanza para reinar en este mundo.

c) ISLAM:
El islam es una religión abrahámica monoteísta basada en el Corán, el cual

establece como premisa fundamental para sus creyentes que «No hay más

Dios que Alá y Mahoma es el último mensajero de Alá».

 El Islam Y El Derecho

Admitiendo que el Corán es, ante todo, un libro de contenido

religioso, no es fácil tomarlo objetivamente como una referencia para

el estudio jurídico: es más una llamada a la fe y al alma humana que

una clasificación de prescripciones legales.

Podemos diferenciar, dentro del ámbito normativo explícito en el

Corán, entre la legislación establecida para los actos de culto y

religiosos (las oraciones, la peregrinación, los sacrificios, etc.), que en

total suman unos ciento cuarenta versículos o aleyas, y el resto, de

temática más claramente legislativa. Las prescripciones de talante

claramente jurídico son relativamente poco numerosas, unas 130, a

saber: las relativas al derecho de familia están enunciadas en 70

aleyas, las relacionadas con el derecho civil en otras 70, a las que hay

que sumar unas 30 referentes al derecho penal, 13 para los

procedimientos jurídicos, 10 para temas relacionados con el derecho

constitucional, 25 para las relaciones internacionales y, por último, 10

para el sistema económico y financiero. Por supuesto, esta

enumeración no es más que aproximativa, pues los expertos coránicos

y los ulemas, aún discuten sobre ello, ya que, el contenido jurídico de

algunas aleyas es discutible y, con frecuencia, un mismo precepto

concierne simultáneamente a varios ámbitos del derecho.


Las reglas relacionadas con el ámbito económico tratan sobre todo de las

transacciones comerciales, como la venta, los alquileres, los depósitos, los

préstamos, etc. Incluso en este ámbito tan “objetivo” judicialmente, se

respira el aire moral coránico, cuando sugiere soluciones generosas y

magnánimas.

“Y si está en dificultad, concededle un plazo de espera hasta un

momento de desahogo, aunque es mejor para vosotros que renunciéis

generosamente.”

Los preceptos relativos al derecho penal tratan de los homicidios, el robo,

la corrupción, el adulterio, la difamación, etc., todo ello en unos treinta

versículos; tomemos como ejemplo algunos de los versículos relativos a

la calumnia, en donde la trata de delito:

“Y los que ofenden a los creyentes y a las creyentes sin que lo que dicen

sea cierto. Habrán cargado con una calumnia y un delito indudable.

¡Profeta! Di a tus esposas e hijas y a las mujeres de los creyentes que se

cubran desde arriba con sus vestidos. Esto es lo más adecuado para que

no se las reconozca y no se las ofenda. Allah es perdonador y

compasivo.”

En cuanto a los preceptos sobre relaciones internacionales, la mayoría de

ellos tratan acerca de la guerra y la paz, las condiciones de la misma para

los dirigentes, de la obligación y necesidad de buscar ante todo el

entendimiento, de la justicia e igualdad con las que hay que tratar al

vencido, etc . Veamos, a modo de ejemplo, lo que el Corán determina

sobre los aliados que no cumplen sus pactos:


“Y cuando hayan pasado los meses inviolables (del pacto), matad a los

asociadores donde quiera que los halléis.

Capturadlos, sitiadlos y tendedles toda clase de emboscadas; pero si se

retractan, establecen el salat (la oración) y entregan el zakat (el

impuesto), dejad que sigan su camino.

Verdaderamente, Allah es perdonador y compasivo”.

Como vemos, nuevamente aparece en el Corán el mensaje moral de

perdón, frente a la práctica preislámica del castigo y la venganza

entramados en un mismo precepto.

En fin, por lo demás, se encuentra en el Corán versos susceptibles de servir

de base para la organización de la vida social y de las relaciones entre ricos

y pobres, así como normas para el trato con los trabajadores.

B.2) Politeísmo: Creencia en la existencia de varios dioses:

a) HINDUISMO:

El hinduismo se considera una de las religiones más antiguas del mundo,

y algunos que la practican, así como eruditos, se refieren a ella como

Sanatana Dharma, "la tradición eterna", o el "camino eterno", más allá de

la historia de la humanidad. Los eruditos consideran al hinduismo como

una fusión o síntesis de varias culturas y tradiciones indias, con diversas

raíces y sin ningún fundador. Este "sincretismo hindú" comenzó a

desarrollarse entre 500 y 300 años antes de Cristo, siguiendo las pautas

del periodo védico.

 El Hinduismo Y El Derecho:

Existe poca evidencia acerca de la práctica del derecho en la India

antes del siglo XVIII. En algunas regiones, como Maharashtra, una


especie de sistema legal híbrido entre derecho Islámico e hindú fue

puesto en práctica por los reyes Maratha. En la parte sur, los templos

estuvieron íntimamente asociados con la administración de justicia.

El “derecho” durante el periodo clásico estuvo fuertemente basado en

el Dharmasastra y las demás fuentes de dharma, incluyendo la

conducta de los sabios. Aunque teológicamente el derecho se derivaba

del conocimiento de los Vedas, en la práctica, las normas de distintos

grupos de la comunidad determinaban la solución de las controversias.

Podemos afirmar que el derecho era descentralizado y particular hacia

grupos específicos.